Page 1


La tribu urbana: yaquis de Hermosillol Llegaban muchos compañerosde aquí de la siel7'a; allá en esetiempa había muchayacada, todo desdeaquí de Hennosillo pa !riba; desde Ures, el Uau, que le dicen, y este otro, el Zacatal y el molino de Camou, eran yaquis, y luego la Hacienda del Zacatón, El Alamito y la Hacienda del Cannen. Testimonio de JoséOchoa Molina2

Gerardo Conde Guerrero, Rodrigo Rentería, Roberto Ramírez y Alejandro Aguilar Zeleny Etnografía de las Regiones Indígenas de México en el Nuevo Milenio / CENTRO INAH SONORA

U no de los grupos indígenas que más ha llamado la atención de investigadores e interesadosen las diversas culturas étnicas del noroeste de México, es el representado por los yaquis, asentadosen los ocho pueblos tradicionales, que antiguamente se encontraban establecidos en las márgenes

de la ciudad,y comoparte de losfestejosse consagróla Capilladel Cannen.Unpadrón delapoblaciónrealizado en estos años daba la cifra de 13,655habl/antes, incluye~dodosmil yaquis que vivíanen los alrededores de la ciudad

del rio con su mismo nombre. Para algunas de las distintas . ., .,' co~unldades I~dlgenas de la. regIO? los yaquls representan un Interesanteejemplo a seguIr, debIdo a su fortaleza y determinación, que les ha permitido mantener una buena parte de su territorio original, así como conservar una gran fortaleza de su identidad étnica, que ha sido determinante en la conservación de estructuras políticas, religiosas y culturales muy caracteristicas de la forma de organización de este grupo. Entre los estudios que hacen interesantes aportes a ta t.' 1 fl .0 e h desarrlIadoKarp(1989 es cues Ion, as re eXI nes qu a o ,. 1992) b 1 fi ., d 1 . d d d H .11 so re a con 19uraClon e a cm a e ermOSI o n~s ofrece? ?',auna p~~orámic~ ~e valor histórico p~ constitulr una VlSlon analItlca y cntlca de esta presenCIa, lo que servirá de base para futuras investigaciones. A continuación nos permitimos transcribir algunos de los señalamientos que este autor hace para la presencia de la tribu yaqui, los que nos sirven de guía para entender el proceso étnico y cultural del caso que nos ocupa; estos señalamientos, además, nos

L

/

1 o-'n 1 °-'~)

ZT

."

'

(En 1850)...comolos cementeriosque estabandetrásde la iglesiamayoryelque estabaenji-entedelaAlamedase habían llenado,se escogieronunostel7'enosal norte de la ciudad cerca de la acequia del Alto para acondicionarloscomocamposanto.Tambl'én sepuso en funcionamiento el panteón de El Hanchito, al que se bautizó como cementeriode SanAgustín, era utilizado . . /.

/.

prlnClpaimenteporlosyaqulS...

(En 1870)seconió la nohciadequeelfenvcanil llegaría a la ciudad,por lo que algunosacapararonlos terrenos al norte de la acequiadel Alto, que era ellíml/e de la ciudad, y junto a la cual estaría la ruta del tren, así aparecieronnuevosdueñosdelos arentamientos indígenar deEl Colosoy El Mariacm;y de los terrenosaledañosa dondese tenderíanlar líneasdel tren. (R 25)

permiten ir vislumbrando algunos de los elementos que caracterizarán la tensa y ambigua relación que se ha sos-

tenido entre la población indígenay mestiza.

fi

D

.rara estas ecrlas r' O'lY- O'lJ/. nermOSlllOsegun e1 padrón, tenía 11,655habitantesmásdosmil yaquis,por lo queel aumentoera tal veza catolr:emil..

~

Para 1910Hennosillo contabacon alrededorde nueve milhabl/antes,mar demi'!yaquisarentadosenlosbanios de El Hanchito, La Matanza, El Guaypann y El Manachi, en lar haciendas hay otros tantosyaquis.( Kalp, 1992:2139)

En 1842 se celebra el primer centenario de la fundaclon

Tres procesos de lucha por la sobrevivencia de la tribu yaqui. Testimonios. PACMYC, Culturas Popu1res, 1994. 135


¡_dad ,

Noroeste de México Como es bien sabido, todo esto no ha sido nada fácil para los miembros de este grupo, quienes históricamente han sufrido tanto guerras de exterminio y campañas de deportación, como diversos intentos de despojo de su territorio y recursos naturales, los cuales se reproducen hasta nuestros días. Esto ha obligado a los yoremes (gente) yaquis a desarrollar diversas estrategias de protección tanto de su territorio, como de su forma de ver el mundo, a grado tal que sus ocho gobernadores tradicionales por varios años han sido reconocidos y respetados por autoridades federales y estatales, como es el caso de diversos presidentes de la República, secretariosde Estado, directores de distintas instituciones, así como gobernadores y presidentes municipales,

El hecho es que sobre todo desde el siglo XIX se puede reconocer con más claridad la presencia de miembros de la etnia yaqui en la antigua ciudad de Hermosillo y en las haciendas que la rodeaban. En cierto modo se entiende que los miembros del grupo buscaron asentarse en las afueras de la ciudad, entre cerros y cañadas o trabajando en los campos agrícolas y ganaderos de la región. Una de las principales razones de esta migración y asentamiento tiene que ver, como se ha señalado ya, con los intereses de ocupación que se tenían en aquella época sobre su territorio. Pero también es cierto que por largo tiempo los yaquis contribuyeron al desarrollo regional con su esfuerzo en diversas labores y oficios, tales como la agricultura, la mineria, la talabartería y la construcción, entre muchas

que han reconocido la fortaleza de la voluntad yaqui. otras. Si bien es cierto que tradicionalmente se reconoce Desde siempre un elemento que ha sido caractey respeta hasta cierto punto la concepción de un territorio rístico de la cultura yaqui ha sido su capacidad de resistencia propio y original yaqui, es de señalarse el hecho de que su y reinterpretación de la cultura de los yoris (hombres blanpresencia rebasamuy pronto eseámbito territorial y adquiere cos), lo que les ha permitido hasta fechas recientes conservar otras características y dimensiones al menos desde la época una importante forma de organización y gobierno en su temmisional, ya que algunos yaquis se integraron al trabajo en torio tradicional, representado por los ocho pueblos y sus los reales de minas, así como en diversas actividades agríco- ocho gobernadores, aunque desde el inicio de las políticas las; en el cuidado del ganado o en el desarrollo de diversos neo-liberales en nuestro país, se ha venido minando su oficios. De estamanera se cuenta con evidencias y referencias estructura tradicional de tal manera que hoy en día llegan a de su presencia en distintas regiones y comunidades, sobre existir hasta dos gobernadores tradicionales en algunos de todo desde el siglo XIX. La ciudad de Hermosillo y varios los pueblos, lo cual supone fuertes pugnas y contradicciones de sus poblados cercanos contaron con la presencia y apoyo al interior del grupo. de integrantes de estaetnia para el desarrollo de muy diversas Al margen de concepciones coloni~listas o de actividades. voluntades liberales o modernistas, con relación al uso del La presencia de estos miembros de la tribu yaqui término de 'tribu', los yaquis de Sonora se reconocen a sí se entiende como una respuesta a los procesos bélicos que mismos como la tribu yaqui, con un claro sentido de orgullo afectaban la existencia de los miembros del grupo en su y pertenencia. Ser tribu significa así la búsqueda y manteniterritorio tradicional. Diversas familias yaquis, huyendo de miento de la unidad y fortaleza del grupo. Orgullo y la guerra, se fueron asentandoen los alrededoresde la ciudad, capacidad de resistencia, que les han permitido mostrarse buscando mejores condiciones de vida para sus familias; de frente a los otros: los yoris (blancos), como un grupo también seha considerado que algunos de estosyaquis, regio- consciente de sí, de su pasado, de su territorio y de su cultura. nalmente conocidos en aquella época como 'mansos' en realiLa presencia e influencia de los yaquis en el eran combatientes que buscaban trabajo para reponerse desarrollo regional ha sido documentadapor diversos autores de los cansancios y desvelos de la resistencia armada y a lo largo de la historia (Hernández, 1996), siendo reconoademás tratando de conseguir armas y pertrechos para continuar la resistencia. Otros miembros del grupo se oponían abierta o veladamente a la resistencia armada, lo cual nos muestra un campo bastante más complejo del que se consideraba en la época, donde se dividía a los yaquis en buenos o mansos y

cidos una y otra vez como impulsores y protagonistas de ese desarrollo, a pesar de que su territorio seguía siendo codiciado por los yoris, quienes buscabanconstantementepretextos para atacarlos y despojarlos de todo, llegando al caso extremo del intento de deportación masiva de que fueron víctimas a principios del siglo veinte.

rebeldes o alzados. Ptles en ese tiempo, como dicen, habia mtlchostorocoyori; entre nosotros,también en las haciendas,erancontrarios,traidores,traidores,así les dicen los yoremes¿.no?Torocoyoris,traicioneros,y comoqtliera, dondehayyoris, haymtlchostorocoyoris (TestimoniodeJoséMolina: 92).

(En1902)...EstandoIzábalenlagubema/tlrayeIGral Torres como comandante milital; organizaron la deportaciónde yaqtlis a YIIcatán;por esta razón, El llanchito, La Matanza, ¡¡¡la de Seris,La Teneríay El Gtlayparínqtledarondeshabitados... (Karp 1992:19-31)

136


~opologia Recogieron a los trabajadores en donde estaban trabajando, decíanquepor pasaportes,y resulta que llegaronenHermosilloy los encelraronenun colralón, a la gent~ a los trabajadores.Decíanquesab~ que¡Dan por los, quepasaportes,nomtÍsde engañolos llevaron. (TestimoniodeManuelaRamírez:85)

i

¡

i

y sus raíces. Desde antes de que embarcarana la gente para YucattÍn,en i90J; aquí enHermosllloya se celebraba. Sacabanla SemanaSantaen la Cohetera.A mí no metocó verlaallí, sino aquí enlasPilas, dondevivía el ChInoOmal;alltÍ dondeesttÍla Conasupo,enla calle

Un considerablesectorde estasfamiliasyaquisque Minay CallejónDelRío. vivían fueradel territorio tradicionaldel grupo,terminópor SixtoSebisa Tosaamasai (Silva,1995:92) asentarseen la ciudadde Hermosillo,principalmenteen los barriosdeLa Matanzay El Coloso,aunquealgunosvivieron Una de las fiestasmás importantesde la vida relitambién en El Mariachi, El Ranchito, La Haciendade la giosade los yaquises la de Cuaresmay SemanaSanta.Los Flor o Las Pilas. Con el pasode los años,los dos primeros barriosyaquisenHermosilloy enlos 8 pueblosseenvuelven barrios, El Coloso y la Matanza, se caracterizaroncomo en una dinámica que transforma poco a poco el ritmo, núcleosde la presenciaindígenaen la ciudad. actividadesy lugaresde la vida diaria en el lugar. En el casode los yaquis asentadosen Hermosillo, Desdeel miércolesde cenizaaparecepor las calles al menosdesdemediadosdel sigloXIX existenya referencias de la ciudad un extraño ejército representandola vieja y no sólo de su asentamientoen la ciudad y sus cercanías, permanentelucha entre el bien y el mal. Los soldadosde sino ademásde la celebraciónde susceremoniasy rituales. esteejército en lugar de utilizar cascos,máscarasanti-gasy A lo largodel siglo XX los yaquisdeHermosillohanlogrado armasde gruesocalibre, utilizan máscarashechascon piel conservary en cierta medida acrecentaresta tradición, a de chivo, atan capullosde mariposaa suspiernasy hacen pesar de las transformacionesde la ciudad y de políticas votos de sufrimiento y compromiso;sus armas son palos poco sensiblesa estetipo de manifestacionesa lo largo del chuecospintadoscon diversossímbolos,son su forma de siglo. dialogar desdeel silencio, recordandoantiguosmitos. A finalesde los añostreintael generalRománYocupicio Esteejércitocallejerosonlos fariseoso chapayecas, sepropusosergobernadordel estadoy entresusactividades soldadosde la cuaresmaque buscanal hijo del creador; políticas intervino de alguna maneraante las autoridades representanel equilibrio entre la antiguareligión cahita y tradicionales de los ocho pueblos yaquis, tratando de las creenciastraídaspor los europeoshaceya tantosaños. conseguirun espaciodigno para los miembrosde la tribu Entreel miércolesde cenizay másallá del sábadode gloria, yaqui de Hermosillo, entre las comunidadestradicionales justo hastael día de velar la santacruz, la tribu urbanade al sur del estado. los yaquisy los yoris de susmismosbarrios,nos recuerdan Algunosyaquisdela ciudadseestablecieron endiversas que el sacrificio individual es necesariopara mantenerla comunidades,aunquedespuésmuchos se regresarona la existenciade todos;pero tambiénque todosdebentrabajar ciudad, al no poderseintegrar fácilmente al estilo de vida juntos, y buscarentenderlas formasde respeto,legadode de los antiguospueblosyaquis.Algunos gruposseasentaron los antepasados, que les lleva al futuro. en el nacientepoblado de Vícam Estación, mientras que Los músicos,cantorasy maestros,parteimportanotrosfundaronla ColoniaMilitar, cercade CiudadObregón, tísima de la fiesta,tienen que serbuscadospor los responlo que les permitió de algunamaneraseguir integradosal sablesen los 8 pueblos,ya que en ocasionesen los barrios núcleo tradicional del grupo, pero de una forma paralela, no se cuentacon ellos. Seles busca,seles hablay si están aspectoque debeserestudiadocon másdetenimiento,para de acuerdosoncomprometidos(por un periodode tresaños entenderla complejadinámicade diferenciaciónintra étnica para servir a una ramada).DesdeHermosillo, los responque vive estegrupo. sablesde la "tropa" (nombre común que se utiliza para Cuando llegamos allti;el año38,nosdeJaron denominar a la cofradía de los fariseos, quienes toman a la orilla dela víadeltren,dondeesttÍla estación. Allí prácticamenteel control enlas fiestasdecuaresmay semana estuvimos comotreso cuatrosemanas, esperando a que santa)son los que visitan a estaspersonasen los pueblos /legaran los ocho gobernadores.iban a venir a tradicionalescon los que tienenmayor afinidad o lazos. reconocernos, a hablarconnosotros para versi éramos El trato se cierra con cigarrosy en ocasionescon yaquiso no. dinero. La relación con los ocho pueblostradicionalesno SixtoSebi~Tosaamasai termina ahí sino que se mantiene:durantetodo el año los (EnSIlva,1995:43) responsablesde la tropa les visitarán al menos en tres Asentadosen la actualidadprincipalmenteen dos ocasionesparaestaral pendientede laspersonas,de susalud barrios tradicionales:La Matanzay El Coloso, dondepor y en lo posible brindarlesel apoyo que pudierannecesitar muchosañosseconservóestatradición, los yaquisurbanos en cualquier situación. hoy endíahanconstituidoal menoscincoespacioso ramadas A ellos seles informa sobrela gentede la ramada tradicionalesdonde se llevan al cabo las representaciones de Hermosillo, se les preguntacómo están,si hay alguna de cuaresmay semanasanta,las cualessonunapartefunda- dificultad. Igualmente las personasque viajan para los mentaldel esfuerzode estegrupopor conservarsu creencia pueblostendránquetraer razónde susvisitados.Es común 137

¡.

':1


Noroeste de México que' en cada visita se les lleve alguna pequeña ayuda, comúnmente son alimentos.

XIX hasta la fecha, los contactos, intercambios y relaciones con la sociedadyori y mestiza urbana sonorensedesdeenton-

di cu

Mientras esto sucede, quienes hayan de salir de fariseos, ya se encuentran buscando los materiales para la elaboración de sus máscara, cinturones, tenávaris, y consi guiendo el resto de la vestimenta: cobijas, huaraches. Quienes entran de fariseos lo hacen por una manda en pago a un favor recibido, aunque no siempre es así.Ahora también entran jóvenes menores de 18 años y solteros, casos contrarios a la tradición original. Desde el miércoles de ceniza, con la salida del primer fariseo, comenzarán a entrar todos los demás conforme puedan ir haciéndolo hasta el miércoles de tinieblas que

ces dan como resultado una colectividad interpenetrada biológica y culturalmente por largo tiempo. Es cierto que se conservan sectoresmás o menos definidos de identidad yaqui (gente mayor, principalmente, hablantes de yaqui, entre otras características), no se trata tan sólo de una cuestión racial, dificilmente sostenible hoy en día, sino sobre todo de una cuestión cultural de intercambio y convivencia en procesos de transformación de la identidad social. En este sentido, la cultura yaqui ha logrado permear a ciertos elementos y sectores de la sociedad no-yaqui con la que han convivido por largo tiempo y quienes en cierta

p(

es el último día para hacerlo. Dentro de los preparativos también se encuentra la construcción de la ramada, se buscan los materiales, palma, batamote, troncos para ir armándola poco a poco. Resultado de la conjunción de la religión católica y la cosmovisión yaqui, la semana santa es una representación de las creencias y visiones de la tribu. Así entoncesse puede ver que detrás de este ceremonial no únicamente está la representación "católica" de la pasión y muerte de Jesús, sino que también expresan, en parte, el concepto yaqui del orden divino, de su cosmogonía, de su forma particular de vivir el mundo. Entre las distintas manifestaciones de la cultura yaqui, los rituales asociados a la cuaresma y la semanasanta, a lo largo de los años se han convertido en un símbolo inconfundible de la presencia yaqui en la ciudad de Hermosillo, en algo que da forma y sentido a su pasado indígena y religioso. La presencia de extraños personajes ataviados con

medida han asumido solidariamente también la observancia de ritos y tradiciones, como sucede en el caso de los fariseos, uno de los personajes más importantes de la celebración cuaresmal. En éste como en otros personajes del ritual la adscripción de gente del barrio sin un origen necesariamente yaqui, que participa en algunas de las actividades y cargos del ritual, por interés y convicción resulta evidente. Un elemento que resulta de especial interés es que contra la idea generalizada de que la tendencia de estas tradiciones es a reducirse y desaparecer(lo que puede entenderse desde las presiones de la llamada globalización), en el caso de las tradiciones yaquis urbanas, la situación es notablemente distinta, ya que desde hace algunos años se ha generadoun proceso de multiplicación y dispersión, sobre el cual se debe reflexionar con mayor detalle. Son distintas las causas que se pueden atribuir a este fenómeno de dispersión, entre algunas de las que son mencionadas por la gente de estos barrios pueden señalarse

máscaras y haciendo sonartambores, deambulando decalle lasobservaciones dequeal abrirsecalles,comoenel caso en calle se envuelve de misterios, preguntas, sustos y explicaciones más o menos certeras. Son señales de otros mundos y otros tiempos que se resisten a desaparecer, que habitan las calles para dar nuevo y el mismo sentido a la existencia. Envuelta en una dinámica con ansias de modernidad, la ciudad sin embargo se presenta una y otra vez indiferente a los sentimientos y pasiones de sus actores. La ciudad vive sujeta a sus propios ritmos y depende de muchas decisiones y criterios de carácter económico, funcional, operativo y práctico, de tal modo que el espacio para las tradiciones se vuelve más que nada un problema a ir resolviendo que una situación a partir de la cual reconsiderar identidad e historia, para dar mayor sentido a la existencia. En el caso de las tradiciones de cuaresma y semana santa, para la tribu urbana la modernización y el progreso han significado una itinerancia continua, un intento por conservar espacios para mantener una tradición que tiene qué ver no sólo con el sentido de la existencia de la propia tribu, sino con la sociedad misma de la que forman parte y a la cual cada vez parece interesarle menos todo esto. En este proceso son muchas las cosas que han cambiado y que lo siguen haciendo: por una parte debemos considerar la transformación misma de la comunidad yaqui, asentada en Hermosillo al menos desde la mitad del siglo

del Coloso, se provocaron divisiones y fracturas entre los responsables de la tradición, lo que dio como lugar a una división del grupo ritual en dos colectividades: Los del Coloso Alto y los del Coloso Bajo, ambos grupos, junto con el de La Matanza, por largos años llevaron al cabo esta representación. Acorde a nuevos planes de desarrollo y transformación urbana en un afán modernista acelerado, durante la década de los noventa la tradición cultural yaqui sufrió nuevos embatesy estuvo en el centro de diversas discusiones. En atención a proyectos urbanistas se comenzó a hablar de una reubicación de la población yaqui urbana, hacia una localidad donde tuvieran mejores condiciones de desarrollo y expresión. Algunas personasno estuvieron de acuerdo en abandonar sus casasy espacios tradicionales, señalando su derecho a conservar sus tradiciones, mientras que otros consideraron que esta propuesta era lo mejor para ellos, trasladándose a un nuevo asentamiento: La Colonia Sarmiento, que se establece como un intento de crear un pueblo yaqui 'tradicional'. Todo este proceso ha generado discusiones e intercambio de puntos de vista que tienen que ver con la importancia y las características urbanas de esta forma de expresión de la cultura yaqui. También ha dado pie a políticas

138

dt a( H ra o C S a. si

I

]


,,::.~,

"!c,

.%ropologia diferenciadas de atención hacia los distintos grupos en cuestión, quienes son a la vez objeto de una atención distinta por parte de las instituciones involucradas, En Hermosillo, por su contexto urbano, hay una serie de actividades y obstáculos que se deben sortear para sacar adelante la fiesta, Primero apuntemos que en la ciudad de Hermosillo existen cinco grupos rituales organizados en ramadas, que representan a la iglesia yaqui, distribuidas en o cerca de los barrios tradicionalmente yaquis como son El Coloso y la Matanza. Por diversas situaciones, las ramadas se han ido dividiendo, dando origen así a las cinco que actualmente podemos identificar para fines prácticos de la siguiente manera: R d d 1C 1 Al b' 1 ama a e o oso to: que se u lca en a

Reserva", ubIcada en la coloma del ' mIsmo

en el imaginario social del sonorensecomo la fortaleza y la resistencia, el orgullo y la dignidad de un pueblo que no se dejó vencer. Claro que esta imagen heroica es aderezada constantemente con distintas contracepciones donde se pueblan imágenes de indios ebrios, flojos y mal organizados, de tercos y ventajosos, valoraciones todas que esconden intenciones de control y despojo históricamente construidas, Muchas veces se ha señalado el hecho de que la danza del venado, elemento central en la cosmovisión yaqui, se ha convertido en emblema oficial de lo sonorense.Otro elemento sobre el que mucho seha hablado también, es sobre la estructura de gobierno de los yaquis, con ocho gobemadores tradicionales para los ocho pueblos yaquis, Un elemento que tradicionalmente ha caracterizado , la fuslon de culturas y relIgIones que se expresanen el pensa, ,. .. mIento y la ntualldad de los yaquls es el ntual de cuaresma " ' Y semanasanta, dentro del cual conVIven estructurasmltlcas 1" d d d . t d ' . t os que se Y re 19losas e os sIstemas e pensamlen o lstm . . , volvIeron complementanos al paso de CIentos de anos de d ', d d d ' ". 1. eVOClon, an o paso a una tra lClon nca y comp eJaen su ," ., expreSlon, y que Juega un papel de gran ImportancIa en la , ., ' b ' 1, . " reconstltuclon Slm o lca, lmagmana y rea1 de1 mundo de ,. . los yaquls en el tiempo de los dIoses y en el presente, La intención de hacer este señalamiento no es sólo '" , , con el afan de reIterar en cIerta forma el ongen y pertenencIa ., compartIda por parte de este grupo con la configuraclon y desarro11o de 1a CIU . dad ; smo ' ad emas ' d e ell o suponeuna

nombre en las afuerasde la cIudad de

mvltaclon

d 1b

parte trasera e

'

d 1C 1

arrlO e

o oso a un

d d d " costa o e un conjunto eportlvo. d d 1C 1 B ' , , 1 Rama a e o oso aJo: se sltua en e '

'

mtenor1 d

,

d

1 b

1

'

d

1 C

1

d

o L o ' oso ' aJI un costaJ e a escue a pnmana azoro .lJ'LerCOtio. d d 1 . R ., ' d Rama a e a col oma evo1UClon: sltua aa dd 1 l . d 1 , b un costa o e a co oma e mIsmo nom re, fi ' d "A d H d ' d 1 e

amo

e

"

etras e as o lcmas e gua e ermo'll " SI O. ' l 1 d d 1 1 y por, u tImo ' a rama a e a co oma b' , ' d "L '

,

SarmIentoo tam len conOCla como ,

, 1

Hermosil

1

o

,

hacia

a.

"

e

norte.

,

'

,

'

.",.,

a

mvestlgar

mas

'c

a

ion

d o

a

tr aves '

d e

d lversas '

, fuentes documentales sobre la presenCIa del grupo y su

No todas las ramadas cuentan con un espacio propio interacción con la sociedad no indígena a lo largo de los para celebrar su fiesta. Por lo consiguiente, tienen que años. negociar con los dueños de los terrenos en donde se saca la De los anteriores señalamientos se desprendecomo fiesta un permiso por el tiempo que dure la cuaresma y la un elemento caracteristico la relación de distancia que desde semanamayor. En el caso de la ramada del Coloso Alto y la el inicio se estableció entre los yoremes y los yoris. Los colonia Matanza obtienen dicha anuencia con el ayunta- primeros se establecieron originalmente en las afueras de la miento municipal, naciente ciudad, tal vez respondiendo a su vínculo original Para la ramada de la Matanza obtienen dicho permicon respecto a la naturaleza que aún hoy en día determina so de un banco, que es propietario del predio, El Coloso el desarrollo y los asentamientos de los yaquis en los ocho Bajo y la Reserva no tienen este tipo de problemas, sin pueblos. La forma de manejar los datos de su presencia en embargo, el Coloso Bajo y Alto, por las condiciones fisicas la ciudad y las haciendas resulta igualmente consistente con de los terrenos, tienen que gestionar ante el ayuntamiento esta diferenciación, donde se les considera aparte del núcleo el acondicionamiento del lugar para emparejar el terreno básico de la población (o de la gente). con maquinaria pesada, La energía eléctrica que ha de servir Hay que reconocer, sin embargo, que esta exclusión para los puestos y el agua que se utilizará durante la fiesta posibilita hasta cierto punto un seguimiento sobre la son cosas que se consiguen "jalándolos" del poste y toma evolución de este grupo social en un ámbito urbano, para lo más cercana de luz y agua respectivamente cual se requieren estudios más específicos desdeel punto de Todo esto nos señalaun interesantey complejo cam- vista de la demografia. po de expresión e interacción social, que está determinando Destaca también esa noción de no pertenencia que también las actitudes y respuestaspor parte de los diferentes se traduce en la adjudicación de susterrenospor particulares, actores sociales involucrados en esta cuestión que año con la condición 'favorable' de que han sido en diversas año parece saltar a la luz pública por el hecho mismo de la circunstancias donde se les permite mantener sustradiciones celebración de la cuaresma y semana santa, aunque como donde tradicionalmente se habían llevado al cabo, como se algunos miembros del grupo nos lo han señalado: nosotros ejemplifica en el aspecto de los terrenos relacionados con el somos yaquis todo el tiempo, no nada más en cuaresma, ferrocarril, todo el año tenemos nuestras celebraciones y velaciones, Se trata de una presencia cercana y distante a la La cultura y la sociedad yaqui se han configurado vez, lo cual se expresa en otras de las crónicas existentes, 139

"


I

Noroeste de México donde los atributos de los yaquis como grupo trabajador y emprendedor, desaparecen fácilmente al transportarse la

diversa tradición cuaresmal y de semana santa que se manifiesta entre los rituales de nahuas, huicholes, rarámuris

t

discusiónal terrenodelos derechos territorialesy étnicosy

o cahitas;concadauno de los cualesel mito adquiere un

I

la supuesta negación de los miembros de la tribu para rostro y una expresión específicos, producto del intercambio integrarse al desarrollo que les es impuesto desdeel exterior. y la negociación simbólica con procesos y creencias particuEsta situación que ha tenido sus efectos más fuertes lares y locales. y claros sobre la tribu de los ocho pueblos, requiere ser preciSi bien el texto que subyace a estos distintos rituales sadaen el marco del proceso de urbanización que este grupo parece ser el mismo, su interpretación y realización asumen ha afrontado para el caso de la ciudad, caso muy distinto a condiciones, valores y expresiones concretas en un proceso la dinámica seguida por los yaquis, que emigraron hacia religioso diverso. Dificil si no imposible sería, por supuesto, Arizona. el esperar que en todas partes la interpretación de un texto Bajo el emblema del sincretismo mucho es lo que mítico tuviera la misma lectura y que además su represense ha discutido sobre los procesos de intercambio entre los tación fuera también la misma. sistemas religiosos y conceptuales de los diferentes grupos Es esta realización particular, esta concreción lo pobladores de América y las distintas órdenes religiosas que que da sentido a la existencia y a la cultura, uniendo en la tomaron a su cargo la salvación de las almas de los indígenas, diferencia a distintas sociedades; indudablemente estacierta la mayoría de las veces sin percatarse en lo más mínimo de capacidad de elasticidad o ubicuidad es lo que ha permitido las distintas lógicas simbólicas que componían el complejo a la iglesia católica tener el impacto y la presencia que hoy mundo filosófico y religioso prehispánico. Hemos terminado en día la caracteriza, sin olvidar, claro, la existencia de por aceptar que' algo' de lo propio de los indígenas sobrevive grupos e intereses de poder que en determinadas épocas le en la religiosidad contemporánea, sin que muchas veces se han dado el respaldo necesario a la propagación de esta fe. precisen siquiera los contornos de ese' algo'; en contrapartida Es reconocida la importancia que tuvo la relación pareciera creerseen ocasionesque el discurso religioso euro- entre los misioneros jesuitas y los antiguos yaquis, a quienes peo fue asimilado y traducido un tanto mecánicamente por se les atribuye la conciencia de que era necesario construir los indígenas. Dificilmente estos aspectospuedan permitiruna mejor relación con los invasores que lo que se sabía de nos entender el sentido de toda una serie de prácticas, adapta- las condiciones en que se encontraban otros grupos más al ciones y transformaciones que dan como resultado los sur, quienes eran totalmente dominados y controlados por complejos mundos religiosos que conviven en la actualidad, los invasores. Con respecto a ellos se reconocían las cada vez con más frecuencia en los mismos espacios. cualidades y capacidades de los religiosos para mediar con En el caso que nos interesa, particularmente, los militares, este hecho aunado a la propia fortaleza del referido a los rituales de cuaresma y semana santa, se mani- grupo les permitió establecer una relación en términos de fiesta frente a nosotros la síntesis de largos y complicados mayor convivencia e intercambio. procesosde pugna e intercambio, de imposición y aceptación Resulta dificil atribuir tan sólo a la influencia de de concepciones y símbolos, todos los cuales no pueden ser los religiosos y los españoles el uso y reconocimiento del entendidos si no se toman en cuenta además los aspectos símbolo de la cruz entre los pueblos indígenas del noroeste, afectivos, de voluntad y sacrificio, de participación, que tómese en consideración, por ejemplo, su cierta presencia tienen que ver ademáscon otras cuestiones relacionadas con entre los diseños de algunas de las distintas manifestaciones la organización social, la reproducción de la sociedad y otros gráfico-rupestres de esta región. Claro que resulta igualo elementos que trataremos de ir señalando para enmarcar mayormente dificil atribuir una relación entre estasmanifeslas distintas dinámicas que toman cuerpo dentro y a lo largo taciones y las raíces culturales de los grupos cahitas de donde del proceso ritual. derivarían yaquis y mayos con el paso del tiempo. La pasión, sacrificio y muerte de Jesucristo para Como elemento simbólico la cruz ha tenido a lo salvar a la humanidad, cuyo relato ocupa una parte funda- largo del tiempo distintas interpretaciones y valoraciones mental en la conciencia religiosa de católicos y cristianos, donde se tocan aspectos que tienen que ver, por ejemplo, se convirtió en manos de los misioneros que llegaron a la con la cardinalidad y los distintos rumbos del espacio o el Nueva España, en un recurso de primer orden para lograr la universo, en términos de complementación o de oposición: catequización de los indios, al involucrarlos en el sentido norte/arriba, sur/abajo, derecha/occidente, izquierda/ del sacrificio desde la visión europea, que finalmente se poniente, entre algunas de las distintas variables que pueden convertiría en una forma de control. estar asociadas a distintos mitos o creencias, adjudicándole Frente a la visión de una conquista religiosa al símbolo en cuestión una interpretación específica. impositiva y violenta (que en más de una ocasión así lo fue) Tampoco esposible omitir o menospreciar la intensa se ha ido descubriendo también un complejo proceso de labor religiosa sostenida por los misioneros y fortalecida intercambio de sistemas simbólicos donde el mito original por las armas hispanas,que consolidaron también la conquisimpreso en la biblia pasó por una serie de procesos de ta fisica y espiritual de grandes contingentes de población. traducción y adaptación en la cual participaron por igual Los distintos usos de las cruces aquí señalados,o la referencia hispanos y americanos. Muestra clara de ello es la rica y al uso de plumas como parte del arreglo de la cruz, apuntan 140


~opologia también hacia ese complejo y desconocido pensamiento simbólico y religioso de los yaquis, sobre el cual se adaptó el pensamiento de los misioneros y las concepciones religiosas de la época. Pérez de Rivas, al referirse a las antiguas creencias de los indios yaquis, las reduce a escasasy pasajerasreferencias atribuidas a gente que ya se ha convertido, como en el caso que a continuación se señala: Estabatansepultadaestanaciónenestastinieblas,que una india, ya desengañadadespuésque se introdujo la doctrina del Evange~io,declaróy df¡~ a uno de los padres que,selo predicaban:padre, mira d~ la otra parte del rlo; ¿'vescuantoscerros,montes,picachosy ' h .J,," n ,.J 11 cimas ay en touo es,econ,omo: .l/es en ,Ouosellos teníamosnuestrassupersticiones ya todoslosreverenciábamosy las celebrábamosenellos.Las Vl"ejas cerf¡:' ficaban que el demoniose les aparecía enfonna de perros, saposcoyotesy culebras,figuras propias de quiéneséLIndiosprincipalesyfiscalesajinnaroncomo cosasabiday recibida entre ellos que las hechiceras iban denochea ciertosbailesyconvli'esconlosdemoniosy que volvíanpor los áires. (PérezdeRivas, 1985:158).

yaquis de los ocho pueblos tiene fuertes implicaciones en la reproducción y mantenimiento de la colectividad. Un importante caso de esta situación lo representa el hecho de que a partir del miércoles de ceniza las autoridades tradicionales de cada uno de los ocho pueblos del rio yaqui, ceden su poder a las autoridades religiosas, quienes conducen el destino de los yaquis a lo largo de la cuaresmay la semanasanta, incluso en cuestiones que rebasan ampliamente el marco de los procesos rituales. Esta alternancia entre una autoridad tradicional y una autoridad religiosa nos habla de la importancia que para la reproducción social del grupo han tenido estascreencias; se trata no sólo del mito de la resurrección de cristo y la b" d 1 t .. l ', d 1 h .dad . sa vaclon e a umanl , SinOtam len e man emmlento . . , concreto de una forma de existencia, de formas de organlzación, sacrificio y respeto que son observadas entre muchas comunidades indígenas con más entrega y profundidad de lo que puede suceder entre sociedades no indígenas. Esto ha supuesto una apropiación religiosa y filosófica de una serie de prácticas y creencias que son integradas al sentido de la existencia individual y colectiva, pero no sólo en términos de una salvación de la humanidad, sino particularmente del sacrificio y sobrevivencia de la propia tribu

Una cuestión que aparece de fondo aquí es la muy yaqui. distinta concepción y valoración del mundo natural y de los Este proceso de apropiación que asumerostros muy seresy personajes que en él habitan; desde la cosmovisión semejantes entre los mayos y los yaquis de los pueblos de los jesuitas (que representa en buena medida parte del tradicionales, donde se expresa de una forma muy compleja pensamiento derivado de occidente) seres vivos, como los e intensa, asume expresiones y condiciones particulares a perros, los sapos o las serpientes, son ya asumidos como partir de los procesos de asentamiento urbano, en el caso de emisarios del demonio, mientras que por ejemplo en la población yaqui de Hermosillo, que seve sujetaa distancias sociedades agrícolas, como las de los yaquis o los mayos, y desencuentrosconstantes con su raíz histórica y cultural a personajes como la rana y el sapo se asocian con la lluvia y lo largo de diversos procesos. Sin embargo, sigue siendo su al proceso agrícola mismo, por lo cual sus atributos estarían referente obligado. Los procesos de cambio generacional y lejos de las concepciones infernales de los jesuitas. la paulatina desaparición de sus líderes tradicionales suponen Para el asunto que nos ocupa particularmente, en una serie de adaptaciones y transformaciones que le dan su cuanto a las tradiciones de los yaquis de Hermosillo, esta carácter particular y urbano, lo que por supuesto supone reflexión tendría que ver también entoncescon los personajes algunas diferencias con la tradición de origen, lo que en que habitan y se expresan en las distintas máscaras o todo momento aparece como una condición vital de su 'monteras' con las que llevan al cabo estastradiciones, aspec- existencia. to que se tratará más adelante. Entre los documentos y descripciones relacionados Se requiere trabajar más en la ubicación de docu- con el ceremonial de los yaquis que nos ocupa, una que mento s históricos y referencias religiosas que nos ofrezcan resulta muy ilustrativa (en varios sentidos) y con un algunos otros elementos de reflexión sobre el largo proceso interesante valor etnográfico es la que nos brindó don de constitución del simbolismo religioso de los yaquis, el Fernando Galaz, ilustre personaje y autor del Hermosillo de cual se traslada, se transforma y sobrevive a través de distinantes, que cubre de nostalgia los recuerdos de otra época. tos mecanismos entre algunos de los barrios de ascendencia No estápor demás señalar,sin ningún menosprecio, yaqui. Será necesario consider~r también el momento en el hecho de que la visión de Galaz, en cierta medida es que los miembros del grupo comienzan a asumir con más congruente con la visión externa que se tiene de los indios y fortaleza y claridad el control sobre su nueva vida religiosa sus costumbres. No deja de saltar a la vista el afán interprey donde otros elementos simbólicos ocuparán su lugar dentro tativo que busca encontrar algún sentido a la complejidad de esta tradición. del ritual y de la cultura de los yaquis. Esta situación pudo brindar a los yaquis las condiDe esta manera parece un camino seguro el remitir ciones para asimilar algunas de sus creencias y tradiciones el ceremonial a una concepción que podríamos llamar clásica en los esquemasrituales desarrollados junto con los jesuitas, de la pasión de Cristo, donde el ritual apareceríacomo una lo que de algún modo dio como resultado el rico e interesante mera escenificación o representación del texto bíblico, lo complejo ritual de cuaresma y semana santa, que entre los que está muy lejos de mostramos las complejidades 141


Noroestede México

expresivas y simbólicasdeestatradición. El Barrio de La Matanza escondesus centenaresde jacales de carrizoy Iodo bienpulido, que vanen recta línea deponiente a oriente,teniendoal norte el cerro deLa Campana;al poniente un cerro chapoplomizo; al sur unapequeñacolÚllleraqueseinicia enunmogote de cerro color blanco que tiene en su centro unposte queremataen un tisicofarol de vI'drio.Alotro lado de

estacortaconili'/era, estánlosguayabos dedoñaPolo-

seaventuraban aentra!: Después elproblema empezó

1T

a presentarseen el barrio de El Coloso,contiguoal Mariachi, dondese asentarontambiénfamilias de la hibuyaqui. Estebal7'lOsiguesiendounproblemahasta la fecha, junto con el barrio de San Luis donde proliferan los hechosdelictuosossangrientos.Actualmenteotro~~arriosnuevosa:ela~riferia dela ciudad, han adqulrl'dofama depeligrosidad BelénN. De MartinezdeCastro(1995:65)

lc

..

.

.

..

/ fl 1 1

e ,

Carlos SIlva, realIzando trabajo de mvestIgacIon entre los yaquis de La Matanza, recoge el testimonio de

s 1

callejóndela teneríadeLuis Wong;Cenvs,rastro,que estáen el centroy el tísicofarol se regodean,mirando allá al orientelas tranquilasdel río queen aquelanochecerdel15 demalZOde 1909,centenares decopeches (luciérnagas)consusazulesluceslo iluminan. Yarecorrencalles,callejonesy veredasdeLa Matanza los chapayecas,son hombres,son adultosyaquIs que cumplen unapinturas penitencia. Toscamáscara dehasta piel de becerro con surrealistas, lo cubre el

Sixto Sebisa, quien nos ofrece algunos comentarios que es importante considerar:

t

cogote.Por dentrode la máscaraelpenitentelleva en su boca una crucesita de meta~ que viene de una cadenllaensu cuello aprisionada.Esa crucesita,bajo terrible pena, nose la podrá desalojar de la boca -dura cuandomenosdiezdíasconellapuesta-mientras duren las ceremonias.En la mano derechalleva una especiede bastónde mando,con anli'/ospintados en ro./oY azuly en la izquienia un cuchillo de madera pintado con caprichosasfiguras en azuly rojo. En la cintura unafa./a con colgajosde hoja de lata y en las piernas unas tobilleras con hileras de cascabelesde víbora,demetalo de tavosderes. Caminangolpeando el cuchillo de madera o raspándolo en el bastón de mando. Cuandosuelen danza/; dan talonazosen la tierra, acompañadosdel raspear de los litstrumentos de maderay la músicaunifonne de los cascabeles. De allá no son lágrimas que esparcelaflauta, sino la congoja,la agoníadeMaría. Yya el viernesenla noche, cuandolevantandel sueloal estoicoindioy lo envuelvenen unasmantas,se lo van llevandoal tiempoque delos árbolesse vaacercandoel llanto deMaría, quien llega con el indio al ramadón al mismo tiempo.Ahí toda la nochevelana Cristo -el indio Matíasy, a sus pies, la ah1ouladaMadreensilenciollora. Al amanecer de esanoche,las ochohornillas secoronancon vasijas de barro de monstnlosovientre,atloorradas hasta el gollete de huesoblanco con todoy tuétano,lagarto, carnesdelgadasy chilescolorados. h 11 { ZT ./1 J J h n'

Dicen quemásantesse le quedabapegada en la cara al quehablabao al quecaíaen tentaclon.Secondena, queda en el mundopara siempre,hasta despuésde muerto. (Silva, 1995:91). La Coheteraestabapor la primera calle detrásde la catedra~hastacasi llegandoal río, lo queahora esel Malecón.Allí sacabanla SemanaSantala tribu que habitabaaquí Despuésvinola deportacióna Yucatán. A estasfechas no tenemosdóndesacarla. Uno de los gobernadoresde Sonora les dio unpedazo de tierra pero lo invadieron las gentes que vinieron de los pueblos de la sierra o del su!: Les quedónomásun pedazochiqullo quetienepapelescomopropiedad de la tribu para la celebraciónde la SemanaSanta. No hanpodido hacersede unpedazogrande,depeniida unahectáreao unay media.Tampocolos del Coloso tienen, andanpI'diendopenniso, pI'diendoprestado. Dicen que esteaño van a pasar el Sábadode Gloria en elpanteón del Ranchito,a un lado de los difi¡ntos. Cuandoempezóa celebrarseaquí enla Matanzaeran dospartidas. En esetiempolos./'efeseran las autoridadesde las costumbres yaquis,los Co./flImbre ya 'tira. Eran los queponían las ónieneJ:; los quedirigían. Por ejemplo,cuandosalía unode los enmascarados tenía queser casado,si no era casadono lo recloían.(Silva 1995:92).

LleJaron uet/a en e nennOSlttO tie ayer y tie oy,

FernandoA. Galaz(1996: 347-349)

. ~tra,

crónica qu~ también hace ~eferencia a la

C

La celebraclonde la cuaresmade Hennosillo existe desdequesefonnóla tribuyaqui. Losyaquisla hacen de una forma, otros de otra manera. Nosotros la hacemos con esas máscaras que dicen que son sagradas. Cuandohabla uno dentrode la máscarase condena.

Con respecto a la situación que atraviesan los

barrios tradicionalesde los yaquis de Hermosillo, espreci... ., samentela presencIay partIcIpacIon de los 'mestros' y 'cantoras' uno de los elementosque nos permite entender los procesos de cambio, adaptación y resistencia que se ven

presencIamdIgenaen la cIUdadde Hermostlloy la semana involucradosparatratarde darcontinuidada lastradiciones. santaes la que escribió Maria B. Navarrete: La rupturadeestacontinuidadestal vezuno delos elementos BarriosBravos másrepresentativos ensituacionesdemigracióny adaptación Las Pilas y La Matanza(dondeestabael rastro anuevosentoffiqssociales,enestecaso,urbanos.Estosupone municipal)eran los barrios bravosde Hennosillo, una distanciacon respectoal núcleo,raíz o matriz del cual ambossituadosenlasfaldasdelCenvdelaCampana. provieneel ritual y el simbolismodel grupo.Aunadoa esto Los pileños'recibíana piedrazos'a losintnlsosque se cuentacon la situaciónde la elevadaedady muertede 142

-

-

C

nia queahorapertenecena don TomásPérezy los altos arrugadosguamuchilaresqueparecen vigilar el

--

~~-"

t ( ,

;

1


.%ropología

muchosde los personajesque a lo largo del siglo veinte lograronmantenerestastradiciones. Frentea la muertede susancianos,el procesorural / urbanoen que sehandesenvueltoha tenido comoefectola faltade continuidaden la formacióndenuevosactoresrituales, especialmenteen lo que se refiere a quienesconducen losceremoniales. La apariciónde otrastendenciasreligiosas, el abandono fisico de los barrios tradicionales, o las condiciones sociales específicasde cada barrio han ido suponiendouna desaparicióny un abandonoque afectan las expresionesdel grupo. .

agrupacióncapazde conferir a los jóvenesun nuevostatus. Se trata pues, de elementosque tienen que combinaruna ciertaagresividadhaciael entornoadultoy un estimulopara el miembrodel grupo. En ese sentido, todos los jóvenes transcurren cotidianamenteen un culto incesantea la violencia -real o simbólica-,o másbien,utilizan el recursosistémicoy constitutivo de la violencia como medio de afirmación y declaración de guerra.Podríadecirseque estardentrodel barrio, es como un espaciointerior -el de la seguridady cobijofrente al espacioexterno-el del peligro y el sobresalto-,de

Ante esta situación, en la cual los líderes de los barriostradicionalesno puedenya contarcon los mestrosy cantoras(o con susposiblesdescendientes y herederosde la tradición); se ven obligadosa encontraresteapoyo,ya sea en algún otro de los barrios (lo que a vecesse dificulta por situacionesinternas y que se generanentre los distintos barrios) o acudiendo hacia alguno de los ocho pueblos, tratandode suplir estanecesidad. Sinembargoestosuponenuevostiposdeproblemas, quetienenquever no sólo con las cuestionesde la distancia, el transportey la falta de comunicación;sino ademáscon formas y procedimientostradicionalesde pedimento que debenseratendidos.Pertenecero serfariseodel ColosoBajo, o de al~ otro barrio de la ciudad implica más que una cuestiónétnica,unaidentidadgrupal,estoes,quela semana santales o~ece la posibilidad de encontraruna nueva vía de expresión,un modo de alejarsede la normalidadque no 'les satisface y, ante todo, la ocasión de intensificar sus vivenciaspersonalesy encontrarun núcleo gratificantede afectividad.Se trata desdemuchospuntos de vista, de una especiede cobijo emotivo por oposición a la intemperie

ahí entoncesque no resulte tan descabelladoel hecho de cómola oposición,el enfrentamientocon lo externoespara estosjóvenesuna maneraeficaz de manteneruna cohesión grupal interna: el espacio y sus fronteras actúan como elementodecisivode la gramáticadela identidady la cultura juvenil, unida de algúnmodo con la identidadétnicayaqui. De modo tal que lo que era rechazoa.lo externo,a lo que venía de afuera,se toma paulatinamenterepudioa lo diferente, a lo diverso-ejemplo la fobia que se tiene hacialos guachitos-.Paraalguienajenoa estaslógicaspuedeparecer descabellado y hastailógico ya que.latendenciaactualesde que los individuos son cada vez menosde un lugar o un espacioconcretos,en ciertamanera,comola economíay la cultura se han globalizado.Sin embargo,para estastribus urbanassesabenposeedores deunaporcióndeespaciovital, cifrando su afirmación en la conquistade territorios, en su señalizacióny en su defensa.Así pues,encontramosentre estosjóvenesenmascarados la omnipresenciade un criterio de exhibición,tantode imagencomode conducta:contrariamentea lo quesolíasucedercon las sectasviolentasdeotras épocas, en donde sus miembros tendían a esconderse,

urbanacontemporánea,que paradójicamente,les lleva a la calle. Si algo tienen en común estosguerrerosurbanoses que su búsquedade reputacióny afectividad se combinan con un espíritu de rebeldíay de marginación,son adolescentescon actitudescontestatariashacia la sociedadadulta o susinstituciones.Songruposqueparecenoponerseabierta y violentamenteal paradigmaindividualista queha sido,de algún modo, el modelo dominantedurantetoda la modernidad. Son jóvenes que anteponeny hacen proclamación expresadel sentido colectivo y grupal por encima de lo individual. Es por eso que, cuandose visten, se adornano se comportansiguiendoritos, ritmos y costumbresque no pertenecena la normalidad adulta, estánmanifestandosu rebeldíay buscando,a travésde ella, la construcciónde una nuevaidentidady de una nuevareputación.Los elementos tribales son,en estesentido,una oportunidadparaprovocar o distanciarsede lasinstituciones,tantocomoun mecanismo a través del cual crear una nueva socialidad, una nueva

disimularseentrelos normales,los miembrosde estastribus urbanasno escondensu identidadsinoquela exhiben:"aquí rifa puro Coloso...",haciendode ella unabandera,un signo de comunicación,de ahí que tirar barrio se conviertaen un demarcadoridentitario y territorial, lo cual nos habla de una oposiciónfrente al o los Otros. Por otra parte seda el casotambiénde una pugna por el capital simbólico, al competir los barrios de Hermosillo, por el apoyo y presenciade estosimportantes personajes de su tradición, cuyas funciones adquieren especialrelevanciaen cuaresmay semanasantasin que se limiten a tales periodos dadala extensavida ritual de los yaquis,la cual,a excepcióndeestecomplejoy extensoritual, pasa casi totalmente desapercibidapara la mayoría de la gente en la ciudad. La realidad urbana yaqui enfrenta diversosprocesosquedebenserestudiadoscon atenciónen el marco de las transformaciones de la sociedad contemporánea.

143

"

j ,


,

Noroeste deMéxico ,

Referencias citadas Burris,Ernesty Félix Zubillaga 1982 MisionesMexicanasde la CompañíadeJesús 618-1745.Cartase informesconservados en la ColecciónMateu.ColecciónChimalistacdelibros y documentosacercade la NuevaEspaña,Núrn 41. EdicionesJoséPorrúaTuranzas,S.A.,Madrid.

JaimeLeón,Felicitas 1992 SemblanzadeHermosilloa travésde lascrónicas. Reimpresióndelapartado6, capítuloI deCulturapopular/ Culturaurbana(El casodelos nombresdelascalles deHermosillo,1982,H. AyuntamientodeHermosillo, El Colegiode Sonora,82págs.

Díaz,Lourdes El Colosoesalgo más.ConsejoNacionalparala Cultura y lasArtes,DirecciónGeneraldeCulturasPopulares, UnidadRegionalSonora. 1989 El Coloso,colonia originalmentedeyaquis. Semana SantaYaquI;SuplementodelperiódicoUnísono,de la Universidadde Sonora,lunes17deabril de 1989,Pág.3.

MartínezdeCastro,MaríaBelén 1995 Hennosli'/odemisrecuelrios.Casadela CulturadeSonora, EditorialOrientey Occidente,InstitutodeCulturaSuperior de Sonora,170págs.

Fuentes,Verónicay TonatiuhCastro 1997 La tradición comodesq/lo.Historia y logística de la CuaresmaYaquihennosillense.XXII Simposiode Historiay Antropo10giade Sonora,Unison,pp. 367-384.

Olavarria,MaríaEugenia 1992 SímbolosdelDesierto.UniversidadAutónoma Metropolitana.lztapalapa, SerieTextoy Contexto #10,212 págs. Painter,Murie1T. RefugioZavalae IgnacioAlvarez(eds.) 1989 A yaqui eastersennon. En SocialScienceBull., Núm26. UniversityofArizona Press.(Citadopor Olavarria, MaríaEugenia,Anólisisesh1lchlralde la mitologíaYaqui. ColecciónCientífica,INAH-UAM, México.

Ga1azA.Fernando 1996 DeJaronhuellaenelHennosillodeayery dehoy.Gobiemo del Estadode Sonora,SecretariadeEducaciónPública PérezdeRivas,Andrés. 625p. 1985 Historia de los Iriun.fosdeNuestraSantaFe entre genteslas másbórbarasy fieras del NuevoOrbe.., Gutiérrei MaríaCelsa Páginasparala Historiade Sonora.Triunfosde 1989 Funcionesdelos maestrosy lascantoras.Semana NuestraSantaFe,Tomon. Gobiernodel EstadodeSonora. SantaYaqui,SuplementodelperiódicoUnísono,de la Universidadde Sonora,lunes17deabril de 1989, SilvaEncinas,ManuelCarlos pág.4. JuyaJiawaim.Ecosdel Monte.ColecciónCuadernos deHumanidades No. 11.DepartamentodeLetras JaimeLeón,Felicitas de la Universidadde Sonora,164págs. 1989 Funcionesdel cabomayor.SemanaSantaYaqui, Suplementodel PeriódicoUnísono,dela Universidad Variosautores. de Sonora,lunes17de abril de 1989,pág.4. 1994 Tresprocesosde luchapor la sobrevivenciade la tribu Funcionesde los caballeros.SemanaSantaYaqui, yaqui Testimonias. Ediciónbilingüeyaqui/español. SuplementodelperiódicoUnísono,dela Universidad ColecciónEtnias.PACMYC,DirecciónGeneral de Sonora,lunes17de abril de 1989,pág.4.Karp,Lian deCulturasPopulares,Sonora.

144

.

RR 30_yaquis  

Con G. Conde, R. Ramírez, y A. Aguilar) La tribu urbana: yaquis de Hermosillo. Revista Noroeste de México Vol. 14. CONACULTA-INAH, 2003.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you