Page 1


Solicite con CHICIT su APEC Business Travel Card (ABTC) Para sus viajes de negocios a través de la región Asia- Pacífico un documento absolutamente indispensable Podrá ingresar sin visa a: Australia, Brunei Darussalam, República de Filipinas, Hong-Kong China, China Tai-Pei, República Popular China, República de Corea, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Tailandia, Perú, Indonesia, Singapur, Papúa Nueva Guinea, Vietnam y Chile. Además tendrá un trato preferencial en los trámites de migración en los principales aeropuertos de estas economías y se olvidará de las largas filas, incluso cuando salga o entre por el aeropuerto de Santiago.

Otra gran ventaja: EE.UU. y Canadá permiten a los titulares de la Tarjeta usar líneas prioritarias de inmigración en sus principales aeropuertos internacionales (para estos dos países es necesario contar con visa) La Tarjeta tiene una validez equivalente a la vigencia de su pasaporte con un máximo de tres años desde la fecha de emisión Para facilitar la movilidad de los empresarios a través de la región Asia-Pacífico, CHICIT extiende certificados a sus socios y evalúa solicitudes de interesados, calificándolos de personas de negocios, proceso necesario para la obtención del beneficio. Requisitos para obtener la ABTC: 1. Ser chileno 2. Poseer pasaporte chileno vigente, ordinario u oficial 3. No poseer antecedentes comerciales negativos 4. Contar con nuestro Certificado de Calificación

Más antecedentes en www.chicit.cl o en camara@chicit.cl


Saludo del presidente de CHICIT, Juan Esteban Musalem Aprovecho esta oportunidad para agradecer a todos quienes han hecho posible que nuestra Cámara se encuentre en un sitial privilegiado en las relaciones económicas y comerciales entre Chile y China, al cumplir 15 años de su fundación. Hoy hablar de China es un lugar común, pero fue mucho el tiempo en que ese gran país no estuvo en el radar de la mayoría de nuestros compatriotas. Quiero agradecer especialmente a los diversos embajadores, consejeros comerciales y diplomáticos de la República Popular China, ya que sin su apoyo, no habría sido posible este exitoso aniversario. Al igual que a las autoridades y diplomáticos chilenos, con quienes siempre hemos contado. Y un especial reconocimiento a nuestros directores y socios, que le han dado a CHICIT el apoyo que una Institución de estas características necesita. Gracias.

Saludo del Embajador de la República Popular China en Chile, Yang Wanming 作为中智友谊与合作的重要纽带,智中商会把两个相 距遥远的国度紧紧连在一起,在过去的15年为双边关 系发展作出了重要贡献。面向未来,中国驻智利大使 馆愿继续与贵商会加强配合,共同为进一步扩大中智 经贸合作和两国的共同发展繁荣加倍努力! Como un lazo importante de amistad y cooperación entre China y Chile, CHICIT une estrechamente a los dos países tan lejanos y viene imprimiendo importantes contribuciones al desarrollo de las relaciones bilaterales en los últimos 15 años. De cara al futuro, la Embajada de la República Popular China está dispuesta a seguir fortaleciendo la colaboración junto con CHICIT y redoblando nuestros esfuerzos por la ulterior ampliación de la cooperación económico-comercial entre China y Chile y el desarrollo y la prosperidad común de los dos países.

EDITORIAL

L

a decisión de cruzar cualquier portal puede englobar distintas sensaciones, como la curiosidad, por el deseo de descubrir qué se esconde del otro lado; o la confianza, al conocer, precisamente, qué es lo que podemos encontrar. Después de atravesar el umbral de nuestra portada, y después de que la Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo CHICIT, ha cruzado el umbral de sus 15 años de existencia, queremos invitarlos a recorrer, con curiosidad y confianza, las páginas de la presente edición de nuestra revista institucional. En esta oportunidad, con motivo de nuestro décimo quinto aniversario, hemos querido reunir una amplia gama de representantes, de especialistas y de múltiples agentes de las relaciones bilaterales, para que nos ofrezcan su visión sobre los vínculos entre Chile y China. Diplomáticos, funcionarios de gobierno, analistas internacionales; junto a destacados académicos y periodistas, examinan los pormenores que se encuentran en la base de un potente intercambio comercial y que reflejan la importancia estratégica que China representa para el futuro de Chile. Cada uno de ellos, desde su perspectiva, pasa revista a la creciente presencia chilena en este verdadero país continente, la que pareciera no dejar de dar frutos positivos, como queda demostrado a través del despliegue de las recientes negociaciones para suscribir un Tratado de Libre Comercio con Hong Kong. Pero cada uno de ellos también, pone en evidencia

 las debilidades y carencias que supone un intercambio económico basado casi en forma exclusiva en materias primas, llamando urgentemente la atención para diversificar el comercio y progresar hacia una integración que tenga a la innovación, a la educación, a la ciencia y a la tecnología, como sus ejes centrales. Como parte de esto último, no podemos dejar de rescatar la presencia en nuestras páginas de los aportes del China Europe International Business School (CEIBS) y del Cheung Kong Graduate School of Business (CKGSB), prestigiosas instituciones académicas con las cuales CHICIT mantiene estrechas relaciones de colaboración. Especial mención merecen los artículos de dos jóvenes alumnos de MBA de la CKGBS, uno chileno y otro chino, que escribieron sus reflexiones desde Beijing, ilustrándonos sobre los puntos de vista de la clase media emergente de ambos países, poderoso sustrato del actual desarrollo asiático y latinoamericano. Las páginas de Shang Bao han sido testigos, durante el transcurso de los pasados 15 años, de la evolución de las relaciones entre Chile y China. Desde una tibia cercanía diplomática, caracterizada por un intercambio comercial muy menor; hasta el decisivo entendimiento mutuo de hoy, desplegado prácticamente a todo nivel. Podemos decir entonces con justicia que CHICIT, dentro de los círculos de su competencia, ha sido uno de los artífices de esa evolución; y estamos plenamente convencidos de que con el apoyo de los columnistas reunidos aquí, y de tantos otros que por diferentes razones no han podido estar, lo seguirá haciendo.

15 AÑOS Chicit


Sumario 5 Saludo CCPIT 6 15 años CHICIT: 15 años de logros 8 Embajador Luis Schmidt: Un fructífero camino recorrido 10 Mario I. Artaza: Mucho más allá de las expectativas 13 Saludos desde México 14 Subsecretario de RREE, Fernando Schmidt



“Es necesario complementar el intercambio económico con una mayor interacción científico tecnológica”

16 Estadísticas 18 Osvaldo Rosales: Aprovechar la oportunidad 20 Jaime Ubilla: Joint Ventures (“JV”) en China 22 Eliel Hasson: Arbitraje comercial en China, implicancias y desafíos 24 Guillermo Turner: Tan convencidos como Roberto 25 Karin Ebensperguer: La recíproca influencia entre China y Occidente 26 El cociente de innovación de China 28 Mario I. Artaza: Hong Kong y su apuesta por Chile 30 Javier Ulloa: China y los próximos 8 años 31 Isabella Yang: Amor y Economía 32 Fernando Reyes Matta: China y su pujante clase media 34 Javier Cuñat: China, crecimiento moderado sin aterrizaje forzoso 35 Hernán Pitto: Chile as a platform country for China exports to

third countries

entre Chile y China

aprendizaje del chino mandarín en Chile

36 Entrevista a Claudio Rossi, gerente general Chubb de Chile 38 Roberto Sapag: China no es cuento 39 Federico Tabja: China figura en todas partes 40 Nicolás Serrano: Una nueva presencia en el mercado chino 41 Andrea Sapag: Agregando valor al intercambio económico 42 Miguel Poklepovic: Otro centenario más 44 Crear y mantener una cultura empresarial 45 María Montt: Vínculos académicos y el interés en el 46 Matías Mori: Buenas noticias para la inversión en Chile 48 China en el camino de la Ciencia y Tecnología 49 Thomas Wong CWCC: De Hong Kong con amor 50 Nuevos Socios CHICIT

6 9

10

14

26

30

31

42

Shang Bao / Publicación de la Cámara Chileno-China de Comercio, Industria y Turismo, A. G., CHICIT / Morandé 322, of. 502, Santiago de Chile / Tel.: 562-673 0304, fax: 562-697 1510 / E-mail: camara@chicit.cl / Web: www.chicit.cl / Representante Legal: Juan Esteban Musalem, Presidente / Director Responsable: Kamelia Emilova, Gerente General / Edición y Producción Periodística: Cristián Maldonado / Diseño: Marcia Aguilar / Fotografías: Alicia Juica - Aconcaguacinetv; banco de fotos CHICIT / Comité Editorial: Juan Esteban Musalem, Mario Ignacio Artaza, Kamelia Emilova, Cristián Maldonado, Wenjie Zhu. Portada: Casa tradicional de Hong Kong en los nuevos territorios. Gentileza Miguel Poklepovic Corrección textos chinos: Wenjie Zhu 朱文婕 Los artículos publicados en esta revista no reflejan necesariamente la opinión de la Cámara. El uso del contenido está permitido únicamente mencionando la fuente.

sHANG BAO, JUNIO 2012


Juan Esteban Musalem y Wan Jifei en Casa Matriz de CCPIT, Beijing, durante la celebraciテウn del 60ツーaniversario de CCPIT, 15 de mayo 2012.



15 Aテ前S Chicit


15 años CHICIT: Presidente de CHICIT, Juan Esteban Musalem; Viceministro de MOFTEC, Sun Zhenyu; Embajador Zhang Shaying y Embajador Jorge Tarud (año 2000)



Consejero Económico y Comercial, Qi Linfa; Viceministro Sun Zhenyu, con los Directores de CHICIT: Hernán Cortés (Citifor) y Mario Bezanilla (Arauco) (año 2000)

A

lo largo de sus 15 años de existencia, CHICIT ha logrado consolidarse como un referente en las relaciones comerciales entre Chile y China, al punto de constituirse en la actualidad en la única cámara de comercio binacional reconocida por el gobierno del país asiático. Por tres lustros, CHICIT ha mantenido constantes y estrechas relaciones institucionales con la totalidad de los ministerios y agencias oficiales chilenas, y ha atendido a centenares de delegaciones chinas gubernamentales, provinciales y municipales. Durante este periodo, CHICIT ha brindado múltiples servicios, cada vez más avanzados, contribuyendo al dinamismo y profundización de las relaciones diplomáticas, económico-comerciales y socio-culturales entre ambos países, a través de seminarios, charlas, conferencias y rondas de negocios. El amplio volumen de intercambio comercial alcanzado en el último tiempo entre Chile y China, que ya ha superado los 30 mil millones

sHANG BAO, JUNIO 2012

Raúl de la Piedra, Mario Bezanilla, Patricio García y Juan Esteban Musalem en premiación a Socios Fundadores de CHICIT (año 2007)

de dólares anuales, ha demostrado con creces que la decisión de crear CHICIT, materializada un 23 de julio de 1997, fue un visionario acierto. En esa fecha, por iniciativa del abogado y empresario, Juan Esteban Musalem, nació formalmente la Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo A.G, a cuya constitución concurrieron 11 compañías y corporaciones chinas y chilenas. A pesar del complejo escenario económico de aquella época, atravesado por las primeras consecuencias de la crisis asiática, hubo quienes creyeron en el emergente potencial que comenzaba a evidenciar China, país que hoy se ha convertido en el primer socio comercial de Chile y en la segunda economía más importante del planeta después de los Estados Unidos. La iniciativa empresarial fue ampliamente acogida y respaldada por el entonces Embajador de la República Popular China en Chile, Wang Chengjia, como una fiel demostración del interés de su país de profundizar sus vínculos con la primera nación con la que China


15 años de logros Firma MOU entre CHICIT y CCPIT Sub-Consejo Jilin, en Cumbre Empresarial en Lima (año 2011)

Juan Esteban Musalem saluda a Presidente Hu Jintao en Sanya (Cumbre de Líderes APEC) (año 2008)



Kamelia Emilova y Yung Han Shen en Ronda de Negocios con delegación de MOFTEC (año 2001)

Juan Esteban Musalem, Embajadora Liu Yuqin, Intendenta de Santiago Adriana Delpiano, Andrónico Luksic y Kamelia Emilova, en Cumbre Empresarial en Santiago (año 2007)

estableció relaciones diplomáticas en Sudamérica. Coherente con esa voluntad, el representante diplomático fue una de las personalidades que estuvieron presentes en la inauguración oficial de CHICIT, efectuada en el Club de la Unión de Santiago, el 19 de marzo de 1998. Al significativo acontecimiento concurrieron también: Sergio Jiménez Moraga, ministro chileno de Minería de la época, y Sun Zhenyu, el entonces viceministro chino de Comercio Exterior y Cooperación Económica, y posterior embajador de China ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). Cabe destacar que el viceministro chino, aprovechando una breve gira por la región, aceptó la invitación de viajar a Chile, sólo por 48 horas, con el único objetivo de participar en aquella ceremonia. Al poco tiempo de la puesta en marcha de CHICIT, y de la mano de un creciente intercambio comercial, China se transformó definitivamente en un eje gravitante de la política exterior chilena. Es así como Chile se constituye en el primer país del continente americano en apoyar el ingreso de China a la OMC, hecho que se concreta en diciembre del 2001. Paralelamente, se inician los primeros acercamien-

tos para negociar un Tratado de Libre Comercio bilateral, proceso que se materializó en el 2004, en la cumbre anual del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC). En cada uno de los hitos mencionados, tanto CHICIT como muchos de sus miembros y socios, tuvieron una destacada y activa participación en términos consultivos, acrecentando el prestigio de esta asociación gremial. Dicha realidad ha estimulado igualmente la ampliación de sus servicios institucionales y el constante compromiso de brindar asesoría y orientación confiable, a todos los interesados en realizar negocios e inversiones en ambos países. Dentro de este contexto, cabe destacar la creación de dos filiales: el Centro de Excelencia en Negocios y la Fundación Chile China Friendship Association. El primero, pensado como una plataforma que busca proponer modelos de gestión de conocimientos; y la segunda, como una entidad orientada a fomentar la amistad entre China y Chile. Dos mecanismos de ambiciosos horizontes, mediante los cuales CHICIT espera acrecentar su contribución a los vínculos bilaterales, tanto en el plano económico-comercial, como en el académico-cultural.

15 AÑOS Chicit


CHICIT en celebración de 60 años de CCPIT y Foro Mundial de Organizaciones del Desarrollo del Comercio y las Inversiones, Beijing 15/05/2012

Presidente Wan Jifei y Directora para América y Oceanía de CCPIT, Lei Hong, con representantes de Cámaras de Comercio de Latinoamérica y El Caribe.

Saludo a Primer Ministro, Wen Jiabao, en representación de los empresarios de Latinoamérica y El Caribe.

Conversación con Primer Ministro Wen Jiabao.



En el Gran Hall del Palacio del Pueblo.

Convenios • Mayo 1998: CHICIT y el CCPIT firman un Convenio de Cooperación para apoyar a las empresas que desarrollan planes de negocios entre los dos países. La firma del acuerdo contó con la presencia de Yu Xiaosong, presidente de la entidad china. • Agosto 1998: CHICIT y la Agencia Oficial de Noticias de China Xinhua, suscriben un Convenio de Cooperación Informativa, mediante el cual se elabora hasta hoy el boletín semanal electrónico “Jian Xun” (“Reportajes Breves”); y varios contenidos noticiosos de la Revista Institucional de CHICIT: “Shang Bao” (“Revista Comercial”). • Octubre 2001: CHICIT y la China Chamber of Commerce for Machinery and Electronic Products (CCCME), suscriben en Beijing un Convenio de Cooperación para asesorar empresas del sector metalmecánico y electrónico. • Enero 2004: CHICIT y la China Chamber of Commerce for Import and Export of Foodstuffs, Native Produce and Animal By-products (CFNA), firman en Santiago un Convenio de Cooperación para asistir a empresas del sector agropecuario. • Octubre 2004: CHICIT y el China Center for Business Coordination and Cooperation (CCBCC), firman en Santiago un Convenio para promover la cooperación entre las Pymes de ambos países. • Agosto 2004: CHICIT, en conjunto con el Servicio Nacional de Turismo de Chile (Sernatur), y la Xi´an Tourism Administration of China, suscriben en Santiago un Convenio de Cooperación para desarrollar intercambio turístico entre Chile y la ciudad de Xi´an, provincia de Shaanxi. • Octubre 2006: CHICIT y la Shanghai Science and Technology Development and

sHANG BAO, JUNIO 2012

Exchange Center firman en Shanghai, un Convenio de Cooperación en el campo del desarrollo e intercambio tecnológico. • Marzo 2009: CHICIT y la Feria de Guangzhou (Cantón) suscriben un Convenio de Cooperación, mediante el cual la Cámara asume la representación oficial en Chile de la entidad china. • Julio 2009: CHICIT y el Programa Asia Pacífico de la BCN firman un Acuerdo de Colaboración que busca promover la información comercial y legal relacionada con el país asiático. • Julio 2011: CHICIT y la Universidad Central firman un Acuerdo de Cooperación y Amistad que busca promover el desarrollo y protección de las relaciones económicas, culturales y tecnológicas entre Chile y China. • Noviembre 2011: CHICIT y el Subconsejo de Jilin de CCPIT firman un convenio de cooperación, en el marco de la Quinta Cumbre Empresarial realizada en Lima. Este convenio complementa una extensa red de acuerdos firmados con anterioridad con otros Subconsejos de CCPIT en distintas ciudades chinas. • Mayo 2012: CHICIT y la Asociación para la Amistad con los Países Extranjeros del Pueblo de Shandong (SPAFFC) firman un Memorando de Comunicación y Cooperación para amplio fomento del intercambio y visitas de delegaciones de cultura, economía, tecnología, deporte, turismo y desarrollo social. • Junio 2012: CHICIT y el Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico, de la UGM, firman un convenio de amistad e intereses recíprocos para potenciar el conocimiento de China y Asia.


Un fructífero camino recorrido

A

Por Luis Schmidt*

l iniciar esta columna quisiera felicitar y saludar a la Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo, CHICIT, al cumplir 15 años de trayectoria, sirviendo y trabajando por ser una plataforma comercial, cultural y social en nuestras relaciones con China, y por establecer lazos de amistad y cooperación entre nuestro país y esta economía asiática. La visión de futuro de esta Cámara, que nació cuando nuestra relación comercial con China no superaba los 1 mil millones de dólares, y que ya el año pasado superó los 31 mil 500 millones de la moneda estadounidense, da cuenta del enorme pero a su vez fructífero camino recorrido, lo que me hace una vez más reiterarles mi reconocimiento y admiración, y felicitar personalmente a sus iniciadores y socios. El tiempo que me ha tocado servir a mi país como Embajador en la Republica Popular China, ha sido sin lugar a dudas lo más interesante y apasionante de mi ya larga vida profesional. Conocí la nación asiática en el año 1992, hace veinte años, sin siquiera imaginar las gigantescas transformaciones en los ámbitos social, económico y cultural que ocurrieron y siguen pasando en la China de hoy, asombrando al mundo, y menos imaginar que algún día sería Embajador. China es en la actualidad un referente mundial, siendo la segunda economía del planeta, y según destacados economistas internacionales, será la primera economía global hacia los años 2015-2017, probablemente desplazando a Estados Unidos en los próximos tres a cinco años y no el 2030 como tiempo atrás indicaban algunos. China ha registrado durante los últimos treinta años, un crecimiento económico cercano al 10 por ciento anual, el que no tiene parangón en ninguna economía mundial; sacando a más de 500 millones de personas de la extrema pobreza, y creando una gran clase media que comienza a demandar y consumir productos que antes nunca soñaron. En estos momentos, cuando la crisis económica global golpea seriamente a los países europeos y a la economía norteamericana, China sigue creciendo, logrando durante el año recién pasado un 9,3 por ciento de crecimiento del PIB, y esperándose para este año entre un 7,5 y un 8,0 por ciento de expansión. El primer trimestre de este año ya experimentó un crecimiento de 8,1 por ciento. Estas son muy buenas noticias para nuestro país, después de la firma del TLC, durante el año 2005 y operativo desde el 2006, la relación comercial con China se ha disparado transformándose en nuestro primer socio comercial desde hace algunos años y duran-

te el año 2011, con los 31 mil 500 millones de dólares, ha doblado a nuestro segundo y tradicional socio comercial: Estados Unidos. Como primer socio comercial de nuestro país, China recibe ya más de un 25 por ciento de nuestras exportaciones totales al mundo; más de un 50 por ciento de nuestro cobre se vende ya en esta gran nación, siendo también grandes compradores de nuestra celulosa, productos de la madera, y harina de pescado; mientras poco a poco comenzamos a abrirnos paso en el tema alimentos, donde aún nuestros envíos son pequeños; pero donde nuestro potencial de exportación es enorme. Cada día, alimentar a más de 1 mil 350 millones de chinos, no es una tarea fácil, lo que se suma a que el ingreso de la población china está creciendo y cada día se demanda con mayor fuerza alimentos sanos, de calidad y a precios competitivos, en donde nuestro país exhibe grandes ventajas. China tiene hoy, más del 20 por ciento de la población mundial y sólo un 8,0 por ciento del área cultivable, lo que la obliga a importar grandes cantidades de alimentos, situación que seguirá aumentando en el tiempo. Por otro lado, Chile exporta al mundo más de 3 mil 200 productos, pero a China sólo 356, lo que también nos abre un gran espacio al crecimiento y diversificación de nuestras exportaciones. *Embajador de Chile en la R.P. China

Embajador Luis Schmidt y Vicepresidente de China, Xi Jinping.

15 AÑOS Chicit




Mucho más allá 1 de las expectativas

Por Mario Artaza L.*

“Sube a nacer conmigo hermano” Alturas de Machu Pichu de Pablo Neruda

“Para mirar más lejos, uno debe escalar la montaña más alta”

A

Confucio

muchos niños en Chile, sus profesores les enseñan que si acaso cavan un hoyo en la tierra, tal como se hace cuando se cava un pozo para encontrar agua, uno podría eventualmente salir al otro lado, léase en China, dado que estamos ubicados en puntos opuestos del globo. China es nuestra antípoda. Reflejando ese mismo espíritu, una de las exitosas ideas –surgida del entonces Embajador de Chile en China, Fernando Reyes Matta– que materializó el equipo de profesionales responsables del pabellón chileno en la Expo Shanghai 2010 (hoy, éste se encuentra emplazado en los terrenos de la Granja Experimental que nuestro país ha mantenido operativa en las cercanías de Tianjin), fue colocar ventanas y una cámara, en el piso de una estructura especialmente habilitada, a través del cual los visitantes chinos pudieron ver a Chile en tiempo real, como una manera de reflejar la cercanía que une a ambos países. Esto para demostrar también que a pesar de que Santiago es la ciudad capital más distante en el mundo de Beijing, ambos países han sido capaces de definir nexos que van más allá de las relaciones tradicionales que mantienen con sus demás socios a nivel global. Aparte de planteamientos que levantan de vez en cuando un reducido número de parlamentarios chilenos respecto al Tíbet, o en las discusiones sobre la supuesta sobrexplotación de recursos marinos por parte de barcos pesqueros en los mares del cono sur, no han existido muchos temas “controvertidos” en el despliegue de la relación bilateral. No hay duda de la posición chilena en torno al principio de “Una Sola China”. Dicho en forma simple, la relación Chile-China ha sido capaz de sobreponerse a muy pocos sinsabores, dado que ha sido construida sobre la base de sólidos cimientos institucionales que trascienden un gobierno o el paso del reloj. Efectivamente, hay varios productos agrícolas chilenos

10

(1) Extracto de las conclusiones del artículo: “Chile-China: Mucho más allá de las expectativas”, que forma parte del libro: “La Política Exterior de Chile, 1990-2009” de Mario Artaza R. y César Ross O. (editores)

sHANG BAO, JUNIO 2012


Durante Reunión Ministerial sobre Infraestructura en Asia Pacífico, junto a Guillermo Garrido, jefe Departamento Económico del Consulado General de Chile en Hong Kong.

que necesitan un protocolo bilateral para ingresar en forma directa y legal al mercado chino, aparte de los ocho que actualmente ya pueden ser importados directamente por emprendedores chinos; aún hay trabajo futuro en cuanto a hacer más eficiente algunos temas relacionados con las reglas de origen y las secciones de procedimientos y certificación del Tratado de Libre Comercio. Falta una mayor estandarización de parte de instituciones en China, responsables por velar en terreno, el reconocimiento efectivo de los certificados de origen cuando bienes chilenos son transportados a China “directamente”, ya sea vía aérea o marítima. Sin embargo, los avances en la cooperación comercial bilateral están energizando otras áreas de integración, con posibilidades incalculables que pueden beneficiar a otros países de Latinoamérica que no han sido capaces de desarrollar una relación más fructífera con China. Un espectro de desafíos que presenta la globalización, progresivamente está siendo incluido en la agenda bilateral. Temas tales como innovación; educación y comunicaciones; el desarrollo de fuentes de energía limpia y sustentables; desarrollo de infraestructura y herramientas educacionales que requieren jóvenes, mujeres y PYMES de ambos países para que puedan competir en una arena mundial interdependiente, son ya parte del futuro escenario de interacción. El respeto y el valor que se le otorga a los derechos humanos es también parte de la rica agenda de análisis que se presenta en la mesa de acción para Chile y China. ¿Cuáles debieran ser algunas directrices para el futuro? El tema de mayor importancia ineludiblemente será la necesidad de incrementar el número de chilenos que hablan, leen y escriban chino mandarín, y la incorporación de profesores chinos en universidades e instituciones de educación superior, de manera de contribuir a la necesaria transformación científica, industrial y educacional; tal como cuando Chile atrajo académicos de países europeos en los siglos XIX y XX. Lo anterior cobra especial relevancia cuando Chile está en la recta final para cumplir la ansiada meta de convertirse en el primer país desarrollado, dentro de la región latinoamericana. Otro objetivo primordial es que Chile debe diversificar sus acciones en China y gradualmente ir más allá del eje Beijing-GuangzhouShanghai. Concretar iniciativas de promoción e interacción en ciudades emergentes (second and third tier cities) tanto en la costa como al interior, en el medio-oeste del país. Esto permitiría a Chile posicionarse bien, y antes que otros competidores potenciales. Actividades de promoción de vinos, frutas, carnes, aceite de oliva en Dalian, Tianjin,

Exponiendo sobre Chile y Hong Kong, en la Academia Diplomática “Andrés Bello”, dirigida por el Embajador Pablo Cabrera.

Chengdu o Chongqing son un ejemplo concreto de lo que se tiene que hacer en los próximos años, mientras que más consumidores chinos en las ciudades mayores optan por bebidas y productos provenientes de mercados tradicionales como Australia, Francia o los Estados Unidos. Si acaso Chile ha sido el primero en varios hitos de la historia de China, resulta natural que dicha primacía se mantenga en aquellas localidades donde existen poblaciones que están convocando, con sus ingresos principalmente, a otros actores globales. Todo lo anterior surge del trabajo que en su momento puso en acción el entonces Embajador Pablo Cabrera Gaete quien, visualizando las dificultades que presentaba para Chile ciudades en donde ya están presentes actores internacionales con mayores recursos financieros y humanos, optó por iniciar un proceso de sensibilización en otros rincones de China (Chongqing, Urumqi, Qingdao y Dalián, entre otras localidades), sustentado sobre los principios de una relación de carácter integral, donde nadie y nada puede faltar para energizarla. Ahora bien, nuestras misiones diplomáticas y económico/comerciales también deben ir gradualmente incorporando a mayor número de personal comprometido, creativo y especializado y de apoyo técnico, con el propósito de acrecentar el despliegue integral de Chile en China. Tras la apertura de un Consulado General en Guangzhou, ciudades como Chongqing y Chengdu debieran comenzar a aparecer en los radares de quienes planifican la estructura operativa de un país que “se la juega”, a pesar de la distancia y los retos que China conlleva. El momento para ello está al otro lado de la esquina y, si acaso no se toma la oportunidad, serán otros quienes se beneficien del aparentemente imparable desarrollo chino. Acuerdos comerciales centrados en servicios e inversiones con Hong Kong y, con el apoyo de Beijing –siguiendo el ejemplo que aspira a concretar Singapur–, algún tipo de documento marco para trabajo con visión de futuro con Taiwán, pueden resultar opciones a corto y mediano plazo, en un plan de acción orientado hacia la apertura de mercados y atracción de inversiones, por parte de una economía APEC, como Chile, que basa su crecimiento, desarrollo y reducción de la pobreza en su interacción con mercados globales. Tanto Hong Kong SAR y Taipei Chino son dos pares con los cuales Chile comparte membrecía en APEC, mecanismo multilateral que promueve un comercio libre, abierto y sustentado sobre la base de principios que son del todo comunes para estas tres economías. Vale la pena mencionar que China mira y se refiere a Chile como uno de los casos exitosos en materia de política exterior. Y Chile a su

15 AÑOS Chicit

11


Representando a Chile en jornada económica/comercial en Hong Kong.

Luego de una presentación sobre Chile y Hong Kong, en la Hong Kong Baptist University, en compañía del Presidente de dicha institución académica, Profesor Albert Chan.

12

vez demuestra que no se ve intimidado cuando se trata de enfrentar de manera proactiva, al mercado del país en desarrollo más importante del mundo. Ambos países han aprendido a entender, respetar y trabajar sobre las definiciones para abordar una diferencia, sin imponer la opinión de uno sobre otro, privilegiando en todo momento el diálogo y la obtención de beneficios mutuos. En tal sentido, las autoridades políticas chilenas podrían considerar la puesta en marcha de equipos multidisciplinarios que se responsabilicen de estudiar, reflexionar y proponer un Plan de Acción China Siglo XXI, el cual con presupuesto, personal y proyectos bien definidos, y con metas medibles en el tiempo, apunten a acrecentar el espectro de interacción desde un prisma profesional público y privado, que trascienda la inmediatez en materia de logros, mas que trabaje sobre la respuesta que el Gobierno chileno le entregó a su contraparte en Beijing, a fines del 2009. La colaboración en procesos antisísmicos, para evitar nuevas catástrofes como la que afectó a la provincia de Sichuan en el 2008, puede constituir un punto de partida para avanzar el accionar científico, público y privado de ambas naciones. Otro ejemplo es por medio del inicio de tareas conjuntas a nivel de ciudades hermanas o de provincias-regiones hermanas, partiendo por ejemplo con el intercambio de experiencias, tecnología y capacitación, en materia de acuicultura entre las ciudades hermanas de Qingdao y Puerto Montt. La incorporación a dicho trabajo de actores de nuestra región que buscan insertarse gradualmente con mayor fuerza en China, como Colombia y Costa Rica, puede servir para constituir un marco de acción regional con China, en momentos que Beijing –aún cuando forma parte de la mayor cantidad de organizaciones multilaterales del continente americano, sea como miembro pleno o como país observador– aún no pone en acción una interacción al estilo de lo que tiene en operación con la Unión Europea, ASEAN o el continente africano, a falta de un referente que le otorgue confiabilidad y credibilidad. El

sHANG BAO, JUNIO 2012

convocar la redacción de una respuesta regional al “Documento sobre Política de China hacia América Latina y el Caribe”, bien puede ser un punto de partida para estos efectos. Hay que aprovechar todos los espacios posibles de diálogo. Claro está que la relación bilateral entre Chile y China se ha construido sobre un terreno pragmático. Ambos se mantienen como socios de ruta hacia un desarrollo pleno, enfrentando similares retos sociales y económicos, de manera de poder crear mecanismos por los cuales sus gobiernos puedan satisfacer eficientemente las demandas de sus comunidades. Dado que China “jamás olvida a quien construyó el pozo desde donde sale el agua diaria que se bebe”, como dice el refrán, Chile bien puede también aprovechar este particular momento histórico para contribuir a nivel nacional, provincial o local, hacia el establecimiento de políticas públicas que aporten hacia el éxito de la lucha contra la pobreza, la globalización de empresas y la creciente incorporación de dichas instancias en foros regionales y/o globales. Se trata de aprovechar las fortalezas de cada uno y trabajar de manera coordinada para poder enfrentar debilidades de manera cooperativa, y así avanzar en varios escenarios comunes mano a mano, constituyéndose en los elementos de una ecuación cuyo producto final evolucionará inequívocamente, generando con ella una fuente de inspiración para muchas otras naciones en America Latina en su búsqueda de mayor prosperidad. Chile ha dado los primeros pasos en esta dirección, a través del desarrollo –por ejemplo– de seminarios para personas de negocios en Bolivia, Ecuador, Colombia y Costa Rica, entre otros países de la región. El trabajo activo que lleva a cabo la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON), en materias vinculadas con el aprovechamiento de los encadenamientos productivos, constituye otra muestra de la voluntad chilena por insertarse de una manera inteligente en China, invitando para ello a sus socios regionales a producir más, mejor, y más allá de las tradicionales fronteras. Tal es el fructífero legado de cuarenta años de amistad, confianza y cooperación que unen a Chile con China, y que en estos precisos momentos, nos convoca a ir más allá del espectro que ha delimitado una relación hasta ahora sin par, de esas que se refuerzan aún más por su astucia, ingenio, creatividad y colorido; por sobre lo plano, lo predicible, lo estático y lo gris. *Primer Secretario del Servicio Exterior Chileno. Actual Cónsul de Chile en Hong Kong y Macao. Ha desempeñado funciones en la Embajada de Chile en la República Popular China, y como Jefe del Departamento Asia y Oceanía de la DIRECON.


Saludos desde México Por Guo Delin* Hace siete años, tuvimos la oportunidad de trabajar en la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de China en Chile. Fue una experiencia inolvidable donde pudimos conocer muy de cerca este hermoso país, su gran pueblo, su cultura floreciente y el esfuerzo inagotable tanto del gobierno como del pueblo chileno en el progreso social, el desarrollo económico y el mejoramiento de su posicionamiento en el mundo. Afortunadamente, en ese momento participamos en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre China y Chile, que es el primer contrato transpacífico entre América Latina y un país asiático como China, siendo Chile uno de los primeros países latinoamericanos que reconoció el estatus de economía de mercado de China, lo que constituye una base sólida para el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales y una asociación estratégica entre China y Chile. También compartimos con el gobierno y el pueblo chileno la cumbre de APEC, que tuvo lugar en Chile en el año 2004. Experimentamos la hermandad que tiene el pueblo chileno hacia el mundo, la responsabilidad que todo el país asumía para que la cumbre fuera exitosa, la cooperación armoniosa entre distintos sectores para dar lo mejor de Chile al mundo, como dijeron muchos chilenos. Y así lo hicieron y han venido haciendo. Vale la pena subrayar el desempeño continuo e insustituible de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo (智中商会), CHICIT, dirigido por su distinguido presidente, el Sr. Juan Esteban Musalem, al explorar oportunidades de negocio e inversión entre China y Chile, poner en contactos a ambas partes para un mejor acercamiento empresarial y cultural a través de numerosos seminarios, promoviendo el desarrollo más sano, dinámico y fructífero de las relaciones económicas y comerciales entre los dos países. Con la red de libre comercio que se ha extendido entre Chile y todos los continentes, Chile, que tiene una población de 17 millones de habitantes y que se halla ubicado en casi el extremo sur de la tierra, no sólo está plenamente integrado al mundo, sino que desempeña un papel cada vez mayor, dinámico y de vanguardia en la apertura del comercio en el mundo. Muchas veces, los chilenos nos decían orgullosamente que con la apertura y la inserción en la globalización, Chile ya no está tan lejos del mundo; y su pueblo, más cercano a todos los países del planeta. Chile ha hecho lo que otros países latinoamericanos querían; pero sin poder hacerlo. En el aniversario número 15 de CHICIT y Shang Bao, esperamos y estamos seguros de que 智中商会 (CHICIT), como un Puente que enlaza a empresarios e industrias de ambas partes, será más fuerte, más consolidada y más firme en su afán de promover las relaciones económicas y comerciales entre China y Chile, y que Shang Bao se extienda entre más lectores tanto chinos como chilenos.

13

*Ex Primera Secretaria Económica y Comercial de la Embajada de China en Chile. Actual Primera Secretaria Económica y Comercial de la Embajada de China en México.

15 AÑOS Chicit


Subsecretario de Relaciones Exteriores, Fernando Schmidt:

“Es necesario complementar el intercambio económico con una mayor interacción científico tecnológica” 14

G

ratamente impresionado por la preocupación china de intentar armonizar su extraordinario crecimiento económico con un fuerte componente ambiental, se manifiesta el subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, Fernando Schmidt. El diplomático de carrera y magister en Relaciones Internacionales en el Instituto Ortega y Gasset de Madrid, ha sido testigo directo de este proceso gracias a una de sus últimas visitas a la nación asiática: “En mi último viaje a Beijing y Guangzhou, me causó sorpresa ver que aquellas grandes avenidas, que estaban completamente carentes de vegetación hace unos años atrás, ahora son avenidas cubiertas de árboles retoños”. Para el funcionario diplomático resulta una verdadera experiencia haber conocido antes el camino del aeropuerto hacia el centro de la ciudad de Beijing y hacer ese mismo trayecto hoy día, rodeado de árboles. “Lo mismo ocurre en Guangzhou”, agrega, “las pasarelas están llenas de bugambilias”. A juicio del subsecretario de Relaciones Exteriores no se trata sólo de un tema estético, sino que el país se ha dado cuenta, a través de sus propias instituciones, que “el desarrollo no es incompatible con la necesidad urgente de proteger el medio ambiente”. Fernando Schmidt ingresó al servicio exterior de Chile en 1974. A partir de esa fecha ha tenido la oportunidad de desempeñarse en numerosos países, en donde destaca su designación como embajador de Chile en la República de Corea, entre los años 2000 y 2004, y como embajador en Australia, entre los años 2004 y 2006. Ex Director para Asia Pacífico, al momento de su último nombramiento en el gobierno del presidente Sebastián Piñera, se desempeñaba como embajador de Chile en Hungría. Durante su carrera diplomática, ha recibido condecoraciones otorgadas por Alemania, España, Suecia, Finlandia, Polonia y Corea, alternando también sus funciones con las de profesor y académico en diferentes casas de estudio chilenas, como la Universidad de Los Andes y Diego Portales. Miembro de una numerosa familia, es el mayor de cinco hermanos; está casado con Ana Hernández y tiene seis hijos. Por varios años, Fernando Schmidt ha mantenido un cercano con-

sHANG BAO, JUNIO 2012

tacto con CHICIT a través de diversas actividades relacionadas con la región Asia Pacífico, como lo fue su participación en la Primera Cumbre Empresarial China-América Latina, realizada en Santiago en el año 2007. En esta ocasión, recibe a CHICIT en su despacho del piso 15 del edificio de la Cancillería, ubicado a unos pasos del Palacio La Moneda. Alegre y cordial, conversa con entusiasmo sobre varios temas contingentes, poniendo el acento en los problemas de la educación en Chile y en las estrategias seguidas por Australia y Nueva Zelanda para generar sistemas universitarios atractivos para los estudiantes extranjeros. Demostrando su conocimiento sobre la evolución de la realidad mundial, tanto en su aspecto económico como socio-cultural, el diplomático nos entrega su visión sobre las relaciones entre Chile y China. ¿Cuáles son las implicancias futuras de la consolidación de China como potencia global? La principal consecuencia de este proceso es que, evidentemente, tiene un correlato práctico, reflejado en una cada vez mayor presencia de China en las grandes decisiones mundiales. Es obvio que China ya constituye hoy una potencia de carácter económico; y que al mismo tiempo está creciendo desde el punto de vista político y militar. Nadie tiene ninguna duda sobre ello. China es una gran civilización y esa civilización está volviendo a tener un protagonismo mundial como el que tuvo hasta 1820. En esa fecha, la producción combinada de China e India equivalía a la mitad de la producción del mundo entero, es decir, lo que China está en este momento haciendo es recuperar el equilibrio histórico que hubo a lo largo de la historia de la humanidad. Esa es una de las interesantes perspectivas que uno constata cuando se enfrenta a ese desarrollo tan tremendo, con tasas de crecimiento de dos dígitos la mayor parte de los últimos 30 años, con una verdadera explosión en el campo de la construcción, de la integración y la emergencia de una nueva clase media compuesta por varios cientos de millones de personas. O sea, todas las cifras que uno observa sobre China, dejan a uno sorprendido. Hay un renacimiento de esa civilización milenaria, en definitiva, basado en sus propios códigos.


¿Y cómo se insertaría Latinoamérica, y Chile en particular, dentro de este nuevo contexto? En la actualidad, Latinoamérica está exportando cada vez más hacia China. Y Chile es un país pionero en esto. Chile es el país que más exporta per cápita hacia China en toda la región. En términos absolutos, somos el segundo mayor exportador hacia China, en toda América Latina, después de Brasil. Estamos hablando de un comercio de 30 mil millones de dólares y de 18 mil millones de exportación el año pasado. Es decir, lo que Chile produce hacia el exterior depende cada vez más fuertemente de China. Y eso es un fenómeno que está ocurriendo con ritmos distintos en todos los demás países de América Latina. Pero además de esta vinculación económica, ¿cómo cree usted que podrían avanzar Chile y China hacia una mayor integración? Desde luego que aún quedan cosas pendientes. La inversión, por ejemplo, la tenemos todavía bastante rezagada. Existen unos 212 millones de dólares de inversión chilena en China, y poco menos de 100 millones de dólares de inversión china en Chile. Vale decir, un país con la potencialidad de China, todavía no ha generado una gran capacidad de inversión en nuestro país. Eso es absolutamente real. También tenemos mucho que avanzar en cuanto a conocimiento recíproco. El estudio y aprendizaje del idioma, tanto del español como del chino mandarín, es algo que puede conducir a un mayor conocimiento recíproco. Aún somos deficitarios en ese aspecto, a pesar de todos los avances que se han experimentado a través de los institutos Confucio, y la enseñanza de la lengua china en distintas instituciones académicas. Otro tema es la necesidad de complementar el intercambio económico, con una mayor interacción en lo ámbitos científico tecnológico. Ahí podemos hacer mucho más en diferentes áreas, como por ejemplo, la astronomía. Chile hoy ofrece una plataforma astronómica verdaderamente importante a nivel internacional, con excelentes proyecciones futuras. Aproximadamente, el 70 por ciento de la capacidad de observación astronómica a nivel mundial va a estar radicada en este país. Y eso implica no solamente un avance para la astronomía, desde el punto de vista de la ciencia en sí misma, sino que también de todas las ciencias auxiliares, como la óptica, las ingenierías de precisión, en fin. Una serie de elementos que obviamente va a redundar en la necesidad de tener una cantidad de servicios absolutamente de primer nivel mundial. Unido a esto, existe la necesidad de generar una estrategia, a nivel de nuestro sistema universitario, con el objetivo de atraer estudiantes asiáticos. En Australia hay aproximadamente 300 mil estudiantes asiáticos, 120 mil de los cuales son chinos. El sistema universitario australiano ha tenido esa capacidad de atraer alumnos fundamentalmente por dos razones: primero, porque se ha generado la imagen de que hay una universidad de calidad; y segundo, porque ofrece un producto agregado, que es el idioma inglés. Ahora, qué hace Australia para retener a ese alumno. Hace un Foundation Program. Esto es, un programa de inmersión de seis meses, en donde la persona que viene del exterior se nivela y entra a la universidad australiana compitiendo de igual a igual, sin experimentar grandes desventajas respecto del universitario local. Eso también lo hacen los neozelandeses. Ambos países han iniciado estos programas porque se han dado cuenta de que aquí existe un

potencial sumamente importante, en la medida que sus tasas de población tienden a disminuir. En el caso de Chile, este tema no es tan dramático, pero hay que prepararse para ello. Y si bien es cierto no somos un país anglosajón, contamos con otro elemento muy importante respecto al desarrollo futuro: el idioma español. ¿Qué importancia adquiere, en el marco de las relaciones bilaterales, la próxima renovación de las máximas autoridades chinas? Pensamos que esta renovación va a ser una renovación generacional que va a tener sus propios acentos. El Partido Comunista de China ha ido entregando algunas señales de cuáles podrían ser los nuevos énfasis de este proceso, pero obviamente tenemos que esperar a que la renovación se produzca para emitir una opinión más acabada. En realidad, no nos corresponde emitir un pronunciamiento mayor. El gobierno chileno espera trabajar con la administración y con el liderazgo que esté en el poder, tal como lo ha venido haciendo desde el pasado. En el fondo, se trata de un tema absolutamente chino; en donde cualquier evaluación tendrá que esperar, primero, a que el acontecimiento se produzca. ¿Cuál es el lugar y misión que le asigna a entidades binacionales como CHICIT en el cultivo de las relaciones entre Chile y China? Estos organismos tienen muchos papeles que cumplir. No sólo como facilitadores de negocios, o de promoción de productos y servicios. También es importante trabajar en establecer más vínculos hacia la pequeña y mediana empresa. Las grandes empresas siempre han tenido sus propios canales para llegar a China y exportar, los cuales no son del todo adecuados para las Pymes. Hoy, en términos cuantitativos, la mayor parte de la producción nacional, la mayor parte del empleo, está en manos de las Pymes, y por eso es sumamente importante tener una línea de trabajo en ese sector. Hay muchos elementos que eventualmente pueden explotarse, buscar nichos. En ese sentido, el aspecto económico se transforma al mismo tiempo en una interacción cultural. El idioma sin ir más lejos. El español es la segunda lengua más hablada en el mundo, en términos de la cantidad de países. Y por ende, nosotros tenemos una responsabilidad. Porque ahí hay un capital que desarrollar.

15 AÑOS Chicit

15


Intercambio Comercial: una relación win-win

sHANG BAO, JUNIO 2012

Canasta de productos

En el periodo que se extiende desde 1997 hasta el 2012, los principales productos exportados por Chile a China no han sufrido grandes variaciones. La misma situación acontece con los principales productos importados por Chile desde China. No obstante, es posible constatar ciertos detalles relevantes. Es indudable que cualquier

30000 Intercambio Comercial

25000 Millones de Dólares

20000 15000 10000

Intercambio Comercial

Exportaciones

25000 20000 15000 10000 5000

2010

2011

Importaciones

30000

0

2010

2009

2007

2008

2006

2005

2003

2004

2002

2001

1999

2000

0

1997

5000

1998

16

positivos. En comparación con el mismo periodo del 2011, creció 25,2 por ciento, al pasar de casi 5 mil millones a más de 6 mil millones de dólares.

Millones de Dólares

N

o cabe duda que las cifras de intercambio comercial entre Chile y China durante los últimos 15 años son espectaculares. Puede afirmarse que sólo confirman los sólidos vínculos que ambos países han estado construyendo a lo largo de más de cuatro décadas de fructíferas relaciones diplomáticas. Al observar un poco más de cerca las características de ese intercambio comercial, a nivel de productos exportados e importados, resulta perfectamente claro que reflejan, en gran medida, la complementariedad que ambas economías han venido exhibiendo desde comienzos del año 2000. Si bien hasta los años 90 del siglo pasado el intercambio bilateral no superó los 1 mil millones de dólares, fue precisamente la llegada del nuevo milenio el que marcó un verdadero punto de inflexión en este sentido. En tres lustros, y fundamentalmente gracias al cobre, China pasó de la trigésima a la primera posición como destino de las exportaciones chilenas, mientras que Chile se transformó en el segundo socio comercial del país asiático en América Latina. De acuerdo con cifras oficiales, el intercambio económico se mantuvo alrededor de los 1 mil 200 millones de dólares entre 1997 y 1999; pero a partir del año 2000 comenzó una tendencia ascendente que experimentó alzas sustantivas en el año 2004, al pasar de los 3 mil 200 a los 5 mil 200 millones de dólares; el 2007, al pasar de los 8 mil 600 millones a los 14 mil 800 millones de dólares, y sobre todo el 2010, al pasar de los 16 mil 600 millones a los 24 mil 700 millones de dólares, registrando en síntesis un avance anual promedio de 20 por ciento en los últimos diez años. A tal punto ha llegado la consistencia de esta interacción, que a pesar de los vaivenes internacionales provocado por la crisis subprime del 2008 en Estados Unidos, primero, y por la crisis de deuda de la eurozona después; el comercio se ha mantenido dentro de límites relativamente estables, tanto desde el punto de vista de su tendencia, como desde las características de su canasta exportadora e importadora. Las cifras del 2011 son reveladoras al respecto. Según el Servicio Nacional de Aduanas, el intercambio comercial totalizó 29 mil 34 millones de dólares el año pasado, lo que representa una variación positiva de 17,3 por ciento en comparación con los 24 mil 750 millones anotados el 2010. La múltiple demanda de materias primas, en el marco de una serie de industrias y de ciudades en expansión, ha transformado a China en el principal consumidor de cobre. Al ser Chile el primer productor de este mineral en el mundo, no debió pasar mucho tiempo para que ambos países entraran en conversaciones para concretar mecanismos que faciliten este intercambio. Fue así como las compañías Codelco Chile y China Minmetals establecieron una alianza estratégica en el 2005, que consideraba la venta anticipada de cobre; mientras que paralelamente comenzaron las negociaciones para suscribir un Tratado de Libre Comercio entre ambos países. Bajo el amparo de estos dos instrumentos, los vínculos económicos entre Chile y China entraron en una nueva fase, con la obtención de importantes beneficios mutuos; pero a la espera, sin embargo, de una necesaria diversificación y profundización en materia de inversiones. Conforme a la tendencia esperada, los datos del intercambio comercial del primer trimestre del 2012 continúan arrojando datos

2011


Intercambio Comercial

Exportaciones

Importaciones

8000

que las estadísticas consideran a los productos que superan un monto anual específico en dólares, dejando dentro del rubro “Otros” a los que no, gran cantidad de ellos posibles de ser incluidos dentro de este rubro.

7000

Principales Productos Exportados 2002

Millones de Dólares

6000 5000

1%

Otros

13%

4000

Vinos

9%

3000

3% 2%

2000

Otros Minerales Frutas

65%

7%

Celulosa Harina Pescado Cobre

1000 0 1er semestre 2011

1er semestre 2012

Principales Productos Importados 2002 0%

ecuación acerca de la oferta exportadora chilena tendrá al cobre como su variable esencial, más aún, bajo las características más arriba señaladas. Lo que resulta casi dramático es la paulatina concentración de la oferta en el rubro minero, ya que si en el 2002, alrededor del 75 por ciento correspondía a algún tipo de mineral, especialmente cobre; en el 2011, prácticamente el 90 por ciento de las exportaciones pertenecieron a este rubro. Destacan aquí, el hierro, el molibdeno, el yodo y el oro, aunque en un porcentaje muy menor. Además de los metales, el único rubro que experimentó un crecimiento durante este periodo fue el de la madera y de la celulosa, mientras que las frutas y la harina de pescado, tendieron a disminuir su participación en la canasta total. Paradójicamente a esa realidad, el rubro de las frutas ha registrado una interesante ampliación, al observarse una fuerte presencia de uvas, manzanas, cerezas, ciruelas y arándanos. Cabe destacar, la persistente presencia de los vinos como uno de los rubros característicos en el intercambio comercial con el gigante asiático, aunque todavía dentro de unos márgenes muy reducidos, sin una expansión significativa en el recuento total. Desde el punto de vista de los productos importados, vuelve a confirmarse una de las constantes en el intercambio económico entre Chile y China. Nuevamente, la llegada del nuevo milenio pone en evidencia las raíces en las que se funda el formidable desarrollo chino. En el 2002, aproximadamente el 9,0 por ciento de los productos que llegaban a Chile desde el país asiático pertenecían al rubro “Electrónica”. Diez años después, ese porcentaje se ha más que duplicado, multiplicándose la oferta entre teléfonos celulares, computadores portátiles, aparatos de televisión y cámaras fotográficas digitales, entre muchos otros. En el mismo lapso de diez años, el rubro “Vehículos” ha pasado de una virtual inexistencia al de una presencia sólida y considerable, con alrededor del 15 por ciento del mercado nacional y con 18 marcas reconocidas, entre las que destacan Great Wall, Chery Geely, Lifan y BYD, entre los vehículos domésticos y de lujo; Dongfeng, JAC, Foton, Sinotruk, Yuejin, entre los vehículos pesados, tales como buses, camiones y tractores. A ello se agrega también un constante aumento en lo que se refiere a maquinaria y materiales de construcción. Finalmente, si bien la participación de los productos pertenecientes al rubro “Ropa y Calzado”, ha sido la única que ha disminuido en este periodo, no refleja del todo la realidad, debido a

9%

Otros

16%

Juguetes

2%

73%

Ropa y Calzado Neumáticos Electrónica

Principales Productos Exportados 2011 1% 1% 1% 1% 1% 1% 5% 5% 7% 7% 3% 3%

CobreCobre HarinaHarina Pescado Pescado Celulosa Celulosa FrutasFrutas Otros Otros Minerales Minerales

82%82%

Vinos Vinos Otros Otros

Principales Productos Importados 2011 19% 19%

Electrónica Electrónica

5%5% 64% 64%

10% 10% 1%1%

Vehículos Vehículos y Neumáticos y Neumáticos Ropa Ropa y Calzado y Calzado Juguetes Juguetes Otros Otros

15 AÑOS Chicit

17


Aprovechar la oportunidad

U 18

na perspectiva de elevadocrecimiento en la China para los próximos 10 ó 15 años abre la posibilidad de un ciclo largo de favorables términos de intercambio para las economías de América del Sur, facilitando contar con recursos inesperados que permitirían cerrar las brechas en innovación y competitividad, si son bien usados. Si esta posibilidad histórica es utilizada para avanzar en los procesos de innovación, competitividad e internacionalización de empresas y mayor presencia en cadenas globales o regionales de valor, entonces será posible avanzar simultáneamente en los desafíos de crecimiento, equidad e inserción internacional. Si no se aprovecha bien el momento, podría acentuarse el proceso de re-primarización exportadora, estableciendo modalidades renovadas del vínculo centro-periferia entre China y América Latina, proceso que bien podría conducir a prácticas proteccionistas cada vez más recurrentes en aquellas economías latinoamericanas con mayor base industrial. Hoy China está más activa en fortalecer el vínculo comercial y económico con América Latina que al revés. Es desde China donde surgen más propuestas, más iniciativas y más reflexión. China organiza las Cumbres Empresariales China-América Latina y China fue quien convocó a la reunión de Think Tanks de ambas regiones en el 2010. Sería importante superar pronto ese rezago y responder de un modo colectivo a las propuestas del Libro Blanco sobre las relaciones de China con América Latina Para que nuestra región se constituya en socio relevante de China y de Asia Pacífico es urgente concertar esfuerzos entre varios países, ampliar la escala de las operaciones, definir una agenda concertada de prioridades. Para ello, es necesario promover encuentros técnicos de alto nivel, empresariales y desde allí avanzar a encuentros políticos de alto nivel, ojalá concluyendo en una pronta Cumbre de Jefes de Estados China-América Latina. El momento es propicio para un salto de calidad en la relación con China-Asia Pacífico. China apenas incursiona con inversiones en el exterior, ya que los montos actuales son muy limitados respecto del nivel de sus reservas internacionales o del de capitalización de sus bancos. No existe aún consolidación de sus prácticas en el exterior (jurisprudencia o diseños institucionales). Nuestra región cuenta con translatinas con curvas de aprendizaje internacional más avanzada que muchas empresas chinas, especialmente en banca, servicios financieros y empresariales, energía, minería y agroalimentos. En aquellos ámbitos donde las translatinas cuentan con ventajas, es necesario definir pronto políticas innovadoras que permitan acceder a los ingentes recursos de los fondos soberanos chinos. Lo mismo en lo referente a la internacionalización del renminbi, ámbito en que nuestra región debiera caracterizarse por iniciativas audaces que per-

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Osvaldo Rosales*

mitan mejorar el financiamiento para el comercio intra-regional o para urgentes inversiones en infraestructura. Aún hay espacio para la plasticidad de la relación, en la medida que se privilegien comportamientos más colectivos y regionales. El principal desafío es interno. La cuestión es cómo vincular la agenda doméstica de innovación y competitividad con el renovado vínculo económico con China. Así, por ejemplo, el alegato por la re-primarización exportadora supone construir esa oferta competitiva de exportaciones no tradicionales, intensivas en innovación y conocimiento. Ello requiere políticas de desarrollo productivo pro-activas, orientadas a promover avances en productividad, innovación, infraestructura, transporte, logística y calidad del recurso humano. En cada uno de estos temas, hay suficiente espacio para construir una agenda regional de cooperación con China, con beneficios mutuos. Más y mejor cooperación e integración regional serían una gran ayuda. Este es un desafío principalmente de políticas públicas internas pero el resultado mejoraría con mayor cooperación regional en iniciativas de innovación, competitividad, infraestructura y combate al cambio climático. En la medida que usemos activamente esos espacios, se generarán oportunidades atractivas de comercio e inversión, tanto para diversificar el comercio intra-regional como para diversificar nuestros vínculos de comercio e inversión con Asia Pacífico. En síntesis, el principal desafío en esta relación es cómo vincular la agenda doméstica y regional de innovación y competitividad con el creciente vínculo comercial con China y Asia Pacífico. La escala importa: requerimos iniciativas de más amplia cobertura, capaces de atraer recursos de una mayor escala. Para ello, necesitamos concertar prioridades entre varios países de la región y concertar esfuerzos. Ello significa privilegiar las aproximaciones plurinacionales y otorgar menos énfasis a las iniciativas unilaterales de aproximación a China y al Asia Pacífico En Asia Pacífico destaca China pero un buen entendimiento de cómo operan las cadenas de valor asiáticas y los vínculos intra-Asia obliga a subrayar también los contactos estratégicos con ASEAN, Japón y Corea del Sur. En esa aproximación al Asia Pacífico, el Arco del Pacífico Latinoamericano partió primero pero hasta ahora sigue siendo desconocido en Asia Pacífico. Al respecto, la región ha subutilizado el potencial de FEALAC (Foro de Cooperación América Latina-Asia). Una tarea primordial de CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) debiera ser el vínculo con FEALAC y con ASEAN, así como trabajar en pro de una Cumbre Asia-América Latina o China-América Latina. *Director, División de Comercio Internacional e Integración de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas


Viceministro de Comercio chino visita Chile

S

i bien las cifras demuestran que China es el principal socio comercial de Chile en el mundo y que Chile es el segundo socio comercial de China en América Latina, el ámbito de las inversiones aún se mantiene a la saga, con datos exiguos de la contraparte asiática, por debajo de los cien millones de dólares el año pasado. Una realidad a la que las autoridades de ambos países han salido a hacerle frente, a través de la realización de numerosos encuentros oficiales. Hace apenas un año, luego de una gira por Italia, Cuba y Uruguay, el vicepresidente de la República Popular China, Xi Jinping, realizó una visita a Chile, donde sostuvo una reunión con el presidente Sebastián Piñera y encabezó la firma de varios acuerdos bilaterales sobre temas tecnológicos, mineros, financieros y agrícolas. En abril pasado fue el turno del viceministro de Comercio de China, Chen Jian, quien llegó a Chile a mediados de ese mes, Delegación del Viceministro con Loreto Silva, Subsecretaria de Obras Públicas. acompañado de una delegación de la China International Contractors Association (CHINCA). relevante fue la conversación que el viceministro asiático sostuvo con Chen Jian se ha desempeñado como Consejero el ministro de Minería, Hernán De Solminihac, para quien el encuentro Económico y Comercial de la Embajada de China en Argentina, sentó las bases para avanzar en la introducción de un capítulo jurídico entre otros muchos cargos que lo han mantenido vinculado a los que otorgue mayor seguridad a los inversionistas de ambos países, en principales protagonistas del comercio de su país. Por la importancia el marco del Tratado de Libre Comercio bilateral. que actualmente le da Beijing a la inversión china en el extranjero, CHINCA es una organización establecida en 1988 y subordinada sobre todo en América Latina, el alto funcionario estuvo acompañado al ministerio de Comercio de China. Calificada en grado superior en esta vez por una avanzada de ejecutivos de CHINCA, organismo el sistema de “Evaluación de Asociaciones de la Industria Nacional” subordinado al ministerio de Comercio, que agrupa a grandes de China, actualmente reúne a 1300 miembros, la mayoría de los inversionistas chinos, especializados en proyectos internacionales. cuales ostenta gran experiencia internacional y elevados estándares Entre sus actividades en Chile, el viceministro de Comercio tecnológicos. Entre sus integrantes destacan: China Railway Group se entrevistó con el ministro de Economía, Pablo Longueira y la Limited; China Communications Construction Group; China National subsecretaria de Obras Públicas, Loreto Silva, de manera de conocer de Machinery Industry Corporation; China Gezhouba Group Corporation primera fuente las necesidades de inversión en los sectores nacionales y CITIC Construction Co., Ltd. relacionados con servicios, minería y obras públicas. Especialmente

15 AÑOS Chicit

19


Joint Ventures (“JV”) en China

U 20

na de las primeras transacciones que asesoré en China como abogado me dio la posibilidad de negociar para un cliente japonés un contrato de JV con una contraparte China. Esta experiencia, que se ha repetido posteriormente y que se ha enriquecido con operaciones para clientes y empresas de muy diversas jurisdicciones, marcó definitivamente mi forma de ver las transacciones en China. La variedad de aspectos y aristas que afloran en una negociación rigurosamente llevada, son generalmente invisibles y desconocidos en un proceso desarrollado bajo prácticas, principios y sistemas occidentales. Todo esto también me ha hecho concluir que el “JV” es uno de los escenarios más representativos de la complejidad involucrada en un proyecto de acceso al mercado chino (o en un proyecto con elementos chinos en general). Lo más problemático, a mi juicio, es que algunas de las complejidades en cuestión derivan de aspectos que un hombre de negocios occidental normalmente estimaría son propios a cualquier negocio; y que por lo tanto se dan por “sabidos” o “manejables” conforme a la experiencia y conocimientos previos. Sin embargo, un plan de negocios que podría funcionar bien en muchos países de Occidente no necesariamente funcionará bien en China. Esta declaración es demasiado amplia y obviamente necesita ser clarificada y explicada. Llevar a cabo esta explicación no es una tarea fácil. Se hace necesario recurrir a varios conceptos que expliquen diferenciadamente los factores que generan la complejidad en cuestión. Para analizar el punto creo que podemos comenzar recurriendo a dos conceptos que son transversales a todo negocio, y que son las conocidas nociones de: (i) “valuechain” (“cadena de valor”) (ref. Michael Porter, 1985); y (ii) “supplychain” (“cadena de suministro”) (ref. Keith Oliver, 1982)1. Para entender la relevancia práctica de estos conceptos y la forma en que se relacionan el uno con el otro cabe observar que, según la academia, para que la cadena de suministro genere máximo valor en un ambiente dinámico se debe sincronizar-integrar los flujos de suministro con los flujos de valor de los consumidores; se debe pensar en la cadena de valor y la cadena de suministro como un solo fenómeno integrado a lo largo del “ciclo de vida del producto y a través de los límites geográficos” (Andrew Feller et all, 2006). Ahora bien, el punto que quiero levantar es el siguiente: en mi experiencia, en términos generales, un contrato en Occidente no incurre en mayores riesgos si al ser concluido considera sólo los temas correspondientes al “eslabón” –de la cadena de suministro y cadena de valor– que son más propios del negocio específico de que se trata (i.e. si el JV versa sobre temas de manufactura, bastaría ocuparse de los temas propios a ese proyecto de manufactura; y los otros eslabones serán manejados o 1

Por Jaime Ubilla Fuenzalida*

gestionados de manera separada). Sin embargo, en China se torna indispensable entender y abordar los aspectos relacionados a toda la cadena de suministro y cadena de valor o al menos a los eslabones inmediatamente relacionados al eslabón de que trata el negocio puntual (i.e. los relativos a factores relacionados con eslabones que preceden a la manufactura y los que le siguen con posterioridad; especialmente los que tienen algún contacto geográfico u operativo con China) para reducir los riesgos asociados al contrato correspondiente. Naturalmente no todo debe ser controlado o administrado contractualmente (i.e. regulado en un contrato), pero debe tenerse sobre la mesa un plan comprehensivo que nos permita dilucidar qué aspectos requieren ser cautelados a la luz de la geografía y riesgos del terreno en que se va a operar (i.e. China, o sus empresas) Ahora bien, lo que corresponde ahora preguntar es de dónde deriva la mayor complejidad de la que venimos hablando. Si bien todo negocio (y por lo tanto todo JV) requiere en mayor o menor medida un plan de gestión de la cadena de suministro y de la cadena de valor, la mayor complejidad de una estructuración eficiente de un JV en China puede explicarse (entre muchos otros elementos incluso culturales e históricos) por dos grandes factores:

1.- Los Costes de Transacción

Los “costes de transacción” de tener acceso a un entendimiento acabado de:

(i)

la forma en que se estructuran las correspondientes cadenas de suministro y de valor en China –para el proyecto específico–;

(ii) la forma en que inciden las relaciones o “guangxi” en el modo en que operan estas cadenas;

(iii)

las dinámicas de cambio social, regulatorio o económico que generan constantes cambios en la forma en que operan las referidas cadenas.

2.- Los Contratos

El segundo gran factor es la visión China de los “contratos”, o la forma en que estos operan en China. Lo primero que cabe mencionar es que la Ley de Contratos de China es del año 1999. Previo a esta ley existían distintas regulaciones de lo que podríamos llamar contratos administrativos de derecho público –o entre entes estatales–. No obstante lo anterior, la noción de “acuerdo transaccional” no es algo nuevo a la cultura y prácticas sociales chinas, de modo que este sustrato cultural es el que viene a definir la forma en que operan los contratos en China. A este respecto se puede decir, brevemente, que los contratos en

En el lenguaje de los negocios, la cadena de valor y la cadena de suministro son aspectos complementarios de una empresa ampliada con procesos de negocios integrados, los cuales permiten: a) el flujo eficiente de productos y servicios desde los proveedores y la organización hacia el cliente (dirección hacia el consumidor) y; b) el flujo eficiente de valor representado por la demanda de productos y servicios y el ´cashflow´ desde el cliente (dirección hacia la organización) (ref. Ramsay, 2005)

sHANG BAO, JUNIO 2012


China se conciben como: i) Un instrumento para fijar bases generales de acuerdo y no detalles del mismo; un marco que sirve para construir la relación, y no una relación ya construida en su totalidad; (ii) Un marco flexible, que permite la evolución de la relación; un marco que sirve de base para un “balance de intereses”, balance que puede requerir modificaciones a lo largo del tiempo conforme al cambio de las circunstancias; (iii) Un “continuum” más que un “marco fijo”, lo que permite realizar ajustes conforme al cambio de las circunstancias; lo cual genera la necesidad de comunicación permanente. En términos de teoría legal, es mi posición personal que la cláusula “rebus sic stantibus” o cláusula de la variación de las condiciones (o “hardship clause” del Common Law) -que es una cláusula accidental que requiere ser acordada explícitamente- es una cláusula al menos de la naturaleza de los contratos en China (es decir no requiere ser acordada y se entiende incorporada). Desde este punto de vista, desde ya los contratos requieren establecer numerosos mecanismos que faciliten y “controlen” ese proceso inevitable de ajuste. No parece aconsejable negar que ese ajuste continuo va a suceder. Todo lo dicho hasta acá nos lleva a un cuadro complejo que puede ser descrito sumariamente del siguiente modo: 1. Un proyecto de negocios en China necesita considerar –amplia-

damente– la cadena de suministro y la cadena de valor más allá de los eslabones que se refieren al negocio puntual (llamémosle “ámbito ampliado”). 2. Un proyecto de negocios en China va a enfrentar altos costes de transacción para acceder a un “mapa” correcto del “territorio” (llamémosle “información restringida”); 3. Un “contrato” en China será sujeto a balances y ajustes conforme a las circunstancias a lo largo del tiempo (llamémosle “ámbito temporal ampliado”). Por lo tanto, la negociación de un contrato, y en este caso de un JV, deberá considerar factores de un “ámbito ampliado” respecto de los cuales habrá “información restringida”, y esto deberá manejarse a lo largo de un “ámbito temporal ampliado”. Creo que esto describe de alguna manera lo que vivimos al “construir relaciones” en China, lo cual ciertamente es un interesante desafío para todo negocio y para todo contrato. * Socio de CHICIT Socio de UB & Co. Attorneys and Counselors, Shanghai, Santiago y Nueva York Abogado de la Universidad de Chile, tiene el grado M.A. in Law de la Universidad de Waseda, Tokyo. Investigador de grado de PhD por la Universidad de Edimburgo. Reconocido por Chambers and Partners London como un “Notable Practitioner” tanto para China como para Chile


Arbitraje Comercial en China:

Implicancias y desafíos

L 22

a legislación china establece tres mecanismos de resolución de conflictos: negociación, arbitraje y la vía jurisdiccional. La negociación suele ser el más utilizado, el menos oneroso y el más eficiente en la preservación de las relaciones personales y profesionales de las partes. La mediación, esto es, la negociación asistida por un tercero neutral, representa un método no vinculante de solución de diferencias. Cuando la negociación no es apropiada, el arbitraje suele ser el second best para las partes, las cuales designan ex ante, contractual y explícitamente, la entidad competente que lidiará con el conflicto, así como la sede y ley aplicable. Finalmente, las personas naturales y jurídicas extranjeras tendrán los mismos derechos que las nacionales para recurrir a la vía jurisdiccional como instancia definitiva para resolver una disputa. El crecimiento de la inversión extranjera en China y la expansión de sus vínculos comerciales han convertido a ese país en el lugar con mayor cantidad de casos de arbitraje internacional y una de las sedes de solución de diferencias comerciales más importantes. De hecho, la Comisión Económica y Comercial de Arbitraje Internacional de China (CIETAC) condujo más de 1300 casos en el 2011. Dicho organismo tiene su base en Beijing, y cuenta con sedes en Shanghai y Shenzhen, así como 20 oficinas de enlace en distintas regiones del mundo. El arbitraje en China se rige por la Ley de Arbitraje de 1995, que regula arbitrajes nacionales e internacionales. Hay que tener en cuenta que para esta ley las empresas constituidas con capital enteramente extranjero (“wholly foreign owned enterprise” (WFOE)) –así como el vehículo de inversión utilizado en el país– es considerado como entidad local para todos los efectos prácticos. Al pactar el arbitraje con sede en China resulta sumamente importante definir una institución arbitral a cargo de la administración del eventual conflicto, ya que el derecho chino reconoce únicamente el arbitraje institucional y no el ad hoc. Las facultades de revisión y/o denegación de laudos con elementos extranjeros son relativamente similares a las establecidas en la Convención de Nueva York, de la cual China es signatario. En el país opera un interesante sistema, cuyo objetivo es reforzar el reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales con elementos extranjeros. Los tribunales inferiores que decidan anular un laudo arbitral o denegar su reconocimiento y ejecución están obligados a reportarlo inmediatamente a las instancias superiores, con lo cual el asunto será fallado por la Corte Suprema. Resulta interesante ver el impacto de las crecientes inversiones chinas en Latinoamérica en la utilización del arbitraje internacional. Los Acuerdos sobre Promoción y Protección de Inversiones (APPI) suscritos por China con países de la región facultan a los inversionistas de ese

Por Eliel Hasson*

país a invocar la jurisdicción internacional en caso de discriminación arbitraria o injustificada por parte de los estados receptores de la inversión. De hecho, ya contamos con precedentes: el Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial, CIADI, falló en contra del Estado Peruano frente a la demanda interpuesta por el empresario pesquero chino Tza Yap Shum, quien se dedicaba a la exportación de harina de pescado al mercado asiático.

El Factor Chile

En Chile, el arbitraje goza de una larga y exitosa tradición como resultado de la adopción de la Ley Modelo de Arbitraje Comercial de la ONU (UNCITRAL). Adicionalmente, Chile cuenta con ventajas que lo posicionan como una plataforma regional de arbitraje particularmente atractiva: adecuado marco regulatorio; asistencia local especializada; un ambiente institucional y de negocios estable; y un reconocimiento progresivo de laudos extranjeros por parte de las cortes nacionales. Cabe destacar que el Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago ofrece el arbitraje comercial internacional en contratos entre empresas chinas y chilenas. Al presente, China es el principal socio comercial de Chile y un destino atractivo para las inversiones chilenas. Ambos países cuentan con un APPI y un TLC en vigor desde 1995 y 2006, respectivamente.

A Modo de Conclusión

En los últimos años, el arbitraje comercial en China ha adquirido una relevancia progresiva. Coincidentemente, el mundo empresarial chino ha reconocido su sometimiento a recursos formales y legales de solución de conflictos, particularmente en presencia de actores extranjeros. De hecho, a partir de la ratificación de la Convención de Nueva York, el número de arbitrajes internacionales en ese país ha crecido significativamente. No obstante los avances, se espera un reconocimiento progresivo del principio de autonomía de las partes acorde a las nuevas realidades y desafíos económicos; una mayor rigurosidad en los procesos de revisión de laudos extranjeros y una consecuente y creciente observancia de los mismos en la jurisdicción interna. *Director Ejecutivo de Trade & Legal Consulting. Consultor Asociado del National Law Center, ex negociador TLC (DIRECON, 1995/2003) y socio CHICIT. Designado Arbitro Internacional de los acuerdos comerciales suscritos por Chile con la Unión Europea, República de Corea, MERCOSUR y Centroamérica y del Tratado de Libre Comercio EEUU/Centroamérica-RD (CAFTA). Miembro de la lista de árbitros de la Organización Mundial de Comercio (OMC); Cámara Internacional de Comercio (ICC Chile); China International Economic and Trade Arbitration Commission – CIETAC y CIETAC Shanghai.

(1) Los orígenes de CIETAC (también conocida como Corte de Arbitraje de la Cámara Internacional de Comercio de China (CCOIC)) datan de 1956. La ratificación de la Convención de NY en 1986 gatilló el inicio de un proceso de modernización sustantivo de sus procedimientos, prácticas y regulaciones. (2) China ha suscrito APPIs con 125 países - 98 en vigor - lo que lo convierte en el país con mayor número de acuerdos de protección de inversiones del mundo, aunque dichos acuerdos proveen cláusulas de arbitraje con efectos limitados.

sHANG BAO, JUNIO 2012


Tan convencidos como Roberto

Por Guillermo Turner*

R 24

eviso apuntes de mi viaje a Shanghai en 2010, con motivo de la exposición internacional. Recuerdo a Roberto, nuestro guía (obviamente, una versión muy latina de su verdadero nombre), describiendo el paisaje mientras viajamos en el tren bala. Todos sus comentarios dejaban en evidencia la mirada de futuro y el ánimo competitivo de la planificación china: el edificio más alto, el puente más extenso, el puerto más grande, el centro financiero más importante. Esta visión y, lo más importante, el convencimiento de que su país se convertirá en la mayor potencia mundial, parecía impregnar a toda la población. ¿Pero alguien podría tener alguna duda sobre ese promisorio futuro? La paciencia, capacidad de planificación y disponibilidad de recursos técnicos, naturales y humanos, convierten esa aspiración en una mera cuestión de tiempo. Lo discutieron en junio del año pasado un grupo de expertos en una conferencia realizada en Toronto, Canadá. Allí habló Henry Kissinger: “nos encaminamos hacia un nuevo orden mundial, diferente al que estamos acostumbrados”, dijo el histórico secretario de Estado norteamericano que abrió las puertas a la relación de su país y la nación asiática. En este escenario, añadió, China tendrá que aprender a “contenerse”, mientras que Estados Unidos deberá “redefinirse”. ¿Y Chile? Nuestro país acordó en 2005 un trascendental Tratado de Libre Comercio con China que vino a ratificar esa trayectoria de más de 40 años de relaciones diplomáticas entre ambas naciones. Como resultado de este acuerdo, y de la decidida apuesta comercial de Chile hacia el mercado asiático, bastaron sólo cinco años para que China pasara a convertirse en el principal socio de nuestro país. Sin embargo, queda aún mucho camino por recorrer, tanto en el ámbito comercial como en las relaciones políticas y culturales. Me detengo, para comenzar, en este último aspecto. Somos un país de evidente cultura occidental, con clara influencia de Europa y Estados Unidos. No está mal, por cierto. Pero asumir ese nuevo orden mundial que predice Kissinger, obliga a profundizar nuestro conocimiento de la cultura china, y no estoy muy seguro de que estemos haciendo demasiado en esta materia. Varios institutos ofrecen hoy la posibilidad de aprender el idioma, como si se tratara de una puerta mágica para establecer vínculos de confianza. El idioma no es, necesariamente,

sHANG BAO, JUNIO 2012

una barrera. Como me decía un amigo, pionero en el comercio binacional, fueron años de viajes, conversaciones, intercambio de visiones y, por supuesto, más de alguna diferencia, lo que se requirió para construir una alianza comercial que perdurara en el tiempo. Nuestra cultura, desde la TV hasta la educación formal, está enfocada al conocimiento occidental. Incluso en materia informativa tenemos un buen trecho por cubrir. La incorporación de contenidos del South China Morning Post en Diario Financiero constituye quizá el único esfuerzo de un periódico local por difundir noticias de China desde la perspectiva asiática y sin el filtro de las agencias de noticias, mayoritariamente europeas o norteamericanas. La presencia en Chile de la agencia Xinhua es otro aporte en este sentido. La confianza, vuelvo a los comentarios de mi amigo, es un factor clave y toma tiempo construirla. Tanto tiempo como la cultura oriental estime necesario. Conocida es la anécdota de Nixon conversando con Zhou Enlai en 1972: “¿Cuál es su opinión sobre el impacto de la Revolución Francesa en el mundo occidental?”, preguntó el mandatario norteamericano. “Es muy pronto para saberlo”, dicen que fue la respuesta de Zhou Enlai. Con una concepción de la temporalidad tan distinta a la nuestra y, reitero, esa increíble capacidad para proyectarse en el tiempo, queda en evidencia la forma como nuestro país debe plantearse esta relación. Pero cuando el propio embajador en Beijing reclama escasez de recursos o cuando observamos el creciente flujo de inversiones chinas hacia mercados latinoamericanos competidores de Chile, queda la sensación de que algo estamos dejando de hacer. En materia comercial, continuar diversificando la oferta exportable, así como atrayendo nueva inversión china, siguen constituyendo los mayores desafíos para nuestro país. Alcanzarlos dependerá, en buena medida, de nuestra capacidad para internalizar estas características culturales de un país que está bien preparado para ocupar una posición de avanzada en el concierto internacional. Chile puede ser un socio relativamente pequeño, pero tiene importantes atributos. Por cierto, sus materia primas, pero también el respeto internacional y una amplia experiencia en materia de apertura al mercado global. *Director diario PULSO.


La recíproca influencia entre China y Occidente:

Línea conductora del siglo XXI

Por Karin Ebensperguer*

L

a irrupción de China en los mercados mundiales ha sido el fenómeno político más importante del cambio de siglo. Cualquiera sea el camino que siga China en el futuro, ya ha logrado una creciente desoccidentalización de las relaciones internacionales. El eje económico –y también político-cultural– se está trasladando al Asia-Pacífico. Beijing ya es el mayor acreedor de Estados Unidos; es uno de los actores principales para el futuro del Euro, por sus inversiones en la eurozona, y adquiere creciente influencia en Africa y algunos países de América Latina. Todo un cambio, si pensamos que hace varias décadas China tenía un moderado peso político en comparación con Estados Unidos y Europa. Una cosa es clara: China, regida por un Partido Comunista que paradójicamente legalizó la propiedad –el concepto más intrínseco del capitalismo– ha logrado su objetivo de posicionarse como un actor clave y cada vez menos cuestionado en el globalizado mundo del libre mercado. Será interesante observar cómo evolucionarán las mentalidades dentro y fuera de China. El encuentro chino-occidental masivo es muy reciente y aún no se puede vislumbrar el resultado que surgirá de ese intercambio. Pero no cabe duda que ese encuentro es uno de los fenómenos más interesantes que ha vivido la historia de la humanidad, porque esos dos mundos, si bien tuvieron contactos en el pasado, en la práctica funcionaban aparte. De la recíproca influencia creo que surgirá la

línea conductora del siglo XXI. Por primera vez desde la época de los griegos, la cosmovisión occidental tendrá que convivir con la confuciana. Desde que en 1978 Deng Xiaoping introdujera las reformas al sistema maoísta, China está empezando a influir en todos los campos, y las relaciones internacionales ya no serán sólo diseñadas desde Washington, Londres o Berlín, sino también desde Beijing. China es el imperio más antiguo aún vigente en la Tierra, se remonta a las épocas de Babilonia, de la Roma republicana y de la Persia ancestral. Todas esas civilizaciones desaparecieron, mientras China ha prevalecido como entidad política, étnica y cultural. Tener eso en mente ayuda a dimensionar que si bien las reformas que inició Deng Xiaoping están alterando la economía china, aún no se sabe cuán hondo han calado en el alma de ese pueblo milenario. Es un misterio hacia qué síntesis se encamina la sociedad china tras el encuentro con Occidente, después de permanecer por milenios en un relativo aislamiento autárquico. Confucio buscaba la Armonía Universal (Ta Tung). Ojalá en el siglo XXI se respete su benevolente influencia.

“China está empezando a influir en todos los campos, y las relaciones internacionales ya no serán sólo diseñadas desde Washington, Londres o Berlín, sino también desde Beijing”

*Periodista, columnista diario El Mercurio. Directora Taller de Relaciones Exteriores, Centro de Estudios Libertad y Desarrolllo (LyD)

15 AÑOS Chicit

25


El cociente de innovación de China*

P 26

or largo tiempo, China ha cargado con el estigma de ser el país que ha perfeccionado el arte de la copia; pero ahora pretende unirse a las filas de las naciones más innovadoras del globo para el 2020. Hace cinco años, el gobierno chino presentó un ambicioso plan para lograr este objetivo: impulsar el gasto en I + D sobre el 2,5 por ciento del PIB; incrementar el total de patentes y el volumen de investigación, para ubicarse dentro de los primeros cinco del ranking mundial, y asegurar que la ciencia y la tecnología chinas contribuyan a más del 60 por ciento del desarrollo económico de la nación. Con una inyección en I + D de 1,5 por ciento del PIB en la última década, los esfuerzos han comenzado a dar frutos. Después de haber superado a Japón como segundo productor mundial de publicaciones de investigación, China se está moviendo rápidamente, aunque sigue detrás de los Estados Unidos. Mientras tanto, empresas chinas como BYD, en el campo de las energías alternativas, Li Ning en ropa deportiva, Huawei en tecnologías de la información, y potencias del comercio electrónico como Taobao y 360 Buy, ​​ compiten a nivel internacional a través de la innovación. Como lo ilustran estas compañías, la innovación existe en muchas formas en China: desde las radicales y perturbadoras creaciones de BYD, hasta las mejoras más comunes realizadas en términos de costos, productos, procesos o modelos de negocio. En este artículo, un equipo de profesores expertos del China Europe International Business School (CEIBS) comparte sus puntos de vista sobre el cociente de innovación de China. En todo el mundo, existe la percepción de que las empresas chinas operan como imitadores, incapaces de generar ideas propias. ¿Cuál es su punto de vista sobre el papel de la copia, en el desarrollo de un país? Kevin Li: La primera etapa de la innovación viene de la adaptación, o la copia. Si estás en las primeras etapas del desarrollo, no tienes las bases para innovar. Y esto sólo lo puedes aprender de quienes están más avanzados. Una vez puestos los fundamentos, se tendrá la capacidad para innovar. Debido a mi historia en el sector, sé que la industria de Internet en China ha aprendido mucho de Occidente. Así, Sohu ha llegado a derrotar a Yahoo en el mercado chino. Si hoy tuviera que calificar el nivel de innovación de las principales compañías de Internet de China, les daría un 7 o un 8, de un máximo de 10. Eso significa que lo están haciendo bien. Sin embargo, las industrias chinas más tradicionales alcanzan una calificación mucho más baja en la escala de innovación. Ellas necesitan aprender. La adaptación no es necesariamente mala. Es aceptable que un niño aprenda mediante esta manera, y este es el mismo concepto. ¿Cómo valora la actitud general de China hacia la innovación? Kevin Li: En general, el medio ambiente no es muy favorable. Esto se debe a varios factores: la regulación, la cultura y la motivación

sHANG sHANG BAO, BAO, JUNIO JUNIO 2012 2012

Por Charmaine N. Clarke

económica. Las regulaciones necesitan ser reforzadas para proteger los derechos de autor. Además, tenemos que cambiar el tradicional énfasis en los resultados –medidos en términos de ganancias o del éxito general de la empresa– a una medida que estimule la creatividad. Debido a las débiles regulaciones en China, el costo de la copia es bajo. En cambio, la innovación tiene un alto costo, e incluso si alguien es innovador, el gobierno y la sociedad en general, a menudo no se impresionan. De modo que el retorno de la inversión en innovación en China no es tan alto como debería ser. Las compañías pequeñas o privadas son mucho más innovadoras que las grandes. Las empresas estatales tienen acceso a los recursos, por lo que no tienen mucha motivación para innovar. Empresas de propiedad privada, sin embargo, tienen una mayor necesidad de maximizar su rentabilidad, por eso necesitan ser más innovadoras. China se basa ahora, en gran parte, en la innovación agregada, haciendo cambios a productos, procesos o incluso modelos de negocio, ya existentes. Usted ha dicho que este tipo de innovación es apropiada para China en este momento. ¿Cuándo se avanzará hacia una innovación más radical? Bruce McKern: El tiempo se acerca. Ya hay algo de movimiento en esta dirección: en la actualidad hay cientos de centros chinos de I + D fuera del país, creados por empresas chinas en el extranjero. ¿Por qué China está haciendo esto? En primer lugar, estas empresas quieren aprovechar la experiencia y las capacidades tecnológicas de los investigadores en el extranjero. En segundo lugar, quieren estar en aquellos centros de innovación, en donde las nuevas ideas, tecnologías y modelos de negocio se están generando. En tercer lugar, quieren estar cerca de los mercados avanzados, donde la demanda de productos más sofisticados aparece en primer lugar. Estar en los mercados extranjeros estimula la innovación y aumenta el aprecio por ella. Así que es una estrategia adecuada. ¿Está de acuerdo con la percepción generalizada de que los chinos no utilizan la innovación disruptiva o radical? Bruce McKern: Es verdad, pero exagerado. La razón de que la gente sienta de esa manera es porque no vemos innovaciones radicales, como consumidores, hasta que está incorporada en productos y servicios que ya utilizamos. No hay empresa china que haya tenido tal impacto en los consumidores como Apple, por lo que existe la percepción de que no está sucediendo mucho más. Bajo la superficie hay mucho sucediendo. Una forma de medir esto es mirando los esfuerzos chinos en materia de patentes, y también en publicaciones de investigación en revistas científicas. Es muy interesante ver cómo China ha crecido. En 1998, la participación del gasto chino en I + D fue sólo de 1,9 por ciento del total invertido en I + D entre los países de la OCDE más China. Hoy, esto ha aumentado 5 veces para llegar a un 11 por ciento. Las empresas chinas y las empresas de propiedad estatal están haciendo muchas patentes ahora, pero la


mayoría de ellas –un 95 por ciento– son en realidad patentes dentro de China. Como otros investigadores han señalado, las patentes nacionales son a menudo pequeñas mejoras en tecnologías existentes, o son intentos de patentar en China algo que existe en otro país, antes de que el propietario extranjero pueda utilizarlo en China. Así que hay un gran reto para las empresas chinas y empresas de propiedad estatal para aumentar el porcentaje de patentes que tienen calidad y aplicabilidad internacional. Una vez que China se convierta en un importante promotor de patentes internacionales, habrá llegado el punto de la innovación radical. ¿Qué industrias debe China enfatizar más, para impulsar la innovación? Bruce McKern: Los gobiernos no deben hacer grandes apuestas. Los Estados Unidos, por ejemplo, que tiene el sistema de innovación más exitoso, ha logrado esto, destinando los fondos gubernamentales en I + D, a apoyar la investigación en universidades e instituciones de investigación, pero sin la dirección de cuáles industrias deben ser apoyadas. Es comprensible que China haya identificado sectores clave e industrias emergentes para el desarrollo tecnológico, tales como energía alternativa, industria aeroespacial y ferrocarriles de alta velocidad; y estas grandes inversiones se agregan a la investigación y capacidad tecnológica. Pero sería mejor poner más esfuerzo en desarrollar instituciones de investigación de clase mundial. Asegurarse de que los incentivos están ahí: para investigadores a largo plazo, con investigación de alta calidad. En segundo lugar, poner más esfuerzo en las unidades de comercialización dentro de las universidades e instituciones de investigación; es decir: en la gente que puede tomar una idea científica recién descubierta y encontrarle una aplicación comercial en el mercado. ¿Cómo las economías nuevas y viejas de China se comparan con las demás, en términos de innovación? Wang Gao: Las nuevas economías del comercio electrónico no están muy por detrás de Occidente. Los fundadores de estas empresas están al tanto de lo que pasa; por lo que no hay una gran diferencia. Muchos de los negocios de comercio electrónico se han convertido en un gran éxito. Es posible que hayan comenzado basándose en una idea occidental existente, pero han encontrado maneras creativas e innovadoras para modificar los métodos y conquistar así el mercado chino. Por el contrario, para la “vieja economía” china, la historia es diferente. Estas empresas están, en general, usando la innovación agregada. Los electrodomésticos son un buen ejemplo. Si nos fijamos en los televisores, refrigeradores, acondicionadores de aire; las empresas chinas están bien porque no hay un cambio dramático en esa industria. El núcleo tecnológico es más o menos el mismo. El gran reto es llegar a ser un innovador radical. Hay algunos buenos ejemplos: Huawei solía ser un proveedor barato para la industria de las telecomunicaciones; ahora que son líderes en tecnología, no lo son tanto en ciertas áreas. Sany Heavy Equipment es otro ejemplo: era la única compañía que tenía el

equipo necesario para enfriar los reactores tras el terremoto y tsunami japonés. Y en Chile, ellos suministraron equipos para el rescate de los mineros atrapados. Estos son grandes logros, a pesar de que estas industrias siguen estando dominadas por multinacionales. Ahora, las empresas chinas no sólo han empezado a desafiar a los grandes jugadores internacionales como Ericson o Caterpillar, sino que están ganando en ciertas áreas. Esto demuestra que las empresas chinas pueden llegar a ser competitivas mediante la innovación. ¿Qué impulsa la innovación en China? Wang Gao: Hay dos factores clave para la innovación. Una de ellas es la competencia. Si usted realmente siente el dolor de quedarse fuera del negocio o el impulso de ser innovador para permanecer en él. Se trata de la hora actual para muchas empresas chinas. Desde el lado de la demanda, su producto puede haber estado bien en un primer momento y no hay una gran presión; pero ahora el consumidor se ha vuelto más y más exigente. Es tiempo de innovar o morir. ¿Cuáles son los obstáculos para la innovación en China? Wang Gao: las empresas privadas de China no tienen experiencia, habilidad, talento ni recursos financieros para hacer I + D. E incluso, si sienten la presión del lado de la demanda, son muy miopes. Si piensan que su empresa sólo puede sobrevivir tres años, ¿por qué se van a molestar en invertir en I + D? Para muchas empresas, esa es la situación. No ven la imagen completa. Además de los factores internos, a nivel macro, la falta de protección de la propiedad intelectual sigue siendo un gran problema; aunque el gobierno ha tratado de abordar el asunto. Si usted no obtiene beneficios de lo que crea y la gente simplemente puede copiarlo, eso es un gran obstáculo para que las empresas innoven. Otro factor importante es tener un entorno económico estable que dé confianza a las pequeñas y medianas empresas. Y sabemos que el mayor enemigo de la innovación radical es la incertidumbre. Nadie sabe si su producto innovador dará frutos o no. Se requiere una inversión enorme; es a largo plazo, y tal vez, todo el esfuerzo y la inversión no logre nada. Todo esto hace que las empresas sean reticentes. Hay una gran cantidad de riesgo. Por lo tanto, es necesario que alguien más participe y juegue un rol, y yo creo que ese alguien es el gobierno. El obstáculo para las empresas estatales es su estructura de gobernabilidad. Si usted es evaluado sólo por tres o cinco años, usted se concentra en objetivos de corto plazo y no en la innovación. El retorno de la inversión de un ciclo de innovación en una empresa farmacéutica, por ejemplo, puede ser 10 años o más. Pero si usted sabe que estará en el trabajo durante tres años, y que no disfrutará de los frutos después de dejarlo, ¿por qué intentarlo? *Este artículo es reimpreso con el permiso de The Link, la revista de alumnos del CEIBS Traducción y edición Cristián Maldonado

15 15 AÑOS AÑOS Chicit Chicit

27


Hong Kong y su apuesta por Chile 28

Por Mario Ignacio Artaza*

“No me preocupa el no ser conocido. De lo que trato es de hacerme digno de ser conocido.” Confucio (Kǒngzǐ, 孔子)

E

n el marco de su último discurso formal ante el Concejo Legislativo de Hong Kong, el Chief Executive de esta indiscutidamente dinámica plataforma para el comercio de bienes, servicios y las finanzas mundiales, Donald Tsang, anunció que este territorio –aún cuando forma parte de la República Popular China y sustenta todo su accionar jurídico y administrativo sobre la base de una mini-Constitución, la Basic Law (www.basiclaw.gov.hk), adoptada en 1990 y en vigencia desde el 1 de julio de 1997– debe apuntar a acrecentar lazos con aquellos países que conforman los BRICS (Brasil, China, Federación Rusa, India y Sudáfrica) y, por primera vez, incluido en un mensaje que delineaba una política de futuro para esta Región Especial Administrativa, fue destacada como una prioridad otra economía emergente latinoamericana: Chile. Ahora bien, Chile no ha estado ajeno a Hong Kong desde los albores del siglo XIX, a través de imágenes históricas de un joven oficial naval en servicio de la Corona británica, Patricio Lynch, quien más tarde, en plena Guerra del Pacífico, motivaría a trabajadores chinos que laboraban en oficinas salitreras, en el procesamiento de guano y en plantaciones de caña de azúcar, a unirse a las huestes chilenas. O del Guardiamarina de la fragata “General Baquedano”, Carlos Krug Boonen, cuyos restos mortales aún descansan en el Cementerio Católico de St. Michael´s, siendo el

sHANG BAO, JUNIO 2012

único oficial de las fuerzas armadas chilenas fallecido en servicio activo, enterrado lejos de su patria, en Asia y, por cierto, del laureado poeta y diplomático Juan Guzmán Cruchaga, quien en 1925, junto a Neruda, Prado y D´Halmar, fundaría el primer PEN Club de nuestro país. Hoy, Hong Kong pone sus ojos y engranaje de acción en Chile, socio suyo en APEC y en la Organización Mundial de Comercio (OMC), mediante el cual aspira materializar una relación que –obviamente– por las ventajas comparativas que le son propias a la economía más competitiva del planeta (Chile es hoy la economía más competitiva de América Latina), debe estar sustentada no sólo en un comercio de bienes (en el 2011 fue de unos 800 millones de dólares) y de servicios, apuntando hacia zonas no tradicionales para nuestro país en su vinculación con China; sino que más importante aún, en el ámbito de las inversiones (el indiscutido talón de Aquiles en la relación Chile-China) y, el de las finanzas. Este último elemento en la ecuación se presenta, frente al advenimiento de un nuevo actor, para una nueva era económica, luego del gradual ordenamiento post crisis, a través de un imparable protagonismo que se avecina para la moneda china, el renminbi o yuan (“moneda del pueblo”, en chino mandarín). Hong Kong es actualmente el principal actor a nivel global, en cuanto a transacciones en el mercado off shore para el renminbi y Chile no está ajeno a ello, ya sea a través de su Banco Central o la interacción que ya se


está gestando entre bancos operando en este territorio (HSBC y Standard Chartered, entre otros), con sus pares en Chile. La conclusión de un acuerdo de libre comercio comprensivo (bienes, servicios e inversiones, con capítulos o acuerdos en materia laboral y medio ambiental), también aflora en el radar para Hong Kong en su vinculación con Chile, un país que se presenta en el contexto latinoamericano como una plataforma eficiente y perseverante cuando se trata de acrecentar lazos de excepción y que benefician el comercio, provisión de servicios y el flujo de inversiones. No por nada se trata del país latinoamericano que cuenta con la red más comprensiva de acuerdos comerciales a nivel mundial (21 acuerdos vigentes con 58 países). Este sería el primer convenio de su tipo en ser suscrito por Hong Kong con un país del continente americano. La primera ronda de este proceso de negociación, celebrada en ese territorio chino a fines de enero pasado, culminó con avances positivos, los cuales auguran que ambas partes no sólo están comprometidas por avanzar en una pronta materialización de un acuerdo, sino que comparten importantes coincidencias en materias referidas a un comercio libre, seguro y sustentado sobre normas claras. Hong Kong ya cuenta con acuerdos con Nueva Zelandia y EFTA, ambos también socios TLC con Chile. La segunda ronda de negociación se materializó en abril, en Santiago, a pocos días de la llegada del Chief Executive a Santiago. Una de las áreas de acción que bien constituiría un segundo paso a emprender por parte de nuestro sector privado, será el de investigar en terreno el por qué empresas globales se benefician al establecerse en Hong Kong, cuando se trata de obtener recursos frescos para ampliar sus operaciones en China o, en su defecto, para atraer inversión desde ese país, para emprendimientos en diversas áreas económicas, como puede ser la minería, energía o infraestructura. Para ello, el trabajo que desarrolla el Hong Kong Mercantile Exchange (www.hkmerc.com) y el Hong Kong Exchange and Clearings Ltd. (www.hkex.com.hk), debe ser conocido, entendido y aprovechado en caso que las circunstancias así lo ameriten. Un paso adelante para generar este tipo de interacción entre ambas economías ya ha sido tomado por parte de InvestHK (www.investhk.com. hk), entidad que en el 2011, suscribió un acuerdo de cooperación –el primero de su tipo en América Latina– con el Comité de Inversiones Extranjeras de Chile (CIE). También resulta útil la puesta en marcha, también en el 2011, de The Chilean Business Association of Hong Kong and Macau (http://chilebusiness-hkm.org/). Conformada por jóvenes emprendedores y personas de negocios chilenos avecindados en Hong Kong y en la Región Especial Administrativa de Macao, constituye una muestra clara del hecho que no sólo la edad promedio de quienes cuyos origen está en nuestro país y que han asumido el reto de vivir y trabajar en ambos territorios en Asia, es de unos 33 años de edad (y, en algunos casos se encuentran personas mucho mas jóvenes, de 20, como por ejemplo los dos juveniles de Colo Colo que trabajan/juegan representando los colores del equipo de la Primera División local, Sham Shui Po), sino del interés que ellos manifiestan por acrecentar los lazos de un comercio integral, entre ambos extremos del Océano Pacífico. Ahora bien, también constituye una prioridad para Hong Kong, aspirar a interactuar de mayor manera con Chile, en el campo de la educación, innovación, ciencia y tecnología. Porque mientras países desarrollados

como los Estados Unidos, ponen en acción iniciativas para que miles de sus jóvenes talentos conozcan, comprendan y así descifren de mejor manera a China, su cultura y población, son aún tan sólo puñados de personas que desde Chile, se han atrevido –aún siendo China nuestro principal socio comercial y la segunda economía del planeta y fuente de conocimiento en diversas áreas necesarias para un país como el nuestro– a incursionar en sus aulas y dotarse ahí de las herramientas básicas que son necesarias para dar un salto cualitativo y cuantitativo en una relación que desde 1971, ha estado siempre engalanada por una serie de primeros. Y para ello, Hong Kong, con 5 universidades ubicadas dentro de las primeras en sus respectivos ámbitos de especialización a nivel mundial (The University of Hong Kong; The Chinese University of Hong Kong; Hong Kong Polytechnic University, Hong Kong University of Science and Technology y la Hong Kong Baptist University); emplazadas dentro de un entorno occidental sustentado en el empleo del inglés en su accionar profesional y social, con medios de comunicación que investigan y opinan, este territorio se presenta como una opción inteligente para estudiantes de pre, post y de doctorado de nuestro país, que deseen a la vez, tener una aproximación física e intelectual con Asia y, por cierto, a escasa distancia física de China (Guangzhou y Shenzhen están conectadas por medio de un tren urbano con Hong Kong). Por algo será que es Hong Kong donde la Compañía de Jesús (los jesuitas), proyectan levantar su próxima Universidad en Asia, apuntando a formar las mentes de los(as) futuros líderes en dicha región, por medio de conocimiento, valores y principios. Chile tiene un fuerte interés por poner en marcha un mecanismo bilateral, el cual sirva como marco para futuros vínculos de transporte aéreo entre América Latina con el terminal aeroportuario más activo del orbe, con vuelos de la manera mas directa posible, entre Santiago y Hong Kong. Así, con un mayor flujo de personas de negocios y turistas entre ambas plazas, se energizaría aún más una relación que cuenta con muchos elementos que resultan ser vitales para una interacción de excepción. Sucesivas rondas celebradas a la fecha para alcanzar un acuerdo entre las autoridades aeronáuticas de ambas economías no han permitido aún llegar a una meta mutuamente beneficiosa. Sin embargo, las conversaciones se mantienen activas y nuestro país no ha desechado la opción de aproximarse a esta área en Asia, a través de la Región Especial Administrativa de Macao la cual, a mediados de la presente década, ya debiera estar conectada por medio de un mega puente/túnel, con Hong Kong y la ciudad de Zhuhai, en la provincia china de Guangdong. No resulta fácil para muchos en Chile entender cuál es el real papel que cumple Hong Kong en una economía cada vez más globalizada y conectada 24 horas al día, siete días a la semana. Ni mucho menos en la ecuación que ha conformado la República Popular China, en su último Plan Quinquenal, con este territorio como uno de sus protagonistas. La visita que efectuó el Chief Executive Donald Tsang a Santiago en abril pasado, permitió escuchar de primera fuente, el por qué del éxito del concepto “un país, dos sistemas” (propuesto en su momento por Deng Xiao Ping a Margaret Thatcher y más tarde, a las autoridades portuguesas en el caso de Macao), y escuchar hacia dónde apuntan las próximas movidas en un tablero no exento de desafíos y oportunidades. *Diplomático de carrera. Cónsul de Chile en Hong Kong y Macao

15 AÑOS Chicit

29


China y los próximos 8 años

L

as cifras del éxito pasado y presente de China son ampliamente conocidas, por lo que quiero aportar con una mirada de futuro. En su último reporte sobre China, “Una mirada al Consumidor Chino del año 2020”, McKinsey entrega luces relevantes que deben influir en la estrategia a mediano y largo plazo de las empresas chilenas que quieran hacer negocios pensando en el país de los 1.400 millones de consumidores. Algunos puntos de interés, son:

La estrella será el consumo y no la inversión

30

El consumo contribuirá con un 43 por ciento sobre el crecimiento del PIB y será la base del crecimiento, superando a la inversión, que es el motor actual. La transición de un crecimiento basado en inversión a uno basado en consumo dependerá de: • El grado de crecimiento del proceso de urbanización. • Las medidas del gobierno para mejorar la educación, la salud y las pensiones. • Los incentivos al consumo, como han existido en el pasado a la compra de bienes raíces y autos. • Las reformas al mercado de capitales y servicios financieros. • Las reformas al sector industrial. • El fortalecimiento del sector servicios.

Perfil del Consumidor al año 2020

• El ingreso disponible promedio crecerá de los 4 mil dólares actuales a 8 mil dólares. • El consumidor con un poder adquisitivo entre 16 mil dólares a 34 mil dólares, que actualmente es el 6,0 por ciento, representará el 51 por ciento de la población urbana. • Actualmente, el 85 por ciento del sector ABC1 vive en las 100 ciudades de mayor ingreso per cápita. En tanto que al 2020, estas mismas 100 ciudades “sólo” tendrán el 65 por ciento del sector ABC1 y en las siguientes 300 ciudades estará el 35 por ciento restante. Esta transición, que ya se vive actualmente, brindará numerosas oportunidades en las llamadas “2nd and 3rd tier cities”, donde la competencia es mucho menor que en las 1st tier cities, como Beijing, Shanghai y Shenzhen. • Un crecimiento demográfico del 0,6 por ciento anual y un aumento en la expectativa de vida, generarán nuevas oportunidades de negocio para el adulto mayor, sector que contribuirá con 127 millones de consumidores adicionales, mayores de 65 años. • El 40 por ciento de los estudiantes de enseñanza media ingresará a la Universidad (actualmente es el 25 por ciento). Esto tendrá como consecuencia posponer el matrimonio y el formar una familia y tener más tiempo de ocio. • Una población femenina cada vez más independiente, con mayor participación en la fuerza laboral, en parte porque la política de un solo hijo ha favorecido esta tendencia. La brecha de ingreso entre hombre y mujer disminuirá y la mujer será un mercado naciente, por derecho propio.

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Javier Ulloa*

• El patrón de consumo estará dominado por una clase media aspiracional.

2012: Año del Dragón y del comienzo de un Nuevo Ciclo

El inicio del año del Dragón ha traído cambios. Dos acontecimientos tuvieron lugar en enero pasado que tendrán un fuerte impacto en la economía china de los próximos años: En primer lugar, se publicó el esperado Catálogo de la Inversión Extranjera en China, en donde destacan dos puntos relevantes: primero, casi el 50 por ciento de las nuevas áreas incentivadas, hacen referencia directa al desarrollo de productos ecológicos, al reciclaje, la gestión de residuos y a las energías renovables, con lo que se quiere sentar las bases para una economía verde; y segundo, se incentiva el establecimiento de firmas de capital de riesgo extranjeras, y se elimina la restricción a empresas de leasing; ambas medidas consideradas como el puntapié para la futura reforma financiera. El segundo acontecimiento fue que, por primera vez en la historia del país, la población urbana superó a la rural. Esto tiene varias implicancias. Una muy importante, en base a las conclusiones del premio Nobel de Economía, Sir Arthur Lewis, es que la capacidad de China de crecer por la vía del aumento del factor trabajo, será cada vez más limitada, llegando su fuerza laboral a un máximo de 996 millones el año 2015, por lo que deberá crecer por la vía de incrementos sustantivos en productividad y tecnología. En el ámbito político, en estos meses ha comenzado el proceso de renovación política, con la visita de Xi Jinping, probable sucesor de Hu Jintao, a Estados Unidos en febrero; y los interesantes discursos de marzo de la “Liang Hui” (como se conoce a la Asamblea Popular Nacional y a la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino). Especialmente inspirador fue el discurso de Wen Jiabao, y su llamado a seguir profundizando el camino de las reformas políticas y económicas. A fines del 2012 tendrá lugar el recambio oficial en la cúpula política y Xi Jinping, muy probablemente, será el que llevará a China al 2020. El camino, al igual que en el pasado, estará lleno de desafíos y obstáculos, pero si hay una lección que el liderazgo político y económico de China nos ha enseñado en los últimos 30 años, es que todo es posible y que 万事 (“…lo más difícil es empezar…”). Desde Beijing saludo y felicito a CHICIT por su sistemático trabajo en unir a China y Chile, tanto en relaciones económicas, políticas y culturales, así como también su entusiasta apoyo a todos a quienes estamos arriba de la locomotora china y que buscamos que Chile y Latinoamérica puedan participar de este viaje. *Javier Ulloa es economista de la Universidad Católica, cuenta con estudios en Cuba, Nueva Zelanda y Holanda. Su experiencia profesional ha sido principalmente como consultor, que lo ha llevado a trabajar en terreno a lugares como Perú, Uruguay, España, Francia, Nueva Zelanda y Australia. Así como también, ha desarrollado proyectos para empresas de Estados Unidos, Rusia, Corea y China. Actualmente se encuentra en Beijing, China, haciendo un MBA en Finanzas en la Cheung Kong Graduate School of Business, una de las escuelas de negocios líder en China.


Amor y Economía Por Isabella Yang*

Hace 15 años, Titanic llevó a la pantalla grande una clásica historia de amor, y se convirtió en la película más popular del mundo. Innumerables personas soñaron que podrían llegar a ser protagonistas de este amor romántico algún día. Ahora, la película vuelve a ser reestrenada, haciendo soñar de nuevo a la mayoría de la gente. Pero cuando un pobre muchacho brillante se enamora realmente de una mujer, ¿puede ella abandonar un futuro de riqueza o incluso su vida, para subir desde un bote, de vuelta a un barco que se hunde? Veamos lo que los chinos elegirían, dada esta oportunidad. En los últimos 15 años, después de que China se incorporó a la OMC en el 2001, ha continuado asombrando al mundo exterior con sus historias de rápido crecimiento económico. Aunque China ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza absoluta, la brecha entre ricos y pobres es todavía muy amplia. Es más, el costo de la educación de los niños y de la salud, se vuelve más y más cara, afectando negativamente la calidad de vida de la gente. Bajo estas circunstancias, muchos jóvenes prefieren trabajos con un sueldo relativamente alto, en vez de trabajos que realmente les gustaría hacer. ¿Trabajar como un artista errante? Es sólo un sueño. En la tradición china, ser propietario de una casa, es un factor fundamental para que la gente joven construya sus familias. Tradicionalmente, es responsabilidad del muchacho comprar la casa, y por lo general, sus padres invierten muchos años de ahorro para ayudarlo en esa tarea. Ahora que el precio de las viviendas está cada vez más alto –no sólo en las grandes ciudades, sino que también en las pequeñas– más y más propiedades son inasequibles. En consecuencia, la gente joven que no tiene un departamento encuentra dificultades para casarse, porque el ser dueño o no de una casa, se ha convertido en un criterio importante para las muchachas, al momento de escoger una pareja. Poco a poco, las generaciones jóvenes pierden la fe en el amor y se vuelven más y más materialistas. ¿Casarse con un artista errante? Olvídate de eso. Muchos jóvenes fueron impresionados por la película Titanic hace 15 años atrás y vuelven a serlo ahora. Después de haber experimentado tantos cambios rápidos en China, no podemos dejar de preguntarnos: ¿dónde está el amor del Titanic para los jóvenes chinos, y dónde podemos encontrarlo?

31

* Isabella Yang tiene 28 años y es alumna de MBA en la Cheung Kong Graduate School of Business (CKGSB). Se especializó en Ciencias de la Información y Computación en la Universidad de Beijing de Correos y Telecomunicaciones. Durante 5 años trabajó como ingeniero informático en una empresa del área estatal y se ha desempeñado también en la industria de las telecomunicaciones. Según Isabella, “haciendo trabajos relacionados con marketing es mucho más probable encontrar empleo con facilidad en China”. No obstante, sus metas van mucho más allá. “Quiero hacer algunas cosas más interesantes, como la búsqueda de un puesto de trabajo en España”, explica; por lo que después de terminar sus estudios en la CKGBS, en donde destaca como una de las mejores alumnas, desea estudiar en el Instituto Empresa de España, postulando a un programa de intercambio. Aunque dice estar preocupada por las altas tasas de desempleo exhibidas últimamente por el país europeo, de lo único que se siente plenamente segura es que le gusta la cultura española y latinoamericana. “Quiero ir allá y experimentarlo”, concluye.

15 AÑOS Chicit


China y su pujante clase media

E 32

n esta segunda década del siglo XXI China dará un salto fundamental en su marcha a convertirse en primera potencia económica. Pero ello traerá cambios también profundos al interior del país. Es en esa realidad donde Chile debiera poner especial atención en sus vínculos con China. Entender lo que llegará con la Quinta Generación, cuando ésta asuma el poder tras el Congreso del PCCh programado para octubre de este año. Si la población del país pasa a vivir mayoritariamente en las ciudades, cambiarán los hábitos de consumo. Si el resguardo del medio ambiente se expande es porque las generaciones contemporáneas reclaman mayor calidad de vida. Y todo ello lo cruza, especialmente, uno de los grandes cambios que trajeron las reformas económicas: el surgimiento de la clase media. Según una nota informativa de spanich.china.org.cn, del 28 de marzo pasado, la expansión de las familias de ingresos medios “estará en el centro del impulso del consumo doméstico y la aceleración de la transformación del modelo de crecimiento de la economía china, que hasta ahora depende principalmente de las exportaciones y las inversiones estatales”. Y con ello, el gobierno chino “ha establecido el objetivo de aumentar el número de personas con ingresos medios para revertir de manera efectiva la tendencia al ensanchamiento de la brecha de la riqueza”. El tema está en el centro de las estrategias chinas a futuro. En conversaciones recientes con delegaciones chinas visitantes, especialmente de la Academia de Ciencias Sociales de China (CASS), queda claro que éstas prefieren utilizar el concepto de “sectores de ingresos medios”, más que la distinción de “clase” existente en la sociología occidental. Pero con una u otra denominación, lo concreto es que una nueva cultura “urbana, modernizadora y cosmopolita” y con un importante poder de consumo se ha instalado en el país asiático.

¿Qué dicen las cifras?

Para formar parte de esta fracción de la población, la gente necesita contar con unos ingresos anuales disponibles per cápita de 30 mil a 70 mil yuanes en Beijing (6 mil a 10 mil dólares). La media para todo el año de los ingresos anuales urbanos en la capital china fue 32 mil 903 yuanes en el 2011, según el buró municipal de estadísticas. Pero este panorama cambia, cuando se suman ingresos familiares. Así, una familia de ingresos medios cuenta generalmente con unos ingresos anuales de 60 mil a 500 mil yuanes (9 mil a 75 mil dólares), según cálculos del Buró Nacional de Estadísticas. En septiembre del 2011, el periódico Pueblo en Línea, en su edición electrónica, publicó un artículo que demostró cómo el tema está en el debate chino actual. Allí se dijo: “La clase media ejerce una influencia estabilizadora en la sociedad. Pero en China, las personas de ingresos medios están lejos de desempeñar el papel que la clase media ejerce en países desarrollados. ¿Por qué? Porque no basta la situación económica

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Fernando Reyes Matta*

para conformar la clase media, dice Yu Jianrong, sociólogo de la Academia de Ciencias Sociales de China”. Con todo, agregó el académico, es difícil dar un número, ya que “no en balde, cuando en febrero pasado la Academia publicó un informe según el cual el 23 por ciento de la población del país podría ser clasificada como clase media, se generó un acalorado debate”. Tras el Censo 2010 en China –no obstante las discusiones– hay coincidencias en que serían unas 350 millones de personas y que la cifra al 2020 superará los 600 millones. ¿Cómo son? ¿Qué puede definir sus intereses y aspiraciones? ¿Cuáles son sus demandas? Las agencias de marketing han estado trabajando en ello. McKinsey Quarterly, de marzo 2012, informa sobre la necesidad de entender la diversidad de mercados que se abren en el país: nuevos consumidores jóvenes, adultos mayores y mujeres independientes con recursos propios. Del mismo modo, distingue los gustos, que no son los mismos en todo el territorio, ya que China no es una sola; es un país de muchas sensibilidades culturales, determinado por ámbitos geográficos y tradiciones. Dice McKinsey: “Consumir productos de alta gama para este grupo socioeconómico es indicador de éxito y estatus. Esta es la ‘nueva clase emergente china’. Las personas más jóvenes de esta nueva condición demandan vestuario y accesorios de marcas reconocidas y artículos suntuarios, utilizan smartphones, manejan las redes sociales y son amantes de la tecnología. En 2010 los hogares de clase media representaban el 6,0 por ciento de los hogares urbanos, para el 2020 este estrato experimentará un aumento de 750 por ciento, constituyendo el 51 por ciento de la población urbana. Su nivel de bienestar será equivalente al de los países desarrollados. Este grupo congregará a 167 millones de hogares, (400 millones de personas, aproximadamente)”. Pero poner atención sólo en cuánto consumen esos sectores sería un error. También están dispuestos a movilizarse por cuestiones como el medio ambiente y la calidad de vida, como cuando unas doce mil personas lograron cerrar una peligrosa planta de paraxileno en Dalian. Y quieren más en cultura, turismo y en nuevas relaciones con el mundo. Titanic, en su versión 3D, se presentó en 3 mil cines este año; en 1998, en la versión clásica, había llegado a 180 salas. Un gran salto, pese a la censura de una de sus escenas más célebres, la del retrato a carboncillo que Leonardo Di Caprio le hace a Kate Winslet desnuda sobre un diván. Lo interesante es cómo reaccionaron esos sectores medios a través de las redes y colocaron, precisamente, la escena censurada. Otra China con otra dinámica social. En suma, el desafío es entender que dentro de los grandes cambios que China vive y seguirá viviendo, están sus nuevas conductas y hábitos, especialmente en una denominada clase media en expansión. Chile deberá tener una estrategia cada vez más fina para entender esos cambios y sus consecuencias en nuestras relaciones con aquel país. *Director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China, de la Universidad Andrés Bello (UNAB) Ex Embajador de Chile en la R.P. China


CHICIT saluda la

Sexta Cumbre Empresarial

China - América Latina

L

a Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo, CHICIT, tiene el agrado de invitar a la comunidad empresarial a participar de manera activa en la sexta versión de este evento, lanzado por el Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional CCPIT. La Cumbre Empresarial China-América Latina se realiza anualmente desde el año 2007, en forma alternada a ambos lados del océano Pacífico, y cuenta con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) y el Banco Interamericano de

www.clasummit.net Hangzhou, octubre 2012 Desarrollo (BID). Gracias a la iniciativa de CHICIT, se logró que Santiago de Chile fuera el primer anfitrión de la Cumbre en el año 2007, teniendo la Cámara una activa participación en las cuatro reuniones posteriores: el año 2008, en Harbin; el año 2009 en Bogotá; el año 2010 en Chengdu; y el año 2011 en Lima. CHICIT será nuevamente uno de los patrocinadores de esta instancia y conformará una misión como parte del calendario de actividades de celebración del 15° aniversario institucional.

Representantes de las organizaciones de promoción del comercio en:

33

Santiago 2007

Harbin 2008

Bogotá 2009

Chengdu 2010

Lima 2011

15 AÑOS Chicit


China: Crecimiento moderado sin aterrizaje forzoso

L 34

a capacidad de China de sobreponerse a la crisis financiera mundial en 2008/2009 fue el resultado de un enorme paquete de estímulo fiscal. Era lo que China necesitaba en ese momento y los impresionantes programas de inversión implementados se llevaron a cabo con eficacia, fijando “artificialmente” el PIB a niveles aceptables. Sin embargo, esto tuvo un precio: préstamos bancarios fuera de control, excesiva liquidez, aumento de la deuda de los gobiernos provinciales, sobrecalentamiento del sector inmobiliario y rampante inflación. China ahora está lidiando con las consecuencias de esa etapa, tratando de forzar el crecimiento del PIB, con el fin de estabilizar y equilibrar todas las métricas clave en su estructura macroeconómica. En el contexto de la vulnerabilidad de la economía estadounidense y su recuperación provisional, así como graves repercusiones fiscales en gran parte del Occidente desarrollado, es uno de los retos más difíciles de Beijing en las últimas décadas. Pasado el 2011, y ya con las cifras del primer cuatrimestre del 2012, parece estar saliendo adelante. El PIB del primer trimestre del 2012 alcanzó 8,1 por ciento, por debajo del 8,9 por ciento del último cuatrimestre del 2011. Los datos muestran que la actividad en el primer cuatrimestre del 2012, especialmente la inversión en activos fijos y consumo privado, sigue robusta y una drástica desaceleración no es un riesgo severo. Como tal, la política monetaria se mantendrá con un sesgo moderadamente restrictivo en el 2012. Esto representa un hito en la era de la visualización del crecimiento por encima del 10 por ciento como una doctrina aceptable, que ahora forma parte del pasado. En parte por decisión propia y en parte por la necesidad de China de ver un crecimiento sostenible y de calidad, en donde el valor agregado de la producción, I + D basada en la inversión y la producción, la industria manufacturera tecnológicamente intensiva, las exportaciones de alto valor añadido y el impacto ambiental, sean elementos conductores. ¿Está el mundo dispuesto a aceptar un menor ritmo de crecimiento de China? ¿Es China capaz de realizar los ajustes necesarios con el fin de cosechar los frutos de esta transición hacia un crecimiento moderado pero sostenible?

Mirando hacia el futuro

En base a las políticas en curso, es probable que veamos un debilitamiento adicional de la actividad, pero se prevé que el crecimiento del 2012 sea superior al 8,0 por ciento, con un fuerte impulso en la demanda de inversión y el gasto de consumo. Sin embargo el futuro de las exportaciones netas es incierto, dada la improbabilidad de resolver el malestar económico en las economías desarrolladas. De hecho, es muy posible que veamos contribuciones negativas de las exportaciones netas al crecimiento del PIB en algunos meses del 2012. Para el 2013 se prevé un crecimiento más lento. Una desaceleración por debajo del 8,5 por ciento resulta esencial para la futura integridad estructural, sostenibilidad y éxito económico de China. Después de años de crecimiento extremadamente rápido, no será una tarea fácil, pero no

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Javier Cuñat*

hacerlo supondría un riesgo. De hecho, la verdadera “prueba de fuego” para Beijing será hacia el 2015. Por entonces, la coyuntura y perspectivas en Estados Unidos y Europa serán más claras y se verá cómo China se enfrenta con el reto de cumplir sus objetivos de desarrollo, mientras crece a una tasa de 7,5 u 8,0 por ciento. Esto requiere del diseño e implementación de políticas novedosas. Muy probablemente, las decisiones que Beijing tome en ese momento determinarán el futuro de China para la siguiente década.

La demanda de recursos y sus implicaciones para empresas productoras

Un crecimiento económico más lento desde luego no significa ausencia de demanda. Desde el punto de vista de la demanda de metales y minerales, la moderación es deseable. Las tasas de crecimiento de la demanda de recursos durante el periodo 20042008 fueron siempre insostenibles, al igual que la trayectoria del PIB. Si China permite una moderación, verá desarrollo, crecimiento de infraestructura, e industrialización durante largo tiempo, lo que mantendrá al país como motor número uno en la demanda de recursos a nivel mundial. China, con su escala y transformación, cuenta con todas las fuerzas para apoyar esta dinámica, pero crecer demasiado rápido podría socavar su éxito. Beijing entiende esto y está poniendo en práctica políticas prudentes, en línea con nuestra tesis central. Es necesario no generalizar sobre el potencial de consumo de China, así como profundizar y entender los detalles de la oferta y demanda para cada material específico, ya que habrá excepciones a la demanda de determinados metales, especialmente aquellos con un rápido crecimiento anual hasta la fecha. Dejamos atrás un mercado “del vendedor” o “seller’s market” en el que los riesgos eran principalmente asumidos por el comprador, y entramos en una etapa caracterizada por riesgos compartidos entre compradores y vendedores. En este contexto los productores internacionales de metales y minerales también afrontarán retos diferentes. Entre ellos, incrementar el nivel de información estratégica sobre la economía china y su potencial específico de mercado, así como la de otros mercados de alto crecimiento en Asia. Una demanda mas moderada requerirá establecer, desarrollar y mantener estrechas relaciones con clientes estratégicos y usuarios finales de una forma deliberada y sistemática. China seguirá invirtiendo en el exterior, y de forma prominente en América Latina, y esto planteará tanto oportunidades de asociación estratégica para productores como retos de competencia. Finalmente, y de cara a una demanda más sostenible, está el reto de la diversificación. Es decir, posicionar a China como el principal cliente pero no depender excesivamente de su demanda. Existen alternativas como India, que pueden mitigar riesgos en el tiempo. El mundo está cambiando y China con él. Saber adaptarse con éxito hoy, es la ventaja competitiva del mañana. *General Manager, Beijing Axis Strategy javiercunat@thebeijingaxis.com www.thebeijingaxis.com


Chile as a platform country for China Exports to third countries

O

ver the last decade, Chile has entered into Free Trade Agreements (FTAs) that cover 59 countries, representing 85 percent of the world’s Gross Domestic Product (GDP), 65 percent of the global population and approximately 90 percent of global commerce. This vast range of FTAs brings an average effective customs tax rate of 0,4 percent for exports from Chile. For business, these figures can translate into considerable cost savings, which is why many companies are looking to Chile as an export platform. It very well known that certain countries imposes tariff barriers and high duties to imported foreign products. These measures are allowed according to the legal WTO framework; but are, generally, prohibited when the importing country has a Free Trade Agreement in force with the exporting country.

Accessing preferential tariffs in export markets

In order to benefit from preferential access to the wide range of export markets covered in Chile’s FTAs, a product must qualify under the specific FTA’s rules of origin. To truly take advantage of an FTA, it is important that businesses consider that “origin” in this context refers to the economic nationality of a product, not from where it is shipped. At the same time, the final product to be exported to a third country must contain enough Chilean transformation or added value to comply with the rule of origin. Generally, the origin status is based on one of the following requisites, based on the degree of transformation, as follows: 1. Goods wholly obtained from Chile 2. Merchandise produced from materials from Chile and the signatory country 3. Products manufactured with non-originating inputs coming from a non-signatory of the bilateral agreement, provided they comply with tariff change and/or regional value content requirements All the FTAs have different origin requisites, whether general or specific, establishing the transformation or “value added” requirements necessary for the final product to qualify for preferential tariff rates in the FTA signatory country. As a typical example, a Chinese company may establish operations in Chile by either incorporating an affiliated company or, in qualified cases, establishing a joint venture with a local company (based on various business, legal and tax considerations). The Chinese-Chilean

By Hernán Pitto* operation imports duty-free inputs, such as raw materials, components or semi-finished products from China. The transformation or “value added” required by the specific rule of origin (according to FTA with final importing country) is effected in Chile and then the finished product, of Chilean origin, is exported duty-free or at preferential duty rates to one of the 59 countries with which Chile has entered into an FTA. Successful operations have been performed using the above mentioned method in various business lines, such as: • Paper rolls and auto-adhesive film • Automatic machines for the production of confectionary and chocolate products • Robotic arm for cleaning mining furnaces • Tires • Food pastes • Fruit juices • Gearboxes for motorized vehicles • Explosives and detonators for the mining and petroleum industry • Canned fish • Leather suitcases • Shoes • Jewelry articles

Importance of origin due diligence

Sizeable cost savings can be found inside Chile’s FTAs. However, it can be challenging to actually determine whether a product qualifies to enjoy preferential tariff benefits. Origin is generally the most complicated aspect of an FTA, requiring the highest degree of technical understanding and/or professional support. Therefore, it is important that businesses conduct sufficient due diligence to ensure a product actually does qualify before establishing export platform operations in Chile. Further, an expert view of the various FTA rules of origin as they apply to a particular product can uncover sourcing and processing options that allow flexibility for operations while still meeting the origin requirements. A comprehensive origin analysis is an important exercise in due diligence that promotes and ensures origin qualification to gain more competitive access to third countries. *Lawyer, Prieto & Co. Law Firm, Member of CHICIT Abogado, Estudio Prieto & Cía., socio CHICIT hpitto@prieto.cl

15 AÑOS Chicit

35


Al cumplir 20 años en el país:

Chubb de Chile

se consolida como una compañía de seguros especializada y un aliado estratégico de clase mundial Por José A. González Manzo

El terremoto del 27/F de 2010 demostró el nivel de compromiso que la multinacional tiene hacia sus Asegurados y Canales de Distribución, al ser la primera compañía en pagar los siniestros vinculados a esta catástrofe y, al mismo tiempo, visitar a sus viñas clientes a horas de ocurrido el fenómeno telúrico, para prestarles apoyo. 36

C

laudio Rossi encabeza hace doce años, como Gerente General, a la compañía de seguros Chubb de Chile, una de las más reputadas en el área de los seguros de Transporte y Responsabilidad Civil en el mercado local, la cual es públicamente conocida, entre otras, como una compañía especializada en los seguros para viñas, eventos y otros. Rossi se enorgullece a la hora de hacer un balance de los primeros 20 años de Chubb de Chile, porque para él han sido exitosos, al consolidarse como una aseguradora especializada, en constante crecimiento y un aliado estratégico y comprometido con sus clientes y la comunidad. Desde las nuevas oficinas de la compañía norteamericana – ubicadas en el quinto piso de Américo Vespucio Sur 100, Las Condes– este alto ejecutivo, quien también es Director Académico de la Quinta Versión del Diplomado en Seguros de Responsabilidades Civil que dicta la Escuela de Seguros de la Asociación de Aseguradores de Chile y el Centro de Derecho de Seguros de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes, hizo un positivo análisis de la situación de la empresa en Chile y sus proyecciones para los próximos años. ¿Bajo qué condiciones se estableció Chubb en Chile, habiendo transcurrido ya 20 años en el mercado? El hecho de cumplir 20 años en Chile es relevante, porque es parte de una decisión originalmente tomada por nuestra organización, para desarrollarse en nuestro país. A través del tiempo, la compañía ha seguido manteniendo su posición de apoyar el desarrollo de nuestra sucursal. Abrir oficinas en 1992, sin comprar otra aseguradora y

sHANG BAO, JUNIO 2012

empezando de cero, no era una decisión fácil, pero aquéllos que la hemos integrado en estos 20 años, hemos podido colaborar con ese objetivo, para que nuestra organización sienta que la decisión que tomó fue la más adecuada. ¿Cuáles han sido algunos de los principales hitos de la trayectoria de Chubb en Chile? En 1999 esta sucursal vendía cerca de 4 millones y medio de dólares, y uno de los hitos es haber alcanzado nuestros primeros 10 millones de dólares. Luego, haber comenzado un despliegue que nos permitió lograr en el 2011, cerca de 44 millones de dólares. Además, surgieron muchos desafíos como seguir atendiendo de la manera más adecuada a nuestra cartera de clientes, sin perder el desarrollo de nuestra organización, sabiendo que somos una compañía especializada. El hecho de que continuemos creciendo, significa trabajar activamente, atendiendo de una manera altamente profesional las necesidades de nuestros clientes. Esto implica incursionar con nuevos canales de distribución y nuevos corredores que son piezas claves en el mercado asegurador, donde hay compañías competidoras de primera línea y un cliente que requiere mayor complejidad en la atención, pero sin perder la simplicidad al proporcionarle lo que busca. ¿Qué significado tiene el terremoto del 27/F del 2010 para Chubb de Chile? Las aseguradoras a través de un producto intangible, comenzamos más que nunca a mostrar la tangibilidad de lo que siempre decimos que vamos a brindar. Por un lado, el mercado estuvo a la altura de las circunstancias y nuestra compañía a un nivel superior. El terremoto


¿Qué experiencia tiene Chubb en materia de dar oportunidades a sus propios empleados para aportar con nuevas ideas? Contamos con un equipo multidisciplinario, joven, ligado al área de servicios, cuyas ideas y propuestas son escuchadas y aplicadas en algunos casos con posterioridad. ¿En qué se basa el factor diferenciador de Chubb como compañía? Al ser una compañía especializada, teníamos determinados tipos de riesgos, pólizas, productos, que tenían la misma distinción que el resto del mercado: un seguro de Responsabilidad Civil, un seguro de Transportes, un seguro de Accidentes Personales, un seguro de Incendio para las Viñas. De esta manera, consideramos que nuestras coberturas y servicios relacionados con un producto determinado debían diferenciarse del resto del mercado, asociándolos a la imagen de dioses. Sin embargo, más allá de esta distinción y el nivel de la competencia –a la cual le debemos mucho respeto– siempre brindaremos a nuestros clientes la mejor calidad de servicio. ¿Cuál es el valor fundamental de Chubb y cómo se refleja en la cultura de la organización? Su valor fundamental está en su gente, la cual es su núcleo y el factor motivador para colaborar no sólo con nuestros clientes, sino también con la comunidad. Por ejemplo, cuando ocurrió el terremoto, nuestra Casa Matriz nos apoyó inmediatamente para ser los primeros en pagar los siniestros a nuestros clientes, de tal manera que las empresas siguieran funcionando. Además, conseguimos fondos para apoyar el programa “Un Techo para Chile” en su labor de reconstrucción y se llevaron a cabo varias campañas internas de recolección de alimentos y ropa. En este mismo enfoque, cuando estuvimos en terreno en las zonas afectadas, ayudamos a las personas a cargar sus celulares en nuestras camionetas, para que pudieran comunicarse con sus familiares. Por otro lado, en Chubb hacemos deporte, porque es salud, camaradería, unión, es un vehículo que ayuda a vincularse fluidamente fuera del ámbito laboral habitual. Participamos en eventos deportivos organizados por la Asociación de Compañías Aseguradoras o por algunas Cámaras y en actividades internas como torneos de squash. Así llegamos a saber que tenemos desafíos similares y que somos todos iguales en la compañía. fue un sábado en la madrugada y nosotros tuvimos al día siguiente a nuestro equipo de siniestros en terreno, estando cerca de nuestros clientes, quiénes no comprendían el hecho de que Chubb estuviera ahí, sin tener ningún tipo de denuncia, lo cual fue muy grato. Nos sentimos muy orgullosos de poder colaborar con ellos. ¿Cómo logra Chubb mantener sus altos estándares de calidad considerando su fuerte crecimiento? Primero, nunca nos sentirnos conformes como organización. A través de esa cultura que la organización tiene de estar atenta, de buscar innovación, de desarrollarla, de comunicarla, vamos avanzando. Estas acciones traen las oportunidades de negocios. Trabajamos activamente y esto es parte de nuestro desarrollo. Nos ocupamos de la innovación, de buscar nuevas oportunidades y complejidades. Por ejemplo, hoy estamos ingresando al mercado asiático, donde tenemos que saber muy bien cuáles son las leyes que lo rigen, hacia dónde va la industria, crear pólizas apropiadas y llevar a cabo una labor de acompañamiento con el cliente.

¿Qué mensaje le enviaría a la gente de Chubb y al mercado en sus 20 años en Chile? Gracias a nuestra gente por haber apoyado, por apoyar y por todo lo que entregan diariamente y por todo lo que entregarán en el futuro. Es un “gracias” bien amplio, con un fuerte abrazo, porque esta organización en Chile se ha desarrollado a través de su gente, de su compromiso, de su pasión. Y para el mercado, también agradecer el respeto que tienen para con nosotros, la confianza, en este caso, a través de los Corredores de Seguros, al saber que en esta organización tienen una empresa seria en quien confiar, una empresa que tiene una línea de conducta constante, firme, respetuosa, que como han podido ver en el tiempo, les ha permitido desarrollar excelentes negocios con nosotros, porque siempre haremos nuestro mejor esfuerzo para acompañarlos y cumplir con nuestros compromisos, sin ninguna duda. Nos gusta tener una suerte de comezón sobre la visión de futuro, que nos lleva a estar explorando, a estar buscando nuevas alternativas y que siempre lo haremos juntos, porque trabajando juntos, no tenemos límites.

15 AÑOS Chicit

37


China no es cuento

T 38

he Economist, en una demostración combinada de inteligencia e inspiración, publicó hace unos meses una ilustración que representaba el mapa de China como un rompecabezas que ensamblaba unas treinta piezas, cada una de las cuales era un país del mundo. Bajo el título de China equivalents, la gráfica no sólo representaba de manera interesante y entretenida el peso específico en términos de producto de las provincias de esta gran nación, sino que lo que tal vez mejor hacía era demostrar de modo elocuente por qué China es mucho más que una simple variable dentro de la ecuación comercial, política y cultural global, una variable que ningún país con visión debe dejar de considerar. En efecto, entonces, y con mucho mayor razón hoy, China se podía representar virtualmente como un continente integrado por una treintena de países, naciones heterogéneas, una más ricas y otras más pobres, pero que combinadas perfilan una realidad ineludible, en especial para un país como Chile, que tiene al otro lado del Océano Pacífico a su principal socio comercial y una contraparte que explica de manera poderosa fenómenos profundos que estamos viviendo como sociedad. Basta recorrer las principales ciudades del norte minero, basta ver por el reverso miles y miles de productos que usamos a diario para entender el alcance del fenómeno chino en nuestra vida cotidiana. Y basta alzar un poco la vista para percibir que dicho fenómeno no hará sino crecer y copar más intersticios de nuestra vida e influir decisivamente en nuestra suerte económica y senda al desarrollo. China es crucial para Chile y el mundo entero. No es irrelevante para nadie en el planeta que un país con 1 mil 340 millones de habitantes esté sacando de la pobreza a cientos de millones de sus ciudadanos. No es irrelevante que esas personas estén viendo progresos en su vida diaria, que estén consumiendo más y mejor y comenzando a demandar del resto del mundo una relación de pares. No, no es irrelevante… es crucial. He tenido la oportunidad de visitar dos veces China. En dichos viajes he asistido a cursos en la prestigiosa e influyente Universidad de Tsinghua, conversado extensamente con dos embajadores chilenos en Beijing (de distintos gobiernos, claro está), conocido las

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Roberto Sapag Q.* instalaciones de empresas de alcance mundial como Great Wall y Huawei, visitado proyectos de insospechadas perspectivas futuras como la isla-ciudad ecológica de Chongming y el descomunal puerto de Tianjin. En fin, he tenido el privilegio de empaparme e interactuar con las increíbles fuerzas que están amalgamando uno de los fenómenos de mayor alcance de la historia moderna: el proceso de vertiginoso crecimiento que lleva tres décadas haciendo que ese país se expanda a tasas de dos dígitos y que probablemente situará a China como la primera potencia del mundo en cosa de un lustro o poco más. Recientemente el ex presidente del Banco Central de Chile y respetado economista Vittorio Corbo aportó en una columna periodística una secuencia de datos que permite percibir que lo que está haciendo China hoy es simplemente recuperar un sitial que ocupó en forma milenaria. Según su análisis, en el año 1700 China representaba el 22,3 por ciento del PIB mundial, un peso que con el tiempo fue decayendo hasta mediados del siglo pasado, pero que dio un giro de la mano de sus líderes, entre los cuales habría que destacar a Deng Xiaoping, quien con visión y decisión promovió un ciclo de transformaciones que le ha permitido a China torcer su suerte y superar hoy un peso relativo de 14 por ciento en el PIB mundial. Se trata de un proceso vigoroso y que bien gestionado no sólo cumplirá con lo que anticipan los pronósticos, sino que no se detendrá ahí y permitirá a China incrementar su protagonismo político y económico global. En Diario Financiero y Revista Capital, China ha tenido, tiene y tendrá interés editorial. Sin ir más lejos, en el 2008 China fue tema de portada en Capital, artículo que elaboramos en modo importante a partir de mi primer viaje a esa nación. Entonces sospechábamos que sería un tema de interés, pero no imaginamos que se anotaría como la edición más vendida de ese año. Ese interés espontáneo de los lectores ha seguido inspirando nuestra labor periodística, una que busca ayudar a que en Chile se tome conciencia de la importancia de esta nación en nuestro futuro. El sector privado está dando pasos y el sector público puede y debe sumarse a ese impulso con más decisión. *Director Diario Financiero y Revista Capital


China figura en todas partes Por Federico Tabja*

D

esde la internacionalización del yuan, pasando por un inminente cambio de gobierno, hasta una carrera espacial, China figura en todas partes. Prácticamente no hay publicación o medio de comunicación que no hable de China en alguna de sus secciones, columnas o páginas. Sin ir más lejos, The Economist, en un hecho inédito en su historia de más de 70 años, desde enero le dedica toda una sección. Y no es para menos, la economía china creció 9,8 por ciento en promedio entre 1978 y 2009, expansión que explica cerca del 30 por ciento del aumento del PIB del mundo en el siglo XXI y que justifica que sea la segunda del planeta, después de Estados Unidos, superando a Alemania como el principal exportador, a la vez de pasar a concentrar el 29 por ciento de las reservas mundiales. Mas allá del “China Rush”, es prudente sacar la lupa y ver números más de cerca y tratar de visualizar las cosas con una mejor perspectiva. Acertado el comentario de Hans Eben en el Encuentro Exportador EnexPro, organizado por ProChile, “(…) con China hay que tener un telescopio en un ojo y un microscopio en el otro”. A pesar de lo que se piensa, nuestra relación con China es mucho más profunda e importante que intercambios de cátodos de cobre por maquinaria, automóviles y equipos electrónicos. China ha logrado tal magnitud de importancia que un punto de su crecimiento significa un promedio de 0,34 por ciento de crecimiento para economías como la chilena. Es precisamente a través de este vínculo que el crecimiento chino no sólo ayuda, por ejemplo, a reducir su propia pobreza, sino también contribuye a la reducción de la pobreza de Chile. Además de entender la importancia de la República Popular, muchos se preguntan dónde están las oportunidades que, aunque suene simple decirlo, están en aprovechar de alguna manera el crecimiento de China y entender en qué se basa. El crecimiento de China tiene tres pilares fundamentales: exportaciones, inversión extranjera directa, y gasto público y consumo interno. Debido al panorama económico mundial, indudablemente que las exportaciones chinas han de verse deprimidas, por lo que su crecimiento pasará a impulsarse mucho más por el gasto público, inversión extranjera directa y especialmente por el consumo interno, donde existen grandes oportunidades. Los chinos valoran los productos chilenos por su calidad, el consumo seguro y la estabilidad en la oferta. Somos un país confiable

para ellos y, a pesar de que estamos muy lejos, nos sienten muy cercanos para muchas cosas, por lo que se apoyan en Chile de manera estratégica para seguir alimentando y satisfaciendo su demanda. Respecto a los servicios, somos considerados un país de gente seria. Tienen una muy buena impresión de nosotros en donde la trayectoria de cumplimientos de nuestros contratos y obligaciones nos brinda una credencial ampliamente reconocida y valorada. Además, tenemos una idiosincrasia muy similar a los chinos, aun cuando somos distintos en muchos aspectos: coincidimos en la valoración de la familia como núcleo fundamental de la sociedad y también otorgamos valor a la amistad a la hora de hacer negocios. Los chinos para esto tienen un concepto que se llama “guanxi”, que es lo que ellos estiman como esencial para poder realizar negocios. No son fríos, les importa conocer a la persona con la que están haciendo un trato, saber de dónde son y su historia. Es necesario generar un lazo de confianza y es precisamente en esto donde ProChile genera un tremendo apoyo. En nuestra institución estamos constantemente desarrollando nuevos programas que apuntan a potenciar nuestra matriz exportadora. En Shanghai estamos llevando a cabo varios programas de diversificación de mercado de algunas empresas chilenas que no estaban operando con China, prestándole asesorías integrales en cuanto al desarrollo e implementación de estrategias que les permitan expandirse a este mercado, ayudándoles a identificar fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas competitivas. Además de la diversificación, estamos apostando a la internacionalización chilena en este mercado y literalmente, llevando oportunidades de negocios a las empresas no sólo desde China, sino que también del resto del mundo. En efecto, en el marco del Encuentro Exportador organizado por ProChile, se contó con la presencia de 36 Representantes Comerciales de Chile en el mundo, 70 importadores de diversos mercados y 15 expertos nacionales e internacionales del sector exportador, quienes participaron en cuatro paneles temáticos entregando pautas para la internacionalización de los negocios. Hemos tenido excelentes resultados con este tipo de iniciativas, que en el caso de China se han traducido en interesantes negocios. *Director Comercial de ProChile en Shanghai

15 AÑOS Chicit

39


Una nueva presencia chilena en el mercado chino

A 40

l término del 2010, año en que dejábamos atrás los problemas ocasionados por la crisis económica mundial iniciada el 2008, se tomóla decisión de abrir una nueva oficina para cubrir el sudeste chino, cubierta hasta entonces por la oficina comercial de Hong Kong. En 1845, Chile fue el primer país de América Latina en establecer una oficina de asuntos consulares y, por cierto, comerciales, en Cantón. Chile no es un país que haya estado ajeno al desarrollo de esta macrozona en China, habiéndose establecido también e n Hong Kong, a mediados del siglo XIX. En tal línea, la oficina comercial de Chile en Guangzhou apunta hoy a consolidar la presencia chilena en un área en donde fluyen anualmente decenas de miles de millones de dólares en bienes, cuya población ve incrementados sus ingresos, con la posibilidad de acceder a productos agroalimentarios de calidad. Somos la punta de lanza para el emprendedor chileno en esta región, una zona hermanada con la provincia de Valparaíso y cuyos puertos reciben lo mejor que tiene para ofrecer nuestra tierra y mar. La economía de la provincia de Guangdong, con más de 100 millones de habitantes, ha mostrado un crecimiento sostenido en los últimos 10 años. Guangzhou, su capital, refleja cifras tales como el PIB más grande del país, llegando a 195 mil millones de dólares, es decir 1/38 del PIB de China durante el 2011. Mientras que su intercambio comercial alcanzó un total de 116 mil millones de dólares, 1/31 del total nacional, con un aumento de 11,9 por ciento con respecto al año anterior. Si a esas cifras le agregamos que Guangdong colinda con varias provincias que también exhiben cifras de crecimiento económico sostenido, incluida Sichuan, provincia en donde el aumento del consumo de vino lidera el mercado chino, la zona sur del país tiene acceso a un mercado de aproximadamente 400 millones de habitantes, siendo Guangzhou la puerta de entrada. Del mismo modo, según estadísticas del mercado de frutas y verduras más grande de China y uno de los más importantes del sudeste asiático, Jiangnan Market, aproximadamente el 80 por ciento de la fruta importada a China entra por Guangzhou, vía Hong Kong. Todas estas condiciones transformaban a Guangzhou en una excelente opción, frente a otras plazas chinas, para abrir una nueva representación comercial. Desde el inicio ha sido un gran desafío; marcado por una etapa de conocimiento, a pesar de que el Cónsul General, Miguel Poklepovic, ya tenía larga experiencia tanto en el país como en Asia. Antes de estar en Guangzhou, estuvo en Hong Kong y Beijing durante varios años, lo que es muy útil a la hora de entender posibles diferencias culturales, cuando se trata de hacer negocios. El primero de mis casi tres años en China fue dedicado al estudio del idioma, para luego trabajar en una empresa de capitales belgas, a cargo de una fábrica en un pueblo al este de Nanjing. Al ser nuevo en ProChile, habiendo firmado contrato recién a inicios de marzo, el desafío fue doble. Hubo que montar la oficina partiendo de cero, ya que sólo se había arrendado el espacio físico. A eso hay que agregar las diferencias culturales y climáticas con el centro-norte, lugar donde había vivido hasta entonces.

sHANG BAO, JUNIO 2012

Por Nicolás Serrano*

El año 2011, la oficina realizó varios eventos, de los cuales destacan: • Junio: Rueda de negocios APECS (Asociación de Procesadores y Exportadores de Ciruelas Secas de Chile) • Septiembre: Rueda de negocios ASOEX (Asociación de Exportadores de Frutas de Chile) • Noviembre: Sabores de Chile, donde se congregaron más de 40 empresas de diferentes rubros (frutas, productos del mar, vino, aceite de oliva, etc.) y se efectuaron seminarios de inversiones, wine testing, y visitas técnicas a fábricas, mercados y centros de distribución. Este evento coincidió además con la inauguración oficial de la oficina. El comienzo del año 2012 también ha sido interesante. A fines de marzo se realizó una feria dedicada a la madera, donde Chile fue el único país sudamericano presente. Desde un principio, ha habido una gran respuesta del mundo público y privado, con gran afluencia de empresas a los diferentes eventos organizados por esta oficina. Ese interés estaba dado además pues no existía representación permanente en esta provincia, y aunque Hong Kong está cerca (menos de 2 horas en tren), algunos empresarios no pueden moverse libremente a Hong Kong o sencillamente es más complicado. Gracias a esto, en algunos meses, ya contamos con bases de datos de diferentes importadores y distribuidores, especialmente en el área de la fruta, con los que hemos organizado no sólo buenos eventos, si no que además creado buenas agendas, en el caso de que los empresarios vengan en forma individual, generando contactos y promesas de compra. En todo caso, existe una gran barrera que superar a la hora de hablar de alimentos comestibles y especialmente bebestibles en el sur de China. Como es un mercado en plena evolución, la marca o el país de donde provienen, determinan todavía en gran volumen las ventas. Es decir, el vino francés, no importa su categoría, es un éxito por sí solo. El aceite de oliva que se vende, casi exclusivamente, es español, italiano o griego. Otros países son virtualmente desconocidos. A diferencia de otras oficinas en China, que llevan tiempo funcionando, creo que todavía no es momento de comenzar a desarrollar con más profundidad mercados de provincias interiores, que es donde se producen actualmente las mayores tasas de crecimiento en el consumo de productos gourmets, como frutas importadas, vino, aceite de oliva. Debido principalmente a un fuerte aumento del poder adquisitivo de estas provincias, pero también por varios escándalos sobre la calidad de productos alimenticios que ha fortalecido la tendencia a consumir productos importados. Para esta oficina, el año 2012 será un año de profundización del mercado local, pues aunque está más atrasada en cuanto al consumo de productos extranjeros que Beijing, Shanghai y especialmente Hong Kong, estos han comenzado a tener cada vez más presencia en la cultura local, pero hace falta inversión en campañas publicitarias, sobre todo en una provincia donde la alimentación es un tema gravitante. Creo que ha sido un desafío muy interesante tanto personal como profesional y refleja tanto el interés nacional como chino, por seguir profundizando las ya grandes relaciones comerciales entre ambos países. *Director Comercial de ProChile en Guangzhou


Agregando valor al intercambio económico entre Chile y China

C

Por Andrea Sapag*

hina se ha transformado en los últimos años en el motor de la economía mundial. Actualmente, y con recesiones en la mayor parte de la Unión Europea, es posible definir a China como un eje fundamental de la economía internacional, con tasas de crecimiento por sobre el 8,0 por ciento. En este sentido, y considerando la relevancia que posee este país para las exportaciones chilenas y el interés que genera en el sector privado nacional –China capta más del 22 por ciento de las exportaciones totales de Chile con 18 mil millones de dólares en el 2011– ProChile ha fortalecido su presencia con la apertura de una nueva oficina en Guangzhou en el año 2011, completando un total de cinco en ese mercado (Beijing, Shanghai, Guangzhou, Hong Kong y Taiwán), cubriendo de esta forma las principales zonas de desarrollo económico y de consumo de dicho país. Uno de los principales desafíos pendientes con China está relacionado con el aumento y diversificación de nuestra canasta exportadora que en la actualidad está dominada por el cobre con aproximadamente un 79 por ciento de participación. Si bien otros productos como los alimentos han experimentado altas tasas de crecimiento, los volúmenes exportados aún son incipientes. Es así como al analizar las empresas y productos exportados podemos ver que se han incrementado en un 48 y 20 por ciento respectivamente en el periodo 2008/2011, alcanzando las 844 empresas y 486 productos el año pasado. Sin embargo, Chile ha logrado posicionarse favorablemente en el mercado chino transformándose en el segundo proveedor de fruta fresca después de Tailandia, mientras que los alimentos procesados encuentran en este país su cuarto mercado de destino luego de Estados Unidos, Japón y México. De acuerdo con lo señalado, los esfuerzos que estamos realizando actualmente como institución van dirigidos a ampliar la cobertura de clientes, fomentar la innovación y la diversificación del número de mercados de las empresas exportadoras.

Estos lineamientos estratégicos se han convertido en los ejes de las diversas acciones e instrumentos de ProChile. De esta forma, además de los fondos concursables para las empresas del sector silvoagropecuario, se han creado nuevos concursos empresariales para los sectores de industrias, servicios y turismo, donde las empresas chilenas tienen la oportunidad de postular y prospectar nuevos mercados, apoyando la introducción de nuevos sectores de exportación a China tales como servicios universitarios, servicios de arquitectura, proveedores para la minería, entre otros. Por otro lado, en abril se lanzó el programa ContactChile orientado a empresarios y emprendedores que incorporen altos niveles de innovación, con miras a exportar productos, servicios o modelos de negocio consolidados que puedan abrir nuevas opciones para internacionalizar servicios chilenos con alto valor agregado a los mercados mundiales, entre los cuales China ofrece amplias oportunidades. Finalmente, estamos trabajando en un plan para que las empresas que sólo poseen uno o dos mercados de destino puedan diversificar sus envíos, colaborando así con la reducción del riesgo en caso de turbulencias económicas o de coyunturas en los destinos de exportación. De esta forma se espera poder apoyar de forma integral al exportador nacional en su proceso de internalización, sin dejar de lado las actividades e instrumentos tradicionales de ProChile. Durante 2012 participaremos en 6 ferias –Interzum (sector forestal, Guangzhou), Vinexpo Asia (sector Vinos, Hong Kong), Feria Food Taipei (sector alimentos, Taiwán), Asia Fruitlogistic 2012 (sector fruta fresca, Hong Kong), China Fisheries (productos del mar), FHC (sector alimentos, Shanghai)– además de realizar Sabores de Chile en Beijing, invitación de importadores, misiones comerciales, seminarios de difusión, entre otros. *Jefa Departamento Asia Pacifico y Nuevos Mercados de ProChile

Concurso Puente Chino contó con Jurado Chileno en versión 2012 Por primera vez, el concurso Puente Chino contó con la participación de un jurado chileno. Tal responsabilidad recayó en la directora del Programa “China es Central” de la Universidad Central, Carolina Cabrera Castro, quien integró la comisión de jueces junto a directores académicos y profesores chinos de Institutos Confucio en nuestro país y al representante de la Oficina de Cultura de la Embajada de la República Popular China en Chile.

15 AÑOS Chicit

41


Otro centenario más

Por Miguel Poklepovic*

O 42

bviamente 1912 fue un año pleno de acontecimientos que ahora, cien años más tarde, nos empeñamos en recordar. Algunos son más importantes que otros, ciertamente, pero para todos hay una capacidad de evocación. En marzo de este año se cumplió el centenario de la abdicación de Aysin-Gyoro Pu Yi al trono de China. Con este acto –firmado por la Emperatriz viuda Yong Lu, ya que el Emperador sólo tenía ocho años– se puso fin a un sistema que había permitido a sucesivas dinastías gobernar a China durante casi 2 mil 500 años. En particular, terminó con los dos siglos y medio de dominio manchú. Sus ejércitos cruzaron la Gran Muralla en 1644 al mando del Príncipe Regente Dorgon y en 1659 habían consolidado la conquista de toda China. Diez años después llega al trono el Emperador Kangxi, con el que comienza un largo período de expansión territorial, estabilidad y prosperidad que dura hasta la muerte del Emperador Qianlong en 1799. La dinastía Qing (“Pura”) incorporó al imperio Tibet y Qinghai, Mongolia Exterior, Turquestán Oriental (actual Xinjiang) y ocupó Taiwán. Pero así como fue rápido el ascenso, así también fue rápida la caída. Apenas 41 años después, de la muerte de Qianlong, su nieto Daoguang era derrotado por los británicos en la Guerra del Opio. Dicho conflicto finalizó con el Tratado de Nanking (1842), por el cual China fue obligada a abrir cinco puertos al comercio internacional, a ceder la isla de Hong Kong, a permitir la residencia de extranjeros y a aceptar enviados consulares. Aquí es donde aparece Chile por primera vez en la historia. Aparte de las participaciones individuales de chilenos en la guerra misma, el presidente de ese entonces, Manuel Bulnes, nombra un Cónsul de Chile en Cantón (actual Guangzhou) en 1845, apenas tres años después de la firma del Tratado. En un articulo anterior en esta misma revista, enumeré el avance de la presencia consular de Chile en China: Hong Kong, Shanghai, Pekín (Beijing) y Tientsin (Tianjin). Sin embargo, Chile nunca estableció relaciones diplomáticas con el imperio manchú. Recién vino a hacerlo en 1915, pasado ya este centenario olvidado, reconociendo a la República China bajo el efímero mando de Yuan Shi-kai. Si bien en materia consular fuimos probablemente los primeros en plantar nuestra presencia en China, en materia diplomática se nos adelantó México, que no sólo reconoció al imperio chino, sino que abrió una Legación en Pekín (Beijing).

De ese Centenario hasta hoy

No deja de ser impresionante mirar en retrospectiva la trayectoria y el desarrollo de China en estos cien años.

sHANG BAO, JUNIO 2012

El fin de la monarquía encuentra al país sumido en la postración y la pobreza. Las exorbitantes indemnizaciones cobradas por las potencias extranjeras después de las sucesivas guerras, sumadas a las rebeliones y levantamientos internos, habían dejado exhaustas las arcas fiscales. El caos financiero es acompañado por el caos político. Así, Sun Yat-sen, Padre de la República, debe renunciar a la presidencia en favor de Yuan Shi-kai, dueño del poder de las armas, iniciando un patético carrusel de golpes y contragolpes de distintos caudillos militares, que dura hasta 1928. Comienza la guerra civil entre nacionalistas y comunistas, los que deben abandonar sus bases en el centro


Pedro Rivas Vicuña, primer Embajador de Chile en China.

Firmas y sellos del Tratado de Nanking. Pu Yi con Gonzalo Rojas.

y sur del país, emprendiendo la Larga Marcha hasta Yan’An. En 1931 Japón invade Manchuria y –notable caso de resurrección política– en 1934 el mismo Emperador que en 1912 abdicó al trono del Celeste Imperio, es coronado como Emperador títere, pero esta vez solamente del Manchukuo, la tierra ancestral de su dinastía. En 1937 comienza la guerra con Japón, que en China alcanza caracteres de feroci- dad pocas veces vistos. El país pagó un costo excepcionalmente alto en vidas humanas y materiales por su heroica resistencia a la ocupación. Terminada la II Guerra Mundial con la rendición de Japón en agosto de 1945, la paz no llegó a China. A poco andar recomenzó la guerra civil entre nacionalistas y comunistas. Los primeros, apoyados por Estados Unidos y los otros, por la Unión Soviética que, en los últimos días de la guerra, le había declarado la guerra a Japón e invadido Manchuria. La coronación del triunfo comunista es la proclamación por Mao Tse-tung, el 1 de octubre de 1949, de la República Popular China. El derrotado gobierno nacionalista parte a Taiwán. Por primera vez en muchas décadas el pueblo chino goza de un período de paz y puede dedicar sus esfuerzos a la reconstrucción del país. Sin embargo, sucesivas campañas políticas, de alto contenido ideológico, perturbaron el desarrollo. Culminó este proceso con el drama de la Gran Revolución Cultural Proletaria, con su secuela de muerte y destrucción. El país quedó devastado. Un botón de muestra: a la muerte de Mao en 1976, en toda la República Popular había la misma cantidad de teléfonos que en la ciudad de Hong Kong. También para Pu Yi, el ex Emperador, se cerraría el círculo. Murió de cáncer en Beijing en 1971.

Pero cual Ave Fénix China ha resurgido de sus cenizas. Bastó el genio de Deng Xiao-ping y su política de apertura y reforma para que el pueblo chino se levantara con orgullo para reclamar su justo lugar en el concierto de las naciones.

El círculo cerrado

En esta corta centuria China ha experimentado penurias y horrores terribles. Ha pagado un costo enorme en términos de vidas. Pero gracias al empuje y esfuerzo de su pueblo ha sabido salir adelante y retomar el lugar que le corresponde entre las potencias globales. De esta manera se cierra el círculo grande. Pero también quiero invitarlos a mirar el círculo más pequeño. Como nuestro país, unido a China a través del Océano Pacifico, ha ido retomando su presencia en suelo chino. Desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Chile y la República Popular China en 1970, el primer paso fue la apertura de nuestra Embajada en Beijing en 1971. Le siguió el Consulado General en Shanghai a mediados de los 90. Y culmina este proceso con la reapertura del Consulado General en Guangzhou el año pasado. Chile vuelve a estar presente en el sur de China, cuna de la mayoría de los emigrantes chinos que tanto han contribuido a nuestro desarrollo nacional. Hong Kong es un caso aparte, ya que desde su apertura en 1856 ha permanecido abierto, con algunos intervalos. Hoy tenemos un comercio bilateral espectacular, con China como nuestro principal socio comercial. Hemos firmado un Tratado de Libre Comercio, el primero de China con un país individual, que nos permite augurar un futuro expectante. Las relaciones políticas están en un excelente nivel. Este es el círculo pequeño que también se ha cerrado. *Cónsul General de Chile en Guangzhou

15 AÑOS Chicit

43


Crear y mantener una cultura empresarial*

C

omo parte del Foro Económico Mundial efectuado en Dalian, en septiembre del año pasado, destacados profesores del China Europe International Business School (CEIBS) participaron en la mesa redonda: “Crear y mantener una cultura empresarial”. A continuación, una síntesis de sus ponencias.

Ramakrishna Velamuri: “Cambio en las Reglas del Juego”

44

“Comenzaré con las innovaciones chinas antes del año 1400: el reloj de agua, la pólvora, los impresos en papel. El historiador Joel Ramakrishna Velamuri Mokyr llama a este período el “enigma chino”, porque si bien estas innovaciones fueron introducidas en China, la sociedad no se benefició de ellas. El historiador esboza diferentes razones, una de las cuales es que no hubo emprendedores que llevaran estas innovaciones al mercado. En aquella época, los emprendedores eran menospreciados en China. Según el economista William Baumol, el talento empresarial, en un momento dado en una sociedad dada, es fijo. Y los encargados de formular políticas pueden influir en cómo ese talento empresarial se reparte para usos productivos, improductivos y destructivos. Argumenta que las “reglas del juego” son las que determinan a dónde irá el talento empresarial. Doy ejemplos: en primer lugar, de emprendimiento productivo; Steve Jobs y Steve Wozniak. Ellos utilizaron su creatividad para llevar satisfacción a millones de personas. Segundo ejemplo, ahora de emprendimiento improductivo: el “auto del embajador”, modelo que dominó las carreteras de la India por 25 años, durante los cuales prácticamente no hubo innovaciones. Por último, un ejemplo de iniciativa empresarial destructiva es Bernie Madoff, quien usó su creatividad para destruir la riqueza de miles de inversionistas. Si observamos China en los últimos 30 años, muchas cosas han cambiado. Las instituciones de mercado se han sofisticado. La protección de la propiedad se ha fortalecido, y vemos un notable crecimiento económico. Llamamos a esto “el Milagro Chino”, y otros países desean seguir su ejemplo. La pregunta que plantearía es: ¿Qué queda por cambiar en China? Hoy, los empresarios contribuyen al crecimiento económico y obtienen beneficios. El espíritu empresarial está en auge. La empresa privada representa en la actualidad el 65 por ciento de la producción de China, a pesar de que existen todavía grandes sectores de la economía reservados a empresas estatales. Mientras los empresarios chinos del 1400 no tuvieron reconocimiento social, los modelos para los universitarios chinos de hoy son: Jack Ma y Li Robin. El mensaje es: un individuo es producto de su época; del contexto político y económico; del contexto familiar, y de la sociedad en la que vive. En China, el entorno empresarial ha cambiado radicalmente para mejor. Esperamos entonces que esta tendencia continúe y que los empresarios sigan floreciendo”.

Han Jian: “El Lado Humano de la Gestión de Personas”

“Lograr una importante capacidad en servicios e innovación hu-

sHANG BAO, JUNIO 2012

Han Jian

mana, requiere un conocimiento más profundo y una gestión más sofisticada con el fin de aprovechar la motivación y pasión intrínseca de los empleados. Este entendimiento es particularmente necesario en el rápido desarrollo de las empresas. La demanda por nuevos pensamientos estimula a actualizar y modificar la definición y medición del capital humano y el rendimiento humano. Consideremos las evaluaciones de desempeño. La mayoría de las organizaciones aplica medidas cuantitativas tradicionales: número (más es mejor), velocidad (más rápido es mejor), y tamaño (más grande es mejor). Al concentrarnos sólo en estos aspectos, no somos capaces de explorar otros factores que afectan de manera significativa nuestro comportamiento y productividad, tales como: valores, creencias, emociones, personalidad e interacciones sociales. Tal estrecho pensamiento ha llevado a educadores, líderes empresariales y a profesionales de la gestión, a centrarse en conocimientos, destrezas y habilidades, que representan el lado del capital, más que el lado humano de la gestión de personas. En nuestras clases en el CEIBS, pedimos a los estudiantes reflexionar sobre acontecimientos clave de sus vidas para dibujar un mapa de felicidad. Estos ejercicios proporcionan a los estudiantes la oportunidad de verse a sí mismos de manera holística. Por ejemplo, las mujeres ejecutivas comparten el conflicto que sienten al desempeñar diversos roles sociales y profesionales. Mientras tanto, altos ejecutivos que trabajan para empresas estatales, expresan la frustración de enfrentarse a metodologías o estrategias de negocios que no comparten. Pero a través de este ejercicio, logran encontrar una respuesta adecuada. Animamos a los estudiantes a reflexionar sobre variados aspectos de su vida. Y usando estas reflexiones, los animamos a desarrollar el lado humano de la gestión y obtener una definición más amplia del éxito. Este enfoque es un nuevo punto de partida para determinar cómo los líderes de negocios invierten, diseñan y miden las prácticas de gestión del talento. Tal reflexión ayuda también a diversificar la estrategia de recursos humanos y a aprovechar al máximo el potencial de los empleados.. *Este artículo es reimpreso con el permiso de The Link, la revista de alumnos del CEIBS Tradución y edición Cristián Maldonado


Vínculos académicos y el interés

en el aprendizaje del chino mandarín en Chile

E

n los últimos años he sido privilegiada espectadora y partícipe del aumento del interés en temas culturales y de educación sobre China, tanto desde la academia como desde el conocimiento práctico del chino mandarín. El conocimiento sobre China es ahora fundamental para el éxito en los negocios y la participación en el mundo globalizado. En la Universidad Católica, regularmente recibimos visitas desde universidades chinas y se exploran nuevas posibilidades de intercambio y cooperación. La inauguración del Centro de Estudios Asiáticos UC –tras 10 años como Programa– es símbolo de la urgencia de desarrollar la investigación y la docencia sobre temas de Asia y China en nuestro país. La continuidad de programas de intercambio (MBA Tsinghua - School of Economics and Management) o intercambio de alumnos (tanto en la China continental como en Hong Kong), así como visitas de nuestras autoridades a China y de autoridades chinas a nuestra Universidad, han fortalecido los vínculos entre nuestra institución y el país asiático. En la Universidad Católica consideramos de mayor importancia abrirnos al conocimiento e intercambio con otras culturas, creando vínculos sólidos de beneficio mutuo en distintas áreas. Este interés por fomentar las relaciones académicas se materializa en convenios con Peking University, Nanjing University, Beijing Foreign Studies University, Tsinghua University –a través de su School of Economics and Management–, Beijing Jiaotong University, y Shanghai Jiaotong University. Asimismo, tenemos programas de cooperación con Fudan University y varias universidades en Hong Kong. La Universidad proyecta en lo académico, las exitosas relaciones económicas de China y Chile. El creciente interés en aprender chino mandarín se debe principalmente a la posibilidad de hacer negocios con China. A esto se agrega un interés por comunicarse con los chinos. En el mundo globalizado de la actualidad, la comunicación intercultural es un factor que no se puede obviar. Definitivamente el manejo del chino mandarín en una ronda de negocios es un buen comienzo, permitiendo un mayor entendimiento entre ambas partes, ayudando y facilitando el establecimiento de redes de confianza, fundamentales para alcanzar el éxito. Chile fue el primer país sudamericano en abrir relaciones diplomáticas con la República Popular China, y la continuidad de esta amistad ha sido fundamental para profundizar los lazos entre ambos países. El TLC entregó una enorme oportunidad en el mercado chino, y este factor también contribuyó al interés en la cultura y en aprender el idioma. Por sobre todo, diría que la idea de que el chino mandarín es el idioma “del futuro” ha contribuido al aumento de este interés. En el caso de la Universidad Católica, hace varios años se imparten cursos de chino mandarín como electivos, y están en vías

Por María Montt*

de establecerse como cursos con créditos para alumnos regulares. La incorporación del chino mandarín como un tercer idioma se vuelve un factor exponencial en términos de oportunidades laborales y proyecciones a largo plazo. Esto es algo que también hemos podido observar en el público externo que toma nuestros cursos. Como materialización de la experiencia con China, en mayo del 2009 se fundó el Instituto Confucio UC, adscrito a la Dirección de Relaciones Académica Internacionales, a instancias de Hanban, la Oficina para la Enseñanza del Chino como Lengua Extranjera y con la Universidad de Nanjing como contraparte. Desde el 2010 al 2011, el Instituto Confucio UC tuvo un aumento del 20 por ciento de alumnos inscritos, y desde 2008 se ha más que triplicado. En Chile siempre ha habido interés por China y su cultura, y este interés se ha profundizado en los últimos años a raíz de su impresionante desarrollo económico. La gente busca aprender sobre la cultura del país de donde vienen los autos que manejan y la comida que comen, además de todos los otros productos de origen chino que encontramos en nuestro país. Asimismo, la mayor presencia de ciudadanos chinos en Chile contribuye a querer aprender sobre su cultura. En el Instituto Confucio UC me he encontrado principalmente con dos tipos de alumnos: los que están interesados en el idioma por un asunto práctico y como herramienta facilitadora de negocios; y aquellos interesados en aprender el idioma para el estudio y acercamiento a la cultura. También está el alumno que se debate en medio, interesados en hacer negocios con China, pero con un fuerte énfasis en aprender sobre su cultura y forma de ver el mundo. El conocimiento del chino mandarín es, además de una herramienta útil, una forma de conocer la cultura china ya que la forma de expresarse está directamente vinculada a la forma de ver el mundo. Es muy importante que los alumnos continúen con sus estudios y no sólo tomen los primeros cursos, los alumnos se han dado cuenta de esto y cada año tenemos más alumnos en los niveles medio y avanzado. En la continuidad está la clave. El aprendizaje del chino mandarín genera un círculo virtuoso respecto al intercambio académico, y favorece al sector económico poniendo a disposición de ellos profesionales de excelencia con la herramienta del idioma y conocimiento sobre la cultura. El conocimiento del idioma contribuye al aumento del intercambio y al acceso a becas de estudio; pero sobre todo, contribuye al acercamiento entre ambas culturas, estableciendo un puente sólido sobre el cual construir futuras relaciones. *Licenciada en Historia, MA en Estudios Chinos de SOAS, Universidad de Londres. Directora Ejecutiva del Instituto Confucio de la Universidad Católica y profesora de la Cátedra China: Historia y Cultura, en el Instituto de Historia de la misma universidad.

15 AÑOS Chicit

45


Buenas noticias para Por Matías Mori*

46

Chile sigue generando buenas noticias y batiendo récords en atracción de inversión extranjera. Durante 2011, el país recibió 17 mil 536 millones de dólares, lo que no sólo corresponde a un aumento de 16,1 por ciento respecto del 2010 y un crecimiento de un 39,2 por ciento comparado con el promedio de los últimos cinco años, sino a la cifra de inversión extranjera más alta registrada por el país. Pero las buenas noticias no terminan ahí. Los capitales ingresados a través del Estatuto de Inversión Extranjera, mecanismo mediante el cual los inversionistas firman contratos con el Estado de Chile, alcanzaron los 4 mil 140 millones de dólares, un 54,7 por ciento más que en el 2010. El principal país inversionista en el 2011 fue Japón, con un 32,9 por ciento del total, seguido por Canadá con un 28,5 por ciento, España con un 19,2 por ciento, Estados Unidos con 5,1 por ciento y Corea del Sur con un 3,8 por ciento. ¿Qué sectores prefirieron los inversionistas extranjeros en Chile durante 2011? El sector que lideró el ingreso de capital fue Minería con un 60,1 por ciento del total, seguido por Servicios con un 22,9 por ciento; Transporte y Comunicaciones con un 5,3 por ciento; Industria con 5,3 por ciento; Electricidad, Gas y Agua con un 5,1 por ciento y Agricultura y Silvicultura con un 1,4 por ciento. En el 2011, por primera vez dos países asiáticos estuvieron entre los cinco principales inversionistas en Chile y uno más se sumó al total del año: China. Las compañías chinas ingresaron al país, capital equivalente al 10,3 por ciento de la inversión histórica del dragón asiático en Chile, el que se concentró en el área minera. Esta es una excelente noticia, porque es un reflejo de que los esfuerzos desplegados por el Comité de Inversiones Extranjeras (CIE) para atraer la inversión asiática en general y China en particular desde hace dos años, están dando frutos. Los empresarios chinos han manifestando un creciente interés por invertir en Chile, reflejado en las constantes visitas, delegaciones y solicitudes de información que recibe el CIE desde distintas provincias chinas, y que atendemos a través de nuestro China Desk, unidad que nos permite entregar información relevante y oportuna en idioma chino a potenciales inversionistas, así como en nuestro sitio web www.vecie.cl. Estos resultados nos invitan a seguir trabajando, apoyados en la labor de la Embajada de la República Popular China en Chile, así como en los esfuerzos permanentes de la Cámara de Comercio ChilenoChina (CHICIT), que han sido socios fundamentales en la labor de difusión de nuestro país como destino de las inversiones chinas. De la misma manera, la Embajada de Chile en Beijing, encabezada por el embajador Luis Schmidt y las oficinas de ProChile en ese país, han jugado un rol primordial para constituirse en la puerta de entrada de los empresarios chinos hacia Chile. China juega un papel clave en la economía nacional, al ser nuestro principal socio comercial. Como Comité de Inversiones Extranjeras confiamos en que la importancia que tiene China en este ámbito se replicará en el campo de las inversiones, y seguiremos trabajando para ello. En el marco de ese esfuerzo, es que este año espero visitar al menos tres ciudades chinas para participar en eventos de promoción

sHANG BAO, JUNIO 2012

中国:在智利投资的喜讯 智利持续产生喜讯,并在吸引外国投资上首破纪录。 2011年期间,全国共接受175.36亿美元投资,不仅较2010年 增长16.1%,而且与过去五年的平均水平相比增长39.2%,也 是历年来外商投资数额最高的一年。 然而好消息不止于此。通过外商投资规约,投资者与智 利政府签署合同,投资额达到41.4亿美元,较2010年增加 54.7%。2011年在本国主要投资者是日本,占总数的32.9%, 为13.6亿美元,其次是加拿大,占28.5%,为11.8亿美元, 西班牙占19.2%,为7.95亿美元,美国占5.1%,为2.1亿美元 以及韩国占3.8%,为1.583亿美元。 那么, 2011年哪些领域是外国投资者在智利投资的首选 呢? 主导产业矿产的资本收入数额占总额的60.1%为24.89亿 美元,其次是服务业占22.9%为9.475亿美元,交通和通讯业 占5.3%为2.198亿美元,工业占5.3%为2.183亿美元,电力, 天然气和水业占5.1%为2.099亿美元,以及农林业占1.4%为 0.555亿美元。 在2011年,两个亚洲国家首次在来智利的投资者中跻身 前五位,一个在总年度被新添的国家:中国。来自中国的 合作伙伴进入本国的投资等同于亚洲龙在智利历史投资的 10.3%,主要集中在矿业。这是一个极好的消息,因为这反 映了外国投资委员会两年来为吸引亚洲尤其是中国来智投资 所做的努力已经卓见成效。 现在,中国企业在我国的投资兴趣与日俱增,我们发觉 访问者,代表团连续不断,我们也收到很多来自中国的各个 省份的请求信函,我们诚挚欢迎您们参阅我们的中文网站, 我们会附上最新的相关信息,通过我们的中文平台为投资者 服务,我们的中文网站是:www.vecie.cl. 毫无疑问,这些成果将鼓励我们继续前进,支持中华人


la inversiĂłn en Chile 至少三个ĺ&#x;Žĺ¸‚çš„ćŠ•čľ„äżƒčż›ć´ťĺŠ¨ďźŒćˆ‘ĺ°†äźšĺ…Źĺ¸ƒćˆ‘äťŹĺ›˝ĺŽś 为中国投辄者所ć??äž›çš„ćœşäźšă€‚ ä˝†ĺ–œčŽŻĺšść˛Ąćœ‰äťĽć­¤çť“ć?&#x;ă€‚ć™şĺˆŠć”żĺşœĺˇ˛ĺ†łĺŽšäťŽäťŠĺš´ čľˇć ˘ĺ¤?ĺ…śĺ?¸ĺź•ĺ¤–ĺ›˝ćŠ•čľ„ć”żç­–ďźŒĺ?łäťťĺ‘˝ĺ¤–ĺ›˝ćŠ•čľ„ĺ§”ĺ‘˜äźš ä˝œä¸şčŻĽĺ›˝ĺ¤–ĺ›˝ćŠ•čľ„ĺ”Żä¸€çš„ćœşćž„ďźŒć‰żć‹…ĺź•ĺŻźĺ?¸ĺź•ĺ¤–辄政 ç­–ĺ?Šç­–ç•Ľçš„ä˝żĺ‘˝ďźŒĺ°†é€ščż‡ProChileĺ¤–éƒ¨ĺˇĽä˝œç˝‘ä¸Žäš‹ĺ?? č°ƒĺ?ˆä˝œă€‚ éš?ç?€čż™éĄšćŽŞć–˝çš„čż›čĄŒďźŒćˆ‘äťŹçŽ°ĺœ¨ćœ‰ä¸€ä¸ŞĺŻšĺ¤–ĺ›˝ćŠ• 辄者更清晰的樥ĺź?ďźŒä˝żćˆ‘äťŹčƒ˝ĺ¤&#x;ĺ?‘ć˝œĺœ¨ćŠ•čľ„č€…ĺŠ ĺżŤĺ›ž ĺş”ć—śé—´ă€‚ćœ‰ä¸€ä¸Şćœşćž„ä˝œä¸ş â€œĺ”Żä¸€çŞ—ĺ?Łâ€?ć˜Żč‡łĺ…łé‡?čŚ çš„ďźŒĺ?ŻäťĽĺŠ ĺżŤć‰€ćœ‰é‡?čŚ äżĄć Żçš„äź é€’ďźŒäťĽäžżćŠ•čľ„č€…ć›´ĺżŤ ĺ šĺ‡şĺ†łç­–ă€‚ćˆ‘äťŹçš„ĺŽ—ć—¨ć˜Żć˜ŽçĄŽçš„ďźšćˆ‘äťŹä¸?ĺ¸Œćœ›äťťä˝•ĺ¤– 国投辄者因为ä¸?ç&#x;ĽäťŽä˝•ç?€ć‰‹čż›ĺ…ĽćŠ•čľ„é—¨ć§›č€Œć”žĺźƒďźŒçŽ° ĺœ¨ďźŒćˆ‘äťŹä¸şĺ šĺĽ˝čż™äş›ĺˇĽä˝œć??䞛了更弽的斚ĺź?。

de inversiĂłn, donde darĂŠ a conocer las oportunidades que nuestro paĂ­s ofrece a los inversionistas chinos. Pero las novedades no terminan ahĂ­. A partir de este aĂąo, el Gobierno de Chile ha decidido reimpulsar su polĂ­tica de atracciĂłn de inversiones extranjeras a travĂŠs de la definiciĂłn del CIE como Ăşnica agencia de inversiĂłn extranjera del paĂ­s, con la misiĂłn de liderar la polĂ­tica y estrategia de atracciĂłn de IED, la que serĂĄ coordinada en el exterior a travĂŠs de la red de oficinas de ProChile. Con esta medida, hoy tenemos una carta de navegaciĂłn mucho mĂĄs clara para los inversionistas extranjeros, que nos permite reducir nuestros tiempos de respuesta para los potenciales inversionistas. Contar con una instituciĂłn que funciona como “ventanilla Ăşnicaâ€? es fundamental para que los flujos de informaciĂłn relevante para la toma de decisiones se aceleren. Nuestra misiĂłn es clara: no queremos que ningĂşn inversionista extranjero deje de venir a Chile porque no supo que puerta golpear, y hoy contamos con mejores herramientas para lograrlo.

CMPC Celulosa CHICIT    

*Vicepresidente Ejecutivo del ComitĂŠ de Inversiones Extranjeras

ć°‘ĺ…ąĺ’Œĺ›˝éŠťć™şĺˆŠĺ¤§ä˝żéŚ†çš„ĺˇĽä˝œďźŒć”ŻćŒ ć™şä¸­ĺ•†äźšĺˇĽä˝œďźŒ ä¸€ä¸Şä¸€ç›´ĺœ¨ćˆ‘ĺ›˝ä¸şä¸­ĺ›˝ćŠ•čľ„č€…ĺ šĺŽŁäź çš„ä¸ťčŚ ĺ?ˆä˝œäź™ 䟴。与此ĺ?Œć—śďźŒäťĽĺ¤§ä˝żčˇŻć˜“ć–Ż ć–˝ĺŻ†ç‰šé˘†ĺŻźçš„ć™şĺˆŠéŠťĺŒ— äşŹä˝żéŚ†ĺ’Œĺ…¨ĺ›˝ĺ?„ĺœ°çš„ProChileĺŠžäş‹ĺ¤„ďźŒä¸şä¸­ĺ›˝äź ä¸šĺŽś ć?Ľć™şĺˆŠćŠ•čľ„ć‰“ĺź€äş†ĺ¤§é—¨ďźŒĺ?‘ćŒĽäş†ĺ…łé”Žć€§çš„ä˝œç”¨ă€‚ ĺŚ‚äťŠďźŒä¸­ĺ›˝ĺœ¨ĺ›˝ć°‘çť?澎中辡ç?€č‡łĺ…łé‡?čŚ çš„ä˝œç”¨ďźŒć˜Ż ćˆ‘äťŹä¸ťčŚ çš„č´¸ć˜“ĺ?ˆä˝œäź™äź´ă€‚ä˝œä¸şĺ¤–ĺ›˝ćŠ•čľ„ĺ§”ĺ‘˜äźšćˆ‘äťŹ ĺ…ˇćœ‰ćž ĺ¤§çš„äżĄĺżƒĺ šĺĽ˝ä¸­ĺ›˝ĺœ¨ćŠ•čľ„é˘†ĺ&#x;&#x;的回答嚜睧睭为 ĺ…śĺˇĽä˝œă€‚ä˝œä¸şčż™éĄšĺŠŞĺŠ›çš„ä¸€éƒ¨ĺˆ†ďźŒäťŠĺš´ćˆ‘ĺ°†ĺ?‚加中国

CMPC Celulosa felicita a CHICIT por sus 15 aĂąos de relevante contribuciĂłn al intercambio entre Chile y China.

15 AĂ‘OS Chicit

47


China en el camino de la ciencia y la tecnología

48

Edificios ecológicos

Trenes de alta velocidad

Industria automovilística

Satélite cartográfico

Hacia el 2020, el 30 por ciento de los nuevos proyectos de construcción en China, corresponderán a edificios ecológicos, según una meta fijada por el gobierno. La medida demuestra la intención del país asiático de acelerar la eficiencia energética en la construcción, acercándola a la de los países desarrollados. A diferencia de los edificios comunes, los edificios ecológicos ahorran diferentes tipos de materiales durante todo su ciclo de vida, protegiendo el medio ambiente y reduciendo la contaminación. Un estudio preliminar mostró que una cantidad de energía igual a 45 millones de toneladas de carbón estándar puede ser ahorrada por la construcción de edificios eficientes energéticamente, en un período de cinco años. La construcción de este tipo de edificios será subvencionada de acuerdo con un sistema de clasificación establecido el 2006. Las normas de construcción verde se aplicarán también a todos los proyectos de interés público financiados por el gobierno; así como a los proyectos de vivienda destinadas a personas de bajos ingresos.

Durante la presente década, China tiene previsto construir 16 mil kilómetros de vías para ferrocarriles de alta velocidad y al mismo tiempo mejorar su tecnología para aumentar la velocidad de dichos trenes. El plan busca garantizar el desarrollo sostenible de la tecnología ferroviaria, además de perfeccionar la seguridad de los trenes de alta velocidad sobre la base de la innovación independiente. A tal fin, las tareas principales del plan incluyen esfuerzos para mejorar los sistemas de inteligencia y de ahorro de energía, desarrollando incluso productos para la exportación. El plan establece también la investigación y la búsqueda de innovaciones en la tecnología del motor de imán permanente, mediante la cual se espera contribuir a la conservación energética. El mayor desarrollo tecnológico permitirá mejorar las operaciones de control de los trenes de alta velocidad, el monitoreo de sus condiciones y la detección de fallas a través de sistemas digitales.

Más de una decena de empresas automovilísticas, chinas e internacionales, firmaron recientemente contratos con la Ciudad Internacional del Automóvil de Shanghai, para ingresar en su Auto Research and Development Harbor (Auto R&D Harbor). Este recinto tiene una superficie de 12,4 hectáreas, en donde se ha previsto construir 120 departamentos independientes de investigación y desarrollo, en un periodo aproximado de 18 meses. El centro espera albergar a 150 empresas, centrándose principalmente en compañías de investigación de tamaño medio, con el objetivo de proporcionar servicios a la industria automovilística. El primer grupo de empresas incluye a la firma de automóviles italiana, Pininfarina; KSR Internacional Co. de Canadá; así como China’s Shenzhen Hangsheng Electronics Co. Ltd. y Chongqing Chaoli HiTech Co. Ltd. La Ciudad Internacional del Automóvil de Shanghai es una base integrada para la industria del automóvil, que combina 15 plataformas públicas de desarrollo e investigación, 12 oficinas centrales de empresas, 65 centros de investigación automovilística y más de 10 mil investigadores especializados.

A principios de mayo, China lanzó con éxito su satélite cartográfico Tianhui I-02 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en la provincia noroccidental de Gansu. El satélite, lanzado a bordo de un cohete portador Gran Marcha 2-D, entró en su órbita programada, siguiendo al satélite Tianhui I, de función similar, que se lanzó en agosto del 2010. Desarrollado y fabricado por una compañía subordinada a la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, el Tianhui I-02, se utilizará principalmente para realizar experimentos científicos, llevar a cabo investigaciones sobre recursos terrestres y recopilar información cartográfica. Se espera que la información de detección a distancia y los resultados de las pruebas obtenidos por el satélite promuevan la investigación científica y el desarrollo económico. Este es el 161º lanzamiento de cohetes de la serie “Gran Marcha” que se realiza desde el 24 de abril de 1970, cuando un porta cohete Gran Marcha-1 envió con éxito al espacio el satélite Dongfanghong-1, el primero del país asiático.

Fuente: wwww.xinhuanet.com

sHANG BAO, JUNIO 2012


Socios CHICIT

De Hong Kong con amor CWCC

Hong Kong es bien conocido por su capacidad para encontrar nuevos mercados, nuevos puntos de crecimiento y nuevas plataformas de negocios, en ambientes incluso adversos. Un factor clave de su éxito, que le ha permitido mantener una ventaja competitiva frente a economías vecinas. En línea con este espíritu, la firma de consultoría empresarial CWCC, creó hace seis años el Latin Desk, unidad de negocios especializada en América Latina y España, que atiende a más de 300 clientes hispanos. En la actualidad, el Latin Desk cuenta con 6 colaboradores Latinoamericanos que trabajan a tiempo completo junto a dos colegas locales chinos, que también pueden comunicarse en español. A la cabeza de este departamento se encuentra el sociofundador Thomas Wong, quien ha realizado en los últimos años numerosos viajes a América Latina y España, buscando el desarrollo de los mercados de ultramar, con una mezcla de lógica y pasión: “Yo siempre me digo a mí mismo que uno debe mantenerse alejado de lo conocido, en busca de situaciones nuevas; no fijar los ojos en lo que se ve, sino que en aquello que no se ve”, reflexiona. Según este alto ejecutivo, América Latina es un importante y emergente mercado, bendecido con abundantes recursos naturales, por lo que debido a su creciente importancia en la economía mundial, espera que más hombres de negocios de esta región, inviertan y establezcan sus operaciones en Hong Kong y a su vez, usen esta plataforma para entrar al mercado de China.

Fifteen years ago a child was born, The hope of a new dawn, A new venture on a promise land, And a few began working something grand. The child grew strong, learning to sing a Chile-China song, He sang right and took the rhythm with pride, A worthy cause but sceptics thought it would slide. On rough terrains and slopes, The child raised his voice and hopes, Though mountains in his way, He climbed a step every day. As years went by, people love the song, With a wish hoping it will last long, A song of love, shelter from the storm, Giving us comfort and keeping us warm. The child has grown, His dreams are known, He continues his song of friendship and love, Joined by angels of above. Together we sing this song, Our bonding becomes heart and strong, The Chilean Chinese Chamber of Commerce is for everyone, From them we find a place in the sun. Happy Birthday Sweet Fifteen !

CWCC Offices: Hong Kong Shenzhen Shanghai Beijing Guangzhou Nanchang Macau Website:

Thomas Wong Partner Latin Desk CWCC May 19, 2012

www.cwcccpa.com Latin Desk Spanish Website: www.cwcclatindesk.com

15 AÑOS Chicit

49


Nuevos Socios CHICIT Mayo 2011 - Mayo 2012 Indalum S.A. Líder en el diseño y fabricación de soluciones de cerramiento utilizando perfiles de aluminio y de PVC. Además cuenta con una unidad de negocio industrial, en la que provee soluciones de aluminio para diversas aplicaciones industriales. www.indalum.cl

Anglo American Chile Ltda. Cobre Oficina Santiago Minería de cobre www.angloamerican-chile.cl

www.casamoneda.cl FJMaurel Agencia de Aduana Agencia de Aduana, con 11 sucursales a lo largo de Chile. www.fmaurel.cl

Frutícola Frutifor Ltda. Exportaciones / Importaciones

50

Salcedo & Cía. Estudio de abogados y auditores tributarios; fue nominada como una de las firmas chilenas líderes en materia de Precio de Transferencia en la premiación de los Americas Awards 2010 de Internacional Tax Review. www.salcedoycia.cl

Agencias Universales S.A. (AGUNSA) Agencia marítima y servicios logísticos, cuya red global cubre operaciones en Asia, Europa, Norteamérica y Latinoamérica. www.agunsa.com

Casa de Moneda S.A. Institución encargada de fabricar billetes, monedas, medallas, y todo tipo de documentos valorados.

Lanz & Cía. Ltda. Maquinaria, equipos y motores, repuestos y servicio técnico. www.lanzco.cl

UB & CO. Firma legal internacional con presencia en Shanghai, Santiago y Nueva York, que proporciona servicios legales a clientes locales y extranjeros incluyendo corporaciones multinacionales, fondos de inversión e importantes grupos económicos. Se especializa en inversión extranjera, private equity, venture capital investments y el desarrollo de estrategias de implementación de proyectos con elementos multi-jurisdiccionales, ya sean industriales, de recursos naturales, de servicios o de comercio internacional. Ha desarrollado una plataforma de información legal pionera en China: iChinaLegal y ha sido reconocida por Chambers and Partners London como una firma destacada tanto en China como en Chile. www.ub-co.com/the-firm www.ub-co.com/media-room www.ichinalegal.com/ichinalegal

Estudio jurídico, con fortaleza principal en áreas de práctica como derecho minero, tributario, laboral, judicial y penal, entre otras, pudiendo proporcionar una asesoría integral. www.barrigacia.cl www.chilelawblog.cl

Friofort Logística en frío para tratamiento de alimentos con planta de procesos y servicios de congelado, parking, presencia de SAG permanente, exportaciones, control de calidad, administración de procesos de alta complejidad. www.friofort.cl Latin Tour Agencia de viajes y operador turístico de delegaciones chinas. CTI Compañía Tecno Industrial S.A.

CWCC Hong Kong Consultora hongkonesa, miembro de KS Internacional; tiene Latin Desk y Chilean Desk con servicios de asesoría en contabilidad, auditoria y generación de negocios. www.cwcccpa.com

VBR Chile SpA trabaja con inversionistas institucionales, principalmente grupos de private equity con inversiones en los EE.UU, China y América Latina en agricultura, bienes raíces, minería, energía renovable, telecomunicaciones y medios de comunicación, fomentando, facilitando y evaluando nuevas oportunidades de inversión para sus clientes. www.valuebridgeresearch.com/contac

Industria manufacturera de artefactos electrodomésticos de línea blanca de marcas chilenas tradicionales de gran prestigio: Fensa y Mademsa. www.electrolux.com www.mademsa.cl www.fensa.cl

VBR Chile SpA

sHANG BAO, JUNIO 2012

Barriga & Cía. Abogados Ltda.

Jorquiera & Rozas Firma de abogados chilena que ofrece una completa gama de servicios legales con especial énfasis en materias y casos complejos, así como en áreas de práctica de alta especialización, tales como transacciones internacionales, seguros & reaseguros, comercio internacional, minería, derecho marítimo y resolución de disputas www.jjr.cl/


ARAUCO saluda a la Cámara Chileno - China de Comercio, Industria y Turismo A.G. CHICIT, por su 15° aniversario.

www.arauco.cl

Shang Bao  

Revista Shang Bao para Chicit

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you