Page 80

78

CONOCIMIENTO

LA CIENCIA DE LA PIEL

METABOLISMO La familia de proteínas de citocromo P450 incluye una enorme cantidad de enzimas involucradas en reacciones de oxidación. Poseen en común un grupo prostético heme y la absorción de luz, generalmente en el rango de 450 nm. Tradicionalmente, se consideraban exclusivas de los organismos superiores o eucariotes, hasta que, con el advenimiento de métodos de secuenciación genómica, se empezaron a reportar en bacterias. Estas enzimas son blanco importante de drogas, como los azoles, que han demostrado actividad en contra de M. tuberculosis. En Nocardia se ha reportado sensibilidad, particularmente al econazol y miconazole, pero resistencia a otros compuestos, particularmente a los más nuevos. Esto se debe quizá a la gran cantidad de genes de citocromo P450; un azole en particular puede inhibir algunas de estas enzimas, pero otras cit 450 pueden tomar esa tarea. Va a ser importante si una mezcla de azoles puede tener una mejor actividad in vitro que un solo compuesto. Como se mencionó al principio, las actinobacterias son habitantes del medio ambiente, no sólo de la tierra, sino también del agua, y se han encontrado como comensales de insectos. Dada esta gran variedad de nichos ecológicos, estas bacterias deben estar preparadas para sobrevivir,

utilizando materiales muy diversos, algunos muy sencillos. Algunos de los microorganismos del suelo pueden utilizar inclusive compuestos orgánicos, como alcanos, e inclusive pueden ser capaces de romper anillos aromáticos. Estos compuestos entran al metbolismo general por varias vías, particularmente usando la vía del protocatecuato y del homogentisato, produciendo sucinato-acetilCoA y fumarato –acetoacetato, que ingresan al metabolismo para ser utilizados catabólica- o anabólicamente. En la Tabla 3, observamos la presencia de estos genes en M. smegmatis y en las actinobacterias de vida libre, como Nocardia, Rhododocccus, y Amycolatopsis, aunque sólo N. brasiliensis y R. equi poseen las dos vías. En los patógenos humanos M. tuberculosis y M. leprae no se observan estos genes. CONCLUSIÓN La obtención y el análisis in silico de los genomas bacterianos nos pueden ayudar a comprender mejor la fisiología y componentes patogénicos de los mismos, lo que nos permitirá desarrollar experimentos que nos ayuden a definir las debilidades de estos microorganismos, para ser utilizadas en su manejo y control.

REFERENCIAS Erko Stackebrandt, Fred A. Rainey, And Naomi L. Ward-Rainey. 1997. Proposal for a new hierarchic classification system, Actinobacteria classis nov. Int J Syst Bacteriol. 47:479-491. Welsh O, Vera-Cabrera L, Fernández-Reyes M, Gómez M, Ocampo J. Cutaneous tuberculosis confirmed by PCR in three patients with biopsy and culture negative for mycobacterium tuberculosis. Int J Dermatol. 2007 Jul;46(7):734-5. Vera-Cabrera L, Escalante-Fuentes WG, Gomez-Flores M, Ocampo-Candiani J, Busso P, Singh P, Cole ST. 2011. Case of diffuse lepromatous leprosy associated with “Mycobacterium lepromatosis”. J Clin Microbiol. 49(12):4366-8. Welsh O, Vera-Cabrera L, Salinas-Carmona MC. Mycetoma. Clin Dermatol. 2007 Mar-Apr;25(2):195-202. Al Akhrass F, Al Wohoush I, Chaftari AM, Reitzel R, Jiang Y, Ghannoum M, Tarrand J, Hachem R, Raad I. 2012. Rhodococcus bacteremia in cancer patients is mostly catheter related and associated with biofilm formation. PLoS One. 2012;7(3):e32945. Cole ST, Brosch R, Parkhill J, Garnier T, Churcher C, Harris D, Gordon SV, Eiglmeier K, Gas S, Barry CE 3rd, Tekaia F, Badcock K, Basham D, Brown D, Chillingworth T, Connor R, Davies R, Devlin K, Feltwell T, Gentles S, Hamlin N, Holroyd S, Hornsby T, Jagels K, Krogh A, McLean J, Moule S, Murphy L, Oliver K, Osborne J, Quail MA, Rajandream MA, Rogers J, Rutter S, Seeger K, Skelton J, Squares R, Squares S, Sulston JE, Taylor K, Whitehead S, Barrell BG. 1998. Deciphering the biology of Mycobacterium tuberculosis from the complete genome sequence. Nature. 1998 Jun 11;393(6685):537-44. Cole ST, Eiglmeier K, Parkhill J, James KD, Thomson NR, Wheeler PR, Honoré N, Garnier T, Churcher C, Harris D, Mungall K, Basham D, Brown D, Chillingworth T, Connor R, Davies RM, Devlin K, Duthoy S, Feltwell T, Fraser A, Hamlin N, Holroyd S, Hornsby T, Jagels K, Lacroix C, Maclean J, Moule S, Murphy L, Oliver K, Quail MA, Rajandream MA, Rutherford KM, Rutter S, Seeger K, Simon S, Simmonds M, Skelton J, Squares R, Squares S, Stevens K, Taylor K, Whitehead S, Woodward JR, Barrell BG. 2001. Massive gene decay in the leprosy bacillus. Nature. 409(6823):1007-11. Zhao W, Zhong Y, Yuan H, Wang J, Zheng H, Wang Y, Cen X, Xu F, Bai J, Han X, Lu G, Zhu Y, Shao Z, Yan H, Li C, Peng N, Zhang Z, Zhang Y, Lin W, Fan Y, Qin Z, Hu Y, Zhu B, Wang S, Ding X, Zhao GP. 2010. Complete genome sequence of the rifamycin SV-producing Amycolatopsis mediterranei U32 revealed its genetic characteristics in phylogeny and metabolism. Cell Res. 20(10):1096-108. Ishikawa J, Yamashita A, Mikami Y, Hoshino Y, Kurita H, Hotta K, Shiba T, Hattori M. 2004. The complete genomic sequence of Nocardia farcinica IFM 10152. Proc Natl Acad Sci U S A.101(41):14925-30 Zoropogui A, Pujic P, Normand P, Barbe V, Beaman B, Beaman L, Boiron P, Colinon C, Deredjian A, Graindorge A, Mangenot S, Nazaret S, Neto M, Petit S, Roche D, Vallenet D, Rodríguez-Nava V, Richard Y, Cournoyer B, Blaha D. 2012. Genome Sequence of the Humanand Animal-Pathogenic Strain Nocardia cyriacigeorgica GUH-2. J Bacteriol. 2012. 194(8):2098-9. Vera-Cabrera, L., R. Ortiz-Lopez, R. Elizondo-Gonzalez, A. Ali Perez-Maya, and Jorge Ocampo-Candiani. 2012. The complete genome sequence of Nocardia brasiliensis HUJEG-1. J. Bacteriol. 194(10):2761-2762

Profile for Rodrigo Soto Moreno

Revista Conocimiento 126  

Revista Ciencia CONOCIMIENTO Tecnología número 126

Revista Conocimiento 126  

Revista Ciencia CONOCIMIENTO Tecnología número 126

Advertisement