Issuu on Google+

PROYECTO: “Desarrollo de Capacidades para el fortalecimiento de las Cadenas Productivas de Cuyes y Truchas en el Distrito de Ragash, Provincia de Sihuas”

CENTRO DE ESTUDIOS PARA EL DESARROLLO Y LA PARTICIPACION

MANUAL PRACTICO DE CRIANZA DE CUYES

HUARAZ, JULIO DEL 2008


I. GENERALIDADES El cuy es una especie originaria de los andes y constituye una de las fuentes mas importantes de proteína animal para el poblador rural, así mismo genera ingresos, es por ello muy importante conocer el comportamiento, características productivas y reproductivas para dar un uso eficiente a este recurso. 1.1.

Tipos de Crianza:

Los tipos de crianza los podemos clasificar en crianza tradicional y tecnificada.

Foto 1. Crianza tradicional La crianza tradicional se realiza dentro de las casas, por lo general en la cocina sin la aplicación de técnicas de manejo como el destete, sexaje y clasificación de animales. A diferencia de la crianza tecnificada en donde se aplica técnicas de manejo y mejoramiento animal, sin embargo en este caso se puede


subdividir en crianza familiar (no mayor a 50 madres), familiar comercial (no mayor a 500 madres) y comercial (superior a 500 madres).

Foto 2. Crianza tecnificada 1.2.

ClasificaciĂłn:

Los cuyes pueden ser clasificados por su grado de mejoramiento genĂŠtico, en criollos y mejorados, por su tipo de pelaje, por la lĂ­nea de origen, etc. Por Tipo. Tipo I: posee pelaje lacio y corto, de diferentes colores.

Foto 3. Cuye tipo I.


Tipo II, pelaje corto y arremolinado

Foto 4. Cuye tipo II. Tipo III, pelaje lacio y largo.

Foto 5. Cuye tipo III.


Tipo IV, Pelaje corto y encrespado.

Foto 6. Cuye tipo IV. Por Líneas. El cuy se puede clasificar por líneas o razas de origen así por ejemplo el INIEA Lima ha trabajado mucho con la Raza Perú, Inti y Andina y el INEA Cajamarca con la Línea Inca Perú: es un animal de gran tamaño, buena velocidad de crecimiento y poca cantidad de crías. se usa preferente como macho reproductor.

Foto 7. Raza Perú


Andina: la característica principal es su gran número de crías por parto, y menor tamaño que los Perú. Son usados principalmente como madres.

Foto 8. Raza Andina Inti: es una línea intermedia de buena velocidad de crecimiento y prolificidad.

Foto 9. Línea Inti.


Inca: es una línea muy bien adaptada a pastos, con alta rusticidad con buen crecimiento y conformación.

Foto 10. Línea Inca II. INSTALACIONES. Consideraciones para la instalación de la granja. El animal debe mantenerse en un ambiente cuya temperatura le permita vivir sin estar expuesto ni al frío ni al calor excesivo. Así podrá utilizar el alimento que ingiere no sólo para producir o perder calor, sino para mantener un funcionamiento normal de su organismo y poder producir eficientemente. A este ambiente se le denomina “ambiente termo neutral” que para el caso debe de considerarse 18°C. Localización. La unidad productiva debe ubicarse en un lugar que propicie el aislamiento sanitario, de manera que no esté expuesta a vientos, cambios bruscos de temperatura, focos infecciosos como basureros, criaderos de aves, porcinos, mataderos u otros establecimientos que atraigan moscas y otros vectores contaminantes.


Orientación El galpón debe tener una orientación de norte a sur de manera que permita una mayor radiación solar, de esta manera se podrá mantener una temperatura uniforme durante el día, así como mejorar la desinfección natural del galpón.

Grafico N° 1. Orientación del galpón. Consideraciones del diseño del galpón. El galpón tiene que tener una buena ventilación, evitando la acumulación de malos olores y gases (amoniaco) por efecto de la propia crianza, lo que no puede confundirse con movimiento brusco de aire lo que genera cambios de temperatura que puedan afectar la crianza. La iluminación, el galpón debe de poseer ventanas y techos que permitan distribuir uniformemente la luz en todo el galpón, dando una mayor visibilidad, mejor desinfección y mejorando el ambiente termo neutral.


Grafico 2. Techos y ventilaci贸n.

Grafico 3. Detalles de puertas, ventanas y techos.


Las Jaulas y/o Posas Las jaulas o posas, que se van a construir debe de tener el área adecuada para recepción cómoda de los cuyes, de igual forma permitir el adecuado manejo. Modelo de Jaulas: Pueden construirse de madera, ladrillo u otro material disponible, teniendo en cuenta la pendiente, el espacio entre jaula y que los materiales mantengan seco el ambiente para la cría.

Grafico 4. Modelo de Jaula III. SANIDAD 3.1.

Bioseguridad en el manejo de la granja.

• Controlar los factores que causan estrés en la población: cambios bruscos en la alimentación y variaciones de la temperatura interna de los galpones. • Instalar pequeñas cajas o posas con cal, para desinfectar los zapatos de todas las personas que ingresan al galpón. • Efectuar desinfecciones periódicas de las instalaciones. • Mantener en cuarentena a todo animal que se introduce de otros criaderos • Dar seguridad al galpón para evitar el ingreso de portadores (aves y roedores). • Enterrar a los animales muertos. • Eliminar a los animales que sobrevivieron al brote. • Desinfectar el equipo e instalaciones.


3.2.

Enfermedades Infecciosas.

Salmonelosis Es la enfermedad más grave que afecta a los cuyes. Se presenta con mortalidad severa y aparición de abortos. Los animales presentan perdida de apetito, anemia, erizamiento del pelaje, jadeo, diarrea y parálisis de los miembros posteriores. En hembras en gestación se presentan abortos. Los cuyes lactantes son los más susceptibles, bastando únicamente un estrés para activar la Salmonella que se encuentra en estado latente y origina hasta el 95 por ciento de muertes de la morbilidad general por diversas causas. Neumonía Los síntomas característicos son secreciones nasales, disminución del apetito, respiración dificultosa y estertórica. A la necropsia se observa el pulmón enrojecido, ensangrentado, congestionado con presencia de exudado mucopurulento. Bronconeumonía Los síntomas visibles son postración, anorexia, disnea y secreción nasal. La bronconeumonía generalizada produce cantidades de exudado pleurítico de color marrón rojizo. Pseudotuberculosis Se han identificado tres formas: la septicemia aguda, con muerte violenta a causa de la ruptura de un linfonódulo mesentérico; la septicemia crónica, con decaimiento progresivo y muerte en 3-4 semanas; y la afección congénita o inmediatamente después del nacimiento. En septicemia se presentan lesiones en hígado y pulmones. En la forma crónica existen lesiones nodulares muy pequeñas hasta del tamaño de una avellana en el hígado y bazo, con menos frecuencia en pulmones, pleura y peritoneo. En animales jóvenes lesiones en linfonodulos de la cabeza y cuello. Linfadenitis Gran aumento de tamaño de los linfonódulos cervicales. Localización del germen en el tejido linfoide de la laringe y abscesos en linfonódulos cervicales. Puede producirse sinusitis, otitis y descender a las vías respiratorias ocasionando bronquitis y neumonía intersticial.


Foto 11. Linfadenitis cervical. Micosis Los Síntomas son Alopecia, piel enrojecida, lesiones alrededor de los ojos, nariz y en el lomo u otras partes del cuerpo. La sintomatología característica es la caída del pelo en forma circunscrita a manera de anillos, descamación de la parte afectada y comezón intensa. Por lo general la afección se inicia en la cabeza pudiendo extenderse en las diferentes partes del cuerpo.

Foto 12. Micosis cutánea. 3.3.

Parasitarias

Coccidiosis Los animales más susceptibles son los cuyes jóvenes, principalmente después del destete. La sintomatología en los casos agudos se manifiesta por una rápida pérdida de peso, diarrea mucosa con estrías sanguinolentas y muerte, la cual puede suceder incluso en forma repentina sin la presentación de síntomas clínicos.


La Fasciola hepática El cuadro clínico se manifiesta por anorexia, debilidad y muerte repentina. A la necropsia se observa ascitis, hígado congestionado y hemorrágico. El control es fundamentalmente de tipo preventivo, evitándose la alimentación de cuyes con pastos infectados, ya que la infección incluso leve con 10 metacercarias produce la muerte del animal.

Foto 13. Fasciola hepática Nematodos. La paraspidodera, el trichuris y el passalurus son parásitos específicos de los cuyes. Que producen trastornos con efectos nutritivos y fisiológicos variados. Los síntomas en el caso de infecciones moderadas o masivas se manifiestan con anorexia, enflaquecimiento, pelaje erizado y sin brillo, diarrea que varia entre catarral y mucosa, prurito anal. A la necropsia se puede observar que la mucosa del estómago, intestino y ciego se encuentra engrosada, edematosa, congestionada y, en algunos casos, con presencia de membranas necróticas fibrinosas. La gastroenteritis parasitaria es esencialmente una enfermedad de animales jóvenes, ya que los adultos desarrollan una resistencia relativamente sólida a nuevas infecciones. Piojos. Son parásitos aplanados, dorsoventralmente de color amarillo pardo, que pasan todo su ciclo de vida en el cuerpo del cuy. Comprenden dos grupos, los piojos masticadores que se alimentan de células epiteliales escamadas o de la epidermis de la piel y los que se alimentan de sangre. Los animales de recría son los más parasitados, tienen escozor y al rascarse se producen irritaciones. Los cuyes se muerden la piel y se frotan contra la pared o con los comederos produciéndose heridas, costras, caída del pelo. Los animales


están intranquilos, no comen adecuadamente y este estrés puede complicarse con una infección bacteriana secundaria. Pulgas. Son parásitos comprimidos lateralmente, su cubierta quitinizada le permite desplazarse con facilidad por el pelaje. Son saltadoras lo que les permite desplazarse con facilidad por el pelaje y brincar de un huésped a otro. Sus órganos bucales están adaptados para succionar, su alimentación es a base de sangre. Entre las pulgas más frecuentemente encontradas en cuyes se mencionan al Echidnophaga gallinacia, la Ctenocephalides canis y Pulex irritans, pulga de las gallinas, perro y hombre, respectivamente. Las pulgas causan severa irritación de la piel, anemia, intranquilidad que en infestaciones masivas pueden producir la muerte de los animales. Acaros. Son ectoparásitos microscópicos, o apenas visibles a simple vista, responsables de la sarna de los cuyes. El ciclo de vida tiene una duración de pocos días. Se alimentan de sangre y linfa de aquí que la anemia sea el síntoma constante. Además, las picaduras les provocan irritación, intranquilidad, pérdida de sueño y caída del pelo. Se han señalado 3 especies de ácaros, de los cuales dos infestan a aves de corral, pero debido a la crianza mixta los cuyes son también parasitados. Dermanyssus gallinae, llamado también ácaro rojo, se alimenta mayormente durante la noche. En el día se introduce en huecos o grietas donde deposita sus huevos. Ornithonysus silviarum, produce la sarna desplumante de las aves y difiere del anterior en que su alimentación es de forma más o menos continua, incluso durante el día. Al manipular los animales el ácaro pasa a las manos y brazos del operador. Chiridiscoides caviae, acarosis que afecta a los cuyes; se observa caída de pelo, laceraciones en la piel y prurito. Los parásitos se localizan en los folículos de los pelos preferentemente en el cráneo y la cara. Tanto piojos, pulgas y ácaros son capaces de producir una reacción hipersensible bastante severa en los cuyes agravando el cuadro clínico. Los animales afectados se rascan frecuentemente, la zona de la cabeza y cuello presentan grandes áreas desprovistas de pelo y el resto del pelaje luce sucio y desordenado.


3.4.

Uso de medicamentos y desinfectantes: 3.4.1. Antibióticos.

Enrofloxacina oral (Enropro oral): para el tratamiento de enfermedades infecciosas como salmonella, neumonías, etc. Dosis: 1 ml por cada 10 kg de peso vivo (10 cuyes entre jóvenes y adultos). En gotero, 4 gotas por kg de peso vivo. Tratamiento: en el caso de enfermedad se administra por 5 días la dosis anteriormente descrita, repetir a los 10 días, en forma preventivamente se administra por 3 días cada 30 días. La dosis se tiene que administrar en agua o en forma directa. Terramicina oftálmica: Para el tratamiento de conjuntivitis, se aplica en forma tópica directa a la zona afectada, previamente hay que limpiar la zona afectada con una gaza humedecida con agua tibia. La conjuntivitis es muy contagiosa por tanto hacer el tratamiento sin tener contacto con los animales sanos. 3.4.2. Desinfectantes Desinfectantes yodados. (vanodine o proadine) Para la limpieza y desinfección de locales y equipo e instalaciones pecuarias y para la desinfección del agua de bebida en las mismas. Bactericida, viricida y fungicida de amplio espectro, de acción inmediata y poder residual. No es tóxico ni corrosivo, a los niveles adecuados no irrita la piel o las mucosas. No se inactiva en presencia de materia orgánica, leche o grasa, permitiendo actuar activa-mente al iodo con toda su intensidad. 3.4.3. Cicatrizantes y fungicidas. Kerkus: spray de aplicación tópica actúa como cicatrizante, desinfectante y repelente de insectos, se utiliza en pequeñas heridas, dermatitis, micosis y otras enfermedades de tratamiento tópico. Tintura Canoderma, antimicótico cicatrizante líquido de aplicación tópica, para casos de tiñas, dermatitis fungosa, escoriaciones de la piel, heridas infectadas, dermatitis seborreica, podermitis, etc. Se usa previa de modo tópico en toques, previa limpieza de la zona afectada. 3.4.4. Antiparasitarios. Fipronil, antiparasitario en spray, de aplicación externa, actúa contra pulgas, piojos y ácaros; se aplica en pequeñas cantidades en el lomo, espalda y cuello.


Cipermetrina, antiparasitario externo se puede usar en baños o aspersión, para aplicación en animales e instalaciones, controla pulgas, piojos, y algunos acaros, requiere de repeticiones semanales para el control efectivo. Lamdamicina, insecticida de amplio espectro y de alto poder residual (larga duración) actúa en piojos, pulgas, acaros y vectores como moscas y otros insectos. IV. MANEJO. 4.1.

Manejo de reproductoras

Para manejar con eficiencia a las reproductoras y mejorar su fertilidad, prolificidad y la sobrevivencia de las crías, es necesario conocer el comportamiento de los animales antes y durante su etapa reproductiva. Edad de empadre, La edad de empadre esta relacionada con el peso y el grado de mejoramiento del cuy, asi por ejemplo en animales mejorados las hembras se empadra a partir de los 759 g de peso y a una edad promedio de 2 1/2 meses y en el caso de machos a partir los 900 gr a los 3 meses de edad. A diferencia de los criollos que se empadran a partir de los 5 meses. Sistemas de empadre. Existen diferentes sistemas de empadre, como el sistema controlado que consiste en separar el macho de las hembras luego del empadre y el otro sistema que aprovecha el celo postpartum también conocido como empadre continuo. • Empadre continuo o postpartum. Este sistema, tiene la característica de mantener de manera permanente el macho con las hembras durante toda su etapa productiva; asi mismo facilita el manejo ya que el único movimiento que se realiza es el retiro de los gazapos al destete. Periodo gestación. El período de gestación promedio es de 67 días, teniendo las madres la capacidad para soportar gestaciones de múltiples crías. Esta etapa es una de las mas delicadas de la crianza por tanto hay que suministrar una buena dieta y evitar el estrés en las hembras.


Foto 14. Reproductoras. Parto Concluida la gestación se presenta el parto, por lo general en la noche. y demora entre 10 y 30 minutos con intervalos de 7 minutos entre las crías (fluctuación de 1 a 16 minutos). Las crías nacen maduras debido al largo período de gestación de las madres. Nacen con los ojos y oídos funcionales, provistos de incisivos y cubierto de pelos y pueden desplazarse al poco tiempo de nacidas. La madre limpia y lame a sus crías favoreciendo la circulación y proporcionándoles su calor. Las crías inician su lactancia al poco tiempo de nacidas.

Foto 15. Parto


El número y el tamaño de crías nacidas varía de acuerdo con las líneas genéticas y el nivel nutricional al cual ha estado sometida la madre. Con el parto se puede evaluar la prolificidad de las madres que, por lo general, tienen de 4 a 5 camadas por año. El número de crías por parto puede ser de I a 6 crías, presentándose excepcionalmente hasta 8 por camada. Lactancia Las crías se desarrollan en el vientre materno durante la gestación y nacen en un estado avanzado de maduración por lo que no son tan dependientes de la leche materna como otros mamíferos. Durante el inicio de su lactancia dispone de calostro para darle inmunidad y resistencia a enfermedades. La utilización de la gazapera permite lograr un mayor peso de la camada al destete, La mortalidad registrada cuando se provee a los lactantes de cercas es de 7,14 por ciento, valor mucho menor al alcanzado en crianzas sin cercas. Mejorando el manejo durante la lactancia se logra mejores pesos de las crías al destete y las madres mantienen su peso o tienen pérdidas de peso menores.

Foto 16. Gazapera Destete Esta práctica representa la cosecha de cuyes, ya que debe recoger a las crías de las jaulas de sus madres. Para mejorar la sobrevivencia de los lactantes, el destete debe realizarse precozmente y se realiza a las dos semanas de edad sin detrimento del crecimiento del lactante e inmediatamente debe realizarse el sexaje. Una de las razones más importantes por la cual el destete se realiza a las 2 semanas, se debe a que las madres dejan de producir leche a los 16 días luego del parto, por tanto es innecesario tener a los gazapos junto con sus madres por mas tiempo, ya que esto incrementa la densidad en la jaula, la competencia por alimento, aumentando el porcentaje de mortalidad y disminuyendo el crecimiento.


Recría I. Esta etapa considera los cuyes desde el destete hasta la 4ta semana de edad. Después del destete, se los agrupa en lotes de 20 ó 30 en jaulas de 1,5 x 2,0 x 0,45 m. Los gazapos deben recibir una alimentación con porcentajes altos de proteína (17 por ciento). En la etapa de recría I los gazapos alcanzan a triplicar su peso de nacimiento por lo que debe suministrárseles raciones de calidad. Segundo sexaje, concluida la etapa de recría I debe sexarse por segunda vez a los gazapos y agruparlos en lotes menores de 10 machos o 15 hembras.

Foto 17. Recría Recría II. Esta etapa se inicia a partir de la 4ta semana de edad hasta la edad de comercialización que está entre la 9na o 10ma semana de edad. Se deberá ubicar lotes uniformes en edad, tamaño y sexo. Responden bien a dietas con alta energía y baja proteína (14 por ciento) Muchos productores de cuyes utilizan el afrecho de trigo como suplemento al forraje. No debe prolongarse esta etapa para evitar peleas entre machos, las heridas que se hacen malogran la carcaza. Estos cuyes que salen al mercado son los llamados «parrilleros»; no debe prolongarse la recría para que no se presente engrosamiento en la carcaza. Los lotes deben ser homogéneos y manejarse en áreas apropiadas; se recomienda manejar entre 8 y 10 cuyes en áreas por animal de 1 000-1 250 cm2. Los factores que afectan el crecimiento de los cuyes en recría son el nutricional y el clima. Cuando los cuyes se mantienen subalimentados es necesario someterlos a un período de acabado que nunca debe ser mayor a 2 semanas.


4.2.

Nutrición y alimentación

El cuy, especie herbívora monogástrica, tiene un estómago donde inicia su digestión enzimática y un ciego funcional donde se realiza la fermentación bacteriana; su mayor o menor actividad depende de la composición de la ración. Realiza cecotrófia para reutilizar el nitrógeno, lo que permite un buen comportamiento productivo con raciones de niveles bajos o medios de proteína. El cuy esta clasificado según su anatomía gastrointestinal como fermentador postgástrico debido a los microorganismos que posee a nivel del ciego. El movimiento de la ingesta a través del estómago e intestino delgado es rápido, no demora más de dos horas en llegar la mayor parte de la ingesta al ciego. Sin embargo el pasaje por el ciego es más lento pudiendo permanecer en el parcialmente por 48 horas. Se conoce que la celulosa en la dieta retarda los movimientos del contenido intestinal permitiendo una mayor eficiencia en la absorción de nutrientes, siendo en el ciego e intestino grueso donde se realiza la absorción de los ácidos grasos de cadenas cortas. La absorción de los otros nutrientes se realiza en el estómago e intestino delgado incluyendo los ácidos grasos de cadenas largas. El ciego de los cuyes es un órgano grande que constituye cerca del 15 por ciento del peso total. Necesidades nutritivas de cuyes La nutrición juega un rol muy importante en toda explotación pecuaria, el adecuado suministro de nutrientes conlleva a una mejor producción. El conocimiento de los requerimientos nutritivos de los cuyes nos permitirá poder elaborar raciones balanceadas que logren satisfacer las necesidades de mantenimiento, crecimiento y producción. Cuadro 1. Requerimiento nutritivo de cuyes Etapa Nutrientes Unidad Gestación Lactancia Crecimiento Proteínas (%) 18 18-22 13-17 Energia Digestible (kcal/kg) 2 800 3 000 2 800 Fibra (%) 8-17 8-17 10 Calcio (%) 1,4 1,4 0,8-1,0 Fósforo (%) 0,8 0,8 0,4 0,7 Magnesio (%) 0,1-0,3 0,1 0,3 0,1 0,3 Potasio (%) 0,5-1,4 0,5-1,4 0,5-1,4 Vitamina C (mg) 200 200 200 Alimentación mixta El cuy requiere de forraje verde, ya que igual que los primates no sintetiza vitamina C la cual tiene que obtenerse en los pastos verdes, asi mismo para


incrementar su crecimiento es necesario aumentar el consumo de materia seca por tanto aumentar el consumo de granos o alimentos balanceados que cubran los requerimientos nutricionales

Foto 18. Consumo de Forraje El consumo de agua, es de suma importancia ya que incrementa la fertilidad en hembras, la producción de leche y la viabilidad de las crías, es así que mejora la productividad de la granja. V. BIBLIOGRAFIA. Hidalgo V., Montes T., Cabrera P. y Moreno A. 1994. Crianza de Cuyes, Universidad Nacional Agraria, La Molina – Lima. Chauca L. 1997. Producción de Cuyes, FAO Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Roma.


Manual crianza de cuyes