Page 28

guzmn bckler conversa con perdomo orellana

Es muy difícil responder una pregunta como ésa.

PO: ¿Quiénes están entre los compositores que lo han acompa-

ñado toda la vida? En cuanto a los poetas, ahí sí estoy retrasado. A los actuales casi no los conozco. En su tiempo me gustó mucho la poesía de Federico García Lorca, cuyas obras completas aún me acompañan. Neruda, Octavio Paz. Los cuentistas de Guatemala me gustan mucho. Hay algunos excelentes, como Francisco Méndez, aquel señor de Joyabaj que tiene unos cuentos preciosos. Miguel Ángel Asturias me gusta también, aunque no me deslumbra, El espejo de Lida Sal es una de sus mejores obras. Cardoza y Aragón, me parece frío su razonar. Monteforte tiene algunas cosas bonitas: “La cueva sin quietud”, Donde acaban los caminos... Del siglo xix, Batres Montúfar sí era poeta, ese señor sí sabía, tenía mucha picaresca, mucha ironía, es de los mejores. De mi época, Werner Ovalle era muy bueno, él sí tenía “estro poético”, como dicen, en un país donde por cada poeta hay cien poetastros, la proporción es desmedida. Akabal me gusta, es muy bonito. Flavio Herrera era deslumbrante. Yo sí leí bastante, pero es muy difícil agrupar estas preferencias.

52

GB: Por muchas razones, el que más me agrada es Mozart.

Tengo mucho de su música, era un genio completo, un tipo que nunca hacía correcciones en lo que escribía, pensaba las sinfonías completas. Es algo insólito.

PO: ¿Se le dificultaría agrupar a los pintores que más le han

gustado?

GB: De los contemporáneos, no estoy muy bien enterado. De

los así famosos mundialmente, me gustan los de la escuela impresionista. La Capilla Sixtina es inolvidable, parece hecha en tercera dimensión y solo se trata de una superficie donde Miguel Ángel dejó parte de su genio; me gustaría volver, para verla ya restaurada en todo su esplendor. De Guatemala, me agrada Luis Díaz. Mérida, sí. Hubo varios, pero se me van los nombres. De los actuales, no estoy al tanto. Con el problema de mis ojos, ya no puedo manejar. Guatemala ahora me queda lejos, sobre todo en la noche, y si por ir a una exposición de pintura me van a asaltar, ¡a la gran diabla!... y además tendría que convencer a alguien de mi familia, pero todos están en edad productiva, ni modo de agarrar un jueves para ir a ver pinturas; el viernes, imposible. Es difícil. 53

Guzmán Bockler conversa con Perdomo Orellana  
Guzmán Bockler conversa con Perdomo Orellana  

Fascículo de la Obra: Colección Pensamiento II. Serie de entrevistas entre intelectuales guatemaltecos. En éste fascículo el destacado Abog...

Advertisement