Issuu on Google+


Para comenzar la piña colada casera, echaremos todos los ingredientes en la batidora, es decir la piña troceada, la leche de coco, el ron y azúcar a gustos. Trituramos hasta que no nos queden trozos de fruta. Colamos el resultado, y lo volvemos a introducir en la batidora. Ahora echamos el hielo, y damos unos ligeros toques para que el hielo se trocee (si tenemos una picadora de hielo no hará falta hacer esto). Después servimos la bebida acompañada de una hojita de menta. Otra opción, sería sustituir la piña por zumo de piña, de esta forma nos ahorramos el paso de tener que colar, aunque el resultado no es el mismo. Pero en cualquier caso, esta piña colada casera estará deliciosa.


Los hábitos alimentarios se adquieren en el entorno familiar, empiezan a formarse desde el nacimiento y se desarrollan en la infancia y, en particular, en la adolescencia, determinados por los hábitos de los padres. El aprendizaje por imitación no sólo se produce en el hogar sino con los mayores, en caso de niños y, con amigos, grupo o líder en los adolescentes. Las costumbres nutricionales adquiridas en la niñez se modifican muy poco en los años posteriores por lo que los hábitos alimentarios individuales en la mayoría de las personas mayores son prácticamente iguales a los adquiridos en las primeras etapas de su vida.



Salud y bienestar