Page 1

ESPECIAL 8 DE MARZO DE 2012

En Aysén, trabajadoras, pobladora y jóvenes se levantan con el conjunto del pueblo trabajador. El costo de la vida ya es insoportable, lo único que queda es luchar y con ellas en las barricadas se gesta la chispa para conquistar mucho más de lo hoy se demanda. Las batallas siguen y se articulan y las trabajadoras y pobres seguiremos en pie, como fue también el año pasado cuando miles de mujeres salimos a luchar por la educación gratuita, contra el alza del costo de vida o para denunciar la nula reconstrucción post terremoto. Estas luchas, por la educación gratuita, mejores sueldos, contra el alza del costo de la vida, son los puentes a luchas mayores, que tienen que apuntar a acabar con el régimen de la democracia para ricos, para destruir la herencia de la dictadura pinochetista. A dos años de este gobierno de los empresarios y tras los 20 años de los gobiernos de la concertación (también empresarios), ha quedado claro que estos partidos patronales no son ninguna alternativa para los trabajadores, las mujeres, la diversidad sexual, el pueblo mapuche y los pobres, pues han sido ellos los responsables de toda la precarización, de las leyes en contra de las organizaciones obreras y populares, leyes criminalizadoras, que sólo apuntan a favor de los intereses de los empresarios. Las condiciones de los explotados y oprimidos cada vez son más miserables y con el

ánimo de querer frenar nuestras luchas, la represión se volvió pan de cada día. El año pasado se vivió la lucha estudiantil más importante desde la caída de la dictadura. Cientos de miles de jóvenes salieron a luchar por su derecho a estudiar, durante meses estuvieron tomados los colegios, liceos y universidades, con movilizaciones históricas que alcanzaron a más de un millón de personas en todo el país, con el apoyo del 80% de la población y un paro nacional. Plantando las banderas de la juventud sin miedo, la juventud que va por todo, porque la democracia para ricos no nos dará nada. La respuesta del gobierno: intransigencia patronal y represión para derrotar la lucha, llegando incluso a asesinar al joven Manuel Gutiérrez. Para las mujeres esta represión es doble. Un sin número de abusos sexuales, desnudamientos y tocaciones a estudiantes por parte de la brutal policía en las calles y en las comisarías, con la misma brutalidad que atacan al pueblo mapuche y a las mujeres que defienden sus tierras ancestrales. Mientras la ideología reaccionaria y conservadora de la derecha impone sus descalificaciones machistas acusando de “putas” a secundarias de liceos, como hizo Sabat a las estudiantes en toma del INF. Las estudiantes y las madres estuvimos al frente en esta lucha por la educación gratuita, porque nuestra lucha es doble, contra el machismo y contra el capitalismo

que lo sostiene. En Aysén van más de dos semanas de lucha por la regionalización de los recursos naturales, sueldo mínimo regional, frente a la carestía de la vida que se vive con el aislamiento en la Patagonia, educación y salud gratuita, rebaja sustancial a los combustibles: como leña, gas y parafina, entre otras. Lucha que es respondida con la brutal represión del gobierno de los empresarios: con guanacos, balines, zorrillos, golpes, allanamientos, detenciones y decenas de heridos. Pero el pueblo trabajador de Aysén no se rinde, organiza su levantamiento, la resistencia contra esta represión brutal, ejemplo para todos los explotados y oprimidos, que saca sus lecciones para por fin vencer. El descontento continúa y se profundiza en varios lugares del país. Se cumplen estos días dos años de la reconstrucción: avanzando apenas en un 10%: decenas de miles de mujeres pobres, trabajadoras y sus familias siguen en la calle, viviendo de allegadas, sin trabajo o con trabajos precarios de emergencia. Pero una y otra vez, aparecen las direcciones claudicantes como el PC, la JJCC, los colectivos autonomistas, las que tienen miedo de confiar en nuestras fuerzas, las que temen ser sobrepasadas. Entonces una y otra vez, la nefasta confianza en el parlamento, en los políticos patronales pro-

gresistas y las mesas negociadoras que se subordinan al gobierno patronal ¿Qué ganamos con estas políticas conciliadoras? Nada, y se demostró el 2011 con la lucha estudiantil. ¿Qué pasó con la tregua en Aysén? Más represión y un respiro del gobierno. Por eso cada vez se hace más urgente, organismos de lucha independientes de toda variante patronal, organismos basados en la democracia directa, para que las decisiones no se tomen por arriba sino por el mismo pueblo trabajador y pobre organizado. En Aysén hace falta una asamblea obrera y popular. Los oídos sordos y las claudicaciones también se dan en la lucha por los derechos de las mujeres. Este año de elecciones, la “coordinadora 8 de marzo” se rompe, porque no están dispuestas a denunciar a la Concertación, ni a las direcciones de la CUT, ni al Partido Comunista. ¿Plebiscito? Que no es más que mantener la herencia de la dictadura, agregándole un apéndice de participación, pero manteniendo sus pilares fundamentales ¿Nueva Constitución? Una nueva constitución que se escribirá de la mano con los mismos políticos patronales que han sostenido el régimen heredado de la dictadura. Un maquillaje a más de lo mismo como hizo Lagos en su momento. Es por eso, que desde Pan y Rosas decimos que para conquistar todos nuestros derechos es necesario derribar el conjunto de la herencia pinochetista. Las trabajadoras, jóvenes, diversidad sexual, pobres y mapuche nos ponemos de pie para luchar por nuestros derechos. Y hoy junto a las y los trabajadores de Aysén en lucha por sus demandas, damos los primeros pasos para vencer. Es por eso, que seguiremos en pie de lucha, contra el alza del costo de la vida y la carestía. Contra los salarios de hambre y la miseria. Contra los abusos empresariales y la precarización laboral. Contra la falta de derechos sindicales y democráticos. Contra las alzas de aranceles y machismo en las universidades y colegios. Pero también contra la violencia hacia la mujer y la diversidad sexual, por nuestro derecho al aborto legal, libre y gratuito, por anticoncepción de emergencia, por derechos a salas cunas y jardines infantiles en cada lugar de trabajo, estudio y población, por el derecho a matrimonio igualitario.


De norte a sur, de este a oeste, las mujeres trabajadoras, pobres y estudiantes seguimos en la lucha cueste lo que cueste

¡TODAS Y TODOS SOMOS AYSÉN! Bárbara Brito, concejera FECh de la Facultad de Filosofía y Humanidades desde Aysén en lucha Desde Aysén en llamas se escuchan gritos de protesta. Las barricadas también son sostenidas por mujeres en pie de guerra. Es la lucha por el pan para ellas y sus hijos, es la guerra contra el frío pero, sobre todo, una revuelta contra el Estado chileno que históricamente los ha relegado a la miseria.

El pueblo se levanta. Han sido los estudiantes, trabajadores, mapuche y ahora el pueblo patagón, sus mujeres y sus trabajadores los que a través de sus justas demandas dejan en evidencia este Chile capitalista y neoliberal, de la represión policial, la explotación y la pobreza y le dicen basta a un régimen que es pura continuidad de la Dictadura Pinochetista. El gobierno de Piñera, ha respondido a cada lucha con pura y brutal represión. El pueblo aysenino sabe que no puede conformarse con migajas, sucesivos gobiernos de la Derecha y la Concertación durante todo este tiempo han aplastado todas las luchas de trabajadores, pobres y estudiantes consagrando leyes que favorecen el lucro en educación y salud, como la LGE, leyes que encarcelan a los que luchan como la ley antiterrorista y reprimiéndolas con una brutalidad sin precedentes, como ha ocurrido en Aysén y la Patagonia, dónde dos trabajadores perdieron sus ojos y dos jóvenes están internados graves. Estos gobiernos han estado y estarán claramente en contra de la lucha de los trabajadores y pobres de este país, así como también están en contra a que las mujeres tengamos derechos reproductivos, como el derecho al aborto y a tener trabajos estables y sueldos dignos, no les inter-

esa en lo más mínimo frenar las decenas de femicidios que por año sufrimos, sostienen la constante discriminación a la diversidad sexual y, finalmente, velan y velarán porque el empresariado nacional y extranjero pueda lucrar a costa del bolsillo de familias trabajadoras permitiéndoles cobrar altos costos en alimentos, servicios y derechos básicos, locomoción, etc. No permitiremos que en este año de elecciones, se cuelguen de la justa lucha de los ayseninos y ayseninas para obtener sucios votos a su favor, para que sigan gobernando a favor de ricos y empresarios y manteniéndonos a nosotros en las más precarias condiciones de vida, trabajo y estudio. ¡No confiamos en sus hipócritas declaraciones de apoyo, repudiamos la brutal represión policial y no creemos en la gran oposición que llama a construir el Partido Comunista de la mano de la Concertación! ¡Más bien rechazamos sus constantes alianzas! ¡Alianzas que terminan siempre en derrotas o migajas para las luchas que da el pueblo y los trabajadores! En Aysén el pueblo ha dado una batalla heroica, poniendo el cuerpo en las barricadas, haciendo retroceder a las FFEE llevadas desde Santiago, marchando diariamente, levantando ollas comunes por el desabastecimiento, manteniendo el control con los cor-

tes de ruta y en esta lucha las mujeres han sido protagonistas, estando en primera fila contra la represión, organizando la autodefensa y cuidando día y noche las barricadas, Son mujeres trabajadoras y dueñas de casa que viven en promedio con 140 mil pesos y deben mantener una familia completa, pagando 50 mil pesos de cuentas de luz y 1700 por un litro de leche, por ejemplo, no cuentan con salud y la educación es escasa y muy precaria. Son estas mujeres las que hoy conmemoran su día, y lo conmemoran de pie en lucha por sus derechos, NO mujeres como Pilar Cuevas o Evelyn Mathei, NO mujeres como Bachelet que sostuvo este Chile precario durante su gobierno, dando soluciones parche como los empleos de emergencia, aprobando la LGE y la ley antiterrorista. Son las mujeres trabajadoras, las pobladoras y las estudiantes las que hoy se levantan en Aysén, y somos las mismas las que en Santiago levantamos este 8 de marzo en solidaridad de género y solidaridad de clase con estas mujeres sin importar la región o la distancia.

¡¡Que viva la lucha del pueblo y las mujeres de Aysén!! ¡¡Basta de represión policial, fuera los pacos de la Patagonia!! ¡¡No más represión a los y las que luchan!! ¡¡No más violencia para la mujer ni más miseria para los trabajadores y el pueblo!! ¡¡Ni Derecha no Concertación, que se vayan todos!! ¡¡Mujeres de pie por nuestros Derechos!!

La situación es insostenible y el hermoso paisaje patagón aysenino se convierte en terreno controlado por los trabajadores y el pueblo empobrecido. Las mujeres han sido parte esencial de la lucha manteniéndose noches y noches en vigilia, peleando contra las autoridades regionales y el gobierno derechista en las calles, con piedras, palos y todo lo que se tenga a la mano. Es que lo que está en juego es la vida propia y la de sus familias: “morir luchando, de hambre ni cagando”. Por las calles se escuchan gritos de guerra: “Piñera, Piñera, ratón de alcantarilla, nuestra lucha será tu pesadilla” o “de norte a sur, de este a oeste, seguimos en la lucha cueste lo que cueste”. No son Pilar Cuevas, ella nunca ha sufrido hambre, no entiende la situación que se sufre en la Patagonia, es de Derecha y, aunque la entendiera, no le interesaría solucionarla pues solo vela por los intereses de su clase, la clase empresarial. Este 8 de marzo es el día de la mujer trabajadora, es el día de las trabajadoras de las fábricas alimenticias, de las dueñas de casa, de las aguerridas mujeres del sindicato de la construcción de Coyhaique, de las mujeres del Programa Municipal de Urgencia de la Patagonia y de todas aquellas mujeres que luchan hoy por sus derechos. ESTE 8 DE MARZO:

¡A MARCHAR CON PAN Y ROSAS POR LAS MUJERES DE AYSÉN EN LUCHA!

sentid hace m el pue dos y herenc el pue vida n

al fren está c nos. A político solucio

hereda conqu han ne que no

ta, y C impac pagam cuand zada, trabajo do de por es

ejemp


8 de marzo clasista y combativo Por una juventud que luche contra la opresión de la mujer y la diversidad sexual Io Guiria (Vocera INF)

Las mujeres del mundo nos alzamos al frente contra la explotación y la opresión ¡Este 8 de Marzo, seguimos escribiendo historia! Javiera Márquez, ex candidata a presidenta de la FEUSACh

Este 8 de marzo el mundo es distinto en un ido, se ha vuelto a hablar de revoluciones. Cuando e más de un año caían dictadores, se había alzado ueblo de Magallanes, el movimiento de los indignay los estudiantes en Chile salían a cuestionar la encia pinochetista de privatización y represión. Hoy ueblo del Aysén se levanta porque la carestía de la no da para más.

Somos miles de mujeres las que nos pusimos ente de estas batallas para decir: "¡Basta!". Es que claro que este modelo no tiene nada que ofrecerAños y años de espera del cielo prometido por los icos de los empresarios, esperando que algo se cione, pero al contrario, todo se agrava.

Somos parte de esa juventud que no quiere edar este mundo de miseria y represión. Queremos quistar todas esas libertades que por años se nos negado y también queremos conquistar una vida en no se explote ni se oprima a nadie.

La crisis capitalista ya lleva cuatro años abiery Chile no es una burbuja en el mundo. El día que acte serán ellos o nosotros. Como siempre nosotros amos cuando el país va bien y también pagamos ndo el país va mal. No tenemos educación garantia, salud o vivienda, se nos arroja a los lugares de ajo más precario. No hay otra opción, en este munde neoliberalismo aberrante no tenemos nada y es eso que debemos ir por todo.

Sólo nos queda tomar en nuestras manos el mplo de la juventud que sabe que no puede seguir

esperando las soluciones, sino que decidió tomar en sus manos la tarea de una sociedad mejor. Tomar en nuestras manos la experiencia que hicieron tantas mujeres, jóvenes y trabajadores por conquistar condiciones mucho mejores que la dictadura nos arrebató. El gobierno ha sido claro, la gallina de los huevos de oro que son las miles y miles de personas que diriamente trabajan y trabajan por una vida de privaciones a cambio es algo que no van a ceder. Nosotros no queremos mejorar este modelo que heredamos del pinochetismo, queremos tomar en nuestras manos el gobierno de nuestros destinos, para eso es necesario organizarse, confiando en nuestras propias fuerzas, en las de ningún patrón, sólo en la fuerza de los trabajadores, las mujeres, los estudiantes, pobladores, mapuches y pobres, porque sólo nosotros sabemos qué necesitamos y tenemos la fuerza de los trabajadores que pueden hacer carne esas soluciones. Para eso debemos desplazar a los dirgentes que históricamente han confiado más en las fuerzas de los políticos de los empresrios que en las nuestras, como lo ha hecho el Partido Comunista, llevándonos a confiar en la Concertación y desviando nuestras luchas. Es por eso que se hace necesario pelear por una asamblea constituyente basada en la movilización obrera y popular, para que podamos conseguir desde las demandas del pueblo de Aysén, fin a la subcontratación y hasta el derecho al aborto libre seguro y gratuito. Es el lugar que nostras las mujeres queremos ocupar en estos momentos de convulsión en el mundo, queremos ser las que estamos al frente de todas esas batallas, escribiendo la historia.

Durante el año 2011 en cada calle, en cada liceo, miles de estudiantes luchamos por la educación gratuita, nos enfrentamos a la brutal represión del gobierno derechista de Sebastián Piñera y Hinzpeter, hicimos frente ante los alcaldes que intentaron de forma afanosa ahogar nuestras demandas, como el exDINA Cristian Labbé, el reaccionario y machista Pedro Sabat y el militante del partido socialista Palestro. Somos la denominada generación sin miedo, la que resiste, la que combate. Después de varios meses de lucha, estamos concientes de la necesidad de acabar completamente con la herencia de la dictadura Pinochetista, herencia que los partidos patronales de la derecha y la concertación no solo han mantenido intacta desde sus pilares, sino que han profundizado a favor de los empresarios, atacando cada año con más fuerza a la clase trabajadora y al pueblo pobre, a las mujeres, la diversidad sexual y al pueblo mapuche. Este 8 de marzo, es una fecha para conmemorar las grandes luchas que ha dado la mujer trabajadora en la historia. Hoy en Aysén son miles de mujeres las que se ponen al frente en las barricadas, organizadas en función de ganar su batalla, mujeres que no están dispuestas a ceder en favor del gobierno intransigente de los empresarios La miseria y la precarización de la vida en Aysén es insoportable, la falta de alimento, combustible para pasar el intolerante invierno, la falta de educación y salud gratuita y los salarios de hambre, solo demuestra que es necesario luchar para vencer. Para ganar estas batallas, hay que sobrepasar a toda dirección conciliadora como el PC, que hace depositar confianzas en la democracia para ricos y su parlamento con propuestas de apéndices a la constitución pinochetista como lo es el plebiscito vinculante, hacer treguas o confiar ciegamente en las mesas de negociación impulsadas por el gobierno para derrotar las luchas. Las reivindicaciones de las mujeres no son una lucha aparte, bien lo vimos cuando el alcalde Sabat en Ñuñoa ataco a las estudiantes movilizadas del Internado Nacional Femenino, afirmando que nuestra toma era un puterio donde se cambiaba sexo por drogas y alcohol. La derecha utiliza todas sus podridas concepciones para criminalizar y terminar con nuestras demandas. De esa forma nos ataca doblemente, por ser quienes luchan por la educación gratuita y por ser mujeres. Por esto, es necesario que este día de conmemoración se transforme en un día clasista y combativo, que retome lo mejor del 2011 y la lucha que hoy llevan heroicamente adelante las trabajadoras, pobladoras y jóvenes de Aysén. ¡Nos quieren ver de rodillas, pero la clase obrera y la juventud si miedo va por todo!


WWW.PANYROSAS.CL

sup8marxo2012  

pyr, suplemento 8 de marzo 2012, feminismo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you