Page 1

Estancias Sumergidas Cristina Iglesias

Jardín en el Mar

Thomas Riedelsheimer

FUNDACIÓN MANUEL ARANGO

FUNDACIÓN MEXICANA PARA LA EDUCACIÓN AMBIENTAL


Naturaleza y Arte El Mar de Cortés cuenta con innumerables áreas a las que se les reconoce un valor universal excepcional. Su protección ha sido uno de los objetivos primordiales de la Fundación Mexicana para la Educación Ambiental desde hace más de 2 décadas, con el apoyo decidido de la Fundación Manuel Arango y de otras organizaciones nacionales e internacionales. Como complemento a los distintos esfuerzos para proteger las islas, los ecosistemas marinos y los recursos pesqueros del Mar de Cortés, se impulsó el proyecto artístico de Cristina Iglesias, “Estancias Sumergidas”, para que sirviera como emblema de estos esfuerzos y como llamado a acciones futuras. También se decidió hacer la película documental “Jardín en el Mar” con Thomas Riedelsheimer, para difundir con más amplitud el complemento que puede darse entre, el compromiso de proteger a la naturaleza y el arte. Las páginas siguientes contienen una descripción de estos procesos.

Rodolfo Ogarrio Fundación Mexicana para la Educación Ambiental


La conservación a perpetuidad de la Isla Espíritu Santo

La Isla Espíritu Santo y La Partida son las dos islas mayores de un archipiélago que se localiza a 25 kilómetros de la ciudad de La Paz. 4

En la Península de Baja California, en el Mar de Cortés, en sus islas y en sus ricas aguas existen todavía lugares no perturbados, de gran importancia ecológica y de extraordinaria belleza paisajística, que pueden y deben ser protegidos. En 1998, la Fundación Mexicana para la Educación Ambiental (Fundea), con el liderazgo y el patrocinio determinante de Manuel Arango, coeditó con la Sociedad de Historia Natural Niparajá (Niparajá) y con la Universidad Autónoma de Baja California Sur, el libro Diagnóstico Ambiental de Baja California Sur. Este trabajo hizo posible profundizar en el conocimiento de la región, valorarla más y entender con mayor claridad la amenaza que representaría para la península un desarrollo voraz e irresponsable; un desarrollo que ignorara la fragilidad de la zona, no respetara la naturaleza y pusiera en peligro, por lo tanto, la sustentabilidad y la calidad de vida de sus habitantes. El Diagnóstico también analizó las oportunidades que aún existen para lograr un desarrollo respetuoso, con un enfoque de sustentabilidad que proteja el valiosísimo patrimonio natural de la Baja California. Un año después de la publicación del Diagnóstico, Conservación del Territorio Insular Mexicano y Tim Means, solicitaron a Manuel Arango su apoyo para proteger la Isla Espíritu Santo. Tim, un comprometido conservacionista que decidió quedarse en Baja California Sur luego de navegar de La Paz a Loreto hace 35 años, es uno de los fundadores de Niparajá. La Isla Espíritu Santo era propiedad comunitaria del Ejido Vladimir B. Bonfil desde 1976. Por cambios a la Constitución en 1992, el Ejido fue autorizado a parcelar y vender lotes que particulares empezaron a adquirir con la idea de construir restaurantes y hoteles. La posibilidad de que esas instalaciones turísticas fuesen construidas en Espíritu Santo representaba una enorme amenaza, no sólo para esa isla, sino para el resto de las islas del Mar de Cortés, a pesar de que fueron decretadas en 1978 Áreas Naturales Protegidas bajo la categoría de Zonas de Refugio de Flora y Fauna. 5


Laguna de San Ignacio Parque Nacional Bahía de Loreto Los Islotes Isla La Partida Isla Espíritu Santo La Paz

Ensenada El Candelero

Parque Nacional Cabo Pulmo San José del Cabo Cabo San Lucas

Isla Espíritu Santo

Playa Bonanza

Como única solución viable frente a este proceso de privatización y parcelación, Manuel Arango propuso una idea sin precedente en México: adquirir la isla con fondos privados para donarla a la Nación mexicana y garantizar así su conservación a perpetuidad. Entre 1999 y 2003, Fundea se enfocó en dos propósitos inéditos: Primero, que la Asamblea de ejidatarios depositara su confianza en una organización ciudadana que buscaba una solución equitativa para los ejidatarios y la sociedad mexicana en su conjunto al rescatar la isla para la conservación. Es importante señalar que la isla se encontraba deshabitada, sin actividades agrícolas o pecuarias y a tres horas de distancia, por mar y tierra, de la población del Ejido, lo que en cierta medida facilitó el acuerdo. Segundo, lograr la confianza entre el grupo ciudadano y las autoridades federales, que permitiera la firma posterior de un decreto de expropiación por parte del Presidente de la República. Fundea trabajó intensamente con las Secretarías de Medio Ambiente y de Reforma Agraria, la Presidencia de la República, la Comisión de Avalúos de Bienes Inmuebles Nacionales y el Ejido Vladimir B. Bonfil, para llegar a un acuerdo. Después de cuatro años de negociaciones, Fundea adquirió 33 parcelas, de ochenta y cuatro hectáreas, que habían sido privatizadas en la Playa Bonanza. Con el apoyo de individuos e instituciones nacionales y extrajeras, Fundea cubrió el costo de la indemnización a favor del Ejido Bonfil, por la expropiación previamente negociada de las nueve mil novecientas hectáreas de uso común en la Isla Espíritu Santo. En febrero del 2003, se hizo entrega formal de las casi diez mil hectáreas de la isla, una superficie similar a la de la isla de Manhattan, a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, en lo que constituyó la donación más grande de este tipo en México.

Bahía San Gabriel

Parque Nacional Marino Archipiélago Espíritu Santo 6

Península de Baja California México 7


Un avance clave, pero insuficiente

Mayor protección a través de redes de reservas marinas

La compra y donación de la Isla Espíritu Santo permitió destinarla a su conservación a perpetuidad, y es un logro que representa un avance importante, pero insuficiente, pues la extensión de Espíritu Santo equivale tan solo al 2.5 por ciento de la superficie total de las islas del Mar de Cortés. Es claro que se requieren medidas de protección adicionales para salvaguardar a futuro el destino de las islas restantes. Entre 2003 y 2005, Fundea trabajó de cerca con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, con el propósito de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) aceptara la propuesta del gobierno de México de reconocer el valor universal excepcional de 244 islas y ocho áreas marinas protegidas en el Mar de Cortés y las registrara como Patrimonio de la Humanidad, de acuerdo al Convenio de Patrimonio Mundial ratificado por México a través del Senado de la República en 1986. Este reconocimiento internacional daría mayor protección a la totalidad de las islas. Después de dos años de esfuerzo, el 14 de julio de 2005, en la ciudad de Durban, Sudáfrica, durante la vigésimo novena reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, se registraron, como Patrimonio Natural de la Humanidad las islas y áreas marinas citadas. La protección de este ecosistema marino es un logro clave para el país y sus recursos pesqueros porque el Mar de Cortés aporta cerca del 30 por ciento de la producción pesquera en México. Como un claro reconocimiento de ese valor y para incrementar la protección de la Isla Espíritu Santo, Fundea y Niparajá trabajaron con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas para lograr el Decreto Presidencial por el cual se creó el Parque Nacional Marino Archipiélago Espíritu Santo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de mayo de 2007.

Enric Sala y Octavio Aburto, científicos expertos en el entorno marino del Mar de Cortés, doctorados por el Scripps Institute of Oceanography de la Universidad de San Diego, en California, y otros científicos publicaron, en el 2002, un influyente artículo en la prestigiada revista Science. En el artículo proponían la creación de una red de reservas marinas como medida de protección de los ecosistemas y los recursos pesqueros del Mar de Cortés. La creación de esta red, tomando en cuenta los intereses y derechos de los pescadores beneficiarios de los recursos, tiene el potencial de impulsar la protección de los recursos pesqueros de la región, revirtiendo así la dramática tendencia del decremento, e inclusive en ocasiones, colapso de las pesquerías en México y en el mundo. A partir del 2008, Fundea, Niparajá, la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura y la Comisión de Áreas Naturales Protegidas se comprometieron a tratar de lograr la creación de la red y empezaron a trabajar con autoridades federales y estatales, así como con comunidades de pescadores locales. La Bahía de Agua Verde es precisamente el límite Norte del llamado Corredor San Cosme-Punta Coyote, frente al cual se pretende crear la primera red de zonas de refugio pesquero/reservas marinas en México, que integraría a las cooperativas pesqueras de Agua Verde, Punta Alta, Ensenada de Cortés, San Evaristo y El Pardito, entre el Parque Nacional Bahía de Loreto y el Parque Nacional Marino Archipiélago Espíritu Santo. El Parque Nacional Cabo Pulmo, ubicado en el Mar de Cortés, al Sur de La Paz, entre Los Barriles y San José del Cabo, constituye el mejor ejemplo en México de los efectos positivos que puede producir el cuidado comprometido por parte de los pescadores locales y las autoridades correspondientes, sobre el bienestar de los recursos pesqueros y de las comunidades humanas ribereñas. Durante los quince años que los pescadores y las autoridades han cuidado del Parque, los recursos pesqueros se han incrementado notablemente en cuanto a número, talla, especies y biomasa en general, demostrando claramente la capacidad de restauración de los ecosistemas marinos cuando el ser humano aporta las condiciones necesarias para que la naturaleza se fortalezca y se reproduzca.

8

La unesco declaró 244 islas, islotes y zonas costeras del Mar de Cortés como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en su categoría de bienes naturales, bajo la denominación de Islas y áreas protegidas del Golfo de California.

9


Estancias Sumergidas la artista, la idea y el diseño

Una vez desarrollada la idea creativa, la artista construyó una serie de modelos a escala y los colocó a diferentes niveles en un tanque de cristal con agua. 10

Con el propósito de reconocer estos avances en el campo de la conservación, en 2007, Manuel Arango invitó a la artista española, de prestigio internacional, Cristina Iglesias, a realizar una obra que sirviera como un llamado para tomar mayor conciencia sobre la importancia de la protección de la naturaleza y especialmente de los ecosistemas marinos y los recursos pesqueros. La idea original consistió en colocar la obra en el fondo del mar, dentro del Parque Nacional Marino Archipiélago Espíritu Santo. Cristina Iglesias tiene una reconocida trayectoria en la creación de obras de arte en espacios públicos, en varios países del mundo, entre las que destacan las monumentales puertas de bronce que dan acceso al nuevo edificio del Museo del Prado, en Madrid, la Fuente Profunda en la plaza frente al Museo Real de Bellas Artes, en Amberes, Bélgica, y tres intervenciones en proceso en la ciudad de Toledo, España, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ella ha trabajado con distintos materiales, como la luz y el agua, y ha señalado que está interesada en construir lugares que son espacios pero que también sean un destino al que la gente vaya para tener una experiencia. Al aceptar la invitación de Manuel Arango, Cristina comentó que uno de los retos importantes para ella sería crear una pieza significativa, en un lugar que ya es tan hermoso. Cristina ha manifestado que el arte debe estar siempre vinculado con el imaginario y con la fantasía; así, conceptualizó una obra cuyas piezas lograsen integrarse al entorno marino, de tal forma que gradualmente se cubrieran de vida vegetal y animal, induciendo, con ello, la creación de un jardín en el fondo del mar. El primer planteamiento que desarrolló Cristina consistió en la instalación de tres grupos de estructuras con tres módulos cada uno, compuesto, cada módulo, por tres celosías, y seleccionó el concreto como material para construir su obra (las estructuras se compondrían de celosías que formarían módulos), los cuales se colocarían de tal forma que pudiesen ser visitados bajo el agua, como si se tratara de recorrer un laberinto, dándole a su proyecto el nombre de Estancias Sumergidas. 11


Cristina ha afirmado que le interesa la idea que un texto sea una estructura, incluso física. En Estancias Sumergidas, como lo había hecho en ocasiones anteriores, utilizó textos descriptivos de lugares fantásticos que hablan sobre la idea de un lugar, más que de una descripción real. El texto escogido por ella para esta obra fue escrito en 1570 por el jesuita Joseph de Acosta. Las letras que forman las palabras son a la vez estructuras que integran cada una de las celosías de las Estancias Sumergidas.

Historia Natural y Moral de las Indias Joseph de Acosta DICEN QUE FUERON ELLAS GENTES DE EUROPA O DE AFRICA A AQUELLA FAMOSA ISLA Y TAN CANTADA ATLANTIDA, Y DE ELLA PASARON A OTRAS Y OTRAS ISLAS HASTA LLEGAR A LA TIERRA FIRME DE INDIAS SI ERA LA ISLA ATLANTIDA TAN GRANDE COMO SIENTE PLATON, FORZOSO HABIA DE TOMAR TODO EL OCEANO ATLANTICO Y LLEGAR CASI A LAS ISLAS DEL NUEVO ORBE Y DESPUES CON EL TIEMPO SE HICIERON ASIENTO LAS RUINAS DE AQUELLA ISLA ANEGADA 12

13


El lugar y la autorización oficial La búsqueda y definición del lugar adecuado para colocar las Estancias Sumergidas se llevó a cabo con la asesoría y opinión de Enric Sala, Octavio Aburto y Tim Means. Con Enric se realizaron exploraciones marinas en el Archipiélago Espíritu Santo, al Norte de Los Islotes, a una profundidad aproximada de 25 metros y en el litoral Oriente de la isla, cerca de El Pailebote, a una profundidad de poco más de 20 metros. En ambos sitios se encontró coral negro lo cual hacía interesante la colocación de la obra, ante el prospecto de que ahí creciera este coral. Asimismo, con Enric y con Octavio, se exploraron algunos sitios de fondo arenoso en la Bahía de San Gabriel, cerca de Punta Colorada. Tim Means sugirió explorar la Ensenada El Candelero cerca del peñasco, en el centro de la ensenada a la que le da su nombre, como posible ubicación de las Estancias Sumergidas. Ese sitio fue finalmente seleccionado por su profundidad, de aproximadamente

La obra Estancias Sumergidas fue instalada en la Ensenada El Candelero, que se localiza en la costa Oeste de la Isla Espíritu Santo.

Para poder colocar las Estancias Sumergidas, se elaboró un plano de batimetría que contiene las curvas topográficas en el fondo del mar. 14

15


14 metros, la cercanía a un fondo rocoso ya poblado por colonias de peces, el hecho de no ser zona núcleo como lo es Bahía de San Gabriel, no estar tan expuesto al oleaje como El Pailebote, y no ser tan profundo como Los Islotes. Una vez seleccionado El Candelero, se contrataron los servicios de la empresa Tecnoceano para llevar a cabo la descripción técnica de batimetría y estudios hidrográficos que incluyeron corrientes, mareas, viento, oleaje y análisis del estrato de arena, así como de la fauna marina. Estos estudios ratificaron la conveniencia de instalar la obra en ese sitio. En base a la profundidad, ubicación y desnivel del suelo marino en el sitio, Cristina ajustó su planteamiento original y diseñó 14 celosias en dos grupos con tres módulos de dos y tres celosías cada uno, ubicándolos a una distancia conveniente, un grupo del otro, y escogiendo colocarlos cerca de unas rocas de gran tamaño, lo que vuelve más interesante al conjunto. El sitio escogido para colocar a las Estancias Sumergidas había sido decretado como Parque Nacional Marino y la Isla Espíritu Santo está registrada ante la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad. Por lo anterior, se consideró especialmente importante cumplir escrupulosamente con todos y cada uno de los requisitos que distintas autoridades federales exigían para otorgar los permisos necesarios que permitieran poder llevar a cabo la colocación de la obra.

Isométrica que muestra los dos grupos de Estancias Sumergidas y la distancia que guardan entre sí. Para obtener los permisos, fue necesario presentar planos detallados de cada uno de los componentes de Estancias Sumergidas. 16

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales autorizó la Manifestación de Impacto Ambiental presentada por Fundea, que exige ejercer el cuidado necesario para evitar cualquier daño al fondo marino, a las aguas, a los peces o a las rocas cercanas, en el proceso de colocación de las Estancias Sumergidas. Ante la Secretaría de Marina, Armada de México, se presentó el Formato “H”, Solicitud de Permiso para Efectuar Vertimientos al Mar, que incluía, entre otras cosas, un análisis cuidadoso de los materiales utilizados para la construcción de las celosías. Se debía garantizar que el concreto contase con un porcentaje determinado de microsílice para lograr que el PH del propio concreto coincidiera con el PH del agua del mar, según el dictamen técnico elaborado por los Laboratorios de Cemex Concreto. Se obtuvieron además dictámenes técnicos favorables de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, así como de la Secretaría de Salud del Estado de Baja California Sur. La empresa Anáhuac Organización Constructora fue la responsable de construir las 14 celosías que en dos grupos con tres módulos cada uno, integraron las Estancias Sumergidas. 17


Estancias Sumergidas Grupo de m贸dulos Oeste

Pantalla 2a

Pantalla 3a

DICEN QUE FUERON ELLAS GENTES DE E

UROPA O DE AFRICA A AQUELLA FA

MOSA ISLA Y TAN CANTADA ATLA

DICEN QUE FUERON ELLAS GENTES DE

EUROPA O DE AFRICA A AQUELLA

FAMOSA ISLA Y TAN CANTADA

Pa

Pantalla 1a

la

al nt

2a

3a

n

Pa

la

l ta

Pa la

al nt

1a

Pa

la

al nt 4a n

Pa

la

l ta

la

l ta

n

6a

la

al

nt

Pa

Pa

5a

7a

Cada una de las 14 celos铆as que componen Estancias Sumergidas, tiene calado un fragmento del texto de la obra Historia Natural y Moral de las Indias, del jesuita Joseph de Acosta, publicada en 1590. 18

19


20

Pantalla 4a

Pantalla 5a

Pantalla 6a

Pantalla 7a

NTIDA, Y DE ELLA PASARON

A OTRAS Y OTRAS ISLAS, HASTA LL

EGAR A LA TIERRA FIRME DE

INDIAS. SI ERA LA ISLA ATLAN

ATLANTIDA, Y DE ELLA PASARON

A OTRAS Y OTRAS ISLAS, HASTA

LLEGAR A LA TIERRA FIRME DE

INDIAS. SI ERA LA ISLA ATLANTIDA

21


Estancias Sumergidas Grupo de módulos Este lla

a nt

Pantalla 1b

Pantalla 2b

Pantalla 3b

TIDA TAN GRANDE, COMO SIENT

E PLATON, FORZOSO HABIA D

E TOMAR TODO EL OCEANO ATLAN

TAN GRANDE COMO SIENTE

PLATON, FORZOSO HABIA

DE TOMAR TODO EL OCEANO ATLANTICO,

5b Pa

Pa

la

al nt 6b

la

al

t an

2b

la

l ta

n

Pa

4b

P

la

al

nt

Pa

la

al

nt

3b

Pa 1b

lla

a nt

7b

Pa

Cada celosía pesa aproximadamente dos toneladas y mide 3.12 metros de alto por 2.35 de ancho y 25 centímetros de espesor. 22

23


24

Pantalla 4b

Pantalla 5b

Pantalla 6b

Pantalla 7b

TICO, Y LLEGAR CASI A LAS ISLAS DEL NU

EVO ORBE. Y DESPUES CON EL TIE

MPO SE HICIERON ASIENTO LAS RUIN

NAS DE AQUELLA ISLA ANEGADA.

Y LLEGAR CASI A LAS ISLAS DEL

NUEVO ORBE. Y DESPUES CON EL

TIEMPO SE HICIERON ASIENTO LAS RUINAS

DE AQUELLA ISLA ANEGADA.

25


El proceso, la obra y la belleza, en una película documental

Los seis módulo que componen los dos grupos de las Estancias Sumergidas, fueron cuidadosamente bajados por la grúa al mar y recibidos en el agua por un equipo de buzos profesionales. 26

Desde el inicio del proyecto, Manuel Arango pensó en registrar todo el proceso a través de una película documental. Su experiencia como productor y ganador de dos Óscares de la Academia de Ciencias y Artes, en el año de 1971, por el documental Centinelas del Silencio sobre las ruinas prehispánicas de México, le ayudó a tomar la decisión de utilizar otra vez la cinematografía para difundir un mensaje trascendente. En el verano del 2007, tuvo lugar en Europa una primera reunión entre Manuel Arango y el cineasta alemán Thomas Riedelsheimer, reconocido internacionalmente por su trabajo documental sobre artistas y su obra, entre los que destaca el documental Rivers and Tides sobre el escultor inglés Andy Goldsworthy, premiado en varios festivales. En noviembre del mismo año, Thomas hizo una primera visita a México y a la Isla Espíritu Santo. Después de conocer el lugar, las personas que participarían en el proyecto y entender los objetivos múltiples de la película, aceptó la dirección de la misma. Para Thomas Riedelsheimer las películas deben proporcionar una experiencia sensual. Por lo tanto, él no está tan interesado en pedazos de información sin fin, sino en el reto de permitirle al público experimentar lo que los protagonistas en sus películas están viviendo. Sea bucear en las transparentes aguas que rodean la Isla Espíritu Santo o caminar sobre su seca superficie. Por ser él mismo un camarógrafo, trata siempre de encontrar imágenes con significados a distintos niveles, dedicados al sentimiento. Este intento está claramente motivado por su firme creencia que las personas no pueden ser impresionadas o cambiadas por simples columnas de cifras, sino sólo por una experiencia que toque sus corazones, como la belleza. Una película no es una experiencia directa, pero se le puede acercar. Siguiendo este espíritu, él también equilibra cuidadosamente el uso de las palabras y la música, permitiendo un lugar para el silencio y una paz que exhala el ritmo del lugar.

27


Traslado y hundimiento

Al principio Thomas se centró claramente en Cristina como la creadora de la pieza, pero pronto se hizo evidente que la película reflejaría, no sólo una obra de arte, sino también ideas sobre la naturaleza, el ser humano, la belleza y la protección. El equipo se dio cuenta que el documental podría únicamente hacer justicia al lugar y al proyecto, introduciendo más personajes y hablando sobre su relación con la tierra y el mar. Como parte de ese entendimiento, la película fue filmada no sólo en la Isla Espíritu Santo, sino que el equipo viajó por tierra a la Laguna de San Ignacio, a lo largo de la costa del Pacífico, cruzó la Sierra de San Francisco, visitando sus profundos cañones y recorrió la costa del Mar de Cortés, entre Santa Rosalía, Bahía de Concepción, Loreto y Agua Verde, así como el Parque Nacional Cabo Pulmo.

El 3 de septiembre del 2010, se trasladaron las 14 celosías de Cristina Iglesias al muelle de la Administración Portuaria Integral de Baja California Sur, en el Puerto de Pichilingue. Ahí se colocaron sobre la barcaza H-15, en la cual fueron trasladadas a la Ensenada El Candelero, en la Isla Espíritu Santo, por el remolcador Ponosa IV.

Las piezas fueron transportadas por tierra al Puerto de Pichilingue y de allí fueron llevadas por mar sobre una gran barcaza que fue remolcada hasta la Ensenada El Candelero. 28

La operación de traslado y hundimiento fue supervisada por la Secretaría de Marina, por la Delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. La empresa Buceo Industrial coordinó la tarea de los buzos especializados en maniobras de este tipo y el proceso fue filmado por Thomas Riedelsheimer y Alfredo Barroso. La barcaza zarpó de Pichilingue a las tres de la mañana. Afortunadamente no hubo ningún problema durante la maniobra y los seis módulos que fueron hundidos se colocaron cerca de las plantillas que se habían trazado con anterioridad, con el apoyo de la empresa Tecnoceano. Durante los siguientes siete días, Buceo Industrial, utilizando bolsas de aire, hizo los movimientos necesarios para colocar cada módulo en los lugares exactos que habían sido marcados por Cristina Iglesias. 29


La inauguración

Protección a futuro de los mares

A finales de octubre del 2010, se llevó a cabo una ceremonia de inauguración durante la cual se presentó un video de diez minutos, elaborado por Thomas Riedelsheimer, sobre los aspectos más relevantes del proceso de diseño, construcción, traslado y hundimiento de las Estancias Sumergidas.

Las gestiones ante las distintas autoridades pesqueras y ambientales por parte de Fundea y Niparajá, así como el interés de las cooperativas pesqueras en el Corredor San Cosme-Punta Coyote, permiten aspirar en un futuro no muy lejano, a lograr la creación de una red de reservas marinas/zonas de refugio pesquero, entre la Bahía de Loreto y la Isla Espíritu Santo, y su poseterior publicación en el Diario Oficial de la Federación. En las Estancias Sumergidas ya hay presencia de gorgonias, corales y un mayor número de peces. El jardín que visualizó y soñó Cristina Iglesias se está convirtiendo en realidad.

Al evento, además de Cristina Iglesias, Manuel Arango, Thomas Riedelsheimer y Rodolfo Ogarrio, asistieron el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el representante del Gobernador del Estado de Baja California Sur y la doctora Sylvia Earle, considerada actualmente como la defensora más importante de los océanos y de los recursos pesqueros, a nivel mundial. Al día siguiente, Sylvia Earle dio una conferencia en la Universidad Autónoma de Baja California Sur a los estudiantes de la carrera de Biología Marina y después acompañó a Cristina Iglesias a bucear las Estancias Sumergidas. Después de siete semanas de haber sido instaladas, las celosías presentaban ya una cobertura generalizada de algas, así como la presencia de numerosas escuelas de peces. El descenso fue filmado para ser integrado como escena final en el documental de Thomas Riedelsheimer, el cual tituló “Jardín en el Mar”. Sylvia Earle 30

El documental de Thomas Riedelsheimer capta de manera espléndida la belleza de la Península de Baja California, del Mar de Cortés y de sus islas, narra el proceso creativo y de ejecución de la obra de Cristina Iglesias y registra, también, el entusiasmo y la energía de muchos mexicanos comprometidos con el cuidado de los tesoros de una naturaleza pródiga, en beneficio de las actuales y futuras generaciones. La conservación de nuestro patrimonio natural es una responsabilidad indeclinable e impostergable que nos compete a todos. Ciudadanía y gobierno deben continuar trabajando juntos, con respeto y confianza mutua, para que los retos que enfrenta nuestro país, en cuanto al manejo del medio ambiente y de los recursos naturales, se conviertan en logros. 31


El arte y la protección de la naturaleza son tareas que únicamente los seres humanos pueden llevar a cabo

Esperamos que este proyecto inspire esfuerzos similares en otros océanos del mundo para lograr la recuperación y protección de la vida marina en el planeta.

www.jardinenelmar.com www.estanciassumergidas.com

Estancias Sumergidas  

Material de divulgación de las estancias

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you