Page 1

NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOL INSPIRACIÓN PARA CUIDAR EL PLANETA

CAÑONES AUSTRALIANOS. Los suizos tienen montañas, así que las escalan; los australianos, cañones, así que practican el barranquismo.

TRABAJO DE: ROBERTO HERNÁNDEZ DE LA CRUZ


Muy, Muy Hondo con cuerdas, pero sin GPS, los audaces australianos se sumergen en los cañones ocultos de las montañas Azules.

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 2


Cascadas con helechos

Gigantes florecen en el aire Húmedo atrapado entre las paredes estrechas del cañón Claustral. Explorado por primera vez en 1963, la formación se bautizó así por los pasajes que provocan

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 3


claustrofobia, es de los cañones más visitados de la región.

Los barranquitas se abren camino a través de una selva de palos de alquitrán y sasafrás en su camino hacia el cañón Claustral. Localizar el punto de entrada puede requerir horas de caminata. Generalmente un barran quista lleva NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 4


hasta nueve quilogramos de equipo, incluyendo cuerda, traje impermeable, comida y botiquín de primeros auxilios.

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 5


Lanzándose al vacío, el autor Mark Jenkins realiza uno de 14 descensos en el cañón Kananga. ¿La recompensa? Una visita como la que se obtiene desde las rocas pagoda (p. op.).

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 6


Por Mark Jenkins Fotografías de Carsten Peter

L

os suizos tienen montañas, así que las escalan; los australianos, cañones, así que practican el barroquismo, especie de locura hibrida entre el montañismo y la espeleología en la que se desciende en lugar de escalar, a menudo por túneles húmedos y pasajes estrechos. A diferencia de otros lugares con cañones de grutas estrechas, como Jordania o Córcega, Australia tiene una tradición rica y antigua de barroquismo. Es una forma extrema de senderismo, algo que los aborígenes hacían decenas de miles de años antes de que llegaran los europeos. ____________________________________________________________________________ NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 7


Mark Jenkins escribió sobre la escalada en Yosemite en mayo de 2011. Carsten Peter fotógrafo una expedición al cráter del Nyiragono, en la República Democrática del Congo, para el numero de abril del mismo año.

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 8


“Se siente como si la tierra te tragara”, dice el fotógrafo Carsten Peter, refiriéndose al Agujero Negro de Calcuta, en el cañón Claustral. Los barran quistas experimentados lo evitan después de las lluvias abundantes.

NATIONAL GEOGRAPHIC

Página 9


Australia

o

ZONA

AMPLICADA PARQUE NACIONAL WOLLEMI

Gruta Cañón Tiger □ Rocky Snake □ Creek Montañas Azules Cañón Claustra l□ Cañón Empress□

Hoy en día quizá miles de australianos caminan por los cañones, cientos descienden en ellos con cuerdas pero solo un puñado explora los nuevos. Estos tenaces individuos suelen tener las piernas de un jugador de rugby, las rodillas llenas de cicatrices causadas por los raspones, la tolerancia al agua fría de un pingüino, la habilidad de un walabi para saltar entre las rocas y el deseo de un topo por andar en agujeros húmedos y oscuros. Prefieren usar Volleys –tenis de la marca Dunlop, de lona y suela de caucho-, shorts rasgados, polainas desgarradas y suéteres desechables. Acampan en torno a fogatas pequeñas y preparan jaffles para el desayuno, comida y cena. Los jaffles son sándwiches que incluyen cualquier tipo de ingredientes, conocidos en parrillas de hierro sobre fogatas. Sobre todo, buscan los cañones más remotos y de más difícil acceso. “Entre más estrecho, mas torcido y más obscuro, mejor”, dice David Noble, uno de los barran quistasmás experimentados del país. Durante los últimos 38 años, Noble ha realizado unos 70 descensos en las Montañas Azules, a unas cuantas horas en auto al oeste de Sídney. Esta región, inesperadamente escabrosa, tiene cientos de cañones con grutas profundas. Las “Blueys”, [las azulitas], no son montañas sino

NATIONAL GEOGRAPHIC

una antigua meseta sedimentaria profundamente horadada por la erosión de un rio y cubierta por una densa capa de eucaliptos…, imaginemos los cañones de Utah cubiertos con el follaje de Luisiana. Poco convencional de una manera desafiante, Noble, de 57 años, nunca ha manejado un auto. Recorre en bicicleta cerca de 30 kilómetros al día por los suburbios de Sídney para dar clases de física para bachillerato. Aunque ha dibujado y anotado a detalles mapas topográficos de los cañones saque a explorado y bautizado –con nombres como el Caníbal, La Cripta Negra, La Crucifixión y La Resurrección- , y ha puesto fotos de ellos en su sitio web, no le dice a nadie donde están. Ni siquiera me deja ver sus mapas. “es una muestra ética –me explica-. Los cañones silvestres deben quedar sin descripción para que puedan seguir prístinos y otros acepten el reto de explorarlos por su cuenta”. El principal rival de Noble en la disciplina es un barran quista de nombre Rick Jamieson, quien se ganó el rechazo de Noble hace años al escribir una guía que revelaba algunos secretos del paisaje de los cañones. Hace más de una década, Jamieson, también maestro de física, me llevo en el primer descenso completo por dos grandes cañones en las Blueys, el barranco Bennett y el Orongo. Hombre afable, enorme y fuerte como una roca, a sus 70 años sigue practicando barroquismo y riéndose.” ! Perfecto! – Exclamacion con su marcado acento australiano cuando nos reunimos a tomar cerveza-. Tenemos suerte de esos GPS nos sirvan en los cañones. Eso mantiene el sentido de la aventura”. Los rubios requemados empezaron a practicar el barranquismo en los años cuarenta del siglo xx, pero las grutas principales no se exploraron sino hasta los setenta, cuando se empezaron a usar el equipo y las cuerdas de alpinismo modernos: el cañón Dánae Brook, escondido en el laberintico corazón de las Montañas Azules, es uno de los más difíciles. En su guía, Jamieson lo describe como “un día muy, muy largo” en el que los barran quistas deben realizar nueve o más engañosos abiselas, termino de alpinismo para el

Página 10


Barranquistas

Nombre del segmento del tiro

vs. Catarata Con una profundidad de 600 metros a lo largo de 2.5 kilómetros, el cañón Dánae Brook requiere que los barranquistas realicen nueve o más rapeles –uno por una cascada de 27 metros- y que naden en pozos profundos. Miles Dunphy, naturalista que ayudo a crear el parque nacional de las montañas azules (mapa. op.) encontró el cañón en los años veinte. Hoy día sigue sirviendo como parámetro para que los barranquistas midan sus habilidades.

Primera cascada 30m

Grieta angosta 28m

Abseil* Chockstone 28m

“Relstone” Abaseil en la cascada 27m

Abseil directo a danae 31m CASCADA DANAE

Abseil largo y resbaloso 20m

CAÑÓN DANAE BROOK

Pozos colgantes de agua helada Varios abseils cortos y saltos de acantilados Caida de un gran peñasco Campo de peñascos

Ocultos bajo una espesa cubierta selvática, cientos de cañones con grutas se han encontrado en la arrugada topografía de la región, y cada año se documentan nuevos hallazgos. Los cañones se crearon durante millones de años a medida que la erosión cortaba capas de basalto, arenisca y esquisto.

NATIONAL GEOGRAPHIC

Trecho orizontal de 9 654m a Kanangra Creek

*ABSEIL ES UN TERMINO DE ALPINISMO PARA RFERIRSE AL DESCENSO CON CUERDA.

Página 11


descenso con cuerda. Tanto Jamieson como Noble lo han hecho. Aun así, ninguno de los dos está disponible para ir conmigo. Sin embargo, el correoso John Robens está dispuesto a intentarlo. Nos encontramos en su casa en Sídney. La mayor parte de los fines de semana durante los últimos años, Robens, de 39, se ha escapado de la ciudad para practicar barranquismo en el campo. Es un especialista en computadoras independiente, en junto, de habla suave y de pelo enmarañado; al igual que Noble, pedalea temerariamente su bicicleta por las calles de la ciudad y tiene los músculos de Lance Armstrong para para demostrarlo. Vive con su esposa Chuin Nee Ooi, también barranquista de elite y colega en el necio de la computación en una casa del centro de la ciudad. En el diminuto porche hay una enorme caja madera llena de Volleys usados. Robens y yo conducimos al oeste de Sídney durante cuatro horas, acampamos en el Parque Nacional Kanangra –Boyd y, al amanecer, ya estamos caminando por la senda de fuego del monte Thurat. Llevamos en nuestras mochilas trajes de neopreno, una cuerda y el almuerzo. Después de cruzar el arroyo Kanangra nos internamos en la maleza sin senderos, guiándonos con mapas y GPS. Los barranquistas comparten la habilidad de viajar igualmente a través de lo que parece maleza impenetrable; Robens se desliza por la maleza espinosa de manera tan eficiente que es difícil seguirle el paso. Seguimos la orientación de una brújula, saltamos sobre arboles caídos y aterrizamos sobre los matorrales, pasamos sobre telarañas gigantes con arañas del tamaño de un ratón que correteaban pro nuestros cuellos. “solo las arañas que viven en el suelo son mortales”, dice Robens nos había llevado precisamente al punto más alto de las cataratas Dánae, aunque él nunca había estado ahí. Un arroyo corre por la maseta y se desploma. “Nuestro primer descenso es ahí”, dice Robens señalando un árbol que sobresale precariamente un risco. Nos nuestros trajes de neopreno, nos ajustamos los cascos, aseguramos los arneses y nos lanzamos al espacio. Era como

NATIONAL GEOGRAPHIC

.

Un cangrejo de rio de 30 centímetros evita a un caminante que vadea un arroyo en el cañón Claustral. El color de estos cangrejos, llamados yabbies pro los barranquistas, es un misterio. En algunos arroyos son anaranjados, azules. La diferencia se debe en parte a la pureza del agua; los azules se encuentran en las aguas más claras.

Página 12


hacer rapel en el gran cañón de colorado, pero cubierto de follaje. A esta altura el arroyo Dánae no ha formado grietas en la superficie de la roca, así que descendemos en el rio junto a la cascada; nuestros pies se resbalan en las frondosas hojas de los helechos gigantes descenso, el Dánae ha hecho una fisura de poco más de un metro de ancho pero se extiende 15 metros dentro de la roca. descendemos de espaldas a la grieta, mirando una pincelada vertical de cielo azul. Para el tercer descenso estamos en las profundidades de la gruta obscura, parados

NATIONAL GEOGRAPHIC

sobre una saliente lisa y viscosa sobre una cascada. “Para que no se atore a la cuerda –grita Robens- tendremos que pasar atreves de esa piedra Ralstone”. “¿Ralstone?”, le grito. “ya sabes –dice Robens sonriendo mientras me señala una piedra del tamaño de un refrigerador encajada en una grieta bajo nosotros-, es un chiste de barranquistas”: la piedra Ralstone se refiere al estadounidense Aron Ralstone, que tuvo que cortarse el brazo cuando la piedra le rodo encima en un cañón de Utah. Los muros están cubiertos de moho.

Página 13


El Parque Nacional Wollemi es el segundo más grande de Nueva Gales del Sur (Australia) y contiene las áreas salvajes más extensas. Está ubicado a 129 km al noroeste de Sídney y forma parte de la Región de las Montañas Azules, clasificada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Este es el único sitio conocido poblado por el Pino Wollemi, una especie que se pensaba extinta desde antes que Australia se separara de la Antártica, aproximadamente hace treinta millones de años, pero descubierta viva en 1994. El parque está ubicado en el extremo oeste de la cuenca de Sídney. Se asienta sobre cuatro estratos de roca sedimentaria. Los estratos de esta área tienen su punto más alto hacia el noroeste. A través de la mayor parte del parque los estratos Hawkesbury y Wianamatta han sufrido el efecto de la erosión dejando visible el estrato Narrabeen. El paisaje del parque está dominado por valles profundos, cañones, riscos y cascadas. El parque nacional Wollemi es de gran importancia para mantener la calidad de muchos ríos tributarios de los ríos Hawkesbury, Goulburn y Hunter. Por el parque fluyen muchos ríos, entre ellos el Wolgan, Colo y Capertee que fluyen hacia fuera del parque. El río Colo es considerado como el último río no contaminado de Nueva Gales del Sur, debido a que prácticamente todos sus afluentes provienen del parque nacional Wollemi. El Parque Nacional Wollemi es el segundo en tamaño en estado de Nueva Gales del Sur, en el suroriente de Australia, estando a un poco más de

NATIONAL GEOGRAPHIC

cien kilómetros de Sídney y siendo parte del área de las Montañas Azules, que es Patrimonio de la Humanidad. Este lugar es ampliamente visitado por los amantes de la naturaleza, en especial porque allí se encuentra el Pino Wollemi, conocido como el pino dinosaurio, que es una especie que se creía extinta desde hace treinta millones de años, pero que se volvió a descubrir aquí hace pocos años. Este parque tiene una gran variedad de áreas de diversos tipos y con una buena cantidad de naturaleza que vale la pena recorrer durante el año. La mayoría de los caminos de este parque están sin asfaltar, por lo que se recomienda alquilar un automóvil para terrenos difíciles, y se recomienda ir hacia el Pantano Dunns, donde se puede estacionar por la noche, así como hacer camping. Ya estando en el Parque Wollemi hay poco transporte público, así que la única forma de moverse es en automóvil alquilado, caminando o en bicicleta. Los recorridos por este parque son para los más aventureros y amantes de la naturaleza, porque es un amplio terreno que tiene una naturaleza exuberante en donde se pueden hacer actividades como canotaje, kayak y senderismo. El noventa por ciento de este parque está cubierto por árboles de eucalipto, siendo posible ver alrededor de setenta especies de ellos. El resto del parque está cubierto de bosques lluviosos, pastizales y brezales; todos los que son habitados por una gran cantidad de animales, como son 235 especies de aves, 58 de reptiles, 46 de mamíferos y 38 de sapos, entre muchas otras.

Página 14

NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOL  

GRANDES AVENTURAS Y PAISAJES INTERESANTES

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you