Issuu on Google+

Si quiere usted conocer el origen de las tradiciones de estas fechas, así como algunos refranes y calaveritas, visite: www.mexico.udg.mx/arte/diademuertos

REVISTA

GUSTAVO GARCÍA

Como cada año, el Altar de las Reliquias de la Catedral metropolitana abrirá sus puertas hoy y mañana para la visita de los fieles. Aquí se encuentran los restos de algunos santos, beatos y jeracas eclesiásticos.

1B I DI A R IO MON I TOR I LU N E S 1 DE NOV I E M BR E DE 2004

CRÍTICO DE CINE

JORGE AYALA BLANCO

“Deberían lamerme las manos”

Llegó Plaza Sesamo Elmo, Beto, Enrique, El Monstruo Come Galletas y los personajes mexicanos Pancho y Lola, personajes de la famosa serie de televisión Plaza Sésamo, estrenan en México su espectáculo: “12-3... Imagina”, este animado show arribará con sorpresas y números musicales que pondrán a funcionar la imaginación de los pequeños. CUÁNDO: Del miércoles 3 al domingo 7 noviembre DÓNDE: Teatro Metropólitan PRECIO: $100.00 a $420.00

EXCLUSIVA

Terror en Museo de Cera

Rogelio Segoviano

“S

Ciclo de Literatura El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y su Centro Nacional de información y Promoción de la literatura inaugura el ciclo “Leer a...”, con la lectura de fragmentos de la obra del poeta Gabriel Zaid a cargo de los actores Julieta Egurrola, Claudio Obregón y Luis Miguel Lombano bajo la dirección de Carlos Corona. CUÁNDO: Miércoles 3 de noviembre, a las 19:00 horas DÓNDE: Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes ENTRADA LIBRE

Expo de Teixeiro El compositor y cantante León Chávez Teixeiro presenta su nueva faceta como artista plástico con la expo “La chava de la Martín Carrera”. La ciudad es uno de los temas centrales de su obra realizadas en técnicas: acuarela, colages, acrílicos, mixtas, con textura y obra gráfica. CUÁNDO: Abierta hasta el 4 de noviembre DÓNDE: Galería Salvador Novo del Museo de la Ciudad de México ENTRADA LIBRE

¿Es usted un crítico o un cronista del cine mexicano?

BERENICE MÁRQUEZ

ADEMÁS

Más que como crítico o cronista, me asumiría como recreador de películas a través del lenguaje. Mi lema es hacer que las películas hablen por sí mismas, con miles de enfoques, a veces contradictorios. Antes, hacía libros con cinco lecturas de cada película, ahora puede ser una pulverización, un enfoque tras otro tras otro, una posibilidad de lecturas y luego desarrollar lo que para mí es lo escencial. Desde que narras una película le das un enfoque y le encuentras un significado a la película. Me parece fundamental encontrarle significados a las películas, porque ellas hablan, son como discursos lógicos. Uno puede leer una película como si fuera un discurso filosófico, algo que provocará reflejos, emociones, sensaciones, cuestiones vivenciales y, sobre todo, la idea de la catársis.

¿Y usted cree que el director de la cinta pensó en ese discurso filosófico al momento de hacerla? Me dijeron que mi función era como ser el terapéuta de los cineastas, pero es exactamente lo contrario, es leer el discurso de la película misma, independientemente de lo que quiso decir el director. Si uno ve las declaraciones de los directores en los periódicos, ellos nunca hablan de lo escencial, de lo que dice la película, porque es algo que escapa a ellos mismos. Creen que hablan de

FOTOS: FEDERICO XOLOCOTZI

egún François Truffaut (el célebre director francés), todo ser humano tiene dos profesiones: la suya propia y la de crítico de cine”, asegura Jorge Ayala Blanco, al tiempo que ríe y se acomoda en uno de los sillones de su departamento, en la colonia San Rafael. Dice que cuando alguien habla de una película, “directa o indirectamente motiva a otras personas para verla”. Pone de ejemplo los comentarios que pueda hacer el taquillero de un complejo de salas en un centro comercial, los cuales muchas veces van a influir o determinar el filme que entrará a ver la gente. Intelectual respetado, académico universitario, investigador minucioso, escritor riguroso, cinéfilo apasionado, pero, sobre todo, el más polémico, ácido, feroz y temido de los críticos cinematográficos de nuestro país en las últimas tres décadas. Ese es Jorge Ayala Blanco, un hombre que, como pocos, desata pasiones y genera controversia. Algunos lo aplauden, muchos lo detestan. Quiérase o no, Ayala Blanco se ha convertido en un referente obligado al hablar de cine mexicano. Actualmente, el crítico de cine -quien se considera a sí mismo como alguien “insistente, persistente y necio”-, acaba de publicar el libro La grandeza del cine mexicano, séptima entrega de una saga alfabética en torno al cine mexicano iniciada con La aventura, La búsqueda, La condición, La disolvencia, La eficacia y La fugacidad. Asegura que quien crea que ya leyó su nuevo libro “porque tiene todas las críticas pubicadas en la columna ‘Cinelunes exquisito’ en la sección cultural de El Financiero, se llevará una gran sorpresa”. Ayala Blanco se ufana de que, a diferencia de otros críticos como Nelson Carro, “nunca he escrito de una película que no haya visto completa”, aunque agrega que “cantidad de veces me he salido a mitad de una función, pero nunca de una película mexicana, quizá por eso dicen que soy bodrionauta”.

El Museo de Cera de la Ciudad de México exhibe 20 figuras de cera que recrean a los personajes más siniestros de la literatura y el cine los cuales tiene sonido y movimiento. El Museo Ripley ofrece la recreación de un cementerio a las salas de ilusión óptica. CUÁNDO: De lunes a domingo, de 11:00 a 19:00 horas DÓNDE: Museo de Cera y Museo Ripley PRECIO: $65 y $ 40:00 niños

GENIO Y FIGURA... Visita guiada por los panteones para los artistas e intelectuales . P.2 Y 8 TERCIA DE DIVAS Eugenia León, Omara Portuondo y Omou Sangare, se presentaron en el Zócalo. P.2 GUINNES DE TERROR Arman un tzomplatli con mil 667 calaveritas de azúcar . P.9

Algunos lo aplauden, muchos lo detestan; es el más polémico, ácido, feroz y temido de los críticos cinematográficos de nuestro país

VIAGRA Y CELULOIDE: El placer del cinéfilo dura una hora y media, y la crítica es una manera de prolongarlo, asegura. una cosa y dicen otra. Son las personas más inconcientes de la tierra, salvo valiosísimas excepciones. Creen que su película es un thriller de tal y tal cosa, y no, no es cierto, me hablan de temas completamente distintos, y los desarrollan y están estructuradísimos, pero ni cuenta se dan.

¿Cómo debe ser una gran película?

Las grandes películas, las que realmente valen la pena, no son las que están al nivel del guión, si no lo desbordan de mil maneras. Los hermanos del hierro es la película más bella en la historia del cine mexicano y hace poco tuve en mis manos el guión de Ricardo Garibay. Todo lo que me gusta de la película no está en el guión, está en la pantalla. Ismael Rodríguez fue quien realmente creó ese mundo maravilloso. La toma desde los zapatos del asesino viendo desde el caballo el velorio del hombre que mató, hasta su cigarro fálico en la boca; un traveling ascendente monumental que le da una grandeza enorme a ese personaje, ese asesino terrible interpretado por Emilio Indio Fernández. Eso no viene en el guión, que se limita a señalar que fulano de tal se aparece por ahí, sin darle mayor importancia.

¿Lo han agredido por sus críticas?

El otro día una cineasta mexicana me agredió allá en la Cineteca.

Me acusó de haber despedazado su película. Yo le dije: “Deberías agradecerme y no sólo besarme las manos, sino lamerlas. Dediqué una hora y media en ver tu porquería de película, sin contar que crucé la ciudad dos horas de ida y dos de regreso. Además, invertí más de ocho horas en desmontar la película, hice un trabajo que nadie es capaz de hacer, que nadie está dispuesto a hacer. Hice comparecer todas las armas que tienes para desentrañarla, eso deberías agradecerlo y no creer que estoy destruyendo tu película. No me importa de quién sea una película, puede estar firmada por tí o por cualquier otro director”. No entienden que a mí lo que me importa es lo que está en la pantalla y encontrarle a eso una serie de significados.

¿Y la idea que se tiene del crítico que nos dice si vemos o no una película calificándola con estrellitas?

¿Esa es la función de un crítico?

Nombres...

Si no de todos los críticos, sí de los mejores. Me preocupa mucho la desaparición de la crítica de cine, ya no hay tantos críticos. Vámos, en una ciudad de 20 millones de habitantes, no hay 20 críticos de cine. Lo que abundan son publicistas disfrazados de críticos, pseudocríticos que hacen comentarios para quedar bien con los cineastas y con todas las mafias. Estos “publicistas” califican, no analizan. El verdadero crítico es el que analiza y llega a conceptos, su lenguaje es distinto porque no van en busca del juicio o la recomendación bastarda.

Eso es lo que ahora es la “crítica” de cine. Son los comentarios que aparecen antes de que se puedan ver las películas. Los viernes, día de estreno, ya están las notas a las 8 de la mañana en los puestos de periódicos. Incluso, hasta un día antes los merolicos recomendadores de películas de Canal Once lo hacen así. Antes de que exista la película ya la están juzgando y no hay la oportunidad de acercarse de una manera fresca a ella. Tienen que decir: ésta es de cuatro estrellitas, y ésta de tres. El colmo es que a veces ni siquiera las ven, lo cual es el fraude puro. El caso de Nelson Carro, quien ha vivido 25 años calificando con estrellitas las películas que no ha visto. Eso es absolutamente la negación de la crítica de cine. No ser crítico de ver estrellitas, sino de ver la película y convertirla en conceptos. Ser crítico de cine es tener la capacidad literaria y periodística para poder evocar la película y de que el lector pueda recrearla a través de la prosa de éste.

¿Influye en un lector la crítica de cine? Es evidente que hay lectores que

sólo consultan el número de estrellitas, pero el mejor lector es el que busca una recreación. El drama del ser humano es que su máximo placer dura entre siete y 12 minutos y le gustaría prolongarlo; el placer del cinéfilo dura una hora y media y la manera de prolongarlo es a través de la crítica.

¿Nunca ha pensado en abrir una publicación especializada?

No me interesa crear revistas para que una generación se exprese. La generación a la que yo pertenezco es una generación diseminada que ya se expresó. Cuando otra generación hizo la revista Intolerancia me llamaron a formar parte del Consejo Directivo, pero no acepté. Mi guerra ya la hice, para qué necesito una revista.

¿Pasará a la historia el crítico Jorge Ayala Blanco junto con el cine mexicano? Si ver películas mexicanas como un desafío y preguntarme qué dicen es digno de pasar a la historia, pues... sería formidable. Sólo espero que no sea algo digno de premiarse. Todavía soy a prueba de reconocimientos, sobre todo oficiales. Pero si no es así me da lo mismo, yo seguiré haciendo lo que hago. Soy extraordinariamente gozador con lo que hago. Es una forma de vida.

IP4


Ayala Blanco 1... crítico de cine