Page 82

C AKERCOCKE

Reinassance In Extremis (PEACEVILLE) BLACKENED DEATH METAL

78

uando las noticias de un nuevo álbum de Akercocke ya parecía que traspasaban el umbral del rumor, reconozco que pensé que su regreso era innecesario –en cierta manera, aún lo pienso- y que tenían mucho a perder y poco a ganar. Desde la edición de aquel ya lejano primer álbum en 1999, el ahora cuarteto londinense se convirtió en una de las formaciones más peculiares y de más calidad dentro de un metal extremo que empezaba a dar sus primeras muestras de saturación. Un personal blackened death metal al cual se le fueron añadiendo con el paso de los años unos estrambóticos giros progresivos, unidos al ocultismo de sus letras, una imagen peculiar y una discografía donde sobraba muy poquito material, convirtió a Akercocke en una de esas bandas que

A THE WAR ON DRUGS A Deeper Understanding (ATLANTIC) INDIE ROCK

83

82

Adam Granduciel le llegó el momento de recoger todo lo bueno que había estado sembrado con la publicación de Lost In The Dream. No fueron precisamente pocas las publicaciones que encumbraron su lanzamiento como uno de los más destacados de 2014 provocando de manera inesperada que The War On Drugs se posicionasen en lo más alto del panorama indie internacional. Es por ello que su continuación se ha visto rodeada de una expectación mediática digna de las grandes estrellas. Y lo mejor de todo es que el resultado ha

son punto y aparte dentro de su escena. Por ello intentar emular todos esos logros diez años después tenía un gran componente de riesgo… aunque el riesgo es algo que lo que siempre parecen haber convivido muy bien. Quizás han optado por el camino más inteligente en este Renaissance In Extremis, que es el de hacer un disco de estilo. Sin asumir riesgos, han dado lo mejor de sí en

lo que saben hacer bien. Pero ahí es donde está la duda. ¿Era necesario? Difícil decir que no cuando disfrutas cada uno de los minutos de esta hora de música, pero al mismo tiempo nada hubiese pasado de no existir un álbum como éste. Que cada uno escoja su posición. De momento seremos positivos y veremos el lado bueno de las cosas.

estado más que a la altura. Si bien hay que apuntar que A Deeper Understanding carece de esa aura de misticismo shoegaze que envolvía a su predecesor, en su lugar encontramos una producción mucho más definida y orientada al gran público. De hecho, el inicio de ‘Up All Night’ dejará a la mayoría en fuera de juego con esas bases programadas. Pero a la que le sigue esa majestuosidad llamada ‘Pain’ (una de esas canciones perfectas que sólo se escriben cada cierto tiempo), el resto del disco resulta ser apabullante hasta que acaba. En ‘Holding On’, ‘Nothing To Find’ e ‘In Chains’ nos recuerdan que

hubo una época en los 80 en la que Bruce Springsteen y Dire Straits dominaban las ondas sin que lo comercial estuviese reñido con la calidad. De hecho, la etapa más ochentera de Bob Dylan es otra de las principales influencias aquí. La bella tormenta eléctrica de ‘Stangest Thing’ o el viaje de ida y vuelta de ‘Thinking Of A Place’ (¿Hace cuanto que Wilco no graban un tema así?) dejan claro que aquí Granduciel está tocado por una barita mágica. Y si no, escuchen el cierre a lo Dylan que es ‘You Don’t Have To Go’, poniendo la guinda a uno de los álbumes de la temporada.

RICHARD ROYUELA

GONZALO PUEBLA

RockZone 140  
Advertisement