Page 1

ESPECTÁCULOS 6 B I DI A R IO MON I TOR I D OM I NG O 27 DE J U N IO DE 2004

“Para ser conductor se nace” ALAN TACHER hace un recuento de su trayectoria por televisión, a unos días de la final de La academia ENTREVISTA EXCLUSIVA

pa y Tempranito, sabía del proyecto de La academia y de lo que se iba a tratar, finalmente Giorgio Arezu, el productor de La academia, era quien producía Gente con chispa. En esa época nadie de la prensa creía en el proyecto, porque ya había salido Big Brother y todo el mundo estaba vuelto loco. Un día me llaman a la oficina del director de entretenimiento, Guillermo Zubiaur y me dice: Alan, La academia es el proyecto más importante de la empresa, se ha invertido una gran cantidad de dinero y tatatiú, tatatiú... queremos que seas el conductor, pero debes dejar Gente con chispa y Tempranito. Inmediatamente dije que sí.

Rogelio Segoviano

A

unque en sus inicios en la televisión, Alan Tacher trabajó durante cinco años para Televisa, muy pocos son los que recuerdan esa etapa en su carrera de conductor; actualmente su nombre y su rostro son asociados casi de manera inmediata con TV Azteca y su programa estelar: La academia. Carismático, de aspecto bonachón, sonrisa fácil y una boca que a la menor provocación dispara miles de palabras, Tacher vive el mejor momento de su carrera. Él lo sabe y lo disfruta. Sobre todo, porque para llegar al lugar que ocupa debió luchar y vencer obstáculos e imponderables que se le presentaron en el camino, algunos de los cuales estuvieron a punto de sacarlo de la televisora y llevarlo por otros derroteros. “Antes de llegar a TV Azteca, durante cinco años estuve como conductor en Telehit, que en ese entonces pasaba sólo por Cablevisión. Después hice un programa que se llamaba Los cuates del cinco, que pasaba entre caricatura y caricatura”, recuerda Alan Tacher en entrevista con DIARIO MONITOR, realizada en una sala de descanso adjunta al centro de control donde se monitorea, en más de 40 pantallas, durante las 24 horas del día, a los alumnos de la tercera generación que participan en el reality show que los llevará a convertirse en estrellas de la música.

¿Por qué no continuó? Ya cuando estuve en la televisión, me di cuenta de que la ingeniería no era lo mío y mejor me metí a estudiar Publicidad en la Universidad de la Comunicación. ¿Entonces fue en Telehit cuando se dio cuenta de que quería ser conductor? Yo nunca he dicho: “La conducción es lo mío, yo nací para ser conductor de televisión”. Aunque me encanta mi trabajo y lo tomo con profesionalismo, no me lo tomo tan a pecho. Creo que las cosas se han ido dando, se han presentado las oportunidades y yo las he aprovechado. ¿Qué lo llevó a dejar Televisa y apostar por TV Azteca? Fue un arriesgue. Cuando me invitan a TV Azteca apenas llevaba un año de privatizada y, pues no tenían nada... ¿Quién lo invitó? Beatriz Acevedo, una chica que ya no trabaja aquí. Estuve con ella en Televisa y se vino a TV Azteca desde un principio, así que desarrolló muchos programas durante ese primer año. Cuando me cambié fue de pensarla un ratito, un mes, dos meses. Mis papás me decían que no me cambiara, mi novia de aquella época me decía que no me cambiara, mis amigos me decían que no me cambiara. Mi jefe en Televisa me decía: “Alan, estas cometiendo una tontería, qué vas a hacer en una empresa que empieza y quiere disque hacerle la competencia a Televisa. Aquí estás del lado de los picudos, ‘paqué’ le mueves”. ¿Entonces? Aún así me arriesgué. Todavía no sé por qué. ¿Se enojaron en Televisa? Cuando allá les dices: “Me voy a TV Azteca”, imagina que te vas con el diablo. Era el inombrable. Pero en Televisa ya no iba a crecer lo suficiente, y había

¿Eras el único candidato para conducir La academia? Se manejaban los nombres de Rocío Sánchez Azuara y de Mónica Garza.

EN LA LUCHA: Después de un año de hacer programas piloto, logró ser titular de Gente con chispa.

BERENICE MÁRQUEZ

¿Sobraría preguntar si ha valido la pena? Con La academia he crecido no sólo como conductor, sino también como ser humano. “La academia” es el proyecto de mi vida.

demasiada competencia. En cambio, consideré que en TV Azteca tendría más oportunidades y, a la mejor, la podría hacer. Pero para mi mala suerte, el primer día que llegué, ni siquiera al segundo, no, fue al primer día, a la chava que me había traído le dieron crank. Me quedé como el perro de las dos tortas.

¿Durante ese primer año nunca pensó arrojar la toalla? De hecho, la chica que me invitó a TV Azteca se fue a trabajar a Estados Unidos y me invitó a un programa en Miami, que duraría como dos meses. Y lo hablé con Pati Chapoy y me dijo que no me fuera. En realidad lo que quería era un permiso para hacer este programa en Miami y luego regresar a TV Azteca, pero Pati me convenció para que me quedara. Y seguí haciendo pilotos y pilotos. La cosa era desesperante pero finalmente cayó. Es chistoso, hice como quince pilotos y al único al que no fui, fue al de Te caché y es donde me quedé. Ya lo que te toca te toca. He tenido suerte, pero también he sabido aprovechar los momentos. La suerte llega cuando la preparación y la oportunidad se juntan.

¿Dejó de lado algún proyecto por La academia? Me dolió dejar Tempranito, ya que fue un proyecto en el que me involucré desde antes de que saliera al aire. Lo sentía como mío y cuando me lo quitaron me dolió mucho. Fue como si mandara a un hijo de vacaciones, pero para siempre. ¿Nunca lo han tentado de Televisa para regresar? La verdad no. Yo creo que ellos saben que estoy como imagen de TV Azteca. A la gente que le ofrecen cambiarse a Televisa es porque no están tan identificados con TV Azteca. No sé, nunca me han hecho algún ofrecimiento ni nada, cómo crees que me lo iban a ofrecer... ¿Se habría imaginado a Brozo, a Origel o a Bárbara Mori en Televisa? Yo aquí estoy a gusto.

¿Y qué hizo? Una persona, Guillermo Valdespino, a quien nunca volvía a ver, me presentó con Pati Chapoy. Se moría de la risa con mi historia y me dijo que me quedara para hacer unos programas piloto. Y yo hice pilotos y pilotos y pilotos, y después de un año logré hacer Te caché. Curiosamente, nunca trabajé con Pati, ni en su área.

BERENICE MÁRQUEZ

¿Su meta en la televisión era ser actor, cantante, conductor...? Nada de eso. Yo venía de un viaje a Israel, me había ido de bagpack durante casi un año. De regreso a México me metí a estudiar Ingeniería en Electrónica, era bueno para las matemáticas y la electrónica me apasionaba. Un día me habló mi hermano y me dijo que me había apuntado para hacer un casting en Televisa. Hice el casting y me quedé, pero fue algo que no tenía considerado en mi vida. De no haber ido, ahora sería un ingeniero... Seguramente. Yo quería ser ingeniero y me metí a la Universidad del Valle de México, allá en Tlalpan.

¿Se ha imaginado qué habría pasado si hubiera dicho que no? Nunca iba a dejar pasar la oportunidad. Aparte, en este negocio, si te están proponiendo este trabajo, uno de los proyectos más importante en la historia de la empresa, es porque tienen confianza en ti. Si les hubiera dicho que no, entonces los habría decepcionado y nunca jamás me hubieran vuelto a confiar otra cosa.

DESTINO: Recuerda que quería ser ingeniero. ¿Y prepara sus entrevistas? Por supuesto. Recuerdo una vez que me pidieron que entrevistara a Anthony Hopkins. Estaba promocionando Hannibal. Me puse a investigar y me encontré con que a él le gusta tocar el piano, y el día de la entrevista le llevé un pianito de juguete. El día de la entrevista, todos los que pasaban con Hopkins salían con una muy mala impresión del señor y no lo bajaban de sangrón. Cuando llegué con mi pianito y se lo mostré, el tipo se puso feliz y comenzó a tocarlo. Me dió una entrevista muy padre.

¿Cuál es la diferencia entre un actor y un conductor? Para ser actor te debes preparar. Para ser conductor debes nacer, aunque no lo sepas. Todo mundo piensa que el conducir es fácil y cuando los actores y cantantes lo intentan, se dan cuenta de que no es tan simple.

¿Cuando dejó Televisa, sintió que traicionaba a alguien? No. Creo que tomé una buena decisión. En TV Azteca me dieron la oportunidad grande, y no en Televisa. La gente, cuando habla de Alan Tacher lo reconoce como alguien de TV Azteca. La mayoría ni siquiera sabe que alguna vez estuve en Televisa. Saben que TV Azteca y Alan Tacher es lo mismo.

¿Se considera periodista? En Televisa me tocó entrevistar a artistas famosos como Phil Collins, Carlos Santana o Mike Jagger. Cuando estaba en Tempranito también hacía entrevistas. Lo padre de ser conductor es que a veces eres chistoso, pero también hay que darle la seriedad necesaria al asunto cuando así lo requiera.

¿Se considera la imagen de TV Azteca? No, para nada. Para mucha gente sí lo es... Durante una época decían que lo que más se veía en las pantallas de TV Azteca era el logo de la empresa, al grupo Uff y a Alan Tacher. Pero no sé..., de repente me entró una crisis sobre si era demasiada exposición, pero cuando salió

Gente con chispa y se convirtió en un éxito, me di cuenta de que había estado bien. Si hubiera sido una sobreexposición la gente le habría cambiado a la televisión. ¿No se le subieron los humos? ¿Nunca se sintió el picudo de TV Azteca? No, como crees. Sería algo humano... No ha sido así ni pienso en eso. Me he ganado un lugar con base a esfuerzo y trabajo. Sabemos que la cara de los noticieros de TV Azteca es Javier Alatorre, la cara de los espectáculos es Pati Chapoy, la cara de los deportes es José Ramón Fernández. Y claro que mi tirada es esa, que la cara del entretenimiento sea Alan Tacher, pero faltan muchos años de experiencia. ¿Cómo hace para tener los pies en la tierra? Seguramente hay mucha gente a su alrededor que le dice que es el mejor... Hay quienes me dicen que soy el icono de TV Azteca, pero no me lo creo, y en buena medida gracias a mi esposa. Ella no se emociona con muchas cosas que hago, y al no emocionarse me baja el ímpetu. Creo que ella me ha ayudado mucho. ¿Recuerda la vez que le dijeron: “Alan, este proyecto se llama La academia’ y es para ti? Hombre, cómo se me va olvidar algo así. Yo tenía Gente con chis-

¿Tendría algo de malo? Finalmente, es un trabajo... No, no tiene nada de malo, simplemente que no me lo han ofrecido. Por supuesto que nunca hay que decir nunca, pero creo que no me llamarían. Además, no soy una persona mal agradecida, y TV Azteca me abrió las puertas. Quizá esos cinco años que estuve en Televisa no tuvieron la visión de proponerme algo mejor o de ver que podía desarrollarme a futuro. En TV Azteca sí lo vieron de esa manera y yo no soy una persona mal agradecida. Me dieron trabajo, dinero, una carrera, aquí conocí a mi esposa, entonces todo lo bueno que tengo ahora tiene que ver con TV Azteca. ¿Qué pasará con Alan Tacher cuando termine La academia? Después de años de que Televisa arrasara los domingos en el horario nocturno, con La academia les dimos la vuelta, entonces nos gustaría seguir aprovechando ese rating, ese momento. La idea es, después de La academia, seguir con algún proyecto musical o de concursos para mantener los niveles de audiencia. Sería muy tonto de nuestra parte abandonar ese segmento. ¿Sería el Raúl Velasco de TV Azteca? No, no, no... mis respetos. Lo que te da ser un Raúl Velasco, una Verónica Castro, un Paco Stanley, son los años de experiencia. Yo apenas llevo diez años en este negocio. Trataré de seguir y mantenerme como Don Francisco. La gente de aquí, de la producción, me dice Don Francisco, pero es por la panza que traigo, no por otra cosa. Soy Don Francisco Tacher.

Final, aún sin sede A menos de una semana de la graduación, el equipo de producción del reality show de TV Azteca, La academia todavía no tiene definido el lugar en el que habrá de desarrollarse la gran final de la tercera generación. Un error de logística les impidió apartar, con la debida anticipación, el Auditorio Nacional de la Ciudad de México o el Parque Fundidora de Monterrey Nuevo León, sitios en los que se desarrollaron las fases finales de las dos ediciones anteriores de este concurso, pero que ahora fueron contratados para realizar espectáculos como Disney on Ice. En un principio se manejó la posibilidad de hacer el último concierto en el Teatro Degollado de Guadalajara, sin embargo, las facilidades para realizar ahí el programa de televisión no han sido las adecuadas y es casi un hecho que el lugar sea descartado. Ahora, ejecutivos de TV Azteca hacen las gestiones necesarias para conseguir a como dé lugar el Salón Teotihuacán del Centro de Convenciones de Acapulco. De no lograr su objetivo, las posibilidades se reducen al Teatro Metropólitan, al Palacio de los Deportes o, incluso, al Zócalo capitalino. De estos foros, el primero no permitiría un adecuado lucimiento televisivo, el segundo les quedaría muy grande, y el poco tiempo que resta les complicaría la elaboración de un escenario adecuado, mientras que en la plancha del Zócalo la lluvia podría estropearles la fiesta.

Los finalistas César Robles Hinojosa 20 años Acayucan, Veracruz

Carlos Rivera Guerra 18 años Huamantla, Tlaxcala

Leticia López Ramos 21 años Guadalajara, Jalisco

Israel Estrada Quintanar 21 años Atizapán, Estado de México

Melissa Ibarra Murrieta 24 años Hermosillo, Sonora

Por el último boleto Hiromi Hayakawa 21 años Torreón, Coahuila

Ricardo Hernández 26 años Tijuana, Baja California

Dulce López 18 años Ciudad de México

Alan Tacher, conductor de TV  
Alan Tacher, conductor de TV  

Entrevista con el conductor de televisión Alan Tacher, previo a la final de la segunda temporada del reality musical La Academia, de la cade...