Page 1

LEER Y ESCRIBIR EN AULAS 2.0 En tiempos de crisis y de incertidumbre, con palabras vacías de contenido, la escritura cobra un valor fundamental. Se debe rescatar el espacio escolar como ámbito de formación de lectores y escritores independientes, que puedan leer con autonomía, aprovechando su creatividad y sus habilidades, dentro y fuera de la escuela. Una institución en crecimiento exige un mayor compromiso y mejores medios de comunicación para la correcta difusión de aquello que sucede tanto en el ámbito interno como externo al colegio. En este sentido podemos pensar la importancia, por ejemplo, de crear un periódico donde los alumnos puedan plasmar estas cuestiones, y redes sociales que acompañen su difusión. Como señala José María Hernández Díaz en “La prensa de los escolares y estudiantes”, estas iniciativas adoptan un formato didáctico porque se construyen desde el proceso de aprendizaje compartido y autónomo por parte de los alumnos, aunque existe de forma inevitable un apoyo o ayuda por parte del profesor. “La elaboración de un periódico escolar en el seno del aula requiere la existencia de un concepto abierto del proceso de enseñanza y aprendizaje en el que todos los alumnos pueden colaborar de forma complementaria: escribir los textos, discutirlos, depurarlos formal y ortográficamente, adornarlos, completarlos con dibujos e ilustraciones variadas, conocer y manejar instrumentos técnicos como la imprenta escolar, desarrollar el proceso de edición del periódico escolar, distribuir los editados entre las familias o los niños” (Hernández Díaz, 2015). El periódico escolar se transforma en una herramienta útil para fomentar la lectura y escritura crítica: “Necesitamos una concepción de escuela que retroalimente la praxis comunicativa de la sociedad y que en lugar de limitarse a retransmitir saberes memorizables, reproductibles, asuma los nuevos modos de producir saber, ésos que pasan por la apertura de las fronteras que dicotomizan cotidianamente a la escuela como lugar del libro, a los medios audiovisuales y a las tecnologías informáticas como el lugar de la mentira y la seducción. Porque una escuela así es incapaz de formar el ciudadano que nuestra sociedad está necesitando y de hecho es una escuela que está ahondando la división social” (Martín Barbero, 1991). Así, los estudiantes, apoyados por sus docentes, aprenderán a afrontar los grandes flujos de información, y a expresar sus ideas en forma correcta, utilizando el género periodístico que más se adecue a aquello que quieren contar. En esta línea, cobrará suma importancia las nociones que los alumnos podrán adquirir sobre fotografía, diseño y comunicación, a partir de las cuales se le otorgará un sentido, orden y unidad al material elaborado.


No obstante, como se mencionó anteriormente, la difusión del periódico se complementa con el uso de redes sociales, ya que nada ni nadie puede escapar al sector 2.0. Las redes representan una forma cercana y rápida para conocer y estar en contacto con las personas, en este caso, la comunidad educativa. Entonces, ¿Por qué NO redes sociales? El alcance y difusión que se logra a través de las mismas fomentan la iniciativa de los alumnos de “ser parte” del proyecto, al tiempo que le otorga mayor visibilidad a las actividades de la institución. “Las tecnologías digitales y las redes sociales han hecho visibles las prácticas comunicativas que imperan en la educación: transmisivas y reproductoras donde las aulas actúan como si se tratara de un medio de comunicación masivo, un emisor y decenas o cientos de receptores” (Roberto Aparici, 2011). Pensamos así en algunos ejemplos, con sus respectivos usos: 

  

Facebook: es la red social más exitosa y, pese al surgimiento de muchas nuevas y populares, sigue siendo la más utilizada. En esencia, es una herramienta social para conectar personas, subir fotos, videos, compartir vínculos de páginas externas, y realizar cualquier tipo de publicación. Twitter: es una plataforma de microblogging que sirve para comunicar en tiempo real. Instagram: es una aplicación utilizada mayormente por público joven, cuya comunicación se basa en imágenes de gran atractivo. Sitio Web: es de suma importancia desarrollar un sitio web nuevo, responsivo y actualizado, ya que más del 90% de la navegación en internet suceden en dispositivos móviles (sobre todo en el público adolescente).

De esta forma, se hace evidente lo útil y simple que puede resultar para un docente llevar al aula un proyecto para crear un periódico escolar, con su consecuente promoción en redes sociales, que le permitirá al alumno adquirir herramientas para construir su propia posición frente a la realidad. Es una forma de fomentar el análisis crítico de las fuentes de información, y aplicar conocimientos para poder plasmar dicha posición a través de la escritura. En palabras de Buckingham, “la educación en los medios es una actividad a la vez crítica y creativa. Les proporciona a los jóvenes los recursos críticos que necesitan para interpretar, entender y poner en cuestión los medios que permean su vida cotidiana, pero al mismo tiempo les ofrece la capacidad para producir sus propios medios, para convertirse en participantes activos en la cultura de los medios en lugar de ser meros consumidores”. Es decir que, además de comprenderlos, los alumnos pasan a participar de esta cultura mediática.

Leer y escribir en aulas 2.0  
Leer y escribir en aulas 2.0  
Advertisement