Page 1

danzine

Vol 8. Hermosillo, Sonora, México

Publicación de Un Desierto para la Danza

13 de mayo de 2011

Viernes 13 de mayo, Teatro de la Ciudad, 20:00 horas

(España)

LA INTRUSA

www.undesiertoparaladanza.gob.mx

P

ara los coreógrafos Damián Muñoz y Virginia García, de la compañía La Intrusa, es la reacción del público lo que habla sobre su trabajo. En el Desierto con la presentación de Staff, esperan vivir una buena experiencia. Damián Muñoz habla de la obra: “Staff toma como base sentimientos muy comunes, que en algún momento de la vida todos experimentamos, lo que permite crear un ambiente de comprensión y complicidad con cada movimiento”. Por su parte, Virginia García menciona que este espectáculo aborda el poder que podemos tener sobre las personas que nos aman y el poder que ejercen sobre nosotros. “El proceso de trabajo y documentación duró alrededor de un año y luego entramos a la sala de ensayo y todo ese discurso y ese concepto se va convirtiendo en pautas físicas y se acaba trasladando al cuerpo. Es un espectáculo cercano, que llega a la gente. Es emocionante lograr comunicarnos con el público, ya que la danza es un tipo de vocabulario con mucha energía”.

Staff La necesidad constante de reconocimiento de nuestros actos, hace que confiemos a una persona el papel de testigo. El testigo es nuestra debilidad, de ahí la fuerza para defenderlo y protegerlo. Pero también su fuerte presencia puede influirnos, hasta convertirnos en lo más débil del mundo. Somos personas para alcanzar algo; meternos los unos en los otros, porque es imposible vivir sin la certeza que en el mundo hay una persona para quien se es imprescindible.

Dirección artística: Damián Muñoz y Virginia García Dramaturgia: Virginia García Creación e interpretación: Guy Nader, Virginia García y Damián Muñoz Asesor creativo: Riki Blanco Música: Steven Dall y Borja Ramos Iluminación: Javi Ulla Audiovisual: Damián Muñoz, Gorka Aguado Espacio escénico y vestuario: La Intrusa Director técnico: Jorge Fuentes Producción: La Intrusa Coproducción: Mercat de les Flors Duración: 70’ aproximadamente


Vol 1.

Hermosillo, Sonora, México

Coordinación: Doris Arenas / Edición: Edith Cota / Coolaboraciones: medios@isc.gob.mx

danzine

13 de mayo de 2011 Diseño: Argelia Juárez / Información: Denisse Coronado / Corrección: Rosy Orozco

VIDEODANZA

Manuel Stephens

La representación dancística en cualquiera de sus géneros actuales sigue necesitando de la conjunción entre los bailarines y los espectadores en un espacio y un tiempo compartidos. Es un fenómeno vivo que no puede prescindir de sus orígenes rituales y, por lo tanto, de la comunión entre quien baila y quien participa con su presencia. La materia prima de la danza es el cuerpo, sus posibilidades mecánicas y sinestésicas encaminadas a la construcción de un discurso con fines particulares. ¿Puede corporizarse la danza sin estas condiciones primigenias? El siglo XX trajo consigo avances tecnológicos que, sobre todo a partir de su segunda mitad, se vuelcan al mercado más velozmente y están disponibles para un mayor número de consumidores. A lo largo del siglo XIX, la pintura empieza a convivir con la fotografía y, desde finales de éste, el teatro con el cine. La danza ha tenido un lugar importante en la historia de la cinematografía desde entonces -basta mencionar el clásico cine musical hollywoodense o el de bollywood-, pero la composición de las danzas sigue

respondiendo a lineamientos teatrales y no por completo al medio que habitan. Independientemente de los planos, la cámara está en completa función de la coreografía. El realizador y teórico estadounidense Douglas Rosemberg, fundador y director de Dziga Vertov Performance Group (DVGP), ensamble encaminado a la creación multidisciplinaria, distingue entre “danza para la cámara” y “danza para la pantalla” (screen dance). La primera categoría incluye el registro coreográfico (y si se da el caso, la reformulación del registro) y el documental; mientras que la segunda se refiere a “la construcción literal de una coreografía que sólo vive cuando está encarnada en un film, video o tecnologías digitales. Ni la danza, ni los medios para manifestarla están al servicio uno de otro, sino que son compañeros, o colaboradores en la creación de una forma híbrida”. Las técnicas de grabación en video han evolucionado enormemente, llegando a ser parte de la cotidianeidad de las personas, lo cual ha propiciado que, aparentemente, cualquiera pueda

Cuerpo Ilimitado

Rafael Gándara L.

componer una videodanza. En video la danza se transforma en una experiencia distinta a la que se da en un foro. El cuerpo sigue siendo el protagonista de la composición coreográfica, pero debe atenderse a los recursos de la cámara: zooms, cambios de velocidad, saltos temporales en la transición de un movimiento a otro, el necesario encuadre en el rectángulo de la imagen, el uso del color, barridos, etc. De acuerdo con Rodrigo Alonso, curador plástico y especialista en new media, el cuerpo no deja de ser el protagonista, pero es un cuerpo “que la mediación transforma en superficie [y] que, paradójicamente, parece más inmediato, merced a los acercamientos de la cámara. Un cuerpo que exige ser tratado de otra forma, porque el coreógrafo ya no debe diseñar sólo el movimiento, también debe diseñar la mirada que lo recorrerá. Esta coreografía de la mirada es, tal vez, lo que mejor define a la videodanza, lo que le da su fuerza estética y lo que justifica su razón de ser dentro del arte contemporáneo”. La videodanza es un híbrido que tiene fundamentos propios.

Con un alto grado de teatralidad Péndulo Cero Danza Contemporánea presentó BODIESARENOTBORDERS, lamento coreográfico de Jaciel Neri, ante un muro divisorio contra quien protestar por la injusticia que la discriminación provoca y seres inadaptados que buscan franquearlo, anhelando una soñada libertad que tal vez nunca alcanzarán. Una lucha campal agotadora lleva a una danza de reanimación que resulta tan agresiva como el mismo enfrentamiento, que sin embargo los lleva a una reflexión que ayudará a mejorar sus conflictos y lograr el desahogo de sus preocupaciones. Finalmente un magnífico y sorprendente “pas de quatre” intenso y vital, que contrasta con el angustioso lamento del joven que arremete contra el muro para hacer más evidente lo estéril de su protesta. Escenografía e iluminación muy bien compaginadas recrean la atmósfera adecuada a la representación, que se redondea con la partitura musical para reforzar el trabajo coreográfico de los bailarines.

Foto: Edith Cota

UN DESIERTO PARA LA DANZA 2011

Danzine 08  

periodico diario de un desierto para la danza

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you