Page 16

TOI’S IN THE ATTIC MIS PROBLEMAS CON EL MERCH

H

ola! Ya estamos en otoño y toca hacer cambio de vestuario. ‘¿Pero qué dice esta loca? ¡Que esto no es Vogue!’, pensarán algunos. Bueno, matizo, hay que guardar las camisas cantosas hawaianas y los pantalones cortos, porque empieza a refrescar. No sé cómo será vuestro fondo de armario, aunque creo que muchos coincidimos con un elevado número de camisetas y sudaderas de pelis y grupos. Ya hablé por aquí de que estoy a favor de que el merchandising rockero se pueda encontrar en muchas tiendas mainstream, también me gusta rebuscar por internet, y ahora mismo, tal y como están las cosas en cuanto a bajas ventas musicales, intento comprar directamente a los grupos, ya sea en sus conciertos, ya sea online, pero a veces es complicado por varios motivos. Por un lado hay grupos muy mal asesorados

a la hora de poner precio a sus productos durante las giras. Por ejemplo, no es lógico vender camisetas a 30 ó 35 euros, cuando uno ha pagado ya lo suyo por su entrada, como en el caso de grandes bandas –prefiero no poner nombres-. Por otra parte, y esto me revienta, grupos cuyos precios vía web son asequibles, pero meten clavadas desorbitadas en los gastos de envío. Finalmente, el pésimo servicio de envío de algunos combos, que pueden tardar dos y tres meses en enviar tu pedido, tras estar insistiendo en ello durante mucho tiempo. Esto me está pasando ahora mismo. La excusa es lo mejor: “Tengo millones de cosas que hacer, y un gato que requiere mi atención constante”. No me digáis que no es para mandarle a tomar por culo y seguir comprando camisetas piratonas. (TOI BROWNSTONE)

RockZone 140  
Advertisement