Issuu on Google+


“Finlandia es un país que tiene un bosque que comienza en Helsinki y acaba en Laponia”. Así de tajante comenzaba nuestro anfitrión Petri Rinne, gerente del Grupo de Acción Local Joutsenten Reitti ry, en nuestro primer contacto con el país nórdico nada más llegar al hotel. Lo cierto es que no faltaba razón. Desde nuestra llegada al aeropuerto de Helsinki, no vimos otra cosa que una apabullante masa forestal, una de las principales características de Finlandia. Otra de las cosas que más nos llamaron la atención a nuestra llegada fueron las señales de “Peligro reno” que jalonaban continuamente la carretera, no en vano, se trata de la especie más característica del país. Afortunadamente, no tuvimos ningún percance –algo que como nos señalaron es bastante habitual- pero algunos de nosotros si que tuvimos la suerte de poder ver varios ejemplares de ciervo y de esta especie en algún que otro momento de nuestro viaje. Este país tiene una superficie de 338.145 kilómetros cuadrados y una población de poco más de 5 millones de habitantes, lo que le convierte en el país europeo con menor densidad de población. De esta superficie, el 80% del territorio está ocupado por bosques de abetos, pinos y enebros y cuenta con casi 200.000 lagos. Estos sencillos datos nos permiten hacernos una idea de lo que nos encontramos a lo largo de nuestro periplo por el país: enormes bosques salpicados de lagos y de pequeñas casas de madera diseminadas que a menudo se confundían y entremezclaban con la foresta. Nuestra delegación estuvo formada por 28 personas y a este viaje acudió tanto personal y representantes de la Red Cántabra de Desarrollo Rural y de los Grupos de Acción Local, como una representación del Gobierno de Cantabria a través de Francisco Gutiérrez, director general de Desarrollo Rural, María Eugenia Calvo, directora general de Biodiversidad y Alberto García Cerviño, director general de Asuntos Europeos. Este viaje se ha realizado gracias a la firma de un convenio de colaboración con la Dirección General de Asuntos Europeos de la Consejería de Empleo y Bienestar Social del Gobierno de Cantabria. Su objetivo principal ha sido entablar relación con distintos territorios y conocer nuevas realidades y proyectos de desarrollo rural endógeno que se llevan a cabo en este país de la Unión Europea, buscando su posterior aplicación en nuestra región.


21/10/08: TERCERA EDAD, QUESOS Y FORMACIÓN PROFESIONAL Comienza nuestra aventura en Finlandia. En esta primera jornada nos acompañó en las visitas Jaana Seppäla, de la agencia de desarrollo de Vammala, uno de los principales colaboradores del grupo Joutsenten Reitty ry. Para nuestra sorpresa Jaana habla perfectamente español por sus frecuentes vacaciones en España –es una enamorada del país y nos visita desde hace más de 15 años- y se convierte en la perfecta anfitriona con su entusiasmo y energía. Con ella nos dirigimos hacia el municipio de Mouhijärvi para visitar una empresa gestora de servicios a la tercera edad Mouhijärven Iltalankoti Oy. Una vez allí, su directora Sirpa Salmine nos contó los objetivos y servicios de su empresa. Finlandia es uno de los países de Europa en los que la gente se jubila más temprano y en el que se tiene mucha atención por la tercera edad y los dependientes. Además, según nos contó, se ha previsto un fuerte envejecimiento en el país para los próximos 5 años, calculando que para 2013, la tasa de mayores de 65 años pase del 16 al 26 %. Sirpa también nos habló del trabajo que realizan con los mayores: gestionan subsidios a la dependencia, realizan cuidados a domicilio y regentan una residencia de ancianos con 26 plazas. Como nos cuenta, los servicios sociales tratan de prolongar al máximo el tiempo de atención domiciliaria, dando paso a la fase de residencia cuanto más tarde sea posible, “intentando que tratan de mantener al máximo la sensación de hogar y de familia”, añade. En la residencia, 13 enfermeras cuidan de 26 pacientes que se distribuyen en dos casas adosadas en función de su grado de dependencia. Una vez dentro, todo nos recuerda a un sencillo hogar. Un par de hombres cuchichean a nuestro paso como preguntándose de dónde vendrán estos visitantes. Otras señoras se alegran al vernos y nos dan la mano dejando de lado el periódico que tienen entre manos. Casi todos se encuentran en el salón común con una mesa central y varios sofás. Nos abren las puertas de las habitaciones y vemos que son individuales y acogedoras, plagadas de recuerdos con fotos de la familia y dibujos infantiles. La directora también nos cuenta que este negocio es rentable. A continuación y sin cambiar de municipio nos dirigimos a la quesería Herkkujuustola, una empresa fundada por Peter Dörig, un suizo que hace varios años decidió instalarse en el país y probar suerte con lo que mejor sabía hacer: quesos de estilo suizo. Actualmente cuenta con dos empleados que se encargan de todas las labores de producción, envasado y comercialización de las 25 toneladas de queso que producen al año. Parece que no les va nada mal: venden toda su producción y este mismo año se ha proclamado vencedores del primer y segundo premio del mejor queso de Finlandia en un concurso celebrado en Turku y en el que participaron casi 120 tipos de queso del país.


Peter basa las claves de su éxito en la especialización y la distinción. Según nos cuenta, en Finlandia, generalmente, los quesos no tienen demasiado sabor por lo que la apuesta estaba clara: quesos potentes y de muy alta calidad que se desmarquen en el mercado. Ya por la tarde nos pusimos en marcha hacia Vammala, la ciudad principal de la comarca con unos 15.000 habitantes para conocer su instituto de Formación Profesional de Vammala. Una vez allí nos recibe Satu Kuisma, coordinadora de relaciones internacionales, que nos explicó como es la educación en Finlandia, ámbito en el que el país nórdico se sitúa a la cabeza mundial. Actualmente, nos dijo, en Finlandia se potencia mucho más la formación profesional que el bachillerato general ya que hay una gran demanda de mano de obra especializada. Por ello, desde este centro se ofrece la enseñanza de materias como metal, mecánica, electricidad, construcción, carpintería, hostelería, peluquería, economía, turismo, arte y diseño… en definitiva, todas las especialidades imaginables desde el punto de vista más práctico y enfocado totalmente al empleo. Los estudios tienen una duración de 2 años, teniendo después la posibilidad de continuar después su formación en la universidad o pasar a una formación profesional de segundo grado. Una muestra de su éxito: más de la mitad de su alumnado se incorpora a trabajar con una empresa nada más terminar el periodo formativo. Actualmente el centro, que cuenta tiene 800 alumnos, aunque ya se ha previsto un enorme aumento para 2010 al incorporar muchas más titulaciones. Otro de los puntos a favor, su sistema de alojamiento y manutención: todos los alumnos pueden comer gratuitamente en el comedor escolar y el centro posee una residencia de coste cero de 150 plazas para los alumnos que vivan a gran distancia del centro. Satu señala que la principal razón de éxito de este centro está en la especialización de los estudios, que permiten obtener una capacitación laboral de calidad en muy poco tiempo. De este modo, cualquiera puede plantearse cambiar de profesión en muy poco tiempo. La visita al centro no deja lugar a la duda de todo lo que nos cuenta nuestra anfintriona: equipos profesionales de última generación están a disposición de los alumnos para sus prácticas. Los alumnos practican con la misma tecnología que van a tener que utilizar en su futuro trabajo.

22/10/08 EDUCACIÓN PARA ADULTOS, LITERATURA, BOSQUES Y ARTESANOS Amanece un nuevo día en Ellivuori. Nos montamos en el autobús y nos dirigimos de nuevo hacia Vammala. Esta vez nos reciben en Sastamalan Opisto, el Centro de Educación de

Adultos. Una vez allí nos explican la importancia que en este país se le da a la cultura, sobre todo para la gente mayor. Este centro, con 55 años de trayectoria ofrece enseñanza liberal, es decir, sin calificaciones, abierta a toda la población. Actualmente cuentan con alumnos que van desde los 13 a los 80 años que pagan una cuota por curso de unos 30 ¤, ya que este tipo de centros dependen del Estado. Como nos cuentan, los cursos se adaptan a las peticiones y necesidades de la población. Ahora mismo cuentan con 13 idiomas, gimnasia o escritura de guiones entre otros. Allí también conocimos nos cuentan todos los detalles de uno de sus proyectos estrella: el proyecto “Teddy Bear”. Este proyecto internacional con socios británicos e italianos se desarrolló entre los años 2004 y 2007 y buscó la cooperación en la enseñanza entre niños y mayores, buscando que ambas partes aprendieran la una de la otra. Por último, nos explicaron otro de los proyectos que están desarrollando junto con la Agencia de Desarrollo de Vammala y el Grupo de Acción Local Joutseten Reitti ry, el proyecto “Pro Liber”. A través de este proyecto persiguen integrar sociolaboralmente a gente de Kosovo. Como nos explicaron, en Finlandia hace falta mano de obra (estiman unas 300.000 personas en 20 años y están tratando de captar población Kosovo, uno de los países con mayor tasa de paro y juventud del continente europeo. Para ello, han comenzado a preparar a gente en el país balcánico con cursos de finés para poder integrar en la zona a un total de 60 personas en los próximos 2 años. Tras un breve paseo, llegamos a la casa del Sr. Clutterbuck, un centro de información de visitantes de la zona y el centro de interpretación del escritor finlandés de literatura infantil más famoso del país, Mauri Kunnas, que es natural de Vammala. Desde fuera, la verdad, el edificio no nos dice demasiado, pero una vez cruzamos el quicio de la puerta parece que entramos en otro mundo, el particular mundo de Mauri Kunnas. El centro ha sido un éxito rotundo y desde que se abrió al público hace dos años, han pasado por aquí más de 100.000 visitantes. Este lugar hace las delicias de los más pequeños y permite rescatar esa parte de Peter Pan a los que ya estamos más crecidos. Cada estancia nos sumerge en los principales destinos de las historias de este genio finlandés nacido en 1950: la edad media y los vikingos, el espacio, Santa Claus o el Sr. Clutterbuck, sin duda, su personaje más famoso. Todas las estancias son completamente interactivas y tienen complementos y disfraces para que los más pequeños se metan de lleno en este mundo maravilloso, mientras al resto se nos cae la baba. Un verdadero placer.


Ya por la tarde y después de comer en el restaurante más antiguo de la ciudad, visitamos una explotación forestal a cargo de la Asociación de Gestión Forestal en Kiika-Keikya. Esta agrupación reúne a más de un millón de propietarios privados de bosques (el 99%) y se encarga de facilitar la más moderna maquinaria y personal especializado para que los socios realicen la explotación. La principal característica que diferencia la gestión de los bosques en este país de la España es la titularidad privada de este recurso forestal, recayendo sobre el dueño toda la decisión de uso. Cada propietario es libre de decidir qué se tala, cuándo, la caza de los animales de su interior… Este modelo de gestión produce una alta rentabilidad de este recurso, con un aprovechamiento de todas las partes del árbol (abeto, pino y abedul) según la calidad que ofrezcan: biomasa, energía, madera o pasta de papel. El turno de corte está en torno a 90 años, periodo mucho mayor que en España. Otro punto que sorprendió mucho entre los visitantes fue la concienciación de todos los productores, que se comprometen a plantar las tres generaciones siguientes de árboles en la zona que han talado. También destaca la practica nula presencia de incendios forestales. A continuación el grupo se dirigió a conocer la red de artesanos Kerha 13, una red de artesanos en la localidad de Keikya que agrupa a 13 artistas de varias disciplinas. Esta asociación busca el intercambio de información y la colaboración entre emprendedores de la zona, configurándose como un revulsivo en la comarca. A la primera artista que conocemos es Anneli Keinonen, precursora de este movimiento y que se ha configurado como su estandarte gracias a sus serigrafías y líneas textiles basadas en el minimalismo que vende por todo el mundo. A continuación conocimos Elisamajaana, una pequeña empresa con casi 35 años de antigüedad que continúa con la tradición familiar del trabajo con cuero. Este negocio, está regentado por un simpático matrimonio que también pertenece a esta red de artesanos y vende prácticamente toda su producción en el país (también vende una pequeña parte en Berlín).


Por la tarde le grupo fue recibido en la Universidad de Tampere, segundo centro universitario más importante del país, que lleva varios años programando un programa formativo en Desarrollo Rural. Su directora, Ritva Ojalehtu, y su coordinador, Mikko Mattila nos explicaron los puntos clave de estos cursos. Según ellos, el objetivo se sitúa en aportar conceptos que permitan trabajar mejor a los profesionales del sector. Entre otras cuestiones, en la parte teórica, trabajan conceptos como las posibilidades del medio cultural y natural, proyectos empresariales, marcas, regionales, turismo o competitividad. En este programa también hay espacio para el trabajo práctico y hay estipuladas 2 jornadas de trabajo de campo por cada mes. El alumnado proviene de diferentes sectores e intereses, lo que facilita la puesta en común y la cooperación de profesionales de muchos campos bajo el interés común del desarrollo de las zonas rurales. Asimismo, la organización de estos cursos cuenta con la colaboración de centros politécnicos y Grupos de Acción Local. En los últimos 5 años, ya han pasado casi 170 personas por estos programas formativos. Nuestros anfitriones se mostraron muy interesados por conocer la situación de los pueblos de Cantabria. También se entusiasmaron al conocer los puntos comunes y las diferencias de nuestros pueblos, y lo variado de nuestra geografía, abriendo la posibilidad de una posible visita a España para ampliar su visión acerca del Desarrollo Rural en Europa. Sería todo un honor poder contarles in situ nuestra trayectoria de los últimos años. Si es así, les recibiremos con los brazos abiertos, que no les quepa duda.


Estamos a punto de cerrar la programación del periodo 2000-2006 ¿Cómo valora el desarrollo de los programas? En el periodo 2000-2006 se desarrollan en Cantabria dos programas de desarrollo rural endógeno Leader Plus y Prodercan cuyo ámbito de aplicación se extiende a 68 municipios de Cantabria con una población de más de 100.000 habitantes y que abarca un territorio que representa más del 70% de la superficie de la Comunidad Autónoma. Para la ejecución de ambos programas, la Consejería de Desarrollo Rural seleccionó cinco grupos de acción local, a los que debe sumarse el grupo de País Románico que ha actuado en el marco de un programa nacional y que operaba en diversos municipios del sur de Cantabria. La programación Leader Plus y Prodercan contempla un cuadro financiero para el periodo que asciende a más de 47 millones de euros entre la financiación pública y privada. Los tres grupos del programa Prodercan han dispuesto de 27 millones de euros, mientras que los cuadros financieros de los dos grupos del programa Leader Plus ascendían a algo más de 20 millones de euros. En total los programas han dispuesto de algo más de 28 millones de euros de financiación pública.

En conjunto los cinco grupos han gestionado 723 acciones entre las que destacan las relativas a proporcionar servicios a la población, la formación y el empleo, así como las acciones dirigidas al fomento del turismo y del patrimonio natural. Asimismo destaca tanto por el número de acciones, como por los fondos destinados a su financiación, las acciones encaminadas a la valorización de productos locales agrarios. Si bien el cierre de los programas se realizará a final de año, hoy podemos adelantar conforme a los datos que disponemos en la Consejería que prácticamente todos los grupos ejecutarán su programación en su totalidad. Así pues, desde la Consejería estamos realmente satisfechos del enorme esfuerzo realizado por estos grupos para promover tan importante número de acciones y ser capaces de gestionar de forma eficiente los fondos puestos a su disposición para la aplicación de los cinco programas de desarrollo comarcal. Todo ello pone de manifiesto la necesidad de seguir apoyando esta estrategia para el desarrollo de aquellas zonas rurales que más precisan revitalizarse.

¿Cuáles han sido los principales resultados por medidas? Como he indicado anteriormente se han aprobado más de 700 medidas, entre las que destacan las dirigidas al fomento del turismo (145) y las destinadas a dotarse de servicios destinados a la población (117), así como las acciones dirigidas a la valorización de productos locales agrarios (99) y del patrimonio cultural y arquitectónico (85). No obstante se aprecian ligeras diferencias entre el tipo de acción que impulsan los diferentes grupos según el programa en el que participan. Así por ejemplo se observan que los grupos del programa Prodercan prestan mayor atención a los servicios a la población, al turismo y a la valorización de productos locales agrarios, mientras que los grupos del programa Leader Plus apuestan más por las acciones de turismo, patrimonio natural y formación y empleo. Por medidas el mayor gasto se realiza en acciones de turismo (21%), servicios a la población (20%) y valorización de productos locales agrarios (18%). Sin embargo si atendemos a los proyectos según la financiación pública que se destina a los mismos, destacan las acciones dirigidas a los servicios a la población (21%) y la valorización de productos locales agrarios (16%)


¿Cuáles son los problemas de las zonas rurales en los que más se ha avanzado? ¿Qué cambios aprecia en nuestros pueblos en los últimos años? En los últimos años se ha avanzado principalmente en infraestructuras y suministros básicos, que además consideramos que son el punto de partida para alcanzar los siguientes objetivos. Si echamos la vista atrás, los pueblos de Cantabria poco tienen que ver con los de antes, ya que podemos decir que todos ellos disponen de suministros básicos y de comunicaciones aceptables Desgraciadamente estas actuaciones no han podido parar el proceso de envejecimiento y despoblamiento que podemos observar en la zona de montaña, pero debemos continuar trabajando en el fomento de aquellas actuaciones que proporcionen a nuestros pueblos una calidad de vida similar a la de las ciudades, sin renunciar a la tradición, así como a la conservación de los entornos rurales y el apoyo a nuestros ganaderos que son el garante para la conservación de nuestro paisaje. Ahora bien, además debemos tener presente que es necesario que las nuevas tecnologías estén también presentes en el medio rural con objeto incorporar estos territorios al progreso. Pongámonos ahora en el lado contrario ¿Cuáles son los aspectos más débiles en los que se debe trabajar en el futuro? El retraso que se aprecia en la zona interior, que da lugar a un preocupante proceso de despoblamiento y envejecimiento. En estas zonas queda mucho por hacer, pero sobre todo hay que corregir esta tendencia en las comarcas de montaña más alejadas y que cuentan con peores comunicaciones e infraestructuras. También de manera más general es necesario adoptar medidas que atraigan a los jóvenes a los pueblos y que frenen el proceso de envejecimiento de la población y para ello debemos potenciar el crecimiento económico en las mismas. Al igual que ocurre en otros países de Europa deberemos adoptar medidas concretas como la reducción de cargas fiscales para las empresas y autónomos que opten por instalar

sus negocios en los pueblos de Cantabria, así como en materia de vivienda, optar por la rehabilitación y alquiler de viviendas rurales. Por supuesto deberán reforzarse y aumentar los servicios sanitarios, educativos y culturales que disponen nuestras zonas rurales si queremos que las mismas resulten atractivas para vivir en ellas. La solución a estos problemas precisa además modificar el aspecto sociológico o de imagen que se tiene de las zonas rurales y fundamentalmente en la tradicional idea de pensar que su economía debe basarse exclusivamente en el sector primario. Esta idea debe cambiar e implantar un nuevo modelo en el que se fomente la diversificación económica. Además de modernizar y mejorar la rentabilidad de nuestras explotaciones agrarias, es preciso implantar un nuevo modelo económico que apueste por la diversificación económica y en el que este presente también el aprovechamiento de los recursos rurales, como forma de que este territorio resulte de nuevo atractivo para vivir y trabajar. Lo que se pretende con estas nuevas posibilidades económicas del campo es mantener un nivel de bienestar equiparable al del medio urbano. Para ello es preciso incorporar a todas las políticas sectoriales el concepto rural, con objeto de que toda actuación tenga presentes la peculiaridad de su puesta en marcha en el medio rural. ¿Qué opina del trabajo de los grupos de acción local en los últimos años? Han sido y son uno de los agentes más importantes del mundo rural, puesto que impulsan el desarrollo rural en sus zonas de actuación y son quienes conocen de primera mano los problemas que más preocupan. En la Consejería hemos considerado necesario apoyar esta metodología de trabajo y por ello en el nuevo programa de desarrollo rural de Cantabria para el periodo 2007-2013 no

solo hemos intentado mantener la estructura de los grupos de acción local, sino que también hemos destinado una mayor cantidad de recursos a estos programas, de tal forma que en la nueva programación todos los grupos de Cantabria verán aumentada la financiación de sus respectivos programas de desarrollo comarcal respecto a la programación anterior. De esta forma queda claro que la Consejería de Desarrollo Rural en lugar de optar por ejecutar directamente todas las medidas contempladas en el Programa de Desarrollo Rural de Cantabria, ha apostado porque sean los grupos de acción local quienes implementen una gran cantidad de las contempladas en el mismo. Los planes que proponen los Grupos deben cumplir unos requisitos, entre los que se destaca la estrategia integrada, viable y sostenible, así como el hecho de que contribuyan a la igualdad de género y a la participación de los jóvenes. La nueva programación cuenta en el eje 4 “Leader” con un cuadro financiero de más de 62 millones de euros, de los cuales la mitad corresponde a la financiación pública. Los cinco programas comarcales tienen una clara orientación para trabajar en el marco de las medidas del eje 3 “Calidad de vida en las zonas rurales y diversificación de la economía rural” previstas en el Reglamento 1698/2005 y en nuestro PDR, estando destinado la mayor parte de sus fondos hacía este tipo de medidas, si bien también contempla actuaciones tanto en el eje 1 “Competitividad del sector agrario y forestal” como del eje 2 “mejora del medio ambiente y del entorno natural”, aunque el grueso de las medidas de estos dos ejes se reservan para ser ejecutadas directamente por la Consejeria de Desarrollo Rural. ¿Qué tipo de actuaciones destaca? Principalmente aquellas en que el gasto público y privado se ha aunado para


permitir poner en marcha proyectos que de otra forma no estaban alcance de los emprendedores. En este sentido debemos destacar las actuaciones dirigidas a la valorización de los productos agrarios y al turismo. No obstante, debo destacar los proyectos destinados a dotar de servicios a la población que tienen un alto valor estratégico que favorece el efecto llamada y actúa como dinamizador económico. De igual forma debo destacar las actuaciones dirigidas a poner en valor el patrimonio natural y cultural que posibilitan la aparición de nuevos emprendedores que permitan diversificar y modernizar la economía de nuestras zonas rurales. ¿Cómo valora el trabajo conjunto de todas las administraciones implicadas? Es imprescindible para llevar a cabo todos estos proyectos. La colaboración interadministrativa, que se plasma también en la Ley estatal de Desarrollo Rural Sostenible y que también recogerá la futura ley regional, debe ser integradora, y tomar en consideración en las actuaciones en política rural los intereses y competencias de la Administración estatal, autonómica y local. Para llevar a cabo con más facilidad esta colaboración, se prevén en la Ley estatal órganos de colaboración y participación como el Consejo del Medio Rural y la Mesa de Asociaciones de Desarrollo Rural. En Cantabria nos encontramos inmersos en un ambiente de diálogo, colaboración e intercambio para alcanzar resultados que satisfagan a todos. De hecho, en la elaboración

del PDR se ha contado con la participación de distintos sujetos del medio rural para alcanzar un mejor resultado. Y en la elaboración de la futura ley regional de desarrollo rural también serán consultados los diversos colectivos afectados, ya que sin su concurso no será posible avanzar en la búsqueda de soluciones. Por otra parte, indicar que las medidas que se incluyen en la política de desarrollo rural deberán ser propuestas y ejecutadas por las Consejerías competentes por razón de la materia, por lo que el trabajo de coordinación ocupa un lugar destacado para que su impacto tenga un alto valor añadido. De cara al período 20072013, ¿qué diferencias augura entre este nuevo período y el finalizado? La ejecución del Programa de Desarrollo rural de Cantabria corresponde a la Consejería de Desarrollo rural en su conjunto, si bien y conforme a los reglamentos comunitarios se ha establecido un eje 4 “Leader” que será ejecutado a través de los grupos de acción local que se han seleccionado por la Consejería. Si bien los Reglamentos Comunitarios establecen que se destine al menos el 5% de su financiación para ejecutarlo con metodología Leader, que el programa marco nacional elevó al 10%, en Cantabria hemos apostado aún más y casi el 20% de la financiación del PDR de Cantabria se destina a programas de desarrollo comarcal que gestionan los grupos de acción local.

En esta estrategia hemos considerado que los grupos deben centrarse en ejecutar las medidas de calidad de vida y diversificación, por lo cual han debido orientar sus programas comarcales hacía este objetivo, mientras que la Consejería de Desarrollo Rural implementará directamente las medias de competitividad del sector primario y de mejora del medio ambiente que se contemplan en el programa. También debemos destacar los cambios en relación con la justificación de los fondos, dado que en la nueva programación los pagos a los grupos se realizarán a través del Organismo Pagador de Cantabria y que esperamos agilice la llegada de financiación a los grupos. ¿Debemos ser optimistas entonces? Sí, puesto que ahora el desarrollo rural ya no se limita a impulsar tan solo el sector agrario, sino que debe contemplar las nuevas perspectivas que ofrece el medio rural que obliga a procurar que sus habitantes disfruten de unos adecuados servicios, instalaciones, infraestructuras y medios similares a los de la ciudad. Y todo ello con un objetivo claro que no es otro que conseguir una equiparación entre la calidad de vida del campo y la ciudad, lo que evitará el éxodo rural de jóvenes y el progresivo envejecimiento de la población. Así, se conseguirá atraer al medio rural a empresarios y autónomos, lo que en definitiva representa incrementar el valor y la rentabilidad económica de las tierras, de tal manera que el medio rural de nuestra Comunidad Autónoma se modernice y diversifique.


¿Cuáles son los principales objetivos y retos que se marca en su nuevo cargo de Director General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino? La Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural es, en mi opinión, uno de los órganos del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino en donde es más factible apreciar el resultado de la última reorganización ministerial. Se trata de una Dirección General de nueva creación en donde se integran algunas actividades hasta la fecha desarrolladas por la desaparecida Dirección General de Desarrollo Rural, junto con otras procedentes de la igualmente desaparecida Secretaría General para el Territorio y la Biodiversidad. Es pues una Dirección General nueva que pretende consolidar una orientación para el mundo rural basada en una visión integral del desarrollo, en donde se incorporen tanto los aspectos económicos y sociales como los elementos ambientales y de participación. En este sentido el primer reto es la propia consolidación estructural de esta nueva forma de aproximación a lo rural. Una nueva forma caracterizada por una lectura amplia, global, homogénea y plurisectorial del territorio, integrando funcionarios y actividades que hasta la fecha se habían venido desarrollando, o al menos entendiendo, de forma separada.

Ese objetivo genérico debe concretarse en líneas de actuación específicas, y quizá, por destacar una, la más importante sea la puesta en marcha de la ley de Desarrollo Rural Sostenible. Otro reto muy importante es la consolidación de la Red Rural Nacional como un sistema integrado, cuya vigencia debe ir más allá de la propia del PDR que articula su financiación en el escenario FEADER durante el periodo 2007-13.

¿Qué cambios traerá la aplicación de la Ley de Desarrollo Rural en nuestros pueblos? ¿Cuáles son sus principales puntos fuertes? La Ley de Desarrollo Rural Sostenible parte de una visión del mundo rural en la que, sin obviar la importancia sectorial histórica de la actividad agraria, se incide en la necesidad de abarcar un escenario de acción más amplio, donde la importancia reside en el conjunto y la pluralidad de las actuaciones. En esencia, se pretende que nuestro mundo rural, en una perspectiva de economía globalizada, supere los déficit generales que pueda presentar para permitir un modelo

de desarrollo y de calidad de vida propio, atractivo, estable, y sostenible. Es una ley que nace con la voluntad de analizar la realidad de nuestro territorio y, desde la implicación de un amplio número de sectores y administraciones, incidir sobre aquellos aspectos que pueden permitir consolidar la actividad. El primer cambio que supondrá la ley es de perspectiva, porque incorpora una visión general en donde toda la actividad rural, independientemente de su caracterización, es igual de importante. Y al tiempo apuesta por la innovación y por la incorporación de nuevos aspectos a la definición de “lo rural”. Nuestro papel, como administración, dejará en alguna medida de tener una proyección estrictamente sectorial para ganar horizontalidad. Dejaremos un poco, solo un poco, de ser protagonistas para pasar a dirigir y coordinar múltiples actuaciones. Por otra parte, la ley apuesta por los principios de gobernanza y participación. Es más, no solo apuesta, sino que hace de ellos su principal palanca operativa. Ello, obviamente, implica que su puesta en carga requiere un esfuerzo de consenso,


de integración, y de colaboración, pero también tiene como resultado que las acciones que se desarrollen tienen mayor respaldo y apoyo y que, en consecuencia, son más sólidas. Es una ley que no solo pretende ser conocida y entendida, sino que pretende ganar protagonismo en la acción de terceros. No es una l “de” la administración es una ley “de” la sociedad, para la sociedad.

Hablemos ahora de la Red Rural Nacional. ¿En qué situación se encuentra en estos momentos? ¿Cuál es el futuro y el papel que le augura? El programa “Red Rural” ha sido muy recientemente aprobado por la Unión Europea, a finales del pasado mes de julio. Se trata del decimoctavo de los programas de desarrollo rural aprobados en el marco del reglamento FEADER para el periodo 2007-13. En este periodo de programación, como es sabido, el escenario de gestión de los programas ha cambiado notablemente, en tanto que se ha realizado una programación regionalizada en donde las Comunidades Autónomas tienen la responsabilidad de la gestión y el pago de sus programas. A la Administración General del Estado, a través de la Dirección General de Desarrollo Sostenible del medio Rural, le corresponde la coordinación de las autoridades de gestión y la gestión propiamente dicha del citado programa 18, denominado Red Rural. La intención es apoyarnos en el programa para consolidar un instrumento de apoyo al mundo rural, que denominamos Red Rural, y que debe ir más allá de la propia vigencia del citado PDR. El programa “Red Rural” todavía no ha definido su programación de actividades, aunque se tiene la intención de concretarla antes de final del presente año. Pretendemos

que el programa permita apoyar acciones comunes y horizontales para el conjunto de la Red, con proyección nacional, desarrollar actuaciones piloto ejemplares que puedan tener efecto demostrativo para el conjunto, y articular un sistema homogéneo y coherente de formación, comunicación, participación, seguimiento, y asesoramiento. Pretendemos configurar un programa que, sin restar un ápice de capacidad a los programas regionales, asegure la coherencia global de la aplicación y fortalezca una visión cooperativa del desarrollo rural en nuestro país.

¿Cómo se va a gestionar a partir de ahora la Cooperación Interterritorial y Transnacional en este nuevo periodo de programación LEADER? Nuestra voluntad e intención, ya conocida y manifestada en reiteradas ocasiones, es que en el marco de la citada programación de la Red Rural Nacional tenga cabida, al mayor nivel posible, la conocida como cooperación interterritorial y transnacional de los grupos de acción local. Desde esa perspectiva han trabajado los que han elaborado el programa y esa es nuestra intención, que aparece latente en la documentación del propio programa “Red Rural Nacional”. En cualquier caso, debemos ser muy cuidadosos en ajustar las actividades propias del programa “Red Rural Nacional” con las específicas de cada uno de los PDR regionales, algo que difícilmente sería aceptado por las autoridades comunitarias. Es en este aspecto, dado que la programación LEADER ordinaria si está incorporada a cada uno de los PDR regionales, donde habrá que ser particularmente cuidadoso en el ajuste. En cualquier caso, la intención es que un aspecto fundamental en la metodología LEADER, como es la cooperación, siga desarrollándose y, si es posible, ganando en proyección y eficacia.

¿Cuáles has sido los principales avances desarrollados por nuestros pueblos? ¿Cómo valora el desarrollo de los programas LEADER y PRODER? La metodología LEADER, el empoderamiento que supone de la sociedad civil y la aplicación responsable del principio de la subsidiariedad desde una perspectiva local y participativa son, probablemente, las aportaciones más importantes que se han hecho al desarrollo rural sostenible en las últimas décadas.

Y ello no tanto por los resultados en sí de la metodología, que han sido importantes, sino por el fortalecimiento de la identidad local y de la capacidad de los ciudadanos, libremente organizados desde la representatividad y la transparencia, de decidir y organizar su futuro. Se dice, y probablemente es cierto, que el grado de madurez, de libertad y de democracia de una sociedad, de su salud como sistema, se mide a partir de la fuerza y la pujanza de la sociedad civil. Yo creo que los LEADER han sido, con carácter general, de las mejores aportaciones públicas para consolidar sociedad civil, y desde luego, en el ámbito rural, así han sido sin duda. La experiencia demuestra además que los programas han creado identidades locales, han fortalecido experiencias y proyectos, y han generado muchas situaciones de futuro. En mi opinión, son el principal argumento con que ha contada la política de desarrollo rural, entendida no sólo como una sucesión de intervenciones por parte de las administraciones sino como la vertebración de una sociedad madura y responsable. Porque la realidad es que sin sociedad civil organizada, no es posible ni desarrollo ni sostenibilidad.

¿Qué opina del trabajo en estos últimos años de las Red Española de Desarrollo Rural, de las diferentes Redes Autonómicas y de los Grupos de Acción Local? Mi opinión es un poco reflejo de lo que anteriormente he expresado, pero si querría hacer alguna matización. Creo que, con carácter general, los grupos de acción han funcionado bien, y han demostrado madurez y coherencia. Es más, creo que será clave de cara al futuro consolidar esa forma de hacer permitiendo una definitiva cristalización de la sociedad civil en el medio rural. Desde luego en el espíritu de la Ley de Desarrollo Rural Sostenible se ha incorporado la filosofía LEADER como estratégica para la aplicación de la Ley, y muy probablemente encontremos instrumentos para incorporar a los grupos a su puesta en marcha. Sin embargo creo que aún tenemos mucho camino por delante en el fortalecimiento de las Redes. Las Redes son esenciales, porque son los instrumentos sociales al servicio de la defensa de la ruralidad. Frente a otras organizaciones sectoriales e instituciones, las Redes son el principal argumento colectivo para llevar al ánimo de una ciudadanía, que cada vez es más urbana, la necesidad de preservar un


mundo rural posible, viable, digno y de calidad. Y en eso creo que todavía tienen mucho camino por delante. En particular, deben estar en condiciones de hacerse oír más, de consolidarse como interlocutores precisos y necesarios, y de servir de referente fuera del ámbito en el que trabajan. Yo confío en que los responsables de las Redes estén de acuerdo con esta apostilla. Desde luego, desde la Administración General del Estado brindaremos toda nuestra colaboración posible para ese fortalecimiento.

¿Hacía donde deben dirigir sus pasos en el futuro? Creo que las Redes deben consolidarse como estructura con capacidad, proyección, alcance y autoridad moral. Y creo que deben estar preparadas para asumir una cuota de presencia y representación superior a la que ahora tienen.

¿Cuáles son las previsiones para los Grupos de Acción Local interregionales, en nuestro caso País Románico? Es una pregunta cuya respuesta definitiva tal vez no sea posible hasta dentro de unos meses, cuando configuremos en su totalidad el plan de

acción del programa “Red Rural”, y en ese sentido debo disculpar la necesidad de incorporar un cierto escenario de prudencia en la contestación, que espero comprensible. En el nuevo marco de programación LEADER a que antes he hecho referencia, en un escenario regionalizado, es difícil a priori pensar en la existencia de grupos interterritoriales tal y como han quedado configurados en el periodo anterior. Pero, independientemente de lo anterior, probablemente sea factible encontrar escenarios alternativos en donde la experiencia de un grupo como es el caso de País Románico, pueda ser aprovechada. Una cuestión debe quedar clara, los escenarios administrativos y los marcos jurídicos son una referencia que tenemos que respetar, pero eso no implica no aprovechar ni poner en valor la experiencia, la capacidad y el buen hacer de las gentes. Yo creo que el trabajo que ha hecho País Románico ha sido excelente, su buen hacer no puede ni debe perderse, y en esa línea vamos a trabajar.


Del estudio de las encuestas realizadas entre los vecinos en los cuatro municipios se deducen algunos aspectos, como comentábamos en el número anterior de Braña: • El paisaje y la naturaleza es considerado un gran valor, un recurso a potenciar y cuidar, casi por unanimidad. • La agricultura y la ganadería son un aspecto importante (lo ha sido aunque esté en declive como actividad económica) y merece la pena seguir apostando por este sector acompañándole de medidas que mejoren su competitividad como son la diversificación de la producción, la industria agroalimentaria asociada, la promoción y ayuda a la comercialización, etc. • La estructura de nuestro territorio, tal como lo vemos ahora, ha estado determinada por un fuerte sector primario, con unas características típicas de las áreas de montaña: ganadería en extensivo, pastizales y cultivos forrajeros o cerealistas, pequeños núcleos de población dispersos y próximos entre sí, etc.

La agricultura y la ganadería ecológicas o su transformación alimentaria, no sólo ofrecen productos de calidad y más saludables, sino que permiten mantener el sector primario tradicional en condiciones más dignas, revalorizando su producción. Sus técnicas suponen un mantenimiento natural de la fertilidad del suelo y una recuperación de terrenos empobrecidos, así como una producción ganadera en extensivo con parámetros de bienestar animal. Esto y la transformación alimentaria, normalmente en pequeñas empresas con productos propios o de la zona, contribuye al desarrollo sostenible del medio rural y a la fijación de población, algo prioritario para estos municipios caracterizados por el envejecimiento y la despoblación. Por esta razón se pensó en realizar el “I Encuentro de Productores y Ecológicos País Románico”. Fue promovido por Agenda 21 Local en estos cuatro municipios y financiado por el proyecto de cooperación interterritorial “Mover Montañas”, que incluye 26 grupos de

desarrollo rural de toda España, además de la agrupación “País Románico”. Fundamentalmente el objetivo ha sido poner en contacto a los productores entre sí para la valoración del sector y el intercambio de experiencias, así como animar a la participación de aquellas personas del territorio que estuvieran interesadas en iniciarse en éstas técnicas. Para ello, se convocó a todos los agricultores y ganaderos del territorio “País Románico” y a otros de otros puntos de Cantabria con producciones distintas a las de aquí, para obtener un buen abanico de opiniones. Acudieron más de 30 productores y algunos tuvieron la posibilidad de exponer sus productos en un pequeño mercado, apenas 10 puestos, pero bastante representativos. Al final de la jornada degustamos olla ferroviaria elaborada con carne y hortalizas ecológicas, ensalada, queso y mermelada de arándanos. Todos disfrutaron del momento y entablaron contactos que serán de utilidad en un futuro.


Fue la primera semilla para una actividad que esperamos se fructífera en el marco del desarrollo local de nuestro territorio, además de una fiesta. Con este encuentro se consiguieron detectar algunas de las necesidades de la producción ecológica, incipiente en el territorio: formación, promoción, comercialización, etc. También se consideró la importancia de adaptar la reglamentación a la realidad de las explotaciones ecológicas; de contar con instalaciones adecuadas en la comarca para los ganaderos ecológicos, para el sacrificio, despiece y venta; de formar redes de información y cooperación que favorezcan la implantación y consolidación de este sector; de profesionalizar la actividad; de promover el acceso directo del productor al mercado para abaratar precios; de promover los mercados locales de productos ecológicos con una periodicidad regular; de aprovechar recursos municipales o comarcales para la formación, transformación y venta, etc. Todos estos aspectos serán tenidos en cuenta por “País Románico” para futuras actuaciones y planificación de los futuros programas de desarrollo local en el territorio y en el marco de Agenda 21 Local en estos municipios del sur de Cantabria.


Le hemos escuchado muchas veces referirse a la invisibilización de las mujeres, haciendo una especial incidencia en las mujeres del medio rural. ¿Cuáles son las especificidades de su situación? Los tradicionales roles de género han hecho a la mayoría de las mujeres del medio rural colaboradoras, y en muchos casos, únicas trabajadoras, en las explotaciones familiares, pese a que su trabajo era o es el mismo o mayor que el de los hombres. Oficialmente, en España, están registradas unas 300.000 agricultoras, aunque se estima que existen más de un millón de mujeres que trabajan en la explotación familiar sin figurar en ninguna estadística. A este trabajo se suman, además, las tareas del hogar y el cuidado de la familia. Tantas horas de dedicación y el esfuerzo no les reporta remuneración alguna, derechos o prestaciones sociales y ninguna identidad profesional. A eso hay que añadir que muchas mujeres no han tenido espacios personales para dedicar a formarse, a relacionarse, a tener ocio, a acceder a la cultura, etc. A eso me refiero cuando hablo de invisibilización, a que en la mayoría de los casos las mujeres trabajan con todos los inconvenientes que lleva aparejada la vida del campo y muy pocas, o ninguna, de sus ventajas. Yo, como mujer del medio rural he vivido de cerca lo que es trabajar en el campo, vivir de

la agricultura y la ganadería, conozco la dureza, dedicación y vocación que exige la vida en el campo, y conozco la falta de reconocimiento que esto lleva aparejado, fundamentalmente cuando se refiere a la labor desempeñada por las mujeres, por eso lo valoro excepcionalmente.

¿Qué se puede hacer para conseguir un pleno reconocimiento de esa labor? Se pueden hacer muchas cosas. De hecho ya estamos dando pasos importantes para que las mujeres del medio rural desarrollen su actividad en las condiciones más óptimas y tengan un espacio para su propio desarrollo personal. Los gobiernos central y autonómico hemos iniciado un proceso de elaboración de leyes y planes para atender las necesidades de las mujeres de Cantabria y España, con una especial atención al medio rural. Hablo, por ejemplo, del Plan Estratégico Nacional de Desarrollo Rural, de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, y también de la Ley de Dependencia o

la de Ley de Igualdad efectiva, que ha supuesto la puesta en marcha de un Plan para la Igualdad del Medio Rural. En este marco normativo quisiera destacar la creación de una Subdirección General de Igualdad dentro del MARM, las acciones positivas en todas las políticas sectoriales en materia de ayudas a la modernización de explotaciones, instalación de jóvenes agricultores/as, formación, asignación de cuotas lácteas, seguros agrarios, Plan Renove de maquinaria o integración cooperativa, y los esfuerzos realizados para lograr el reconocimiento de la titularidad compartida de las explotaciones. En Cantabria, nos hemos sumando desde diversas áreas a estas acciones positivas y hemos financiado programas dirigidos específicamente a las mujeres del medio rural para su formación o desarrollo personal y para promover el ejercicio de su ciudadanía en el ámbito rural; hemos apoyado el asociacionismo de mujeres y hemos contribuido a promover el alta de estas mujeres como cotitulares de sus explotaciones para ejercer plenamente y de forma efectiva sus derechos.


Este último punto era uno de sus compromisos. Como ya he dicho, conozco muy bien el entorno y sus problemáticas, por ello, uno de los principales objetivos que me marqué desde que asumí mi responsabilidad al frente del Gobierno fue contribuir al reconocimiento histórico y jurídico de las mujeres, y en ese camino, una de las piezas clave era la cotitularidad de las explotaciones. Hemos establecido una bonificación del 20 por ciento en el alta de la Seguridad Social para mujeres cotitulares de explotaciones agrarias. El objetivo de esta ayuda, largamente demandada y esperada por las organizaciones sociales, especialmente de mujeres, es hacer emerger la realidad de las mujeres que trabajan en explotaciones agrícolasganaderas. Esta bonificación se suma además a la reducción del 30 por ciento de la cuota por contingencias comunes de cobertura obligatoria, implantada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. De esta forma, con la complementariedad de ambos incentivos se facilita el alta de las personas cotitulares de explotaciones agrarias, con una reducción total del 50 por ciento en la correspondiente cotización.

Sin el trabajo de las mujeres, sin esa aportación de la que nos habla ¿el medio rural sería lo que es? Las mujeres de las distintas comarcas rurales de Cantabria se han convertido, seguramente sin saberlo, en agentes dinamizadores de nuestra tierra. Su superación, tesón y arrojo ha sido, es y seguirá siendo esencial para el desarrollo y la supervivencia de muchas zonas rurales tanto de Cantabria como de España. El envejecimiento de la población, la desaparición de explotaciones agrarias y la endémica falta de recursos que sufren algunas zonas agrarias hacen que la supervivencia del medio rural no pueda producirse sin el concurso, las herramientas y la actitud emprendedora que vienen desarrollando las mujeres de este entorno. Es un hecho, además, que las mujeres fijan la población al territorio. Ellas son los principales agentes de modernización, dinamización y progreso del entorno, por lo que prescindir de ese saber hacer, de sus ideas y sus proyectos en nuestra economía seria no sólo reprochable en términos sociales, culturales o etnográficos sino en términos de rentabilidad económica.


¿Las mujeres son, por tanto, las protagonistas de una nueva economía emprendedora en el medio rural? Creo que sí. De hecho, todos estamos viendo cómo nace una nueva economía surgida, fundamentalmente, como alternativa a la difícil situación que el mercado de trabajo presenta para las mujeres de todos los ámbitos y, muy especialmente, para quienes viven en el medio rural. Están siendo las mujeres las artífices del resurgir de la actividad del medio rural, de una reestructuración de las actividades económicas mediante el emprendizaje en sectores, hasta ahora, más descuidados, como puede ser el turismo o la dependencia. Son muchas las mujeres que ante las dificultades de la ganadería y la agricultura han visto oportunidades de negocio, de empleo, de riqueza en un sector terciario en auge. Su intervención, sus proyectos, sus iniciativas, sus empresas, son un factor fundamental para la vitalidad de las zonas rurales. Las mujeres se han convertido en un pilar fundamental de desarrollo del medio rural, y somos las instituciones públicas, privadas y los agentes sociales quienes tenemos que poner todo nuestro empeño en reducir los obstáculos a los que se enfrentan a la hora de desarrollar iniciativas empresariales, tanto en el medio rural como fuera de él, en el entorno urbano.

¿Como se pueden atajar los obstáculos de los que nos habla? Estoy convencida de que las políticas de igualdad no deben quedarse sólo en una equiparación formal entre sexos, sino que han de impulsar el necesario cambio de las estructuras políticas, económicas y sociales que permita a las mujeres acceder al empleo y desempeñar su trabajo en idénticas condiciones a las de los hombres. Tenemos los derechos, pero necesitamos que el escenario en el que nos movemos, se adapte a esa igualdad de derechos. Por ejemplo, si hablamos de la igualdad en el empleo vemos que se requiere una intervención transversal. Esto supone que todos y cada uno de los agentes implicados tenemos que valorar que existen diferencias en la realidad laboral de hombres y mujeres que no nos ponen a ambos en la misma situación de partida. Las mujeres partimos con una mochila cargada desde la meta de salida. Casi siempre somos las mujeres las responsables de los hijos e hijas, de las personas dependientes, de los mayores y, además, son las mujeres las que hemos tenido que aceptar peores puestos de trabajo, con más bajos salarios, con menos tiempo para nosotras y sufrir una escasa corresponsabilidad familiar. Frente a esto, en 2004 iniciamos en Cantabria un nuevo camino adoptando muchas medidas de gran importancia. Además, la nueva Ley de Igualdad cántabra será la herramienta perfecta, junto con la Ley estatal para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, para ir dando pasos en este largo camino que nos queda por recorrer. Tenemos que ser capaces de transmitir que tener más mujeres en los centros de poder y en los lugares donde se toman las decisiones, donde se impulsa la economía de una región, el desarrollo de nuestra tierra, donde se establecen las líneas estratégicas de una empresa, donde se genera empleo, es de vital importancia, así lo creo. No podemos prescindir de la valía y el trabajo de la mitad de la población, porque estaríamos prescindiendo de la mitad de nuestra riqueza.


La historia de Lourdes responde al afán por hacer cosas en el medio rural, aunque como veremos en estas páginas, ha tenido que afrontar muchos envites. Trabajó durante 7 años como administrativo en Laredo hasta que decidió regresar “a su casa” para continuar y ayudar a su padre con la explotación ganadera que tenían. Por aquel entonces producían leche, pero Lourdes “quería hacer algo más en el medio rural”, nos cuenta. Según Lourdes las circunstancias no están para poder vivir exclusivamente de la ganadería o de la agricultura, por esa razón no se dejaba de preguntar “¿Qué vamos a hacer para mantener el medio rural?”. Como ella misma nos cuenta, “sin ingresos nadie puede vivir ni cuidar ni cuidar el medio, ni hacer que mejore el medio rural”. Por esa misma razón, Lourdes justifica este tipo de ayudas al medio rural: “se ha de facilitar las cosas a la gente que decide quedarse en las zonas rurales”.

En agosto de 2002, la promotora se decidió a abrir ‘La Joma’, una vivienda rural en el Barrio Vidular de Bárcena de Cicero, buscando un complemento a los ingresos generados por la ganadería. “Me puse en contacto con el GAL y estuvimos comentando un poco la idea. Cuando aquello todo esto era una cosa de locos”, dice Lourdes, afirmando llevar dándole vueltas a la idea desde el año 1996. Finalmente abrió la casa en agosto de 2002 y se muestra ampliamente agradecida al apoyo del Grupo de Acción Local Asón-Agüera-Trasmiera. “Lo que más agradezco es la información que he recibido por parte del PRODER: los pros, las contras, por dónde me tenía que mover… y señala que en su momento la costó sudores pasar por todos los trámites”, al tener que

trabajar con varios organismos. Finalmente, recibió una ayuda dentro del Plan de Incorporación Agraria, una línea de ayudas que no se ha vuelto a conceder. La ilusión y las ganas son un valor básico en este tipo de iniciativas. “En el medio rural se pueden hacer un montón de cosas” comenta ilusionada sobre la búsqueda de nuevas alternativas a los ingresos tradicionales de la agricultura y la ganadería, “si no nos tendremos que marchar a buscar otra cosa con la terrible pérdida que supone”, afirma. En su primera actividad, la ganadería, ya habido en la producción cambios fruto del mercado y las circunstancias personales.


“Cuando abrí la casa producíamos leche y ahora mismo somos un centro de recría que lo podemos llevar cómodamente entre mi padre y yo, que somos quienes estamos dados de alta en la actividad”. Lourdes también nos cuenta que esta actividad por si misma no da para vivir y necesitan una actividad alternativa, una renta complementaria a la ganadería. En realidad, la tendencia se va invirtiendo y según Lourdes “a fecha de hoy ya va siendo más importante la fuente de ingresos por la actividad de turismo rural que por la ganadería. Están surgiendo últimamente un montón de problemas como la lengua azul que al final cortan mucho con la actividad”.

‘La Joma’ La vivienda rural ‘La Joma’ es una vivienda rural de nueva construcción en el barrio de Vidular, en el municipio de Bárcena de Cicero. Se encuentra en una zona con un marcado contraste natural, en la ladera de un valle que entre pliegue y pliegue se abre al mar. No en vano, desde su posición se posee una increíble vista de la playa de “la Salvé” de Laredo. Es una amplia vivienda independiente con 5 habitaciones dobles, con baño individual. Se basa en el sabor tradicional de las antiguas casas de labranza y destaca su cuidada decoración tradicional en la que no faltan los motivos vegetales. Posee un enorme porche abierto al valle, con una excepcional panorámica a una de las plantaciones de viñedos más grandes de la región: las bodegas Vidular. Para su dueña ‘La Joma’ es un lugar de tertulia y de reunión, para clientes que buscan la independencia y la tranquilidad. Asimismo, un valor añadido es su ubicación “es una zona preciosa, aislada pero que está muy cerca de todos los sitios y de la autovía”. A escasa distancia de municipios como Laredo, Noja o Santoña hace que se multipliquen las posibilidades de los huéspedes. Otro de sus puntos a favor de cara al turismo de fin de semana es la relativa cercanía a varios núcleos de población grandes como son Santander, Bilbao, Vitoria, Burgos o Valladolid. “Este tipo de turismo lo puedes ofrecer a clientes que no esté a mucho más de dos horas, dos horas y media de viaje”, nos comenta Lourdes, “la verdad es que en este sentido la casa funciona muy bien”.

Actividades complementarias Una de las características que desmarcan a ‘La Joma’ respecto a otros alojamientos rurales es la posibilidad de realizar numerosas actividades alternativas, todas relacionadas con el agroturismo. “Aunque mucha gente viene a disfrutar sólo de la casa, ofrecemos la posibilidad de visitar la ganadería y la huerta que tenemos”, comenta la promotora. Estas actividades tienen un gran éxito sobre todo con los más pequeños nos dice sin poder evitar esbozar una sonrisa. “Te preguntan, van a coger los huevos al gallinero que saben que por la noche se lo van a comer para cenar”, comenta sobre la ganadería. Su familia mantiene dos vacas de leche que ofrecen a los clientes para su ordeño y realizan postres caseros con la leche que obtienen: bizcochos, natillas, etc. La agricultura también es una parte muy importante y en la huerta Lourdes siempre tiene productos de temporada y enseñan a recoger y cultivar legumbres y hortalizas. “Los niños lo valoran mucho” asegura orgullosa. Lourdes Calleja apuesta claramente por la dinamización de la comarca y participa activamente en numerosas iniciativas que se desarrollan en Asón-Agüera-Trasmiera. Por ejemplo, es vocal del Centro de Iniciativas Turísticas del Asón y durante el mes de noviembre ha participado en una reunión del proyecto de Observatorios Turísticos comarcales que se ha celebrado en Jaén.

Relación y apoyos Asimismo, la promotora ofrece la visita a un artesano de mermeladas ecológicas y a sus vecinos de la Bodega Vidular, una empresa que se ha instalado en el municipio para cultivar vid con la que producen vino con la Denominación de Origen “Costa de Cantabria”, proyecto del que ya hablamos de ella en el número 3 de esta revista. Su caldo cuenta con dos variedades de uva, Albariño (80%), Chardonnay (20%), que cultivan en uno de los mayores viñedos de la región. “Abro a los clientes la posibilidad de visitar las bodegas Vidular y la empresa de mermeladas ecológicas Yaganat son dos bonitas experiencias y todos queremos llevarnos un trocito de lo que has vivido ese fin de semana”, relata.


“Yo no ofrezco nada de turismo activo”, comenta Lourdes, “pero hay empresas pequeñas que siempre tengo en mente para ofrecérselas a los clientes”. Para la promotora este tipo de recomendaciones son muy bien valoradas por los clientes: senderismo, vistas, actividades… Nuestra interlocutora reconoce que esta situación y relación entre promotores es un atractivo muy importante y afirma hacer “un buen grupillo”, tomando la complementariedad de unos y otros como un eje claro de desarrollo que sitúa a todas las actividades como un atractivo añadido para su negocio. “Todos sumamos, todo es complementario. Mi cliente puede servir para otros y viceversa. Ojala pudiera tener un montón de productores más en la zona”.

Futuro La mente de Lourdes no para de dar vueltas a esto del desarrollo rural y ya tiene en mente varias iniciativas. No en vano, responde al prototipo de promotora activa y comprometida con el desarrollo de las zonas rurales, de su tierra. “Tenemos las expectativas puestas en el turismo rural y en actividades complementarias”, afirma decidida. Por ejemplo, asegura tener en mente intentar hacer alguna plantación pequeña de frutos silvestres (arándanos. Grosellas, etc.), algo que no le “con la época en la que tengo más trabajo en la casa que es en verano”. Asimismo también le encantaría poder abrir otra casa de turismo rural con la que dotar de mejores servicios en este sector a la zona y como una forma de aumentar sus actuales ingresos pero se ha encontrado con numerosas

trabas administrativas para abrir un nuevo alojamiento rural en una edificación abandonada que posee su familia. Lleva dos años de trámite para este negocio que cuenta con el visto bueno y una ayuda concedida por el Grupo de Acción Local. “Después de dos años presentando papeles justificando que es un tema de diversificación agraria la comisión regional me dice que no y el proyecto está parado”, nos cuenta, “se trata de una vivienda en ruinas que ahora mismo no tiene la cedula de habitabilidad, así que no se hace daño al suelo. El nuevo NUR nos cierra el desarrollo ya que no se permite hacer nada que no sea la vivienda propia del ganadero”.

Dificultades

Ayuntamiento porque para llegar aquí son carreteras municipales”, prosigue y obtiene como respuesta que no poseen medios económicos pero que la facilitan los trámites para llevar a cabo esta actuación haciéndose ella misma cargo del coste, “todo legal y homologado”. Una vez conseguido el permiso y la ubicación en las carreteras comarcales “las coloqué yo con la ayuda de un vecino donde ellos me dijeron”. En las carreteras municipales todo fue más hecho a mano, “con unos cartelitos de madera donde buenamente he podido”, finaliza. Aún así todo, “resulta muy complicado llegar porque tú te sales de la nacional y hay muchos cruces y ninguna indicación”, afirma Lourdes resignada.

Soluciones

A lo largo de todo su periplo, Lourdes ha tenido que hacer frente a numerosos escollos tanto en la puesta en marcha como en el desarrollo de su negocio. Uno de los problemas que la promotora siente es estar un poco en tierra de nadie, en una pequeña isla entre 4 ayuntamientos distintos (Barcena de Cicero, Solórzano, Hazas de Cesto y Voto) con los que tiene que lidiar para mejorar el acceso por las carreteras municipales que hay que seguir para llegar a ‘La Joma’.

La promotora tiene muy claro algunas de las principales necesidades que presenta el medio rural. Para comenzar, cree prioritario que la burocracia no sea tan lenta. “Si tienes un proyecto y un capital disponible para ejecutarlo, no puedes tirarte dos años a ver qué pasa”, ya que según ella las circunstancias de mercado al final no son las mismas. La administración debería funcionar más rápido y “si te tiene que decir que no, que sea rápido para poder pensar en otra cosa”, afirma.

Relacionado con todo esto, nuestra protagonista recuerda vivamente los trámites para instalar las indicaciones necesarias para que sus clientes no se perdiesen por el camino, una lucha que duró casi 6 años, allá por el 2002. “Yo no quería anunciar mi negocio, simplemente un cartel que pusiese Vidular”, nos cuenta la promotora. “Me puse en contacto con el

Otra de sus peticiones se centra en la mejora de los servicios y las infraestructuras y solicita el arreglo de las carreteras municipales que conducen a ‘La joma’. “Tampoco quiero una autovía de 10 metros de ancha precisamente es eso lo que no quiero. Simplemente solicito que puedas llegar a los sitios con un coche normal y corriente, que no lo desguaces por el camino”, afirma tajante. Según ella, unas correctas infraestructuras son el eje de todo desarrollo.


Hasta hace unos pocos años, los establecimientos de turismo rural eran prácticamente inexistentes en la comarca de Campoo-Los Valles. Por ello, a lo largo del periodo de programación 2000-2006 se subvencionaron en la comarca, a través del programa LEADER, numerosos proyectos para apostar por este tipo de turismo: casas rurales, posadas, etc. Para mejorar la formación y el servicio de todos estos promotores y, por ende, del turismo de la de la zona, el Grupo de Acción Local puso en marcha tres cursos de formación de la rama de la hostelería y el turismo. Sus contenidos fueron de lo global a lo especializado, haciendo hincapié en las principales necesidades que se habían detectado a lo largo de las reuniones con el sector. Como nos cuenta Miriam Castillo, técnico del Grupo de Acción Local, hicieron dos cursos de cada uno “por operatividad,

uno en Campoo y otro en Iguña-Anievas, para que pueda acudir más gente y no se tiene que desplazar tantos kilómetros”. Asimismo, la técnico destaca además de la formación, los excelentes puntos de encuentro en los que configuran este tipo de iniciativas. “En estos cursos participan casi todos los empresarios del sector, se conocen y siempre hay un clima fantástico”, comenta, “lo que facilita que poco a poco se puedan dar pequeños pasos en común”. Alfredo y Yolanda, dos de los participantes de estas actividades, subrayan el valor añadido de este tipo de cursos: “la formación te pone las pilas, hace que vuelvas con el chip cambiado: hablas con gente, intercambias experiencias. Te cuentas las alegrías y las penas compartidas”, nos cuentan, “siempre aprendes truquillos, todo te sirve”.

Primer contacto El primero de los cursos fue “Gestión de establecimientos de turismo rural”, que se desarrolló entre los meses de febrero y marzo de 2004. Esta formación, de carácter general, tuvo 200 horas de duración y tocó una temática muy variada que fue desde la gestión de empresas turísticas a la propia atención al cliente. Como indica Miriam, el curso fue una primera toma de contacto que “trató de conseguir que gente que no tenía experiencia previa en hostelería pudiese afrontar con éxito llevar un negocio de este tipo”. Por ejemplo, por aquel entonces Alfredo y Yolanda, ni siquiera habían puesto en marcha su negocio en Cotillo. Este curso también contó la visita a Taramundi, en Asturias, uno de los lugares en los que se ha hecho una apuesta más


clara por el turismo rural desde hace muchos años. Para Alfredo esta salida fue muy interesante porque “ves otra manera muy avanzada de funcionar”. Al finalizar el curso, con las valoraciones finales, salieron numerosas sugerencias para completar la formación de los promotores en este campo: cocina, informática, atención al cliente, marketing…

Calidad y cocina El segundo curso que se programó, “Calidad en restauración para establecimientos de turismo rural”, se centró en una materia específica, la calidad y la cocina tradicional, persiguiendo cubrir una de las principales carencias en la zona: la restauración. “Tocaba muchos temas y muy útiles”, nos cuenta la pareja, “cómo poner las mesas, cómo servir, cómo cocinar y acompañar platos…”. “El Rincón

de Doña Urraca”, la posada que regentan Alfredo y Yolanda ha sido una de las pocas iniciativas que ha apostado por ofrecer servicio de restauración en la zona, un servicio que redunda en la calidad del establecimiento. “Este tipo de servicios facilita que la gente disfrute más de la estancia casa”, nos asegura Yolanda. Como todo innovador, muchos les tachan de locos por ofrecer este nuevo servicio. “Siempre nos dicen que quien va a venir hasta aquí a comer, que si es mucho lío, que si es complicarnos...”, cuentan los promotores. Lo cierto es el servicio cumple una antigua necesidad de la zona, en la que no hay ningún bar o restaurante. En un servicio de alta calidad “no se puede permitir que unos clientes lleguen tarde y les tengas que mandar hasta Arenas como muy cerca a cenar”, dice serio Alfredo.

Turismo El último de los cursos programados fue “Diseño de paquetes turísticos”, cuyos contenidos tenían más que ver con los reclamos y la oferta turística. Por ejemplo, Yolanda se muestra muy orgullosa de su labor afirma querer “ofrecer algo más que una cama para dormir porque el turismo rural es otra cosa. La mayoría de la gente no tiene esta vocación”. Después de la implantación de negocios y la formación y, el siguiente paso que hay quedar es vender, porque como nos cuenta Alfredo “si no lo hacemos, todo eso que hemos logrado no se ve”. Reclamos no faltan, en Campoo-Los Valles hay numerosos recursos que explotar y que dar a conocer.


La producción de miel de manera tradicional en Liébana era algo habitual en casi todas sus casas desde hace siglos. La economía de subsistencia mantuvo estas producciones hasta finales de los años 50 y, aún hoy en día, son numerosos los productores que realizan esta actividad de manera no profesional. “La población conoce perfectamente esta actividad: sabe manejar las abejas, sabe catar, sabe crear y manipular los panales”, nos comenta María Teresa de la Fuente, gerente del Grupo de Acción Local Liébana, “a pesar de este buen hacer, nunca se dio el salto hacia una profesionalización del sector hasta hace escasamente dos o tres años”. El Grupo de Acción Local supo percibir esta necesidad y a través del fondo de ayudas PRODERCAN realizó varios cursos sobre apicultura para contribuir a hacer de la obtención de miel una actividad profesional que permitiese a sus productores vivir de ello y de este modo dinamizar la comarca. “En cada uno de ellos se realizaba un módulo de creación de empresas para animar a los productores”, nos

cuenta Mayte, “también tratábamos la creación de empresas, la comercialización y las subvenciones que hay para este tipo de actividades”. Otra de los apoyos al sector que ha realizado el Grupo de Acción Local ha sido la subvención de 4 obradores de nueva implantación en la comarca. Como nos cuenta la gerente, “estas medidas han facilitado la configuración de un tejido empresarial estable entorno a este producto”. Para montar una instalación de este tipo las inversiones son relativamente asequibles y las ayudas del fondo PRODERCAN a este tipo de actividades han rondado entre el 45 y el 50% del total en todos los casos. La gerente destaca el esfuerzo por diversificar las actividades las actividades agrícolas y ganaderas tradicionales. “Todos los promotores que se han beneficiado de estas ayudas son jóvenes agricultores” comenta. Se trata de proyectos, pequeños, que generan poco

empleo, generalmente al promotor, pero contribuyen enormemente a la diversificación de la producción agrícola tradicional, uno de los pilares de la estrategia de desarrollo del Grupo de Acción Local. Con este tipo de iniciativas los promotores complementan sus ingresos con esta actividad, algo para lo que están plenamente capacitados dada la formación especializada que han recibido en la materia, un sector, por otra parte, que todos conocían previamente al tratarse de una actividad muy ligada a la historia tradicional de la comarca.

Las Espedillas Antonio Llanes vive en Lon, un pequeño pueblo que no llega a 40 habitantes situado en el macizo oriental de los Picos de Europa, en el municipio de Camaleño. Nuestro protagonista es uno de los promotores que fueron subvencionados a través de las ayudas de PRODERCAN para la construcción de un pequeño obrador de miel. Con esta inversión, Antonio consiguió que esta actividad, que su familia


desarrollaba desde mucho tiempo atrás, se convirtiese en una salida profesional rentable. “Mi abuelo tenía colmenas, luego mi padre… En los años 80, cuando vino la enfermedad de la varroa, prácticamente nos quedamos sin colmenas. Yo empecé otra vez con ello de manera no profesional, para autoconsumo y vender algo en la posada”, empieza. Nuestro interlocutor señala el apoyo del Grupo de Acción Local como algo fundamental: “este tipo de obrador no hubiese podido hacerlo sin su ayuda. El apoyo en este sentido ha sido muy claro”. Antonio también destaca el valor de los cursos organizados a través de la iniciativa PRODERCAN y por la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad de Cantabria. “Son de mucho valor. Nos ayudan a estar al tanto de enfermedades, problemas y novedades”, señala. Antonio vende su producción de miel bajo su propia marca “Las Espedillas” y se encarga de todas las tareas: producción, envasado y distribución. Según nos cuenta, su negocio no ha parado de crecer. “Cuando comencé tenía unas 70 colmenas, pero al ver que el producto se vende bien ahora cuento con unas 180”, comenta orgulloso. Su producto es una miel de color ámbar oscuro, con una composición del 45% brezo, 20% de roble y 35% de otras floraciones. Actualmente cuenta con una producción que oscila entre las 2 y 3 toneladas de miel por año, con una media de entre 15 o 20 kg. por cada colmena.

También señala la excelente relación que hay entre todos los productores de la comarca. “Tenemos muy buena relación entre nosotros, tenemos contacto y funcionamos bien” señala. Todos ellos están en la Asociación Cántabra de Apicultores y de momento no han sentido la necesidad de constituirse como grupo. Por último, Antonio nos cuenta la facilidad para compatibilizar este trabajo con otras actividades, no en vano, él también se dedica a la cría de caballos y regenta una pequeña posada. “Se trata de un trabajo muy estacional y el trabajo duro se da en fechas muy puntuales. Hasta primavera las colmenas prácticamente no se tocan”, asegura.

Dificultades y soluciones

Posibilidades del sector

Según el apicultor la estrategia dentro de este sector debe pasar por mantener la calidad y los procesos tradicionales. “Lo único que necesitamos es un pequeño empuje, sobre todo en el tema de la Denominación de Origen, algo que nos permita diferenciarnos a través de la calidad de otras mieles que vienen de fuera y las venden como si fueran de aquí”, nos comenta.

Antonio cree que la miel en Liébana tiene muchas posibilidades. “Al sector lo veo bien” dice, “porque la zona tiene unas características de floración muy particulares”. En Liébana, entre unos valles y otros hay diferentes tipos de floración y dependiendo del en el que nos encontremos, se puede inclinar la balanza hacia el roble u otras especies. En líneas generales, la variedad de brezo es la que más se da.

También sitúa a las numerosas enfermedades como una de las principales dificultades a afrontar. Por ejemplo, señala que la “nosemosis” les está haciendo mucho daño “ya que es muy difícil de detectar”. En este sentido, Antonio destaca el apoyo de la Consejería de Desarrollo Rural en la detección y tratamiento de todas estas cuestiones con cursos y otras actividades.


Mel Mellis Es un proyecto de cooperación interterritorial dentro de la Iniciativa Comunitaria Leader +. Los objetivos de Mel Mellis abarcaron varios aspectos, siempre teniendo en cuenta la perspectiva del desarrollo sostenible del medio natural. Así, por ejemplo, se situó como eje fundamental la recuperación de la apicultura tradicional como seña de identidad cultural, valorizando el patrimonio de los territorios y

permitiendo aprovechar las nuevas oportunidades de riqueza derivadas de la miel y su tradición. De este modo este producto puede contribuir de manera decisiva en la dinamización de las comarcas rurales. Al mismo tiempo, este proyecto buscaba incidir de manera positiva en la mejora de la calidad y de la distribución de la miel, estableciendo una base común entre los productores. Relacionado con esto, el grupo de Liébana ha buscado crear una marca de calidad de imagen a través de la obtención de la denominación de origen. Asimismo, este Grupo de Acción Local ha organizado numerosos cursos de formación enfocados a profesionalización y mejora de la calidad en el sector. Este proyecto de cooperación fue ejecutado a lo largo del año 2007 impulsado y coordinado por el Centro de Desarrollo Ceder Monearos de Huesca. Contó como socios con el Grupo de Acción Local de Liébana en Cantabria, el Grupo de Acción Local Valle de AyoraCofrentes de Valencia y la Asociación Montañas del Teleno de León. FINANCIACIÓN: Subvención de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria 19.720 euros.


El Monte Hijedo es el mayor bosque de Cantabria y la segunda masa forestal de España. Además de su extensión, esta masa forestal posee algunas características que la hacen única en su especie. Al situarse en una zona de transición entre la zona cantábrica y mediterránea, es un espacio con enorme calidad ambiental y bajo sus copas habitan numerosas especies animales y vegetales singulares como corzos, jabalíes, martas, gatos monteses, águilas reales, azores, gavilanes, búhos reales, pájaros carpinteros o pitos negros, algunas de ellas en peligro de extinción. Para un municipio como Valderredible, el Monte Hijedo tiene un gran peso desde el punto de vista natural, económico y social. Se trata de una masa forestal única en Cantabria que sirve de referencia para todo el municipio y la comarca. Debido a esto, a través de este proyecto se ha pretendido conseguir la revalorización de este municipio mediante un plan con actuaciones de importancia en el ámbito natural, de la educación ambiental y del turismo. La idea fundamental del proyecto ha sido crear, a partir del enorme recurso del Monte Hijedo, un amplio abanico de posibilidades formativas en torno a las masas forestales, demostrando que existe otra forma de gestionar el bosque con otros ojos, sacando un beneficio más allá del simple aprovechamiento maderero.

Múltiples actuaciones Este ha sido uno de los proyectos estratégicos del Grupo de Acción Local País Románico. En líneas generales se trata de un proyecto que intenta poner en valor los recursos forestales en materia de educación ambiental: que haya un centro de Educación Ambiental, un albergue para grupos y una red de sendas que permitan un disfrute adecuado de esta

zona boscosa. El proyecto conjuga distintos recursos como son la localización de recursos ambientales, el turismo sostenible y los valores naturales, intentando aportar la perspectiva del desarrollo sostenible y planteando una solución a los problemas que presenta este territorio rural: medioambientales, económicos, sociales y culturales. Por ejemplo aglutina varios elementos innovadores clave: por un lado se enmarca en los nuevos yacimientos de empleo y por el otro valoriza el medio ambiente como un motor de desarrollo de la zona. Para ello el Ayuntamiento de Valderredible, presentó este proyecto al Grupo de Acción Local País Románico, que acordó conceder un total de 500.000 ¤ para llevar a cabo las diferentes actuaciones. Esta financiación se desglosa en que más de la mitad de los fondos, 263.889,09 ¤ fueron aportados por el FEOGA, 52.777,82 ¤ por el MAPA y los restantes 188.33,09 ¤ fueron aportados por el Ayuntamiento de Valderredible. Esta última cantidad fue completamente sufragada por la Consejería de Medio Ambiente, siendo un apoyo fundamental para el buen desarrollo del proyecto. Con esta financiación se han llevado a cabo varias actuaciones: • Rehabilitación, señalización y difusión de sendas en el entorno del Monte Hijedo. • Revitalización del Centro de Interpretación de Riopanero a través de la dotación de nuevos contenidos y de actuaciones dirigidas a la promoción de este espacio

como un lugar de referencia en materia de Educación Ambiental. • Construcción de un albergue de visitantes en Riopanero. Todas estas nuevas instalaciones tratan de gestionar adecuadamente los diferentes usos del bosque. Estas actuaciones no buscan el conflicto con las actividades tradicionales si no que las apoya ya que, en realidad, son ellas misma las que han configurado el paisaje de la masa forestal. En este sentido, es preciso potenciar usos tradicionales como la ganadería o la micología sin perder de vista el conocimiento del bosque por parte de nuevos visitantes. En definitiva, era necesario un proyecto de este tipo que ordenase y permitiese conocer y desarrollar el bosque de una manera coherente. Con estas tres actuaciones permiten ofrecer a los visitantes de la zona, una completa red de recursos de Educación Ambiental de modo que se logre conectar el bosque con diferentes sensibilidades y otros ámbitos como puede ser, por ejemplo, el urbano.


Centro de Visitantes del Monte Hijedo A través de esta actuación se permite al visitante acercarse de forma interactiva a la riqueza del patrimonio forestal de la región. En Cantabria crecen bosques tanto de tipo mediterráneo como atlántico, desde alcornocolales a hayedos, robledales, abedulares o encinares entre otras especies. Esta diversidad tiene su complemento perfecto con la gran variedad de flora y fauna que también habitan en estos espacios. El centro se ubica en una casa-torre medieval en el municipio de Riopanero, a escasos metros del Monte Hijedo y su recorrido presta una atención especial al robledal del monte que le da nombre. Visitando su salas abordamos la historia y la actualidad del bosque y se aportan algunos criterios básicos de gestión forestal y desarrollo sostenible, tratando de implicar a los visitantes del futuro de las masas forestales. En nuestra visita, también podemos conocer de primera mano las diferentes formas de interacción entre sociedad y bosques a lo largo de la historia.

Por ejemplo, este centro muestra cómo su madera servía de energía para ferrerías y materia prima para carpinteros, el aprovechamiento de hierbas aromáticas, setas y forraje para el ganado. En definitiva, nos aporta una idea muy clara del complejo mundo en sí mismo que es un ecosistema de este tipo y de la fragilidad que presenta: todos los elementos dentro de él son importantes y por ello debemos cuidarlos. El Centro de Visitantes del Monte Hijedo ofrece 6 áreas expositivas diferentes: - El árbol: el roble. - Los árboles cántabros - Los paisajes forestales cántabros - Sobrevolar los bosques, interpretar el paisaje - Bosques y pobladores - El uso del bosque: ferrería, serrería, doméstico.


No cabe duda de que Abraza la Tierra es uno de esos proyectos "estrella" que nos hace sentirnos muy orgullosos a todos los que estamos trabajando por el medio rural. En los últimos años, las estadísticas arrojan cifras como que más de 600 personas han sido atendidas por los técnicos de País Románico en la Oficina de Acogida del proyecto, situada en Mataporquera, y que un total de 80 personas (29 familias) se han instalado en la zona desde 2005, fecha en la que echó a andar el proyecto. Continuando con su trabajo y para profundizar en estas magníficas cifras, el Grupo de Acción Local País Románico ha dispuesto dos nuevas herramientas que sin duda harán más fácil lograr la instalación de nuevos vecinos en la zona, una de las más castigadas por la progresiva despoblación del medio rural. Os las presentamos a continuación.

Casa de Acogida Temporal de nuevos vecinos Esta casa de Acogida Temporal se encuentra en el municipio de Sobrepeña, en la antigua "casa del maestro" y a pocos kilómetros de Polientes. Como nos cuenta la técnico del proyecto, Elsa Herrero, "la casa va a ser un elemento fundamental". La idea es utilizarla para estancias temporales de la gente que quiera venirse a vivir y primero quiera conocer el territorio de modo que se encuentren más cómodos y a su aire "más como en casa", comenta. Una vez instalados, tienen mucho más fácil analizar las posibilidades de establecerse en la zona gracias al acompañamiento y asesoramiento del personal técnico del Grupo de Acción Local que se encarga de atender las circunstancias personales de cada caso. El inmueble en el que se ubica este recurso ha sido cedido por la Junta Vecinal de Sobrepeña y las obras de rehabilitación, con un coste cercano a los 10.0000 euros han sido sufragadas

a través del convenio de colaboración firmado con la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, departamento que ha apostado claramente por este proyecto. Según Elsa, esta instalación "sirve de modelo para otros municipios de la zona, para que se sumen a este tipo de iniciativas y dispongan de recursos que animen a la gente a instalarse en el territorio". En lugar de tener que buscarles alojamiento en alojamientos rurales, el Grupo de Acción Local les facilita este espacio que cuenta con todas las comodidades de una casa normal. La casa está pensada para un máximo de 5 personas y como señala Elsa, "no está pensado que varios usuarios compartan espacio y se procederá a ordenar las solicitudes en función de la disponibilidad de la casa”. Esta herramienta, que fue inaugurada el pasado 21 de septiembre ya está comenzando a ser un éxito y la casa ya tiene varias reservas de personas que quieren conocer la zona antes de instalarse en la comarca. Desde Braña seguiremos de cerca todo lo que esta herramienta va a dar de sí.

2º Encuentro de vecinos del Sur de Cantabria en Reinosilla Este encuentro se celebró el pasado en el Molino de la Vega -si recuerdan hablamos de él en el número anterior de Braña- en la localidad de Reinosilla (Valdeolea). En él se reunieron unas 100 personas que se han instalado en la comarca en los últimos tiempos, junto con posibles nuevos vecinos que se están planteando venir a vivir a la zona. Este evento, que contó con la participación del consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, sirvió de presentación y de intercambio de experiencia entre los asistentes, tratando de aumentar la sensación de vecindad y cercanía entre todos ellos. Durante la jornada, que tuvo un marcado ambiente festivo, además de una comida popular, también se llevaron a cabo varios talleres entorno a la construcción bioclimática y las energías renovables.


En términos absolutos, la tasa de paro de los Valles Pasiegos, se puede ver como normal respecto a la media regional. Si entramos más al detalle constatamos un panorama mucho más desolador, sobre todo en las cabeceras de los valles: una población con escasa formación y que tiende al envejecimiento, alto paro femenino y progresiva desaparición de las fuentes tradicionales de riqueza asociadas a la ganadería. Todos estos procesos provocan una dinámica muy preocupante como es la emigración hacia zonas urbanas o con mayor dinamización en el empleo. Aún bajo este panorama, el territorio ofrece numerosas posibilidades que deben ser aprovechadas. Con el objetivo de hacer frente a esta situación y dinamizar la comarca, las entidades encargadas del desarrollo endógeno de la comarca de Pisueña, Pas y Miera han puesto en marcha varias herramientas de incentivación y especialización del empleo en la comarca, especialmente entre colectivos de desempleados mayores de 25 años con especiales dificultades de inserción y en riesgo de inclusión. Una de ellas, de la que nos ocuparemos con detalle en estas páginas, es el taller de empleo forestal-jardinería de Los Valles Pasiegos en el que los alumnos adquieren todas las competencias en la profesión a través de un cuidado programa de teoría y trabajo práctico sobre el terreno. Su coordinador, Borja Fernández, nos cuenta todos los detalles. Para él, esta iniciativa ha sido todo un acierto ya que “se trata de un sector que tiene mucha demanda de empleo”. Asimismo, también destaca la participación y la labor

realizada por cada uno de los 12 alumnos que han sido contratados. “Los trabajadores han sido gente que han partido de cero y sin conocer nada de las máquinas y al final han cogido mucha soltura y confianza para poder desempeñar este trabajo en el futuro perfectamente”, afirma. Como indica Borja, la capacitación profesional es una de las metas principales que persigue este taller de empleo: al término de su participación en el taller, los trabajadores participantes reciben un certificado expedido por las entidades promotoras en el que consta la duración en horas de su participación en el programa, así como la competencia adquirida y los módulos formativos cursados.

Formación El taller de empleo de los Valles pasiegos ha tenido una completa formación teórica que permitiese a los alumnos dar el paso a la parte

práctica. Desde la parte formativa, se ha tratado de tocar todos los aspectos fundamentales de la profesión, de la botánica a la reproducción, pasando por el mantenimiento de la maquinaria, la prevención de incendios o la realización de proyectos, con el objetivo de “que el día de mañana puedan manejarse por sí solos”, asegura Borja. Las clases teóricas se han impartido las oficinas de la Agencia, mientras que para la impartición del módulo de alfabetización informática se ha contado con el Centro Avanzado de Comunicaciones de los Ayuntamientos. Otra de las actividades formativas que se han llevado a cabo ha sido la impartición de un curso de aplicación de productos fitosanitarios gracias a la colaboración el sindicato ASAJA. Una vez finalizada esta formación, el alumnado pudo realizar una prueba para obtener el carnet de manipulación este tipo de productos.


Prácticas reales Este taller de empleo ha supuesto a los alumnos la inmersión real en el sector a través de actuaciones directas sobre el territorio. Para ello, el grupo ha utilizado el Vivero Montemayor, en Saro, cedido por la Junta Vecinal de Saro, así como múltiples actuaciones en los municipios incluidos en la Agencia Pisueña, Pas y Miera. Todas estas actuaciones han implicado, en mayor o menor grado, el desarrollo de todos los conocimientos profesionales que los alumnos trabajadores debían adquirir. El Vivero Montemayor se trata de una instalación de más de 47.000 metros cuadrados que se encontraba en un claro estado de abandono desde hace por lo menos 10 años y que se ha podido rehabilitar en una gran parte y poner en marcha gracias a un convenio firmado con la pedanía de Saro.

“Sin duda ha sido un muy buen lugar para el aprendizaje y toma de confianza tanto con las maquinas, antes de realizar las obras mas importantes”, nos explica el coordinador. Este lugar también contenía abundante vegetación con la que realizar las primeras prácticas. Asimismo, también se contó con la cesión, por parte de la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno de Cantabria, de planta de del vivero de Villapresente “para tomar contacto con las plantas, sus tratamientos de engorde y su manipulación en general”, prosigue. “La verdad que estaba todo hecho una pena y ha quedado irreconocible. Hemos hecho un gran trabajo”, asegura. El testimonio gráfico da buena cuenta de ello. La segunda parte de las actuaciones de este taller de empleo han sido obras reales que se

han desarrollado dentro de los municipios de la comarca. “Destinábamos parte del trabajo semanal para el trabajo en distintas áreas de los ayuntamientos”, explica el coordinador, “y hemos hecho todo tipo de trabajos: desbroces, áreas recreativas, limpiezas de sendas turísticas…”. La lista de actuaciones es larga (ver cuadro adjunto) pero Borja Fernández destaca sobre manera una obra, el parque de La Penilla. “Es un parque muy grande en el que hemos podido manejar todo tipo de plantas y de todo tipo de maquinaria, incluso un tractor grande que nos prestó el ayuntamiento de Santa Mª de Cayón”. Otro aspecto que destaca el coordinador ha sido el trabajo con los municipios que están en riesgo de despoblamiento (Selaya, Vega de Pas, San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera y Miera) haciendo un gran hincapié en el desarrollo del turismo a través de la adecuación de sendas y de áreas recreativas.


Futuro Ángel Sainz, presidente de la A.D.C. Pisueña, Pas y Miera se muestra muy satisfecho con el desarrollo de la experiencia que, según él, “cumple un doble objetivo de la Agencia: captar recursos y servicios para los ayuntamientos y favorecer la integración laboral diversificando las actividades del medio rural”. Asimismo, también destaca el excelente trabajo realizado por el grupo de trabajadores y trabajadoras en la comarca. El coordinador, Borja Fernández, nos cuenta que sus alumnos “ven que puede haber salida”. En la comarca no hay ninguna empresa de jardinería, lo que abre enormemente las posibilidades de empleo futuro de los alumnos. La necesidad está detectada, y actualmente ya se está barajando la continuidad en el sector. “Se está barajando la posibilidad de crear una empresa o hacer una contratación por parte de los ayuntamientos para que el mayor número posible de los alumnos de este taller

de empleo continúen con la labor de mantenimiento de zonas verdes que han estado realizando a lo largo de todo este año”, nos cuenta ilusionado el coordinador. Respecto al uso del Vivero Montemayor, nos cuenta que la Agencia Pisueña, Pas y Miera está tratando de renovar la cesión por más tiempo de las instalaciones, y se están barajando diversas opciones con las que mantener y mejorar el trabajo que se ha realizado a lo largo de este año en esta instalación. Por ejemplo, se está estudiando la realización de un centro de formación experimental permanente en las instalaciones. Asimismo, se ha concedido en la instalación un campo de ensayo de nogales en una buena parte del terreno del vivero, con lo que a la experimentación se ha pensando también plantear algún tipo de actividad formativa con este nuevo recurso.


La despoblación del medio rural lleva asociados numerosos problemas. Uno de ellos es el progresivo envejecimiento de la población: los más jóvenes se marchan en busca de nuevas oportunidades y nuestros pueblos van muriendo poco a poco al no haber recambio generacional. Sin población en estas zonas, la "rentabilidad" ha motivado la concentración de servicios en los espacios urbanos y la desaparición progresiva de los servicios administrativos locales, sanitarios, postales, educativos…

La comarca Saja-Nansa no se escapa a estos procesos y desde la Asociación de Desarrollo Rural Saja-Nansa se trata de apoyar proyectos que aporten soluciones a este tipo de problemas. Una pequeña muestra es la iniciativa que recordamos a continuación, la Residencia “Fuente Ventura”, un centro que ha servido de ejemplo de cómo trabajar con personas dependientes en el medio rural.

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia (a partir de ahora “Ley de Autonomía y Dependencia - LAPAD) rompe las barreras de la edad y engloba bajo un mismo nombre a mayores y jóvenes. La dependencia, va muy relacionada con la edad y no cabe duda de que la tercera edad es el grupo social en el que actualmente se presentan más usuarios necesitados este tipo de cuidados especiales.

La residencia “Fuente Ventura” nace en 1996 con el objetivo de cubrir la ausencia de plazas residenciales en la zona occidental de Cantabria. Como nos cuenta Tomás Pandal, anterior gerente y ex- presidente de ACESDE (patronal del sector en

Fuente Ventura


Algunas cifras en la comarca SAJA Población total: + de 65 años: Índice de vejez: Índice de Dependencia: Personas con prestación del S.A.A.D. actualmente: Plazas de Residencia: Plazas Centro de Día: Centros de salud: Consultorios: Médicos de familia:

15.856 3.028 19,36 28,20 496 208 21 1 6 10

VALLES DE SAN VICENTE Población total: 10.489 + de 65 años: 2.164 Índice de vejez: 21,21 Índice de Dependencia: 31,65 Personas con prestación del S.A.A.D. actualmente: 283 Plazas Residencia: 167 Plazas Centro de Día: 21 Centros de salud: 1 Consultorios: 2 Médicos de familia: 6 NANSA Población total: + de 65 años: Índice de vejez: Índice de Dependencia: Personas con prestación del S.A.A.D. actualmente: Plazas Residencia: Plazas Centro de Día: Centros de salud: Consultorios: Médicos de familia:

2.675 951 33,15 55,26 87 0 0 1 4 5

Nuevas soluciones en la comarca: La residencia de Puentenansa De cara al futuro y con el apoyo del Grupo de Acción Local Saja-Nansa, ya se encuentra en marcha un proyecto para atender a la población dependiente de la comarca: la residencia de Puentenansa. El centro se ubicará en el edificio conocido popularmente como “El Convento”, situado junto a la parroquia de Puentenansa. Esta instalación, que actualmente está en fase de construcción, pretende ofrecer los servicios de proximidad en el área del Nansa. Tiene previsto contar con unas 50 plazas de capacidad y la creación de unos 25 puestos de trabajo directos. Con esta dotación, que mejorará notablemente el servicio y el número de plazas para las personas dependientes, quedan cubiertas prácticamente las necesidades de la comarca.

Cantabria), “el escenario no ha cambiado mucho desde entonces y en cierto modo sigue habiendo las mismas necesidades. En toda la región y especialmente en la comarca SajaNansa existía una grave carencia de plazas residenciales y de servicios para personas dependientes. Por ejemplo en la zona occidental sólo existían los centros de Comillas, Cabezón de la Sal, Terán y Potes”. En todo este tiempo, como veremos, lo que si ha cambiado han sido los planteamientos acerca de la gestión y el servicio a las personas dependientes. Se trata de una residencia pequeña integrada en un pequeño pueblo, Luey. “No podíamos meternos en un proyecto que nos desbordase y por eso planteamos una residencia pequeñita” comenta Tomás. Sus promotores ya conocían bien el sector tras una dilatada experiencia en Suiza y aprovechando el apoyo de los fondos Leader II del Grupo de Acción Local Saja-Nansa, iniciaron este proyecto. “Una pequeña residencia como la nuestra de Luey es perfectamente rentable si no tienes demasiadas ansias de ganar dinero y te conformas con un margen razonable de beneficios. Manteniendo la filosofía en clave de sostenibilidad de una pequeña empresa que permite que a fin de mes cobremos todos y poco a poco se puedan ir realizando reformas e inversiones. Todo eso ha salido de la empresa”, asegura su actual gerente Elisa Nistal. En los 5 últimos años esta empresa pasado de un 6 a un 10 % de beneficio.

Buena experiencia Esta iniciativa buscó desde el primer momento no desarraigar a la gente mayor y la creación de puestos de trabajo en el medio rural, situándose como una buena práctica dentro del sector. Tomás Pandal asevera que “lo mejor para las personas dependientes es mantenerlas en la misma zona en la que ha vivido toda su vida, no desarraigarlas. Es también una excelente forma de fijar la población a través de un proyecto de empleo de calidad”. Según nos cuenta su gerente, la residencia ha marcado un modelo en el sector al situarla en el centro de Luey con la idea que los residentes estén plenamente integrados en el municipio, “que puedan salir a dar un paseo y participar de la vida del pueblo”, mantiene. Elisa también asegura que su centro ha sido pionero en la atención a dependientes, en plural, a mayores y pequeños tal y como establece el nuevo texto legislativo. “Nosotros tenemos en Luey desde el principio a dos menores de 65 años”, dice, “hay muchas reticencias todavía pero es algo normal, es como en la vida, como en las familias… siempre se junta la gente joven con la mayor, es un lugar de convivencia”. Numerosos centros de día y residencias cuentan ahora con usuarios menores de 65 años. “Ya no son centros de mayores, son centros de atención a dependientes. Tenemos que cambiar los rótulos”, concluye.

Dificultades

Elisa nos resume la trayectoria ascendente del centro: “El primer año tuvimos 3 residentes, el segundo subimos hasta 13 y ahora ya llevamos varios años trabajando muy bien. Ahora tenemos 32 plazas, cuando comenzamos con 28 y tenemos ya proyectada una pequeña ampliación”. En el periodo de programación Leader 2 ampliaron las instalaciones con el centro de rehabilitación, que ofrece un servicio mixto (externo/interno).

El principal reto que tiene que asumir una empresa de este tipo está en la contratación de personal. “Encontrar personal cualificado y formado es complicado en las zonas rurales y también es muy difícil encontrar tiempos parciales para los trabajadores, algo muy relacionado con la distancia en estos espacios”, comenta Elisa. Por el momento hay pocas empresas ubicadas en las zonas rurales y los puestos de trabajo que van surgiendo suelen estar lejos para la gente de los pueblos que hay formada en este campo.

Para Elisa, el mayor secreto de su éxito radica en la lucha por “hacer las cosas bien, por implantar nuevas tecnologías, la mejora continua a través de la formación y el buen trato a los empleados, que son lo que, en definitiva, sacan hacia delante una empresa”.

Como ya hemos comentado, de este modo se contribuye a fijar población en el medio rural, una de las principales bazas que presenta la Ley de Autonomía y Dependencia. El medio rural va a necesitar profesionales en estos territorios.

Esta empresa ha sido pionera en la implantación de la ISO 9001 y Plan de igualdad y calidad de empleo de este Sector en Cantabria.

De cara al futuro, en la Residencia Fuerte Ventura ya tienen pensado otro pasito hacia delante: “tenemos perspectivas de crear un centro de día, que es la principal necesidad que vamos detectando”, concluye Elisa Nistal.


La Atención a las situaciones de Dependencia en Cantabria Por Julio Soto-Dirección General de Políticas Sociales. Consejería de Empleo y Bienestar Social del Gobierno de Cantabria La situación de dependencia afecta a todas las edades pero es cierto que está muy ligada a los procesos de envejecimiento, y es en el grupo de las personas de mayor edad donde aparecen las mayores tasas de incidencia. Las zonas rurales de Cantabria poseen los mayores índices de vejez de la Comunidad. En Cantabria nos encontramos con dos realidades radicalmente diferentes. Por un lado, a mitad de la población mayor se concentra en los 4 grandes ayuntamientos urbanos que ocupan el 4% del territorio y, por el otro, la otra mitad se distribuye por el 96% restante del territorio de en ayuntamientos de pocos habitantes en una orografía compleja. Esta realidad determina el modelo de atención a las personas en situación de dependencia por el que hemos optado en nuestra Comunidad. Un modelo de atención que se sustenta en los siguientes principios rectores: • La persona, sus necesidades, deseos y derechos han de ser el eje sobre el que debe de girar la atención. Necesitar de otras personas para hacer determinadas actividades de la vida diaria no puede suponer la pérdida del control de la propia vida. • La permanencia de las personas en su domicilio. El 80% de los mayores prefieren vivir en su propia casa. Este deseo de las personas obliga a desarrollar recursos de apoyo para la atención a la dependencia en el entorno más próximo y cercano a donde viven las personas. • La institucionalización como último recurso. La institucionalización no puede suponer una pérdida de derechos de ciudadanía y por tanto, los centros de atención residencial deben ser entendidas como el domicilio de la persona a todos los efectos. Para ello, son acciones preferentes de la Consejería de Empleo y Bienestar Social del Gobierno de Cantabria: • Desarrollo de servicios de proximidad que presten los necesarios apoyos en el domicilio de las personas, así como apoyos a las familias cuidadoras. • Acercamiento de los servicios al ciudadano que rompa el tradicional desequilibrio territorial y haga realidad la garantía de igualdad en el acceso a los servicios favoreciendo la permanencia de las personas en su domicilio. • Desarrollo de una red planificada de centros de atención diurna de carácter polivalente de tal manera que las personas puedan tener una intervención profesional durante el día y puedan continuar viviendo en su casa. • Desarrollo planificado de pequeños Centros de Atención en el territorio (especialmente en las zonas rurales) que además de los servicios de atención residencial presten servicios de proximidad en su área de influencia • Utilización de los servicios comunitarios de promoción del bienestar y de manera especial en lo referente a los servicios de salud. La atención a las necesidades de cuidados sanitarios debe realizarse desde los servicios de salud comunitarios. En definitiva, un modelo que incluye como destinatarios de la atención tanto a las personas en situación de dependencia como a sus familias, que busca la complementariedad entre la promoción de la autonomía y la prevención y atención de la dependencia y que se sustenta en el paradigma de calidad de vida que pone en el centro del proceso de intervención a las personas y el respeto a sus derechos. ..



Braña16