Page 1


MY ONLY LOVE


KATHERINE SUTCLIFFE


1 En un primer momento, Miles Warwick no había podido creer lo que leía, pero su hermanastro Damien, conde de Warwick, barón de Middleham era capaz de tener descaro suficiente como para proponer un encuentro como ese. Un mensajero había llegado a Braithwaite Hall a la hora de la comida con la siguiente misiva: “Señor, me gustaría encontrarme con usted en Devonswick el día seis de noviembre (hoy) hacia las tres de la tarde o lo más pronto posible que a usted le venga bien. Respetuosamente E. Devonshire.” Inmediatamente, Miles pensó que la E quería decir Emily, la segunda hija de lord Devonshire. Algunos años antes había frecuentado a esa joven, bonita, rubia y graciosa pero dotada de una horrible carácter. Ella se había ido al continente con su hermana mayor, entonces soltera, de la cual se acordaba vagamente. En esa época los rumores relativos a la relación de Emily con cualquier duque, conde o barón llegaban a veces hasta Inglaterra. De acuerdo, era una belleza, pero Miles compadecía al desafortunado que se enamorara de esa pequeña víbora. Corrió otro rumor sobre la vida desenfrenada de su hermana ¿cómo se llamaba? Durante un tiempo se dijo que había dado a luz a un hijo ilegítimo. Lo menos que se podía decir es que era muy extraño pero todavía lo era más el hecho de que se hubiera quedado con el niño en lugar de darlo en adopción. La alta sociedad apenas se extrañó de esto, sobre todo después de haber oído las sórdidas historias que contaban las aventuras de la hija mayor de los Devonshire según las cuales habría bailado con los gitanos en Rumania y habría recorrido sola los mercados nocturnos de Singapur. Según estas historias incluso se había sometido a las torturas de un tatuador asiático. Una mujer con un tatuaje, era algo escandaloso.


Pero Miles no había prestado oídos realmente a esos cotilleos, por una parte no conocía demasiado a la joven y por otra el mismo había sido a menudo objeto de calumnias parecidas. Cuando era un adolescente se había sentido desconcertado por las expresiones que adoptaban los cotillas cuando difundían sus mentiras bajando la voz para añadir dramatismo a la historia. A partir de los ocho años había oído insultar tantas veces a su madre y a el que experimentaba aprensión cada vez que entraba en una habitación llena de desconocidos. A la hora de la cita, Miles se sintió ligeramente mareado, entró en el vestíbulo agradablemente caldeado de Devonswick y comprobó contrariado que E Devonshire no era Emily sino Everett, su padre. Lord Devonshire le invitó a entrar en un lujoso despacho de trabajo cuyas paredes forradas de caoba estaban cubiertas de tapices del siglo XII que representaban a caballeros con armadura y bellas damiselas. Todos los objetos que decoraban la estancia debían valer una fortuna. Miles pensó en el precio que sus “amigos” peristas pagarían por esos tesoros. Pero se dijo que ya se había pasado la época en la que se entretenía con esas cosas. Esta visita a “Emily” era la primera incursión en su pasado desde hacia mucho tiempo. En el transcurso de los dos últimos años había intentado llevar una vida irreprochable y olvidar los sórdidos errores de su juventud. A decir verdad jamás sería puesto como ejemplo de virtud, a Miles le costaba más conseguir respetabilidad porque carecía de la costumbre de ser respetable, pero tenía que resolver algunos problemas financieros, quizá fuera por eso por lo que había respondido a la extraña invitación de Devonshire. Por un momento había pensado que Emily se había convertido en una encantadora joven y que deseaba reconquistarle y esta vez se dejaría convencer, su dote podía representar un buen alivio. Miles miró a Devonshire que estaba sentado cerca de la chimenea, el hombre acababa de hacerle una proposición que sería estúpido rechazar teniendo en cuenta su situación financiera ¿Pero casarse con una ramera para apropiarse de una dote? Por Dios ¿A que extremos se veía reducido? ¿Había caído realmente tan bajo?


Devonshire dio muestras de impaciencia y se aclaró la voz. • Como decía, no es un secreto para nadie que la reputación de Olivia no es intachable. “¡Que eufemismo!” pensó Miles. • Pero mi hija tiene cualidades. Después de la muerte de mi mujer tuve graves problemas de salud y Olivia se ocupó de la administración de Devonswick Hall. Llevó perfectamente las cuentas, es una verdadera mujer de negocios. No tengo la costumbre de enorgullecerme de esa clase de talento en una hija pero por otra parte no solo tiene defectos. Miles intentó acordarse de Olivia sin éxito, sus caminos solo se habían cruzado brevemente. • Mi hija no es realmente bonita pero tampoco es fea-se apresuró a añadir Devonshire-simplemente uno no se fija en ella. En una palabra, para un hombre como usted, mi hija es lo suficientemente apropiada excepto por ese...lamentable error. En un rincón de la casa, “el error” de Olivia Devonshire dejó oír un grito de ira. El rostro de lord Devonshire se contrajo. Miles se levantó, el calor de la habitación era insoportable, el perfume de las flores que decoraban las mesas y la visión de ese viejo le daban nauseas. Tenía ganas de abrir las ventanas para respirar un poco de aire fresco, pero esta iniciativa habría parecido grosera. Además cuando un jugador recibía un regalo justo cuando su existencia y su suerte estaban en juego, no abandonaba tan rápidamente la partida. Miles se metió las manos en los bolsillos y contempló su propio reflejo en las ventanas, una mueca sardónica deformaba su boca, el gesto típico de los Warwick. Si bien Miles no había recibido ni la más mínima parte de la fortuna ni de las tierras de su padre el distinguido conde Joseph de Warwick, en cambio si que había heredado su carácter y sus gestos. • Dígame milord-preguntó dando la espalda a su anfitrión-¿Qué quiere decir


con “un hombre como usted”. El sillón crujió y Miles vio por el cristal la figura del viejo acercándose a el. • Miles-dijo Devonshire sonriendo-Usted no posee ni título de nobleza ni fortuna, solo es el hijo ilegítimo del conde de Warwick y su amante parisina, No tenía usted nada antes de que su hermanastro Damien le cediera la propiedad ancestral de los Warwick, únicamente, debo recordárselo, porque quiere irse a América con su familia. No tiene usted nada que ofrecer a una joven de buena familia, sin embargo ha venido usted aquí con la certeza de que podría volver a empezar a cortejar a Emily. Miles le dirigió una sonrisa helada. “Cortejar” no era exactamente lo que tenía en la cabeza y la querida Emily había perdido hacía tiempo la inocencia. • Todo el mundo sabe que Braithwaite Hall es una verdadera ruina. Se sabe también que lucha usted por volver a explotar unas minas cuyos yacimientos están agotados. Su hermano las abandonó porque las consideraba una pérdida de tiempo y dinero. Eso por no hablar de sus deudas de juego tanto en Londres como en Paris. Todos saben que tiene una verdadera inclinación por los juegos de azar y que es uno de los pilares de la casa de juego Hells in the quadrant. Ya no es usted bienvenido en Crockford donde sus deudas se amontonan. Además ya no puede jugar. No tiene medios ni siquiera para pagar los sueldos de los sirvientes y tres de ellos le dejaron la semana pasada. Miles se volvió lentamente hacia Devonshire. • Si se casa con mi hija, su dote le permitirá pagar sus deudas de juego y vivir algunos años. Si la administra prudentemente, por supuesto. • ¿Puedo preguntar porque tiene tanta prisa por deshacerse de su hija? • Por prudencia-respondió Devonshire alzando los hombros-Verá usted, mi hija pequeña, Emily, ha llamado la atención del marqués de Clanricarde, sabemos que a el le aterroriza el escándalo ¿no sería una pena que Emily


perdiera la estima de Clanricarde por culpa de su hermana? • De modo que prefiere deshacerse de ella como de un perro sarnoso ¿no? • Exactamente. De todas formas ella se tiene que casar. Usted es la demostración viviente de lo que le sucede a un niño que crece sin padre. Miles contuvo las enormes ganas que le entraron de dar un puñetazo a la cara sudorosa del conde. • Tengo un padre-le recordó a su anfitrión-de lo contrario no estaría hoy aquí hablando con usted. Si se refería a un padre legítimo entonces no puedo negarlo. Devonshire regresó a su sillón. • Debe usted saber que Olivia es cabezota y caprichosa, no aprende de sus errores, es orgullosa y obstinada hasta la exageración. Yo hubiera estado muy orgulloso de tener un hijo como ella si hubiera tenido la suerte de que fuera un varón. Agitó una campanilla de plata y enseguida apareció en la puerta una doncella vestida de negro con un delantal blanco. • ¿Dónde esta Olivia? • Está dando un paseo como todos los días por la tarde milord. No puede tardar en volver. Devonshire la despidió con un gesto. • Podrá conocerla mas tarde, sigamos con lo nuestro. • No creo que tengamos nada de que hablar-replicó Miles secamente. Devonshire le miró en silencio. • Su proposición no me interesa lo mas mínimo milord, necesito dinero pero


mi situación no es tan desesperada como para casarme con una mujer que no conozco y asumir la responsabilidad de educar a su hijo bastardo. • Piénselo-dijo Devonshire mientras Miles se dirigía a la puerta. • No hay nada que pensar, una ramera siempre será una ramera. • Y un bastardo siempre será un bastardo ¿no?. Poco importa el apellido que lleve, eso no cambia el hecho de que es usted ilegítimo. Miles se inclinó levemente y se fue. Era mejor irse antes de que la conversación empeorara. Se detuvo en el vestíbulo oyendo el llanto del niño. En ese momento Emily Devonshire salió de la habitación de la que salían los gritos con la cara deformada por una expresión de disgusto. • ¡Señor!-exclamó-Gertrude haz algo. No soporto más los gritos de este niño. Creo que me va a estallar la cabeza. • Ahora mismo me ocupo de el señorita Emily, creo que Bryan está cansado. • Pues vaya a acostarle. Emily se dio la vuelta con un suspiro de exasperación, sus grandes ojos azules se entrecerraron cuando vio a Miles en la entrada. • Así que nos volvemos a encontrar-dijo este. • ¿Qué haces aquí? • Pensaba venir a saludarte, pero creo que tu padre tiene otras ideas. Antes de cerrar la puerta, Emily lanzó una última mirada a la doncella quien paseaba por la habitación con el niño en los brazos después de haber conseguido calmarle. • No tienes derecho a entrar en esta casa-dijo ella a Miles-la última vez que nos dirigimos la palabra te dije que no quería volver a verte.


El se encogió de hombros y sonrió levemente. • Si, me acuerdo, pero las mujeres tienen fama de cambiar de idea. Emily levantó la barbilla. La luz de la lámpara de la pared brilló sobre sus largos mechones rubios que le caían sobre los hombros, su mirada se había vuelto tan fría como un témpano de hielo. • Yo no soy una de esas criaturas insípidas. • ¿No?-dijo Miles con una sonrisa irónica. • Sal de aquí-ordenó Emily roja de furia. Temblaba de rabia y metió con nerviosismo las manos entre los pliegues de su falda. • ¿Qué pasa corazón mío? ¿Por qué has seducido a un marqués la gente normal ya no te interesa? Eso no ha sido siempre así. Jamás podré volver a ver una tormenta sin acordarme de tu cara con mil gotas de lluvia cayendo por ella. • ¡Miles Kemball, eres un cerdo! • Warwick-la corrigió Miles amenazante-por si no lo sabes, hace un año que llevo legalmente el apellido de mi padre. • Eso no cambia nada, sigues siendo el mismo. Estoy segura de que tu hermanastro tiembla de vergüenza solo con pensar que comparte el apellido Warwick con un inútil como tu. • ¡Víbora!-silbó Miles conteniendo la ira que empezaba a sentir-En cuanto a tus insultos, yo diría que tu no eres la más indicada para hablar. Giró los talones y atravesó el vestíbulo en dirección a la puerta principal. El ruido de sus pasos resonaba sobre el mármol pero no le importaba, una criada surgió de repente de la oscuridad y le abrió rápidamente la puerta. Miles se fue.


En el exterior de la casa el frío era infernal, se dio cuenta de que ni siquiera se había tomado la molestia de recoger su abrigo, pero era necesario que llegar una nueva era glaciar para volver a buscarlo. ¿Cómo podía haber sido tan estúpido como para creer que esa pequeña remilgada deseaba verle de nuevo? Sobre todo cuando su tormentosa relación había terminado con una simple frase:”Debía estar loca cuando me enredé con un hombre como tu” En cuanto a el, no debía estar en sus cabales al venir aquí. El paisaje desolado de Yorkshire le recordó una vez más que cualquier hombre lleno de vida podía ser llevado a la desesperación. Recorrió con paso cansado el sendero pavimentado, la frialdad de la niebla le hacía daño en los ojos y un torbellino de pensamientos le agitaban la mente. ¡Maldito fuera su hermano Damien! El orgulloso conde de Warwick había contribuido mucho a esta humillación que le sacaba de sus casillas. ¿Cómo había podido creer que aceptaría la asquerosa idea de casarse con una mujerzuela, madre de un bastardo, que se había relacionado con los gitanos y tenía tatuajes en el cuerpo? De pronto apareció una frágil figura tapada casi por completo con un abrigo con capucha, Miles dio un paso a un lado para evitarla pero a pesar de todo chocaron y la mujer trastabilló y cayó sobre el trasero. • ¡Idiota!-gritó ella. • ¡Podía usted mirar por donde anda! • ¿De verdad?-respondió la desconocida levantando hacia el su rostro encapuchado-No tengo por costumbre tropezar en mi casa con extraños, señor. Ella estiró una mano hacia el para que la ayudara a levantarse pero el la ignoró. Ofendida, intentó ponerse de pie pero resbaló y se volvió a encontrar en el suelo, entonces, sin ninguna vergüenza, se sujeto primero a la pierna y luego al brazo de Miles, y cuando por fin estuvo levantada le miró de frente y ahogó una exclamación de sorpresa.


• ¡Usted! Su voz era más bien burlona. • ¡Vaya!-replicó Miles con el mismo tono mientras le echaba la capucha hacia atrás-Usted debe ser Olivia. Parece que la familia Devonshire ha copiado los modales del mismísimo Atila. La mujer retrocedió y volvió a ponerse la capucha, pero Miles tuvo tiempo de ver unos gruesos mechones de color caoba que se le habían escapado del moño. El efecto era muy tentador. Algunos rizos sueltos sobre las sienes hacían todavía más grandes sus enormes ojos, el color rojo de sus mejillas podía deberse a la indignación o al frío pero en cualquier caso intensificaba el color azul verdoso de los ojos. Miles se sintió impresionado por el brillo de esa mujer. Si realmente era Olivia Devonshire, no era fea en absoluto. Al contrario. • ¿Qué está haciendo aquí?-preguntó ella. • Me constipo-respondió lacónicamente Miles. • Le he hecho una pregunta ¿Tengo que repetirla? • Creía que venía a ver a su hermana pero parece que... • ¿Y la ha visto? Respóndame ¿La ha visto maldición?-se escandalizó ella dando golpes en el suelo con el pie. Miles frunció el ceño, seguro que no era el frío lo que le había enrojecido las mejillas, en su mirada leyó la ira interior que la dominaba y volvió a su primitiva impresión. Esta mujer parecía tan loca e irritable como el resto de la familia. • Si, la he visto. La sangre se retiró poco a poco del rostro de Olivia y sus manos se crisparon sobre su falda.


• El nuño... Las palabras se atragantaron en su garganta y se quedó inmóvil mirando a Miles intensamente como si estuviera petrificada. • ¡Ah si! El niño-dijo Miles con una sonrisa distante-También le he visto. Muge como un buey. Aparentemente tiene el temperamento de su madre. O el de su padre, de hecho ¿Sabe usted quien es su padre señorita Devonshire? Ella no respondió. • Pensándolo bien, tiene un cierto parecido con los gitanos con esa masa de pelo negro y ese gran carácter. Ella no se movía y a pesar de todo Miles notaba su turbación. Cientos de veces había visto la misma expresión en la cara de su madre: los labios inmóviles y una mirada en la que se mezclaban la incredulidad y la consternación. Sabía que dentro de ella se estaba desatando una violenta tempestad. Bruscamente ella dio media vuelta y se alejó con altivez. Olivia Devonshire recorría el sendero que llevaba a la mansión con la actitud de una ramera dándose aires de gran dama. • ¡Señorita Devonshire! Ella se volvió hacia el sin disimular su exasperación. • Solo una pregunta ¿Cuántos tatuajes lleva? Una andanada de insultos fueron la respuesta. Ella se sujetó las faldas para subir los escalones de la entrada donde esperaba un criado que miraba la escena con inquietud llevando el abrigo de Miles en el brazo. Olivia se apoderó de el con gesto nervioso y lo examinó de cerca, después, lentamente, se volvió de nuevo hacia Miles con una sonrisa indolente.


• Un verdadero caballero jamás admitiría ser el dueño de esta cosa, el tejido del cuello, señor, se está deshilachando. Tiró la prenda (que seis años antes había costado seis libras) en un charco de nieve sucia. Olivia dio muestras de impaciencia mientras el mayordomo la libraba de su capa, le oyó murmurar que iba a morir de una gripe si continuaba paseando con ese tiempo horrible. Olivia replicó ácidamente que haría mejor ocupándose de sus propios asuntos y que ella era libre de morir como mejor le pareciera. Intercambiaron una breve sonrisa y después Jonah se fue arrastrando los pies hacia la cocina. La joven se metió deprisa en la habitación mas cercana, corrió la cortina de terciopelo y limpió un trozo de cristal del vaho que lo empañaba. Miles Kemball Warwick estaba montado en su caballo, con el abrigo sobre los hombros y parecía furioso. Se volvió una vez más hacia la casa, Olivia le encontró impresionante, su cara de rasgos duros estaba enmarcada por una cabellera negra que se movía con el viento. Tenía los pómulos y las cejas muy marcados, la naturaleza había dotado a su boca de una mueca desdeñosa y provocativa como si estuviera desafiando al mundo a juzgarle. Después de haber hecho que su montura diera la vuelta, Miles alió al galope. Olivia se quedó junto a la ventana mucho tiempo después de que el hubiera desaparecido en la niebla, atacada por una ardiente excitación. ¡Dios mío! Se había acercado a Miles Warwick y... • ¡Olivia! Emily acababa de entrar en el salón dándose golpecitos en al sien con un pañuelo de encaje y mirando a Olivia. • Ese niño no ha dejado de gritar desde que te has ido. Debes hacer algo antes de que me tenga que ir a acostar por culpa del dolor de cabeza. Alejándose de la ventana, Olivia la miró con suspicacia.


• ¿Qué hacia el aquí Emily? Emily dudó y enrojeció desconcertada. • ¿Quién?-pregunto inocentemente. • Sabes perfectamente de quien estoy hablando. Nos hemos chocado en el camino. • ¿Cómo puedo saber la razón que ha traído aquí a Miles Kemball? No he sido yo quien le ha recibido. Olivia frunció el ceño. • Deberías discutirlo con papá-dijo Emily con una extraña mueca. • ¿Qué tiene que ver padre con esto? • Ha sido el quien se ha encerrado durante mas de una hora con ese don nadie. Creo que tu eras el tema principal de la conversación. Al ver el brillo de astucia que reflejaba la mirada de su hermana, Olivia tuvo la certeza de que estaba en dificultades y sin decir una sola palabra se fue de la habitación. Gertrude tarareaba una nana al lado de la cuna donde estaba acostado el niño, Bryan Hamilton Chiswell (llevaba el apellido de su abuelo materno y el preferido de Olivia) Devonshire parecía un ángel pero tenia un carácter infernal. Emily acusaba a su hermana de mimarle demasiado pero Olivia no compartía esa opinión. Brian había heredado la bondad natural de su padre y su independencia y su tendencia a las salidas cortantes. La verdad es que era un niño muy travieso. Gretrude se puso un dedo en los labios para indicar a Olivia que no hiciera ruido, después, segura de que el niño se había dormido, se reunió con la joven en la puerta. • Estaba un poco nervioso-murmuró la criada-Creo que se portará mejor


después de una buena siesta. Olivia asintió con los ojos puestos en Bryan. El reencuentro con Miles después de todos esos años la había puesto nerviosa. • Miles Warwick estaba aquí-dijo mirando a la mujer. • ¿Era el?-dijo Gertrude sorprendida-¡Caramba! Entonces ese es el aspecto que tienen los granujas. • ¿Sabes porque ha venido? • No señorita, me estaba ocupando de Bryan. Bertrice estaba muy cansada y se fue a descansar y yo tenía la orden tajante de su padre de no aparecer con el niño y mantenerlo tranquilo. • Eso le convenía. • ¿Cómo dice señorita? • Mi padre quería esconder a Bryan, tu sabes hasta que punto le molesta el niño. • No crea una cosa así, señorita, Olivia, a pesar de las apariencias, su padre quiere profundamente al niño. • ¿Tu crees? Olivia sonrió. • Puedes irte Gertrude. Aprovecha que Bryan duerme para ir a tomar un té. • Es usted muy amable señorita, creo que es una buena idea. Olivia la despidió con un gesto de la cabeza y la miró mientras se iba. Después se dirigió a su habitación que estaba al lado de la del niño, deteniéndose al pasar para mirar a Bertrice. La vieja nodriza había llegado a Devonswick veintisiete años antes justo antes del nacimiento de Olivia para ocuparse de las dos hermanas. En ese momento tenía setenta años y vivía


encerrada en su mundo de recuerdos y fábulas. Bertrice había sido siempre la confidente de Olivia y la había acompañado a todas partes excepto Europa y Asia. Ahora la anciana se ocupaba del hijo de Olivia. Cuando Olivia era pequeña, Bertrice la mecía en sus brazos y le prometía que algún día encontraría a su Príncipe Encantado. Pero la vida no había hecho realidad ese deseo, la naturaleza no había dotado a Olivia de la belleza que requerían los criterios de la moda, no era delicada como una rosa, ni su piel tenia el color de la porcelana, ni su cara era ovalada y por si eso fuera poco, el hecho de oír alguna palabra soez nunca le había hecho desmayarse. Después de encerrarse en su habitación, Olivia se cogió la cabeza entre las manos y se obligó a tranquilizarse. • Cálmate, no hay porque alarmarse por esto. A pesar de todo estaba preocupada, se acercó a la ventana y apartó las cortinas, el campo estaba oculto por una espesa niebla, desde ese lugar Olivia veía venir a los visitantes pero ese día la niebla lo impedía pero daba igual, eso no habría cambiado nada. Se hubiera encontrado tarde o temprano con Miles Kemball Warwick. Por desgracia el no había cambiado mucho, era igual de presumido y agresivo que en el pasado. Seguía conservando una belleza poco común, como todos los miembros de la familia Warwick. Sin embargo, si bien todas las jóvenes de los alrededores se habían desmayado al ver a Randolf y a Damien, soñando con un dulce futuro, Olivia en cambio se había sentido siempre fascinada por Miles. Ella misma no había sido amada por su familia y había imaginado que sus atenciones y su comprensión apaciguarían el alma atormentada de Miles. Pero Emily era más bonita y se divirtió persiguiendo a Miles Warwick para demostrar que podía tener a cualquier hombre que deseara, sin embargo fue ella la que cayó en la trampa, y por primera vez Emily Devonshire fue victima de su propio juego. De este modo ninguna de las dos hermanas


conquistó el corazón de Miles. Dejando caer la cortina, Olivia paseó la mirada a su alrededor. Un fuego ardía en el hogar iluminando con una cálida luz la acogedora habitación. El grueso edredón y las almohadas de plumas de oca la invitaban a tumbarse en la inmensa cama, pero la joven no podía descansar, su paseo la había revitalizado y después se había encontrado con Miles. Olivia no conseguía encontrar un motivo para su visita ¿En que negocios podía estar metido su padre con ese individuo? El fracaso de Miles con sus minas era del dominio público. Sus empleados le desaprobaban, a decir verdad, todo el pueblo de Gunnerside hubiera querido librarse de el. Miles Warwick ni siquiera se atrevía a aparecer por Londres por temor a que sus deudas de juego tuvieran un desenlace sangriento. Olivia se quitó los pasadores del pelo que cayó en cascada por su espalda, después se quitó la ropa húmeda y la tiró sobre una silla. De su memoria surgió un recuerdo que parecía pertenecer a otra vida: un día había bailado casi desnuda alrededor de un fuego de campamento. De pie delante de la chimenea, Olivia observó la luz anaranjada de las llamas que daba pequeños saltos sobre las brasas. Miles Kemball Warwick. Volvió a ver su figura, sus rizos negros cubiertos de copos de nieve, su cara pálida por el frío. Un contraste muy atractivo. Y sus ojos que siempre la habían fascinado, Un aura de peligro rodeaba al hijo ilegítimo de Joseph Warwick. Tenía un temperamento inconstante y hacía tiempo que un elevado número de clubes privados le había expulsado por culpa de sus violentos cambios de humor. Se decía que Miles había pasado quince días en prisión por haber roto una silla encima de un policía que había ido a interrogarle. Un verdadero escándalo. Excitante. Olivia quería creer que si ella hubiera sido un hombre, también habría tenido


esa naturaleza retadora. El escándalo no afectaba a los varones, al contrario se deleitaban con el. El tiempo no había conseguido domar a Miles Warwick. El era un soplo de aire fresco en una nobleza asfixiada por su propia suficiencia y sus valores anticuados. ¿Y ahora? Olivia frunció el ceño y miró el fuego fijamente. Tenía un nudo en el estómago, ni ella ni su hermana ni su padre debían comprometerse de ninguna manera con ese hombre. Se dirigió a la puerta que comunicaba con la habitación de su hijo, las paredes estaban decoradas con personajes de canciones infantiles, Bryan estaba acostado en medio de un lío de sábanas y cojines. Al oír que entraba Olivia, el niño apartó los ojos del techo y la miró. • ¡Vaya!-murmuró Olivia acercándose a la cuna-Debería usted estar durmiendo señor Bryan. • ¿Beso mamá?-dijo el niño con una sonrisa estirando una mano hacia la joven. • Por supuesto. Olivia depositó en su frente un largo beso. Cerrando los ojos aspiró el olor familiar de su piel caliente, de los polvos de talco y puede que de un poco de la mermelada de naranja con la que había desayunado. Acarició su cabello negro y luego colocó bien al niño entre las sábanas. Esperaba que Bryan se durmiera pero este jugaba con las cintas de satén de la camisa de Olivia quien le contemplaba con adoración. • Flor-dijo tocando la garganta de su madre con sus helados deditos. • Es una rosa-explicó Olivia bajando los ojos hacia el pequeño tatuaje en la unión de sus pechos. • Bonito-dijo el niño con voz somnolienta.


Después se quedó dormido. Olivia observó su cara angelical y una triste sonrisa se dibujó en sus labios. Un niño encontraba hermoso lo que a los adultos les parecía vergonzoso. ¿Cuándo dejarían los hombres de juzgar y sobre todo cuando dejarían de ver solo el mal? Olivia besó a Bryan y volvió a su habitación. Hubiera querido apretarse contra el niño en la confortable cama y pasar el resto de ese día sombrío descansando a su lado. Desgraciadamente todavía tenía un asunto que arreglar urgentemente. Se cepilló rápidamente el pelo y lo ató entes de hacerse un moño que sujetó con horquillas. Después cogió del armario un vestido gris que la tapaba desde el cuello hasta los pies, luego se puso las gafas y se dijo: “Lord Devonshire, querido y estimado padre, vas a tener que responder a mis preguntas”.


2 Olivia miró a su padre desconcertada. • Casarme-repitió incrédula-con Miles Warwick. No lo entiendo. • Pues es muy simple hija, necesitas un marido, tu hijo necesita un padre y... • ¡Pero no Miles Warwick! Olivia sondeó la cara de su hermana para tratar de adivinar si estaba al corriente de las manipulaciones de su padre. Emily, totalmente pálida, mostraba una expresión de extrañeza tan grande como la suya. • Pero bueno-dijo lord Devonshire-no tienes que extrañarte tanto. • ¿Cómo has podido padre? ¿Cómo te has atrevido a manipular mi vida de una manera tan baja y rastrera? Soy una mujer adulta. • Casi-gruñó el anciano. • Tengo derecho a dar mi opinión sobre tus proyectos cuando estos me implican a mi. Devonshire se removió inquieto. • ¡No soy un objeto con el que puedes negociar!-continuó Olivia. • En calidad de tu padre soy yo quien decide. • Puede que así fuera cuando era una niña inocente, criada entre algodones, pero ahora tengo veintisiete años y... • Y un niño de cuatro sin padre-interrumpió Devonshire dando un puñetazo en el escritorio-Ya sabes como se está deteriorando mi salud, cada día estoy


mas débil Olivia. • ¡Por favor padre! Estoy segura de que no has tenido un argumento tan pobre para Warwick. Hace diez años que dices esas tonterías a diario pero todos sabemos que tienes una salud de hierro. • ¡Eres una impertinente!-explotó el acusado fusilándola con la mirada-Sea lo sea, la promesa que hiciste a tu madre moribunda no debería impedirte vivir tu propia vida. • ¡Para!-exclamó Olivia-No me hables de promesas, he sacrificado años de mi vida porque juré a mi madre en su lecho de muerte que cuidaría de ti y de Emily y hasta hoy nunca has tenido quejas de mi. • Exactamente, creo incluso que has hecho demasiado. Delegando siempre en ti me he vuelto perezoso y sobre todo egoísta, cuando tu madre te pidió que te ocuparas de nosotros no quería decir que “sacrificaras tu vida” estoy completamente seguro de ello. Siento no poder devolverte esos años, a lo mejor entonces podríamos evitar tu “error”.Olivia, si me hubieras contado la situación en la que te encontrabas antes de irte a Europa con Emily, podríamos haber arreglado el asunto. Si me hubieras dicho el nombre del padre... • ¡Nunca! • Si algún día me entero de quien fue el bastardo que abusó de ti-continuó lord Devonshire rojo de ira-le estrangularé con mis propias manos antes de hacer que le detengan y le encarcelen. Se merece incluso algo peor. ¿Estaba casado? Olivia apretó los dientes. • Un mujeriego ¿no?-gruñó Devonshire. • Es inútil discutirlo. • ¿Cuándo fue? ¿Me lo vas a decir? ¿Aquí? ¿En Londres? ¿No se tratará de uno de mis granjeros? Confiesa o les pongo a todos delante de ti y les hago


azotar hasta que... • ¡No harás nada parecido! Olvida eso padre, lo hecho, hecho está, ni los insultos ni el látigo, ni las amenazas cambiarán la situación. Tienes un nieto maravilloso del que deberías estar orgulloso y que te quiere con todo su corazón padre, igual que yo. Everett Devonshire dejó escapar un profundo suspiro, había oído ese discurso demasiado a menudo. Se levantó con dificultad y apartó el sillón. • A lo mejor si te hubiera educado de manera diferente-dijo-esto no hubiera ocurrido. Elizabeth y yo estábamos siempre en Londres. Retroceder en el tiempo demuestra que dejarte aquí al cuidado de esa vieja nodriza, esa loca, fue una insensatez. Después nació Emily, tan delicada, fina y blanca como una porcelana, el vivo retrato de su madre.¡Amé tanto a tu madre Olivia! La joven miró a Emily que se había acercado a su padre. Este la observó un rato en silencio antes de dirigirse de nuevo a Olivia. • Tu madre y yo no tenemos ninguna excusa por haber sido tan indiferentes contigo. • Yo era vuestra preferida papá-dejó caer Emily cogiéndole del brazo-¿No es verdad? Me lo has dicho cientos de veces. Notando que su rostro enrojecía, Olivia apartó los ojos, un dolor sordo que conocía desde la niñez la torturó subiendo desde su estómago. • Por supuesto, eres su preferida-respondió ella sin entonación alguna-díselo padre, no te lo tendré en cuenta, ya sabes que desde que tengo edad para comprender, lo he visto y oído todo. Devonshire no respondió pero el tono amarillento de su cara traicionaba su embarazo. Olivia se esforzó por sonreir. • Sería mejor que esperes fuera Emily, quisiera hablar a solas con padre.


• Pero... • Será solo un momento Emily. Olivia empujó a su hermana fuera del despacho, cuando estaba a punto de cerrar la puerta Emily la bloqueó indignada. • Por favor Emily, déjanos solos, hablaré contigo más tarde-declaró Olivia con un tono que no admitía réplica. Después cerró la puerta. Lord Devonshire había recuperado su sitio en el sillón detrás del escritorio. Parecía haber encontrado de nuevo la calma, Olivia le sirvió un vaso de coñac y se lo puso delante. • Te pido perdón por tu hermana. • ¡Por favor padre! • La hemos mimado demasiado. • Sin duda pero te adora, si ella pensara por un momento que te había disgustado, sería terriblemente desgraciada. Devonshire se dejó caer contra el respaldo del sillón antes de proseguir con tono cansado. • Quería decirte lo del matrimonio con Warwick después de haber hablado con el. • Déjame adivinar, conociendo a Miles, imagino que te ha enviado al infierno. Olivia retuvo el aliento mientras esperaba la respuesta de su padre pero este se quedó callado. • Ya veo-dijo la joven.


Un mechón de pelo se había deslizado por su nuca y Olivia lo volvió a poner mecánicamente en su lugar, se ajustó las gafas y se aclaró la voz. • Bueno ¿qué dijo? • Es un pobre idiota-dijo Devonshire antes de dar un trago de coñac-Un inútil orgulloso que se cree con derecho a aspirar a algo mejor. Le expliqué lo inteligente que eres. • Es raro que los hombres consideren eso como una cualidad en una mujerdijo ella ahogando una carcajada-Continúa por favor. • Evidentemente tuvimos que hablar de tu triste aventura y su resultado. Por supuesto fui extremadamente cuidadoso explicándole que estaba en muy mala situación para juzgarte teniendo en cuenta sus propios orígenes. • ¿Y eso no le hizo flaquear? Me pregunto porque. Dime padre ¿cuánto dinero le has prometido en caso de que aceptara librarte de mi y de mi “error”? • Ya basta-explotó Devonshire-te prohíbo que me hables en ese tono. • Entonces ten la honestidad de decirme en cuanto dinero me has tasado. • A Warwick le dio igual, rechazó con tozudez el ofrecimiento, dijo que no estaba interesado en el dinero. Maldito bastardo. Siempre pensando que se merece lo mejor. Debería haber estado agradecido por el honor que le estaba haciendo. Comprendiendo repentinamente el sentido hiriente de sus palabras, lord Devonshire se interrumpió y dejó el vaso en el escritorio. • Por Dios Olivia, no me mires así, sabes perfectamente lo que quería decir. La joven se dirigió a la puerta sin responder. • ¿Dónde vas?


Ignorando el tono así suplicante de su padre, Olivia se fue. En el vestíbulo pidió a Jonah que le prepararan el coche y después enfrentó la mirada acusadora de Emily. • Voy a salir-le anunció Olivia. • ¿Dónde? • ¡A bailar encima de las mesas de la posada Kings Arms! • ¡Vas a verle!-exclamó Emily cogiéndola por el brazo. Olivia la rechazó violentamente. • ¡No puedes hacerlo! ¡No debes! ¿Qué le vas a decir Olivia? Estaba subiendo la escalera y se volvió en redondo. Su mirada aterrorizó a su hermana. • Voy a pedirle mis mas humildes disculpas en nombre de nuestro padre por haberse comportado como un asno. Por haberme humillado y sobre todo por haber insultado al pobre inocente que está durmiendo arriba. Temblando de rabia, Olivia se encerró en su habitación y se derrumbó llorando delante del peinador. • Cálmate ángel mío-murmuró la voz tranquilizadora de Bertrice justo detrás de ella. Olivia vio a través del espejo que su leal nodriza se acercaba a ella. • Cálmate-repitió-¿Cuál es el problema hija mía? ¿Quién ha hecho llorar a mi dulce Olivia? La joven se limpió la nariz. • No me digas nada-dijo Bertrice acariciándole cariñosamente la cabeza- Ha sido esa pequeña peste ¿no?. Es malvada pero tu no te preocupes.


• No, esta vez no es culpa de Emily-respondió Olivia. Miró a Bertrice intentando disimular su turbación, ¡su padre había querido casarla con Miles Warwick! Tenía motivos para sentirse destrozada ya que eso significaba que el padre al que adoraba la consideraba simplemente como una molestia de la cual tenía que librarse. • Es por culpa de Miles Kemball...Warwick. De Braithwaite. ¿Te acuerdas de el Bertrice? La aludida lo pensó un momento y luego su cara se iluminó. • ¡Si! Adoraba a Emily ¿no es así? Olivia se sintió enrojecer. • No vas a llorar por el querida. Es un mal chico créeme. Tu hermana y el hacen una buena pareja si quieres saber mi opinión. • No, eso fue hace cinco años-acabó por decir Olivia-en esa época yo no le interesaba y tampoco le intereso ahora ¿Cómo ha podido mi padre ponerme en una situación tan humillante ya además con Miles Warwick? No importa con quien pero el no... • Eres una joven y bonita dama, encantadora e inteligente. Cualquier marido estaría orgulloso de ti. Bertrice obligó a Olivia a mirarse en el espejo y le deshizo el moño, después cepilló sus largos rizos color caoba que brillaban como fuego a la luz de la lámpara. • Tienes un pelo precioso, no como el de tu hermana con ese color amarillo que parece paja. • Miles decía que el pelo de Emily tenía el color dulce y luminoso del sol. • Tu eres más hermosa, te pareces a tu padre tanto físicamente como en el carácter.


• Les sorprendí una vez discutiendo y tuve miedo de que ella se casara con el. No podía llegar a imaginarme que Miles Kemball llegara a ser mi cuñado, soñaba que un día se fijaría en mi y olvidaría a Emily pero naturalmente eso es imposible. • Le dije a tu madre que un día iba a lamentar todos los mimos que daba a la pequeña. Les hacia gracia cualquier cosa que hacia y la estropearon. • El marqués de Clanricarde pronto pedirá su mano. Olivia cogió el cepillo de las manos d la anciana y lo dejó en el peinador, después se volvió a peinar como antes, con el pelo estirado hacia atrás. Bertrice se inclinó para abrazarla. • ¿Por qué no te dejas el pelo suelto hija mía? Es precioso con esos largos mechones rizados, te hace parecer más joven. Hundiendo la horquilla tan fuerte que se arañó el cuero cabelludo, Olivia evitó la mirada de Bertrice. • Dame mi abrigo-ordenó-Voy a salir. Cuando Miles llegó a la casa de su hermano, tenía las manos y los pies entumecidos por el frío. Golpeó la puerta de entrada un buen rato antes de que el mayordomo le abriera. Al reconocer a Miles, Stanley se estiró como un centinela. • Milord tiene invitados-anunció. Miles oyó risas en el interior y dio unos pasos hacia delante, el sirviente, estupefacto, se apartó para dejarle pasar. Hacia tanto calor en el vestíbulo que a Miles le pareció que se ahogaba. Le ardían las orejas y la nieve de su pelo empezaba a fundirse dejando caer pequeñas gotas cuando llegó al comedor. Damien Warwick estaba sentado en un extremo de la mesa al lado de su mujer, Bonnie, y se levantó, sorprendido por la llegada imprevista de Miles. Todas las miradas se volvieron hacia el. • ¡Vaya!-dijo Frederick Millhouse-Esconded las joyas.


• ¡Caramba!-siguió Claurence Newton-¿Quién dijo que el diablo estaba solamente en el infierno? Una carcajada general resonó en el comedor. Bonnie se levantó para recibir al recién llegado, pero Damien se lo impidió cogiéndola firmemente por la cintura. • Quédate aquí-le ordenó. La joven obedeció pero sus mejillas enrojecieron traicionando su indignación. Hizo falta un poco de tiempo para que se volviera a hacer el silencio. Los invitados querían saber que era lo que había llevado hasta allí a Miles, mientras que este no dejaba de mirar a su hermano fijamente a los ojos. • Estas interrumpiendo mi cena-le hizo saber Damien con voz fría y agresiva. • Supongo que perdí la invitación por el camino-ironizó Miles. • ¿Qué quieres? • ¿Tu que crees? • Viéndote así creo que la guerra. • ¡Vaya!-gritó Frederick-Apuesto por Kemball. Una oleada de risas nerviosas recorrió la reunión. • Devonshire me ha citado hoy-declaró Miles con una breve mirada hacia Bonnie. Esta tenia una expresión preocupada, Damien dobló cuidadosamente su servilleta, la dejó cerca de su plato y echó la silla hacia atrás. • Deberíamos hablar de esto en privado-propuso.


• No te molestes, he venido solo para decirte que te vayas al diablo. Salvare Braithwate yo solo. • ¿Y como piensas lograrlo? Dilapidas en unos días tu renta trimestral. • No venderé mi alma a un degenerado, me merezco algo mejor. • ¿Eso crees? ¿Y de donde has sacado esa idea? Cuando Miles se acercó a su hermano, Phillippe Fizpatrick se levantó de un salto y se cruzó en su camino cogiéndole por los hombros. • ¡Señores! No es el momento ni el lugar adecuado para discutir un asunto tan delicado. • No hay nada que discutir Fitzpatrick-respondió Miles-No tengo ninguna intención de casarme con esa doncella y las intrusiones en mi vida privada me irritan. • Para tu información-dijo secamente Damien-no tengo nada que ver en ese asunto. Lord Devonshire vino a verme la semana pasada porque soy el jefe de la familia y le di mi consentimiento. • ¿Pero a santo de que te mezclas en mi vida? No eres mi padre, señor conde de Warwick, solo eres mi hermano.¡Ah, perdón Su Señoría, mi hermanastro! Mi medio hermano mas joven que yo además. No tienes ningún derecho. • ¡Por supuesto que si! Damien, furioso, dio una patada a su silla y rodeó la mesa. Tenia muy buen aspecto con su traje de noche de terciopelo negro de buena calidad y su corbata blanca. Apartó a su amigo Phillippe y se plantó delante de Miles con los puños cerrados y los ojos ardiendo con la violencia de los Warwick. • Tengo todos los derechos Kemball, aunque te niegues a aceptar la realidad de la situación, yo soy el jefe de la familia. He soportado tu incompetencia durante tanto tiempo solo porque quería mejorar nuestra relación. Hace dos años me convenciste de que si te daba una


oportunidad de demostrarlo, conseguirías hacer grandes cosas por Braithwaite y la explotación minera. • De todos modos Braithwaite era mío, Damien. Soy el hijo mayor de Joseph. • ¡Por Dios Miles! ¿Por qué no consigues meterte en la cabeza que según las leyes vigentes en este país tu no eres nada? Un silencio de muerte cayó sobre el comedor. Incluso Freddy Milhouse tuvo la sensatez de no decir nada. • En cuanto a las minas-prosiguió Damien bajando la voz-desde que te ocupas de ellas los hombres están siempre en huelga. Sé que es por culpa de las insuficientes medidas de seguridad. • Hace falta dinero para las renovaciones, querido hermano. Lo dudas. He invertido hasta mi último céntimo en esos malditos pozos. ¿Esperas que haga milagros Damien? Lo hago lo mejor que puedo. • ¿De verdad? • ¿Qué es lo que piensas? Me mato negociando día y noche con un montón de inútiles que parecen disfrutar haciendo de mi vida un infierno. • No se divierten Miles, es simplemente que no te quieren y no confían en ti. • Lo cual debe proporcionarte un inmenso placer. • No-respondió Damien con calma sacudiendo la cabeza-Puede que te sorprenda, pero eso no me alegra en absoluto. Lo creas o no, Miles, esperaba ver en ti un destello de la ambición de los Warwick. Creí que podría irme con mi familia a América con la certeza de dejar la propiedad de Braithwaite en buenas manos, pero por desgracia está en peor estado que cuando tu llegaste. Simplemente me dije que este matrimonio y el contrato que viene con el, te darían una nueva oportunidad. Bonnie se acercó a los dos hombres.


• Os lo ruego-suplicó-Damien piensa en los invitados. Voy a pedir a Jewel que ponga otro cubierto-propuso mirando a Miles. • ¿Estas de broma no?-exclamó el con ironía. Se dio la vuelta y estaba a punto de irse cuando un gritó le dejó clavado en el sitio. • ¡Kemball!-gritó su hermano-¿Sabes que Josiah Lubinsky ha hecho una oferta para comprar la compañía minera Warwick? • Puedes decirles a Lubinsky y a Devonshire que vayan a mirar a otro lado. No vendo y no se me compra. • Espera-gritó Bonnie en el momento en que el llegaba a la puerta principal. Le cogió del brazo para retenerle con su suave mirada violeta llena de tristeza. • No tienes ninguna razón para enfadarte con Damien, nunca ha querido hacerte daño, yo estaba delante cuando Devonshire vino a hablarle de su hija. Miles quiso soltarse pero ella se lo impidió. • ¿Tienes problemas verdad? Te conozco y lo sé. Te sales de tus casillas y la tomas con todo el mundo salvo contigo mismo mientras que eres tu el responsable de esta situación. ¿Cuándo te vas a comportar como un hombre responsable de sus actos? • Eres una verdadera amiga-gruó Miles furioso. • Has seguido jugando, estoy segura-prosiguió Bonnie-Es una estupidez. ¿A cuanto ascienden tus deudas? El se encogió de hombros y apartó los ojos. • Diez mil.


Bonnie se sobresaltó. • Esperaba ganar suficiente dinero para reflotar la mansión y la compañía. Por eso puse toda mi renta. • ¡Dios mío! Sabes lo que pasará se Damien se entera. Te lo quitará todo Miles. Todo. Braithwaite y las minas. ¿Sabes lo que me costó convencerle de darte otra oportunidad? ¿Lo sabes? • Si. Le invadía un sentimiento de culpabilidad que el oprimía el corazón. Le daba exactamente igual lo que el mundo entero pensara de el, pero Bonnie era diferente. • Perdóname-le dijo-Te he decepcionado otra vez. No solo soy un pésimo hombre de negocios sino que además soy un mal amigo. La apartó con suavidad y abrió la puerta. • Por favor pide disculpas en mi nombre a Damien y a sus amigos. • ¿Qué puedo hacer para ayudarte Miles?-preguntó Bonnie con ternura. • Me he metido yo solo en esto, tengo que salir por mis propios medios. De una forma o de otra. Se quedó inmóvil un momento en la entrada, sintiéndose extrañamente vacío y derrotado. • Deberías pensar en la propuesta de Lubinsky-dijo la joven tocándole el brazo. • ¿Y vender lo único que me queda?-respondió Miles con amargura-Bonnie, voy a demostrar que soy un Warwick aunque sea la última cosa que haga. • Pero Damien dice que solo queda mineral para un año de explotación. • Es un riesgo que estoy decidido a correr. Después de todo soy un jugador


¿no? • Un jugador con mala suerte-señaló Bonnie. • No te preocupes, ten confianza en mi por última vez. Sonriendo amablemente, Miles acarició la mejilla de Bonnie y bajó los ojos al bonito y redondeado vientre de la joven que estaba a punto de dar a luz. Después, apretando su abrigo contra el, se alejó bajo la helada llovizna.


3 Cuando Olivia dejó Devonswick, una espesa niebla lo envolvía todo, el camino, estrecho y tortuoso, se había vuelto resbaladizo. Podía oír la voz del cochero intentando calmar a los caballos los cuales se ponían cada vez más nerviosos mientras avanzaban bajo la fina lluvia. Mientras Bertrice daba cabezadas en el coche, Olivia no paraba de dar vueltas a la cabeza ¿Qué le había dado para arriesgar la vida de esa gente solo por ir a ver a Miles? Su humillación se mezclaba con la ira, cuanto mas lo pensaba, mas se veía implorando la gracia de Miles y suplicándole que perdonara la falta de tacto de su padre. Al momento siguiente tenía ganas de golpear a ese arrogante rostro impasible que consideraba que ni ella ni Bryan eran dignos de el. Se preguntaba porque se preocupaba tanto de la opinión de Miles. Hacia siglos que no prestaba atención a los rumores que circulaban sobre ella. Unos años antes se había dicho a si misma que sería mejor que aprovechara la vida para hacer justicia a esa reputación que le asignaban las malas lenguas. Después de todo una mujer con su temperamento no tenía ninguna necesidad de preocuparse por los principios ni por las etiquetas. Ser acusada de un crimen sin obtener los beneficios de haberlo cometido le parecía una pena. Pero tenía que pensar en su padre y en su hermana. El vehículo giró en el camino que llevaba a Braithwaite. Habían dejado el bosquecillo para desembocar en un lugar menos hospitalario, con grandes extensiones de niebla y de juncos, donde el viento gemía y gruñía como un alma en pena. Echando una ojeada por la ventanilla, vio que casi habían llegado. La calzada que llevaba a la mansión estaba bordeada de hayas y pequeños muros de piedra. La impresionante puerta había sido restaurada justo antes de que Miles desperdiciara su dinero en el


juego y las mujeres. A los lados de la entrada, como si fueran dos guardias, había dos inmensos osos de piedra izados sobre las patas traseras, habían sido el emblema de los Warwick desde hacia siglos, cuando el primer Warwick “Kingmaker” había combatido al lado del rey Ricardo. Recorrieron un gran paseo que formaba una curva, a lo lejos brillaba una luz solitaria. Los caballos, al presentir el calor de un establo, empezaron a correr y el cochero tuvo que sujetar las riendas para no dejar atrás la mansión. Olivia cerró con temor su abrigo de piel y esperó a que el cochero viniera a abrir la puerta del coche. Bertrice seguía durmiendo. Al bajar del vehículo la joven descubrió un edificio monumental con dos grandes alas. Una altas ventanas dominaban el paisaje de alrededor. Se quedó un momento en la entrada, los muros de piedra gris desaparecían en la niebla. Una parra había invadido las fisuras del muro, las hojas, ocres por la llegada del otoño, temblaban bajo el asalto del viento helado. Con una profunda inspiración, Olivia levantó la aldaba y llamó a la puerta. Como nadie respondió, llamó una segunda vez con más fuerza. La asaltó de pronto la idea de que había cometido un error al venir aquí. Después de un momento que se le hizo eterno, la puerta se abrió de golpe. Olivia dio un paso hacia atrás y vio a una criada con aspecto descuidado que se estaba delante de ella. La mujer, más bien delgada, llevaba una vieja cofia blanca colocada al revés, su pelo caía con descuido sin conseguir mantenerse detrás de las grandes orejas. • Vengo a ver al señor Warwick-declaró Olivia. La mujer se secó las manos en el delantal sin moverse. • Soy Olivia Devonshire-prosiguió molesta-Por favor quiero ver al señor Warwick. • ¿La esperaba?-preguntó bruscamente la criada. • No pero...


La puerta empezó a cerrarse de nuevo pero Olivia lo impidió. • ¿El señor Warwick está aquí? • No quiere recibir a nadie. • ¿Esta enfermo? • Algo parecido. • ¿Puedo ofrecer mi ayuda? • Nadie le puede ayudar. • Si pudiera decirle que estoy aquí... • No vale la pena insistir. • He hecho un largo viaje. Por favor, es importante que le vea-se obstinó Olivia empujando la puerta-Si no va usted a decirle que estoy aquí, lo haré yo misma. Diciendo esto, entró en el vestíbulo sin tener en cuenta las indignadas protestas de la criada. • Ya es suficiente ¿Quien se cree que es? Entra usted en casa ajena como si fuera un guardia de Su Majestad. Vamos, váyase. Mirando a través de sus gafas a la mujer que se había puesto escarlata, Olivia sacó de su ridículo una tarjeta de visita que entregó a la criada tan educadamente como pudo después de ese tenso intercambio de palabras. • Por favor dígale que estoy aquí. En ese momento, Bertrice apareció en la entrada balanceándose como un pato, con la cabeza rodeada de echarpes de lana como una momia envuelta en vendas. • ¡El gato!-le gritó a Olivia-¡Lo he perdido! ¡Ven minino!


• Dickens se ha quedado en Devonswick, Bertrice-explicó con paciencia la joven sonriendo-Hemos venido a Braithwaite para ver al señor Warwick ¿lo recuerdas? Bertrice la miró con tristeza. Olivia la cogió con amabilidad por los hombros y la condujo hasta una silla con el tapizado muy usado. • Quédate aquí-le dijo ayudándola a sentarse-espérame unos minutos y no te muevas ¿me lo prometes? Mientras tanto esta señorita te va a traer una taza de té caliente • No tenemos té-vociferó la criada furiosa. Olivia se esforzó por disimular su disgusto y se aventuró en el pasillo que se extendía en la oscuridad delante de ella. De modo que esto era Braithwate, la anciana y gran dama de la región. En otra época había sido la joya de Yorkshire, pero desgraciadamente el terreno se había dividido por las herencias igual que había pasado con el de su padre. Ella había soñado muchas veces con visitar el lugar del brazo de Miles, naturalmente. Juntos se hubieran enfrentado con la cabeza alta a todos los rumores de esta sociedad hipócrita. El castillo era tan magnífico como lo había imaginado. Por encima de ella, en la penumbra, Olivia distinguió los espléndidos frescos del vestíbulo. En los libros de historia se los citaba como las obras mas bellas e inspiradas de toda Inglaterra. Mientras miraba los pálidos rostros de los querubines que volaban entre las nubes doradas, la joven tuvo la impresión de ver un trozo del paraíso. La escalera era una obra de arte estilo Jaime I decorada con parras y animales mitológicos, llevaba a dos pisos de la mansión, reservados a las habitaciones donde en otros tiempos habían dormido reyes y reinas cuando visitaban Yorkshire. Los muros, de un enorme grosor, habían sido construidos con las piedras del castillo de Middleham en el que los caballeros de la edad media celebraban torneos en honor de encantadoras damiselas.


De hecho la magnificencia de Braithwaite sobrepasaba todo lo que Olivia había podido imaginar. Pero poco a poco sus sueños infantiles saltaron en pedazos mientras volvía a la triste realidad. Miró a su alrededor con extrañeza. En el revestimiento de las paredes no quedaba ningún cuadro de valor, ni siquiera un retrato de familia. Paredes dsnudas. Solo se veían sombras, cuando una puerta se entreabrió dejando ver la luz temblorosa de una vela puesta encima de una mesa completamente manchada de cera. • ¿Es una costumbre suya colarse en las casas de los demás sin permiso?preguntó la criada detrás de ella. • En principio no-respondió Olivia ocupada en examinar todos los detalles de la casa-¿Donde está? • Viéndola se diría que tiene usted derecho a estar aquí. Olivia vio en ese momento un débil hilo de luz por debajo de una puerta cercana a la entrada y se dirigió hacia allí ignorando deliberadamente a la criada. Empujó la puerta con el codo y se encontró en un gran habitación donde ardía un fuego de leña. Delante de la chimenea había una mecedora y a su lado un montón de madera. Olivia se dio cuenta de que se trataba de las patas talladas de mesas y sillones. ¿Se había visto reducido a quemar los muebles? Un movimiento de la mecedora sobresaltó a Olivia. Vio “su” brazo que cogía la pata de una silla finamente tallada y que la arrojaba al fuego, una lluvia de chispas crepitó en la chimenea. Olivia avanzó sin hacer ruido, Miles tenía los codos apoyados en las rodillas y una botella de wisky entre las manos. Su ropa estaba mojada y manchada de barro, su fina camisa de lino estaba pegada a su piel. Levantó los ojos. Olivia se estremeció pero Miles no manifestó ninguna sorpresa ante esa visita inesperada. Tenía el rostro vacío y asustado, mas acentuado que por la tarde. Sus hermosos ojos color avellana que antes parecían terroríficos tenían ahora


una expresión extraviada. • ¿Está usted enfermo?-preguntó Olivia-¿O simplemente preocupado? El miró de nuevo el fuego y dejó escapar un doloroso gemido. Sin dudarlo un instante, Olivia se apropió de un jarrón desconchado que estaba encima de la chimenea y lo colocó debajo de la barbilla de Miles. Después se dirigió a la criada que estaba inmóvil en la puerta. • Debería traer una manta a su señor. Es evidente que está calado hasta los huesos. Y traiga ropa seca también ¿Tiene pan? • Es la única comida que tenemos-respondió la criada huraña. • Perfecto. Traiga al señor Warwick una infusión y un trozo de pan, y rápido por favor-insistió Olivia. La criada obedeció arrastrando los pies. Cuando se fue, Olivia cogió la botella de wisky y la dejó junto al jarrón en una mesa alejada. Con la cabeza entre las manos, Warwick no hizo el menor gesto para impedírselo. El tiempo pasaba lentamente, Olivia se preguntó si se habría olvidado de su presencia o si se había dormido con los ojos abiertos. El miraba fijamente el suelo, el frío parecía invadir la habitación y el silencio cada vez se volvía más agobiante ¿Donde se había metido la maldita criada? Miles levantó finalmente los ojos y miró a la joven. La estudió minuciosamente, impasible, ella notó que enrojecía, el pareció que iba a decir algo cuando volvió la criada con una manta y ropa arrugada. Bertrice la seguía con una bandeja. La mujer tiró su paquete a los pies de Warwick y desapareció. Bertrice con aspecto aturdido miraba a Olivia para saber que debía hacer con la bandeja. La joven se apresuró a librarla de ella y le ordenó que volviera al vestíbulo. La anciana se dirigió lentamente hasta la puerta. • Aún estoy lo bastante cuerda para saber que no está en sus cabales-dijo antes de desaparecer.


Olivia miró a Miles esforzándose por sonreir. • A veces desvaría-explicó. • ¡Minino!-llamó Bertrice en el pasillo-¡Ven aquí gatito! • Estará usted mejor después de haber comido-prosiguió Olivia esforzándose por tapar los gritos de Bertrice que evidentemente no estaba de acuerdo en permanecer tranquilamente sentada. • ¡Ya basta!-gritó la criada-¡No puede entrar aquí! Olivia depositó la bandeja sobre un velador que estaba cerca de Miles. Quería quitarse el abrigo pero no podía entretenerse en esa casa mas tiempo del necesario, además estaba asustada por la mirada perdida de Warwick. • El pan absorberá todo el wisky que tenga en el estómago y va a entrar en calor con esta bebida caliente, eso también hará que el alcohol se diluya. Le dio la taza de porcelana china, por fortuna no le temblaba la mano. El ignoró el ofrecimiento. Con calma, ella volvió a poner la taza en la bandeja y se mantuvo delante de el con las manos en los bolsillos en una actitud tan tranquila como le fue posible, pero se sentía aterradoramente tensa. Por fin Miles abrió la boca. • En nombre de Dios ¿Quien es usted? Olivia se había imaginado muchas maneras con las cuales Miles le podría reprochar su visita pero esta no se le había pasado por la cabeza. • ¿Perdón? • Decía, en nombre de Dios ¿Quien es usted? ¿Y que hace en mi casa? • Olivia Devonshire. Nos hemos visto esta...


• Usted no es Olivia Devonshire-la interrumpió Miles-ya he conocido a esa mujer. Rápidamente Miles empalideció, frunció los cejas y dirigió los ojos con inquietud hacia el jarrón. Tomó una gran bocanada de aire y miró de nuevo a Olivia con una expresión de desconfianza. • Estaba usted mas guapa esta tarde-dijo prosaico. Olivia levantó ligeramente la barbilla mientras luchaba por conservar la serenidad. • Y usted estaba más sobrio-respondió secamente. En silencio, Miles se hundió más en el sofá estirando sus largas piernas, sus botas habían dejado manchas de barro en la alfombra turca que debía haber sido una maravilla unos siglos antes. • Las gafas-dijo al fin-No la favorecen señorita Devonshire, no le quedan bien. El primer impulso de Olivia fue quitárselas pero se contuvo, estaba de perfil y la luz del fuego bailaba en su cara que Miles miraba detenidamente. ¿Tenía intención, igual que esta misma tarde, de enfurecerla? • Si ha venido aquí para defender su causa, es inútil que lo haga. Olivia permaneció muda ante la alusión. • No quiero que parezca que no tengo corazón pero no me casaré con usted. Ahora ya puede volver a toda velocidad a casa de su padre para decírselo. • ¿De verdad cree eso señor? ¿Qué he venido aquí para intentar convencerle? Bueno ¡claro que es capaz de creerlo dada su arrogancia!-soltó una risita falsamente alegre-Pero se equivoca, de hecho solo quería disculparme por la conducta de mi padre; si hubiera tenido la menor sospecha de su proyecto de matrimonio, le habría hecho desistir rápidamente.


La idea es grotesca. Mi vida es como yo quiero que sea ¿Suplicar que se case conmigo señor? ¿Viviendo como vivo en una casa confortable y caliente y con comida de sobra? Eso por no hablar de los criados que son limpios, respetuosos y serviciales. Explíqueme porque debería abandonar todo eso por un borracho sin un céntimo del cual toda Inglaterra dice que es un libertino y un granuja sin escrúpulos. • Para salvar las apariencias-declaró Miles alzando los hombros¿Por qué las mujeres actúan como lo hacen? Por un largo momento, Olivia observó el reflejo de las llamas danzando en sus ojos avellana. Se sentía a la vez asombrada y extrañamente abatida. En el comentario de Miles había algo de vedad. Había encontrado diversos pretextos para ir a Braithwaite, pero en realidad había esperado que Miles cambiara de opinión, incluso aunque ella decidiera rechazarlo con desdén. • Bien-dijo ella para terminar la conversación-le he dado la razón por la que he venido, ahora le dejo con su soledad. • Pero ¿Por qué señorita Devonshire? Acaba de llegar-dijo el con una sonrisaEstoy seguro de que no tiene ningún deseo de salir fuera con este tiempo ¿Tendría la amabilidad de unirse a mi bebiendo un poco antes de irse? Sin darle oportunidad de responder, se levantó con rapidez, nada traicionaba su estado anterior, había adoptado nuevamente su personalidad de sinvergüenza. Miles vació la taza en el fuego para llenarla de whisky y se la ofreció a Olivia. • ¿Por qué no?-le dijo como si leyera sus pensamientos-Su reputación no tiene ya nada que perder. Ella alargó la mano a regañadientes para coger la taza. Miles la alejó como si estuviera jugando a provocarla. • Primero una condición. Quítese el abrigo.


• No puedo quedarme. • Solo un momento. Brindaremos juntos y podrá irse. • Muy bien. Olivia se quitó la capa de piel, Miles la cogió y la lanzó al respaldo de un canapé, la joven se sintió de repente desnuda, vulnerable. Molesta, se pasó las manos por el pelo ¿Estaría el comparando su cabellera, peinada severamente, con la de Emily tan rubia y luminosa? Seguramente. Miles Warwick era como todos los hombres, preferían una mujer seductora. Como Emily. Como su madre. Warwick estaba quieto delante de ella, balanceando tranquilamente la taza bajo su nariz, sus ojos decían mucho mientras la miraba detenidamente. El silencio se estableció entre ellos y poco a poco los ruidos de la estancia se dejaron oír. El crujido de la madera, el tic-tac del reloj, el martilleo constante de la lluvia golpeando la ventana. Miles le dio por fin la taza y Olivia la cogió con rapidez. • Brindemos-dijo Miles levantando la botella entre ellos-Por dos miserables atrapados en una tormenta. • ¿Qué tormenta? ¿La que sopla ahí afuera?- preguntó ella dirigiéndose hacia la ventana-¿O la que hay aquí dentro? Miles levantó una ceja y una luz brilló en su mirada., Olivia no sabía si era de diversión o de sorpresa, pero no le importaba, había sonreído. Apretó la taza como si fuera la última cosa a la que pudiera agarrarse. • Siéntese-le propuso Miles. Le indicó una silla cerca de la chimenea. • Perdón-se apresuró a decir con un poco de sarcasmo-¿Puedo ofrecerle una silla querida?. Perdone mi falta de modales, no recibo visitas muy a menudo


y después de algún tiempo se toma la costumbre de no tener relación más que con criados malencarados. • Creo que la falta de respeto es un motivo de despido-respondió Olivia refiriéndose a la criada que estaba delante de la puerta-El dueño de Braithwaite es usted. Miles echó la cabeza hacia atrás y miró un momento el techo. • ¿Dueño de esta casa? Permítame tener mi propia opinión sobre eso. Señorita Devonshire, Braithwaite no tiene dueño. Por otro lado ¿cómo puede alguien gobernar este agujero donde no pasa nada? • ¿Qué oye usted por aquí señor Warwick, la nada o la soledad? • ¿Parezco un hombre solo señorita Devonshire? • Si yo viviera aquí, en estas condiciones, acabaría por estar preocupada por mi salud mental. Miles tragó lentamente y volvió a sumirse en sus pensamientos con la mirada perdida en las llamas. Olivia bebía el liquido ambarino y observaba los duros rasgos masculinos, suavizados por la luz anaranjada del fuego. El levantó de pronto la cabeza. • ¿Qué es lo que la fascina tanto de mi?-dijo-No me diga que nunca ha pasado un momento agradable con un admirador. • No, no lo creo. • ¿Prefiere a los gitanos y a los tatuadores? Miles bebió un trago de whisky y cerró los ojos un segundo. Después se acercó a la silla cercana al fuego. • Por favor siéntese.


Olivia le obedeció un poco aliviada ya que le parecía que estaba de pie desde hacia una eternidad. • Bueno, cuénteme, señorita Devonshire ¿Es su primera visita a Braithwaite? • Si. • ¿Y el lugar la ha decepcionado? • No. • ¿Cómo que no?-exclamó sorprendido. • Es un lugar inmenso. • Esa no es la cuestión, hasta un topo lo vería. Hábleme mejor de esta habitación por ejemplo ¿No le parece que mis compañeros son muy alegres? • Están muertos-respondió Olivia mirando de reojo a las cabezas de animales disecados que estaban en las paredes. • ¿Y el resto de la casa? • Fría y oscura. • No la he obligado a decirlo. Fría y oscura y llena de cadáveres. ¿Qué clase de ser vivo podría continuar viviendo en un sitio así? Olivia se llevó la taza a los labios y la vació lentamente mientras reflexionaba. • Creo que lo sé-declaró entregando la taza a Miles para que la volviera a llenar. Este lo hizo. • Un gusano-dijo Olivia con un gesto altivo de la barbilla-Un murciélago, un vampiro sería mas acertado. Una alimaña, una larva.


• ¡Ya basta! ¿Una larva? ¡Por Dios! Supongo que debo estar contento de no haber sido comparado a una legumbre. • Las legumbres no tienen corazón ni vida señor. Miles empezó a reír con unas carcajadas atronadoras que asustaron a Olivia. Su mirada se nubló de repente. • ¿Ni corazón ni vida?-exclamó-Ya que no tengo ninguna de las dos cosas, señorita Devonshire, la designación como legumbre sería mas apropiada. • Pero esta usted vivo. Respira, se ríe incluso, debe poseer un corazón. • Reconozco que nunca he visto reír a una legumbre. • Ni a un gusano ni a una larva. • Prosiga, me siento mejor a cada segundo. • Anda usted con dos piernas. • Por lo general. • Y ya que a ningún animal de cuatro patas le gusta vivir solo en habitaciones oscuras, frías y húmedas, no queda más opción que los seres humanos. Deduzco que es un ermitaño. • Soy muchas cosas-replicó Miles con una mirada atrevida-pero un monje me temo que no querida. Olivia se rió. Mas bien emitió un gorjeo nervioso y se sumergió en la contemplación de la taza vacía. Le ardían las mejillas, el fuego a su espalda entumecía su cuerpo. ¿O era la visión de Miles instalado cómodamente en su sillón? Su camisa se había secado pero en algunos sitios el fino tejido aún estaba pegado a su piel revelando su desnudez. Olivia se sorprendió contemplando un punto negro en su torso: un pezón. La joven parpadeó y luego cruzó su mirada con la mirada intensa de Miles ¿Qué estaba haciendo ella a esa hora de la noche en compañía de Miles


Warwick? Además tenía la impresión de haber bailado hasta marearse. Sin duda era el efecto de los dos vasos de whisky que había bebido como si fuera limonada. ¡Que extraña expresión tenía el rostro de ese hombre! ¿Era curiosidad o interés? Cuando sonrió, Olivia sintió de nuevo todo el temor que había olvidado por unos minutos. Se sintió de pronto desengañada y quiso huir. • No se preocupe-dijo Miles-sigue usted bien peinada. Sin darse cuenta, Olivia había alisado su pelo, para mantener la compostura se colocó mejor las gafas. • Sus gafas están en perfecto equilibrio. De todos modos ¿por qué las lleva? • Porque no veo bien. • Esta mintiendo. Esta tarde no la llevaba y me vio perfectamente. ¿esa tarde? Con el invierno golpeando los cristales de la mansión mientras ella estaba confortablemente instalada cerca de un buen fuego, Olivia tenía la impresión de que el encuentro se había producido unos quince días antes.. • Quíteselas-pidió Miles-No me gustan. • Me da completamente igual. • Parece un pez mirando desde un bote de cristal. • Las necesito para leer. • Pero ahora no esta leyendo. • No-dijo ella negando con la cabeza-pero no me las voy a quitar. • De acuerdo, entonces explíqueme porque se peina así. • ¿Perdón? • Es horrible.


• Yo... • Y la ropa que lleva es absolutamente odiosa. El gris no le va en absoluto, parece que esta usted de luto ¿se le ha muerto alguien señorita Devonshire? • Señor, no creo que tenga derecho a insultarme cuando usted mismo está ahí sentado con sus botas embarradas, la ropa mojada y una mancha sospechosa en la parte delantera de la camisa. Miles la miró en silencio y Olivia se regañó a si misma. Había bebido demasiado. Las lágrimas estaban a punto de brotar de sus ojos y no tardarían en caer si no tenía cuidado. Pero desde hacia tiempo, había perfeccionado una técnica para no llorar. Sabía que si mantenía la mirada fija sin mover la cabeza ni pestañear, conseguiría disimular su turbación. Si se daba prisa en despedirse podría llegar al coche sin dejar traslucir nada.


4 Warwick se levantó y empezó a pasear, se detuvo delante de la puerta. • Hubo un tiempo en el que toda la mansión estaba llena de vida y de ruido. Eran en su mayoría criados pero eso no importa. Yo estaba seguro de que si llamaba alguien acudiría rápidamente. Miró de reojo a la joven y prosiguió. • Mi sueño era poseer Braithwaite, eso me obsesionaba. Por la noche en mi cama me veía recorriendo el castillo y la propiedad, haciéndolos prosperar. Intentaba imaginarme lo orgulloso que me sentiría, el sentimiento de haber conseguido algo, de ser importante, de pertenecer por fin a algo... Se calló y se quedó inmóvil. Olivia tampoco dijo nada, ella contenía el aliento. La incomodidad que la había invadido unos minutos antes, ahora había desaparecido. Con los ojos puestos en Miles, impresionada por su largo pelo y sus espesos rizos negros, estaba poseída por otra emoción en ese momento. Delante de ella estaba un Miles Warwick que poca gente conocía. Incluso se estas confidencias se hacían bajo el efecto del whisky, Miles dejaba entrever una nueva faceta de su personalidad. Pero no era solo el whisky lo que le hacía comportarse así, ya que no hablaba confusamente como un borracho. • Después mi padre murió y la herencia recayó en Randolf que murió un poco después en un accidente de caza. Esperaba que entonces heredaría la propiedad, Damien se había instalado en el Mississippi y no quería saber nada de Braithwaite, Pero volvió y se hizo cargo de la propiedad. De repente ya ni siquiera se me recibía en esta casa en la que había crecido. Dese cuenta, señorita Devonshire, que yo no podía odiar a Damien, yo no había sido precisamente lo que se dice un hermano ideal.


Apoyado ene l quicio de la puerta, se pasó una mano por el pelo, su mirada vagó por los trofeos de caza sin verlos. • Seguramente ha oído que intenté matarle. Es verdad. La miró directamente a los ojos con desafío. • ¿Cómo señorita Devonshire? ¿Ni siquiera una mueca de disgusto? ¿Ningún reproche? ¿Los rumores que he oído sobre usted son quizá también verdaderos? • Puede-respondió ella simplemente, colocándose bien las gafas en la narizContinúe señor Warwick, por favor. • Caramba, es usted alguien especial señorita Devonshire. Perfecto. Efectivamente quise matar a mi hermano. Dos veces. La primera durante una partida de caza, me justifiqué diciendo que mi fusil se había desviado. La segunda vez corté la cincha de la silla de montar, solo resultó herido. Un brazo roto. ¿Sigue estando usted bien señorita Devonshire? • ¿Le gustaría que me desmayara? Le gusta asustar a la gente ¿no? ¿O solo busca asustarme a mi esperando que huya despavorida para no volver jamás? Realmente señor, no se moleste de verdad. Por otra parte es difícil asombrarme teniendo en cuenta mi propia reputación. • En efecto-reconoció Miles pensativo-Si le digo que soy el responsable de la partida de Damien hacia ese desierto infestado de mosquitos que llaman Mississippi quizá cambiaria de opinión. Verá, pasé la noche antes de su boda con su novia y nos descubrió. Hay que aclarar que no tenía esa intención, pero el comportamiento de ella...bueno no quería casarse con Damien simplemente. Al final todo terminó bien, ya que cuando Damien volvió a Inglaterra cinco años después, encontró a Bonnie. Olivia sintió una punzada en el corazón, dándose cuenta del amor secreto que Miles sentía por su cuñada. Era extraño, si realmente tenía intenciones de


asombrarla, casi lo había conseguido. • Venga aquí-dijo Miles que se había acercado a la ventana. Olivia tenía dificultades para mantenerse de pie de tanto como le temblaban las piernas lo cual era absurdo ya que a ella nunca le había faltado valor. • ¿Señorita Devonshire? Olivia se reunió con el cuidando de mantener una distancia respetable. Por la ventana se veía un inmenso jardín donde se estaban muriendo los parterres de rosales abandonados, • Antes, en verano, este jardín era un arco iris de colores, era precioso. Durante los meses que había rosas me levantaba temprano y respiraba el aire perfumado con su aroma. Me encantaba. Olivia intentó imaginarse ese jardín abandonado en todo su esplendor, en el cristal vio el reflejo de miles y por un momento creyó verle de niño, pegado a la ventana delante del maravilloso espectáculo de las rosas. Sintió un gran placer al imaginárselo así. • Me sentaba delante de la ventana y veía a la madre de Damien podando los rosales, miraba sus manos acariciando con suavidad los capullos. Tenía la misma ternura para sus hijos y yo me atrevía a esperar que... Una arruga se dibujó en su frente y limpió con fuerza un trozo de vaho del cristal como si quisiera borrar también sus dolorosos recuerdos. • Si las rosas le gustan tanto-se arriesgó a decir Olivia-¿Por qué deja el jardín en este estado? • Los rosales estaban muertos cuando yo llegué a esta casa. • ¿Está seguro? Miles volvió la cabeza hacia ella pero Olivia se quedó inmóvil delante de la ventana.


• ¿Podemos salir al jardín desde aquí?-preguntó El señaló la puerta-ventana en un rincón que daba a la galería. El frío era soportable aunque seguía cayendo una fina lluvia. Olivia se aventuró en la penumbra hacia el parterre más cercano y se inclinó encima de el. Después de años de abandono, las malas hierbas y las hojas muertas habían invadido los rosales hasta ahogarlos. Empezó a arrancarlas hasta llegar a un retoño que acababa de descubrir. • Señor Warwick. • Al no obtener respuesta, miró por encima de su hombro. Miles estaba quieto en el quicio de la puerta-ventana. • Venga a ver esto. Dese prisa, no tengo ganas de coger frío mientras usted se queda ahí pensando. El se acercó a desgana y se arrodilló a su lado, ella le señaló la planta con dedos temblorosos. • Todavía vive ¿lo ve? Aquí donde he quitado las malas hierbas. Apuesto a que si los poda bien todavía podrá salvarlos. • ¿Usted cree?-dijo Miles suavemente con verdadero interés. • Estoy segura-dijo Olivia esforzándose por poner un tono indiferenteCuando se hayan quitado las malas hierbas y las plantas puedan recibir la luz del sol, verá usted florecer de nuevo el jardín, ya que no puede crecer anda en la oscuridad. El viento agitaba las hojas muertas, la lluvia golpeaba el suelo y Olivia acabó por volverse hacia Miles viendo con horror que el la miraba con atención. Los cristales de sus gafas estaban empañados y lamentó no habérselas quitado. Se encogió. Hubiera deseado llevar un vestido más elegante y que la favoreciera mas,


pero de todas formas no tenía ninguno, no necesitaba un vestuario a la moda, eso era malgastar el dinero. Se levantó de un salto, sacudió su falda para quitarle el barro y volvió deprisa a al casa. Restaba helada y se acercó a la chimenea para entrar en calor cerrando los ojos. Después de unos minutos oyó que la puerta se cerraba. Miles iba a decirle que era una intrusa en esa casa, que no tenía porque entretenerse en arreglar su jardín y que... • Se va a poner enferma-dijo Warwick tranquilamente. La arropó con una manta, Olivia quiso darle las gracias pero no salió ningún sonido de su garganta. Se quedaron los dos así, de pie y en silencio contemplando el fuego en el cual acababan su existencia algunos trozos de silla. • Debió ser una silla muy bonita-dijo Olivia. • En efecto. • ¿No tiene dinero para comprar madera? • No. • ¿Y que va a hacer ahora? • Creo que quemar el canapé. Ella levantó la vista hacia el riendo. Por primera vez a la luz dorada del fuego, notó que tenía pequeñas arrugas alrededor de los ojos. Otras dos arrugas rectas se habían formado entre sus cejas. Una barba de varios días tapaba su mandíbula. Olía a whisky y a ron. Y a lluvia. Miles quitó con cuidado las gafas de Olivia. • Así está mejor. Prefiero ver sus ojos así, son muy bonitos señorita Devonshire.


El tiempo se detuvo de pronto, sus miradas se quedaron clavadas una en la otra, un torbellino de emociones tan intensas como el calor del fuego les invadió a los dos. ¿De verdad la encontraba un poco atractiva? Se preguntó Olivia con inquietud ¿O era otro intento por escandalizarla para que huyera corriendo de esa casa para no volver a atravesar la puerta? Miles por su parte se hacia preguntas con un desconcierto que le sorprendía ¿Qué estaba pasando? ¿Tanto necesitaba la compañía de una mujer o es que Olivia Devonshire era más hermosa de lo que había creído? Su rostro era suave, la curva de sus senos deliciosa ¿Podría el acariciarla, respirar su olor mientras ella le acogía entre sus muslos? A menos que no le gustara el amor simplemente animal, solo sexo. Esta mujer era un enigma, bajo su aspecto de solterona disimulaba el carácter de una puta. Por suerte no había venido a molestarle con esa historia del matrimonio. A lo mejor solo tenía ganas de darse un revolcón. En ese caso... • Dígame sin mentiras porque ha venido aquí señorita Devonshire-la torturó Miles jugando descuidadamente con las gafas que sujetaba por una patilla. • Ya se lo he dicho-respondió Olivia con la mirada fija en las gafas-para disculpar... • ¡Por favor! Yo he sido más honesto con usted. Me debe la misma honestidad. Después mirándola con determinación, deslizó las gafas en el bolsillo de su pantalón. Olivia entrecerró los ojos. El acercó la mano a su nuca y ella tembló y pareció a punto de huir pero no lo hizo. Se tensó y su respiración se aceleró. De sus labios escapó un gemido de miedo ¿o era de deseo? Sus cuerpos se juntaron, el metió los dedos en su peinado y lentamente le quitó las horquillas. Cuando su pelo cayó en su espalda, Olivia levantó una mano temblorosa intentando resistirse. Miles le dirigió una sonrisa de sátiro que siempre hacía ceder a la mas inocente de las mujeres.


• No por favor-dijo Olivia-Esta intentando asustarme otra vez y... • Corazón mío ¿De verdad estas pensado lo que dices? El también se lo preguntó a si mismo, al principio de la conversación era posible pero ahora no estaba tan seguro. Pasó un brazo alrededor de ella y la apretó contra el mientras Olivia se resistía frenética, echando la cabeza hacia atrás, exponiendo así su garganta. Un brillo de locura iluminó sus ojos verdes cuando se cruzaron con los de Miles. Ella se había transformado de repente y Miles podía imaginar sin esfuerzo a esta mujer excitando a toda una tribu de gitanos. O a uno de los granjeros de su padre. Incluso a algún aristócrata ahogándose como el mismo en el océano de su mirada. El sentido común le ordenaba que la echara de su casa con un mensaje para su padre, ese viejo tenía que saber que nadie podía aprovecharse de Miles Kemball Warwick, que el matrimonio no le interesaba de ninguna manera. Pero no tenía ganas de parecer sensato en ese momento, lejos de eso, hacia tanto tiempo que no pasaba una noche con una mujer... Suspiró contra la oreja de Olivia y ella contuvo el aliento. El olía el dulce aroma e su piel en su mejilla, sobre su barbilla. Ella se dejó caer contra el torso de Miles como perdida. Entonces el acarició con un pequeño beso la comisura de sus labios, se aventuró en su boca mas suave de lo que había creído, juntó su lengua contra la de ella con ternura, acarició su pelo con mano furtiva y bruscamente aprisionó su nuca. Todo su ser temblaba con un doloroso placer. Olivia gimió, había perdido en esa oleada de felicidad todo deseo de huir, el calor de su boca, el fervor de sus caricias la habían conquistado, jamás había imaginado que podría llegar a conocer una emoción así ¿Pensar que el había costado tanto tiempo llegar a vivir ese instante!. Se arqueó contra Miles, que aprovechó la ocasión para meter la lengua entre los labios que ella le ofrecía y explorar expertamente su boca. Olivia creyó


que su cuerpo iba a desintegrarse y que su cabeza iba a estallar. Después de un momento de duda deslizó los brazos alrededor del cuello de Miles. Enardecida, respondió a sus besos con un ardor del que se habría sentido avergonzada poco antes. De pronto Miles se separó de ella jadeante y los dos se miraron largo rato en silencio, ardiendo todavía. Después Miles fue a apoyarse en el escritorio con los brazos cruzados sobre el pecho, súbitamente su rostro se había endurecido. • ¿Quién era ese hombre?-preguntó secamente fusilándola con la mirada-O mejor ¿quién es? Olivia bajo los ojos y contempló el suelo, era incapaz de pensar. • No pongas cara de no haber entendido, ya sabe lo que quiero decir ¿Quién es el padre del niño? Este cambio entristeció a Olivia, se tambaleó con la brusquedad de la pregunta y se quedó rígida. • Eso no es asunto tuyo-consiguió contestar. • Después de la propuesta de tu padre si que lo es. • Has rechazado la proposición de mi padre, por lo tanto no comparto tu opinión. • ¿Le amaste? ¿Dónde estaba su abrigo? En el canapé. Estaba obligada a pasar por delante de el para recuperarlo pero se sentía incapaz de poner un pie delante del otro, su corazón latía tan fuerte que parecía que se fuera a romper. Pensar que podía enfrentarse a un hombre tan carente de principios como Miles Warwick y salir indemne había sido una completa locura. Tenía que salir rápidamente de allí. • ¿Le conozco?-prosiguió Miles.


• Tengo que irme-dijo Olivia dirigiéndose al canapé. • ¿Es de por aquí? • No debería haber venido. Realmente era estúpido... • ¿Sabe algo del niño? • El niño se llama Bryan. • ¿Ayuda en la educación del niño? • Bryan, Se llama Bryan-insistió Olivia cuyo nerviosismo crecía por momentos. • ¿Esta casado? Sin duda. De lo contrario se habría casado contigo. ¿Sois amantes todavía? Miles se plantó delante de Olivia y ella dio un paso a un lado para esquivarle pero el la imitó. • Te he preguntado con educación. • Con la misma educación te he respondido que mi vida solo me importaba a mi. • Realmente le has amado con pasión si continuas protegiendo su nombre y su reputación mientras que la tuya ha sido arrastrada por el fango. • Realmente es necesario que me vaya. Por favor... • Ya entiendo. Pensabas obligarle a casarse contigo porque estabas embarazada de el. Habrías podido dejar este país y llevar una vida mas de acuerdo con tus gustos. No debo estar lejos de la verdad, tus ojos brillan y tus mejillas están ardiendo. • Esta conversación esta fuera de lugar. • No, es tu conducta la que lo está. Y tu llegada aquí en plena noche. Y tu


forma de vestirte. Y tu intención de seducirme para convencerme de aceptar este matrimonio. ¿Debo continuar? Bien, Tu padre me contó la promesa que hiciste a tu madre de cuidar de la familia, cuando te convenciste de que no tendrías la oportunidad de dejar Devonswick tuviste una relación con la idea de que un niño te librarí de la promesa y te permitiría dejar a tu hermana y a tu padre. • ¿Has terminado? • Todavía no. Déjame pensar un poco. Mientras tanto siéntate y sírvete otra copa. • Prefiero morir de sed y de frío antes que quedarme aquí compartiendo un whisky contigo. Déjame pasar. El no la retuvo y poniéndose el abrigo sobre los hombros, Olivia dejó la habitación. ¿Dónde estaba Bertrice? Olivia echó una ojeada a cada lado del vestíbulo pero solo vio sombras. • ¿Dónde se habrá metido?-preguntó en voz baja. • A la búsqueda de su gato-respondió Miles a su espalda-¿Por qué no vuelves a acercarte a la chimenea? Se está mejor y además acabo de meter otra silla en el fuego. • ¡Bertrice! • ¡Aquí arriba!-gritó una voz. La criada apareció poco después con la cofia caída hacia delante. • La vieja loca está ahí arriba-dijo exasperada. Olivia subió las escaleras de dos en dos, fastidiada por esa criada insolente. Miles la siguió. Con gran consternación, Olivia descubrió a Bertrice acostada en la cama de Miles con las sábanas subidas hasta la barbilla. • Supongo que no encontró a su gato-dijo Miles burlonamente.


De pie, delante de la gran cama con dosel, Olivia miraba a su anciana nodriza preguntándose si debía decirle a su anfitrión que Dickens, el gato, llevaba muerto seis años. Estaba terriblemente incómoda, el hecho de encontrarse en el dormitorio de Warwick y la sonrisa de suficiencia que este exhibía no contribuyeron a alejar esa incomodidad. • Perdóname-se excuso fríamente Olivia-Parece que Bertrice se encuentra a gusto aquí. • Efectivamente eso parece. • Si me ayudas podré levantarla. • No te molestes. • Pero es que no lo entiendes, una vez dormida no hay forma de despertarla hasta el día siguiente por la mañana. • Eso es lo que le suele pasa a todo el mundo. Olivia le miro con rencor y el simplemente se encogió de hombros. • ¿Te vas a tener que quedar mas tiempo no? • ¿Y permitir que me vuelvas a humillar? No lo creo. ¡Bertrice despierta! • Si te prometo portarme bien... • Dudo seriamente de que conozcas el significado de esa palabra Warwick. • Muy bien, entonces si prometo no volver a hablar del tema de tus amantes... Sin responder a esta provocación, Olivia sacudió a la anciana con todas sus fuerzas. Bertrice se limitó a protestar mientras seguía durmiendo. Miles se acercó a Olivia y la cogió del brazo con firmeza. • Déjala dormir. • ¡Quita tu mano!


• Mañana haré que la acompañen de vuelta a Devonswick. Por Dios, cuando enseñas los dientes te vuelves terrorífica. • Bueno, pues procura no enfadarme. Olivia se soltó de Miles y dejó la habitación sin darse la vuelta. La odiosa criada surgió de repente a su lado en el momento que se alejaba por el pasillo y Olivia se dio cuanta de golpe de que se había equivocado de dirección. Exasperada dio un suspiro y se dio media vuelta. Warwick estaba apoyado en el pasamanos de la escalera y sujetaba con descuido las gafas de ella. • ¿Por qué estas enfadada?-preguntó mientras ella se acercaba-¿Por qué te he dicho que estabas mas hermosa sin esta cosa?-Hizo una mueca señalando las gafas-¿O porque te he preguntado sobre el padre del niño? No puede ser por culpa de mis besos ya que parecían gustarte. También es posible que... Se interrumpió de golpe. • Pensabas en el mientras yo te besaba. • No seas ridículo-gritó Olivia intentando recuperar las gafas. Miles anticipó su gesto y las escondió con rapidez. Caminando con altivez, Olivia empezó a bajar las escaleras. • Ya que lo quieres así-le dijo despreocupada-quédate las malditas gafas. Miles se apresuró a seguirla para llegar el primero abajo y bloquearle el paso. A Olivia le pareció que era un pirata con sus ropas usadas. El brillo salvaje de su mirada la confundió un instante, se sintió subyugada por el y comprendió con pena que si el intentaba besarla nuevamente, ella no podría resistirse. • No te vayas-le rogó Miles-Voy a pedirle a Sally que nos prepare algo de comer. • No hay nada para comer-vociferó la criada desde lo alto de la escalera.


• En ese caso nos conformaremos con pan. • No...No pienso quedarme dadas las circunstancias-hizo saber Olivia. • Si te refieres a lo que ha pasado entre nosotros antes, no te preocupes, no era una invitación, a menos que tu lo desees. • ¿Qué quieres decir? • Que eres bienvenida si quieres pasar la noche aquí. • Tengo la impresión de que estás desvelando tu verdadera naturaleza. La sonrisa de Miles provocó un escalofrío en Olivia. Intentó escapar pero el estiró el brazo para impedirle pasar. Todo intento de fuga era en vano. Le empujó con fuerza sin conseguir disimular su angustia. Estaban a unos centímetros uno del otro. • Admito que tenías razón, reconozco que soy un verdadero egoísta. Antes de que llegaras estaba sumido en pensamientos deprimentes, la vida que llevo me entristece. Braithwaite no es lo que yo tanto soñé. Pero las cosas son como son. • Quizá no fuera lo que en el fondo deseabas-arriesgó Olivia. La joven notó como se interponía entre ellos una extraña tensión . Miles parecía a la vez perplejo e irritado. • Creo que te he retenido demasiado tiempo-acabó diciendo-Permite que te desee buenas noches


5 El brumoso amanecer anunciaba una mañana gris y fría. La nieve había caído durante al noche y las ramas de los árboles se curvaban bajo el peso de sus guirnaldas de hielo. Olivia se despertó con dolor de cabeza sin haber dormido mucho. En sus sueños había revivido la velada con Miles Warwick, pero el escenario de su encuentro había dado un extraño cambio. Hacia las cinco de la mañana saltó fuera de la cama y se fue a la cocina. La criada le preparó una gran taza de té fuerte y un plato de panecillos de leche. Se los comió sentada delante de la chimenea, maldiciéndose por haber ido a Braithwaite. ¡Pobre idiota! Ya había cometido otras insensateces en su vida pero nunca se había arrepentido tanto de ellas como de esta última. Warwick se debió estar riendo de ella toda la noche. ¿Y si venía aquí a acusarla de haber querido forzarle a casarse con ella? La había atacado cruelmente con preguntas sobre su hijo. Para colmo podría contar que ella había cedido a ciertos avances. La vergüenza la hundió. ¿Qué debía hacer? Por otra parte no consiguió olvidar su encuentro que por un instante había resquebrajado la muralla detrás de la cual tenia la costumbre de protegerse. Como siempre, tomó un baño y se vistió para estar preparada a las siete. Después se fue al despacho de su padre donde revisó el correo que había llegado el día anterior. Le costó un gran esfuerzo. Al volver de Braithwaite, se había dado cuenta, a mitad del camino, de que se había dejado las gafas, su única esperanza era que Warwick se las enviara con Bertrice. Olivia continuó con su trabajo a pesar del esfuerzo que le costaba leer. Prefería concentrarse con un doloroso esfuerzo para desterrar de su mente la escena que la obsesionaba. Había sido tan ridícula que seguramente Warwick encontraría el medio para aprovecharse de su debilidad.


¿Por qué no podía dejar de pensar en el? Se esforzó en concentrarse en las columnas de cifras pero durante toda la mañana el recuerdo de la cálida boca de Miles sobre sus labios y el olor de su cuerpo la persiguieron. A la once, Emily irrumpió en el despacho, llevaba los brazos llenos de ropa y exhibía una cara resplandeciente. Ligera como una brisa de primavera, atravesó el despacho, su pelo rubio estaba recogido en un moño protegido con una redecilla de seda rosa a juego con el color de su vestido. Olivia dejó los libros de cuentas a un lado y se esforzó por sonreir a pesar del terrible dolor de cabeza que tenía. • Buenos días Emily-dijo-¿Qué llevas ahí? • Ropa por supuesto-respondió Emily riendo alegremente-Quiero tu opinión. El marqués tiene que venir hoy y debo estar lo mejor posible ¿Qué es lo que me queda mejor? Emily dejó el montón de ropa sobre un sillón, escogió un vestido y lo apretó contra ella sando una vuelta delante de Olivia. • ¿No es precioso? ¿Crees que le gustará a lord Wilowby? • Le gustarás con cualquier cosa que lleves, Em, a menos que esté loco o sea ciego. El vestido voló hasta el suelo mientras la joven cogía otro. • ¿Y este? Se que el nido de abeja y las flores pequeñas bordeando el escote están de moda esta temporada en Paris. Olivia se levantó para recoger los vestido desperdigados, se fijó en uno de ellos de color amarillo con un corpiño de satén y una falda hecha de tafetán y encaje dorado. Emily había suplicado unos meses antes para poseer ese vestido sublime. Por lo que Olivia sabía su hermana se lo había puesto una sola vez después de recibirlo desde Paris empaquetado en kilómetros de papel de seda. • Estoy segura se que lord Wilowby viene a hablar con papá-dijo Emily-si no


¿por qué se atrevería a salir con este tiempo horrible? Olivia querida ¿Qué estás haciendo? Olivia sostenía contra ella un vestido llegado de Italia, vio la mirada incrédula de su hermana y enrojeció levemente. • No seas boba-dijo Emily cogiendo el vestido-Eres demasiado mayor para llevar este tipo de ropa. El color no te va en absoluto, tienes un tono de piel demasiado amarillento y además ¿Cuándo tendrías ocasión de ponerte algo así? A menos que tengas la intención de visitar a Miles Warwick. Su voz tenía una entonación burlona, Olivia volvió a sentarse en el escritorio y cogió de nuevo la pluma. • ¿Qué idea tenías en la cabeza cuando fuiste a Braithwaite? Ya fue suficiente impresión el saber que papá había intentado comprarte a ese desgraciado para que se casara contigo. No puedo imaginarme a Miles Warwick dentro de nuestra familia. • Ya que ha rechazado la proposición de padre, Em, no veo razón para que ni tu ni yo nos preocupemos. Si quieres volver a tocar ese tema habla con padre. Llamaron ala puerta y entró Jonah, levantó una ceja al ver a Emily y sonrió a Olivia. • Señorita, el joven Bryan está preparado para su paseo. Encantada con este pretexto que le permitía dejar a su hermana, Olivia dejó la puma y se apoyó en el respaldo de la silla. • Gracias Jonah ¿Puedes pedirle a Deets que traiga el coche e ir a buscar mi capa? • Olivia estás loca saliendo con este frío-la sermoneó Emily con expresión preocupada. • Eso nunca ha matado a nadie Emily, además a Bryan le encanta pasear en coche, un niño necesita respirar aire puro y desfogarse, a menos que la devota tía que eres quiera pasarse la tarde jugando con el.


Emily se puso escarlata y desvió los ojos, Olivia puso una sonrisa de satisfacción ya que su hermana rara vez demostraba que había sido tocado en un punto sensible. Jonah carraspeó. • ¿Hay algo más?-preguntó Olivia. • Si señorita, hay alguien esperando. • ¿Quién? • Miles Warwick. • ¿Warwick¿-repitió incrédula. • Si señorita. • Ya veo. Bien dígale que mi padre... • No quiere ver a su padre señorita. Olivia miró a Emily quién abrió desmesuradamente los ojos, la exclamación de sorpresa que Olivia adivinó en sus labios se transformó enseguida en una mueca de desprecio. • No puedo recibirle-declaro Emily-dígale que se vaya, Jonah. • Le ruego que me perdone señorita Emily, pero no está aquí por usted. Quiere hablar con la señorita Olivia. Olivia sintió que sus piernas flaqueaban. Se había pasado la noche convenciéndose a si misma de que la opinión de Miles Warwick sobre ella no le importaba. Se enderezó e hizo una profunda inspiración. • Dígale que no puedo recibirle, Bryan me está esperando y no tengo tiempo. Jonah asintió con la cabeza y se marchó.


• ¿Qué hace el aquí? • Traer a Bertrice seguramente. Cálmate, Em, se diría que has visto a un fantasma. • Tu tampoco pareces muy tranquila-respondió Emily-pero quizá estés solamente confundida. • No digas tonterías. Emily se retorció las manos lanzando una mirada enloquecida a la puerta. • ¡Dios mío! ¿Y si se encuentra con lord Wilowby? Conociendo a Miles sería un placer para el contarle todos los detalles de nuestra relación. Despídele Olivia antes de que lo estropee todo. La risa y los pasos precipitados de Bryan se dejaron oír y Olivia abrió la puerta, el niño se arrojó en sus brazos. Sus pequeños ojos verdes brillaban de alegría. • Mamá-dijo-la cocinera ha hecho pudding. Olivia puso una rodilla en el suelo y le estrechó con fuerza, el se limpió el bigote de leche que tenía en la cara en la mejilla de su madre, Olivia le dio un beso olvidando por un momento a Warwick. • Venga usted aquí señor, no se puede molestar a la señorita Olivia-tronó de pronto Jonah en el pasillo. La joven volvió la cabeza y vio a Miles allí, delante de ella con las piernas ligeramente separadas y el abrigo descuidadamente abierto. Jonah, que llegaba detrás de el, lanzó una mirada preocupada a Olivia, ella le despidió con una seña y se levantó despacio. • ¿Es costumbre tuya entrar a la fuerza en la casa de una dama? • Solo cuando es necesario. ¿Tu te presentas a menudo en la casa de un hombre sin haber sido invitada?


Olivia respiró profundamente antes de contestar. • Tocada. Supongo que has traído a Bertrice. El asintió con la cabeza y algunos rizos negros cayeron en su frente. • Bien, acepta mi gratitud y también mis disculpas por la molestia que te ha causado. Ahora si quieres disculparme... • Quiero hablar contigo. • Desgraciadamente eso no es posible, estaba a punto de salir como puedes ver. Con mi hijo. Warwick bajó los ojos hacia el niño que se colgaba de las faldas de su madre mientras miraba con curiosidad al desconocido. • Es una costumbre-se apresuró a decir Olivia para desviar la atención de Warwick hacia ella-Todas la mañanas salimos de paseo. • Encantador. A pesar del tono burlón que había empleado, Miles estaba muy serio. • Puedes unirte a nosotros-dijo Olivia dándose cuenta de que el no se había movido. Emily, que seguía en el escritorio, ahogó un gemido de asombro. La verdad era que Olivia encontraba su proposición un tanto atrevida, una vez más se había comprometido pero prefería oír sus confesiones en privado. El silencio se hizo pesado entre ellos, Warwick paseó su mirada desde el niño hasta Olivia. • Con mucho gusto-respondió finalmente. Miles no había tenido nunca otra intención que la de acompañar a Bertrice hasta Devonswick, no tenía ganas de encontrarse con Olivia sobre todo


después de la noche anterior, cuando se había mostrado bajo un aspecto lamentable, había bebido demasiado, le había contado sus desgracias y luego la había besado, lo cual había sido una experiencia deliciosa, y luego había pasado la noche paseando por la casa y pensando en ella. Todavía pensaba en ella. El carruaje pasó por un bache haciendo que Miles volviera a la realidad, estaba sentado frente a Olivia quien estaba arropada con una capa con una capucha forrada de piel de zorro. El niño estaba al lado de su madre, metido bajo una manta, con sus pequeños y rollizos dedos cruzados sobre las rodillas y mirando a Miles con curiosidad. La cara de Olivia estaba medio escondida por la capucha y la penumbra reinaba en el coche, pero Miles podía adivinar el brillo de su blanca piel y sus grandes ojos enmarcados por largas y espesas pestañas ligeramente rizadas. • Bueno Warwick ¿de que querías hablarme? Miles pareció reflexionar por un momento y luego metió su mano en un bolsillo de sonde sacó las gafas de Olivia. Dio unos golpecitos con ellas en las piernas, miró de reojo al niño y finalmente se las lanzó a ella. • ¿Solo eso? Se las podrías haber dado a Bertrice o a Jonah-dijo fríamente Olivia. El se encogió de hombros y cruzó las piernas, rozando las de ella. • Si tienes algo que decir, dilo por favor, no te preocupes de Bryan, a menos que quieras volver a hablar sobre las circunstancias de su nacimiento, cosa de la que no tengo ninguna intención de hablar-le informó ella jugando con nerviosismo con las patillas de las gafas. • Quizá quiera simplemente charlar contigo-dijo el inocentemente. • Lo dudo, no pareces ser del tipo que pierde el tiempo en tonterías. • Eres una joven bastante franca, señorita Devonshire. • No soy tan joven y por consiguiente el cotilleo no me interesa demasiado,


puedo incluso decir que prefiero la sinceridad. • La sinceridad es a menudo cruel y a veces mas dolorosa que la mentira, con los años he aprendido que la gente prefiere que les mientan. • ¿Y tu formas parte de esa gente? • Tengo la reputación de ser demasiado sincero-respondió el con ironía-es por eso por lo que se me tiene en tan poca estima. El coche dio un salto y un caballo relinchó. Deets, el cochero, hizo restallas su látigo para animar a los animales. En el carruaje se estableció un tenso silencio. Bryan se divertía jugando con sus propios dedos sin dejar de mirar a Miles quien también mostraba un cierto interés por el niño. El pequeño había heredado algo de los Devonshire, Miles se dio cuenta de que estaba comparando los rasgos del niño con los de la madre. Eran idénticos. Sin embargo el niño debía haber sacado el pelo negro del padre ya que nadie en la familia Devonshire tenía esa cabellera negra y rizada. Frunciendo el ceño, Miles se dedicó a contemplar el paisaje para borrar así la imagen de Olivia bailando desnuda en medio de los gitanos. Margrave Bluff, un alto acantilado de silex que se levantaba sobre los meandros del río Ure, era el punto más alto de Costerdale Moor. A los lados de las colinas próximas se veía una serie se senderos abiertos por los primeros mineros que vinieron a sacar plomo de las minas algunos siglos antes. Con el tiempo el yacimiento se había agotado y los mineros se habían ido progresivamente para establecerse en Gunnerside Gill. En cualquier caso, los siglos y la intemperie no habían borrado totalmente los vestigios de su actividad. Todavía se podían ver desperdigados por los ondulados montes, las ruinas de piedra y escombros, las gentes del lugar juraban que por las noches oían cantar a los fantasmas que retomaban las viejas canciones de los antiguos mineros. Desde lo alto del acantilado, cuando hacia buen tiempo, se veía la carretera


de Middleham que se abría como una larga herida a través de un paisaje salvaje y accidentado. El paisaje ofrecía toda la gama de los marrones, los amarillos y los verdes, el viento había despejado la niebla de manera que se podía adivinar a lo lejos los restos de lo que había sido Caldbergh Workhouse y mas allá los tejados y las chimeneas de la mansión de Braithwaite. Miles, de espaldas al viento, contemplaba este panorama preguntándose que estaba haciendo allí con Olivia y el niño. La hierba helada crujía bajo sus pies y el cierzo le azotaba la cara. Sintió que sus extremidades se entumecían, Bryan sin embargo no parecía estar molesto por el frío, con la cabeza rodeada por un pañuelo se divertía patinando sobre el trasero. Su madre le miraba desde lo alto de la cuesta, de pie, rígida y con los brazos pegados al cuerpo como si fuera una estatua de hielo que se rompería si alguien la tocaba levemente. Parecía que Olivia Devonshire no tenía costumbre de patinar a menos que hubiera bebido dos grandes vasos de whisky como la noche anterior. Tenia incluso que reconocer que resistía bien el alcohol, la mayor parte de las mujeres en su lugar hoy estarían enfermas. La joven se puso las manos en la boca como un altavoz para llamar a su hijo e impedirle que se acercara a las orillas heladas del río. El niño volvió sobre sus pasos corriendo pero patinó y cayó pesadamente sobre el trasero, luchó un instante para ponerse de pie y volvió a salir como una tromba resoplando como una locomotora. Miles pensó en los momentos que había pasado el en ese mismo lugar cuando era pequeño, solo, pensando en la vida y en el amor. Hasta que comprendió, al hacerse mayor, que uno podía pasar toda una vida sin existir realmente. En cuanto al amor, por lo que podía recordar, el nunca lo había conocido. Buscó en su memoria la imagen de su madre jugando con el en un parque de Paris. En vano. Quizá nunca hubiera vivido momentos así. Su madre consagraba todo su tiempo a sus amantes. Olivia se volvió hacia Miles, en ese momento una borrasca barrió la nieve, su abrigo golpeó sus piernas, las altas hierbas, rígidas por el hielo, se estremecieron. La joven se dirigió hacia el sin dejar de mirarle a los ojos,


aparentemente le daba igual ensuciarse el vestido y los zapatos, no era del tipo de mujer que se preocupara de tales cosas. Miles se sintió golpeado por la belleza singular de Olivia Devonshire. No era realmente hermosa pero su rostro tenía unos rasgos muy distinguidos, con una nariz aquilina y una barbilla arrogante. El frío había coloreado sus mejillas y agrietado ligeramente sus labios. Se detuvo a tres pasos de Miles y le dirigió una mirada impenetrable, como para incitarle a entablar conversación. • Estaba pensando-empezó Miles-A decir verdad me preguntaba que harías si yo no estuviera aquí contigo en este momento. • ¿Y cual crees que es la respuesta? • Te imagino patinando con tu hijo con el pelo al viento. • Y esa conducta te parece ridícula e inaceptable. • No estoy en posición de juzgar. • Tu lo has dicho. Miles apretó su abrigo contra el y se subió el cuello resistiendo las ganas de saltar para calentarse los pies ya que ella no parecía tener frío... • ¿Por qué estas aquí-preguntó Olivia mirándole a los ojos. • No lo se, me estaba preguntando lo mismo. Estoy helado y está claro que tu prefieres la compañía de tu hijo. • Bryan es lo que más quiero en el mundo. • Es a la única persona que quieres, aparte de tu padre y tu hermana por supuesto, y ellos son una compañía de lo más divertida ¿no? • No pensabas lo mismo hace cuatro años cuando cortejabas a mi hermana. • Creo que has escogido mal la palabra.


• Dímelo tu. • No me parece que haya sufrido. • No creo que Emily sea lo suficientemente sensible para sufrir por algo. Por mucho que la quiera, no estoy ciega en cuanto a su carácter. • ¿Cómo tu padre por ejemplo? • Emily tiene un gran poder de seducción. • Eso no es solo propio de tu hermana, tengo la impresión de que todas las mujeres nacen con ese poder. Consiguen metaforsearse literalmente en cuanto divisan un macho. • Eso es una generalización excesiva me parece a mi. Las mujeres no son todas iguales, no todas sacrificamos necesariamente la vida a un hombre, ni perdemos nuestra dignidad por llevar a un hombre al matrimonio después de haberle cazado-dijo ella irónicamente-Además, amar a un hombre que no te ama también me parece un desperdicio monumental. • ¡Ah! Empiezo a comprender. Olivia levantó una ceja sorprendida. • A lo mejor el padre del niño ha sido acusado injustamente. Su único pecado, aparte del hecho de haberte seducido, fue no haberte amado sinceramente. A lo mejor quería casarse contigo pero tu querías un matrimonio por amor. ¡Ah Olivia! ¿Cuántos matrimonios no se habrían celebrado si uno de los novios hubiera esperado ser tocado por la flecha de Cupido? La raza humana estaría en vías de extinción desde hace mucho tiempo. • ¿Según tu los matrimonios por amor no existen? • Al contrario, por ejemplo mi hermano y su esposa experimentan algo mas que ternura el uno por el otro.


• Mis padres también se amaban. Además mi madre era increíblemente hermosa, todos los hombres que la conocían se enamoraban de ella al momento. Emily se le parece mucho en todos los sentidos. Miles se había olvidado del viento y del frío mientras contemplaba ensimismado a Olivia, la tristeza había velado repentinamente su dulce y verde mirada, parecía ausente y permaneció callada un rato, después miró de nuevo hacia Miles, su rostro estaba relajado pero un peso invisible parecía hundir sus hombros. La verdad apareció como un rayo ante Miles, la verdad de Olivia Devonshire que había aceptado sin luchar su vida de solterona y su maltrecha reputación. Un grito rompió el silencio. Miles miró a su alrededor pero no había señales de ningún animal y entonces comprendió. • ¿Bryan?-llamó Olivia-¿Dónde estas? ¡Bryan! Miles escrutó inquieto las orillas del río pero solo vio los restos de niebla que cubrían la embarrada ribera. • ¡Bryan!-gritaba Olivia desesperada. Corrió al borde del acantilado tropezando con los bajos de su capa y patinando sobre el hielo que cubría el suelo. • ¡Olivia!-gritó Miles al verla a punto de caer. Se situó detrás de ella y la cogió firmemente por la muñeca. • ¡Déjame! Tengo que encontrar a mi hijo. • Si te caes por el precipicio no le serás de ninguna ayuda. ¡Escúchame!-dijo sacudiéndola. Oyeron otro grito. Olivia empujó a Miles y se dirigió hacia la cima del acantilado, una perdiz salió volando de improviso desde un bosquecillo de


escaramujos silvestres asustando a Olivia que lanzó un alarido. Miles se unió a ella y la cogió por la cintura en el momento en que ella se inclinaba peligrosamente hacia el vacío, juntos miraron detenidamente las escarpadas laderas sin descubrir el menor indicio del niño. Desesperada, Olivia se escapó de Miles y bajó la pendiente por el otro lado llamando a Bryan. Deets se acercaba a ellos corriendo, Miles jadeaba mientras miraba por los alrededores. ¿Cómo podía haber desaparecido el niño sin dejar ni rastro?. Empezó también el a bajar rápidamente pasando a propósito por fuera del sendero, se había deshecho del abrigo que le entorpecía cualquier movimiento y escuchaba atentamente para percibir el menor ruido. Iba tan deprisa que un agujero en el suelo estuvo a punto de tragárselo igual que al niño. Su profundidad y la densa vegetación que lo cubría ahogaba el llanto de Bryan, Miles se tumbó en el suelo y se esforzó para distinguir al pequeño en las profundidades a las que apenas llegaba la luz. • ¡Bryan!-llamó. El niño le respondió con un sollozo. • No te muevas, tu mamá y yo vamos a sacarte de ahí. No se oyó ningún sonido, después el niño resopló y dijo con voz temblorosa. • ¿Lo promete? • Lo prometo-le tranquilizó Miles con suavidad. Olivia llegó hasta el con Deets pegado a sus talones, estaba lívida, quiso aproximarse al hoyo pero Miles se lo impidió. • Escúchame-le ordenó el sacudiéndola hasta que se calmó-Si quieres ayudar a tu hijo no es el momento para tener una crisis de histeria, no hay peligro mientras no intente moverse.


• ¿Qué es este agujero?-preguntó Deets nervioso. • Es una sima, debió abrirse cuando el techo de una galería subterránea se hundió, debe haber muchos por aquí. • ¿Es profundo?-preguntó Olivia. • No lo se con exactitud, pero lo suficiente. Necesito una cuerda-prosiguió Miles dirigiéndose al cochero. • Aquí no tengo ninguna, tengo que volver a Devonswick. • No tenemos tiempo-gritó Olivia-hay que sacarlo de ahí cueste lo que cueste.. Miles se quitó la chaqueta y se subió las mangas de la camisa, después se arrodilló y se inclinó lentamente encima del agujero. Deets se arrodilló también y le sujetó por los tobillos. Las aristas de los trozos de silex que sobresalían de las paredes arañaban a Miles quien sin hacer caso al dolor se inclinó todo lo posible y estiró los brazos hacia Bryan que estaba encogido en el fondo. • Dame la mano-dijo Miles al niño. Este no se movió, Miles se desplazó ligeramente y de pronto perdió el equilibrio sin que Deets pudiera impedir la caída. Se oyó un rosario de juramentos y Miles cayó en el agujero de cabeza junto con un montón de piedras. El eco del grito de miedo que dio Olivia repercutió por encima de el. Tardó un tiempo en reaccionar, finalmente se levantó con dificultad y comprobó que no se había roto ningún huesa. A unos pasos de el, Bryan gemía aterrado, se acercó a el y lo cogió en sus brazos. Bryan estalló en sollozos. • Ya pasó, todo está bien-murmuró Miles-Ya no tienes nada que temer. • ¡Warwick!-gritó Olivia-¿Me oyes?


Miles levantó la cabeza. • ¡Warwick! • ¡Ya te he oído maldición! • ¿Está bien Bryan? • Mejor que yo-gruño Miles furioso. Izó al niño sobre sus hombros diciéndole que se pudiera de pie y luego lo elevó sujetándole por los tobillos. Olivia y Deets cogieron a Bryan por las manos y lo sacaron sin esfuerzo, Miles oyó una serie de exclamaciones de triunfo y luego volvió a hacerse el silencio mientras Miles seguía esperando con impaciencia, tiritando de frío. Pasado un tiempo gritó: • ¡Eh! ¿Y yo que? ¿Hay alguien? Por toda respuesta cayó un poco de tierra en el agujero, finalmente vio la cara de Deets arriba. • Le toca a usted señor-dijo el cochero. Con dificultad, Miles trepó la pared apoyándose en los salientes y cogió la mano que le tendía el cochero, se quedó tumbado un momento en el helado suelo para retomar el aliento, después Deets le ayudó a levantarse y le echó su capa sobre los hombros. Durante ese tiempo, Olivia se subió al coche con Bryan envuelto en el abrigo de Miles. Deets fustigó a los caballos que salieron a toda velocidad hacia Devonswick, dentro del coche, Olivia había sentado a Bryan en sus rodillas y le frotaba vigorosamente las manos y los pies hasta que el niño perdió la palidez a medida que iba entrando en calor. La joven lo apretó entre sus brazos mientras su mirada se desviaba de vez en cuando hacia Miles. • Creo que he hecho bien en venir a fin de cuentas-dijo Miles.


• Sin ti esto no hubiera pasado. Miles se quedó atónito. • Por culpa tuya yo no estaba tan pendiente como de costumbre-prosiguió Olivia levantando la voz. • ¿He estado a punto de matarme y me lo reprochas? ¡Mírame! Agitó delante de sus ojos las manos raspadas y le mostró su camisa hecha jirones. Desde donde estaba sentado encima de las rodillas de Olivia, Bryan estiró sus bracitos hacia Miles, al ver que este no le hacia caso, se desprendió de los brazos de su madre y se subió encima de el levantando sus ojos gris verdoso hacia el y se acurrucó contra su pecho. • ¡Dios mío!-murmuró Miles suspirando. En el fondo de si mismo se sentía extrañamente emocionado, nunca había tenido un niño acurrucado contra el, apenas había cruzado algunas palabras con un niño, puede que incluso experimentara una cierta repugnancia hacia ellos, para el los niños solo eran una fuente de problemas, eran necesarios para asegurar la sucesión pero Miles nunca se había sentido atraído hacia ellos. Olivia estaba en silencio, observándole intensamente y con una cierta inquietud. A su pesar algo más estaba empezando a crecer dentro de ella en ese momento. Cuando el carruaje se detuvo delante de la entrada de Devonswick, Olivia cogió a Bryan en brazos. Deets abrió la puerta y ayudó a la joven y a su hijo a bajar acompañándoles hasta la puerta de la mansión. Miles se reunió con ellos sin apresurarse diciéndose que sería mejor irse ya que no tenía nada que hacer allí, pero tenía frío y quería calentarse un poco. Desde el interior de la casa le llegó un ruido de gente nerviosa, los criados debían haber corrido a ocuparse de Bryan.


Entró en el vestíbulo en el mismo momento que Emily se precipitaba sobre su hermana y su sobrino. Parecía recién salida de una revista de modas de Paris con su vestido de seda color nácar adornado con bordados color cereza y encaje negro. Hacia un contraste evidente con el triste vestido marrón de Olivia. • ¿Pero que os ha pasado por Dios?-dijo Emily. • Bryan se cayó en un horrible agujero y... • Lo has llenado todo de barro, mira que desorden. Y lord Willowby va a llegar en cualquier momento. • ¿Has oído lo que te acabo de decir Emily? Bryan ha estado a punto de morir. ¿No tienes ninguna compasión? ¿No te preocupa en absoluto el niño? Por Dios Emily a veces me pregunto si tienes moral o conciencia. Diciendo esto, Olivia subió a su habitación con Bryan. Emily se volvió hacia la puerta de entrada y se asustó al ver a Miles. • No recuerdo haberte invitado a entrar-dijo después de sobreponerse. • No lo has hecho-respondió Miles con una sonrisa feroz. • Sal de esta casa-silbó la joven-¿Me has oído? Sal de aquí. • ¿Qué es lo que te pasa corazón? ¿Crees que mi presencia molestará al viejo lord Wilowby? ¿Le sedujiste con tu inocencia? Si la memoria no me engaña eres bastante buena en ese juego. Emily resopló indignada. • ¡Vete! • ¿Y si no lo hago? • Haré que te echen. • Podría esperar a Wilowby en el camino y puede que le revelara que su


adorable prometida tiene una marca de nacimiento en forma de corazón en el interior del muslo izquierdo y que tiembla cuando siente la caricia de una lengua... • ¡Chantajista!-gruñó ella furiosa-¿Qué quieres a cambio de dejar esta casa y no volver jamás? Al ver que ella no respondía, la joven pareció reflexionar, luego se acercó a Miles sonriendo sugestivamente. • No te molestes, no me interesas en absoluto. • Te detesto-explotó Emily. Miles le guiñó un ojo y se arregló las mangas de la chaqueta, no había recuperado su abrigo pero eso podía esperar. Tenía suficiente de las hijas de Devonshire para todo el día. • ¡Señor Warwick! Olivia estaba al pie de la escalera, se había vuelto a poner las gafas pero el pelo le caía en cascada alrededor de la cara. Emily se giró. • Haz que se vaya antes de que llegue el marqués, Olivia, sino, no te lo perdonaré nunca. Después desapareció en una habitación contigua y cerró la puerta detrás de ella. Olivia esperó un momento antes de posar de nuevo la vista en Miles. • Tu abrigo-dijo. Miles se dio cuenta de que llevaba la prenda cuidadosamente doblada en el brazo. Esta mujer debía estar obsesionada con el orden, estaba seguro de que si se metiera en su habitación seguramente descubriría en los cajones de la cómoda su lencería cuidadosamente doblada y colocada por colores. Aunque no, era improbable, con su manera de vestir lo más seguro es que su


ropa interior no fuera demasiado atractiva. • Tu abrigo-repitió Olivia mirándole de frente. Probablemente había comprendido lo que acababa de pasar entre su hermana y el, Olivia Devonshire no era estúpida. El cogió el abrigo. • Me temo que he sido grosera contigo y no te he agradecido lo que has hecho, has salvado la vida de Bryan, pasé mucho miedo y por eso me comporté así contigo. • No necesitas disculparte Olivia, ni darme las gracias. Creo que habrías sido capaz de hacer frente ala situación sin mi ayuda. La única diferencia es que de este modo fui yo quien cayó en el agujero y no tu. Una expresión divertida asomó a la cara de Olivia. Una sonrisa curvó sus labios ¡Que hermosos eran! Pensó Miles, rosados, carnosos ¿cuántos hombres los habrían acariciado con el mismo fervor que el la noche anterior? • ¡Tus ropas! Ya no me acordaba de ellas, haz que las traigan aquí y me aseguraré de que sean debidamente arregladas y lavadas. Trae también las botas. Miles se miró el pantalón roto y manchado de barro, sus botas también mostraban un lamentable aspecto. Sacudió la cabeza. • No lo haré, pero de todas formas te lo agradezco. Sin añadir nada más se dio la vuelta y se fue. Esperó en los escalones de la entrada temblando de frío y sin pensar siquiera en ponerse el abrigo, mientras su cochero llegaba con el carruaje. Después se acomodó en el asiento de cuero y con un dedo apartó la cortina de terciopelo marrón de la ventanilla, Olivia estaba de pie en el quicio de la puerta con la mirada perdida a lo lejos. Se había quitado las gafas.


6 Miles era un soltero de treinta y nueve años, no se había casado porque esperaba a la mujer ideal la cual sería de una belleza y de una inteligencia incomparables. No sabía si Olivia Devonshire era lo que deseaba, ciertamente había notado que la joven estaba lejos de ser repulsiva, incluso estaba convencido de que una vez que se vistiera y se peinara con gusto podría rivalizar con su hermana. El requisito de la inteligencia era una exigencia injusta. La mayor parte de las mujeres no recibía una buena educación excepto en materia de seducción y astucia, pero Olivia Devonshire era una excepción. Según su padre estaba en condiciones de dar lecciones de economía a los profesores que el había tenido en Cambridge. Y Miles tenía verdadera necesidad de ayuda en ese terreno. Miles estaba relajado en una bañera de agua tibia fumándose un puro, una arruga de preocupación le cruzó de pronto la frente. Su esposa debía poseer también un gran sentido del humor y Olivia carecía totalmente de el. Eso se notaba en su actitud rígida, podía apostar incluso a que su cara se rompería en pedazos si intentaba reírse. Probablemente no tenía la costumbre de divertirse demasiado en Devonswick. Necesitaba a alguien que le enseñara a no tomarse las cosas tan en serio, lo cual podía llegar a convertirse en una tarea interesante. Otra cosa más: si tenía intenciones de casarse, la mujer debía tener una familia respetable. Su reputación sin fisuras y su rango en la sociedad aportarían a Miles la consideración y el respeto que tanto necesitaba. Pero no tenía demasiadas esperanzas con una herencia tan pobre, ya que ninguna mujer así le dedicaría un minuto de atención y todavía menos su dote. En cuanto al amor, Miles creía en los matrimonios por amor, aunque hubiera hablado con Olivia sobre los matrimonios por conveniencia, el sabía que sería incapaz de casarse con una mujer a la que no amara. Sería horroroso compartir toda la vida con una mujer que le disgustara. Por esa razón su vida amorosa hasta el momento solo había sido una sucesión de breves relaciones


carentes de sentimientos. Evidentemente, se parecía mas a su madre de lo que quería admitir. Alyson Kemball había tenido numerosos amantes y también muchas oportunidades de casarse pero solo había amado a un hombre, Joseph Warwick. Como este ya estaba casado, ella escogió quedarse soltera. Esta reflexión le hizo volver a pensar en Olivia Devonshire y en su hijo. Echó una ojeada al montón de ropa desgarrada desparramada por el suelo, la incomodidad que había sentido ante la mirada de Bryan mientras iban hacia Margrave Bluff le volvió a la memoria. Creyó ver una imagen de su propio pasado, un niño sin padre sentado al lado de su madre preguntándose si el hombre que se sentaba enfrente de el sería su padre o si se convertiría en su próximo padre y sobre todo donde estaba su verdadero padre. Ese pobre niño se merecía algo mejor, parecía inteligente y era encantador y sin duda cariñoso. Un chico valiente de verdad, cuando yacía en fondo del pozo, Bryan se había mostrado tan valiente como Miles, incluso más. Eso era una buena virtud, su padre podía estar orgulloso de el. Miles apagó el cigarro en el agua y salió de la bañera, la habitación estaba fría y los cristales cubiertos de escarcha. Sally le puso una toalla sobre los hombros y le trajo una bata de seda roja, le ayudó a ponérsela y le dio una copa de plata llena de vino caliente. • ¿Quiere algo más?-preguntó secándose las manos con el delantal. Miles sonrió, había visto en los ojos de ella un brillo de interés y en otras circunstancias podría haberle hecho un cariñoso servicio. • No, eso es suficiente-respondió. Ella encogió los hombros antes de irse. Miles miró la puerta mientras se cerraba y estuvo a punto de llamarla de nuevo pero algo se lo impidió. Se bebió el vino caliente. Hacia meses que en Braithwaite no había una fiesta, la última vez había invitado a una decena de conocidos cuyos bolsillos estaban


vacíos y sus mangas llenas de ases. Cuando volvieron a Londres, Miles se sintió aliviado, a fin de cuentas apreciaba la calma y la soledad. Pero la velada de la noche anterior había sido un verdadero infierno, por extraño que pareciera, cuando Olivia se marchó, el había experimentado un sentimiento de pérdida. Como Bertrice dormía en su cama el se había instalado en otra parte dando vueltas como un desesperado por toda la cama sin conseguir conciliar el sueño. Había intentado olvidar la dulce sensación de estrechar a Olivia en sus brazos pero ella se imponía en su mente con una intensidad inquietante. A lo mejor estaba volviéndose loco y probablemente solo era su imaginación que había exagerado la reacción de la joven. Aunque después de todo ¿por qué extrañarse de las reacciones de una mujer con un pasado tan poco decente? Sus pensamientos volvieron a Bryan de nuevo, se terminó el vino de un trago y dejó con fuerza la copa sobre una mesa llena de cartas de juego. Sentía pena por el niño, si Olivia solo era una perdida a la caza de un marido tan solo por miedo a envejecer sola, el podría replantearse ese matrimonio. Su unión sería pura conveniencia y cada uno llevaría su vida por su lado. Pero el niño representaba una gran responsabilidad y le recordaba de manera irritante el sórdido pasado de su propia madre. De ninguna manera el niño debía soportar las consecuencias de la ligereza de su madre como el mismo las había padecido. Miles se levantó al amanecer de pésimo humor ya que había dormido mal, además, su excursión del día anterior le había dejado alguna secuelas. Entró en su despacho sin un propósito definido, tiró el brazo de un sillón estilo Renacimiento al fuego y contempló las chispas que explotaron en la chimenea, después ojeó las cartas que no se había tomado la molestia de abrir desde hacía semanas, puede que incluso meses. Algunas venían de Gunnerside y habían sido enviadas por los mineros que se quejaban de las malas condiciones de trabajo. No decían nada nuevo, las mismas amenazas de huelga, la petición de aumento de sueldo y las reclamaciones a propósito de la inseguridad en los pozos. También había una carta de Josiah Lubinsky que Miles tiró a la papelera sin


abrir. No quería vender las minas, no todavía, no mientras no estuviera convencido de que los filones estaban agotados. Ojeó el resto del correo y separó los avisos de los acreedores, olvidados desde hacia tiempo, estaba a punto de darles el mismo destino que a la carta de Lubinsky cuando un discreto sobre en cuyo remite figuraba una dirección, retuvo su atención. “J.P. Matthews&Assoc. Londres. Inglaterra” Miles cerró los ojos un segundo. ¿Cuánto tiempo llevaba esa carta en el escritorio? La abrió con impaciencia intentando calmar su inquietud. Lamentó haber reavivado el fuego ya que el calor de la habitación se había vuelto insoportable. “Estimado señor Warwick, como sin duda se acordará, y como continuación a nuestra carta anterior, nos debe usted la cantidad de...” Miles se frotó los ojos y miró un rato el techo antes de continuar la lectura. “Por ello le informo con el mayor pesar que nuestra asociación debe terminar...” ¡Por todos los santos! “Salvo que regularice usted su deuda, entre hoy y el día uno de noviembre, mis colegas llegaran a Braithwaite el quince de ese mes como muy tarde. Acepte por favor mis más sinceras disculpas por las molestias causadas.” Olivia se durmió extenuada por la tensión de la tarde pero tuvo un sueño agitado. Había experimentado una gran contrariedad al ver a Miles y Emily tan cerca uno del otro, inmersos en una apasionada conversación. • ¿Olivia? Olivia despierta. La joven abrió los ojos con dificultad. Una débil luz iluminaba la habitación, cogió sus gafas de la mesilla de noche y se las puso para distinguir la figura que se acercaba a ella. • ¿Emily?


Olivia se incorporó con los codos y escudriñó el ansioso rostro de su hermana, lo que vio la asustó. • ¿Bryan? Dios mío ¿es Bryan? ¿le ha pasado algo? • Ha vuelto Olivia. • ¿Quién? • Miles. Está encerrado en el despacho con papá desde hace dos horas. • ¿Pero que quiere?-gimió Olivia moviendo la cabeza de un lado a otro para despejarse. • ¿Tu que crees pedazo de idiota?-gritó Emily con los puños cerrados-¡A ti! Cuando se le pasó la impresión, Olivia se quitó las sábanas de encima y saltó de la cama. • No seas estúpida Emily. • ¿Estúpida yo? Entonces dime porque papá y ese energúmeno están en el despacho bebiendo y dándose palmaditas en la espalda como dos viejos camaradas del colegio y porque papá me ha pedido que viniera a despertarte y te dijera que te pusieras tu mejor vestido. Te esperan dentro de diez minutos. Dominando la angustia que le oprimía el pecho, Olivia se dirigió tranquilamente a una lámpara de aceite para encenderla, una luz amarillenta invadió la habitación. El fuego era solo un montón de cenizas todavía calientes, removió las brasas y añadió carbón y turba. • ¿No te preocupa?-preguntó Emily-¿No vas a obedecer a papá? • No acostumbro a llevarle la contraria ¿por qué debería hacerlo ahora? Abrió el armario y buscó entre sus escasos vestidos uno apropiado para la ocasión. Le pasaron por la cabeza mil ideas distintas y una pregunta volvía


una y otra vez ¿Qué haría si se trataba del matrimonio? Se puso una falda marrón y una blusa blanca, mientras tanto Emily paseaba nerviosa por la habitación. • ¿Cómo se atreve? Y además hoy, el día en que lord Willowby ha pedido mi mano. Olivia peinó su largo pelo en un moño del cual se escaparon de inmediato unos rizos rebeldes que le cayeron sobre las sienes. Emily se acomodó en una silla escondiendo la cabeza entre las manos. • ¿Que va a pensar lord Willowby si te casas con ese monstruo? Acabará descubriendo lo que hubo entre Miles y yo. • No saques conclusiones tan deprisa Emily. En realidad padre ha invitado a Warwick para agradecerle que haya salvado la vida de Bryan esta mañana. • ¡Bueno, hubiera sido mejor para todos que dejara a ese niño en el fondo del maldito agujero. Antes de que Emily pudiera reaccionar, Olivia se volvió hacia ella y la cogió del pelo tirando con todas sus fuerzas hasta que Emily empezó a gritar de dolor. Olivia la soltó al instante mientras su hermana la miraba enfurruñada con lágrimas en los ojos. La violencia de su reacción había sorprendido a la propia Olivia. Durante años había protegido a su hermana esforzándose por disimular sus tonterías y cediendo a todos sus caprichos. Actuando así, Oliva había esperado ganarse el cariño de su padre. Pero que Emily pudiera desear la muerte de Bryan era más de lo que podía soportar. Repentinamente, Emily estalló en sollozos y salió corriendo de la habitación, Olivia la siguió con la mirada con el corazón roto sin saber si sufría así por Emily, por ella misma o por Bryan.


De pie delante de su padre, Olivia tenía la sensación de ser un niño al que hubieran pillado robando una manzana de un árbol. El rostro de lord Devonshire era duro pero Olivia leyó una cierta tristeza en el fondo de sus ojos. • ¿Un matrimonio?-repitió la joven con voz neutra. Miles Warwick estaba detrás de ella apoyado en la chimenea, pero ella se prohibió a si misma mirarle. • Si-respondió lord Devonshire-Un matrimonio. Warwick ha vuelto a Devonswick para pedirme tu mano. Por supuesto le he dado mi aprobación pero la decisión final es tuya. • ¿Casarme con Miles Warwick? Su padre bajó la cabeza, Miles parecía tan tranquilo como si acabara de negociar la compra de ganado. • Te pido perdón-barbotó Olivia-estoy un poco desconcertada.Ayer todavía... • Es comprensible-interrumpió Miles. Después dirigiéndose al conde añadióMe gustaría hablar con Olivia a solas. • Por supuesto-dijo lord Devonshire. Cuando hubo salido se hizo el silencio. Olivia miraba a Miles como interrogándole, el llevaba un taje gris oscuro muy bien confeccionado que realzaba su figura. Su chaleco de seda de hilo de oro hacia juego con el color oscuro de sus ojos. • Bueno-dijo por fin Olivia nerviosa-¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Has vuelto a beber demasiado whisky? A menos que mi padre se haya vuelto loco y te haya ofrecido una cantidad de dinero tan grande que solo el príncipe Eduardo podría rechazar.


• En absoluto. • ¿De verdad? No puedes esperar que crea que te has venido porque sientes algo por mi. • No. • Parece que no exagerabas en cuanto a tu sinceridad. • Lo siento si te ha dolido. • Es bastante difícil hacerme daño. El se volvió hacia la ventana sin responder y contempló como en una nube el parque y los pastos que se extendían mas allá de la verja. Un rayo de sol se puso a jugar con sus rizos negros y las manos de Olivia apretaron con fuerza el escritorio de caoba para evitar tocarlos. • Tu padre ha elogiado mucho tu sentido de los negocios-dijo por fin Miles con la mirada todavía fija en el paisaje-Llevas esta propiedad a la perfección. Después se volvió lentamente hacia ella y ella notó su color bronceado, Miles amaba las largas cabalgadas con alguno de sus pura sangre árabes pero había tenido que venderlos casi todos para pagar sus deudas. • Necesitas un marido-dijo el con tono cansado-y yo necesito una esposa. • Necesitas una dote. • No lo puedo negar. • Ciertamente hay otras mujeres mas jóvenes y mas bellas cuyos padres son tan generosos como el mío. • Lo dudo. Olivia abrió los ojos asombrada. • No soy un yerno demasiado adulador.


Ella se colocó bien las gafas sobre la nariz. • No será el primer matrimonio sin amor-prosiguió Miles. Ella asintió con la cabeza. • Y además está tu hijo. • Soy totalmente consciente de mis responsabilidades, de hecho, te rogaría que dejaras a mi hijo al margen de esto. Para ser totalmente sincera, debo confesar, que si hubiera tenido alguna oportunidad, hubiera escogido un hombre más apropiado para ayudarme a educar a Bryan. Miles se dio cuenta de que ella había enrojecido, la alusión a su hijo había sido suficiente para alterarla. • Posiblemente, pero ninguno de nosotros tiene elección. Si yo no fuera tan mal partido habría buscado una mujer virtuosa que no hubiera sido objeto de murmuraciones por sus coqueteos con gitanos y tatuadores asiáticos. Olivia se enderezó mirándole desdeñosamente, sus ojos verdes se ensombrecieron de manera extraña y brillaban con la misma luz salvaje que lo habían hecho cuando se encontraron por primera vez. • De todos modos, cuando te miro, no puedo creer que la mujer reservada que está delante de mi sea la misma sobre la cual circulan tantos rumores sórdidos. Dime querida-la torturó con una sonrisa torcida-¿los rumores son ciertos o son pura fantasía? • ¿Qué insinúas? • ¿Realmente has bailado con los gitanos? ¿De verdad un chino te hizo un tatuaje? • ¿Qué importancia tiene eso? • Sería mejor no empezar esta feliz unión con mentiras ¿no crees? • Pareces muy seguro de ti mismo ¿Qué te hace suponer que aceptare tu


proposición de matrimonio? • ¿No lo vas a hacer? • No lo se, tengo que reflexionar. • ¿Sobre que? • Sobre ti por ejemplo. Se dice que eres un libertino y un jugador, famoso por hacer trampas además. En cuanto a tu familia, peleas sin cesar con ella. ¿Es cierto todo eso? • Todo excepto una cosa. Olivia levantó las cejas extrañada. • No hago trampas en el juego. Miles dio un paso hacia la joven quien, nerviosa, retrocedió un paso, tropezó y tuvo que sujetarse en el escritorio para no caer. Su altivez había desaparecido, tenia todo el aspecto de un animal atrapado. • Ahora te toca a ti-dijo Miles deteniéndose a un metro de ella. Estaba contemplando su peinado con aire crítico, era evidente que se había peinado deprisa ya que su moño estaba extrañamente torcido y sujeto con una sola horquilla que amenazaba con soltarse. Sentía la fuerte tentación de quitársela para que su larga cabellera cayera libremente alrededor de su cara como lo había hecho la noche anterior. • Estoy esperando-insistió Miles. • Todo lo que has oído decir sobre mi es verdad-respondió Olivia con una voz casi inaudible-Baile con los gitanos. • ¿Desnuda?


Ella dudó un momento, tenía un nudo en la garganta y sentía que las mejillas le ardían. Se apoyó en el escritorio. • En eso exageran. Estaba tapada con velos y pañuelos. Y efectivamente tengo un tatuaje. • ¡Ah! • ¿Lo encuentras repugnante? • Ya veremos. ¿Es muy grande? ¿Cuántos tienes? Mejor dime donde están y como son. • ¿Qué mas da? No se pueden borrar. • Me gustaría estar preparado ante la posibilidad de descubrir en el cuerpo de mi mujer dragones escupiendo fuego o alguna calavera. • Yo en tu lugar no hablaría demasiado. • Yo en tu lugar diría lo mismo. • Bueno entonces ¿Qué clase de felicidad crees que pueden encontrar dos almas solitarias como las nuestras uniéndose? • La felicidad de hacerse compañía. • Pero yo ya tengo suficiente compañía aquí, mi padre, mi hermana, mi hijo, eso por no mencionar a Bertrice. • Un padre dispuesto a entregarte a un don nadie como yo solo para asegurar la situación de su hija menor. Una hermana que te recordará toda la vida que solo estás en el mundo para obedecer el menor de sus deseos. Una vieja nodriza medio loca que persigue a un gato fantasma y un hijo al cual condenas porque es la prueba de tu mala conducta. • En cuanto a ti, vives entre los recuerdos de tus días de esplendor rodeado de telas de araña-respondió Olivia-Ni siquiera tienes dinero para comprar


carbón, tu única compañía son una criada maleducada y una botellas de whisky. No soy una ingenua, no buscas compañía sino un medio para salir de la pobreza, para reconstruir el Braithwaite de tus sueños y para hacerte un sitio entre esa nobleza que te repudia, porque tu, Warwick, eres el hijo de una “pecadora”. Miles recibió el insulto sin moverse, por un momento la suave música de la lluvia que golpeaba los cristales y el crepitar del fuego llenaron la estancia. Una sonrisa sin alegría curvó los labios de Miles. • Si debemos arriesgarnos en esta empresa, todo debe estar claro entre nosotros. No te amo, me pregunto a menudo si soy capaz de amar a alguna mujer. • Perfecto. Ya que en este caso se trataría de un matrimonio de conveniencia, supongo que te tomarías una cierta libertad respecto a tus amistades y tus salidas. Miles sondeó el rostro de Olivia antes de responder. • Si tuviera ganas, si-dijo con un tono extrañamente agresivo. • Entonces supongo que yo gozaría de la misma libertad. Miles sintió que su vista se nublaba, tuvo la repentina visión de Olivia Devonshire Warwick deslizándose en medio de la noche para reunirse con un amante. La idea le pareció ridícula en un primer momento, pero bajo su austero aspecto, Olivia sin duda escondía encantos secretos y en alguna parte existía un hombre al cual ella había amado hasta el punto de perder su reputación. Decididamente era imposible olvidar ese hecho. Olivia se dio cuenta de que Miles fruncía el ceño, su orgullosa expresión acababa de desvanecerse como la nieve bajo el sol. • ¿No me respondes? ¿No estarás a punto de echarte atrás en tu proposición no? Es evidente que tu segunda visita a Devonswick para pedir mi mano ha


estado motivada solamente por tu necesidad de dinero ¿Acaso has recibido amenazas de tus acreedores? Pero esa no es la cuestión, solo me pregunto porque mis indiscreciones habrían de ser una preocupación para ti mientras yo se discreta al respecto. Miles se dirigió a la biblioteca y examinó los títulos de los estantes como si estuviera buscando un libro, después se dirigió hacia la mesa donde estaban dispuestas unas botellas de licor y deslizó lentamente un dedo por una de ellas. • Me parece que olvido sin cesar tu situación, creo que la otra tarde me dijiste el nombre del hombre... • ¡No! • Creo que si, estoy seguro, después de tu segundo vaso de whisky. • No te dije nada. • Sería una muestra de honestidad por tu parte si me revelaras la identidad del padre del niño. • Eso no te sería de ninguna utilidad, te lo aseguro. Miles se plantó delante de Olivia con los puños cerrados y la miró ferozmente. • ¡Por Dios! ¿Me dirás por lo menos si le amaste? • ¿Eso cambiaría algo? • ¡Dímelo maldición! • Si, le amaba. • Entiendo ¿Y ahora todavía le amas?


• ¿Si amo todavía al padre de Bryan? ¿Es eso lo que quieres saber? El asintió con la cabeza. • Reconozco que a veces experimento una inmensa ternura por el, pero otras veces, cuando pienso en el, me decepciona, por no decir que me repugna. • ¿Cómo es el? • Es un hombre sin escrúpulos evidentemente ya que fue capaz de seducir a una jovencita de buena familia aprovechándose de su ingenuidad. • Entonces es encantador ¿no? • Sin ninguna duda. Depende únicamente de las circunstancias. Olivia se sentó en el escritorio y dirigió a Miles la misma mirada penetrante con la que el la miraba. A pesar de todo sintió que las piernas le fallaban cuando se dio cuenta de que había estado a punto de desvelarle su secreto. Pero era mejor que las cosas quedaran así, ya que Warwick no había pedido su mano por amor, ella no iba a cerder ante el lo que le quedaba de amor propio. El futuro y la felicidad de Bryan estaban por encima de todo. Warwick se dirigió hacia la puerta, Olivia se puso de pie sorprendida, tan bruscamente que los objetos que había encima del escritorio se tambalearon. • Olivia-dijo el desde la puerta sin volverse-hazme saber si te interesa mi proposición. Sea cual sea tu respuesta dámela de aquí a mañana, si quieres, también puedes hacer como si nunca hubiera estado aquí. Después se fue sin despedirse. El corazón de Olivia latía enloquecido y un gran peso le apretaba el pecho, corrió para seguir a Miles hasta el vestíbulo y le llamó en el mismo instante en que Jonah le entregaba el abrigo. • Miles, si no te molesta que te lo diga, tus modales dejan mucho que desear. No basta con entrar en casa de una dama como un campesino y darle un ultimátum, sobre todo cuando se trata de un asunto tan serio como el matrimonio.


• ¡Matrimonio!-exclamó Jonah-Este es un día feliz, la señorita Olivia esta prometida-le dijo a una criada con mirada de lechuza que pasaba por allí. • No estoy prometida-protestó Olivia con fuerza. • La señorita Olivia está prometida-repitió una voz alegre en el pasillo. • Desde luego que no-dijo Olivia-Jamás he aceptado casarme con este hombre. • ¿Qué es lo que te molesta tanto?-le preguntó Miles con afectada despreocupación-¿Es porque me he presentado sin flores ni bombones y no he pedido tu mano de rodillas? • No seas ridículo, no me gustan demasiado ese tipo de estupideces. • ¿No? Bien, entonces será que no estás acostumbrada a trata con gente a la que no puedas dominar, o que no quieran doblegarse a tu voluntad. O a lo mejor lo que pasa es que tienes miedo. • ¿De ti? • Del mundo exterior ¿Sabes lo que creo? Que todas esas historias sobre ti son solo metiras. Gitanos, tatuadores asiáticos y demás solo han existido en tu cabeza-terminó el poniendo su dedo índice en la sien de Olivia. Esta se puso escarlata y sintió que perdía su sangre fría. • En realidad-continuó Miles-eres tan modosa que no me sorprendería que hubieras mentido sobre el nacimiento de Bryan. Olivia abrió la boca pero no consiguió articular ningún sonido, se quedó un instante boquiabierta, aterrada hasta el punto de ser incapaz hasta de respirar. Miles se inclinó hacia ella con una sonrisa irónica. • Apostaría incluso a que en materia de pureza podrías rivalizar con la Virgen María.


Olivia estuvo a punto de derrumbarse, pero esta última afirmación era tan absurda que poco a poco se repuso y empezó a desabrocharse lentamente uno a uno los pequeños botones de nácar de su camisa. La expresión de Warwick se paralizó mientras Olivia dejaba al descubierto primero su garganta y luego el borde de encaje de su corsé. Ella sostuvo la mirada incrédula de Miles. • Esto es para que no haya ningún malentendido entre nosotros, Warwick. Con el dedo bajó la fina tela para mostrar en el punto de unión de sus senos un tatuaje, una rosa maravillosamente dibujada y delicadamente coloreada. • Te aseguro que todos los rumores sobre mi son reales, quizá incluso estén por debajo de la verdad. Miles contemplaba el tatuaje fascinado, su decepción era tan evidente que Olivia se sintió de nuevo profundamente molesta, contuvo la respiración cuando el puso un dedo sobre el tallo de la rosa y lo hizo subir suavemente hacia la flor. Dudó un momento y luego levantó sus verdes ojos hacia ella. • Muy bonito ¿Estás preparada para enseñarme algo más? Ella se cerró la camisa. • Pronto aprenderás que muy rara vez me escandalizo Olivia, en cualquier caso menos de lo que te escandalizas tu. • ¿Y eso que quiere decir? • Quiere decir que te has ruborizado cuando te he tocado el pecho, me gustaría mucho saber como ardería tu cuerpo si lo acariciara. • Buenas tardes Warwick. Olivia se dio la vuelta y se fue con paso decidido en dirección a la escalera. Su padre salió en ese momento de una habitación cercana, parecía lleno de entusiasmo y tendía los brazos hacia ellos con gesto de bienvenida. • Será una bonita boda. ¡Maldición este es un día inolvidable, coy a casar a mis dos hijas!


• ¡Olivia!-gritó Warwick. Olivia se detuvo. • Esas horribles gafas se empañan cuando hierves de ira, creí que te gustaría saberlo. • ¡Vete al infierno!-vociferó la joven, con lo cual detuvo el impulso de su padre. • De acuerdo-respondió Miles-allí nos encontraremos. La puerta de entrada se cerró con un golpe seco y después todas la demás, una tras otra a medida que los criados indiscretos comprendieron que el espectáculo había terminado. Olivia seguía al pie de las escaleras jadeante, se reprochaba a si misma el no haber sabido dominar sus emociones, al mismo tiempo que odiaba a Warwick por todas las razones que se le ocurrieron. Por no haberle pedido su mano de forma galante. Por no haberle demostrado ni un ápice de cariño y ni siquiera haberlo fingido. Por haber sido honesto. Y arrogante. Por ser un hombre tan apuesto, solitario y profundamente herido por su pasado, como lo estaba ella misma. No importaba lo que le dijera la voz de la razón, quería convertirse en su esposa. Volvió rápidamente sobre sus pasos. • ¡Olivia!-gritó Emily bajando la escalera a toda velocidad-¡No lo hagas! No es necesario, ya sabes lo que quiero decir, Olivia, no te volveré a dirigir la palabra nunca más. Se lanzó contra su hermana en el momento en que esta última abría la puerta.


• ¡No te ama! Olivia intentó soltarse. • Solo quiere casarse contigo por una razón: tu dote. Se gastará tu dinero con sus amantes, en el juego o en esa ruina que le sirve de casa y cuando ya no tenga dinero, se deshará de ti como de un zapato viejo. • Sal de mi camino Emily. • ¡Por el amor de Dios!-gritó su padre-Ven aquí Emily, deja a tu hermana. • Díselo papá, dile que no se case con el por favor-dijo Emily con los ojos llenos de lágrimas. • ¿Quieres privarme de la única oportunidad que tengo para vivir mi propia vida Emily?-preguntó Olivia desconcertada. • Es un hombre detestable. • Antes no decías lo mismo. • Piensa en Bryan. • Estoy pensando precisamente en el. • Vamos, ven Emily-intervino suavemente Devonshire cogiendo a su hija por los hombros para llevársela-Parece como si estuvieras celosa. • ¡Celosa!-se rió Emily apartando a su padre-¿Celosa de ella o de el? Estas bromeando papá porque es a mi a quien el ama, está intentando pagarme con la misma moneda porque... • ¿Por qué?-preguntó lord Devonshire. Emily fusiló a Olivia con la mirada y se inclinó para decirle al oído: • ¿Cómo podrás vivir con el sabiendo que ha sido el amante de tu hermana?murmuró ofensivamente-Cuando te haga el amor será evidente que estará


pensando en mi. • ¿Pero que te he hecho para que me detestes de ese modo?preguntó amargamente Olivia-Lo he sacrificado todo para que tengas una vida sin preocupaciones, para que puedas casarte con un hombre rico y poderoso como lord Wilowby, y sin embargo sigues intentando destrozar mi vida. • Pero Bryan se merece... • ¡No vuelvas a pronunciar su nombre! No eres digna de hacerlo, reserva tu actuación para alguien a quien puedas impresionar, pedazo de hipócrita. Sé perfectamente que no te importa nada “mi” hijo. Ahora sal de mi camino. Sujetándose las faldas, Olivia bajó los escalones de la entrada velozmente y se lanzó detrás del carruaje de Warwick. • ¡Espera!-gritó varias veces. Pero su voz quedaba ahogada por el ruido de los cascos y el chasquido de las riendas. Era demasiado tarde, Miles se había ido y quizá para siempre. Olivia corría desesperada sobre el suelo helado llamando en vano al cochero. Repentinamente estuvo a punto de chocar contra la parte trasera del vehículo que acababa de detenerse, la puerta se abrió de golpe y distinguió la forma borrosa de Warwick que descendía del mismo. Olivia estaba sin aliento, se había lanzado a la persecución de Warwick siguiendo un impulso irresistible pero ene se momento estaba paralizada por el arrepentimiento. • ¡Dios mío!-murmuró Olivia al ver que Warwick se acercaba. Se mordió los labios preguntándose que estaba haciendo ella allí, debía parecer una bruja, su ropa y sus zapatos estaban llenos de barro, su moño se había deshecho totalmente y la lluvia hacia que su camisa, de la cual habían desaparecido algunos botones, se pegaba a su pecho..


• Olivia. Era la voz de Miles, aunque ella solo distinguía una forma vaga delante de ella. Miles le quitó delicadamente las gafas y Olivia tuvo la impresión de que se hacia de día sobre la tierra. La miró tranquilamente, limpiando el vaho de los cristales de las gafas con el forro de su abrigo. • ¿Querías hablar conmigo? La mirada de Olivia se posó en la cadena del reloj que colgaba del bolsillo del chaleco de Miles en que antes no se había fijado. • Si, yo...-tartamudeó la joven. Tragó saliva e inspiró profundamente intentando calmarse. Warwick levantó las gafas hacia el cielo y examinó atentamente los cristales. Visiblemente satisfecho se las volvió a poner deslizando con suavidad las patillas detrás de las orejas de la joven. Al pasar enredó un dedo en algunos mechones oscuros y luego le acarició la mejilla. • Ya te dije que tus gafas se empañan cuando te enfadas ¿no es así? Ella asintió con la cabeza. El empezó a desabrocharle la camisa mientras ellas se quedaba inmóvil como una estatua con el corazón latiendo furiosamente mientras los dedos de Miles le acariciaban el pecho. • Sigo creyendo que esas malditas gafas no te sirven para nada-dijo-pero no importa, no creo que hayas corrido detrás de mi coche para hablar de tus problemas de visión, por consiguiente me imagino que has cambiado bruscamente de idea en cuanto a mi proposición y has decidido que este matrimonio nos convendría a los dos. Ella volvió a asentir con la cabeza.


• ¿Estás de acuerdo conmigo en que cuanto antes se celebre mejor será? Ella asintió de nuevo. • Perfecto. Iré a ver al oficial civil. Normalmente los bandos deben publicarse tres semanas antes de la boda pero me he enterado de que el oficial Hargreaves cierra los ojos si se le motiva generosamente. Propongo que nos encontremos dentro de una semana contando desde hoy en el Hotel de Ville ¿Qué te parece? • ¿Una semana? • Ya sé que esto te deja poco tiempo para preparar la boda, pero nosotros no necesitamos una gran ceremonia, si tenemos en cuanta nuestras respectivas situaciones. Olivia asintió otra vez, incapaz de pronunciar una sola palabra, empezaba a temblar y le castañeteaban los dientes no sabía si por el frío o por las dudas sobre su decisión de aceptar este matrimonio. Miles se quitó galantemente el abrigo y lo poso sobre los hombros de Olivia, todavía conservaba el calor de su cuerpo y se desprendía de el un ligero olor a colonia. • Gracias. El insinuó una sonrisa con expresión pensativa, después se inclinó hacia ella y la besó suavemente en los labios. • De nada-murmuró. Volvió al coche y se deslizó en su interior con la agilidad de un acróbata. • Buenas noches Olivia, pronto tendrás noticias mías. El cochero cerró la puerta y trepó a su asiento. • Buenas noches-dijo Olivia mirando como desaparecía en la oscuridad.


7 • Estoy seguro de que me entiende usted Warwick, imagino que mis exigencias le deben parecer difíciles de aceptar así de pronto , sin embargo... Devonshire se aclaro la garganta antes de continuar. • Seguro que es usted capaz de entender mi razonamiento. En primer lugar debo pensar en el futuro de Olivia y tener en cuenta el pasado de usted, es evidente que tiene debilidad por los juegos de azar y además no entiende nada de negocios. De todos modos-se apresuró a añadir-no es usted responsable de la educación que recibió. ¿Me está escuchando Warwick? • Si, por supuesto-respondió Miles fríamente. Olivia no había visto nunca a un hombre contener su furia hasta ese punto. • Le he expuesto mis condiciones en cuanto a la dote, Olivia tendrá la completa administración de las finanzas, no hace falta señalar que será leal y tendrá en cuenta sus necesidades particulares. • Me está usted diciendo-resumió Miles dirigiéndose a Olivia-que me veré obligado a mendigar el dinero. • Mendigar es un término un poco exagerado-dijo Devonshire-le ruego que entienda el motivo de mi decisión. Su conducta... • Pero en general los hombres no dependen de sus mujeres. Habitualmente es al revés. Lord Devonshire sonrió. • Warwick, intente comprender. Hay desaprensivos que dilapidan la dote de su esposa y la desgraciada se encuentra de pronto en la miseria para el resto


de su vida. El amor no es el motivo de esta unión y no quiero correr el riesgo de ver a Olivia en la calle con su hijo por culpa de otra mujer. Tengo el ejemplo de su padre y su madre-continuó Devonshire secamente-la fidelidad no es el fuerte de los Warwick. Olivia ya no escuchaba la conversación, observaba los cambios de expresión de su futuro esposo: asombro, exasperación y por último una ira atroz. Ciertamente los motivos de Miles no eran demasiado buenos y Olivia tenía todas las razones del mundo para alegrarse con esa escena, pero curiosamente tenía ganas de saltar sobre su padre. Ese contrato era absurdo, el honor de Miles ya había sufrido bastante, había tenido que resignarse a este matrimonio pero no tenía porque aguantar una humillación suplementaria. Tenía derecho a echarse atrás en su proposición de matrimonio pero no sabía si se atrevería a hacerlo estando como estaba entre la espada y la pared. La noche anterior Olivia no había podido conciliar el sueño por el temor que sentía por esta entrevista, su padre le había explicado los términos del contrato de matrimonio y la joven se había quedado estupefacta. ¿Cómo reaccionaría Miles? Se había imaginado que iba a rechazar esas condiciones y que dejaría la casa indignado. También había soñado que se lanzaría a sus pies y le confesaría su amor, que lo aceptaría todo ya que solo una cosa era importante para el: que ella se convirtiera en su esposa. • Entonces Warwick ¿Acepta los términos del contrato?preguntó Devonshire. Sentado en una silla, Miles parecía en ese momento completamente relajado y en absoluto afectado por la escandalosa propuesta. Llevaba una chaqueta de popelín azul marino con botones dorados, un pantalón de cuero y botas de montar. Su rostro estaba sereno, solo una luz incendiaria en su mirada gris verdosa traicionaba su cólera. En el pasillo, un reloj marcaba los segundos y el sonido del péndulo hacia el silencio mas opresivo.


• Creo que no tengo elección-dijo Miles por fin. Devonshire sonrió y le tendió una mano que Miles ignoró, la sonrisa del anciano se borró poco a poco. • Hay una última cosa-comunicó el padre de Olivia. • No lo diga, déjeme adivinar. Tengo que cortarme la muñeca y firmar el contrato con sangre. • Nada tan radical señor. En realidad es algo que concierne al niñoDevonshire rebuscó entre sus papeles-Si por casualidad el matrimonio fuera disuelto, sería su madre la que tendría la custodia. Por toda respuesta, Miles se echó a reír y se levantó. • He arreglado la ceremonia con el oficial civil, dejo a tu cuidado el resto de la organización ya que pareces desear controlar la situación. Giró los talones y dejó la habitación sin despedirse. Olivia fue detrás de el. • ¿A que hora?-balbuceó. • Mediodía. En el vestíbulo, Jonah esperaba a Miles con su abrigo y sus guantes, el viejo mayordomo le ayudó a ponérselo antes de abrirle la puerta. • ¡Warwick! Este se detuvo y miró molesto por encima del hombro. Olivia quería explicarle que las odiosas condiciones del contrato eran obra de su padre pero se dio cuenta de que no serviría de nada. • Sé lo que debes sentir-murmuró simplemente. • ¿De verdad?-preguntó el levantando las cejas con un gesto falsamente divertido mientras se ponía sus guantes de piel de cabra-Entonces dime lo que siento.


• Te sientes despojado de tu virilidad. • ¡Que sagacidad cariño!-ironizó fríamente. • Nadie te ha amenazado con una pistola para hacerte firmar. • Esa es una forma de verlo. Olivia lanzó un suspiro. • Debes estar al borde de la desesperación. • No más que tu supongo-dijo el alzando los hombros. Warwick avanzó lentamente hacia ella, el viento que entraba por la puerta despeinaba su pelo, Olivia notó su mirada brillante y sus mejillas enrojecidas pero eso no se debía al viento. • De hecho estarás completamente desesperada por haberte casado conmigo Olivia-dijo Miles con un tono extrañamente indiferente-porque no soy un hombre al que se pueda humillar tan fácilmente. Todos los que han querido fastidiarme han caído en su propia trampa. • ¿Es una amenaza?-preguntó Olivia para demostrarse a si misma su valor. • Yo no amenazo nunca. Olivia se envaró cuando Miles puso un dedo en su camisa en el lugar donde estaba el tatuaje, después lo deslizó hacia su garganta y siguió el contorno de su cuello antes de acariciarle la nuca, entonces metió una mano entre sus cabellos mientras se inclinaba sobre ella. El corazón de Olivia latía enloquecido, no podía pensar ni moverse, estaba hipnotizada con su mirada y no sabía si era el miedo o la emoción lo que la hacia sentirse tan vulnerable. • No, yo no amenazo nunca-repitió Miles tranquilamente-Soy más bien como una serpiente, me meto en la cama, me instalo entre las sábanas y espero el momento en que la presa es vulnerable para atacar. • Si estás intentando asustarme...


• No demasiado. Solo es una advertencia entre amigos, ya que nosotros somos amigos ¿no? Ella hubiera querido asentir con la cabeza pero era incapaz de moverse. Su padre acababa de salir del despacho y se quedó inmóvil al ver a Miles y a Olivia. • ¿Qué quiere decir esto?-gruñó. • Solo un beso antes de irme-respondió Miles sin dejar de mirarla a los ojoscreo que tengo derecho a hacerlo. ¿Qué clase de prometido sería si no demostrara a mi solo y único amor mis tiernos sentimientos? Una expresión de temor se dibujó en la cara de Olivia, había conseguido asustarla de una manera un tanto extraña, aunque no sabía si realmente sentía temor en ese momento ya que no intentó huir, al contrario. Miles la besó con rudeza, entreabriendo sus labios probó el dulce sabor de su lengua, luego, bruscamente se separó y se fue dando zancadas. El sábado Olivia se despertó con un nudo en el estómago. Iba a casarse unas horas más tarde y Miles no había dado señales de vida desde su último encuentro cinco días antes. La víspera había preparado su traje de novia, era un traje sin pretensiones, un vestido que le había hecho una criada, desprovisto de los encajes que generalmente adornaban los vestidos de novia, las medias eran corrientes, de seda pero sin bordados. La criada había conseguido hacer que sus viejos zapatos brillaran y había sustituido los cordones. En el transcurso de la mañana, Olivia tuvo ganas varias veces de pedir a Emily que le prestara un par de zapatos ya que esta poseía una colección impresionante que se hacia traer de Paris, pero no quería molestar a su hermana aquejada de un terrible dolor de cabeza que le impedía asistir a la ceremonia. Olivia tuvo que rogarle a Bertrice que fuera su testigo en lugar de Emily. La joven dedicó las primeras horas de la mañana a su hijo. Como de costumbre se fueron de paseo por los alrededores de la casa y bajaron hasta el


estanque. Cuando se sentaron en un banco de piedra apretados uno contra el otro, Olivia le explicó a Bryan lo que iba a cambiar en su vida. • ¿Seremos felices allí?-preguntó el pequeño. • Si, vamos a ser muy felices. • ¿Tendré un papá? • Por supuesto. • ¿Me quiere? Olivia sonrió y miró una liebre que saltaba en la nieve. Bryan acarició las mejillas de su madre, la miraba con sus grandes y penetrantes ojos y preguntó con una seriedad asombrosa para un niño de su edad: • ¿Te ama a ti mamá? • Si, por supuesto. • ¿Me quiere a mi? • Evidentemente. Nos quiere a los dos, sino no se querría casar conmigo ¿entiendes? Esta conversación la obsesionó el resto de la mañana mientras se preparaba para la ceremonia sentada delante de su tocador, mientras Bertrice trenzaba su cabello, Olivia contemplaba la palidez de sus mejillas y las ojeras alrededor de sus ojos. Bertrice pareció adivinar los pensamientos de la joven y la cogió cariñosamente por los hombros para tranquilizarla. • Es normal mi niña, eso son los nervios de antes de la boda. ¿No estarás dudando sobre este matrimonio con Warwick verdad? • Por supuesto que no pero esta mañana me veo horrible.


Bertrice se sentó a su lado para negarlo, la vieja institutriz estaba completamente lúcida ese día. • Cuéntale a Bertrice lo que va mal mi niña. Olivia no tenía ganas de desahogarse y además Bertrice se habría olvidado de todo al cabo de una hora. • Es extraño pensar en como se han desarrollado las cosas-dijo la joven pensativa con una ligera sonrisa en los labios-Sin embargo, en otra época habría dado cualquier cosa por convertirme en la esposa de Miles. Pero hoy me siento como... Se volvió hacia Bertrice quien la observaba con compasión. • ¿Cómo que? Dile a Bertrice lo que te molesta. Olivia suspiró. • Desearía que me amara. El oficial condujo a Olivia a la sala donde se celebraban los matrimonios y ella se quedó allí, sentada en una silla y mirando de vez en cuando un reloj chino en forma de campana, la estancia había sido decorada con guirnaldas de hojas unidas con largas cintas blancas. A lo largo de una pared había una mesa recubierta con encajes. Según la costumbre allí se depositaban las escarapelas matrimoniales antes de llevarlas a la sacristía para luego dárselas a los invitados. Como no sabía si Miles había invitado a otras personas además de su testigo, Olivia había hecho solo una docena con flores y hojas plateadas y adornadas con encaje y cintas blancas. A las doce menos cuarto solo llegó un invitado: el hermano de Miles, el conde de Warwick quien saludó a Olivia con una sonrisa y disculpó la ausencia de su mujer, que iba a tener a su tercer hijo en cualquier momento. La ceremonia tenía que empezar a las doce en punto, Bryan se había subido a una silla cerca de la ventana y había prometido a su madre que la avisaría


cuando llegara su nuevo “papá”. Pero cuando el reloj dio las doce campanadas, los congregados seguían esperando a que el novio apareciera. Eran las doce y cuarto, Olivia inquieta tiraba compulsivamente de las mangas de su vestido, Miles seguía sin aparecer. Bryan continuaba mirando la calle y se removía en la silla preguntando a su madre sin cesar. • ¿Va a venir mamá? • Pronto-respondía ella sin convicción. A las doce y media un nudo de angustia le cerraba la garganta. • ¿Mamá? ¿Estás llorando?-preguntó Bryan deslizando su manita en la de ella. La posada Hound and Hearth estaba llena esa mañana. Los hombres se apelotonaban en la barra y bebían cerveza brindando por los novios de Braithwaite. El ambiente era un tanto lascivo. • ¡A la salud de ese bastardo de Kemball que no ha trabajado ni un solo día de su inútil vida, que su mujer y el aprovechen para siempre el fruto de su esfuerzo! • Bueno, el chico sabe agacharse para recogerlo ¿no? Una carcajada acogió la broma. • No he visto a la señorita Devonshire desde hace años, parece ser que a primera vista te impresiona. • Tuvo un asunto con un gitano de Rumanía. • Dicen que tiene dos dragones tatuados, uno sobre cada nalga, cuando anda los dragones bailan la jiga. La sala llena de humo de la taberna retumbó con las carcajadas de los allí


reunidos. Poco a poco el ruido fue bajando de intensidad mientras las cabezas se volvían una tras otra hacia la entrada. El conde de Warwick estaba en la puerta con un resplandeciente traje de gala, sin embargo algo no cuadraba con su aspecto, la corbata color melocotón estaba ligeramente ladeada y el pelo estaba revuelto. Un silencio de plomo se abatió sobre los alegres parroquianos cuando vieron el gesto airado de Damien. Miles se hundió en su asiento en la oscuridad al fondo de la sala, apretando una botella de whisky entre los dedos. Se oyeron algunos murmullos asombrados. • ¿Por qué nadie me dijo que estaba aquí? • Nadie lo sabía. Miles dirigió a los presentes una sonrisa irónica y levantó la botella a modo de saludo, en ese momento su hermano embistió contra el como un toro furioso. • Vaya, miren quien está aquí-dijo Miles-¿Qué es lo que te trae a este lugar Damien? • ¿Sabes la hora que es? Miles sacó su reloj del bolsillo del chaleco. • Las doce y media. • ¿No has olvidado una cita? Miles se sirvió otro vaso. • En realidad me he quedado aquí recordando varias cosas. Damien iba a decir algo pero Miles se lo impidió con un gesto.


• Reconozco que no elegí las mejores opciones cuando era joven, en este momento tengo algunos años más y un poco de juicio y puedo volver sobre mi pasado y hacer balance de mis errores. Me he jurado no volver a hacer las mismas tonterías si tengo una segunda oportunidad. • ¿Y eso que tiene que ver con Olivia Devonshire?-preguntó Damien. Miles se pasó una ,ano por el pelo y se frotó los ojos, Damien se inclinó hacia el mirándole fijamente a los ojos. • Creo que te entiendo. Piensas que no es lo suficientemente buena para ti, como tu te estas esforzando en convertirte en un hombre respetable, te dices a ti mismo que su triste pasado te recordará sin cesar el tuyo. He dado en el clavo ¿no es así Kemball? Crees que no podrás obtener el aprecio de la sociedad casándote con una mujer cuyo pasado es tan sórdido como el tuyo, ella sería la prueba de que una vez mas te has tenido que conformar con las sobras. Miles pareció ofendido. Damien cogió una silla de detrás suyo y se sentó. • ¿Me permites?-dijo apoderándose de la botella de whisky y llevándosela a los labios-Puede que tengas razón Kemball. En efecto, me resulta difícil imaginaros juntos. • ¿Si? • Si-respondió Damien asintiendo con la cabeza-¿Quién querría a una mujer que bailó desnuda ante una tribu de gitanos? • No estaba desnuda-gruñó Miles-estaba cubierta con velos. • ¡Ah! Pero también está la historia de los tatuajes. • No se ven ¿Qué diferencia hay? Damien se apoyó despreocupadamente en el respaldo de la silla.


• Además no es realmente hermosa-añadió • Eso es completamente falso, algunas veces es más que bonita. • ¿De verdad? ¿Cuándo? • Cuando se quita las gafas, cuando el viento juega con su pelo, cuando la ira o la vergüenza o el alcohol colorean sus mejillas y cuando cuida los rosales del jardín. • Bien, entonces la encuentras bonita. • Tan bonita como su caprichosa hermana. Damien miró a su hermano a la cara mientras este se terminaba su bebida de un trago antes de servirse más. • La verdad es que su reputación plantea un problema. • ¿Qué quieres insinuar?-gruñó Miles. • Está el niño. • Se llama Bryan. • Todo el mundo se pregunta quien es el padre del pequeño. • Bryan. Se llama Bryan. • Vas a tener la responsabilidad de educar al hijo de otro hombre. Se puede comprender fácilmente que esa perspectiva sea un verdadero calvario. • Maldición ¿Qué quieres decir con eso? • Bueno...el niño es un bastardo. • Jamás le llames bastardo-silbó Miles levantándose despacio de la silla. • Digamos pues, hijo ilegitimo. Haz frente a la realidad Kemball, no fue


concebido de la forma correcta. Miles cogió a su hermano por las solapas y loa trajo hacia el por encima de la mesa, tirando de paso todo lo que había encima de ella al suelo. • ¿Me estás diciendo que por culpa de la negligencia de su padre y de su madre Bryan no tiene derecho al mismo cariño y la misma atención que cualquier otro niño? He podido ver que Bryan es un gran chico, cualquier hombre estaría orgullosos de ser su padre. Damien vio los ojos inyectados en sangre de su hermano y luego respondió sin perder la calma. • Eres muy susceptible cuando se trata de Olivia Devonshire y su hijo, me pregunto porque Kemball. Teniendo en cuenta que los has abandonado a los dos esta mañana. Los puños de Miles se abrieron poco a poco, alrededor de los dos hermanos toda la gente parecía haberse convertido en estatuas, dejando aparte el crujido de la mesa bajo el peso de los dos hombres, en la posada reinaba un silencio tal que se hubiera podido oír el vuelo de una mosca. • Vete al diablo Damien-gruó Miles. Damien se soltó y alzó los hombros. • ¿Tienes fuerzas suficientes para ir al Hotel de Ville?-preguntó. • No lo sé. • Si nos damos prisa podemos llegar antes de que la futura esposa haya huído para esconder su humillación. • Antes de hacer nada quiero que las cosas queden claras. • De acuerdo. • Me caso con ella solo por su dote.


• Te creo Kemball. • Mi apellido es Warwick. • Hay una anécdota divertida respecto a ese apellido-dijo Damien colocándose la chaqueta-desde el primero de la dinastía que luchó al lado del rey Ricardo, ningún Warwick se ha casado con una mujer sin amarla con locura. Podemos decir que eso es una tradición. Miles miró a su hermano un largo momento y luego salió de la posada con altivez. Olivia y Miles, de pie uno junto al otro intentaban concentrarse en las palabras del oficiante, buscando ante todo olvidar la tensión que había entre ellos. Olivia sabía positivamente que perder su sangre fría ante esa gente que apenas la apreciaba no serviría de mucho. Pero ¿por qué había aceptado formar parte de esa grotesca farsa? Aparentemente Miles había pasado las horas anteriores en una taberna ya que olía a whisky, cerveza y tabaco, ni siquiera se había molestado en cambiarse de ropa. Se tambaleaba ligeramente y respondía murmurando entre dientes de forma que nadie podía oírle. A pesar suyo su mirada se desviaba continuamente hacia la joven situada a su izquierda. Olivia estaba verdaderamente encantadora a pesar de su expresión distante. ¿Qué había pasado con la mujer poco agraciada que se escondía detrás de unas gruesas gafas. Había preparado una excusa, convencido de que Olivia la rechazaría al mismo tiempo que le rechazaría a el, pero la joven no le había dirigido la palabra, simplemente había dicho a su padre que quería terminar de una vez con esa engorrosa ceremonia. Miles había imaginado una escena de ruptura de la cual el habría salido con su honor intacto, sin embargo, cuando vio a Olivia todas sus defensas se derrumbaron.


Vestida con un modesto vestido de novia, parecía una muñeca de porcelana, su cara estaba enmarcada por rizos color caoba, se había adelantado dando la mano a su hijo quien en ese momento paseaba sus grandes ojos verdes desde su madre a Miles. Tenía una expresión extrañada y feliz a la vez. • Señor Warwick. Se obligó a mirar al oficiante quien le miraba interrogante. • Le preguntaba señor, si quería tomar a esta mujer por esposa. • Evidentemente, de lo contrario no estaría aquí. Damien se aclaró la garganta. El oficial Hargreaves se mordió los labios y miró un momento a los futuros esposos. • Señorita Devonshire ¿Quiere tomar a este hombre por esposo? Silencio. Alguien entre los presentes tosió, probablemente para tranquilizarse, mientras los segundos pasaban. Ya está, se dijo Miles, por supuesto debería haberlo adivinado. El la había humillado llegando tarde y ahora ella se tomaba la revancha, iba a decir a los pocos invitados, cuyo malestar crecía que todavía no había llegado el día en el que ella uniría su vida a la de ese bastardo de Braithwaite. Bryan miró a su madre y le tiró del vestido. • Mamá por favor-cuchicheó. • Si-dijo Olivia inexpresivamente-quiero. Miles cerró los ojos y suspiro aliviado. Siguieron más palabras fastidiosas y luego el oficiante pidió el anillo de matrimonio, lo cual puso nervioso a Miles.


• No lo tengo-confesó al fin rojo de vergüenza mientras se tocaba desesperadamente los bolsillos. • Ya veo... Bien les declaro marido y mujer unidos por los lazos sagrados del matrimonio. Señor Warwick puede besar a su mujer. Miles miró al hombre fijamente sin moverse. • Señor, puede usted hacerlo-insistió el hombre con tono hostil. Rígido como una vara, Miles miró de frente a Olivia, ella hizo lo mismo sin levantar la cabeza, con los ojos fijos en el torso de el, por lo que no vio la expresión descompuesta de Miles. Torpemente la cogió por los hombros, ella continuó inmóvil sin ofrecerle la menor ayuda. • Olivia-dijo Miles con ternura-lo siento. Se inclinó hacia la boca cerrada de la joven pero ella movió la cabeza y la besó en la mejilla. La ceremonia había terminado.


8 Olivia miraba distraídamente por la ventana mientras Miles paseaba de un lado a otro por el despacho de Hargreaves. • Hace un frío de mil demonios aquí-gruñó. Olivia tiritaba pero no a causa del frío, en realidad envidiaba a la gente del pueblo que veía ir y venir por la calle, arropados con abrigos y capas, se paraban aquí y allá para hablar con amigos y conocidos y luego se despedían dándose la mano. Envidiaba sus vidas, sus amigos, la rutina de su existencia. Un dolor sordo le atravesó el corazón. Miles le acarició el hombro, ella se sobresaltó y se dio la vuelta, sus miradas quedaron clavadas una en la otra como hechizadas. • Está helando ahí fuera-dijo Miles que quería cerrar la ventana-vas a coger una neumonía. Olivia se apartó. • Bueno si muero te convertirás en un viudo muy rico ¿no es así? • Todavía no estamos realmente casados. • ¡Que audacia! ¿Hasta donde eres capaz de llegar para herirme? • Esa no era mi intención. • Me imagino que no te preocupa la humillación que me has hecho soportar. • Tendremos tiempo para hablar de eso más tarde. • No quiero discutirlo mas tarde, quiero discutirlo ahora. • Te estás poniendo histérica-gritó Miles.


La joven se acercó tanto a el que su pecho rozó el torso de Miles. • El día de mi matrimonio, señor, tengo todo el derecho de ponerme histérica, empieza una nueva vida para mi hijo y para mi. Tengo derecho a tener una fiesta y flores, tengo derecho a estar con mi familia y mis amigos. Pero por encima de todo me merezco un marido que me dedique su atención. A lo mejor no lo has notado, maldito seas-gritó-pero no me estoy casando solo yo. Y te odio por todo esto ¿lo oyes? Te odio. • Muy bien-respondió Miles gritando también-por si no se te ha metido todavía en la cabeza, señora Warwick, me da completamente igual lo que sientas por mi, no se si lo recuerdas pero esto era un trato. Este matrimonio se decidió por dos razones: aligerar mis problemas financieros y salvar tu honor que estaba por los suelos desde el momento en que te abriste de piernas ante el padre de Bryan. Olivia jadeó de asombro, después, con la velocidad de una flecha, levantó su mano y le dio a Miles una bofetada en la cara. En ese momento alguien hizo notar su presencia en la sala, Olivia parpadeó como si volviera bruscamente a la realidad, Miles se dio media vuelta con la mejilla ardiendo a causa del golpe recibido. El oficial Hargreaves cerró la puerta y, perplejo, se dirigió hacia su escritorio sobre el que estaba abierto el libro del registro civil, los dos recién casados debían firmar en el, el hombre se quitó las gafas y fingió examinar la página del libro antes de mirar a Olivia. • Creo que debo explicarle una cosa-dijo-Si decide usted no firmar en este registro, la ceremonia anterior será considerada nula y no realizada. Desde el pasillo llegaron algunas risas de jóvenes que esperaban para casarse, Miles cerraba los puños al borde del escritorio, su mirada vagó despreocupada por un retrato de la reina Victoria situado detrás del oficial, después percibió la mirada amenazadora de Olivia a través de un cristal y se sintió desconcertado.


• ¿Y bien?-preguntó Hargreaves mas serio que un enterrador¿Señorita Devonshire? Olivia miró una vez más a Miles antes de inclinarse para firmar el libro Se reunieron con lord Devonshire, Bertrice y el conde de Warwick en el pasillo, Bryan corrió a los brazos de su madre y la besó impulsivamente. Lord Devonshire se llevó aparte a Miles para decirle que su deber le hacia volver a Devonswick. • Es a causa de Emily, estoy preocupado por ella, es muy frágil y después de la muerte de mi mujer...¿Lo entiende verdad? Miles sondeó en silencio el rostro hinchado y amarillento de su suegro, este hombre era de un egoísmo sin nombre y bastante aborrecible. • Dicho esto me voy-anunció Devonshire dirigiéndose hacia la puerta. • ¿Perdón?-lanzó Miles deteniéndole y haciendo que se diera la vuelta extrañado-¿No hay ningún consejo del padre de la novia para un hombre como yo? ¿Ninguna amenaza susurrada con educación si llego a abusar de la sensibilidad de ella? • Bueno yo... • ¿Tampoco le va a decir adiós? ¿Se marcha usted sin asegurarle que si alguna vez su vida se convirtiera en un infierno a mi lado siempre habría un sitio para ella en su casa? Me parece que lo mínimo hacer es darle un beso en la mejilla. • No es usted nadie para criticar, señor, si tenemos en cuenta su deplorable comportamiento incluso en el día de hoy. Estoy sorprendido de que mi hija no haya suspendido la boda, le recuerdo esto Kemball: antes de hablar debería pensar en sus propios actos. Devonshire se irguió en toda su estatura con un músculo temblando


nerviosamente en su mejilla, después se dio la vuelta y se fue. • Ese viejo loco debería ser azotado-comentó Damien. Miles miró a su hermano por encima del hombro y tomó conciencia de una extraña realidad; la familia de Olivia no se preocupaba en absoluto por los sentimientos o por la felicidad de la joven, mientras que Damien por su parte había venido a prestarle su apoyo a pesar de su relación y de los problemas que Miles había causado a los Warwick en el pasado. • Te has quedado con ganas de darle un puñetazo en la cara ¿Verdad?-dijo Damien. • ¿Por qué? Ese montón de estiércol va a hacer de mi un hombre muy rico. • Porque el impulso que sientes ahora es de hecho propio del ser humano, siempre pensé que tenias un corazón aunque no te aprecie demasiado, pero lo peor de todo es que te pareces bastante a mi ¿lo sabías? Cuando volví de América estaba distante, era calculador y sin duda alguna completamente odioso. Por suerte encontré a Bonnie ¿Te sientes culpable Miles? • Si. • Eso esta bien, significa que todavía hay esperanzas o que las habrá si Olivia te perdona, no parece que sea rencorosa, si lo fuera el padre de Bryan ya lo habría pagado. ¿Quién sabe? A lo mejor al final acabaras siendo feliz. En ese momento Miles notó una pequeña mano que le cogía la pierna, bajó los ojos y descubrió a Bryan que le miraba con timidez. • ¿Algún problema papá?-dijo Damien riendo-Se diría que todavía no has conocido la ternura de un niño. • Exactamente. Y no me llames papá, no soy su padre-susurró Miles en el oído de su hermanastro. • Vamos, vamos, estoy seguro de que el niño no muerde-le provocó Damien sonriendo.


• ¿Estas seguro? Corrígeme si me equivoco pero ¿eso que tiene en la comisura de los labios son babas?-bromeó Miles. • Parece quererte mucho Kemball ¿De que tienes miedo? • Los niños tienen a veces un carácter imprevisible. • A fe mía que tu deberías saberlo ya que tu mismo no has crecido demasiado todavía. Miles levantó una ceja pero Damien se limitó a reírse. Arrodillándose al lado de Bryan, Miles le dirigió una pequeña sonrisa ¿Qué se le podía decir a un niño de cuatro años? ¿Cómo se le hablaba? Se le pasó por la cabeza la idea de que de ahora en adelante y durante un buen número de años iba a vivir con el todos los días. Se sintió extrañamente nervioso y casi tuvo ganas de salir corriendo. Bryan murmuró una frase y luego se miró los pies. • No te he oído-dijo Miles con suavidad acercándose más a el. El niño levantó ligeramente la cabeza y murmuró: • Has hecho llorar a mamá. • Lo siento mucho, no quería hacerlo. • Pero lo hiciste. Miles hizo una profunda inspiración antes de mirar a Damien, este observaba la escena y la expresión de su rostro decía claramente: Tu te lo has buscado, ahora arréglatelas solo. • Bryan, estoy seguro de que vamos a ser muy felices en Braithwaite-explicó Miles acariciando la mejilla del niño-daremos grandes paseos a caballo y te enseñaré los sitios en los que me escondía y jugaba cuando era pequeño. • ¿Escondites?-preguntó Bryan animado por un súbito interés.


• Habitaciones y pasillos secretos donde yo era el rey y tomaba el castillo con mis caballeros vestidos de armadura. • Mamá decía a menudo que un día un caballero vendría a casa para llevarnos lejos de la tía Emily y del abuelo. No me quieren demasiado-añadió el niño en voz baja haciendo una mueca. La sonrisa de Damien desapareció inmediatamente. Miles sintió crecer en el la furia de la rebelión, tenía la impresión de que se abría una cicatriz y sangraba. ¿Cómo se podía ser tan cruel como para ensañarse con un niño como Bryan? De pronto Bryan abrió sus grandes ojos, excitado. • No es un caballero quien ha venido a por nosotros sino un rey ¿Verdad señor?-gritó alegremente. Después salió corriendo por el pasillo. • Es adorable-dijo Damien-¿No te resulta extraño que los niños puedan quererte? ¿O incluso más sorprendente todavía que tu quieras a los niños? • ¿Los niños me quieren? Sin duda estas bromeando, sabes igual que yo que huyen en cuanto me ven. • Efectivamente, ha salido corriendo pero no te equivoques, creo que has hecho al señor Bryan muy feliz. Es probable incluso que esta noche sueñe que mata feroces dragones para socorrer a una encantadora damita. Miles se levantó y se arregló la chaqueta, la expresión de Damien le hacia sentirse incómodo, el conde de Warwick le miraba fijamente con una curiosidad mezclada con algo más que no conseguía definir. • Cuéntame-siguió Damien-decías que habías conocido a Olivia hace algunos años ¿no? • Si.


• ¿En que circunstancias? • En esa época yo estaba encaprichado de su hermana y no le presté mucha atención. • ¿Emily? ¡Por Dios!-exclamó Damien con disgusto-Nunca entenderé lo que los hombres encuentran en esa pequeña bruja. Realmente me pregunto lo que atrae a Clanricarde de esa rubia. • Seguramente no lo entenderás nunca, solo tienes ojos para Bonnie-bromeó Miles con una sonrisa cariñosa. • ¿Cuánto tiempo estuviste con ella? • Ya no me acuerdo-respondió Miles distante-algunas semanas puede que algunos meses. Hace ya mucho tiempo. • ¿Cuánto? • Hace como cinco años, de hecho creo que duró unos meses. • Aparentemente fue antes de que se fuera al continente con su hermana. Miles frunció el entrecejo y buscó a su mujer con la mirada, era extraño pero ya no pensaba en ella como en Olivia Devonshire, aquella a la cual se había esforzado por evitar toda la mañana. ¿Dónde estaría? Se dirigió al pasillo en dirección a la sala donde se realizaban los matrimonios. Otra pareja y sus invitados habían tomado el lugar, la novia estaba radiante y el novio parecía nervioso pero feliz. En medio de toda esa gente vio a Olivia que ponía sobre sus ropas de fiesta las escarapelas de su propia boda, la gente parecía contenta y la felicitaban a su vez, ella les daba las gracias con una sonrisa. • ¿Qué haces aquí?-le preguntó Miles cuando ella se reunió con el. • Había hecho demasiadas escarapelas, hubiera sido una pena tirarlas.


Después le dejó allí plantado y el la miró alejarse perplejo. El trayecto hasta Braithwaite duró una eternidad y fue agotador. El triste camino de Rash pasaba a través de largas extensiones desiertas y rodeaba algunos macizos rocosos. Olivia mantenía la nariz pegada a la ventana simulando apreciar el monótono paisaje mientras sentía que el corazón le dolía. Miles había hecho que Bryan y Bertrice se subieran en otro coche pretextando con una sonrisa enigmática, que los recién casados necesitaban intimidad el día de su boda. Cuando el cochero vino a abrir la puerta, la joven miró inquieta el camino buscando el vehículo en el que venía su hijo. • No tardaran-la tranquilizó Miles. Sally les recibió en la entrada, como de costumbre su pelo rojizo estaba despeinado, su vestido descuidado y parecía estar de un humor de perros. Le quitó a Olivia la capa y se volvió después hacia Miles que se estaba quitando el abrigo. • He preparado patés con costra y té para la cena. Creo que habrá suficiente para los dos. Espero que le guste el paté con costra-dijo dirigiéndose a Oliviaporque no sé cocinar otra cosa. No me gusta la cocina y además no fui contratada para eso. • Estoy segura de que estará muy bueno señorita... • Pinney-respondió Sally. • Señorita Pinney. No se preocupe, esa cena será suficiente para los dos, yo no tengo mucha hambre. • Como quiera-dijo la criada alejándose. • Señorita Pinney-la volvió a llamar Olivia. • ¿Qué?-pregunto esta sin darse la vuelta.


• ¡Señorita Pinney! Sally se dio la vuelta nerviosa. • No le he dicho que se fuera-observó Olivia. La criada miró a su nueva señora con perplejidad. Warwick la observaba con los brazos cruzados sobre el pecho y muy serio. • Voy a buscar un verdadero cocinero pero hasta entonces estableceremos juntas los menús de cada día. Podremos encontrar alguno sin dificultad. He oído hablar de un cocinero francés que acaba de presentar su dimisión en una casa de Scrafton, le escribiré mañana mismo. • Muy bien-gruñó Sally-¿Eso es todo?-añadió con sarcasmo. Olivia asintió, la criada se fue murmurando entre dientes y arrastrando el abrigo de Miles tras ella. • Veo que te entiendes perfectamente con Sally-dijo Warwick. Los candelabros iluminaban débilmente el vestíbulo, sumido en su mayor parte en la penumbra, decididamente el lugar no parecía demasiado acogedor. • Me temo que tus criados se han vuelto holgazanes. • Sally es mi única criada. • Voy a intentar remediar esa situación lo más rápidamente posible. Al ver el gesto contrariado de Miles, Olivia se preguntó si no habría tomado las riendas de la casa demasiado rápido, pero rechazó rápidamente la idea. • Todo esto se merece una copa-concluyó Miles-Ven, voy a ofrecerte un coñac Olivia. La joven le siguió hasta una pequeña salita orientada al oeste que los últimos rayos del sol poniente inundaban de una luz anaranjada.


• Por favor siéntate-invitó Warwick amablemente. Pegado a la pared había un mueble con varias botellas de licor. Miles sirvió dos copas de coñac mientras Olivia se esforzaba por mirar el horizonte más allá de los jardines abandonados de Braithwaite, para no tener que cruzarse con la mirada de su marido. ¡Por Dios! Una semana antes estaba convencida de que nunca dejaría Devonswick y ahora estaba casada. • ¡Olivia? Ella volvió la cabeza y cogió la copa que le daba Miles. Este se sentó cerca de ella calentando el coñac con las manos. • ¿Te gusta este lugar?-preguntó el • Es muy bonito. • Esta salita tiene algo de femenino, la madre de Damien acostumbraba a venir aquí, se quedaba sentada durante horas en esa silla y ahí leía para sus hijos. • ¿Y tu donde estabas? • Escuchaba desde fuera. • ¿Nunca fuiste invitado a unirte a ellos? • Muchas veces. • Pero no lo hiciste nunca. • Jamás conseguí creer que lo desearan de corazón. • Tu reacción era estúpida.


• Solo era un niño, además hubiera preferido que fuera mi propia madre la que me leyera las historias. Olivia dejó la copa que ni siquiera había tocado. • ¿Odias a tu madre? El no respondió, se levantó bruscamente y se dirigió a una mesa cubierta con una película de polvo gris que tenía un libro encima, Miles lo abrió y lo cerró inmediatamente. • Eres muy directa-dijo sin mirar a Olivia. • ¿Eso te molesta? El se encogió de hombros con un gesto despreocupado pero una expresión de ira crispó brevemente su rostro. • No te he traído aquí para hablar de Allyson Kemball. • Bueno, si no me equivoco has sido tu el que ha sacado el tema no yo. Pero si lo prefieres podemos hablar de los asuntos de Braithwaite. Empecemos por los libros de cuentas. • Olivia. Dejó también su copa y observó el perfil de su mujer que miraba fijamente la noche. Se sentía turbado y extrañamente nervioso. • Tenemos toda la vida para discutir esos problemas, por ahora creo que deberíamos hablar de nosotros. Olivia no se inmutó ¿Le habría oído? Ella le invitó a continuar con un ligero movimiento de cabeza. • Es el día de nuestro matrimonio ¿no es cierto? • Encuentro muy divertido que me lo recuerdes tu precisamente.


• Hay algunos detalles de nuestro acuerdo que todavía no hemos concretado. La joven sintió que sus mejillas ardían y cogió su copa para calmarse. • Estaba lejos de imaginar que no estaba todo regulado por ese contrato. ¿No fue un matrimonio de conveniencia lo que quisiste? El tono seco empleado por Olivia dejó a Miles atónito por un momento. • Quizá me he explicado mal. • Te has explicado perfectamente, debo concederte la libertad de tener amantes pero yo no tendré ese privilegio. No sientes nada por mi y por tanto tampoco tienes ganas de compartir mi cama. • ¿Desde cuando los sentimientos son algo indispensable entre un hombre y una mujer que quieren pasar juntos un rato agradable? • No puedo imaginarlo de otro modo. Miles se quedó un instante sin voz y luego prosiguió • ¿Y el deseo? • ¿El deseo? ¿Cómo puede nadie desear a alguien a quien no quiere? • Nunca he dicho que no te quisiera. • Tampoco has dicho nunca lo contrario. • No te conozco. • Sin embargo te has casado conmigo. • ¿Debo ser colgado por eso? Después de todo tu también aceptaste este matrimonio sin conocerme. • Yo te conocía desde hace años. Nos conocimos hace algún tiempo, yo tenía entonces unos doce años y tu veinticuatro o veinticinco. Había ido a


Margrave Bluff, tu estabas en lo alto del acantilado mirando a lo lejos en la dirección de Braithwaite. Cuando me descubriste escondida detrás de un viejo serbal te enfadaste y me preguntaste quien era yo y porque te miraba así. • ¿Y que me respondiste?-preguntó el con curiosidad. • Debía estar demasiado asustado para pronunciar una sola palabra. • ¿Asustada porque? ¿Era yo tan temible? • Para una niña del campo que todavía no había ido a Londres eras absolutamente temible. Distante, sofisticado, con un aspecto muy aristocrático. Sin ninguna duda tu eras un príncipe bajo mi punto de vista. Y por si fuera poco cabalgabas en ese magnífico semental negro. • Gdansk. • Hacíais un buen equipo los dos. • Teníamos el mismo carácter vengativo-dijo Miles con una sonrisa pensativa. Olivia hizo girar el cálido liquido color ámbar en su copa. • Tu llenaste todos mis sueños-murmuró ella-Eras magnífico, encarnabas la libertad, todos los días iba a Margrave con la esperanza de verte, a veces montaba mi yegua a pelo galopando a través de la pradera imaginando que era tu y que llevaba el semental negro. Ella se calló y mojó sus labios con el coñac respirando el olor del alcohol como si buscara valor. • Después dejaste Braithwaite, volvías de vez en cuando, cada vez que iba a Margrave pensaba en ti que debías vivir lejos. Puede que todavía continuara paseando por ese acantilado esperando volver a encontrarte. Ya lo ves, no eres un extraño para mi.


Miles se arrodilló cerca de Olivia y la miró directamente a los ojos. • ¿Por qué te has casado conmigo Olivia? ¿Conocías mis puntos débiles, mi reputación y mi temperamento ¿y eso no te hizo huir? Olivia se dio la vuelta, sus párpados se movieron varias veces como para esconder las lágrimas que se esforzaba por disimular. • Porque-respondió al fin-en lo más profundo de mi ser creo que tu alma merece salvarse.


9 Miles puso las manos en las rodillas de Olivia. Ella sumergió su mirada en la de el, en esos ojos que le habían provocado tantas noches de insomnio ¿Qué veía en ellos ahora? ¿Duda o inquietud? ¿Comprendería el ahora que ella le amaba desde el día en que el la había sorprendido detrás del viejo árbol espiándole hacia tantos años? • ¿Entonces crees que merecía ser salvado?-preguntó Miles pensativo¿Realmente lo crees Olivia? Repentinamente avergonzada, Olivia se volvió. Había hablado demasiado, Miles se debía estar riendo de su ingenuidad y su romanticismo. • Mírame-le ordenó el. Al ver que ella no le obedecía, Miles la cogió por la barbilla y guió su cara hacia el. En sus ojos brillaba una extraña luz. • ¿Por qué crees eso? • ¿Por qué no? Eres mi marido, mi función es ayudarte. • ¿Tu función o tu deber? Te sientes obligada a complacer a tu padre y a tu hermana y por esa razón aceptaste casarte conmigo. Te sientes obligada a darle una vida mejor a tu hijo y esa es otra razón para que aceptaras este matrimonio. Y ahora, estas sentada ahí intentando hacerme creer que te casaste conmigo para salvarme ¿Puede que te interese algo? Nadie ha creído jamás en mi, querida ¿Qué podría llevarme a pensar siquiera por un momento que tu eres distinta de los demás? Precisamente tu que eres para mi una desconocida aunque nos hayamos encontrado hace unos lustros. La única respuesta que ella podía darle era la verdad pero incluso la propia


Olivia encontraba esa verdad difícil de creer. La joven permanecía muda concentrada en la mano puesta en su rodilla y cuyo calor invadía poco a poco su cuerpo. En ese momento, Sally entró en la salita y Bryan le pasó entre las piernas, la criada dio un pequeño grito y Miles se enderezó inmediatamente. • ¡Mamá!-gritó el niño lanzándose a los brazos de su madre. Bertrice también apareció entonces con paso lento y aspecto asustado. • Se ha vuelto a hacer la loca, le ha dicho a Deets que se parara en el camino y se ha puesto a buscar a su gato-contó el niño. • Maldición-gruñó Miles volviendo a coger su copa. • Me pregunto que habrá sido de el-dijo Bertrice tristemente. • Olvidaste advertirme que te seguiría hasta aquí-reprochó Miles dirigiéndose a Olivia. • No hacia falta decirlo, es la nodriza de mi hijo. • ¿Se puede contar con ella? • Le tengo absoluta confianza créeme. • Tengo hambre-dijo Bryan. • La señorita Pinney ha preparado paté con costra y té para cenar. • No me gusta el paté. Sally suspiró ruidosamente y dejó la habitación. • Puedes hacer una excepción hoy-propuso Olivia. • En esta casa hace mucho frío y está todo muy oscuro. No huele bien ¿Hay fantasmas?


• No lo creo. • Quiero ver mi habitación-pidió finalmente Bryan. Olivia miró a Miles. • ¿Has hecho preparar su habitación?. • No se me había ocurrido. • Bien, voy a ocuparme de ello. ¿En que habitación quieres que le ponga? Miles dejó su copa vacía en la mesa y respondió con tono cortante • Hay cerca de veinticinco habitaciones en esta casa, elige tu misma. Olivia cogió al niño en brazos y se dirigió a la puerta, dudó un momento mientras sondeaba el rostro ensombrecido de su marido. • Ven Bertrice-dijo finalmente. Miles no se unió a ellos para cenar, prefirió encerrarse en su despacho y se qudó delante de la ventana contemplando los tristes jardines abandonados, las responsabilidades que había contraído empezaban a pesarle sobre los hombros. Casarse era una cosa, incluso con una mujer con un carácter tan independiente, pero recibir además un niño que todavía llevaba pantalones cortos y a una vieja loca, era otra muy distinta. Suspiró irritado, los niños tenían una manera insoportable de analizar a los mayores para adivinar lo que se ocultaba detrás de su fachada y este crío preguntaba si había fantasmas. Esa fantasía hizo reír a Miles y le recordó su llegada a Braithwaite, tenía entonces ocho años, apretaba en su mano una carta arrugada mientras esperaba en el vestíbulo a que vinieran a recibirle. Delante de la inmensa escalera, se había imaginado que el fantasma del rey Ricardo iba a aparecer en lo alto de los escalones y se deslizaría hacia el, pero la única aparición fue la de su padre que le miraba con expresión severa. Miles se había quedado petrificado, mas asustado que si hubiera visto una horda de fantasmas.


Después de un rato Miles fue al comedor, la mesa estaba llena de vajilla sucia, Olivia realmente tenía la costumbre de ser atendida por criados. Sally entró detrás de el en el comedor roja de rabia. • Jamás había sido insultada de este modo-vociferó. Cogió con brusquedad una taza y el té estuvo a punto de derramarse sobre su delantal. • Y me temo que voy a tener que ocuparme de su baño. Dejó con fuerza la taza y cerró los puños en sus caderas lanzando a Miles una mirada indignada. • No tengo porque aguantar que ella me trate así ¿verdad? • ¿Qué quieres decir?-preguntó Miles asombrado. • Se cree una reina realmente, me pide que vaya a buscar cubos de agua caliente para su baño ¿Parezco acaso un caballo de tiro? Y como si eso no fuera suficiente, acaba de decirme que a partir de ahora no debo presentarme delante de ella en este estado, debo estar limpia ¡Dice que huelo! • ¡Ah! • Dice que parece que me he bañado en el estiércol con los cerdos. ¿Es así como se trata a una criada trabajadora y fiel? Sobretodo con el trabajo que tengo en esta casa. Dice que mi aspecto le resulta insoportable incluso me ha preguntado si me he quitado los piojos ¡Que cara! Y además me tengo que cortar el pelo y atármelo detrás, sino no es higiénico ¿Se cayó en un estanque lleno de tonterías cuando era pequeña? Y para terminar esa pequeña víbora atrevida cree que mis patés solo eran buenos para dárselos a los cerdos. La pequeña víbora atrevida tenía razón, pensó Miles, pero no se atrevió a decirlo en voz alta. Todo esto empezaba a parecerle divertido.


• ¿Se ha instalado en sus habitaciones? Sally asintió con la cabeza y empezó a quitar la mesa haciendo ruido y murmurando sobre la arrogancia de los ricos, con los brazos cargados de platos y de tazas se dirigió lentamente hacia la puerta. • Quiere barquillos para desayunar mañana-dijo dirigiéndose a Miles-le he dicho que si supiera prepararlos eso me llevaría casi toda la noche pero que como no sabía tendría que contentarse con pan tostado ¿Sabe lo que me ha respondido? El hizo un gesto de ignorancia. • Que estaría muy feliz de enseñarme a hacerlos si quería. Le he dicho que no quería hacerlo sobre todo sabiendo que quería contratar a un cocinero francés. Ella ha insistido y ha declarado que de una forma o de otra quería barquillos y que me las arregle como pueda. Además exige mermelada de naranja, le he dicho que no hay aquí de eso desde hace una eternidad, entonces me ha propuesto que vaya a buscarla a Devonsvick. Como si no tuviera bastante trabajo calentando el agua de su baño, arreglando mi aspecto y preparando los barquillos, sobre todo cuando no tengo la menor idea de la receta. Le pregunto a usted cuando cree que voy a poder dormir. Y como remate la viaja loca ha pedido un plato de leche para su condenado gato. • Te sugiero entonces que lleves esa leche a la habitación de Bertrice lo más rápido posible. Sally le miró con estupor. • Es usted tan exigente como los demás-exclamó antes de cruzar la puerta. Miles vagó algunos instantes indeciso, después se detuvo al pie de la escalera con la mirada perdida en la penumbra y el oído atento. ¿Qué buscaba? Un ruido ligero, una voz ahogada por la inmensidad de la vieja mansión. Cerró los ojos. Se oyó el llanto de un niño en el piso de arriba seguido de las súplicas de una madre paciente pero firme que pedía calma. Después sonaron


unas alegres risas. Miles salió de la casa sin tomarse la molestia de abrigarse, el no haber oído la risa de Olivia hasta entonces le parecía increíble y que la suave música de esa risa le conmoviera hasta ese punto era mas increíble todavía. Se detuvo en la entrada de los establos que en otro tiempo habían sido un magnífico edificio de piedra con anchos ventanales de cristal, un suelo de ladrillo tan limpio como el interior de una casa y paredes forradas de caoba. Su conservación necesitaba de una docena de mozos de cuadra, en el presente el lugar estaba sucio y cercano a la ruina. Una pequeña luz brillaba dentro, Miles se acercó y reconoció la voz de borracho de su mozo de cuadra, ocupado en retirar el estiércol de los pocos establos que aún se utilizaban. • Ya está mi niña, eres un animal valiente ¿verdad? Si no te importa me voy a tomar un pequeño trago, eso hace entrar en calor a mi viejo cuerpo te lo juro. Muévete, venga mi niña, el señor Warwick va a ponerse muy contento al ver que tu pata está curada. Si, se va a poner muy contento. Charles Fowles se enderezó y vio a Miles apoyado en la puerta del box, le recibió con una ancha sonrisa. • ¡Perlagal mira quien está aquí! Es el jefe que ha venido a compartir un trago de whisky con nosotros. Miles miró a la yegua gris que agitaba su hermosa cabeza y resoplaba tranquilamente. Ese animal era una verdadera belleza. La yegua tenía la cabeza orgullosa con grandes ollares y una sedosa crin plateada que brillaba a la luz de la lámpara. Su cuerpo estaba magníficamente proporcionado. La presencia inesperada de Miles la excitó por un momento, piafaba y daba latigazos al aire con su cola blanca. Miles extendió una mano y el animal la olisqueó con alegría. • ¿Está en forma?-le preguntó al viejo mozo.


• En una excelente forma se lo aseguro-respondió Charles empujando a la yegua contra la pared para poner algunas manzanas en un cubo-Sé que hoy era el gran día. Felicidades señor Warwick. Miles esbozó una sonrisa, pocas personas en Inglaterra le demostraban tanto respeto, desde su llegada a Braithwaite, treinta años antes, Charles siempre le había llamado así. • ¿Conoceré pronto a su dama? • Por supuesto. Charles le guiñó un ojo seguido de una pequeña sonrisa, con una mano temblorosa desató una brida de la pared y se la puso sobre un hombro antes de salir tambaleándose. • Antes de que se dé usted cuenta veremos trotar a un crío en esta vieja casucha. • Antes de lo que usted piensa, ella tiene un hijo. • ¿Es un niño mayor?-preguntó el viejo sacudiéndose las manos-espero que venga a verme mañana por la mañana. Me alegro por usted. Después se sentó, la botella de whisky se movía en el bolsillo trasero de su chaqueta excesivamente ancha. No había nadie como Charles para acoger la noticia de su matrimonio con una joven madre sin la menor sorpresa. • Creo que vamos a ver algunos cambios en la vida de esta casa-prosiguió el viejo criado dejándose caer sobre una silla. • Algunos. • A lo mejor va a poder gastarse usted algo de dinero en estos pobres animales y ¿por qué no dar un aspecto mas nuevo a los establos?-bebió un trago y se secó la boca con el envés de la manga-Sospecho incluso que irá a la subasta dentro de unos quince días para volver a comprar el semental negro que tanto le gustaba ¿Cómo se llamaba?


• No me haga creer que lo ha olvidado, le vio usted nacer. • También estaba presente cuando me dio una coz en la pierna. Maldito animal. Desde entonces cojeo, pero no es nada grave, ese semental era magnífico y dio hermosos potros ese Gdansk. Entonces ¿lo volverá a comprar señor? Miles no hizo ningún comentario y pasó revista a los últimos caballos que quedaban, los cuatro animales eran pura sangre árabes y se agitaron nerviosos al verle entrar en las cuadras. • Bueno, me voy a acostar si no me necesita señor Warwick. • Buenas noches Charles. El viejo trepó con dificultad los pocos escalones que llevaban a la habitación que ocupaba desde hacia años. Al quedarse solo, Miles examinó el estado de los establos, los gusanos habían atacado la madera, el suelo estaba hundido y los boxes demolidos en algunos sitios. Se vio a si mismo de rodillas delante de su mujer mendigando dinero y maldijo a todo el mundo en general y a lord Devonshire en particular. Entró en la casa por la cocina donde Sally , con las manos metidas en una pasta que amasaba con dificultad, le miró de mala manera. El suelo estaba lleno de harina. • Puede usted decirle a Su Majestad que su condenado deseo será satisfecho en el desayuno. Miles no respondió, atravesó la cocina y subió al piso superior por la escalera de servicio ¿Qué había esperado en realidad? Llamó a la habitación cercana y luego golpeó la puerta por segunda vez un poco más fuerte. Una puerta se abrió bruscamente y Bryan apareció en el pasillo dando agudos gritos. Olivia le seguía vestida al igual que el con un camisón blanco. Su larga


cabellera volaba alrededor de ella. Ni la madre ni el niño se dieron cuenta de la presencia de Miles. • ¡Tralala-gritó Bryan-corres deprisa pero no me vas a coger! • Eso lo veremos. Subiéndose el bajo del camisón, ella se lanzó sobre el niño, le cogió en brazos y se puso a dar vueltas con el hasta que Bryan estalló en carcajadas. Apoyado contra la puerta de la habitación de Olivia, Miles observaba la escena sin atreverse a respirar siquiera. Olivia le vio cuando quiso llevar al niño a la cama, la joven tenía las mejillas coloradas por el esfuerzo y los ojos brillantes, apretaba a su hijo colgado en su cadera como si quisiera protegerle de Miles, a menos que lo hiciera para protegerle a el. • Me dijeron que habías salido. • Es verdad. El pecho de la joven se movía al ritmo de su respiración jadeante, finalmente se apresuró a ir hacia la habitación de Bryan y Miles la siguió. • Ahora a callar-murmuró Olivia mientras acostaba al agitado niño-creo que hemos molestado al señor Warwick, no está acostumbrado a oír a niños pequeños corriendo por toda la casa gritando. • ¿Pero le gustan los niños pequeños verdad?-preguntó Bryan espiando a Miles por encima del hombro de su madre. • Por supuesto, estoy completamente segura. • ¿Cómo debo llamarle mamá? ¿Debo llamarle papá? Olivia se tensó y dudó unos instantes. • Se lo preguntaré pero mientras tanto ¿por qué no le llamas señor?


• De acuerdo. Olivia arropó al niño que no dejaba de patalear. Bryan se hizo una bola, hundió la cabeza en la almohada y miró a Miles de reojo. • Buenas noches señor. • Buenas noches-respondió Miles. Olivia le besó una vez más y apagó la luz antes de salir de la habitación. Miles se detuvo en la puerta en el momento que ella entraba en las habitaciones que había elegido, evidentemente para ocuparlas ella sola. La joven estaba sentada en el tocador, se había puesto un salto de cama y peinaba su pelo que había tomado el color del whisky a la luz de las velas. • Olivia... • Siento haberte molestado-le interrumpió ella-No había forma de calmar a Bryan, todos estos cambios le han excitado, me imagino que eso es normal en un niño de su edad. • Tienes un pelo magnífico-dijo Miles maldiciendo en su interior el temblor de su voz. Tenía todas las razones del mundo para odiar a esta mujer que pisoteaba tan alegremente su dignidad. Ella no le gustaba y sin embargo el estaba allí clavado en el suelo, como hipnotizado por la suavidad de sus curvas realzadas por la delgada ropa que la cubría. • Apuesto que se despertará antes de que amanezca-dijo Olivia-Está muy contento de estar aquí, me lo he encontrado hace un momento en lo alto de la escalera, me ha contado que estaba peleando con dragones, tiene mucha imaginación, a lo mejor eso es un defecto. Su camisón estaba abrochado hasta el cuello y Miles se dijo que son esa luz su piel debía parecer oro pálido. • ¿Te molesta que me haya instalado en esta habitación?-


preguntó Olivia con voz tranquila volviéndose hacia el. • No ¿por qué lo preguntas? • Mañana por la mañana-continuó la joven-revisaremos los libros de cuentas. Miles no deseaba de ningún modo abordar ese problema en ese momento. • Muy bien-dijo secamente. • Creo que no he causado una buena impresión a la señorita Pinney-suspiró Olivia. • Eso parece. Ella unió las manos sobre su pecho, parecía que se preparaba para soportar una andanada de furiosos reproches por parte de Miles. • Tendrás tus barquillos mañana-dijo simplemente este último-pero no mermelada de naranja. • ¡Oh Señor! No sé si podré sobrevivir sin ella-bromeó Olivia. Los dos empezaron a reír y luego el silencio volvió a caer entre ellos. • ¿Puedo entrar?-preguntó Miles después de un rato. Ella se sobresaltó ¿Qué le pasaba? Parecía desamparada, esperaba que no fuera a jugar a hacerse la mosquita muerta con el pasado que todo el mundo conocía de ella. Olivia miró aterrorizada como Miles se acercaba deteniéndose justo delante de ella. • ¿Tienes miedo de mi Olivia? • Solo me pregunto porque estas aquí. • Creo que la razón es evidente cariño.


La joven se levantó de golpe haciendo caer la banqueta sobre la que estaba sentada y fue a situarse delante de la ventana. • Imaginaba que...que podríamos al menos intentar conocernos. • ¿Es por el? Olivia volvió bruscamente la cabeza para mirar a Miles, su mirada era glacial. • ¿Perdón? • Estás sin duda turbada por el recuerdo de ese hombre, el padre de Bryan, si te molesta que yo te lo recuerde esta noche... • No yo...-tragó con dificultad-Intenta entenderlo, todo esto ha sucedido demasiado deprisa. Además me resulta imposible entregarme a un hombre que no me demuestra ningún aprecio a pesar de lo que puedas creer de mi. • ¿El hecho de haberme casado contigo no es suficiente? Gracias a mi tu y tu hijo tenéis una casa que os pertenece ¿No es eso una prueba suficiente para ti? • Si estuviera segura de que sientes algo de cariño por mi...barbotó ella bajando los ojos. Miles no podía creer lo que oía ¿Cómo se atrevía ella a pedirle cariño al mismo tiempo que le rechazaba? El podía hacer valer sus derechos conyugales, había pagado lo suficiente para ello. Había pagado con su honor , con su virilidad. • ¡Mamá!-gritó Bryan rompiendo el silencio. Entró corriendo en la habitación de su madre y la cogió del brazo. • ¡Rápido! Ven a ver, hay una mujer extraña abajo.


• Cálmate, acabas de tener una pesadilla ¿Qué haces levantado? Deberías estar en tu cama. • Si mamá es verdad, hay dos hombres que la sujetan-explicó el niño a Milesdicen que vienen de ... • Del Hospital de Amersham-completó Sally a la que no habían visto llegar. • ¡Dios mío!-exclamó Miles cerrando los ojos. Después se fue con la cabeza baja en dirección al vestíbulo, su corazón golpeaba con fuerza dentro de su pecho, no, era imposible. Esos desaprensivos le habían dado hasta el día quince de ese mes para reunir la cantidad de dinero que les debía. En lo alto de la escalera, Miles dudó un instante. Un hombre enorme con un traje negro, tan delgado como un cadáver, se separó de los demás y levantó la cabeza. • ¿El señor Warwick supongo? • ¿En nombre de Dios que hacen ustedes aquí? • Mi nombre es Peabody, Dwight Peabody. He sido enviado por el Hospital de Amersham. Sin apresurarse, Miles descendió los escalones paseando su mirada desde el hombre hasta los enfermeros vestidos de blanco que sujetaban a una anciana con el pelo revuelto y con el rostro lleno de arrugas. Ella temblaba y estaba llorando. • ¡Miles!-gritó entre sollozos-Mi querido Miles. Ayúdame por favor. • ¡Por Dios!-murmuró Olivia que había seguido a su esposo¿Quién es esta pobre mujer? • Mi madre-gruñó Miles.


10 Al día siguiente, cuando Olivia se levantó, se enteró de que Miles se había ido, según Sally, había dejado Braithwaite al amanecer llevándose algunas cosas y sin dejar ningún mensaje y sin decir cuando volvería. En los días que siguieron, la joven se dedicó a los problemas de la propiedad para evitar pensar en la ausencia de su marido. Contrató criados, organizó las cuentas y pagó antiguas deudas. Había circulado el rumor de que Warwick se había casado y en menos de una semana Olivia recibió la visita de numerosos personajes cuya reputación era más que dudosa. Como los señores Sydney y Lawrence. Estos dos personajes no se ganaron de ninguna forma la simpatía de Olivia, Sydney tenía unos pequeños y brillantes ojos de zorro, Lawrence parecía un buldog con la nariz rota y los mofletes caídos. Los dos estaban quedándose calvos. • Deseamos hablar con Kemball-anunció Sydney con altivez, lo cual acentuó su aspecto ya de por si lleno de vanidad. • Efectivamente-repitió Lawrence-no he venido desde Londres a esta velocidad infernal para ser recibido por una mujer que ciertamente no entiende nada de negocios ni de deudas de juego que son deudas de honor. Sin intención de ofender señora. Olivia le miró fijamente hasta que el empezó a removerse en la silla cruzando y descruzando las piernas. Finalmente declararon que Warwick les debía dos mil quinientas libras. • Es posible-les respondió ella con una sonrisa falsamente amable-pero no me tren ustedes ninguna prueba y no pueden esperar que les pague unas ordenes de pago que quizá no existan. Eso no sería digno de hombres de negocios serios ¿no es cierto? Se pusieron de acuerdo en quinientas libras para cada uno.


Después se presentó el honorable lugarteniente Bereton. Contó que formaba pareja con Miles en una partida de póquer, habían perdido una suma considerable que sus contrarios les estaban reclamando. Enseñó a la joven un reconocimiento de deuda firmado en privado y apoyado por testimonios escritos. • Tengo que pagarles señora. Creo que lo entiende. • Ya veo-respondió Olivia con más simpatía que la que había demostrado con los dos anteriores-Mil libras representan una cantidad excesiva para un joven como usted. Estoy casi segura de que su renta anual supone solo una parte de esa cantidad. El asintió con la cabeza mirando fijamente ante si. • Y supongo que está usted obligado a pedirle a su padre que cubra esa deuda en su lugar. El tragó con esfuerzo. • Mi padre murió. Tengo que decírselo a mi madre. Y por supuesto a su madre se le romperá el corazón al saber que su hijo ha perdido dinero de esta forma. Ella misma podría encontrarse en una situación financiera difícil. El volvió a asentir con la cabeza. • Y si esto fuera mencionado en su expediente militar, su honor se vería afectado. • Así es. Olivia sonrió y rellenó un pagaré. • Permítame que le dé un consejo lugarteniente. Manténgase apartado de las mesas de póquer hasta que sea usted capaz de dominar su pasión por el juego.


El rostro contraído del joven se relajó, miró con incredulidad el pagaré firmado que le entregaba Olivia y lo cogió con mano temblorosa. • Señora... • Por favor lugarteniente. Olivia pasaba mucho tiempo con su hijo y con la madre de Miles, les decía que este último había tenido que ausentarse por un asunto urgente pero que regresaría de un momento a otro pero cuando estaba sola sus pensamientos la torturaban ¿Y si no volvía nunca? Eso no tenía ninguna importancia después de todo, ella era su mujer y vivía, con Bryan, en la mansión más hermosa de todo Yorkshire, además no dependían de Miles para vivir. A pesar de todo una nube de tristeza ensombrecía su vida, su mente vagaba a menudo hacía su noche de bodas cuando Miles se había acercado a ella con un deseo evidente. ¿Durante cuantos años había soñado ella con un momento así? Había crecido en un ambiente hostil o por lo menos indiferente, ni sus padres ni su hermana le habían demostrado ningún cariño. Jamás se había sentido tan necesitada de palabras cariñosas, de sentir suaves caricias como esa noche frente a su marido. Pero le había rechazado... Cuando Olivia no se ocupaba de su hijo o de Alyson, pasaba el tiempo en los establos ya que amaba los caballos y le gustaba la compañía de Charles Fowles. Le cogió cariño a Perlagal, la yegua árabe gris cuya piel estaba bellamente sembrada de pequeños trozos negros y que tenía los grandes ojos brillantes de sus hermanos del desierto.. Olivia salía con frecuencia de Braithwaite un poco antes del alba, montaba a pelo y se iba hacia Margrave Bluff cabalgando con la misma libertad con la que el viento jugaba con su pelo. Desde la cima del acantilado veía despertar el día y aguardaba el retorno de su marido. Pero este no volvía y Olivia redobló sus esfuerzos volcándose en la administración de Braithwaite para calmar su impaciencia. La resurrección de la antigua propiedad empezó con la contratación de criados expertos,


reclutados a través de anuncios en Middleham. La nota que Olivia hizo llegar al cocinero francés tuvo una reapuesta afirmativa y dos días después Jacques Dubois se presentaba en Braithwaite con su equipaje. Después Olivia contrató un equipo de pintores y carpinteros y pronto la mansión resonó con golpes de martillo, ruido de cepillos y de llanas, con las risas ahogadas de los criados y con las canciones de los trabajadores. A veces Olivia se encerraba en el despacho de Miles, sentaba en su sillón y observaba las horribles cabezas disecadas cuyos ojos de cristal le devolvían la mirada. También había una vitrina en la cual se exponía una colección de armas compuesta por un cuchillo de hoja larga con un mango tallado en hueso de ballena, una navaja y varias escopetas de caza. El escritorio era una verdadera antigüedad, debía haber pertenecido a algún antepasado de Miles amante de los muebles macizos y sobrecargados. Los lados estaban tallados con un adorno de hojas de roble y bellotas y en algunos sitios aparecía una ardilla. La madera de nogal se había vuelto casi negra por las sucesivas capas de cera, Olivia hubiera preferido un mueble más refinado, de la época de la reina Ana como el que tenía en su habitación en Devonswick que realzaría la belleza de la habitación pero... Un día estando en el despacho de su marido, reflexionó con inquietud sobre la decisión que había tomado de renovar Braithwaite sin consultar siquiera con Miles. Este se arriesgaba de tener una desagradable sorpresa a su vuelta. Si es que volvía. Puso los codos sobre la mesa y se cogió la cabeza con las manos, sus gafas cayeron sin que ella se diera cuenta ¿Dónde se había ido? Prefería vivir con el que sin el a pesar de su indiferencia, en cualquier caso ella se sentía mejor aquí que en Devonswick. Levantó la cabeza y contempló los jardines. Le vino a la memoria la mirada de Miles arrodillado a su lado al pie del macizo de rosas. ¡Se había sentido tan fea en ese momento! Olivia intentó imaginarse a si misma con la nariz respingona de Emily y su boca de ángel. Su vida entera hubiera sido distinta. Además era demasiado alta y no se había encontrado a menudo con hombres mas altos que ella. A lo mejor se había sentido atraida por Miles porque tenia


una estatura imponente. Sally apareció repentinamente en la puerta. • Su hermana está aquí-anunció sin preámbulos-le pido perdón señora-se corrigió con una reverencia al ver la severa mirada que le dirigió Olivia-La señorita Emily Devonshire de Devonswick Hall pregunta si puede usted recibirla. Olivia asintió y le dio las gracias a Sally con una sonrisa que desapareció en cuanto esta le dio la espalda. Emily apareció entonces con un frufrú de seda, llevaba el pelo trenzado con una cinta de seda y una gruesa trenza le caía sobre el hombro. • ¡Estas aquí!-dijo. Es mi destino, el día que decido hacer todo este largo camino para venir a verte resulta que hace un tiempo de perros. • ¿Le ha pasado algo a padre? • No. Papá puede quejarse de su salud pero las dos sabemos que es fuerte como un buey. El problema eres tu. • ¿Yo? • Nunca vienes a vernos, es el momento más importante de mi vida y tu te quedas aquí en la otra punta del mundo ocupada en hacer chapuzas en esta casucha. • “Hacer chapuzas” no es una exageración, creo yo. De todos modos ahora vivo aquí y por lo tanto estoy a cargo de esta casa. • Si, pero nos has olvidado por completo. • No, pero pienso que ya es hora de que padre y tu aprendáis a haceros cargo de todo. Estoy casada Emily. • ¿Casada? Olivia me das pena. No hay ninguna duda de que vas a acabar divorciándote y una vez más serás la burla de toda la sociedad.


• ¿Cuándo entenderás que me da igual la sociedad?-exclamó Olivia rodeando el escritorio para ponerse delante de su hermana-Nunca he tenido el menor interés por pertenecer a tu circulo de amistades. Como me has repetido a menudo no soy lo suficientemente bonita ni educada. De hecho he dedicado todo mi tiempo a educarte lo cual no me ha dejado muchas oportunidades para salir, y además está Bryan. • ¡Cállate!-suplicó su hermana enrojeciendo. Se dejó caer en una silla tapándose los oídos, Olivia se arrepintió de su arranque. • No he venido hasta aquí para pelearme contigo-se quejó Emily estallando en sollozos. Olivia se agachó a su lado y le cogió la mano. • ¿Qué ha pasado Emily? • Es lord Clanricarde, hemos tenido una pelea. • Eso le pasa a todo el mundo. Su hermana resopló, cogió un pañuelo que estaba encima de un montón de registros de cuentas y se sonó antes de continuar. • He recibido una carta de Carolyn Cobb que conoce a Marcia Hutchinson, una amiga de Belinda Delfries. Belinda le dijo que lord Clanricarde ama a otra y que incluso le han visto con ella en el teatro. • Solo son rumores. • ¡Es la verdad!-gimió Emily-Se lo he preguntado cuando ha venido esta mañana. Se llama Janelle Sherendon y la encuentra fascinante, dice que son solo amigos, ella es viuda-añadió levantando la voz-Y ya sabes lo que eso quiere decir. • ¿Es mayor que tu?


• Mayor y más experimentada ¿entiendes? Tiene treinta y cinco años. Es una anciana. • ¿Cuántos años tiene lord Willowby? • Cuarenta y cinco. • ¿Ha hablado de echarse atrás en el compromiso? • No-respondió Emily sacudiendo la cabeza-pero creo que no tardará en hacerlo. Habíamos fijado la fecha de la boda para dentro de ocho meses y cuando le propuse celebrarla antes se negó. • Pero puede que tenga otro motivo. • El tipo no va a rejuvenecer, es dos veces viudo y no tiene ningún hijo, cabe pensar que en su contrariedad entrara en razón. Después de todo...-barbotó Emily entre sollozos-Pero solo se casa conmigo por una razón: que le de un heredero. • No seas absurda, hubiera podido escoger a cualquiera si esa fuera la finalidad de este matrimonio, pero todo el mundo sabe que eres la joven más hermosa del país ¿Qué hombre no estaría dispuesto a ofrecerte su corazón? Emily sonrió secándose los ojos. • Sin duda tienes razón como siempre. Las dos sabemos bien que no se puede confiar en los hombres. Ciertamente debe existir un medio para convencerle de adelantar la ceremonia-añadió frunciendo el ceño. En ese momento se oyó un ruido en el vestíbulo seguido de una carcajada de los pintores. Emily salió de su ensueño, miró alrededor de ella e hizo una mueca. • Si yo estuviera en tu lugar Olivia, haría redecorar estas habitaciones, recuerdan demasiado a Warwick.


• Opino como tu Emily, pero eso es precisamente lo que me gusta de ella. Emily tiró su pañuelo a Olivia y se fue a ver lo que pasaba en el pasillo, los obreros estaban pintando las paredes y los criados limpiaban el suelo. • No me gusta el azul que has escogido-declaró Emily con una mueca de disgusto-siempre has tenido un gusto atroz en lo referente a los colores, los vestidos y los hombres. A propósito ¿dónde está tu marido Olivia? • Ha salido. • ¿Ha salido? En vista de la cantidad de criados que enviaste a Devonswick para recoger tus cosas, por no mencionar algunas provisiones, tu marido debe haber “salido” hace por lo menos quince días. Odio repetirme pero... • En ese caso no digas nada...interrumpió con calma alguien desde el pasillo. Emily se dio la vuelta y vió sorprendida a Alyson Kemball con Bryan en brazos. Olivia fue rápidamente a coger a su hijo, Alyson pálida de cansancio le dirigió una débil sonrisa. • Íbamos a ir a la salita a tomar el té ¿Quieres unirte a nosotros?-propuso. • ¿Puedo saber quien es esta mujer?-preguntó Emily examinando la delgada figura con severidad. • Es la madre de Miles-respondió Olivia estrechando a su hijo que se colgaba de su cuello. Emily pareció afectada al oír eso. • Usted es sin duda la tía Emily-intervino Alyson-Bryan me ha hablado de usted. • Olivia quisiera decirte algo-susurró Emily acercándose a su hermana.


• Estaré con vosotros en diez minutos-dijo Olivia dejando a Bryan en el suelo. Sonrió mientras les veía alejarse por el pasillo. Bryan escoltaba a su abuela como un verdadero caballero. • ¿Cómo puedes tolerar a esa horrible mujer bajo tu techo?preguntó Emily-No me extraña que Miles se haya ido ¿No sabes lo mucho que la odia? • Está gravemente enferma. • Si el conde de Warwick supiera que ella está aquí no sé cual sería su reacción. • Bryan la quiere mucho, la llama Mamie. Emily empalideció Olivia recogió el ridículo de su hermana de la silla y se lo entregó. • Ahora, si quieres perdonarme, me están esperando para tomar el té mi hijo y su abuela. Dale un beso a padre de mi parte. Emily parpadeó y luego salió del despacho sin despedirse.


11 “Al levantarme y mientras me vestía, reflexioné en lo que había pasado y me pregunté si no lo habría soñado. No podía creer que fuera realidad mientras no hubiera visto al señor Rochester y le oyera murmurar de nuevo sus palabras de amor y sus promesas”. Alyson cerró el ejemplar de “Jane Eyre” y sonrió a Bryan que estaba adormecido en los brazos de Bertrice. • Como se parece a Miles-dijo pensativa-Muchas veces me he preguntado como me sentiría al ver los rasgos de Miles en un niño. Me imaginaba a mi misma como una devota abuela esperando poder reparar así los errores que cometí con mi hijo. Ahora me parece que he perdido la oportunidad. Olivia despidió discretamente a Bertrice. Desde que Alyson estaba en Braithwaite su salud mental había mejorado considerablemente. Olivia opinaba que los medicamentos que le habían administrado en Amersham posiblemente habían aliviado su enfermedad pero habían contribuido a volverla loca. En estos últimos días, Alyson demostraba una perfecta lucidez. • Ya ves Olivia, después de todos estos años estoy en mi casa, en Braithwaite. Nunca sabrás lo feliz que me habéis hecho Miles y tu acogiéndome aquí. Mi mayor deseo era que Braithwaite perteneciera algún día a mi hijo, hoy la propiedad es suya y puedo sentirme en paz conmigo misma a pesar de todo. No me arrepiento de haberle enviado aquí cuando era niño. ¿Todavía me detesta por eso? • No puedo hablar por mi marido. • Eres una joven llena de delicadeza, sé perfectamente que me detesta, todavía me reprocha el haber hecho de el un hijo ilegítimo, sufrió mucho, me odia por haber amado a su padre hasta el punto de sacrificar mi vida y la suya. Pero creí estúpidamente que Joseph dejaría a su familia para casarse


conmigo. También me reprocha el haberle abandonado, al menos así es como el lo ve. Dime Olivia, ¿es feliz? Mi hijo es un verdadero extraño para mi, no se nada de el ¿es un buen marido y un padre cariñoso? Olivia dudó un momento y luego miró a Alyson a los ojos. • Si-dijo por fin-es un padre y un marido maravilloso. • ¿Estas enamorada de el? • Si, terriblemente. • ¿Y el te ama? ¡Vaya pregunta! Por supuesto que te ama, la dulzura y la tolerancia amansan a la mas salvaje de las criaturas. Olivia nunca había sospechado de la maldad de la que su hermana era capaz, esta última, con el pretexto de visitar a la condesa de Warwick que acababa de tener a su tercer hijo, fue directamente a casa de Damien después de salir de Braithwaite. No se privó en absoluto de ponerle al corriente de la llegada de Alyson. Al día siguiente, cuando Damien se presentó en casa de su hermano, Olivia comprendió enseguida la maniobra de Emily. Olivia recibió a Damien Warwick en el salón azul, con las gafas sobre la nariz se preparó para el enfrentamiento. • Ya que yo puedo comprender sus razones, señor, usted debe respetar las mías. Sin duda ni hubiera permitido usted que la echara en pleno invierno, no tiene techo ni dinero, está gravemente enferma. Ahora solo es una anciana a quien no se le puede reprochar el haber amado a un hombre que no le devolvía ese amor. Además Braithwaite pertenece a Miles, yo soy su esposa y por tanto debo apoyar su decisión de autorizar a su madre a vivir aquí. Warwick no cedió, con la misma actitud que su hermano, tieso como una vara, con los hombros hacia atrás, atravesó a Olivia con una mirada asesina. • Impresionante-dijo después de un rato-Su actitud es admirable, me pregunto porque insiste en defenderle cuando ha dejado la casa hace quince días por lo


que yo sé y todavía no ha aparecido. • Es mi marido. • No creo haber conocido ningún hombre o mujer que hubiera sacrificado su vida por el amor de su familia-declaró Damien con las manos cruzadas sobre el pecho y la mirada sombría. • No creo que ofrecer cariño a los enfermos o a los ancianos sea un sacrificio. • No me refería ni a unos ni a otros, hablaba de su familia en general. • No sea enigmático señor. • Se casó con mi hermano para complacer a su padre ¿Hasta donde es capaz de llegar para proteger a su hermana? • ¿Qué tiene eso que ver con la madre de Miles? • Su testarudez por defender a cualquier precio aquello que ama tanto como su nombre o su reputación-el se calló y miró a través de la habitación recién pintada-Aunque el hecho de saber que Alyson Kemball vive aquí me desagrade, debo confesar que eso no es lo que más me preocupa. Señora, he venido a decirle que podrá encontrar a su marido con toda certeza en Gunnerside. • ¿Gunnerside? • En la mina. Ha habido un accidente. • ¡Dios mío!-exclamó la joven preocupada. El conde de Warwick dio un paso hacia ella y la tomó del brazo amistosamente. • No he dicho que Miles estuviera herido, pero ha habido un conato de huelga entre los mineros y han ido a por el. • ¿Han ido a por el?-preguntó Olivia perpleja-¿Sabe usted donde estaba?


• Posee una casa de campo cerca de Gunnerside-le dijo Damien-Tiene la costumbre de ir allí de vez en cuando cuando tiene problemas o ganas de estar solo. • ¿Conoce usted ese lugar? ¿Ha ido alguna vez? • Está a algunos kilómetros de Gunnerside, la casa pertenecía a mi mujer, es allí donde creció y vivió hasta la muerte de su padre. Tendría que haberla avisado de lo que es capaz de hacer Miles desde el mismo momento en que supe que había dejado Braithwaite, pero nuestro hijo nació justo entonces y por otro lado no estaba seguro de que el estuviera allí...solo. • ¿Se refiere a una amante? Damien encogió los hombros molesto. • Por lo que yo sé no tiene ninguna amante, no tiene medios para mantenerla. A pesar de todo... • Pensó que era mejor no arriesgarse ¿verdad? • Mas o menos. • ¿Eso se lo ha enseñado la experiencia? • Creo que sería mejor no extendernos en nuestras historias pasadas ¿no le parece señora Warwick?-dijo Damien sonriendo con amabilidad. Olivia se dio la vuelta. • Pensaba que sabía lo del incidente en la mina-prosiguió Damien-me parece que los problemas son lo suficientemente graves como para que yo también me involucre. Su marido no tiene fama de ser muy diplomático en tales circunstancias. Warwick se preparó para marcharse pero ella le retuvo. • Le acompañaré, estaré lista en cinco minutos señor, por favor no intente disuadirme, como usted mismo ha dicho antes, soy intratable en lo que se


refiere a las personas que amo. Les defiendo sin importar el precio, de todas formas, si se niega, iré yo sola. • Eso me temo. Miles intentaba examinar la paredes de la vieja mina en la oscuridad. Jake Delaney estaba a su derecha y Herbert Wallace a su izquierda, los dos hombres conocían perfectamente esas galerías ya que habían empezado a trabajar en la mina desde niños y parecían tallados en la roca que rodeaba Gunnerside, aunque de pequeña estatura, tanto uno como otro tenían unos músculos impresionantes. Al fondo de los pozos resonaban los golpes de los picos que hacían vibrar el corazón de lso hombres. Unos doloridos lamentos salían también de las negras profundidades cada vez que los mineros izaban los bloques de piedra en los volquetes. Jake cogió una linterna colgada de un clavo encima de sus cabezas e iluminó delante de el, sus sombras exageradamente alargadas se proyectaron sobre el suelo sembrado de piedras. Lanzando una mirada furiosa a Miles, Jake se apartó para dejarle pasar. • Después de usted señor Warwick. Miles avanzó con cuidado. • ¿Algún problema señor Warwick?-preguntó Herbert con ironía¿Tiene miedo? El que dos hombres murieran ayer en el desprendimiento no quiere decir que eso vuelva a pasar hoy, fue un lamentable e imprevisible accidente ¿no es cierto? ¿No es eso lo que dijo el capitán el mes pasado cuando cinco mineros casi se dejaron la piel en el fondo del agujero? Delante del desprendimiento que les impedía el paso, Miles sacudió la cabeza. • He invertido suficiente dinero para asegurar la seguridad de los pozos señor Delaney.


Miró hacia el capataz al que los mineros habían puesto el sobrenombre de “capitán”. Bob MacMillian estaba rígido como un palo. • ¿Qué pasó Bob? El grueso capataz se encogió de hombros y se acarició la barba. • No se puede decir nada con seguridad antes de haber quitado las rocas señor. Han debido ceder las gradas sin duda-explicó señalando las vigas de las galerías que sostenían toneladas de roca por encima de sus cabezas. • Hace tres meses le di instrucciones precisas y claras para reforzar todo esto ¿Qué ha pasado entonces con los nuevos puntales? • No los hemos recibido nunca señor. • ¿Qué quiere decir con eso? Quiero explicaciones MacMillian. Este último tenía una expresión inquieta. • Me dijeron que usted ya no tenía crédito. • Pero habían dado su conformidad para esta última vez. • Cambiaron de opinión señor. • ¡He aquí la verdad!-exclamó Jake-Todas sus buenas palabras y sus promesas no nos han llevado a ninguna parte señor Warwick. • ¡Si!-cortó Wallace-nos han llevado a la muerte. Jake cogió a Miles por las solapas. • Ya nos hemos cansado, hace dos años que oímos sus bonitos discursos y mire donde estamos. Pronto nos llegará el turno a nosotros. Fíjese en el pobre Billy, era un gran chico, todo el mundo le quería, se casó hace solo un año ¿Quién va a ocuparse ahora de su mujer y de su crío?


• Siento sinceramente su desaparición y evidentemente me ocuparé de su familia, pero la reconstrucción va a llevar un tiempo señor Delaney. • Y mientras tanto ¿cuántos hombres morirán? • ¿Qué quieren que yo haga?-preguntó Miles enfadado-¿Qué cierre la mina? Cayeron algunas piedras del techo en una nube de polvo, la madera de los puntales crujió. Le diré lo que puede hacer-gruñó Jake-Puede vendérsela a Lubinsky. • Lubinsky-se burló Miles- Pobre idiota, si vendo las minas a Lubinsky no quedará nada de Gunnerside. • ¿A si? ¿Y que le hace creer eso? • ¿Creen realmente que Lubinsky mejoraría sus condiciones de trabajo? Ese hombre es un explotador, un esclavista; empezará despidiendo a los mayores de cuarenta años, las tres cuartas partes de los mineros se encontrarán sin trabajo antes incluso de que la tinta de los contratos se haya secado. • Estoy emocionado-dijo Wallace-El señor Warwick se preocupa un poco por nosotros. • Si, tienes razón-dijo Jake-¿Pero como sabemos que no intenta engañarnos? Nuestras mujeres y nuestros hijos viven en la miseria desde hace años, reclaman ya un cambio de dirección. Miles miró a su capataz que se mantenía extrañamente apartado, después salió de la mina. De inmediato una docena de mineros demacrados con la cara negra del polvo de carbón le asaltaron. • ¡Asesino, asesino!-gritaban las mujeres amenazándole con el puño-Nos mata de hambre desde hace años, queremos pan, queremos comer. La situación empeoraba de manera peligrosa. Alguien lanzó una bosta de vaca y otro una piedra que alcanzó a Miles en una ceja.


Repentinamente, una lluvia de puñetazos y de patadas cayó sobre el. Cayó de rodillas intentando protegerse la cara. • ¡Deténganse!-gritó una voz familiar. Sonó un disparo que dispersó al gentío. Lentamente Miles se puso en pie y se secó con la manga la sangre que caía por su sien, detrás del grupo de mineros vio dos figuras sobre una carreta, un hombre con una gran capa que tenía una carabina y una mujer-¡ella!-apuntando en su dirección con una amenazadora fusta. • ¡Bien!-gritó Olivia-Se diría que esto es una jauría de hienas hambrientas. • ¿Quién es esta mujer?-gruñó alguien. Miles gimió y por un momento se preguntó si no era mejor caer en manos de la multitud que le odiaba. Damien saltó a tierra y ayudó a Olivia a bajar, la joven se dirigió al grupo con la barbilla levantada y aspecto altivo mientras la gente se apartaba a su paso. • ¿Quieres presentarme a esta gente?-le dijo a Miles cuando llegó hasta el. Por toda respuesta el le dirigió una sonrisa helada. • Muy bien-siguió Olivia volviéndose hacia la gente-Soy la esposa del señor Warwick. Se hizo el silencio, se oyó una risa, y luego se elevó un murmullo. • La conozco, es la hija de lord Devonshire, en Middleham todo el mundo la teme, tiene una mano de hierro. La gente retrocedió. Con paso despreocupado, Damien se unió a su hermano y a su cuñada y le dio a Miles una palmada en la espalda. • Veo que has demostrado tu tacto y tu encanto habituales Kemball. • ¿Qué demonios estás haciendo aquí?-gruñó Miles cerrando los ojos.


• Me da la impresión de que te da igual que tu mujer y tu hermano hayan venido a rescatarte cuando lo estabas haciendo tan bien tu solo ¿verdad? Miles se tocó el labio partido que le dolía, su cara estaba seriamente dañada. • Has llegado un poco tarde Damien ¿Ha sido pura coincidencia o los has hecho deliberadamente? • ¿Qué quieres decir? • Creo que les has incitado a actuar así. • Sin embargo me conoces, sabes que me gusta la acción y que yo te hubiera roto la mandíbula. Olivia les fusiló con la mirada. • Señores, creo que no es el momento ni el lugar para arreglar sus diferencias, además permíteme, querido marido, que te recuerde que es cosa tuya el arreglar el desastre que esta a punto de producirse, ya que estas gentes pueden acordarse repentinamente de que es a ti a quien quieren y puede que en cualquier momento yo ya no sea el centro de su atención. Damien ahogó una risa y Miles le miró furioso. • Buena gente-empezó Olivia con voz estentórea-matar a su empleador no mejorará las cosas, lo saben ustedes igual que yo ¿Qué beneficios les daría eso? • Una gran satisfacción-gritó un hombre. • Es posible...Hasta que se encontrara usted en prisión. ¿Su venganza será igual de agradable para sus hijos que morirán de hambre? • Nuestros hijos ya se mueren de hambre-gritó una mujer. Un grito general de aprobación se elevó de la muchedumbre.


• Creo que hay que encontrar un terreno neutral para negociar señores-dijo Olivia, añadiendo después solo para Damien-creo que deberíamos quedarnos aquí hasta que se arregle la situación. La posada White Horse Ale Horse fue escogida como lugar para las negociaciones, después de algunas discusiones, Delaway, Wallace y MacMillian fueron designados como delegados y se encerraron con Damien, Miles y Olivia en el establecimiento. Instalados alrededor de una mesa esperaron en silencio mientras el posadero les traía las jarras de cerveza negra. Este último miró de mala manera a los Warwick, pero Damien le devolvió la mirada de tal forma que comprendió que era mejor guardarse su opinión personal. Miles miró a Olivia cuando se llevó la jarra a los labios, ella le devolvió la mirada por encima del vaso. • Es una verdadera perdida de tiempo-gruñó Jake-no tengo costumbre de discutir de negocios con una mujer. • Si-apoyó Herbert-¿Desde cuando los Warwick llaman a una mujer para hablar en su lugar? • Debe usted saber que yo no hablo en nombre de nadie-respondió Oliviapero es evidente, señores, que ustedes están en conflicto con mi marido. • Eso es verdad-dijo Jake-porque tenemos la cabeza llena de promesas incumplidas. • Eso se entiende. El conde Warwick y yo hemos hablado mucho de ese problema, creo que todos estamos de acuerdo en el hecho de que todo viene por la ausencia de medios económicos por parte de mi marido y de su deplorable gestión. Miles enarcó las cejas. • Por eso-anunció claramente Olivia-he venido a asegurarles que se hará todo lo posible para garantizar unas honestas condiciones de vida a los hombres y a sus familias.


• ¿Y como piensa hacerlo señora?-preguntó Herbert extrañado. • Vamos a establecer contratos por los cuales mi marido y yo daremos algunos derechos y privilegios a cada uno de nuestros empleados. Estos contratos también prevén la reorganización de la compañía y la renovación de las instalaciones, indemnizaciones y... • Perdóname-interrumpió Miles con una sonrisa helada dirigida a Olivia-Me gustaría hablar contigo a solas. Se levantó y la cogió por el brazo bajo la mirada perpleja de los demás, se fueron al fondo de la posada, Miles cogió con agilidad una silla y se sentó en ella a horcajadas, Olivia también se sentó aferrando nerviosa su ridículo. • Para empezar debo agradecerte tu intervención pero de todas formas quisiera saber quien te ha autorizado a mezclarte en mis asuntos. Olivia sacó un pañuelo de su bolso y se lo dio. • Te sangra la cabeza. El ignoró su gesto y Olivia guardó de nuevo el pañuelo encogiéndose de hombros. • Creía que tenías suficientes problemas en Braithwaite por ahora. • Me imagino que te refieres a tu madre. • ¿El sabe lo de Alyson?-preguntó Miles lanzando una ojeada en dirección al conde de Warwick Olivia asintió con la cabeza. Miles cerró los ojos un momento, tenia la cara rígida y no había podido dormir demasiado en las últimas semanas. • Esto no tiene nada que ver contigo. • ¿Eso crees?-contestó Olivia con una mirada que le atravesócreo sin embargo que tienes serios problemas aquí.


• Tu y mi hermano habéis decidido que soy incapaz de resolverlo yo solo. ¡Maldición!-exclamó dando un puñetazo sobre la mesa que hizo saltar a la joven-Jamás cerraré las minas y jamás se las venderé a Lubinsky. • Según tu hermano los yacimientos están prácticamente agotados, eso nos da la oportunidad de arreglar razonablemente el asunto. Miles pareció repentinamente cansado. • No lo entiendo, me he gastado una fortuna en esos miserables pozos y no he obtenido nada. Los hombres trabajan desmotivados y a pesar de mis esfuerzos para mejorar la seguridad los accidentes se multiplican. • ¿Entonces porque no vender? • Contrariamente a lo que pareces pensar de mi, me interesa la suerte de esta gente, si Lubinsky se hace con el control de las minas, traerá a sus propios mineros, mecanizará la producción y los mineros de Gunnerside serán despedidos sin piedad. Ya ha pasado. • Sin embargo parecen decididos a correr el riesgo. Quizá pueda hablar con ellos. • No-se rebeló Miles levantándose para dominarla con su estatura-Me temo que ya has hecho suficiente. • El orgullo es la última trinchera de los vencidos-respondió ella con crueldad. Después fue a reunirse con el grupo. • Señores-dijo-debo avisarles de que el señor Warwick y yo estamos de acuerdo sobre la urgencia de las medidas que hay que tomar. Señor MacMillian, quiero ver sus libros de cuentas y hablar con usted. Este último se encontró repentinamente incómodo y se removió en la silla, sus dos compañeros miraban a la recién llegada como si estuviera apestada.


• Pero primero quiero visitar la mina-añadió Olivia. Todos se enderezaron en las sillas de un salto a excepción de Damien que mostraba la expresión de los Warwick. • Está usted loca-dijo Jake Delaney-Nunca ha habido una mujer en los pozos desde que la comisión de lord Ashley estableció una ley que prohíbe el trabajo de las minas a las mujeres. • Es peligroso-añadió Herbert Wallace. • Por no decir estúpido-dijo MacMillian sacudiendo la cabeza y cruzando los brazos sobre el pecho-Además se va a ensuciar su bonito vestido. Los tres hombres se rieron, Olivia se colocó las gafas y los miró fijamente hasta que se callaron. • Quiero bajar a la mina-declaró. Se miraron desconcertados. • Señor Delaney le aconsejo que hable con sus hombres, hay que decidir quien llevará las negociaciones en su nombre. Antes de que estas empiecen el señor Warwick les pide que dejen de trabajar hasta nueva orden. • ¡Espere un minuto!-bramó MacMillian-No puede usted llegar aquí y quitarnos nuestro modo de garnarnos la vida, tenemos familias que mantener. • Lo sé, por eso tenemos el deber de remediar cuanto antes la presente situación. Después de haber reflexionado mucho, Olivia aceptó posponer hasta el día siguiente su visita a los pozos, se pasó la tarde encerrada en una cabaña de madera que acogía la forja y el taller de los mineros en compañía de Bob MacMillian y los Warwick. Llegó rápidamente a la conclusión de que MacMillian no le gustaba y que no le inspiraba ninguna confianza. Cuando cayó la noche, Olivia se disculpó y volvió deprisa a la posada donde cogió


una habitación. Miles había decidido dormir en el taller. Le dieron una habitación pequeña sin ninguna comodidad pero donde pudo por fin estar sola, tumbada en la cama con los ojos cerrados, intentó relajarse ya que la tensión del día había sometido a sus nervios a una dura prueba. Además la infernal cabalgada desde Braithwaite hasta Gunnerside le había dejado algunos moratones, pero lo que más la había afectado había sido encontrarse de nuevo frente a Miles. Estaba furioso con ella porque había ido a ayudarle, ¿Pero que había esperado ella? ¿Qué saltara de alegría porque su mujer y su hermano le habían salvado la vida interviniendo en mitad de la pelea? ¿Pero que hubiera pasado si Damien y ella se hubieran quedado tranquilamente en casa? • ¡Olivia! La joven abrió los ojos y escuchó el ruido del viento en las ventanas, su corazón empezó a latir con fuerza, las risas groseras de los borrachos llegaban desde abajo. • ¡Olivia!-llamó Miles detrás de la puerta. ¿Cuánto tiempo había dormido? Salió de la cama para abrir, el suelo estaba helado bajo sus pies desnudos. • Perdóname-dijo Miles entrando en la habitación-¿Te he despertado? Olivia miró la puerta abierta. • Ciérrala-ordenó Miles. Ella dudó mientras el la miraba con una sonrisa divertida. • Vamos cariño, tenemos todo el derecho de estar solos. Olivia obedeció y se apoyó contra la puerta. Estaba encantadora así, despeinada y adormecida. La parte superior de su blusa estaba desabrochada


y la rosa tatuada entre sus pechos atrajo la mirada de Miles. • ¿Has bebido?-preguntó Olivia en voz baja-Si es así puedes irte de inmediato, no tengo ganas de hablar con un hombre borracho. • ¿Qué te hace pensar que he venido aquí para hablar? Las pupilas de Olivia se estrecharon y ella se humedeció los labios. • Mi hermano me ha invitado a unirme con el para compartir algunas jarras de cerveza antes de cenar. Eso es algo muy raro, creo que quiere sermonearme por la presencia de mi madre en Braithwaite. Sin duda quiere recordarme que Braithwaite es mío con condiciones. Si al acabar el año próximo mis finanzas no son buenas, el recuperará la propiedad. Por eso tiene el derecho de exigir que Alyson Kemball se vaya de allí. Y yo me vería obligado a abandonar Braithwaite y además debería encargarme de la mujer que me echó a la calle con una nota en la mano cuando tenía ocho años. Sin embargo, como marido previsor, le he dicho a Damien que tenía que consultarte a ti antes de nuestra entrevista. Por lo demás nosotros tenemos que recuperar el tiempo perdido ¿no? • En efecto. Se aclaró la garganta y metió una mano en el bolsillo para buscar las gafas, Miles sacudió la cabeza y empezó a reír mientras se acercaba a ella. • ¿No iras a ponerte esta noche esas horribles gafas con cristales que parecen lupas verdad? Sin darle tiempo a reaccionar se apoderó de las gafas y las estrelló contra el suelo. Olivia dio un grito de sorpresa. • ¡Idiota! ¿Por qué has hecho eso? • Por esto. Antes de que ella pudiera reaccionar, Miles la aprisionó contra la puerta, un


brillo de temor atravesó los ojos azul verdoso de la joven pero se dominó rápidamente y cogió la muñeca de Miles con las dos manos. Miles olvidó por un instante su rencor hacia ella y sintió surgir en el un irresistible deseo. • No creas que me das miedo-dijo Olivia-por el contrario me da igual, tengo otro par de gafas en mi casa. Miles hizo una mueca, su aliento acarició el rostro de la joven. • No tengo intenciones de hacerte daño cariño, las paredes no son lo suficientemente gruesas y hay demasiados testigos. No, he venido a buscar algo que he perdido esta tarde. Olivia se dio cuenta estupefacta de que el acababa de poner una rodilla entre sus muslos. La apretó contra la puerta mientras ella no dejaba de mirarle. Respirando con dificultad intentó detener la mano que levantaba su falda. • ¿Qué estás haciendo? Ella estaba desnuda debajo de su camisón y un suave calor invadía su cuerpo. • Ya te lo he dicho, he perdido algo esta tarde. O a lo mejor lo perdí el día que acepté las condiciones de tu padre. Tu misma lo sospechaste, he perdido mi virilidad, me la has quitado otra vez hoy delante de esos hombres. Pensaba que quizá podrías devolvérmela. Ella iba a responder pero las palabras se le quedaron en la garganta cuando la mano de Miles llegó al punto mas sensible de su intimidad. El esperaba que ella se resistiera, le insultara o incluso le pegara ya que tenía plena conciencia de su propia ordinariez, había querido ofenderla para que comprendiera la humillación que el había sentido, pero ella estaba ahí, como una presa dócil cuyo cuerpo se rendía a sus insultos. Pero no sabía porque se extrañaba de eso cuando conocía su reputación. Le asaltó el recuerdo del inmenso placer que descubrió cuando la besó la vez anterior y se dio cuenta de que si seguía así su ira desaparecería y cedería al deseo de devorar la suave boca de Olivia, se despertaría en él el instinto


animal y entonces sería capaz de comportarse como un estúpido, tumbando a Olivia en la cama tomando lo que según la ley era suyo por derecho. Ella era decididamente muy atractiva. Jugó con sus dedos hasta que la sintió humedecerse y la vio enrojecer oyendo su respiración jadeante rompiendo el silencio de la habitación. Su mirada se había nublado y su cuerpo se movía suavemente contra la mano de Miles. A ella le gustaba eso por supuesto, se preguntó como le gustaría hacer el amor ¿tierna y delicadamente o apasionado y salvaje? Probablemente lo haría como el, sin contenerse, como una especie de fuegos artificiales de emociones. Si el alcohol le hubiera afectado un poco mas conseguiría olvidar la arrogancia con la que ella le había manipulado, dominado y castrado delante de todo Gunnerside. Pero su rabia era demasiado grande. Dejó caer la falda, retrocedió y dedicó a su mujer una sonrisa que la dejó clavada en la puerta, una sonrisa tan brutal como la fuerza con la cual la había mantenido cautiva poco antes. Olivia empezó a temblar ¡Que joven y vulnerable parecía en ese momento! Pero solo podía deberse al deseo que la hacía temblar, debía estar pensando en otro hombre, antes, en otro lugar. A medida que volvía a la normalidad, Olivia recuperaba su aspecto altivo habitual. Provocador. Como si quisiera decir :te desafía a desearme, te desafío a tomarme a pesar de lo que soy o de lo que fui. • Que duermas bien hermosa mía-dijo Miles mientras franqueaba la puerta.


12 Olivia se despertó con un concierto de campanadas a lo lejos, se levantó y se acercó a la ventana con el cuerpo todavía pesado por el cansancio ya que había dormido muy poco. Desde las colinas cercanas hasta las calles del pueblo se veía una larga fila de gente vestida de negro en la que todos iban con la cabeza baja y el rostro triste. Se dirigían en silencio hasta la Iglesia, los niños vestían los trajes de los domingos y sus padres, cuyos rostros estaban cargados de tristeza, iban a su lado con paso cansado. Olivia bajó a buscar al posadero y lo encontró poniéndose una chaqueta negra preparado para salir. • ¿Por qué van todos a la Iglesia? • Porque va a haber un entierro señora, el del pobre Billy y el de Ian-explicó el hombre sacudiendo la cabeza con tristeza-Los pobres estaban en el nivel tres a trescientos metros bajo tierra cuando una parte del techo se les vino encima y les aplastó, sus compañeros estaban ocupados sacando mineral del pozo y cuando volvieron Billy y Ian-se secó los ojos-estaban tan secos como un arenque. Sherry Kilpatrick era su amigo y cuando salió fuera no pudo hablar durante cinco minutos. Llamó a Kapeen MacMillian que acudió corriendo a la mina pero ya no había nada que hacer, estaban muertos evidentemente y ya solo quedaba decírselo a sus mujeres y a sus hijos. Ese fue un día triste pero el de hoy todavía lo es más. Olivia siguió al posadero a la puerta y vio centenares de hombres, mujeres y niños en silencio llenando el pueblo. • ¿Pero de donde viene toda esta gente? • De otros pueblos señora, de otras minas. Cuando se mata uno de los suyos,


se rompe el corazón de todos los mineros porque saben que la próxima vez puede ser su turno o el de algún amigo. Después el hombre salió levantándose el cuello de la chaqueta y fue inmediatamente engullido por el movimiento de la calle. Olivia se unió a la procesión que se dirigía al cementerio. La gente se quedó en silencio y el pastor metodista dijo su oración. “De la tierra vienes y en polvo volverás a ella. Inclínense para rezar.” Sacudida por un escalofrió, Olivia miró a su marido que se encontraba a unos pasos de ella, las oraciones no le interesaban demasiado pero observaba emocionado el cortejo fúnebre. Cuando la ceremonia terminó, Miles, lívido, atravesó el gentío que empezaba a dispersarse, al verle las dos viudas estallaron en sollozos. Olivia le vio coger delicadamente sus manos entres las de el y que hablaba con ellas. Los niños mas pequeños escondían las caras entre las faldas de sus madres mientras que otros se divertían corriendo entre las tumbas. El juego atenuaba para ellos la gravedad del momento. • Está prometiendo a las viudas que no les faltará nada-dijo una voz detrás de ella-Normalmente el buen capitán debería haber venido con el pero MacMillian se ha apresurado a ir a comer. La mujer se puso al lado de Olivia, era morena y de una gran belleza. • La única preocupación de estas mujeres en este momento es saber como van a alimentar a sus hijos-continuó la desconocida-Antes cuando no había hijos que pudieran suceder al padre en la mina, las mujeres ocupaban su lugar. Hasta hace tres años MacMillian autorizaba a niños tan pequeños como esos a reemplazar a sus padres, su marido lo prohibió cuando llegó. No era legal hacer trabajar a los niños pero la teoría de MacMillian siempre ha sido que no había ningún riesgo mientras las autoridades no se enteraran.. Warwick por supuesto pidió a las mujeres que no dijeran nada sobre su


generosidad-declaró la desconocida bajando la voz-A veces hay muertes bajo circunstancias distintas de un accidente en la mina, algunos, no pudiendo soportar este extenuante trabajo simplemente se han tirado por algún agujero. • ¿Un suicidio?-preguntó Olivia frunciendo el ceño. • Si los hombres supieran que Warwick asegura el bienestar de las familias, me temo que el número de suicidios se elevaría considerablemente. Estos mineros trabajan hasta el agotamiento para dar de comer a sus familias. Míreles al fondo de los ojos, señora Warwick, después de años de trabajar incansablemente en el vientre de estas colinas, la muerte parece un alivio. Pero también hay accidentes causados únicamente por su culpa, los hombres beben y luego llegan a las manos, no se puede reprochar a un patrón por la estupidez de sus obreros. Olivia bajó la cabeza y se ciñó mas la capa. • Y todos estos hombres sienten rencor hacia mi marido. • No todos pero su frustración es grande y la frustración lleva a la ira. Además señora Warwick, hay algunos que siembran la discordia para conseguir sus propios fines. • ¿Se refiere a Lubinsky? • A personas más cercanas a Miles. Y eso va de mal en peor. • Habla con enigmas señora ¿Ha hablado con mi marido? • Pronto descubrirá, señora Warwick, que a pesar del cinismo que muestra, Miles prefiere contar con la confianza de los demás. Hasta que sea demasiado tarde, por eso, cuando un amigo, un socio o un ser querido se vuelve contra el, la traición es todavía más amarga. • Parece conocer muy bien a mi marido señora... • Hooper, Janet Hooper.


Hacia algún tiempo Olivia había oído lo que decía su padre sobre la industria minera de Yorkshire sin gran interés, pero sabía que el sector necesitaba reformas y que la mecanización había contribuido en parte a mejorar las condiciones de trabajo de los mineros. Rodeada por el conde de Warwick y por Miles, Olivia entró en las entrañas de la tierra. Los tres se habían subido a una vagoneta en compañía de Delaney, Wallace y MacMillian. • Tenga cuidado con las manos-indicó Delaney a la joven-De lo contrario puede quedarse manca. • Y ni un solo grito-añadió Wallace-eso trae mala suerte. Olivia miró por encima del borde y vio agua entre las ruedas y los raíles, al adentrarse en la oscuridad, Delaney le murmuró al oído: • Si tenemos suerte no nos verán los duendes. • ¿Los duendes?-preguntó ella. • Si, pequeños hombrecillos, criaturas malignas que solo piensan en gastar bromas pesadas. Ella se inclinó hacia Delaney que mostraba una sonrisa diabólica. • Eso solo son tonterías, señor Delaney. Si piensa asustarme con esas creencias tan ridículas es mejor que no se moleste, solo los imbéciles y los retrasados creen en esas fábulas. MacMillian se rió por lo bajo y dio un golpe con el codo a Wallace. • Tiene cerebro ¿verdad Herbert? Herbert Wallace le respondió con una mueca y miró a Miles sentado un poco más lejos con los ojos fijos en Olivia. Todavía no había dirigido una sola palabra a su mujer. La vagoneta crujía y gemía mientras llevaba su cargamento bajo tierra,


mientras la luz del día desaparecía de la vista, Olivia sintió que la invadía el miedo, tenía la impresión de ser enterrada viva poco a poco entre esas paredes. La galería por la que iban apenas medía un metro ochenta de alto por uno veinte de ancho, la bóveda de piedra parecía soportar por si sola todo el peso de la colina y eso impresionó a Olivia. • El mantenimiento de todo esto debe costar una fortuna-murmuró sin dirigirse a nadie en particular. • Exactamente seiscientas libras cada trimestre solo para mantener estos techos y las paredes de cada galería-anunció su marido. Olivia le miró, parecía que ya no le reprochaba el querer bajar a los pozos. • Es una cantidad astronómica-dijo-¿Es necesaria? • Totalmente, a menos que quieras aumentar los riesgos para los mineros o ver bloqueado este camino que se utiliza para subir a la superficie el mineral y los muertos. El examinaba atentamente las paredes y al pasar, la luz de las antorchas colgadas de los muros iluminaban brevemente su cara tensa. • La estructura cuesta tanto como la mampostería ,las vigas se pudren o se hunden y tienen que ser reemplazadas a menudo. Las compañías más importantes como la London Load Company poseen su propia serreria y a veces incluso sus propios bosques, pero contratar carpinteros o leñadores costaría quinientas libras más al trimestre. Cuando llegaban a la entrada de la galería más profunda, la vagoneta empezó a ir más despacio, Delaney y Wallace saltaron del vagón, en ese momento Miles se volvió sobre sus pasos, sin esperarle la joven saltó pero patinó en el suelo embarrado, el le dio la mano para ayudarla a levantarse y los dos se adentraron en la galería. El techo era tan bajo que Miles y Damien tenían que agacharse un poco para evitar golpearse. Estas profundidades hacían pensar


en un infierno que sin hacer demasiado ruido podía engullirlos para siempre. Olivia pronto se cansó, sin embargo había sido ella la que escogió esta visita para poder comprender los problemas a los que se enfrentaba Miles. El olor a moho era tan fuerte que tuvo que taparse la nariz con un pañuelo perfumado, Miles estaba a su izquierda y el conde de Warwick a su derecha. Mientras seguían por los escalofriantes túneles, MacMillian explicaba como se transportaba el mineral hasta la superficie, por los raíles de madera subiendo empinadas pendientes. Vieron otros pozos que solo eran agujeros muertos al fondo de los cuales brillaba una luz anaranjada. • Eso de ahí abajo es lo que llamamos el caldero de los condenados, el que trabaja aquí es voluntario pero sabe que está firmando su sentencia de muerte, si no se ahoga o le mata un desprendimiento, será el gas quien se encargara de el. Solo se puede acceder con una escala. La visita prosiguió en condiciones cada vez más insoportables, el calor acababa con la energía de Olivia y le secaba la garganta, un termómetro indicaba una temperatura de cuarenta y tres grados. Al límite de sus fuerzas preguntó al conde: • Señor, he oído hablar de su inmensa caridad y de su participación en la transformación de las industrias de este país, sin embargo deja a sus propios empleados en condiciones tan deplorables como estas. No puede dejar que su hermano cargue con toda la responsabilidad de lo que estoy viendo, los problemas debían de existir mucho antes de que le cediera la mina a mi marido. • Estoy de acuerdo señora, sin embargo quiero hacerle notar que yo tenía la intención de cerrar estos pozos. Como se dará cuenta el coste de las renovaciones corre el riesgo de sobrepasar el beneficio que se podría esperar sacar con la explotación de las minas, suponiendo que aún haya plomo en este yacimiento. • Todavía hay-intervino bruscamente Miles-Me dejaría cortar una mano, pero hay que cavar nuevas galerías y podremos mejorar la seguridad y subir los


salarios. • Si, pero hace falta dinero-gruñó Delaney-¿Cómo piensa abrir nuevas galerías si no tiene ni siquiera con que mantener las viejas? Si quiere hacer algo por nosotros, venda a Lubinsky. • No mientras yo viva Delaney. En ese instante se oyó un grito entre los mineros, un desprendimiento de tierra y rocas cayó de la pared bloqueando parte de la galería, los hombres se dispersaron de inmediato y Olivia se tambaleó, espantada, incapaz de moverse. Miles la cogió rápidamente por la cintura y la arrastró hacia atrás, por un momento se quedaron inmóviles en el sitio, ella estaba apretada contra el y notaba el aliento de Miles en el pelo. Al levantar la cabeza vio bailar en sus ojos la luz de la llama de la antorcha colgada de la pared. Pero repentinamente, Miles vislumbró a un chico caído por culpa de una piedra, que se deslizaba por el barro. Abandonando a su mujer, todavía bajo la impresión, en los brazos de Damien, Miles fue a buscar al herido y lo llevó unos quince metros hacia atrás, hasta el lugar donde los puntales habían sido reforzados. El joven recobró el conocimiento y se levantó con esfuerzo, afortunadamente solo tenía algunos arañazos. El trabajo volvió a comenzar como si no hubiera pasado nada y MacMillian ordenó a los hombres que despejaran la galería insultando a aquellos que no le obedecían. Olivia miró al conde de Warwick. • Se lo agradezco señor, ahora ya soy capaz de andar. Damien la soltó, esta visita había sometido a los nervios de la joven a una dura prueba, estaba furiosa por el estado lamentable de la mina y por la falta de humanidad de MacMillian, pero la intervención de Miles la había emocionado profundamente. Al volverse hacia Damien vio que este sonreía. • No encuentro nada divertida la situación señor.


• Solo pensaba que me recuerda usted a alguien muy querido para mi. • ¿A quien? • A mi mujer, creo que se llevaran de maravilla. Miles reapareció seguido de un grupo de mineros, MacMillian cerraba la marcha, estaba rojo de ira y apretaba sus enormes puños. • Está cometiendo un error-vociferó dirigiéndose a Miles-Si les da permiso para salir de aquí, no volverán a entrar • Viendo el estado de las galerías tienen suerte de seguir con vida MacMillian, pero por Dios, explíqueme lo que ha hecho con el dinero que le envié para reforzar esta galería. • Perdóneme pero es como si no hubiese enviado nada-replicó MacMillian • Es lo que le decíamos-dijo Jake-si fuera astuto se lo vendería todo a Lubinsky, de lo contrario puede cerrar la mina. • ¡Váyanse al diablo los dos! Miles cogió a Olivia del brazo y la llevó hasta la vagoneta. Olivia se quedó algún tiempo en su habitación después de visitar la mina, miraba por la ventana el campo anegado por la lluvia sumida en sus pensamientos. Su hijo estaba en buenas manos en Braithwaite pero le echaba de menos, tenía prisa por volver con Miles, quien no tenía nada que hacer aquí. Se acordó de las noches tan lejanas en las que había conocido la suavidad de su abrazo y la dulzura de sus besos, después vio a Miles metiendose en ese agujero húmedo y peligroso de Margrave Bluff para salvar a Bryan. Desde su adolescencia había fantaseado con Miles Warwick y sufrido profundamente cuando supo de su relación con Emily, ahora se daba cuenta de que este matrimonio sin amor era peor que vivir sin el. Volvió la cabeza pues acababan de llamar a la puerta.


• ¿Si? • Me gustaría hablar contigo-dijo la voz de Miles. Olivia cogió sus gafas para serenarse y se retocó rápidamente el peinado mirándose en el espejo descascarillado con marco de plata situado encima del tocador. Estaba decididamente horrorosa ese día. Rápidamente se colocó algunos mechones rebeldes y abrió la puerta. Miles estaba allí, en la penumbra del pasillo con una botella de whisky en una mano y dos vasos en la otra, su mirada era sombría y sus labios tenían esa mueca a la vez amarga y sardónica característica de los Warwick. • Señora Warwick, creo que necesita algo que la reanime. Empujó la puerta con el hombro y dejó la botella y los vasos en una pequeña mesa donde estaban todas las notas que Olivia había tomado sobre los problemas de la mina. • Dime Olivia ¿te gustan los niños?-preguntó después de echar una breve ojeada a los papeles. La joven asintió sorprendida. • El hecho de que tengas uno no significa necesariamente que te gusten. Hay muchas razones para la procreación y la menos frecuente es el amor, tu deberías saberlo mejor que nadie. • ¿Por qué me preguntas eso? Miles llenó los vasos y bebió un trago. El día se acababa y su pálida luz iluminaba el suelo. • Nunca he prestado demasiada atención a ese problema hasta hoy-respondió al fin dándole un vaso-Nunca he vivido realmente con niños. Tengo sobrinos, es cierto, pero las pocas veces que he sido invitado a ir a casa del conde de Warwick fue para oír sus sermones , por lo tanto no he tenido ocasión de


conocerlos, aparentemente son unos niños muy buenos. Bebió el contenido del vaso de un trago y se instaló en la cama con la espalda apoyada en la pared. En ese momento se dio cuenta de que Olivia estaba con los pies desnudos en el suelo, tenía unos pies encantadores, pequeños y bien formados. • ¿Has venido a hablar de niños o de negocios?-preguntó Olivia nerviosa. • En nuestro caso da lo mismo ¿no lo crees así? Ella dejó su vaso en la mesa y empezó a recoger sus papeles con nerviosismo. • Estoy segura de que eres consciente de la enorme cantidad de dinero que sería necesario para mantener la actividad en esa mina-dijo ella para cambiar de tema. Como Miles no respondió ella continuó: • También hay que tener en cuenta los aumentos de sueldo, pero ese no es el principal problema. Empezó a pasear por la habitación hojeando las hojas que tenía en la mano. • En el transcurso de los últimos cinco años no has obtenido ningún beneficio a pesar del dinero que has invertido en los pozos. Los intentos por mejorar la seguridad han sido en vano, los accidentes incluso se han triplicado en el último año. Me pregunto como puedes pensar en hacer mas inversiones en esta compañía. Miles dejó su vaso vacío cerca de la cama, las enaguas embarradas de ella se levantaban a cada paso que daba dejando ver sus bonitos pies. ¿Habría bebido demasiado? Sin duda, sino no encontraría nada de encantador en contemplar esa escena. El calor del brasero llenaba la habitación, la lámpara que estaba encima del escritorio iluminaba las paredes con luz difusa, la lluvia golpeaba los cristales y el techo haciendo ruido. La ira que Miles había experimentado antes al ver a Olivia se había disipado. A lo mejor estaba cansado o contrariado pero todo lo que decía esta señorita


sabelotodo era verdad. • Por supuesto, tienes razón-admitió-Vamos querida, no pongas esa cara de extrañeza, no soy totalmente incoherente. • No he querido decir eso, solo señalaba que... • No te justifiques, Damien me ha repetido lo mismo durante años, su hermano Randolph y su padre hicieron lo mismo. Olivia cogió una pequeña silla y se sentó cerca de la cama derecha como un palo. • ¿Entonces porque esa cabezonería? • Porque yo creo. No sabría decirte porque pero tengo la sensación de que el vientre de esas minas todavía no nos lo ha revelado todo. ¿Nunca has deseado algo Olivia, hasta el punto de arriesgar todo lo que posees, tu honor, tu reputación, tu fortuna para lograrlo? El saltó de la cama y la arrastró detrás de el hasta la ventana, los cristales estaban cubiertos de vaho y cuando Miles los limpió cayeron gotas de agua sobre los dedos de los pies de Olivia. • Mira fuera-dijo Miles-y describe lo que ves. Ella contempló el paisaje desolado poniéndose de puntillas. • Veo casas grises y calles vacías. • Antes los habitantes eran tres veces mas numerosos que hoy en día. Imagínate la vida en este pueblo si descubrimos un nuevo filón de plomo. • Pero los peligros... • ¡Al diablo los peligros! Habría menos con los equipos adecuados. Mi padre tuvo que condenar cinco minas en la región por culpa de las explosiones provocadas por las lámparas. Después se inventó una lámpara especialmente concebida para trabajar en los pozos de carbón. Se pueden volver a abrir


Olivia y podríamos contratar quinientos mineros más. Cogió a su mujer por los hombros y se puso detrás de ella, pegado a ella. • ¿Ves ese valle entre esas dos colinas? Al este, a unos treinta kilómetros hay una vía de tren. • Lo veo-dijo Olivia pensativa-Si, ya entiendo, si el tren llegara hasta aquí, Gunnerside resucitaría. • Ha habido mas innovaciones, una bomba de vapor que permite sacar el agua, un nuevo sistema de ventilación que evita las explosiones de grisú. Y por supuesto la invención del convertidor de Bessener para transformar el hierro fundido en acero que hace que nuestras instalaciones sean obsoletas. Olivia se volvió y miró a su marido, sus mejillas estaban rojas y la luz de las lámparas hacía que algunos de sus rizos color caoba parecieran dorados. • Para traer esas mejoras a Gunnerside habrá que desembolsar una fortuna, esto va a costar hasta mi último chelín y mi dote no será suficiente, no podemos hacerlo solos, sin embargo... Empezó a andar por la habitación tan profundamente sumida en sus pensamientos que parecía haberse olvidado de la presencia de Miles. • ¡Inversores!-gritó de repente mirándole con ojos brillantes-Podríamos vender partes de la compañía para financiar los trabajos de modernización y también podríamos recurrir a los bancos. • Eso puedes tacharlo. Para refrescarte la memoria querida, te recuerdo que estoy fichado en todos los bancos de Inglaterra. • Pero yo no. Mi fortuna personal puede servir de garantía y con la influencia de mi padre, no nos negaran nada. • No quiero que tu padre se mezcle en esto-cortó Miles frunciendo el ceño. • Pero...


• ¡No! Olivia volvió a adoptar su actitud distante. • No te olvides de una cosa: todavía no he aceptado financiar ni siquiera una parte de las necesidades. Solo he hablado de hipótesis. Además, todavía no me has convencido de que queda mineral en ese yacimiento, a pesar de tus conocimientos no tienes ninguna prueba. • Si que las hay-gruñó Miles-Y Josiah Lubinsky lo sabe, si no, no se habría ofrecido a comprar. • Bien, quizá sería más sensato dejar que fuera el quien corriera el riesgo, el puede permitírselo económicamente y tu no. Eso era evidente y Miles se sintió de repente profundamente desanimado. • Piensa por un momento-aconsejó Olivia-Gracias al dinero de la venta podrías pagar tus deudas, recuperar tu libertad y aprovechar tu vida como soltero el resto de tus días. Mientras no traspases la puerta de una casa de juego por supuesto. • Dios mío-murmuró Miles-Jamás lo había visto de ese modo. Olivia tragó saliva, se quedaron un momento mirándose en medio de la habitación, el ruido de los clientes borrachos les llegaba de manera confusa desde la gran sala de la posada. • Bueno-dijo al fin Warwick-creo que me has dado algo en que pensar hasta mañana por la mañana. Una repentina desesperación encogió el corazón de Olivia pero consiguió esconderla con un gran esfuerzo. En ningún caso Miles debía darse cuenta de su turbación después de ese monologo que incluso ella encontraba estúpido. Finalmente, el cogió la botella de whisky y se dirigió a la puerta, ella le llamó sin moverse.


• ¡Miles! El se detuvo. • Creo que tenemos que reunirnos con los señores Delaney y Wallace a las siete y media de la mañana ¿me equivoco? • No. • Eso nos da tiempo para decidir. • ¿Nos? • Tienes que decidir que es más importante para ti: tu libertad y suficiente dinero para llevar una vida cómoda si te resignas a vender a Lubinsky o correr el riesgo de que yo no acepte financiar la renovación de las minas. • Tanto en un caso como en el otro, yo salgo perdiendo. Cerró la puerta tras el. Olivia se quedó un instante paralizada en el centro de la habitación, de pronto sintió frío y empezó a temblar, en el brasero solo quedaban algunas brasas, entonces se metió en la cama y empezó a dar puñetazos a la almohada con rabia.


13 Inmóvil delante de la ventana, con las manos en los bolsillos, Miles observaba a la veintena de hombres y mujeres reunidos cerca de la entrada de la posada, la perspectiva de una reunión con ellos no le atraía nada. No después de lo que había pasado la víspera ni después de la última conversación con su esposa. Miles tomó una profunda bocanada de aire antes de bajar a su encuentro, cuando estaba a punto de dejar la habitación alguien llamó a la puerta y Olivia entró tímidamente sin esperar la invitación de Miles. El notó su extrema palidez y las ojeras debajo de sus grandes ojos azul verdosos. El vestido que llevaba desde hacia dos días necesitaba una buena limpieza pero la joven había quitado las manchas de barro mas grandes y había vuelto a peinarse lo mejor posible. • Buenos días-dijo Olivia sin entonación-Espero que hayas pasado una buena noche. • ¿Y tu? • Excelente gracias. Sondeando el rostro cansado de Olivia, el se preguntó si estaría mintiendo, jamás había encontrado una mujer capaz de disimular tan hábilmente sus pensamientos y sus emociones, era casi aterrador, nunca se sabía que esperar de ella. • Parece que tenemos que tomar una decisión importante y que se refiere a nuestro futuro-le recordó Olivia. • Exacto. • O cedes las minas a Lubinsky o cuentas con mi ayuda para financiar su restauración.


• Lo sé. Fuera, la gente se impacientaba y el tono de sus voces subía poco a poco, pero Olivia, imperturbable, esperaba la respuesta de Miles. ¡Por Dios! Sería un magnífico jugador de póquer, pensó Miles. En su situación la mayoría de las mujeres tendría una crisis de nervios, su futuro y el de su hijo dependían enteramente de el pero ella estaba, al menos aparentemente, perfectamente tranquila y decidida. • No voy a vender las minas. Olivia no mostró ninguna reacción. • He dicho que...-empezó Miles-que no voy a vender, tendré éxito contigo o sin ti. El silencio de ella se prolongó todavía algunos segundos. • De acuerdo-dijo al fin con calma-las minas continuaran funcionando y te aseguro que podrás disponer de mi fortuna para volver a ponerlas en condiciones, no escatimaré esfuerzos para ayudarte. • Pero podrás controlar todos los gastos. • No. Digamos que te hago un préstamo. Cuando encuentres el nuevo filón espero que me lo devolverás con los intereses. • Te arriesgas a perderlo todo Olivia. • O a ganar una fortuna. Todo en la vida depende de las elecciones que uno hace. Esto es una apuesta ¿no es cierto mi querido marido? El secreto está en no desesperarse jamás, sin esperanza y sin sueños nuestras vidas serian insoportablemente vacías. Olivia posó tímidamente una mano sobre el brazo de Miles y sonrió ¿Qué era lo que se vislumbraba en la mirada acalorada de su marido? • Tus trabajadores están esperando.


• Por supuesto tu me acompañarás. • No lo creo, estoy segura de que eres capaz de hacer frente a la situación. Informales simplemente de que se harán todos los gastos necesarios y quizá también pudieras decirles que aumentarás los salarios a partir de hoy. Date prisa y vuelve aquí para darme su respuesta. Cuando cayó la noche, llegaron por fin a Braithwaite Hall. Hizo un tiempo horroroso durante todo el trayecto, como el caballo de Miles había empezado a cojear, se vieron forzados a ir al paso los diez últimos kilómetros. A la salida de Middleham, Olivia y Miles se despidieron de Damien y siguieron su camino en silencio. Hasta entonces ella no había tenido valor para avisarle de los cambios que había hecho en Braithwaite durante su ausencia, después de la conversación que habían tenido por la mañana, no se habían vuelto a dirigir la palabra. Delante de la entrada, Miles cogió las riendas de Perlagal y se volvió hacia Olivia, el tenía las mejillas enrojecidas por el frío y la humedad hacia que su pelo negro se rizara, se veía por la dureza de sus rasgos que estaba conteniendo su malhumor. Pasó un brazo alrededor de ella y la ayudó a bajar de su montura sin contemplaciones. La puerta se abrió de pronto y un haz de luz inundó los escalones, un desconocido alto y delgado apareció en la puerta, estaba vestido con un traje negro y una camisa blanca, su escaso pelo gris estaba peinado hacia atrás acentuando su nariz aguileña. Miles juró entre dientes mientras subía la escalera. • ¿Qué diantre hace usted aquí?-preguntó al llegar a la altura del hombre. • Soy el mayordomo ¿No es evidente? Y permítame que el pregunte quien es usted. Miles se volvió lentamente hacia Olivia y, con un dedo, le hizo una señal


para que se acercara. Ella sacudió la cabeza. • ¡Ven aquí!-ordenó. • ¡Señora Warwick!-gritó una voz en el interior de la casa. Miles se echó a un lado cuando Jacques Dubois llegó al vestíbulo, su gorro de cocinero se movía al ritmo de su paso apresurado y le envolvía un aroma de pan recién hecho. Se dirigió a la dueña de la casa. • ¡Señora Warwick que placer que haya vuelto! Olivia se mordió los labios al ver que la cara de su marido pasaba del asombro a la incredulidad. Jacques besó la mano de la joven y la escoltó galantemente hasta la puerta. • Llega usted justo para la cena, he preparado mis especialidades: sopa de almendras, perdiz con manzanas y como postre flan al limón. Es magnifico ¿verdad? ¡Ah! La señora estará contenta de conocer a mi primo Armandañadió volviéndose hacia el mayordomo-Espero que estará satisfecha con el y que se quedará con nosotros. Trabajó durante diez años en las Tullerias. • ¡Perfecto!-respondió Olivia entreteniéndose con el criado para no cruzar su mirada con la de Miles. Armand juntó los talones con un ruido seco y se inclinó ligeramente. Después su atención volvió a Miles al cual impedía la entrada. • Y usted señor, por favor preséntese. • Warwick-escupió Miles con voz ronca. Armad enarcó las cejas. • Señora ¿debo hacer venir al lacayo?-preguntó mirando las botas llenas de barro de Miles. • Yo no tengo lacayos-intervino Warwick con voz suave.


• Si, tiene uno-replicó Armand. • No tengo. • Si, si-confirmó Jacques asintiendo con la cabeza con tanto vigor que el gorro le cayó sobre la frente. Volviendo a entrar en el vestíbulo, dio unas palmadas y llamó: • Gustave. Es el hijo de Armand-añadió alegremente-Si, si. Desde el final del pasillo llegó un hombre muy delgado alisándose la librea demasiado ancha para el y tropezando con unos zapatos que el venían grandes. No hablaba una sola palabra de inglés pero parloteaba con vehemencia en un galimatías al cual respondía Armand señalando con el dedo las botas de Miles con un asco que no podía disimular. Furioso, Miles rodeó al mayordomo y entró en la casa, descubriendo entonces a lo largo de las paredes los andamios y las escaleras, los botes de pintura, las sierras y los martillos que estaban diseminados por el suelo. Un enjambre de obreros estaban trabajando. Miles apretó los dientes y su cara adoptó una expresión tormentosa. • Retírense por favor-dijo Olivia a los curiosos criados los cuales se dispersaron sin hacer comentarios. • ¿Qué está pasando aquí maldición?-tronó Miles • ¿No te gusta? • Me imagino que te has creído que podías apoderarte de esta casa en mi ausencia. • Yo... • ¿Quién te ha dado permiso para poner un solo maldito clavo en las paredes de mi casa? • Yo...


• Tu tienes la costumbre de gobernar tu reino de Devonswick y a sus habitantes, es decir, tu padre y tu hermana, y piensas que puedes hacer lo mismo aquí Dio un paso hacia ella y ella retrocedió. • ¿Y bien?-gritó. • No es necesario levantar la voz. • ¿Y quien va a pagar estos trabajos? Dímelo. Levantando la barbilla, ella respondió con calma: • Yo, por supuesto. • ¿Tu?-se extrañó el con ironía-Tenía que haberlo sospechado ¿Cómo pude olvidarlo? Eres tu la que es rica, yo solo soy el que pone la mano para mendigar algunas monedas. Se miraron de arriba abajo, Olivia creyó que el iba a explotar de ira por lo congestionado que estaba su rostro, Miles tuvo la impresión de que ella acababa de tragarse las gafas. • Tu punto de vista sobre nuestro matrimonio-replicó Olivia después de rehacerse-parece claramente tan insensato relacionado con esto que no creo que deba darle importancia. Sonrió brevemente y se encaminó hacia la escalera. • ¿Dónde vas? • Me retiro a mi habitación. • Espera un minuto, no vas a escapar tan rápido, tengo que hablar contigo. • ¿Si?-dijo mirándole por encima del hombro.


Miles estaba parado en medio del vestíbulo, su abrigo empapado goteaba sobre el inmaculado suelo, el barro se desprendía de sus botas, su boca era tan solo una línea y sus ojos tenían el color previo a la tormenta. • A lo mejor te dignarías a reunirte conmigo en mi despacho para hablar en privado-dijo con una voz que sonó como de metal. Después se alejó por el pasillo esquivando escaleras y botes de pintura. Olivia le siguió con una profunda inspiración. Miles se dejó caer en su sillón aliviado al ver que nada había cambiado en el despacho, los libros de cuentas, correctamente apilados en uno de los bordes del escritorio, no parecieron interesarle demasiado. • Reconozco haber carecido de consideración, por favor perdóname, la única razón para hacerlo ha sido el amor que siento por...esta casa y mis ganas de complacerte. Si te he causado algún disgusto lo siento sinceramente. Miles cerró los ojos cansado. • ¡Dios mío! ¿Qué debo hacer contigo? Nunca había conocido una mujer que en un momento me hiciera querer estrangularla y al siguiente... • ¿Y al siguiente que? El se levantó sin responder y fue a servirse un whisky, se lo bebió de un trago y volvió a dejar el vaso sobre la mesa con un golpe. • Cuéntame-dijo sirviéndose otro vaso-¿Cómo está mi madre? Estoy seguro que las dos os habéis hecho grandes amigas durante mi ausencia. Mi madre siempre ha tenido facilidad para hacer amigos. • Creía que ya te habrías acostumbrado a la idea de que se quedara en Braithwaite. • Entonces no me conoces tan bien como crees querida-bebió un trago-¿Es extraño no? La mujer que no me prestaba ninguna atención cuando tenía ocho años hoy depende de mi.


• Debió tener sus razones. • Ciertamente. No podía conservar a sus amantes con un niño a su cargo. Como sabes, los bastardos son un obstáculo para los amoríos de sus madres. Olivia se quedó por un instante petrificada por esa maldad. • Eso no ha sido muy amble-dijo por fin. • Pero es verdad. Ella se acercó a Miles. • ¿Odias a tu madre por lo que te hizo? • ¿Por haberme abandonado durante las tres cuartas partes de mi vida o por haberme puesto en el mundo? • Por existir. • ¿Qué es lo que te preocupa? ¿Se te ha ocurrido que ese encantador niño un día pueda reprocharte su ilegitimidad o la ausencia de una verdadera familia? No creo que debas preocuparte cariño-dijo acariciándole los labios-Hay una diferencia entre mi madre y tu: Tu quieres a tu hijo. La expresión de dolor que se dibujaba en ese instante en la cara de Miles ablandó el corazón de Olivia, ella contuvo el aliento emocionada por la ternura de su caricia que era casi como la de un amante. Sally apareció en la puerta, su aspecto era impecable, se había peinado el pelo con un moño recogido con una redecilla de satén negro adornada con un lazo de crepe. Hizo una reverencia. • Buenas noches señor y señora Warwick, Armand dice que el señor necesita tomar un baño. Olivia premió a la disciplinada criada con una sonrisa y se dirigió hacia Miles que la miraba con los ojos desmesuradamente abiertos.


• Armand tiene razón Sally. Por favor haz que preparen el baño del señor. • ¿Necesita mis servicios durante el baño? • ¿Tiene usted la costumbre de ayudar a señor Warwick cuando se baña?-se sorprendió Olivia mientras las mejillas de la criada enrojecían. • Bueno, digamos que...como no tiene ayuda de cámara... • Comprendo-concluyó Olivia con una mueca de desaprobación-Creo que el señor puede prescindir de usted, preocúpese solo de calentar el agua por favor. La imagen de ellos dos retozando alegremente la torturó hasta lo mas profundo de su ser. Miles no fue a cenar, Olivia justificó lo mejor que pudo su ausencia con Alyson y Bertrice pero cuando Jacques trajo el postre ya había perdido el poco apetito que le quedaba. Era evidente que Alyson se había preparado con mucho cuidado para esta cena, Bertrice la había peinado con una redecilla y se había apoderado de uno de los vestidos de Olivia en el cual parecía que su frágil cuerpo flotara. La tristeza de Alyson se hizo de pronto intolerable para Olivia. Disculpándose con las dos mujeres y con su hijo, se fue a buscar a su marido cada vez mas enfadada. Sally le informó de que podría encontrarle en los baños. Olivia había visitado el lugar cuando hizo la primera inspección de Braithwaite, eran dos grandes salas con pilares de mármol a las que se llegaba por un túnel que salía del ala este del edificio. Estas salas, iluminadas por la luz del sol poseían cada una de ellas un inmenso baño uno con agua fría y otro con agua caliente que se llenaba de agua por unas fuentes subterráneas. Los baños le parecían a Olivia tan siniestros como una tumba pero esa noche vio que la superficie del agua tenia reflejos dorados por los


candelabros colgados de la pared. Miles no estaba en el baño de agua fría. Reuniendo todo su valor, Olivia entro en el otro. Una bocanada de vapor la envolvió de inmediato y sus gafas se cubrieron de vaho, anduvo con cuidado por el borde del baño intentando distinguir las formas que la rodeaban a través de la cortina de vapor. • Miles-llamó-Quiero hablar contigo por favor. No hubo respuesta. • Sé que estas aquí. Quiero hablar contigo y no me iré sin hacerlo. En un extremo de la piscina resonó el ruido de un chapuzón, Olivia se quitó las gafas y miró en esa dirección, Miles apareció por fin de pie sobre los escalones en el borde de la piscina metido en el agua hasta la cintura. Ella dejó escapar un pequeño grito de sorpresa repentinamente confusa por vele así. • ¿Qué esperabas?-dijo el con una voz pastosa por el alcohol¿Un hombre no puede bañarse desnudo en su propia casa? • Quizá sea mejor posponer esta discusión-propuso la joven dirigiéndose hacia la puerta. • No, ahora. Al oír un chapoteo ella comprendió que su marido estaba saliendo de la piscina, se paró en seco mirando hacia delante, su corazón latía cada vez más deprisa, oyó un tintineo cuando Miles sirvió whisky en un vaso de cristal. • Vas a brindar conmigo-dijo Miles-puede que un hombre no tenga nada que decir en lo relativo a la administración de su casa pero si que puede decidir invitar a su mujer a beber con el. Naturalmente me llevarás la contraria. • No he venido a pelearme contigo.


• ¿De verdad? ¿Entonces que haces aquí? Seguramente no será para jugar conmigo en la piscina, aunque debo reconocer que la idea me resulta tentadora. Dime Olivia ¿Te has bañado laguna vez con un hombre? Ven dulzura, acércate, puedes confiar en mi, soy tu marido después de todo. Olivia no se dignó responder. • Una mujer que ha bailado con los gitanos y que ha ofrecido su pecho a las manos de un tatuador, seguramente ha conocido también el placer de bañarse con un hombre ¿Te gustó? • He venido a pedirte un poco de consideración. • ¿Para quién? • Para tu madre. • ¡Ah! Por supuesto. Estoy convencido de que se ha quejado mientras comía. • En absoluto, tiene su orgullo. • ¿No lo tenemos todos? Olivia se dio la vuelta indignada y descubrió a Miles indolentemente tumbado en los cojines de satén bordados en colores chillones, solo una toalla roja cubría su desnudez. Dejando el vaso destinado a Olivia cerca de el, la sonrió. La joven se había quedado sin voz, además el calor la asfixiaba y su vestido de lana se le pegaba desagradablemente al cuerpo. • ¿Por qué eres tan desagradable?-consiguió decir. • No soy desagradable. He bebido. Quiero decírtelo ahora porque soy imprevisible cuando estoy borracho. • ¿No se te ha ocurrido que tu madre quería simplemente hacer las paces contigo?


• Mi madre quiere hacer las paces con su conciencia antes de morir, esta atemorizada por la idea de arder en el infierno condenada por sus pecados. Además no creo que esa sea la razón por la que tu estas aquí. • ¿Por qué entonces? • No has venido a hablar de Alyson, puede que ella sea el pretexto, pero estas furiosa porque no he caído a tus pies para agradecer tu generosidad. • Jamás he pensado algo así. El emitió una pequeña risa burlona. • Si te has refugiado aquí, en esta...tumba porque mi ingerencia en tus asuntos te resulta insoportable, el problema se puede solucionar fácilmente, basta con que retire lo que dije. Miles se bebió el whisky sin dejar de mirarla. • El chantaje te va bien querida. Tu mirada escupe fuego y tu cara enrojece de forma encantadora. Estás magnífica cuando estas enfadada. • No quiero hacerte chantaje. • ¡Que pena! Adoro pelearme con mis adversarios. Era excelente en ese arte antes de encerrarme en esta casa para intentar llevar otra vida. Odia llegar a ser de una maldad extraordinaria. ¿Quieres saber lo horrible que puedo llegar a ser cariño? Los cambios de humor de Miles turbaron a la joven, a pesar suyo no pudo evitar la visión de su cuerpo desnudo cuando se incorporó para sentarse con las piernas cruzadas. La luz de las velas bailaba sobre sus anchos hombros, su torso parecía el de una estatua griega. • Acepté ayudarte mientras pudiera y lo haré-consiguió decir OliviaComprobaras que no cambio mis decisiones y tampoco vuelvo la espalda a los que me necesitan. • Puede que dentro de cien años todas las religiones de la tierra se apropien de


tu nombre para hacer de ti una santa, la cuestión está en saber para quien ¿Santa Olivia patrona de los enfermos y los moribundos? ¿O Santa Olivia de los bastardos del mundo? • ¿Por qué me odias tanto cuando yo solo intento ayudarte? • “Odio” es una palabra muy fuerte. Yo no te odio. • Pero tampoco me quieres. • No te creas que es solo a ti. Nunca he sentido algo así por nadie. • ¿Eres capaz de amar o el amor te da miedo? • ¿Miedo? • Miedo de no ser correspondido. A lo mejor te has quedado en el niño que quiere a su madre con todo su corazón y con toda su alma pero que se sentía abandonado por ella. Tienes miedo de volver a sentir ese sufrimiento. El cogió el vaso de Olivia para llevárselo a los labios pero se paró en seco. • Hablas demasiado y me concedes muy poco mérito. No soy así, ya deberías haberte dado cuenta. • No estoy de acuerdo, según Janet Hooper eres sensible y bueno. • ¡Ah! Por fin llegamos al motivo de tu visita-dijo sonriendo con picardíaQuieres saber quien es Janet. • Yo... • ¿Celosa hermosa mía? Olivia quiso huir repentinamente, se sentía ridícula y humillada porque el había adivinado lo que rechazaba confesarse a si misma. • ¿Y bien? ¿Estas celosa?


• ¿Debería estarlo? • Quieres saber si es mi amante, no mientas. Noté que algo te apenaba en Gunnerside, al principio creí que mi desaparición durante algunas semanas era lo que había provocado ese malhumor, esta noche me he dicho que era por mi ausencia en la cena. Pero me equivocaba, Janet... • ¿Entonces? • ¿Entonces qué?-rió el-¿Qué quieres saber querida? ¿Si somos amantes? Confiesa tus pecadillos y yo te contaré los míos. Se levantó y la toalla cayó al suelo. Olivia se quedó clavada en el sitio incapaz de hacer un solo gesto bajo la mirada impasible de las ninfas de mármol puestas en pedestales en las cuatro esquinas de la sala.


14 Miles avanzó hacia ella con la apariencia de un dios griego, sus formas eran aún más perfectas de lo que ella se hubiera podido imaginar, algunas gotas de agua caían por su piel y su cuerpo parecía tenso de deseo. -Mi querida esposa-susurró Miles mientras aprisionaba delicadamente su nuca-¿A que amante llamarás a gritos cuando yo te haga el amor? ¿O a cuales? No te hagas la ofendida. Ese momento es inevitable, los dos lo deseamos y además es normal en dos recién casados. Siempre puedes cerrar los ojos e imaginar que soy otra persona. Para eso has venido aquí ¿no? Hiciste el papel de mosquita muerta el día de nuestra boda pero cuando comprendiste que yo podía satisfacer mis deseos en los brazos de otra mujer, pensaste que era mejor aprovechar lo que se te ofrecía antes que perderlo para siempre. Todavía no he conocido a ninguna mujer que rechazara saborear de nuevo las delicias del fruto prohibido después de haberlas probado. No tienes porque sentirte avergonzada mi amor, te guste o no eres un ser humano y tu hijo es la prueba. Un escalofrío recorrió a Olivia de la cabeza a los pies, buscaba poder entender las razones de ese brusco cambio de actitud ¿Dónde quería llegar el? Le miró inquieta mientras jugaba con los botones de su corpiño, la atmósfera le parecía cada vez mas pesada e insoportable, tenia la sensación de que se ahogaba. -Quítatelo-ordenó Miles deslizando el corpiño por sus hombros-quiero ver lo que mi desesperación me empujó a aceptar, mi curiosidad se ha agudizado después de nuestra noche de bodas cuando te vi correr por el pasillo en camisón. Eres un personaje lleno de contradicciones señora Warwick, a veces pareces una anciana insensible y otras pareces muy deseable. Hasta que


alguien intenta tocarte, entonces tiemblas ¿Tienes miedo? Hablas de mi miedo a amar pero no soy yo quien pide patéticos juramentos de fidelidad. Ella quiso volver la cabeza pero el se lo impidió, tenía en los ojos la mirada de una rapaz cayendo sobre su presa. A pesar de su aturdimiento, la joven consiguió dominar su temblor, tenía que hacerle frente, sin duda el solo quería asustarla como la última vez en la posada. Miles le arrancó el corpiño y lo tiró al suelo, señaló la falda. -Quítatela también. -¿Y si me niego? -Te la arrancaré yo. Ella se quitó la falda y el sonrió al verla tan vulnerable vestida solo con la ropa interior, cogiéndola por el brazo la llevó hasta los cojines y le ordenó que se tumbara en ellos. Incapaz de pensar, Olivia obedeció y voy como Miles andaba por la sala con movimientos suaves y ágiles. Olivia se preguntó si estaría soñando, se sentía presa de un torbellino de sensaciones inquietantes, casi embriagadoras. La envolvió el olor de las lámparas de aceite y el suelo de mármol pareció arder con la luz que proyectaban. Un montón de colores, oro, violeta, rojo, incendiaron los cojines sobre los cuales estaba tumbada, a lo largo de las paredes había unos biombos lacados, decorados con sugestivas escenas amorosas pero ella no se escandalizó, ya había visto otros parecidos. Miles entró en la piscina hundiéndose poco a poco en el agua limpia, unas gotas que caían del techo formaron efímeras ondas en la superficie del agua. -Olivia-llamó Miles-ven a reunirte conmigo. El eco de su voz resonó en la sala de baños.


-Yo...No. -Insisto. -No puedes obligarme. -Piénsalo un poco mejor-dijo el acariciando el agua con la punta de los dedos. Ella comprendió lo que significaba para el este juego de poder, con mano temblorosa se quitó las medias y los zapatos sin mirar a Miles. Debía sobreponerse a la angustia que la dominaba, Miles tenía razón, este momento era ineludible, sin embargo ella lo había apartado de su mente, convencida de que Miles Kemball solo estaba interesado en su dote. Emily la había prevenido. Además la noche anterior ella se había despertado bruscamente de una pesadilla en la cual su hermana la regañaba. Olivia avanzó hacia la piscina, Miles la miró acercarse con la mirada ardiendo de deseo, ella tenía los ojos fijos en su entrepierna, en el lugar donde un bosque de rizos negros albergaban su virilidad, le encontraba extremadamente hermoso y aterrador.. -Suéltate el pelo. Ella se quitó con timidez las horquillas, su cabellera le cayó sobre los hombros y descendió sobre su pecho que se levantaba agitado al ritmo de su respiración. Tembló bajo la mirada de Miles. -Maravilloso-murmuró el-Acércate. Ella tuvo un sobresalto y buscó alrededor de ella una salida, sin embargo le obedeció como un esclavo a su amo. Pero curiosamente esta dominación la excitaba, se sentía débil pero tan extraordinariamente viva que era capaz en cualquier momento de precipitarse en un abismo del que no podría salir jamás. El aprisionó con ternura sus pechos y acarició su punta rosada, Olivia cerró


los ojos y gimió suavemente atormentada en lo mas profundo de si misma por los aguijones del deseo, creyó que iba a desmayarse pero no debía hacerlo, no ahora. El acarició con la yema del dedo la rosa tatuada. -¿Tienes mas? -No-respondió ella sacudiendo lentamente la cabeza. -Vuélvete, quiero verlo. El agua se movió, ella dio una vuelta sobre si misma ofreciendo a Miles cada parcela de su cuerpo. El calor del agua había enrojecido su piel y ella se sentía devorada por un fuego intenso, si tardaba mucho en tocarla... -No hay dragones-concluyó Miles con una pequeña sonrisa. -¿Perdón? -Se dice que tienes dragones tatuados en las nalgas. -Estoy segura de que cuentan muchas cosas sobre mi ¿Las crees todas? -Me da la impresión de que los demás te conocen mejor que yo. -Eso es lo que ellos creen. -¿Te gusta?-dijo Miles mientras presionaba delicadamente sus senos. Sin aliento Olivia miró la mano de su marido amasando su piel banca, ella había abandonado ya todo intento de resistencia. -Si te dijera que no ¿dejarías de hacerlo?-consiguió decir. -¿Te gusta? Ella bajó la cabeza y dejó escapar un jadeo, apretó la mano de Miles contra su pecho, más fuerte aun hasta que gimió de placer.


-Si-confesó con un murmullo. -¿Entonces porque tiemblas? ¿Tantas ganas tienes de que te haga el amor? Ella no respondió y apartó la mirada para posarla en una gota de agua que se deslizaba por el cuello de Miles hasta el vello de su torso. Acababa de percibir en sus ojos almendrados un brillo de ternura, o quizá fuera como el le había dicho, ese deseo animal que empuja a los hombres a satisfacer su lujuria. Ella ardía en deseos de tocar su cuerpo pero no sabía si tendría el valor para hacerlo, sentir un momento su piel firme y suave, era su marido y sin embargo... Miles cogió la mano de Olivia y la puso sobre su sexo, cerró los ojos y un gruñido sordo escapó de su boca mientras hacia que la mano de ella se moviera arriba y abajo. -Esta bien-murmuró el. Un gemido de placer le respondió ¿Había sido ella? Olivia conmovida, hubiera sido incapaz de decirlo. El ritmo del gesto que imponía Miles la afectaba de forma extraña disipando sus últimas dudas. Si no dejaba este juego de inmediato se iba a arrepentir, estaba segura de ello. Ella desvelaría su pasado de una manera tan evidente como la excitación de Miles. Pero todo sus ser estaba paralizado y no pudo oponer resistencia cuando Miles la levantó para ponerla en el borde del baño, simplemente cerró los ojos y emitió un débil grito de protesta. -Por favor... -Por favor-repitió Miles-¿Pero porque cariño? ¿Por qué en mis brazos te sientes mujer por una vez? La acostó sobre el suelo de mármol, a través de la nube de vapor ella distinguió por la claraboya del techo la noche estrellada. Oyó el ruido del agua que producían los movimientos de Miles, su corazón se aceleraba con


cada una de sus caricias. Sus caricias ¡Dios Santo! Sus manos se entretenían en su pecho, sus piernas, en el interior de sus muslos, ella jadeaba, temblaba, se retorcía, todo su ser estaba embriagado por sensaciones desconocidas que la dominaban. -Mírame-le ordenó el. Ella abrió los ojos desmesuradamente, el parecía una aparición con medio cuerpo fuera del agua inclinándose hacia ella. Un dios del mar, en un halo de luz de fuego con los negros rizos alrededor de su cara como una aureola. Miles deslizó una rodilla entre sus muslos, sus dedos se enterraron en el fino vello que escondía su desnudez, ella gritó de asombro con el brusco despertar de su feminidad. -Dime lo que te gusta-le oyó decir en medio de su aturdimiento¿Esto? Sus pechos se liberaron de la camisola cuando el deshizo los lazos, Miles cogió entre sus labios un pezón y luego el otro y los torturó con delicadeza con la punta de la lengua, mordisqueándolos hasta que ella se arqueó sin aliento. Rogó que esto no fuera una broma de su imaginación que la había torturado tantas veces desde su noche de bodas. Pero no era una broma, en absoluto, las caricias de su lengua en su pecho, los besos de su boca ávida yendo hacia su intimidad, todo eso era real. Tuvo ganas de gritar, de llorar de reír. Porque todo eso era deliciosamente atrevido. Ella movía la cabeza de un lado a otro, metiendo los dedos entre su pelo, se contorsionaba como invitándole a que la poseyera, todo esto sobrepasaba sus sueños más atrevidos, ese hombre debía ser un verdadero demonio para ser capaz de despertar en ella tal voluptuosidad. Miles se enderezó y la miró con los ojos cargados de deseo, ella quiso esconder su cuerpo desnudo sin dejar de suplicarle que no parara. El agua chapoteó mientras el se colocaba entre sus piernas, después le sintió


venir a la conquista de su entrada húmeda por sus caricias, la mirada de Olivia traicionaba su cercana rendición. Parecía que pasaba una eternidad mientras, ardiendo los dos bajo el mismo fuego, se miraban mutuamente. Olivia rompió de pronto la espera. -No puedo-gimió sacudiendo la cabeza. Rodó sobre un costado cerrando la camisa sobre sus pechos. -No puedo. Las paredes de mármol se hicieron eco de sus palabras. -Por favor no me preguntes porque, no ahora, no tanto... -¿No tanto como que? Mientras ella intentaba levantarse vio como se ensombrecía el rostro de Miles. -¿No tanto como que?-repitió el cogiéndola por la cintura y atrayéndola hacia el-¿Qué te pasa? Eres mi mujer Olivia, estoy en posición de hacer valer los derechos que he obtenido por el matrimonio. Vienes aquí, te desnudas, me excitas y finalmente me rechazas ¿Es que solo querías burlarte de mi? ¿Me odias solo a mi o es a los hombres en general? Tenía que irse a corría el riesgo de ceder. -Déjame. El lo hizo dejándola caer al agua, Olivia se debatió hasta encontrar el equilibrio y salió de la piscina, no se sentía ni siquiera humillada, el tenía razón después de todo y además ella le deseaba tanto... Pero no podía ceder a su debilidad a ningún precio. -Lo...lo siento, quizá en otra ocasión... -¡Perfecto querida! Hazme saber cuando estas dispuesta, te juro que no me


acercaré a ti antes de que me supliques que lo haga. Olivia se fue corriendo hasta su habitación y se apoyó en la puerta con el corazón latiendo enloquecidamente. El agua goteaba a sus pies, no podía borrar la visión de su marido furioso y el juramento que acababa de hacerle resonaba todavía en sus oídos. Hasta que ella le suplicara había dicho el. Cerró los ojos ¿Cuándo volvería a sentir su cuerpo estremeciéndose con sus caricias? Deseaba ese momento tanto como lo temía. Llegó el invierno trayendo con el la lluvia y el viento de Escocia. El campo se cubrió de hielo, los caminos se hicieron impracticables, no se podía llegar ni siquiera a la aldea más cercana. Por la noche, en su cama, Olivia oía al viento gemir y a la lluvia golpear contra las ventanas, los días se confundían unos con otros y la joven se refugiaba en la tareas cotidianas al igual que lo hiciera en Devonswick. A veces se concedía algunos momentos de distracción con su hijo y con Alyson pero el estado de salud de esta última se estaba deteriorando seriamente. Después de haber huido de Miles como una niña asustada, el no le dirigía la palabra, se había casado con un recluso que dormía de día y rondaba por la noche por la casa donde hacía planes para la mina. A veces salía durante horas para galopar con su semental a través del campo helado. Olivia se reprochaba su conducta hacia su esposo, le había robado la casa, se había negado a convertirse en una verdadera esposa y no había sabido comprender que Miles solo deseaba llevar una vida normal. Por ironías del destino ella, que aspiraba a una vida tranquila, había estropeado su oportunidad de ser feliz por culpa de sus temores. ¿Pero que había esperado? Al aceptar casarse con Miles Warwick se había colocado en una delicada situación de la cual solo podría salir confesando su pasado. Las fiestas de Navidad y Año Nuevo pasaron con tranquilidad y durante el mes de enero el tiempo se suavizó, los árboles perdieron su película de hielo y los caminos se hicieron nuevamente transitables. Olivia tomó la costumbre


de pasear con Perlagal todos los días a media mañana. Ella llevaba su montura hasta Margrave Bluff y se detenía en la cima del acantilado, la tensión que se prolongaba entre Miles y ella se hacia insoportable, Olivia tenía la costumbre de intentar evitar los problemas y sin embargo ahora no podía evitarlos. Un día al volver de su paseo decidió que había llegado el momento de coger al toro por los cuernos. Para sorpresa suya se encontró con que Emily la esperaba en el salón azul cerca de la chimenea. -¡Dios mío Olivia! ¿Tienes la costumbre de desaparecer de tu casa a estas horas?-dijo Emily sin levantarse. -Buenos días querida, hace un bonito día ¿no es verdad?-dijo Olivia dejando su fusta. -No lo creo, hace un frío horrible y por el aspecto del cielo parece que tendremos lluvia antes de que acabe el día ¿Qué te pasa Olivia? Tienes un aspecto extraño-añadió mientras se sonaba. -Nada en absoluto pero tu tampoco tienes muy buen aspecto Emily. -Estoy un poco acatarrada. No es nada grave pero tu has adelgazado mucho. -Ese no es tu caso. -¡Vaya humor! Se diría que no has dormido desde hace semanas. -Te estas volviendo observadora ¿Quieres una taza de té? ¡Sally! La criada apareció en la puerta e hizo una pequeña reverencia. -Tráenos té y pastas-pidió Olivia. -Prefiero tostadas-interrumpió su hermana-Y mermelada. No he tenido tiempo de desayunar. Y mucha leche y azúcar con mi té.


Olivia frunció el ceño. -Nunca te pones azúcar en el té Emily ¿Qué pasa? Emily bajó los ojos hacia su pañuelo el cual retorcía con nerviosismo entre las manos. -Te echo de menos Olivia. Te lo juro. Papá está muy afectado por no tener noticias tuyas. -Le escribo regularmente, es divertido lo que dices ya que estabais más bien impacientes por deshaceros de nosotros. -¿Cómo está el pequeño Bryan? Olivia se quedó un momento boquiabierta. -¿Qué te pasa? Nunca te habías preocupado por Bryan hasta ahora. -No necesitas ser tan malvada Olivia. -Perdóname, no tenía intención de ofenderte, solo estoy sinceramente sorprendida. -Has cambiado-dijo su hermana con una mueca-Has cambiado mucho. -¿Si? ¿En que? Dímelo por favor. -Eres desgraciada, no me digas lo contrario, se lee en tu cara, tienes un aspecto imposible, tu peinado por ejemplo parece el de una loca. -Acabo de volver de un paseo a caballo. -Y llevas un vestido horrible ¿De donde lo has sacado? -Era tuyo. Un traje que compraste en Venecia creo. Después de haber hecho todo lo posible por conseguirlo no te lo pusiste jamás, le costó una fortuna a padre si la memoria no me engaña.


Es mejor que alguien lo aproveche. Emily se mordió los labios y se dejó caer contra el respaldo del sillón. -No he venido hasta aquí para pelearme contigo-dijo con mas calma. -¿No? Entonces dime cual es el motivo de tu visita. -Añoro el tiempo en que vivíamos juntas en Devonswick como amigas. -¿Amigas? ¿Hemos sido amigas alguna vez Emily? Nerviosa, su hermana miró hacia la puerta. -¿Dónde está esa maldita criada? Es imposible encontrar buenos sirvientes, los mejores se van a Londres, parece que les pagan mejor. -¿Es quiere decir que tienes dificultades con ellos en Devonswick? -Son odiosos, se aprovechan continuamente de mi. Los mimaste demasiado Olivia. -Los traté con corrección, eso es todo, deberías intentarlo. Con un gesto evasivo, Emily desechó el consejo de su hermana, se levantó y dio una vuelta por el salón. -No eres feliz ¿verdad Olivia? -¿Por qué me lo preguntas? Emily se dio la vuelta pálida y con la vista apagada. -¿No te arrepientes de tu decisión? -Depende del momento. -Vamos Olivia, las dos hemos tomado decisiones que cambiaron el resto de nuestras vidas.


-Es verdad Emily, tienes razón, corremos siempre el riesgo de hacer una elección de la que luego nos arrepintamos ¿Por qué me preguntas eso? ¿Algo va mal? Con una triste sonrisa, Emily fue hacia su hermana, le cogió la mano y la apretó contra su mejilla. -Emily cuéntamelo ¿Qué es lo que te ha puesto así? -Acuérdate de los días y las noches que pasábamos hablando, siempre estabas ahí para mi Olivia ¿Siempre! No importaba si yo me comportaba de manera ridícula, tu estabas ahí para mostrarme el buen camino, para devolverme la confianza en mi misma, para protegerme. Echo de menos aquella época ¿Tu no? -Si-respondió gentilmente Olivia acariciando la mejilla de Emily-Estaba pensando precisamente esta mañana que sería agradable tener a alguien con quien hablar, a quien confiarle mis secretos. -¿Tu también te sientes sola Olivia? En ese momento Sally entró en el salón llevando una bandeja cargada con un servicio de té de porcelana china, un plato con tostadas y un pequeño bote de jalea de limón. Emily se sentó y miró con furia el bote de jalea. -Yo quería mermelada de naranja, me has traído jalea idiota. No la quiero, llévatela. Sally levantó las cejas. -¡Y no has raspado las tostadas! Olivia despidió a la criada con un gesto y cogió una tostada. -Te gusta la jalea y yo voy a quitarte la parte quemada de las tostadas. No vale la pena enfadarse con la criada. -¡Es increíble! Los tratas como a iguales, eso no está bien Olivia.


Cogiendo la tostada de las manos de su hermana, Emily le puso una capa de jalea. Después se puso varias cucharadas de azúcar en la taza al mismo tiempo que Olivia le servía el té y añadió leche hasta el borde. Después de tomarse de un trago todo el líquido se hundió en el sofá visiblemente relajada. -No te enfades. Llevo unos días que no me puedo controlar. Me disculparé si eso te hace feliz. -Nunca te había visto disculparte con nadie-replicó Olivia removiendo la cucharilla en su taza. Con un profundo suspiro, Emily echó la cabeza hacia atrás. Olivia se bebió el té y partió una tostada, cuando levantó los ojos hacia su hermana esta la estaba mirando de forma extraña con los labios ligeramente entreabiertos. -¿Cómo está Miles? -Bien supongo. -¿Supones? ¿No lo sabes? -¿Por qué te interesas por el? Tenia la impresión de que estarías mas bien encantada si desapareciera de la superficie de la tierra. -He oído chismes de los criados de Devonswick. Se dice que no está muy a menudo en su casa y que rara vez os habláis, parece que tenéis habitaciones separadas ¿Es por eso por lo que estás triste? Olivia sonrió. -Me parece que debo tener más cuidado con el personal. Hablan demasiado. -Entonces es verdad. -¿Eso te haría feliz no?


Emily encogió los hombros mientras mordía una tostada. -Eso no me extraña, ya te había avisado de que te haría desgraciada. -¿Te sorprendería saber que la culpa no es de Miles? -¿Entonces de quien? -Mía. -¿Por qué? -Por todas las razones que dijiste cuando se trataba de nuestra boda. -Entonces vuestro matrimonio no ha sido consumado-concluyó EmilyQuerida, nunca conocí a una mujer capaz de tener tanta fuerza de voluntad, sobre todo con un bastardo como ese. La palabra disgustó a Olivia pero prefirió no demostrarlo. -No tengo elección Emily. He aceptado casarme con Warwick porque me juró que nuestro matrimonio sería de conveniencia. Fui lo suficientemente ingenua para creer que podría ser cierto. -Te desea ¿no? Olivia evitó la mirada inquisitiva de su hermana y se sirvió otra taza de té. -No me extraña-prosiguió Emily. -¿Por qué? ¿Por qué es un seductor incorregible? -Porque tu eres una mujer hermosa. Sorprendida Olivia se deslizó en la silla, Emily le sonrió. -No pongas esa cara de sorpresa. No he dicho que fueras de una belleza devastadora como yo-dijo volviendo los ojos para reírse de si misma-Pero


eres bastante atractiva. Ese vanidoso podría haber encontrado algo peor. -Bien-barbotó Olivia abandonando la tostada y el té en un rincón de la mesaPoco importa, le he rechazado dos veces y no está dispuesto a perdonar ni a olvidar. -Tienes que seducirle. -No puedo, no en la situación en la que estoy. No quiero arriesgarlo todo sobre todo cuando eso compromete a las personas que quiero. -Hay soluciones para esa clase de problemas, conozco a alguien muy discreto en quien se puede confiar por completo. Puede ayudarte y tu marido jamás sabrá la verdad. Olivia se levantó de un salto, Emily la siguió y le cogió la mano. -¿Me estás proponiendo que tenga una relación ilícita?-exclamó Olivia indignada-¿A que estas jugando Emily? -Reconozco que en interés... -¡Eso creo yo también! -Confieso que he sido una hermana deplorable, en verdad, antes de que te fueras no tenía ni idea de la fuerza y el apoyo que me prestabas. Ahora no tengo a nadie por primera vez y comprendo lo sola que te has debido sentir todos estos años. Yo no estaba nunca para ti y lo siento ¿Puedes perdonarme una vez más, por última vez? -Emily, me gustaría con toda mi alma creer lo que me acabas de decirrespondió Olivia apretando con ternura la mano de su hermana-Pero no puedo dejar de preguntarme las razones de este cambio inesperado. Súbitamente Emily se puso lívida. -¡Por Dios!-exclamó Olivia mientras su hermana se desplomaba en sus brazos.


La llevó hasta una silla y le dio golpecitos en la frente con el pañuelo, con los ojos perdidos y los labios blancos, Emily esbozó una sonrisa. -Mi dulce Olivia, sabía que no me abandonarías. A pesar de mis defectos me quieres. -¿Qué es lo que va mal Emily? ¿Qué ha pasado? ¿Estas enferma? ¿Debo llamar al doctor Whitman? -Tengo un grave problema. ¿Lo has adivinado verdad? Olivia observó el rostro tenso y la mirada asustada de su hermana. Bruscamente comprendió y un escalofrío le recorrió la espalda. -Emily... -Estoy esperando un hijo-murmuró esta.


15 El golpeteo de la lluvia en los cristales sacó a Miles de su sueño poco a poco, la víspera había ido a Gunnerside, volvió tarde y se encontró a Olivia dormida en el sofá del salón azul, su larga cabellera caoba rozaba el suelo y esta imagen todavía le obsesionaba al igual que la de su cuerpo en ropa interior transparente que había visto en la atmósfera llena de vapor de los baños. Abrió los ojos y contuvo la respiración. Bryan estaba acostado a su lado con su pequeña cabeza colocada en la otra almohada. -Mamá llora. Miles se enderezó apoyándose en los codos y parpadeando. -Mamá llora desde ayer, después de la visita de la tía Emily. -Bueno eso explica que llore. Miles se dejó caer sobre la cama de nuevo, se frotó los ojos y se desperezó. Bryan le imitó. -¿Voy a jugar contigo cuando el abuelo se haya ido? -¿El abuelo? ¿Lord Devonshire está aquí? Bryan movió la cabeza antes de ponerse a horcajadas sobre Miles y empezar a saltar sobre su vientre. -Todavía no me ha enseñado los pasadizos secretos señor. Con una mueca de dolor, Miles atrapó al niño entre sus brazos. -¿Qué está haciendo tu abuelo aquí? -No lo sé, me ha dicho que desapareciera y luego ha cerrado la puerta y ha empezado a gritarle a mamá ¿Me va a llevar de paseo a caballo?


-Está lloviendo pero de todos modos ¿Qué estás haciendo en mi habitación? -Estoy ayudando a Bertrice a encontrar a su gato ¿Puedo llamarle ya papá? Miles sentó a Bryan a su lado y apartó las sábanas. -¿Tengo permiso?-insistió el niño. -¿Permiso para que?-preguntó Miles mientras salía de la cama y cogía una bata de seda verde bordada con dragones. -¿Puedo llamarle papá? -No. -¿Por qué? Miles se ató la bata. -¿Por qué?-repitió Bryan. -Eres demasiado curioso. -La abuela dice que usted no pasa demasiado tiempo con mamá y conmigo. -La abuela debería aprender a ocuparse de sus cosas-dijo Miles con sarcasmo-Además no esta en posición de criticar. -Embarazado, por el amor de Dios ¿Cómo ha podido atreverse a hacerme algo así?-exclamó lord Devonshire sentándose en un sillón delante de la chimenea, se tapó un momento la cara con las manos, cuando levantó los ojos hacia Olivia unas gotas de sudor caían por su enrojecida cara. -Un escándalo no era suficiente en esta familia ¿Qué has hecho para influenciar a tu hermana? ¡Dímelo! Estoy seguro de que has sido tu la que ha organizado todo esto. -Yo no he hecho nada-le interrumpió Olivia con fuerza.


-¿Esperas que te crea? Emily no habría cometido esa falta si tu no la hubieras influenciado. No sé a quien castigar primero a ti o a ese canalla de Clanricarde. El anciano se hundió en el sofá. -Debería retarlo a duelo, después de casarse con mi hija por supuesto. -Alguien ha sido engañado padre, pero no ha sido Emily. -¿Insinúas que Emily... -Padre-le interrumpió Olivia con voz suave arrodillándose a su lado-Emily estaba desesperada, Clanricarde se mostraba evasivo en cuanto a la fecha de la boda y ella tuvo miedo de perderle. Nosotros sabemos porque se casa con ella. Porque Emily puede darle un heredero y eso es lo que decidió hacer. -¿Me estás diciendo que Emily ha querido tener un niño para cazar a ese cretino? -Eso es exactamente lo que acabo de decir padre. Lord Devonshire lanzó sobre su hija una mirada furibunda y la pegó tan violentamente que ella perdió el equilibrio. -Querías ensuciar la reputación de tu hermana para soportar mejor la tuya, reconocelo. Pero la realidad es que ese bastardo ha abusado de ella. -¡No! -Voy a hacer que lamente el día en que vino al mundo, le llevaré a los tribunales. -Tiene intenciones de casarse con Emily en cuanto sea posible. -¡Pequeña zorra! Estas celosa de tu hermana desde que era pequeña, quieres denigrarla ante mi, confiésalo. -Eso es falso padre.


-Es una de tus maniobras para vengarte por haberte impuesto el matrimonio con Warwick. Todo el mundo en este condenado país sabe lo desgraciado que le has hecho ¿Dónde esta en este momento? ¿Con su amante? -Está detrás de usted-respondió Miles con calma. Devonshire se dio la vuelta mientras Olivia, aún aturdida, intentaba ponerse de pie frotándose la mejilla inflamada. Miles estaba en el quicio de la puerta, su camisa estaba mal abotonada y uno de los lados le caía sobre la cadera. Su pelo despeinado rodeaba de rizos negros su rostro delgado y le caía sobre los hombros. Sin pronunciar una sola palabra, avanzó hacia su mujer y le tendió la mano. Nerviosa, Olivia la cogió y se levantó intentando esconder su mejilla golpeada. Miles le cogió suavemente la barbilla para examinar la marca. -¿La ha pegado usted?-preguntó fríamente a lord Devonshire. -No se meta en esto Warwick, esto no le concierne. -Permítame que le contradiga señor. Todo esto me concierne, invade usted mi casa y maltrata a mi esposa. Soy yo quien debería retarle a duelo por lo que acaba de hacer. -Estaba conmocionado, no sabía lo que hacía-se compadeció Olivia. Miles la hizo callar con un gesto de la mano y se acercó a su suegro que retrocedió hasta que chocó contra una silla. Inclinado sobre el, Miles le miró amenazadoramente con un brillo de ira contenida en sus ojos. -Conmocionado-dijo con voz cavernosa-Por su tierna e inocente Emily. Voy a decirle señor, lo que es su tierna e inocente Emily. -¡No!-gritó Olivia cogiendo a su esposo del brazo. -De acuerdo, pero se lo dirás tu-gruñó Miles. Ella sacudió la cabeza.


-Se lo dices tu o lo hago yo. -¿Decirme que?-preguntó Devonshire. -Que su Emily es una ramera-silbó Miles. El anciana lanzó una exclamación y levantó la mano pero Miles esquivó el golpe. Cogiendo a Devonshire por las solapas de la chaqueta le levantó hasta que estuvo de puntillas sin tener en cuenta las súplicas de Olivia. -Podría matarle Devonshire, pero no lo haré. Su castigo será saber que yo me acosté con su hija, su querida Emily, hace algunos años. Y además le diré que yo no fui el primero. -¡Mentiroso!-vociferó Devonshire-Emily no concedería jamás ese privilegio a un hombre como usted. -¿Usted cree?-preguntó Miles riendo mientras apretaba más fuerte-¿Entonces como puedo saber que tiene un delicioso antojo en el muslo derecho? Con un alarido de rabia, Devonshire se soltó y se alejó titubeando hasta la puerta, se volvió hacia Olivia con los ojos desorbitados. -¿Cómo puedes quedarte ahí sin hacer nada mientras el insulta a tu hermana de ese modo? ¡Zorra! Después de todo lo que he hecho por ti. No quiero volver a verte ¿me oyes? Y mantente alejada de Emily o... Sin ni siquiera acabar de decir su amenaza, Devonshire se fue. Olivia corrió tras el. -Padre, por favor. No sabes lo que dices. La joven se sintió bruscamente levantada por los aires por un fuerte brazo que la llevó de nuevo al salón. -Es mi padre, no puedo dejar que se vaya así. -Y yo soy tu marido. Harás lo que yo te diga y te digo que dejes de permitir


que ese hombre te insulte. Al soltarla ella inició un gesto hacia la puerta pero la advertencia de Miles la detuvo. -Si le sigues, Olivia, puedes llevarte también a tu hijo y a tu vieja y loca nodriza. -¿Qué quieres decir? -Es muy simple querida. Elige: O tu padre o yo. Olivia soltó una carcajada nerviosa. -Esa es una triste alternativa, tengo que escoger entre dos hombres a quienes no les importo nada, podría morirme y les daría perfectamente igual, además parece que a los dos les he arruinado la vida cuando solo intentaba ayudarles. -Di mejor dominarles. -¿Eso es lo que crees? ¿Por eso desapareces de Braithwaite durante días? ¿Por eso te paseas por la casa como una fiera enjaulada? ¿Por eso no prestas la menor atención a tu esposa? -¿Mi esposa?-exclamó Miles riéndose-Me hablas del matrimonio y de sus obligaciones-prosiguió yendo hacia ella-cuando eres tu quien me rechaza a mi como si estuviera apestado. Olivia se tapó las orejas pero el la cogió por las muñecas y le puso los brazos a lo largo del cuerpo, ella levantó la barbilla con valor y sostuvo su mirada encolerizada. -¿Tanto le echas de menos?-masculló Miles. -¿A quien? -No te hagas la tonta. Creo que hay una sola razón para que una mujer como tu rechace a su marido. Todavía estás enamorada del padre de Bryan.


Olivia sacudió la cabeza. -¿Lo niegas? Es extraño que no hables nunca del hombre por el que has sacrificado toda tu vida. Estoy cansado de tus secretos, si todavía estas encaprichada de el, entonces vuelve deprisa a su lado si eres capaz de hacerlo. Fuera de la casa se amontonaban unos grandes nubarrones cargados de nieve y a lo lejos se oía una tormenta, la tierra entera parecía cercana a un cataclismo. -¡Monstruo!-gritó Emily dirigiéndose a Miles-¡Miserable monstruo! Le desvelaste a mi padre nuestra relación, si pudiera te mataría. ¡Y lo haré! Te juro que te mataré mientras duermes, te arrancaré el corazón como tu has roto el de mi padre. La joven se arrodilló cerca de Olivia y cogió la mano de su hermana. -Te lo suplico Olivia, vuelve a casa, no puedes quedarte ni un segundo mas con este animal. Vuelve a Devonswick, ese es tu verdadero hogar. Yo te necesito y papá también. Se ha vuelto loco y tengo miedo Olivia. Estoy aterrorizada, nunca lo había visto tan enfadado. Al menos conmigo. -No puedo-respondió Olivia apartando los ojos-Te quiero Emily pero no puedo ayudarte esta vez. Si tuviera que dejar Braithwaite y a mi marido ¿qué sería de mi después? Tu te vas a casar pronto y te irás ¿Qué sería de mi y de Bryan? Exasperada, Emily se levantó y miró a Miles un momento, este le estaba dando la espalda, con la velocidad de un rayo ella corrió hacia el escritorio y se apoderó de un abrecartas con mango de cuero con el que intentó golpear a su cuñado, este se dio la vuelta a tiempo para detenerla y quitárselo. -¡Emily!-gritó Olivia levantándose de un salto de la silla-¡Armand, Gustave, deprisa! Los criados aparecieron de inmediato en el salón.


-Llévensela-ordenó Olivia señalando a Emily-Cuiden de que llegue a su casa sana y salva. Emily se retorcía para escapar de Miles y dirigió a su hermana una desagradable sonrisa. -No te lo perdonaré nunca Olivia. Jamás. Armand y Gustave cogieron a la joven cada uno por un brazo y la llevaron con esfuerzo hasta la puerta. -Si me abandonas ahora Olivia, te prometo que todo el mundo lo sabrá. Toda Inglaterra conocerá tus mentiras, tu hijo y tu marido también sabrán la verdad. -En ese caso nos hundiremos juntas-respondió Olivia con calma pero llena de tristeza. Solo el continuo aullido del viento rompía el silencio que siguió a esta escena. Oliva, llena de tensión, se dirigió hacia la ventana y contempló las ráfagas de nieve que caían sobre el jardín. -El tiempo no es demasiado bueno para viajar-dijo-Me pregunto si no hubiera debido quedarse aquí. -Se ha ido-hizo notar Miles. -Si, se ha ido, debería estar contenta y sin embargo estoy triste. Me siento perdida en el mundo de los vivos. Sola. -No estás sola-murmuró Miles tan bajo que Olivia no estuvo segura de haber oído bien. -No, no estas sola-repitió una voz suave. La joven se volvió y vio la frágil figura de la madre de Miles, Alyson tenía el aspecto de un cadáver y se apoyaba en un bastón, Olivia corrió a ayudarla a


sentarse. -¿No resulta irónico tener que enfrentarse sin cesar a los errores del pasado cuando lo único que deseamos es olvidarnos de ellos?-preguntó la anciana mirando a su hijo. -Ya ves Olivia, cuando habla de errores me mira a mi-dijo Miles con amargura. -Idiota-respondió Alyson-Prefieres llorar por el pasado en vez de aprovechar el presente. Sería mejor que intentaras otra cosa. -Envejecer nos da sabiduría-gruñó Miles. -Por lo menos sirve para algo, los seres humanos son lo suficientemente vanidosos para creer que están en posesión de la verdad cuando son jóvenes y que la sabiduría y la experiencia solo son cinismo y senilidad. La anciana cogió la mano de Olivia y la apretó suavemente. -Estás triste ¿Es por tu hermana? -Si. -No tienes que preocuparte por ella, al menos ese cretino tiene intenciones de casarse con ella. -Tengo la sensación de que la he abandonado. -Lo que necesita es un marido y sobre todo uno que sea mas fuerte que ella, capaz de dominarla. Clanricarde quizá tenga éxito donde tu padre fracasó. Por lo general los maridos lo consiguen bastante bien-ironizó Alyson dirigiéndose a Miles. -Naturalmente lo sabes por experiencia-respondió este. -Si. Tu padre me enseñó mucho sobre el matrimonio. -¿El arte de engañar a alguien por ejemplo?


-Justamente lo contrario-dijo Alyson-Me hizo comprender el significado de la palabra responsabilidad, me enseñó que tenemos que asumir nuestras decisiones con elegancia y dignidad y que es mejor mirar hacia el futuro que lamentarse por el pasado. Desgraciadamente yo lo ignoraba entonces, pero no necesito darle lecciones a Olivia sobre eso, tengo la impresión de que ella podría enseñarnos bastante al respecto. La joven esbozó una sonrisa cansada. -Le he pedido a Jacques que nos prepare té y bizcochos-prosiguió AlysonVan a llegar Bryan y Bertrice, espero que te reúnas con nosotros Miles. El aludido miró a su madre con una mirada tan helada como el viento que soplaba en el exterior de la casa. -No pienso hacerlo-dijo por fin con un tono amable a pesar de todo. Conforme se dirigía hacia la puerta Alyson añadió: -Me alegro de poder ocuparme de tu hijo Miles, estamos llegando a ser grandes amigos, no hay nada que desee mas que convertirme también en amiga tuya. Miles se detuvo un instante en la puerta dudando. -Creo que lo deseas treinta y nueve años tarde. -Nunca es demasiado tarde hijo mío. Nunca, si tienes el corazón suficiente para perdonarme. Olivia miraba a su hijo mientras dormía, un reloj dio tres campanadas en medio de la oscuridad de la casa. De pronto boy una sombra que iba hacia ella y reconoció a Bertrice, Olivia se lanzó a los brazos abiertos de su vieja nodriza. -Tengo tanto miedo-murmuró -Lo sé hija mía.


-Nunca había visto a Emily en ese estado, salvo una vez ¿Por qué me odia tanto Bertrice? Temo que lo destruya todo, a mi, a Bryan, mi felicidad por estar aquí con Miles. -Ten confianza, todo se arreglará. -Antes siempre tenía la misma pesadilla. Llegaba a la habitación de Bryan y el ya no estaba. Y ahora esa pesadilla amenaza con hacerse realidad. -Shh-dijo Bertrice para calmarla. -No se que haría si se lo llevara. -Ella quiere a Clanricarde mi niña. Va a darle un hijo y te dejará en paz. Además no quiere que se descubra la verdad sobre ella, no quiere que se sepa que la madre de Bryan es ella y sobre todo no quiere que lo sepa Clanricarde. -Pero si llegara a pasar algo... -No va a pasar nada pequeña. Olivia cerró los ojos e intentó calmarse. -¡Dios mío!-suspiró-Espero que no te equivoques.


16 Olivia abrió la carta que le había enviado Janet Hooper y la leyó en silencio. “He tomado algunas decisiones sobre las viudas, cada una proveerá a la Compañía Minera Warwick de un centenar de velas todos los meses. Eso le costará a la compañía treinta chelines mensuales por cada minero, en contrapartida el ahorro será de más de doscientas veinticinco libras al año con respecto al precio de las velas compradas en York. Las mujeres están muy contentas de poder mejorar su renta con este trabajo”. La joven se apoyó en el respaldo de la silla quitándose las gafas, y cerró los ojos. En el transcurso de las últimas semanas la amiga de su marido se había convertido en su mejor aliada. Era divertido, las dos se dedicaban a reanimar la confianza de los mineros de Gunnerside. Bryan apareció de pronto en la puerta blandiendo una espada imaginaria. Saltaba golpeando a un enemigo igualmente invisible al que esquivaba haciendo piruetas. -¡En guardia!-advirtió al niño. Después lanzó un grito que congelaba la sangre. Olivia se tapó los oídos rompiendo a reír y se acercó para echar una ojeada por el pasillo. En ese momento, Miles apareció dando un salto delante de ella con la cabeza tapada con un casco que pertenecía a una armadura medieval que necesitaba una buena limpieza. -¡Gran Dios!-jadeó Olivia. -¡Vas a morir Caballero Negro!-le amenazó Bryan atravesando el aire con su espada invisible-Voy a matar a los dragones que rodean el castillo y me casaré con la princesa.


Miles respondió con un ruido incomprensible bajo su casco y agitó a su vez un arma invisible. Bryan simuló que espoleaba a su caballo de batalla y salió con un grito agudo al asalto de su enemigo por el pasillo. -¡Toma esto!-gritó dando una estocada al caballero de armadura. Miles se dobló en dos contorsionándose, retrocedió por el pasillo, se tambaleó, dio la vuelta sobre si mismo y se derrumbó por fin en el suelo. Bryan dedicó una alegre sonrisa a su madre. -Mirad mi reina, he matado al Caballero Negro. -Ya lo veo-dijo Olivia -Entonces ¿Cuál es mi recompensa? Olivia se acercó a la forma tumbada en el suelo. -¿Estáis seguro de que está muerto sir Bryan? El niño hizo una mueca y levantó con un dedo la visera del casco sobre la frente del caballero caído. Miles estaba rojo y sudaba. Tenía los ojos cerrados. -Podría matarle otra vez para estar seguro. -Creo que es suficiente con morir una vez al día y además vais a llegar tarde a la lección de lectura con la abuela sir Bryan. También creo que Jacques os ha preparado un pudding de uva. -¿Pudding?-exclamó el niño con la mirada brillante. Con su atención bruscamente apartada de los villanos caballeros a los que tenia que matar, Bryan se fue corriendo en dirección al salón pequeño.. Miles abrió primero un ojo y después el otro.


-¿Se ha ido? -A toda velocidad-confirmó Olivia con una sonrisa-¿Quieres que te ayude a quitarte esa cosa horrible? Miles se sentó para que Olivia le liberara del casco, ella contuvo las ganas de colocarle bien los rizos negros. -Tu muerte fue impresionante-dijo. -Gracias, es la experiencia. -¿Mueres muy a menudo? -Todos los días en las últimas tres semanas. A veces incluso dos o tres veces el mismo día. Miles se pasó una mano por el pelo y cogió el casco de las manos de Olivia con una sonrisa. -Es curioso que no me haya dado cuenta-dijo la joven pensativa. -Si no te quedaras encerrada aquí todo el tiempo, te darías cuenta de muchas cosas. No ha sido en vano, he obtenido algunos resultados. -¿Por ejemplo?-preguntó Miles levantándose. -He pedido a las mujeres del pueblo que fabriquen velas para los mineros. Eso será más barato que comprarlas en otro sitio y así el dinero se queda en Gunnerside. Se fueron por el pasillo uno al lado del otro. -Hemos recibido una carta de Bob MacMillian. La madera que habíamos encargado para la estructura no llegará hasta que mejore el tiempo. Por suerte no ha habido más accidentes. Por otra parte desde que los hombres reciben sus salarios con regularidad ya no protestan tanto.


Un silencio reflexivo acogió esas noticias. -Me he enterado de que Emily y Clanricarde se casaron la semana pasadacontinuó Olivia. -¿Cómo? ¿Y no nos invitaron a la boda? El humor de Miles no afectó demasiado a Olivia. -Que sean felices-concluyó el lacónicamente. -Padre estaba presente, por lo que me imagino que la habrá perdonado. -¿Lo dudabas? Olivia se paró delante de la puerta del saloncito, se puso las gafas y levantó la cabeza hacia su marido. Hacia mucho que no pasaba algo de tiempo con el. Mirándole mas atentamente notó que su rostro estaba relajado y que su expresión era menos severa de lo habitual. Sus ojos tenían una expresión suave y misteriosa y ella sintió renacer las esperanzas en su corazón. Había esperado, deseado, que el la amara algún día, pero solo había recibido de el decepciones y sufrimiento y había llegado a creer que tendría que renunciar a sus deseos para siempre. Rehaciéndose entró en el salón. Miles la siguió con los ojos, Bryan estaba sentado en las rodillas de Alyson sosteniendo un libro y pasando las hojas. Alyson había adelgazado terriblemente en los últimos tiempos y su brazo derecho se había paralizado hacia poco. De pie en el pasillo, con un nudo de emoción en la garganta, Miles escuchó a su madre mientras esta leía. Se la llenaron los ojos de lágrimas al pensar en lo mucho que había deseado durante su infancia poder compartir momentos como esos con ella. La voz de Alyson era cálida y suave, estaba leyendo un soneto de Shakespeare.


-Miles, pequeño mío ¿Quieres traerle a Mamie su té? Tengo la garganta seca. Bryan miró a su madre extrañado y luego saltó de las rodillas de Alyson para ir a buscar la taza. La anciana acarició su cara cuando se la entregó. -Eres un niño adorable-dijo con voz cansada-Si no estuvieras aquí para darme una razón para vivir, no sé lo que sería de mi. Ven, siéntate encima de Mamie y continuaré leyéndote estos poemas. Olivia se instaló cerca de ellos en una silla, calentándose los dedos en la taza de té caliente. El espectáculo de Alyson abrazando cariñosamente a su nieto la afectaba profundamente, su atención se vio repentinamente atraída por una sombra que se reflejaba en los cristales de las ventanas. Miles parecía conmocionado por la voz de su madre, sin embargo su cara tenía una serenidad que ella no le había visto nunca. Suavemente, Olivia dejó la taza y atravesó la habitación lo mas discretamente posible para no interrumpir la lectura o descubrir a Miles. El abrió los ojos cuando ella le acarició la mano. -Miles-susurró Olivia-Te has quedado ahí escondido todos los días para escuchar a tu madre ¿Por qué no te unes a nosotros hoy? -¿Por qué hoy? -Por ti y por ella. ¿No me confesaste la primera vez que vine a Braithwaite que tu mayor deseo había sido estar aquí con tu madre leyéndote cuentos? Su salud es tan frágil que no puedes seguir esperando. Tienes la oportunidad de pasar con ella los momentos que no habéis podido vivir juntos con anterioridad. ¿Vas a escuchar a tu corazón ahora? La joven esperó conteniendo la respiración. Al fin Miles se enderezó y entraron en el saloncito cogidos de la mano.


17 La tregua que se había establecido entre Miles y su madre se prolongó. Además, Olivia tenía la sensación de que su marido y ella se acercaban día a día. Pasaban muchas horas juntos en el despacho de trabajo discutiendo sobre la gestión de la mina, las renovaciones proseguían sin problemas y se había empezado a abrir galerías nuevas. La moral de los mineros estaba alta y Braithwaite parecía haberse contagiado de ese estado de gracia. A pesar de todo, cuando caía el sol, se instalaba una especie de malestar entre Miles y Olivia, muchas veces ella había sorprendido a Miles observándola disimuladamente, con una mirada intensa, casi desesperada. A menos que solo fuera su imaginación. Por la noche le oía pasear por su habitación hasta el amanecer, a veces el intentaba abrir la puerta que comunicaba las dos habitaciones, pero el cerrojo siempre estaba puesto. En sus momentos de insomnio, la joven volvía a pensar en lo que había sucedido entre ellos en los baños y le entraban ganas de quitar el cerrojo. Pero no podía, todavía no había encontrado la manera de resolver su problema. Tenía que ser honesta con Miles, el se lo merecía pero temía que decirle la verdad sobre el nacimiento de Bryan los separara para siempre. Las noches de Olivia se arruinaban por esta situación de pesadilla. Una mañana, después de otra noche sin dormir, ella abrió los ojos en el momento en que aparecían las primeras luces del día. Se vistió con rapidez y bajó al despacho donde un montón de cartas esperaba respuesta. También tenía que establecer los menús de la semana y además quería enviar una nota a Emily, quería reconciliarse con su hermana aunque no sabía muy bien porque razón, sus últimas tres cartas habían sido devueltas. Al descubrir a su marido apoyado contra el escritorio bebiendo café, Olivia se detuvo en la puerta. -Buenos días-dijo el gravemente.


-¡Que sorpresa! No sabía que te levantabas tan pronto. -Sin embargo lo hago todos los días, solo que no te has dado cuanta antes. ¿Quieres un paco de café? Ella bajó la cabeza y entró. El escritorio estaba libre de los papeles que habitualmente lo cubrían. -No está el libro de cuentas. -Exacto. Tímidamente levantó los ojos hasta Miles, el sol de los días anteriores había bronceado su rostro, parecía un gitano con su pelo negro cayendo libremente sobre sus hombros. -¿Sabes donde está? -Lo he escondido-dijo el sacando una llave del bolsillo-Lo he guardado momentáneamente en un lugar seguro. -¿Por qué? -Para obligarte a pasar mas tiempo con tu familia. Una arruga se dibujó en la frente de Olivia pero no quiso demostrar el placer que sentía por haber suscitado la atención de su marido. -¿Quieres decir que no me ocupo bastante de los míos? -Si, eso exactamente. -Es ridículo. -¿Hace cuanto que no vienes con Bryan, Charles y yo a escuchar las lecturas de mi madre? Casi todas las noches cenas sola aquí. Ella se mordió los labios.


-El domingo pasado. Hace cinco días. ¿Por casualidad estas intentando evitarme? -No seas estúpido. No tengo ninguna razón para hacerlo. -¿De verdad? Puedo darte alguna. Las mismas razones que hacen que nuestras conversaciones se limiten prácticamente a los negocios. Te esfuerzas por impedir que nuestra relación se haga más intima. -¡Eso es absurdo! Dame esa llave por favor. -Se nota por tus ojos que estas enfadada. Cuando Olivia quiso coger su taza de café, Miles puso su mano en la de ella, la joven dio un salto y se apartó. -¿Pero de que tienes miedo Olivia? Te he dado tiempo, he respetado las condiciones impuestas por tu padre. ¿Qué te pasa? Ella rodeó el escritorio pero Miles le bloqueó el paso. -Esta vez no te vas a escapar, no quiero que te vuelvas a encerrar aquí para agotarte con los malditos libros de cuentas. He aprendido, y no lo siento, a jugar al Caballero Negro, he perdonado a mi madre, incluso me he acostumbrado a Bertrice y al fantasma de su gato. Pero contigo todavía no he ganado la batalla. Me gustaría intentarlo. -Es muy amable por tu parte pero creo que estoy muy ocupada hoy-replicó Olivia intentando escapar. -No tienes nada que hacer. Con estas palabras la cogió por la cintura, la levantó del suelo y se la echó sobre el hombro. -¿Pero que estas haciendo?-gritó ella. -Verás querida, quisiera pasar un momento con mi esposa. Y da la casualidad


de que Jacques ha preparado una comida para llevar y John ha ensillado los caballos. Nos vamos a ir los dos de excursión. -No me apetece. -Me da completamente igual lo que te apetezca. Hace cinco meses que vivo contigo en este infierno y todavía no he pasado un momento agradable contigo. Esto va a cambiar. -Pero... -¡Cállate!-ordenó el dándole una palmada en las nalgas. Siguieron la ruta de Dodsley a paso lento, luego llevaron a sus caballos al trote por un camino lleno de hierba, los pequeños valles alrededor de ellos estaban verdes y se veían a lo lejos las agujas y las chimeneas de Braithwaite Hall. Cuando llegaron a lo alto de la colina, Miles bajó del caballo y ayudó a Olivia a bajarse antes de quitarles las bridas a los caballos para dejarles pastar. Perlagal se alejó enseguida al trote con la cabeza alta y la cola levantada, después volvió hasta su dueño quien la acarició hablándole con suavidad. Soplaba una tibia brisa haciendo que las flores se inclinaran bajo el sol. En la cesta que había preparado el cocinero Miles y Olivia descubrieron croissants, pequeños patés con costra, queso de Cheshire y vino, que compartieron después de acomodarse sobre la manta de musgo. Pero Olivia no tenía demasiada hambre, ella que había soñado tanto con un momento así, se sentía terriblemente nerviosa. -Relájate, no tengo intenciones de maltratarte aunque a veces la idea me haya pasado por la cabeza Olivia no contestó. -He sido desconsiderado, no te he dicho cuanto apreciaba tu ayuda en lo que


se refiere a Braithwaite y a la mina. Espero que tu reticencia no esté motivada porque creas que no te aprecio. -No. -En ese caso ¿Por qué eres tan desgraciada Olivia? -No soy desgraciada. Me siento verdaderamente en mi casa en Braithwaite. -¿Y yo? -¿Tu? -¿Qué soy yo para ti? Ella se concentró un instante antes de responder, tenía que ser prudente. -Creo que eres un amigo para mi. -¿Un amigo? ¿Cuál es tu definición de amigo? -Un confidente, un compañero, alguien con quien compartir los sueños. -¿Un confidente dices? Nunca me has confiado nada. Nunca. -Te equivocas. -Jamás me has dicho como te sientes lejos de tu padre y de tu hermana, nunca me has hablado de mi actitud con ellos la última vez que les vi. ¿Estas enfadada conmigo? ¿Tienes ganas de insultarme? ¿Y tus viajes? Sé pocas cosas de tu pasado. Ni siquiera conozco la historia de ese tatuaje. Olivia enrojeció confundida. -No me digas que tu amante era un tatuador asiático-dijo con una sonrisa pícara.


-En absoluto. Pero el tatuador tenía un gran poder de persuasión. Me dijo que con ese tatuaje mi encanto tendría un toque exótico irresistible. Su mirada se perdió a lo lejos. -Es mi cuerpo-continuó-¿Quién tiene derecho a condenarme mientras ni haga daño a nadie? Hay mujeres que se maquillan con khol, con polvos o con colorete. Yo preferí adornar mi cuerpo con una delicada rosa en mi pecho porque eso me hace sentir...especial. Única. Y sensual. Olivia miró a Miles. -¿Te escandalizo?-preguntó al ver su expresión de asombro. El sacudió lentamente la cabeza. -¿Y tu te sorprenderías al saber que yo también encuentro ese tatuaje muy sensual?-dijo el con una sonrisa provocativa. Olivia sintió que su corazón enloquecía. En ese momento no se hubiera sorprendido si el la hubiera tocado. Pero el se tumbó en el suelo. -¿Cuál es tu color favorito? Supongo que el marrón a juzgar por tus vestidos. -No, es el azul. -Pero no tienes un solo vestido de ese color. -¿Qué me aportaría un vestido azul? -El placer de tener un vestido que te gustara. -Puede ser-suspiró Olivia-Una vez en una pequeña tienda de Paris, vi un vestido muy bonito. Era de organdí azul pálido con un adorno de encaje color marfil, cada vez que íbamos a las pruebas de los vestidos de Emily me preguntaba que aspecto tendría yo con ese vestido. Un día me lo probé, me quedaba perfecto, por primera y última vez en mi vida me sentí verdaderamente hermosa.


-¿Por qué no lo compraste? -Emily quería cambiar su guardarropa y padre necesitaba botas nuevas. La joven alzó los hombros. Bruscamente se dio cuenta de la intimidad que se estaba estableciendo entre Miles y ella, el la escuchaba atentamente, interesado, con ternura. Su mirada era elocuente. -Además-dijo Olivia-¿Un vestido azul me daría más calor en invierno? ¿Sería más fresco en verano? ¿Sería más agradable sobre mi piel que el marrón? No lo creo. -Quizá no el color. Sin embargo la seda es mucho más suave que el algodón. -Sin duda lo dices porque encargué tus camisas en algodón y no en seda. El algodón es más barato y por lo tanto se adapta mejor a nuestros recursosreplicó ella a la defensiva. -Supongo que el mismo razonamiento se aplica a mis botas. -Hay un excelente zapatero en Middleham que puede fabricar botas por la tercera parte del precio de tu zapatero de Londres. -Continua. -Comprando lo que necesitas en las tiendas de la región y no en Londres, estoy segura de que la gente nos mira con mejores ojos. -¿Qué te hace creer que me preocupa lo que la gente de aquí piense de nosotros? Personalmente prefiero comprar mis botas en Londres, Milo Jones es mi fabricante desde que tengo doce años. -Parece que no estás dispuesto a cambiar de costumbres. Muy bien no insistiré. -¡Maldición!-dijo Miles tirando su vaso vacío al suelo-debes ser todavía más desgraciada de lo que me imaginaba. -¿Perdón?


-No consigo que te abras, pero no importa, volvamos a esa historia de los amigos. Decías que yo era casi un confidente, sin embargo me evitas en cuanto puedes. -Estamos juntos ahora. -Pero estás preparada para huir como un conejo si hago el menor gesto equivocado hacia ti, aunque no hay nadie como tu para considerar como fuera de lugar los avances de un marido hacia su esposa. Explícame como puedes aceptar casarte con un hombre y negarle tus favores. Acorralada. Olivia intentó desviar la conversación. -Creo que Charles Fowles se interesa mucho por tu madre. Ha empezado a escribirle poesías. -Respóndeme. Olivia suspiró. -Es muy simple. Nuestro matrimonio debía ser solo de conveniencia. Es lo que yo creía por lo menos. -¿Sino no te hubieras casado conmigo? -Es inútil volver a pensar en eso. Lo hecho, hecho está. -Pero por Dios ¿de que tienes miedo? Olivia dejó el croissant que apenas había tocado y se limpió las migas de la falda. Si, tenía miedo porque acababa de comprender que Miles Kemball Warwick la deseaba en ese momento con el mismo ardor que un cierto día en los baños. Todo su cuerpo estaba tenso y en su mirada ardía una extraña pasión. Olivia se levantó y dio algunos pasos ofreciendo su rostro a las caricias de la


tibia brisa. Miles se había situado detrás de ella y la intensidad de su mirada hacia estremecer a la joven. Si ponía una mano sobre ella, Olivia sabía que se abandonaría en sus brazos y le confesaría todas sus mentiras. Estaba dominada por las mismas sensaciones que casi la habían dejado a su merced aquella famosa noche. -Mírame-dijo el suavemente. Lentamente ella se volvió hacia el. El estaba en medio de los helechos, el viento hinchaba las mangas de su camisa y hacia caer unos mechones negros sobre su frente.. -Tengo ganas de hacerte el amor. Ella cerró los ojos, vencida por la emoción que encerraban las palabras que el acababa de pronunciar. -No-respondió ella en un murmullo. -Soy tu marido y quiero saber porque no-gruñó Miles cuyo rostro se había ensombrecido. -Eso no forma parte de nuestro contrato de matrimonio. -No seas estúpida. Ya me he cansado de este juego Olivia. Vivimos como dos extraños corroídos por la desesperación pero en este momento ya no somos realmente extraños. Se acercó a ella haciendo crujir las piedras a su paso. Olivia retrocedió. -La noche de nuestra boda-continuó Miles a punto de perder la paciencia-me preguntaste si me interesabas algo. Otro hombre te habría mentido, te hubiera llenado de mentiras con la única idea de aprovecharse de ti. Yo no lo hice. Si me preguntas ahora si significas algo para mi te diré feliz que si. Me he encariñado contigo Olivia, profundamente. Me he encariñado con la vieja Bertrice y todavía mas con tu hijo. Un día me dijiste que yo me merecía ser


rescatado de mi pasado, te tomé por tonta, me burlé de ti, pero finalmente, Olivia, me siento a salvo. De verdad me gusta la vida que llevo, disfruto de antemano de los momentos que voy a pasar con tu hijo y contigo. Por primera vez desde hace una eternidad tengo esperanzas-dejó escapar una carcajada amarga-Pero yo te desnudo mi alma y tu sigues ahí, inmóvil como una estatua. Por amor de Dios dime algo. Dime al menos que tenemos un futuro. Hablaba con tanta franqueza y honestidad que Olivia tuvo ganas de taparse los oídos ¿No la odiaba? Pero en esas condiciones ¿Cómo podría ella soportar su horrible secreto? Cogió impulso para huir pero Miles la cogió firmemente del brazo y la obligó a mirarle. -Quiero la verdad-gruñó-¿Estas enamorada del padre de Bryan? -¿Por qué quieres volver sobre mi pasado?-dijo Olivia debatiéndose. -Porque es ese pasado lo que te hace actuar así en el presente. Porque de alguna ,manera te impide amar a tu marido. Ella le contempló abatida, incapaz de replicar. -¿No tienes el menor sentimiento Olivia? ¿Destrozó ese hombre a la mujer que le llenó de amor llegando incluso a sacrificar su vida para conservar al niño que le dio? ¿Ya no eres capaz de amar? La joven permaneció en silencio. La expresión de Miles pasó de la decepción a la ira y empezó a sacudir a Olivia hasta que ella gritó. -¡Para! ¡Por favor para! -¿Me estas suplicando? La primera vez que vi a Olivia Devonshire, no me hubiera suplicado por nada del mundo. Mas bien me habría saltado a la cara con las uñas fuera. Hubiera preferido encontrarme casado con esa desvergonzada que bailaba con los gitanos en lugar de con la estatua de hielo en la que te has convertido.


-No entiendes nada. ¡Dios mío! No hay ninguna esperanza. Miles la soltó por fin y Olivia cayó de rodillas, invadida por la pena ¿Qué debía hacer ahora? ¿Cuál era la situación? No podía continuar viviendo en este abismo infernal hasta el fin de sus días. Al levantar la cabeza vio a Miles a unos metros de distancia, tuvo ganas de correr hacia el para confesárselo todo pero presentía que la verdad destruiría todo lo que había entre ellos. 18 Bryan surgió en el vestíbulo y saltó sobre Miles colgándose de sus piernas. -¡Te tengo Caballero Negro!-gritó el niño encantado por el éxito de su ataque por sorpresa. Jacques llegó de la cocina envuelto en un olor a pan y bollos que hacia la boca agua. -Señora, señor, llegan a tiempo para comer. -No tengo hambre-gruñó Miles mientras apartaba secamente a Bryan. -Lo siento Jacques, puede que mas tarde-dijo Olivia. Cogió a Bryan de la mano y se lo llevó al saloncito sin decir nada mas. Al llegar se quedó petrificada en la puerta y su mano apretó la de su hijo. Alyson estaba sentada en su sillón con las piernas envueltas en una manta, el sol de la mañana se reflejaba en los cristales y un rayo acariciaba su cara. Tenía los ojos cerrados y sus manos estaban apaciblemente extendidas sobre sus muslos y el libro que leía estaba en el suelo. Olivia miró a su marido. -¿Esta durmiendo la abuela?-susurró Bryan. Olivia cerró los ojos para contener las lágrimas.


-Vete a buscar a Bertrice y a Charles. -Pero... -De prisa Bryan por favor. El niño se fue enseguida, el ruido de su carrera se perdió en el silencio de la casa. Olivia se acercó discretamente a Miles quien se había puesto al lado de su madre. -Se ha ido en paz-dijo el. Con una ligera duda, Olivia le puso una mano en el hombro y notó como el se tensaba. -Lo siento mucho de verdad-murmuró ella. -Ahora que nos estábamos acercando uno al otro me abandona una vez mas. -Se ha liberado de su sufrimiento. -Quizá ¿Pero que pasa con el mío? Nadie se ha preocupado jamás. Recogió el libro caído en el suelo y lo ojeó con dificultad hasta encontrar el poema que Alyson tenía señalado. -¿Qué debo hacer ahora?-murmuró con voz temblorosa. Sin pensar en nada mas, Olivia tomó la decisión de ir a ver al conde de Warwick para pedirle, suplicarle si era necesario, permiso para que Alyson fuera enterrada en el panteón de los Warwick. Su única preocupación era mitigar el dolor de su marido. Su petición podía parecer atrevida a un hombre que había expresado claramente su desaprobación respecto de Alyson, pero ese pensamiento ni siquiera se le pasó por la cabeza a ella. De todas formas, Damien accedió sin oponer demasiada resistencia, algo que le pasaba a menudo últimamente. El alivio experimentado por Olivia después de la entrevista desapareció al llegar a Braithwaite, apenas hubo franqueado la puerta se topó con Sally que


estaba barriendo los cristales que había en el vestíbulo. -Estaba completamente enloquecido-le contó Sally-Ya había visto a Warwick con un humor del demonio pero nunca como hoy. Borracho como un cerdo, rompiendo los jarrones y dando patadas a los muebles. Era absolutamente aterrador. Esta noticia entristeció a Olivia, contempló el desorden que la rodeaba. Armand estaba allí, impasible, dando ordenes a los criados que lo estaban limpiando todo. Evidentemente su marido estaba terriblemente triste. ¿Cómo podía ella haberse ausentado aunque solo fuera unas horas mientras el no conseguía superar la pena por la muerte de su madre? -¿Dónde están Bryan y Bertrice?-preguntó Olivia. -Se han encerrado en su habitación y no han vuelto a salir-le informó SallyNo se lo reprocho, Warwick daba miedo. -¿Dónde está mi marido en este momento? -Se fue al establo hace unos diez minutos. Olivia fue corriendo al establo y cayó sobre Charles que estaba ensillando a Perlagal. -Espere-le gritó-¿Ha visto a mi marido? -Por allí-respondió Charles indicando el prado-Voy a intentar alcanzarle, no hay que dejarle solo en el estado en que se encuentra. Olivia le arrancó las riendas de las manos. -No le había visto así desde la muerte de su padre-dijo el anciano reteniéndola por el brazo-Y entonces no tenia tanto dolor. Quizá debería acompañarla señora. Puede ser violento con el condenado carácter que tiene. -Soy su mujer, no me hará ningún daño. ¿Me ayuda a montar, Charles, o tengo que ir a buscar un escabel?


A desgana, el anciano criado ayudó a Olivia a montar en la yegua. El animal piafó nervioso y luego se encabritó antes de lanzarse hacia el prado. Olivia fue en dirección a Margrave Bluff a todo galope. Tomó esa dirección por instinto, el viento le azotaba la cara y rugía en sus oídos. Al acercarse a su destino vio a Alhabac que pastaba tranquilamente. La joven bajó del caballo y sin entretenerse en atar a la yegua, subió por el acantilado. Miles estaba al borde del precipicio mirando el sol que ya se ocultaba. -Miles-empezó Olivia con voz suave pero firme-creo que estás demasiado cerca del borde, aléjate un poco por favor. -¿Cómo me has encontrado?-preguntó el con voz pastosa. Olivia se acercó y le tendió la mano. -Hay lugares menos peligrosos para calmar el dolor y la pena. -¿Mi dolor? ¿Por qué razón debería sufrir? ¿Por qué mi madre ha muerto? Centenares de veces en el transcurso de mi vida he deseado su muerte, cuando su salud se deterioró la interné en Amersham, quería que muriera en el olvido y la desesperación que yo había soportado por su culpa. -Pero la querías, de lo contrario nunca hubieras tenido sentimientos tan violentos hacia ella. El frunció el ceño. -A fin de cuentas-añadió Olivia-la perdonaste. Miles permaneció en silencio algunos minutos. Parecía un niño perdido en su desesperación. Olivia ardía de ganas de abrazarle apretándole contra su pecho, acariciando su rostro descompuesto. Sin embargo ese gesto haría peligrar el secreto que ella protegía desde hacia tanto tiempo. -No tenía que morir todavía-murmuró Miles con tristeza-Empezábamos a


conocernos después de tantos años desperdiciados. ¡Dios mío la odie tanto! Me gustaría dar marcha atrás y volver a empezar pero es demasiado tarde. -Pero has borrado ese odio gracias al cariño y la atención que le has dado estos últimos meses. Ella lo entendió. Fue tu perdón lo que llevó la paz a su alma. El sacudió vigorosamente la cabeza y ese simple gesto bastó para desequilibrarle. Por un momento se tambaleó peligrosamente en el precipicio pero Olivia le cogió por un brazo y tiró con todas sus fuerzas hacia ella. -Déjame-dijo el con una voz espesa por el alcohol. -Desde luego que no. Al menos mientras estés al borde del acantilado. Miles se volvió bruscamente hacia ella con los ojos inyectados en sangre. Olivia espantada, retrocedió tropezando. -¿No lo entiendes?-gritó el-No tengo a nadie, ni familia, ni un amigo para consolarme. ¡Estoy solo y tengo miedo! -¿Solo? Soy tu esposa. No estás verdaderamente solo. -¿Mi esposa? ¿Quieres saber lo que significa eso para mi en este momento? Una firma en un papel sin ningún valor. Una forma vaga detrás de un escritorio, ocupada en cifras y porcentajes y que debe soñar con deudas y créditos todas las noches. Una mártir que ha sacrificado su vida por un padre y una hermana que la desprecian. ¿Una esposa? ¡Tu nunca me has concedido una hora de tu tiempo! Cogió a Olivia por la cintura y deslizó la otra mano en su nuca. Ese gesto fue suficiente para deshacer el peinado de ella y su magnifica cabellera cayó como una cascada en su espalda. Miles la atrajo hacia el pero ella desvió la cara molesta por el olor a alcohol de su aliento.


-Ella me rechaza-dijo el. Era tan desdichado que ella encontró el valor para abrirle su corazón. -Jamás he soñado con otro hombre que no fueras tu-confesó acariciándole el rostro. El soltó una carcajada amarga y sus dedos de hundieron salvajemente en los rizos caoba de ella. --Mientes. -Solo contigo, solo tu, lo juro ¿Estas ciego hasta el punto de no haberte dado cuenta? Todo lo que he hecho desde nuestro matrimonio ha sido por ti, para ayudarte, para darte fuerza, para apoyarte. Amo a Miles Warwick. Mi corazón solo te pertenece a ti desde siempre. -Te estás burlando de mi-gruñó el apartándola con furia. Olivia sacudió la cabeza. -Dices que solo me has amado a mi pero está Bryan. Te niegas a hablar de ese amante o de tu dolor cuando el te abandonó ¿Qué vida podemos compartir, que amor será el nuestro si guardas ese secreto? ¿Por qué no puedes entender Olivia que tu pasado ya no es importante para mi? La única cosa que me importa es tu sinceridad. Tienes que decirme la verdad, sin eso no tendremos ningún futuro. Hablaba con tal pasión que Olivia creyó que se le saldría el corazón del pecho. Se acercó a el y con mano temblorosa le acarició la mejilla. -El amor y la ternura son mas importantes que los lazos de parentesco. Soy la madre de Bryan porque elegí serlo, y tu también te has convertido en su padre. Su padre natural es un hombre que puede dar muestras de una inmensa ternura, de un amor desmesurado y de una gran violencia. Ese hombre me es tan querido como mi hijo-dijo ella poniéndose de puntillas para rozar su boca-Se lo que siente porque nos parecemos. Ella apretó sus labios contra los de el tímidamente al principio y apasionada


después. Su respiración caliente y rápida le invadió y el se estremeció con las caricias de ella. En sus ojos color avellana ella leyó una mezcla de aprensión, incredulidad y deseo. -Nadie se ha adueñado de mi corazón antes de ti y jamás habrá otra persona, es a ti a quien amo. -¡Dios mío!-gruñó Miles enloquecido. Ella le besó con todo el ardor de una pasión contenida durante mucho tiempo, aferrándose a la lujuriosa cabellera negra como había soñado tantas veces hacerlo cuando lloraba por la noche sola en su cama. El cielo, las nubes y el campo desaparecieron en un torbellino de colores y el mundo pareció tambalearse alrededor de ella. Fue ella quien le arrastró hasta el suelo y el cielo desapareció cuando los dos rodaron por el musgo abrazados. El la desnudó con impaciencia. Todos los temores de Olivia habían desaparecido abandonando su mente al deseo ¿Por qué había esperado tanto tiempo? Todo era muy sencillo en ese momento, tan natural que lo único que podía hacer era dejarse llevar por las caricias de Miles arqueando du cuerpo desnudo bajo las manos ardientes de su marido. -Hazme el amor-gritó ella. Olivia no podía soportar mas tiempo la dulce tortura de ese preludio. Su cuerpo deseaba a Miles a pesar de la inquietud que empezaba a invadirla. -Ven-le suplicó mirándole a los ojos. Ella percibió una cierta curiosidad en su mirada y una sonrisa extraña iluminó su dolorido rostro. Con suavidad sus manos se aventuraron en la intimidad de Olivia. Enseguida, la humedad de su feminidad, suave y caliente, brotó en su jardín secreto. Nada hubiera podido detenerles ene se momento, el deseo que sentían el uno por el otro era demasiado violento. Ella apenas notó el desgarro de su cuerpo cuando Miles la penetró. Un grito de victoria se escapó de su garganta. Había sido una espera muy larga.


Miles penetró más profundamente en ella, el cielo azul formaba una corona alrededor de su cabeza y su pelo se movía al ritmo de su cuerpo ondulando entre los muslos de Olivia. ¡Que hermoso era! Ella amaba las pequeñas arrugas de su cara, adoraba sentirle dentro de si, adoraba tocar su suave piel, sus rizos negros despeinados y los músculos de sus caderas que se endurecían con cada movimiento. Olivia jadeó, gimió, intentó recuperar el aliento perdida en un universo extraño. Ella correspondió a los besos de Miles con fervor, acogiendo de buena gana su lengua en su boca. En cada una de las sacudidas casi brutales con las cuales el la poseía la joven se hundía en un placer desconocido al cual se abandonaba por completo. Aun más: se arqueaba para ir al encuentro de Miles y le colmaba a su vez con su amor ardiente que ya no podía contener por mas tiempo. Sucumbió temblorosa, en cuerpo y alma a un éxtasis sin límites, de sus labios escaparon pequeños gemidos de placer y en ellos se dibujó una sonrisa de paz. Cuando el placer llegó al máximo, se quedó jadeante y rota. Y libre al fin.


19 Los rayos del pálido sol de la mañana jugaban sobre el rostro de Miles, poco a poco salió de su sueño, parpadeó y fue asaltado por un terrible dolor de cabeza. ¿Había bebido toda la noche? Se incorporó en la cama y miró las sábanas revueltas que estaban a su lado. Un tenue olor a violetas le llegó a la nariz. Salió de la cama y se quedó inmóvil un momento, la cabeza le daba vueltas, en el suelo había ropas de mujer desperdigadas, recogió con la punta de los dedos una media de mujer y sonrió. -¡Bryan baja inmediatamente de ese muro!-ordenó la voz de Olivia. Miles se acercó a la ventana y vio a Olivia en el jardín intentando atrapar a su hijo por la cintura, durante unos minutos dieron vueltas bajo el sol de la mañana riendo a carcajadas. Se vistió lo más rápido que pudo con dificultad y con la cabeza aturdida por la resaca, después bajó las escaleras y atravesó el vestíbulo sorprendido por las miradas de reojo que le lanzaban los criados. Al ver a Sally que le observaba desde detrás de una puerta, se detuvo y frunció el ceño. -¡Ven aquí! -Solo si me jura que no me va a gritar otra vez. -¿Por qué te iba a gritar?-preguntó Miles extrañado por la reacción de la criada. Sally salió de su escondite de mala gana y se detuvo a una distancia que a ella le parecía prudencial. -Quiero un café muy cargado, lo tomaré en la salita.


Sally pareció preocupada. -Señor...Ahí pusieron a su madre para el velatorio. -¡Ah Dios mío! En ese caso olvídalo. Miles atravesó el despacho y salió por una pequeña puerta que daba al jardín. Olivia estaba recogiendo las herramientas del jardín mientras Bryan hacia una montaña con piedras que había encontrado explorando los alrededores. Deslizándose detrás de su mujer, Miles le pasó un brazo por la cintura, Olivia, sorprendida, dio un salto y soltó los guantes que tenía en la mano. -Buenos días-murmuró el en su oído. -¿Quién es?-preguntó ella con voz deliberadamente seria. -Tu marido, maldición. -¡Ah bueno! Pensaba que era el mozo de cuadra de la propiedad vecina. Tenemos una cita todas las mañanas a las diez. Miles rió alegremente, ella no se había sujetado el pelo esa mañana, apartó algunos mechones que tapaban la curva de su cuello. -Nunca había notado que te perfumabas con olor a violetas aquí, detrás de la oreja. -Hay muchas cosas de mi que no has notado. Hizo que ella se diera la vuelta y le sorprendió su cambio, su piel estaba como iluminada, sus ojos brillaban como piedras preciosas, el sol llenaba de luz su largo cabello haciéndolo parecer cobre pulido. Quiso tocar esa cascada de fuego pero Olivia se lo impidió dirigiéndole una sonrisa un poco provocativa. -¿Cómo te encuentras?-le preguntó ella con un tono exageradamente formal mientras se agachaba para recoger los guantes.


-Con la mente confusa y el cuerpo destrozado. -No me extraña. -¿Qué pasó ayer? Todo el mundo me mira como si fuera un horrible monstruo. -Bien, esa expresión resume admirablemente bien tu actitud ¿No recuerdas nada? -Tengo unos vagos recuerdos-respondió el dirigiendo sus pasos hacia la casa. -¿Cuáles? La hizo detenerse y la obligó a mirarle, ella abrió los ojos y la boca para decir algo pero la hizo callar con un beso. Miles la besó primero con delicadeza y luego con pasión. La tibieza de sus labios contra los de ella y el frenesí de su lengua la dejaron jadeante. -Me acuerdo de lo más importante-murmuró el contra su boca. -Dime de que exactamente-dijo ella con suavidad. -Es todo muy confuso, pero acabaré por recordarlo todo. Sin embargo ahora solo quiero tener nuevos recuerdos. Olivia se retorció para liberarse con renuencia. -Tu madre... -Voy a arreglarlo todo en Middleham. -Ya me he ocupado yo. He hablado con tu hermano. Damien esta de acuerdo en que Alyson sea enterrada en el panteón familiar con tu padre. El pastor tiene que llegar dentro de dos horas-añadió cogiéndole de la mano. Para su eterno descanso, Alyson Kemball fue puesta en la cripta cerca de


Joseph Warwick. Damien y su mujer asistieron a la ceremonia por Miles y no por la mujer que hacia tiempo había estado a punto de destruir a la familia Warwick. Bryan también estaba allí sosteniendo la mano de Miles. Cuando la ceremonia terminó, Miles miró a su hermano, se miraron un momento y después Damien y su mujer se alejaron. Miles les siguió con la mirada. -Jamás hubiera pensado que vendría-dijo-Probablemente ha hecho un esfuerzo que no soy capaz de imaginar. -¿No resulta extraño que la muerte nos acerque? -¿Hablas de mi hermano y de mi o de nosotros dos? -Puede que de todos. Ella le sonrió con cariño y tomó el camino que llevaba a casa. Bryan se quedó con Miles con su pequeña mano unida a la de el. Miles se despertó sobresaltado y bañado en sudor, la luna iluminaba la habitación oscura con una luz pálida, el otro lado de la cama estaba vacío. Un movimiento cerca de la ventana atrajo su atención y la delgada silueta de Olivia se recortó en la noche. -Miles-susurró la joven-¿Duermes? El parpadeó y se frotó los ojos. Realmente era Olivia la que estaba al lado de la cama con su pelo cayendo sobre los hombros y su pecho tan blanco como el alabastro. La joven se deslizó en la cama y dejó caer su mano sobre el torso de Miles, el se estremeció cuando la metió debajo de las sábanas. -Calla-murmuró ella-no sabes cuanto tiempo llevo esperando esto. Lamiéndole el lóbulo de la oreja, Olivia puso una rodilla sobre su pierna,


Miles no se movió, era incapaz de hablar pero su cuerpo respondió por el. Pronto su entumecimiento dejó lugar a una sensación mas agradable, mas voluptuosa. Quiso volverse hacia su mujer pero ella se lo impidió sacudiendo la cabeza, después se sentó a horcajadas encima de el y con un lento vaivén le mojó con la humedad tibia de su sexo. Miles gimió de placer y la cogió bruscamente por las muñecas. Ella se rió con una risa ligera y provocativa. -Me toca a mi-susurró ella. Levantándose ligeramente, volvió a caer sobre el con un gemido. Miles la sujetó por la cintura mientras ella se entregaba a el con la cabeza echada hacia atrás. Su sedosa cabellera le acariciaba los muslos, de pronto deseó darle la vuelta y tomarla pero un pequeño grito le detuvo. -¿Te duele algo?-preguntó preocupado. -Son los arañazos de las piernas-barbotó Olivia sin aliento con sus pechos bailando al ritmo de sus jadeos. Cogió las manos de Miles y las paseó a lo largo de sus muslos como un bálsamo para calmar su piel dañada. -Ayer, el brezo. -Lo siento. -Yo no. Lentamente ella volvió a tomar posesión de su amante, su rostro se iluminaba con una felicidad que nunca había experimentado. -Dios mío ¿tan brusco fui contigo? -¿No lo recuerdas? Ella se balanceó ligeramente, Miles cerró los ojos, todavía tenía miedo de


estar soñando. Pero ningún sueño podía ser tan dulce como ese momento. Gimió cuando Olivia empezó a moverse con frenesí. Olivia recibió una carta de su padre al día siguiente a media mañana, a medida que la leía le parecía que el suelo se hundía bajo sus pies. Emily había vuelto a Devonsvick, había perdido a su hijo y Clanricarde la había devuelto a casa de su padre. Olivia salió a buscar a Miles y Bryan a quienes encontró en el picadero, se detuvo para mirarles, su marido hacía trotar a Albahac y sobre el montaba Bryan a pelo. ¡Que hermosos eran los dos! El sol ponía reflejos castaños en el pelo negro de ambos. Bryan parecía muy excitado por la cabalgada, se sostenía correctamente con los talones abajo y las piernas relajadas, el cuerpo suelto acompañando el movimiento del caballo. Miles no tardaría en llevárselo con el de caza. Al ver a su madre, Bryan le hizo una seña con la mano -¡Hola! ¡Mira lo que me ha enseñado papá! ¿Papá? Olivia vigiló la reacción de Miles pero este empezó a reír alegremente, saludó a su mujer con la mano y volvió a ocuparse de Bryan. -¡Levanta la cabeza! Un verdadero caballero no debe dejarse distraer por la presencia de hermosas damas. Papá...Con un súbito malestar, Olivia se dejó caer en un banco de piedra, de inmediato Miles fue a su lado. Cuando ella se recobró, el estaba arrodillado cerca de ella con una gran inquietud brillando en el fondo de sus ojos color avellana. -Pareces haber visto un fantasma. Olivia miró por encima del hombro de Miles, Bryan continuaba trotando. -¿No le teme a nada?-preguntó ella-Es muy pequeño ¿Y si se cayera?


-Tarde o temprano le pasará, seguro, pero no puede convertirse en un buen jinete sin haberse caído al suelo e incluso haberse roto varios huesos-dijo Miles sentándose en el banco-Pareces molesta ¿Es porque está montando en Alhabac? -No es por eso-le confió ella mas secamente de lo que pretendía. Se volvió hacia Miles que estaba mirando al suelo con la cabeza entre las manos y los codos en las rodillas. -Quizá sea que no te gusta que me llame papá-dijo Miles con calma. -Creí que era a ti a quien no le gustaba. -Parece que para el es importante, eso es todo. No, no es todo-gruñó-No se porque razón se ha convertido en algo importante para mi que me llame papá. A veces le miro y... El miró al niño que llevaba el caballo al paso. -¿Y que? -Me imagino que es hijo mío. No creo que le quisiera mas si fuera de mi carne y de mi sangre. Prométeme que nunca me lo quitarás. Olivia no respondió de inmediato, estaba demasiado sorprendida por lo que el acababa de decir. En ese momento Gustave llegó arrastrando los pies con sus inmensos zapatos. Traía una carta para Miles que le entregó con solemnidad. Olivia no pudo impedir una sonrisa ante la torpeza del hombre. Miles abrió el sobre y leyó rápidamente el mensaje. -¡Por Dios!-exclamó con voz ahogada-¡Es increíble! -¿Qué pasa?-preguntó Olivia llena de pánico. Una sonrisa iluminó el rostro de Miles y sus ojos brillaron de alegría. Cogió a Olivia en sus brazos y la hizo dar vueltas con el.


Sorprendido, Bryan detuvo a Alhabac y se dejó caer al suelo . Con toda la velocidad que le permitían sus pequeñas piernas corrió para unirse la inesperada fiesta. Miles levantó al niño y los tres dieron vueltas y vueltas. Miles se reía con toda su alma y Olivia terminó por reír también. -¿Quieres decirme eso tan maravilloso para que pueda saber porque me estoy riendo como una loca? -Papá dínoslo rápido-dijo Bryan abrazándole con fervor. -¡Somos ricos!-gritó Miles. -¿Qué? -¡Ricos! Mi dulce Olivia voy a comprarte centenares de vestidos azules y miles de frascos de perfume, el más caro que se pueda encontrar en Paris. ¡No más agua de violetas! Y podremos enviar a Bryan a la mejor universidad. Mis queridos amores ¡Yo tenía razón! Un beso apasionado hizo que la cabeza de ella diera vueltas. -¡Yo tenía razón!-repetía Miles. -¿Pero en que? -La mina. Han descubierto un nuevo filón, el más importante desde hace un siglo. 20 Mientras llegaban Miles y Olivia pensaban que encontrarían a Gunnerside de fiesta pero lo que descubrieron les consternó. El pueblo parecía paralizado y, delante de la iglesia, estaban alineados en el suelo una docena de cuerpos. Miles fue como una tromba a la entrada de la mina donde trabajaban unos hombres aturdidos que llevaban quemadoras o


vendas llenas de sangre. -Un momento antes-explicó Jake Delaney-nos estábamos felicitando por haber conseguido un maravilloso descubrimiento y queríamos celebrarlo esta noche en la posada White Horse y justo después...fue como si el cielo nos cayera sobre la cabeza. Los que estaban detrás corrieron hacia la salida, los demás no tuvieron tanta suerte. -¿Una explosión de grisú? Jake se levantó de su silla y se reunió con Miles en la puerta. -Patrón, durante cuatro meses hemos bajado todos los días a esa galería. Incluso esta mañana. No había ningún riesgo ya que los pájaros estaban cantando. Los pájaros estaban cantando, eso quería decir que no había peligro. Miles frunció el ceño. -¿Dónde está MacMillian? -Se ha ido señor. -¿Por qué no está en su lugar?-gruñó Miles mirando a Delaney. -Dijo que tenía algo que hacer en Newbiggin. Quería contratar mas hombres para la nueva galería. -Nunca le di permiso para contratar personal. -Le digo lo que el me dijo señor. -¿Todos los hombres están aquí? -Faltan cinco. -¿Por qué no los han sacado todavía?


-Los hombres tienen miedo de cavar mas abajo. De todos modos no hay muchas esperanzas de que haya alguien vivo y si rompen una burbuja de gas... -Delaney, sabe usted tan bien como yo que esta explosión no se debe al metano. Usted mismo lo ha dicho, los pájaros cantaban dijo usted. -Tienen miedo, es así de simple. Entre esos hombres muchos han perdido a su padre o a un hermano, todos nos apoyamos por amistad-bajó la cabeza con tristeza-Herbert Wallace es uno de los desparecidos-añadió. -¿Y si aún están vivos? Jake sacudió la cabeza. -Los hombres se niegan a entrar señor. Desde hace algún tiempo cuentan que esos condenados pozos están malditos por los duendes. -Es ridículo, ya no son niños ¡Maldición! .La mayoría dice que no quiere oír hablar de la Compañía Minera Warwick. Que no tienen nada que hacer en ese nuevo filón porque eso no va a resucitar a los que han muerto. -¡Váyase al diablo!-gruñó Miles. Cogió un cubo de hierro y un bastón que estaban en el suelo y luego golpeó el cubo con todas sus fuerzas para llamar la atención. Los mineros se acercaron a su patrón. -Necesito voluntarios para bajar a la mina!-gritó-Hay que sacar a cinco hombres. -Yo no vuelvo-exclamó un hombre entre la gente. -Yo tampoco-dijo otro.


-¿No ha habido bastantes muertes en sus asquerosos agujeros? ¿Cuántas viudas quiere dejar antes de tomar las medidas de seguridad necesarias? Miles tiró el cubo al suelo con violencia. -La galería acababa de ser abierta. Se habían tomado todas las medidas de seguridad. -Hay una maldición en esa mina. Con un juramento, Miles se dio la vuelta y comenzó a abrirse camino a través de los restos de madera y de piedra que obstruían la entrada de la mina. -¡Miles!-gritó Olivia colgándose de el-No vas a entrar ahí. -Alguien tiene que ir. -No puedes ir tu solo. -A lo mejor hay supervivientes. -Bien, te acompañaré. El la miró con asombro, ella tenía el rostro manchado de polvo y de sudor y su vestido tenía manchas de sangre. -¿Qué estas diciendo? Te lo prohíbo terminantemente. Jake Delaney salió del almacén con un pico en la mano. -Voy con usted. Nuestros padres, hermanos y amigos podrían estar enterrados ahí abajo-añadió dirigiéndose a los otros mineros que le miraban nerviosos. Un hombre grande con la frente vendada se separó del grupo. -Has cambiado el discurso Jake Delaney. No hace mucho tiempo eras partidario de cerrar esas tumbas.


Delaney se puso al lado de Miles y Olivia. -Hace una horas todos os dabais palmaditas en la espalda alegremente y brindabais a la salud de Warwick. Lamentabais los problemas que le habíamos causado los últimos meses y admirabais su tenacidad por querer abrir nuevas galerías. Reconozco-prosiguió bajando ligeramente la voz-que yo era uno de los que protestaban mas violentamente. Pero la realidad es esta: hemos descubierto un filón que puede darnos trabajo a nosotros y a nuestros hijos hasta el fin de nuestros días. Pensad lo que eso representa para Gunnerside. Janet Hooper dio un paso adelante y miró a los hombres uno por uno. -Mi marido y mi hijo murieron en esos pozos. Conocían los riesgos. Vosotros los conocíais. ¡Bill Foster!-llamó señalando con un dedo al hombre que acababa de enfrentarse a Delaney-tu primo murió cuando trabajaba para la Compañía de Plomo de Londres. Riley Davis, tu suegro y tu hermano murieron en la mina de Boltsburn en Rookhope a causa del derrumbamiento de un andamio. -¿Y que demuestra eso?-replicó Davis molesto. -Que todas las minas son peligrosas. Voy con ustedes-dijo Janet a Miles y a Olivia. Una mujer que estaba sentada al lado de su marido se levantó lentamente. -Si mi Quinton estuviera atrapado yo estaría con seguridad loca de angustia por no saber si estaba vivo o muerto. Poco a poco los mineros que todavía podían valerse pro si mismos se dirigieron a la entrada de la mina. Olivia levantó los ojos hacia su marido con el miedo retorciéndole las tripas. -Por favor no vayas, es demasiado peligroso. Miles le dedicó una sonrisa tensa y le acarició la mejilla.


-Cariño, si sigues mirándome así voy a acabar creyendo que me amas realmente. Se inclinó para depositar un beso en su frente y sus labios y después desapareció en el interior de la mina. Pasaron varias horas en un ambiente tenso. Olivia escondía su creciente preocupación ocupándose de los heridos y de las familias en las que había muerto alguien, no podía evitar controlar la entrada de la mina con los ojos esperando ver surgir a su marido de ese agujero infernal. Pero el tiempo pasaba y nadie subía del pozo. Empezaron a circular rumores sobre las causas de la explosión. Hasta que volvió Bob MacMillian. En ese momento una horrible sospecha se le ocurrió a Olivia. MacMillian no había venido solo de Newbiggin, Josiah Lubinsky le acompañaba, sin perder tiempo en inútiles preliminares, este último se dirigió a los habitantes de Gunnerside. -Os prometo que esta clase de accidentes no se producirán si trabajáis para mi-declaró a la muchedumbre-Tengo el placer de comunicaros que nosotros no hemos tenido el menor accidente en las minas que explotamos porque utilizamos las técnicas mas modernas. Olivia observó un momento a los mineros que bebían las palabras de Lubinsky sin darse cuenta aparentemente de que solo eran propaganda y entonces tomó una decisión. El equipo de socorro llevaba bajo tierra aproximadamente seis horas y todavía no había dado señales de vida. Algunos decían que el grisú le debía haber matado, otros que la mina continuaba derrumbándose, la llegada de Lubinsky había provocado una increíble confusión en Gunnerside. Jadeando a causa de la falta de oxigeno, Olivia se detuvo para recuperar el aliento, estaba empapada y le dolían los pies de tanto tropezar con las piedras, las gotas de cera de la vela que llevaba le quemaban los dedos. Como ignoraba la ubicación exacta de la nueva galería, se había conformado con seguir los


raíles de las vagonetas. A lo mejor había tomado una dirección equivocada. Podía ser que hubiera galerías antiguas ya abandonadas que no hubieran sido cerradas. A lo mejor ya era demasiado tarde. No, eso era imposible , se resistía a creer que su marido hubiera podido morir, se tragó las lágrimas que le subían a los ojos e intentó dominar el pánico que poco a poco se apoderaba de ella. No era el momento de perder la cabeza. Se oyó un ligero ruido en las negras profundidades. Olivia contuvo la respiración con todos los sentidos alerta. De nuevo oyó el mismo ruido. Manteniendo la vela delante de ella, empezó a correr por los raíles con el oído atento, el ruido estaba cada vez mas cerca. -¡Dios mío!-murmuró acelerando el paso. Oyó voces de hombre y el ruido de los picos contra las piedras, por fin, a lo lejos, apareció una luz dibujando sombras fantasmagóricas sobre las paredes. -Miles ¿Dónde estas?-gritó a punto de desfallecer. El surgió delante de ella, cubierto de polvo de carbón y empapado en sudor. Miraba incrédulo a su mujer que avanzaba tambaleándose. Olivia rompió a reír aliviada y se apretó contra el dejando caer la vela. -Decían que estabais todos muertos-dijo ella mientras el la abrazaba. -Cansados pero no muertos. Y los cinco hombres atrapados están vivos también, deberíamos llegar a ellos en cualquier momento ¿Ha bajado mas gente? Olivia sacudió la cabeza. -¿Has venido sola? -Era necesario. Hay novedades. MacMillian ha vuelto de Newbiggin con Lubinsky.


En la frente de Miles se dibujó una arruga de preocupación. Tenía que salir, había bastantes hombres allí para ocuparse del salvamento de los cinco atrapados. Después de dar algunas instrucciones cogió a Olivia por la cintura para guiarla en la oscuridad y los dos salieron de la mina. Encontraron a la gente dividida en dos bandos, uno aplaudía y el otro silbaba. Cayó el silencio cuando Miles se dirigió directamente a Lubinsky. Una mujer empezó a gritar. -¡Mi marido! ¿Señor encontró usted a mi marido? Un hombre la apartó mientras ella gemía e insultaba a los partidarios de Lubinsky, este se dio la vuelta lentamente desconcertado, al ver el aspecto tranquilo y altivo de Miles sintió miedo. Entonces MacMillian surgió de las sombras para interponerse entre los dos, Miles escrutó el rostro de su capataz. -¿Qué le ocurre MacMillian?-preguntó con dureza-Hace siete años que trabaja usted aquí, tiene un cargo importante, está bien pagado ¿Qué puede ganar con esta traición? -No tengo nada contra usted señor, ha sido usted siempre muy correcto conmigo, pero debo pensar en el futuro y el señor Lubinsky me ofrece una parte de la venta. -No obtendrá nada MacMillian, no tengo intenciones de vender y aún menos ahora que hemos descubierto un nuevo yacimiento, además Lubinsky no tiene suficiente dinero para comprar la compañía al precio que vale actualmente. -Le recuerdo que su compañía no tiene de momento ningún valor, a menos que consiga motivar a los hombres para que vuelvan a bajar y empiecen a trabajar en su famoso nuevo yacimiento. Olivia se puso cerca de su marido y le cogió de la mano, Miles la miró de reojo y luego hizo frente a Lubinsky. -O sea, que es así como actúa, pone a los hombres contra mi para acorralarme


y obligarme a aceptar una oferta ridícula y reducirme a la miseria. Lubinsky se encogió de hombros y sonrió con arrogancia, las patillas grises que le bajaban por las mejillas acentuaban el grosor de su cara. Se cogió el chaleco por las solapas. -Está exagerando señor Warwick, no está usted sin dinero-dijo cínicamenteDispone usted del dinero de su mujer después de todo. Miles dio un paso hacia delante pero MacMillian le cogió por la cintura y le tiró al suelo violentamente. Miles oyó el grito de Olivia e intentó levantarse pero el capataz le inmovilizaba por la espalda, con la nariz metida en el polvo apretó los dientes. -Sería mejor dejar que los hombres decidieran-sugirió MacMillian dirigiéndose a Lubinsky-Que digan para quien quieren trabajar ¿De acuerdo señor? -¡Canalla! Si se van contrataré a otros mineros-gritó Miles. -No lo creo. Todo el mundo sabe que su mina es peligrosa y no encontrará a nadie para trabajar en ella. Pero eso cambiará cuando el señor Lubinsky tome el mando. Cerrando los ojos, Miles se esforzó por sobreponerse al dolor que le causaba la roilla de MacMillian sobre su espalda. No debía dejarse invadir por la desesperación a ningún precio. No ahora que casi había alcanzados u objetivo, quería demostrar que era capaz de lograrlo. Demostrárselo a si mismo y también a Olivia y a Bryan. Durante algunas horas había experimentado una inmensa felicidad al pensar en la perspectiva de dar a los que amaba en lugar de recibir de ellos. -Ya basta-gritó una voz-¿Es esa la manera de tratar a un hombre tan bueno como el señor Warwick después de que ha arriesgado su vida para salvar a nuestros compañeros? Un murmullo salió de la muchedumbre. Jake Delaney acababa de salir de la


oscuridad de la mina blandiendo su pico. Detrás de el, el equipo de socorro sostenía a los supervivientes cansados y entumecidos. Estaban sanos y salvos. Una mujer corrió hacia su marido gritando de alegría. Inquieto, Lubinsky frunció el ceño. MacMillian soltó a Miles y se alejó con evidente malestar. La situación se había vuelto contra ellos claramente. Olivia se abrió camino a codazos a través de la gente para reunirse con Miles. Delaney subió a un montón de leña y todas las miradas se concentraron en el. -En vuestra opinión-gritó dirigiéndose a los mineros-¿Qué otro patrón se habría arriesgado a morir para salvar a los hombres que quedaron atrapados? ¿Lubinsky? No lo creo. Habría obligado a algunos de nosotros a ir pero apuesto a que no habría bajado el mismo. ¿Necesito recordaros que nadie quería arriesgar el pellejo para sacar a los que estaban ahí abajo? Sin Warwick estarían todos muertos en este momento. -¡Eso no impide los accidentes!-gritó un hombre. Herbert Wallace, extenuado, avanzó arrastrando una pierna. Delaney le ayudó a subir a su lado. Herbert enseñó un objeto ennegrecido. -No eran accidentes-reveló-Nos encontramos con esto mientras cavábamos para intentar salir. La gente se agolpó ahora alrededor de los dos hombres. -¿Qué es eso? ¿Qué relación tiene con la explosión? -Es dinamita-respondió Wallace-Un explosivo. -Jamás he oído hablar de esa dinamita-gritó alguien. -Ha sido descubierta el año pasado por un químico sueco, Alfred Nóbel, está hecha con nitroglicerina y todos conocéis el poder de la nitro. Pusieron tubos de dinamita en la nueva galería para sabotear nuestro trabajo. Solo conozco a un hombre que utilice dinamita para excavar sus minas y es Josiah Lubinsky. Lubinsky retrocedió y miró a MacMillian petrificado y lívido.


-¡Pobre idiota!-ladró Lubinsky-Nunca ordené ir tan lejos. Solo tenías que asustar a los hombres. Miles se levantó lentamente y apartó a Olivia. -¡Hijo de perra!-gruñó yendo a por Lubinsky. -Todos esos accidentes...¡era usted! La muerte de un hombre no le remuerde demasiado la conciencia mientras sirva a sus fines. Incluso apostaría una mano a que hizo bloquear mi crédito en los aserraderos. Usted y MacMillian anularon todos mis esfuerzos por mejorar la seguridad, después MacMillian empezó a hablar con los hombres. Lubinsky bañado en sudor negó con la cabeza. -Nunca le pedí a MacMillian que hiciera algo que pudiera poner en peligro la vida de los hombres. ¿Dígaselo MacMillian! Todos los rostros se volvieron hacia el otro culpable quien intentaba huir pero varios hombres armados de palas y picos le rodearon. -Vayan a buscar a la policía-ordenó Miles 21 Olivia y Miles llegaron a Braithwaite al día siguiente alrededor de medio día. Cansada por los sucesos del día anterior, la joven solo tenía ganas de relajarse un largo rato en los baños. A Miles le parecía una idea excelente. Los dos subían con cansancio los escalones cuando la puerta de entrada se abrió de repente para dejar paso a Bertrice. La vieja nodriza estalló en llanto y se precipitó hacia ellos cojeando. -No sabía que hacer hija mía. Vino aquí sin avisar y me dijo que tu le habías dado permiso para llevárselo. Un escalofrío de miedo recorrió a Olivia. -¿De que estas hablando Bertrice?


-¡De Bryan! Miles cogió con fuerza las muñecas de Bertrice. -¿Qué está diciendo? Hable claro maldición, y deje de lloriquear ¿Dónde está Bryan? -Con Emily-consiguió responder Bertrice limpiándose la lágrimas con un pañuelo-Vino ayer por la tarde y dijo que le habías permitido llevarse a Bryan de paseo. Prometió devolverlo una hora mas tarde. -¡Dios mío!-dijo Olivia desplomándose en los brazos de Miles. -Como no lo traía, envié al señor Fowles a Devonswick. Emily le dijo que Bryan quería pasar la noche allí y que le traería al día siguiente por la mañana. Como no venía, volví a enviar al señor Fowles. Bertrice se interrumpió y gruesas lágrimas le cayeron por las mejillas. Olivia la sacudió ligeramente. -¡Mi niño!-gimió la anciana. Olivia se volvió angustiada y su mirada se perdió en el horizonte. Todo su mundo se había derrumbado. Después de la tragedia que acababa de vivir, se había sentido feliz esa mañana, pero en un segundo esa felicidad se había desvanecido, la belleza de los jardines ya no le decía nada, ella que amaba contemplar los pensamientos amarillos y las margaritas que se doblaban bajo la brisa. Poco a poco unas voces la hicieron volver a la realidad. “Traiga el carruaje...para Devonswick...va a lamentar haber nacido...voy a denunciarla por rapto” Miles deslizó un brazo alrededor de ella y la atrajo contra su pecho acariciándole suavemente el pelo. Olivia se dio cuenta de que había empezado a llorar en silencio. -Calla-murmuró el contra su oído-todo irá bien, vamos a encontrar a nuestro hijo y lo traeremos de vuelta. Te lo prometo Olivia, no permitiré que le


suceda nada. Olivia cerró los ojos e intentó dominar la terrible angustia que le carcomía el corazón. Emily no haría daño a Bryan, estaba segura. A pesar de sus defectos su hermana no era capaz de cometer un asesinato. Miles la llevó al salón y la instaló en un sillón ordenando a una criada que pasaba por allí que trajera té. -No quiero nada-protestó débilmente Olivia. Miles miró a su mujer, encorvada y desfigurada por la pena. Conocía su valor pero esta última prueba la había destrozado. Pocas horas antes habían creído que la fatalidad que se había ensañado con ellos por fin había terminado. Desgraciadamente no era así. Armand entró sin llamar. -Señor, el coche está preparado ¿Quiere cambiarse de ropa antes de salir? -No tengo tiempo. Olivia salió de su mutismo cuando Miles se dirigía a la puerta. -¿Dónde vas? -A ver a tu padre. Ella se puso a su lado de un salto. -Voy contigo. -Nada de eso. Olivia sacudió la cabeza, sus grandes ojos brillaban como un océano turquesa a causa de las lágrimas no derramadas. -¿Cómo puedes pensar que voy a quedarme aquí sin hacer nada, esperando noticias de Bryan? Si mi padre está implicado de alguna manera quiero


saberlo. Por otra parte soy yo quien debe enfrentarse a Emily, a ti no te escuchara. -¿Por qué ha hecho esto?-preguntó Miles-Jamás se ha preocupado por Bryan. -Está confusa-barbotó Olivia intentando esconder su inquietud-Perdió a su hijo y Clanricarde quiere divorciarse de ella, la ha devuelto a Devonswick. -¿Y que tiene eso que ver con Bryan? Olivia apartó la mirada. -Me temo que está desesperada. Siempre ha estado muy mimada y esos dos fracasos probablemente le han hecho perder la cabeza. -¿La crees capaz de hacer daño a Bryan? Al ver palidecer nuevamente a Olivia, insistió -Responde. ¿Emily es capaz de hacerle daño? -No. Creo que quiere quedárselo. Después de esperar cerca de media hora en el vestíbulo de Devonswick, Miles y Olivia fueron al fin recibidos por lord Devonshire. Olivia se las arregló para interponerse entre su marido y su padre. Si el primero parecía preparado para saltar como una fiera, el otro parecía conmocionado. -Dime donde se ha llevado Emily a Bryan-pidió ella intentando dominar el temblor de su voz. -¿Cómo voy a saberlo? El anciano estaba sudando a mares. -Mientes padre. -¿Por qué iba a mentir por el amor de Dios? Tu hermana está en un estado imposible desde que Clanricarde la envió aquí con sus maletas. Ya no la


reconozco. Supongo-prosiguió bajando con tristeza los ojos-que jamás la he conocido. Emily se ha convertido en una... -¿Qué padre? -Una extraña. Un monstruo que me hecha en cara el haberle pedido demasiado, que afirma que la quiero solo porque se parece a vuestra madre. Ha tenido la audacia de decirme que toda la atención que le prodigaba la ha asfixiado. Devonshire se dejó caer en un canapé, Olivia se sentó a su lado y le cogió la mano. -Te lo suplico padre, si tienes idea de donde puede haber ido dímelo. El la miró y en su mirada ella pudo leer el desasosiego que le atormentaba. -Lo que me ha confesado sobre si misma...-murmuró su padre. -Padre-susurró Olivia apretándole la mano-Por favor. -¿Es verdad? Por Dios dime la verdad Olivia ¿Emily ha sido capaz de hacer esas cosas? ¿Todas esas mentiras y astucias? ¿Cuántas veces la has protegido, cuantas veces has impedido que se supiera la verdad?-se cogió la cabeza entre las manos y empezó a llorar-¡Como he debido hacerte sufrir! Muchas veces te he acusado, ridiculizado, humillado y durante todo este tiempo solo estabas protegiendo a tu hermana y a mi de paso, sabiendo hasta que punto me haría sufrir la verdad y arruinaría su futuro. Olivia cogió con suavidad las manos de su padre e hizo un esfuerzo por sonreírle. -Ya te he perdonado padre, pero necesito que me ayudes a encontrar a Bryan. -Si hubiera sido un verdadero padre para vosotras dos, todo esto no habría pasado-se lamentó Devonshire-Emily ha dicho algo de un picnic en el acantilado. Luego pensaba llevar al niño a su verdadero padre.


Miles miraba distraídamente el paisaje que se extendía delante de el, el coche iba deprisa a pesar de los baches. Encogida en un rincón en el otro asiento, Olivia no había abierto la boca desde que salieron de Devonswick. Miles había notado que cuando lord Devonshire había desvelado las intenciones de Emily de ir a buscar al padre de Bryan, su mujer se había descompuesto. Pero entonces ¿Por qué se había negado a ir a Margrave Bluff donde se suponía que estaría Emily con Bryan? Tantos misterios le irritaban. -Quiero la verdad-dijo con voz suave e insistente inclinándose hacia Olivia. Ella esbozó una débil sonrisa. -Perdóname pero me siento perdida. No se por donde empezar. Todo lo que está pasando es culpa mía. He sido una estúpida, tendría que haber sabido que no podría esconder todo esto por mucho tiempo. Lo sabía pero no podía, al menos sin que nuestro amor fuera antes lo suficientemente fuerte para afrontar la verdad. -Olivia ¿Sabes donde ha ido Emily? Si lo sabes, por el amor de Dios dímelo. -Como ha dicho padre, ha ido a ver al padre de Bryan-respondió ella mirándole tranquilamente. -Entonces ¿Voy a conocerle por fin? -Me temo que no voy a poder impedírtelo por mas tiempo. Espero con todo mi corazón que no me odies. Cuando encontremos a Bryan lo entenderás. El viaje hasta Braithwaite prosiguió en silencio, Olivia contemplaba el rojizo sol del atardecer desapareciendo por el oeste, Miles miraba con atención el perfil perfecto de su esposa. Poco a poco sus párpados se cerraron, la penumbra del crepúsculo invadió el


vehículo y Miles cayó en un profundo sueño. Soñó que Olivia se abandonaba por fin a la tristeza llorando con enormes sollozos murmurando sin cesar: “No quiero perderos a ninguno de los dos, no podría vivir sin vosotros porque vosotros dos sois lo mas importante que tengo en el mundo” “Mataría a cualquiera que quisiera alejaros a Bryan y a ti de mi” le respondía el en el sueño. -¿Señor? Miles se sobresaltó. El coche se había detenido y Olivia había desaparecido. El cochero le miraba con preocupación desde la puerta abierta, la luz brillaba en varias habitaciones de la casa iluminando el patio. Miles se enderezó con dificultad. -¿Dónde está mi mujer? -Ya ha entrado señor. Miles frunció el ceño y se rascó la cabeza como para despejarse, después bajó del coche. Cuando entró en el vestíbulo encontró a Olivia arrodillada abrazando a Bryan. -¿Dónde está Emily?-preguntó. -En la salita-respondió Bertrice que acababa de aparecer. La anciana parecía perfectamente lúcida por una vez. Miles se dirigió con calma a la salita, sus pasos resonaban en el suelo de mármol, cuando el ruido cesó, Olivia que no se había movido, comprendió que el por fin estaba frente a su hermana. -Cierra la puerta-dijo Emily. -¿Qué es lo que te ha dado? Debería hacerte arrestar por secuestro. -¡Te dije que cerraras la puerta maldición!


Al cabo de un momento se oyó un portazo, probablemente había sido Emily quien la había cerrado. Olivia se levantó, Bryan con la cara todavía llena de lágrimas se aferraba a ella y se escondía en los pliegues de su falda. Ella le acarició con dulzura el pelo. Cuando Bertrice cogió al niño para intentar llevárselo el la rechazó dando una patada en el suelo y se colgó de su madre. -Vete con Bertrice-murmuró Olivia con ternura-Luego te contaré un cuento te lo prometo. Bryan se resignó y desapareció con la vieja nodriza. Olivia esperó hasta recuperar la calma antes de acercarse a la puerta de la salita. -He perdido al hijo que estaba esperando de Clanricarde-decía Emily-El médico me ha anunciado que probablemente nunca podría tener otro hijo, entonces mi marido me ha repudiado y me ha devuelto a casa de mi padre. Fui presa del pánico, realmente creí que si le daba un hijo, no importaba cual, el lo aceptaría como suyo. Fui lo suficientemente vanidosa para creer que estaba loco por mi y que aceptaría sin dudar al hijo de otro hombre. Por supuesto no lo hizo pero mi inconsciencia hizo que la verdad saliera a la luz. -¿Qué es lo que intentas decirme? -¡Vaya! Pues que yo soy la madre de Bryan. Olivia cerró los ojos, sus piernas flaquearon, una bocanada de calor le subió a la cara, el miedo le oprimió el pecho. -Estas loca-dijo Miles-Olivia es... -Su tía, solamente su tía. Dios mío ese silencio ¿Por qué el no decía nada? Al fin se oyó una voz grave y enfadada. -Eres una mentirosa.


-Tu conoces a Olivia. Siempre se sacrifica por los demás, eso resulta descorazonador a veces. Nunca sabrá lo celosa que he estado siempre de ella, no porque sea bonita, está lejos de ser tan hermosa como yo, pero siempre he odiado la forma en que papá se enorgullecía por todas partes de su inteligencia y del respeto que le tenían los criados. Me irritaba ver que podía enfrentarse a cualquier problema con valor, que podía sobreponerse a los problemas sin verter una sola lágrima. Había momentos que hubiera cambiado mi belleza por su inteligencia, su sensatez y su valor. Encontró incluso la dignidad suficiente para afrontar este grotesco matrimonio, sabiendo positivamente que tu única razón para casarte con ella era su dote. Sin embargo consiguió tener éxito con esta ridícula unión, se dice que Olivia y tu os habéis acercado mucho. Por primera vez en su vida Olivia es feliz. El destino es irónicamente cruel, fue por mi culpa por lo que ella tuvo que aceptar esta farsa y sea también culpa mía que se termine. Olivia abrió despacio la puerta y posó su mirada en su hermana. -Emily nunca te he pedido nada, pero ahora quisiera que me concedas un favor. Te lo suplico incluso Olivia se calló. Debía dominar la voz que hacia temblar su voz. Hasta ese día no había visto tanto odio en la cara de su hermana. Odio y maldad. -Por Bryan, por mi. Ten piedad de mi, no puedes quitármelos ahora. Con una mirada desafiante, Emily atravesó la habitación, ligera con su vestido de tafetán rosa y un corpiño con lazos. Había sujetado su pelo rubio en un moño retenido con una redecilla negra. Se lanzó sin dudar a los brazos de Miles quien instantáneamente se quedó rígido. Con piernas temblorosas, Olivia avanzó mirando con incredulidad la escena que se desarrollaba delante de ella, su hermana estrechaba a Miles y se frotaba contra el con coquetería. El rostro de Miles se ensombreció y rechazó brutalmente a Emily. -¡No te acerques a mi!


-Vamos Miles, sabes que me amas desde hace mucho tiempo. Ese día de noviembre, cuando respondiste a la carta de mi padre, tu mismo dijiste que pensabas que la había escrito yo. Te casaste con Olivia solo porque es mi hermana. Estoy segura de que entiendes porque me casé con Clanricarde. Fue solo por su dinero te lo aseguro. Miles miró a Olivia, ella se moría de ganas de acariciar una última vez ese rostro tan amado, de suplicarle que la perdonara. -Pretende ser la madre de Bryan ¿Es verdad? Olivia quiso sonreir, asentir con la cabeza, pero se quedó paralizada con la impresión de que se le rompía el corazón en pedazos. -Yo...Hice lo que creía que era mejor para todos. Padre tenía grandes proyectos para Emily, quería que hiciera un buen matrimonio. Yo estaba convencida de que el matrimonio no estaba hecho para mi. Yo era demasiado fea, mi forma de vida y mis gustos eran demasiado simples. Además había otro motivo-prosiguió mirando a Miles a los ojos-Solo he amado a un hombre en mi vida, era con el con quien quería casarme y con ningún otro, lo había decidido así. A lo mejor puedes entender porque la maternidad de Emily me pareció que era un milagro. Si no podía casarme con el hombre que amaba, al menos podía convertirme en la madre de su hijo...y quererle con todo mi corazón. Miles la miró un instante sin pestañear, después poco a poco sus mejillas enrojecieron y se tensó. Le asaltó una oleada de sentimientos confusos: desasosiego, ira, incredulidad. Su mirada tenía tal intensidad que Olivia vaciló con la sensación de que se estaba desintegrando. -Tu eres el padre de Bryan. -Emily... -Ella es su madre. Nunca me ha pertenecido realmente. Emily se acercó y cogió el brazo de Miles. Como un autómata el se volvió


hacia ella con la cara lívida. Todo estaba perdido, lentamente Olivia retrocedió hasta la puerta, la sonrisa victoriosa de Emily se borró poco a poco bajo la mirada escalofriante de Miles. -Supongo que entiendes porque no te dije nada, Miles querido. Preferí huir antes de que mi padre descubriera la verdad sobre nosotros y nuestro hijo. Por eso Olivia propuso ese viaje a Francia hasta que naciera el bebé. Nadie debía enterarse. Y yo se lo habría dejado a una familia que quisiera adoptar un niño. Cuando nos instalamos en Sables dÓlonne, Olivia tuvo la idea de hacerse pasar por la madre del niño. Era una buena solución. Fue el destino lo que hizo que mi padre te escogiera a ti entre un montón de candidatos- ¿Pero no opinas como yo que nuestra familia debe estar al fin reunida? En el vestíbulo Olivia tropezó con Armand, Sally , Jacques y algunos criados nuevos, inmóviles en la penumbra. Tenían una expresión preocupada que demostraba su compasión por ella. -¡Olivia!-gritó Miles. Ella pegó un brinco, temblando de la cabeza a los pies. -¡Ven aquí! Ella obedeció, Miles estaba en la otra punta del pasillo con los puños en las caderas y la camisa sucia y rota fuera del pantalón. Sus revueltos cabellos negros caían sobre su frente y su nuca. Olivia se dijo que era decididamente el hombre mas hermoso que había visto, mas seductor aún que la primera vez que le vio siendo una niña en Margrave Bluff.


-¿Es verdad?-preguntó Miles con voz ronca. A pesar de la oscuridad ella notó que el temblaba y que unas lágrimas brillaban en sus mejillas. -¿Bryan es hijo mío? -Si-dijo ella simplemente. Emily salió corriendo del salón y se apretó contra Miles. -Por supuesto nos casaremos-ronroneó ella. Miles la apartó bruscamente y se acercó a Olivia dando zancadas. Repentinamente la joven ya no tuvo fuerzas para huir. El podía matarla allí mismo si quería, no tenía excusas y prefería morir antes que vivir sabiendo que el la odiaba. -¿Por qué no me dijiste nada? -Yo...tenía miedo-balbuceó Olivia-Cuando nos casamos me dejaste muy claro que no me amabas. Las piernas ya no la sostenían y se dejó caer en el suelo, metió la cabeza entre las manos y empezó a llorar. Su nariz goteaba, ella sollozaba y jadeaba de forma lamentable, se sonó la nariz y prosiguió.: -Después tuve miedo de que al saber la verdad me reprocharas el haberte mentido. Me consolaba diciéndome que te quedarías cerca de mi mientras necesitaras mi dinero y al mismo tiempo estaba segura de que el descubrimiento de un nuevo yacimiento te haría increíblemente rico y que después te desharías de mi rápidamente. Pero no lo has hecho. Miles se arrodilló delante de ella y cogió con delicadeza su rostro. -¡Dios mío! Sois míos los dos-gritó Olivia entre dos sollozos-Puede que no haya traído al mundo a Bryan pero lo he criado. Le he mimado. Le he querido como si fuera de mi carne. Es una parte del hombre que amo. De ti.


Comprendió de pronto que acababa de revelar su debilidad a su amor delante de todos, se sentía como una idiota, ahora se aprovecharían de eso. Se levantó e intentó huir pero Miles la retuvo firmemente contra el. El placer de tocar el cuerpo del hombre que amaba y el olor de su piel caliente, fueron suficientes para calmarla. -Deja que me vaya-murmuró ella-Has escogido a Emily, es a ella a quien amas. Puede que te hayas encariñado conmigo porque no tenías elección pero ahora las cosas han cambiado. No hay una sola mujer en Inglaterra que rechazara convertirse en tu esposa. ¿No ves Miles que puedes empezar de nuevo y llevar una vida normal esta vez? Y ya que has encontrado a la mujer que amas, esta vez harás un verdadero matrimonio por amor. El silenció que siguió a estas palabras fue como una tortura para Olivia. -Tienes razón-dijo al fin Miles con tono calmado y pensativo-Voy a casarme por segunda vez, y me casaré con la mujer que amo. Esta vez será una hermosa boda. Emily, que había presenciado la escena inmóvil delante de la puerta del salón, esbozó una sonrisa satisfecha. Dio algunos pasos en dirección a Miles pero Armand y Gustave la retuvieron. -¡Como se atreven!-silbó ella-¡Suéltenme inmediatamente! ¿Quién se creen que son? ¡Haz algo idiota!-gritó dirigiéndose a Miles fusilándole con la mirada. -Si, tengo intención de hacer algo Emily. Sonriendo, paseó su mirada por los criados que estaban en fila en el pasillo. Sally estaba de pie con las manos en las caderas y la cofia caída. Jacques cubierto de harina, se había quedado en la puerta. Después Miles levantó los ojos hacia la escalera desde la cual Bertrice los observaba con Bryan en los brazos. Luego habló: -Son ustedes testigos de que yo, Miles Kemball Warwick, sano de cuerpo y


de espíritu... Se volvió hacia Olivia que no se había movido. Con el corazón golpeándole en el pecho, le vio arrodillarse delante de ella y cogerle la mano. -...pido aquí mismo a Olivia Devonshire Warwick, madre de mi hijo, en matrimonio. Quiero que sea mi esposa porque es la mujer que amo. Porque es mi único amor para toda la eternidad. Olivia cerró los ojos, demasiado emocionada para responder. Desde lo alto de la escalera se oyó una voz de niño -Di que si mamá, sino no habrá nadie para jugar conmigo al Caballero Negro. -Si-suspiró ella-¡Oh si! La ceremonia tuvo lugar en el jardín de Braithwaite en medio de miles de flores que perfumaban el aire de junio con su delicado aroma. El cielo estaba limpio y con un brillante color azul Asistieron trescientos invitados a la boda, vinieron de Gunnerside, de Middleham, de Londres...La gente invadió los jardines que rodeaban la mansión. Con los ojos llenos de lágrimas vieron a Miles y a Olivia en la terraza adornada con rosas pronunciar de nuevo su juramento delante del pastor. Cuando Miles puso en el dedo de Olivia el anillo de oro macizo, los mineros de Gunnerside aplaudieron ruidosamente. Jacques estaba encantado por los cumplidos que recibía su enorme tarta de siete pisos y su cóctel de champán. Armand se quejaba diciendo que tendrían que construir una nueva ala para colocar todos los regalos. En cuanto a Sally, a fuerza de beberse lo que quedaba en los vasos, acabó por estar completamente borracha. Cuando los invitados empezaron a despedirse, Olivia y Miles Warwick y sus respectivos testigos se reunieron para recibir las felicitaciones. El conde de Warwick estaba de pie al lado de Miles y Janet al lado de Olivia. La nueva amiga de la joven se escapaba a veces para reunirse con Charles Fowles


quien parecía encontrar un inmenso placer en contarle las particularidades de ser un mozo de establos de primera clase. En un determinado momento, Olivia vio a Bryan pegándose con el hijo mayor de Damien, Patrick. Miles y Damien separaron a los dos niños bajo la mirada desaprobadora de Bonnie y Olivia. -Vaya-dijo alguien entre la gente-Apuesto por Bryan. -Yo por Patrick. -Desde luego que no-dijo un tercero-Habrá empate. Frederick Millhose, Philippe Fitzpatrick y Clawrence Newman, los amigos del conde y de Miles, rodearon a los dos niños y empezaron a discutir con vehemencia sobre el ganador del combate. Miles y Damien se miraron unos instantes perplejos y luego empezaron a reír. -Bienvenido a la familia señor Warwick-dijo Patrick dando la mano a su primo. Siguiendo la costumbre, cuando los invitados se hubieron ido, los criados se reunieron y Olivia les dio unos regalos, cofias y delantales nuevos para las mujeres y guantes para los hombres. Cada uno de ellos le dio las gracias calurosamente y expresó sus deseos de felicidad para el matrimonio. Bertrice apareció en la penumbra del pasillo hablando sola. Miles le guiñó un ojo a su mujer. -Acérquese Bertrice. La anciana atravesó el vestíbulo y se detuvo delante de Miles mirándole escépticamente. -También tengo algo para usted. Ella abrió los ojos evidentemente encantada. -¡Bryan!-llamó Miles.


El niño llegó con un enorme gato atigrado en los brazos. Bertrice estuvo a punto de llorar. Unió las manos con un ruido seco. -¡Dios mío! Ha encontrado a mi... -¡Minino!-gritaron a coro Olivia, Miles y Bryan. -Estoy seguro-dijo Miles dándole el gato que ronroneaba-que Bryan y usted hablaran con Dickens toda la noche ¿verdad? -Por supuesto-respondió Bertrice sonriendo. Llevándose al niño se dirigió a la escalera al pie de la cual se detuvo. -Dickens era negro-dijo con una mirada de reproche dirigida a Miles. -¡Que desagradecida!-gruñó este-Merecería ser despedida. -Pero no lo harás-murmuró Olivia cogiendo a su marido por el brazo-Y ahora tu regalo. -¿Un regalo para mi?-exclamó Miles con el mismo entusiasmo que su hijo y los ojos brillantes de excitación. Olivia le llevó fuera, donde Armand esperaba divertido. El crepúsculo iluminaba el campo con una luz carmesí, Charles Fowles delante de la entrada intentaba calmar a un pura sangre que relinchó al reconocer a Miles. -¡Gdansk! -Hicieron falta dos meses para encontrarle-explicó Olivia-Desde su primera venta en la subasta el pasado mes de diciembre, fue vendido tres veces mas. Se diría que no quiere otro jinete aparte de ti. Creo que tendrá espléndidos potrillos con Perlagal. Miles cerró los ojos de felicidad. Después con un súbito impulso levantó a la joven en sus brazos y volvió corriendo a la casa, sin detenerse subió de dos


en dos las escaleras mientras Olivia se reía a carcajadas. Cuando llegó a la habitación, dejó a Olivia en el suelo delante del espejo. Estaba vestida con un vestido blanco maravilloso que habían llevado todas las esposas de los condes de Warwick en su boda. Miles estaba vestido de azul con un cuello de seda y un chaleco de terciopelo blanco sobre un pantalón gris claro. Una rosa adornaba el ojos de su chaqueta. -Te amo-susurró el. Olivia cerró los ojos y tembló de placer. Deslizando la mano por la espalda de ella, Miles le desabrochó el vestido que cayó sobre sus caderas con un susurro de seda. La rosa tatuada apareció en su pecho. El la acarició suavemente, pasando un dedo por el contorno del dibujo. -¿Te he dicho alguna vez que adoro las rosas? Con un gesto delicado, el hizo caer el vestido hasta el suelo. Olivia se estaba consumiendo ya por el deseo de amarle otra vez, rendida al fervor de sus caricias sobre sus senos, su vientre, sus muslos. Un calor húmedo invadió su secreta intimidad. Miles puso su lengua detrás de la oreja de ella. -La primera vez que te hice el amor-murmuró-te hice daño. Tu eras virgen pero yo estaba bebido y era demasiado desdichado para darme cuenta. De todos modos me perdonaste. Tu eres mi redención y yo no he sabido agradecértelo. Pasaré el resto de mi vida haciendo que me perdones. Ella no dijo nada, la invadía una delicada torpeza y al mismo tiempo se sentía extraordinariamente viva. Miles la acostó en la gran cama con sábanas de seda blanca sembradas de pétalos de rosas rojas. Después se desnudó y se acostó a su lado. Jamás se había mostrado tan tierno, tan cuidadoso. Jamás ella había conocido tal


éxtasis. Acabaron agotados, dejando que la brisa de la noche que entraba por la ventana secara sus cuerpos empapados de sudor. -Gracias-dijo Miles después de unos instantes. Olivia le sonrió. -¿Por qué? -Por haber creído en mi. Pero sobre todo por honrarme con tu amor. La cogió en sus brazos y la estrechó con fuerza como si quisiera fundirse con ella. Sintiendo el deseo renacer en el, la hizo rodar sobre la espalda y extendió su larga cabellera de fuego sobre las almohadas cubiertas de pétalos. Lentamente se deslizó en ella abandonándose a ese cuerpo tan acogedor. -Gracias por mi hijo. Ella emitió un profundo suspiro, el placer que estaba sintiendo era casi insoportable. -Solo hay una cosa que me haría mas feliz de lo que soy en este momento. -Dímelo-jadeó Olivia-De prisa mi amor, y haré todo lo posible para satisfacerte. Miles la besó apasionadamente mientras se derramaba en ella. -Una hija que se parezca a ti-gimió. FIN

Profile for rivezen

Mi unico amor katherine sutcliffe  

RESEÑA: Un hijo ilegítimo convierte a la rica Olivia Devonshire en una de las mujeres más famosas de Inglaterra... y la respuesta a los prob...

Mi unico amor katherine sutcliffe  

RESEÑA: Un hijo ilegítimo convierte a la rica Olivia Devonshire en una de las mujeres más famosas de Inglaterra... y la respuesta a los prob...

Profile for rivezen
Advertisement