Issuu on Google+

Parroquia Santa María Micaela

25 AGOSTO, 2013 NÚMERO 41 Avenida de la Juventud, 29 52005 – Melilla Tfno: 952 673 760

micaelamelilla@diocesismalaga.es parroquiasantamariamicaela.wordpress.com

DIOS NOS HABLA LUNES 26 Mt 23, 13-22. “¡Ay de ustedes, guías ciegos!” MARTES 27 Mt 23, 23-26. “Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello”. MIÉRCOLES 28: San Agustín Mt 23, 27-32. “Son hijos de los que asesinaron a los profetas” JUEVES 29: Martirio de Juan Bautista Mc 6, 17-29. “Quiero que me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista. VIERNES 30 Mt 25, 1-13. “¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!” SÁBADO 31 Mt 25, 14-30. “Has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu Señor”.

Aquí no se trata del dibujo infantil de una puerta estrecha e incómoda por la que se entra en el cielo, y una puerta ancha y acomodada por la que se va al infierno. No. Esto es más serie que todas esas viñetas infantiles. Alguien un día le preguntó a Jesucristo: “Señor, ¿son pocos los que se salvan?” Jesucristo no contestó a la pregunta, pero aprovechó la ocasión para decir esto: “Esforzaos por entrar por la puerta estrecha”. Mateo cuenta algo de puertas estrechas y puerta anchas: “Entrad por la puerta estrecha, porque la puerta que conduce a la perdición es ancha, y el camino espacioso, y son muchos los que entran por ella. ¡Qué estrecha la puerta y angosto el camino que conduce a la vida y qué pocos son los que la encuentran!” Parece que no se trata de entrar en el cielo o en el infierno por una puerta estrecha o ancha. Se trata de una cosa más inmediata: se trata de entrar en la vida pasando por puertas anchas o estrechas. Aquí se trata de andar por la vida, no tanto de ir o no al cielo. Ahora mismo puedes mirar atrás y ver si la última puerta que has cruzado era una de esas anchas puertas o un estrecho pasadizo.


na opi-

PARROQUIA SANTA MARÍA MICAELA

Horario de verano

No te distraigas del Señor

Recordamos los horarios de Cuando Leonardo Da Vinci pintó su inmortal misas durante estos meses de “ÚLTIMA CENA”, le pidió la opinión a un verano: amigo. El amigo le empezó a elogiar la obra maestra y ponderó, especialmente, la copa de Diario: a las 20:00h. vino en la mano del Señor. Cuando el amigo Domingos: a las 10:30h y a las comentó esto, Leonardo borró la copa, diciendo: 20:00h. “Nada deberá distraer la atención hacia el Señor”. ¿Qué simple verdad? Sin embargo es una gran realidad en nuestras vidas. Cuantos de nosotros no somos más que copas, inservibles por nosotros mismos, pero que en las manos del Señor somos grandes tesoros, pero que con el tiempo nos creemos más importantes o más dignos de ser el centro de atención.

Nada

Recordemos que somos solamente siervos de Jesús y como tales, lo mejor que podemos hacer para ayudarle… es “no estorbarle”. O sea, no interponernos entre los demás y Jesús, dejándonos de lado para que quien lo merece sea el centro de atención.

s una ntos n-

En esta semana, aprendamos a disminuir para que Cristo aumente en nosotros y sea Él quien se haga ver en nosotros, y quien nos vea, vea a Jesús y no a nosotros.

eno del


3

Hoy en el evangelio Verás: Por las anchas puertas pasan todos; es lo vulgar, lo fácil, lo que todos vulgarmente y Misa de niños fácilmente hacen. Por las estrechas puertas y ásperas pasan unos pocos nada más. Nadie escoge Recordamos que, aunque las misas de niños no continúen puertas estrechas. Muy pocos. durante estos meses, estamos ¿Quieres mirar hacia atrás, hacia tus puertas invitados a participar de la cruzadas? Si son anchas, debes preocuparte un eucaristía dominical en otros poco por esa anchura. Dice Cristo que la puerta y horarios junto a nuestros padres el camino que conduce a la perdición es una y familiares. puerta ancha y un camino nacho, y que muchos entran por ella. Los caminos son senderos estrechos y afilados, caminos difíciles. Dice Cristo que por ahí se va a la vida. Puedes, si quieres, revisar tus planos y tus rutas. Todavía tienes ocasión de rectificar tu itinerario: de escoger caminos de montaña, estrechos, ásperos y escarpados, pero caminos de vida. O escoger tus anchos y fáciles caminos. En tu vida es puerta estrecha cambiar esa pandilla de amigos, que nunca acaba bien, por otra cosa más seria. Es puerta estrecha cerrar el paso a ciertas amplitudes. Y trabajar fielmente, austeramente, en un servicio profesional. Y fastidiarse un poco en el escarpado sendero por el que avanzas cada día lentamente, alejándote de cualquier pecado concreto, de cualquier puerta ancha y espaciosa.


que hacer. PARROQUIA SANTA MARÍA MICAELA hacer án bien,

25 DE AGOSTO

XXI DOMINGO Evangelio según San Lucas (Lc 13, 22-30) DEL TIEMPO ORDINARIO na mentira,

25 agosto 2013 – número 41

ad... compartir,

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó: - “Señor, ¿serán pocos los que se salven?”

ino, me enseñas,

ñor.

Jesús les dijo: - “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentará entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “¡Señor, ábrenos!”; y él os replicará: “¡No sé quiénes sois!” Entonces comenzaréis a decir: “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas”. Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados”.

Acción Católica General Sector de Infancia Entonces será el llanto y www.accioncatolicageneral.es

Vendrán de Oriente y Occidente y se el rechinar de dientes, cuando aveáis a Abrahán, y Jacob y a todos sentarán la mesa en elIsaac Reino de Dios

los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos”.

Sabes, Jesús, Hay momentos que no sé qué hacer. a veces tengo ganas de hacer Cosas que sé que no están bien, pero igual me atraen… A veces se me escapa una mentira, y no digo siempre la verdad… A veces me cuesta tanto compartir, o ayudar a los demás, o colaborar en mi casa…

Dame una mano, muéstrame el mejor camino, recuérdame todo lo que me enseñas, que diga la verdad, que haga el bien, que sea generosos, que ayude siempre… que busque ser feliz, siguiendo tu ejemplo, Señor.


Hoja parroquial 41