Page 1


CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

1


Una publicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León

Mtro. Rogelio Garza Rivera Rector M.A. Carmen del Rosario de la Fuente García Secretaria general Dr. Sergio S. Fernández Delgadillo Secretario de investigación, innovación y sustentabilidad Directora: Dra. Patricia del Carmen Zambrano Robledo Editor responsable: Lic. José Eduardo Estrada Loyo Secretario de redacción: Lic. Luis Enrique Gómez Vanegas Consejo Editorial Dr. Sergio Estrada Parra / Dr. Jorge Flores Valdés / Dr. Miguel José Yacamán / Dr. Juan Manuel Alcocer González / Dr. Ruy Pérez Tamayo / Dr. Bruno A. Escalante Acosta / Dr. José Mario Molina-Pasquel Henríquez Asistente editorial: Jessica Yadira Martínez Flores Diseño y supervisión técnica: Rodolfo Tono Leal Abstracts: José Ángel Garza Cantú Coeditora: Melissa del Carmen Martínez Torres Coedición electrónica: Ma. Rosaura González de la Rosa

Portada: Francisco Barragán Codina Webmaster: Mayra Silva Almanza Asistente administrativo: Claudia I. Moreno Alcocer Circulación: Juan Padilla Amador Arte y diseño página web: Rodrigo Soto Moreno Servicio social: Elizabeth Sauceda Mora, Emily Monserrat Vázquez Cano

Ciencia UANL Revista de divulgación científica y tecnológica Universidad Autónoma de Nuevo León, Año 19, Nº 80, julio-agosto de 2016. Es una publicación bimestral, editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Dirección de Investigación. Domicilio de la publicación: Biblioteca Universitaria Raúl Rangel Frías, Alfonso Reyes 4000 norte, 5º piso, Monterrey, Nuevo León, México, C.P. 64290. Teléfono: + 52 81 83294236. Fax: + 52 81 83296623. Editor responsable: Lic. José Eduardo Estrada Loyo. Reserva de derechos al uso exclusivo No. 04-2013062514034400-102. ISSN: 2007-1175 ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, Licitud de Título y Contenido No. 16547. Registro de marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial: 1437043. Impresa por: Serna Impresos, S.A. de C.V., Vallarta 345 Sur, Centro, C.P. 64000, Monterrey, Nuevo León, México. Fecha de terminación de impresión: 8 de julio de 2016, tiraje: 2,500 ejemplares. Distribuido por: Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Dirección de Investigación, Alfonso Reyes 4000 norte, 5º piso, Monterrey, Nuevo León, México, C.P. 64290. Las opiniones y contenidos expresados en los artículos son responsabilidad exclusiva de los autores y no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Prohibida su reproducción total o parcial, en cualquier forma o medio, del contenido editorial de este número. Publicación indexada al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, LATINDEX, CUIDEN, PERIÓDICA, Actualidad Iberoamericana, Biblat. Impreso en México Todos los derechos reservados © Copyright 2016 revista.ciencia@uanl.mx revista.ciencia@gmail.com 2

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


CiENCiAUANL Comité editorial CiENCiAUANL COMITÉ CIENCIAS DE LA SALUD COORDINADORA: Dra. Lourdes Garza Ocañas / UANL MIEMBROS: Dr. César González Bonilla / CVEAC Dr. Fernando Larrea Gallo / Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán Dr. Félix Recillas-Targa / UNAM Dr. Ruy Pérez Monfort / UNAM Dra. Noemí Waksman de Torres / UANL Dr. José Carlos Jaime Pérez / UANL Joseph Varon / The University of Texas Health Science Center- EUA Dra. Rocío Castro Ríos/ UANL Carlos López Otín / Universidad de Oviedo- España María E. Magallanes Lundback / Michigan State University, EUA Dr. Maximiliano Asomoza Palacios / UAM COMITÉ CIENCIAS EXACTAS COORDINADORA: Dra. Ma. Aracelia Alcorta García / UANL MIEMBROS: Dr. Gerardo Romero Galván / UAT Dr. Ricardo Rangel Segura /Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia Dr. Rodolfo Cortes Martínez / CICESE, Unidad Monterrey Dr. Víctor Coello / CICESE, Unidad Monterrey Dr. Enrique Raúl Villa Diharce / CIMAT, Guanajuato Dr. Óscar Susano Dalmau Cedeño / CIMAT, Guanajuato Dr. Martín Eduardo Frías Armenta / Universidad de Sonora Dra. Nora Elizondo Villarreal / UANL Dr. Jorge X. Velasco Hernández / UNAM

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

COMITÉ CIENCIAS AGROPECUARIAS COORDINADOR: Dr. Roque Gonzalo Ramírez Lozano / UANL MIEMBROS: Dr. Jairo Iván Aguilera Soto / UAZ Dr. Miguel Mellado Bosque / Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro Dr. Luis Ángel Rodríguez Del Bosque / INIFAP Dr. Manuel González Ronquillo / UAEM Dr. Rafael Ramírez Romero / UANL Dra. Katiushka Arévalo Niño / UANL Dr. Luis Edgar Rodríguez Tovar / UANL COMITÉ HUMANIDADES Y DIVULGACIÓN DE LA CIENCIA COORDINADOR: Dr. Óscar Flores Torres / Universidad Autónoma de Coahuila MIEMBROS: Dra. Magda Yadira Robles Garza / UDEM Dr. Francisco Xavier Moyssén Lechuga / Asociación Internacional de Críticos de Arte, Capítulo México Dr. José Javier Villarreal Álvarez Tostado/ UANL Dr. José Roberto Mendirichaga Dalzell / Grupo Milenio Monterrey Dr. Víctor Zorrilla Garza / Universidad Panamericana, Liceo Monterrey Roberto Rebolloso / UANL Dra. Lilia López Vera / UANL Lic. José Lorenzo Encinas Garza / Grupo Milenio M.L.E. Minerva M. Villarreal Rodríguez / UANL COMITÉ CIENCIAS NATURALES COORDINADOR: Dr. Rahim Foroughbakhch Pournavab / UANL MIEMBROS: Dra. Lorena Ruiz Montoya / Ecosur Dra. Paula Lidia Enríquez Rocha / Ecosur Dr. Juan Carlos Noa-Carrazana / Universidad Veracruzana

3


CiENCiAUANL Comité editorial CiENCiAUANL Dr. Adalberto Benavides Mendoza / UANL Dr. Juan Antonio Villanueva Jiménez / Colegio de Posgraduados Dr. Joel David Flores Rivas / Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica Dra. Patricia Tamez Guerra / UANL Dr. José Ma. Viader Salvadó / UANL Dr. José Santos García Alvarado / UANL Dr. Enrique Jurado Ybarra / UANL Dr. Glafiro Alanís Flores / UANL Dr. David Lazcano / UANL Dr. Javier Jiménez Pérez / UANL COMITÉ CIENCIAS SOCIALES COORDINADORA: Dra. Veronika Sieglin / UANL MIEMBROS: Dra. Rosa María Chávez Dagostino / Universidad de Guadalajara Dra. Irma Lorena Acosta Reveles / UAZ Dr. Daniel González / Universidad de Guadalajara Dra. Georgina Sánchez Ramírez / CFS Dr. Mario Italo Cerutti Pignat / UANL Dra. Teresa Elizabeth Cueva-Luna / CFN Dr. Pedro César Cantú Martínez / UANL Dr. Armando V. Flores Salazar / UANL Dra. Guadalupe Ruiz Cuéllar / Universidad Autónoma de Aguascalientes Dr. Héctor Manuel Jacobo García / Universidad Autónoma de Sinaloa Dr. Cirilo Humberto García Cadena / UANL Dr. José Antonio Padilla Arroyo / UAEM Dra. Lya Margarita Niño Contreras / UABC Dra. María Guadalupe Rodríguez Bulnes / UANL Dra. Leticia Romero / Universidad Autónoma de Tabasco COMITÉ INGENIERÍA Y TECNOLOGÍA COORDINADORA: Dra. María Idalia del Consuelo Gómez de la Fuente / UANL

4

MIEMBROS: Dr. Raymundo Arroyave / Texas A&M University, EUA Dr. Lucio Iurman / Universidad Nacional del Sur, Argentina Dr. José María Cabrera Marrero / Centro Tecnológico de Manresa, España Dr. Dionisio Antonio Laverde Catano / Universidad Industrial de Santander, Colombia Dr. Héctor D. Mansilla González / Universidad de Concepción, Chile Dr. Jesús de León Morales / UANL Dr. Mikhail Valentinovich Basin / UANL Dr. Juan Antonio Aguilar Garib / UANL Dr. Rafael Colás Ortiz / UANL Dra. Leticia Myriam Torres Guerra / UANL Dr. Konstantin Sobolev / UANL Dr. Maximiliano Asomoza Palacios / UANL Dr. Boris Ildusovich Kharissov / UANL Dr. Azael Martínez de la Cruz / UANL Dr. Héctor de León Gómez / UANL COMITÉ CIENCIAS DE LA TIERRA COORDINADOR: Dr. Carlos Gilberto Aguilar Madera / UANL MIEMBROS: Dr. Yam Zul Ernesto Ocampo Díaz / UASLP Dr. Gabriel Valdéz Moreno / Universidad Autónoma de Guerrero Dr. Antonio Cardona Benavides / UASLP Dr. Martin Alberto Díaz Viera / IMP Dr. Alberto Blanco Piñón / UAEH Dr. Juan Martin Gómez González / UNAM Dra. Elizabeth Chacón Baca / UANL Dr. Fernando Velazco Tapia / UANL Dr. Gabriel Chávez Cabello / UANL Dr. Javier Aguilar Pérez / UANL Dr. Uwe Jenchen / UANL Dra. Yolanda Pichardo Barrón / UANL

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Editorial / 7 Ciencia y sociedad / 8 Acoso laboral y culturas organizacionales Veronika Sieglin

Opinión / 13 Vacunas terapéuticas contra el VPH: envío de antígenos al retículo endoplásmatico José Juan Pérez Trujillo, Gabriel Figueroa Parra, Rodolfo Garza Morales, Humberto Rodríguez Rocha, Aracely García García, Odila Saucedo Cárdenas, Roberto Montes de Oca Luna, María de Jesús Loera Arias

Sustentabilidad ecológica / 30 Implicaciones de los objetivos de desarrollo sustentable Pedro César Cantú Martínez

Andamiajes / 21 De la arquitectura a las ingenierías Armando V. Flores Salazar

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

5


Estimación del potencial teórico de biogás en una granja de producción lechera en Tabasco / 54 Lorena Mercedes Sánchez Pedrero, José Ramón Laines Canepa, José Aurelio Sosa Olivier

Canal abierto / 35 Entrevista al doctor José Luis Comparán Elizondo Jessica Yadira Martínez Flores

Tendencias educativas / 42 La práctica tutoral a distancia en educación superior María Teresa Cervantes Loredo, Sergio Manuel de la Fuente Valdez, Heberto Alfonso Aguilar Martínez, Yolanda López Lara

ConCiencia / 59 Jóvenes sicarios. La generación desechable: vivir rápido y morir joven/ José Lorenzo Encinas Garza

Tópicos / 66 El Instituto de Investigaciones de la UNL: sus publicaciones (1944 - 1973) Jorge S. Marroquín de la Fuente Ejes / 74 Calidad de la carne de cerdo en canal. Impacto de los genes halotano y napole Lorenzo Reyna Santamaría, José Luis Figueroa Velasco, Rubén Darío Martínez Rojero Acuse / 81 México tóxico. Emergencias químicas Héctor Carlos Lazcano Fernández

Nuestra portada

Ciencia en breve / 84 Colaboradores / 89 Información para los autores / 92

Cinturones orogénicos sepultados bajo la Sierra Madre Oriental: basamento precámbrico y paleozoico / 47 Juan Alonso Ramírez Fernández, Uwe Jenchen

6

Cúpula del Cinema Río 70, en Monterrey,N.L. Diseño de portada de Francisco Barragán Codina.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


EDITORIAL

Entre las grandes obras que el ser humano ha aportado para su propio desarrollo destacan, por su contribución utilitaria y por la relevancia estética de su aplicación, la ingeniería y la arquitectura. Ilustrativo ejemplo de conjunción entre la ciencia y el arte. De manera genérica podemos definir la ciencia como las distintas ramas del saber humano que se abocan al mundo natural o físico y sus aplicaciones tecnológicas. Y al arte como la actividad en la que el ser humano recrea, con una finalidad estética, formas bellas valiéndose de la materia. Al respecto, en este número, en la sección “Andamiajes”, Armando V. Flores Salazar nos habla sobre el punto de quiebre que tuvieron las ciencias y las artes durante el periodo del Renacimiento europeo, desintegrándose entre sí y dando como resultado, en el caso de la arquitectura, el surgimiento de las ingenierías, para posteriormente darnos un pequeño paseo histórico sobre los orígenes y desarrollo de las obras arquitectónicas en la región noreste de nuestro país. En “Ciencia y sociedad”, con el artículo “Acoso laboral y culturas organizacionales”, Veronika Sieglin nos expone la problemática que actualmente se vive en el mundo del trabajo, relacionada con la persecución y las diversas formas de violencia, ligadas a la implantación del paradigma neoliberal y la globalización. En el campo de la salud se han estado creando vacunas con el fin de prevenir la proliferación del virus del papiloma humano (VPH), por lo que en nuestra sección de “Opinión”, en el artículo titulado “Vacunas terapéuticas contra el VPH”, se describen diversas técnicas para lograr una mayor efectividad de dichas vacunas como: el envío de antígenos al retículo endoplásmatico a través de

EDUARDO ESTRADA LOYO*

proteínas que funjan como chaperonas, a través del direccionamiento de antígenos utilizando un péptido señal, o la fusión de antígenos a una señal KDEL, entre otras. En el apartado “Canal abierto” presentamos la entrevista realizada al doctor José Luis Comparán Elizondo, profesor emérito de la UANL; doctorado en ciencias pedagógicas por la Universidad de Camagüey, Cuba; maestro en ciencias, con especialidad en geofísica, en la Universidad de Toronto, Canadá, y exdirector de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UANL. Durante su periodo como director creó los laboratorios indispensables para la enseñanza de la parte experimental de la física, reorganizó y sistematizó de manera informática el Departamento Escolar y, ampliando los fondos, la infraestructura y los contenidos bibliográficos de la biblioteca, “haciéndola más digna”. En el artículo “Tópicos” el doctor Jorge Marroquín de la Fuente nos hace una completa relación de las publicaciones generadas por el Instituto de Investigaciones Científicas de la UNL, en el periodo de 1944-1973, antecedente más lejano de lo que hoy es la Dirección de Investigación de la UANL. En este texto el doctor Marroquín realiza un valioso recorrido histórico bibliográfico haciendo hincapié en la importancia de la fuente bibliográfica para la subsistencia y preservación del conocimiento científico generado en beneficio de las nuevas generaciones de investigadores. Por último, en “Ciencia en breve”, les brindamos notas cortas sobre actualidades relacionadas con la salud, educación, ingeniería, ciencias agropecuarias, etcétera. Cabe aclarar que esta sección se actualiza diariamente en la página Web y en las apps para dispositivos móviles.

* Universidad Autónoma de Nuevo León.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

7


CIENCIA Y SOCIEDAD VERONIKA SIEGLIN*

Acoso laboral

y culturas organizacionales En la actualidad hay un amplio reconocimiento de las diversas formas de violencia interpersonal en los espacios laborales. Algunas de éstas recaen incluso en el ámbito de la violencia criminal. Por ejemplo, durante la década de los noventa en los Estados Unidos más de dos millones de personas por año fueron víctimas de agresiones criminales –asaltos, robo, violación sexual– en el lugar de trabajo y más de 1,000 personas por año fueron asesinadas. Además, 44% de las mujeres y 19% de los varones enfrentaron algún tipo de acoso sexual en el trabajo.1 No todos los tipos de violencia generan daños físicos o materiales visibles, sin que sean por ello menos perniciosos. Esto es el caso de los ataques contra la integridad psicológica, la imagen profesional y la pertenencia sociolaboral de las víctimas. A veces, las agresiones psicológicas y simbólicas forman parte de conflictos interpersonales casuales y desaparecen tan pronto como se resuelva la disputa. Sin embargo, otras veces, persisten durante largo tiempo y son administradas con regularidad,

8

sistematicidad y persistencia contra uno o varias personas. Solamente para este caso de violencia interpersonal está reservado el término de acoso laboral.2-5 Los ataques pueden provenir de superiores, pares o subordinados. El acoso laboral se compone de un conjunto de conductas, que, por sí mismas, son al principio casi inocuas y sutiles, lo que dificulta su pronta identificación como agresión. Dado que cada acto hostil se enlaza con sucesos simultáneos y anteriores, el efecto de las agresiones se intensifica. Con el tiempo, comprometen el estatus personal de la víctima y hacen peligrar sus posibilidades de formar parte de un grupo, mantener un buen nivel de autoestima, controlar sus interacciones con otros y de encontrar sentido y significado en su trabajo.5-11 A principio del milenio, 24% de las empresas estadounidenses habían registrado actos de acoso laboral.5 Di* Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: veronika.sieglin@uanl.edu.mx

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


versos estudios en áreas económicas específicas encontraron que hasta 40% de la planta laboral había sufrido acoso laboral.6 La Oficina Mundial de Trabajo estimó que en la Unión Europea 6% de la población económica activa había sufrido violencia física, 2% violencia y acoso sexual, 7% hostigamiento y 9% acoso laboral.5 Según esta misma fuente, desde la década de los ochenta la incidencia de violencia física ha disminuido levemente en los países desarrollados, mientras que la violencia psicológica y simbólica se encuentra en auge.5 Para México no existen datos generales de incidencia. Dada la variedad de instrumentos, diversos estudios sostienen que el acoso laboral (bullying, mobbing) afecta entre 29%13, 14 y 84% de la planta laboral.16,17 En vista de que el acoso laboral se desarrolla entre individuos, hay una considerable cantidad de estudios que han analizado los perfiles de agresores18,19 y víctimas8,20,21 y que proponen estrategias de intervención para contener la agresividad de los unos y fortalecer psicológicamente a los otros contra las agresiones. La centralidad que se otorga a los individuos en estos enfoques se liga a menudo al presupuesto de que el acoso se originaría en las estructuras de personalidad de victimarios y víctimas. Sin embargo, al reducir la problemática a ciertos aspectos psicológicos individuales, no se puede explicar por qué cada vez más personas hacen uso de la violencia y por qué la agresividad individual se incrementa en momentos cuando las sociedades capitalistas observan grandes cambios estructurales.5,22 Para encontrar una respuesta es necesario incluir en el horizonte de la discusión las transformaciones sociales en general, al igual que los cambios en el ámbito organizacional de empresas e instituciones.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

CAMBIOS EN LAS RELACIONES LABORALES A NIVEL GLOBAL Y NUEVOS RIESGOS PSICOSOCIALES EN EL TRABAJO El ascenso del acoso laboral va paralelo con cambios profundos en las relaciones laborales ligados a la implantación del paradigma neoliberal durante la década de los años ochenta. La integración de regiones y países en un mercado global altamente competitivo ha intensificado las presiones sobre empresas e instituciones para mantenerse en el mercado. En su apoyo, muchos gobiernos han emprendido reformas laborales que facilitan a las organizaciones productivas adoptar políticas de reducción de costos y de flexibilización de sus procesos. Las nuevas legislaciones laborales allanan el despido de trabajadores, autorizan nuevas formas de contratación (subcontración, outsourcing), posibilitan la extensión de la jornada laboral y el recorte de prestaciones y derechos laborales.5,23,24 A ello se agregan el efecto del incremento de la productividad sobre empleo (contracción de puestos vacantes) y una menor disposición del Estado para intervenir en caso de conflictos entre capital y trabajo. Este escenario influye en los trabajadores y en su interacción social. Las reformas laborales y los cambios en la organización del trabajo incrementan, por un lado, la presión sobre los individuos y elevan de esta forma el estrés; por el otro, impulsan la competencia y la rivalidad entre los sujetos, incentivan la construcción de relaciones sociales meramente estratégicas, las cuales terminan por demoler relaciones solidarias y debilitan la confianza en los cotrabajadores y las redes sociales. Los individuos pierden así capital social. En suma, los riesgos psicosociales en el trabajo se han elevado.23,24

9


ORGANIZACIONES DE TRABAJO Y VIOLENCIA INTERPERSONAL Existen diversos enfoques para explicar el ascenso de la violencia simbólica y psicológica y, en particular, el acoso laboral en la cotidianeidad de empresas e instituciones. Un primer enfoque comprende el acoso laboral como efecto de un caos organizacional.25,26 Parte de la idea de que en las empresas hay una constante renegociación informal del orden normativo. Aunque este orden permanezca a veces estable durante largo tiempo, nuevos arreglos sociales, formas de contratación, tecnologías, dispositivos de control del trabajo y el rediseño de la normatividad institucional pueden erosionarlo. La percepción de que la empresa/institución haya roto el contrato psicológico, de que existan tratos desiguales e injusticias, de que los grupos dominantes amasen privilegios y ventajas – al tiempo que las condiciones de la mayoría se tornan más precarias– aunada a dudas acerca de la capacidad, la pertinencia y la legitimidad de las gerencias influyen en la motivación y la disposición de colaborar de los individuos y acentúan al mismo tiempo las contradicciones estructurales en la organización. El conjunto de estos factores compromete la consecución de las metas y

10

objetivos organizacionales, la legitimidad de los liderazgos e incluso la viabilidad de la institución misma. Cuando las personas no consiguen subsanar las fallas y se perciben rebasados por los problemas, tienden a inculpar los problemas a colaboradores y subordinados. Poco a poco emana un escenario idóneo para el maltrato físico, psicológico y simbólico que tiende a afectar sobre todo a los trabajadores más vulnerables ya sea por su adscripción étnica, racial o de género, u ocupar un rango laboral más bajo en la empresa.13,25,26 El acoso laboral constituye también un medio para debilitar a posibles competidores o a quienes tienen la capacidad de cuestionar a la autoridad en turno. En todos estos casos, el acoso laboral es parte de un esfuerzo individual por restituir la autoridad personal y el control perdidos sobre procesos organizacionales.14,15 En suma, el acoso laboral se da sobre todo en empresas e instituciones con deficiencias organizacionales: entre ellas figuran vacíos normativos, elevados niveles de opacidad, escasas oportunidades y espacios de participación, una justicia distributiva erosionada, culturas de apoyo y protección débiles y liderazgos autoritarios o deficientes.27 Un segundo enfoque, insertado en la teoría del intercambio social, relaciona el acoso laboral con tres grandes

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


estructuras y procesos en la organización: los primeros hacen referencia a los antecedentes estructurales que posibilitan el acoso; los segundos lo convierten en una opción de acción racional (factores motivantes) y los terceros lo desencadenan.28,29 Al conjugarse los tres, el acoso laboral se torna posible, ya que bajo estas circunstancias el despliegue sistemático y reiterado de la violencia compromete sólo débilmente la posición laboral y los objetivos y metas de los agresores. Entre los factores que posibilitan el acoso figura un pronunciado desbalance de poder entre los actores. Este puede provenir desde el ámbito social, que enmarca a la organización (culturas de género, etnicidad, raza, religión, etcétera), o bien desde el interior de la empresa: liderazgos en extremo autoritarios y verticales y diferencias acentuadas entre los rangos laborales. A estos desequilibrios sociopolíticos se suman otros elementos que reducen el costo personal de un despliegue agresivo y que convierten el acoso en una estrategia de acción factible: la ausencia o la insuficiencia de estructuras y procesos punitivos en caso de transgresiones de la normatividad institucional; la insensibilidad o la indiferencia institucionales frente al uso de la violencia; un elevado grado de burocratización; escasas posibilidades de expresar críticas y quejas y un alto grado de informalidad en las relaciones al interior de la organización, lo que hace más difícil identificar una conducta como apropiada o inapropiada. Los factores motivantes convierten el uso sistemático de la violencia interpersonal en una estrategia de acción racional. Entre ellos figura un escenario interno altamente competitivo y politizado tanto para lograr promociones laborales como para acceder a recursos institucionales. Las rivalidades entre los individuos se incentivan también a través de sistemas salariales que se basan en el rendimiento individual, y por políticas de promoción laboral que favorecen incluso a quienes hayan observado conductas éticas o legales cuestionables. Es asi como dichos contextos institucionales convierten el acoso laboral en una estrategia razonable para eliminar a competidores o acallar a críticos. Pero la violencia interpersonal se desencadena únicamente cuando el individuo se percibe amenazado por cambios en el status quo. Esto es el caso de reingenierías organizacionales, despidos masivos de personal, recortes presupuestales y demás sucesos que incrementan el estrés y la angustia en todo el personal y por ende también la irritabilidad y agresividad de los individuos.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

CONCLUSIÓN Ambos enfoques sociológicos permiten comprender que la sola explicación del acoso laboral, a partir de los perfiles psicológicos de agresores y víctimas, constituye un reduccionismo teórico que desvincula la conducta de los individuos de las características ambientales. Además, las estrategias de prevención del acoso laboral basadas únicamente en las características psicológicas de las personas involucradas no son suficientes para la creación de una cultura de tolerancia, respeto y paz en las organizaciones laborales. Ciertamente, para las gerencias, el discurso psicologizante puede resultar políticamente conveniente dado que eclipsa los problemas e ineficiencias organizacionales, lo que convierte el uso de la violencia interpersonal en una opción de acción redituable. No obstante, a largo plazo, la persistencia y la intensificación de la violencia interpersonal ligada a culturas organizacionales deficientes terminan por mermar la competitividad de una empresa o institución, dado que se corre el riesgo de perder colaboradores valiosos y se conserva un ambiente laboral que desmotiva y desestimula a los trabajadores, mengua su productividad y desalienta la ciudadanía organizacional. REFERENCIAS 1.

2.

3. 4.

5. 6.

7.

Warchol, G. (1998). Workplace violence, 1992-96. Bureau of Justice Statistics. Special Report, julio, 1-9. Disponible en línea: http://www.ojp.usdoj.gov/bjs/ Consultado el 15/03/2016. Einarsen, S. (2000). Harassment and Bullying at Work: A Review of the Scandinavian Approach”. Aggression and Violent Behavior, 5(4), 379-401. Martínez, M. (2006). El acoso psicológico en el trabajo: la experiencia en Puerto Rico. Aletheia, 24, 21-33. Justicia, F., Benítez, J. & Fernández, E. (2006). Caracterización del acoso psicológico en el contexto universitario. Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, 22(3), 293-308. Chappel, D. & Di Martino, V. (2006).Violence at work. Third edition. Geneva: International Labour Office, 49-52. Keashley, L. & Neuman, J. (2010). Faculty experiences with bullying in higher education. Causes, consequences, and management. Administrative Theory & Practice, 32(1), 48-70. Hogh, A., Hansen, A., Mikkelsen, E. & Persson, R. (2012). Exposure to negative acts at work, psychological stress reactions and physiological stress response. Journal of Psychosomatic Research, 73, 47-52.

11


8.

9.

10.

11.

12.

13.

14.

15.

16.

17.

18.

12

Loh, J., Lloyd, S., Restubog, D. & Zagenczyk, T. (2010). Consequences of Workplace Bullying on Employee Identification and Satisfaction Among Australians and Singaporeans”. Journal of Cross-Cultural Psychology, 41(2), 236-252. Topa, G., Depola, M. & Morales, J. (2007). Acoso laboral: Meta-análisis y modelo de sus antecedentes y consecuencias. Psicotema, 19(1), 88-94. Meseguer, M.; Soler, M.; García, M.; Sáez, M. & Sánchez, J. (2007). “Los factores psicosociales de riesgo en el trabajo como predictores del mobbing”. Psicotema, 19(2), 225230. Jacobson, K.; Hood, J. & Van Buren, J. (2014). Workplace bullying across cultures: A research agenda. International Journal of Cross Cultural Management, 14(1), 47-65. Salin, D.; Tenhiälä, A.; Roberge, M.E. & Berdahl, J. (2014). I wish I had … Target Reflections on Responses to Workplace Mistreatment. Human Relations, 1, 1-23. Sieglin, V.; Verástegui, A; Romero, L. y Gracida, N. (2014). Acoso laboral y agresiones sexuales en el trabajo universitario. Un estudio de caso de una universidad estatal. En: Libro de ponencias del Foro de Derechos Humanos de las Mujeres en la Educación Superior. Mexicali: Universidad Autónoma de Baja California. Sieglin, V. (2011). El acoso laboral en universidades públicas en México. Incidencia y factores subyacentes. En: Peña, F. y Fuentes, R. (coords.). Tras las huellas del asedio grupal en México (mobbing), México: EON, UANL, IPN, 21-42. Sieglin, V. (2012). El impacto del acoso laboral en los observadores. Estudios de caso en instituciones académicas en México. Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo, 17( 27), 191-223. Aldrete, M.; Pando, M.; Aranda, C.; Torres, T. (2006). Acoso psicológico en el trabajo: ¿Un problema de género? Enseñanza e Investigación en Psicología, enero-junio, 11(1), 53-63. Del Pino, R. (2011). Aproximación al mobbing en las empresas mexicanas: violencia y acoso psicológico en el trabajo en personal estratégico de alto valor organizacional. Ponencia presentada en el XV Congreso Internacional de Contaduría, Administración e Informática. Disponible en línea: q=acoso+laboral+m%c3%a9xico&hl=es&as_ sdt=0,5. Consultado el 17/03/2016. Rodríguez, A., Moreno, B., Baillien, E., Sanz, A. & Moreno, Y. (2012). Agredidos que agreden: la relación recíproca entre víctima y agresor en situaciones de acoso psicológico en el trabajo. Psicothema, 24(3), 358-363.

19. Acosta, M.; Torres, T.; Aguilera, M.; Parra, L. (2013). El acoso psicológico laboral desde la mirada de un perpetrador: Un estudio de caso. Revista Mal-estar e Subjetividade, XIII(1-2), 13-43 20. Peralta, M. (2004). El acoso laboral – mobbing. Perspectiva psicológica. Revista de Estudios Sociales, 18, 111122. 21. López, M., Vázquez, P. & Montes, M. (2012). Perfil de la víctima de mobbing en Galicia. Especial atención a las diferencias de género. Revista Galega de Economía, 21(1), 1-19. 22. Sieglin, V. (coord.) (2009). Neoliberalismo y depredación social. Monterrey: Universidad Autónoma de Nuevo León. 23. Jain, A., Saeed, K., Arnaout, S. & Kortum, E. (2012). The psychosocial environment at work: an assessment of the World Health Organization Regional Office for the Eastern Mediterranean. Eastern Mediterranean Health Journal/La Revue de Santé de la Méditerranée Orientale, 18(4), 325-331. 24. World Health Organization (2005).Mental health policies and programmes in the workplace. Ginebra: World Health Organization. 25. Roscigno, V., Hodson, R. & López, S. (2009). Workplace incivilities: the role of interest conflicto, social closure and organizational chaos. Work, Employment Society, 23(4), 747-773. 26. Hodson, R., Roscigno, V. & López, S. (2006). Chaos and the abuse of power: workplace bullying in organizational and interactional context. Work and Occupations, 33(4), 382-416. 27. Sieglin, V. (2015). Huellas de patologías organizacionales: trastornos somáticos y su vinculación con culturas organizacionales y el acoso laboral en la educación superior. En: Cerros, E., Sieglin, V., Acosta, I. y García, L. (coords.) Políticas educativas y construcción de subjetividades en universidades. México: Clave Editorial, Universidad de Guadalajara, Universidad Juárez Autónomo de Tabasco y Universidad Autónoma de Zacatecas, 13-50. 28. Salin, D. (2003). Ways of Explaining Workplace Bullying: A Review of Enabling, Motivating and Precipitating Structures and Processes in the Work Environment. Human Relations, 56(10), 1213-1232. 29. Parzefall, M. & Salin, D. (2010). Perceptions of and reactions to workplace bullying: A social Exchange perspective. Human Relations, XX(XV), 1-20.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


JOSÉ JUAN PÉREZ TRUJILLO*, GABRIEL FIGUEROA PARRA*, RODOLFO GARZA MORALES*, HUMBERTO RODRÍGUEZ ROCHA*, ARACELY GARCÍA GARCÍA*, ODILA SAUCEDO CÁRDENAS*,**, ROBERTO MONTES DE OCA LUNA*, MARÍA DE JESÚS LOERA ARIAS**

OPINIÓN

Vacunas terapéuticas contra el VPH: envío de antígenos al retículo endoplásmico El cáncer de cérvix es una neoplasia maligna que se encuentra relacionada con la presencia del virus del papiloma humano (VPH). De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que cada año aparecen cerca de 530,000 nuevos casos y 270,000 muertes en el mundo, y que alrededor de 85% de estos casos se presenta en países subdesarrollados.1 La distribución mundial de los tipos de VPH es alta y variable, pero se ha reportado una mayor prevalencia de los tipos 16, 18, 31, 52 y 58,2 los cuales han sido reportados como virus de alto riesgo oncogénico.3 Las reinfecciones persistentes por VPH predisponen al desarrollo de cáncer, el cual inicia por la integración del genoma viral en la célula y la expresión de las proteínas virales oncogénicas, E6 y E7, que provocan la inactivación de los genes supresores de tumor p53 y pRB, respectivamente, iniciando así con la malignización celular.4 Los tratamientos contra el cáncer consisten en la reducción y eliminación de las células tumorales por qui-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

mioterapia y radioterapia o la remoción del tumor por cirugía; sin embargo, no suelen ser del todo efectivas y se presentan casos de reincidencia y metástasis.5 En los últimos años se han desarrollado vacunas profilácticas para prevenir la infección por VPH, las cuales consisten en la generación de anticuerpos neutralizantes contra las proteínas estructurales L1/L2 del virus, éstas impiden la entrada viral en la célula y su diseminación; dichas vacunas ya son comercializadas y aplicadas en la población generando altos niveles de protección.6 En cuanto al desarrollo de tratamientos terapéuticos, las oncoproteínas E6 y E7 han sido tema de numerosas investigaciones debido a su rol en el desarrollo del cáncer, así como los epítopos que presentan; sin embargo, aún se presentan barreras para obtener una vacuna terapéutica eficiente.7 *

Universidad Autónoma de Nuevo León. Instituto Mexicano del Seguro Social. Contacto: maricgu_loera@yahoo.com.mx

**

13


La mayoría de las estrategias se han enfocado en despertar una respuesta inmune celular, ya que es la más efectiva para la eliminación de células malignizadas. En esta revisión recopilamos los trabajos más relevantes de los últimos años enfocados a despertar una respuesta inmune celular mediante la estrategia del direccionamiento de antígenos al retículo endoplásmico.

con el fin de eliminar la sobrecarga, por medio de la vía de degradación asociada a retículo endoplásmico (ERAD, por sus siglas inglés), la cual culmina con la ubiquitinización y degradación de dichas proteínas en el proteosoma;8,9 sin embargo, cuando el estrés es crónico se activa el proceso de muerte celular programada o apoptosis.10 PRESENT ACIÓN DE ANTÍGENOS PRESENTA

EL RETÍCULO ENDOPLÁSMICO El retículo endoplásmico (RE) recibe de manera cotraduccional y postraduccional todas las proteínas destinadas a la vía secretora, a los lisosomas o a la incorporación a la membrana plasmática; esto gracias a una secuencia de aproximadamente 20 aminoácidos llamada péptido señal (SP, por sus siglas en inglés), presente en el extremo N-terminal. Una vez en retículo endoplásmico, las proteínas recién sintetizadas sufren modificaciones postraduccionales, plegamiento y ensamblaje por acción de proteínas con propiedades de chaperonas, isomerasas, peptidasas, oxidoreductasas, entre otras, para posteriormente ser empaquetadas en vesículas y enviadas al aparato de Golgi. En el caso de las proteínas que no logran ser plegadas de manera adecuada, o cuando se presenta un exceso de proteínas a procesar en retículo endoplásmico, se genera una respuesta aguda de estrés en este orgánulo (también conocida como respuesta a proteínas mal plegadas o UPR, por sus siglas en inglés) que consiste en la activación de genes involucrados en el procesamiento de las proteínas,

14

En condiciones fisiológicas normales, las células del sistema inmune participan en un proceso de inmunovigilancia para detectar infecciones o alteraciones en las células y éstos se realiza a través del reconocimiento del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC, por sus siglas en inglés) tipo I y II. El MHC-I se expresa en todas las células nucleadas y presenta epítopos de proteínas intracelulares; mientras que el MHC-II se expresa en las células presentadoras de antígenos (APC, por sus siglas en inglés), como macrófagos y células dendríticas, y presenta epítopos de proteínas exógenas; sin embargo, estas células también pueden presentar dichos epítopos por MHC-I mediante el proceso llamado presentación cruzada de antígeno.11 La formación del MHC-I se lleva a cabo en el retículo endoplásmico donde se integra con una cadena pesada anclada a la membrana, una cadena corta soluble de β2microglobulina y un epítopo de 8 a 10 aminoácidos cargado en la hendidura de la porción distal de la cadena pesada para ser presentado al receptor TCR (T-cell receptor) de los linfocitos. Este complejo presenta principal-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


mente epítopos provenientes de proteínas intracelulares degradadas por el proteosoma (incluyendo aquellas derivadas de la vía ERAD), los cuales pueden ser productos de proteínas propias, derivadas del mecanismo de eliminación de proteínas no funcionales, y de proteínas no propias, como antígenos de virus o bacterias.12 También se han descrito otras fuentes de péptidos para presentación por MHC-I como la transferencia de péptidos por uniones tipo gap entre células vecinas, la generación de péptidos a través de los productos defectuosos ribosomales (DRiPs, por sus siglas en inglés) y los péptidos ligados generados por el splicing alternativo en el core 20S del proteosoma.13 Los péptidos generados en el citosol deben ingresar al retículo endoplásmico y esto se logra a través de proteínas de transporte asociado a presentación de antígeno (TAP, por sus siglas en inglés). Sin embargo, la eficiencia con que esto ocurre es baja, ya que se ha reportado que por cada 104 proteínas degradadas sólo se presenta 1 epítopo por MHC-I en la membrana celular.14 Una vez que dichos péptidos logran entrar al retículo endoplásmico, éstos son editados a través de una serie de cortes en su extremo N-terminal por acción de las aminopeptidasas asociadas a presentación de antígenos (ERAAP, por sus siglas en inglés), formando así los epítopos que serán presentados por el MHC-I.15,16 Además, se sabe que las células tumorales o infectadas por virus han generado mecanismos de evasión al sistema inmune, siendo el más destacado la disminución de la expresión de moléculas de MHC-I para impedir la presentación de antígenos.17 Por lo anterior, desde hace años se ha trabajado en estrategias que ayuden a direccionar de manera más eficaz los antígenos a las vías de presentación por MHC y de esta manera lograr una mejor activación de la respuesta inmune.18 ENVÍO DE ANTÍGENOS AL RETÍCULO ENDOPLÁSMICO A TRAVÉS DE CHAPERONAS Se ha descrito que la inmunización con chaperonas del retículo endoplásmico obtenidas a partir de lisados de células tumorales o infectadas por virus es capaz de despertar una respuesta inmune mediada por linfocitos T CD8+, y que dicho efecto se atribuye a que durante la expresión de proteínas en la célula afectada, hay un gran porcentaje de antígenos específicos del tumor o virus,

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

que se encuentran formando complejos con las chaperonas.19 Estos complejos son procesados por las vías previamente descritas así como por la vía de presentación cruzada de antígeno, la cual amplifica la respuesta inmune obtenida al compararla con utilizar el antígeno solo.20 Debido a estas observaciones, se ha optado por realizar fusiones génicas de antígenos con diversas chaperonas mediante el uso de la ingeniería genética. La calreticulina es una proteína chaperona de 63 kDa residente en el lumen del retículo endoplásmico, por lo cual presenta un péptido señal y una señal KDEL, para su retención en este orgánulo, además de sitios de unión a Ca+2.21 Ésta es una de las proteínas que participan en el complejo de carga de antígeno (PLC, por sus siglas en inglés), compuesto además por las proteínas de transporte asociado a presentación de antígeno (TAP), la tapasina, ERp57 y calnexina.22 Además, la calreticulina también presenta funciones como regulador de los niveles citosólicos de Ca+2, y como señal de fagocitosis para células preapoptóticas, entre otras funciones.23 En un estudio in vitro se determinó que la deficiencia de calreticulina provoca una disminución del MHCI, ya que participa estabilizándolo para su migración a la membrana celular.24 Asimismo, se ha reportado que participa en la recaptura y reciclaje de dicho complejo desde el aparato de Golgi y favorece el cargado correcto de los epítopos.25 Otra característica importante de la calreticulina es su rol en la membrana celular como señal para estimular la fagocitosis de células apoptóticas por fagocitos profesionales y no profesionales. Este proceso ha sido catalogado como muerte inmunogénica.26,27 Sin embargo, se ha demostrado que esta señal se encuentra bloqueada por la expresión de CD47, por lo que algunos tratamientos que interfieren con CD47 han demostrado mejorar la respuesta inmune.28 Se ha reportado que al fusionar el antígeno E7 del VPH16 a calreticulina, e inmunizar ratones con dichas construcciones se obtiene un aumento de la respuesta inmune específica al antígeno.29,30 Asimismo, en un estudio comparativo con vacunas de ADN donde se fusionó el antígeno E7 del VPH16 a señales de envío a lisosomas o a calreticulina, HSP70 o la exotoxina A de P. aeuruginosa para su direccionamiento al retículo endoplásmico, se observó que con el envío dirigido hacia el RE, y en particular mediante la fusión a calreticulina, se obtiene una mayor respuesta inmune antitumoral específica.31 Poste-

15


riormente se demostró que este sistema era reproducible para la proteína E6 del VPH16, donde además se utilizó la señal VP22 del virus del herpes simple tipo I para la diseminación intercelular del antígeno, con lo cual se podría aumentar el número de células que presenten el antígeno. Con esta estrategia se obtuvo una buena protección; sin embargo, la fusión a calreticulina prevaleció como la mejor estrategia para la obtención de un mayor número de linfocitos CD8+ específicos, así como una mejor respuesta antitumoral.32 A pesar de esto, se ha reportado que estas vacunas antitumorales no eran eficaces en estadios avanzados de la enfermedad, por lo que se ha optado por combinarlas con terapias adyuvantes,33,34 así como continuar con la búsqueda para mejorar los resultados. Desde entonces, se han realizado numerosos estudios de evaluación de la respuesta inmune empleando la calreticulina fusionada a diversos antígenos, que han resultado en un aumento de linfocitos CD8+ específicos, así como en una mayor sobrevivencia en los ensayos antitumorales in vivo tanto en modelos profilácticos como terapéuticos de la enfermedad.29,30,35-38 Donde además se ha buscado no sólo mejorar la presentación de antígenos, sino también la sobrevida y funcionalidad de las células presentadoras de antígeno con el objetivo de optimizar dicho mecanismo.39 Hay que mencionar que hay múltiples fusiones de los antígenos del VPH a otras chaperonas residentes del retículo endoplásmico, como a gp96, la cual fue capaz de

16

generar una respuesta celular tipo Th1 reduciendo así el crecimiento tumoral;34 lo mismo se reportó con la fusión de un epítopo de E7 a las chaperonas ER-60, tapasina y calnexina.40 Sin embargo, la fusión a calreticulina es una estrategia que ha avanzado en diversos ensayos preclínicos y clínicos.41 Por otro lado, en estudios recientes se ha reportado que la sobreexpresión de calreticulina en algunos tipos de cáncer está relacionada con la capacidad de invasión celular y metástasis; esto posiblemente se deba a la participación de la calreticulina en la homeostasis de Ca+2 intracelular así como en múltiples vías de señalización involucradas en la adhesión y motilidad celular.42 Esto representa una posible desventaja en el uso de las estrategias que involucren la sobreexpresión de proteínas propias de la célula, ya que esto podría afectar el equilibrio intracelular; aun así, deben realizarse más estudios para determinar si la sobreexpresión transitoria de la calreticulina que ocurre durante la inmunización representa un verdadero riesgo. DIRECCIONAMIENTO DE ANTÍGENOS UTILIZANDO UN PÉPTIDO SEÑAL Como ya mencionamos anteriormente, el péptido señal consiste en una pequeña secuencia de aminoácidos presente en el extremo N-terminal de todas las proteínas destinadas a la vía secretora, y éste es escindido durante la maduración de la proteína. Su principal función es en-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


marcar el envío de las proteínas recién sintetizadas a su orgánulo correspondiente; además, se ha reportado que en algunos casos esta señal puede estar involucrada en la regulación de los niveles de transcripción del gen asociado.43 Se ha demostrado que epítopos cortos de 9-11 aminoácidos expresados por minigenes fusionados a un péptido señal pueden entrar directamente al retículo endoplásmico y derivar en un aumento en la presentación de estos epítopos por el MHC-I.44,45 Esto representa una buena estrategia para mejorar la presentación de antígenos ya que aumenta la presencia del epítopo específico en el retículo endoplásmico, y gracias a su tamaño podría pasar directamente a ser cargado al MHC-I; sin embargo, es necesario mencionar que existen limitantes debido a los distintos haplotipos de MHC de la población. Por lo anterior, se siguen buscando estrategias que involucren el uso de proteínas completas o tándems de epítopos, que al ser degradados nos puedan otorgar los epítopos más inmunogénicos para cada individuo. FUSIÓN DE ANTÍGENOS A UNA SEÑAL KDEL Debido a la dinámica que presenta el retículo endoplásmico, pueden presentarse pérdidas de proteínas residentes de este orgánulo hacia el cis-Golgi o, eventualmente, al espacio extracelular; por lo tanto, es necesaria la presencia de señales específicas que permitan su recaptura hacia el retículo endoplásmico.46 Para esto existen principalmente dos señales, KDEL (para proteínas solubles) y KKXX (para proteínas transmembranales), la primera muestra valores de mayor eficiencia en la recaptura de proteínas desde compartimentos post-RE.47 La señal KDEL (Lys-Asp-Glu-Leu) se encuentra en el extremo C-terminal de las proteínas residentes en el lumen del retículo endoplásmico. Esta señal interacciona con el receptor KDEL presente en membranas de vesículas posRE, donde su afinidad aumenta en las condiciones ligeramente ácidas de las vesículas de la vía secretora, pero decrece en el pH neutro del retículo endoplásmico.48 En un estudio se demostró que el antígeno E7 fusionado a KDEL podía ser usado como una estrategia para direccionamiento intracelular y mejorar así la presentación de antígenos por células dendríticas cultivadas in vitro, las cuales al ser utilizadas in vivo demostraron que son capaces de generar una regresión tumoral y un aumento en la sobrevida de los ratones tratados;49 induciendo la producción de TNF-α IFN-γ.50 Esto nos sugie-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

re que no solamente la fusión de los antígenos a proteínas residentes del retículo endoplásmico promueve una mejora en la respuesta inmune específica, sino también el aumentar la estadía de los mismos en el retículo endoplásmico es capaz de promover un efecto similar. DIRECCIONAMIENTO DE ANTÍGENOS AL RETÍCULO ENDOPLÁSMICO A TRAVÉS DE LA EXOTOXINA A DE PSEUDOMONAS Otra estrategia para direccionar antígenos al retículo endoplásmico consiste en utilizar las características propias de la exotoxina A de Pseudomonas aeruginosa. Dicha toxina por sí sola es capaz de translocarse desde el espacio extracelular hacia el retículo endoplásmico y afectar la síntesis de proteínas debido a su acción de ADP-ribosilasa, convirtiéndose así en una herramienta para estudios de citotoxicidad antitumoral y en una estrategia para el direccionamiento de antígenos al RE.51 Inicialmente se evaluó la fusión de E7 a la exotoxina A (la cual carecía del dominio catalítico, PE(∆III)) en vacunas de ADN, generando una respuesta CD8+ específica, así como la capacidad de erradicar tumores establecidos.52 Posteriormente, al evaluar una fusión similar en un sistema de vacunas proteicas, se determinó que el dominio II era insuficiente para despertar una respuesta inmune específica, pero que al añadir la señal de KDEL en el extremo C-terminal se lograba obtener dicha respuesta.53 Los autores de este trabajo mencionan que la señal KDEL podría aumentar la estadía del antígeno en el RE, lo que podría traducirse en un mejor procesamiento y presentación del antígeno. Asimismo, en otros trabajos se han evaluado otras construcciones, en las que se ha concluido que es necesaria la coadministración de las fusiones PE(∆III)/E6 y PE(∆III)/E7 para obtener un efecto protector total;54 así como el uso de las proteínas PE(∆III) y KDEL fusionadas a E6 y E7 en combinación de agentes quimioterapéuticos,55 donde además se demostró que versiones de E6 y E7 no oncogénicas presentan una mayor inmunogenicidad que sus formas nativas. ENVÍO Y RETENCIÓN DE ANTÍGENOS EN RETÍCULO ENDOPLÁSMICO En nuestro equipo de investigación se ha trabajado con la estrategia de fusionar antígenos a las señales de envío y retención en retículo endoplásmico. En un primer traba-

17


jo se evaluó la fusión del antígeno E7 al péptido señal y la señal KDEL de la calreticulina (SP-E7-KDEL); esta construcción se probó mediante terapia génica adenoviral en un modelo murino de cáncer in situ, obteniendo un potente efecto antitumoral y la liberación de IFN-γ de manera específica de antígeno;56 esto concuerda con experimentos posteriores en los que hemos probado esta misma estrategia con vacunas de ADN que expresan versiones mutantes de los antígenos E6 y E7 sin capacidad oncogénica, las cuales son administradas por biobalística en un modelo murino terapéutico de cáncer in situ o metastásico con resultados muy prometedores (artículo pendiente de publicación). Actualmente nos encontramos evaluando el grado de participación de cada una de las señales en el efecto antitumoral observado, así como el posible mecanismo de procesamiento de los antígenos para la activación del sistema inmune. Por todo lo anterior, creemos que la fusión del péptido señal de la calreticulina en el extremo N-terminal y la señal KDEL al extremo C-terminal de un antígeno puede ser una estrategia segura y eficaz para despertar una respuesta inmune antitumoral. Esta estrategia podría ser utilizada con otros antígenos en los que sea necesario despertar una respuesta inmune de tipo celular. Sin embargo, se necesitarán más estudios para esclarecer a detalle su mecanismo de acción, así como su efectividad en otros modelos.

0UNTOSDEINTERÏS

estadía) al retículo endoplásmico, las cuales han demostrado ser eficaces en la mejora de la respuesta inmune obtenida; sin embargo, los mecanismos involucrados aún son desconocidos. A pesar de enfocarnos en el cáncer cervical, el uso de estas estrategias no está restringido a este padecimiento, por lo que pueden ser aplicadas en otros tipos de tumores, así como con distintos sistemas adyuvantes, mejorando así las perspectivas terapéuticas. Algunos de los eventos que suponemos podrían estar involucrados se basan en la sobreexpresión de los antígenos en retículo endoplásmico y posiblemente la activación de una respuesta de estrés en retículo endoplásmico.57 En aquellas células en las cuales la inmunización promueva una expresión prolongada (debido al vector de expresión) se podría activar la apoptosis, y posteriormente la fagocitosis por APC de los fragmentos celulares cargados con antígenos solos o fusionados a chaperonas, generando así un proceso de presentación cruzada que podría aumentar la respuesta inmune. Mientras que aquellas células que solamente generen una respuesta de estrés en retículo endoplásmico de manera aguda, podría procesarse el antígeno mediante la vía ERAD, y esto generaría péptidos que podrían reingresar a retículo endoplásmico para ser presentados por el MHC-I. Sin embargo, ambos procesos pueden estar involucrados en mejorar la respuesta inmune específica para el antígeno en cuestión. A pesar de que estas estrategias han demostrado ser efectivas, hay algunos factores (mencionados a lo largo de la revisión) que deben analizarse durante el diseño de los candidatos a vacunas basados en estas estrategias para garantizar la funcionalidad y seguridad de los mismos; asimismo, es importante resolver algunas incógnitas (tabla I) acerca del procesamiento de antígenos para la presentación de epítopos y cómo utilizar este conocimiento para la obtención de vacunas terapéuticas contra esta y otras enfermedades.

z, A SOBREEXPRESIØN DE ANTÓGENOS EN RETÓCULO ENDOPLÉSMICO PUEDE CAUSARUNARESPUESTADEESTRÏSENDICHOORGÉNULO

REFERENCIAS

CONSIDERACIONES FINALES Hemos recapitulado diversas estrategias de inmunización con antígenos del VPH fusionados a chaperonas, o fragmentos de ellas, con el fin de enviarlos (y aumentar su Tabla I. Incógnitas no resueltas sobre el sistema de envío dirigido de antígenos a retículo endoplásmico.

% N CASO DE GENERARSE EL ESTRÏS EN 2 % zSE GENERA UNA RESPUESTA PARA SOBREVIVENCIAOMUERTECELULAR z! QUÏ FACTOR SE LE ATRIBUYE LA MEJORA EN LA RESPUESTA INMUNE AL AUMENTO DE LA PRESENTACIØN DE ANTÓGENO O A LA PRESENTACIØN CRUZADA DELMISMOz/ESRESULTADODEUNSINERGISMOENTREAMBAS z0ODRÓAGENERARSEALGÞNEFECTOADVERSOCOMOAUTOINMUNIDAD PORLA SOBREEXPRESIØNDEPROTEÓNASPROPIASDELACÏLULA z0ODRÓAN MEJORAR LOS EFECTOS OBSERVADOS CON ESTA ESTRATEGIA AL REALIZAR MODIFICACIONES A LOS ANTÓGENOS COMO AUMENTAR LA SUSCEPTIBILIDADADEGRADACIØN  z&UNCIONARÉESTAESTRATEGIAENOTROSPADECIMIENTOS

18

1.

World Health Organization. Human papillomavirus (HPV) and cervical cancer (Ed.^(Eds). 2. Bruni L., Diaz M., Castellsagué X., Ferrer E., Bosch F.X., de Sanjosé S. Cervical human papillomavirus prevalence in 5 continents: meta-analysis of 1 million women with normal cytological findings. J Infect Dis, 202(12), 17891799 (2010). 3. Muñoz N., Bosch F.X., de Sanjosé S. et al. Epidemiologic classification of human papillomavirus types associated

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


4.

5. 6.

7.

8.

9.

10.

11.

12

13.

14.

15.

16.

17.

18.

with cervical cancer. N Engl J Med, 348(6), 518-527 (2003). Münger K., Howley P.M. Human papillomavirus immortalization and transformation functions. Virus Res, 89(2), 213-228 (2002). Denny L. Cervical cancer: prevention and treatment. Discov Med, 14(75), 125-131 (2012). Toft L., Storgaard M., Müller M. et al. Comparison of the Immunogenicity and Reactogenicity of Cervarix(R) and Gardasil(R) Human Papillomavirus Vaccines in HIVinfected Adults: A Randomized, Double-Blind, Clinical Trial. J Infect Dis, (2013). Sasagawa T., Takagi H., Makinoda S. Immune responses against human papillomavirus (HPV) infection and evasion of host defense in cervical cancer. J Infect Chemother, 18(6), 807-815 (2012). Berridge M.J. The endoplasmic reticulum: a multifunctional signaling organelle. Cell Calcium, 32(56), 235-249 (2002). Boelens J., Lust S., Offner F., Bracke M.E., Vanhoecke B.W. Review. The endoplasmic reticulum: a target for new anticancer drugs. In Vivo, 21(2), 215-226 (2007). Martinon F. The endoplasmic reticulum: a sensor of cellular stress that modulates immune responses. Microbes Infect, 14(14), 1293-1300 (2012). Shresta S., Pham C.T., Thomas D.A., Graubert T.A., Ley T.J. How do cytotoxic lymphocytes kill their targets? Curr Opin Immunol, 10(5), 581-587 (1998). Imai J., Hasegawa H., Maruya M., Koyasu S., Yahara I. Exogenous antigens are processed through the endoplasmic reticulum-associated degradation (ERAD) in crosspresentation by dendritic cells. Int Immunol, 17(1), 4553 (2005). Neefjes J., Jongsma M.L., Paul P., Bakke O. Towards a systems understanding of MHC class I and MHC class II antigen presentation. Nat Rev Immunol, 11(12), 823836 (2011). Yewdell J.W. Not such a dismal science: the economics of protein synthesis, folding, degradation and antigen processing. Trends Cell Biol, 11(7), 294-297 (2001). Hearn A., York I.A., Bishop C., Rock K.L. Characterizing the specificity and cooperation of aminopeptidases in the cytosol and endoplasmic reticulum during MHC class I antigen presentation. J Immunol, 184(9), 4725-4732 (2010). Kanaseki T., Lind K.C., Escobar H. et al. ERAAP and tapasin independently edit the amino and carboxyl termini of MHC class I peptides. J Immunol, 191(4), 1547-1555 (2013). Hewitt E.W. The MHC class I antigen presentation pathway: strategies for viral immune evasion. Immunology, 110(2), 163-169 (2003). Gross G., Margalit A. Targeting tumor-associated antigens

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

19.

20.

21.

22.

23.

24.

25.

26.

27.

28.

29.

30

31.

32.

to the MHC class I presentation pathway. Endocr Metab Immune Disord Drug Targets, 7(2), 99-109 (2007). Srivastava P.K. Immunotherapy for human cancer using heat shock protein-peptide complexes. Curr Oncol Rep, 7(2), 104-108 (2005). Binder R.J., Srivastava P.K. Peptides chaperoned by heatshock proteins are a necessary and sufficient source of antigen in the cross-priming of CD8+ T cells. Nat Immunol, 6(6), 593-599 (2005). Sönnichsen B., Füllekrug J., Nguyen Van P., Diekmann W., Robinson D.G., Mieskes G. Retention and retrieval: both mechanisms cooperate to maintain calreticulin in the endoplasmic reticulum. J Cell Sci, 107 ( Pt 10), 27052717 (1994). Wright C.A., Kozik P., Zacharias M., Springer S. Tapasin and other chaperones: models of the MHC class I loading complex. Biol Chem, 385(9), 763-778 (2004). Gold L.I., Eggleton P., Sweetwyne M.T. et al. Calreticulin: non-endoplasmic reticulum functions in physiology and disease. FASEB J, 24(3), 665-683 (2010). Gao B., Adhikari R., Howarth M. et al. Assembly and antigen-presenting function of MHC class I molecules in cells lacking the ER chaperone calreticulin. Immunity, 16(1), 99-109 (2002). Howe C., Garstka M., Al-Balushi M. et al. Calreticulindependent recycling in the early secretory pathway mediates optimal peptide loading of MHC class I molecules. EMBO J, 28(23), 3730-3744 (2009). Obeid M., Tesniere A., Ghiringhelli F. et al. Calreticulin exposure dictates the immunogenicity of cancer cell death. Nat Med, 13(1), 54-61 (2007). Obeid M. ERP57 membrane translocation dictates the immunogenicity of tumor cell death by controlling the membrane translocation of calreticulin. J Immunol, 181(4), 2533-2543 (2008). Raghavan M., Wijeyesakere S.J., Peters L.R., Del Cid N. Calreticulin in the immune system: ins and outs. Trends Immunol, 34(1), 13-21 (2013). Cheng W.F., Hung C.F., Chai C.Y. et al. Tumor-specific immunity and antiangiogenesis generated by a DNA vaccine encoding calreticulin linked to a tumor antigen. J Clin Invest, 108(5), 669-678 (2001). Gomez-Gutierrez J.G., Elpek K.G., Montes de Oca-Luna R., Shirwan H., Sam Zhou H., McMasters K.M. Vaccination with an adenoviral vector expressing calreticulin-human papillomavirus 16 E7 fusion protein eradicates E7 expressing established tumors in mice. Cancer Immunol Immunother, 56(7), 997-1007 (2007). Kim J.W., Hung C.F., Juang J. et al. Comparison of HPV DNA vaccines employing intracellular targeting strategies. Gene Ther, 11(12), 1011-1018 (2004). Peng S., Trimble C., Ji H. et al. Characterization of HPV16 E6 DNA vaccines employing intracellular targeting

19


33.

34.

35.

36.

37.

38.

39.

40.

41.

42.

43.

44.

45.

20

and intercellular spreading strategies. J Biomed Sci, 12(5), 689-700 (2005). Mao C.P., Hung C.F., Kang T.H. et al. Combined administration with DNA encoding vesicular stomatitis virus G protein enhances DNA vaccine potency. J Virol, 84(5), 2331-2339 (2010). Mohit E., Bolhassani A., Zahedifard F., Taslimi Y., Rafati S. The contribution of NT-gp96 as an adjuvant for increasing HPV16 E7-specific immunity in C57BL/6 mouse model. Scand J Immunol, 75(1), 27-37 (2012). Kim T.W., Hung C.F., Zheng M. et al. A DNA vaccine co-expressing antigen and an anti-apoptotic molecule further enhances the antigen-specific CD8+ T-cell immune response. J Biomed Sci, 11(4), 493-499 (2004). Kim D., Gambhira R., Karanam B. et al. Generation and characterization of a preventive and therapeutic HPV DNA vaccine. Vaccine, 26(3), 351-360 (2008). Peng S., Ji H., Trimble C. et al. Development of a DNA vaccine targeting human papillomavirus type 16 oncoprotein E6. J Virol, 78(16), 8468-8476 (2004). Peng S., Tomson T.T., Trimble C., He L., Hung C.F., Wu T.C. A combination of DNA vaccines targeting human papillomavirus type 16 E6 and E7 generates potent antitumor effects. Gene Ther, 13(3), 257-265 (2006). Kim D., Hoory T., Wu T.C., Hung C.F. Enhancing DNA vaccine potency by combining a strategy to prolong dendritic cell life and intracellular targeting strategies with a strategy to boost CD4+ T cell. Hum Gene Ther, 18(11), 11291139 (2007). Lin C.T., Chang T.C., Chao A. et al. Enhancement of DNA vaccine potency through linkage of antigen gene to ER chaperone molecules, ER-60, tapasin, and calnexin. J Biomed Sci, 12(2), 279-287 (2005). Ma B., Maraj B., Tran N.P. et al. Emerging human papillomavirus vaccines. Expert Opin Emerg Drugs, 17(4), 469-492 (2012). Zamanian M., Veerakumarasivam A., Abdullah S., Rosli R. Calreticulin and cancer. Pathol Oncol Res, 19(2), 149154 (2013). Alken M., Rutz C., Köchl R. et al. The signal peptide of the rat corticotropin-releasing factor receptor 1 promotes receptor expression but is not essential for establishing a functional receptor. Biochem J, 390(Pt 2), 455-464 (2005). Leifert J.A., Rodríguez-Carreno MP, Rodríguez F, Whitton J.L. Targeting plasmid-encoded proteins to the antigen presentation pathways. Immunol Rev, 199, 40-53 (2004). Anderson K., Cresswell P., Gammon M., Hermes J., Williamson A., Zweerink H. Endogenously synthesized peptide with an endoplasmic reticulum signal sequence

46.

47.

48.

49.

50.

51.

52.

53.

54.

55.

56.

57.

sensitizes antigen processing mutant cells to class Irestricted cell-mediated lysis. J Exp Med, 174(2), 489492 (1991). Dancourt J., Barlowe C. Protein sorting receptors in the early secretory pathway. Annu Rev Biochem, 79, 777802 (2010). Stornaiuolo M., Lotti L.V., Borgese N. et al. KDEL and KKXX retrieval signals appended to the same reporter protein determine different trafficking between endoplasmic reticulum, intermediate compartment, and Golgi complex. Mol Biol Cell, 14(3), 889-902 (2003). Wilson D.W., Lewis M.J., Pelham H.R. pH-dependent binding of KDEL to its receptor in vitro. J Biol Chem, 268(10), 7465-7468 (1993). Yin R., Zheng W., Hao F., Yang X.C., Zhong B.Y., Li Q.J. HPV16E7 tumor antigen modified by KDEL sequence induce specific cytotoxic T lymphocytesdependent antitumor immunity. J Dermatol Sci, 55(2), 116-122 (2009). Wheeler M.C., Rizzi M., Sasik R., Almanza G., Hardiman G., Zanetti M. KDEL-retained antigen in B lymphocytes induces a proinflammatory response: a possible role for endoplasmic eticulum stress in adaptive T cell immunity. J Immunol, 181(1), 256-264 (2008). Wolf P., Elsässer-Beile U. Pseudomonas exotoxin A: from virulence factor to anti-cancer agent. Int J Med Microbiol, 299(3), 161-176 (2009). Hung C.F., Cheng W.F., Hsu K.F. et al. Cancer immunotherapy using a DNA vaccine encoding the translocation domain of a bacterial toxin linked to a tumor antigen. Cancer Res, 61(9), 3698-3703 (2001). Liao C.W., Chen C.A., Lee C.N. et al. Fusion protein vaccine by domains of bacterial exotoxin linked with a tumor antigen generates potent immunologic responses and antitumor effects. Cancer Res, 65(19), 9089-9098 (2005). Cheng W.F., Chang M.C., Sun W.Z. et al. Fusion protein vaccines targeting two tumor antigens generate synergistic anti-tumor effects. PLoS One, 8(9), e71216 (2013). Chen S., Liao C., Lai Y. et al. De-oncogenic HPV E6/E7 vaccine gets enhanced antigenicity and promotes tumoricidal synergy with cisplatin. Acta Biochim Biophys Sin (Shanghai), 46(1), 6-14 (2014). Loera-Arias M.J., Martínez-Pérez A.G., Barrera-Hernández A et al. Targeting and retention of HPV16 E7 to the endoplasmic reticulum enhances immune tumour protection. J Cell Mol Med, 14(4), 890-894 (2010). Martinon F. Targeting endoplasmic reticulum signaling pathways in cancer. Acta Oncol, 51(7), 822-830 (2012).

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


ANDAMIAJES

ARMANDO V. FLORES SALAZAR*

De la arquitectura a las ingenerías Una de las manifestaciones culturales más evidente e influyente de los tiempos modernos es el Renacimiento, caracterizada por el gran impulso que se le dio a las ciencias, las artes y las humanidades, pero, a la vez, la fracturación de las mismas por la subdivisión en especialidades, desintegrándolas paulatinamente entre sí y de su propio campo sociocultural. Llevado esto al campo de la arquitectura, se puede apreciar dicha ruptura en dos amplias rutas: el alto contraste de la producción arquitectónica medieval gene-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

ralmente anónima, con la producción renacentista particularmente individualizada, y la solución integral del objeto arquitectónico resuelto en su totalidad por el gran maestro de obra medieval, versus el concurso de especialistas coadyuvando en la producción a partir de los arquitectos renacentistas. Tales procesos reduccionistas llevaron del constructor medieval al diseñador renacentista, * Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: armando.flores@uanl.mx

21


y a la sujeción laboral del primero como simple constructor por el segundo como generador e innovador de ideas. Otros cambios más comenzarían a gestarse. Aun así, la arquitectura ejercida por su ejecutor el arquitecto conserva y controla más allá de dicho periodo las subdisciplinas que le han sido afines y constitutivas de siempre –construcción, estabilización, administración, carpintería, fontanería, acústica, herrería, fundición, ornato, entre otras–, y también el arquitecto domina profesionalmente las producciones escultóricas, pictóricas, iconográficas, gráficas, literarias, escenográficas y urbanísticas, como actividades ordinarias de la disciplina y extraordinariamente, el desvío de ríos, la construcción de presas, de ciudadelas para la defensa, de caminos, puentes, pavimentaciones, acueductos y todo tipo de obra a resolver como arquitecto de la ciudad. De todas las actividades inherentes de la profesión arquitectónica la de más responsabilidad social es sin duda la estabilidad de las edificaciones mediante el sistema estructural, sobre todo canalizar las fuerzas y pesos producidos por las techumbres a gran altura hasta descargarlas en el subsuelo, promover los amplios volúmenes de espacio interior en edificios públicos y los grandes claros de intercolumnios en puentes, acueductos y en obras monumentales. Las soluciones empíricas con base en la resistencia mecánica de los materiales, únicas a la mano por mucho tiempo, resolvían el factor de resistencia de los materiales de manera simplista: la relación altura determinada por la anchura del elemento estructural –columna, viga, armadura, bóveda, etcétera–; heredado desde la cultura griega clásica en que la altura de las columnas se determinaba por el diámetro de su base tomada como elemento de modulación. Esta historia evolutiva de la arquitectura y el arquitecto europeo continuó lineal e inalterable hasta el siglo XVIII, tiempo en que la modernidad cambia de etapa con los vitales impulsos que le transfiere la Revolución Industrial, las reformas borbónicas, las invasiones

22

napoleónicas y las independencias nacionales, que se verán aparejadas con la Ilustración, el enciclopedismo, el racionalismo y el positivismo, todo ello con repercusiones directas en la mayoría de las actividades humanas, afectando tanto a habitantes de Europa como a los de la Nueva España y el resto del mundo. Del conjunto de fenómenos antes expuestos el que afecta directamente a la arquitectura es el racionalismo como forma de pensamiento propuesta por René Descartes, cuya tesis central es promover el desarrollo del conocimiento humano por medio de la razón, antagonizando con el método común del empirismo con base en la experiencia. Las herramientas principales del racionalismo que propuso Descartes son el método deductivo, las ciencias exactas de base matemática como la geometría, y la física como recurso experimental. Tal línea de pensamiento generó división en la comunidad de la arquitectura con énfasis en los especialistas de la construcción donde algunos le dieron mayor importancia al cálculo de base matemática en la resistencia de materiales, generando una variante o nuevo perfil profesional, el del arquitecto racionalista, que, desde mediados del siglo XIX, para distinguirlo del empirista, se le comenzará a llamar “ingeniero”. Las circunstancias antes mencionadas, en su conjunto, fueron los cimientos para la creación posterior de las escuelas de ingenierías, tanto la militar como la civil y la mecánica. Las primeras manifestaciones se comenzaron a dar durante el reinado de Luis XV en Francia, donde aparte de la tradicional Escuela de Arquitectura en la Academia de Bellas Artes se fundaron, además, en 1747, la Escuela de Puentes y Caminos –École du Ponts et Chausseés– para civiles y en 1748 la Escuela Militar para constructores castrenses. Sin embargo, sólo se permitía la inscripción en ellas al que tuviera conocimientos previos de arquitectura, por supuesto que en el plan de estudios había cursos de arquitectura impartidos indistintamente por arquitectos civiles o militares. Poco después de la Revo-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


lución francesa y bajo influencia napoleónica, se funda, en 1795, la Escuela Politécnica –École Politechnique–, intentando la fusión de las anteriores y logrando egresados con perfil de arquitecto ingeniero. Como evidencia de tal realidad qué mejor ejemplo que el Tratado de arquitectura escrito en 1850 por Leonce Reynaud, arquitecto ingeniero graduado de dicha Escuela Politécnica, en el que promueve el método científico en el análisis arquitectónico y la arquitectura como un arte eminentemente racional. Dividió el tratado en tres partes: en la primera abunda sobre los materiales de construcción y el análisis científico de sus propiedades; en la segunda trata de los elementos arquitectónicos –columnas, vigas, bóvedas, arcos, etcétera– considerados tanto estática como estéticamente y en la tercera parte intoduce la composición de los diferentes tipos de edificios. El nuevo perfil del arquitecto, en su transición, combina la razón con la emoción, lo cuantitativo con lo cualitativo y lo empírico con el científico. EL FENÓMENO EN LA NUEV A ESP AÑA NUEVA ESPAÑA La enseñanza académica de la arquitectura en México se instaló en la Academia de las Nobles Artes de San Carlos, desde su fundación en 1783, con formación integral de arquitecto, escultor, pintor y grabador. La formación académica del arquitecto le permitía afrontar y resolver con eficiencia los requerimientos de diseño, dibujo, cálculo de estructuras, topografía, trazo, supervisión de obra, localización de bancos de materiales y lo demás necesario para el diseño y ejecución de todo tipo de obras arquitectónicas, artísticas y urbanísticas, cubriendo todas las disciplinas necesarias. Con el tránsito del racionalismo y el positivismo en la cultura nacional nacerán de su seno las escuelas de ingenierías en lo general y en lo particular. El nuevo perfil profesional se irá modelando con la fundación en 1792 del Real Seminario de Minería, mismo que en el México independiente será llamado simplemente Colegio de Minería, enfocado en la producción minera con formación estrictamente científica. Para 1883, al Colegio de Minería se le denominó oficialmente Escuela de Ingenieros, con especialidades en metalurgia, civil, mecánica y agrónoma, entre otras. Así también, en 1823 se funda en México el Colegio Militar con sede provisional en Perote, Veracruz, sin embargo, pronto regresará a la capital y para 1841 ya se encuentra instalado en el Cas-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

tillo de Chapultepec.1 El Colegio Militar desde su creación capacitaba a los inscritos tanto en el manejo de máquinas de guerra como en los conocimientos técnicos para resolver las construcciones de caminos, puentes y defensas necesarias. La palabra ingeniero se deriva del sustantivo ingenio –del latín ingenium–, aplicable a los hombres con facultades de discurrir o inventar fácil y pronto, tal cual en la obra cumbre de Miguel de Cervantes, la del Ingenioso Hidalgo. En la Inglaterra de la máquina de vapor y la Revolución Industrial la palabra engine designa a una máquina con partes movibles que convierte la fuerza en movimiento, y con engineer a la persona que controla dicha máquina.2 Con el tiempo, la cultura castrense utiliza la palabra ingenio para referirse a cualquier máquina o artificio mecánico de guerra, y también a la casa de guardar u operar máquinas, como aún se aplica en los ingenios mineros, ingenios azucareros, entre otros, y al facultativo que construye ingenios o máquinas, o que traza y ejecuta obras de construcción como herramientas de la milicia, se le comenzó a llamar –desde mediados del siglo XIX– ingeniero. Como elementos coadyuvantes a dicho fenómeno racionalista en México podemos citar al primer profesor de matemáticas en la Academia de San Carlos, el constructor militar Miguel Costansó, barcelonés quien desde 1764 ejecutó obras de ingeniería militar y cartografía para el gobierno virreinal de la Nueva España y obras de arquitectura para las religiosas del convento de la Encarnación. Así también, en 1856, durante el Segundo Imperio encabezado por Maximiliano, llega contratado a México desde Milán el docto arquitecto e ingeniero Javier Cavallari para dirigir y reorganizar la carrera de arquitectura en la Academia de San Carlos, introduciendo a su plan de estudios materias tanto de la ingeniería militar como de la civil. Con la reorganización de la educación en el gobierno del presidente Benito Juárez, en 1867 el Colegio de Minería fue convertido en la Escuela de Ingenierías con especialidades como civil, mecánica, topográfica, hidráulica y de minas. La misma Ley de Instrucción Pública especificaba, en el artículo 37, que la Escuela de Bellas Artes sólo expediría títulos de arquitecto y de maestro de obras; en su plan de estudios encontramos materias como geometría descriptiva aplicada, geología y mineralogía aplicada a los materiales de construcción, estática de las construcciones, estática de las bóvedas, dibujo de má-

23


quinas, instrumentos topográficos y arquitectura legal, entre otras.3 Con la creación en 1910 de la Universidad Nacional de México en el gobierno de Porfirio Díaz, se crearán la Escuela Nacional de Arquitectura y la Escuela Nacional de Ingeniería.4 La distinción entre arquitectura e ingeniería y de arquitecto e ingeniero quedaron, con este gesto de “modernidad”, totalmente demarcadas. EN LA REGIÓN NORESTE DE MÉXICO Desde la fundación del Nuevo Reino de León y de la ciudad de Monterrey como su epicentro, las obras arquitectónicas y urbanas se fueron resolviendo desde su binomio esencial: un demandante y un ejecutante al que se dignificaba con el título de arquitecto. Así fue con el alférez Juan Alonso Bazán que construyó las Casas Reales para el gobernador Martín de Zavala, el capitán Juan Cavassos con la erección de la Iglesia Parroquial o con el obispo Joseph Raphael Berger, promotor del Palacio de Nuestra Señora de Guadalupe, hoy Museo “El Obispado”. También tratamos de arquitectos a Juan Crouset siendo maestro constructor, a su patrón el obispo Andrés de Llanos por presumir tener conocimientos

24

y prácticas de arquitectura; y en tiempos más recientes a los ingenieros militares Miguel Mayora y Francisco Beltrán por la construcción, el primero de la antigua Penitenciaría del Estado y el segundo del nuevo Palacio de Gobierno del Estado. Las palabras arquitectura y arquitecto son denominaciones genéricas de distinción para los ejecutantes de obras de relevante beneficio humano. También los militares como arquitectos racionalistas son los que van configurando el oficio de las ingenierías en la región. El subteniente Joseph de Urrutia, delineador del Regimiento de Infantería de América, firmó el Plano de la ciudad de Monterrey, elaborado en 1767, como parte del plan castrense para organizar poblados en función de presidios5 y un ejército en el septentrión de la Nueva España. La presencia prolongada en la ciudad de militares de carrera durante la Invasión Norteamericana (1846-1848) egresados de la Academia Militar West Point6 como ingenieros topógrafos y su trabajo con teodolitos y mapografías debe haber influido en los gobernantes locales para el establecimiento casi inmediato en la ciudad de un Colegio Civil del Estado con estructura militar. Cuando llegó a Monterrey, en 1864, el ingeniero alemán Isidoro Epstein ofreciendo servicios de topografía a las autoridades del Segundo Imperio, se le ofreció tanto el puesto de arquitecto de la ciudad como el de profesor de matemáticas en el recién fundado Colegio Civil del Estado. Buena impresión debió haber dejado en el vecindario el agrimensor Epstein pues su presencia fue notoria tanto en el levantamiento topográfico, la alineación de calles y de predios, la colocación de nombres en las calles y la numeración en las construcciones para después de todo ello dibujar el “Plano de la ciudad y sus ejidos” ya con el trazo rectificado de su futuro crecimiento hacia el norte y hacia el sur. Este hecho también influyó en el inconsciente colectivo a grado tal que el Colegio Civil funda por decreto, en

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


1869, la carrera de agrimensura y logra titular en 1871 como ingeniero agrimensor a Miguel F. Martínez. Con la llegada del general Bernardo Reyes en 1885, para hacerse cargo del gobierno militar y civil en la entidad, una nueva oleada de ingenieros militares egresados del Colegio Militar dejará su impronta en la región. Miguel Mayora, Francisco Beltrán, Florentino Arroyo, Victoriano Huerta y Bernardo Reyes Ochoa son parte de tal nómina. Al finalizar el siglo XIX, la ciudad ya presenta un perfil industrial y comercial destacado volviéndose atractiva como centro de trabajo profesional y atrayendo a arquitectos extranjeros. Como casos relevantes podemos citar a los angloamericanos Alfred Giles y Herbert Green y a los franceses Charles Sarazin y Henri Sauvage. Ambos arquitectos utilizaron a ingenieros constructores para levantar obras de cierta complejidad: J. F. Woodyard colaboró con Giles en el Puente San Luisito de 1908 y Victoriano Huerta con Sarazin y Sauvage en el Gran Hotel Monterrey –luego Ancira– de 1912. La formación académica de los primeros arquitectos de la región será en universidades norteamericanas con perfil de arquitecto ingeniero, tal es el caso de Arturo V. González (MIT), Eduardo D. Belden (MIT) y Luis F. Flores (Texas A & M), mientras que los ingenieros civiles seguirán egresando de la capital en la Escuela Nacional de Ingenierías como José Maiz Mier o del Colegio Militar como Juan Lobeira Castro.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

La fundación de la Universidad de Nuevo León en 1933, contempló, en su inicio, la apertura de cinco facultades: Filosofía, Ciencias y Artes; Medicina, Derecho y Ciencias Sociales; Ingenierías y Química y Farmacia, y tres escuelas: Normal, Colegio Civil y “Álvaro Obregón”. Comenzó su organización con aquellas escuelas que ya venían funcionando autónomamente como la de Medicina, Derecho, Colegio Civil y Álvaro Obregón. De las nuevas propuestas complementarias se dio inició con la de Ingenierías –así en plural–, de donde se van a desprender paulatinamente la Civil, la Mecánica y Eléctrica y por darse en ella cursos de arquitectura, llegó el momento, en septiembre de 1946, en que alumnos y maestros proponen su autonomía, naciendo por ello con espíritu racionalista. Aunque su existencia estuvo contemplada en el proyecto original como parte de la Facultad de Filosofía, Ciencias y Artes, por las vicisitudes que enfrentó la Universidad en su fundación el proyecto no llegó a concretarse sino años después. A MANERA DE CONCLUSIÓN Puede apreciarse con cierta facilidad en el sucinto ensayo sobre el desarrollo de las ingenierías como parte consustancial de la arquitectura, que tanto a nivel continental como nacional o regional el fenómeno cultural estudiado se alimenta de las mismas causas en lo general

25


y que, además, se particulariza al mismo tiempo por el espíritu del lugar. Así, al igual que el fenómeno de la modernidad, el subfenómeno de las ingenierías generadas desde la arquitectura ha de ser entendido en su doble naturaleza: la general que lo hace semejante o parecido a otros y la particular que lo hace único e irrepetible. El primer texto que explica el perfil de conocimientos dominados para que una persona pudiera ejercer la arquitectura y pudiera llamarse arquitecto fue escrito hace cerca de dos mil años en el avanzado Imperio Romano por Marco Vitruvio Polión y le puso por nombre De Architectura. Vitruvio aconseja interesarse por todo el conocimiento existente estructurado desde la filosofía, tanto lo físico como lo metafísico y lo objetivo como lo subjetivo. De este modo, el universo de la arquitectura exigía conocimientos tan variados como la geometría, el dibujo, el cálculo, los bancos de materiales y sus resistencias mecánicas, la cosmografía, la acústica, la producción de morteros y colorantes, la antropología y la antropometría, el orden y los órdenes tipológicos, teorías del arte y la composición y un sin fin de conocimientos más. Ninguna otra profesión en ese tiempo y en los posteriores demandaba en conjunto todo el conocimiento humano registrado. Con tales bases los griegos atenienses construyeron el Partenón en la Acrópolis ateniense, donde todo fue regido por las leyes matemáticas y la estricta modulación geométrica como un protoracionalismo arquitectónico. Luego vendrán como hitos históricos de la experimentación constructiva el Panteón y San Pedro Apóstol en Roma, intermediados por Santa Sofía en Constantinopla. Sorprendentes son las proezas estructurales de la Edad Media a pesar del limitante material pétreo con que fueron construidas y bajo esa inspiración sigue sorprendiendo la odisea arquitectónica de Antonio Gaudí en la Sagrada Familia en Barcelona, producto del más instintivo y experimental espíritu de búsqueda al límite que llamamos arquitectura.

26

A nuestros días la extrema e indisoluble relación simbiótica de hombre y arquitectura nos lleva a reconocerla en otros campos noveles, lo que nos hace hablar de arquitectura lingüística, genómica, política o cibernética, entre otras más. Es su permanente expansión autónoma, como le corresponde a todo Universo. REFERENCIAS 1.

2.

3.

4.

5. 6.

De este Colegio son egresados Miguel Mayora, Francisco Beltrán, Victoriano Huerta y Vito Alessio Robles, entre otros. Según el diccionario Oxford: engine se define como a machine with moving parts that converts power into motion, y la palabra engineer, como a person who controls an engine, especially on an aircraft or ship. Eduardo Báez Macías, en Fundación e historia de la Academia de San Carlos, Ed. Dpto. del Distrito Federal, pp. 8182. A nuestros días la Escuela Nacional de Ingenierías de la UNAM ofrece a nivel licenciatura las siguientes especialidades: civil, geomática, geofísica, geológica, de minas y metalurgia, petrolera, eléctrica y electrónica, computación, mecánica, telecomunicaciones, industrial, mecatrónica y sistemas biomédicos. En la Universidad Autónoma de Nuevo León operan la civil, la mecánica, la química y la agrónoma como entidades autónomas tanto en lo académico como en lo administrativo. Ciudad o fortaleza que se podía guarnecer de soldados. Fundada en 1802 y considerada como la mejor del país en ingeniería militar y ciencias de la guerra.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


ADENDA Arquitectos versus ingenieros JOSÉ GARZA GALLARDO Inicié este escrito en la celebración del Día del Ingeniero. Expresado así, en genérico, como creo que fue en sus orígenes, sin hacer distingos entre especialidades, y como lo fue también el emblema o escudo original de la Escuela de Ingenierías de la Universidad de Nuevo León. Debo aclarar que el origen de mi formación académica y vocacional fue la arquitectura. Siempre me atrajo la polivalencia participativa que ésta encierra entre arte, sociología y técnica, aunque debo confesar, también, que en mis orígenes era sólo una percepción más que una certeza, pero que con el tiempo pude confirmar. Nada como la arquitectura para ponderar esos tres componentes durante su ejercicio y aplicación. Debo destacar aquí la influencia que vocacionalmente debe haber generado en mi inconsciente el edifico en el que nací; muy basto en dimensiones, estilo arquitectónico y en los alcances cubiertos por su programa de espacios habitables, edificio que pertenecía a la empresa en la que mi padre laboraba. Lo expreso aquí porque hace algún tiempo leí a un autor que opinaba que la trascendencia e impacto del hogar en que se nace, para cada ser humano, al grado de considerarlo como una extensión del útero materno, en términos de confort, protección y seguridad. Al terminar mis estudios profesionales en arquitectura recibí una beca cultural que me llevó a los países escandinavos. Esto, además del hecho de constatar la forma técnica de encarar las soluciones arquitectónicas en y con condiciones climatológicas totalmente diferentes a las nuestras, me sensibilizó e hizo inclinarme a mejorar mis conocimientos técnicos. Así fui a dar a Ingeniería Civil, pero no me era muy desconocido el medio estudiantil y académico de Ingeniería Civil, pues dos de mis mejores amigos, vecinos y compañeros en el servicio militar obligatorio, ingresaron a Ingeniería Civil al mismo tiempo que yo lo hacía a Arquitectura, pero además convivíamos todo el tiempo durante nuestros estudios. Esto hizo que me apoyara mucho en ellos y el resto de sus compañeros de generación, sobre todo al preparar las materias técnicas comunes a ambas carreras. Y aquí inician el encuentro y reconocimiento de los aspectos comunes entre ambas profesiones. Pero también destaca-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

ban ellos con mucha frecuencia la rigidez académica y la estricta disciplina de la enseñanza en Ingeniería, que además yo percibía de ellos, muy distinta a la forma de enseñanza que yo estaba percibiendo y recibiendo en Arquitectura. Mucho más relajada en disciplina, pero mucho más pesada en carga de horas de trabajo. Mas debo destacar aquí, que al mismo tiempo también recibí mucha información sobre la supuesta rivalidad de ellos con los arquitectos, sobre todo y en especial la que se decía existir entre algunos de sus maestros de Ingeniería. Si a lo anterior añado la vivencia personal tenida en el terreno deportivo, se podrán imaginar la supuesta dificultad de convivir entre los “pegasos” de Arquitectura y los “castores” de Ingeniería. Por todo ello añadí ese, “así fui a dar a Ingeniería Civil”. Por una parte, me empujaba mi deseo de aprender más tecnología arquitectónica, pero por otra suponía que tendría que remar a contra flujo al incorporarme a Ingeniería Civil. Pero fue todo lo contrario, pues fui encontrándome con una escalonada serie de sorpresas, muy agradables todas, y que al principio no viví solo, pues también ingresó al mismo tiempo y al mismo nivel académico otro pasante de arquitectura, además muy buen vecino de barrio y amigo, quien creo estaría muy de acuerdo, si aún viviera, con casi todo lo que expreso aquí. La primer agradable sorpresas fue que yo sólo pretendía tomar, a mi personal discreción, las materias que yo creía me podrían servir para mejorar mis conocimientos técnico-arquitectónicos, pero el secretario académico de la Facultad me convenció, y a él debo ahora, el ser también ingeniero civil, al hacerme tomar todas las materias del plan de estudios vigente, excepto las que quedaron incluidas una amplia revalidación de materias comunes a los dos planes de estudio entre Arquitectura e Ingeniería Civil. Aquí continúan el encuentro y reconocimiento de los aspectos comunes entre ambas profesiones. Además, en otra de mis agradables sorpresas, debo destacar que mis condiscípulos nunca hicieron ninguna referencia negativa a mi antecedente académico, pues al contrario recibía igual o mejor trato que cualquiera de entre ellos. Y si esto digo de mis condiscípulos, algo igual o mejor puedo decir de mis maestros, pues encontré que aquella “rigidez académica y la estricta disciplina” que mis amigos del barrio me destacaban y yo percibía, era muy real, pero nada negativa, pues tendía inequívoca-

27


mente a preparar a sus alumnos para una práctica profesional socialmente responsable y productiva. Pero, además, fue así que estos maestros hicieron que yo pudiera confiar, por primera vez, en que mis razonamientos y valoraciones eran algo singular, pero sobre todo valiosos. Destaco esto aquí porque para entonces era ya pasante de arquitectura. Pero creo que el sistema de revisión de los diseños académicos, en la Facultad de Arquitectura, llamado críticas y no tareas convencionales, además de la forma de juzgarlos y calificarlos, no permitían, o al menos esa fue mi percepción, que llegaras a desarrollarte como un profesionista seguro de tus conocimientos, generando en algunos de nosotros cierto grado de rebeldía y buscando como refugio el aprendizaje autodidacta. Pero esto fue hace más de medio siglo, espero sinceramente que esto haya cambiado y se haya superado. Otra sorpresa muy agradable fue que, sin pretenderlo, pero implícito en mi intención original de sólo mejorar mis conocimientos técnico-arquitectónicos, sucedió ante el hecho de que estudié primero arquitectura, lo cual me permitió tener una valoración más integral y ponderada de su antes mencionada polivalencia, pues de otra forma habría obtenido una preparación sólida y fuerte en lo técnico, que habría gravitado seriamente y por tanto impedido valorar y ponderar equitativamente la sociología y el arte al estudiar posteriormente arquitectura. Estas sorpresas me hicieron reflexionar siempre como estudiante, pero más como profesionista, sobre la supuesta rivalidad entre los arquitectos y los ingenieros civiles. Creo que la propia academia y su sistema de enseñanza entre ambas escuelas nos hacen ver y percibir la problemática profesional de formas no sólo diferentes, sino hasta antagónicas. La originalidad y singularidad perseguidas en el diseño arquitectónico llevan al profesionista al extremo de tener problemas para integrarse en equipos de trabajo, a menos que lo encabecen. Claro que esto lo percibo más como una tendencia que como una regla. Mientras que en Ingeniera Civil se promueve y facilita no sólo el trabajo en equipo, sino también la interacción entre las diferentes disciplinas que integran su campo de acción. Considero entonces prudente relatar aquí un hecho acontecido muy recientemente durante el inicio de las celebraciones del 80 aniversario de la UANL, y que promovieron los exalumnos de Ingeniería Civil al programar una conferencia magistral sobre la evolución históricas de los sistemas de cálculo estructural. El presidente

28

de los exalumnos invitó a un destacado ingeniero civil como expositor, mismo que yo sabía era exvecino y muy amigo de un urbanista amigo a quien le comenté el hecho en presencia de otro destacado urbanista, y al mostrar ambos su interés sobre la conferencia los invité y aceptaron, sin embargo, el segundo urbanista mostraba cierta duda al suponer que no entendería del todo el contenido de esta conferencia. Yo le comenté que conocía su contenido y alcance y que creía que su temor era infundado, pues la conferencia era más conceptual que analítica. Finalmente, ambos asistieron. Pero mi sorpresa posterior no fue, como y en lo que yo esperaba, pues en el convivio posterior a la conferencia, descubrí que lo que más le impactó a uno de los urbanistas no fue el contenido de la conferencia misma, sino la convivencia e intercambio intergeneracional que percibió entre los alumnos y exalumnos asistentes, pues la integraban personas pertenecientes a por lo menos tres generaciones. ¿Por qué le pareció extraño y relevante este hecho? Mi respuesta está en lo comentado y descrito antes, en cuanto a la facilidad de integración de trabajo de los ingenieros civiles, producto de su preparación académica, versus la singularidad e individualidad propia del quehacer de los arquitectos. Por otra parte, lo que en arquitectura es falta grave al obtener diseños similares, o peor aún, iguales, en ingeniería no deja de ser una prueba más de la calidad y confiabilidad de los diseños, sobre todo en los concursos o pruebas académicos, aunque también lo he percibido en la práctica profesional. Prueba de ello es el hecho de que, en arquitectura, se usa frecuentemente el verbo fusilar para expresar que alguien copió un diseño. Sin embargo, no quiero decir con ello que en ingeniería no existan los plagios y las copias, pero se detectan sólo en casos obvios y extremos, a diferencia de la forma coloquial y frecuente en que sucede y se comenta entre los diseños de arquitectos. Expreso lo anterior sólo como formas de trabajo diferentes debidas a formas diferentes de encarar la problemática profesional, y no obstante ello siempre han o hemos podido interactuar. Aquí quiero entrar a la parte medular, y para mí más triste, de la existencia de esta supuesta rivalidad. Creo firmemente que esta percepción se da y promueve o promovió por la miopía al evaluar los alcances en el quehacer de ambas profesiones, al considerar que el arquitecto sólo puede o se dedica a diseñar, pero aun en el caso

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


del ingeniero civil, al considerarlo sólo diseñador y constructor de estructuras. Tristemente esta miopía no sólo se da en el medio social, sino también en el profesional, y esto se da al minimizar los alcances de ambas profesiones, lo que encamina a considerarles suplementarias entre sí, cuando en realidad y a la luz del alcance real de los servicios que profesionalmente deben y pueden proporcionar ambas al medio social, son totalmente complementarias entre sí. Sin embargo, creo que esta valoración es más grave para los arquitectos que para los ingenieros, pero en ambos casos los han privado de acceder a funciones y servicios profesionales en espacios donde pudieron y pueden ser de mucha y muy grande utilidad. Cuando hablo aquí de miopía perceptiva, me refiero a la capacidad y conocimiento para idear, concebir, organizar, estructurar, evaluar, ejecutar y administrar lo que ambas profesiones tienen en sus respectivos campos de acción, pero que no se les conoce o reconoce. Pero también considero en ello el desconocimiento del medio social sobre estos posibles campos de acción y servicios, de tal forma que, si no los conocen, nunca se los podrán solicitar y menos considerar como necesarios o indispensables para ellos y su medio. Esto se magnifica en el caso de la ingeniería civil, por la gama de conocimientos técnicos que maneja, y que no dejó de ser, para mí, otra más de mis agradables sorpresas, a las que hice referencia al principio, pues al aceptar integrarme totalmente a su plan de estudios encontré áreas de oportunidad y conocimiento para mí insospechados originalmente, como la ingeniería sanitaria y su alcance en las previsiones e impacto en las salud pública, la ingeniería vial y su influencia en la movilidad urbana, la ingeniería hidráulica y su impacto en la sustentabilidad de la vida, así como la geología y la mecánica de suelos, todos ellos con sus extraordinarios sistemas de evaluación, medición, verificación y control. Aquí también y, finalmente, resalto la relación que he encontrado

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

de todas ellas con la sociología arquitectónica y urbana, pero, sobre todo, con el urbanismo. Mi percepción también me permite decir que, afortunadamente, esta miopía ha ido disminuyendo con la globalización de quehaceres y celeridad en la demanda de servicios, aunado a la gran disponibilidad de información a la que nos estamos viendo sometidos todos nosotros en nuestro medio. La interrelación entre arquitectos, urbanistas e ingenieros civiles es cada día no sólo más estrecha, sino más reconocida y necesaria por todos nosotros, y no sólo eso, sino que también ha facilitado la capacidad y sensibilidad para integrarse en equipos de trabajo interdisciplinario, con otras profesiones como sociólogos, abogados, economistas, comunicadores, etcétera, cuando la envergadura y trascendencia de los proyectos lo requiere, hasta convertirse en algo usual y bastante común. Pero no sólo lo expreso teóricamente, pues me siento sumamente orgulloso de haber visto el desarrollo de muchos y muy grandes proyectos en los que han participado en forma hermanada y armónica arquitectos e ingenieros civiles. Mi mejor ejemplo, pues en él participaron compañeros y amigos personales de ambas profesiones, es la revitalización de la Hacienda San Pedro, en Zuazua, N.L., en la que ellos participaron, como cliente solicitante del servicio por una de las partes, diseñador de la obra de revitalización por otra de ellas y el constructor por la otra. Esto generó o afianzó una posterior y excelente relación profesional y de amistad de la que fui y soy testigo y que perdura a la fecha entre los sobrevivientes. Por todo lo anterior es que ahora me atrevo a decir que, si existió esta rivalidad entre ingenieros civiles y arquitectos, yo ya ni me acuerdo. Ya que, además, de otra forma me crearía problemas personales muy serios al ser juez y parte en la disputa o, peor aún, al tener que encarar desajustes de mi propia autovaloración y autoestima.

29


SUSTENTABILIDAD ECOLÓGICA

IMPLICACIONES DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SUSTENTABLE PEDRO CÉSAR CANTÚ MARTÍNEZ*

En palabras de Jeff Waage y Christopher Yap1 los objetivos del desarrollo sustentable (ODS) (figura 1), planteados recientemente, simbolizan una colosal oportunidad para reorientar el desarrollo hasta ahora existente en el concierto internacional, los cuales se constituyen en una agenda de trabajo hasta 2030. Es un reto para los políticos responsables de los gobiernos, organismos no gubernamentales (ONG), así como para la sociedad civil alrededor del mundo, especialmente si se piensa en las condiciones de pobreza, las desigualdades sociales prevalecientes y la carencia de una estabilidad social en muchos países del orbe.2

30

Estos ODS son el resultado3 de los aprendizajes provenientes de la aplicación de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) (figura 2), los cuales se impulsaron en estos primeros tres lustros del presente siglo XXI. Y al acercarse la fecha de su cumplimiento, en el seno de las Naciones Unidas,4 se comenzó a trabajar en los nuevos objetivos que trazarían la nueva agenda hasta 2030. Estos ODS son el resultado del consenso de las opiniones de muchos representantes de los gobiernos prevalecien* Universidad Autónoma de Nuevo León, FCB. Contacto: pedro.cantum@uanl.mx; cantup@hotmail.com

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


PROPÓSITOS DE LOS OBJETIVOS DEL DESAO SUSTENT ABLE RR OLL RROLL OLLO SUSTENTABLE

Figura 1. Objetivos de desarrollo sustentable.

tes en el mundo, cuya dirección apuntó a reducir la pobreza, fortalecer la equidad social y revitalizar las alianzas sociales para promover una vida sana y de bienestar. En esto se pone de manifiesto que el crecimiento económico prevaleciente y el incremento en el uso de los recursos por el proceso de industrialización existente ha aumentado la presión sobre el ambiente, y es evidente la desestabilización de los sistemas naturales, lo que ha desencadenado situaciones tan abruptas y graves como el cambio climático.5, 6 De acuerdo con Gamboa-Bernal,7 “parecería que los pilares para poder conseguir los ODS están garantizados: la experiencia del trabajo mancomunado que se logró con los ODM y el piso financiero necesario para llevar adelante el desarrollo mundial” (p. 176). Sin embargo, para que esto se logre, el mismo autor advierte que es imperativo cambiar radicalmente las posturas actuales por aquéllas más solidarias e inclusivas. Aseverando, al mismo tiempo, que el balance en la evaluación de los ODM lamentablemente dejó una sensación no placentera, ya que a pesar de los avances éstos no fueron los planeados. En el presente manuscrito se pretende abordar los propósitos del cumplimiento de los ODS y los compromisos que producirá en la cúpula de los representantes del gobierno y la sociedad civil, así como el papel y postura de México ante la Agenda Post-2015.

Los ODS, de acuerdo a su declaración, se establecen en un sentido holístico como los preceptos universales que hasta 2030 deberán demarcar la ruta a seguir para asegurar que la humanidad se encamine a un progreso seguro, en el que prevalezcan principios de carácter moral y responsabilidad común, involucrando un equilibrio adecuado entre las dimensiones social, económica y ambiental. Ya que los ODM estaban consignados exclusivamente a las naciones en vías de desarrollo.8 Los ODS hoy en día se han instituido como desafíos para todas las naciones del mundo, pues involucran tanto a los países desarrollados como aquellos no desarrollados.9 Éstos pretenden, en el marco de sus 17 objetivos y 169 metas, suprimir la pobreza, conseguir la igualdad de género y garantizar la seguridad alimentaria en todo el mundo, entre otros aspectos relevantes, teniendo como plazo los próximos 15 años.10 Las Naciones Unidas4 establecen que esos 17 objetivos y 169 metas pronunciadas son complementarias e inseparables, entrando en vigor el 1 de enero de 2016, y entre otras cosas se reconoce la interconectividad y la importancia en el marco de las dimensiones regionales y subregionales para transitar hacia el establecimiento de políticas de desarrollo sustentable que favorezcan alcances y logros concretos a nivel nacional y local; y como indican las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura,11 los ODS otorgan una “visión de un mundo más justo, más próspero, pacífico y sostenible, en el que nadie es dejado atrás”(p. 1). Esta agenda, de acuerdo con la UNESCO,12 es muy peculiar y diferente a otras, ya que insta a la …acción por todos los países, ya sean pobres, ricos o de ingreso medio. Reconoce que poner fin a la pobreza debe ir de la mano de un plan que aumente el crecimiento económico y se dirija a diversas necesidades sociales, incluidas la educación, la salud, la protección social y las oportunidades de empleo, a la vez que se refiera al cambio climático y la protección ambiental. Abarca, además, cuestiones como la desigualdad, la infraestructura, la energía, el consumo, la biodiversidad, los océanos y la industrialización (p. 1).

Figura 2. Objetivos de desarrollo del milenio.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

31


Para ello la agenda conmina a tomar disposiciones transformadoras y relacionadas con las particularidades de las naciones, para el trazo y elaboración de políticas públicas, planes, programas y actividades que garanticen los intereses nacionales con el fin de abatir las brechas entre los países y abonar a la prosperidad social y del bien común. Donde precisa además “un marco de supervisión y examen de ejecución, con la mejora de las capacidades estadísticas, fuentes de datos nuevas y no tradicionales y un sistema de Naciones Unidas adaptado al objetivo” (p. 130), como indica Di Paola.8 No obstante, Cantú-Martínez3 advierte, la conceptualización de la sustentabilidad encuadrada en los ODS como sus perspectivas sobre su ejecución no son ciertamente los únicos enfoques, por lo tanto vale la pena considerar que existirán otras orientaciones que se irán encontrando en el trayecto de la observancia de ODS para así lograr sus cumplimientos (p. 32).

Hay que hacer hincapié en que la construcción de los ODS representa una oportunidad de suma relevancia, ya que éstos permiten conferir, a los tomadores de decisiones y a la sociedad civil, instrumentos de gestión para la ejecución y rastreo de un sistema que en múltiples ocasiones ha mostrado la carencia de concretización de sus propios principios y fines. En este sentido, Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas, 13 expresa propositivamente: “al reflexionar sobre los ODM, y con vistas a los próximos quince años, no existen dudas de que podemos cumplir con nuestra responsabilidad compartida para poner fin a la pobreza, sin excluir a nadie, y crear un mundo digno para todos” (p. 3). Este testimonio es esgrimido en el contexto de los trascendentales

32

resultados que los ODM promovieron durante el periodo 2000-2015, particularmente mediante la reconfiguración de las políticas públicas en las naciones en desarrollo. Así como en el conocimiento que persiste después de la implementación de los ODM, las desigualdades sociales, las manifestaciones de exclusiones y las brechas en el progreso social. POSTURA DE MÉXICO México fue un actor participativo en el proceso de la estructuración de los ODS al acudir, en 2013 y 2014, a las consultas y deliberaciones llevadas a cabo por el Grupo de Trabajo de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los ODS, de donde se generó un informe final que implicó la proposición de los ODS, hoy fundamento de la Agenda de Desarrollo Post-2015. Ante esto el gobierno mexicano se ha pronunciado en favor de la

Agenda Post-2015, indicando que una premisa central para asegurar ésta es la inclusión social, aseverando con esto que permitirá cerrar las brechas existentes ante la pobreza y permitirá la participación más activa de los grupos sociales vulnerables, como los indígenas, campesinos y quienes viven en miseria.14 De manera particularizada, destaca la participación de México en la coorganización que conjuntamente con Noruega y Tanzania llevó a cabo sobre la consulta temática sobre energía, la cual se desarrolló el 20 y 21 de marzo de 2013 en Mérida, Yucatán. Asimismo, organizó y fue sede de la consulta regional para América Latina y el Caribe acerca de la Agenda de Desarrollo Post-2015, celebrada en Guadalajara, Jalisco, del 17 al 19 de abril de 2013.14

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Lo antes mencionado se yergue como un compromiso del Estado mexicano ante la Agenda Post-2015, que de acuerdo a la maestra Cynthia Valdés, directora del área de Reducción de la Pobreza y Competitividad Productiva del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México (PNUD), esta tarea le concierne a todos los niveles de gobierno, al sector privado y la sociedad civil.15 Enfatizando que es primordial “establecer mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y acceso a la información” (p. 3),15 con el fin de llevar a cabo esta nueva agenda plasmada por los ODS, que se mueve en busca principalmente de vigorizar la paz social y la transparencia. Por otra parte, el Dr. Gerardo Esquivel, coordinador ejecutivo de investigación del Instituto Belisario Domínguez en México, ha señalado que los principales desafíos para México, planteados por los ODS, estarán suscritos en los cuatro rubros: 1) las crecientes desigualdades económicas, sociales y políticas; 2) la alineación de los esfuerzos nacionales con los locales; 3) la capacidad institucional para diseñar, instrumentar y evaluar las políticas públicas y 4) el conocimiento e información para la toma de decisiones adecuadas (p. 2).15

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Con lo antes citado, en México, el cumplimiento de la Agenda Post-2015 trazada por los ODS, representa un esfuerzo aún más ambicioso que compromete a nuestras autoridades a tener una visión integral del desarrollo del país, porque estos ODS no están centrados solamente en la pobreza, sino que abarcan las tres dimensiones que el desarrollo sustentable ostenta, como la ambiental, económica y social. Esta última, la del ámbito social, involucrará trazar un plan objetivo y posible para el periodo 20162030, que conlleve al ascenso económico y social de la nación, porque será ineludible llevar programas y acciones pertinentes, no sólo para velar por los más necesitados, sino para los menos atendidos y vulnerables, en ámbitos como la inequidad, justicia social, la económica y la ambiental. Desde este punto de vista, los ODS demandan una transformación de las políticas públicas, así como del contexto económico y orden social imperante en México, que además “requiere un buen funcionamiento de las instituciones, pero también implica una reestructuración básica de valores y actitudes” (p. 10), como lo señala Cordera Campos.16 Y sólo así se podrá superar la crisis existente en materia de derechos humanos y la desconfianza que predomina hacia las estructuras administrativas gubernamentales de México.

33


CONCLUSIONES La actitud aspiracional y de compromiso por cumplir los ODS en todo el mundo legitima universalmente la predominancia de los derechos humanos, así como la igualdad y la equidad social, con el fin de garantizar la protección de manera perenne de los sistemas naturales que acogen a la colectividad social y así avanzar en una prosperidad compartida. Es así que en este marco de referencia y cambios en el concierto internacional, México se está encaminando al fortalecimiento de las estructuras gubernamentales en el país, para dar respuesta a los ODS mediante políticas públicas en las que se vislumbran como componentes trascendentales la vinculación internacional para crear sinergias relativas a la agenda global, la inclusión social para sumar las voluntades de organismos así como de los distintos grupos sociales, y finalmente el establecimiento de mecanismos para la rendición de cuentas, con la finalidad de lograr los entendimientos comunes entre los distintos sectores sociales e incrementar la confianza y credibilidad en el gobierno mexicano. Por lo tanto, la incipiente agenda emanada de los ODS será un reto mayúsculo para todos los países, sin embargo, simbolizará universalmente una coyuntura histórica para la delineación y ejecución de programas con políticas públicas incluyentes, diáfanas y arraigadas en los derechos humanos.

5.

6.

7.

8.

9.

10.

11.

12.

13.

Referencias 14. 1. 2. 3.

4.

34

Waage, J. &Yap, C. (Eds.) (2015). Thinking Beyond Sectors for Sustainable Development. London. Ubiquity Press. Cordera Campos, R. (2014). Más allá de la crisis: al rescate del desarrollo. Economía UNAM, 11(31), 3-24. Cantú-Martínez, P.C. (2016). Los nuevos desafíos del desarrollo sustentable hacia 2030. Ciencia UANL, 19(78): 27-32. Naciones Unidas (2015). Proyecto de documento final de la cumbre de las Naciones Unidas para la aprobación de la agenda para el desarrollo después de 2015. A/69/L.85 Nueva York. Naciones Unidas.

15.

16.

Cantú-Martínez, P.C. (2014). Cambio climático: sus repercusiones para la sustentabilidad. Ciencia UANL, 17(67): 31-36. Kobayashi, M., Yoshiura, S., Sato, S. &Kaneko, S. (2014). Managing Environmental Risks and Promoting Sustainability, Scientic Advancement, and Leadership Development En Kaneko, N., Yoshiura, S. &Kobayashi, M. (Eds.) Sustainable Living with Environmental Risks (115).Tokyo. Springer Japan. Gambo-Bernal, G.A. (2015). Los objetivos del desarrollo sostenible: una perspectiva bioética. Persona y Bioética, 19(2), 175-181. Di Paola, M.E. (2015). Objetivos del desarrollo sostenible: ¿oportunidad o desencanto? Fortalezas y desafíos en su proceso de construcción global. En: Di Pangracio, A., Nápoli, A. & Sangalli, F. (Eds.) Informe ambiental anual 2015 FARN. (pp. 115-134). Buenos Aires. Fundación Ambiente y Recursos Naturales. Osborn, D., Cutter, A. &Ullah, F. (2015). Universal sustainable development goals. Understanding the transformational challenge for developed countries. London. Stakeholder Forum. Kamruzzaman, P. (2016). A Critical Note on Poverty Eradication Target of Sustainable Development Goals. European Journal of Sustainable Development, 5 (2), 87-110. Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (2015). La FAO y los 17 objetivos de desarrollo sostenible. Roma. Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. UNESCO (2015). Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible Transformar nuestro mundo para las personas y el planeta. Sinopsis. París. UNESCO. Naciones Unidas (2015). Objetivos del desarrollo del milenio. Informe de 2015. Nueva York. Naciones Unidas. Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno de México (2015). México en la negociación de la Agenda de Desarrollo Post-2015. México. Gobierno de México. Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques (2016). Relatoría. Seminario Los ODS en México y América Latina: retos comunes para una agenda compartida. Aprendiendo del pasado, preparándonos para el futuro. México. Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques / Senado de la República-LXIII Legislatura. Cordera Campos, R. (2014). El desarrollo ayer y hoy: idea y utopía. EconomíaUNAM, 11(33), 3-25.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


CANAL ABIERTO

JESSICA YADIRA MARTÍNEZ FLORES*

Entrevista al Dr. José Luis Comparán Elizondo

El doctor José Luis Comparán Elizondo nació el 3 de marzo de 1947 en Monterrey, Nuevo León. Comenzó su labor docente en la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas en 1966, a la par que tomaba clases de licenciatura. Obtuvo el título de Maestro en Ciencias, con especialidad en geofísica, en la Universidad de Toronto, Canadá, y el Doctorado en Ciencias Pedagógicas en la Universidad de Camagüey, Cuba. Fue director de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y actualmente es jefe de la Unidad de Desarrollo de Instrumentos Científicos y Tecnológicos de esta escuela. Recibió el nombramiento de Profesor Emérito en 2005. ¿Qué lo motivó a estudiar la Licenciatura en Ciencias Físico Matemáticas? Fueron dos motivos: el primero un profesor que me impartió matemáticas en la secundaria, me impresionó por sus conocimientos: algebra, geometría, trigonometría, las cuales veíamos en ese nivel y ahora se ven hasta la preparatoria o facultad. Este maestro era muy bueno, tiempo después supe que era de los primeros egresados de la Facultad de Matemáticas de la UANL. Al entrar a la Preparatoria 1 de la UANL, me sorprendí al darme cuenta que todo lo que me estaban “enseñando” de matemáticas ya lo sabía gracias a ese profesor. En cuanto a física, el aprendizaje era muy lento. El segundo motivo fue por un examen de orientación vocacional que nos hicieron en la preparatoria, en el cual salí apto para ingeniería

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

mecánica, supuestamente, y nos metieron a los grupos de ingeniería; en esas fechas estaban muy divididas las áreas: abogados, biólogos, ingenieros, etcétera. Estando en los cursos me decepcioné, no era lo que yo buscaba. Camino al autobús, cruzando por Ciudad Universitaria, un amigo me menciona la existencia de la Escuela de Matemáticas; cuando llegué a la Escuela, me enteré que hacía unos cuantos días se había convertido en la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, e incluía una carrera más, aparte de matemáticas, la de ciencias físico matemáticas y en ambas carreras aún había oportunidad para inscribirme al examen de ingreso. Presenté el examen, me fue muy bien, pasé entre los primeros lugares, e inmediatamente me inscribí. Entré encantado porque no pagábamos cuotas, solamente $30 pesos al año para la credencial universitaria; la Facultad lo manejaba así para animar a los estudiantes a ingresar en ella. ¿Nos puede hablar un poco de su etapa como estudiante, de su generación? Mi generación fue la de 1964-1968. Una época difícil por el movimiento estudiantil en México, que aquí también estuvo fuerte hasta 1971. Cuando comenzábamos a estudiar, como era una carrera nueva, algunas personas se interesaron de más, era la novedad, pues fuera del * Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: jessica.martinezf@uanl.mx

35


México ante al Organismo Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas y donde trabajó por 25 años, teniendo a su cargo grupos de hasta 40 ingenieros europeos, y le tocó la época difícil, al andar revisando que no hubiera armamento nuclear en algunos países; otros dos fueron exitosos en la industria privada, uno de ellos en el área de metalurgia y el otro en la industria textil en Jalisco; otro de ellos fue también director de la FCFM de nuestra Universidad, en general todos fuimos buenos profesionistas. Yo, por ejemplo, estuve en Canadá, prácticamente a todos nos fue muy bien, éramos muy dedicados.

D.F., la física sólo se podía estudiar en el ITESM, ésta había iniciado aproximadamente cinco o seis años antes. Ingresamos como 70 estudiantes y cuatro años después egresamos sólo 11. Éramos una gran familia, nos juntábamos mucho en aquellos tiempos para estudiar, por grupos, recuerdo que previo a los exámenes estudiábamos toda la noche. Considero que mi generación fue privilegiada debido a que como no había profesores de física en la entonces Universidad de Nuevo León (UNL), y del Tecnológico eran muy pocos los egresados de física, se firmaron convenios con el ITESM y con el IPN del D.F., los cuales nos enviaron profesores muy capacitados; para nosotros que éramos la primera generación, en las clases de física atómica y nuclear, nos enviaron un profesor especialista del ITESM, y para el resto de materias especializadas nos enviaron profesores del Instituto Politécnico Nacional. Como estudiantes teníamos bien claro que la carrera no terminaba al egresar de licenciatura, al contrario, teníamos que seguir preparándonos. A la mayoría de mis compañeros les fue muy bien: uno de ellos fue director del Cinvestav en Mérida por muchos años; otro fue representante de

36

¿Cuál fue el principal reto que enfrentó como egresado? En primer lugar, al iniciar la física, la Facultad contaba con un solo profesor de esta materia, el Lic. Rodolfo Jaime Mendoza, egresado del ITESM, él amablemente nos dio todas las asignaturas de física de los primeros dos años. Fue para él una tarea titánica, pues además tenía que dar clase en los semestres inferiores al nuestro. Es necesario aclarar que no teníamos laboratorios de física, por lo que sólo hicimos física desde el punto de vista teórico, es decir, nos faltó una parte muy importante del aprendizaje de la ciencia, las razones fueron económicas y también porque no había maestros en física experimental. Recuerdo que se integró a nuestra carrera un profesor de la UNAM, el ahora doctor Alejandro Morales Mori, en aquel tiempo yo todavía no terminaba de estudiar la carrera, pero era un investigador experimental “natural”. Con él aprendimos un poco de laboratorio, pero, aún así, cuando me fui a estudiar a Canadá, me di cuenta de que no sabía nada, fue cuando realmente comencé a vivir las experiencias en laboratorio. En la primera clase en Canadá preguntaron quién sabía computación, todos levantaron la mano menos yo, fue algo abrumador. Esa vez nos encargaron desarrollar un programa en FORTRAN para resolver operaciones con funciones matemáticas en 15 días, y pues tuve que aprender computación en esos días. Aquí, en México, sólo había una computadora en el centro, la cual era para nóminas, y en Canadá tenía a mi disposición una computadora las 24 horas del día, por lo que no fue tan difícil aprender. Entre otros retos estaba el inglés, del cual dominaba 40%, y los otros, la parte experimental y la computación, que ya he mencionado. Sin embargo, al no saber inglés, apuntaba todas las notas del pizarrón, y un compañero me pasaba los apuntes al final de la clase.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Sabemos que hay algo que le apasiona más que las matemáticas y la física: la docencia. ¿Qué nos puede platicar de su trayectoria como docente? En aquellos tiempos, cuando comencé, existían los exámenes de admisión a la Universidad, muy estrictos en algunos pasos, por ese motivo se quedaron fuera muchos aspirantes de ingeniería y ciencias. Sacando provecho de eso, la Facultad de Matemáticas pensó en capacitarlos a través de cursos de español y matemáticas, y preparar además a sus alumnos como docentes; así comencé como profesor en febrero de 1966, impartiendo esos cursos, estudiando al mismo tiempo el cuarto semestre. Los impartimos durante tres meses, en aulas prestadas por FACPyA. Fueron un éxito, nos dimos a la tarea de darles seguimiento a esos estudiantes y les fue muy bien en sus respectivas carreras. Tiempo después, cuando yo cursaba el quinto semestre, el director de la Facultad, el ingeniero Rafael Serna Treviño, pilar de nuestra Facultad, me preguntó que si quería dar clases en primer semestre, asombrado le pregunté que si creía que podía, a lo que me respondió que sí, que era algo que ya dominaba. Como cosa hecha adrede, el primer día que impartí clase tenía como alumnos a tres médicos que se habían inscrito a la carrera de matemáticas, me intimidé un poco, rondaba los 19 años y ellos eran mucho mayores que yo. Definitivamente cuando dominas la materia, la edad no importa. Así comencé en la docencia y me gustó mucho; como todo, al principio uno empieza a aprender, porque casi ninguno de los profesores, en todas las universidades, llevaba clases didácticas, ni metodología, ni sabían cómo pararse frente a los alumnos. Cuando te gusta dar clases, vas buscando la forma de llamar la atención de los alumnos y que te entiendan. Uno como profesor se va dando cuenta si el alumno está entendiendo o no, simplemente con la cara que hacen. También, como profesor te vas dando cuenta de las limitaciones, al principio, por ejemplo, me tardaba tres horas en preparar una clase de una hora y con el tiempo fui agarrando experiencia. Su frase “no es lo mismo dominar la materia que saber enseñarla”, ¿qué representa para usted? Nosotros los profesores, 99.9% somos profesionales de una carrera y después nos convertimos en profesores. Pero una cosa es que yo sepa algo de física o matemáticas, y otra cosa es que lo pueda transmitir y que el estudiante se apropie correctamente del conocimiento, es muy diferente. Hubo un tiempo en el cual me gustó mucho la

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

idea de preparar a los profesores como buenos profesores. Entre cuatro Facultades (Ciencias Físico Matemáticas, Ciencias Químicas, Ciencias Biológicas y la Facultad de Filosofía y Letras) hicimos una maestría en enseñanzas de las ciencias, con el apoyo de algunas universidades cubanas, sobre todo de las Universidades de la Habana y de Camagüey, la cual tiene bastante experiencia. Se graduaron muchos profesores, la mayoría ya están jubilados. Por esa razón estamos pensando en iniciar otra vez, muy pronto, la maestría. Lo ideal sería que a todos los que impartimos por lo menos una asignatura nos permitieran u obligaran a tomar, mínimo seis meses, como parte de la capacitación para aprender lo básico de pedagogía y la didáctica de la asignatura que se quiere enseñar, para aprender el cómo interesar al alumno en un tema en específico, de cómo se apropian de los conocimientos, de cómo evaluar (no cómo calificar).

37


¿Cómo fue el proceso que lo llevó a dirigir la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas? Cuando yo fui a Canadá me di cuenta que tenía mucho valor haber estudiado física, para empezar, era un caso particular al haber sido profesor a los 19 años, y estando allá aprendí mucho, trataba de aprender todo lo que observaba, cómo se dirige una escuela de primer mundo, qué elementos tiene y todo. Ser director no es cualquier cosa, tienes que innovar, a menos que quieras mantener todo igual, así todos saben cuáles son sus funciones, pero cuando quieres dirigir una escuela hacia nuevos rumbos, ahí sí debes tener conocimientos. La industria y las universidades empujaban fuertemente hacia la computación, todas las empresas estaban computarizando sus sistemas, desde sus nóminas a todos sus procesos, me dije: FísicoMatemáticas debe incluir una carrera en ciencias computacionales que incluya software y hardware, porque es matemática aplicada y física, lo hicimos y fue una carrera con mucho éxito. ¿Cuál fue el mayor logro obtenido al mando de la dirección de la Facultad? Darle mucha seriedad a la carrera, organizar muy bien los sistemas internos, como el Departamento Escolar, organizarlo, hacerlo más sistematizado, computarizarlo; crear los laboratorios, ya que no teníamos, por primera vez se iba a enseñar la parte experimental de la física. Hay que recordar que la física, la química, la biología, la astronomía y la geología son las cinco ciencias naturales y gran parte de su conocimiento es experimental; si no hay parte experimental, los maestros medio enseñamos, los alumnos medio aprenden y nos vamos a medias en todo, al final de cuentas si no tenemos equipo, no tendremos la cantidad de científicos que requiere el país en estas épocas. Además, se hizo la biblioteca más digna de la escuela. Se renovó el edificio, pues me habían entregado la Facultad sin terminar, sólo con el laboratorio central, nosotros, en los setenta, prácticamente tomamos por asalto el edificio. Actualmente tiene cinco edificios. Esos son los logros obtenidos, los más importantes.

38

¿Nos puede recordar el periodo en el cual dirigió la facultad? Fui director de 1974 a 1977, siendo reelecto de 1977 a 1980, pero yo renuncié al primer año de reelección porque llegó un momento en el cual me cansé de estar navegando contra la corriente, de querer hacer la cosas de cierta manera, como yo sabía que funcionaban y la resistencia era muy fuerte, así que dije: hasta aquí llego, me voy a dedicar a lo mío, fue entonces que introduje la asignatura de geofísica, e involucré a muchos alumnos y profesores para meterlos en esta nueva disciplina. Muchos estudiantes de ese tiempo fueron exitosos geofísicos con grados de maestría en ciencias y de doctor en ciencias. Al terminar el periodo de dirección al frente de la Facultad, usted toma la Dirección del Centro de Investigaciones Físico Matemáticas de la UANL. ¿Nos puede platicar su labor dentro de ese Centro? En ese tiempo los centros de investigación dependían de rectoría directamente, estaba el Centro de Investigaciones Económicas, uno de los más activos en investigaciones humanísticas, se formó el de Química, el de Físico Matemáticas, el de Mecánica tenía un Centro de Análisis de Vibraciones, y en Civil tenían el Instituto de Ingeniería. Entonces a mí me dan el de Físico Matemáticas y Conacyt sacó una modalidad que se llamaba los Centros Vacíos, en los cuales no tenían investigadores, sino que éstos acudían por proyectos. Fue cuando tomó fuerza la geofísica en Nuevo León, sobre todo en la Facultad. Estuvimos a punto de traer un reactor nuclear experimental, pero por cuestiones políticas al final no se pudo traer. Trabajamos en varias áreas de la física para las matemáticas, muy relacionadas con facultades norteamericanas, sobre todo con la Universidad de Texas. Fue un momento bueno, pero de pronto hicieron el cambio de que los centros pasan a ser parte de las escuelas. A partir de ese momento me dediqué a los instrumentos y equipos para laboratorio de física, hoy más de 150 instituciones de educación media superior y superior del país, entre

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


preparatorias y facultades, usan nuestro equipo. Nosotros lo diseñamos, lo construimos y lo comercializamos, esa fue también una necesidad del país. Además, existe la ventaja de que como nosotros lo hacemos, si el equipo presenta una falla, en menos de 24 horas se soluciona, no hay necesidad de estar esperando a los técnicos extranjeros. ¿Alguna anécdota que nos quiera compartir? En ese tiempo vimos la posibilidad de traer un reactor nuclear, aprovechando que teníamos una maestría en ingeniería nuclear, y para solucionar el problema de los isotopos en medicina, que duran muy poco, como ocho horas o menos y después se transforman en otro suceso; como los fabrican en la Ciudad de México, traerlos a Monterrey implica una tarea enorme. En ese entonces, se platicó con el rector, el Dr. Alfredo Piñeyro López, y se cotizó un reactor nuclear canadiense, se hicieron las ges-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

tiones con el Instituto Nacional de investigaciones Nucleares (ININ), en aquel tiempo existía Uramex (un organismo dedicado al control del uranio mexicano e importado), y con un organismo llamado Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, (CNSNS) y todo empezó muy bien, el reactor costaría un millón de dólares. El Dr. Piñeyro estaba de acuerdo. Recuerdo que tuvimos que ir a patrimonio nacional, Uramex nos había propuesto que una vez que tuviéramos el reactor nos íbamos a encargar de analizar todo el uranio de México, la ININ iba a establecer una buena cantidad de investigaciones acá en el norte, pero como el uranio enriquecido con el que trabaja ese reactor nuclear tenía que venir directamente de Canadá y por lo tanto los canadienses tenían que supervisar directamente que hiciéramos buen uso del reactor y del uranio que contenía en su núcleo, la CNSNS nos advirtió que ellos no

39


permitirían que viniera nadie del exterior a revisarnos directamente, por eso pertenecemos al Organismo Internacional de Energía Atómica, y como Canadá, años atrás, había vendido tecnología nuclear a la India y ésta un buen día, de buenas a primeras, explotó una bomba atómica, estaba todo el mundo encima de los canadienses, después de la explosión se juntaron todos los países que producían la tecnología nuclear y establecieron que a todos los que adquirieran reactores nucleares se les iba a revisar directamente de manera bilateral, para que no volviera a ocurrir un problema similar al de la India. México no aceptó la revisión directa de los canadienses, y Canadá tuvo que reinterpretar su constitución con base en que como era una cuestión educativa se podía hacer una excepción. Canadá tenía mucho interés en introducir tecnología nuclear a nuestra universidad porque en ese tiempo el presidente López Portillo se había comprometido a establecer ocho plantas nucleares, adicionales a la de Laguna Verde, en Veracruz. Los canadienses nos trataban de maravilla, a tal grado de reinterpretar la constitución para que nos pudiéramos traer el rector nuclear y sin supervisar periódicamente las futuras instalaciones, pero en ese momento hubo cambio de dirección en la Facultad y en los primeros días resolvieron que buscarían otro tipo de reactor nuclear (lo cual no se hizo) y el proyecto de contar con uno en nuestra universidad y manejado por nuestra Facultad prevalece aún como un bonito sueño. Así acabaron con dos años de gestiones internacionales y de visitas mutuas entre funcionarios universitarios y canadienses. Esa es una de las anécdotas sin final feliz. Usted recibió el reconocimiento como Profesor Pionero de la Geofísica en México, por parte de la Unión Geofísica Mexicana ¿Nos puede hablar un poco sobre eso? En Canadá, los presidentes de compañías importantes de geofísica buscan a los egresados de universidades para contratarlos; cuando yo terminé de estudiar allá, se me acercaron dos presidentes de compañías importantes de esa rama y me piden que me vaya a trabajar con ellos, yo asombrado les pregunté: “¿pero yo qué sé hacer, si acabo de terminar de estudiar?”, tan grande fue mi sorpresa al responderme harás lo mismo que hiciste aquí en estos dos años, investigar sobre métodos electromagnéticos aplicados a la geofísica, y, efectivamente, lo que querían era que yo investigara y ellos se encargarían de aplicar los resultados de mi trabajo investigativo en sus respectivas

40

compañías. Muy diferente en México, aquí a cualquier egresado primero le preguntan qué problema vas a resolver, cuánto me voy a ahorrar, y si no estás preparado para contestar favorablemente esas preguntas, pues simplemente no hay trabajo. De regreso a la ahora UANL (pues ya era autónoma) al poco tiempo me eligieron como director de la Facultad y comencé a convencer a las autoridades superiores de apostarle a la geofísica aplicada, nos hicimos de un equipo que nos regaló el Patronato Universitario, teníamos el mejor equipo de geofísica aplicada en el país. En ese tiempo Ensenada, Baja California, tenía el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), el cual estaba muy olvidado, en esa época el director general del CICESE viene a Monterrey y se hacen los convenios de intercambios de estudiantes. Es así como comienzo a alentar a los estudiantes egresados a que se vayan a Ensenada a investigar o incluso a otros países a terminar su maestría o doctorados. Al final de cuentas la Unión Geofísica Mexicana decidió, realmente a una propuesta hecha por mis exalumnos, darme el nombramiento de profesor pionero en la geofísica en México. ¿Cuál es su opinión o cuál es la sensación que le transmite el estado actual de la Universidad? Usted que ha estado trabajando de la mano con ella. ¿Qué observa en los aspectos académicos, culturales y científicos, actualmente, y qué visión tiene de la UANL en el futuro? Obviamente la Universidad que estamos viviendo en la actualidad no se parece nada a la que yo viví como estudiante, ahora tiene mucho más organización, muchas carreras están certificadas por instituciones privadas, que nos dicen si estamos haciendo bien o mal las cosas, yo creo que nosotros sabemos muy bien lo que estamos haciendo, siempre he pensado eso: si alguien sabe lo que está haciendo, es uno mismo. Los medios de comunicación actuales son muy fáciles de manipular, realmente nos damos cuenta lo que pasa en todo el planeta. Nuestras instalaciones son de primer mundo; el deporte se extendió, antes solamente había futbol americano, y ahora, gracias a eso tenemos muchos talentos a nivel mundial; muchas de nuestras instalaciones están acondicionadas para personas con discapacidad; se han implementado novedades tecnológicas en la enseñanza; investigación científica y humanista en casi todos lados. En cuanto a instalaciones estamos muy bien, pero creo que lo que nos hace falta es meditar lo que estamos ense-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


ñando, cómo lo estamos enseñando, porque tenemos toda la infraestructura en el país con el Conacyt, con las escuelas técnicas en todo, pero no tenemos investigadores de primer mundo. Los resultados de las investigaciones no llegan al pueblo, tan es así que no hemos podido construir una licuadora mexicana (un vaso, un motor y unas aspas), todas las que usamos son extranjeras. Por qué no bajamos un poquito la investigación hacia la sociedad para que disfrute lo que está costándole a ella. Debemos pensar en tener investigadores comparados con los más destacados del mundo, y tener otro grupo intermedio que esté trabajando en hacer llegar a la sociedad todo lo que se investiga. Por ejemplo, todos los avances tecnológicos de Estados Unidos, como los trajes espaciales que utilizan telas de 2 milímetros de espesor para aislar las temperaturas de 400°C, telas resistentes al fuego, todos los aparatos de comunicación y demás, no llegan a la sociedad. Los rusos iban a la par, incluso adelante de la tecnología espacial pero a la sociedad no le llegaba nada. Eso creo que es lo que nos falta, darle una sacudida a la cuestión académica y preguntarnos si esto es lo que realmente quiere el país, que sepan las nuevas generaciones qué quieren que investiguemos porque tenemos todo para hacerlo. ¿Actualmente tiene algún proyecto en puerta? Acabo de cumplir 50 años como profesor, por lo que ya estoy pensando en jubilarme, no sin antes dejar desarrollado el proyecto de la divulgación de la ciencia. El proyecto de la “SIciencia” (Sala interactiva de la ciencia) de nuestra Universidad fue presentado hace muchos años a muchos rectores y gobernadores, antes de que existiera Alfa, y nos decían que sí pero nunca lo llevaron a cabo, hasta que vimos que comenzar desde arriba estaba muy difícil, ya pasaron 20 años y no se ha podido; así que decidimos comenzar al revés, de abajo hacia arriba, y es así como tenemos ya la sala en donde se divulguen la ciencias físico matemáticas, en esta sala, durante poco más de un año, hemos tenido aproximadamente 25 mil estudiantes visitantes desde nivel preescolar hasta estu-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

diantes de doctorado en la enseñanza. Todos los niveles educativos han disfrutado de esta sala, la cual logramos con material que hacemos nosotros mismos y nuestros estudiantes. Estoy convencido de que la vocación de una persona se desarrolla en la primaria, no en la preparatoria, como lo estamos haciendo, desde la primaria hay que fijarnos en las capacidades. Me ha tocado ver niños de cuarto grado de primaria que al terminar de disfrutar el recorrido me aseguran que quieren ser físicos. En el proyecto debemos divulgar mucho la ciencia en general para poder tener científicos en un futuro, la infraestructura la tenemos, pero desgraciadamente nuestros estudiantes enfrentan la ciencia hasta que llegan a la escuela preparatoria, cuando ya es demasiado tarde, a los 15 o 16 años ya pasó mucho tiempo de aprendizaje desaprovechado. Si nos damos cuenta, los niños en Estados Unidos y Canadá a los 6 años ya andan jugando en los museos de ciencia y saben de todo eso. A esa edad, la tecnología la absorben de manera impresionante. A este proyecto es a lo que me voy a dedicar los últimos años en la UANL. Muy pronto vamos a presentar un proyecto de maestría y doctorado en enseñanza de la ciencia y un examen propedéutico para los profesores de física en la secundaria. Todos ellos requieren conocer muy bien lo que van a enseñar y saber cómo enseñarlo. ¿Algo más que desee agregar? La fabricación de equipo de laboratorio de física que tenemos, en lo cual nadie creía, los principales detractores eran de nuestra propia Facultad, y les dimos un ejemplo a nivel nacional de que se pueden hacer las cosas. Sin hacer gastar a la Universidad, porque al final de cuentas la Universidad no tiene recursos para eso. Es un orgullo ver en otras universidades un equipo diseñado y fabricado en la UANL. A veces le tenemos mucho miedo al éxito, pero así como lo hicimos nosotros, empezar de cero y llegar a ser el número uno en México, creo que así lo podemos hacer en cualquier campo, es cuestión de decisión, nada más, y a veces un poquito de apoyo de las autoridades.

41


TENDENCIAS EDUCATIVAS La práctica tutoral a distancia en educación superior MARÍA TERESA CERVANTES LOREDO*, SERGIO MANUEL DE LA FUENTE VALDEZ*, HEBERTO ALFONSO AGUILAR MARTÍNEZ*, YOLANDA LÓPEZ LARA*

El Programa Institucional de Tutoría1 de la Universidad Autónoma de Nuevo León establece que las diversas dependencias universitarias deberán atender las necesidades de tutoreo de los estudiantes a través de tres estrategias: a) la atención grupal, b) la atención en talleres y c) la atención individual o en pequeños grupos. En nuestra experiencia, como tutores en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, cada semestre nos entrevistamos de manera grupal con los estudiantes que se nos asignan, muchos de los cuales no vuelven a entrevistarse con el tutor ni cuando son requeridos por éste para darles una atención individual. Muchas veces hemos observado que tanto los tutores como los estudiantes llevan a cabo esas reuniones grupales como un mero trámite que se debe cumplir cada semestre y se reduce a proporcionarles información administrativa, así como a

orientarlos en el conteo de créditos y opciones para las unidades de aprendizaje que cursarán el próximo semestre. Y sabemos que esto no sucede sólo en nuestra escuela. Los tutorados aducen muchas veces que no asisten a las sesiones de tutoreo porque no tienen tiempo ya que trabajan para pagar sus estudios, porque se los impide el horario de clases o porque no tienen dinero para pagar el pasaje a la Facultad, es un hecho real que el transporte en la ciudad de Monterrey es el más caro del país. En esas condiciones es explicable la ausencia en el tutoreo. Por otro lado, en la vida diaria los jóvenes están inmersos en las redes sociales que utilizan para intercambiar asuntos personales y académicos. Actualmente los estudiantes investigan, se informan y adquieren gran cantidad de conocimientos a través de las redes sociales y de los medios electrónicos de comunicación, aprenden a

* Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: matecelo2004@yahoo.com.mx

42

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


través de éstas. Ese aprendizaje no es necesariamente deliberado y organizado. Ya se ha escrito mucho sobre educación a distancia y sobre el uso de las nuevas tecnologías en la educación. Ese es el contexto real de nuestra práctica tutoral, es importante tener en cuenta esta realidad para hacer la planeación del sistema y del Programa Institucional de Tutoría. Considerando lo anterior se justifica la siguiente pregunta: ¿es posible y necesario hacer tutoría a distancia usando las nuevas tecnologías para dar un servicio personalizado y más eficaz en nuestra Facultad? Este trabajo expone el marco teórico que orienta una experiencia de tutoría a distancia utilizando las redes sociales a partir de la cual podremos desarrollar una investigación cualitativa cuyos resultados nos arrojarán datos para elaborar una propuesta de mejoría en el Programa Institucional de Tutoría. FUND AMENT ACIÓN TEÓRIC A FUNDAMENT AMENTA TEÓRICA La práctica tutoral es un término que se refiere a las actividades complementarias a las tareas docentes que desempeña un maestro al presentar a sus alumnos contenidos educativos para que sean asimilados y dominados. La acción tutoral tiene como propósito orientar a los alumnos a partir de un diagnóstico de sus necesidades, aptitudes, estilos de aprendizaje y de sus aspiraciones profesionales.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Actualmente se concibe el tutoreo como una acción que va más allá de una estrategia remedial o un apoyo a estudiantes que tienen dificultades académicas ya que se trata de optimizar el desarrollo académico, personal y profesional del alumno.2 Entre las técnicas que utiliza el tutor para desempeñar sus funciones se encuentran: escucha activa, observación, cuestionario, test, las sesiones individuales y de grupo.3 La escucha activa no es sólo oír al otro sino comprender el contexto en que se expresa el mensaje, decodificarlo, interpretarlo, retroalimentar al emisor, confirmar el sentido del mensaje y dar una respuesta adecuada con una actitud de respeto al interlocutor. La respuesta será adecuada en la medida que cubre una necesidad, duda o interés de los dos interlocutores. Esta escucha activa es la base para una buena comunicación entre el tutor y el tutorado. La observación es una técnica muy importante por la que el tutor está al tanto de los hábitos, actitudes, procedimientos, estados de ánimo, dificultades y grado de dominio de contenidos educativos por parte del estudiante. El tutor ha de establecer los criterios e indicadores que orienten las observaciones para registrarlas y analizarlas posteriormente. Los cuestionarios proporcionan información de manera rápida y estandarizada. Pueden servir para obtener datos generales y sondear aspectos que después se indagarán más profundamente por medio de la entrevista.

43


La entrevista es el instrumento más valioso de la tutoría, tanto para profundizar en la información obtenida como para incidir en los cambios personales, hábitos de estudio y soluciones requeridas por el tutorado. Los test son herramientas también muy necesarias ya que bien aplicados y bien interpretados pueden dar información muy valiosa sobre aspectos de la personalidad, estilos de aprendizaje, coeficiente intelectual, problemas emocionales y conductuales que es muy importante tener en cuenta en la acción tutoral. La tutoría puede ofrecerse de manera grupal o individual. Hay momentos o situaciones en las que es necesario dar información o aplicar cuestionarios y test que no necesariamente han de realizarse de manera individual, hacerlo en grupo puede ser lo más eficaz. También puede usarse la modalidad en grupo para atender o incidir en problemas comunes como la relación con un maestro, horarios, etc. Además, con la tutoría grupal los estudiantes aprenden lo que es la tutoría entre pares que les será muy útil en su vida profesional. Sin embargo, la atención individual es la forma más generalizada de llevar a cabo la tutoría porque, a diferencia del maestro en el aula, el tutor da una atención personalizada que atiende las necesidades y características de cada uno de sus tutorados. En la actualidad, ante el mundo complejo y cambiante en que se desarrolla nuestra acción tutoral y la irrupción de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos incluido el educativo, debemos plantearnos la posibilidad y necesidad de utilizar como herramientas las nuevas tecnologías para cumplir nuestra función como tutores. En el tutoreo presencial las técnicas mencionadas antes se han aplicado con éxito según las experiencias individuales de muchos maestros universitarios. En el tutoreo a distancia habría que experimentar para ver si las mismas técnicas funcionan de la misma manera o proponer otras más adecuadas. Ser asesor de tutoría no es una actividad difícil pero sí laboriosa y con muchas responsabilidades, ya que se está trabajando con seres humanos, que tienen altas y bajas en su vida estudiantil, laboral y profesional. La humanista actividad tutoral implica costos, orden, disciplina, intenso trabajo, tiempo y esfuerzo. El tutor es pieza clave para mejorar las actividades de los estudiantes, cuando se presentan problemas o dificultades, es él quien estará capacitado para orientar hacia las soluciones.

44

La presencia de un tutor puede ser clave también en el ámbito personal: en el desarrollo de algunas características de la personalidad, la formación de valores, la conciencia y responsabilidad social. Es por esto que debe estar en contacto con la familia y con el cuerpo multidisciplinario para que en conjunto contribuyan al crecimiento integral de los tutorados. Para De Miguel4 la actuación de los tutores será amplia y directa con los estudiantes y su perfil será de responsabilidad y compromiso institucional. Un buen profesional, con saberes especializados y determinadas destrezas que emplea una formación sistemática. Un buen profesional deberá destacarse por sus competencias y poseer una sólida preparación, con una integridad ética que proporcione credibilidad en su trabajo. Burgess y Dadmond5 consideran que los profesores con funciones tutoriales deberán tener una actuación recta, honesta y preocupada por la calidad de sus servicios. Gordillo6 destaca que para que un profesor sea un buen tutor requiere dominar una serie de habilidades que le permitan afrontar un problema desde diferentes perspectivas. Muchas de las dificultades que tienen los profesores son consecuencia de su falta de habilidades y de estrategias básicas para afrontarlos. Desarrollar capacidades sociales que le faciliten las relaciones personales con los tutorados y su familia para resolver satisfactoriamente los conflictos presentados. Díaz Allué7 expresa que no basta con la buena voluntad de los profesores tutores, sino que necesitan una sólida formación psicopedagógica, aunada a múltiples cualidades personales que los hagan aptos para desempeñar sus funciones y valorar el interés que se requiere en la formación integral de los estudiantes. Sebastián Rodríguez Espinar8 asigna al tutor el rol de una agente de cambio con la finalidad de facilitar en la institución educativa y en los estudiantes una organización de calidad, que obliga al tutor a facilitar la comunicación, mejorar el clima de confianza, facilitar el trabajo en equipo, a asumir un liderazgo, a la adopción de estrategias para solucionar los problemas e implicarlo en la toma de decisiones. Asimismo, este autor enfatiza que la función de la orientación ha de sobrepasar el estricto marco escolar. Que el capital más valioso de una institución educativa son los recursos humanos. Que el concepto de aprendizaje no se hace exclusivamente a los contenidos culturales. La tutela y los derechos individuales de cada estu-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


diante deberán prevalecer ante determinadas situaciones de pasividad. El profesor tutor no podrá ser el mismo que el tutor tradicional pues hay una discusión de los especialistas en el análisis de las características de los nuevos tutores. En su perfil se han de considerar las habilidades y capacitación para el uso de las nuevas tecnologías. Lorenzo García Aretio,9 en De la educación a distancia a la educación virtual, afirma que las nuevas tecnologías permiten deslocalizar y destemporalizar las fuentes del conocimiento. En las últimas dos décadas las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han transformado la forma de entender y llevar a cabo el proceso educativo. Actualmente se habla de e-learning y mobile-learning para referirse a las más avanzadas herramientas tecnológicas que se utilizan para el aprendizaje y el proceso educativo. Estas tecnologías pueden ser una solución para los problemas de financiamiento, de falta de recursos y por lo tanto de acceso y cobertura en el sistema educativo. Los maestros y los tutores han de capacitarse para desempeñar sus funciones en estas innovadoras transformaciones de la modalidad de educación a distancia. El mismo autor señala que el tutor que trabaja a distancia, además de cumplir las mismas tareas que un tutor en la modalidad presencial, ha de integrar al estudiante en el entorno técnico humano formativo, agregaríamos que debe aprovechar las TIC para acompañarlo en su proceso formativo proporcionándole accesibilidad a la orientación, consejo que requiera y facilitando su desarrollo personal, académico y profesional. CONSIDERA CIONES QUE ORIENT AN NUESTRA CONSIDERACIONES ORIENTAN EXPERIENCIA DE TUT OREO A DIST ANCIA TUTOREO DISTANCIA 1. Son varios los roles que deberán desempeñar los tutores pues serán guías, orientadores, líderes, facilitadores de los aprendizajes, entre otros. Por lo que requieren de una sólida formación profesional para el mejor cumplimiento de sus múltiples funciones. 2. Es necesario que los profesores tutores posean varias habilidades y capacidades para que desempeñen eficientemente sus funciones: buenos comunicadores, que sepan proporcionar un clima de confianza entre sus alumnos, los orienten para que trabajen en equipo y respeten los derechos individuales de sus tutorados, entre otras habilidades y capacidades.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

3. Múltiples autores han expresado sus puntos de vista sobre las funciones y roles de los profesores tutores, pero existen entre ellos muchas coincidencias en el sentido del compromiso social y, por tanto, humanista, de su formación psicopedagógica, del compromiso ético que tienen, del liderazgo que ejercen y sobre todo de su importante papel dentro del sistema educativo en colaboración con el equipo multidisciplinario al que pertenecen en las instituciones educativas, con la finalidad de facilitarles a los estudiantes el éxito dentro del proceso enseñanza-aprendizaje. 4. Los tutores han de capacitarse para cumplir sus funciones tanto en la modalidad presencial como a distancia, aprovechando las TIC para facilitar a los estudiantes la posibilidad de tener acceso a su tutor aun cuando no se encuentren en el mismo espacio y tiempo. 5. Consideramos que la tutoría a distancia podría solucionar el problema de la falta de asistencia de los estudiantes a la tutoría. Sería conveniente que los desarrolladores de la plataforma SIASE incluyan en el menú de tutoría una aplicación que permita interactuar con los estudiantes de manera que ofrezca el servicio en línea. 6. Este equipo de maestros nos proponemos experimentar utilizando las redes sociales para hacer tutoría, analizar y sistematizar esa experiencia investigando su viabilidad y eficacia para fundamentar la propuesta ante los desarrolladores de SIASE, así como identificar las técnicas y acciones más adecuadas para esa modalidad y hacer propuestas al Programa Institucional de Tutoreo. REFERENCIAS 1. 2.

3. 4.

5.

Programa Institucional de Tutoría, actualización (2013). UANL. Olea, E. y Garduño, C. (2011). Función tutorial del profesor en programas de educación a distancia en educación superior: una propuesta de modelo. Redylac.org. Recuperado el 25 de noviembre en: http://www.redalyc.org/pdf/ 688/68822701013.pdf Nicastro, S. y Andreozzi, M. (2003). Asesoramiento pedagógico en acción. La novela del asesor. Argentina: Paidós. De Miguel, M. (1993). La evaluación de las instituciones universitarias. Ponencia. Jornadas de Didáctica Universitaria: Universidad de Granada. Burgess y Dadmond (1994). Formación y profesionalización de orientadores: modelos y procesos. Madrid. Recupe-

45


6. 7.

46

rado el 5 de mayo de 2016 en: http://www.uv.es/relieve/ v2n2/RELIEVEv2n2_3.htm Gordillo, M. (1996). Desarrollo del altruismo en la infancia y adolescencia. Madrid. Centro de Publicaciones. Díaz A. (1997). Orientación en educación secundaria. Situación actual y prospectiva. Revista de Investigación

8. 9.

Educativa, 1997, Vol. 15, no. 2, pp. 9-83. Rodríguez, S. (1997). Manual de tutoría. Colección Educación Universitaria. Octaedro-IC-UB. García Aretio, L. Ruiz, M. y Domínguez, D. (2007). De la educación a distancia a la educación virtual. Barcelona. Ariel.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Cinturones orogénicos sepultados bajo la Sierra Madre Oriental: basamento precámbrico y paleozoico JUAN ALONSO RAMÍREZ FERNÁNDEZ*, UWE JENCHEN*

La Sierra Madre Oriental (SMOr) es el elemento geográfico y geológico más destacado del noreste de México. Es un cinturón montañoso que se extiende por más de 1,500 km, con un ancho que ronda en los 80 km y con una elevación máxima en el Cerro del Potosí de 3,713 metros sobre el nivel del mar.1 La SMOr se extiende por los estados de Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León en el norte y se prolonga hacia el centro del país donde es cubierta por los productos del Cinturón Volcánico Mexicano.2 En la región limita con la Planicie Costera del Golfo de México, mientras que hacia el oeste lo hace con el Altiplano Mexicano o Mesa Central. La SMOr forma parte del Sistema Cordillerano de Norteamérica, que se prolonga desde Canadá y EUA, hasta nuestro país. Geológicamente es un cinturón cabalgado y plegado, que consiste en una potente secuencia primordialmente marina de edad mesozoica. Ésta se depositó en la incipiente cuenca del Golfo de México una vez que se desmembró el megacontinente Pangea a fines del Paleozoico. Posteriormente, y ya en el Cenozoico, estos potentes paquetes sedimentarios fueron levantados del fondo marino y deformados en dirección NE. Este proceso orogénico se asocia a la acreción del gran Terreno Guerrero3 y a la subducción en la margen pacífica de nuestro país. Esta deformación ha sido relacionada con los eventos Laramide y Sevier en EUA, pero en nuestro país algunos autores lo denominan Orogenia Hidalgoana.4 La SMOr cuenta con un basamento geológico ancestral que subyace a la potente secuencia sedimentaria (figura 1). Basamento se define como un complejo indiferenciado de rocas que subyacen a otra secuencia litológica de interés en un área en particular.5 El basamento de la SMOr está conformado por testigos litológicos de importantes procesos geológicos de alcances no solamente regionales, sino globales. Estos procesos están íntimamente ligados a movimientos a escalas continentales de las placas tectónicas, durante el Precámbrico y el Paleozoico. En nuestro país son muy escasas las rocas de CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Figura 1. Ejemplo de afloramiento de la secuencia sedimentaria mesozoica sobre el basamento de la SMOr. La cima de este último representa la máxima altura de una antigua cadena montañosa que fue sepultada durante una transgresión marina, para posteriormente ser nuevamente exhumada y erosionada hasta su situación actual. Localidad Virgen del Contadero, Aramberri, N.L.

estas edades, debido a que se encuentran generalmente sobreyacidas por secuencias de provincias geológicas más jóvenes. Los afloramientos del basamento precámbrico y paleozoico de la SMOr en el NE de México se localizan en los estados de Tamaulipas y Nuevo León, en el Anticlinorio Huizachal-Peregrina (AHP), los Altos de Bustamante y Miquihuana (Tamps.) y Aramberri (N.L.; figura 2).6 Estos complejos fueron exhumados gracias a profundas fallas a lo largo de rampas que permitieron que las rocas del basamento fueran traídas hasta la superficie actual. Estos complejos han sido estudiados a detalle desde hace más de medio siglo. Sin embargo, no es sino hasta los últimos años y gracias a trabajos de campo más detallados, a la aplicación de técnicas analíticas más avanzadas y la correlación con complejos similares de otras partes de México y del mundo, * Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Ciencias de la Tierra. Contacto: alonso_fct@hotmail.com

47


CINTURONES OROGÉNICOS SEPULTADOS BAJO LA SIERRA MADRE ORIENTAL: BASAMENTO PRECÁMBRICO Y PALEOZOICO

Figura 2. Distribución de las unidades del basamento premesozoico (en colores oscuros) de la Sierra Madre Oriental, en los estados de Tamaulipas y Nuevo León.6

que se cuenta con una visión más integral de su desarrollo. El objeto de este trabajo es presentar de manera comprensiva y sucinta los modelos geológicos m ás actuales para las unidades que conforman el antiguo basamento de la SMOr, y de manera muy breve su importancia económica. UNIDADES LITOLÓGICAS DEL BASAMENTO El basamento precámbrico y paleozoico de la SMOr se compone de cuatro grandes unidades fácilmente reconocibles en campo. Los afloramientos más completos se localizan en el Anticlinorio Huizachal Peregrina (figura 2), en las inmediaciones de Cd. Victoria, Tamaulipas. Se trata de un gran pliegue cuyo núcleo se encuentra erosionado. Las unidades del basamento se agrupan en cuatro asociaciones geológicas (de lo más antiguo a lo más joven): Gneis Novillo, Esquisto Granjeno, Tonalita Peregrina y la Secuencia Sedimentaria y Volcánica Paleozoica. Estas unidades están en contacto a lo largo de fallas con orientación NW-SE.

temente metamorfizadas bajo condiciones de facies de granulita (equivalente a ~10 kbar y ~800°C).7 De acuerdo a Trainor et al.,7 se compone de dos asociaciones con edades mesoproterozoicas, de extensión aún desconocida. La más antigua fue fechada con 1.1 a 1.2 Ga (U-Pb en circones)9 y contiene metagranitos, metagabros y calcosilicatos. La más joven tiene un rango de edad de ~1 Ga, y se compone de una secuencia de anortositas-mangeritas-charnoquitas-granitos. Se considera que la edad del pico del metamorfismo es de 990 millones de años. Estas rocas fueron atravesadas por diques básicos pre y posmetamórficos10 de edades de ca. 546 Ma (40Ar/39Ar en hornblenda).11 Los gneises son fácilmente reconocibles en el fondo de las cañadas, por sus típicas alternancias bandeadas claro-oscuras (figura 3). La mineralogía típica es plagioclasa, cuarzo, clinopiroxeno y ortopiroxeno y granate. En el GN se ha reportado la presencia de oro12 con leyes de hasta 4 gr/ton y titanio13,14 (aprox. 7,000 ton en rocas nelsoníticas).15 Otro importante georecurso son las rocas dimensionables, que sin embargo no es explotado aún. En las publicaciones más antiguas el GN fue correlacionado con el cinturón grenvilliano de Norteamérica.16-18 Asimismo, se postuló la existencia de una gran falla, conocida como Megacizalla Mojave-Sonora19,20 que habría desplazado al GN hacia el Este desde una posición inicial en el NW de México. Sin embargo, correlaciones con el complejo Oaxaquia (figura 4) del sur de México e incluso el análisis de las rocas paleozoicas del mismo Anticlinorio Huizachal-Peregrina,21 indican que el GN nunca estuvo en contacto con rocas contemporáneas de Norteamérica, sino que forman parte de un

COMPLEJO MET AMÓRFICO PRECÁMBRICO METAMÓRFICO GNEIS NOVILLO El Gneis Novillo (GN) aflora únicamente en el AHP y representa la unidad geológica más antigua de todo el noreste de México. Se trata de una compleja asociación de litologías fuer48

Figura 3. Afloramiento masivo del Gneis Novillo en su variedad bandeada, Cañón Novillo, AHP. Las bandas oscuras (melanocráticas) están formadas por granates, piroxenos y albitas, mientras que las claras (leucocráticas) son cuarzo-feldespáticas.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


JUAN ALONSO RAMÍREZ FERNÁNDEZ, UWE JENCHEN

microcontinente aislado denominado Oaxaquia, que se integró al antiguo megacontinente Rodinia (del ruso родина , ródina, patria) y más tarde se ensambló a Gondwana22,23 (Gondvana, en sánscrito: bosque de Gond, India). El GN es correlacionable con Oaxaquia por su litología y estilo estructural, más allá de pequeñas diferencias tectónicas.8 Después de la ruptura de Pangea (del griego “toda la Tierra”), a fines del Paleozoico, Oaxaquia pasa a formar la columna vertebral de la geología de México. COMPLEJO MET AMÓRFICO P ALEOZOICO METAMÓRFICO PALEOZOICO ESQUISTO GRANJENO La siguiente unidad es el denominado Esquisto Granjeno (EG), que se localiza en el núcleo del AHP (figura 4), en contacto tectónico con el Gneis Novillo, y en los Altos de Bustamante, Miquihuana y Aramberri. En estas tres últimas localidades el EG es la única unidad que aflora del antiguo basamento. El EG se compone de secuencias fuertemente deformadas, constituidas por rocas metamórficas con protolitos (rocas originales antes del metamorfismo) de lutitas, areniscas, turbiditas, escasas calizas, además de intercalaciones de tobas y lavas básicas.24 Las rocas originales experimentaron modificaciones mineralógicas, texturales y químicas, bajo condiciones de metamorfismo de esquistos verdes durante el Carbonífero.25 En campo se reconoce su fuerte foliación (ordenamiento de los minerales planares por esfuerzos tectónicos) y plegamiento, bandas de cuarzo y coloraciones grises (figura 5), verdes y ocre. La litología resultante es muy variada dependiendo del protolito; desde esquistos de muscovita y albita con cuarzo, esquistos de clorita y talco hasta cuarcita. En algunos casos se presenta grafito, indicando eductos ricos en materia orgánica (lutita orgánica). Estos depósitos formaron parte de la

Figura 4. Distribución de los terrenos Oaxaquia y Granjeno-Acatlán.22 AHP: Anticlinorio Huizachal-Peregrina.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

antigua cuenca de trinchera situada en la margen noroccidental de la ancestral Gondwana (durante el Paleozoico). Esta secuencia originalmente fue correlacionada con el Cinturón Ouachita-Marathon, que forma parte del sistema colisional Apalachiano de EUA y Canadá y que se extiende hasta Europa (Cinturón Varíscico). Sin embargo, las interpretaciones más recientes indican que el EG representa más bien la culminación al norte del Cinturón Granjeno-Acatlán, que se extiende al sur de nuestro país.6,24 Esto ha sido documentado por la presencia de circones detríticos cuyas edades por el método U-Pb son principalmente grenvillianas (1250-920 Ma) y panafricanas (730-530 Ma), lo que permite la correlación con la parte NW de Gondwana (ahora Sudamérica) y no de Laurencia (ahora Norteamérica).6 En la unidad del Esquisto Granjeno y únicamente en el AHP se localiza un cuerpo sumamente irregular de rocas serpentiníticas. Estas rocas de notable coloración verdosa y de tacto graso característico, se componen de minerales del grupo de la serpentina26 (figura 6). De manera concreta se ha descrito la presencia de minerales exóticos, como la estichtita (Mg 6 Cr 2 (OH) 16 [CO 3 ] 4H 2 O; figura 6) y la piroaurita (Mg6Fe23+(OH)16[CO3] 4H2O) que son carbonatos hidratados del grupo de la hidrotalcita.27 La presencia de éstos se debe a la descomposición de espinelas (magnesioferrita, magnesiocromita y espinela)27 en presencia de H2O, CO2 y CH4. Cabe mencionar que estos minerales se conocen únicamente en una docena de localidades del mundo.28 Alemán Gallardo26 ha denominado a este cuerpo como Serpentinita Victoria (SV), en virtud que aunque esté emplazado en forma de cuña interna en el Esquisto Granjeno, sus características litológicas lo distinguen claramente del resto de las rocas. La serpentinita ha sido interpretada como un cuerpo obducido de antigua corteza oceánica, previamente hidrotermalizada (transformación de olivinos a serpentina por incorporación de H2O). Ambas unidades, SV y EG quedarían unidas al GN (previamente ensamblado a Gondwana) durante el empuje de la Placa Paleopacífica bajo Gondwana durante el Paleozoico tardío (> 250 Ma). En el EG se aprovechan económicamente serpentinita (Cd. Victoria) y talco y cuarcita (Aramberri). La serpentinita se utiliza como roca dimensionable, en la escultórica (como sustituto del jade), en hornos como refractario, como escudo en reactores nucleares y en la metalurgia. El talco es útil en la industria de los plásticos, de la cerámica, de las pinturas, del papel, de la cosmética, como roca dimensionable, entre otras. La cuarcita se utiliza para procesos metalúrgicos, para fabricar ladrillos de sílice y como roca ornamental. 49


CINTURONES OROGÉNICOS SEPULTADOS BAJO LA SIERRA MADRE ORIENTAL: BASAMENTO PRECÁMBRICO Y PALEOZOICO

deformada. Esta unidad fue fechada con 351±54 Ma, por UPb en circones y 313±7 Ma en muscovita.25 La composición geoquímica (elementos mayores y traza) de la Tonalita Peregrina29 indica que este cuerpo formó parte de un arco continental, es decir, un complejo ígneo plutónico en una margen continental activa. Este modelo concuerda con la edad del metamorfismo del Esquisto Granjeno, ya que mientras este último se metamorfizaba por la compresión de la placa oceánica en subducción, ascendieron magmas formados eventualmente a partir de la anatexis (fusión parcial) de rocas corticales similares al GN.

Figura 5. Variedad pelítica del Esquisto Granjeno, Cañón de Caballeros, AHP.

Figura 6. Serpentinita (verde) conteniendo estichtita (lila) en el Cañón Novillo, AHP.

TONALIT A PEREGRINA DEL PALEOZOICO TONALITA Un cuerpo ígneo de composición granítica representa la tercera unidad del basamento. Éste se emplazó tectónicamente entre el Gneis Novillo y el Esquisto Granjeno como un bloque irregular, con una longitud aproximada de 15 km, con un espesor altamente variado alcanzando un máximo de 1.7 km hasta cuñarse completamente. No muestra efectos de metamorfismo, sin embargo, presenta cristales deformados lo que pone en evidencia que la falla a lo largo de su emplazamiento seguía activa durante el ascenso del cuerpo magmático. De León Barragán29 describe esta unidad como Tonalita Peregrina; se trata de un plagiogranito con plagioclasa, ortoclasa, cuarzo, biotita, sericita y otros minerales accesorios, en una textura hipidiomórfica inequigranular parcialmente 50

SECUENCIA SEDIMENT ARIA Y V OL CÁNIC A SEDIMENTARIA VOL OLCÁNIC CÁNICA PALEOZOICA Suprayaciendo al Gneis Novillo y exclusivamente en el AHP aflora una secuencia primordialmente sedimentaria, que, aunque fue fuertemente deformada, no presenta ningún rasgo de metamorfismo. Esta secuencia ha sido separada en formaciones, de acuerdo a criterios litológicos y de edades. Predominan las rocas sedimentarias siliciclásticas y calcáreas, con escasas volcánicas, agrupadas en las siguientes Formaciones:21,30 a) Cañón de Caballeros, del Silúrico, b) Vicente Guerrero, del Misisípico (Carbonífero), c) Riolita Aserradero, del Misisípico, d) Del Monte, del Pensilvánico y e) Guacamaya, del Pérmico. Cabe mencionar que la Riolita Aserradero debe considerarse una litodema y no una formación,5 ya que su origen es ígneo. Las secuencias sedimentarias son de origen marino profundo y pueden ser correlacionadas con los protolitos del Esquisto Granjeno, es decir, son rocas depositadas en una cuenca a lo largo de una margen de convergencia, en una zona de trinchera. Las formaciones más antiguas presentan asociaciones faunísticas gondwánicas,21 mientras que las más jóvenes presentan más bien afinidades lauréncicas. Esto implica que la cuenca en donde se depositó esta secuencia, localizada inicialmente en las inmediaciones de la margen NW de Gondwana, paulatinamente recibió la influencia de aguas cercanas del SW de Laurencia. Esto sin que se haya presentado una verdadera colisión continental, como en el caso de las rocas equivalentes en los Apalaches de EUA. Por otra parte, la presencia de la Riolita Aserradero (figura 7), que litológicamente podría ser el equivalente volcánico de la Tonalita Peregrina, motivó al establecimiento de la hipótesis de una petrogénesis en común. Su edad, de 334 ±39 Ma (U-Pb en circones)21 favorece el establecimiento de tal hipótesis. Sin embargo, ambas unidades no son equivalentes, debiCIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


JUAN ALONSO RAMÍREZ FERNÁNDEZ, UWE JENCHEN

Figura 7. Afloramiento de la Riolita Aserradero, mostrando la coloración clara típica, con textura fluidal de una lava viscosa en dos generaciones de flujo. Cañón Caballeros, Anticlinorio Huizachal-Peregrina.

do a que presentan concentraciones y relaciones geoquímicas (por ejemplo, contenidos de elementos como Rb, REE) muy dispares.29 El carácter volcánico subaéreo de la riolita implica necesariamente que ésta se emplazó por un evento tectónico entre la secuencia sedimentaria marina, o bien en una fase en que ésta se encontraba expuesta en superficie. Su emplazamiento pudo bien haberse llevado a cabo durante el ensamble de Pangea. CONCLUSIONES Actualmente la SMOr es el elemento geográfico dominante en el paisaje del noreste de México. Sin embargo, las rocas de su basamento atestiguan la existencia de antiguas montañas (al menos de dos grandes generaciones) que fueron erosionadas y sepultadas por secuencias litológicas más jóvenes. La primera de ellas, atestiguada por el Gneis Novillo del Precámbrico, representa las raíces de un sistema montañoso denominado Grenvilliano, cuyos vestigios se localizan principalmente en el sur de México (complejo Oaxaquia), Canadá, pero también en Escandinavia, Australia y la Antártida. Éste se formó durante el ensamblado del antiguo megacontinente Rodinia. Este continente se desmembró paulatinamente y nuevamente fue unido, para formar el megacontinente Pangea a fines del Paleozoico e inicio del Mesozoico (Permo-Triásico). Durante el proceso de la separación de Rodinia se formaron cuencas sedimentarias, contenidas en el basamento de la SMOr como la secuencia no metamorfizada del Paleozoico. Parte de esta secuencia, o bien una secuencia análoga, fue la precursora del Esquisto Granjeno. El EG contiene un cuerpo emplazado

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

tectónicamente, que representa restos de corteza oceánica que no fue subducida. En su conjunto el Esquisto Granjeno se acrecionó contra el Gneis Novillo, que formaba parte en aquel entonces de Gondwana. Durante los eventos de sedimentación marina y metamorfismo se desarrollaron arcos magmáticos de tipo andino en la antigua Gondwana. Estos cuerpos ígneos de los cuales formaron parte la Tonalita Peregrina y la Riolita Aserradero, fueron su momento importantes elevaciones geográficas. Todo este ensamble litológico fue parte de Gondwana (que comprendía Sudamérica, África, Arabia, India, Antártida y Australia) hasta fines del Paleozoico (>250 Ma). Una vez que se ensambla Pangea a fines del Paleozoico, incluyendo todas las masas continentales, se revierte la dinámica de las placas tectónicas y éstas inician un nuevo proceso de separación. Durante esta fase, sectores de Gondwana se dispersan, quedando como vestigios integrados en la actual Norteamérica. Así, el basamento de la Sierra Madre Oriental contiene restos de cinturones montañosos que durante su formación se localizaban en otros continentes y en otras latitudes. Una vez que Pangea se desmembró a inicios del Mesozoico, se abren nuevas cuencas, entre ellas el Golfo de México y el Océano Atlántico, cuyos bordes cubrieron grandes partes del territorio mexicano actual. Los materiales depositados en esas cuencas representan las rocas clásticas y calcáreas que predominan en la secuencia litológica que cubre al basamento y por ende los antiguos cinturones montañosos que ahora yacen sepultados. RESUMEN La geología y, por ende, el paisaje del noreste de México están dominados por la presencia del cinturón montañoso de la Sierra Madre Oriental. Gracias al registro litológico del basamento que la subyace, es posible interpretar una serie de eventos orogénicos de tiempos ancestrales de la Tierra: Precámbrico (~1,000 millones de años) y Paleozoico (550250 millones de años). Durante el Precámbrico se desarrolló la Orogenia Grenvilliana, mientras que en el Paleozoico se formó el Cinturón Granjeno-Acatlán. Asociados a este último se emplazaron arcos plutónicos y volcánicos continentales. Cada uno de estos procesos formaron cinturones orogénicos que con el paso del tiempo fueron paulatinamente transportados a distancias continentales, yuxtapuestos, erosionados, sepultados por secuencias más jóvenes y, finalmente expuestos nuevamente en superficie. Estos son testigos de los continuos y poderosos procesos de los movimientos de las placas tectónicas que moldean la faz de la Tierra.

51


CINTURONES OROGÉNICOS SEPULTADOS BAJO LA SIERRA MADRE ORIENTAL: BASAMENTO PRECÁMBRICO Y PALEOZOICO

Palabras clave: Sierra Madre Oriental, basamento, Rodinia, Gondwana, Pangea.

8.

ABSTRACT 9.

The geology of Northeastern Mexico and therefore, its landscape, is dominated by the Sierra Madre Oriental mountain range. By studying the lithological record of the SMOr basement, it is possible to interpret orogenic events from ancient times: Precambrian (~1,000 Ma) and Paleozoic (550250 Ma). During Precambrian times the Grenville orogenic belt was developed, whereas during Paleozoic times the Granjeno-Acatlán was formed. Contemporaneously plutonic and volcanic continental arcs were emplaced. Each of these events were responsible for the building of large mountain belts. They were later transported at continental distances, accreted, eroded, covered by younger sequences, and finally exposed on the surface. All of these events and their geological products are witnesses of the continuous and powerful processes of the tectonic plate movements which mold the Earth´s surface. Keywords: Sierra Madre Oriental, basement, Rhodinia, Gondwana, Pangea.

10.

11.

12. 13.

14.

15. 16.

REFERENCIAS 17. 1.

2. 3.

4.

5. 6.

7.

Ramírez Fernández, J.A. y Masuch Oesterreich, D. Desarrollo geológico de continentes ancestrales y océanos a sierras. En Cantú Ayala, C. y Sariñá Garza, F. (eds.): Historia natural del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, México, Universidad Autónoma de Nuevo León, La Comisión de Áreas Naturales Protegidas de la SEMARNAT y el Fondo Editorial de Nuevo León, 2013, p. 59-77. Lugo-Hubp, J. El relieve de la república mexicana, Univ. Nal. Autón. México, Inst. Geología, Revista, 1990, vol. 9, núm. 1, p. 82 -111. Centeno-García, E., Guerrero-Suastegui, M., and Talavera-Mendoza, O. The Guerrero Composite Terrane of western Mexico: Collision and subsequent rifting in a supra-subduction zone, in Draut, A., Clift, P.D., and Scholl, D.W., eds., Formation and Applications of the Sedimentary Record in Arc Collision Zones, Geological Society of America Special Paper, 2008, vol. 436, p. 279-308. Gray, G.G., Lawton, T.F. New constraints on timing of Hidalgoan (Laramide) deformation in the Parras and La Popa basins, NE Mexico, Boletín de la Sociedad Geológica Mexicana, 2011, vol. 63, núm. 2, p. 333-343. Jackson, J.A. Glossary of Geology, American Geological Institute, 1997, 4ª. Edición, 769 pp. Barboza-Gudiño J.R., Ramírez Fernández, J.A. Torres Sánchez, S.A. y Valencia, V.A. Geocronología de circones detríticos de diferentes localidades del Esquisto Granjeno en el noreste de México, Boletín de la Sociedad Geológica Mexicana (Volumen especial Evolución sobre avances y paradigmas de la tectónica y la historia geológica del noreste de México), 2011, vol. 63, núm. 2, 2011, p. 201-216. Orozco Esquivel, M.T. Zur Petrologie des Kristallins im Huizachal-Peregrina-Fenster, Sierra Madre Oriental, Mexiko, Institut für

52

18. 19.

20.

21.

22.

23.

Petrographie und Geochemie der Universität Karlsruhe, Tesis de Maestría, 1990, 133 pp. (no publicado). Trainor, R.J., Nance, R.D., Keppie, J.D. Tectonothermal history of the Mesoproterozoic Novillo Gneiss of eastern México: support for a coherent Oaxaquia microcontinent, Revista Mexicana de Ciencias Geológicas, 2011, vol. 28, núm. 3, p. 580-592. Cameron, K.L., López, R., Ortega-Gutiérrez, F., Solari, L.A., Keppie, J.D., Schulze, C. U-Pb geochronology and Pb isotopic compositions of leached feldspars: constraints on the origin and evolution of Grenville rocks from Eastern and Southern Mexico, Geol. Soc. Am. Memoir 2004, vol. 197, p. 755-769. Casas García, R. Petrogénesis de los diques máficos del complejo grenvilliano Gneis Novillo en el Anticlinorio Huizachal Peregrina, Facultad de Ciencias de la Tierra, Universidad Autónoma de Nuevo León. Tesis de Licenciatura, 2012, 142 pp. (no publ.). Keppie, J.D., Dostal, J. Nance, R.D., Miller, B.V., Ortega-Rivera A., Lee, J.K.W. Circa 546 Ma plume-related dykes in the ~1Ga Novillo Gneiss (east-central Mexico): Evidence for the initial separation of Avalonia, Precambrian Research 2006, vol. 147, 342–353. Eguiluz de Antuñano, S., Amezcua Torres N., y Aquino, A. Oro en el Gneis Novillo, Tamaulipas, México, Geos, 2004, Vol. 24, No. 2. Ramírez Ramírez, C. Pre-Mesozoic geology of Huizachal-Peregrina anticlinorium, Ciudad Victoria, Tamaulipas and adjacent parts of Eastern Mexico. University of Texas at Austin, Tesis Doctoral, 1992, 313 pp. (no publ.). Casas García, R., Ramírez Fernández, J.A., Rodríguez Díaz, A.A. Revisión sobre el origen de los depósitos de óxidos de Fe-Ti y apatito (nelsonitas), usos del titanio y sus perspectivas: caso de estudio Cd. Victoria, Tamaulipas. Memorias Congreso AIMMGM, Acapulco, Gro., 2013, p. 38-44. Priego de Wit, M. Exploración por titanio en el Cañón del Novillo, Mpio. de Cd. Victoria, Edo. de Tamaulipas, Archivo Técnico, Consejo de Recursos Naturales no Renovables, 1971, 13 pp. De Cserna, Z., Graf, J.L., Ortega, F. Alóctono del Paleozoico inferior en la región de Ciudad Victoria, estado de Tamualipas, Rev. Inst. Geol. UNAM, 1977, p. 33-42. Garrison, J.R., Ramírez Ramírez, C., Long, L.E. Rb-Sr isotopic study of the ages and provenance of Precambrian granulite and Paleozoic greenschist near Ciudad Victoria, Mexico. In: Pilger, R.H.: The origin of the Gulf of Mexico and the early opening of the central North Atlantic Ocean. Proc. Symp. Louisiana State Univ., 1980, vol. 1, p. 37-49. Ruiz, J., Patchett, P.J., Ortega Gutiérrez, F. Proterozoic basement terranes of Mexico from Nd isotopic studies. Bull. Geol. Soc. Amer., 1988, vol. 100, p: 274-281. Silver, L. T. and Anderson T.H. Possible left-lateral early to middle Mesozoic truncation of the southwestern North American craton: Geological Society of America Abstracts with Programs, 1974, vol. 6, p. 955. Anderson, T.H., Nourse, J.A., McKee, J.W., and Steiner, M.B., editors. The Mojave-Sonora megashear hypothesis: Development, assessment, and alternatives, Geological Society of America Special Paper, 2005, vol. 393, 712 pp. Stewart, J.H., Blodgett, R.B., Boucot, A.J., Carter, J.L. y López, R. Exotic Paleozoic strata of Gondwanan proveneance near Ciudad Victoria, Tamaulipas, Mexico: Laurentia-Gondwana connections before Pangea, Geological Society of America Special Paper1999, vol. 336, p. 227-252. Nance, R.D., Fernández-Suárez, J., Keppie, J.D., Storey, C., and Jeffries, T.E. Provenance of the Granjeno Schist, Ciudad Victoria, México: Detrital zircon U-Pb age constraints and implications for the Paleozoic paleogeography of the Rheic Ocean, in Linnemann, U., Nance, R.D., Kraft, P., and Zulauf, G., eds., The evolution of the Rheic Ocean: From Avalonian-Cadomian active margin to Alleghenian-Variscan collision: Geological Society of America Special Paper, 2007, vol. 423, p. 453–464. Keppie, J. D., Ortega Gutiérrez, F. 1.3-0.9 Ga Oaxaquia (Mexico): Remnant of an arc/backarc on the northern margin of Amazonia, CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


JUAN ALONSO RAMÍREZ FERNÁNDEZ, UWE JENCHEN

24.

25.

26.

Journal of South American EarthSciences, 2010, vol. 29, p. 21– 27. Torres Sánchez, S.A. Petrología e interpretación geodinámica del Esquisto Granjeno en el Cañón de Caballeros, Anticlinorio Huizachal Peregrina, NE de México. Facultad de Ciencias de la Tierra, Universidad Autónoma de Nuevo León. Tesis de Licenciatura, 2010, 186 pp. (no publ.). Dowe, D. S., Nance, R. D., Keppie, J.D., Cameron, K.L., OrtegaRivera, A., Ortega-Gutiérrez, F., Lee, J.W.K. Deformational history of the Granjeno Schist, Ciudad Victoria, Mexico: constraints on the closure of the Rheic Ocean? International Geology Review, 2005, vol. 47, p. 920-937. Alemán Gallardo, E. A. Análisis geoquímico del cuerpo Serpentínitico Victoria, Anticlinorio Huizachal-Peregrina, NE de México. Facultad de Ciencias de la Tierra, Universidad Autónoma de Nuevo León. Tesis de Licenciatura, 2012, 106 pp. (no publ.).

27.

28. 29.

30.

Ehricke, C. Mafische und ultramafische Gesteine des NovilloCanyons, Sierra Madre Oriental, Mexiko. Institut für Mineralogie, Petrologie und Geochemie der Alber-Ludwigs-Universität Freiburg i. Br. Tesis de Maestría, 1998, 93 pp. (no publicada). Ashwal, L.D., Cairncross B. Mineralogy and origin of stichtite in chromite-bearing serpentinites. Contributions to Mineralogy and Petrology, 1997, vol. 127, 75-86. De León Barragán, L. Magmatismo ácido en el basamento de la Sierra Madre Oriental, Anticlinorio Huizachal Peregrina, Tamaulipas, México. Facultad de Ciencias de la Tierra, Universidad Autónoma de Nuevo León. Tesis de Licenciatura, 2012, 130 pp. (no publ.). Gursky, H. J. Paleozoic stratigraphy of the Peregrina Canyon area, Sierra Madre Oriental, NE Mexico. Stuttgart, April 1996. Zbl. Geol. Paläont. Teil 1 1994 Vol. 7/8, p. 973-989. Recibido: 10-02-16 Aceptado: 15-02-16

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

53


Estimación del potencial teórico de biogás en una granja de producción lechera de Tabasco LORENA MERCEDES SÁNCHEZ PEDRERO*, JOSÉ RAMÓN LAINES CANEPA*, JOSÉ AURELIO SOSA OLIVIER*

En el año 2014 la actividad agropecuaria aportó 2.8% del Producto Interno Bruto al país (PIB), destacándose el sector pecuario (ganadería, avícola y apícola). De la producción de ganado bovino 64.78% se realiza en diez estados de la república, siendo Tabasco el séptimo lugar, con 1’583,656 cabezas aproximadamente,1,2 tanto en producción de carne como lácteos. Cabe resaltar que el manejo de las excretas representa un punto de atención importante. Se estima que un bovino lactante cuyo peso promedio es 500 kg, genera aproximadamente 68 kg de excretas por cada 1000 kg de peso.3,4 Con base en lo reportado por Sánchez,3 Pino et al.4 y SIAP,1 se puede estimar que en Tabasco se generan 53’844,304 kg de excretas al día. En su mayoría, estas actividades generan importantes cantidades de residuos (biomasa), principalmente orgánicos, siendo un recurso potencial en la producción de energías renovables, o un riesgo potencial de contaminación. Los sistemas de producción de leche de tipo orgánico impactan en menor magnitud al agua y al suelo, pero emiten más gases de efecto invernadero (GEI), comparados con los sistemas de producción de leche convencional.5 Los GEI que se generan con mayor frecuencia son el metano (CH4), dióxido de carbono (CO2) y óxido nitroso (N2O), Marañón6 menciona que en España, en 2008, la contribución del sector agrícola a las emisiones de GEI fue de 9.6% con 38.95 Mt CO2-eq, siendo la ganadería la actividad que aportó 53.8%de CO2-eq;3,6 sin embargo, esta actividad no sólo afecta al ambiente, sino que perjudica a la población debido al consumo de agua contaminada con estiércol, la cual tiene bacterias patógenas como la Escherichia coli que provoca diarrea y gases abdominales, así como altos contenidos de nitratos, el cual reduce la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre.4 La biomasa puede ser generada en tres grandes grupos: a) residuos sólidos urbanos; b) residuos generados en actividades agropecuarias y c) cultivos y plantaciones con propósitos energéticos.2 La digestión anaerobia es un proceso apropiado en el aprovechamiento de la biomasa como fuente de energía en áreas rurales para su desarrollo, maximiza el manejo sustentable y recuperación de

54

los residuos orgánicos transformados en biogás.7,8 En México se generan 137.1 GWh a-1 con el aprovechamiento de biogás, los residuos agrícolas actualmente generan 1.1 GWh a-1.9 Un proceso de biofermentación de las excretas reduce 66% de las emisiones de metano y óxido nitroso y 98% de los olores, lo que resulta beneficioso para el ambiente y la sociedad.4 La digestión anaerobia es un proceso de conversión biológica por medio de una transformación bioquímica, en la que el carbón orgánico es oxidado para convertirlo en CO2 y reducirlo a CH4.10 Los digestores anaerobios son sistemas herméticos que proporcionan condiciones anaerobias para la fermentación de sustratos y producción de biogás, obteniendo beneficios económicos y ambientales. Sánchez3 señala que el empleo de los biodigestores hace que la captación del biogás se maximice y pueda emplearse en forma de calor, como sustituto de la leña, o bien, como fuente de electricidad. Es importante señalar que en la producción de biogás intervienen diversos factores que influyen en el proceso, los cuales pueden provocar un incremento en la generación. Sutaryo et al.,11 al realizar experimentos empleando excretas de ganado lechero con tiempos de retención hidráulica (TRH) de 70 días, obtuvieron una producción de metano de 138.2, 155.6, 157.4 y 196.7 L kg-1 SVT, en R4, R3, R2 y R1, respectivamente.11 Sin embargo, la aplicación de esta tecnología a gran escala en cuestión a lo señalado por Cavinato et al.12 puede presentar valores inferiores en comparación con los de una escala piloto, debido a que esta escala permitía una mejor degradación de los sustratos, incrementando la producción total del biogás, en la que los resultados obtenidos de las escalas –real y piloto– fueron 0.54 m3 kg-1 SVT a escala piloto y 0.45 m3 kg-1 SVT escala real, señalando que la producción de biogás en el reactor a escala piloto resultó ser significativamente más elevada que a gran escala, con un contenido de CH4 de 58.8 y 52.3%, respectivamente, aun con la implementación de excretas de ganado lechero, con restos de comida y cultivos * Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Contacto: ing_javo@hotmail.es

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


LORENA MERCEDES Sà NCHEZ PEDRERO, JOSÉ RAMÓN LAINES CANEPA, JOSÉ AURELIO SOSA OLIVIER

energÊticos.12 El objetivo del presente trabajo es determinar la generación de biogås teórica en una granja lechera a partir de las excretas generadas en el årea de vientre. MÉTODO La granja de estudio (figura 1) se encuentra ubicada en el municipio de Jalapa, Tabasco, que actualmente cuenta con 186 animales distribuidos en sus respectivas åreas: sementales, becerros, vientre, novillonas y de engorda.

Las excretas generadas en la sección de vientre fueron recolectadas y pesadas (figura 2) para realizar una muestra compuesta. Se realizó el mÊtodo de cuarteo en base a la NMX015-AA-1985,13 para obtener una muestra representativa y posteriormente realizar los anålisis del laboratorio. Caracterización elemental Las muestras fueron previamente secadas a 103¹5°C durante 24 h,14 despuÊs se pulverizaron y envasaron para su envío a la Unidad de Servicio y Apoyo a la Investigación (USAI) de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional Autónoma de MÊxico (UNAM) –laboratorio acreditado ante la emaŽ– para determinar su composición elemental. Se determinó el contenido de carbono, hidrógeno, nitrógeno y azufre, cada determinación se efectúo por triplicado (tabla II), empleando un Analizador Perkin ElmerŽ modelo PE 2400. Cålculo del potencial teórico de biogås

Figura 1. Ă rea de vientre.

Para este estudio se tomaron en cuenta sĂłlo los animales del ĂĄrea de vientre, con 80 cabezas de ganado (tabla I), cuya finalidad es la producciĂłn de leche.

Los resultados elementales se utilizaron en la estimaciĂłn teĂłrica de la generaciĂłn, composiciĂłn y rendimiento de biogĂĄs, con respecto a los valores de SVT, utilizando la metodologĂ­a de fĂłrmulas quĂ­mica mĂ­nima (ecuaciĂłn 1) reportada por Tchobanoglous et al.15 EcuaciĂłn 1:

Tabla I. DescripciĂłn de la granja por ĂĄrea.

1RDQLPDOHV      

ĂˆUHD 9LHQWUHOHFKHUD 1RYLOORQHV %HFHUURV (QJRUGD 6HPHQWDOHV 7RWDO

EcuaciĂłn 2:

EcuaciĂłn 3: M D RESULTADOS Y DISCUSIĂ“N GeneraciĂłn de excretas Con base en lo reportado por SĂĄnchez,3 en la granja mensualmente se generan 189,720 kg de excretas, donde solo el ĂĄrea de vientre genera 81,600 kg.

Figura 2. Pesaje de las excretas de vaca y aplicaciĂłn del mĂŠtodo de cuarteo.

CIENCIA UANL / AĂ‘O 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

55


ESTIMACIĂ“N DEL POTENCIAL TEĂ“RICO DE BIOGĂ S EN UNA GRANJA DE PRODUCCIĂ“N LECHERA DE TABASCO

CaracterizaciĂłn elemental

CONCLUSIĂ“N

En la tabla II se puede observar la composiciĂłn elemental de las excretas de ganado lechero.

Es importante considerar el potencial que tienen las granjas lecheras para la producciĂłn de biogĂĄs, las cuales pueden aprovecharse como generadoras de energĂ­a a partir de los residuos orgĂĄnicos generados en ellas, atendiendo al manejo y tratamiento adecuado que estos materiales requieren.

Tabla II. CaracterizaciĂłn elemental de las excretas.

RESUMEN

(OHPHQWR  'HVY(VWiQGDU &   +   2   1   6  

 CĂĄlculo del potencial teĂłrico de biogĂĄs Se determinĂł la siguiente ecuaciĂłn quĂ­mica (ecuaciĂłn 4) con base en los resultados elementales.

La digestiĂłn anaerobia es un proceso que maximiza el manejo de los residuos orgĂĄnicos para su aprovechamiento como fuente de energĂ­a. El presente trabajo tiene el objetivo de estimar la potencialidad teĂłrica en la generaciĂłn de biogĂĄs en una granja lechera en el municipio de Jalapa, Tabasco. Se realizaron muestreos y determinaciones elementales de las excretas generadas en el ĂĄrea de vientre. La producciĂłn teĂłrica de biogĂĄs obtenida fue de 14,860.13m3mes-1 con un rendimiento teĂłrico de 860.60m3 kg-1de SVT. Palabras clave: biogĂĄs, excretas, vacas lecheras.

EcuaciĂłn 4:

ABSTRACT Tabla III. Resultados teĂłricos de la producciĂłn de biogĂĄs.

*DV &+ &2 1+ +6 %LRJiV

*DVTXHVH JHQHUD NJ      

9ROXPHQ P 

PNJ GH697

&RPSRVLFLyQ  

    

    

    

En la tabla II se presentan los valores teĂłricos de generaciĂłn de biogĂĄs y rendimientos en masa de un periodo de 30 dĂ­as de generaciĂłn, con base en las ecuaciones 2 y 3. De acuerdo a los resultados teĂłricos, las excretas de ganado lechero obtuvieron una producciĂłn de biogĂĄs de 14,860.13 m3mes-1, con un rendimiento de 860.60 m3kg-1 de SVT mayor a lo reportado Sutaryo et al.11 Los valores teĂłricos calculados en la composiciĂłn de biogĂĄs son similares a los reportados por Cavinato et al.12 y Comino et al.,16 para el CH4, 52.3 y 53%, respectivamente. El CO2 calculado es ligeramente inferior a lo observado por Comino et al.16 de 46.8%. Finalmente, el H2S calculado es superior a lo reportado por Cavinato et al.12 con 0.0483%.11,16

56

The anaerobic digestion is a process that maximizes the use of organic waste for its use as an energy source. This study has the objective of estimating the theoretical potential in the generation of biogas from a dairy farm in the municipality of Jalapa, Tabasco. Sampling and elemental determinations of excreta generated in holding pens were made. The theoretical production of biogas obtained was 14,860.13 m3 m-1, with a theoretical yield of 860.60 m3 kg-1 of SVT. Keywords: biogas, manure, dairy cows. REFERENCIAS 1. 2.

3. 4.

Servicio de InformaciĂłn Agroalimentaria y Pesquera. (2014). Tabla de poblaciĂłn ganadera (bovina lechera). Posadas DomĂ­nguez R.R., Salinas MartĂ­nez J.A., Callejas JuĂĄrez N., Ă lvarez Fuentes G., Herrera Haro J., Arriaga JordĂĄn C. M., MartĂ­nez CastaĂąeda F. E. (2014). “AnĂĄlisis de costos y estrategias productivas en la lecherĂ­a de pequeĂąa escala en el periodo 20002012â€?. ContadurĂ­a y AdministraciĂłn (59) 2. Pp. 253- 275. SĂĄnchez MiĂąo, S.J. (2003). EnergĂ­as renovables, conceptos y aplicaciones. Biomasa. Pp. 98-114. Pinos-RodrĂ­guez, J.M., GarcĂ­a-LĂłpez J.C., PeĂąa-Avelino L.Y., RendĂłn-Huerta J.A., GonzĂĄlez-GonzĂĄlez C., y TristĂĄn-PatiĂąo F. (2012). “Impactos y regulaciones ambientales del estiĂŠrcol generado por los sistemas ganaderos de algunos paĂ­ses de AmĂŠricaâ€?. Agrociencia 46. Pp. 359-370.

CIENCIA UANL / AĂ‘O 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


LORENA MERCEDES SÁNCHEZ PEDRERO, JOSÉ RAMÓN LAINES CANEPA, JOSÉ AURELIO SOSA OLIVIER

5.

6.

7.

8.

9. 10.

Thomassen, M.A., K.J. van Calker, M.C.J. Smits, G.L. Iepema, I.J.M. de Boer. (2008). “Life cycle assessment of conventional and organic milk production in the Netherlands”. Agric. Systems 96. (1-3).Pp. 95-107. Marañón E., Salter A., Castrillón L., Heaven S., Fernández-Nava Y. (2011). “Reducing the environmental impact of methane emissions from dairy farms by anaerobic digestion of cattle waste”. Waste Management 31. Pp. 1745-175. Mata Álvarez J., Macé S., Llabrés P. (2000). “Anaerobic digestion of organic solid wastes. An overview of research achievements and perspectives”. Bioresource Technology 74. Pp. 3-16. FerrerI., Garfí M., Uggetti E., Ferrer-Martí L., Calderón A., Velo E. (2011). “Biogas production in low-cost household digesters at the Peruvian Andes”. Biomass and Bioenergy 35. Pp. 1668-1674. Prospectiva de energías renovables 2013-2027, Secretaria de Energía. Pp. 97. Angelidaki I. y Sanders W. “2004”. Assessment of the anaerobic biodegradability of macropollutants”. Environmental Science and Biotechnology 3. Pp. 117-129.

11.

12.

13.

14.

15. 16.

Sutaryo S., James Ward A., Bjarne Møller H. (2012). “Thermophilic anaerobic co-digestion of separated solids from acidified dairy cow manure”. Bioresource Technology 114. Pp. 195 – 200. Cavinato C., Fatone F., Bolzonella D., Pavan P. (2010). “Thermophilic anaerobic co-digestion of cattle manure with agrowastes and energy crops: Comparison of pilot and full-scale experiences”. BioresourceTechnology 101. Pp. 545-550. Norma MexicanaNMX-AA-015-1985. Protección al ambiente-contaminación del suelo-residuos sólidos municipales-muestreo-método de cuarteo. Norma Mexicana NMX-AA-016-1984. Protección al ambientecontaminación del suelo-residuos sólidos municipales-determinación de humedad. Tchobanoglous, G. Theisen, Hilary. Vigil, Samuel. (1993). Gestión integral de residuos sólidos. Comino E., Rosso M. y Riggio V. (2009). “Development of a pilot scale anaerobic digester for biogas production from cow manure and whey mix”. Bioresource Technology 100. Pp. 5072-5078. Recibido: 11-11-15 Aceptado: 13-03-16

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

57


ConCiENCiA

JÓVENES SICARIOS La generación desechable: vivir rápido y morir joven JOSÉ LORENZO ENCINAS GARZA*

Desde hace poco más de cinco años los jóvenes de las grandes urbes de México se han convertido en “carne de cañón” de las grandes organizaciones del crimen organizado que han reclutado a miles de muchachos para engrosar sus filas. Muchas historias con trágicos desenlaces se han entretejido alrededor de este hecho. Podríamos decir que en medio de la mayor crisis de inseguridad que afronta México, las nuevas generaciones crecieron en ambientes caracterizados por la pobreza y el miedo, en los que las bandas del crimen organizado se dieron a la tarea de reclutar niños y jóvenes hacía el interior de los grupos

para ensanchar sus dominios en las grandes ciudades, casos especiales los encontramos en el norte de México y en estados como Morelos, Guerrero y otros ubicados en la costa del Golfo de México. Aunque los jóvenes no nacen dentro de un grupo criminal, el hecho de la vinculación descansa en una característica de las nuevas generaciones, a la que llamamos “gratificación postergada”, que no es más que la presión que ejerce la sociedad sobre la juventud y que prolonga la incursión de los jóvenes en los canales lícitos para incorporarse al sistema productivo. Por lo anterior, las masas juveniles permanecen en un periodo de espera,

* Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: nichocolombia@gmail.com

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

59


principalmente los jóvenes que en cierta medida tienen una preparación académica. Aquellos que no están a la espera, son precisamente los que no estudian ni trabajan y que encuentran en la delincuencia organizada un medio para lograr sus metas, pues es ahí donde acceden a grandes sumas de dinero. Con este panorama, de lograr hacer mucho en tan poco tiempo, hecho contrario a lo que llamamos “gratificación postergada”, miles de menores de edad engrosan las filas del narcotráfico con el objetivo de ganar fuertes sumas de dinero a corto plazo, lo que contrasta con los jóvenes escolarizados que, bien podemos decirlo, calientan la banca en espera de su incorporación al sistema. Tijuana, Mexicali, Monterrey, Saltillo, Torreón, Ciudad Juárez son sólo algunos ejemplos del involucramiento de los jóvenes dentro de las redes del crimen, de hecho los menores son el rostro más visible del ejército de personas que trabajan en las bandas criminales.

Los barrios de origen de estas enormes masas juveniles se caracterizan por ser lugares con una amplia tradición delincuencial, en el caso de Nuevo León, son aquellas comunidades como la zona sur y el sector norponiente de Monterrey, puntos del sur y oriente de Guadalupe y algunas colonias de Santa Catarina, Apodaca y Escobedo. Estos lugares, con una alta incidencia de pandillas juveniles, se convirtieron en un caldo de cultivo, donde la “chaviza” aprendió a sobrevivir en un ambiente hostil, con las agresiones de sus jóvenes rivales, además de la violencia simbólica del poder a través de la brutalidad policial y la ausencia de políticas públicas; todo es el pan de cada día, una losa pesada sobre los hombros de las nuevas generaciones. En este sentido encontramos un tipo de socialización orientada al éxito, Fau1 descubrió que este tipo de hecho es una coyuntura ideal para la conformación de

60

grupos juveniles con orientación delincuencial. “En este periodo crítico de transición entre la infancia y la edad adulta, el individuo trata de ganar su autonomía. Es falso afirmar que la necesidad esencial del adolescente es la libertad, o que su rasgo predominante es el espíritu de oposición o rebelión”.1 En este proceso de lucha por la autonomía el joven encuentra en sus iguales el medio de afrontar los peligros de la jungla urbana. AND ALLA SOCIALIZA CIÓN “G SOCIALIZACIÓN “GAND ANDALLA ALLA”” Ante los embates violentos del estado, la violencia familiar y del medio barrial, el proceso de socialización, por la urgencia de sobrevivir en ese ambiente hostil, se orienta hacia satisfacciones inmediatas, a este tipo de socialización la denominamos “gandallismo”, es decir, conseguir el mejor provecho sin invertir mucho tiempo y esfuerzo, en otras palabras, se trata del placer sin culpa, cuyo fin es

obtener la autonomía de la familia y ostentar el poder en su barrio, antropológicamente entendido como su territorio. Al vivir en medio de una tremenda escasez las masas juveniles responden con creaciones culturales y asumen cierto tipo de patrones de comportamiento que en gran medida son una respuesta a las condiciones en las que se encuentran. Podríamos hablar de que en estos barrios existe una forma de cultura parental en términos antropológicos que se convierte en pauta establecida y que es una especie de patrón de comportamiento aprehendido por los jóvenes dentro de su proceso de socialización. Entendemos por cultura parental, siguiendo a Carles Feixa,2 las grandes redes culturales, definidas fundamentalmente por identidades étnicas y de clase, en el seno de las cuales se desarrollan las culturas juveniles, que constituyen subconjuntos.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


No se limita a la relación directa entre ‘padres’ e ‘hijos’, sino a un conjunto más amplio de interacciones cotidianas entre miembros de generaciones diferentes, en el seno de la familia, la escuela local, las redes de amistad, las entidades asociativas, etc. Mediante la socialización primaria, el joven interioriza elementos culturales básicos que luego utiliza en la elaboración de estilos de vida propios.2 El espejo de producción cultural, en términos de Jean Baudrillard,3 se reproduce constantemente y forma parte de una línea en una especie de espejo que refleja patrones culturales emanados de los modos de conducta de los adultos en sus barrios originales. En este sentido, retomamos algunos postulados de la Escuela de Birmingham para explicar la complejidad de las conductas de los jóvenes que han conformado toda una cultura ligada a las actividades delincuenciales. La vida de quienes engrosarán las filas de los grupos criminales se caracteriza por un ambiente familiar con problemas y por una miseria que los obliga a la inmediatez, donde el futuro es incierto y predomina una socialización que por regla obliga a sacar el mayor provecho con el menor esfuerzo.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Con este tipo de modo de socializar, las subculturas criminales echan sus raíces en las barriadas populares y ante la “expulsión” de los niños y jóvenes de los canales establecidos para ascender en la pirámide social, la delincuencia se convierte en una opción para incorporar a las nuevas generaciones como parte activa de las funciones ilícitas. La pandilla como grupo social se constituye en una organización que detenta su supremacía en un territorio determinado y en gran medida es una toma de poder, idoneo para las actividades relacionadas al narcotráfico. Con la tremenda crisis que afecta a las masas juveniles, “el narco”, entendido como un estilo de vida, se convierte en una ventana de oportunidad para el subproletario urbano juvenil. Entendemos por subproletariado aquella capa social que surge en las grandes ciudades como consecuencia de la explosión demográfica, el desempleo y la marginación y está situada por debajo del proletariado.4 La telaraña del narco es próspera en la medida en que las instituciones sociales en México han expulsado a las nuevas generaciones y es el narco o la delincuencia como forma de vida, la que ha venido a llenar esos espacios vacíos. Al respecto, es importante asumir que los jóvenes están dentro de una espiral de violencia tanto de víctimas como victimarios en la que el narcotráfico se consolida como un ofertador del futuro para los jóvenes.

61


Bajo la óptica de encontrar a los culpables, el Estado convierte a los jóvenes en sujetos incómodos, en una sociedad “en la que se puede echar la culpa de todo; es por esto que se presenta la criminalización y ésta a su vez muestra un estado debilitado y medios de comunicación altamente cuestionables”.5 EJÉRCITO JUVENIL “DESECHABLE” AL SERVICIO DEL NARCO Aunque sus facciones aún son de niños ya forman parte de la estructura del crimen organizado en algunas ciudades de México, como es el caso de Monterrey. Se trata de los nuevos sicarios, aquellos que pasan a engrosar las filas de la delincuencia organizada a pesar de ser menores de edad. Participan en delitos relacionados con vigilancia, venta al menudeo y homicidio de paga. Mueren a causa de la guerra que sostienen con los grupos contrarios y en los enfrentamientos con las fuerzas castrenses. Son los desechables, muchachos sustituidos de manera inmediata al ser abatidos por otros cada vez más jóvenes. Investigaciones de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim)6 calculan que por lo menos 30 mil menores han sido reclutados por las organizaciones crimi-

62

nales en los últimos años en las áreas de actividades de la delincuencia organizada, ya sea en el tráfico de droga, venta de piratería, extorsión, redes de corrupción y asesinatos. El informe detalla la manera en cómo los menores desde el mismo momento en que son reclutados comienzan una carrera delictiva muy corta cuyo tiempo puede oscilar entre los 10 y los 8 años. La investigación de la Redim encontró que los menores entre los 9 y 10 años de edad empiezan a ser reclutados como informantes. Posteriormente, a los 12, una vez que conocen los movimientos y la estructura de las organizaciones, se les usa como vigilantes en las casas de seguridad donde mantienen a los secuestrados. Ya con un previo entrenamiento, entre los 14 y 16 años se “gradúan” como sicarios o bien como encargados de una “tiendita” de droga.6 A nivel nacional no hay cifras oficiales, sin embargo, de acuerdo a especialistas, la manera en como son reclutados varía de acuerdo a la zona del país, al igual que los sueldos y las edades. En las ciudades fronterizas las pandillas son el principal semillero de los grupos de sicarios y además de la venta al menudeo de droga: Monterrey, Ciudad Juárez, Tijuana, Mexicali, Torreón y Saltillo, son sólo un ejemplo

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


de cómo los niños y jóvenes han caído en la telaraña del narco. En estados como Veracruz, Tabasco y Campeche existe una cifra oficial, pero según expertos en el tema de violencia, activistas y organismos dedicados a trabajar con jóvenes, las formas de reclutamiento, edades, zonas y sueldos son variables. En algunas entidades como Morelos y Guerrero los menores son utilizados como matones a suelo o bien como “matarifes” (término empleado a las personas dedicadas a matar y destazar animales en los rastros) que se encargan de mutilar a los enemigos. LA SEDUCCIÓN DEL PODER, A TRAVÉS DE LA DROGA Y LAS ARMAS En el norte de México las pandillas tal vez sean el sector mayormente vulnerable de involucrarse al crimen organizado. “Aunque no hay que generalizar, los grupos criminales reclutan menores pero no a todos los pandilleros, sino más bien a los que les son más útiles y de ahí van seleccionado y les atribuyen funciones especiales”, comenta José Antonio Pérez Islas, investigador de la UNAM.7 Los datos de la Redim no son nada halagadores en la medida en que estiman que más de mil niños, niñas y adolescentes han perdido impunemente la vida en los últimos años en el combate contra los cárteles, aun cuando las cifras proporcionadas por las instancias oficiales aportan datos incompletos. El informe del Departamento de Defensa de los Derechos de los Menores advierte que unos 30 mil niños y niñas cooperan con los grupos criminales. Ante la gravedad de la situación, la Redim sostiene que los menores involucrados en actividades ilícitas no deben ser considerados sólo como infractores de la ley, además hay que visualizarlos como víctimas de la explotación del crimen organizado. “Ser parte del narcotráfico puede llegar a ser una opción tentadora cuando se combinan la oportunidades para el éxito y una forma de vida que a una edad temprana les permite acceder al consumo de drogas y la posesión de armas”, menciona Pérez Islas. Sobre el involucramiento de los menores en las acciones del crimen organizado, la Redim afirma con preocupación que el narcotráfico está teniendo un impacto cultural sobre jóvenes, niños y niñas al grado de que la identidad se ha ido transformando en el hecho de aspirar a ser un líder del grupo criminal y con ello exaltar las acciones de los criminales y llegar a imitarlos.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

José Manuel Valenzuela Arce, investigador del Colegio de la Frontera Norte, menciona que los sueldos de estos muchachos pueden llegar a los $12 mil pesos mensuales.8 Muchas son las razones para el ingreso a estas organizaciones, sin embargo, las pocas opciones a futuro y el hecho de adquirir bienes son variables de peso para explicar la creciente vinculación a los grupos de la delincuencia organizada. “Sí es cierto que hay muchos problemas, que van a optar por esa posibilidad porque no hay muchas opciones y esto les ofrece algo redituable, algo que no les va a ofrecer la maquiladora, a lo mejor ganan más en un año que lo que van a ganar en diez años en la maquila”. En comunidades con nulas posibilidades de escalar la pirámide social, el narco representa una ventana de oportunidad para llegar hacia la parte de arriba. “La descomposición del tejido social, el incremento de la desconfianza en las instituciones y el cierre de opciones para generar proyectos viables de vida están haciendo que muchos jóvenes opten o acepten participar dentro del enramado del crimen organizado”. Para Valenzuela Arce la participación de jóvenes en el narcomundo se debe a una estrategia de sobrevivencia, pero también es un dispositivo de poder, de solvencia y de control. El investigador advierte que la impunidad y la corrupción de las autoridades y policías locales tienen mucho que ver en el problema. “Hay una fractura muy fuerte del tejido social y no son las instituciones las que representan el orden y la honradez, por lo que muchos de los jóvenes y niños no saben quiénes son los malos y quiénes son los buenos”. Valenzuela sostiene que el empoderamiento de los grupos delincuenciales, los cuales tienen una enorme capacidad para matar, además de la impunidad de la que gozan, ha logrado que la sociedad se encierre en sus casas, dejando en manos del narcotráfico sus calles. “Esto deja en la vulnerabilidad a los menores, sin opciones por parte de las instituciones y frente a escenarios en donde crece el miedo”. La cárcel o la muerte suelen ser los destinos finales de su itinerario vital. Los jóvenes sicarios adquieren notoriedad social desde su misma invisibilidad que los ha condenado a vivir al margen del progreso del proyecto nacional, el cual encierra a las nuevas generaciones de los barrios populares en un callejón sin salida. La vinculación de las organizaciones criminales y las pandillas se puede entender desde la óptica del control territorial: los grupos de barrio y de esquina, con sus

63


redes de solidaridad extensa, sus rituales y compleja movilidad, han sido el mecanismo ideal para expandir de manera silenciosa la telaraña del narco, como pasa en Monterrey. Los menores, por lo general, empiezan su carrera como vigías (“halcones”), después pasan a ser ladrones de casas. Posteriormente roban a quienes transitan por las calles donde se ubica su territorio, y después se gradúan en el robo de autos hasta que son reclutados por la delincuencia organizada (“estacas”). Estos adolescentes son muy apreciados por las organizaciones criminales, ya que por su corta edad no suelen ser arrestados, lo que los hace ideales para “halcones” o “estacas”. Les pagan poco, pero al provenir de familias desintegradas, ser pobres y desertores de la escuela, ese pago mínimo les basta para sentirse exitosos y ostentar un fuerte sentido de pertenencia. Los nuevos sicarios hacen de su muerte una de las pistas más expresivas de su forma de vida. Monterrey se está convirtiendo en una ciudad donde los muertos no gozan de duelo, especialmente entre los llamados desechables, de nula

64

significación social, quienes representan figuras de héroes caídos en la guerra contra la pobreza. En muchos barrios de Monterrey hay murales en los que los jóvenes ejecutados son entronizados como héroes y son motivo de culto. “LLEVAS SIEMPRE LA DE PERDER” Una estampa que ejemplifica la vida cotidiana de muchos jóvenes en la zona norponiente de Monterrey fue proporcionada por dos integrantes de pandillas de Fomerrey 116 –quienes pidieron el anonimato–, ellos reconocen que las bandas actuales son más peligrosas y violentas, y advierten que ahora es más difícil salir de ellas, pues su deserción puede generar conflictos con los líderes que las controlan. “Uno entra a esta transa porque le gusta el dinero, no es otra cosa más que eso; pero como eres drogadicto, te vale todo lo que te dicen y vas y vas probando más droga hasta que ya estás bien adentro del vicio”, menciona uno de los entrevistados.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Luego viene la gente a ofrecerte más droga para que vendas y para que consumas, y te conviertes en un esclavo; ahí llevas la de perder, porque no sabes hasta dónde vas a vivir, es la verdad. Es como estar muerto en vida, y todo por el poder y unos cuantos pesos. La fama no te dura nada.9 Estos jóvenes, cuya narrativa de vida se caracteriza por la negligencia social y por familias incapaces, derivan fácilmente en conductas antisociales. Hay amigos que me dicen que tienen dinero gracias a lo que hacen, y que prefieren que los maten antes que ir a la cárcel. Por eso viven muy de prisa, porque de todos modos van a morir; pero piensan que es mejor hacerlo jóvenes y con dinero, que acabar viejos y jodidos.

bre el protocolo facultativo de la convención sobre los derechos del niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados. México. 7.

Entrevista directa a José Antonio Pérez realizada en octubre de 2014.

8.

Entrevista directa a José Manuel Valenzuela en septiembre de 2014.

9.

Entrevista directa a joven realizada en marzo de 2016.

10. Badrillard Jean (1989). A la sombra de las mayorías silenciosas. Editorial Kairos, España.

La realidad es que los pandilleros obtienen no sólo bienes y dinero, sino que en sus barrios de origen experimentan una sensación de grandeza, de respeto social, un poder basado en el miedo que infunden a los demás en medio de la impunidad: dejan de ser los chavos marginados del barrio. Esto asegura su lealtad y para los grupos criminales valen su peso en oro cuando pasan a ser un eslabón efectivo, presto y desechable en la cadena de elementos que conforman los ejércitos del crimen organizado. REFERENCIAS 1.

Fau René. (1967). Grupos de niños y adolescentes. Ed. Planeta. España.

2.

Feixa Carles. (1999). De jóvenes, bandas y tribus: antropología de la juventud. Ariel, España.

3.

Baudrillard Jean. (1987). El espejo de la producción, Gedisa, España.

4.

Menepace Lidia (1977). Por la contradicción (sobre la emergencia de un nuevo subproletariado). El Viejo Topo, 15 (dic.), pp. 4-8. España.

5.

Reguillo Rossana en González Suro, Tania (2010). Ciudad, ciudadanía y ciudadanos: jóvenes en movimiento. Revista Argentina de Estudios de Juventud (2). Buenos Aires, Argentina.

6.

REDIM: Red por los Derechos Infancia en México. (2011). Derechos Infancia México A.C. Infancia y conflicto armado en México. Informe alternativo so-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

65


TÓPICOS

El Instituto de Investigaciones Científicas de la UNL: sus publicaciones (1944 -1973) JORGE S. MARROQUÍN DE LA FUENTE* Siempre que bebas... acuérdate de la fuente. Proverbio chino

No se podría abordar este tema sin considerar la visión que tuvo su iniciador, el Dr. Eduardo Aguirre Pequeño (1904-1988). De forma sumaria éstas son sus fuentes de inspiración: 1) la figura egregia del benemérito de Nuevo León, doctor J. Eleuterio González “Gonzalitos” (18131888); 2) la responsabilidad social, médica y humanista del doctor Ángel Martínez Villarreal (1904-1945) y 3) la proyección científica en las disciplinas biológicas del sabio naturalista Jean Baptiste Monet, caballero de Lamarck (1744-1829). Se esbozó su visión en un trabajo previo (Marroquín 2004). En adelante se citan las siglas IIC para referirnos al Instituto de Investigaciones Científicas. Dar cuenta de semejante proyección conduce al reconocimiento de amplias fuentes de información (ver referencias al final), en su mayor parte de mi acervo personal. La razón de mi apego a este tema, de índole histórica, estriba en las experiencias periodísticas entre 1955 y 1959 en el semanario Vida Universitaria en Monterrey

66

(auspiciado por el Patronato Universitario y conducido por el profesor Alfonso Reyes Aurrecoechea). Como reportero y articulista nació mi predilección por reunir bibliografía y hemerografía que, a la postre, me han servido para este tipo de colaboraciones; y como responsable y editor del tabloide mensual Vida Rural, órgano de la Unión Ganadera Regional de Nuevo León. Las actividades de campo se combinaban bien con la carrera de biólogo que cursaba en la UNL (cf. Estrada Loyo 2013, entrevista). Un busto y placa del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño por la UANL fue develado el 19 de septiembre de 2002 por el entonces rector Dr. Luis Galán Wong en la Plaza de Universitarios Ilustres, a un costado de la Torre de Rectoría, en Cd. Universitaria, junto a los de J. Eleuterio González (1813-1888), Pedro de Alba (1887-1960) y Genaro Sali* Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: jsmarroqdlf@hotmail.com

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


nas Quiroga (1909-1999). En la misma explanada se encuentra, en sitio especial, la efigie del Lic. Raúl Rangel Frías (1913-1993). En la obra Los peces de Nuevo León, de José Álvarez del Villar (1952), aparece un “Proemio” escrito por el Dr. E. Aguirre Pequeño que representa, de forma sucinta, sus desiderata: En el programa de actividades que el Instituto de Investigaciones Científicas se ha propuesto desarrollar en el presente año, como un complemento de su función investigadora, se destaca el impulsar y coordinar sus actividades en favor de la Educación, la difusión de la Cultura y la vulgarización bien interpretada de sus conquistas científicas para el bienestar del hombre. Un esmerado estudio de los Recursos Naturales del Estado para un mejor aprovechamiento, han sido sus más firmes propósitos y sublimes ideales. Es por esto que para contribuir a la resolución de uno de los más serios problemas que se relacionan con el

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

hombre y su alimento, ha iniciado una serie de estudios tendientes a plantear mejor el problema para tratar de resolverlo con menos dificultades. Conservar la tierra, hacer un mejor uso de ella y aprovechar hasta donde sea posible el agua, he ahí los postulados que traerán como consecuencia menos miseria y, por tanto, una mejor salud para nuestro pueblo. La tarea ha sido iniciada por los más eminentes hombres de ciencia reconocidos tanto en el país como en el extranjero en esta clase de disciplinas científicas. Un estudio acerca de los Recursos Naturales del Estado de Nuevo León por Enrique Beltrán y el que esto escribe, como una continuación de los que publicara J. Eleuterio González, constituirán los fundamentos para las presentes y futuras investigaciones al respecto, ya que comprenden entre sus capítulos la síntesis geográfica del estado, recursos no renovables, aguas y suelos, agricultura y ganadería, bosques y parques nacionales, caza y pesca. El estudio de los peces ha sido encomendado al Biólogo José Álvarez del Villar; los batracios, reptiles, aves

67


y mamíferos han estado a cargo del Prof. Rafael Martín del Campo, del Instituto de Biología (UNAM). Los Peces de Nuevo León y la Piscicultura Rural constituyen uno de tantos frutos de sus actividades desarrolladas como investigador huésped del IIC UNL. Es una magnífica aportación [...] publicada con la autorización del señor licenciado Raúl Rangel Frías, Rector de la Universidad de Nuevo León y bajo los auspicios del Honorable Patronato Universitario, que viene no sólo a llenar uno de los capítulos en el estudio del aprovechamiento de nuestros Recursos Naturales, sino además a contribuir al fomento de una de las más indispensables actividades de la vida moderna en favor de la Higiene mental del niño, recreacional del adulto y terapia ocupacional del anciano (Eduardo Aguirre Pequeño, Monterrey, enero de 1952; Proemio en Álvarez del Villar 1952: 1-2). LAS PUBLIC ACIONES Y SUS ET AP AS PUBLICA ETAP APAS De 1944 a 1962 fue director del IIC el Dr. Eduardo Aguirre Pequeño, quien se ocupó, aparte de la investigación y la docencia, de editar una serie de publicaciones. Para fines legales e históricos acerca de la promulgación de la Segunda Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León en 1943, en la que se menciona un Instituto de Investigaciones Científicas, hay varias fuentes fidedignas, por ejemplo, Martell Méndez (1970), Salinas Quiroga (1983), Camacho Cervantes (2003), varios autores (2008) y las fuentes primarias del H. Congreso del Estado (decretos) y, por supuesto, el Diario Oficial en el que aparecen los documentos para su puesta en vigor. En ese marco, 18 años de producción editorial (Aguirre Pequeño 1944; Marroquín 2009b) representan un envidiable legado. Las primeras publicaciones fueron el Boletín, del 1 al 6, los Anales que constan de dos números, ambos del Vol. I (Núms. 1 y 2), tesis profesionales, por ejemplo, Sepúlveda 1950, libros: Beltrán y Aguirre Pequeño, (1946,1948), Comas (1944), Aguirre Pequeño (1946, 1953, 1966, 1967) y los sobretiros derivados de las contribuciones aparecidas en los Anales del IIC por diversos autores. La bibliografía del Dr. Jeannot Stern (1895-1958), colaborador del IIC desde 1944, aparece en Garza Ocañas & Marroquín (2010). El Dr. Stern, políglota, solía traducir las conferencias en inglés de los investigadores huésped.

68

No pueden faltar en esta relación los informes parciales, algunos publicados desde un principio en Armas y Letras (1944, Año I, Núms. 1-5), órgano mensual del Departamento de Acción Social de la UNL con paginación corrida en su versión facsimilar (1993, tomo I: ‘de 1944 a 1950’); luego, en la revista Universidad, años 1951-52 (Núm. 11: 155 et seqq.; 1954-55 y 1955-56: 141-142). En lo concerniente al “mal del pinto”, enfermedad que despertó sumo interés en el Dr. Aguirre Pequeño – desde antes de su autoinoculación de noviembre de 1939– ver la publicación de la UANL en donde se recapitula, en versión facsimilar; la edición de esta obra de 415 páginas era una necesidad histórica (Aguirre Cossío, Juan E., ed., 2016). REPERCUSIONES DE LA PROYECCIÓN DEL IIC DE LA UNL Dado su papel de investigador el Dr. Aguirre Pequeño condujo al IIC a una fértil cadena de éxitos (Rebolloso 1989, 1995; Marroquín & Rebolloso, eds. 1995; Leal Lozano et al., eds., 2009; Garza Mercado 1989 a,b; Aguirre Cossío, Eduardo 2001, 2004; Salinas Cantú 1972, 1995; anónimo 2013; Garza Guajardo 2014; Cuéllar 2016 en Aguirre Cossío, J. Enrique, ed.). En todas esas referencias se concluye, como denominador común, que el IIC proyectó la investigación científica en la UANL a través de las facultades afines, sobre todo las nacidas en su seno, así como en sus centros de investigación derivados, hasta el nivel que ha alcanzado hoy en día. Es obvio su efecto multiplicador en función de las vocaciones científicas de los egresados que han seguido publicando sus trabajos, dentro y fuera del ámbito universitario, en libros y revistas nacionales y extranjeras. ¿Cómo se demuestra lo afirmado? Si pudiésemos elaborar un listado de los trabajos publicados en revistas indexadas, de todas las especialidades, ya sea que sus autores pertenezcan o no al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en los campos más relevantes, caeríamos en la cuenta de que la obra del IIC ha llegado, histórica y dialécticamente, a niveles que ni el mismo Dr. Aguirre Pequeño habría sospechado. Recordemos el ambicioso plan trazado desde 1944 con los investigadores que, con él, colaboraron en cursos, cursillos, conferencias, ediciones e investigaciones compartidas. Huelgan pruebas más categóricas. El “Proemio” aparecido en Álvarez del Villar (op. cit.) transcrito ut supra,

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


da el perfil pleno de sus objetivos. Es preciso señalar el documentado trabajo de Leal Lozano (1995) cuando compendia el papel jugado por Aguirre Pequeño en la promoción y desarrollo de la biología en México, a la par de su entusiasmo por el impulso a la investigación. Tan se proyectó que, al menos, el Museo Regional de Historia Natural fue un calculado adelanto a su tiempo. Es un ejemplo de que, cuando los museos no estaban de moda, atrajo las visitas de familias y niños, estudiantes de kinder hasta secundaria, para conocer la fauna ahí representada (ver fotos). Aparte, esas colecciones fueron la base de varios artículos científicos, especialmente sobre aves, reptiles y anfibios (batracios) escritos por Martín del Campo (1910-1987); cf. Marroquín (2013). Se ha escrito acerca de la cambiante ubicación física del IIC a lo largo de su historia en Monterrey (cinco sedes) en virtud de que no contaba con edificio propio, antes de llegar a la torre de la Rectoría a fines de 1962, en Ciudad Universitaria. La información al respecto se puede leer en Garza Chapa (1969), Marroquín (1975-77 y 2009b), Flores Longoria (2005), Garza Ocañas & Ma-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

rroquín (2010) y Garza Guajardo, J.R. (2014). No insistiré en el tema. LAS PUBLICACIONES DURANTE LA SEGUNAP A DEL IIC, FINALES DE D A Y ÚL TIMA ET ÚLTIMA ETAP APA 1962 A 1973 Luego de la salida del Dr. Aguirre Pequeño como director del IIC, a raíz de la decisión del Consejo Universitario de retirarle sus cargos (no por renuncia; ¿acaso existe un documento de renuncia?), en sesión a puerta cerrada de fecha 21 de junio de 1962 (véase la prensa local del día 22 de junio), el rector, reconocido periodista y escritor, José Alvarado Santos, nombró al Dr. Héctor Menchaca Solís como secretario ejecutivo del IIC (Martínez Chapa & Hernández 2012, entrevista), cargo que, él mismo narra, ejerció de 1962 a 1967, cuando es nombrado secretario general de la UNL durante el rectorado del Lic. Eduardo A. Elizondo (1922-2005). A partir de ahí se queda como secretario ejecutivo en funciones del IIC el Ing. Ermilo J. Marroquín de la Fuente

69


(Menchaca Solís, Informe: 1966-67; Marroquín de la Fuente E., Informe: 1967-68; Martínez & Hdez. Garza 2011, entrevista). Este último funcionario estuvo en su cargo durante varios rectorados (del Lic. Eduardo A. Elizondo, del Ing. Nicolás Treviño Navarro, interino, y del Dr. Héctor Fernández, antes de la designación al IIC del Dr. Luis E. Todd. Destaca, entre sus labores, el establecimiento de la publicación Cuadernos del Instituto de Investigaciones Científicas (Cuads. Inst. Invs. Ciens. UANL, Mex.), cuyo primer número data de mayo de 1963. En este lapso, de 1962 a 1969, editan 14 números. Los últimos tres (1517) se editan durante la gestión del Ing. Fernando Valerio Salazar como director del IIC, de 1970 a 1973, momento que marca el término de esa brillante etapa, romántica por excelencia, de la investigación. Después vienen los cambios de nombre de Cuadernos a Publicaciones y se separan por disciplinas desde mediados de 1973. Una de ellas es la serie (revista) Publicaciones Biológicas, con sede en la Facultad de Biología. Ahí se estuvo editando por casi un cuarto de siglo. Su primer número tiene fecha del 1 de agosto de 1973, apenas tres meses después de la conclusión de la última edición de los Cuadernos, lo que significa que existía un potencial científico de primer orden, es decir, una producción suficiente para alimentarlas. Mientras tanto, el IIC se transformaba en Dirección General de Investigaciones Científicas, para seguir cambiando sucesivamente su nombre (Garza Guajardo, J.R. 2014). Desconozco el nombre actual, cuál sea su organigrama, funciones y ubicación física. Es alentador saber que siguen publicando (véase CiENCiAUANL). El Dr. Fernández tomó posesión como rector el 4 de octubre de 1967. El Dr. Todd (2013) relata: ...el gobernador Elizondo, por sugerencia del doctor Fernández [...] decidió nombrarme director del IIC [...] en donde existían viejos libros y algunos fósiles y piezas biológicas que se habían heredado desde la época de su fundador, Eduardo Aguirre Pequeño. Por supuesto que la investigación científica era casi nula... (op. cit. p. 49). Durante mi estancia en el Instituto de Investigaciones Científicas, posición que ocupaba por segunda ocasión...; empero, no encontré (JSM) datos acerca de la primera vez que ocupó el cargo. En Garza Guajardo, J.R. (2014) se lee “En septiembre de 1969 nombran al Dr. Luis Eugenio Todd Pérez

70

como nuevo encargado del IIC”. La fecha no está a discusión, el término “encargado” sí. Sucede que hubo cambio de rector, cuando es designado por el Consejo Universitario el Dr. Oliverio Tijerina Torres, estafeta que le sería otorgada por el Lic. Enrique Martínez Torres (rector provisional) con fecha del 10 de diciembre de 1969 (Camacho Cervantes 2003). El Ing. Fernando Valerio Salazar sucedió al Dr. Todd como director del IIC y, en este otro lapso, el nuevo funcionario me designó jefe del Departamento de Ciencias Biológicas mediante oficio del 13 de junio de 1970, dato que avalo con el nombramiento original. Lo menciono porque Garza Guajardo, J. R. (op. cit.) escribe en el cuadro “Relación de directores del IIC: [de] 1969-1973 [ocupó el cargo el] Dr. Luis Eugenio Todd Pérez” y lo recalca luego así: “El Dr. Todd permaneció como director del Instituto hasta su nombramiento como rector en 1973” y no fue así. Tampoco es cierto que dicho titular haya creado el Centro de Estudios Avanzados (CEA). El nombramiento del Dr. Garza Chapa como Coordinador del CEA provino del acuerdo de su propio Consejo de Profesores, compuesto por 11 miembros. Avalo esta información como secretario de Actas del CEA, cargo que, por acuerdo de dicho Consejo, se me otorgara el 4 de julio de 1972 (referencias: copias de las Actas del Consejo de Profesores del CEA que guardo en mi archivo). De acuerdo con el Dr. Raúl Garza Chapa (2009), dicho centro abrió sus puertas en el rectorado del C. Ing. Héctor Ulises Leal Flores, y estuvo adscrito al IIC, bajo cuyo organigrama operó durante el breve periodo de poco más de dos años. Durante el rectorado del Dr. Todd se cerró el Centro «por razones no académicas» (Garza Chapa op. cit.). Y... si lo cerró... ¿cómo explicar que lo haya creado? O, mejor dicho, si el Dr. Todd hubiese creado el Centro de Estudios Avanzados... ¿cómo explicar que lo haya cerrado hacia fines de 1973? En cambio, debemos reconocer que el Dr. Todd como rector apoyó fuertemente a la Facultad de Ciencias Biológicas durante la dirección del biólogo José Castillo Tovar. La bibliografía de Garza Guajardo, J.R. (2014) ofrece los títulos generales de sus fuentes, pero no proporciona autores ni páginas y sólo en tres referencias anota el año; de esta forma sus citas hemerográficas resultan incompletas. El trabajo que documento es serio, preciso, citando las fuentes con rigor histórico, algunas no son fácil de consultar pero son comprobables. De eso se trata, de lo contrario... ¿para qué escribir? Aparte, ser testigo es un honor.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


A eso se debe, en parte, que mis capítulos en libros y artículos en revistas se tomen, con frecuencia, como base de otros en los que no se cita de dónde proviene la información (véase, por ejemplo, anónimo 2013). La metodología seguida trata de cumplir con los cánones de honestidad requeridos, que nos enseñaron a practicar en esta misma Universidad, precisamente bajo la égida del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño, es parte del profesionalismo. Quienes oculten sus referencias “para evitar ser copiados” inducen al lector riguroso a no tomarlos en serio, mientras a los verdaderos investigadores a no poder comprobar sus asertos. Las investigaciones científicas e históricas no funcionan así. Sobre estas últimas ver la obra de Benavides Hinojosa, Artemio (2009) como un ejemplo de precisión y seriedad, obra documentada con toda la formalidad exigible en estos casos.

REFERENCIAS Aguirre Cossío, Eduardo. 2001. Eduardo Aguirre Pequeño: su vida y su obra. Prólogo de Reyes Tamez Guerra. 1a. ed. Universidad Autónoma de Nuevo León. Monterrey. 138 pp. + Índice. Aguirre Cossío, Eduardo. 2004. Idem. 2a. ed. revisada y corregida. Ibidem. Monterrey. 138 pp. + Índice. Aguirre Cossío Juan Enrique, ed. 2016. Edición en facsímil de «Mal del Pinto. Inoculación y autoobservación & memorias», por Eduardo Aguirre Pequeño. Ibidem. Monterrey. 415 pp. Aguirre Pequeño, Eduardo. 1944. La fundación del Instituto de Investigaciones Científicas de la Universidad de Nuevo León. Boletín IIC, UNL 1: 7 - 10. Monterrey. Enero-febrero.

AGRADECIMIENTOS

Aguirre Pequeño, Eduardo. 1946. Técnicas de cultivo en el diagnóstico de la amebiasis. Ediciones del IIC UNL.

A los editores y revisores de CiENCiAUANL, particularmente al Lic. Eduardo Estrada Loyo y diseñadores, tanto por sus apoyos y alientos, como por sus acertadas críticas y señalamientos. Al biólogo Humberto Sánchez Vega por su aportación del trabajo ‘Amebiasis’ del Dr. E. Aguirre Pequeño (1946); al Dr. Roberto Rebolloso por obsequiarme la obra que aparece en las referencias como ‘varios autores’, fuente de acreditada información; al Ing. Juan Enrique Aguirre por el ejemplar autografiado del libro de su padre sobre el“mal del pinto” (Aguirre Cossío, J. Enrique, ed. 2016) y un ejemplar de Lecciones de paludología; al C. Ing. Ermilo J. Marroquín de la Fuente (mi hermano mayor) por la información fidedigna, de primera mano, en relación con sus datos y por la correspondencia personal. A mis hijos Elba y Jorge por su auxilio en la preparación de los primeros borradores del trabajo. Como algo especial quiero hacer notar que el Dr. Luis E. Todd (2013) en su Anatomía de una utopía, tomo II, tuvo a bien autografiarme un ejemplar que dice “Para el Dr. Jorge Saúl Marroquín, universitario, biólogo de corazón” y firma (en 2014), cosa que agradezco (ver referencia completa). La amistad no debe estar reñida con la metodología de las indagaciones históricas; en eso consiste la sana convivencia universitaria.

Versión en español pp. 7-28; en inglés pp. 29-51; bibliografía ambas: pp. 53-60 (145 referencias). Monterrey. Diciembre. Aguirre Pequeño, Eduardo. 1953. 1a. ed. Lecciones de gerontología y geriatría. Ediciones Ibid. Monterrey. 95 pp. Aguirre Pequeño, Eduardo. 1966. Biografía y pensamiento vivo del doctor Ángel Martínez Villarreal. 1a. ed. Editorial “Alfonso Reyes”. Monterrey. 339 pp. + Índice y Apéndice. Prólogo (en solapa) de J.S. Marroquín. Aguirre Pequeño, Eduardo. 1967. El Dr. J. Eleuterio González (1813-1888) como naturalista. Boletín de la Soc. Nuevoleonesa de Historia Natural “J. Eleuterio González” 1 (2): 55-58. Monterrey. Febrero. Álvarez del Villar, José. 1952. Los peces de Nuevo León y la piscicultura rural. Ediciones del IIC, UNL, patrocinada por el Patronato Universitario. Monterrey. 43 pp. Anales del Instituto de Investigaciones Científicas, UNL, 1944-1945. Vol. I (Núms. 1 y 2). Anónimo 2013. El tiempo de Eduardo Aguirre Pequeño (en portada). Suplemento de 4 pp. de “La cultura y la Universidad”, en forros del Boletín coleccionable de “Memoria Universitaria” en el 80 aniversario de la UANL, San Nicolás de los Garza, N. L. (sin referencias).

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

71


Beltrán, Enrique. 1945. Problemas biológicos. Ensayo de interpretación dialéctica materialista. Prólogo de Marcel Prenant. Ediciones del IIC, UNL, Monterrey. 179 pp. Beltrán, E. & E. Aguirre Pequeño. 1946. Parasitismo intestinal en la tropa residente en el Campo Militar de Monterrey. Anales del IIC, UNL, t. I (2): 85-89. Beltrán, E. & E. Aguirre Pequeño. 1948. Lecciones de paludología. Ediciones del IIC, UNL. Impreso en los Talleres ECLAL, Tacubaya, D. F. Beltrán, Enrique. 1951. Consejos a los biólogos. Normas y métodos para la investigación biológica. Ediciones del IIC, UNL. Monterrey, 173 pp. Benavides Hinojosa, Artemio. 2009. Bernardo Reyes, un liberal porfirista. Biografía. ‘Tiempo de Memoria’. 1a. ed. TusQuets Editores. México. 371 pp. Boletín del Instituto de Investigaciones Científicas. 1944 [Núms. 1 (26 pp., ene.-febr.), 2 (48 pp +8 de fotos, marzo y abril), 3 (38 pp. + 8 de fotos, mayo y junio), 4 y 5 (89 pp. julio, agos., sept. y oct.) y 6 (181 pp. Nov. y dic.)]. Camacho Cervantes, Hortensia. 2003. Una historia necesaria. Tres décadas de la H. Junat de Gobierno de la UANL (1971-2001). UANL, Monterrey. 161 pp. Comas, Juan. 1944. Conferencias de antropología y biotipología. Ediciones IIC, UNL. Monterrey. 131 pp. + Índice. Cuéllar, Margarito. 2016. Notas sobre la vida y la obra del doctor Eduardo Aguirre Pequeño. En Aguirre Cossío, J. E., ed.: “Eduardo Aguirre Pequeño. Mal del pinto, inoculación y autoobservación & memorias”, 1a. ed. Universidad Autónoma de Nuevo León: 27-32. Monterrey. Estrada Loyo, Eduardo. 2013. Entrevista al Dr. Jorge S. Marroquín de la Fuente. Maestro Emérito UANL 2004. CiENCiAUANL Año 16 (63): 26-36, Sección ‘Canal Abierto’. Monterrey. Jul.-sept. Flores Longoria, Samuel. 2005. La Ciudad Universitaria de Nuevo León. Más allá de los muros. 1a. ed. Universidad Autónoma de Nuevo León. Monterrey. 107 pp. Marzo. Garza Chapa, Raúl. 1969. En Vida Universitaria. Monterrey. 11 de mayo. De acuerdo con Flores Longoria (2005): 86. Garza Chapa, Raúl. 2009. Algunos datos históricos sobre los antecedentes y desarrollo de la investigación científica en la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL (en Leal Lozano & cols., eds., “Eduardo Aguirre Pequeño. Una vida de pasión por la educación y la investigación”): 65-67. UANL. Monterrey. Septiembre. El

72

original está fechado el 10 de diciembre de 2007. Garza Guajardo, Juan Ramón. 2014. Instituto de Investigaciones Científicas. Pionero hace 70 años en la investigación científica en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Revista Memoria Universitaria. Año 5 (48): 3-7. Monterrey. Garza Mercado, Román. 1989 a. Eduardo Aguirre Pequeño (1904-1988). Gaceta Médica 125 (11 y 12): 416418; sec. ‘Información Académica’ (a la memoria de académicos fallecidos). Nov.-dic. Garza Mercado, Román. 1989 b. Idem. Periódico “El Porvenir”, sección ‘Aquí Vamos’, Suplemento cultural año VI (378): 8. Monterrey. Garza Ocañas, Fortunato, ed. 2004. Centenario del natalicio del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño (14 de marzo 1904 a 2004). Edición conmemorativa Facultad de Ciencias Forestales, UANL, con ‘Presentación’ del editor y artículos varios. 101 pp. + Anexos. Linares, N.L. Marzo. Garza Ocañas, Fortunato & Jorge S. Marroquín de la Fuente. 2010. En Rahim Foroughbakch, ed. “Tópicos selectos de Botánica 4”. IV Jornada de Actividades Botánicas “Dr. Jeannot Stern Stern”. Depto. de Botánica. Facultad de Ciencias Biológicas, UANL. Monterrey. 195 pp. Enero. Informes. 1944 (del IIC-UNL) sobre su personal y profesores invitados que incluyen resumen biográfico, grados académicos, publicaciones y estudios en marcha, en Armas y Letras, Boletín mensual, primera época, t. I (Nums 1: p 4; 2: pp 2 y 3; 3: p 2; 4: p 4; y 5: p 4) con paginación corrida en la edición facsimilar (1993). Gobierno del Estado de Nuevo León y UANL. Monterrey. Leal Lozano, Libertad. 1995. La biología como profesión en México y la contribución del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. En Marroquín, J. S. & R. Rebolloso, eds., 1995 (ver adelante). Leal Lozano, Libertad et al., eds., 2009. “Eduardo Aguirre Pequeño. Una vida de pasión por la educación y la investigación”. Ediciones UANL. Monterrey. 231 pp. + Anexo fotográfico. Septiembre. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 1958. El Dr. Jeannot Stern (1895-1958). Homenaje póstumo. Vida Universitaria Año VIII (382): 4. Monterrey. Miércoles 16 de julio. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 1975-1977. Trayectoria de la Facultad de Ciencias Biológicas UNL. En ‘BIOS’ (publ. Consejo Estudiantil); Parte I, año 1 (1):1-2, dic. 1975; Parte II (Ibid.), año 1 (2): 1-2, abril 1976;

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Parte III (Ibid.), año III (3): 1-3, sept. 1977. Monterrey. Marroquín de la Fuente, Jorge S. & R. Rebolloso, eds. 1995. “Dr. Eduardo Aguirre Pequeño ‘In Memoriam’. Contribuciones Científicas”. Ediciones de la UANL. Primer libro homenaje. Monterrey. 226 pp. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 2004. La visión del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. Antecedentes históricos. CiENCiAUANL 7(2): 225-227. Sección “Ejes”. Monterrey, abril-junio. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 2009 a. Jeannot Stern (1895-1958). Primer catedrático de botánica de la Escuela de Ciencias Biológicas, UNL. En Leal Lozano et al., eds., “Eduardo Aguirre Pequeño. Una vida de pasión por la educación y la investigación”: 99111. Ediciones UANL. Monterrey. Septiembre. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 2009 b. Reseña histórica de la vida y la obra de E. Aguirre Pequeño. Ibid: 113142. Marroquín de la Fuente, Jorge S. 2013. La obra científica de Rafael Martín del Campo (1910-1987) en Nuevo León. CiENCiAUANL Año 16 (61): 16 - 23. Eneromarzo. Marroquín de la Fuente, Ermilo. 2011. Mi alma mater definió mi propia vocación (testimonio). Memoria Universitaria (Boletín Centro de Documentación y Archivo Histórico, UANL). Año 2 (18): 11-12. Monterrey. Julio (fechado originalmente en octubre de 1993, México, D. F). Marroquín de la Fuente, Ermilo. 2015-2016. Correspondencia particular. Martell Méndez, David (compilador). 1970. Datos cronológicos de la Universidad de Nuevo León. ‘Universidad’, publicación quincenal de la UNL. Núm 10: 3-4. Monterrey. Junio 30. Martínez, Paula & Magda Hernández Garza. 2011. Ermilo José Marroquín de la Fuente. Promotor del desarrollo universitario (entrevista). Memoria Universitaria. Año 2 (18): 13-19. Martínez Chapa, Paula & Magda Isabel Hernández. 2012. Dr. Héctor Menchaca Solís. Docente, investigador y

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

promotor de la ciencia y la tecnología (entrevista). Ibid. Año 3 (30): 12-23. Martínez Villarreal, Ángel. 1944. En defensa del HospitalEscuela y de las leyes que lo hacen factible en Nuevo León. Ediciones UNL. Monterrey. Enero. Rebolloso, Roberto. 1989. Aguirre Pequeño, un científico nuevoleonés. Periódico “El Porvenir”, Suplemento cultural ‘Aquí vamos’, p. 2. Monterrey. 16 de julio. Rebolloso, Roberto. 1995. Los orígenes de la investigación científica en la UANL. En Marroquín, J. & R. Rebolloso, eds., “Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. In memoriam. Contribuciones científicas”, pp. 61-66 (1er. libro homenaje). Ediciones UANL. Monterrey. Salinas Cantú, Hernán. 1972. Semblanza del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. “Roel”, revista de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, nueva época Año 1 (10): 1-4. Monterrey. Octubre (repr. en “Vida Universitaria”, núm. 1488: 3 y 14. 1981. Monterrey, sept.). Salinas Cantú, Hernán. 1995. Contribución médica del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. En Marroquín, J. S. & R. Rebolloso, eds., “Eduardo Aguirre Pequeño. In memoriam. Contribuciones científicas”. pp. 67-70. Primer libro homenaje. Ediciones UANL. Monterrey, 226 pp. Octubre. Salinas Quiroga, Genaro. 1983. Reseña histórica de la Universidad Autónoma de Nuevo León. 50 Aniversario. Ed. UANL, Capilla Alfonsina/Biblioteca Universitaria. San Nicolás de los Garza, N.L. Sepúlveda Díaz, Á. 1950. Análisis de tierra e interpretación química. Tesis profesional. Facultad de Ciencias Químicas, UNL, patrocinada por el IIC. Monterrey. 89 pp. Todd Pérez, Luis Eugenio. 2013. Anatomía de una utopía. Tomo II. 1a. ed. Universidad Autónoma de Nuevo León. Monterrey. 464 pp. Varios autores. 2008. Universidad Autónoma de Nuevo León. 75 Aniversario. Prólogo de Enrique Krauze, pp. 14-17. Presentaciones de Natividad González Parás y José Antonio González Treviño. Editorial CLÍO. 222 pp. México (ver pp. 90-102 y 118-120).

73


EJES

Calidad de la carne de cerdo en canal Impacto de los genes halotano y napole LORENZO REYNA SANTAMARÍA*, JOSÉ LUIS FIGUEROA VELASCO**, RUBÉN DARÍO MARTÍNEZ ROJERO*

La calidad de la carne es afectada por muchos factores tanto ambientales como nutricionales y genéticos.1 Los genes halotano y napole (RN) tienen una gran importancia en la respuesta animal, composición de la canal y calidad de la carne de cerdo. El gen halotano fue descubierto hace 25 años e identificado en muchos estudios, tratando de cuantificar sus efectos tanto positivos como negativos. Tiene efectos positivos principalmente al me-

jorar el rendimiento de la canal, lo que resulta en un incremento en los ingresos al productor cuando los animales son vendidos en pie. Sin embargo, también está asociado con el aumento de la susceptibilidad al estrés y el estrés relacionado con la muerte, teniendo también efectos negativos sobre la respuesta productiva y la calidad de la carne, particularmente en una mayor incidencia de carne de cerdo pálida, suave y exudativa (PSE).2,3

* Colegio Superior Agropecuario del Estado de Guerrero. ** Colegio de Postgraduados Campus Montecillo. Contacto: santamaria53@yahoo.com.mx

74

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Históricamente, la mayoría de los estudios han usado la prueba de desafío del gen halotano para distinguir entre animales reactivos (homocigotos positivos “nn”), animales no reactivos (homocigotos negativos “NN”) y animales portadores (heterocigóticos portadores “Nn”).1 Sin embargo, esta prueba no diferencia entre animales portadores y negativos. Los cerdos portadores del alelo dominante del gen (RN), también llamado gen de la carne ácida (RN), tienen la característica de producir una carne pálida y con baja capacidad de retención de agua y bajo rendimiento de la canal al ser procesada la carne. Sin embargo, en los cerdos portadores (RN) se ha encontrado que tienen un mayor porcentaje de carne magra en la canal y menor valor de los cortes, presentándose más terneza en la carne.4,5 FA CT ORES QUE AFECT AN LA C ALID AD DE FACT CTORES AFECTAN CALID ALIDAD LA CARNE La calidad de la carne de cerdo es afectada por muchos factores, entre los más importantes se encuentran: ambientales, manejo, nutricionales y genéticos. FA CT ORES AMBIENT ALES Y DE MANEJO FACT CTORES AMBIENTALES Existen numerosos factores ambientales y de manejo que están relacionados con la mortalidad. El ayuno antes del transporte, la mezcla de grupos sociales en cualquier etapa, las condiciones del transporte, la descarga y los movimientos durante la espera, sin olvidar el manejo de los encargados de estas faenas. Evidentemente, las circunstancias antes mencionadas afectan el proceso de transformación que sufre el músculo al convertirse en carne, deteriorando gravemente su calidad.6 El bienestar animal durante el transporte y sacrificio de los animales de abasto conlleva a un estrés repentino, que actualmente es motivo de preocupación para los consumidores. El trato que se les da a los animales de granja durante la última etapa de su vida, desde que salen de la granja hasta su muerte por anorexia en los mataderos, presenta una gran preocupación a los consumidores.7 Los sistemas de transporte de los animales deben ser diseñados y utilizados para garantizar que éstos no sufran molestias ni estrés. Es necesario no mezclar animales de diferentes corrales de engorda en los camiones. Antes de cualquier manipulación se deben mantener en un periodo de ayuno de 12 a 14 h, ya que los cerdos tienden a marearse, vomitarse y

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

consecuentemente se produce un aumento en la mortalidad.6 Se ha demostrado que el nivel de estrés es mayor en los cerdos portadores del gen halotano, lo cual se confirmó al encontrarse más elevada la concentración de cortisol en estos animales antes del sacrificio. También este mismo grupo de animales presentó una carne PSE.8,9 Un buen sistema de aturdimiento debe cumplir varios requisitos: en primer lugar, debe garantizar una inducción rápida al estado de inconsciencia sin producir dolor, prolongándose hasta la muerte del animal; en segundo lugar, debe minimizar los problemas de calidad del producto final y, en tercer lugar, debe garantizar la seguridad del operador.10 FACTORES NUTRICIONALES En una investigación en la que se evaluó el efecto de añadir vitaminas y minerales en la dieta de engorda y el enfriamiento acelerado de las canales de cerdos castrados y primerizas portadores (Nn) y no portadores (NN) del gen halotano se encontró que la suplementación con vitamina E en las dietas de engorda aumentó (P<0.05) la concentración de la vitamina E en el músculo longissimus. En los cerdos (Nn), este suplemento no afectó el color, la firmeza o las pérdidas por cocción del lomo o el color y la

75


firmeza del jamón. En el genotipo (NN) el aumento del nivel de vitamina E en la dieta disminuyó (P<0.05) el porcentaje de lomo y jamones (PSE). Según este estudio, al adicionar dietas de engorda de animales (NN) con un mínimo de 600 UI/kg de vitamina E además de otras vitaminas y minerales en cerdos (Nn) se puede reducir la incidencia de carnes (PSE).11 El ayuno afecta la calidad de la canal y de la carne de cerdo.6 La adición de sulfato de magnesio en la dieta de cerdos con alto potencial glucolítico reduce dicho potencial en la canal, asimismo, ayuda a mantener el color y la firmeza de la canal.12 FACTORES GENÉTICOS Dentro de los factores genéticos que tienen influencia sobre la calidad de la canal y de la carne de cerdo se encuentran tres genes: gen halotano sensitivo (nn), gen napole (RN) o gen de la carne ácida y gen HIML (incrementa la grasa intramuscular). El gen halotano fue descubierto en 1991 por investigadores de la Universidad de Toronto, quienes encontraron la mutación responsable del síndrome de estrés porcino; es el gen que codifica al receptor de rianodina o del canal liberador de calcio (CRC1).13 Gracias a este descubrimiento ha sido posible desarrollar una prueba molecular de diagnóstico rápida, que permite determinar el genotipo de los animales heterocigotos (Nn) portadores de un solo alelo mutado

76

(n) de los animales homocigotos normales portadores del alelo normal (N). El gen (RN), llamado gen de la carne ácida o gen napole, el cual ha sido localizado en el cromosoma 15 por investigadores franceses, es un gen monogénico dominante que se expresa por un fuerte aumento del descenso de pH que conlleva a un pH final bajo. Este bajo pH es el resultado de un potencial glucolítico muy elevado, que conlleva a una glugenólisis prolongada. Un grupo de investigadores holandeses de la Universidad de Wagenigen ha detectado estadísticamente, en 1994, un gen mayor implicado en el porcentaje de grasa intramuscular. El alelo que aumenta esta característica ha sido denominado HIMF (High Intramuscular Fat) y es homocigoto recesivo. Este descubrimiento surge del análisis de un millar de animales nacidos de la cruza entre las razas Large White x Meishan, los homocigotos portadores presentan un porcentaje de lípidos intramusculares de 3.9% contra 1.8% en los homocigotos no portadores y los heterocigotos. El gen (HIMF) procede sin duda de la raza Meishan y su frecuencia es de + 0.5.4 La influencia de la raza es muy importante. Las razas de cerdos más sensitivas al síndrome del estrés porcino (PSS) halotano positivos (nn) son: Pietrain, Belgian Landrace, Poland China y German Landrace; razas medianamente sensitivas (Nn): Dutch Landrace, French Landrace, Swedish Landrace, British Landrace, Danish Landrace, Norwegian Landrace, Australian Landrace, Irish Landrace, Duch

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Yorkshire y American Hampshire; razas no sensitivas al halotano (NN): Irish Large White, Australian Large White, French Large White, American Yorkshire, British Large White y Duroc.14 IDENTIFIC ACIÓN DEL GEN HAL OTANO IDENTIFICA HALO El conocimiento sobre una proteína membranal llamada receptor a la rianodina, debido a su afinidad con esta sustancia, cumple la función del canal liberador de calcio y a su vez como puente que conecta el retículo sarcoplásmico y el túbulo transversal en la fibra muscular, esto puede ser responsabilidad del gen receptor a la rianodina (RYR). Favoreciendo la incidencia del síndrome del estrés porcino (PSS), también conocido como hipertermia maligna (HM).15 Al comparar la secuencia del ADN complementario del gen (RYR) en cerdos normales y susceptibles a la (HM), se encontró que existe una mutación en el nucleótido 1864 del gen, la cual cambia una citosina por una timidina en los individuos susceptibles. Esta mutación conduce a su vez a un cambio del aminoácido arginina por cisteína en la posición 615 de la proteína.16 La presencia de esta mutación se ha correlacionado perfectamente con animales susceptibles al gas halotano. AVANCES EN LAS PRUEBAS GENÉTICAS DE LOS CERDOS Las tasas de crecimiento y el tamaño de la camada están influenciadas por efectos aditivos de muchos genes independientes y el medio ambiente; los criadores no pueden contar solamente con pocas pruebas genéticas para predecir con seguridad las cualidades fisiológicas desde el nacimiento hasta la fase adulta del cerdo.17,18 GEN HAL OTANO HALO Los cerdos halotano positivos (nn) son más susceptibles de presentar las siguientes anomalías: son sensibles al gas halotano, presentan el síndrome del estrés porcino (PSS) o hipertermia maligna (HM), producen una carne pálida, suave y exudativa (PSE) y tienen mayor porcentaje de carne magra.19-24 El PSS es un desorden genético causado por el gen halotano, descubierto en 1971. El PSS conduce a una rápida caída del pH (el pH es menor a 6.1 en 45 min post mortem), lo que resulta en una carne PSE.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Los cerdos heterocigóticos para el gen halotano (Nn) normalmente producen carne de baja calidad al compararse con los cerdos libres de este gen.5 El gen halotano tiene efectos negativos sobre varias características de la calidad de la carne, entre éstas sobresalen el color y el exudado del músculo de forma que las canales que proceden de animales halotano positivos o portadores tienen una carne más pálida y exudativa que la que procede de animales halotano negativos. Sin embargo, se creía que el gen tenía un efecto positivo sobre la calidad de la carne.25 Resultados más recientes no indican lo mismo.26 GEN NAPOLE (RN) El gen RN también es conocido como el gen de la “carne ácida” o el “efecto Hampshire” pues existe predominantemente en la raza Hampshire. Es una mutación que resulta en un incremento dramático en el contenido de glucógeno de varios músculos. Tiene efectos negativos considerables sobre la calidad de la carne de cerdo. 4,27-32 FISIOP ATOL OGÍA DEL SÍNDR OME DE ESTRÉS FISIOPA OLOGÍA SÍNDROME PORCINO (PSS) Una contracción muscular se inicia cuando la membrana plasmática recibe el estímulo proveniente del nervio conector, éste es canalizado hacia el centro de la fibra muscular por el túbulo transverso, el cual se invagina hacia el interior de la superficie de la membrana plasmática. La membrana del túbulo transmite una señal a la membrana del retículo sarcoplásmico, lo que resulta en una liberación de calcio hacia el sarcoplasma. El calcio interactúa con las proteínas contráctiles para producir la contracción muscular. La concentración requerida de calcio es de 10-7 M, la relajación del músculo se promueve mediante la acción de la bomba de calcio que regresa este elemento hacia la cisterna que lo contiene, lo que hace que en el retículo disminuya la concentración a 10-5 M.33 Las fibras musculares de los cerdos susceptibles al estrés muestran una hipersensibilidad del canal de calcio, el cual permanece abierto y no permite el descenso en la concentración de calcio. La concentración alta de este ion provoca la rigidez muscular, además de promover una glucólisis aeróbica y anaeróbica provocando el incremento de lactato en el músculo, a su vez promueve la liberación de catecolaminas produciendo más ácido láctico, conduciendo así a una acidosis metabólica.34

77


EFECTO DEL PESO AL SACRIFICIO Y DEL GEN ALID AD DE LA C ARNE HAL OTANO SOBRE LA C HALO CALID ALIDAD CARNE DE CERDO Se tienen evidencias de cómo el genotipo susceptible al halotano (NN, Nn, nn) y el peso al sacrificio afectan la calidad de la canal y de la carne de cerdo, se ha encontrado que los cerdos del genotipo homocigótico (nn) son los que presentan las canales de más baja calidad. Sin embargo, el peso al sacrificio no tiene gran efecto sobre las variables evaluadas en cada una de las investigaciones realizadas.20,24 EFECTO DEL ESTRÉS SOBRE LA EXPRESIÓN DE LA PROTEÍNA HSP 70 EN LA CALIDAD DE LA CARNE DE CERDO De acuerdo con los resultados obtenidos en una investigación en la que se evaluó el efecto del estrés sobre la expresión de la proteína Hsp 70 y la calidad de la carne de cerdo, en tres genotipos porcinos (NN, Nn y nn), se encontró que los cerdos del genotipo homocigótico (nn) presentaron un mayor contenido de agua, mayor pérdida por goteo, menor hidratación, mayor pérdida por cocción y solubilidad de la proteína en el músculo logissimus (P<0.05) al compararlo con los otros dos genotipos (NN y Nn). Sin embargo, el pH de dicho músculo fue similar (P>0.05) entre genotipos.35 LA CALIDAD DE LA CARNE DE CERDO ES AD A POR EL GEN NAPOLE O GEN DE AFECT AFECTAD ADA LA CARNE ÁCIDA En un experimento en el que se evaluó el efecto de los genotipos (RN-/RN-, Rn-/rn+, rn+/rn+) sobre la calidad y las características de la canal y carne de cerdo, se encontró que las canales de los cerdos con el genotipo RN- presentan un mayor potencial glucolítico, pH más bajo, alto nivel de lactato, mayor pérdida por goteo y cocción y menor grasa dorsal y muscular, al compararse con el genotipo (rn+).27-32 En otra investigación se estudió el efecto del gen (RN) sobre la producción de carne de cerdo roja, suave y exudativa (RSE), las evidencias encontradas indican que la incidencia de la carne RSE no tiene relación con la presencia del gen RN, debido a que el potencial glucolítico fue mayor en la carne de cerdo PSE al compararse con la carne de cerdo RSE; la solubilidad de la proteína resultó ser mayor en la carne roja, firme y

78

no exudativa (RFN) que en la carne RSE.35 Al comparar el efecto de los genes RN y halotano (N) sobre las características y calidad de la canal, las evidencias indican que el pH final del músculo longissimus de los cerdos con el genotipo —/RN-rn+ y Nn/— fue menor que el resto de los genotipos evaluados. La pérdida por goteo en el músculo longissimus fue mayor en los dos genotipos mencionados. La pérdida por cocción fue mayor en el genotipo —/RN-rn+—. Siendo similar la respuesta en el contenido de grasa en la primera y última costilla de la canal en los cuatro genotipos evaluados, así como el contenido de grasa en el músculo longissimus.34 CONCLUSIÓN Las evidencias indican que existen pocas diferencias entre la calidad de la carne producida entre los cerdos con el genotipo halotano NN o Nn. Sin embargo, los cerdos homocigóticos recesivos (nn) producen carne de menor calidad de manera consistente al compararse con los dos primeros genotipos. Los cerdos portadores del gen RN tienden a producir carne más ácida, debido a que se aumenta la concentración de glucógeno en su músculo esquelético, lo cual favorece una mayor producción de lactato debido a un aumento en el potencial glucolítico, lo que genera carne más ácida al compararse con los cerdos que no presentan este genotipo. Al investigar el efecto de los genes halotano y RN, se encontró que los dos genes tienen efectos negativos sobre las características de la canal y calidad de la carne en los cerdos que contienen estos genes. REFERENCIAS 1.

Saintilan, R., I. Mérour, S. Schwob, P. Sellier, J. Bidanel, and H. Gilbert. 2011. Genetic parameters and halothane genotype effect for residual feed intake in piétrain growing pigs. Livestock Sci. 142:203-209.

2.

Barbut, S., A.A. Sosnicki, S.M. Lonergan, T. Knapp, D.C. Ciobanu, L.J. Gatcliffe, E. Huff-Lonergan, E.W. Wilson. 2008. Progress in reducing the pale, soft and exudative (PSE) problem in pork and poultry meat. Meat Sci. 79:46-63.

3.

Adzitey, F. H. Nurul. 2011. Pale soft exudative (PSE) and dark firm dry (DFD) meats: causes and measures

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


4.

5.

to reduce these incidences – a mini review. Internatio-

ter on carcass characteristics and pork quality. J. Anim.

nal Food Research Journal. 18:11-20.

Sci. 80:1586–1592.

Martínez-Quintana, J.A., A.D. Alarcón-Rojo, J.A. Or-

13. Mickelson, J.R., E.M. Gallart, W.E. Rempel, K.M.

tega-Gutiérrez y H. Janacua-Vidales. 2006. Incidencia

Johnson, L.A. Litterer, B.A. Jacobson, C.F. Louis. 1989.

de los genes halotano y rendimiento napole y su efecto

Effects of the halothane-sensitivity gene on sarcoplas-

en la calidad de la carne de cerdo. Universidad y Cien-

mic reticulum function. Am. J. Physiol Cell Physiol.

cia. 22 (2): 131-139.

257:C787-C794.

Scheffler, T.L., J.M. Scheffler, S.C. Kasten, A.A. Sosnicki,

14. Gregory, N.G., and T. Grandin. 1998. Animal welfare

D.E. Gerrard. 2013. High glycolytic potential does

and meal science. CABI International. Allingford Oxon

not predict low ultimate pH in pork. Meat Sci. 95:85-

Oc108DE. UK.

91. 6.

7.

Guardia, M.D., M. Gispert, A. Diestre. 1996. Mortality

D.J. Ivers, L.F. Richardson, K. Keffaber, R.C. Johnson,

rates during transport and lairage in pigs for slaughter.

M.E. Doumit. 2004. Impact of halothane sensitivity

Meat Focus International. 5:362-366.

on mobility status and blood metabolites of HAL-1843-

Christensen, L., P. Barton-Gade, L.O. Blaajberg. 1994.

normal pigs following an aggressive handling model. J.

Investigation of transport conditions in participating countries in the EC project: PL920262. 40th ICoMST, 8.

Anim. Sci. 82(Suppl.2):33. (Abstr.). 16. Fujii, J., K. Otsu, F. Zorzato, S. De Leon, V.K. Khanna,

The Hage, Netherlands.

J.E. Weiler, P.J. O’Brien, D.H. MacLennan. 1991. Iden-

Geers, R., E. Bleus, T.V. Schie, H. Gerard, S. Janssens,

tification of a mutation in porcine ryanodine receptor

G. Nackaerts, E. Decuyperet, J. Jourquin. 1994.

associated with malignant hyperthermia. Science.

Transport of pigs different with respect to the halothane

253:448-451.

gene: stress assessment. J. Anim. Sci. 72:2552-2558. 9.

15. Marr, A.L., C.P. Allison, N.L. Berry, D.B. Anderson,

17. Mariani, P., M. Johansson, H. Ellegren, I. Harbitz, R.

Gispert, M., L. Faucitano, M.A. Oliver, M.D. Guar-

K. Juneja, L. Andersson. 1992. Multiple restriction

dia, C. Coll, K. Siggens, K. Harvey, A. Diestre. 2000. A

fragment length polymorphisms in the porcine calcium

survey of pre-slaughter conditions, halothane gene

release channel gene (CRC): assignment to the halothane

frequency, and carcass and meat quality in five Spanish

(HAL) linkage group. Animal Science. 23:257-262.

pig commercial abattoirs. Meta Sci. 55:97-106.

18. Rempel, W.E., M. Lu, S. Kandelgy, C.F.H. Kennedy,

10. Channon, H.A., A.M. Payne, R.D. Warner. 2002.

L.R. Irvint, J.R. Mickelsont, C.F. Louis. 1993. Rela-

Comparison of CO2 stunning with manual electrical

tive accuracy of the halothane challenge test and a

stunning (50 Hz) of pigs on carcass and meat quality.

molecular genetic test in detecting the gene for porcine

Meat Sci. 60:63-68.

stress syndrome. J. Anim. Sci. 71:1395-1399.

11. Kerth, C.R., M.A, Carr, C.B. Ramsey, J.C. Brooks,

19. Klont, R.E., E. Lambooy, J.G. van Logtestijnt. 1993.

R.C. Johnson, J.E. Cannon, M.F. Miller. 2001. Vitamin-

Effect of preslaughter anesthesia on muscle metabo-

mineral supplementation and accelerated chilling effects

lism and meat quality of pigs of different halothane

on quality of pork from pigs that are monomutant or

genotypes. J. Anim. Sci. 71:1477-1485.

noncarriers of the halothane gene. J. Anim. Sci. 79:23462355.

20. Ellis, M., A.J. Webb, P.J. Avery, I. Brown. 1996. The influence of terminal sire genotype, sex, slaughter

12. Hamilton, D.N., M. Ellis, M.D. Hemann, F.K.

weight, feeding regime and slaughter-house on growth

McKeith, K.D. Miller, K.W. Purser. 2002. The impact

performance and carcass and meat quality in pigs and

of longissimus glycolytic potential and short-term feed-

on the organoleptic properties of fresh pork. Animal

ing of magnesium sulfate heptahydrate prior to slaugh-

Science. 62:521-530.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

79


21. Smet, S.M., H. Pauwels, S. De Bie, D.I. Demeyer, J.

Influence of the three RN genotypes on chemical

Callewier, W. Eeckhout. 1996. Effect of halothane

composition, enzyme activities, and myofiber

genotype, breed, feed withdrawal, and lairage on pork

characteristics of porcine skeletal muscle. J. Anim.

quality of belgian slaughter pigs. J. Anim. Sci. 74:18541863.

Sci. 77:1482–1489. 29. Miller, K.D., M. Ellis, F.K. McKeith, B.S. Bidner, D.J.

22. Leach, L.M., M. Ellis, D.S. Sutton, F.K. McKeith,

Meisinger. 2000. Frequency of the rendement napole

E.R. Wilson. 1996. The growth performance, carcass

RN allele in a population of american Hampshire pigs.

characteristics, and meat quality of halothane carrier and negative pigs. J. Anim. Sci. 74:934–943.

J. Anim. Sci. 78:1811-1815. 30. Milan, D., J.T. Jeon, C. Looft, V. Amarger, A. Robic,

23. Sutton, D.S., M. Ellis, Y. Lan, F. K. McKeith, E.R.

M. Thelander, C. Rogel-Gaillard, S. Paul, N.

Wilson. 1997. Influence of slaughter weight and stress

Iannuccelli, L. Rask, H. Ronne, K. Lundstrom, N.

gene genotype on the water-holding capacity and

Reinsch, J. Gellin, E. Kalm, P. Le Roy, P. Chardon, L.

protein gel characteristics of three porcine muscles.

Andersson. 2000. A mutation in PRKAG3 associated

Meat Sci. 46:173-180.

with excess glycogen content in pig skeletal muscle.

24. Monin, G., C. Larzul, P.L. Roy, J. Culioli, J. Mourot,

Science. 288:1248-1251.

S. Rousset-Akrim, A. Talmant, C. Touraille, P. Sellier.

31. Villagómez, Z.D.A.F. 2004. El gen halotano y la cali-

1999. Effects of the halothane genotype and slaughter

dad de la carne de cerdo. Memoria del XXV Aniversa-

weight on texture of pork. J. Anim. Sci. 77:408–415.

rio del Programa de Ganadería. Colegio de Postgra-

25. Oliver, M.A., M. Gispert, A. Diestre. 1993. The effects

duados. Programa de Ganadería. Montecillo, Texcoco.

of breed and halothane sensitivity on pig meat quality. Meat Sci. 35:105-118. 26. Garcia, M.J.A., M. Gispert, M.A. Oliver, A. Diestre, P. Alonso, L.A. Muñoz, K. Siggens, H.D. Cuthbert.

Estado de México. P. 53-67. 32. Martinossi, A. 1984. Mechanism of Ca release from sarcoplasmic reticulum of skeletal muscle. Physiol Rev. 64: 1240-1320.

1996. The effects of cross, slaughter weight and

33. Laack, R.L.J.M., C. Faustman, J.G. Sebranek. 1993.

halothane genotype on leanness and meat fat quality

Pork quality and the expression of stress protein Hsp

in pig carcasses. Meat Sci. 63:487-496.

70 in swine. J. Anim. Sci. 71:2958-2964.

27. Enfält, A.C., K. Lundstroöm, A. Karlsson, I. Hansson.

34. Hamilton, D.N., M. Ellis, K.D. Miller, F.K. McKeith,

1997. Estimated frequency of the RN allele in Swedish

D. F. Parrett. 2000. The effect of the halothane and

Hampshire pigs and comparison of glycolytic

rendement napole genes on carcass and meat quality

potential, carcass composition, and technological meat

characteristics of pigs. J. Anim. Sci. 78:2862–2867.

quality among Swedish Hampshire, Landrace and Yorkshire pigs. J. Anim. Sci. 75:2924–2935. 28. Lebret, B., P. Le Roy, G. Monin, L. Lefaucheur, J.C.

35. Laack, R.L.J.M., R.G. Kauffman. 1999. Glycolytic potential of red, soft, exudative pork longissimus muscle. J. Anim. Sci. 77:2971–2973.

Caritez, A. Talmant, J. M. Elsen, P. Sellier. 1999.

80

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


ACUSE DE RECIBO

HÉCTOR CARLOS LAZCANO FERNÁNDEZ*

MÉXICO TÓXICO. EMERGENCIAS QUÍMICAS Lilia América Albert, Marisa Jacott Siglo XXI Editores México, 2015

Lilia América Albert y Marisa Jacott son las autoras del libro México tóxico, en él nos muestran la necesidad de regular el uso de sustancias químicas para evitar no sólo accidentes, sino catástrofes de grandes proporciones. Esta publicación es una historia de las emergencias químicas, de cómo éstas se pueden prevenir y cómo es posible disminuir sus efectos. Los países ricos exportan riesgos (productos químicos) a los países pobres, en parte se debe a que los reglamentos ecológicos o las autoridades son menos estrictos (o los dos), sin embargo, es necesario un uso controlado de toda sustancia peligrosa, en particular es imprescindible gestionar el ciclo de vida de todo producto riesgoso, es decir, es imperioso regular estos productos durante su uso y desecho. El modelo de crecimiento de los países pobres, en “desarrollo” o en “vías de industrialización”, o como les quieran llamar, es el de un crecimiento rápido, y esto supuestamente es para acelerar la inserción en el mercado mundial (ya estamos ensartados como país subordinado en el mercado mundial desde hace mucho), aunque esto más bien es el disfraz de la búsqueda de ganancias rápidas, mientras lo demás se posterga: medio ambiente, salud, salarios, cuestiones de género, el “problema indígena”, democracia, entre otros. A partir de la Segunda Guerra Mundial se incrementó el uso de sustancias químicas, hoy en día hay más de 100,000 sustancias químicas en el mercado y más de 30,000 se producen en cantidades superiores a una tonelada métrica anual, la historia de la legislación respecto

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

al uso de ellas nos muestra que el enfoque siempre fue correctivo y no preventivo –me pregunto qué es más barato, corregir mal o prevenir. Uno de los cambios más importantes que deben ocurrir es invertir la carga de la prueba, es decir, que los afectados no tengan que probar que una sustancia es tóxica, sino al contrario, los que la aprovechan, usan o producen tienen que probar que no es tóxica o dañina. Hoy en día la prioridad es el control de riesgos, sin embargo, la mejor política es la prevención de emergen*Universidad Autónoma de Nuevo León. Contacto: hlazcano57@gmail.com

81


cias químicas: en los años noventa un estudio señaló que en 90% de los accidentes en la Unión Europea hubo errores de gestión en las empresas, los cuales se reflejaron en una deficiente capacitación de trabajadores y supervisores. Las directivas de los organismos internacionales se centran cada vez más en la prevención de accidentes que pueden ser graves y también en la corrección de los daños al ambiente y sobre todo en el principio “el que contamina paga”. La prevención implica identificar zonas industriales con riesgos, controles para la planificación urbana, elaboración de planes de urgencia para las zonas que rodean áreas peligrosas y nuevas normas para mantener informados a los ciudadanos respecto a sustancias peligrosas. La referencia para evaluar lo que se hace en México respecto a emergencias químicas deben ser las recomendaciones y lineamientos que han surgido de los compromisos adquiridos por el país a nivel internacional, al respecto, las autoras nos hablan de los tratados con la OCDE y de la historia de la política ambiental en México. Es hasta 1988, con el presidente De la Madrid, que se empieza a dar un proceso formal en materia ambiental, sin embargo con Vicente Fox hubo un deterioro, a partir de él la investigación de temas ambientales pasa de instituciones públicas a privadas. Existen en el país más de 100 mil sustancias químicas en uso, sin embargo México no tiene una legislación en la materia, ni un inventario nacional que sea confiable –en su momento la propia autoridad responsable reconoció las limitaciones que tuvo por la falta de participación de la industria química, principalmente. La falta de información complica las cosas en caso de emergencia pues no se sabe con qué tipo de sustancia se está tratando, sus características y qué equipo usar contra ella en caso de accidente. Es necesaria una legislación integral, parecida a la que está vigente en la Unión Europea, con base en el principio precautorio y que se revierta la carga de la prueba hacia los fabricantes, respecto a la inocuidad o toxicidad de los productos. Emergencia química es un fenómeno químicotecnológico y está definida como un “agente perturbador que se genera por la acción violenta de diferentes sustancias derivada de su interacción molecular o nuclear. Comprende fenómenos como incendios de todo tipo, explosiones, fugas tóxicas, radiaciones y derrames”. En México, las políticas públicas de protección civil están a cargo de la Secretaría de Gobernación, de la cual

82

dependen el Sistema Nacional de Protección Civil y el Centro Nacional de Prevención de Desastres, que son algunas de las autoridades responsables de tratar con las emergencias químicas. En México no hay una legislación que sea realmente preventiva y que no consienta el daño ambiental, la Ley de Responsabilidad Ambiental de 2013 busca la reparación del daño pero no la prevención; además, el principio de que el que contamina paga se aplica de manera discrecional, lo cual hace que las autoridades permitan el crecimiento urbano alrededor de las zonas industriales. Las autoras nos presentan una cronología de los accidentes desde 1972 hasta 2015, mencionan las características así como algunas de sus consecuencias. Son 119 accidentes registrados, Veracruz está en primer lugar, Tabasco en segundo, siendo Pemex el responsable de la mayoría de los accidentes. Entre los estudios de caso las autoras mencionan el de Anaversa, una explosión en una fábrica de plaguicidas, una de las emergencias más graves ocurridas en México, cuyas consecuencias siguen vigentes. Recopilan algunos de los casos más importantes de emergencias químicas y realizan observaciones sobre la actuación de las autoridades en estos hechos: 1. Negligencia de parte de los responsables de las empresas y de las autoridades gubernamentales encargadas de responder a las emergencias. 2. Pobre preparación para combatir la emergencia, debido a la falta de información sobre las sustancias y el equipo necesario, falta de preparación para atender a los afectados de inmediato. 3. Falta de seguimiento de las consecuencias a mediano y largo plazo, no pagar por los daños causados. 4. Tratar de enterrar en el olvido los hechos lo más pronto posible. 5. La participación de los ciudadanos no es tomada en cuenta. Por último las autoras nos hablan de algunas de las emergencias químicas más importantes en el mundo. La primera de ellas es la de Seveso, en Italia, donde, en 1976, una nube tóxica salió de la fábrica Icmesa e invadió varias poblaciones, entre ellas Seveso. Si bien podemos encontrar en el caso de Seveso negligencia por parte de la empresa y las autoridades, falta de preparación para las emergencias, entre otras, hubo algu-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


nas cosas positivas: la empresa reconoció el problema y aceptó la responsabilidad de indemnizar a los afectados y rehabilitar el lugar, lo cual se inició de inmediato; el gobierno tomó algunas medidas para tratar el caso y los gobiernos europeos reconocieron los riesgos y emitieron directivas para regular este tipo de actividades. El segundo caso es el accidente de Bhopal, en India, el accidente industrial más grande de la historia, con más de medio millón de afectados, miles de muertos, graves daños ambientales y consecuencias que continúan hoy en día.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

El caso de Bhopal es típico del doble criterio de las grandes compañías multinacionales que en su país cumplen, a veces, con legislaciones ambientales relativamente estrictas, pero invierten en “países en desarrollo”, “atrasados” o pobres debido a leyes ambientales menos severas y además no cumplen con ellas. La ciencia y la tecnología tienen varias caras, cuando no hay regulaciones ni restricciones al afán de lucro, veremos el lado oscuro de nuestra capacidad para manipular a la naturaleza.

83


CiENCiA EN BREVE

Visualizan acumulación de calcio en algas marinas Un grupo de investigadores internacionales, liderados por el Instituto de Fisiología Molecular de Plantas Max Planck (Postdam, Alemania), utiliza el Sincrotrón ALBA para ver el interior de las células de las algas marinas. En esta investigación, publicada en Nature Communications, los investigadores han encontrado altas cantidades de calcio en partes de la célula que no corresponden a la conocida zona de producción de cocolitos, sino en compartimentos membranosos definidos. Esto da pie a creer que estos depósitos de calcio son utilizados para la formación de los cocolitos, algas marinas microscópicas abundantes en los océanos que se caracterizan por producir pequeñas estructuras de carbonato de calcio. El cocolito se forma dentro de la célula y, cuando madura lo suficiente, sale al exterior recubriendo su superficie. Las células analizadas pertenecen a la especie del alga Emiliana huxleyi y fueron congeladas y mantenidas a temperaturas criogénicas con el objetivo de preservar su organización intracelular. Conocer este proceso de biomineralización es de gran interés para la comunidad científica ya que los cocolitóforos tienen un rol importante en la respuesta del ecosistema marino al cambio climático. Su presencia en los océanos está directamente relacionada con la temperatura del agua y su composición química en los sedimentos marinos acumula información de los cambios climáticos producidos en el pasado. Por lo tanto, conocer cómo funciona el proceso de formación de los cocolitos en estas algas puede ayudar a entender la evolución del cambio climático. Referencia bibliográfica: “A vacuole-like compartment concentrates a disordered calcium phase in a key coccolithophorid alga”. S. Sviben, A. Gal, M.H. Hood,

84

L. Bertinetti, Y. Politi, M. Bennet, P. Krishnamoorthy, A. Schertel, R. Wirth, A. Sorrentino, E. Pereiro, D. Faivre & A. Scheffel, Nature Communications 7: 11228 (2016). Bautizan nueva especie de tarántula en honor a García Márquez Una nueva especie de tarántula ha sido descubierta en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. Para su denominación los científicos que la encontraron decidieron rendir homenaje al fallecido escritor colombiano Gabriel García Márquez –Premio Nobel de Literatura 1982– por lo que la han llamado Kankuamo marquezi, nombre que también hace referencia a un pueblo indígena de la región de la costa del Caribe, cuya lengua y cultura están en grave peligro de extinción. La nueva especie presenta unos pelos defensivos extraordinarios, y representa no sólo una nueva especie, sino también de un nuevo género. Ésta es la hipótesis que maneja el equipo de científicos, liderado por Carlos Perafán, de la Universidad de la República (Uruguay). Según la descripción que publica la revista ZooKeys, la tarántula muestra unos pelos que forman parte de un pequeño parche ovalado de púas en forma de lanza y los científicos creen que han evolucionado para defenderse de sus atacantes por contacto directo. Los expertos han mencionado que ésta sería la primera tarántula de una subfamilia en utilizar sus pelos urticantes de defensa para el ataque directo, en lugar de emplearlos para “apalear” al enemigo; asimismo, explican que estos pelos son dirigidos y disparados contra el enemigo en una bola urticante que puede causar lesiones fatales a pequeños mamíferos cuando se les clavan en la membrana mucosa, los pelos salen de una calva en el vientre de la tarántula (fuente: SINC).

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Hombre y mascota unidos por el cáncer El gran número de perros con cáncer es uno de los factores que han permitido el desarrollo de la oncología comparada, una disciplina que incluye a las mascotas enfermas como modelos de estudio para investigar el cáncer en humanos. Otro de los aspectos que más influyen es que los canes comparten más de 350 enfermedades con los humanos, desde la displasia de cadera –que sufren las grandes razas como los pastores alemanes– hasta el linfoma –el cáncer más común en perros. Los mejores amigos del hombre desarrollan más tumores a medida que envejecen, como ocurre con las personas. El tamaño, así como la velocidad de crecimiento de las masas malignas es similar en ambas especies. Además, la edad, la nutrición, el sexo, el estado reproductor y las exposiciones ambientales son detonantes en ambas especie de esta enfermedad. “La larga historia de los perros en la investigación biomédica, sus fuertes similitudes anatómicas y fisiológicas con los humanos, y el gran número de perros que son diagnosticados y tratados con cáncer cada año apoyan el valor de estudiar el cáncer de los perros”, señala Amy Leblanc, directora del Programa de Oncología Comparada en el Centro para la Investigación del Cáncer en el Instituto Nacional del Cáncer en EE.UU. “Los cánceres que ocurren de manera natural tanto en perros como en humanos comparten muchas características, incluida la apariencia histológica, la genética del tumor, los objetivos moleculares, los comportamientos biológicos y la respuesta a terapias convencionales y novedosas contra el cáncer”, subraya Leblanc. Por esta razón, incluir a los perros con cáncer en ensayos clínicos permitirá “acelerar el desarrollo de fármacos para humanos y perros”, indica la investigadora, para quien ambas especies también comparten patrones de respuesta al cáncer o resistencia a terapias convencionales similares, así como la metástasis en lugares dispares y la recurrencia de la enfermedad (fuente: Agencia SINC). Aprender la ciencia Un equipo de investigación educativa de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) realizó un estudio para mostrar los beneficios de combinar el método clásico de enseñanza

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

universitaria basado en clases magistrales, con otro de aprendizaje activo: el aprendizaje basado en problemas (ABP). Se sabe que los conocimientos que adquieren los estudiantes en la universidad no sólo se basan en las clases, también se ven influenciados por sus experiencias previas. Según estudios previos, las personas aprenden de forma natural conceptos ligados a problemas cotidianos. Además, el aprendizaje resulta más fácil si tiene lugar a través de actividades en equipo con un objetivo bien definido. Estudios anteriores ya han demostrado que este método es efectivo para desarrollar habilidades necesarias en las carreras científicas: trabajo en equipo, integración de la información, pensamiento crítico, entre otras. El grupo de investigadores, liderado por Jordi Pérez, puso en marcha una prueba piloto en la que se combinaba el método ABP con la enseñanza tradicional: el modelo ABP híbrido (ABP-H). La Facultad de Ciencias de Salud y de la Vida de la UPF decidió dedicar 20% de su plan docente a actividades de ABP, mientras que 80% ABP-H. Según los resultados, el plan docente híbrido mejora la retención del conocimiento en los estudiantes, lo que se traduce en un aumento de 1.4 puntos en una prueba de aprendizaje a largo plazo, a diferencia de aquellos estudiantes de grado cuyo plan docente se basaba en el método ABP. Referencia bibliográfica: Carrió M, Agell L, Baños JE, Moyano E, Larramona P, Pérez J. “Benefits of Using a Hybrid Problem-Based Learning Curriculum to Improve Long-term Learning Acquisition in Undergraduate Biology Education”. FEMS Microbiol Lett. 2016 Jun 13 DOI: http://dx.doi.org/10.1093/ femsle/fnw159. Nueva tecnología para liberar fármacos en el lugar exacto de una lesión cerebral Cada año, mucha gente en el mundo, unos 2.5 millones de personas sólo en Estados Unidos, sufre traumatismos craneoencefálicos, normalmente como resultado de accidentes de tráfico, caídas y agresiones. Si bien la lesión inicial no puede repararse, es factible minimizar diversos daños secundarios de vasos sanguíneos y células

85


cerebrales desencadenados como consecuencia de dicha lesión inicial durante las horas y días que siguen a ésta. Las actuales intervenciones para lesiones cerebrales agudas están dirigidas a estabilizar al paciente, reduciendo la presión intracraneal y manteniendo el flujo sanguíneo, pero no hay fármacos eficaces aprobados para detener la cascada de eventos nocivos que tiende a causar lesiones secundarias. Debido a esto, el equipo de Erkki Ruoslahti y Aman Mann, del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute (SBP), en Estados Unidos, ha creado y puesto a prueba una nueva tecnología que podría conducir al desarrollo de nuevas terapias para traumatismos craneoencefálicos, la cual consiste en un método para aplicar fármacos justo en los puntos dañados del cerebro. Los especialistas han encontrado una secuencia peptídica de cuatro aminoácidos (cisteína, alanina, glutamina y lisina) que reconoce el tejido cerebral lesionado, este péptido podría utilizarse como vehículo para tratamientos capaces de mitigar la extensión de los daños. El equipo de Ruoslahti y Mann se propuso encontrar una alternativa a la estrategia de inyectar directamente fármacos terapéuticos en el cerebro, lo cual es invasivo y puede añadir complicaciones. Usar este péptido para suministrar fármacos implica que estos podrían ser suministrados de forma intravenosa, pero aún y así alcanzar el lugar de la lesión en cantidades suficientes para ser efectivos (fuente: Agencia DICYT). Rehabilitación on line para mujeres con cáncer de mama La telerehabilitación (rehabilitación “on line”, con Skype como plataforma de control) puede mejorar los efectos secundarios relacionados con el cáncer de mama y con el tratamiento que reciben las pacientes: deterioro de la calidad de vida, dolor, pérdida de fuerza, fatiga, etcétera. Así lo demuestra un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y de los hospitales Virgen de las Nieves y San Cecilio de Granada, en España. Las características del sistema e-CUIDATE, como lo han denominado, hacen de éste uno de los más completos realizados hasta la fecha sobre telehealth en pacientes de cáncer de mama, con excelentes datos de adherencia y satisfacción con el programa de ejercicio recibido. Según Noelia Galiano Castillo, del Departamento de Fisioterapia de la UGR, “las participantes han mejorado la calidad de vida, el dolor, la fuerza y la fatiga, lo que

86

refleja que un programa de ejercicio de ocho semanas a través de internet puede ser realizado con éxito sin necesidad de una estrategia terapéutica presencial”. Además, este sistema de telerehabilitación ha conseguido mantener los resultados positivos conseguidos tras el programa de ejercicio después de seis meses. Este enfoque terapéutico on line podría ayudar a las pacientes que han sufrido cáncer de mama a mejorar sus síntomas y su nivel funcional a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Referencia bibliográfica:Galiano-Castillo N, Cantarero-Villanueva I, Fernández-Lao C, Ariza-García A, DíazRodríguez L, Del-Moral-Ávila R, Arroyo-Morales M. Telehealthsystem: A randomized controlled trial evaluating the impact of an internet-based exercise intervention on quality of life, pain, muscle strength, and fatigue in breast cancer survivors. Cancer. 2016 Jun 22. Doi: 10.1002/cncr.30172. Cultivos transgénicos frente a los convencionales Tras examinar a profundidad cerca de 900 estudios y otras publicaciones sobre el desarrollo, uso y efectos de las características del maíz, soja y algodón, organismos genéticamente modificados desde hace 30 años, el comité de expertos de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. no encontró evidencias sobre las diferencias en el riesgo para la salud entre transgénicos y plantas convencionales. Desde los ochenta, los científicos han usado la ingeniería genética para crear características concretas en las plantas y que éstas logren, por ejemplo, alargar la vida útil de las frutas, incluir mayor contenido vitamínico y tener una mayor resistencia a las enfermedades. No obstante, este último aspecto es el que ha tenido un mayor uso comercial. En los campos de todo el mundo se ha extendido el cultivo de organismos genéticamente modificados (OGM) capaces de soportar el uso de herbicidas o de ser tóxicos para las plagas de insectos. Pero los beneficios y riesgos de estas plantas eran aún inciertos. Los científicos examinaron detenidamente estudios y pruebas de los efectos adversos para la salud del consumo de OGM o de alimentos derivados, pero no encontraron ninguno. Según los trabajos realizados con anima-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


les sobre la composición química de los alimentos transgénicos, los investigadores revelan que no existen diferencias en el riesgo para la salud entre el consumo de transgénicos y alimentos convencionales. De igual forma, el informe destaca que los datos epidemiológicos disponibles no muestran asociaciones entre el consumo de OGM y alguna enfermedad o condición crónica. De hecho, existen evidencias de que los cultivos transgénicos resistentes a los insectos han aportado beneficios a los humanos al reducir las intoxicaciones por insecticidas. A todo esto se suma el hecho de que se están desarrollando cultivos transgénicos diseñados para el beneficio de la salud, como el arroz con mayor contenido en betacarotenos y así evitar la ceguera y la muerte causados por los déficits de vitamina A que sufren las personas que viven en países en vías de desarrollo. Por otra parte, el uso de este tipo de plantas no ha reducido la diversidad total de las plantas ni la vida de los insectos en las granjas. Los investigadores señalan en su informe que incluso en algunos casos estos cultivos resistentes a insectos ha permitido un incremento de la diversidad de insectos (fuente: Agencia SINC). El autismo no solo está en el cerebro David Ginty, profesor de neurobiología en la Escuela de Medicina de Harvard e investigador en el Instituto Médico Howard Hughes (HHMI), examinó cuatro genes que se relacionan con los trastornos del espectro autista. Entre ellos destacan dos: el MECP2, cuya mutación causa síndrome de Rett, y al GABRB3, implicado también en los trastornos asociados con el autismo. Los trastornos del espectro autista (TEA) se caracterizan por afectar las interacciones sociales e inducir conductas repetitivas, a menudo acompañadas por reacciones anormales a los estímulos sensoriales. Se suele creer que esta enfermedad se origina por un déficit en el desarrollo del cerebro. Sin embargo, el nuevo estudio, realizado en ratones y publicado en Cell, sugiere que algunos aspectos de este mal, como las anomalías en las conductas sociales, la percepción del tacto y la ansiedad, se relacionan con defectos en otras zonas del sistema nervioso: los nervios periféricos de las extremidades, de-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

dos y otras partes del cuerpo que comunican la información sensorial al cerebro. Los genes estudiados son considerados esenciales para el funcionamiento normal de las células nerviosas, estudios previos habían vinculado sus mutaciones con problemas de la función sináptica, es decir, disfunciones en las conexiones entre neuronas. Mediante ingeniería genética los investigadores indujeron, en ratones, mutaciones en los genes que afectan a las neuronas sensoriales del sistema nervioso periférico, las encargadas de transformar los estímulos externos en internos. Tras alterar la secuencia de ADN, se estudiaron las reacciones de los ratones a los estímulos –como ligeros golpes de aire en su espalda– y probaron su capacidad para diferenciar objetos con diferentes texturas. Según los resultados, los roedores mostraron niveles elevados de sensibilidad a estímulos al tacto pero fueron incapaces de diferenciar entre texturas. Asimismo, los investigadores examinaron cómo las mutaciones podrían alterar las interacciones sociales. Los resultados confirman que los roedores con mutaciones mostraron una mayor ansiedad y socializaron menos con otros ratones. “En qué medida estos comportamientos se asemejan a la ansiedad sufrida por las personas con trastornos de autismo es una cuestión sometida a debate”, señala Ginty, “pero nosotros creemos que funciona de la misma manera en humanos”. Los investigadores ahora están buscando enfoques que podrían devolver el “volumen” de las neuronas sensoriales a los niveles normales, incluyendo tanto enfoques genéticos como farmacológicos. Referencia bibliográfica: Orefice et al.: “Peripheral Mechanosensory Neuron Dysfunction Underlies Tactile and Behavioral Deficits in Mouse Models of ASDs”, Cell (2016), http://dx.doi.org/10.1016/j.cell. 2016.05.033. ¿El universo transparente? Un equipo de astrónomos conformado por Steve Eales, Haley Gómez, Elisabetta Valiante y Loretta Dunne, de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, ha encontrado que el universo se está tornando más claro al desaparecer poco a poco el polvo que flota en el espacio y que tiende a tapar lo que hay detrás de él. Este proceso de limpieza avanza debido a que el

87


polvo cósmico está siendo absorbido por la formación de estrellas dentro de las galaxias. Mirando en la banda del infrarrojo lejano mediante el telescopio espacial Herschel, a una distancia de hasta 12.000 millones de años-luz, y hacia atrás en el tiempo la misma cantidad de años, el grupo de especialistas ha conseguido observar la formación muy temprana de galaxias y las ha comparado con otras que se han formado mucho más recientemente. Los resultados muestran que las estrellas se formaban mucho más rápidamente dentro de las galaxias en el pasado que en la actualidad, y que esta génesis estelar está agotando cada vez más el polvo cósmico, una materia prima que abundaba en todas partes del universo pero que parece ser cada vez más escasa. Recordemos que el polvo cósmico está formado por partículas sólidas que provienen de estrellas y otros astros, y éste, junto con el gas cósmico, son las materias primas a partir de las cuales se forman las estrellas y las galaxias. Estas reservas de ambas materias primas también ejercen otro efecto: actúan como esponjas, absorbiendo en promedio casi la mitad de la luz emitida por los objetos estelares y haciendo imposible su observación con telescopios ópticos normales (fuente: Agencia Amazings/NCYT). Nuevo tratamiento para combatir la cirrosis hepática La cirrosis es un síndrome hepático que provoca una inflamación constante en el hígado, lo que genera una respuesta que los especialistas llaman “cicatrización”; ésta consiste en que el hígado comienza a producir una gran cantidad de colágeno para encapsular el daño, lo cual en lugar de ser benéfico resulta perjudicial ya que termina alterando y destruyendo las funciones de este órgano, lo que conlleva un descontrol en las funciones hepáticas del individuo, por eso los pacientes con cirrosis son desnutridos, tienen retención de líquidos y no absorben bien los alimentos. Al respecto, Javier Ventura Juárez, profesor investigador del Departamento de Morfología de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), en México, en conjunto con un grupo de expertos, analiza el efecto de los fármacos doxazosina y carvedilol para tratar pacientes con cirrosis hepática.

88

La idea nace de un proyecto completamente diferente, nuestra línea de investigación es la amibiasis y en el proceso amibiano buscamos ver qué ocurre cuando se cambia el sistema nervioso autónomo (…) Eso lo hicimos, pero normalmente la amiba induce un absceso hepático en el hígado o úlceras en el colon. En el caso del hígado observamos que normalmente se hace una cápsula de tejido fibroso de colágeno, y esa es la vía final común del absceso amibiano; sin embargo, en los animales que les quitamos el sistema nervioso simpático no vimos eso, o vimos una expresión mínima del colágeno. Por lo anterior, dijo, comenzaron a contemplar la posibilidad de trasladar este mismo proceso a las enfermedades del hígado que producen colágeno, para así tratar de moderar o erradicar sus efectos mediante la utilización de fármacos que ya existen en el mercado, pero que se utilizan para otros padecimientos, cuando también podría servir para controlar las células de fibrosis en el hígado. Indicó que en distintas etapas del proyecto se han realizado varios experimentos y se han ido observando primero efectos gruesos y, posteriormente, efectos cada vez más finos, llegando a la conclusión de que a cierta dosis, la doxazosina y el carvedilol disminuyen el depósito de colágeno en el proceso de la cirrosis inducida. Como no había nada escrito respecto a la aplicación en animales, consideramos primero administrar dosis altas para poder ver un efecto y, efectivamente, a 250 miligramos por kilogramo de peso, los animalitos se morían; entonces fuimos bajando la dosis hasta llegar a 100, 50 y 15 miligramos, entonces hemos visto cambios y mayor sobrevivencia, además de los cambios morfológicos que son evidentes en la dimensión del depósito de colágeno, que es la parte esencial de la cirrosis. Por último, el profesor investigador de la UAA afirmó que han comenzado a realizar análisis sobre el proceso de regeneración del hígado para procurar que la proliferación celular se lleve a cabo de una manera ordenada, y evitar así que haya algún proceso que esté distorsionado o esté llevando a otro daño. Con los datos observados hasta ahora, se considera que hay una recuperación del órgano bastante ordenada (fuente: Conacyt/DICYT).

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


COLABORADORES Heberto Alfonso Aguilar Martínez Ingeniero mecánico administrador FIME-UANL. Master en administración con especialidad en sistemas computacionales. Actualmente es docente y tutor en la FCC de la UANL. Pedro César Cantú Martínez Doctor en ciencias biológicas. Trabaja en la FCB-UANL, participa en el IINSO-UANL. Su área de interés profesional se refiere a aspectos sobre la calidad de vida e indicadores de sustentabilidad ambiental, en la que ha dirigido tesis de posgrado y licenciatura. Fundador y editor de la Revista Salud Pública y Nutrición (RESPyN). Miembro del Comité Editorial de Artemisa del Centro de Información para Decisiones en Salud Pública de México. María Teresa Cervantes Loredo Licenciada en trabajo social, maestra en formación de recursos humanos y en terapia familiar y de pareja, doctora en ciencias de la educación. Actualmente es profesora en la FCC-UANL. Participa en el Cuerpo Académico “Estudios de Comunicación Mediática, Educativa y Organizacional” y es miembro de la Red de Investigación Educativa de la UANL. José Lorenzo Encinas Garza Antropólogo social por la UANL. Etnólogo por la ENAH. Reportero investigador. Autor del libro Bandas juveniles. Perspectiva teórica. Actualmente lleva a cabo la investigación “Borregos cimarrones en la gráfica rupestre de Nuevo León y Coahuila”. José Eduardo Estrada Loyo Licenciado en psicología por la FaPsi-UANL, con especialidad en psicología clínica y acentuaciones en psicoterapia Gestalt y analíticamente orientada. Diplomado en periodismo científico por la FCC-UANL. Es editor y autor de libros y artículos de difusión y divulgación científica. Coordinador editorial de la revista CiENCiAUANL.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

Gabriel Figueroa Parra Médico cirujano y partero por la UANL. Médico pasante en servicio social en investigación por la UANL. Cursa la especialidad en medicina interna en el Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” de la UANL. Miembro residente del American College of Physicians (ACP). Armando V. Flores Salazar Licenciado en arquitectura, especialista en diseño arquitectónico y maestro en ciencias por la UANL. Doctorado en arquitectura por la UAM. Es maestro de tiempo completo y exclusivo en la FARQ-UANL. Sus líneas de investigación son los objetos arquitectónicos como objetos culturales, con subtemas como lectura arquitectónica y la arquitectura como documento histórico. Miembro del SNI, nivel II. Sergio Manuel de la Fuente Valdez Doctor en comunicación social, por la Universidad de la Habana. Maestro en comunicación y licenciado en periodismo por la UANL. Aracely García Bióloga, maestra en ciencias, con especialidad en microbiología, y doctora en ciencias, con orientación en morfología, por la UANL. Estancia predoctoral en la University of Louisville, Kentucky. Estancia postdoctoral en la University of Nebraska-Lincoln. Profesora-investigadora en la FM-UANL. Miembro del SNI, nivel I. Su línea de investigación es la regulación de la autofagia en enfermedades degenerativas. Rodolfo Garza Morales Estudiante de la licenciatura de médico cirujano y partero en la UANL. Ha colaborado en líneas de investigación como la creación de vacunas terapéuticas anti tumorales mediante terapia génica.

89


Luis Enrique Gómez Vanegas Egresado de letras hispánicas de la FFyL-UANL. Diplomado en periodismo científico por la FCC-UANL, donde además participó como investigador en el libro Violencia y ciudad. Autor del libro Soledades. Es secretario de redacción de la revista CiENCiAUANL y revisor de Entorno Universitario, de la Preparatoria 16-UANL. Uwe Jenchen Geólogo y Dr. rer. nat. por la Westfälische WilhelmsUniversität zu Münster, Alemania. Profesor titular y coordinador del PE Ingeniero Geólogo de la FCT-UANL. Jefe de Brigada y responsable científico del proyecto “Análogos de Geología Superficial, PEMEX/PEP-UANL/ FCT”. Cuenta con el perfil deseable Prodep y es líder del Cuerpo Académico “Cuencas Sedimentarias de México”. Miembro del SNI, nivel I. José Ramón Laines Canepa Doctor en ciencias en ecología y manejo de sistemas tropicales. Profesor investigador de TC adscrito a la división académica de ciencias biológicas. Miembro del Cuerpo Académico Consolidado de Evaluación y Tecnología Ambiental. Perfil Prodep. Miembro del Sistema Estatal de Investigadores. Héctor Lazcano Fernández Licenciado en historia por la UANL. Maestro en humanidades por la UdeM, donde fue profesor de asignatura. María de Jesús Loera Arias Química bacterióloga parasitóloga y doctora en ciencias, con orientación terminal en morfología, por la UANL. Actualmente desempeña actividades de docencia e investigación en la FM-UANL. Las líneas de investigación que maneja son la creación vacunas terapéuticas mediante terapia génica contra cáncer y la creación de bacterias lácticas recombinantes con potencial terapéutico. Miembro del SNI, nivel I. Yolanda López Lara Licenciada en comunicación por la UIA, consultora empresarial, directora general de Comunicación Social de la Secretaría de Marina-Armada de México. Coordinadora de Tutoría y PTC de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL. Miembro de la AMIC, de

90

la Red de Investigadores educativos de la UANL (RIEUANL) y de otras organizaciones especializadas. Jorge S. Marroquín de la Fuente Biólogo egresado de la UANL. Doctor en biología por la universidad de Boston. Ha colaborado con artículos en publicaciones nacionales y extranjeras. Es autor del libro Contribuciones científicas. Jessica Y. Martínez Flores Licenciada en ciencias de la comunicación, con especialidad en publicidad, por la UANL. Es asistente editorial de la revista CiENCiAUANL. Rubén Darío Martínez Rojero Médico veterinario zootecnista por la UAZ. Maestro en ciencias en producción animal por la UACh. Doctor en ciencias veterinarias por la UNAM. Miembro del SNI, nivel I, del Padrón de Evaluadores Acreditados del Conacyt y del Padrón de Tutores de Posgrado FMVZUNAM. Lorena Mercedes Sánchez Pasante de la licenciatura en ingeniería ambiental y tesista en la división académica de ciencias biológicas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Actualmente colabora en el área del centro de acopio y tratamiento de residuos de la DACBiol-UJAT. Roberto Montes de Oca Luna Profesor-investigador adscrito a la FM-UANL. Biólogo, maestro y doctor en ciencias, y médico cirujano y partero. Realizó una estancia de investigación en el Baylor College of Medicine y un posdoctorado en el MD Anderson Cancer Center, ambos institutos en Houston, Tx, USA. Sus líneas de investigación están abocadas a la terapia génica usando como vectores de entrega de genes Lactococcus lactis y adenovirus. Miembro del SNI, nivel III. José Juan Pérez Trujillo Químico farmacéutico biólogo; maestro en ciencias, con acentuación en inmunobiología, por la UANL. Cursa el doctorado en ciencias, con orientación terminal en morfología, en la UANL. La línea de investigación que maneja es la evaluación de vacunas terapéuticas en modelos de cáncer por HPV.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


Odila Saucedo Cárdenas Bióloga, doctora en ciencias, con especialidad en morfología, por la UANL. Realizó estudios de posgrado en el Baylor College of Medicine, Houston Tx. USA. Profesora-investigadora en la FM-UANL y en el Centro de Investigación Biomédica del Noreste, IMSS. Obtuvo una patente internacional de diagnóstico molecular: Molecular diagnosis of autosomal dominant Charcot-MarieTooth disease. Las líneas de investigación que maneja son diagnóstico molecular y terapia génica de enfermedades crónico-degenerativas y desarrollo de vacunas terapéuticas contra el cáncer cérvico uterino. Miembro del SNI, nivel II.

Juan Alonso Ramírez Fernández Ingeniero civil por la UANL, geólogo por la Universidad de Hamburgo y doctor en ciencias naturales por la Universidad de Freiburg, Alemania. Profesor titular D, subdirector de vinculación y proyectos especiales, coordinador del PE Ingeniero Geólogo Mineralogista y jefe del Laboratorio de Mineralogía de la FCT-UANL. Coordinador para México de la Red Goal (Geo-Network for Latinamerican and German Alumni) y director administrativo del Distrito Monterrey de la AIMMGM, A.C. Cuenta con el perfil deseable PRODEP y forma parte del Cuerpo Académico Cuencas Sedimentarias de México.

Veronika Siegelin Licenciada y maestra en ciencias políticas por la PhilippsUniversität Marburg (Alemania). Doctora en sociología por la misma universidad. Profesora-investigadora de la FTSyDH-UANL. Miembro del SNI, nivel II y de la Academia Mexicana de Ciencias.

Lorenzo Reyna Santamaría Ingeniero agrónomo zootecnista por el Colegio Superior Agropecuario del Estado de Guerrero. Maestro en nutrición animal por la UNAM. Doctor en nutrición animal por el Colegio de Posgraduados. Profesor-investigador del CSAEGRO. Miembro del SNI, nivel I, del Padrón de Evaluadores del Conacyt y del Padrón Estatal de Investigadores del Estado de Guerrero.

José Aurelio Sosa Olivier Maestro en ciencias ambientales por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Profesor investigador de M.T. miembro del sistema estatal de investigadores.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

91


INFORMACIÓN PARA LOS AUTORES

La revista CIENCiAUANL tiene como propósito difundir y divulgar la producción científica, tecnológica y de conocimiento en los ámbitos académico, científico, tecnológico, social y empresarial. CiENCiAUANL está dirigida al público abierto, con y sin preparación universitaria, a científicos, académicos, tecnólogos, investigadores y estudiantes de todas las áreas profesionales, así como a alumnos de bachillerato y secundaria interesados en aumentar sus conocimientos y fortalecer su perfil cultural. En sus páginas se presentan avances de investigación científica, desarrollo tecnológico y artículos de divulgación en cualquiera de las siguientes áreas: ciencias exactas, ciencias de la salud, ciencias agropecuarias, ciencias naturales, humanidades, ciencias sociales, ingeniería y tecnología y ciencias de la tierra. Asimismo, se incluyen artículos de difusión sobre temas diversos que van de las ciencias naturales y exactas a las ciencias sociales y las humanidades (física, lógica, filosofía, historia, ecología, geología, antropología, matemáticas, biología, medicina, historia, astronomía, evolución, etcétera). Se invita a todos los profesores, estudiantes e investigadores a enviar sus artículos tanto de difusión como de divulgación. Las colaboraciones deberán estar escritas en un lenguaje claro, didáctico y accesible correspondiente al público objetivo, con un discurso que aproveche al máximo los recursos narrativos, literarios y gramaticales. Según sea el caso (divulgación o difusión), se deben seguir los siguientes criterios editoriales. Criterios editoriales (difusión) •

92

No se aceptarán trabajos que no cumplan con los criterios y lineamientos indicados. Sólo se aceptan artículos originales, entendiendo por ello que el contenido sea producto del trabajo directo y que una versión similar no se ha publicado o enviado a otras revistas.

• • • • •

• •

Los autores deben demostrar haber trabajado y publicado en el tema del artículo. El artículo debe ofrecer una panorámica clara del campo temático. El artículo debe ser ordenado. Separar las dimensiones del tema y evitar romper la línea de tiempo. Debe considerarse la experiencia nacional y local, si la hubiera. No se aceptan reportes de mediciones. Los artículos deben contener la presentación de resultados de medición y su comparación, también deben presentar un análisis detallado de los mismos, un desarrollo metodológico original, una manipulación nueva de la materia o ser de gran impacto y novedad social. Sólo se aceptan modelos matemáticos si son validados experimentalmente por el autor. No se aceptarán trabajos basados en encuestas de opinión o entrevistas, a menos que aunadas a ellas se realicen mediciones y se efectúe un análisis de correlación para su validación. Para su consideración editorial, el autor deberá enviar el artículo vía electrónica en formato .doc de Word, así como el material gráfico (máximo cinco figuras, incluyendo tablas), fichas biográficas de cada autor de máximo 100 palabras y carta firmada por todos los autores (formato en página web) que certifique la originalidad del artículo y cedan derechos de autor a favor de la UANL. Los originales deberán tener una extensión máxima de cinco páginas (incluyendo figuras y tablas) de acuerdo al formato que a continuación se especifica: - Formato. Tamaño carta; el margen superior deberá ser de 2.5 cm. y el resto de 2 cm. - Título. Máximo dos renglones, tipografiado en altas y bajas, tipo Times New Roman a 24 puntos, con interlínea normal, en negritas. - Nombre del autor o autores. En mayúsculas con alineación al margen derecho, misma fuente ti-

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


-

-

-

-

-

-

pográfica en 12 puntos, asterisco sobrescrito al final. Adscripción. Colocarla en pie de página de la 2a. columna antecedida por un asterisco, en tipografía Times New Roman de 8 puntos. Cuerpo del texto. A dos columnas, con tipografía Times New Roman de 10 puntos, justificado. Resúmenes. No mayores de 100 palabras tanto en inglés como en español. Incluir a lo sumo cinco palabras clave tanto en inglés como en español para ser utilizadas en índices. Deben ubicarse al terminar el cuerpo y antes de las referencias. Misma tipografía que el cuerpo. Referencias. Deberán ser numeradas y aparecerán en el orden que fueron citadas en el texto, utilizando la misma tipografía del cuerpo. Las fichas bibliográficas deberán contener los siguientes datos: autores o editores, título del artículo, nombre del libro o de la revista, lugar, empresa editorial, año de la publicación, volumen y número de páginas. Subtítulos. Tipografía Times New Roman, 10 puntos, en negritas. Notas al pie. Times New Roman, 8 puntos. Material gráfico (incluye figuras, imágenes y tablas). Mínimo dos, máximo cinco a una o dos columnas, máximo media página, todas las imágenes deberán ser de al menos 300 DPI. Pie de gráficos. Tipografía Times New Roman, itálica de 9 puntos. Deberán evitarse en lo posible las notas a pie de página.

Criterios editoriales (divulgación) •

Los contenidos científicos y técnicos tienen que ser conceptualmente correctos y presentados de una manera original y creativa. Todos los trabajos deberán ser de carácter académico. Se debe buscar que tengan un interés que rebase los límites de una institución o programa particular. Sólo se reciben para su publicación materiales originales e inéditos. Los autores, al enviar su trabajo, deberán manifestar que es original y que no ha sido postulado en otra publicación. Tendrán siempre preferencia los artículos que versen

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

sobre temas relacionados con el objetivo, cobertura temática o lectores a los que se dirige la revista. Para su mejor manejo y lectura, cada artículo debe incluir una introducción al tema, posteriormente desarrollarlo y finalmente plantear conclusiones. Se recomienda sugerir bibliografía breve, para dar al lector posibilidad de profundizar en el tema. El formato no maneja notas a pie de página. Las referencias no deben extenderse innecesariamente, por lo que sólo se incluirán las referencias citadas en el texto y deberán numerarse en el orden de su aparición dentro del cuerpo y en el apartado de referencias. Nunca se sustituirá con raya el nombre de un autor cuando éste tenga más de una referencia. La exactitud de las referencias bibliográficas es responsabilidad del autor. Los artículos deberán tener una extensión máxima de cinco cuartillas y una mínima de tres, incluyendo tablas, figuras y bibliografía. En casos excepcionales, se podrá concertar con el editor responsable de CiENCiAUANL una extensión superior, la cual será sometida a la aprobación del Consejo Editorial. Todas las siglas citadas deberán ser aclaradas en su significado y no se incluirán en el título del trabajo salvo que sean de conocimiento general. Si se desea incluir figuras, dibujos, fotografías o imágenes digitales, éstas deberán ser de al menos 300 DPI. CiENCiAUANL sólo utiliza figuras y tablas, en ellas se incluyen los cuadros, imágenes, fotos, gráficas, etcétera. Los documentos deberán enviarse en Microsoft Word (con extensión .doc). El artículo deberá contener claramente los siguientes datos en la primera cuartilla: título del trabajo (de preferencia breve, que refiera claramente el contenido), autor(es), institución y departamento de adscripción laboral (en el caso de estudiantes sin adscripción laboral, referir la institución donde realizan sus estudios), dirección de correo electrónico.

Nota importante Todas las colaboraciones, sin excepción, serán evaluadas; en el caso de los artículos de investigación (difusión) serán arbitrados por especialistas por área científica. Los criterios aplicables a esta clase de artículos serán: el rigor científico, la calidad y precisión de la información, el interés

93


general del tema expuesto y la claridad del lenguaje. En el caso de los artículos de difusión, serán evaluados por especialistas en el tema, quienes valorarán la pertinencia, el lenguaje y la calidad del contenido. Todos los textos son sometidos a revisión y los editores no se obligan a publicarlos sólo por recibirlos. Una vez aprobados, los autores aceptan la corrección de textos y la revisión de estilo para mantener criterios de uniformidad de la revista. Todos los artículos deberán remitirse a la dirección de correo: revista.ciencia@uanl.mx

94

o bien al siguiente dirección: Revista CiENCiAUANL Biblioteca Magna Universitaria “Raúl Rangel Frías”, 5o. Piso Ave. Alfonso Reyes 4000 Nte., Col. Regina CP 64290 Monterrey, N.L., México Para cualquier comentario o duda estamos a disposición de los interesados en: Tel: (5281)8329-4236 http://www.cienciauanl.uanl.mx/

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016


CIENCIA UANL / AÃ&#x2018;O 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016

95


Ciencia UANL 1980  

Ciencia UANL 1980 Ciencia UANL 19 -80. Revista Ciencia UANL 19 -80, Julio - Agosto 2016

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you