Page 272

dulzura. —Te ha sentado bien eso de estar inconsciente —bromeó él—. Eres mucho más complaciente que antes. —No te burles de esto —le regañó ella. —Tienes razón —se excusó él—, perdona, no lo pude evitar. He pasado tantos nervios que ya no sé lo que digo. He vivido un infierno desde que te desplomaste en mis brazos, princesa. En ese momento entró una enfermera que indicó que se la tenía que llevar para realizarle algunas pruebas. —Voy a casa para darme una ducha y cambiarme —le dijo él, al ver que la enfermera desbloqueaba las ruedas de la cama y la empujaba hacia la salida. —Volveré con la familia en una hora. —¿La familia? —preguntó ella, desconcertada. —Tu madre, tu hermano y tu cuñado. Están los tres en mi casa. —¿Mi madre ha viajado en el mismo avión que Héctor y David? ¿Y están todos sanos y salvos? Él rió y el adorable hoyuelo de la cara hizo acto de presencia. —Anoche estuvieron los tres aquí. Parece que se han dado una tregua. Están los tres vivitos y coleando. Nos vemos en una hora, ¿de acuerdo? Júnior también vendrá. Una media sonrisa afloró en su cara mientras la enfermera la sacaba de la habitación.

Mister 7 nadia noor  
Mister 7 nadia noor  
Advertisement