Page 4

Tesoros de viaje habla de esos momentos-objeto que todos guardamos en nuestro cofre del tesoro. De ese instante del viaje, da igual qué viaje, si el viaje al extranjero, o el viaje en ascensor, cuando la conciencia se disipa, y la mirada vuela, y entonces los objetos, que parecían dormidos como parte del paisaje, de pronto nos miran, y parecen distinguirse sobre los demás, captan nuestro ojo y nuestra mano, pidiendo ser arrancados, y casi como autómatas, no sabemos si somos los que escogemos, (esa concha entre todas las conchas), o si somos nosotros los escogidos. La miniatura, que guarda en su pequeñez un mundo paralelo. Tiene que ser pequeño para que quepa en el bolsillo o en el frasco. Este frasco. Como continente y como contenido, sabe que guarda un tesoro, y por eso se adorna. La mirada. El recuerdo detenido. El objeto (que era) anónimo (y ya no lo es). El momento preciso. ¿Porqué este recuerdo y no otro? Escogido para ser guardado. Escogido para ser recordado. Esta concha de la playa, esta foto, esta arena de río, este pedazo de mapa, esta chapa de botella de cerveza belga, este ticket de la compra de aquel supermercado griego. Éste y no otro. ¿Y qué pasa después? El viaje. Nos metemos la mano en el bolsillo, sigilosa, y palpamos deliciosamente nuestra nueva adquisición. Tiene personalidad propia, sabe de donde viene, sabe a victoria y huele a mar, pero no es un mar cualquiera, sino ese mar, aquel que ya hemos dejado, a hurtadillas, como ladrones, de tesoros, de viaje...

tesoros de viaje  

catalogo exposicion lucia hervas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you