Issuu on Google+

Colima, Col. Febrero 9 del 2014.

CON SU LLAMADO, JESÚS ME ALIENTA A SEGUIR ADELANTE… DEL EVANGELIO DOMINICAL…

VALORES QUE ENGRANDECEN…

“Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja de estar salada, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se le tira a la calle y la gente la pisotea. “Ustedes son la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo un cajón; antes bien, se le pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa. Del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo.” San Mateo 5:13-16

CONOCIENDO A LOS PERSONAJES DE LA BIBLIA… “Habacuc” ( de jabaq abrazar) es el nombre

de un profeta hebreo y del libro de la Biblia cuya autoría se le atribuye y que de acuerdo con los expertos se escribió cerca del año 612 a. C., puesto que Habacuc 1:6 se refiere al surgimiento de los Caldeos como potencia internacional, lo cual se relaciona con la caída de Nínive y el fin del poder de Asiria. Esta referencia significaría también que el libro se escribió antes del 605 a. C.

CONTENIDO DE ESTE BOLETÍN: A los miembros y amigos de San Jorge. Conociendo nuestra sociedad. Liturgia completa para la misa dominical. Noticias. Capsulas de Anglicanismo. La esencia de la Música.

1

“La importancia de los valores” Siempre han existido asuntos más importantes que otros para los seres humanos. Por ello, valoramos personas, ideas, actividades u objetos, según el significado que tienen para nuestra vida. Sin embargo, el criterio con el que otorgamos valor a esos elementos varía en el tiempo, a lo largo de la historia, y depende de lo que cada persona asume como sus valores. En las organizaciones, los valores permiten que sus integrantes interactúen de manera armónica. Influyen en su formación y desarrollo como personas, y facilitan alcanzar objetivos que no serían posibles de manera individual. Para el bienestar de una comunidad es necesario que existan normas compartidas que orienten el comportamiento de sus integrantes. De lo contrario, la comunidad no logra funcionar de manera satisfactoria para la mayoría. Cuando sentimos que en la familia, la escuela, el trabajo, y en la sociedad en general, hay fallas de funcionamiento, muchas veces se debe a la falta de valores compartidos, lo que se refleja en falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Por ejemplo, es difícil saber cómo enseñar a los hijos el valor “tolerancia”, si nuestros líderes y gobernantes insultan permanentemente a todos aquellos con quienes tienen diferencias de opiniones. Igualmente resulta cuesta arriba promover el valor “respeto” si hay maestros, profesores, jefes o padres que frente a situaciones complejas defienden sus decisiones argumentando: “Aquí se hace lo que yo digo” o “Las cosas son así porque sí”. Continúa en la siguiente página.


Viene de la portada.

CONOCIENDO NUESTRA SOCIEDAD…

“La importancia de los valores”

Colima es

una de las 32 entidades federativas de México. Su nombre proviene del término en náhuatl con que se denominaba al antiguo reino de Colliman: de colli, "cerro", "volcán" o "abuelo", y maitl, "mano", "dominio". Colima es, pues, "lugar donde domina el dios viejo o el dios de fuego". Es el cuarto estado más pequeño y su Índice de Desarrollo Humano es alto. La ciudad capital del estado recibe el mismo nombre: Colima. Colima limita al norte con el estado de Jalisco, al sur con el estado de Michoacán y al oeste con el Océano Pacífico. Políticamente se divide en diez municipios: Armería, Colima, Comala, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Ixtlahuacán, Manzanillo, Minatitlán, Tecomán y Villa de Álvarez.

En términos prácticos es poco probable que una comunidad funcione bien (y no digo “perfecto”) si las personas que la integran no se basan en ciertos principios que orienten permanentemente su forma de relacionarse, en las buenas y en las malas. Con la palabra “comunidad” me refiero a la pareja, la familia, el trabajo, el salón de clases, el condominio, los vecinos, la ciudad, el país y a cualquier otra instancia de relación con otras personas. Si no compartimos sus valores no nos sentiremos bien, ni funcionaremos de manera adecuada en esa comunidad. Tampoco nos producirá satisfacción ser parte de ella. Para la cultura organizacional de una empresa los valores son la base de las actitudes, motivaciones y expectativas de sus trabajadores. Los valores son la columna vertebral de sus comportamientos. Si los valores no tienen significados comunes para todos los empleados, el trabajo diario se hace más difícil y pesado. El ambiente laboral se vuelve tenso, la gente trabaja con la sensación de que no todos reman en la misma dirección y los clientes pagan las consecuencias. Como pilares de una empresa, los valores no sólo necesitan ser definidos. La empresa debe darles mantenimiento, promoverlos y divulgarlos constantemente. Sólo así sus trabajadores tendrán mejor oportunidad de comprender sus significados y ponerlos en práctica en sus labores diarias. Tomado de El libro El Valor de los Valores, publicación de Cograf Comunicaciones. 2


La Santa Eucaristía: Rito Dos Palabra de Dios Himno o canto de entrada Todos de pie, el Celebrante dice:

Pueblo

Bendito sea Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y bendito sea su reino, ahora y por siempre. Amén.

Dios omnipotente, para quien todos los corazones están manifiestos, todos los deseos son conocidos y ningún secreto se halla encubierto: Purifica los pensamientos de nuestros corazones por la inspiración de tu Santo Espíritu, para que perfectamente te amemos y dignamente proclamemos la grandeza de tu santo Nombre; por Cristo nuestro Señor. Amén. Cuando se indique, se canta o dice el siguiente himno u otro cántico de alabanza. Todos de pie.

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a quienes ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: Porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

3


Colecta del Día El Celebrante dice al pueblo:

Pueblo Celebrante

El Señor sea con ustedes. Y con tu espíritu. Oremos.

El Celebrante dice la Colecta.

Líbranos, oh Dios, de la esclavitud de nuestros pecados, y danos la libertad de esa vida abundante que nos has manifestado en tu Hijo, nuestro Salvador Jesucristo; que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén. Pueblo

Amén.

Lectura del Libro del Profeta Habacuc 3:1-6,17-19 Esta es una oración del profeta Habacuc. Lo que oigo acerca de ti, Señor, y de todo lo que has hecho, me llena de profunda reverencia. Realiza ahora, en nuestra vida, tus grandes acciones de otros tiempos, para que nosotros también las conozcamos. Muéstranos así tu compasión aun en medio de tu enojo. Dios viene de la región de Temán; del monte Parán viene el Dios Santo. Su gloria se extiende por todo el cielo, y el mundo entero se llena de su alabanza. Viene envuelto en brillante resplandor, y de sus manos brotan rayos de luz que muestran el poder que en él se esconde. Delante de él llegan plagas terribles, y detrás la fiebre abrazadora. La tierra tiembla cuando él se detiene; se estremecen las naciones cuando las mira; las viejas montañas se derrumban y se deshacen los montes antiguos; pero los caminos de Dios son eternos. Entonces me llenaré de alegría a causa del Señor mi Salvador. Le alabaré aunque no florezcan las higueras ni den fruto los viñedos y los olivares; aunque los campos no den su cosecha; aunque se acaben los rebaños de ovejas y no haya reses en los establos. Porque el Señor me da fuerzas; da a mis piernas la ligereza del ciervo y me lleva a alturas donde estaré a salvo. Palabra del Señor

Pueblo: Demos gracias a Dios

SALMO

27:1-7

(PÁGINA 516 L.O.C.)

l. El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?* El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2. Cuando se juntaron contra mí los malignos para comer mis carnes,* ellos mismos, mis adversarios y mis enemigos, tropezaron y cayeron.

4


3. Aunque un ejército acampe contra mí,* no temerá mi corazón; 4. Y aunque contra mí se levante guerra,* yo estaré confiado. 5. Una cosa he demandado del Señor; ésta buscaré;* que esté yo en la casa del Señor, todos los días de mi vida; 6. Para contemplar la hermosura del Señor,* y despertarme cada día en su templo; 7. Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;* me ocultará en lo reservado de su morada, y sobre una roca me pondrá en alto.

Lectura de la primera carta de San Pablo a los Corintios 2:1-11 Pero hermanos, cuando yo fui a hablarles de la verdad secreta de Dios lo hice sin usar palabras sabias ni elevadas. Y, estando entre ustedes, no quise saber de otra cosa sino de Jesucristo y, más estrictamente, de Jesucristo crucificado. Me presenté ante ustedes débil y temblando de miedo, y cuando les hablé y les prediqué el mensaje, no usé palabras sabias para convencerlos. Al contrario, los convencí por medio del Espíritu y del poder de Dios, para que la fe de ustedes dependiera del poder de Dios y no de la sabiduría de los hombres. Sin embargo, entre los que ya han alcanzado la madurez en su fe sí usamos palabras de sabiduría. Pero no se trata de una sabiduría propia de este mundo ni de quienes lo gobierna, los cuales pronto van a desaparecer. Se trata más bien de la sabiduría secreta de Dios, del secreto propósito que Dios, desde antes de hacer el mundo, ha tenido para nuestra gloria. Esto es algo que no han entendido los gobernantes de este mundo, pues si lo hubieran entendido no habrían crucificado al Señor de la gloria. Pero, como se dice en la Escritura: “Dios ha preparado para los que le aman cosas que nadie ha visto ni oído, y ni siquiera pensado.” Estas son las cosas que Dios nos ha hecho conocer por medio del Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las cosas más profundas de Dios. ¿Quién entre los hombres puede saber lo que hay en el corazón del hombre, sino sólo el espíritu que está dentro del hombre? De la misma manera, solamente el Espíritu de Dios sabe lo que hay en Dios. Palabra del Señor

Pueblo: Demos gracias a Dios

Himno o Canto de Secuencia

Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, según San Mateo 5:13-20 Pueblo: ¡Gloria a ti, Cristo Señor! “Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja de estar salada, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se le tira a la calle y la gente la pisotea. “Ustedes son la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo

5


un cajón; antes bien, se le pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa. Del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo. “No crean ustedes que yo he venido a poner fin a la ley ni a las enseñanzas de los profetas; no he venido a ponerles fin, sino a darles su verdadero significado. Pues les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, no se le quitará a la ley ni un punto ni una letra, hasta que suceda todo lo que tiene que suceder. Por eso, el que no obedece uno de los mandatos de la ley, aunque sea el más pequeño, ni enseña a la gente a obedecerlos, será considerado el más pequeño en el reino de Dios. Pero el que los obedece y enseña a otros a hacer lo mismo, será considerado grande en el reino de Dios. Porque les digo a ustedes que, si no superan a los maestros de la ley y a los fariseos en hacer lo que Dios ha ordenado, nunca entrarán en el reino de Dios. El Evangelio del Señor

Pueblo: Te alabamos, Cristo Señor.

Sermón Puede cantarse un Himno o Canto de Meditación Los domingos, y en otras Fiestas Mayores, todos de pie, dicen: El Credo Niceno Creemos en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador de cielo y tierra, de todo lo visible e invisible. Creemos en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros y por nuestra salvación bajó del cielo: por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato: padeció y fue sepultado. Resucitó al tercer día, según las Escrituras, subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre.

6


De nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creemos en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Reconocemos un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Oración de los Fieles Fórmula III El que dirige y el Pueblo oran en forma dialogada. Padre, te suplicamos por tu santa Iglesia Católica. Que todos seamos uno. Concede que todos los miembros de la Iglesia te sirvan en verdad y humildad. Que tu Nombre sea glorificado por todo el género humano. Te pedimos por todos los obispos, presbíteros y diáconos. Que sean fieles ministros de tu Palabra y Sacramentos. Te pedimos por cuantos gobiernan y ejercen autoridad en todas las naciones del mundo. Que haya justicia y paz en la tierra. Danos gracia para hacer tu voluntad en todo cuanto emprendamos. Que nuestras obras sean agradables a tus ojos. Ten compasión de los que sufren de dolor o angustia. Que sean librados de sus aflicciones. Otorga descanso eterno a los difuntos. Que sobre ellos resplandezca la luz perpetua. Te alabamos por tus santos que han entrado en el gozo del Señor. Que también nosotros tengamos parte en tu reino celestial. Oremos por nuestras necesidades y las necesidades de los demás.

7


Pausa El Pueblo puede añadir sus propias peticiones. El Celebrante añade una Colecta final. Omnipotente y eterno Dios, que gobiernas todas las cosas en el cielo y en la tierra: Acepta misericordiosamente las oraciones de tu pueblo y fortalécenos para hacer tu voluntad; mediante Jesucristo nuestro Señor. Amén. Confesión de Pecado El Diácono o el Celebrante dice: Confesemos nuestros pecados contra Dios y contra nuestro prójimo. Puede guardarse un período de silencio. Ministro y Pueblo: Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazón; no hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdónanos; así tu voluntad será nuestra alegría y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amén. El Obispo, si está presente, o el Sacerdote, puesto de pie, dice: Dios omnipotente tenga misericordia de ustedes, perdone todos sus pecados por Jesucristo nuestro Señor, les fortalezca en toda bondad y, por el poder del Espíritu Santo, les conserve en la vida eterna. Amén. La Paz Todos de pie, el Celebrante dice:

Pueblo

La paz del Señor sea siempre con ustedes. Y con tu espíritu.

Los Ministros y el Pueblo pueden saludarse mutuamente en el nombre del Señor. Santa Comunión “Rindan al Señor la gloria debida a su Nombre; traigan ofrendas, y entren en sus atrios”. Salmo 96:8 8


Durante el Ofertorio puede cantarse un himno, salmo o antífona. Representantes de la congregación traen al diácono o al celebrante las ofrendas del pueblo de pan y vino, y de dinero u otros dones. El pueblo se pone de pie mientras se presentan las ofrendas y se colocan sobre el Altar.

La Gran Plegaria Eucarística Plegaria Eucarística B El pueblo permanece de pie. El Celebrante, sea obispo o sacerdote, de cara al pueblo, canta o dice:

Pueblo Celebrante Pueblo Celebrante Pueblo

El Señor sea con ustedes. Y con tu espíritu. Elevemos los corazones. Los elevamos al Señor. Demos gracias a Dios nuestro Señor. Es justo darle gracias y alabanza.

El Celebrante continúa: En verdad es digno, justo y saludable, darte gracias, en todo tiempo y lugar, Padre omnipotente, Creador de cielo y tierra. Aquí, todos los domingos y en las ocasiones que se indique, se canta o dice el Prefacio Propio. Porque en el misterio del Verbo hecho carne, tú has hecho que una luz nueva brille en nuestros corazones, para darnos el conocimiento de tu gloria en la faz de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Por tanto te alabamos, uniendo nuestras voces con los Ángeles y Arcángeles, y con todos los coros celestiales que, proclamando la gloria de tu Nombre, por siempre cantan este himno: Celebrante y Pueblo: Santo, santo, santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo. El pueblo permanece de pie o se arrodilla. El Celebrante continúa:

9


Te damos gracias, oh Dios, por la bondad y el amor que tú nos has manifestado en la creación; en el llamado a Israel para ser tu pueblo; en tu Verbo revelado a través de los profetas; y, sobre todo, en el Verbo hecho carne, Jesús, tu Hijo. Pues en la plenitud de los tiempos le has enviado para que se encarnara de María la Virgen a fin de ser el Salvador y Redentor del mundo. En él, nos has librado del mal, y nos has hecho dignos de estar en tu presencia. En él, nos has sacado del error a la verdad, del pecado a la rectitud, y de la muerte a la vida. Al decir las palabras relativas al pan, el Celebrante lo toma en sus manos o impone una mano sobre él; y al decir las palabras relativas al cáliz, lo toma en sus manos o impone una mano sobre él y sobre cualquier otro recipiente con vino que hubiere de consagrarse. En la víspera de su muerte por nosotros, nuestro Señor Jesucristo tomó pan; y dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, y dijo: "Tomen y coman. Este es mi Cuerpo, entregado por ustedes. Hagan esto como memorial mío". Después de la cena tomó el cáliz; y dándote gracias, se lo entregó, y dijo: "Beban todos de él. Esta es mi Sangre del nuevo Pacto, sangre derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Siempre que lo beban, háganlo como memorial mío". Por tanto, oh Padre, según su mandato, Celebrante y Pueblo: Recordamos su muerte, Proclamamos su resurrección, Esperamos su venida en gloria; El Celebrante continúa: Y te ofrecemos nuestro sacrificio de alabanza y acción de gracias, Señor de todos; ofreciéndote, de tu creación, este pan y este vino. Te suplicamos, Dios bondadoso, que envíes tú Espíritu Santo sobre estos dones, para que sean el Sacramento del Cuerpo de Cristo y su Sangre del nuevo Pacto. Únenos a tu Hijo en su sacrificio, a fin de que, por medio de él, seamos aceptables, siendo santificados por el Espíritu Santo. En la plenitud de los tiempos, sujeta todas las cosas a tu Cristo y llévanos a la patria celestial donde, con San Jorge y todos tus santos, entremos en la herencia eterna de tus hijos; por Jesucristo nuestro Señor, el primogénito de toda la creación, la cabeza de la Iglesia, y el autor de nuestra salvación. Por él, y con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo, tuyos son el honor y la gloria, Padre omnipotente, ahora y por siempre. AMEN. Oremos como nuestro Salvador Cristo nos enseñó: Pueblo y Celebrante:

10


Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, tuyo es el poder, y tuya es la gloria, ahora y por siempre. Amén. Fracción del Pan El Celebrante parte el Pan consagrado. Se guarda un período de silencio. Luego puede cantarse o decirse: [¡Aleluya!] Cristo, nuestra Pascua, se ha sacrificado por nosotros. ¡Celebremos la fiesta! [¡Aleluya!l Durante la Cuaresma se omite el ¡Aleluya! y también puede omitirse en otras ocasiones, excepto durante la Estación de Pascua. De cara al pueblo, el Celebrante hace la siguiente Invitación: Los Dones de Dios para el Pueblo de Dios. y puede añadir:

Tómenlos en memoria de que Cristo murió por ustedes, y aliméntense de él en sus corazones, por fe y con agradecimiento.

Los ministros reciben el Sacramento en ambas especies e inmediatamente después lo dan al pueblo. Durante la administración de la Comunión pueden cantarse himnos, salmos o antífonas. Después de la Comunión, el Celebrante dice: Oremos. Celebrante y Pueblo:

11


Eterno Dios, Padre celestial, en tu bondad nos has aceptado como miembros vivos de tu Hijo, nuestro Salvador Jesucristo; nos has nutrido con alimento espiritual en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. Envíanos ahora en paz al mundo; revístenos de fuerza y de valor para amarte y servirte con alegría y sencillez de corazón; por Cristo nuestro Señor. Amén. El Obispo, si está presente, o el Sacerdote, puede bendecir al pueblo. La bendición de Dios omnipotente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sea con ustedes, y permanezca con ustedes eternamente. Amén. Himno o canto de salida El Diácono, o el Celebrante, despide al pueblo con estas palabras: Diácono Pueblo

Vayan en paz para amar y servir al Señor. Demos gracias a Dios.

12


SESIONAN SÍNODOS DIOCESANOS DE LA IGLESIA ANGLICANA DE MÉXICO. Iniciando en la sede del sureste, los días 24 y 25 de enero pasado; le sigue el de la Diócesis del Occidente, que sesiona 7 y 8 de febrero, mientras que el de la Diócesis de México se realizará el día 8 del mismo mes; la Diócesis Anglicana de Cuernavaca realizará su sínodo el 22 de febrero y la Diócesis del Norte inicia su actividad el 7 de marzo del año en curso. En la eclesiología anglicana el Sínodo Diocesano es la autoridad legislativa correspondiente y se integra por el obispo, quien es la autoridad eclesiástica; el clero diocesano, presbíteros y diáconos; así como el laicado delegado por su respectiva comunidad, ya sea parroquia o misión; y algunos miembros ex oficio. Cabe señalarse que el Sínodo General, a nivel nacional, se realiza trienalmente.

13


PUBLICA PRIMADO DE LA IAM, SU AGENDA DE ACTIVIDADES

Su Gracia Francisco Manuel Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México, ha dado a conocer sus actividades ministeriales que cubren el mes de febrero y la mitad del mes de marzo, donde destaca la reunión con su par, la Revdma. Katherine Jefferts Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Anglicana), del 10 al 14 de marzo del año en curso en la ciudad de Nueva York. El también Obispo de la Diócesis del Norte de México informa de su asistencia al Concilio de West Texas del 19 al 22 de febrero, y su posible visita al Sínodo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca el mismo sábado 22 de febrero del año en curso. En su oportunidad, el Ilmo. Francisco Manuel Moreno presidirá el Sínodo de la Diócesis del Norte el 7 de marzo, todo lo anterior aunado a su recorrido pastoral por la misma diócesis de donde es Obispo Diocesano; es de notar la apertura de la asociación civil “Dar y Recibir”, en Río Bravo, Tamaulipas, el día 28 de febrero. A continuación la agenda de trabajo de Su Gracia Francisco Manuel Moreno, Primado de la Iglesia Anglicana de México y Obispo de la Diócesis del Norte. Febrero 04 Reunión con la Comisión de Ministerios de la Diócesis del Norte. 04 Reunión con el Comité Permanente de la Diócesis del Norte. 16 Visita a la Sagrada Familia, de la Diócesis del Norte 19 al 22 Concilio en West Texas. 22 Sínodo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca (???). 23 Visita a la Sagrada Familia, de la Diócesis del Norte (??). 28 Visita a San Esteban, Río Bravo. Apertura de la asociación civil "Dar y Recibir" de la Diócesis del Norte. Marzo 02 Visita a la Sagrada Familia, de la Diócesis del Norte (??). 07 Sínodo de la Diócesis del Norte. 10 al 14 Reunión con la Ilma. Katherine Jefferts, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Anglicana). Foto: Su Gracia Francisco Manuel Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México y diocesano del Norte de México. www.facebook.com/anglican.mx?fref=ts

14

CONCLUYE VISITA INTERDIOCESANA DE LOS ÁNGELES A CUERNAVACA

Visitantes de La Diócesis de Los Ángeles se hospedaron en el Centro Diocesano de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca durante las últimas dos semanas, para aprender español. Mary Glasspool, Obispa Sufragánea de la Diócesis de Los Ángeles publicó que en su visita exploraron la historia mexicana, la cultura y las prácticas religiosas, destacando que “lo más importante, (fue que estuvimos) construyendo relaciones con nuestras hermanas y hermanos”. Agregó que su visita fue “un tiempo increíble durante el cual la gente de la Diócesis de Cuernavaca nos ha ofrecido la más generosa hospitalidad, excelente comida, la atención y la oportunidad no sólo de aprender un idioma, sino también participar con ellos en adoración, oración, canto, baile y compartir ideas sobre cómo podemos ser mutuamente y cómo pretendemos continuar la obra de Cristo de reconciliación en el mundo”. La Ilma. Glaspool concluyó que fue una experiencia que “nos dio la bienvenida para ser educados en otro país y ofrecer nuestros propios dones a la gente de esa sociedad, con relaciones basadas en el entendimiento y la reciprocidad. Todos fuimos estudiantes y profesores; receptores y donantes; amantes y amados”. Foto (Shawn Broes): Ilma. Mary Douglas Glasspool, Obispa Sufragánea de la Diócesis de Los Ángeles. http://mexicoanglicano.wordpress.com/2014/02/0 4/concluye-visita-interdiocesana-de-los-angeles-acuernavaca/


CARTA PASTORAL Ilmo. Francisco M. Moreno Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de MĂŠxico.

15


Establecimiento Isabelino: 2 De 6

Un regalo del cielo: Cierto día (o su equivalente) en el cielo, un ángel vio al Padre, a Jesús y al Espíritu Santo, (que tenía forma de paloma desde antes que existieran las palomas) haciendo planes, se veían emocionados. Ellos hablaban de un nuevo tipo de ser, uno que sería de barro. El ángel intrigado se acercó respetuoso a escuchar. La trinidad le sonrió benevolente: "hijo, dentro de poco tendrás más trabajo del que imaginas en este pequeño punto en el universo" le dijeron señalándole un pequeñísimo punto azul en un gran mapa tridimensional (a todo color) del universo, en una zona en donde hasta hace poco solo había desolación, un pequeño planeta que giraba alrededor de una estrella también pequeña. Le explicaron acerca de esta nueva creación y el ángel escuchó emocionado. "¿Qué es esa pequeña cajita dorada que tienes en tu mano?" preguntó a Jesús. La trinidad sonrió: "es un regalo para estos nuevos seres. Ya que sus existencias serán bastante limitadas, el Espíritu Santo ha decidido dar una pequeña parte de su esencia en forma casi pura para que ellos puedan comunicarse y sentirse en contacto directo con nosotros". Abrió la cajita y de ella surgieron las más hermosas y delicadas melodías. "Ya que sus percepciones serán también muy limitadas ellos conocerán esta forma de comunicación como 'MÚSICA', y será una bendición en sus vidas. Cuando estén tristes alegrará sus corazones y cuando estén alegres podrán compartir esta alegría a través de ella. Estarán en contacto con el universo y esta acercará sus corazones también entre ellos. Pondremos una réplica de este cofrecito dorado en el rincón más iluminado de cada uno de sus corazones, y ellos podrán echar mano de ella cuando la necesiten." Muchos consideran a la música un regalo del cielo. Había una vez un profeta llamado Eliseo en el pueblo de Israel. Su rey vino a pedirle consejo, pero él no quería recibirlo. Consideraba a este rey un egoísta y convenenciero, solo buscaba a Dios (y venía a consultarlo a él) cuando estaba en problemas y no había hecho mucho por preservar el conocimiento de Dios en su nación. Pero con él venía el rey del pueblo vecino (Judá) y a él sí que lo respetaba, por este respeto había decidido atender al rey espiritualmente descuidado. Pero como sus emociones estaban turbadas por este, pidió que viniera un músico, uno que tocaba el arpa en tonos suaves, delicados, bien afinados... El espíritu de Dios se manifestó en su corazón a través de la música, la cual por fin le calmó e inspiró y pudo dar un mensaje favorable al rey amigo y a su compañero no tan deseado. Ojalá que en nuestra vida podamos hacer un alto de vez en cuando y buscar en nuestro interior esta pequeña caja dorada, que es capaz de conectarnos con el cielo y dedicarle un tiempo, ya sea mezclada con la oración, o tan solo en el placer de sus notas que suben por la escalera de Jacob y bajan con bendiciones refrescantes para nuestra alma. La música es el lenguaje del cielo, y quienes aprenden a hablarlo podrán darles también a otros esta bendición. "Háblense unos a otros con salmos, himnos y cantos espirituales, y canten y alaben de todo corazón al Señor." (Efesios 5:19 DHH). Por: Daniel Lemoine Santos. 16


NUESTRA MISIÓN…

NUESTRA VISIÓN…

La Iglesia de San Jorge, en Colima, Colima, forma parte de la Diócesis del Occidente de la Iglesia Anglicana de México. Somos una iglesia que se esmera por conocer a Jesucristo y por darlo a conocer dentro de nuestra comunidad. San Jorge, es una iglesia abierta a todos, en donde se procura la libertad de conciencia, el respeto y, la dignidad de cada persona. Nos unimos en la adoración, el estudio, y la oración, viviendo y compartiendo el evangelio de Jesucristo para enriquecer, capacitar, y transformar vidas individuales y servir mejor a Dios dentro de nuestra iglesia y nuestro entorno.

Como iglesia creemos en un solo Dios, creador de la vida, de todo los visible e invisible, un Dios que nos ama incondicionalmente y en quien absolutamente podemos confiar. San Jorge se esmera para hacer todo lo que Dios espera de nosotros enriqueciendo, capacitando, acrecentando y transformando nuestra comunidad para servir mejor a Dios y nos esmeramos para aprender también de aquellos a quienes servimos.

Vicario… Padre Roberto Aguilar-Cedeño ———–— Celular: 044 312-310-6909 robertoaguilar.75@gmail.com Junta Parroquial… Sra. Elizabeth Rosales Méndez, Primer Guardián Arq. Mario A. Salazar Sánchez, Segundo Guardián Sra. Olivia Bravo Toscano -Tesorera Lic. Arturo Flores Saucedo - Secretario Toni Tasson, Primer Vocal Albert Furbay, Segundo Vocal Jesús Ponce #1419 Fracc. Jardines de Vista Hermosa C.P. 28017 Colima, Colima. Tel. 01 (33) 323-4474 sanjorgecolima@gmail.com www.sanjorge.mex.tl

17


Boletin dominical febrero 9 2014