Issuu on Google+

C

EL

1 de Junio de 2013

AMINO DE

D

“SEAN SANTOS EN TODA SU CONDUCTA”

SIETE VERDADES

SOBRE DIOS

IOS


Francisco Nuestro Sumo Pontífice

Le agradecemos que se tome el tiempo de leer cada una de estas páginas. Aquí encontrará información bíblica acerca de temas que nos interesan a todos. Esperamos que está información sea de su ayuda para seguir en el Camino de Dios. Nuestro lema –que aparece en la portada de cada número- es una cita bíblica que dirigió el apóstol San Pedro a los cristianos del primer siglo y que le invitamos a tomar en cuenta. (1 Pedro 1, 15). Nuestra misión es que aprenda la verdad, y que tal como lo dijo Jesucristo: “La verdad los hará libres.”

Tema del mes. Otras secciones.


¿Es importante saber

la verdad sobre Dios? ¿PORQUÉ

MUCHOS parecen no tener el interés de asistir a las iglesias? Hoy en día hay mucha gente que pasa inadvertida frente a las iglesias, absortas en sus ocupaciones diarias. Otras pasan frente a las iglesias pero no sienten el más mínimo deseo de entrar. ¿Por qué? Entre varias de las razones que pudieran tener, una de ellas es por una imagen errónea que se han hecho o les han dicho de Dios. Tan solo considere lo que algunos piensan de Él:        

“Es celoso, caprichoso, ávido, cruel, implacable.” “Es un dictador, que si no vives, obras y no eres de su agrado, lo ofendes, y hace lo que quiere contigo.” “Dios no es ni malo ni bueno solo indiferente.” “Lee el antiguo testamento: mataba o destruía pueblos, inocentes y culpables por igual.” “Si Dios no fuese vengativo, ¿para qué nos castigaría con un supuesto infierno?” “No entiendo como Dios manda a sus hijos mal portados a que ardan eternamente.” “Para que ir a la iglesia si Dios es relación no religión.” “A Dios no le interesa que religión escojas.”

¿Ha escuchado opiniones parecidas? O incluso, ¿ha pensado o piensa igual que muchos de los ejemplos anteriores? Es notorio que muchos no conocen como es Dios realmente, y esto a su vez, provoca que muchos no quieran conocer más de él, ni acercarse a él ni que les hablen de él, y por ende, mucho menos ir a las iglesias. Le presentamos a continuación una serie de siete verdades que responden a siete falsos conceptos que se tienen sobre Dios. ¿Es misterioso y difícil de conocer? ¿Es vengativo, indiferente o caprichoso? Esto y más le responderemos a continuación.


Dios es un misterio ¿cierto? Se dice por ahí: "Es muy difícil entender y comprender a Dios." "Si Dios fuera una Trinidad misteriosa, ¿cómo podríamos llegar a conocerlo?" (Revista La Atalaya, 1 de Octubre de 2011)

Los misterios de Dios nos dejan ver su grandeza.

¿A qué se refieren?: La Trinidad afirma que en Dios hay tres personas pero a la vez es un solo Dios. Algunas iglesias han eliminado esta doctrina alegando que esto hace a Dios alguien "misterioso" y difícil de conocer, por lo que jamás se llegará a comprenderlo. Otras personas ven a Dios como un ser lejano al cual no pueden llegar o conocer y por tanto se sienten inferiores a él o con dificultades para entablar una relación de Padre a hijo. La Biblia nos aclara: “Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre, tú eres Dios." (Salmo 90, 2). Es cierto que Dios tiene algunos misterios y uno de estos es su eternidad. Todas las iglesias cristianas creen que Dios no tuvo principio ni fin - aún para los cristianos esto es una verdad difícil de comprender - y no por esto se afirma que Dios es "misterioso" o "difícil de conocer". La Sociedad Atalaya, hablando de la Eternidad de Dios, admite sin rodeos: "La mente nuestra no puede comprenderlo plenamente. Pero eso no es razón sólida para rechazarlo." (Razonamiento a partir de las Escrituras,1989, pp. 120-121) Lo mismo pasa con la Trinidad. El misterio de un Dios Trino es tan complejo como el misterio de un Dios Eterno, pero ambos no perjudican nuestra relación con él. Aunque Dios es infinitamente grande y difícil de comprender (Isaías 55,9), en sí su persona es fácil de conocerla y de conocer lo que quiere de nosotros.

¿Por qué es importante la verdad?: “Busquen a Dios […] Porque en realidad, él no está lejos de cada uno de nosotros.” (Hechos 17, 27) A Dios es posible conocerlo a través de las enseñanzas del mismo Jesús. Él nos enseñó el amor, la justicia y el perdón entre otros aspectos. Mismas características que tiene el Padre, pues Jesús está en el Padre y el Padre en él (Juan 14, 10). Durante su ministerio reveló que Dios no es un ser lejano e inalcanzable sino que es un Padre y nosotros somos sus hijos, y que nos ama tanto que nos dio a su único Hijo. Jesús también enseño que Dios es misericordioso y que siempre nos perdona (Lucas 15, 11-32) además de que vela por nosotros siempre (Lucas 12, 29-31). Hay personas que nos sorprenden por sus cualidades y nos encantan desde el momento de conocerlas. ¡Cuánto más no deberíamos encantarnos al conocer a Dios y sus misterios! Los misterios de Dios no nos alejan de una relación con él, al contrario, nos dejan ver la grandeza de su persona (Salmo 95, 3). Por tanto es de gran alivio saber que "El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad." (Éxodo 34, 6)


"A Dios nunca le hemos importado."

somos responsables somos de nuestros actos, ya que muchos de los sufrimientos y problemas mundiales no son más que el resultado de la codicia, egoísmo e irresponsabilidad del ser humano. Por tanto, si usted sabe que no debe pasarse un alto, y por más que usted lo sepa, se pasa el alto y provoca un accidente, ¿Quién tendrá la culpa? ¿Será Dios que lo permitió? ¿O usted que conociendo que estaba mal, lo hizo?

¿A qué se refieren?: Existen personas que creen que si de verdad hay un Dios o si de verdad le importamos, ya hubiera acabado con toda la pobreza y guerra del mundo con su poder.

¿Por qué es importante la verdad?: "Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman" (Romanos 8, 28).

Otros piensan que Dios nunca los escucha, o que nunca los ayuda en sus necesidades.

La triste realidad del ser humano es su constante rechazo a Dios. Como Padre que es, lo único que quiere es aconsejarnos: "Hijo, no vayas por ahí, vete por aquí. No mates, no robes, no calumnies, no mientas, no dañes a nadie y se siempre honesto y honrado." Pero la mayoría de los hombres, como hijos rebeldes, deciden hacer lo que ellos quieran. De ahí las condiciones del mundo actual.

Dios es injusto ¿cierto? Se dice por ahí: "Si a Dios le importáramos, acabaría con el sufrimiento."

La Biblia nos aclara: "Porque el Señor de todos no retrocede ante nadie, ni lo intimida la grandeza: él hizo al pequeño y al grande, y cuida de todos por igual" (Sabiduría 6, 7) Si Dios existe y es bueno, ¿Por qué no acaba con las injusticias? ¿Por qué permite que los niños sufran? ¿Por qué no hace nada para evitar tanto dolor en el mundo? Dios creó un mundo feliz, donde los hombres vivirían en un paraíso terrenal donde no existía ni el dolor ni la enfermedad. Desgraciadamente "por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo" (Sabiduría 2, 24). Los hombres, al ser libres, decidieron desobedecer. Por tanto, los hombres dejaron de vivir en un mundo paradisíaco y entró en él, el dolor y la enfermedad. Esto explica las condiciones actuales de muerte y sufrimiento en el mundo. Dios permite esto por qué, al crearnos con libertad

Bien supo decir la Beata Madre Teresa de Calcuta: "Cuando una persona muere de hambre o de pena, no es porque Dios la haya descuidado, sino porque nosotros no hicimos nada para ayudarla. No fuimos instrumentos de su amor, no supimos reconocer a Cristo bajo la apariencia de ese hombre desamparado, de ese niño abandonado." Dios podría eliminar los sufrimientos que nosotros mismo hemos causado, pero nos da tiempo de que seamos mejores y nos convirtamos (Mateo 13, 24-30). Aún entre la injusticia del hombre, Él nos dice: "No tengas miedo, porque yo estoy contigo". (Isaías 43,5)

¿Quién es culpable de la injusticia y el sufrimiento? ¿Dios o el hombre?


¿cierto? Se dice por ahí: "Dios te lleva la cuenta de tus pecados para mandarte al Infierno." "Dios te manda castigos divinos en tu vida." ¿A qué se refiere?: Para algunos la sola idea de un infierno ardiente para torturar a los malos, les parece increíble, controversial y hasta contradictoria con el amor de Dios. Mucha gente actualmente cree y fomenta que no existe ningún infierno al que vayamos a ir para pagar nuestros pecados. La sola idea de que los malos pagarán por sus pecados es demasiado incómoda para muchos y que no les conviene creer a otros. La Biblia nos aclara: "[...] Dios, [...] quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad." (1 Timoteo 2, 3-4). Muchos al oír que los malvados van a parar al Infierno, se les viene a la mente un Dios malvado al que por no obedecer manda gente a quemar eternamente, como si fuera un tirano gobernante. ¿Será cierta esta forma de pensar? En las Escrituras se nos dice que Dios es misericordioso, que es compasivo y que hasta el mismo es amor (Éxodo 34, 6) (1 Juan 4, 8). ¿Cómo podría entonces torturar a los muertos en un fuego eterno? La Biblia dice que "Dios es un Juez justo y puede irritarse en cualquier momento." (Salmo 7, 11), y si, realmente es justo, y por esta justicia, el malvado merece su castigo. Pero también vemos que Dios quiere que todos se salven (1 Timoteo 2, 3-4). ¿Cómo puede Dios querer que la humanidad se salve si a la vez condena a los malos? La mayoría de la gente piensa que es Dios el que condena a la gente al infierno, pero la realidad es que Él no condena a nadie. ¿Cómo es esto?

"El Juicio Final" de Hans Memling, 1466-1473. Museo Nacional de Gdansk, Polonia.

Dios es vengativo

El hombre se condena por cuenta propia al rechazar a Dios. ¿Por qué es importante la verdad?: “Cuidado, pues, de hacerse los sordos con el que habla. Pues si no se salvaron en aquel tiempo los que desoyeron las palabras del profeta en la tierra, menos todavía nosotros si nos desentendemos del que habla desde los cielos.” (Hebreos 12, 25) Cuando la gente rechaza a Dios por su propia cuenta, ya sea desobedeciendo sus mandamientos o dejando de creer en él y muere sin arrepentimiento, esa persona se ha condenado sola al Infierno, porque Dios no obliga a nadie a amarlo o a que crean en él. Jesús claramente afirmó que los malvados irían "[...] al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles" (Mateo 25, 41), Dios jamás pensó en crear el Infierno, pero al rebelarse Lucifer y convertirse en Satanás, este lugar fue desde entonces la morada del Diablo y donde van a parar aquellos que libremente se olvidan de Dios. ¿Cómo evitar este castigo? Siempre obedeciendo a Dios y amándolo., con temor a ofenderlo. Si nos arrepentimos constantemente, Dios nos dice: "[...] perdonaré sus iniquidades y no me acordaré más de sus pecados." (Hebreos 8, 12)


Dios es culpable de todo ¿cierto? Se dice por ahí: "Dios tiene la culpa de que me pase esto."

Dios muchas veces parece no contestar nuestras oraciones. Muchos se preguntan, si Jesús prometió que el Padre nos haría justicia pronto (Lucas 18, 8), ¿Por qué parece tardar tanto? Por qué Dios espera el momento oportuno para actuar". "Así habla Yahvé: En el tiempo favorable, yo te respondí." (Isaías 48, 9)

"Dios no me quiere porque todo me sale mal" ¿A qué se refiere?: Mucha gente culpa a Dios de sus fracasos o de lo malo que pasa en su vida. Otra gente se queja de que perdió el empleo, no obtuvo un puesto, de la enfermedad propia o ajena o hasta la muerte de un familiar teniendo a Dios como culpable porque "así lo quiso él".

Dios no es la causa de nuestros males, pero si la solución a ellos.

La Biblia nos aclara: "¡Ay de los que llaman bien al mal y mal al bien!" (Isaías 5, 20). Dios siempre quiere nuestro bien, entonces ¿Porque tenemos dificultades en la vida o nos parece que Dios no responde nuestras oraciones? Los desempleos, las peleas matrimoniales, las enfermedades, la pérdida de un hijo, ¿No quiere Dios mi felicidad? Claro que Dios quiere su felicidad, pues si el entregó a su Hijo por nosotros, como muestra de lo muchos que le importamos, con más razón ahora nos concederá favores (Romanos 8, 3132). Dios permite estas circunstancias, pero es el Diablo el causante de estas. Cuando Satanás hablaba con Dios sobre Job y la santa vida que llevaba, el Diablo dijo: "[...] extiende tu mano contra él y tócalo en sus huesos y en su carne: ¡seguro que te maldecirá en la cara!" (Job 2,5). A pesar de esto, Job siguió firme a pesar de que su familia y amigos le incitaban a maldecir a Dios por su desgracia. ¿Por qué es importante la verdad?: “Feliz el hombre que soporta la prueba, porque después de haberla superado, recibirá la corona de Vida que el Señor prometió a los que lo aman.” (Santiago 1, 12)

Debemos entonces tener claro que "Tenemos plena confianza de que Dios nos escucha si le pedimos algo conforme a su voluntad." (1 Juan 5, 14), con fuerza ante la tristeza decir. “Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la salvación. Sólo él es mi Roca salvadora; él es mi baluarte: nunca vacilaré.” (Salmo 62, 1-3) El apóstol Santiago nos dice: “Porque nosotros llamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Ustedes oyeron hablar de la paciencia de Job, y saben lo que hizo el Señor con él, porque el Señor es compasivo y misericordioso.” (Santiago 5, 11) Y es que aunque Satanás cause mal en todo el mundo, es Dios al fin y al cabo el que sale victorioso. ”Si alguien está afligido, que ore.” (Santiago 5, 13)


Dios es insensible ¿cierto? Se dice por ahí: "Dios causó muchos males en la Biblia." "La muerte o enfermedad de las personas son la voluntad de Dios.” ¿A qué se refiere?: Cuando se habla de Dios, algunos de los comentarios o argumentos hacia él hablan sobre las catástrofes o males que la Biblia menciona que causó. Estos se encuentran en el Antiguo Testamento. Dios castigó a los hombres con muchos males, aterrorizándolos, enviando pestes, etc. Otra gente habla de la "culpa divina", pues según esto, si alguien muere, se enferma, o cualquier otra cosa fue "porqué Dios quiso" o porqué "así es la voluntad de Dios". La Biblia nos aclara: “lo mismo le pasa al bueno y al pecador […] Esto es lo malo en todo lo que sucede bajo el sol: como es igual la suerte de todos”. (Eclesiastés 9, 2-3) Durante el Antiguo Testamento se oye hablar de la ira de Dios que se enciende en ocasiones contra su pueblo, ¿Cómo puede el pueblo judío haber tenido una imagen tan espantosa de Yahvé?

Dios no manda males ni causa la muerte.

Fácil, su situación cultural fue formada dentro de una estructura tribal donde todos participaban del destino de los demás, y dentro de este nivel cultural se creía que uno podía sufrir por el mal de otros. Creían que al final de esta vida el destino era para todos era igual, buenos o malos (Eclesiastés 9, 2). Esto los llevaba a pensar que Dios castigaba a los buenos o a los malos, y que si un justo sufría era por sus pecados. En fin, como las leyes de la naturaleza y las causas de las enfermedades eran desconocidas, todo lo bueno, malo, triste, feliz, alegría o desgracia tenía que venir de Dios. ¿Por qué es importante la verdad?: "Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?». «Ni él ni sus padres han pecado, respondió Jesús; nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios." (Juan 9, 23). Cuando Jesús comenzó a predicar, implantó una idea nunca antes oída: "Dios no manda males a nadie, ni a justos ni a pecadores, solo manda el bien.” Para demostrar esto, uso un método muy eficaz. Comenzó a curar a los enfermos que le traían y explicaba que todo era por obra de Dios; así fue como anunció que Dios no quiere la enfermedad de nadie. Igual actitud asumió frente a la muerte, pues cuando le venían a pedir por un fallecido nunca decía: "Déjenlo muerto, es la voluntad de Dios". Al contrario, los resucitaba para enseñar que Dios no quiere ni manda la muerte. Muchos de los males, enfermedades y demás proceden del mal uso de la libertad del hombre: Guerras, contaminación, calentamiento global, etc. Jesús nunca dijo que era lo que causaba las desgracias, pero si dijo de donde no vienen: de Dios.


Dios no necesita religión ¿cierto? Se dice por ahí: "Dios no necesita de ninguna religión para darse a conocer." "Dios es relación, no religión" ¿A qué se refiere?: Se ha oído por ahí que algunas personas no creen que Dios haya dejado una Iglesia visible que guie a la humanidad hacia Jesús que es el camino. Algunos prefieren adorar a Dios a su manera sin tener que estar en las filas de alguna iglesia. Otros afirman que Jesús nunca tuvo el propósito de fundar alguna religión, sino simplemente difundir ideas de amor y paz. La Biblia nos aclara: "Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura." (Lucas 4, 16) Jesús realizaba prácticas religiosas en su tiempo, acudía a la sinagoga, leía los salmos, asistía a las fiestas religiosas, en fin, cumplía con los preceptos del judaísmo. Lejos de ser un hombre irreligioso e indiferente en cuanto a prácticas religiosas, Jesús seguía las prácticas y costumbres judías, pues vivió sujeto a la Ley (Gálatas 4, 4). Jesús siguió entonces las prácticas religiosas de su tiempo, pero condenó a las autoridades religiosas. Estas habían cambiado o deformado muchos de los preceptos. Jesús quería entonces darle plenitud a la ley, el mismo afirmó: "No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento." (Mateo 5,17). ¿Por qué es importante la verdad?: "Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella." (Mateo 16, 18)

Jesús vino a darle plenitud a la ley, y esto lo vemos a lo largo del capítulo 5 de Mateo. Esta plenitud del judaísmo, donde los ritos se

La religión que Dios dejó no son rituales pesados, sino significativos.

Jesús vino a darle plenitud a la ley, y esto lo vemos a lo largo del capítulo 5 de Mateo. Esta plenitud del judaísmo, donde los ritos se realizaban por mera obligación, muchas veces sin sentido, esta plenitud es el cristianismo. Si Jesús nunca le hubiera dicho a Pedro que sobre el edificaría la Iglesia (Mateo 16, 18), si no hubiera elegido a doce discípulos (Lucas 6, 13), si nunca hubiera enviado a los setenta y dos a predicar (Lucas 10, 1) entonces podríamos fácilmente decir que en verdad Jesús no tenía idea de fundar una nueva religión, pero como realmente así fue, vemos entonces la intención de fundar una Iglesia. Siendo también el Hijo de Dios es una razón más para creer que venía a fundar una nueva religión, no simplemente a difundir ideas como algún gurú o maestro ascendido, sino como Hijo de Dios a fundar una Iglesia. Y esta Iglesia está fundada sobre los Apóstoles (Efesios 2, 20), que es el pilar de la verdad, (1 Timoteo 3, 15) y la cual en dos mil años ha resistido a persecuciones y hasta errores de sus mismos líderes. En esto se cumple: "[...] si viene de los hombres, se destruirá por sí mismo, pero si verdaderamente viene de Dios, ustedes no podrán destruirlos y correrán el riesgo de embarcarse en una lucha contra Dios" (Hechos 5, 38-39)


Dios acepta todas las religiones

¿cierto? Se dice por ahí: "A Dios no le importa la religión que tu escojas" "Todas las religiones llevan a Dios" ¿A qué se refiere?: En el mundo de hoy ha surgido una forma "light" de "adorar" a Dios. Según esto ya no es necesario pertenecer a la religión verdadera para poder ir al cielo, pues todas las religiones llevan a Dios. Otros se preguntan porque existen tantas religiones y cuál de estas es la verdadera.

Solo una religión cuenta con la aceptación

de Dios

La Biblia nos aclara: "[...] ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente" (Romanos 1, 25) Dios ha revelado la verdad y los hombres la han conocido, pero ha llegado un tiempo en que el hombre la rechaza y se busca su propia manera de entender a Dios. De aquí han surgido algunas de las distintas religiones del mundo.

Una religión no revelada por Dios se quedara solo en un intento del hombre de acercarse al creador y si bien es cierto que todas tienen algo de bueno, debemos de buscar la verdadera como los seres racionales que somos. ¿Por qué es importante la verdad?: "Sepan discernir lo que agrada al Señor." (Efesios 5, 10) De las religiones existentes se debe identificar a la verdadera y esto se empieza desde quién la fundó y su historia viendo si Dios intervino de alguna manera en la revelación a esa religión. Vemos que Dios solo interviene en la historia de dos religiones: Judaísmo y Cristianismo. La segunda se deriva de la primera y viene a ser la plenitud de esta. Si ponemos atención en la Biblia, Jesús vino a cambiar las ideas religiosas de su tiempo y la concepción que se tenía de Dios. Vemos entonces que el Cristianismo a la luz de las Escrituras y de la Historia es la verdadera religión, pues es la plenitud de lo revelado en el Judaísmo, pues ambas religiones tiene a Yahvé como su Dios, solo que el Cristianismo ha encontrado la plenitud de la revelación. Todas las religiones llevan a Dios, pues al final de nuestras vidas sin importar la religión seremos juzgados por Dios, pero otra cosa es ¿Cuál religión es la que acepta él? Jesús dijo que "es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran." (Mateo 7, 14) Ahora hemos de estar seguros que en la Iglesia Católica Apostólica y Romana continua el mensaje de Jesús desde hace dos mil años, años llenos de persecuciones, odios, y hasta errores de sus mismos dirigentes, pero que no han acabado con ella pues Jesús prometió: "yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo" (Mateo 28, 20)


La verdad ¿CÓMO

los hará libres

puede ayudar el saber la verdad

sobre Dios? Muchas personas se han acercado más a él desde que se han enterado de cómo es él realmente. Muchos han decidido entrar una iglesia, orarle a Dios y adorarle con la comunidad cristiana. ¿Pero en qué cambió su punto de vista? Considere las siguientes opiniones: 

Mary Kochan, de 58 años.

Ella creía que la Trinidad era hacer a Dios alguien “misterioso” e “inaccesible”. Sin embargo, al comprender que Jesús murió siendo Dios por su salvación, asegura: “si Jesús era Dios, entonces este hombre en la Cruz era Dios. Y eso significaba que Dios había muerto. Significaba que Dios había muerto... por mí.” Y agrega: “¿Puede haber un amor tan asombroso, que Tú mi Dios murieras por salvarme?” 

Paul David Hewson (Bono), británico de la banda U2.

cantante

Él descubrió que Dios, lejos de ser incomprensible, es alguien demasiado cercano: “Es un concepto alucinante pensar que el Dios que creó el Universo pueda querer la compañía, una verdadera relación con las personas.” 

Reinhard Fuchsluger, sacerdote austriaco.

Por mucho tiempo llevó una vida no muy ejemplar, pero quitando la idea de un Dios vengativo, afirmó: “Me di cuenta de que la vida que llevaba iba en contra de Jesús y que a pesar de eso Él me amaba. Comprendí la misericordia que Dios tenía conmigo. Sentí que era libre, pues podía decidir ir con Él o ir en contra de Él.” ¿Y usted? ¿Ha decidido aceptar la verdad sobre Dios? Ya existen personas que han regresado a las iglesias buscando llenarse de ese Dios que ahora conocen. “La verdad los hará libres” (Juan 8, 32) dijo Jesús. Muchos lo han comprobado. Le invitamos a qué lo compruebe también.


¿Por qué Dios no se reveló antes como una Trinidad? ¿Por qué Dios no se reveló a Israel desde el Antiguo Testamento como una Trinidad?

Dios nunca anunció al pueblo de Israel la existencia de tres personas divinas consubstanciales y eternas. ¿Por qué? La respuesta es simple y sencilla. Dios es un maestro que conoce el mejor método de enseñanza. Durante la revelación a Israel, se enfocó en el punto de aclarar que existía un solo Dios, y no muchos. (Éxodo 20, 3) Si él hubiera revelado la existencia de tres personas en un solo Dios, hubiera confundido a los israelitas, a quiénes prevenía de otros dioses. Ellos lo hubieran confundido con una tríada de dioses. Por eso, ante el punto aclarado de un solo Dios (Deuteronomio 6,4), Jesús revela la plenitud de Dios, al enseñar la existencia de las tres divinas personas, que conforman un solo Dios. Con la firme idea de un solo Dios, se evitaba ahora caer en el politeísmo.

¿Enseña la Biblia que seremos dioses? ¿Es cierta la doctrina de los Mormones de que algún día seremos dioses? Los mormones argumentan que como Jesús dijo “Yo dije: Ustedes son dioses" (Juan 10, 34), la Biblia indica que los seres humanos serán dioses al finalizar está vida en la Tierra. ¿Enseña eso la Biblia realmente? Jesús afirmó: “Jesús les respondió: «¿No está escrito en la Ley: "Yo dije: Ustedes son dioses"?” (Juan 10, 34) En este versículo hace referencia al Salmo 82,6 qué dice: “Yo había pensado: «Ustedes son dioses, todos son hijos del Altísimo».” En este versículo Dios hablada de los jueces de Israel, a quiénes por su alto poder, se les consideraba “dioses”. Sin embargo, él mismo dice: “Pero morirán como cualquier hombre, caerán como cualquiera de los príncipes” (Salmo 82, 7). Con esto se rechaza la idea de que los hombres sean dioses o que llegarán a ser dioses. Más bien Yahvé es el único Dios.


El apóstol San Pedro aconsejó: “Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen. Pero háganlo con suavidad y respeto, y con tranquilidad de conciencia.” (1 Pedro 3, 15) Usted también guste de aprender y defender sus creencias en todo momento.

¿Enseña la Biblia la Trinidad? (Tres amigas conversan en un café. Catalina y Teresa son católicas. Alicia es testigo de jehová.) Catalina: Oye Teresa, ¿este domingo ya es la fiesta de la Santísima Trinidad? Teresa: Si. El domingo pasado fue pentecostés.

Catalina: La verdad nunca se me había ocurrido pensar que la Trinidad pudiera volver a Dios alguien “misterioso”. Es normal que Dios tenga misterios. Por ejemplo, ¿crees tú que Dios no tuvo principio?

Catalina: Cierto. Lo olvidé por un segundo. Alicia: Si. Alicia: ¿Ustedes de verdad creen en la Trinidad? Catalina y Teresa: Si, ¿por qué no? Alicia: Pero la Biblia no enseña tal cosa, es más, ni siquiera aparece la palabra Trinidad en ningún lado. Teresa: Entonces, ¿no crees en ella? Alicia: Para nada. Es más creo que distorsiona la imagen de Dios y lo hace inaccesible a los fieles. Catalina: ¿Y por qué piensas eso?

La Trinidad: Un misterio Alicia: Verás, he escuchado que la misma Iglesia enseña que la Trinidad es un “misterio”. Entonces yo me preguntaría, “Si Dios fuera un misterio incomprensible, ¿qué sentido tendría intentar siquiera conocerlo?” Teresa: Bueno, tal vez la Trinidad sea algo fuera de nuestra comprensión. Es un misterio por qué necesita de la fe para poder creerlo. Pero no hace a Dios alguien “misterioso”.

Teresa: ¿Es algo razonable? Es obvio que va más allá de la comprensión humana. Y sin embargo, la fe nos ayuda a creerlo. Igual pasa con la Trinidad. Catalina: La Trinidad nunca ha hecho a Dios alguien inaccesible. De hecho, me une más a él. Pues Dios es mi Padre, Jesús mi hermano y me convierte en Templo del Espíritu Santo. “Porque en realidad, él no está lejos de cada uno de nosotros.” (Hechos 17, 27)

¿La creían los primeros cristianos? Alicia: Pues tal vez tengan razón, pero la Trinidad nunca fue una doctrina cristiana sino hasta el siglo III. Los primeros cristianos no tenían una idea tan confusa de Dios. Teresa: Qué extraño. ¿Sabías tu que los primeros cristianos si creían en la Trinidad? Catalina: Ireneo, en el año 200, dijo: “el Verbo (Jesús) era Dios,’ por supuesto, porque lo que es engendrado de Dios es Dios.”


Teresa: Clemente de Alejandría, en el año 215, dijo: “No comprendo nada más que aquello que la Santa Trinidad da a entender; ya que el tercero es el Espíritu Santo, y el Hijo es el segundo, por el cual todas las cosas fueron hechas de acuerdo a la voluntad del Padre.” Catalina: Prácticamente la idea de la Trinidad era aceptada desde los primeros siglos. Y es obvio que para los primeros cristianos no era total confusión. Su fe les decía que el mismo Dios creador, fue el que murió por su salvación y el que habitaba dentro de ellos.

Teresa: Del Espíritu Santo también se afirma que es Omnipresente (Salmo 139, 7), es Omnisciente, que hasta conoce lo más íntimo de Dios (1 Corintios 2, 10-11) y se menciona que es Eterno (Hebreos 9, 14). Catalina: Creo que queda comprobado que Dios se encargó de que no hubiera dudas de que está compuesto de tres personas.

Un Dios cercano Alicia: Pero la Trinidad envolvió a Dios en un velo de misterio.

¿Es bíblico creer en la Trinidad? Alicia: Pues sí, pero la doctrina de la Trinidad no se encuentra por ningún lado de la Biblia. “Si Dios estuviera compuesto de tres personas él se habría encargado de que los hombres que utilizó para escribir la Biblia declararan eso con suma claridad, para que no pudiera haber dudas al respecto.” Teresa: Claro que en la Biblia hay pruebas claras de que Dios está compuesto de tres personas. Solo es cuestión de saber poner atención. Catalina: Por ejemplo, y para empezar, la Biblia es clara al indicar que existe un solo Dios. “El Señor, nuestro Dios, es el único Señor.” (Deuteronomio 6, 4) Teresa: Pero también hay pruebas de que tanto, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son Dios. Catalina: La Biblia indica muy claro la divinidad de Jesús. Está el caso de cuándo Jesús observó al apóstol Natanael bajo una higuera, aun no estando Jesús cerca. Eso prueba su omnipresencia (Juan 1, 48). Igualmente Jesús indicó su eternidad cuándo asegura existir antes que Abraham (Juan 8, 48). Para los judíos era tan claro que Jesús se decía Dios que cierta vez le respondieron: “Siendo hombre, te haces Dios.” (Juan 10, 33). Y el apóstol San Pablo, hablando de Jesús, escribió: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad.” (Colosenses 2, 9)

Teresa: Yo no lo creo así. De hecho la Trinidad es en sí base de la fe cristiana, pues creemos que el mismo Dios que creó todo, vino cómo hombre a salvarnos, y que a su vez su Espíritu se queda con nosotros y en nosotros. Catalina: No creo que haya algo más hermoso que la relación que podemos tener con la Trinidad. Ser hijos de Dios, hermanos de su Hijo Jesús y templos de su Espíritu Santo. Es un Dios muy cercano diría yo.


¿Por qué los católicos tienen diferentes posturas en la Misa? ¿Por qué los católicos tienen tantas posturas en su Misa? Se ponen de pie, se sientan, se arrodillan, etc. Una y otra vez. ¿Qué fin tiene todo eso?

Los católicos tenemos distintas posturas a lo largo de la Misa. Las posiciones que se adoptan son tres y tienen un significado especial:

De pie: El ponernos de pie durante la ceremonia indica una señal de respeto, de admiración, de prontitud para actuar. De hecho, ponerse de pie es la posición al recibir a una persona importante. Es la posición que mantenían los israelitas ante el Señor en una ocasión: “Todo Judá permanecía de pie delante del Señor, con sus niños, sus mujeres y sus hijos.” (2 Crónicas 20, 13) Esta posición tiene lugar en la Misa en las oraciones iniciales, y las que van después de la consagración. Y durante la lectura del Evangelio. Sentados: Sentarse es posición de tranquilidad, calma y meditación. Es la posición que adoptó María, la hermana de Marta y Lázaro, al escuchar a Jesús: “María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.” (Lucas 10, 39). Es la posición que tenemos al escuchar las primeras lecturas, el sermón y las oraciones del ofertorio.

De rodillas: Es señal de humildad, de arrepentimiento. Pero durante la Misa adopta el significado de adoración, pues toda la iglesia se arrodilla en el momento de la consagración, donde creemos que Jesús se hace presente en la Eucaristía. En la Escritura leemos: “¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!” (Salmo 95, 6)


Pedro y Pablo (29 de junio) La tradición dice que murieron martirizados en el año 67, en la ciudad de Roma. Pedro: Príncipe de los Apóstoles Pablo: Apóstol de los Gentiles

Simón Pedro:

Nació en Betsaida, junto al lago de Tiberíades y se trasladó a Cafarnaum, donde junto con Juan y Santiago, los hijos del Zebedeo, se dedicaba a la pesca. Existe evidencia para suponer que Andrés (el hermano de Pedro) y posiblemente Pedro fueron seguidores de Juan el Bautista. Fue obispo de Antioquía y después pasó a ser obispo de Roma donde fue martirizado durante el reinado de Nerón alrededor del año 67, el mismo año que San Pablo. San Pedro murió crucificado. Él no se consideraba digno de morir en la forma de su Señor y por eso lo crucificaron con la cabeza hacia abajo. Sus restos yacen bajo la Basílica que lleva su nombre.

Pablo de Tarso: Nació de una familia judía acomodada, de la tribu de Benjamín, en Tarso de Cilicia (hoy Turquía). Su nombre semítico era Saulo. Por ser Tarso una ciudad griega, gozó de ciudadanía romana. La fecha de su nacimiento se calcula alrededor del año 3 A.D. Se formó en las tradiciones y culturas judaicas, romanas y griegas. Siendo joven, no sabemos la edad, Saúl fue a estudiar en Jerusalén en la famosa escuela rabínica dirigida por Gamaliel. Se convirtió el cristianismo cuando iba camino a Damasco, al aparecérsele Jesús. De ahí se convierte en un gran predicador a los paganos. Después de dos años en cadenas (cárcel Mamertina que puede ser aun visitada en Roma) sufrió martirio en Roma al mismo tiempo que el Apóstol Pedro, obispo de la Iglesia de Roma. San Pablo, por ser romano, no fue crucificado sino degollado.

¿Qué podemos ejemplo?

imitar

de

su

De San Pedro podemos aprender a confiar en el perdón de Dios, en la misericordia que Jesús nos tiene. Cuándo negó a Jesús, no fue a ahorcarse cómo Judas Iscariote, sino que confió en que Jesús le perdonaría. De San Pablo podemos aprender de la paciencia ante las pruebas o dificultades que se nos presentan en la vida diaria. Él pasó por muchas persecuciones, pero su fe le mantenía firme ante ellas. Nunca dejó de confiar en Jesús.


Musulmán que soñó con Jesús. Ahora es un sacerdote católico. La historia de Bashir Abdelsamar El padre Bashir fue criado en su infancia cómo cualquier otro niño musulmán, sin embargo, él tuvo un llamado muy especial de parte de Jesús hacia lo que ahora es su vocación.

TODO

empieza en su infancia, en los años 60, en Sudán del Norte, un niño musulmán como tantos otros que iba a la escuela y se aprendía el Corán.

Él no sabía que era Jesús. Cuando un tiempo después vio una iglesia católica en su país, con imágenes de Jesús, lo reconoció. Era el hombre de su visión. Estudio con los refugiados

"El clérigo islámico que nos daba clase nos explicó que Dios nos permitía a nosotros, los musulmanes, matar a los cristianos y los ateos, los que no creen en el Corán", recuerda Bashir.

En el instituto de los combonianos pudo conocer la fe, estudiar la Biblia y convencerse: esa era la verdad. Nadie quería bautizarle, los sacerdotes temían represalias del gobierno islámico, pero el joven insistió tanto que al final recibió el bautismo. A su familia no le molestó, excepto por las - ¿Por qué creó Dios, que es posibles represalias si se supiera. misericordioso, a esas Pero Bashir lo tenía ya claro: personas, si no les ama? - quería ser sacerdote.

preguntó el niño en clase. El profesor le castigó duramente Estudió en un seminario de su delante de todos por hacer diócesis, y fue ordenado como preguntas incómodas. Pero él, sacerdote diocesano. con 10 años, tenía claro que Con los refugiados en las Dios no podía ser así. montañas

Encuentro con Jesús "Esa noche, tuve una visión de Jesús", explica Bashir, casi 50 años después. "Jesús se me apareció con dos libros en sus manos: en la derecha tenía la Biblia; en la izquierda tenía el Corán. Me pidió que escogiera qué libro era el correcto. Cuando elegí la Biblia, desapareció".

Fue entonces cuando su obispo lo envió a ayudar a los refugiados de los Montes Nuba en Sudán central, gente desplazada por la guerra y muy maltratada por los islamistas del norte y las fuerzas gubernamentales. "Yo los organizaba, les ayudaba en necesidades básicas como comida, medicinas, mantas y alojamiento", recuerda.

Pero eso no gustaba a las tropas norteñas que recorrían los Montes Nuba. Quien ayudase a los refugiados, quien no fuese musulmán, era sospechoso de simpatizar con el enemigo. Dos veces detuvieron a Bashir. La tercera vez que le arrestaron, en 1991, decidieron ya fusilarle, y lo juntaron con otras 8 personas para ejecutar. Se salvó porque otro sacerdote consiguió encontrar a un comandante amigo de Bashir y llegaron corriendo al pelotón de fusilamiento... Los otros ocho condenados ya habían sido ejecutados. Bashir se salvó por muy poco. En el exilio Su amigo comandante le recomendó dejar el país. Al final terminó en Ohio, EEUU. Hoy sigue en EEUU, “La Biblia, mi libro preferido, siempre está conmigo, y el Rosario también. Creo que Dios tiene planes para mí, aquí, o en cualquier otro sitio", comenta el padre Bashir Abdelsamad. Fuente: ReligiónEnLibertad


INSTRUCCIONES: Lea detenidamente el capítulo 19 del Génesis, versículos del 1 al 29. Después conteste las preguntas del mini examen que se presentan a continuación.

1. ¿Cómo se llamaba la ciudad a dónde llegaron los ángeles?

2. ¿A quién visitaron los ángeles?

3. ¿Cuántas hijas tenía Lot?

4. ¿Qué hicieron los ángeles para evitar que los hombres de la ciudad dañaran a Lot?

5. ¿A dónde le dijeron que huyera?

6. ¿Cómo se llamó la ciudad a dónde huyo Lot al final?

7. ¿Qué hizo llover Dios sobre Sodoma y Gomorra?

8. ¿Qué ocurrió con la mujer de Lot?


Rezan el Rosario a escondidas. Para vivir su fe en Corea del Norte, bajo el régimen de Kim Jong-Un, los católicos fingen que cuentan habichuelas para rezar el Rosario en comunidad. “Algunos refugiados que consiguieron escapar del Norte, hablan de las mujeres ancianas que sentadas en círculo, rezarían el Rosario contando habichuelas mientras murmuran algo en voz baja”, añade el Padre Lee Eun-Hyung, Secretario general de la Comisión para la Reconciliación de la Conferencia Episcopal de Corea del Sur Fuente: Aciprensa

El Papa se quedará en Santa Marta en el verano. La Prefectura de la Casa Pontificia informó hoy que durante el verano el Papa Francisco se quedará en la Casa de Santa Marta en el Vaticano y que irá ocasionalmente a la residencia de Castelgandolfo. Se informó además que durante este periodo todas las audiencias privadas y especiales del Santo Padre se suspenden y durante el mes de julio, se anulan las audiencias generales de los miércoles, 3, 10, 17 y 31. El domingo, 14 de julio, el Papa rezará el Ángelus en el Palacio Pontificio de Castel Gandolfo. Fuente: Aciprensa

España: El país donde más ha crecido el aborto. España es el país europeo en el que se registra el mayor aumento del número de abortos, según el estudio "La realidad estadística del aborto en España" de la Fundación Red Madre. Desde que se tienen datos oficiales, las cifras de aborto llevan una marcada línea ascendente. Con casi 120 000 abortos durante 2011, España se convirtió en el tercer país con el mayor número de este tipo de prácticas quirúrgicas, por detrás de Francia (211.985) y Reino Unido (202.402). Fuente: Aciprensa


¿Hay que adorar a Dios en comunidad? La Biblia indica que para adorar a Dios los primeros cristianos se reunían como iglesia. Dentro de las Escrituras se habla de cómo “Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones.” (Hechos 2, 42) Nadie tenía la mentalidad de que podía cada quién adorar a Dios a su modo, al contrario, creían que era muy importante el reunirse cómo hermanos. Se les aconsejaba: “No desertemos de nuestras asambleas, como suelen hacerlo algunos; al contrario, animémonos mutuamente.” (Hebreos 10, 25)

La Misa: Una reunión única Los cristianos católicos hoy en día, al igual que los primeros cristianos, se reúnen como iglesia para adorar a Dios, y lo hacen también el domingo, el primer día de la semana (Hechos 20, 7). ¿Qué se hace en una Misa católica? Al inicio todos nos reconocemos como pecadores, después alabamos a Dios e imploramos su gracia. (Salmo 51, 3) Acto seguido escuchamos lo que Dios ha dicho y hecho en la Biblia. Después de rezar el Credo, resumen de nuestra fe, preparamos el pan y el vino así cómo nuestros corazones. En la consagración se ofrece, junto con Cristo, su sacrificio por la humanidad, para luego recibir su Cuerpo y Sangre en la Comunión como alimento del alma. (Juan 6, 56) (Lucas 22, 19) Al final, rezamos dando gracias y nos vamos con la bendición de Dios. Scott Hahn, hablando de la Misa, dijo cierta vez que ahí “la Biblia ya no estaba junto a mi estaba frente a mí.” Le invitamos a considerar el asistir a Misa el próximo domingo, para convivir cómo Iglesia y con la Iglesia en la iglesia, solo le tomará una hora.

Próximo número (Julio 2013)

¿Es malo celebrar las festividades? y otros temas de interés.


El Camino de Dios (Junio 2013)