Issuu on Google+

ESPECTÁCULOS 7B I DI A R IO MON I TOR I M I É RCOL E S 16 DE J U N IO DE 2004

“Estoy como en Disneylandia, nada más que de este lado” Adal Ramones no lo piensa dos veces antes de admitir: “Siempre fui el payaso de la familia, el chistosito de la cuadra, el que hacía reír a los del salón..., sabía que algún día estaría en el mundo del entretenimiento” ENTREVISTA EXCLUSIVA

“C

>El

¿En elcuarto de rerigeración de un supermercado? Ahí transmitíamos el programa porque Telecable compró el supermercado y lo remodeló. En ese entonces ni Yordi ni Lalo Suárez (el productor) ni yo cobrábamos un sueldo; si acaso, nos pagaban la gasolina, las casetas y un día de hospedaje en el Fiesta Inn, porque el programa lo hacíamos cada lunes. Nos íbamos desde la Ciudad de México y

FOTOS: ALFREDO PELCASTRE

SUEÑO DE UN CONDUCTOR: Antes que la televisión, su meta siempre fue hacer cine; no descarta en un futuro escribir y dirigir una película. nos regresábamos el martes por la mañana, porque trabajábamos en otra producción en Televisa, y nos daban chance de faltar los lunes nada más. Sin embargo, un día Luis de Llano me dijo que ya no podía faltar los lunes, que renunciara a lo de Puebla porque me necesitaba aquí. Estábamos en un programa nocturno de variedades que conducía Daniela Romo. Le dije que prefería ser cabeza de ratón que cola de león; que prefería ser mi propio escritor, director, productor y conductor en Puebla, que hacer los enlaces con Daniela. Me dolió porque era una entrada económica muy buena y pasábamos todos los días en la barra nocturna del Canal 2.

visión. Ahora doy mis primeros pasos con Puños rosas y con Santos peregrinos. Ahora mismo estoy esbozando el guión de otra película, que muy posiblemente yo estelarizaré. Será mi entrada de lleno al cine. No descarto la posibilidad de dirigir, pero eso será a largo plazo. El teatro también lo ha atrapado... He realizado varias giras con los monólogos. Luego, con Sueños de un seductor, estuve en el Teatro de los Insurgentes y haré una gira por muy pocas ciudades porque resulta agotador hacerla por todo el país teniendo un programa de televisión. ¿Y cómo van los juegos de mesa? Creí que eso iba a ser una llamarada de petate, pero nos convertimos en el juguete más vendido en todo México, por encima de juguetes extranjeros como la Barbie, eso abrió la posibilidad de tener un mercado nuevo que no se había hecho con un personaje mexicano. Ahora vamos a entrar con estos juegos de mesa al mercado de Estados Unidos para ver cómo nos va.

¿Y quién lo descubrió allá en Telecable de Puebla? Un día invité a comer a Ariadna Azcárraga y le di un video de mi programa. Al otro día me habló para decirme que le había encantado el monólogo y que mi video estaba en la oficina de Emilio Azcárraga, a quien también le había gustado. Me mandaron llamar de su oficina y al martes de la siguiente semana ya estaba a nivel nacional en Cablevisión transmitiendo desde el Foro 2 de Televisa San Ángel. ¿Cómo nace Otro rollo, en qué momento visualiza el estilo y el concepto? Otro rollo nació desde que en Monterrey, hace ya muchos muchos años, cuando estaba aquella fiebre por las antenas parabólicas, yo me iba a la casa de un amigo porque su papá las instalaba y en su casa tenían todos los canales del mundo. Me encantaba la onda del zapping. Descubrí cosas maravillosas. Recuerdo la vez que me encontré con MTV, quedé impresionado. Eran horas y horas frente al televisor. Por las noches había un programa de un hombre canoso, que anunciaba que en unas semanas más estaba por terminar su programa, era El show de Johnny Carson. Se paraba frente a la cámara, le hacían un medium shot y empezaba a contar anécdotas y a decir chistes, muchos chiste políticos o sobre las noticias del día. Entonces dije: Esta chamba me gusta..., esta chamba me gusta, matarili-liri-lon. Su caracter influyó, seguramente... Desde que me acuerdo siempre fui el payaso de la familia, el chistosito de la cuadra, el que hacía reír a

sello discográfico Maverick Records, propiedad de la cantante estadunidense Madonna, y el consorcio musical Warner Music solucionaron su encarnizada disputa por incumplimiento de contrato. Warner ya posee el 40 por ciento del sello Maverick, fundado junto con Madonna hace doce años, y ahora se declaró dispuesto a comprarle a la cantante su parte, informaron medios estadunidenses. Los detalles sobre este acuerdo no se dieron a conocer. El abogado de Maverick Records, Bert Field, dijo que el resultado es “limpio y justo”, mientras que el presidente de Warner Music, Lyor Cohen, elogió el acuerdo como “ganancia para Warner Music y Maverick”. En marzo, Maverick demandó al gigante Warner por 200 millones de dólares en concepto de indemnización. Al mismo tiempo, Maverick reclamó ante la Corte Superior de Los Ángeles la disolución de la sociedad. La cantante, de 45 años, y su socio Guy Oseary acusaron a Warner Music, entre otras cosas, de incumplimiento de contrato, afán de lucro y mala administración. La disputa entre los socios de la empresa de riesgo compartido, Maverick y Warner Music, comenzó hace más de un año. Mientras tanto, el grupo inversor liderado por Edgar Bronfman se hizo cargo del consorcio musical. Madonna y Warner fundaron Maverick Records en 1992 y el contrato expiraba a fines de 2004. Luego de esa fecha, Warner tenía la opción de comprar, pero fue en esas negociaciones que se produjo el desacuerdo. Un reclamo de 60 millones de dólares hecho por Madonna y sus socios fue rechazado por Warner Music por considerarlo exagerado. Maverick Records tiene bajo contrato a artistas como Alanis Morissette y Michelle Branch. Madonna edita sus discos de los años 80 con Warner.

Pareciera que “Adal Ramones” se convirtió ya en una “marca registrada”. Yo le tenía mucho miedo a eso, pero hemos sabido dosificar el asunto, es decir, cada año sale una o dos cosas cuando mucho, para no atiborrar el mercado. El año pasado detuve el lanzamiento del disco de duetos...

OTRO ROLLO : Renunció a ser “cola de león” con Daniela Romo. todos en el salón de clases. Sabía que tenía que estar algún día en el mundo del entretenimiento. Desde niño escribía esquetches y cobraba 20 centavos para que la gente fuera a verlos a mi casa. La muchacha que trabaja con nosotros hacía palomitas y las vendíamos. El bisne ya estaba armado, nada más me faltaba Televisa. A partir de que vi a Johnny Carson en la parabólica, fue que decidí que ya no quería ser biólogo marino, que era mi gran sueño, de hecho, hasta le escribí una carta a Jacques Costeau y se la mandé a la sociedad científica que presidía. Y nunca me respondieron, a Dios gracias, porque si no, estaría ahora por allá en el Polo Norte estudiando focas y pingüinos. A partir de eso me metí a los talleres de teatro de la prepa y me inscribí en la carrera de Ciencias de la Comuni-

cación en la Universidad Regiomontana. Al paso del tiempo, ¿cómo se define Adal Ramones? Una vez Luis de Llano me dijo: “Adal, defínete. Qué es lo que quieres ser en esta profesión, porque tú quieres hacer de todo. Quieres actuar, escribir, dirigir, producir, hacer comedia...”. Le expliqué que una cosa estaba ligada con la otra y que no podía separarlas. Si juntara todas esas cosas en un tubo de ensayo, las agitaría. Seguramente lo que saldría sería lo que los gringos llaman un entertainer, un entretenedor. ¿Le falta algo por hacer? Dirigir cine. Dentro de mis deseos más grandes estaba el hacer cine antes que hacer tele-

¿Disco de duetos? Si, ahora saldrá para finales de este año y hago duetos con Enrique Guzmán, Alberto Vázquez, Johnny Laboriel, Aleks Syntek, Alejandra Guzmán, Cox y Alex Lora. Estoy como en Disneylandia, nada más que de este lado. ¿Y Adal todavía tiene pila para rato? Qué increible, porque vivimos en una sociedad regida por los números. El rating de Otro rollo está estable desde hace muchos años, incluso en últimas fechas nos ha ido todavía mejor. La gente nos toma como un programa ya clásico, cuando es raro que en la televisión mexicana haya programas clásicos. Como siempre digo, las cuatro partes están contentas: el público, los anunciantes, la empresa y los que lo hacemos. Cuando una de esas patas de la silla ya no quiera apoyar al resto, no me cabe duda, ese día terminará Otro rollo.

ARCHIVO

Estamos hablando de que eso fue hace casi 17 años... Hace ya un muy buen rato. Yo hacía los programas especiales con Luis de Llano y Marco Flavio Cruz, y también escribía y dirigía Valores Juveniles Bacardí. Al mismo tiempo comencé a trabajar en el proyecto de Otro rollo y surgió la oportunidad de hacerlo en Puebla, en el sistema Telecable de allá, ni siquiera era para la televisión abierta. Empezamos en el cuarto de refrigeración de un supermercado, que fue adaptado como estudio de televisión. Era bien pequeño el lugar.

El consorcio musical y la firma de la Chica Material solucionaron sus diferencias LOS ÁNGELES

uando vi a Johnny Carson en la parabólica, decidí que ya no quería ser biólogo marino, que era mi gran sueño. A partir de ese momento me metí a estudiar teatro en los talleres que se impartían en la prepa me inscribí en la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Regiomontana”, asegura el polifacético y versatil Adal Ramones, considerado una de las figuras de mayor peso actualmente dentro de la empresa Televisa. Creador y conductor desde hace nueve años del programa Otro rollo, una suerte de talk show al estilo Johnny Carson, David Letterman y Jay Leno, pero tropicalizado, Ramones goza desde hace poco más de siete años de las mieles del éxito. Un éxito generado, principalmente, por una interminable agenda de trabajo y compromisos que únicamente han podido ser cancelados por accidentes y cuestiones médicas. Adal es, en pocas palabras, lo que los gringos llaman un workoholic. Lo mismo lo vemos en el su programa de televisión que en una obra de teatro, que actuando en una película, que haciendo el doblaje para otra, que diseñando juguetes de mesa, que grabando un disco, que haciendo anuncios comerciales, que planeando nuevos programas, que escribiendo el guión de una película, que...

¿Y usted los hizo? Ella me dio la muestra de los guiones y me los llevé a casa de mi prima, donde me estaba quedando aquí en la ciudad. Mi prima me prestó una vieja máquina de escribir, que por cierto me la acaba de regalar ahora que develaron mi figura de cera. Al otro día en la mañana llegué con Gloria Mayo y en una reunión los leyeron y se estaban botando de la risa. Me dijeron: “Adal, te quedas como escritor del programa”. A la semana me quedé como director asociado del programa y a los cuantos días me quedé como director de escena del programa. Fue increíble. Cuando me preguntan: “Adal, ¿tú empezaste desde abajo?”, respondo que sí, aunque sólo haya sido por un día.

Llega el acuerdo con Warner

DPA

Rogelio Segoviano

¿Recuerda cómo llegó a Televisa? Llegué a la Ciudad de México en 1988 y empecé en el programa ¡Qué payasos!, que producía Gloria Mayo. Llegué para ser asistente de producción, pero lo más curioso es que ese primer día, en abril de 1988, no fue en agosto de 1988, mi primera junta fue de lo más extraña. Al entrar a la oficina de Gloria Mayo ella se estaba peleando con los escritores del programa, que eran los mismos payasos: Beto Batuca y Nacho Mostacho. Ni tiempo hubo de presentarnos, lo primero que me dijo fue que tenía un problema, que no había quien escribiera los guiones. Yo me ofrecí a hacerlo y ella se me quedó viendo y me dijo: “Quiero dos guiones para mañana temprano”.

MADONNA

LIMPIO Y JUSTO: Aunque no revelaron detalles, ambas partes están conformes con el resultado.


Adal Ramones, comediante