Page 1

Giro de Italia2018 De Jerusalén a Roma en su 101ª edición Revivimos la edición de 2017, el pri-

Analizamos los favoritos para

Te narramos la gesta de Gavia en el

mer Giro de Italia de Tom Dumoulin

triunfar en una de las Vueltas por

Giro de Italia de 1988

etapas más bonitas

Foto: @GirodeItalia


Contenido

Edición y dirección: Sergio Fernández

Resumen Giro de Italia 2017 Gavia 88. La última gesta Análisis recorrido 2018 Favoritos y outsiders Clasificaciones Secundarias

El Giro de Italia 101 ya está aquí

Equipos Con la llegada del mes de mayo nos adentramos como cada temporada en las carreteras italianas. Una edición más del Giro de Italia, en este caso la 101, dará comienzo en tierras israelitas el viernes 4 de mayo. Precisamente la salida de Jerusalén y las etapas por suelo hebreo serán la nota más exótica de esta Corsa Rosa, con un descanso programado ya para el cuarto día de carrera. De vuelta al país transalpino, cada pueblo se vestirá de rosa para celebrar la llegada de un evento que trasciende lo deportivo en esta parte del planeta y del cual podremos disfrutar a través de la pantalla.

Colaboradores:

Probablemente no sea la edición más montañosa y de mayor dificultad de la historia reciente del Giro de Italia, pero a buen

Sergio Férnandez - Redactor y director Ricardo De Miguel - Redactor y Maquetación Alberto Díaz - Redactor

seguro que viviremos momentos de gran intensidad y de buen ciclismo. Los ciclistas nos brindaran tres semanas de mucha emoción en esta primera vuelta grande de la temporada con un menú variado y oportunidades para todo tipo de corredores. Al igual que cada año y como es tradición hemos elaborado una

Félix Donate - Redactor

guía con todo lo imprescindible para seguir con total detalle

Álvaro Quevedo- Redactor

recorrido, los principales favoritos y por supuesto un poco de his-

todos los pormenores de este Giro de Italia 2018. Un repaso al

toria para recordar otros momentos irrepetibles con sus héroes

Francisco del Puente - Redactor

y leyendas, que nos ha dejado durante sus más de cien años de historia esta fantástica aventura por carreteras italianas, son algunos de los contenidos de este documento que con mucha dedicación el equipo de Road&Mud ha realizado. Solo queda una cosa, disfrutar de estas tres semanas W IL GIRO!!

Road & Mud Team


Giro de Italia 2017 El primer Giro de Tom Dumoulin Por Ricardo De Miguel

En el Giro del centenario, Italia quería vestirse de gala para dar la bienvenida a una carrera muy querida en este país. Pero el recuerdo de la reciente muerte de Michelle Scarponi, hizo que todo fuera más discreto y se convirtiera en un homenaje para el fallecido corredor italiano, apenas quince días antes entrenando. La salida de la carrera tuvo lugar en la isla de Cerdeña. Donde además, una lesión evitó que el corredor local, Fabio Aru, pudiera tomar parte del comienzo del Giro. Otra desilusión para el público italiano que no comenzaba con los ánimos muy altos en lo que iba a ser el Giro del centenario. Etapa 1. Alguero-Olbia Etapa que salió de Alguero y los primeros escapados de la ronda transalpina fueron Maestri (Bardiani), Benedetti (Bora), Bialoblocki (CCC), Brutt (Gazprom), Teklehaimanot (Dimension Data) y Zhupa (Wilier).

Etapa 2. Olbia- Tortoli En otra etapa en las carreteras de la isla italiana de Cerdeña, se impuso Andre Greipel (Lotto Soudal) al sprint. Detrás de él entraron Roberto Ferrari (EAU) y el belga Jasper Stuyvens (Trek). El alemán se enfundó además la maglia rosa de líder. Etapa 3. Tortoli-Cagliari Nueva etapa al sprint y esta vez el ganador fue Fernando Gaviria (Quick Step), que se estrenó en el Giro de Italia. En lo que fue el comienzo de una carrera de ensueño para el colombiano. La segunda plaza fue para Rudi Selig y la tercera, para Giacomo Nizzolo. Gran trabajo del Quick Step controlando la etapa, que fue muy peligrosa, con peligro de abanicos, como el que formaron ellos, gracias a lo que se llevaron el premio del liderato de la carrera. Etapa 4. Cefalú-Etna

A 20 km de meta fueron neutralizados los corredores que quedaban en la escapada, los cuales cedieron ante el empuje del pelotón comandado por Orica y Lotto Soudal. En las calles de Olbia, cerca de meta, una caída propició el ataque de Pöstlberger (Bora), permitiendo que llegara a meta con unos metros de ventaja sobre el pelotón. Increíble la victoria del austriaco y primer líder de la carrera.

Victoria de Jan Polanc (UAE) que marchó escapado desde el principio. Llegó con 19 segundos de ventaja sobre el ruso Ilnur Zakarin y con medio minuto sobre el grupo de Geraint Thomas, Mikel Landa, Nairo Quintana, Nibali, Yates y Bob Jungels. Impresionante como desafió las rampas del Etna en un día con mucho aire, el ganador de la etapa. Nuevo cambio de líder, esta vez a manos de Bob Jungles, el luxemburgués del Quick Step.


Etapa 5. Pedara-Messina

Etapa 8. Molfetta-Paschici

La segunda victoria de Fernando Gaviria en el Giro de 2017, volvió a llegar merced a otro sprint prodigioso. Entraron tras él, Jakub Mareczko y el irlandés Sam Bennett.

Primera victoria española en el Giro gracias a Gorka Izaguirre (Movistar), que fue el más fuerte dentro del grupo de cuatro corredores que escapados se jugaron la etapa en aquella jornada. Segundo fue Giovanni Visconti y tercero Luis León Sánchez.

Como líder seguía Jungles, con Geraint Thomas (Sky) y Adam Yates (Orica), siguiéndole en la general a 6 y 10 segundos respectivamente. Etapa 6. Reggio Calabria-Terme Luigiane Primera etapa en la que tras una dura jornada con montaña, hubo ciclistas capaces de desafiar a los grandes conjuntos rodadores y de plantarse con opciones de ganar la etapa. Estos fueron, Silvan Dillier (BMC) y Jasper Stuyvens (Trek). Ambos corredores muy fuertes a la hora de rodar y que llegaron en solitario para disputarse la etapa. Al final el suizo del BMC se llevó el gato al agua. La fuga la formaron en un principio Stuyvens y el joven danés Mads Pedersen, el italiano Andreeta (Bardiani), Dillier y el primer líder del Giro, el austríaco Pöstlberger (Bora).

Etapa 9. Montenero Di Bisaccia- Blockhaus Nueva victoria de Movistar, esta vez a cargo de Nairo Quintana. Y grandes expectativas que se crearon en torno a la figura del colombiano que se puso líder. No obstante la etapa vino marcada por un accidente antes de la subida a Blockhaus, en el cual el equipo Sky salió muy damnificado. Perdiendo todas las opciones en la general con Geraint Thomas y Mikel Landa. Un motocicleta aparcada en el arcén tuvo la culpa. Los corredores no pudieron esquivarla. En lo que se refiere a la carrera, el ataque demoledor del colombiano vino a 4,5 km de meta y no pudieron seguirle ni Thibaut Pinot ni Vincenzo Nibali. También intentaron seguirle en vano el grupeto perseguidor formado por Tom Dumoulin y Bauke Mollema.

Etapa 7. Castrovillari-Alberobello Etapa nerviosa y con la habitual fuga, esta vez de dos hombres de equipos pequeños. Fonzi (Wilier) y Kozonchuk (Gazprom) fueron los encargados de lucir sus maillots, y cazados merced al trabajo de Sky y de los equipos de los sprinters. Intentos de saltar del grupo en los kilómetros finales, por parte de Pöstlberger (Bora), gran animador de los primeros días del Giro. Al final el australiano Caleb Ewan se llevó el gato al agua merced a unos metros ganados al gran grupo. El ciclista de Sidney firmó su séptima victoria de la temporada.

Foto: A.Di Mateo


Etapa 10. Foligno-Montefalco

Etapa 12. Forli-Reggio Emilia

Contrarreloj de 39.8 km que el holandés Tom Dumoulin supo aprovechar muy bien para aventajar en 2:53” a Nairo Quintana y arrebatarle la maglia rosa. Geraint Thomas entró segundo a 49” y Bob Jungles a 56”.

Nueva victoria de Gaviria al sprint, y ya iban tres. El corredor colombiano del Quick Step, no encontraba rival en los sprints. Superó al italiano Jakub Marecko (Wilier) y al irlandés Sam Bennett (Bora).

El holandés del Sunweb empezaba a mostrar sus credenciales.

La escapada del día estuvo formada por los italianos Maestri (Bardiani) y Marcato (EAU) y el ruso Firsanov (Gazprom).

Bauke Mollema y Thibaut Pinot se pusieron tercero y cuarto de la general, con Nibali quinto. Muy abierto e interesante quedó el Giro tras esta etapa.

Etapa 13. Reggio Emilia- Tortona Y llegó la cuarta para el misil colombiano Gaviria. Impresionante la velocidad de este hombre. Entraron detrás Bennett y Stuyvens. La escapada del día la formaron Pavel Brutt (Gazprom), el esloveno Matej Mohoric (EAU), de 22 años, campeón del mundo sub-23 en 2013 y el italiano Vincenzo Albanese (Bardiani). Etapa 14. Castellania- Oropa

Agencia EFE

Etapa 11. Firenze-Bagno di Romagna Nueva victoria española, esta vez a manos de Omar Fraile, que se impuso a sus compañeros de escapada, Rui Costa y Pierre Roland. La etapa despego en Ponte a Ema, donde nació el mítico campeón Gino Bartali. Etapa con muchos sube y baja y perfecta para el doble ganador de la montaña en la Vuelta a España. El año pasado en el Dimension Data. La fuga la comenzó Fraile junto a Mikel Landa, descolgándose este a 9 km de meta. Y donde saltaron los ciclistas antes mencionados junto a Tanel Kangert. Entre los favoritos lo intentó Pinot,cerca de la cima del monte Fumaiolo, pero respondió bien Dumoulin.

Todos los favoritos esperando aquella etapa para asaltar al liderato y al final la ganó Tom Dumoulin, tras responder a un ataque de Nairo Quintana. Lugar mítico para el ciclismo y donde páginas tan increíbles fueron escritas. Destacar la etapa que hizo Illnur Zakarin, aguantando casi hasta el final con el holandés. La ventaja obtenida fue sin incluir los 10 segundos de bonificación, 2 segundos a Zakarin, 9 a Landa, de nuevo entre los mejores, 14 a Quintana, 35 a Pinot y 43 a Nibali.


Etapa 15. Valdengo-Bergamo

Etapa 18. Moena- Ortisei

En un sprint atípico entre los favoritos, tras seleccionarse la carrera con una subida casi al final, el ganador fue Bob Jungles. Segundo Quintana y tercero Thibaut Pinot.

Victoria para Van Garderen del BMC que volvió a dejar a Mikel Landa con la miel en los labios. Quedando segundo de nuevo.

Tras varias escapadas se llegó a la parte final en grupo, donde un ataque de Jungles en los sube y baja finales de Bergamo, seleccionó al grupo, al irse Nibali a su rueda. Pierre Roland era otro hombre de los que lo intentó previamente, sin suerte. Etapa 16. Rovetta- Bormio Etapa tras día de descanso, en la que se iba a subir el Mortirolo y dos veces el Stelvio. La etapa vino marcada por el apretón que sufrió Tom Dumoulin antes de la segunda subida al Stelvio. Lo que aprovecharon el resto de favoritos para reducir su desventaja con el holandés.

Etapa muy dura con cinco puertos de montaña, el Paso Pordoi, Valparola, Gardena, Pinei y Pontives. A los últimos 10 km de etapa se llegó con los dos escapados con 54” sobre el grupo de favoritos, donde Dumoulin respondió perfectamente a los ataques de Quintana y Nibali. Y en el final, le volvió a pasar a Landa lo mismo que hace unos días con Nibali, el corredor americano le cogió rueda y le remachó al final. Etapa 19. San Candido- Piancavallo Al fin victoria parcial para Mikel Landa. El vasco decidió atacar a sus compañeros de fuga a falta de 10 km para meta y no dejar opciones a Pierre Roland y Rui Costa.

Cuando llegaron los primeros corredores al paso del Mortirolo los españoles Luis León Sánchez (Astana), Omar Fraile (Dimension Data) y Mikel Landa iban en el grupo de los primeros. Tras pasar la primera subida al Stelvio, Nibali se lanzó en la bajada llevándose a Quintana a rueda. Al final, el italiano dio caza al fugado Mikel Landa, que era el único que quedaba de los escapados, y le rebasó en la última curva, evitando la victoria parcial del corredor vasco. Etapa 17. Tirano-Canazei Por fin llegó la victoria parcial para uno de los hombres que más lo persiguió en la pasada edición del Giro de Italia. El francés Pierre Roland, tras iniciar la escapada del día con Pavel Brutt (Gazprom) y Matej Mohoric (UAE Team Emirates), supo rehacerse a que les cogiera un grupo de unos 40 corredores y merced a un ataque a falta de 8 km a meta, llegar en solitario. La general sin cambios, Los favoritos llegaron a casi 8 minutos del francés.

Dumoulin tuvo una etapa extraña, donde se descolgó al principio de la etapa, para luego reengancharse con los favoritos, para ceder en las rampas finales el liderato en favor de Nairo Quintana. Tras la etapa, Quintana se puso líder con 38” de ventaja sobre Tom Dumoulin, 43” sobre Vincenzo Nibali, y 53” sobre Thibaut Pinot.


Etapa 20. Pordenone- Asiago

Etapa 21. Monza- Milán

Etapa para Thibaut Pinot, tras vencer al sprint a corredores como Vincenzo Nibali (Bahrain Merida) o Domenico Pozzovivo (AG2R La Mondiale), mientras Nairo Quintana (Movistar) mantuvo la ‘maglia rosa’ sacándole 15 segundos más a Tom Dumoulin.

Tan sólo 29 km restaban para terminar el Giro de Italia y 53” la diferencia entre los dos primeros corredores. Los cuales serían recuperados merced a la gran actuación del corredor holandés del Sunweb, Tom Dumoulin. Uno de los mayores especialistas del mundo sobre esta especialidad.

El holandés sufrió mucho en las subidas, pero se mantuvo a una distancia salvable, antes de la decisiva crono del último día. La victoria se cimentó en el endurecimiento del ritmo en la subida al Monte Grappa. El ritmo de Movistar y Katusha, hizo que tras el ataque de Zakarin, pocos corredores pudieran seguir al grupo de favoritos que se formó en posiciones cabeceras. Se formó delante un grupo cabecero donde no se pusieron de acuerdo para tirar Nibali, Pinot y Pozzovivo. Quintana cayó un poco detrás de ellos.

Podio Giro de Italia 2017. Foto por Eurosport.

El triunfo en la etapa sería para Jos Van Emden. Vaya final de Giro con seis corredores en apenas un minuto y treinta segundos. El final más abierto de la historia del Giro de Italia. Recordar que Quintana salió como líder, con Nibali a 39 segundos, el francés Thibaut Pinot (FDJ) a 43 segundos y Dumoulin a 53; también tenían opciones de victoria el ruso Ilnur Zakarin (Katusha) a 1:15 minutos del colombiano y Domenico Pozzovivo (AG2R). Finalmente primer Giro de Italia para Tom Dumoulin en una gran edición de la ronda italiana.


Gavia 88. La última gesta Por Francisco del Puentel

Pocas vueltas por etapas habrán quedado tan marcadas a fuego en el imaginario del aficionado ciclista por un sólo día como el Giro de Italia de 1988 lo fue por la etapa que transitó el Gavia más hostil que se recuerda. Fue un 5 de junio de hace 30 años y la historia de aquel día forma ya parte de la mitología del ciclismo. Andaba el ciclismo italiano revuelto a finales de los ‘80, sumido en una especie de crisis de identidad, de período de entreguerras. Con Francesco Moser disputando su última temporada como profesional y más centrado en la pista que en la ruta; con Giuseppe Saronni ya en el ocaso de su carrera después de dos años sin victorias destacables y con Roberto Visentini superando la treintena y lejos del nivel que había

Bettini photo

demostrado en 1986, cuando se había hecho con la maglia rosa final; los tifosi anhelaban la aparición, casi advenimiento, de un nuevo Campionissimo que no sólo devolviera el trono a casa tras la victoria del irlandés Stephen Roche en la edición de 1987 , sino que recuperase el estilo agonista y ofensivo que era el sello de los grandes campeones italianos desde los tiempos de Binda y Girardengo, de Coppi y Bartali. Así, los Giupponi, Giovanetti o Chioccioli abanderaban esa nueva generación de ciclistas italianos llamados a gobernar la corsa rosa durante la década siguiente.


Este inevitable relevo generacional iba a impulsar una regeneración, casi una refundación, del Giro de Italia, el emblema máximo del ciclismo italiano. Y es que durante los años previos, Vincenzo Torriani, il patrone del Giro había sacrificado el prestigio de la gran carrera transalpina en aras de favorecer a los ídolos locales. Así, los Saronni y Moser principalmente se vieron favorecidos por unos recorridos cuando menos “descafeinados”. Montaña, la justita (poca y suave), largas contrarrelojes, bonificaciones... un trazado “a la carta” que posibilitase que a los grandes campeones italianos del momento les costase lo menos posible ganar la carrera de casa. Pero la edición de 1988 iba a ser distinta. En 1988 habría montaña. Mucha montaña. Era lo que demandaba el nuevo ciclismo italiano. Pero no sólo el ciclismo italiano estaba sumido en un período de transición. La retirada en 1986 de Bernard Hinault, el último gran campeón, junto a las lesiones de los “herederos” LeMond y Fignon, habían dejado el trono de hierro del ciclismo internacional vacío y corredores como Stephen Roche, ganador en 1987 de la Triple Corona (Giro, Tour y Mundial) o el francés JeanFrançois Bernard aparecían como los máximos aspirantes a ocuparlo. El primero de ellos no iba a poder estar en la salida de Urbino el 23 de mayo. El segundo se convertía así en el gran aspirante a la victoria final capitaneando un Toshiba donde, entre otros, figuraban unos jóvenes Marc Madiot y Bjarne Riis.

EL GIRO ANTES DEL GAVIA De todo lo sucedido antes del 5 de junio de 1988 hay que dejar constancia como se deja de las tareas burocráticas más tediosas: por puro protocolo. Porque lo cierto es que no sólo en el imaginario colectivo el Giro’88 es la etapa del Gavia. En la narrativa de la propia carrera, en su resultado final, todo lo que sucedió antes de ese día es papel mojado y todo lo sucedido después un largo e intrascendente epílogo. El Gavia, sus 10 kilómetros finales de ascensión y sobre todo su largo descenso hasta Bormio, lo fueron todo. Franco Chioccioli amanecía como líder de la carrera. Se había hecho con la maglia rosa dos días antes, en la llegada a Selvino, donde se había impuesto el norteamericano Andrew Hampsten (con Pedro Delgado en segunda posición, por cierto). Coppino, como así era conocido entre los tifosi por su parecido con el Gran Fausto, se había convertido en el gran aspirante a la victoria final de entre todos los corredores locales. Enrolado en el poderoso Del Tongo, tenía a su servicio, entre otros, al viejo lobo Saronni y al joven lobo Giupponi. Enfrente, sólo el Carrera Jeans, con Urs Zimmermann y Roberto Visentini, parecían presentar un potencial similar. De hecho el suizo era el segundo en la general, a 33” de Chioccioli. Ya en el quinto puesto aparecía Hampsten, a 1’18” del líder. Bernard era sexto, ocho segundos más retrasado; y Breukink séptimo, a 1’45”. Al resto, ni se les había visto y a esas alturas casi ni se les esperaba. Bontempi, con dos parciales; Bernard con otros tantos; y sobre todo un semidesconocido Massimo Podenzana, líder durante ocho días merced a una fuga-bidón en la cuarta etapa; habían sido hasta entonces los grandes triunfadores de la ronda italiana. Delgado, lejos de sus prestaciones en el Tour’87; Saronni, relegado al papel del tercer hombre en el Del Tongo; y Greg LeMond, obligado a abandonar en la quinta etapa; representaban la otra cara de la moneda.

Jean Francois Bernard en la foto


CUANDO EL INFIERNO SE HELÓ En las crónicas del 6 de junio los periodistas tuvieron que bucear en el baúl de los recuerdos y “viajar” hasta 1956 para encontrar un precedente de lo que se había vivido la jornada anterior en el Gavia. Entonces fue Charly Gaul quién, en medio de una tormenta de nieve apocalíptica, había impuesto su ley en el Monte Bondone sentenciando su victoria en la general final. Y si 32 años después el Giro no quedó definitivamente liquidado en una sola jornada fue porque a la tempestad sobrevivieron dos corredores en lugar de uno. La jornada estuvo en entredicho hasta última hora. La amenaza de una copiosa nevada hacía peligrar su disputa pero un Torriani desafiante y herido por las críticas de años de “pasteleo” dio un puñetazo encima de la mesa y sentenció a los corredores: se iba a subir el Gavia aunque arriba esperase el mismísimo fin del mundo. Hubo fuga del día, sí. La componían Pagnin y Joho, que iban a empezar la ascensión al Gavia con cerca de dos minutos de ventaja. En la cima nadie se acordaría de ellos. El holandés van der Velde, cuya vida daría para rellenar decenas de páginas, fue el primero en probar suerte de entre el grupo de favoritos, dando cuenta de los fugados y para cuando la tormenta se desató ya mantenía una cómoda ventaja sobre sus perseguidores. Eso sí, su culotte corto y su maillot de verano no parecían la ropa más adecuada para las bajas temperaturas que se estaban registrando. Con todo, su ventaja parecía suficiente como para salvar los muebles y sentenciar la etapa en el descenso hasta Bormio. Mientras, por detrás, se había movido el norteamericano Hampsten, secundado por el también holandés Erik Breukink, que a sus 24 años recién cumplidos aparecía como el estandarte de la que luego sería conocida como generación del ‘64 y que iba a dominar el ciclismo de los años ‘90, principalmente de la mano de Miguel Indurain.

Hampsten y Breukink abrían hueco. El líder del 7-Eleven, al que sus compañeros conocían como Rabbit por sus enormes dientes, iba ataviado con unas enormes gafas de esquí, manguitos y guantes de neopreno. ¿Una extravagancia más made in USA? Muchos lo pensaron en el momento pues la imagen no dejaba de resultar chocante. Pero ya se sabe que la comedia es tragedia más tiempo, en este caso el tiempo que tardó en hacer Hampsten el descenso y el tiempo que tardaron los demás. Ese fue, sin duda alguna, el gran “chiste” del día. ¿Sin gracia? Para los que se mofaron del atuendo de Rabbit seguro. Para el bueno de Andy, el más gracioso de todos. Tras van der Velde y los dos insensatos, un pequeño grupo donde aún viajaba el líder pugnaba por mantener al menos las distancias. Chioccioli estaba perdiendo la maglia pero aún faltaba una semana de carrera y había terreno suficiente como para darle la vuelta de nuevo a la general si lograba mantenerse en carrera. Además, quedaba el descenso. Al paso por la cima, el holandés del Gis-Gelati gozaba de un minuto casi de ventaja sobre la dupla Hampsten-Breukink y dos sobre el grupo de Chioccioli. Y ahí fue cuando la carrera alcanzó su verdadera dimensión trágica, cuando se adentró en el terreno del drama más absoluto. Sin ropa de abrigo que lo protegiese, van der Velde fue quedándose literalmente congelado en el descenso. No pudo aguantar más y tuvo que parar, esperar a su coche y meterse dentro para entrar en calor a base de ropa y bebidas calientes. Cuando por fin llegó a meta, hacía 47 minutos que lo había hecho el vencedor de etapa, el holandés Breukink. Le quedó el consuelo de que la cancelación al día siguiente de la subida al Stelvio le otorgaba el premio de la Cima Coppi. Fue también el ganador de la clasificación por puntos.


Bien abrigados, tanto el líder de la Panasonic como el de 7-Eleven, llegaron en solitario a Bormio. Para el primero fue la victoria de etapa, para el segundo la maglia rosa. Ya no la soltaría y a partir de ese día sólo tendría que preocuparse de un corredor, del insensato que había coronado el Gavia junto a él. El insensato al que la Gazzetta dello sport calificó al día siguiente como “el primero de los estúpidos” y que se quedaba a sólo 15” del norteamericano en la general. Chioccioli, líder hasta entonces, era relegado a la tercera plaza de la general a casi 4’. Había entrado junto a Zimmermann a más de 5’ cuando en la cima del Gavia circulaba a poco más de uno. Pedro Delgado, 10º en la etapa, se dejaba más de 7’; Bernard 9’, Visentini 20... así en una larga y agónica sangría en la que decenas de corredores acabaron la jornada en el coche de los directores. Para algunos, como Bernard, el ciclismo nunca volvió a ser lo mismo y aunque se pudo rehacer para ganar en Merano 2000 unos días más tarde, lo cierto es que ya nunca volvió a estar en la disputa de una gran vuelta y acabó sus días de profesional convertido en gregario de lujo de Indurain.

FOTO: Imágenes dantescas de la etapa

LA GESTA DEVIENE EN LEYENDA La etapa del Gavia marcó un antes y un después en la historia del Giro y también en la de las grandes vueltas. Sólo la etapa de Andorra de la Vuelta’91 tuvo vestigios de aquella pero lo cierto es que 30 años después nadie ha vuelto a ver imágenes como las de aquellos corredores paralizados por el frío en una jornada dantesca de la que todos juran guardar un recuerdo en primera persona. Y ya nunca se volverán a ver. Por suerte, dirán los más sensatos. Por desgracia, proclamarán los más inconscientes. Pero lo cierto es que aquella etapa del año 1988 fue el glorioso epílogo del lado más salvaje e inhóspito del ciclismo, de ese lazo invisible que remitía más a los aventureros del siglo XIX que a deportistas de élite de finales del siglo XX. De esa cara del ciclismo que enfrentaba a los corredores a las condiciones más adversas de la naturaleza, a los límites más inexplorados de la resistencia humana. Fue hace tres décadas y el eco de aquella gesta aún resuena en nuestra memoria con la fuerza de un trueno.


ANÁLISIS RECORRIDO 2018 Por Sergio Fernandez y Felix Donate


04/05 Etapa 1 - Jerusalem › Jerusalem (9.7k) Comienza el Giro d’Italia con una contrarreloj individual por las calles de Jerusalen, algo menos de diez kilómetros con numerosos giros y toboganes, que pondrán algo de chispa a la clasificación de la etapa, y las primeras diferencias entre los hombres de la general. Pese a todo, la dificultad de la misma reside en que pueda llover, complicando el circuito urbano, y haciéndolo incluso peligroso.

05/05 Etapa 2 - Haifa › Tel Aviv (167k) La segunda etapa no contiene ningún punto realmente peligroso para los hombres de la general, como aliciente nos encontraremos el primer GPM de la jornada, que dejará el primer maillot de la montaña en manos de un corredor, y la posibilidad de un día con bastante viento, que podría dejar diferencias de tiempo en un presumible sprint.


06/05 Etapa 3 - Be’er Sheva › Eilat (229k) De nuevo etapa para los corredores más rápidos camino a Eilat. Es la última etapa en Jerusalen, y el viento volverá a ser el único protagonista, si es que llega a aparecer, pues solamente nos encontramos con la subida a Faran River como aliciente de la jornada.

07/05 Jornada de descanso

08/05 Etapa 4 - Catania › Caltagirone (198k) Primera etapa en territorio italiano, y sobre todo, con algo de ‘chicha’. Camino de Caltagirone viviremos una etapa rompe-piernas, que pese a solo tener dos subidas catalogadas (Pietre Calde y Vizzini, ambas de cuarta categoría), recoge un recorrido realmente duro, donde podríamos ver diferencias entre los favoritos, y la llegada de la primera fuga.


09/05 Etapa 5 - Agrigento › Santa Ninfa (Valle del Belice) (153k) El Giro d’Italia va poco a poco entrando en calor, y de nuevo nos encontramos con una etapa llena de emboscadas, y con cuatro altos catalogados en el camino: Santa Mergherita Di Belice, Partannia y Poggioreale Vecchia, todos ellos de cuarta categoría. Que no nos engañe, la etapa es más dura que lo que pueda decir la categoría de sus tres altos. Jornadas perfectas para tener un despiste y perder opciones en la general.

10/05 Etapa 6 - Caltanissetta › Etna (164k) Primera etapa de alta montaña en este Giro d’Italia, y pese a tener solamente una subida en catalogada en toda la jornada, la final, esta es nada mas y nada menos, que el monte Etna, hasta el observatorio astrofísico. Más de quince kilómetros de ascenso, si tomamos que la subida comienza en Ragana (desde abajo son 24 kilómetros al 6%), a más del seis por ciento, una subida histórica, que hará las primeras grandes diferencias en la general, y donde podremos ver que corredores están preparados para llevarse la general final.


11/05 Etapa 7 - Pizzo › Praia a Mare (159k) Vuelven las jornadas tranquilas al Giro d’Italia tras un abrupto comienzo en tierras italianas. De nuevo, jornada para los sprinters, con una etapa que trascurre cercana al mar prácticamente a lo largo de todo su recorrido. Poco más que comenzar de una etapa que será completamente de transición.

12/05 Etapa 8 - Praia a Mare › Montevergine di Mercogliano (209k) Y con lo dicho, vuelve la montaña al Giro d’Italia, con otra etapa unipuerto, encontrando la subida en la ascensión final, en concreto será Montervergine di Mercogliano, más de quince kilómetros al seis por ciento de media, catalogados de segunda categoría, pero con tintes de ser un puerto más duro. Constante y perfecto para que haya valientes con ganas de sacar diferencias en meta.


13/05 Etapa 9 - Pesco Sannita › Gran Sasso d’Italia (225k) Autentico tappone el que viviremos en la novena etapa. Sin descanso para los corredores en ningún momento nos encontramos con una etapa que define perfectamente el espíritu del Giro. Con una gran cantidad de emboscadas y con la subida a Roccaraso (2ª categoría), la etapa nos dejará a los pies de las últimas dos grandes ascensiones, Calascio (2ª categoría) y Campo Imperatore (1ª categoría y meta de la jornada, dos ascensiones que se realizan sin descanso, acumulando un total de 45.5 kilómetros de ascenso, desde los pies de Calascio hasta meta, al 3.8% para acumular casi 2000 metros de desnivel ascendidos, casi nada.

14/05 Jornada de descanso 15/05 Etapa 10 - Penne › Gualdo Tadino (239k) Etapa de transición entre Penne y Gualdo Taldino, con el ascenso de Fonte della Cretta (2ª categoría) al comienzo de la etapa, lugar perfecto para que se fragüe una fuga que podría llegar, luego etapa sube-baja con otra subida catalogada a Aniffo (4ª categoría), que dejará a los corredores enfilando la línea de meta.


16/05 Etapa 11 - Assisi › Osimo (156k) Etapa muy abierta camino de Osimo, con un recorrido bastante más duro de lo que pueda aparentar, pues solo observamos tres subidas a lo largo de la etapa: Passo Cornello y Valico di Petra, ambas de tercera categoría, y la subida final a Osimo, de cuarta categoría, pero pese a esto, no hay prácticamente un metro llano a lo largo de toda la jornada, ojito a algún hombre de la general que se deje la misma por el camino, y la posibilidad de que llegue otra fuga.

17/05 Etapa 12 - Osimo › Imola (214k)  Jornada completamente llana y larga, más de 200 kilómetros sin dificultades en el recorrido a excepción de los últimos kilómetros donde los ciclistas superarán la única subida del día, un pequeño repecho de cuarta categoría pero que no debe presentar ninguna dificultad a los ciclistas. El guión de la etapa está claro, una fuga de salida que intente la heróica y los sprinters y sus equipos atentos para preparar la volatta final. En definitiva, día para los más rápidos que para eso concluye la etapa en el circuito de Ferrari.


18/05 Etapa 13 - Ferrara › Nervesa della Bataglia (180k) Si de la etapa anterior ya decíamos que apenas presentaba dificultades olográficas, esta ni las presenta. Nueva etapa llana y no excesivamente larga, 180 kilómetros entre Ferrara y Nervesa della Bataglia. Sin duda segundo día consecutivo para que los hombres de la general descansen y se preparen para el duro fin de semana que les espera y repongan algo las fuerzas si es que pueden y no se vuela en el pelotón. Vuelve la montaña.   

19/05 Etapa 14 – San Vito Al Tagliamento › Monte Zoncolan (186k) De las etapas más duras de este Giro, el todo poderoso y temible Zoncolan. Pero antes de esa ascensión final, otros cuatro puertos, a cada cual más duro, empezando por el primer de ellos Monte de Ragogna con tramos del 16%. Luego vendrán otros tres puertos, dos de tercera y uno de segunda categoría. La traca final llegará con el Zoncolan y sus algo más de 10 kilómetros, media del 12% y rampas de hasta el 22%. Uno de los puertos más duros de Europa que alguno puede aprovechar para dar un golpe sobre la mesa y marcar diferencias importantes. Sin duda una etapa decisiva.


20/05 Etapa 15 – Tolmezzo › Sappada (176k) Etaoa ratonera cuanto menos, un continuo sube y baja en la que la fatiga acumulada del día anterior puede dar un susto a más de uno. Etapa propicia para una fuga en la que al pelotón siempre le cuesta luchar para neutralizar la fuga. El continuo terreno quebrado dolomítico lo tiene todo para hacer una etapa más que atractiva en la que habrá lucha de principio a fin y en la que el equipo del líder tendrá que estar muy atento para evitar posibles sustos, todos querrán asaltar la maglia rosa.

21/05 Jornada de descanso 21/05 Etapa 16 – Trento › Rovereto (34,2k)  Se ha puesto de moda esto de colocar una crono a la vuelta de la jornada de descanso, y es que ese día de parón siempre se cobra alguna que otra víctima de la general al día siguiente en la crono. Estamos en la semana final y cualquier despiste te puede salir muy caro. En sí la contrarreloj no tiene mayor dificultad que un par de subidas en las que se marcarán diferencias y por supuesto, el viento, quien si tendrá un papel crucial en las largas rectas que afrontarán los ciclistas.  


22/05 Etapa 17 – Riva del Garda › Iseo (155k) Etapa corta, las fuerzas ya van justas y la más mínima dificultad puede dar más de un susto. Un terreno quebrado, no excesivamente duro pero sin un kilómetro llano con un circuito final. Una jornada en la que la fuga tiene muchas opciones de llegar, e incluso un pequeño grupo de intrépidos que les guste el riesgo y le pongan el picante a la parte final de la etapa en los alrrededores de Iseo.

23/05 Etapa 18 – Abbiategrasso › Prato Nevoso (196k) Vuelve la motaña al Giro, en una jornada en la que lo único atractivo vendrá en los 50 kilómetros finales, el resto, sin mayor complicación que carreteras completamente llanas. A algo más del medio centenar de kilómetros para el final, una subida corta a Novello (cuarta categoría) será lo que sirva de calentamiento previo para la subida final, la lucha por la posición será mayúscula pues la subida no es excesivamente larga pero la posición si és fundamental. Los últimos 15 kilómetros son ascendentes y con una pendiente cercana al 7% en todo momento. Más de uno reservará las fuerzas para las dos próximas jornadas que vienen.


24/05 Etapa 19 – Venaria Reale › Bardonecchia (184k) Etapa escpectacular, de las que el espectador no se puede perder. Algo más de 180 kilómetros con espectáculo desde el primer metro, en la que se subirán la Colle delle Finestre, cima Coppi de esta edición, con sus 18 kilómetros, los 9 finales de tierra. Maravilloso. Por si fuese poco, seguimos con Sestriere, antes de una larga y rápida bajada para enfilar la ascensión final a Bardonecchia, a penas 7 kilómetros con una media siempre alrededor del 9-10% y rampas máximas del 14% en la parte inicial. El Giro se acerca a su fin y el espectáculo y la lucha entre los grandes favoritos está asegurada.  

25/05 Etapa 20 – Susa › Cervinia (214k) Última etapa antes de Roma, todo o nada, eso pensarán algunos. 214 kilómetros en los que si está la general muy apretada, se puede saborear la gloria. Jornada de montaña, en la que la primera parte en sí no presenta mayor dificultad que la fatiga acumulada durante todo el Giro. En los últimos 75 kilómetros se decidirá todo, primero Col Tsecore, 16 kilómetros con rampas del 15%. Algún intrépido se atreverá a probarlo desde ahí. Una vez coronado, rápido descenso para encadenar con le siguiente puerto de la jornada, Col de Saint-Pantaleón, otros 16 kilómetros para seguir haciendo mella en las piernas. Y como última subida de este Giro 2018, donde se decidirá todo, Cervinia, 18 kilómetros finales que deben decretar el ganador de esta nueva edición.


26/05 Etapa 21 – Roma › Roma (115k) Jornada final de este Giro de Italia 2018, en esta ocasión con final en la capital italiana en la que se disputará la última etapa sobre un circuito por el centro de la capital para que los romanescos disfruten de la última jornada. Un día en el que, salvo sorpresa mayúscula, el ganador de la etapa tendrá nombre de sprinter. Final muy bonito para los amantes de la historia y cultura romana en una jornada festiva que coronará al nuevo emperador ciclista del Giro 2018. 


FAVORITOS Y OUTSIDERS Por Alvaro Quevedo

**** Chris Froome: El británico acude al Giro con la intención de cosechar su tercera victoria seguida en las tres Grandes Vueltas consecutivas. Un reto al alcance de unos pocos elegidos. Su preparación va encaminada al “cuasi-imposible” doblete Giro-Tour de la actualidad, así que lo hemos visto brillar muy poco (o nada) en su camino hacia la corsa rosa. En el Trentino se lo pudo ver experimentando con las carreteras italianas y poniendo en práctica algunas tácticas que parece que el equipo llevará a cabo en el mes de Mayo. Por su palmarés y su trayectoria, es el máximo favorito para llevarse el título, y salvo que las circunstancias de carrera digan lo contrario, será el verdadero patrón de la misma. ¿Conseguirá hacerse con la 101ª edición del Giro d’Italia? Y si lo consiguiera, ¿qué sucederá? Eso tendremos tiempo de debatirlo en artículos posteriores.

*** Thibaut Pinot: El francés lució en un gran estado de forma en el Tour de los Alpes, carrera que sirve de aproximación y de último test de calidad antes del Giro, logrando adjudicarse una victoria de mucho prestigio para cualquier escalador que se precie. Vendrá al Giro para liderar a la FDJ, con el máximo objetivo en mente, que es vestir la maglia rosa en Roma. En la pasada edición acarició el podio, que se le escapó en la contrarreloj final. En esta campaña parece un hombre más sólido, y habrá más montaña, y más exigente, por lo que sobre el papel podría verse beneficiado y encontrarse ante su gran oportunidad hacerse con una Gran Vuelta. En su contra puede jugar el hecho de haberlo visto demasiado fuerte a finales de abril. ¿Será capaz de mantener su gran estado de forma sin quebrar en la última semana?

*** Fabio Aru: El italiano no necesita presentación. Podio en dos ediciones en la carrera de casa, y ganador de una Vuelta a España sirven de aval para el sardo. Ya en las filas del equipo de los Emiratos luchará por la victoria. Toda la montaña que alberga esta edición es música para sus oídos. Además, parece que será de los que vaya progresivamente mejorando en su condición física, dado que llegará con un puntito menos que los demás. Esto puede ser un factor decisivo en las semanas conclusivas, siempre y cuando sepa defenderse en el inicio de la carrera. Con lo sufridor que es, no nos cabe duda de que será un candidato firme, aspirando a todo. Es ofensivo y no se conformará con el podio.


** Miguel Ángel López: El líder absoluto del enrrachado Astaná. Quizás el escalador puro que viene transmitiendo las mejores sensaciones cuando la carretera se pone mirando al cielo. Por calidad, de los mejores del pelotón actual. Su eclosión definitiva en La Vuelta de la pasada campaña ha supuesto un punto de inflexión en su carrera deportiva. Se ha convertido en un líder de garantías para pruebas de tres semanas a pesar de su juventud. No obstante, todavía tendrá que demostrar que puede lidiar con una tercera semana de carrera tan exigente. Si nos basamos en el precedente anterior, la segunda semana es su punto álgido, algo que de repetirse sería una gran noticia para el colombiano, pues ahí encontrará etapas como la del infierno de Zoncolán que son las más propicias para conseguir un triunfo parcial, ganar tiempo y poder pensar en grande. Es uno de los máximos favoritos para la victoria, aunque dada su corta experiencia en carreras de tres semanas, sería sorprendente que lograra el triunfo. De cualquier modo, el escarabajo puede ser la incógnita que resuelva la ecuación de la carrera. Sus prestaciones condicionarán en gran medida el qué hacer de los demás.

** Domenico Pozzovivo: Uno de los escaladores que llegan más en forma. Veterano y con las cualidades necesarias para brillar en la prueba que se nos presenta. Liderará al Barhain, con el objetivo realista de obtener un nuevo Top5. Si la fortuna lo acompaña, no lo podemos descartar de un podio que sería todo un éxito, y que lleva una vida ciclista persiguiendo. La experiencia es un grado y jugará a su favor. No obstante, incluso para lograr un podio se requiere en ocasiones tener la iniciativa de pasar a la acción, algo que sucede en contadas situaciones y que lo pueden reducir a limitarse a conservar lo que ya posee. Suele destacar por su regularidad durante los 21 días, pero parece que está encasillado en una zona noble sin acceso al palco de los triunfadores.

La incógnita sobre una posible sanción a Froome sobrevolará el Giro


** Tom Dumoulin: El holandés acudirá al Giro con la intención de defender la maglia rosa conquistada en la pasada edición. En esta ocasión el recorrido no parece tan favorable para sus características, encontrando diferentes etapas con finales muy exigentes, sin ir más lejos el “Zoncolán”, que será para escaladores más puros. La contrarreloj es quebrada y no especialmente larga, por lo que no termina de beneficiarlo en exceso con respecto a los rivales más directos. Si a eso le sumamos que no está teniendo su comienzo de año más esperanzador, nos sitúa en una posición complicada al líder del Sunweb. No obstante, es todo un campeón y actual vencedor, por lo que se ha ganado el respeto y la consideración necesaria para ser un serio candidato una vez más.

* Johan Esteban Chaves: Lejos de ser aquel corredor que fascinó a propios y extraños hace dos campañas, el colombiano arrastra problemas que no parece haber terminado de solventar al cien por cien. Esto nos genera dudas para saber si podrá ser sólido durante las tres semanas de competición. De lo que nadie duda es de su calidad y de lo que es capaz de hacer si la salud lo acompaña. Se encuentra un peldaño por debajo del resto, pero no será menospreciado por sus rivales, por lo que vive una situación compleja. No nos atrevemos a pronosticar su rendimiento a estas alturas, pero sobre el papel, es un Giro que se adapta a sus condiciones. Ojalá volvamos a ver relucir la sonrisa de ‘Chavito’.

* Simon Yates: Compañero de Chaves y “plan b” del conjunto Orica. Quién no quisiera tener una segunda opción de semejantes garantías en su escuadra. El británico es ciclista completo y de los mejores con diferencia en el plano táctico. Si goza de buenas piernas, también dispondrá de cierta libertad. Sabe manejar los tiempos de carrera y puede resultar peligroso. Quizás, a pesar de ser más que conocido y respetado, puede seguir siendo uno de esos tapados incómodos. Personalmente no me fío un pelo de ninguno de los hermanos Yates en lo que al aspecto deportivo se refiere. Habrá que prestar atención porque sus movimientos en carrera no son al azar. No da puntada sin hilo.

* George Bennett: El neozelandés será en esta edición la cara visible del Lotto NL Jumbo. Vendrá para seguir los pasos de su compañero ‘Krispis’ y tratar de ser la gran sorpresa de la prueba. Es un ciclista muy completo, que pasa prácticamente desapercibido, pero cuando te quieres dar cuenta sigue en el grupo de los mejores o se ha marchado por delante como que no quiere la cosa. Opta claramente al Top10 de la carrera, y si alguno de sus rivales directos se descuida subirá como la espuma. En el Tour de los Alpes ya se coló entre los cinco mejores sin hacer mucho ruido y tras haber sido recientemente atropellado por un coche en el día previo a que arrancara la carrera. Eso indica su gran condición y cualidades para no ser subestimado.


* Davide Formolo: El joven corredor italiano del Bora vendrá con la intención de confirmar las buenas sensaciones de esta temporada y para dar un pasito más adelante y refrendar su Top10 de la pasada edición, mejorando su ubicación si fuera posible. Se encuentra en ese escalón intermedio entre los corredores referencia de la carrera y los que pretenden colarse en la fiesta de los “mayores”. En principio contará con un hándicap con respecto al resto, y es que a priori, cuenta con un bloque menos fuerte en la montaña, dependiendo en gran medida de lo que puedan hacer Felix Grosschartner y Patrick Konrad. Si no responden, podría verse solo muchos kilómetros y muchas veces, algo que al final acaba minando, y algún día menos bueno puede resultar decisivo.

Esteban Chaves un hombre siempre peligroso NUESTROS OUTSIDERS Además de los diez nombres que hemos seleccionado a título personal, habrá otros grandes candidatos a alcanzar estas plazas privilegiadas. Entre esos hombres que se han quedado fuera de la lista principal, pero que podrían perfectamente ser uno más de la misma, tenemos a multitud de candidatos. Podemos comenzar nombrando al canadiense Michael Woods. Este corredor apenas lleva seis años desde que dejó el running para dedicarse a la bicicleta. Se destapó en la pasada Vuelta a España con una gran actuación, y parece haber recobrado un gran estado de forma justo a tiempo, con su segundo lugar en Lieja. Será el líder del Team EF. Louis Meintjes, líder del conjunto de su país, Sudáfrica, el Dimension Data, que está realizando una temporada discreta, pero que ya ha demostrado su consistencia en este tipo de carreras, por lo que es probable que pueda estar entre los más destacados. También podemos incluir en este listado a Sergio Luís Henao, escudero en la montaña de Froomey, Mikel Nieve (llegará fresco al Giro, con pocos días de competición) y Roman Kreuziger, que harán lo propio en Orica, Sam Oomen, que seguramente goce de libertad en Sunweb, salvo que su compatriota Dumoulin demuestre la solidez del pasado Giro, y que además podría ser un candidato a la maglia bianca.


Por su parte, Jarlinson Pantano y Gianluca Brambilla liderarán las ambiciones del Trek Segafredo, aunque el primero de ellos es probable que siga decantándose por la lucha de parciales, donde puede hacer valer su talento. El belga, Ben Hermans, será el encargado de representar al invitado israelí. En principio manifestó su intención de no desconectar de una buena general. Por último, Alexandre Geniez, Richard Carapaz, Jan Polanc, o los colombianos Carlos Betancur o Rodolfo Andrés Torres podrían estar rondando el Top15 si se dan las circunstancias apropiadas en la carrera. En cualquier caso, no habrá que perder de vista a estos corredores, que puede ser piezas fundamentales en este puzzle que conforma la primera grande del año. OTROS PROTAGONISTAS En esta sección vamos a resaltar a aquellos corredores que pueden animar la carrera. Es un grupo amplio, en el que caben tanto los clásicos “cazaetapas” que tienen auténticas opciones de lograr su cometido, como esos otros protagonistas secundarios que probablemente veamos en las escapadas, haciendo un papel más publicitario que otra cosa, pero que son una parte imprescindible de la carrera. Entre los primeros podemos encontrar a corredores como Jarlinson Pantano, que posee una gran escalada y una envidiable velocidad punta final, que lo sitúan en el punto de mira de una gran cantidad de etapas de esta edición. Podemos seguir con el francés Alexandre Geniez, el verde de Bardiani Giulio Ciccone, o Jan Polanc, en las etapas que no se vea obligado a arropar a su líder Aru. En Astaná tienen para dar y tomar. Con Luis León Sánchez, Pello Bilbao, Jan Hirt, Tanel Kangert y Alexey Lutsenko, entre otros. Mientras que el equipo del año, el Quick Step, se presentará (además de con su sprinter local, Viviani) con Zdenek Stybar y el joven Maximilian Schachmann, vencedor de etapa en la Volta. Barhain, por su parte, no se queda atrás y se presenta en la salida con dos corredores de garantías en casi cualquier escapada, los veteranos Giovanni Visconti o Kanstantin Siutsou (reciente ganador del Tour de Croacia y principal escudero de Pozzovivo en la montaña) y el joven Matej Mohoric. El esloveno puede ser un gran atractivo de la prueba, sobre todo tensando en los descensos. El conjunto SKY traerá a David De la Cruz y a un fantástico Kenny Elissonde, que mostró muy buenas piernas en la carrera del Trentino, aunque estarán muy ligados a su líder, por lo que en lo que a resultados personales se refiere, se verán limitados a lo que acontezca en el transcurso de la prueba. Pero, sin duda alguna, el nombre por excelencia de este apartado es el del belga Tim Wellens. Con el estado de forma que ha venido presentando toda la temporada, no sabemos si resistirá todo el Giro, pero quizás no necesites demasiadas etapas para alcanzar la gloria. No podemos olvidarnos de Tony Martin, Fausto Masnada, Manuel Senni, Mattia Cattaneo, Alessandro De Marcchi, o Joe Dombrowski. Y a la espera de si finalmente se decidirán a la inclusión de una de las revelaciones de esta campaña, el joven australiano de Dimension Data, Ben O’Connor, que debuta en una grande después de sus magistrales actuaciones en la Volta y especialmente en el Tour de los Alpes, donde estrenó su casillero de victorias profesionales.


En el segundo subgrupo tenemos a esos corredores olvidados. Los típicos que se empachan de kilómetros contra el viento y que pasan buena parte del Giro escapados, normalmente con escaso premio y con mucho sacrificio. Suelen animar los días más tediosos, cuando no hay más valientes que ellos para embarcarse en aventuras que, en un principio, parecen abocadas al fracaso, pero que muy de vez en cuando, llegan a buen puerto. A modo de curiosidad, entre estos gladiadores podemos mencionar a Adam Hansen, Krists Neilands, Quentin Jauregui, Cesare Bennedetti, Marco Frapporti, Ben King, Maxim Belkov, Mirco Maestri o Eugert Zhupa.

Gianlica Brambilla un hombre siempre peligroso en Italia. Foto Trek Segafredo


Clasificaciones secundarias del Giro de Italia 2018 Por AlvaroQuevedo

LA CLASIFICACIÓN DE LA REGULARIDAD: MAGLIA CICLAMINO:

Tradicionalmente ha sido la clasificación dedicada a los sprinters de la prueba. Lo cierto es que esta campaña el Giro no será muy agradecido con los hombres rápidos del pelotón, o al menos no con los sprinters más puros. Así pues, aunque será probable ver a más de uno motivado por vestir esta maglia, será complicado que consigan mantenerla hasta el final. Las jornadas llanas escasean, y siempre guardan alguna que otra emboscada, así que debemos apuntar a corredores que se defiendan también en la media montaña para intentar cosechar algún punto más y administrar la ventaja que puedan lograr en las etapas que más les favorecen. Eso sí, a pesar de no ser estas las mejores noticias, un objetivo como este bien merece el esfuerzo y sacrificio de cada jornada, y si algún sprinter tiene una ronda inspirada podría conseguir una ventaja importante para ir en volandas hacia el triunfo en el podio de Roma. A priori, opciones realistas de sprint podríamos encontrar en unas 5 o 6 etapas. Para hacer un repaso de la nómina de velocistas que presenta la carrera, destacaremos a los siguientes: Elía Viviani, el eterno aspirante, que este año llega comandando un Quick Step tocado por una varita, Sam Bennnett, el máximo rival, Sacha Modolo, un clásico de las volatas del Giro, Andrea Guardini, que ha vuelto a recuperar su mejor versión en Bardiani, Niccolo Bonifazio, Moreno Hofland, Jakub Marezcko, Clement Venturini, Manuel Belletti, Krisjtian Sbaragli, Danny Van Poppel, y Giacomo Nizzolo, que quizás sea el gran favorito, a la cabeza de este grupo, habiendo conquistado la ahora ya maglia rossa en dos ocasiones, siendo un habitual en la disputa, pero que como curiosidad, nunca ha ganado una etapa en Il Giro. Además de los sprinters citados, tendremos que valorar la posibilidad de que cierto tipo de corredores habilidosos en las fugas puedan verse sumergidos en la pelea y atraídos por ella. Aunque sea poco probable que se convierta en una ambición para ellos, quizás alguno como Tim Wellens o Matej Mohoric, puedan animarse a vestir la maglia y se vean envueltos en la magia de los podios tras cada jornada. Todo dependerá del desarrollo de la carrera y el éxito que puedan tener en sus aventuras particulares.


Por último, no podemos descartar que sea un hombre de la general el que se lleve la maglia, a pesar de puntuar en menor medida las pruebas de alta montaña. El propio Chris Froome, o quizás un escalador rápido como Thibaut Pinot. Resulta complicado, pues para eso debería ser una carrera en la que se controlasen más de lo habitual las escapadas y la mayoría de los finales se jugasen entre los favoritos, algo que parecen complicado de pensar a medida que avance la carrera y los frentes de amenazas y los intereses cada vez se vean más polarizados y comprometidos.

Nuestra apuesta: Elía Viviani

Nuestro outsider: Matej Mohoric

LA CLASIFICACIÓN DE LA MONTAÑA: MAGLIA AZURRA:

La clasificación de la montaña en ocasiones ofrece una de las batallas más bonitas y estratégicas en las carreras de tres semanas, y en especial, en el Giro de Italia, coronando cumbres tan míticas y a semejante altitud, hacen de esta maglia, un valor muy preciado entre cualquier escalador del pelotón que se precie. Suceder a Mikel Landa Meana como portador de este trofeo en el podio de Roma no será nada sencillo para ninguno de sus pretendientes. A buen seguro que serán muchos los que lo luzcan sobre sus hombros, pero solo uno de ellos lo vestirá en la ciudad del Coliseo.

Como ya sabemos por otras ediciones, es una clasificación que juega muchos factores, y que normalmente encuentra invitados sorpresa en la batalla, debido a las circunstancias de carrera. Así ganaron por ejemplo los dos españoles más recientes: los dos Mikel’s, Landa y Nieve. Es por eso que resulta complicado predecir, pero igual que lo lograra el combativo y sancionado Stefano Pirazzi en 2013, habrá ciertos corredores interesados por estar en esta pelea.


Podríamos destacar a algunos de los siguientes: Alessandro De Marcchi, veterano corredor del BMC, que vendrá al Giro sin un patrón claro en su equipo, Edoardo Zardini, un combativo y menudo escalador del Willier, Giulio Ciccone, que parece volver a la senda del éxito que lo dio a conocer al gran público hace dos temporadas, Alexandre Geniez, que podría verse envuelto en esta batalla en su intento por lograr victorias de etapa desde la fuga, o Rodolfo Andrés Torres, que dependiendo de cómo se encuentren sus aspiraciones a la general, podría encontrar en este premio un aliciente más en su ya declarada batalla por lograr una etapa en una prueba de tres semanas, algo que se le viene resistiendo y que ha acariciado con la punta de los dedos en numerosas ocasiones. A priori esos nombres suenan interesantes, pero sin duda los máximos rivales, si miramos los precedentes, los encontrarán en los hombres de la general, y algún que otro gallo que pueda quedar descolgado y con los deberes por hacer a mitad de carrera. Así podemos nombrar al propio Chris Froome, a cualquiera de los Orica, incluyendo especialmente a Simon Yates o Mikel Nieve, que ya sabe lo que es ganar la azurra, Miguel Ángel López, quizás el perfil de escalador más puro de la prueba, o algún compañero de Astana, véase Jan Hirt por citar a uno de los muchos ciclistas del conjunto Kazajo que llega al Giro repletos de moral y en una gran forma. No podríamos olvidarnos tampoco de George Bennett, un corredor que puede gozar de cierto margen y no duda pasar a la ofensiva, Jhon Darwin Atapuma, o Richard Carapaz, un escalador excepcional que veremos hasta qué punto pueda tener libertad por parte del Movistar Team.

Nuestra apuesta: Giulio Ciccone

Nuestro outsider: Miguel Ángel López


LA CLASIFICACIÓN POR EQUIPOS

Una clasificación que no tiene tanta importancia para el aficionado, pero que es muy valorada en el pelotón, especialmente por algunos de los conjuntos. Este año se presentan varios bloques muy potentes y en una gran forma para la alta montaña, que a priori será el terreno que establezca mayores diferencias. Eso, unido a una situación de carrera que permita utilizar tácticamente a los corredores, aprovechando las escapadas, será clave en el devenir de este ranking. Entre los bloques con más opciones encontramos a un potente Astaná Pro Team, que siempre da la cara en el Giro, y que este año además llega con serias opciones en la general y con toda la plantilla enchufada y a un gran nivel. En la montaña, los equipos más fuertes parecen ser el Team Sky, aunque dependiendo de las circunstancias quizás se vean obligados a asumir un mayor peso en carrera, lo que implica mayor desgaste, y por otro lado, el Mitchelton Scott, con cinco hombres en gran forma y capacitados para aguantar casi hasta el final con los mejores, como son Chaves, S. Yates, Nieve, Kreuziger y Haig. A lo que hay que añadir que los australianos saben jugar muy bien sus cartas, y son buenos manejando los tiempos de la prueba. No podemos descartar al Movistar Team, que tradicionalmente disputa esta clasificación. No viene con un líder claro, pero tiene grandes escaladores, y con una táctica ofensiva y dosificando los esfuerzos, puede tener en cada etapa a tres de sus hombres que lleguen con los mejores.

Por último, merece la pena mencionar al Team Sunweb, UAE-Team Emirates, BORA - Hansgrohe o Groupama-FDJ.

Nuestra apuesta: Mitchelton Scott

Nuestro outsider: Astaná Pro Team


LOS EQUIPOS


El pĂşblico italiano siempre responde a la cita


Profile for RoadAndMud

Guia road and mud giro 2018  

Guia road and mud giro 2018  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded