Issuu on Google+


Introducción Existen cuatro temas fundamentales para la Ciudad de México, temas que necesariamente se entrelazan y que no se pueden entender por completo observándolos por separado: el turismo, la identidad, la cultura y la renovación urbana. En este trabajo, se intentará analizar la situación general que guarda la vida urbana de la demarcación entorno a esos temas. Nuestro objetivo será partir de esta imagen general del turismo para proponer políticas fundamentales para el impulso del mismo. Según el Ranking de Competitividad de Viajes y Turismo del 2008 del Foro Económico Mundial (FEM), México está lejos de ubicarse en los primeros lugares –Suiza se encuentra en el número 1al hallarse en la posición 55 de los 124 países. Los factores analizados para saber si el sector turístico de un país es atractivo y competitivo, comparación de base para este ranking, son: las reglas y la regulación de la política turística, la regulación del medio ambiente, la seguridad, la salud e higiene, la priorización del transporte y el turismo, la infraestructura del transporte aéreo, la infraestructura del transporte general, la infraestructura turística, la infraestructura de informática y la tecnología, la competitividad de los precios, el capital humano, la percepción nacional domestica sobre el mismo sector y, finalmente, los recursos naturales y culturales. Conociendo la percepción internacional, resulta interesante compararla con la percepción que guarda al interior. Según el Consejo de Promoción Turística de México y la Secretaria de Turismo del Distrito Federal, el principal destino en recepción de turistas del país es el DF. Sin embargo, muchas veces, cuando se piensan en el DF, especialmente cuando se hace desde el extranjero, se piensa en una ciudad contaminada y en una ciudad peligrosa. La imagen internacional que proyecta la ciudad no siempre resulta atrayente para los turistas potenciales. Quizás se podría pensar que existen mecanismos y políticas de desarrollo del turismo que pueen ayudar a cambiar esa imagen para que sea más atractiva y competitiva, tanto para los turistas, como para los inversores internacionales. Estos dos sectores son indispensables para la economía de cualquier ciudad, ya que representan una llegada importante de ingresos y de capital. Atrayendo a más turistas y a más inversores, la ciudad tiene un enorme potencial de ser una de las más rentables, siendo que a pesar de sus varias deficiencias, en el 2000 era la sexta ciudad del mundo con mayor Producto Interno Bruto (393,598 millones de dólares).


Se necesita dar una nueva imagen a la Ciudad de México, o cuando menos, renovar la que tiene actualmente. La imagen que se sugiere crear deberá ser muy simbólica, sintética y emblemática. Esta imagen buscará resaltar todos los atributos de la ciudad en un único icono que pueda a la vez representar las dos visiones que nutren a metrópoli: la esencia de lo antiguo con el desarrollo de lo moderno, equilibrio sutil entre dos visiones que más que oponerse, se conjugan para crear una mezcla que sólo se puede encontrar aquí. Jugando el papel de la Torre Eiffel para Paris, o el Coliseo para Roma, se espera lograr que nuestra ciudad sea identificada como un nuevo referente obligado del turismo internacional ¿Cómo renovar la imagen de la ciudad, y darle una mayor visibilidad? Lo que pretende este trabajo es responder a la pregunta enfocándonos desde cinco lentes distintos, cinco ejes de renovación de la ciudad. Estos ejes de ninguna manera representan la totalidad de los elementos que se deben renovar para impulsar el turismo, a la vez que no explotan por completo ni son exhaustivos con todas las posibilidades que hay en su interior. Los cinco temas de proyección de la ciudad que elegimos para dar la nueva imagen de marca son: la historia, la cultura y el folklore, el arte, la gastronomía y el dinamismo y la modernidad. Todos ellos giraran alrededor de un eje central, la ya mencionada doble identidad de la ciudad que articula tradición y modernidad. Entendemos que los cinco ejes se encuentran profundamente entrelazados, por lo que en varias ocasiones no se logra desasociar uno del otro, pero gracias a ellos es que se logra valorizar todo lo que tiene la ciudad para ofrecer: la ciudad que contiene el mayor numero de museos, el mayor centro histórico, una de las mayores gastronomías mundiales – cf. Premio UNESCO, 2010 -, muestras de los más diversos tipos de arquitectura, etc. Dentro de las cinco líneas rectoras, se darán puntos específicos, políticas de desarrollo que se encuentran priorizadas por el orden en el que aparecen. Ninguno de los ejes es más importante que los otros, pero al interior de cada uno, existen políticas con mayores potenciales y mayor necesidad de renovación que otras. En general, se espera que en un período de entre 20 y 25 años, la Ciudad de México podría tener una nueva imagen de marca atractiva, una identidad turística arraigada, una proyección de competitividad internacional y un mayor desarrollo interior.


Historia Punto de Partida: La historia de la Ciudad de México es sumamente rica, y fácilmente explotable para atraer el turismo y generar una marca. Podemos empezar por señalar que Xochimilco y el Centro Histórico son patrimonios culturales de la humanidad desde 1987, debido a su arquitectura, a la expresión de su cultura y a las formas tradicionales que se mantienen. Desde hace varios años, el centro de la Ciudad de México ha iniciado un importante proceso de modernización, que se enmarca en un proceso más general que se ha seguido desde Paseo de la Reforma y, en una zona más alejada, desde Santa Fe. Como parte de este proceso se puede mencionar la modernización del Corredor Madero para hacerlo peatonal y la construcción de varios hoteles para sectores de gran poder económico, como el Hotel Hilton, frente a la Alameda Central. En las delegaciones que tienen importantes argumentos históricos, como Coyoacán con su centro y Ciudad Universitaria y Xochimilco con los canales y las chinampas, lo que se encuentra es muy poca promoción de los lugares representativos: apenas algunas referencias a los lugares y tradiciones más importantes, observables en las respectivas páginas de Internet. Políticas: Mantenimiento de la renovación del Centro Histórico Hasta ahora, se han dado pasos muy importantes en la modernización y rehabilitación del Centro Histórico de la Ciudad de México. Se debe continuar en este camino. Sin embargo, sería interesante que, para continuar los trabajos de rehabilitación a cargo del Fideicomiso, se retomaran casos sumamente exitosos, como el del Centro Histórico de La Habana, Cuba. El órgano encargado de los trabajos de rehabilitación es la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, que se encarga de coordinar a todas las entidades cuya coordinación es necesaria para realizar los trabajos de planeación, programación, ejecución y evaluación de las acciones de mejoramiento urbano. Su labor es similar a la que realiza el Fideicomiso en la Ciudad de México. Sin embargo, la Oficina del Historiador también se dedica a documentar la riqueza histórica de la Ciudad de la Habana, y declara explícitamente que todas las acciones de mejoramiento están enfocadas a mejorar la calidad de vida de los habitantes del lugar. Además de complementar sus tareas con


programas sociales, que buscan acercar a los habitantes del lugar a actividades culturales, promueve que los mismos habitantes colaboren en las actividades de rehabilitación de la zona. El Centro Histórico de la Ciudad de México es un lugar de fuerte convivencia entre la informalidad y la formalidad, donde el gobierno ha tenido serios problemas por la reubicación de los comerciantes informales. El acercar a los pobladores a actividades culturales y de rehabilitación del centro podría ser un primer paso para evitar importantes conflictos políticos en la rehabilitación de esta importante zona de la ciudad. Representaciones históricas en la Ciudad de México Muchas ciudades históricas del mundo realizan representaciones de batallas importantes ocurridas en su territorio para atraer turismo al mismo tiempo que dan a conocer su historia (ejemplos significativos son Puebla, con la Batalla de Puebla, y Arnhem, en Holanda). La Ciudad de México tiene un potencial muy grande en este aspecto, dado que aquí han ocurrido muchas grandes batallas y ocupaciones (como las francesas y la norteamericana). Se propone utilizar algún espacio amplio (como el bosque de Chapultepec) para realizar algunas de estas representaciones conmemorativas. Además, esta propuesta se podría articular con los paseos dados por el Turibus en un “Paseo Revolucionario”, que podría ir desde Porfirio Díaz inaugurando el Ángel de la Independencia, los revolucionarios llegando al Centro Histórico, Huerta matando a Madero en Pino Suárez y los sonorenses inaugurando el Monumento a la Revolución. La misma idea podría ser replicada en lugares más pequeños, como en calles históricamente importantes (un caso es el de Francisco Sosa, en el centro de Coyoacán) para replicar lo que sucede en lugares como el Callejón del Beso. Generación de convenios de colaboración con Universidades de todo el mundo La Ciudad de México es una de las que más museos tiene en el mundo. Sin embargo, muchas veces los museos más importantes, como el de Antropología e Historia, lucen vacíos. Parte del turismo que se debería buscar atraer a la Ciudad es el turismo de alto nivel y el turismo cultura. Necesitamos más modernidad y tradición de la Ciudad de México en el mundo, y mucha


de esa dualidad de modernidad y tradición se encuentra en los museos de la Ciudad. El gobierno debe promover convenios de colaboración y paquetes turísticos culturales especiales con las Universidades de todo el mundo. Se debe promover que estos paquetes turísticos sean para grupos de universitarios, más que para individuos. Con esto, no sólo se podría promover el turismo cultural, sino una derrama económica importante en lo que respecta a la vida nocturna del centro de la ciudad, que estas propuestas también buscan promover. Las chinampas en Xochimilco Las chinampas son un elemento cultural fundamental de Xochimilco. Son un método de construcción prehispánico que sigue existiendo y siendo utilizado por los actuales habitantes del lugar, e incluso es uno de los argumentos que llevó a que en 1987 fuese declarado patrimonio cultural de la humanidad. Saber lo que significa Xochimilco es un elemento estratégico fundamental en la posibilidad de construir una imagen y una marca que represente, al mismo tiempo, lo tradicional y lo antiguo con lo moderno y vanguardista. Es importante mencionar las grandes dificultades que ha tenido Xochimilco para mantener el estatus de Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo que en parte importante se debe al trato que los habitantes le dan a su entorno. Locales y extranjeros deben conocer la importancia histórica y cultural de Xochimilco. Un primer paso podría ser impulsar representaciones artísticas más continuas que expliquen, en los canales por donde circulan las trajineras, lo que son las chinampas. También se podría optar por un servicio alternativo, como el de comida que ya se ofrece en los canales, pero con explicaciones y relatos típicos de la zona. Con esto, también se equilibraría la imagen de Xochimilco como una zona turística cultural y recreativa.


Cultura y Folclor Punto de Partida: Para hablar de cultura y folklore es pertinente, hacer una breve referencia de lo que se entenderá por dichos conceptos y al hablar de ambos términos resulta necesario remitirnos al concepto de identidad. La identidad es un entramado de matrices culturales, sociales, políticas y psíquicas que definen a un pueblo.1 La representación de dicha identidad en las sociedades es su cultura. Los pueblos poseen costumbres, tradiciones y creencias, que son compartidas tanto a ellos mismos como a los demás. Es esta riqueza de la clase popular a la que se denomina folklore, y a través de ella el pueblo dice su palabra, trasmite su esencia y su idiosincrasia. 2 Siguiendo esta idea de que los usos, costumbre, ritos, supersticiones, baladas, y proverbios3 son el folklore de un pueblo, es observable que la Ciudad de México cuenta con una gran riqueza respecto a este tópico. Existen muchos ejemplos de folklore en la ciudad, debido a la variedad de ellos nos centraremos en unos cuantos, a pesar de que el objetivo de esta radiografía sea conocer el estado actual del turismo en la capital del país, resultaría desgastante tratar cada punto del folklore en la ciudad que podría ser impulsado como referencia turística4. Punto clave para impulsar el turismo es rescatar lo tradicional y lo moderno, por ello se presentaran 2 propuestas para incentivar el turismo a través de los argumentos de folklore y cultura en la Ciudad. 1

Scheiner, Tereza Cristina. 2008. "El mundo en las manos: museos y museología en la sociedad globalizada". Cuicuilco, num. Septiembre-Diciembre, pp. 17-36. http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=35112197002 pp. 19. 2 Cfr. con Jáuregui, Ramón M. 2000. "Cultura, ética y folklore". FERMENTUM. Revista Venezolana de Sociología y Antropología, num. Septiembre-Diciembre, pp. 469-475. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/pdf/705/70511228009.pdf pp. 471. 3 Bialogorski, Mirta.Fischman, Fernando. 2002. "Una aproximación crítica a la dicotomía tangible/intangible en el abordaje del patrimonio cultural desde las nuevas perspectivas del folklore". Cuadernos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, num. Diciembre. http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=18501817# pp.234. 4 Tratando de mezclar folklore con folklórico (que es el espectáculo es tomado del pueblo para ser utilizado como atractivo turístico). Cfr. Jáuregui, Ramón M. 2000. O.p. cit. pp. 472.


Políticas: Los organilleros Ejemplo de folklore en centro de la Ciudad de México son los organilleros. El cilindro comenzó a escucharse en México aproximadamente en la última década del siglo XIX, y tuvo su auge a inicios del XX. Este aparato proveniente de Alemania tuvo éxito ya que en esos tiempo había, radios ni fonógrafos, así que las personas en sus fiestas utilizaban organillos para ambientar, con el paso del tiempo se dieron cuenta que sería buena idea sacarlos a las calles para que más personas disfrutaran de la música. Tuvo su origen en el barrio de Tepito y prontamente se extendieron por la Alameda Central y por todo el primer cuadro del zócalo de la Ciudad. En 2004 quedaban sólo 60 cilindros; 18 distribuidos en el Centro Histórico, y los otros restantes en los estados de Puebla y Guadalajara. Los mayoría de los cilindros toca canciones de hace cien años, casi de manera obligatoria en su repertorio están las mañanitas y las golondrinas. Al caminar por el centro histórico se pueden escuchar la música que viene de los organillos, al acercarnos podemos ver a los organilleros, todos ellos vestidos del mismo modo, con el uniforme de los Dorados de Pancho Villa. Atuendo color beige y gorra estilo militar, si se es observador se puede ver su gafete de la unión de organilleros del centro histórico. Pero ¿cómo lograr que los organilleros sean un atractivo turístico? La propuesta es que se les impulse como patrimonio cultural, mostrarlos como una expresión cultural potencialmente patrimonizable. “Nosotros (los organilleros) siempre decimos que esto del cilindro es una tradición mexicana, porque aunque estos aparatos sean alemanes, tienen mucho que ver ya con nuestro folclor nacional”. 5 5

Información tomada de: http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=34396&tabla=cultura Para otros referencias de organilleros: http://chobojos.zoomblog.com/archivo/2010/04/01/los-organilleros-memoria-e-historia.html


Para ello se tendría que realizar un registro, el cual se obtendría registrando todo lo que implica el organillero, todos los elementos que lo determinan. El espacio físico, el cilindro, la vestimenta, las canciones. Lo que resultara patrimonizable será entonces, un evento determinado y la significación que surja de la combinación de comportamientos puestos en 6 relación .

Casa Luis Barragán, nuestra cultura en la modernidad Ejemplo de cultura en la ciudad que puede ser potencializando como punto turístico (no solo para arquitectos o conocedores de arte) es la casa estudio Luis Barragán (ingeniero civil y arquitecto). Este inmueble se encuentra ubicado en el antiguo barrio de Tacubaya. Tiene amplio valor estético no solo por el momento histórico que representa, ya que es una referencia en el movimiento modernista arquitectónico, pues sintetiza lo tradicional y lo vernáculo.7 Fue reconocida por la UNESCO en el año 2004 como patrocinio mundial, entre otras cosas por ser catalogada como una obra maestra en el desarrollo del movimiento moderno, además de que su autor es un icono en el diseño arquitectónico. Esta casa que también fue el estudio de Barragán fue construida en 1948. Por fuera pasa inadvertida pues su fachada no dista mucho de las del común del barrio, a simple vista se ve austera, humilde y anónima. A pesar de ello sus terminados y el material (concreto) de la fachada denotan un proceso peculiarmente creativo por parte del arquitecto. La casa-estudio representa una de las obras arquitectónicas contemporáneas de mayor trascendencia en el contexto internacional. La casa puede ser considerada como un bien cultural y podría ser explotado si se enmarcara en las ideas de la globalización, la cual permitiría impulsar la casa-estudio no solo a arquitectos y conocedores de arte, sino a todo aquel que en aras de integrar experiencias culturales retome la arquitectura mexicana. Se propone catalogarla como un museo obligado en cualquier guía turística de la ciudad, organizar convenios con escuelas tanto nacionales como internacionales para el estudio de la obra del autor, conseguir, finalmente, mayor publicidad dentro de la ciudad para este museo. Del campo, Xorge. "Crónicas de un Chilango." Ed. Gernika, México, 1995. 6 Bialogorski, Mirta. Fischman, Fernando. O.p. cit. pp. 237. 7 Véase: http://www.casaluisbarragan.org/


Arte Punto de Partida: Tratar el tema de la Cultura y el Folclor, necesariamente nos remite al arte. La propuesta del impulso a la Casa-estudio de Barragán nos introduce a una de sus vertientes más características: el arte. Si bien, el arte forma parte de la cultura del pueblo mexicano, consideramos que debe ser tratado de manera independiente debido a que este aspecto específico ha formado parte del impulso del turismo en distintas ciudades del mundo. Independientemente de si se poseen símbolos culturales representativos, la accesibilidad al arte genera una identidad única para las ciudades, que las hacen ser atrayentes, cuenten o no con una cultura rica – ejemplo de ello es el apoyo económico que brinda Londres a sus museos, como el Tate, el British y el de Historia Natural. Bajo la idea de la renovación del Distrito Federal, se pretende rescatar a los símbolos artísticos del país como símbolos de la ciudad, en el entendido, de que el Distrito Federal, sea un pequeño abanico del país. Parecido al rescate del Patrimonio Cultural, en la Habana, se busca que los actuales museos contribuyan al conocimiento de la historia y la cultura mexicana, orientados a la preservación de los símbolos y expresiones materiales y espirituales de la nacionalidad, así como a la recuperación y preservación de la memoria histórico-cultural de la ciudad. Políticas: Renovación de la labor de los Museos La labor de los museos será la de investigar así como generar mayores espacios para la exposición de artistas tanto nacionales como internacionales. Así como la renovación de sus salas o jardines. Además de realizar acuerdos con escuelas, universidades y turibuses de tal modo que estos sirvan para tener mayor afluencia de visitantes. La idea, es explotar todo el potencial de los museos


con el fin de albergar exposiciones mundiales. Tratando de rescatar y tomar como museos más destacados para artistas internacionales se propone comenzar por: Museo de San Idelfonso, el Dolores Olmedo y el Franz Meyer. De igual forma, darles mayor impulso de afluencia local al Museo de Antropología e Historia, Museo Nacional de Arte y al Tamayo. Además se pretende que en el resto de museos que son de espacios un poco más pequeños se de la apertura de cursos o diplomados para fomentar la educación cultural y artística, de tal modo que se asegura en una prospectiva de aquí a 20 años que el sector artístico mexicano no será agotado por cierto sector generacional, sino que se irán generando nuevos artistas conforme pase el tiempo. Auditorios y Teatros Principales La ciudad de México es la cuarta ciudad con mayor número de teatros (Auditorio Nacional sobre el Paseo de la Reforma, el Palacio de Bellas Artes, el Polyforum Cultural Siqueiros, el Teatro de la Ciudad, el Teatro Metropólitan, el Teatro de los Insurgentes y Foro Sol son algunos de los principales). Se pretende que estos alberguen en sus salas a mayor diversidad de público, de tal modo que se busca que se realicen en sus salas mayor cantidad de eventos gratuitos o a bajo costo en donde las nuevas agrupaciones tanto musicales como artísticas puedan exponer sus trabajos. Personajes (Artistas) Con la idea de rescatar a la ciudad y darle una nueva imagen con símbolos distintos se pretende rescatar la idea de la ciudad como gestadora o participante para la formación de ciertos artistas. La siguiente lista muestra algunos de los artistas que a nuestra consideración pueden ser tomados como los más importantes antes y ahora en sus diversas categorías. La idea es la siguiente, que se coloquen en cada delegación donde residieron o trabajaron, publicidad de estos de tal manera de que se ubique la zona con la vida del personaje. Esta publicidad será a modo de imagen de algunos de sus trabajos más emblemáticos; por ejemplo la imagen del cuadro más emblemático de Frida Kahlo en las zonas de Coyoacán y San Angel. O bien la imagen de la casa de Barragán a los alrededores de la zona de Tacubaya. Lo que ayudaría no


sólo al reconocimiento local de sus habitantes con su cultura sino también a los visitantes internacionales en la idea de que la ciudad de México emana cierto aire bohemia en cada una de sus calles. También se propone nombrar ciertas calles como ellos, considerando previamente la importancia que tuvieron para el desarrollo de la zona.  Principales muralistas: David Álfaro Siqueiros, Diego Rivera, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo.  Pintores Frida Kahlo, Remedios Varo, Leonora Carrington, Ricardo Martínez, José Luis Cuevas, Francisco Goitia, "Dr. Atl" Gerardo Mourillo, Leonardo Nierman (Pintor y muralista), Francisco, Toledo (Pintor y grabador), Gonzáles Camarena (Pintor y escultor), Juan Soriano (Pintor y escultor), Saturnino Herrán (Pintor y dibujante)  Dibujantes Saturnino Herrán (Dibujante y pintor)  Escultores Ernesto Tamariz, Juan Soriano, Ignacio Azínsolo, Oliverio Martínez, Luis Ortiz Monasterio Sebastían, Helen Escobedo, Francisco Zuñiga (Escultor y grabador)  Grabadores Chávez Morado, Leopoldo Méndez, José Guadalupe Posada (Grabador y dibujante)  Arquitectos Luis Barragán, Matías Goeriz, Pedro Ramírez Vásquez, Eduardo Terrasas, Juan O´Gorman, Mario Pani, Abraham Zabludovsky, Teodoro Gonzalez, Agustin Hernandez, Ricardo Legorreta, Pedro Ramirez Vazquez  Diseñadores Gráficos Vicente Rojo, Germán Montalgo, David Silva, Alberto Aguilar, Rafael López Castro, Azul Morris, Efrain Huerta, Juan Gómez Gallardo  Fotógrafos Juan Rulfo, Emanuel Lubezki, Agustín Casasola, Manuel Alvarez Bravo, Rodrigo Prieto, Tinna Modotti, Héctor García y Gabriel Figueroa  Cineastas Luis Buñuel, Carlos Reygadas, Gonzalez Iñarritu y Guillermo del Toro.


Zonas Culturales Se pretende desarrollar zonas específicas de la ciudad que sean catalogadas o que inmediatamente remitan a la idea de arte dentro del D.F. Para esto se proponen principalmente tres zonas, una de ellas presenta un arraigo artístico importante, por lo que el trabajo se enfocará con mayor intensidad en el desarrollo de las otras, con la intención de que lleguen al nivel (siempre en aumento) de la primera:

1. CENTRO HISTÓRICO/CHAPULTEPEC La labor se encuentra prácticamente hecha para esta zona. El Centro alberga gran parte de los museos más alusivos a la cultura mexicana, mientras que en la zona de Chapultepec se encuentran los mayores museos de arte y de historia. Sin embargo, se plantea como propuesta continuar la labor de difusión y hacerla mucho más intensiva. Se debe explotar en mayor medida que para la zona, la infraestructura se encuentra con potencial de ser proyectada en mayores niveles. 2. CONDESA/ROMA La Colonia Condesa es casa de numerosos artistas plásticos, artistas de cine y de televisión; que se alojan en nuevos departamentos tipo loft y de corte moderno o bien en los ya establecidos previamente, en los que destacan edificios con estilo neocolonial, ecléctico, racionalista y, sobre todo, art decó. Y es por esto que la Zona de la Condesa vive un renacimiento tanto cultural como cultural debido a la concentración de restaurantes, librerías y cafés, galerías de arte, boutiques de moda y centros culturales; así como de áreas verdes además de su ya mencionado patrimonio arquitectónico. Tanto la Colonia Condesa como la Roma albergan un estilo particular de vida que se le ha caracterizado como juvenil, moderno, lleno de vida nocturna, desenfadada y sobretodo cultural y artístico en varios ámbitos. Es por esto que bajo esta misma idea se pretende que esta zona se


catalogue como tal y se haga presente aun mas dentro del conocimiento de turistas nacionales como a extranjeros, que buscan el ambiente y vida del lugar. La idea es que a pesar de que la actividad comercial se está incrementando la cultura sea en realidad la tónica predominante dentro de esta zona. Se pretende para esto que lo ya adaptado como inmuebles para galerías de arte y centros culturales permanezcan pero con mucho mayor difusión por parte de la delegación. Y que aquellos artistas freelance se les otorgue un espacio con una mediana temporalidad (seis meses aprox.) para presentar sus obras y además de esto tener una posibilidad de venta al aprovechar la ventaja de que son espacios que serían reconocidos y de mucha afluencia. 3. COYOACÁN/TLALPAN Coyoacán es uno de los barrios culturales de mayor atracción para el turismo tanto nacional como extranjero; en esta zona, tuvieron sus domicilios Frida Kahlo, Diego Rivera, León Trotsky y Guati Rojo, entre otros. Tlalpan si bien no es reconocido como un lugar del todo artístico alberga un concepto parecido a Coyoacán, el de vida bohemia, cargada de arte e historia. Sin embargo en estas se pretende un poco de mayor auge en los espacios públicos, que podrían ser otorgados por la delegación en alguno de estos mismos edificios que son patrimonio o bien en las zonas cercanas a las áreas verdes de la zona. Se pretende además la creación de eventos culturales como exposiciones fotográficas, dibujo, desfiles de moda, performance, actos musicales, concursos de publicidad y diseño, entre otras cosas dentro de las mismas plaza delegacionales o en la ocupación de algunas banquetas. De tal manera que se utilice este espacio para los nuevos artistas de las mismas colonias.


Gastronomía Punto de Partida: La gastronomía es un argumento fuerte del turismo. En efecto, cualesquiera que sean las motivaciones del turista, él tiene que comer fuera. También existe la nueva tendencia del turismo gastronómico.8 La comida mexicana se caracteriza por una gran variedad de platos, debido a que reúne tradiciones gastronómicas indígenas y europeas, entre otras. La Expo culinaria de cocina mexicana9 y el Congreso gastronómico internacional10 son eventos que demuestran un cierto “dinamismo culinario” en México. El 16 de noviembre de 2010, la comida mexicana fue reconocida patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO.11 Eso demuestra que la comida mexicana es muy apreciada y debe de ser uno de los argumentos para atraer turistas hacia la ciudad. En México, entre los puestos, las fondas, los restaurantes,… existe una gran variedad de lugares donde comer. Debido a la gran importancia que posee la gastronomía, y por ser identificada como la mayor problemática turística a la que nos enfrentamos actualmente, este eje tendrá un análisis más puntual. Dentro de los principales problemas que se pueden encontrar, observamos: Falta de estándares de higiene y de cualidad. El Distintivo H garantiza que el cliente puede consumir todo lo que quiera y tener la seguridad de que el alimento está higiénicamente preparado, de tal manera que no se enfermará por la comida. No es obligatorio y solo el 10% de los restaurantes que existen en México lo tienen.12 Eso lleva a situaciones absurdas en las cuales uno prefiere comer en Mc Donald’s que en un restaurante del que no está seguro. Además, no se puede defender un restaurante solo porque es tradicional. En efecto, la tradición no implica necesariamente cualidad. Por ejemplo, el Café Tacuba, hace parte de la cultura de la ciudad, porque es tradicional, pero su comida es mala. Otros ejemplos son el Jarocho y la cafetería de la Blanquita donde las condiciones de higiene son malas. Falta de representación de la gastronomía de todo el país. Un contra-ejemplo es el de Madrid que concentra la gastronomía de las diferentes regiones de España. Falta de visibilidad de los mejores restaurantes y de su calidad gastronómica a nivel mundial. Por ejemplo el Nico’s es uno de los mejores restaurantes del DF, sin embargo es poco conocido. 8

http://www.scielo.org.ar/pdf/eypt/v16n3/v16n3a01.pdf http://www.culinariaqueretaro.com.mx/objetivos.php 10 http://www.congresogr.com/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=135&Itemid=80 11 http://www.informador.com.mx/cultura/2010/249591/6/la-gastronomia-mexicana-tesoro-del-mundo.htm 12 http://www.restaurantesdemexico.com.mx/5/Reportaje_Distintivo_H__Seguridad_Al_Paladar.html 9


No aparece, por citar alguna fuente, en el guía turístico Le Routard. México tiene una de las mejores comidas del mundo. Hay que mejorar la imagen de México a nivel mundial con respecto a la seguridad alimentaria. El DF tiene que ser una síntesis de la gastronomía nacional, lo que será un argumento para quedarse en la ciudad. Además, México tiene que integrarse en el sistema gastronómico mundial. Políticas Promocionar el Distintivo H. Es necesario que haya estándares de higiene para que el turista pueda comer con seguridad. Sin embargo, pocos restaurantes tienen el distintivo H. Una de las razones es la falta de promoción de la existencia de ese distintivo, así como la falta de exigencia de calidad por parte de los mexicanos. Para que los restauranteros quieran obtener el reconocimiento, hay que promocionarlo.13 Así, queremos también mejorar la calidad de los lugares tradicionales y famosos pero no tan higiénicos. La posibilidad queda abierta para que, de no tener una respuesta positiva de la promoción, el Distintivo H o variantes del mismo, se implementen de manera oficial como estándares mínimos de calidad. Crear un gastronómico”.

“corredor

El DF, en su cualidad de capital, debe conectarse con la cultura del país. Tiene que concentrar todas las culturas regionales. El proceso ya está en marcha, por ejemplo hace 20 años no era posible encontrar mezcal en el DF y ahora hay mezcalerías. El corredor gastronómico podría ser una zona en el centro donde haya restaurantes de todas las regiones o de todos los Estados de la República, no un restaurante que integre distintos tipos de comida, sino restaurantes específicos para comida específica que funcionen todos los días promocionando la riqueza gastronómica que hay en provincia. También hay que renovar los mercados, que pertenecen a la pura tradición mexicana. El modelo de los mercados funciona como corredor y síntesis. Los estándares de calidad que vamos a desarrollar también se aplicaran a los mercados. Se pueden mejorar los puestos de los mercados y abrir restaurantes alrededor de los mercados, siguiendo con la idea de ���corredor gastronómico”. 13

http://www.restaurantesdemexico.com.mx/5/Reportaje_Distintivo_H__Seguridad_Al_Paladar.html


Impulsar los mejores restaurantes. Proponemos impulsar algunos restaurantes bien ubicados y de diferentes “niveles”. Nuestro objetivo es ayudarlos financieramente en su desarrollo y darles una mejor visibilidad, por ejemplo en los documentos destinados a los turistas. Pensamos en La Fonda de Santa Clara, el Nico’s, el Café Jarocho, la Mezcalería, el Café Tacuba, distintas taquerías, etc. Crear un restaurante que pueda competir a nivel mundial con los mejores restaurantes. Proponemos crear un restaurante muy fino de cocina “gourmet” en el centro histórico, para seguir en la línea de levantamiento del centro. Este restaurante concentrará los mejores platos de todo México, siguiendo el modelo de La botellita del medio (Cuba). Queremos que ese restaurante sea accesible a la mayoría de los turistas y es por eso que los precios serán no serán tan altos, a pesar de mantener una imagen y presencia de primer nivel. Este restaurante será dirigido por un gran chef reconocido como Ricardo Muñoz Zurita que es actualmente el chef del Azul y Oro (UNAM) o Carmen Titita Ramirez, la chef internacionalmente reconocida, que labora actualmente en El Bajío.14 La feria del chile. Queremos crear la feria del chile, elemento mexicano por excelencia. Como existen más de 250 variedades de chile, la feria permitirá probarlos y comprarlos…y conocerlos mejor. Este evento tendrá lugar en el centro histórico y también se asociaran los restaurantes del DF con ofertas. Esta feria tendrá lugar durante el Festival de la Ciudad de México y permitirá degustar variados tipos de salsas y todos los distintos platillos mexicanos que se elaboran principalmente a base de chile como las enchiladas, los chiles rellenos, algunos tipos de mole, chilaquiles, etc. 14

http://www.starchefs.com/features/travel/mexico/html/index.shtml


Modernidad y Dinamismo Punto de Partida: Como ya se ha notado, la identificación que mantiene la Ciudad de México dista mucho de ser un atractivo para los turistas que no tienen claros los objetivos de su viaje. Mientras que los turistas que buscan algún atributo de la ciudad en específico, ejemplificado por los ejes anteriores, bien podrían encontrar distractores o destinos identificables, existe otro gran sector que no se siente atraído por ellos. La Ciudad de México debe impulsar en mayor medida la renovación de su propio estilo de vida. Se requiere dar la imagen de que la ciudad es un cuerpo que nunca se detiene, que es dinámico y ágil. En la actualidad, existe un importante y creciente número de la población mundial que se puede identificar con el pueblo de la noche, con viajeros que buscan diversión, ambiente y luces, conjugados en centros nocturnos. De manera similar, la ciudad debe introducirse al mercado global no únicamente como un lugar de paso o como una escala en otro viaje. Debe encontrarse como el destino principal de los viajeros, razón por la cual es necesario preveerlos de servicios suficientes, de buena calidad, competitivos y con buena infraestructra. Estos servicios se circunscriben en la tónica de la ciudad moderna y dinámica ya que permiten que la vida de los turistas sea más sencilla, que puedan satisfacer sus demandas rápidamente y que logren ver la imagen de México en conjunto como un lugar en el que no existen inconvenientes para pasar largas temporadas. Finalmente, la ciudad debe plantearse como un centro económico y del comercio mundial. La necesidad de ampliar y mejorar los corredores y centros comerciales de todo tipo es una de las características principales que se deben tener en un futuro próximo. Si se quiere atraer a un determinado tipo de turista, o incluso si se quiere fomentar el consumo y la vida interna de los habitantes de la misma ciudad, es necesario que la ciudad se vuelva atrayente de gente que busca un ambiente moderno, fresco y lleno de vida.


Políticas: Conexión entre las zonas turísticas Bajo el entendido de que el tema es fundamental no sólo para el turismo, sino para la vida de la ciudad entera, se debe impulsar una renovación completa del transporte y de la infraestructura destinada para el mismo. No queriendo introducirnos en el tema, que será desarrollado ampliamente por otro de los equipos, consideramos necesario crear un sistema que no sólo desahogue el congestionamiento, sino que pueda conectar las principales regiones turísticas de la ciudad. Para tales efectos, los corredores viales deberán tener una administración del tráfico más efectiva para lograr impulsar el rápido flujo de gente. Mejora en la infraestructura y los servicios del transporte público Se espera que el turista que visite la ciudad pueda transportarse libremente en los sistemas de transporte público como las rutas de microbuses o el metro. Sin embargo, las malas condiciones que mantienen varios de ellos, hace notar la necesidad de renovarlos. Se plantea que los camiones que brindan servicios en zonas como el Centro Histórico, Coyoacán, Tlalpan, y Xochimilco, sean renovados proporcionando unidades con mayor capacidad y que sean más amigables con el medio ambiente. Pretendemos impulsar un proyecto parecido al que se tuvo en el corredor Santa Fe-Reforma, pero modalidades nuevas para el pago de tarifas. Homologar los medios de pago de los distintos transportes Consideramos que los precios del transporte público son bastante benéficos y accesibles. A decir verdad, la ciudad es uno de los puntos del país con el transporte más barato (en buena medida debido a los subsidios otorgados por el gobierno). Se propone mantener los niveles bajos de transporte, sin embargo, facilitar la forma de pago de los mismos. Las nuevas unidades de las rutas de camiones (propuesta anterior), el metrobus y el metro pueden funcionar de manera eficiente con tarjetas electrónicas que registran el presupuesto que se tiene para viajar en cada uno de los transportes. No obstante, no hay coordinación entre los distintos transportes, dado que para el metro y el metrobus se requieren distintas tarjetas. La propuesta busca poder pagar todos los servicios con una única tarjeta – como la Oyster londinense- que registre


las cantidades diferenciadas de cada transporte en la ciudad. Sin necesidad de modificar los precios, se puede agilizar el servicio otorgado. Mejorar la vida nocturna de la ciudad Actualmente, las principales zonas con vida nocturna en la ciudad se encuentran delimitadas por las principales avenidas de la misma. Insurgentes, Revolución y Reforma son el ejemplo de lo anterior. Sin embargo, también existen distintas zonas que por su riqueza y vitalidad mantienen una buena vida como el Centro Histórico, el centro de Coyoacán o de Tlalpan, la Condesa, la Zona Rosa o la Roma (estas últimas cercanas a las avenidas antes mencionadas). La propuesta es fomentar demarcaciones específicas dentro de la ciudad que brinden servicio integral de entretenimiento, música, baile, comida y transporte. Promoviendo el turismo hacia las zonas que ya existen y aumentando su capacidad y alcance, se puede promover la vida nocturna de la ciudad. También se propone darle mayor publicidad a lugares de gran calidad y de excelente servicio como en el caso del Centro con el Pasaje América, el Centro Cultural Español y el Zinco (uno de los mejores clubes de jazz a nivel mundial). Alargar el servicio de transporte público para las zonas con mayor vida nocturna El punto parece ser uno de los menos prioritarios, sin embargo tiene una gran importancia. La dependencia de servicios de taxis es una limitante particular para quienes buscan salir a divertirse pero que no poseen un medio de transporte particular (caso de la mayoría de los turistas). A la par, existe una gran desconfianza sobre los taxis que no son de sitio. Por lo tanto, se propone alargar el horario de servicio de ciertas líneas del metro como la línea 2 (que pasa por el Centro) hasta los horarios en los que legalmente deben cerrar los establecimientos. De manera similar, el servicio del metrobus deberá ampliarse para satisfacer las necesidades de quienes vivan de noche. Incentivar la formación de centros comerciales La medida busca atraer a turistas de altos ingresos que puedan ver a la Ciudad de México como un espacio de Shopping en el que se puedan encontrar todas las marcas comerciales internacionales y se motive la participación de marcas nacionales y locales. La ampliación de los centros y la construcción de nuevos, como los nuevos estacionamientos de Perisur o Plaza Universidad, la construcción de centros de lujo como Antara o la nueva Plaza Carso, tienen la intención de atraer grandes capitales económicos de demostrar la importancia comercial que tiene la ciudad como centro de intercambio.


Conclusión La intención de este trabajo fue la de apuntar las principales zonas de acción para dar nuevos niveles de competitividad internacional a la Ciudad de México. Con esto, se espera dar una imagen internacional fuerte sobre las ventajas de este destino turístico. Los cinco ejes planteados presentan toda una gama de posibilidades de mejora que incrementan en enorme medida el potencial que posee la ciudad para ser uno de los destinos más codiciados por los viajeros internacionales. Finalmente, para sintetizar la nueva imagen de la ciudad, proponemos crear una referencia visual única, un logo que identifique y distinga a la ciudad de cualquier otra parte del mundo, algo que sólo se encuentre aquí. El nuevo logotipo de la ciudad debería ser, a nuestra consideración, la fuente del Museo de Antropología e Historia. Con ella, se evita la necesidad de crear un nuevo edificio o introducir elementos que no puedan ser aceptados por los propios ciudadanos (como con el fallido intento de la Torre Bicentenario). La fuente, posee características únicas que concuerdan con nuestra visión de mezcla entre la tradición y la modernidad, debido que concentra tanto elementos contemporáneos, cuando menos de los años 60’s, como elementos que se refieren a la historia azteca. Su tallado es una representación de los logros de la humanidad. Además, se ubica en el patio del Museo de Antropología, uno de los principales objetivos de varias de las políticas que se plantearon en el trabajo. Este museo, esta nueva imagen, se encuentra inmerso en una de las colecciones más importantes de arte prehispánico del mundo, es un museo que bien puede figurar en las clasificaciones internacionales, que atrae a muchas exposiciones internacionales de vanguardia y presenta una arquitectura única. El museo, y su fuente principal, se convertirán así en la marca de la ciudad y en una para indispensable para cualquier turista que cruce el territorio mexicano, sea nacional o extranjero. Esperamos que, dentro de un par de décadas, la Ciudad de México se convierta en uno de los principales centro turísticos del mundo, logrando no sólo innovar su imagen, sino que a la vez conservando su identidad y utilizándola como su mejor cualidad y atractivo principal.



El Turismo en la Ciudad de México