Page 1


Implacable Vengzanza


Kate Walker Implacable Venganza (23.08.2000) Título Original: Constantine’s Revenge (1999) Editorial: Harlequín Ibérica Sello / Colección: Julia 1127 Género: Contemporáneo Protagonistas: Argumento: Cuando Constantine Kiriazis apareció después de dos años, Grace pensó que ya la habría perdonado por su falta de confianza y por cancelar la boda. Pero comprobó que ni su deseo por ella, ni el de venganza, habían disminuido. Grace seguía enamorada de él Constantine quería una relación con ella en la que dieran rienda suelta a la pasión, pero sin comprometerse. Pero al ver que Grace se derretía en sus brazos, empezó a preguntarse quién era el que se estaba vengando. . https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 1 TODO empezó con unos golpes en la puerta. Algo tan simple cambió la vida de Grace para siempre.


Destruyó su felicidad y sus sueños de futuro. Y como resultado de ese suceso, incluso en esos momentos, dos años más tarde, todavía tenía que hacer un esfuerzo para responder cuando alguien llamaba a su casa. — ¡Gracias, cariño! —oyó la voz de Ivan, que la llamaba desde la cocina, donde estaba preparando una receta suya propia de ponche de frutas—. ¿Vas a responder, o te vas a quedar mirando la puerta todo el día? — ¡Voy, voy! No se había dado cuenta siquiera de que había estado absorta mirando. Se levantó, después de hacer un tremendo esfuerzo mental. Era una tontería reaccionar de esa manera. Ya habían pasado veinticuatro meses desde aquel día fatídico. Ya no vivía en la casa de su padre, la que una vez había considerado su hogar. En aquel tiempo vivía en un edificio victoriano donde Ivan tenía un piso. — ¡No sabía que estuviéramos esperando a alguien! — le respondió mirando por encima del hombro y sonriendo para disimular un poco la inseguridad que le producía ir a abrir la puerta—. ¿A cuánta gente has invitado? Esto ya está a reventar. —Una fiesta no es una fiesta a menos que no hay sitio siquiera para moverse. Grace no oyó la respuesta de Ivan. De nada sirvió el tono gracioso que utilizó. Se sentía como un gato encerrado, al acecho de la entrada de un intruso en su


territorio, el vello rubio de su cuello erizado, sus ojos grises ensombrecidos. Era imposible que le ocurriera lo mismo dos veces, se dijo. Se mordió el labio y suspiró hondo, ante de ir a abrir. Abrió la puerta con más ímpetu del que ella había anticipado, y estuvo a punto de caerse para atrás. —Tranquila... Una voz profunda, con un tono aterciopelado, fue lo primero que registró su mente. Inmediatamente después se dio cuenta de otros dos hechos, dos hechos familiares sobre el hombre que tenía delante de ella. Ojos negros de mirada dura y profunda. Aquel color de ojos y la intensidad de su mirada se habían grabado en su memoria hacía mucho tiempo y habían sido imposibles de borrar. Aquella voz tan sensual y de exótico acento parecía quitarle todas sus fuerzas. Otras imágenes acudieron a su mente. Una piel suave y de tono aceitunado, fuerte mandíbula, una boca preciosa y un labio inferior muy carnoso. El pelo negro, muy corto, como para impedir la tendencia a que se le rizara. De pronto sintió como si una mano cruel hubiera surgido del pasado y la hubiera llevado a sentir las mismas emociones de entonces. — ¿Estás bien?


Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 2-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Sintió que unas manos potentes la estaban sujetando. Tan solo cuando estuvo de pie, bien asegurada en el suelo, el hombre la miró a la cara. — ¡Tú! —le dijo con voz aguda, cambiando su expresión de preocupación a desprecio—. No te había reconocido. Tuvo que acordarse de respirar. Al parecer un rayo podía caer dos veces en un mismo sitio. Sobre todo si ese rayo era griego. Por lo menos ese efecto era el que aquel hombre producía en ella. — ¡Constantine! Pronunció su nombre de forma atropellada, como si se negara a pronunciarlo. Un nombre que ella había decidido no utilizar nunca más mientras pudiera. — ¿Qué haces aquí? La estaba mirando como si no se creyera lo que estaba viendo. Solo un idiota podría hacerle aquella pregunta, sobre todo con aquel tono de desprecio. Y si había algo que Constantine Kiriazis no soportaba era la presencia de un idiota. — Me han invitado —le respondió con un tono de voz tan cortante como sus movimientos. Con un gesto, como si le quisiera indicar que solo el hecho de tocarla le


contaminaba, la soltó y se apartó de ella. Con aquel gesto indicó de forma elocuente que se sentía mucho más lejos de ella que los pocos centímetros que los separaban. — ¿Es aquí donde se celebra la fiesta? Con un movimiento brusco de cabeza, Grace respondió a aquella pregunta innecesaria. El volumen de la música y las risas que se oían a sus espaldas hablaban por sí mismas. — ¡No sé cómo Ivan te ha invitado! Él enarcó de forma cínica las cejas, manifestándole a las claras que se burlaba de su vehemencia. —Dime una cosa, querida Grace, ¿crees que si no me atrevería a aparecer aquí vestido como voy vestido? —con un gesto arrogante señaló su indumentaria —. ¿Si no fuera por el tema que se le ha ocurrido a tu amigo para celebrar esta fiesta? Grace juró para sus adentros por haberle hecho aquella pregunta tan tonta. Ni siquiera había querido mirarlo. Pero con aquel gesto que había hecho la había obligado a ello. Y después de mirarlo ya no pudo apartar sus ojos de él. No quería acordarse de la fuerza y agilidad del cuerpo de Constantine. No quería acordarse de la estructura que tan íntimamente ella conocía. Le dolía solo recordar lo que una vez sintió, en sus brazos, apoyándose en su pecho, sintiendo su boca.


—Pues no parece que hayas entendido bien de qué va la fiesta de esta noche. La rabia que sentía en su interior dio un tono cortante a sus palabras. Sus ojos grises eran como el hielo, cuando lo miró con gesto de desprecio, el mismo que él había utilizado momentos antes con ella. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 3-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —A mí, Ivan me dijo que como iba a cumplir treinta años e iba a dejar atrás ya la década de los veinte, tenía que venir vestido como lo hacíamos hace diez años... — ¿Crees que no lo sé? —espetó Constantine con voz profunda—. No tienes que explicármelo. Además, si tuviera alguna duda, no tendría más que mirarte a ti la pinta que llevas. —Por lo menos yo he intentado vestirme como vestía entonces — le respondió Grace con un gesto de desafío. Aunque la verdad era que lo que se había puesto no era lo que se ponía hacía una década. Hacía diez años ella solo tenía catorce. En aquel tiempo unos pantalones vaqueros con una camiseta blanca sin mangas había sido la indumentaria que llevaba a todos sitios.


Pero para ir a la fiesta de esa noche había elegido otra cosa. Se había peinado de forma distinta, con el pelo despeinado y se había maquillado más que de costumbre, lo cual le daba un aspecto mucho más juvenil y más relajado. Cuando se miró al espejo le hizo gracia, porque su aspecto era completamente distinto al que estaban acostumbrados sus compañeros de la agencia de publicidad en la que trabajaba. Pero al ver la forma en que la estaba mirando Constantine se sentía ridícula e incómoda. Si hubiera podido habría vuelto a vestirse de la forma elegante y sofisticada que tanta seguridad le daba. Si hubiera sabido que él iba a acudir a aquella fiesta, se habría puesto algo que le habría quitado el hipo. Algo que le hubiera mostrado lo que se había perdido cuando la había dejado. Si hubiera sabido que él iba a ir a aquella fiesta... ¿A quién estaba engañando? Si ella hubiera incluso sospechado que Constantine Kiriazis estaba en Inglaterra en la misma ciudad en la que Ivan y ella vivían habría echado a correr y no habría querido ver al hombre que tanto había amado en el pasado. —Por lo menos yo lo he intentado, mientras que tú...


— ¿Qué defecto ves a lo que llevo puesto? —le preguntó Constantine con un tono que la hizo sentir un escalofrío en la espalda. —Me haces gracia. Es tan... Le faltaron las palabras. Prefirió mantener la boca cerrada, antes de decirle alguna burrada. La verdad era, sin embargo, que lo que llevaba era el más puro estilo Constantine, mostrando a las claras su masculinidad. El abrigo de lana de cachemira que llevaba puesto, para protegerse del frío de las tardes del mes de marzo, se ajustaba a la perfección a su atlético cuerpo. Se veía que era un atuendo caro, más caro de lo que una persona normal se podía permitir. Era de una familia adinerada como lo habían sido también sus antepasados. Pero no necesitaba de la riqueza para que la gente se fijara en él. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 4-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Constantine Kiriazis nunca había hecho ostentación de la fortuna que ella sabía que poseía, en principio por ser el hijo de un hombre con mucho dinero y en segundo lugar por el hecho de que él también había conseguido bastante por sí


mismo. Su ropa al igual que todo su ser era exquisita pero sencilla. El único objeto llamativo que llevaba encima era un reloj de oro en su muñeca. Debajo del abrigo llevaba una camisa blanca, pajarita, pantalones negros y un chaleco. No llevaba chaqueta. A diferencia del resto de los invitados, que se habían vestido de acorde con la ocasión, su aspecto era sofisticado y totalmente disciplinado, como si nada tuviera que ver con aquella fiesta. — ¿Tan qué? —le preguntó Constantine. —Tan controlado, tan... Se estaba dando cuenta de que sus propios sentimientos la estaban sacando de quicio. Tenía que dejar de fijarse en el aspecto tan masculino que se escondía debajo de aquella ropa. — La verdad es que pareces un camarero. Los ojos de él adquirieron un cierto tono de violencia al oír su comentario. Incluso oyó el ruido que hizo con los dientes al cerrar la boca, como si con ese gesto quisiera tragarse las palabras que había estado a punto de soltar. Ella sabía que su comentario había herido a su orgullo, un aspecto fundamental en su carácter. —Para tu información, mi querida y dulce Grace — le respondió—, ese es el aspecto que quería tener. Se lo dijo en un tono suave pero de forma implacable. — Hace diez años, cuando tenía veintiuno y acababa de terminar la universidad, mi abuelo insistió en que tenía que aprender el negocio y tenía que empezar desde


abajo. Pasé mis primeros seis meses trabajando de camarero en los hoteles de Kiriazis Corporation. —Ah... Fue lo único que pudo decir. Los labios se le quedaron de pronto secos y tuvo que humedecérselos con la lengua. Se quedó paralizada al notar sus ojos clavados en aquel pequeño movimiento que delataba el caótico estado de sus pensamientos en el que se encontraba. Y en ese mismo instante se dio cuenta del significado de lo que había dicho. — ¿Entonces Ivan te ha invitado? — Ivan me ha invitado — le respondió mientras entraba en el vestíbulo y cerraba la puerta con el pie. El sonido que hizo al cerrarse la sobresaltó—. ¿Es que acaso no lo sabías? Grace movió en sentido negativo la cabeza. —No, no lo sabía. ¿Cómo podía haber hecho Ivan una cosa así sin decírselo? Tenía que saber lo mucho que a ella le afectaría la presencia de Constantine, el dolor que iba a sentir. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 5-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Precisamente él era el que mejor podía saber lo difícil que eran de cicatrizar las heridas del pasado. Su forma de actuar era inexplicable. —Pero he de decirte que si hubiera sabido que tú estabas aquí no habría


venido. Me habría ido a cualquier otro sitio antes que venir aquí. Después de cómo te comportaste conmigo, ya no quería verte nunca más. . La boca de Constantine adquirió un tono de desprecio intensificado aún más por la ira que reflejaban sus ojos negros cómo el azabache. —Te advierto que el sentimiento es mutuo. La cuestión es qué hacemos ahora. —Lo mejor que podrías hacer es marcharte —Grace se lo dijo con poca esperanza de que aceptara la sugerencia. Sus temores se confirmaron al ver el movimiento negativo que hacía con la cabeza. Constantine Kiriazis debía saber que ella estaba allí y debía haberse trazado una estrategia de antemano. Era un hombre que no se acobardaba ante nadie ni ante nada. Y no creía que lo fuera a hacer en aquel momento. —Pues.. — ¿Gracie? —era la voz de Ivan, justo detrás de ella—. ¿Estás...? ¡Constantine! ¡Has venido! ¿Cómo está mi millonario griego favorito? —Muy bien. Grace se quedó mirando la cara de resignación que puso Constantine cuando Ivan le dio un abrazo. Lo miró un tanto extrañado al ver que se había vestido con un uniforme del colegio. — Ivan, amigo mío, ¿estabas hace diez año en el colegio? Yo pensaba que a los veinte se estaba en la universidad...


—La realidad es esa —respondió Ivan riéndose—. Pero era mucho más feliz en el colegio, así que elegí este uniforme. Aunque no cumpla las reglas, ¿qué más da? Al fin y al cabo esta fiesta la he organizado yo. —Es lo justo —el regocijo de Constantine se hizo evidente en el tono de su voz. Un matiz de calidez que había faltado cuando se había dirigido a ella, pensó Grace. Ese era uno de los aspectos que más le había sorprendido de él en el pasado. Nunca hubiera pensado que una persona tan masculina como Constantine toleraría la amistad de otro que mostraba su amaneramiento a las claras. Pero Constantine no solo lo aceptaba sino que incluso lo quería. En ese aspecto, Constantine no se había comportado como ella pensaba. Pero en los demás, recordó Grace con amargura, se había comportado de forma arrogante. Y cuando había utilizado su orgullo contra ella, la había destrozado. —No sabía si ibas a poder venir —estaba comentando Ivan—. Pensé que estarías en la otra punta del mundo. Como si eso le impidiera a Constantine ir donde le apeteciera. Era un hombre que utilizaba su avión privado para viajar de un país a otro, como el resto de los mortales utilizan el coche o el autobús. Y estuviera donde estuviera siempre tenía a Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 6-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


un conductor a su disposición. Con toda probabilidad le había costado menos esfuerzo ir allí esa noche que a ella. Estaba tan ensimismada en sus pensamientos que no había oído lo que Constantine estaba diciendo. Tan solo pudo escuchar el final de una frase. —… problemas en la oficina de Londres. Espero que lo puedan solucionar en tres o cuatro meses. ¡No! No podía ser posible. La única forma en que había podido superar sus emociones en los dos últimos años era sabiendo que Constantine estaba a miles de kilómetros, en las oficinas de su empresa en Atenas, o en su casa en Skyros. No quería ni pensar que durante los próximos meses iba a estar cerca de ella. —Entonces nos veremos más a menudo —le dijo Ivan, sin hacer caso de la mirada que Grace le estaba dirigiendo—. Anda, déjame que te quite ese abrigo tan bonito que te has puesto. En el momento en que se lo estaba quitando, Ivan volvió la cabeza al oír el timbre de la cocina. — ¡La comida! Lo siento, queridos, he de irme corriendo. Grace, encárgate tú de esto. Le dio el abrigo de Constantine y ella no tuvo más remedio que tomarlo


mientras lo veía salir corriendo hacia la cocina. —Veo que Ivan no ha cambiado —comentó Constantine en tono seco. —Así es Ivan... Grace tuvo que esforzarse para que no se le notara lo que sentía solo con tener aquel abrigo en sus brazos. Casi lo sentía como si fuera una parte íntima de él. Algo suave y sensual. Conservaba todavía el calor de su cuerpo y el aroma a colonia que siempre se echaba. Muy sensual. Era imposible que no le recordara el pasado, cuando había estado cerca de él, oliendo la fragancia de aquel perfume mezclada con el olor de su propio cuerpo. Si cerraba los ojos todavía podía sentir su calor en las yemas de sus dedos. — ¿Grace? La voz grave de Constantine la sacó del torrente de recuerdos sensuales que acosaban su mente, haciéndola volver a la realidad. Abrió los ojos y lo miró como si estuviera asustada. — ¿Dónde estabas? —En ningún sitio. Respondió demasiado deprisa, lo cual levantó las sospechas de él, que enarcó una ceja. —Es que estoy un poco cansada —se disculpó ella—. Esta semana he tenido


mucho trabajo. Tenemos una nueva campaña... — ¿Sigues trabajando en Henderson and Cartwright? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 7-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Sí —le respondió más tranquila—. Hace poco que me han ascendido. Ahora soy responsable de. . No sé por qué te estoy contando esto. No quería que lo supiera. No quería que supiera nada de lo que hacía ni de su vida. Había renunciado a ese derecho cuando la había dejado y ella no tenía la menor intención de abrirle su corazón de nuevo. Constantine se encogió de hombros como indicando que su comentario lo consideraba irrelevante. —Pensé que estábamos siendo solo corteses — comentó él con indiferencia —. Es típico de los ingleses. Todo muy civilizado, incluso en las situaciones más incómodas. — ¡Yo no estoy incómoda! —se defendió Grace, despidiendo llamas por sus ojos de color gris. — A lo mejor yo sí.


— ¡Eso puede ser! —respondió ella—. Nunca te he visto desconcertarte por nada. No habrías llegado donde has llegado si hubieras dejado que algo te afectara. Además de que te ha entrenado un experto en la materia. Tu padre. Estaba pisando terreno peligroso. Lo supo en el momento en que lo vio mover la cabeza. Pero su mirada, fija en ella, no dejaba traslucir lo que sentía por dentro. —Sin embargo, todo esto puede ser una situación. . —Grace buscó la palabra adecuada—, difícil para ti. —No es precisamente esa la palabra. Ella se mordió el labio, arrepintiéndose de lo que le había dicho, porque se daba cuenta de que le había concedido cierta ventaja. Y él la aprovechó. —Está claro que aquí juegas con desventaja. Ivan no te dijo que me había invitado a la fiesta y supongo que mucha de la gente que ha venido sabe lo que pasó entre nosotros. Él sabía muy bien que casi todos los que había invitado Ivan sabían que hacía dos años había estado a punto de casarse con ese hombre, pero que la boda nunca se había celebrado. Podrían no saber todo lo que ocurrió, pero ninguno de ellos dudaba que Constantine había sido el que la había rechazado y no le había dado una segunda oportunidad, después de la escena que habían montado en el vestíbulo de la agencia.


—Eso ocurrió hace dos años, Constantine —le dijo ella en tono frío—. En estos dos años yo he continuado con mi vida, como supongo que habrás hecho tú también. Él gesto de asentimiento que hizo con la cabeza fue casi grosero. — Yo lo he superado —declaró. —Y yo también —ojala ella pudiera estar tan segura como él—. La gente olvida fácilmente. Hace dos años nuestra relación podría estar en boca de todos, pero ya se habrán olvidado. Ninguno de nosotros se puede marchar. No le podemos hacer ese Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 8-95 https://www.facebook.com/novelasgratis feo a Ivan. Así que será mejor que nos comportemos como dos personas civilizadas. ¿No crees? La mirada que él le dirigió era como el hielo. Entrecerró sus ojos negros durante un momento. —No creo que sea difícil —le dijo con un tono de indiferencia—. Me limitaré a hacer lo que he estado haciendo durante estos dos últimos años, que es olvidarme de que te conozco. —En ese caso, ¿por qué has venido? Debías saber que...


—Es evidente que sabía que estabas aquí, pero el deseo de complacer a Ivan en su cumpleaños fue más fuerte que la repugnancia que sentía solo de pensar que te iba a volver a ver. Estaba claro que quería hacerle daño, y lo consiguió con la implacable eficacia que Constantine se había ganado en el mundo de los negocios. Grace se agarró con fuerza al abrigo que tenía en sus manos, como si necesitara tapar con él la herida que le había infligido. —Pero no tengo que estar más tiempo contigo. Aquí hay mucha gente para distraerse... —hizo un gesto con su mano, señalando al gran número de personas que había en el inmenso salón—. La habitación es lo suficientemente grande como para que no nos tengamos que encontrar de nuevo. —Estoy totalmente de acuerdo —tuvo que forzarse a responderle—. Y espero que así sea. Era lo mejor que podía pasar aunque le doliera. Constantine asintió y a continuación dirigió la mirada hacia la habitación donde seguro que encontraba más agradable compañía. — Seguro que así podremos sacar algo positivo de esta velada tan deprimente — estuvo de acuerdo él. —No sé que haces a mi lado todavía.


Su comentario atrajo su mirada durante unos segundos, esbozando al mismo tiempo una cínica sonrisa. — Si quieres que te sea sincero, Gracie, nada de lo que digas o hagas puede afectarme. ¿Sería posible?, se preguntó Gracie mientras él se alejaba sin volver la vista atrás. ¿Podría ser que no sintiera nada por ella? ¿Qué había pasado con aquel amor que él le había declarado de forma tan elocuente, la pasión que no había podido esconder? No existía, tuvo que repetirse a sí misma. Había desaparecido como si nunca hubiera existido. Lo cual parecía imposible, sobre todo si se ponía a pensar en sus propios sentimientos. Tendría que sacar todas sus dotes de actriz para ocultarle a Constantine lo que sentía todavía por él. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 9-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 10-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 2 ERA imposible. No podía pretender olvidarse de que Constantine no estuviera allí en la


misma habitación que ella. Su presencia era como una sombra oscura constante, siempre a su lado, siguiéndola allá donde iba. Si se detenía a hablar con alguien, lo sentía a su lado, sin verlo, pero haciéndola olvidar lo que iba a decirle a su interlocutor. Si intentaba beber vino o comer algo de la carísima comida que Ivan había encargado, se le cerraba la garganta y no había forma de tragarlo. Y lo peor de todo era que, por alguna razón que ella desconocía, Constantine no había cumplido su palabra cuando le dijo que para él era como si ella no existiera. Porque cada vez que levantaba la cabeza lo veía mirándola y siguiendo todos sus movimientos. Al final tuvo que buscar refugio en la cocina, utilizando como excusa la pila de platos que había que lavar. Estaba llenando de agua una cazuela cuando Ivan entró en la cocina. —Me estaba preguntando dónde te habías metido. ¿Es que he cometido algún fallo? — ¿Invitando a Constantine? —Grace se dio la vuelta y le dirigió una mirada de reprobación—. ¿Tú que crees? ¿Cómo has podido hacer algo así, Ivan?


— ¿Entonces es imposible que volváis a salir jun tos otra vez? — ¿Eso era lo que pretendías invitándole? Porque si es así, estás muy equivocado. Lo que había entre nosotros se terminó hace años, Ivan. — ¿Estás segura? Desde luego él aceptó con mucho gusto la invitación y pensé que. . —Pues te has equivocado —le interrumpió Grace, más para acallar las esperanzas que sentía en su débil corazón, que por otra cosa—. No sé qué razones tendría Constantine para venir aquí hoy, pero te aseguro que yo no era una de ellas. ¿Tiene aspecto de ser un hombre que no puede apartar su mirada de mí? — Para mí, tiene aspecto de un hombre con algo en mente, si quieres mi opinión — le respondió Ivan dirigiendo su mirada hacia la puerta de la cocina, que estaba abierta. Grace dirigió su mirada hacia donde estaba mirando él. Sus ojos se quedaron clavados en la figura de Constantine, que estaba apoyado en la pared. Con un vaso en una mano, estaba mirando fijamente a la mujer que tenía enfrente. Una mujer pequeña y de muchas curvas, con pelo negro y muy largo, que llevaba un uniforme de enfermera con una falda tan corta que no le habrían dejado entrar con ella en ningún hospital. — A mí me da igual lo que tenga o no tenga en mente — le respondió ella, incapaz


de borrar la amargura de su voz. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 11-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Su hermanastra Paula era una mujer morena y pequeña. Constantine siempre había admitido que le gustaban las mujeres pequeñas, morenas y con muchas curvas, hasta el punto de que Grace se preguntó en más de una ocasión qué era lo que hacía entonces con ella. — ¿Estás segura? — ¡lvan, déjalo ya! —suplicó Grace, incapaz de seguir con aquella conversación. Nada más salir aquellas palabras de sus labios, Constantine levantó su mirada y se encontró con los ojos grises de Grace. Durante unos segundos se estuvieron mirando los dos. Grace sintió que un escalofrío le recorría la espalda. A continuación, Constantine levantó el vaso que tenía en la mano como si estuviera brindando y ella tuvo que morderse el labio para soportar el dolor que aquel gesto le provocó. Se dio la vuelta para no verlo, ni a él ni a su acompañante, y echó el detergente con tanta fuerza en la cacerola que empezó a hacer burbujas inmediatamente. —No creo que Constantine esté pensando en una reconciliación — le respondió


apretando los dientes. Tuvo que cerrar los ojos para que no le salieran las lágrimas—. Que se te meta eso en la cabeza. Ivan se dio la vuelta y la dejó sola. Se preguntó cómo había sido tan ingenua como para imaginarse que Constantine hubiera podido cambiar sus sentimientos. Cuando la dejó, la dejó para siempre. Recordó las palabras que le dijo Constantine en aquella ocasión. —Lo nuestro no tiene futuro. . Aquellas palabras fueron como una daga en su corazón. A pesar de lo ciega que había estado por él, no tuvo más remedio que asumir que lo que le había dicho era algo definitivo. ¿Por qué se ponía a cuestionarlo dos años más tarde? — Si sigues lavando ese plato, le vas a borrar el dibujo. La voz perfectamente reconocible de Constantine la hizo salir de sus pensamientos de forma tan violenta que se le cayó el plato a la pila llena de agua. — ¡No me gusta que la gente me observe! — Yo no te estaba observando. No debes tener una conciencia muy limpia cuando te sobresaltas de esa manera. O a lo mejor estabas soñando. ¿Es que quizá estabas pensando en alguien del que estás enamorada, agape mou?


— ¡Yo no estaba pensando en nadie! —objetó Grace, aterrorizada por la posibilidad de que él se pudiera imaginar la naturaleza de sus pensamientos—. ¡Y deja de llamarme así! ¡Yo he dejado de ser tu amor hace mucho tiempo! — Veo que todavía recuerdas algo del griego que te enseñé. Por supuesto que se acordaba de esa frase en concreto. ¿Cómo podría olvidarla? Se obligó a no pensar en aquellos dolorosos recuerdos. Recuerdos que la llevaban a una tarde cálida de primavera en Skyros, en la que ella tenía apoyada su cabeza en su pecho escuchando el susurró de su voz. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 12-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — Me acuerdo de esa frase y de otras cosas que me enseñaste — le respondió Grace con amargura—. Y te juro que no quiero olvidarlas. ¿Qué haces? Grace retrocedió unos pasos al ver que Constantine estiraba una mano en dirección a su rostro. —Tienes espuma en la nariz... —con uno de sus largos dedos le quitó la espuma—. Y en tu ceja. Se te podría haber metido en el ojo. —Gracias. Se lo dijo mientras luchaba contra la oleada de sensaciones que solo aquel


contacto había producido en ella. —De nada — le respondió Constantine—. ¿Quieres que te ayude en algo más? Era lo que menos le apetecía. Porque si se quedaba a su lado seguro que notaría el golpear de los latidos de su corazón. Justo cuando ella quería aparentar que su presencia no la inmutaba, su cuerpo la traicionaba y respondía con toda su fuerza ante su presencia. — ¿No decías que tenía comportarnos como si el otro no existiera? —le preguntó, escondiendo sus sentimientos en aquella agresión—. Aunque da igual, porque ya he terminado. Para demostrárselo colocó el último plato en el escurridor. — ¿Quieres que te traiga una copa? Con los nervios de punta, Grace se dio la vuelta y miró a los ojos de Constantine. — ¿A qué estás jugando ahora, Constantine? ¿Qué has venido a hacer aquí? —No estoy jugando a nada, te lo prometo. A lo mejor un compromiso.. — ¿Compromiso? —se burló Grace—. Pensaba que esa palabra no existía en tu vocabulario. Tú no reconocerías lo que es un compromiso aunque lo tuvieras delante de tus narices.


—Estoy intentando razonar contigo — le respondió Constantine, en un tono en el que se notaba que estaba reprimiendo su ira—. No me siento cómodo en una fiesta en la que la mujer que es la mejor amiga del anfitrión está todo el tiempo escondiéndose en la cocina, en especial cuando sospecho que. . — ¿Qué sospechas? —le interrumpió Grace—. ¿Que me estoy escondiendo de ti? Veo que sigues considerándote el centro del universo, pero. . —Grace, se supone que en esta fiesta tenemos que vestimos y comportarnos como hace diez años. ¿No podríamos hacer un esfuerzo y llevarnos bien? — ¿Y hasta qué momento en el tiempo se supone que tenemos que volver? Le asustó pensar que precisamente era eso lo que ella deseaba. Incluso su corazón se aceleraba al imaginárselo. ojala pudieran. ojala pudieran volver otra vez al momento en el que él había sido la cosa más importante en su vida y ella la de él. El momento en el tiempo en el Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 13-95 https://www.facebook.com/novelasgratis que parecía que los dos eran solo una persona. El momento en el tiempo antes de que las mentiras que había contado Paula y sus propios miedos los habían separado,


abriéndose un abismo entre sus vidas que difícilmente podrían cerrar. —La intención de esta fiesta era que todo el mundo viniera como era hace diez años. Y la verdad es que no te imagino con catorce años. La sombra de la sonrisa que Constantine esbozó en sus labios fue devastadora, llegándole a Grace hasta su ya vulnerable corazón y clavándose en él como una flecha dorada. Muy a su pesar, no pudo reprimir un suspiro, arrepintiéndose en el mismo instante que vio su mirada. — ¿Qué te parece entonces si nos comportamos como hace cinco años? Hace cinco años ni siquiera nos conocíamos —dijo él. La llama de la esperanza que se encendió en el corazón de Grace se extinguió a los pocos segundos. Estaba claro que sus pensamientos iban por caminos diferentes. Ella había querido retroceder en el tiempo y detenerse en el momento en que iniciaron su relación, en el momento en que se enamoraron. Pero para Constantine, al parecer, tenían que retroceder hasta el momento en que todavía no se conocían. —Está bien — logró decir intentando tragarse la desilusión que recorrió su garganta como si de ácido se tratara—. Por mí no hay el menor problema. Con gesto grave y serio, ella le tendió la mano asegurándose antes de que no


le temblara. —Me llamo Grace Vernon. Encantada de conocerte. — Constantine Kiriazis —le respondió él, inclinándose un poco al saludarla —. ¿Quieres que te traiga algo de beber? — Un vino blanco, por favor. Aunque lo que menos le apetecía era beber algo de alcohol. Sus emociones eran demasiado intensas como para incrementarlas con otro estimulante. Lo que más necesitaba en aquellos momentos era un respiro. Unos segundos para respirar y tratar de calmar su enloquecido corazón. Constantine solo tenía que tocarla para que ella sintiera aquel contacto como si de un cable eléctrico se tratara. De forma instintiva, se puso la mano que había estrechado la de él en su pecho, como si se la hubiera quemado de verdad. ¿Qué pretendería aquel hombre de ella? Porque seguro que tramaba algo. Una hora antes había declarado su intención de olvidarse de ella y ahora buscaba su compañía. —Un vino blanco. . Mucho más rápido de lo que ella había pensado, y sin darle tiempo siquiera a prepararse mentalmente, Constantine volvió con dos vasos en la mano. —Blanco seco, por supuesto —añadió esbozando una sonrisa en sus labios —.


Aunque la verdad no tendría que haberlo sabido y te lo tendría que haber preguntado. Esto no va a ser tan sencillo como yo pensaba. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 14-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —No si tenemos que cumplir de forma estricta las reglas. ¿Reglas? ¿Qué reglas? ¿Qué normas podrían regular una situación de ese tipo? — Creo que nos podremos permitir ciertas licencias —estaba diciéndole Constantine mientras ella pensaba en otra cosa—. De todas maneras ya te he preguntado a qué te dedicas, así que podemos omitir esa parte. Lo qué sí quisiera saber es... — ¿Qué quieres saber? —le preguntó Grace mientras daba un trago de su vaso. Sintió el efecto del alcohol en su cuerpo. Debía estar mucho más nerviosa de lo que ella se imaginaba. O a lo mejor su cuerpo respondió a la sonrisa de Constantine y no al vino. En tal caso, tendría que tener mucho más cuidado. Porque lo que menos le apetecía era terminar ebria y perdiendo el control de la situación. Tendría que tratar de tener la cabeza fría si quería mantener ciertas distancias con Constantine. — ¿Te vestías de verdad así cuando tenías catorce años? Casi no me puedo


creer que la elegante Grace Vernon pudiera aparecer en público con. . — ¿Este aspecto? —terminó Grace la frase por él—. Creo que esa era la idea. En aquel tiempo yo era una chica muy rebelde. Hacía todo lo contrario de lo que decía mi madre. Quería que yo me vistiera igual que ella. No le gustaba que me pusiera pantalones. Y yo me los ponía todo el tiempo. — ¿Estaba tu madre todavía con tu padre hace diez años? —Sí, pero estaban a punto de separarse. Ella había tenido ya más de una aventura y mi padre ya estaba saliendo con Diana. — Y tú te fuiste a vivir con tu padre. ¿No es más normal que los niños se queden con su madre? —Yo ya no era una niña, Constantine. Era curioso, pero nunca habían hablado de aquello cuando se conocían. Si lo hubieran hecho, a lo mejor las cosas habrían sido distintas. Quizá así él habría entendido lo de Paula. Pero era mejor no pensar en eso, porque le producía demasiado dolor. — Yo ya era mayor como para opinar. Y elegí irme a vivir con mi padre. No creo que a mi madre le importara demasiado. Ella quería vivir en América, sin una adolescente que le impidiera hacer lo que quería. Yo iba al colegio aquí en Londres y no quería apartarme de mis amigos. — ¿A pesar de que se casara con Diana? —A pesar de que se casara con Diana.


Grace avanzó unos pasos y dejó el vaso en la mesa de la cocina. Estaban recorriendo un terreno peligroso. Hablar de Diana le recordaba de inmediato a Paula, la hija de su madrastra. —Yo me alegré de que se casara otra vez. Pensaba que... Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 15-95 https://www.facebook.com/novelasgratis No pudo terminar la frase, porque en esos momentos entró en la cocina un grupo de invitados riéndose y contando chistes. — ¡Vamos, no estéis ahí tan serios! ¡No podéis quedaros ahí toda la fiesta! Ivan va a cortar la tarta y dice que en vez de que él tenga que pedir el deseo, lo mejor es que cada uno pidamos uno. Grace acompañó a Constantine hasta el salón, con la mirada clavada en él. Solo tenía ojos para él. Podía oír lo que los demás decían y notar su presencia, pero se sentía como si no existieran. Un deseo. Si un hada madrina se lo hubiera propuesto tan solo dos horas antes, le habría dicho que lo que más deseaba era hacer las paces con Constantine. Llegar a un acuerdo con él era lo que más le apetecía. Solo con eso se conformaba. —Feliz cumpleaños, querido Ivan. . Todos los invitados empezaron a entonar la tradicional canción de cumpleaños. Grace abrió y cerró la boca como si estuviera acompañándolos,


pero no le salió ningún sonido de su boca, porque sentía como si las cuerdas vocales se le hubieran atrofiado. Era increíble, pero en aquel momento se sentía como si aquellos dos años no hubieran pasado. Seguía sintiendo lo mismo que había sentido por aquel hombre dos años antes. — ¿Grace? — ¿Qué? Intentó salir como pudo del pozo en el que estaba, obligándose a dirigir su mirada al hombre que tenía a su lado. Constantine. Cerró los ojos para que él no viera sus sentimientos. Había terminado la ceremonia de cortar la tarta y la música había empezado a sonar otra vez. — ¿Quieres bailar conmigo? Quiso decirle que no. Todos sus instintos le advertían que eso era lo mejor. Lo mejor que podía hacer era salir corriendo. No dejarse llevar por su atractivo. Porque sabía lo vulnerable que era. Porque sabía cómo reaccionaba su cuerpo ante su sola presencia. No podía arriesgarse... — Sí.


¿Cómo podía haberle dado esa respuesta? ¿En qué estaba pensando? Grace no pudo encontrar una respuesta. Estaba actuando respondiendo a sus instintos, incapaz de racionalizar sus pensamientos. Dejó que Constantine tomara su mano y la llevara a la parte del salón que habían dejado libre para el baile. Y cuando la música cambió a un ritmo más suave, dejó que él la estrechara entre sus brazos. Entre sus brazos se sentía como si fuera el sitio donde había nacido. Como si fuera su hogar. El resto de la habitación, la gente que había a su alrededor, todo lo Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 16-95 https://www.facebook.com/novelasgratis demás, parecía no existir para ella. No había nadie en el mundo más que aquel hombre, cuya fuerza la envolvía, y ella. —Grace... —murmuró suavemente su nombre con la boca pegada a su cabello. —No hables... —le susurró ella—. Abrázame. Grace no sabía si solo era una canción que duraba una eternidad, o si habían encadenado varias. Lo único que sabía era que estaba perdida en un mundo de ensueño. Cuando la música dejó de sonar, y fue capaz de volver a la realidad, se dio cuenta de que habían abandonado el salón y estaban en el vestíbulo.


— ¿Dónde…? —empezó a preguntarle confusa. Cuando sus ojos pudieron enfocar de nuevo, se dio cuenta de que estaban sobre los peldaños de la escalera por la que se subía al piso de arriba, ocultos de la mirada del resto de los invitados. El mundo de ensueño en el que se había metido se desvaneció de pronto, evaporándose como la niebla ante la presencia del sol. La realidad llegó con una fuerza y una velocidad que la dejó tambaleándose, estremeciendo su cuerpo casi de forma violenta. — ¿Qué hacemos aquí? No puedo... —Grace... —Constantine la hizo callar poniéndole la mano en la boca—. Quiero estar a solas contigo unos segundos. — ¡Tú! Grace apartó la cabeza de su mano. Sus ojos grises despedían llamas. Lo miró a los ojos y vio cómo bajaba los párpados, como para ocultarle sus emociones. — ¡Tú quieres! ¡Tú quieres! ¿Es que solo piensas en tus deseos? Me dices que quieres bailar conmigo, que quieres estar a solas conmigo... —Me dio la impresión de que tú también lo deseabas. — ¿Cómo has llegado a esa conclusión? Constantine bajó la cabeza hasta que su boca estuvo en su oído. La calidez de sus palabras acariciaron su piel cuando él susurró:


—Me dijiste que no hablara, que solo te abrazara. Grace se arrepintió de sus palabras. Porque cuando Constantine se proponía algo era inamovible. Pero no podía ceder. Porque de hacerlo, él vería que la verdadera interpretación de los hechos era la que él había dado. Pero tenía que protegerse. Él ya no sentía nada por ella. Lo único que ella podía reconocer que quedaba entre ellos era la pura atracción sexual. Una atracción que no era tan fácil de que se extinguiera. Y ella había dejado que Constantine viera que ella lo deseaba todavía y había decidido aprovecharse de la situación. —Grace, nunca en mi vida he dejado que una mujer se fuera a casa sola a estas horas de la noche. Y no voy a empezar ahora. Ponte el abrigo. Te acompaño. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 17-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Es que tengo otra elección? —con gesto de cansancio aceptó lo que le había sugerido. —Ninguna —le respondió Constantine con un tono de satisfacción que parecía el ronronear de un tigre—. Sé que nos acabamos de conocer pero insisto en que aceptes que te acompañe. — ¿Qué? Tardó unos segundos en darse cuenta de lo que Constantine quería decir.


Recordó el motivo de aquella fiesta. Él le había dicho que cinco años antes no se conocían. Al parecer, Constantine seguía cumpliendo las reglas impuestas para aquella fiesta. Todavía estaba fingiendo que se acababan de conocer. De ser así, quizá podía arriesgarse a dejarle que la acompañara a casa. Constantine no pretendería aprovecharse de ella en su primer encuentro. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 18-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 3 — ES allí. Grace levantó un dedo para indicarle algo, pero lo bajó al comprobar que la mano le temblaba. —Es la última casa a la derecha. La que tiene la puerta azul. Constantine asintió con la cabeza y aparcó el coche justo delante de la casa que ella le había indicado. Quizá, al igual que ella, se arrepentía de haber insistido en llevarla. Quizá también él se había dado cuenta de la tensión que se respiraba entre ellos mientras hacían el trayecto, y deseaba que todo aquello terminara cuanto antes. Porque eso era lo que Grace pensaba. Lo único que quería era salir del coche y


entrar en su casa, para resguardarse en la seguridad y privacidad de su pequeño piso. Si seguía sentada al lado de Constantine un solo segundo más, escuchando sus monosílabos por respuesta, estallaría en cualquier momento. —Muchas gracias. Se empezó a quitar el cinturón de seguridad, antes de que el coche se detuviera, deseando salir de allí cuanto antes. — Gracias por acompañarme a casa. ¿Qué es lo que has dicho? Le había hecho la pregunta en respuesta a algo que Constantine había murmurado. Algo en griego que ella no había entendido, pero que tenía un tono de impaciencia que había paralizado sus movimientos. Pero nada más hacerle la pregunta, vio que su humor cambiaba. Con evidente esfuerzo, alisó su ceño y cambió la mueca cínica de su boca. — Te acompaño hasta la puerta — le dijo, en un tono de voz que carecía de la entonación cortante de tan solo unos segundos antes. —No te molestes. Pero fue como hablar a la pared Constantine estaba saliendo del coche y dirigiéndose a su puerta para abrirla. Tan solo había unos metros desde la acera a la puerta de su casa. Tan solo unos pasos, pero que a ella le parecieron una eternidad, mientras el ruido de


los pies en el asfalto resonaba en el silencio de la noche. A su lado, Constantine era una figura oscura y silenciosa. La tensión que Grace sentía por dentro se reflejó en sus manos. No acertaba a meter la llave en la cerradura. Consciente de que Constantine la estaba mirando, juró para sus adentros y lo intentó de nuevo. Por suerte esa vez lo consiguió. Se dio la vuelta y lo miró a los ojos. —Bueno, ya estoy en mi casa sana y salva. Gracias por acompañarme. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 19-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Si esa hubiera sido en realidad su primera cita, le habría dicho que se lo había pasado muy bien con él, o incluso podía haber quedado para otro día. Pero la posibilidad de hacer retroceder el tiempo era pura ficción. Por lo que lo mejor, y dadas las circunstancias, sería despedirse. —Buenas noches, entonces. — ¿Eso es todo? — ¿Qué más puede haber? Al fin y al cabo... —intentó darle un tono desenfadado a su frase, pero no lo consiguió—, nos acabamos de conocer. — ¿Sería mucho pedir, por tanto, un beso de despedida? La pregunta parecía no tener una segunda intención. A juzgar por cómo se había comportado con ella en la cocina, estaba claro que solo estaba fingiendo.


Un beso de despedida. Nada más. No pasaría nada si se lo daba. Pero en el fondo sabía que eso no era cierto. Sabía que debajo de todo aquel razonamiento se escondía otra realidad, algo mucho más desconcertante. Algo que ella no se quería reconocer a sí misma. Y era el hecho de que deseaba con todas sus fuerzas aquel beso de Constantine. —Muy bien —asintió ella—. Un beso de despedida. . Constantine bajó la cabeza, bloqueando la luz de la farola que había en la acera, e instintivamente, Grace separó los labios. Pero fue en su mejilla donde hicieron contacto sus labios. —Buenas noches. Antes incluso de tener tiempo para pensar, antes incluso de poder recuperarse y darse cuenta de lo que había pasado, él se había apartado de su lado. —Buenas noches —volvió a repetir—. Nos vemos. Grace no podía creérselo. Sintió un dolor por dentro como si le lacerara el corazón. La había dejado que se ilusionara para después dejarla con la miel en los labios. Se sentía humillada. —Buenas noches. Casi se obligó a responderle. Como se obligó a darse la vuelta y abrir la puerta de la casa. Aquello no era suficiente. Ella quería más, mucho más. Quería el beso que


había despertado en ella la pasión que una vez sintió por aquel hombre y que había pensado que había olvidado. Pero al parecer, Constantine sí lo había superado. —Yo, yo... Una vocecita por dentro gritaba que le dejara marchar, antes de que le hiciera m daño. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 20-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Pero no pudo. Quería estar cerca de él un poco más. Quería volver a sentir su mirada, oír su voz, ver su sonrisa. —Buenas noches —le dijo manteniendo la voz controlada. Se acercó a él y le dio un beso en la mejilla. La barba de un día abrasó sus labios. —Y gracias... Aquello fue su perdición. Con una reacción inusitada, Constantine giró la cabeza y sus labios se rozaron. —Grace... Murmuró algo en griego antes de empezar a besarla. —Tendrías que haber entrado mientras tuviste una oportunidad. Ahora es demasiado tarde.


Era demasiado tarde. Había sido demasiado tarde desde el momento en que él la había besado. O incluso antes que eso. Desde el momento en que había abierto la puerta de la casa de Ivan y lo había mirado a los ojos. Porque Constantine era el único hombre que amaba en este mundo. — Grace, mi dulce Grace... El viento frío se arremolinó en torno a las piernas de Grace, pero ella casi ni se dio cuenta. El cuerpo de Constantine la protegía del frío y el calor de la sangre que recorría sus venas calentaba su piel hasta el punto de que parecía estar ardiendo. —Tendrías que haberte metido en casa —le susurró Constantine al oído—. Pero ya es demasiado tarde. Grace, agape mou, déjame entrar. Que le dejara entrar. Más que una petición era una orden. Sabía lo que había detrás de aquellas palabras. ¿Por qué no le decía que no? ¿Por qué no le decía que se fuera y que se olvidara de ella? Hubo un momento en que lo pensó, pero pronto se olvidó de ello. — ¿Qui… quie..? No podía casi ni hablar. Tuvo que humedecerse los labios con la lengua. — ¿Quieres pasar? — Si no me dejas entrar en tu casa, te juro que... — ¡Tranquilo! Te voy a dejar. Anda, entra.


Al oír el sonido de la puerta cerrarse detrás de ellos, Grace pensó que aquel momento iba a cambiar por completo sus vidas. Era demasiado tarde para arrepentirse. Además de que no quería volverse atrás. Lo que más deseaba en este mundo estaba justo delante de ella. Constantine a abrazó. Oyó los latidos de su corazón cuando apoyó la cabeza en su pecho. A los pocos segundos, él la soltó de forma tan abrupta que se sintió como si la hubieran dejado caer desde una gran altura. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 21-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Lo vio recorrer el piso como si fuera una fiera enjaulada, estableciendo los límites de su territorio. Muy lentamente, se dio la vuelta y se fijó en los cómodos sillones de color crema que había en el salón. En la pared que había frente a la ventana, estaba la chimenea. — No es muy grande... — murmuró él, cuando terminó de ver el piso. — ¡Es lo único que me puedo permitir! —protestó Grace indignada—. No todos podemos tener una casa en cada continente y un avión privado que nos lleve


de un sitio a otro. —La mitad de las casas que tengo son de mis padres — señaló Constantine —. Puedo utilizarlas, pero no son mías. — Está bien, para qué discutir. ¿Te apetece un café? —No. Se lo dijo mientras miraba la colección de libros en su librería. — ¿Quieres un té, entonces? —No... — ¿Algo más fuerte? Era la ocasión perfecta para que él le respondiera que no, que no podía beber nada porque tenía que conducir. — ¿Quieres un vaso de vino? Un gesto autocrático rechazó la pregunta. Constantine seguía mirando con mucha atención la colección de libros. Pero al momento siguiente movió en sentido negativo la cabeza. — ¡O mejor sí...! — ¡Constantine, por favor! —explotó Grace, con los nervios más de punta de lo que


ella podía admitir—. Sí, no, ¡aclárate! — ¡ Christos, estoy intentando ser una persona civilizada! Pero siento que... — ¿Es que tú sientes? — le preguntó Grace interrumpiéndole. De forma inesperada, sus ojos negros dejaron de mirar los ojos grises de ella. Le impresionó tanto ver que a Constantine Kiriazis, que siempre actuaba con tanta seguridad, le faltaban las palabras, que se atrevió incluso a presionarle un poco más. — ¿Constantine? ¿Qué es lo que tú sientes? Durante unos segundos más, ella lo vio dudar. Pero de pronto, y justo cuando Grace estaba convencida de que no le iba a responder, o iba a cambiar de tema, hizo un gesto con el hombro con el que pareció quitarse de encima cualquier limitación que él mismo se hubiera impuesto. —Me siento completamente incivilizado —le murmuró con voz grave—. Si quieres saber la verdad, me siento salvaje, pagano, primitivo. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 22-95 https://www.facebook.com/novelasgratis ¡Ella solita se lo había buscado! — ¿Y por qué...?


—Tú sabes por qué. Constantine se lo dijo como si le costara pronunciar aquellas palabras. Sus ojos reflejaron llamaradas de emoción, que arrasaban el control que se había impuesto a sí mismo hasta ese momento, y echó la cabeza hacia atrás en un gesto de desafío. — Y me siento así por ti. Porque te quiero. Te he estado deseando toda la noche. Siempre te he querido. Y no se me ha pasado en estos dos años que hemos estado separados. No tenerte a mi lado ha sido algo infernal, porque una y otra vez me he acordado de los tiempos en los que estábamos juntos. — ¿De mí? No se podía creer lo que estaba oyendo. No era una declaración de amor, pero por el momento era suficiente. La quería. La había echado de menos. —Grace. Pronunció su nombre con un tono grave. —Grace, ven aquí. El sentido común le advertía que tuviera cuidado, que dudara, que se tomara unos segundos para pensárselo mejor. Pero su corazón no quiso escuchar aquellas estúpidas consideraciones. Ni siquiera se dio cuenta de que se había movido hasta que se encontró en sus


brazos alrededor de su cuerpo, sosteniéndolo con fuerza. En ese mismo instante, él reclamó su boca de forma salvaje y ansiosa. Y Grace respondió de la misma forma, dando rienda suelta a la agonía y soledad que había sentido durante aquellos dos años. Lo besó con toda la fuerza de sus emociones, que dejó al descubierto para que él las viera. —Grace... pethi mou... mi bella Grace... — murmuró Constantine con sus labios pegados a los de ella—. Me perteneces. Siempre has sido mía. No dejaré que nadie más... —No hay ningún otro —le respondió Grace casi sin respiración—. Ni ahora, ni… Un sexto sentido le impidió terminar aquella frase. Quería que Constantine supiera que no estaba saliendo con nadie en aquellos momentos. Pero no estaba tan segura de que le quisiera decir que en los dos años que habían estado separados, tampoco había salido con nadie. Sin embargo, muchos se lo habían pedido. Incluso había tenido algunas citas. Pero por espacios muy cortos de tiempo y habían sido de poco interés. Ninguno de ellos había logrado que sintiera algo especial. Y ya sabía el porqué. Durante los últimos dos años había sentido la falta de


Constantine en su vida. Había vivido como una autómata, como la Bella Durmiente, esperando el beso que le devolviera a la vida de nuevo. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 23-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Ya no quería volver a vivir aquellos días tan tristes. No quería ni acordarse de ellos. Y menos en aquellos momentos, con Constantine abrazándola, sus manos acariciando su cuerpo, su boca siguiendo el trazo cálido de sus labios, a través de la suave piel de su mejilla y bajando por su cuello. —Te he mentido... —murmuró él con su boca apoyada en la ardiente piel de Grace. — ¿Qué? A la deriva, en un mar de sensaciones, Grace solo registraba que él había dicho algo. Pero de pronto el significado de sus palabras la hicieron salir de su delirio. — ¿Qué has qué? —el miedo le atenazó el corazón—. ¿Constantine? Él se echó a reír. —Te mentí cuando te dije que no me gustaba lo que llevabas puesto. —Creo que dijiste algo así como que era desconcertante —logró decir Grace. —Más bien desconcertantemente provocador — gruñó Constantine —.


¿Sabes lo que siento cuando veo esos vaqueros tan ajustados a tu trasero, cuando veo el movimiento de tus pechos debajo de esa camiseta? — Yo no llevaba sujetador cuando tenía catorce años. Se quedó a media frase, sobre todo cuando notó sus manos en el espacio que separaba la parte de de bajo de su camiseta ajustada y la cintura de sus vaqueros. Estremeciéndose de placer al notar sus manos en su cuerpo, se mordió el labio para así evitar el grito de placer que se le escapaba. —Y cada vez que te movías era un tormento... Empezó a tocarla, haciéndola estremecerse y retorcerse contra su cuerpo, lo cual hizo que ella motara, a través de la fina tela de sus elegantes pantalones, la fuerza del deseo de Constantine. — Grace... — No, calla. Le puso los dedos en la boca, impidiéndole lo que fuera a decir. —No hables ahora... Ya habían hablado demasiado en el pasado. Se habían dicho cosas muy dolorosas y destructivas, que habían hecho saltar por los aires el amor que habían sentido. —No hables. Mantengámonos en silencio.... Lo besó en la frente, en el puente de la nariz, en los ojos.


—Es mejor que nuestras manos.. Metió sus manos entre su sedoso cabello negro, acariciando a continuación la musculatura de su cuello. Le metió las manos por el cuello de su abrigo y lo deslizó hacia atrás, dejándolo caer al suelo. —Y nuestros cuerpos sean los que hablen. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 24-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Grace pegó la pelvis a su entrepierna, y sonrió de forma burlona al oír el gemido de placer que él no pudo evitar dejar de escapar. —Labios, manos, cuerpos... eso me gusta. Por su garganta salió una risotada áspera y profunda, mientras imitaba los movimientos de ella, quitándole la chaqueta de cuero que ella llevaba puesta, tirándola al aire sin importarle dónde pudiera caer. Grace sintió su boca en la cara, en el cuello, en los hombros, mientras sus manos dejaban senderos de fuego bajo el algodón blanco de su camiseta, alrededor de los contornos de su cintura, subiendo poco a poco hacia los pechos. A pesar de que lo había soñado con mucha frecuencia, lo había deseado con todas sus fuerzas tantas veces en su soledad, el calor de las palmas de sus manos en su sensible cuerpo fue tan devastador que se retorció contra él, estremeciéndose por las convulsiones de la necesidad sensual que traspasaba


su cuerpo como un rayo en una tormenta. Y en el punto más sensible de su feminidad, la fuerza de su necesidad era cada vez tan primitiva, tan salvaje, que la hacía moverse pidiendo que la satisficieran. —Te tengo que quitar esto.. Constantine le arrancó la camiseta con tanta fuerza que se la rompió. —Y esto... Mientras le desabrochaba la hebilla del cinturón con eficaz brusquedad, su boca recorría todos los puntos de la parte superior de su cuerpo, besándoselo, chupándoselo, mordisqueándoselo. Grace deseaba a Constantine tanto como él le había dicho que la deseaba a ella. Si no hacían el amor allí, y en aquel momento, ella se moriría, sin pensar siquiera sobre su futuro o su desdichado pasado. Sin Constantine, ella no tenía futuro. El presente, aquella habitación, aquel hombre, la salvaje tormenta eléctrica que él había desencadenado dentro de ella, eran la única realidad. —La cama... Oyó su voz ronca y grave en su oído. Lo miró a los ojos y vio un brillo febril en ellos, el color de sus mejillas encendidas que delataban lo cerca que estaba de perder el control por completo. Grace hizo un gesto vago hacia donde se encontraba la cama y, rápidamente,


él la levantó en brazos y la llevó en tan solo tres pasos hasta la cama. Cuando la dejó en ella, no hizo más que suspirar y al siguiente instante estaba tendido a su lado. — Desnúdame, Grace — le ordenó—. Quiero estar desnudo como tú. Quiero sentir tu piel contra la mía. Eso era lo que ella deseaba también. Lo deseaba con tanta fuerza que ni siquiera podía desabrocharle los botones de la camisa. —Déjame a mí —le sugirió él. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 25-95 https://www.facebook.com/novelasgratis En tan solo unos segundos se quitó la camisa y después los pantalones. Y cuando volvió a tenderse a su lado lo hizo completamente desnudo, mostrando de forma evidente todo el poder de su erección. —Ahora podemos hacer esto como hay que hacerlo. La empujó contra las almohadas, y la sometió a un asalto sensual que la dejó casi sin aliento. No hubo un milímetro de su cuerpo que él no besara, ni un solo centímetro de su ardiente piel que él no acariciara con la sabiduría de sus manos. Sus labios eran como llamas en sus pechos, que encendían sus endurecidos pezones.


Primero le chupaba uno y después el otro, jugueteando con ellos, haciéndola sentir un escalofrío que le bajaba por todo el cuerpo y terminaba entre sus muslos. Grace no podía mantener sus manos quietas. Quería tocarle todo el cuerpo. En un momento sus dedos estaban acariciándole su sedoso cabello negro, para a continuación pasar a los músculos de sus hombros y su espalda. Su excitación iba subiendo cada minuto que pasaba. En un momento determinado bajó su mano y jugueteó con el vello del pubis, acariciándole poco a poco su potente miembro en erección. — ¡ Theos, Grace! —murmuró Constantine—. ¡Eres como el fuego salvaje! ¡Antes no respondías de esta manera! Antes... no. En el pasado, había sido demasiado ingenua y había pensado que su virginidad era lo más importante en este mundo. Había querido conservarla hasta casarse. Pero al mismo tiempo lo había deseado con todas sus fuerzas. Lo había querido todo. Y por haberlo querido todo, casi lo había perdido también todo. Pero ya no estaba dispuesta a que le ocurriera lo mismo. Le había dado una segunda oportunidad, y quería aprovecharla. —Grace, necesito que me digas algo. ¿Utilizas algún anticonceptivo? — ¿Anticonceptivo?


Grace se mordió el labio mientras pensaba en la respuesta. Pero Constantine no necesitó que le diera contestación alguna. Poco a poco se fue apartando, mostrando signos evidentes de que la pasión que había sentido hasta ese momento iba extinguiéndose. —Yo no... —empezó a decir él, pero ella no le dejó terminar la frase. — ¿Crees que a mí no me importa? —le preguntó ella—. Pero no te preocupes, Constantine, porque acabo de tener el período. ¡Lo que no puedes hacer es parar ahora! —Grace, no estoy seguro.. — ¡Pero yo sí! Nunca había estado tan segura de algo. Nunca en su vida había deseado hacer algo con tanta intensidad. Su cuerpo estaba ardiendo por la necesidad. Era como una droga, que si no la tomaba podría incluso morir. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 26-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Se apretó contra el cuerpo de Constantine. Levantó su pierna y le acarició su miembro, invitándole a que continuaran haciendo el amor. — ¡No hables, Constantine! —le susurró al oído—. Me dijiste que preferías


actuar y no hablar. Constantine no pudo evitar emitir un quejido de placer. Le mordió los labios mientras que con las manos le acariciaba la tripa, bajando poco a poco a las piernas y la parte interna de los muslos. — ¿Te gusta esto? — le susurró mientras le acariciaba la parte más íntima de su ser. El gemido de placer que se le escapó fue la única respuesta que pudo darle Grace. Se agarró a él, clavándole las uñas en los músculos de sus hombros. Su necesidad por él iba en aumento. — ¿O esto? Se puso encima de ella y la penetró. La cabeza empezó a darle, vueltas de placer. Pero al mismo tiempo, una reacción instintiva, que no podía controlar, la hizo tensarse. Al sentirlo, él se detuvo, echó la cabeza para atrás y la miró a los ojos. — ¿Quieres seguir? —le preguntó, en un tono en el que ella vio con claridad lo que él pensaba. — Sigue, Constantine — le respondió mientras movía sus caderas en un gesto de provocación. —Grace... —empezó a susurrar. Pero no pudo continuar porque ella seguía moviendo su cuerpo. Poco a poco fueron aumentando el ritmo. Se agarra ron el uno al otro como si fueran a caerse por un precipicio.


Sus cuerpos iban adquiriendo cada vez, más temperatura. Y al cabo de los minutos, los dos explotaron con la fuerza de un meteoro, liberándolos de la necesidad que sentían el uno por el otro, llevándolos hasta el éxtasis. Grace se agarró al cuerpo sudoroso de Constantine, escuchando su respiración entrecortada, notando bajo sus manos los movimientos convulsivos de sus músculos. El corazón le latía con fuerza y poco a poco su cuerpo fue perdiendo tensión. Constantine se quitó de encima de ella y se tendió a su lado. Suspiró y abrió sus pesados párpados, estiró su cuerpo mostrando su satisfacción. —Sabía que iba a ser algo parecido a esto... — murmuró él—. Sabía que tú... — ¿Sabías que yo, qué? —le preguntó Grace. Pero Constantine ya había cerrado los ojos y se había casi dormido. Grace suspiró e intentó superar el momento de confusión que su gesto le produjo. Qué más daba. Todo daba igual. Agarró la colcha y tapó sus cuerpos, acurrucándose a continuación al lado de Constantine. En ese momento, se dio cuenta de que durante dos años había estado viviendo media vida, había subsistido con el piloto automático puesto, durmiendo, comiendo y respirando solo porque lo tenía que hacer. Pero su existencia había estado vacía, Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi


Nº Paginas 27-95 https://www.facebook.com/novelasgratis había habido un verdadero agujero negro, que la despojaba de una razón para su existencia, y solo porque le faltaba Constantine. Pero había vuelto a vivir. Él estaba allí, a su lado, en su cama. La había hecho sentirse plena, completa. A lo mejor todavía podían tener un futuro juntos, un futuro en el que estaba segura de que conseguirían la felicidad. Constantine había vuelto, se repetía para sí misma. Una sonrisa de felicidad se dibujó en su boca. Constantine estaba a su lado y todo era perfecto. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 28-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 4 EL sonido del despertador irrumpió en el sueño profundo de Grace y la despertó. Emitió un gruñido y se pasó una mano por la cara para apartarse el pelo y poder ver el reloj. — ¡Las siete y media! —no podía ser. Si parecía que se acababa de dormir. Sonrió al recordar cómo habían pasado aquella noche las horas que le había robado al sueño. Miró donde Constantine había estado tumbado, acariciando con


una mano el hueco que había dejado en la almohada su cabeza, oliendo el aroma de su cuerpo. La noche había sido larga. Después de hacer por primera vez el amor se habían dormido unos minutos, pero al cabo de un rato, Constantine se despertó y continuó dándole besos y acariciándole el cuerpo. Y comenzaron de nuevo. No podía recordar las veces que lo repitieron. Pero debieron ser bastantes, a juzgar por cómo le dolían algunas partes del cuerpo. Sonrió al recordar aquellos momentos. Había hecho el amor con Constantine. Lo habían hecho toda la noche. Pero ya no estaba a su lado, donde ella pensaba que iba a estar. Parpadeó sus somnolientos párpados y vio que Constantine estaba buscando su ropa. — ¿Qué estás haciendo? —logró preguntarle. Constantine la miró. Se estaba abrochando los botones de la camisa. —Tengo que ir a visitar a unos clientes. Su respuesta fue contundente, como si no la conociera. Grace frunció el ceño un tanto perpleja. — ¡A estas horas de la mañana! —A estas horas de la mañana. He quedado para desayunar y no puedo ir con esta


ropa. Después, a las nueve, tengo que... —Está bien, está bien, no tienes que darme explicaciones. Al darse cuenta de que estaba abordando la situación de la forma menos conveniente, lo intentó de nuevo. —Es que esperaba que fuera de otra manera — le dijo mientras movía su cuerpo de forma sensual y provocativa en la cama—. Creía que nos íbamos a despertar juntos y empezar la mañana como se tiene que empezar. — ¡Grace! —la miró con cara de sorpresa—. Recuerda que he venido a Inglaterra a trabajar. — Ya, ya lo sé — suspiró Grace un tanto desconsolada—. Ya dijiste que tenías problemas en la oficina de Londres. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 29-95 https://www.facebook.com/novelasgratis La verdad era que tenía que estar agradecida de que tuviera esos problemas. Porque al fin y al cabo, era la razón por la que había podido estar con Constantine. Pero sin su presencia sentía la cama fría y vacía. Y el hombre que podía remediar aquello estaba buscando su abrigo para marcharse de su casa en unos


segundos. —Así es, han surgido problemas en la oficina de Londres — le confirmó él mientras se ponía el abrigo, que la noche antes habían dejado tirado en el suelo—. Esa fue la razón por la que vine aquí y en ningún momento esperaba que pasara lo que ha pasado. Se miró el reloj. Estaba impaciente. Grace ya lo había visto así en otras ocasiones. Cuando se le metía una cosa en la cabeza, no había nadie que lo hiciera cambiar de opinión. —Está bien, te tienes que ir. ¿Cuándo podré verte otra vez? Constantine se agachó y le dio un beso en la mejilla. Pero al instante siguiente se estaba mirando otra vez el reloj. —Te llamaré. —Eso espero... —empezó a decirle Grace, pero Constantine ya estaba saliendo por la puerta y no pudo oírla. Grace no había pensado que se despertaría de esa manera. Tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para ducharse, vestirse y prepararse para ir a trabajar. Iba a ser muy difícil olvidar la noche que había pasado junto a Constantine. —Parece como si hubieras celebrado todos tus cumpleaños en una sola noche — comentó Ivan cuando pasó al lado de su mesa—. ¿Será porque anoche te fuiste


acompañada de un hombre moreno, alto y muy bien parecido? — ¡Sabes que sí! —le respondió Grace sonriendo—. Al fin y al cabo, ¿no fue todo una trama preparada por ti? —Era lo que yo esperaba —le corrigió su amigo—. Pero no quiero que sufras, Grace. No quiero que sufras como la última vez. —Constantine no me va a hacer sufrir. Cuando se fue de casa esta mañana me dijo que me iba a llamar... ¡Oh! — ¡Cuando se fue de tu casa esta mañana! —repitió él—. ¿Has dicho eso, Gracie? — Así es. Recuerdo el consejo que me dio mi padre cuando empecé a salir con chicos. Me dijo que el problema no era acostarse con alguien, sino el despertarse a la mañana siguiente. Lo más importante era no sentirse avergonzada de la persona que a la mañana siguiente estaba en tu cama. — ¿Pasó Constantine la prueba? —Totalmente. Cuando me desperté y lo vi a mi lado solo sentí felicidad. Ha sido lo más maravilloso que me ha ocurrido en mi vida. —Me alegro por ti. ¿Cuándo es la boda? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 30-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


— ¿Boda? No adelantes acontecimientos. Solo hemos empezado a salir otra vez juntos. —Pero hace años te quiso hacer su esposa. Si Constantine quiere algo, nada se interpone en su camino. No creo que tarde mucho en proponerte matrimonio. — Eso sería maravilloso — a pesar de su decisión de no hacerse ilusiones, Grace rezó para que aquello se hiciera realidad—. Me encantaría que eso ocurriera. —Y a mí también. Porque sabes que yo estaré a tu lado el día en que Constantine se convierta en tu marido. La mujer de Constantine. Esas mismas palabras resonaron en su cabeza el resto del día. ¿Sería posible? ¿Sería verdad que la pesadilla de aquellos dos años se hubiera acabado y que aquella historia tuviera un final feliz? Por cómo le estaban saliendo las cosas ese día, bien podría suceder. Todo parecía estar tocado por la misma varita mágica que había hecho posible que Constantine y ella estuvieran juntos de nuevo. La jornada estaba avanzando sin esfuerzos. La nueva campaña que había presentado para un cliente muy exigente había recibido el visto bueno. Incluso el tiempo había mejorado y estaba luciendo el sol en la primavera londinense. Cuando terminó la jornada de trabajo se fue a casa con un cierto sentimiento


de anticipación y nerviosismo. Lo primero que miró fue el contestador automático. Esperaba escuchar un mensaje de Constantine. Seguro que habría sacado tiempo de entre alguna de sus importantes reuniones. Conocía a Constantine. Pero no había ningún mensaje grabado. Por primera vez ese día, le asaltó la sombra de la duda, haciendo que su cuerpo se estremeciera. Le había dicho que la iba a llamar. En su cabeza resonaron aquellas palabras. En esa ocasión, sin embargo, se puso a pensar de forma detenida en ellas. Había estado muy segura de que había querido decir lo que le había dicho. Que la iba a llamar por teléfono en la primera ocasión que tuviera. Volvió a darle vueltas en la cabeza a las mismas palabras. Había gente que decía lo mismo solo para deshacerse de alguien, para cortar una relación sin tener que enfrentarse. Pero Constantine no era ese tipo de persona. A lo mejor era que estaba muy ocupado. A lo mejor no había tenido ni un solo minuto para llamarla. Pero lo haría. Lo único que tenía que hacer era esperar. Para entretenerse prepararía algo de comer, O a lo mejor se daba un baño, llevándose el teléfono al baño, por supuesto. Se metería en el agua hasta sentirse completamente relajada y


después se pondría la crema en el cuerpo que había comprado la semana pasada. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 31-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Las mejillas se le encendieron al recordar la razón por la que se estaba concediendo todos aquellos lujos. Lo hacía mientras esperaba la llegada de Constantine. Cuando llegara, lo invitaría a meterse en la cama, que era en el sitio donde ella quería tenerlo todo el tiempo. Estuvo en el baño hasta que el agua empezó a enfriarse y Constantine no dio señales de vida. — ¿Dónde te has metido? Pronunció las palabras en alto, incapaz de retener las por más tiempo. — ¿Qué te ha ocurrido? No puedes estar trabajando a estas horas, Pero la verdad era que bien podría estar trabajando. Constantine era una persona inagotable cuando tenía que resolver algún problema. Se metía en lo que estaba haciendo y podían pasar las horas sin que se enterara del paso del tiempo. Cuando había sido su novia, se había quejado de que no le hacía suficiente caso. Pero él siempre le había dicho que cuando se casaran todo iba a cambiar Cuando se casaran.


Grace levantó la taza de té y se sentó en uno de los sillones con las piernas dobladas, pensando en él. No se habían casado. Y la culpa había sido por las mentiras de Paula. Por la malicia de esa mujer. Todo había empezado con unos golpes en la puerta. Se sintió envuelta por los recuerdos del pasado. Su mente viajó dos años atrás en el tiempo, el momento en el que su mundo se había desmoronado. Había pasado el día en el apartamento de Constantine. El apartamento que se iba a convertir en pocos días en su hogar. Había sido un domingo por la noche, y el sábado siguiente Constantine y ella se iban a casar. Iba a ser su último fin de semana de soltera. Habían mantenido una agradable comida juntos, bebiendo vino, hasta que al final de la noche ella decidió marcharse. —No te vayas —le había murmurado Constantine poniéndose en pie a regañadientes—. Quédate esta noche. —Sabes que no puedo, Constantine. Estuviste de acuerdo en que esperáramos, y solo nos queda otra semana. No es nada. —Es verdad —concedió Constantine—. Pero he de confesar que no entiendo esa idea tan anticuada que tienes de que es mejor esperar hasta que nos casemos. —Pero piensa en lo especial que va a ser la noche de bodas. —Es lo único en lo que estoy pensando. Si supieras las noches que me paso en vela


pensando en ti, deseándote, besándote aquí y aquí —empezó a darle besos por todo el cuerpo. Grace se quedó casi sin respiración al sentir los besos en sus mejillas, sus labios, sus párpados. Su cuerpo se encendió de repente. — Y besarte hasta que no puedas más... Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 32-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Constantine! —con gran esfuerzo logró controlar el palpitar de la sangre recorriendo sus venas — ¡No! Con mucha más fuerza de la que era necesaria, lo empujó cuando él intentó darle otro beso. Porque de no haberlo hecho, habría sucumbido sin remedio. Constantine no era el único que encontraba difícil aquella idea del celibato. —Eres cruel Grace Vernon —le dijo con gesto sombrío—. Cruel y despiadada. Si él supiera, pensó Grace. Si supiera lo difícil que era también para ella negarse, no se le pasaría por la imaginación tratarla de aquella forma. Puede que pensara que ella estaba loca. Porque aunque él hubiera tratado de entender y valorar su deseo de esperar hasta la noche de bodas, no le impedía ejercer un poco de presión, la suficiente como para poner a prueba su resolución.


Y había habido ocasiones en las que había estado tentada. Al fin y al cabo, era el hombre al que amaba, el hombre con el que se quería casar. ¡No podía permanecer indiferente! Más bien todo lo contrario. Solo tenía que sonreírle para derretirse por dentro; tocarla y su corazón empezaba a salírsele de su sitio; besarla, para arder en llamas. Lo deseaba con todas sus fuerzas. Pero al mismo tiempo, quería que la primera vez que lo hicieran fuera algo especial. Sabía que su idea ya era trasnochada. Pero después de haber presenciado la actitud de su madre hacia el sexo, la infidelidad con su padre, el dolor que le había causado, había querido meterse en ese mundo de otra manera distinta. Una vez casada, cuando su unión fuera para siempre. Pero no había sabido darse cuenta de la realidad del deseo físico que sentía por Constantine. Cuando lo conoció, aquel hombre la desequilibró desde el principio. Le dejó sus sentimientos como si hubiera pasado un tornado, la hubiera subido a las alturas y la hubiera dejado en otro sitio distinto al mundo que ella conocía. Las luces tenían más brillo, los colores y los sonidos los percibía de forma más intensa. Había conseguido despertarle los sentidos. En eso estaba pensando cuando llegó a casa y se hacía una taza de té antes de irse a la cama. Su padre y Diana habían salido. Paula también había salido con un amigo. Había empezado a subir las escaleras cuando oyó que alguien llamaba a la puerta.


— ¿Quién diablos. .? Las palabras se le quedaron heladas en los labios cuando comprobó la identidad de la persona que llamaba y el estado en que se encontraba. — ¡Paula! ¿Qué haces aquí? Su rostro estaba pálido de preocupación, sus ojos ensombrecidos, su respiración entrecortada y sus ojos brillantes por las lágrimas que había derramado. — ¿Qué te ha pasado? —Grace... — su hermanastra se echó en sus brazos sollozando—. ¡Oh, Gracie, lo siento! Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 33-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Lo sientes? Grace frunció el ceño por la confusión, el corazón le dio un vuelco al temerse lo peor, de que algo malo había pasado, algo que no se quería ni imaginar. Nunca antes había visto a su hermanastra en semejante estado. Normalmente Paula era una chica con la confianza que daba la juventud, segura de sí misma. A sus casi veinte años, se había convertido en una jovencita de cabello oscuro, ojos azules y formas voluptuosas que atraía a los hombres como la miel a las abejas. Pero en aquel momento, sus ojos de color azul zafiro estaban irritados por el llanto.


—Paula, cariño... —Grace intentó calmarla, pasándole la mano por la cabeza —. ¿Qué ha ocurrido? Siéntate aquí y cuéntamelo todo. —No puedo. . —le respondió su hermanastra con voz entrecortada—. Si te lo cuento me odiarás. — ¿Odiarte? — ¿Había oído bien?—. ¿Cómo te voy a odiar, Paula? Yo no puedo odiarte. Eres mi hermana. Se conocieron cuando ella tenía catorce años y Paula era una colegiala de once. Grace nunca le había gustado mucho ser hija única y de buen agrado a la joven desvalida que se había quedado sin padre. Más tarde, cuando el padre de Grace y la madre de Paula se casaron, Grace abrió su corazón a la que ella consideraba su hermana y al principio parecía que el afecto era recíproco. Pero últimamente la jovencita había estado saliendo con un grupo bastante extraño de la oficina en la que trabajaba. Se había convertido en una joven rebelde y descarada y consideraba a su hermana mayor una persona aburrida, demasiado convencional. Por esa razón, su amistad se había deteriorado. Pero Grace siempre había tenido un sitio en su corazón para Paula. —Cuéntame lo que te ha pasado, anda.


— ¿Aunque tenga que ver con Constantine? — ¿Qué pasa con Constantine? Paula agarró las manos de su hermana con tanta fuerza que Grace hizo un gesto de dolor. —Grace, siento mucho tener que decirte esto, pero no podría tener la conciencia tranquila si no te lo contara. No puedo permitir que sigas engañándote. — ¿Engañándome? ¿A qué te refieres? —A ese hombre con el que te has comprometido. No puedes casarte con él. Es un ser promiscuo, incapaz de serle fiel a nadie. —No... —Grace movió en sentido negativo la cabeza—. No, Paula. No sé quién te ha metido eso en la cabeza, pero estás confundida. Constantine nunca... — ¿Tú crees? No me lo ha tenido que decir nadie. Lo he comprobado por mí misma. Porque la mujer con la que te ha sido infiel el hombre con el que te quieres casar es conmigo. Se ha acostado conmigo. — ¡No! Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 34-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


Fue un grito de dolor, el sonido de su corazón rompiéndose. —Sí —insistió Paula—. ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! Llevaba semanas detrás de mí, presionándome. Le dije que me dejara en paz, que eras mi hermana. Pero él se rió... Grace estaba mirando fijamente a Paula, viendo la tensión en sus ojos, como retorcía sus manos de nerviosismo. — Yo intenté resistirme, Grace. De verdad que lo intenté. Pero ese fin de semana en febrero, cuando te fuiste a ver a tu madre, fue cuando ocurrió. Yo estaba sola en la casa y él apareció. Pensé que había venido a verte, pero me dijo que sabía que tú no estabas. Paula suspiró y estiró la espalda. —Trajo una botella de vino y me dijo que bebiera con él. — ¿Te emborrachó? — le preguntó Grace horrorizada. —No exactamente. Aunque sí se me subió un poco a la cabeza. Y luego empezó a atosigarme. Fue muy insistente. Yo le dije que no y él que sí. Yo me fui de su lado y él me siguió. Me agarró y me besó en la boca. Me dijo que sabía que yo también quería, que solo me estaba haciendo la dura. Me dijo que era una mujer cruel y provocadora... Aquellas palabras reverberaron en la cabeza de Grace, provocándole incluso dolor. Hacía menos de una hora, Constantine le había dicho esas mismas palabras cuando había intentado seducirla, convencerla para que hiciera el amor con él. Las mismas palabras que había utilizado para seducir a otra mujer.


— Me dijo que estaba desesperado. Que ninguna mujer con la que había salido se había resistido tanto como tú. Que no podía aguantar hasta después de la boda. Que quería estar con una mujer de verdad, con alguien que... — ¡Basta! —Grace no podía soportar seguir escuchando. —Oh, Grace. Lo siento. No te lo tenía que haber contado. Pero te lo he dicho por tu propio bien. Si lo ha hecho una vez, no le importará hacerlo de nuevo. Lo mejor es que te lo pienses antes de casarte con él. Que se lo pensara. ¿Qué otra cosa podría hacer? Sabía que iba a ser imposible irse a la cama después de aquella noticia. No podría descansar, ni dormir. No podría hacer nada hasta no hablar con Constantine. Lo peor de todo fue que durante el tiempo que tardó en llegar al apartamento de Constantine se estuvo imaginando toda la escena. Conocía a la perfección la despiadada decisión que impulsaba los actos de su prometido. Cuando se proponía algo, apartaba de su camino todo aquello que consideraba irrelevante, pisoteando cualquier objeción insensata que se le presentara. Si había utilizado toda la fuerza de su decisión con Paula, combinada con su potente sensualidad y el atractivo físico que Constantine poseía, junto con la Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 35-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


elocuencia seductora de su voz, era normal que su hermanastra se hubiera rendido en sus brazos. Paula era muy joven. Era una chica ingenua, recién salida del colegio. Aunque ella lo negara, era normal que se hubiera dejado engatusar por un hombre con la experiencia y el mundo de Constantine. Ella misma había estado a punto de abandonarse escuchando el tono profundo de sus palabras y los susurros al oído. — ¿Cómo te has atrevido? —le preguntó nada más abrirle la puerta—. ¿Cómo has podido hacerme algo así? ¿Cómo se te ha ocurrido pensar que no me iba a enterar? —Espera un momento —la interrumpió Constantine—. ¿Qué se supone que he hecho? — ¡No te hagas el tonto! Paula me lo ha contado todo. Tuvo que repetirle todo lo que le había dicho Paula. —Eso es mentira. Demasiado rápida su respuesta. Se sentía herida, angustiada, llena de dolor. No se conformaba con esa respuesta. Quería una explicación. — ¿Es todo lo que tienes que decir? ¿Y con eso quieres que te crea?


—Grace, entre Paula y yo no ha pasado nada. Esa historia se la ha inventado. — ¿Y por qué iba a inventársela? —Porque es una chica con muchas fantasías.. — ¡Fantasías! — no podía creerse lo que estaba oyendo—. ¡Lo que me contó no era ninguna fantasía! ¡Tenías que ver cómo estaba! — Yo no tengo que ver nada. Te ha mentido. — ¿Y por qué me iba a mentir en algo así? Es mi hermana. Además me dijo cosas que yo ya sabía, como que había más mujeres en tu vida. Mujeres a las que no les importaba ofrecerte su cuerpo. No me vas a negar que para ti es difícil aguantar hasta la noche de bodas. Constantine se pasó las dos manos por el pelo mientras movía en sentido negativo la cabeza. —No lo puedo negar. — Y siempre has admitido que te atraían las mujeres pequeñas, morenas de ojos azules y con muchas curvas. — ¿Me juzgas tan solo por un comentario que hice hace meses? —le preguntó Constantine con un tono de voz más agresivo—. Si no me crees, no pienso seguir con esta conversación.


— ¡Necesito la verdad! ¿Te acostaste con mi hermana? —Ya te he respondido. ¿Puedes dudar de que. .? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 36-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Para serte sincera sí lo dudo! — le gritó Grace—. Y si quieres que te sea sincera, no quiero casarme contigo. — ¿No quieres casarte conmigo? ¿Por esto? Se lo dijo como no dándole importancia. No era lo que ella había esperado. Ella había pensado que la iba a estrechar entre sus brazos y le iba a decir que la adoraba, que preferiría morirse antes de hacerla daño. —Necesito tiempo para pensar. Será mejor retrasarlo. —No entiendo porqué. — ¡Yo sí! Tienes que... — ¡Yo no tengo que hacer nada! Yo ya te he dicho todo lo que te tengo que decir. Tú eres la que tienes que decidir. Yo ya no voy a mover un solo dedo. —Constantine... Lo miró a los ojos y de pronto se dio cuenta de lo peor. Se tuvo que apoyar en la pared para no caerse. Era demasiado terrible para ser verdad. Durante unos segundos vio que su mirada reflejaba miedo y... y... Y culpa. Por un momento no sintió los latidos de su corazón.


Pero segundos más tarde, Constantine parpadeó y su expresión cambió. Pero ella se había dado cuenta. Ya nunca más podría convencerla de lo contrario. —Me voy a casa —le dijo con voz cansada y carente de todo sentimiento, porque estaba muerta, como sus propios pensamientos. Lo peor de todo fue que Constantine no se lo impidió. Se dio la vuelta y levantó el teléfono. — Llamaré un taxi — le dijo, sin una pizca de remordimiento, ni otra reacción en su rostro—. Te llevaría yo, pero dudo mucho que te apetezca esta noche mi compañía. Pero al cabo del tiempo, Paula admitió que había mentido, confesando que se había inventado todo aquello solo porque tenía celos de ella. — ¡Siempre eras la chica perfecta! Tan alta, tan delgada, tan rubia. Hipnotizabas a los hombres. Ningún hombre me miraba cuando tú entrabas en la habitación. Si traía mi novio a casa, perdía su interés por mí en cuanto te miraba. Siempre con el mismo comentario. Que no me parecía a ti. —Pero Paula, eso no es culpa mía —razonó Grace, al comprobar los sentimientos de su hermanar hacia ella durante todos aquellos años—. Yo no sabía que te sintieras así. — ¡No me digas que no! —replicó su hermana—. ¡La señorita perfecta no se


daba cuenta de que estaba coqueteando con todos los chicos que a mí me gustaban! Y juré que me iba a vengar, que te iba a quitar a algún chico como tú me lo quitaste a mí. Al parecer el hombre del que estaba enamorada era de Constantine. Pero no había sido capaz de manifestar sus sentimientos. Y aquellos sentimientos se habían enconado, se habían infectado y habían tenido un efecto mortal. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 37-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Pero a Grace le daba un poco igual la conducta de Paula. Estaba nerviosa. Quería ver cuanto antes a Constantine y decirle que era ella la que había estado en un error. Que Paula había confesado la farsa y que estaba dispuesta a casarse con él. Que lo amaba. Pero Constantine no reaccionó de la forma que ella esperaba. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 38-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 5 UN sonido procedente de la calle despertó de pronto a Grace, acabando con los recuerdos infelices de su pasado. Oyó la puerta de un coche cerrarse y pasos acercándose a la casa.


Se levantó muy deprisa y se fue a la ventana. Descorrió las cortinas para poder ver el exterior. Era Constantine, su figura perfilada por las farolas de la calle, con un ramo inmenso de flores en la mano. Parecía impaciente por verla, igual que ella estaba impaciente por verlo a él. Subió los escalones de dos en dos, llegando al último antes de que ella asumiera que él de verdad había ido a verla. El regocijo que sintió puso alas a sus pies cuando corrió a abrirle. ¿Qué más daba que hubiera tardado? Había ido, y eso era lo único que importaba. — ¡Por fin! No pudo reprimir la exclamación cuando abrió de par en par la puerta. El corazón estaba bailando prácticamente en su pecho y sus ojos se deleitaban con su maravillosa figura. Toda aquella altura enfundada en un traje hecho a medida color gris, con una camisa blanca inmaculada y una discreta corbata de color borgoña. Ya no era el camarero que había fingido ser la noche anterior y se había convertido en un hombre de ciudad. Constantine Kiriazis, de Kiriazis Corporation. El hombre que se desayunaba empresas como la agencia en la que ella trabajaba. —Estaba a punto ya de olvidarme de ti. Grace se dio cuenta de que no fue el mejor de los saludos, al ver la forma en que él frunció el ceño. Lo que había querido decirle era que había estado esperando impaciente su llegada, pero le había salido más bien un reproche.


—Pero si son las.. ¿qué? Grace se sorprendió al mirarse el reloj. A lo mejor no estaba del todo mal hacer1e reproche. — ¡Son las diez y media, Constantine! Me iba a meter en la cama. La miró con sus brillantes ojos negros, recorriendo todo su cuerpo de arriba abajo. — Por mí no hay problema — comentó él de forma un tanto descarada. Grace tuvo que esforzarse para responderle. La audacia de aquel hombre era increíble. Era verdad que le alegraba mucho verlo, pero eso no le daba el derecho a presentarse cuando quisiera y esperar que ella se arrojara en sus brazos. —Podrías haber llamado por teléfono. No me gusta que des por supuesto que iba a esperarte. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 39-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Grace, he estado trabajando —le explicó Constantine, con exagerada paciencia, que expresaba más el enfado que estaba intentando controlar que una actitud ecuánime. — ¿Todo este tiempo? —He estado cenando con un cliente. Terminamos. . — se miró el reloj—, hace media


hora. Tardé bastante en llegar a esta parte de Londres. En cuando a que te molesta el que dé por supuesto que ibas a esperarme, confío en que con esto se te pase. Le dio un ramo de flores que quitaría el hipo a cualquiera. Las lilas eran las flores que más le gustaban a Grace, pero no podía permitirse comprarlas, porque eran carísimas. Que alguien le regalara por lo menos tres docenas de lilas era algo que la llenaba de dicha. — ¡Oh, Constantine, gracias! Son preciosas. La verdad, lo que más importaba, era que a pesar del día tan ajetreado que había tenido, se había acordado de ella y había tenido tiempo para comprarle aquellas flores. Porque los hombres como Constantine se encargaban personalmente de hacer esas cosas, a pesar de que disponía de todo un ejército de personas para que lo hicieran por él. —Yo no estaba enfadada. De verdad. No tenías que haber... — A las chicas con las que salgo siempre les regalo flores. Sobre todo cuando quedo con ellas la primera vez. —Las chicas con las que sales —repitió ella intentando utilizar un tono como si a ella no le importara—. Espero ser para ti algo más que eso. Su inesperado silencio hizo que ella levantara la cabeza, justo a tiempo para ver la expresión de su rostro. Se le heló la sangre en las venas al ver la misma expresión en su rostro que vio cuando habían cancelado la boda. Pero de pronto aquella expresión desapareció y le dirigió una mirada cargada


de sensualidad. — Justo en estos momentos, eres la mujer que más quiero —le dijo con voz ronca—. Grace, por lo que más quieras, ven aquí y salúdame como me tienes que saludar. Grace se echó en sus brazos y levantó la cabeza para besarlo en la boca. Sus labios estaban todavía fríos del aire de la noche, pero las llamas de su pasión pronto los calentaron. Apretó su boca contra la de ella y Grace sintió que su sangre hervía en sus venas. Abrió la boca y dejó que le metiera la lengua. —Hueles muy bien —murmuró Constantine con la boca apoyada en su cabello—. Y me gusta tocarte. Pero esto... —le dijo tirando con gesto de desprecio de su albornoz color melocotón —, no es que sea muy favorecedor. —Es lo único que tengo. Recuerda que ya no esperaba que vinieras esta noche. —Tendré que comprarte otro. ¿Qué prefieres, seda, satén? —Constantine, no tienes por qué comprarme nada. — ¿No? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 40-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Enarcó una de sus negras cejas en gesto de sorpresa. —Yo pensaba que a las mujeres les gustaban los regalos y cuanto más caros mejor.


Se lo dijo en un tono de voz que hizo que Grace se sintiera incómoda, recordándole el desprecio con el que había dicho aquello de «sus chicas». —A mí también me gustan. Por cierto, será mejor poner cuanto antes estas flores en agua. Espero tener suficientes jarrones. No tenías que haberme comprado tantas. Constantine se encogió de hombros mientras entraba con ella en la cocina. Tenía tanto dinero, que no iba ni tan siquiera a notar lo que se había gastado en aquel regalo. — Pensé que te iban a gustar. — ¡Me encantan! De repente y sin saber muy bien por qué empezó a sentirse incómoda y con cierta ansiedad. Dentro de aquella cocina tan pequeña, la figura imponente de Constantine dominaba todo el espacio. Se sintió como si todas las células de su cuerpo, todas las terminaciones nerviosas, estuvieran respondiendo al magnetismo sexual del hombre que estaba detrás de ella. Poco a poco empezó a notar que su cuerpo iba adquiriendo cada vez más temperatura debajo de su albornoz. —Esto es ridículo —murmuró ella para sí misma. — ¿Qué es ridículo? — Que no te haya ofrecido nada de beber — le replicó—. ¿Quieres un café? ¿Un vaso


de vino? —Oh, Grace... La risa de Constantine le sorprendió y le hizo darse la vuelta y mirarlo a la cara para tratar de entender por qué se reía. El corazón le dio un vuelco al ver la cálida expresión de su mirada. — Grace, pethi mou, me parece que repetimos esta misma escena anoche. Y mi respuesta es la misma. — ¿No te apetece beber nada? —No. — ¿Ni tampoco comer? —No. Lo que quiero es otra cosa. No tuvo que darle explicaciones porque lo veía en sus ojos, en la curva sensual de su boca. Se quedó mirándolo, la boca seca casi hasta dolerle, y poco a poco vio cómo el calor de su mirada se convertía en una forma diferente de calor. En un fuego abrasador que la hizo sentirse como si la traspasara un rayo láser, que tenía el poder de quitarle la piel de su cuerpo, dejándola vulnerable y expuesta. —Grace —le dijo, en un tono distinto al que antes había utilizado—. Ven aquí. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 41-95


https://www.facebook.com/novelasgratis Sin darse cuenta de que se había movido, de repente se encontró entre sus brazos, apretada contra las líneas duras de su cuerpo, escuchando el latir de su corazón contra su pecho. —Grace, mi bella y dulce Grace. Solo he venido a una cosa aquí esta noche. Y no ha sido a por comida, bebida, ni nada parecido. . La suave sensibilidad de su beso la dejó casi sin respiración y la cabeza dándole vueltas. Aquel beso logró calmar toda la tensión que había sentido momentos antes, todas sus dudas. Había ido solo por una razón, y esa razón era ella. Su problema había sido que había estado pensando en el pasado, recordando su relación anterior, y esos pensamientos habían provocado todos sus miedos. Pero tenía que olvidarse de su pasado y enfrentarse al futuro que se presentaba prometedor. —Constantine... —susurró en un tono muy sensual. —Lo sé cariño. Yo siento lo mismo. Parecía que el día no se iba a acabar nunca. No he podido concentrarme en mi trabajo, no he podido pensar. Solo estaba deseando que pasara el tiempo para poder verte y besarte. Y eso fue precisamente lo que hizo en esos momentos. —Para poder tocarte...


Solo cuando sintió sus manos en su cuerpo, Grace se dio cuenta de que le había desabrochado el cinturón que sujetaba el albornoz. —Así está mejor —murmuró él mientras se lo quitaba—. Mucho mejor. — ¡Constantine! —exclamó Grace al ver que con sus dientes mordía el tirante de su camisón para bajárselo. Mientras lo hacía le iba dando besos por el cuello y por los hombros. Aquello era más de lo que podía soportar. Grace se empezó a retorcer de placer, dejando escapar un quejido por su garganta. Segundos más tarde, se quedó casi sin respiración cuando él bajó un poco más la cabeza y se apoderó de sus pezones. Primero uno y después el otro, humedeciendo con su saliva la tela del camisón. Al mismo tiempo, sus manos le estaban levantando poco a poco el camisón. Le acarició los muslos, las caderas, el trasero y al cabo de unos segundos la parte más íntima de su cuerpo. — ¡Constantine! Grace se estremeció de forma violenta, apretando su cuerpo contra el de él. La necesidad que sentía era tan intensa, el deleite tan cercano al dolor que no pudo decir una sola palabra. Tan solo pudo agarrarse a sus hombros para no caerse al suelo. —Tranquila.... —trató de calmarla él con voz ronca —. Tranquila... No sabía cómo lo iba a conseguir. Lo único que la podía tranquilizar era que


la poseyera, sentir su sexo dentro de ella. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 42-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Pero de pronto, Constantine apartó sus manos, privándola de las caricias que tanto le habían excitado. Empezó a chuparle el cuello de nuevo, a darle besos en la boca mientras le quitaba completamente el camisón. — Constantine... — suplicó ella—. Por favor... —Grace, sé sensata. No podemos hacerlo aquí en la cocina. Será mejor seguir en un sitio más cómodo. No se la llevó, como ella había pensado, al dormitorio, sino al salón, que solo estaba iluminado por el fuego de la chimenea. Puso el albornoz en el suelo y la colocó sobre él. A continuación se desnudó y se tumbó junto a ella. — ¿Dónde estábamos? — le preguntó mientras empezaba a acariciarla otra vez. Grace estaba demasiado excitada como para responderle. Tiró de su cuerpo y lo obligó a que se pusiera encima. Metió su mano entre sus cuerpos y agarró su miembro en erección, guiándolo para que se introdujera dentro de ella. Después se abandonó al placer. Levantaba las caderas para sentirlo más


dentro y las movía hacia detrás y hacia delante. Fue ella la que tomó la iniciativa, la que impuso el ritmo que quería llevar. En un momento determinado, sintió que sus músculos se tensaban, pero al momento siguiente se abandonó. Una risa de triunfo surgió de ella al ritmo que incrementaban los movimientos. Su cuerpo estaba lleno de sensaciones electrizantes y lo sentía muy dentro de ella. Constantine Kiriazis, el hombre que siempre mantenía el control, la personificación de la moderación, estaba perdido, a la deriva en un mar de sensualidad y solo por ella. Era más de lo que había podido soñar. No pudo evitar el grito de éxtasis cuando apretándose cada vez más contra él, lo llevó a la consumación del acto. La escena que vivió Grace al despertar a la mañana siguiente fue una copia de la del día anterior, a excepción de una cosa. En esa ocasión, Constantine ya se había vestido antes de que ella hubiera abierto los ojos y estaba inclinado sobre la cama, dejándole un regalo en la mesilla de noche. — ¿Qué haces? —Me voy a trabajar —al igual que el día anterior, se lo dijo en un tono que pareció incluso grosero. —Pero... No era posible lo que le había dicho, aunque no sabía bien por qué. Estaba muy cansada. No habían casi dormido en toda la noche. —Pero si es sábado —le dijo con una nota de triunfo al darse cuenta de que ya podía pensar.


—Tengo muchas cosas que hacer. He venido a trabajar... — Pero no un fin de semana. Constantine, por favor... —le suplicó—. Nadie se levanta tan temprano. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 43-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — En casa, me levanto siempre a esta hora — le contradijo él—. De esa manera me da tiempo a hacer todo antes de que empiece a calentar el sol. — En Grecia a lo mejor, pero no creo que en Londres haga mucho calor en abril. Había hecho planes para hoy... —Y yo también —le respondió cortante, pasándose una mano por el pelo para alisárselo. Grace todavía podía recordar el tacto de ese pelo negro. En el momento más intenso de su pasión se había agarrado a él, entrelazando los dedos, tirando, hasta el punto del dolor, pero Constantine en ningún momento se había quejado. Más bien la había incitado a continuar. —Grace, pethi mou — le había susurrado en la oscuridad de la noche—. Nunca hubiera imaginado que podría ser así. Nunca hubiera pensado que fuera a tan excitante, tan apasionado...


¿No decían que por la ausencia, el amor aumentaba? Dos años antes, ella nunca habría pensado que podría llegar a amarlo con tanta intensidad. Pero después de haber pasado ese tiempo pensando en que lo había perdido para siempre, se había dado cuenta de la verdad. Y la verdad era que lo que había sentido por él en aquel entonces había sido la llama de una vela, comparado con el fuego abrasador que la consumía. Cuando fue a abrir la boca para responderle, Constantine se lo impidió, cerrándosela con un beso. Ella pensaba que toda su hambre de amor se había saciado, pero comprobó que solo se había acallado temporalmente. En tan solo un par de segundos se apoderó de ella de nuevo, convirtiendo las palabras en algo superfluo, y encontrando otra forma más satisfactoria de demostrarle su amor. — Pero estoy segura de que tus planes no son tan divertidos como los míos. Se estiró en la cama, dejando que el edredón que la cubría se deslizara por su cuerpo y lo dejara al descubierto. —Yo creía que nos íbamos a despertar poco a poco.. Hizo un pequeño movimiento con sus caderas, para que viera con exactitud cómo ella había pensado despertarse. — Y que íbamos a desayunar juntos. . después de habemos duchado juntos, por supuesto.


Grace vio que lo estaba tentando. Su silencio lo demostraba. Porque Constantine nunca se quedaba sin nada que decir. Estaba segura de que se estaba pensando lo que le había sugerido. Pero parecía que tenía de verdad cosas más importantes que hacer. Porque a los pocos segundos movió la cabeza, como para aclararse los pensamientos. —Otro día —le respondió—. Hoy no. Grace hizo con la boca un gesto de protesta. — ¿Cuándo, entonces? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 44-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — Cuando el tiempo lo permita. Grace. . Su nombre sonó como una advertencia cuando ella intentó responderle de nuevo. —Debes aprender a no exigirme nada. Vendré cuando me sea posible. No puedo pasar todo el día contigo. Mi trabajo es muy importante. —Recibido el mensaje — le respondió ella de forma un tanto petulante—. Pero también pienso que me merezco que me dediques algo más de tiempo.


— ¿Por qué me dices ahora eso, pethi mou? —Porque no puedes venir a verme cuando tú quieras y quedarte el tiempo que a ti te apetezca... Constantine dio un suspiro de resignación e irritación al mismo tiempo. —Te he dejado ahí un regalo. — ¿Qué? Fue un cambio tan brusco de conversación que la dejó desorientada. Constantine estiró una mano para alcanzar la cajita que había dejado en la mesilla de noche. —Lo dejé ahí para que lo encontraras cuando te despertaras. Algo raro estaba sucediendo allí pensó Grace. Todos sus instintos le advertían de que las cosas no eran como ella había pensado, o incluso deseado. Pero no había nada concreto a lo que poder atribuir sus sentimientos, ni motivos para la sospecha que ahogaba su corazón. — Escucha — continuó Constantine con cuidada paciencia cuando ella solo pudo quedarse mirando fijamente la cajita que tenía en sus manos, incapaz de encontrar la fuerza para mover su brazo y recogerla—. Me quedaré hasta que abras el regalo. Grace estiró la mano y él soltó la caja. Muy lentamente, con mucho cuidado, casi como si temiera que fuera a encontrar una serpiente o una araña venenosa debajo de aquel papel, Grace desenvolvió el regalo, levantó la tapa y el algodón que protegía el objeto que


había en su interior. —Oh... Fue lo único que pudo decir. Ella sabía qué tipo de reacción tenía que tener. Tendría que expresar su sorpresa, la misma emoción que había expresado cuando él le había dado las flores la noche anterior. Y seguro que él había esperado que ella se agarrara a su cuello y lo besara. Y eso es lo que habría hecho en condiciones normales. Sobre todo porque el brazalete de oro que la caja contenía era precioso. Y en circunstancias normales le habría llenado de felicidad el recibirlo, le habría encantado que le hubiera hecho un regalo tan generoso. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 45-95 https://www.facebook.com/novelasgratis ¿Qué era entonces lo que la tenía atenazada la lengua y clavados los ojos en la caja, incapaz de mirar a Constantine a los ojos? —Es muy bonito — le dijo con voz temblorosa. — ¡Bonito! —Constantine explotó—. ¡ Theos, Grace, eso se dice cuando te regalan bombones, una tarjeta, o un bolígrafo quizá! ¿Qué te pasa? Pensé que a las chicas os gustaban las joyas. En ese momento fue cuando se dio cuenta de todo. En ese momento recordó que la noche anterior le había dicho que regalaba flores a todas sus chicas.


— ¡Yo no soy una cualquiera! —exclamó muy enfadada, sus ojos grises destellando desafío—. ¡Yo suponía que era algo más para ti! No se movió, no dijo una sola palabra, pero al instante se dio cuenta de que estaba pisando terreno peligroso. Lo vio en la tensión de su mandíbula, la fría expresión de su mirada, su quietud. — ¿Y de dónde has sacado esa impresión? —le preguntó poniendo en sus palabras un tono tan frío que casi se le heló las venas. —Yo... yo pensaba que era más que cualquiera de las mujeres.... Lo miró nerviosa, esperando alguna reacción por su parte. Pero Constantine ni pestañeó, sus ojos opacos no revelando sentimiento alguno. — Es decir, yo.... Su peligrosa quietud estaba empezando a afectar a la capacidad de Grace para hablar. Constantine se comportaba como un gato al acecho, esperando, vigilando, juzgando todos sus movimientos antes de saltar sobre ella. Los nervios de Grace se tensaron un poco más, como anticipando las garras y los dientes que él le iba a clavar. —Seguro que cuando nos casemos, tú no... Aquella frase sí provocó una respuesta.


Con un movimiento repentino e inesperado, Constantine se levantó de la cama y la miró con gesto de desprecio. —«Cuando nos casemos» —repitió él, pronunciando las palabras lentamente —. ¿Qué te ha hecho llegar a esa conclusión, mi querida Grace? Grace sintió como si dentro de su cabeza tuviera un millar de abejas furiosas. Sus ojos se arrasaron de lágrimas y no pudo ver más el rostro de Constantine. Se sintió como si le hubieran quitado la sangre del cuerpo, como una marioneta a la que le hubieran cortado los hilos que permitían sus movimientos. —Pero yo pensaba... No pudo terminar la frase. El nudo que tenía en la garganta se lo impedía. Constantine seguía de pie junto a ella, mirándola con tanta intensidad que pensó que iba a quemar el sitio de su cuerpo donde la dirigía. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 46-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — Yo pensé que como íbamos a casarnos hace dos años, al volver a estar juntos, asumí que... —Pues estás equivocada —la frase atravesó su corazón como una daga afilada—.


Nada más lejos de mi pensamiento. — ¿Equivocada? Era imposible que le hubiera dicho eso. Seguro que no había oído bien. Seguro que no había entendido bien sus palabras. Se sentó en la cama, respiró hondo y estiró la espalda. Había llegado el momento de aclarar las cosas. —No trates de confundirme, Constantine. Esto es demasiado importante. Sabes a lo que me refiero. Hace dos años estábamos comprometidos. Yo te amaba y tú también me amabas. Es normal que piense que íbamos a continuar lo que habíamos dejado. Tú has sido el que has venido hasta mí. Es evidente que todavía quieres casarte conmigo. Sus palabras provocaron un silencio tan grave y profundo que casi lo podía sentir a su alrededor, atenazándole el cuello hasta el punto de que le impedía hablar. El corazón golpeaba con fuerza contra su pecho provocando casi un sonido de tormenta. —Pues sinceramente yo no lo veo de esa forma — le dijo Constantine al cabo de un


rato—. Yo creo que has tergiversado por completo esta situación. Se lo dijo en un tono carente por completo de emoción. Frío y despiadado. —Pero para que no haya más malos entendidos, será mejor dejar las cosas muy claras. Yo he vuelto porque te deseaba. Nada más. Y en cuanto te vi me ha sido imposible no hacerte mía. Esos son mis sentimientos y todo lo demás son conjeturas, producto única y exclusivamente de tu imaginación. Y una cosa más. . Hizo una pausa, como para resaltar la importancia de lo que iba a decir. Grace tuvo que morderse el labio para impedir gritarle que no continuara hablando. Tuvo que luchar de forma desesperada para no levantar sus brazos y ponérselos en sus oídos y no escuchar las palabras que sabía con total seguridad iban a romper su corazón, al igual que lo habían roto dos años antes. No quería oírle hablar, pero no tenía fuerzas para detenerle. — Si se te han metido ideas extrañas en la cabeza, sueños de bodas, anillos y ramos de flores, te recomiendo que las olvides cuanto antes. Eso ya lo intentamos antes y no salió bien. Ocurra lo que ocurra entre nosotros, hay una cosa de la que estoy seguro, y es de que tú nunca serás mi esposa. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 47-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 6


LE había dicho que nunca sería su esposa. Aquellas palabras eran como una daga en su corazón. Había estado tan convencida, era tan feliz que había pensado... No. Tenía que admitir la realidad. Y la realidad era que nunca se había parado a pensar. Había reaccionado por instinto, según sus emociones, sin considerar si lo que estaba haciendo era lo más sensato. Ni siquiera se le había pasado por la cabeza la posibilidad de que Constantine pudiera tener otro motivo que el del amor para acercarse a ella. Pero se lo había dejado claro. Y aunque lo que más le apetecía era empezar a gritar, para quitarse de encima todo el dolor, por propio instinto de conservación se impuso un implacable control de su rostro y su voz, para ocultarle sus sentimientos. — ¿Te puedo preguntar por qué me dices eso? La mirada que le dirigió Constantine iba cargada de desprecio, como si no se esperara que le hiciera aquella pregunta. —Conoces mis razones. Durante estos dos años nada ha cambiado entre nosotros. Mi opinión de ti nada ha cambiado de la que tenía cuando viniste arrastrándote a verme hace dos años. — ¡Arrastrándome! Justo lo que necesitaba oír, para dar rienda suelta a su rabia por la forma en que la estaba insultando. Por eso pudo levantar la cabeza y estirar los hombros, antes de enfrentarse a su mirada.


— ¡Yo nunca me arrastré! Yo fui a disculparme. Había cometido un error y quería aclarar las cosas. — ¡Un error! El cinismo amargo con el que pronunció la palabra fue como si le tiraran ácido por el cuerpo. —Dudo mucho que sepas en realidad qué error cometiste. — ¡Por supuesto que lo sé! Lo miró a los ojos llena de rabia. Pero se arrepintió de su impetuosidad nada más darse cuenta de la forma en que Constantine estaba mirando su cuerpo desnudo hasta la cintura. —Tápate —le ordenó con voz grave. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 48-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Durante unos segundos, Grace estuvo a punto de desafiarle. Incluso estuvo tentada de destaparse por completo para que se diera cuenta de lo poco que le afectaba su presencia. Pero no pudo, porque su mirada la intimidaba. Pero lo peor de todo fue el tono de voz que Constantine utilizó para dirigirse a


ella. Un tono de voz frío y analítico que la atravesaba como un cuchillo, no dejándole la menor duda de que no iba a provocar respuesta sexual alguna en el hombre que tenía delante de ella. —Te he dicho que te tapes. Estás ridícula sentada de esa forma. — ¡Lo haría si pudiera! Por si no lo recuerdas, mi albornoz está en el salón. El recuerdo del por qué estaba aquella prenda allí, el recuerdo de la pasión compartida frente a la chimenea, casi la destrozó. Tuvo que tragar saliva para intentar pasar el nudo que sentía en la garganta. Intentó aguantar las lágrimas que estaban a punto de salir de sus ojos. —Estoy segura de que si me levanto de la cama y me voy a por él, me acusarás de intentar provocarte. . — ¡ Christos! —murmuró Constantine furioso. Se sintió más aliviada al verlo darse la vuelta y salir de la habitación. Segundos más tarde volvió con el albornoz colgado de un dedo. En un gesto de desprecio lo dejó en la cama, como si fuera algo que lo fuera a contaminar. — ¡Póntelo! — le ordenó de forma arrogante—. A ver si así podemos continuar esta discusión de forma razonable. —Pues anoche no querías que me tapara —le respondió Grace mientras se ponía el albornoz, sin enseñarle más partes de su cuerpo de las que eran estrictamente


necesarias. Sin embargo aquello era una tontería, después de lo que habían estado haciendo las últimas dos noches. Por eso le pareció ridículo decirle que se diera la vuelta. No había un solo centímetro de su que él no hubiera visto, acariciado e incluso chupado cuando estuvieron haciendo el amor. Pero ninguna de las dos noches la había hecho sentirse tan humillada. Él trató su cuerpo incluso con reverencia, como algo que había que querer y amar. Sin embargo, en aquellos momentos, la estaba mirando como si fuera basura. — Anoche solo querías que me lo quitara. — Anoche era anoche. Entonces pensaba de otra manera. ¿Ya estás lista para hablar? Lo que realmente quería era decirle que se fuera al cuerno y que no volviera nunca más. Pero se levantó de la cama y se apretó el cinturón del albornoz. —Estoy preparada para hablar. Pero si no te importa preferiría continuar esta conversación en otra habitación — y si le importaba, le daba igual. Levantó la cabeza, pasó a su lado y se fue al salón, no dejándole otra opción más que la de seguirla. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 49-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


—Y ahora —empezó a decir girando la cabeza—, creo que me ibas a contar qué error cometí hace dos años. —El amor requiere confianza absoluta —le dijo de forma inexorable, con gesto grave como el de un magistrado—. Y cuando se pierde la confianza, se rompe el encanto. Tú creíste lo que tu hermana te contó. No tuviste fe en. . — Constantine. . Incapaz de soportar la distancia que los separaba, Grace se acercó a él, estirando las manos para tomar las suyas. Con sus ojos grises ensombrecidos fijos en su rostro, le apretó los dedos, como si de sea forma creyera que lo iba a convencer. — ¡Paula era mi hermana! — ¡Y yo tu novio! —le respondió Constantine apartando sus manos como si el contacto le repeliera. Se dio la vuelta y se fue al otro extremo de la habitación. Se quedó de pie, mirando la calle por la ventana, que estaba en silencio y sin gente a esas horas de la mañana. La tensión en sus hombros y en su espalda, la forma en que se metió las manos en los bolsillos de sus pantalones le indicaron el esfuerzo que estaba haciendo por controlarse. Al cabo de un rato, se dio la vuelta otra vez. Grace se acobardó un poco al ver su rostro. La ira y el desprecio marcaban las líneas alrededor de su nariz y la boca, mostrando los sentimientos que ardían en su interior.


— No te fiaste de mí entonces y ahora soy yo el que no confío en ti. Por eso nunca serás mi esposa. Ella había sido la que se había buscado todo aquello, se dijo a sí misma. Había insistido en que se lo dijera y era lo que había hecho, de forma fría y concisa. Ella ya había admitido que había tenido parte de la culpa, pero la insistencia de Constantine en ver la cosas como blanco o negro, que solo tenía que haberlo creído a él, y nada más que a él, era tan unilateral como había sido hacía dos años. Y no parecía que fuera a cambiar de opinión. Si se había sentido mal hacía dos años, en aquellos momentos se sentía doscientas veces peor. —Así que es eso —respondió ella, pensando que así era como se debía sentir una cuando se estaba delante de un juez que pronunciaba tu sentencia de muerte —. Eso es todo lo que tienes que decir. —No todo —la sorprendió Constantine—. La cuestión es qué tipo de relación podemos llevar a partir de ahora. — ¿Es que entre tú y yo puede haber alguna relación? —Claro. —Pero tú no estás enamorado de mí, ni confías en mí. ¿Cómo va a ser


posible mantener esa relación? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 50-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Constantine abordó las preguntas como si fueran un problema sin relevancia alguna. —No confías en mí, pero sí me deseas —razonó él con absoluta indiferencia —. Y yo no quiero sentir nada por ti, pero físicamente me atraes. Te necesito. No puedo vivir sin ti. Te siento en mi sangre, en mi alma, y no me puedo librar de ti. —Lo dices corno si fuera un virus —murmuró Grace con amargura. En su sangre y en su alma, pero no donde ella más quería estar, que era en su corazón —. Supongo que la relación que estás planteando no es permanente. Constantine se encogió de hombros, para demostrarle que a él eso no le preocupaba. —Estoy en un momento en mi vida que no pienso en tener esposa. Pero eso no quiere decir que quiera vivir sin una mujer y todos los placeres que ello supone. Tú serías mi amante perfecta.


—Te cuidado, Constantine —le advirtió Grace, intentando ocultar el dolor que le produjo aquella declaración—. Si adornas tu propuesta de esa manera, es posible que no me dé cuenta de lo sórdida que es. ¿Y para ti, quién sería la amante perfecta? —Tú — le respondió mientras se dirigía hacia uno de los sillones. Se sentó y se puso las manos en la nuca. Parecía haber dado por zanjado de forma definitiva aquel asunto. Su arrogancia era increíble. ¿Qué se pensaba, que solo con un chasquido de sus dedos ella iba a caer rendida a sus pies? — ¿No estarías más cómoda sentada? — ¡No quiero sentarme! ¡Estoy muy cómoda como estoy! —por lo menos físicamente. Porque mentalmente era otro asunto distinto—. Además quiero que me aclares eso de que sería la amante perfecta. — ¿Es que no es evidente? — le preguntó Constantine en tono de aburrimiento—. Eres una mujer muy guapa. Me excito con solo mirarte. . La noche anterior se habría tomado aquellas palabras como un cumplido. Pero en aquel momento ya no estaba tan segura. No le gustaba lo que aquellos ojos negros provocaban en ella. Se ajustó el cuello del albornoz, para ocultar hasta al máximo su cuerpo. — Y tienes que admitir que sexualmente somos compatibles. Solo tenemos que


tocarnos para que parezca que se ha producido una explosión nuclear. Aparte eres una mujer brillante, inteligente y con mucho estilo. Eres tan natural que no desmerecerías si te tengo que llevar para que me acompañes a cualquier cena de negocios. —Muchas gracias. Constantine se estiró de forma indolente mientras se pasaba una mano por el pelo y la miraba de arriba abajo. — A partir de ahora cada uno de nosotros sabremos donde estamos. Yo sé lo que quiero de ti. Y tú también. Nunca estarás completamente segura de mí y eso te hará Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 51-95 https://www.facebook.com/novelasgratis sentirte insegura. Tendrás miedo de que te deje y por eso estarás dispuesta a hacer sacrificios para hacerme feliz y mantenerme a tu lado. — ¡Cerdo arrogante! —Y por supuesto... —Constantine no reaccionó ante su insulto—, yo siempre estaré tranquilo, porque por mucho tiempo que estemos juntos, siempre y cuando no confíes en mí, me libraré de las complicaciones de la posibilidad de que te enamores.


Grace tuvo que sentarse. Porque si seguía de pie, sabía que en cualquier momento las rodillas le iban a ceder y se caería al suelo. Sería mejor comportarse de forma elegante, para que él no se diera cuenta de sus verdaderos sentimientos. —Parece que lo tienes todo calculado. El dolor hizo que se lo dijera de forma tensa y fría. Gracias a Dios no había caído en la tentación de abrirle su corazón. Sintió un escalofrío al pensar en las posibles repercusiones que hubiera tenido el contarle a Constantine que seguía enamorada de él. — Pero hay algo que no se te ha ocurrido pensar. — ¿El qué? —Dices que yo no me fío de ti. Pero eso no es cierto. ¿Cómo si no puedes explicar lo que ha ocurrido estas dos noches? ¿Por qué crees que me he acostado contigo? ¿Por qué te he entregado...? — ¿La flor de tu virginidad? — terminó Constantine la frase por ella—. Fue un honor para mí. ¿Qué hombre no habría sentido lo mismo? Pero no te engañes. La confianza no tiene nada que ver en eso. Eso fue producto de la lujuria, el deseo, la pasión, como quieras llamarlo. Ese sentimiento que se apodera de tu razón y no te deja pensar. —No... —fue un grito de desesperación. —Sí —le corrigió Constantine—. Ese fue el sentimiento que se apoderó de ti, del que no te pudiste librar.


—No... Grace quiso cerrar los ojos para no ver su rostro oscuro y cruel. Quiso ponerse las manos en los oídos para no escuchar sus palabras. Pero con ello, Constantine se daría cuenta de que tenía razón. —No trates de engañarte, Grace —continuó diciéndole, inclinándose hacia delante para dar más énfasis a la frase—, porque yo también sentí lo mismo. Yo me habría olvidado de ti si no me hubiera acostado contigo la noche de la fiesta, o anoche, o las noches que nos acostemos en el futuro. — ¿Cuántas noches van a ser? Una vez más levantó los hombros en gesto de indiferencia. — ¿Mil? ¿Quién sabe cuándo se me va a pasar la fiebre que siento en las venas? —Otra vez me vuelves a tratar como si fuera un virus. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 52-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Puedes llamarlo como quieras. Pero nunca trates de decir que es producto de la confianza. Porque la confianza nada tiene que ver en esto. —Esa es una interpretación muy cínica de los hechos.


—En absoluto. Mira, yo puedo sonreír y estrechar la mano de los colegas de negocios, o la gente con la que cierro un trato. Puedo trabajar con ellos todo el día, reírme con ellos, pero no por eso confío en ellos. Sé que están esperando al acecho a que cometa el mínimo error para abalanzarse y apuñalarme por la espalda. —Pero esto no es ningún negocio. — ¿No? Constantine se recostó en el sillón y se puso una mano en sus labios. —Pues así es como yo lo veo. Un pacto civilizado. — ¡Civilizado! — se burló Grace—. Tú no conoces el significado de esa palabra. — Yo lo que sé es que te estoy proponiendo un intercambio justo — señaló Constantine sonriendo de tal forma que la hizo sentir escalofríos—. Estoy dispuesto a darte mi compañía, mi tiempo, mi atención. Materialmente podrás tener lo que quieras. Solo tendrás que pedírmelo. Satisfaceré todos tus deseos. Materialmente. ¿Pero y en lo emocional? No tenía fuerzas para hacerle esa pregunta. Porque en el fondo ya sabía que la respuesta le iba a romper el corazón. Por eso le preguntó: — ¿Y qué te tengo que dar yo a cambio? También sabía lo que él le iba a contestar. Y no la defraudó. —Tendrás que compartir mi cama y mi vida. Si tengo que ir a una cena de negocios,


a una fiesta, una recepción, tú vendrás conmigo. Vendrás al teatro, a la ópera y serás la anfitriona en mi casa. Cara al público serás lo que un hombre puede desear, una fantasía hecha realidad. Grace no se sentía con fuerzas para escuchar todo aquello. No quería seguir oyéndole enumerar lo que quería de ella. Pero no encontraba fuerzas para hablar. Solo podía estar sentada en silencio, con los ojos abiertos, como en trance, mientras él seguía envolviéndola con su voz suave y profunda. —Y todos sabrán que tú estás conmigo. Todos sabrán que cuando la velada termine, tú te vendrás a casa conmigo. Que dormirás conmigo. Que yo seré el hombre que se apoderará de tu cuerpo y de tus labios. Que yo seré el único que hará el amor contigo. El único que conoce tu cuerpo tan íntimamente. Yo y solo yo seré el que posea tu belleza. — Hasta que te canses de mí. Constantine sonrió de forma cínica. —Pero si eres inteligente, como creo que lo eres, agape mou, pasará mucho tiempo antes de que me canse de ti. Dime entonces, querida Grace, ¿qué piensas de todo esto? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 53-95


https://www.facebook.com/novelasgratis ¿Podría conformarse con ser la amante de Constantine? ¿No sería como vender su alma por un poco de placer? La náusea le cerró la garganta. Tuvo que tragar saliva antes de poder hablar. — ¿Grace? —Constantine pronunció su nombre al ver que no decía nada. Abrió su boca dos veces para hablar, para decir algo. Pero no sabía qué decir. Se quedó mirándolo en silencio, sus ojos grises ensombrecidos por la tristeza. —Si quieres te doy algo de tiempo para que lo pienses. Constantine se levantó, se miró el reloj y frunció el ceño. —Me tengo que ir. He reservado mesa para mañana por la noche en el Reid. Te veré allí... — ¡No voy a ir! —gritó Grace. La confianza con la que había pensado que ella iba a acceder sin pestañear a sus planes, fue la gota que colmó el vaso. Parecía como si pensara que solo tenía que tirar unas migajas al suelo para que alguien hambrienta de amor como ella lo estaba se lo agradeciera sin condiciones. Lo grave de todo fue que estuvo incluso tentada de aceptar su propuesta. —No iré. Constantine sonrió. —Esperaré en el restaurante media hora, no más...


— Por mí puedes esperar hasta que el infierno se congele. ¡No voy a ir! Lo que me estás proponiendo no es una relación, es esclavismo. Tú compras y yo me vendo. — ¡No exageres, Grace! Es solo un trato, un trato al que llegan muchas parejas modernas. — ¡Pues a mí no me gustan esos tratos! No soy tan moderna como para asumirlos. —Piénsatelo antes —le dijo Constantine—. Mañana por la noche me contestas. Se dirigió a la puerta. La abrió, se detuvo, se dio la vuelta y le dijo: — Estaré en el restaurante a las nueve en punto. Si sabes lo que te conviene, será mejor que estés allí a esa hora. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 54-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 7 NO estaba dispuesta a ir. Por milésima vez, desde que Constantine había salido por la puerta, Grace se repitió aquella frase. No estaba dispuesta a ir a aquel restaurante. Estaba claro que él lo único que pretendía era vengarse de ella, por no haber confiado en él.


Pero no iba a complacerle. Podría quedarse esperándola el tiempo que le diera la gana, porque no iba a acudir a la cita, ni tampoco quería verlo nunca más. Esa decisión fue precisamente lo que le hizo dudar. ¿Qué pasaría si no veía a Constantine nunca más? ¿Podría soportar otra vez el dolor y la desesperación que sintió la última vez que se separaron? ¿Podía dar la espalda a la única opción que tenía de tenerlo a su lado? ¿Sería capaz de asumir que ella había sido la que había rechazado la relación? ¡Pero esa no era la relación que ella quería mantener con él! Aunque no siempre se conseguía lo que una quería. Era lo único que Constantine le había ofrecido. Ya sabía lo que era vivir sin su presencia, el infierno que había tenido que soportar aquellos dos años. Cuando Grace lo llamó para decirle la confesión de Paula, él estuvo frío y distante. Lo que más le había molestado era que no la hubiera dejado ir a su apartamento a explicárselo en persona, ni tampoco había querido ir él a casa de su padre. Al final, solo accedió a quedar con ella en el vestíbulo de la agencia de publicidad. Era el sitio menos apropiado para una reunión romántica, pero fue lo único que Grace pudo conseguir de él. Desde el momento en que lo vio entrar, Grace vio claro que estaba listo para la


batalla. — ¿Y bien? —le hizo la pregunta como si fuera un caballero medieval tirando el guante la mesa. — ¿Y bien, qué? No estaba preparada para aquello. Al verlo, tan alto y moreno, tan elegante con su traje color gris metálico, la cabeza empezó a darle vueltas. — ¿Qué quieres decirme? — ¿No es evidente? —Para mí no. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 55-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Constantine, por favor! No iba a ser como ella había pensado. Su actitud agresiva la desequilibró un poco. No sabía lo que estaba ocurriendo. — ¡Paula me mintió! —le dijo desesperada—. Se lo inventó todo. Lo ha admitido. — ¿Y? Para su consternación, él se dio la vuelta y se fue a una zona en la que había unas sillas para que se sentaran los que tuvieran que esperar. Había una mesa


con una cafetera llena de café caliente. — ¿Quieres un café? —le preguntó él. —No, no quiero. ¿Por qué estás así, Constantine? — ¿Y cómo se supone que tengo que estar? —le respondió él de forma sardónica. — ¡Deja ya de jugar conmigo! —pegó un pisotón en el suelo para enfatizar sus palabras—. Quedé contigo aquí para contarte lo de Paula. Pensé que te iba a alegrar saberlo. La miró con gesto frío, mirándola de arriba abajo como si la estuviera sometiendo al más despiadado de los escrutinios. — ¿Contento? —le preguntó, en tono bajo, pero no por ello con menos énfasis—. ¿Contento de que esa bruja haya dicho la verdad? ¿Contento de que por fin se haya limpiado mi nombre? ¿Por qué? A mí poco me importa. — ¿No te importa? — Grace no podía creerse lo que estaba escuchando—. Es muy importante para ti, para mí y para nuestro matrimonio. Constantine hizo un gesto con la mano, como quitándole importancia a sus palabras. —Eso no tiene especial relevancia — declaró implacable.


— ¿No es relevante? ¿Por qué? —Porque no me voy a casar contigo. — ¿Cómo que no? Entiendo que todo esto te haya sorprendido, pero ya pertenece al pasado. Nos queda un futuro que recorrer juntos. —No. Al principio, Grace no se podía creer lo que había oído. —Pero, Constantine — suplicó ella, agarrándole el brazo—. No puedes hablar en serio. —Nunca había dicho algo tan en serio en mi vida —respondió él de forma implacable, apartándole la mano que sujetaba su brazo—. No nos vamos a casar, ni ahora, ni nunca. — ¿Pero por qué? ¿Qué...? — ¿No es evidente? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 56-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Para mí no! ¡Constantine, no me hagas esto! ¡Yo te amo! —No, tú no me amas —le respondió él—. Es posible que fuera eso lo que pensabas,


pero en realidad tú estabas enamorada de la idea de estar enamorada. O eso, o eres más superficial de lo que yo pensaba y solo estás enamorada de mi dinero. Si le hubiera agarrado el corazón entre sus manos y se lo hubiera estrujado, dudaba mucho que le hubiera hecho más daño del que sentía. — ¡Ese es un pensamiento repugnante! ¡Yo nunca. . — Te concedo que no eres una mujer avariciosa —le dijo—. Pero no tienes ni idea de lo que es el amor. — ¡Por supuesto que lo sé! — Grace trataba de forma desesperada que la creyera—. El amor es cariño, es compartir, es honestidad, fidelidad y. . y. . —Confianza —le dijo Constantine al ver que no encontraba la palabra—. La confianza en la otra persona. Si no te puedes fiar de tu futuro marido, ¿de quién te vas a fiar entonces? Sin confianza no hay amor, y sin amor no puede haber matrimonio. — ¡Pero yo te amo! —era lo único que se le ocurría decir. —Me quieres ahora, cuando tu hermana ha confesado que mintió. Pero cuando yo te dije que era mentira, no me quisiste escuchar. Estabas convencida de lo que te habían contado y no me creíste a mí. —Yo no sabía... — ¡No tenías por qué saber nada! —le respondió—. Solo tenías que creerme. Eras


incapaz de creerme y por tanto nosotros no podemos tener un futuro juntos. Aquellas palabras retumbaron en su cerebro hasta que hubo un momento en que pensó que iba a estallar. Volviendo de nuevo al presente, Grace se preguntó si necesitaba más datos para no iniciar de nuevo una relación con un hombre como Constantine. Faltaban menos de doce horas para que llegara el momento en que tendría que tomar la decisión. ¿Quería de verdad mantener una relación con un hombre tan duro e in sensible? Lo mejor que podía hacer era irse a la cama, para ver si descansaba y a la mañana siguiente podía tomar una decisión con la cabeza un poco más clara. Tenía que dejar de pensar en él. Pero pasó una noche muy agitada, dando vueltas en la cama con la imagen de Constantine grabada en su cabeza. Cuando logró conciliar el sueño, su cabeza se llenó de eróticas imágenes en las que Constantine la acariciaba y le chupaba los pechos. Cuando se despertó parecía como si no hubiera descansado en toda la noche. Decidió que no podría soportar perderlo otra vez.


No podría sobrevivir con aquel sentimiento de soledad que había tenido en los últimos dos años. Además, le había ofrecido una relación, una forma de compartir Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 57-95 https://www.facebook.com/novelasgratis sus vidas, aunque solo fuera como amante suya. A lo mejor no era lo que ella había soñado, pero no podía dejar pasar la oportunidad. Solo había tenido que pasar una noche sin estar a su lado, sin sus caricias y sin sus besos, para darse cuenta de lo que Constantine significaba. No podía vivir sin él. Además, le había dicho que podría pasar bastante tiempo hasta que se cansara de ella. Cien noches quizás. Pero cien noches no eran nada. Tres meses y un poco más. Ese tiempo pasaría volando. Pero mil noches. . Mil noches eran casi tres años. Eso era más de lo que ella había vivido sin Constantine y le había parecido una eternidad. En tres años podían cambiar muchas cosas. Pero era mejor no pensar en eso. Era mejor no soñar, porque podría correr el riesgo de no ver realizados sus sueños y perder todo lo que ella ansiaba.


Aceptaría lo que Constantine le ofrecía. No tenía más remedio. No podía hacer otra cosa. Se moriría si lo dejaba de ver. Aunque ese momento llegaría tarde o temprano. Algún día. Pero todavía faltaba mucho para que llegara. Y mientras llegaba, seguro que encontraba alguna forma de protegerse. Pero eso era el futuro y lo que tenía que hacer en aquel momento era vivir el presente. Mejor sería empezar a prepararse para lo que iba a hacer esa noche. Se duchó y se lavó el pelo. Después se lo secó hasta conseguir que brillara como el oro. Se puso el perfume que más le gustaba y después se maquilló, resaltándose sus ojos grises y su boca. Después se puso uno de sus vestidos más sensuales y se miró al espejo. El vestido resaltaba las curvas de su cuerpo. Sus piernas parecían incluso más largas con las sandalias de diseño italiano que se puso. Sus ojos parecían más grandes, luminosos, con una mezcla de excitación y aprensión. Como toque final, se puso la pulsera que le había regalado Constantine, dejándola suelta en la muñeca. Estaba muy tranquila, elegante, controlando la situación. Pero, ¿y si todo era una ilusión? Lo cierto era que no exteriorizaba la tensión que la hacía sentir como un agujero en el estómago. Sabía que su aspecto podía engañar a más de uno. Su única preocupación era convencer a la persona que más le importaba.


Cuando llegó, Constantine ya la estaba esperando a la mesa. Tenía una copa delante, pero ningún plato de comida. Era evidente que no tenía intención de cenar solo. Se detuvo unos segundos en la puerta, para observarlo y lo vio cómo se miraba el reloj que llevaba en la muñeca. Aquel gesto le provocó un cierto regocijo. Había programado la hora de llegada para provocar justo esa respuesta. Quería que dudara si iba a acudir o no a la cita. A los pocos segundos, avanzó unos pasos y se dirigió hacia él. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 58-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — Constantine. . Él levantó la cabeza rápidamente, entrecerró sus ojos negros y los fijó en su rostro. No parecía que hubiera estado tan seguro de su llegada como ella pensaba. No pudo evitar la sonrisa. —Has venido. Educado como siempre, se puso en pie y retiró la silla que tenía delante. — ¿Pensabas que no iba a venir? Se sintió orgullosa de su voz. Sonó fresca, jovial, despreocupada, que era lo


que ella quería. —No, la verdad es que no. —Es privilegio de la mujer cambiar de opinión. Seguro que eso lo sabes. — ¿Has cambiado entonces de opinión en cuanto a lo que te propuse? ¿O todavía lo consideras una forma de cautiverio y humillación? Grace estiró la mano, levantó el vaso de agua y dio unos sorbos. Tenía seca la garganta. —Prefiero considerarlo un acuerdo comercial. Un acuerdo por el que vas a pagar generosamente los servicios que te ofrezco. Y tengo la intención de aprovecharme de tu generosidad. —No esperaba menos — le respondió Constantine en tono sardónico—. De esa forma los dos conoceremos nuestra posición. ¿Estrechamos las manos para cerrar el trato? A eso precisamente había ido allí, se dio Grace a sí misma. Lo que se había dicho a sí misma que quería. ¿Por qué dudaba ahora, cuando ya todo estaba decidido? — ¿Te lo estás pensando mejor, Grace? —le preguntó Constantine al ver que no se movía de la silla. Grace forzó una sonrisa en sus labios y lo miró a los ojos.


—En absoluto —replicó con voz suave—. De hecho, a mí me parece que yo soy la que salgo ganando en este trato. —En tal caso... Estiró la mano y ella se la estrechó, sin siquiera estremecerse cuando percibió la sensación electrizante al sentir la palma de su mano. Fue la mano en la que se había puesto la pulsera que le había regalado Constantine. Justo en ese momento recordó que esa pulsera era la pulsera que antiguamente llevaban las esclavas. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 59-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 8 — GRACIE, querida, estás muy pálida última mente. ¿Qué te ocurre? ¿Es que no te cuida el griego ése con el que saliendo? — Al contrario, se preocupa por mí demasiado. —Ya entiendo. Ivan puso los ojos en blanco, exagerando un poco la expresión. —No pienses mal, Ivan. No me refiero al sexo — en esa ocasión su sonrisa fue


genuina, menos forzada—. Además me da regalos. Regalos. La verdad era que nadaba en regalos. Desde que habían iniciado aquella relación, Constantine no paraba de regalarle cosas. El primer día había llegado con otra cajita, un poco más grande de la que contenía la pulsera que le había dado. — Prometí que te iba a regalar algo que te favoreciera más — le dijo—. Esto es por lo que te rompí. — ¿No estarás pidiendo disculpas? —replicó Grace mientras desenvolvía el paquete. — Yo no me disculpo por romper algo barato y sustituirlo por otra cosa mejor, algo que vaya más con tu belleza. La caja contenía un camisón, en sustitución del que le había desgarrado la primera vez que habían hecho el amor, y un albornoz. Pero aquellas prendas tenían un significado más profundo. Eran unas prendas muy sensuales, atrevidas. Eran de color escarlata, un color que ella no habría elegido nunca. Y el camisón era escotado y con poca tela en la espalda. Era evidente en lo que Constantine había estado pensando cuando había elegido aquellas prendas. Era la típica ropa que un hombre daba a su querida. Eran unas prendas pensadas para seducir, tentar, provocar la pasión. — Son muy bonitos —fue imposible evitar que le temblara la voz. Rezó para que lo interpretara como que estaba ilusionada.


—No tan bonitos como la mujer para la que los elegí. Grace, pethi mou... — Constantine pronunció en tono grave las últimas palabras—. Póntelos. Déjame que te los vea puestos. —No sé... —respondió Grace, bajando la cabeza para que no le quemara la intensidad de su mirada—. No estoy segura. . Una cosa era acceder a las condiciones que le había impuesto Constantine y otra personificar el papel de querida a sangre fría. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 60-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —No seas tímida, Grace —le incitó con voz zalamera—. Ya sabes lo que siento cada vez que te miro el cuerpo. Además, no hay parte de tu cuerpo que no haya acariciado, ni besado. Pero eso había sido en los momentos de pasión, cuando habían estado haciendo el amor. Otra cosa distinta era pasear por la habitación con aquella ropa puesta, bajo la mirada de Constantine, sabiendo que lo único que sentía por ella era puro deseo, la lujuria que tan elocuentemente le había descrito con anterioridad. —Constantine... no puedo... La agarró entre sus brazos y le dio un beso suave y persuasivo. Con calculada pericia empezó a despertar sus sentidos, excitando la necesidad que estaba casi en la superficie y poniéndola al descubierto.


Al final, ni el albornoz, ni el camisón los necesitaron. La necesidad que los dos sintieron fue como una ola que los transportó a otros mundos. Ninguno pudo esperar, ni iniciar los juegos que Constantine había pensado. Pero un poco más tarde, saciados temporalmente, convenció a Grace para que se los pusiera y todo empezó de nuevo... Esa noche fue una muestra del resto de las noches que seguirían. Por el día los dos estaban ocupados en sus trabajos. Pero Grace funcionaba solo con el piloto automático, ajena al mundo que la rodeaba. Solo era persona por las noches, cuando Constantine la sacaba a cenar, o al teatro, como había prometido. Otras se quedaban en su casa y en su cama. No importaba las veces que hicieran el amor, que a ninguno de los dos les parecían suficientes. Cuando terminaban, se quedaban quietos en la cama, sudorosos, agotados. Pero al poco tiempo todos y cada uno de los nervios de su cuerpo se ponían de nuevo en funcionamiento y empezaban otra vez. Solo paraban cuando ya estaban agotados, cuando ya sus cuerpos no soportaban más. —… en septiembre. ¿Te viene bien? — ¿Qué? Grace se dio cuenta de que mientras ella había estado perdida en recuerdos


eróticos, Ivan le había estado hablando, pero no había oído lo que le había dicho. — Lo siento, estaba pensando en otra cosa. — ¡Es evidente! No sé lo que estás pensando, hija, pero seguro que en Constantine. ¿Está él tan colado como tú? ¿Oiremos pronto hablar de boda? Grace transportó una pila de papeles de un sitio a otro de su mesa, solo para aguantar el dolor que aquella pregunta le produjo. Seguro que se le había notado en los ojos e Ivan, conociéndola como la conocía, se habría dado cuenta. —Es un poco pronto para decir eso —le respondió. — Grace, lleváis juntos casi cuatro meses. La primera vez dijisteis que os ibais a casar cuando llevabais lo mismo. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 61-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Pero en aquel entonces nos precipitamos. Ahora queremos tomarnos las cosas con más tranquilidad, para estar seguros de lo que sentimos. La amarga ironía de aquel comentario era que dolía más cuando se expresaba. Porque tanto Constantine como ella estaban más seguros de sus sentimientos de lo que lo habían estado dos años atrás.


— ¿Qué era lo que me estabas diciendo? —con un gran esfuerzo, logró apartar esos pensamientos de su mente—. Era algo sobre septiembre. Ivan asintió. —Es cuando se celebra la fiesta de la empresa — le dijo, anunciándole la fiesta que daba la agencia de publicidad a sus clientes más importantes—. Bob Cartwright sugirió el último viernes del mes de septiembre. ¿Qué tal te va a ti? — Déjame que lo mire... bien, bien. Supongo que tendré que pasar la velada siendo agradable con Les Harvey —comentó sonriendo, al tiempo que recordaba la atención que le había tenido que prestar al magnate de una cadena de almacenes de muebles—. Será divertido. —A lo mejor para esa fecha ya tienes el anillo de compromiso en tu dedo — empezó a reír Ivan, que inmediatamente frunció el ceño al ver la reacción que había producido su comentario—. ¿Estás bien? ¿No estarás.. ? — ¡Por supuesto que no! Grace hizo un gesto con la mano, como desechando la idea de estar embarazada. Era imposible quedarse. Desde el principio, Constantine había manifestado su postura al respecto.


—Tenemos que establecer unas reglas básicas —le dijo en una ocasión mientras estaban cenando en el Reid—. Cada vez que nos hemos acostado hemos estado jugando con fuego. Y eso se tiene que acabar. Mañana he pedido cita con un ginecólogo. — ¡Yo tengo mi propio ginecólogo! — exclamó Grace completamente indignada—. Si de lo que estás hablando es de anticonceptivos, entonces. . — ¡Por supuesto que es a eso a lo que me refiero! Yo nunca he sido tan irresponsable y despreocupado como he sido en estos últimos dos meses. Pero no había pensado que las cosas fueran tan deprisa. Y no quiero complicaciones. —Ni yo tampoco —murmuró Grace. Estaba claro que no quería que la familia Kiriazis se perpetuara con una mujer que no iba a ser su esposa—. ¿Pero cómo puedes estar seguro de no haberme dejado ya embarazada? —Me dijiste que no pasaba nada. —Te dije que pensaba que no iba a pasar nada. Pero no soy infalible. A pesar de los nervios que le producía solo pensar en la posibilidad de haberse quedado embarazada, no pudo evitar imaginárselo durante unos minutos. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi


Nº Paginas 62-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Un niño o una niña con los ojos y el pelo de Constantine. Solo de pensarlo se le ponía un nudo en la garganta. — Razón de más para consultar al doctor Carr. Para él parecía como si estuvieran hablando de lo que estaban comiendo, más que de la posibilidad de que se hubiera quedado embarazada. Apretó los dientes al observar la indiferencia de su tono. — Ya te he dicho que tengo mi propio.. — ¡Y yo te he dicho que irás a ver al que yo te diga! No levantó la voz, pero el tono con que se lo dijo fue claro. —Te prometí lo mejor de lo mejor mientras estuviéramos juntos. Y quiero mantener esa promesa. Mientras seas mía, estarás atendida por los mejores médicos. La trataba como si fuera una yegua, pensó Grace con amargura. Con una pequeña diferencia, sin embargo. Seguro que no le importaba si el animal se quedaba preñado. Mientras que a ella no se lo permitía. — Y si estás embarazada, ya veremos cómo lo solucionamos. Grace no se atrevió a preguntarle cómo lo iba a solucionar. Dos años antes, cuando se iban a casar, Constantine le había dicho que quería tener hijos. Pero el hombre que estaba sentado en aquel momento delante, era distinto del


que se había querido casar con ella. Aquel Constantine era un desconocido. No estaba muy segura de lo que podría hacer si se enfrentaba a una situación que no fuera de su gusto. Sin embargo, rezó por estar embarazada, por muchos problemas que ello pudiera traer. Y cuando a la mañana siguiente se despertó con los dolores en su abdomen se dio cuenta de que sus rezos no habían sido escuchados y se sintió desolada y muy triste. Se fue al cuarto de baño, abrió el grifo de la ducha y se quedó bajo ella durante un rato, dejando que el agua se llevara las lágrimas que caían por sus mejillas, hasta quedarse vacía y con la calma suficiente como para poder ver a Constantine de nuevo. —Creo que voy a tener una conversación con Constantine —le dijo Ivan, sacándola de sus pensamientos. Se preguntó cuánto tiempo había estado absorta—. No eres la misma. Creo que necesitas unas vacaciones, ir a un sitio cálido a tomar el sol... — ¿Te apetece irte de vacaciones a un sitio soleado y tranquilo? — le preguntó Constantine esa misma noche. Grace se sobresaltó de la sorpresa—. ¿Es que


he dicho algo malo? — le preguntó al ver su reacción. —Lo siento. Es que eso mismo me ha dicho Ivan. Me dijo que tenía aspecto de cansada. ¿Estás pensando en algún sitio en concreto? —le preguntó, por miedo a que Constantine le siguiera preguntando. Porque no quería que se enterara del motivo que Ivan daba a su cansancio. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 63-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —He pensado que podríamos irnos a Skyros. — Skyros —repitió Grace, intentando mantener la calma. Había estado en esa preciosa isla griega donde Constantine había nacido y donde todavía vivían sus padres y su familia. Aquel viaje había cambiado su vida, porque en aquel viaje, Constantine le había pedido que se casara con él. Solo durante unos segundos se le pasó por la imaginación un pensamiento alocado, que no pudo formarse porque no tuvo tiempo suficiente. No podía dejarse llevar por un sueño. Constantine le había dejado muy claro que nada de eso iba a ocurrir en el futuro. — ¿Y siguen viviendo tus padres allí? —le preguntó mientras recogía los


platos de la comida. —Por supuesto. — Pues yo no veo por qué lo tengo que dar por su puesto —le espetó—. Llevamos saliendo cuatro meses y para mí es como si nos acabáramos de conocer. Para ti solo soy algo marginal y pasas conmigo el tiempo imprescindible. Solo nos vemos aquí o en sitios como teatros y restaurantes. No he pisado todavía tu casa. . —Pensé que no querías —le interrumpió Constantine. —No entiendo —logró decirle cuando pudo hablar de nuevo—. ¿Por qué no...? — Por una razón. Paula. — ¿Paula? —repitió ella aturdida—. ¿Por qué? —Grace, sigo viviendo en el mismo apartamento que vivía antes. Pensé que no te apetecería volver a pisar ese sitio porque te traería recuerdos. Déjame que yo lleve eso... Le quitó los platos de las manos, antes de que a ella se le cayeran de la sorpresa que le dio. Nunca se le habría ocurrido que Constantine no la hubiera invitado a su casa solo por los recuerdos que le podía traer aquel sitio. Por alguna razón, pensó que él consideraba que tenían que verse en el lugar donde vivía su querida, donde ella tendría que esperar su llegada.


—Constantine... —dijo con voz temblorosa—. Háblame de Paula. Había llevado los platos a la cocina y oyó que los dejaba en el fregadero de golpe. Si la pregunta le había sorprendido, no se le notó cuando apareció por la puerta de nuevo. — ¿Qué quieres que te diga de Paula? —La verdad. — ¿La verdad? —murmuró cínicamente—. ¿Su verdad, la verdad que tú pensabas...? — Los dos sabemos que mintió. Pero hubo algo. Los dos sabemos que hubo algo. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 64-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Te refieres a la forma en que me acosaba? Por que no paró de atosigarme en todo momento. Cada vez que iba a verte a tu casa siempre me la encontraba en la escalera, medio desnuda. Desde el principio le dije que yo no quería saber nada de ella. Y ya sabes cómo se ponen las mujeres cuando las rechazas. — ¿Y por qué no me lo dijiste? La miró con gesto de desprecio. — ¿Me habrías creído? — Si me lo hubieras contado, sí te habría creído — protestó ella.


— Pues no me creíste cuando te conté que yo nunca la había seducido. ojala lo pudiera negar. Ahora se daba cuenta del daño que le había hecho. Debería haber confiado en él. —Tendría que haberte creído... —le dijo con voz temblorosa mirándolo al rostro. Vio que su expresión cambiaba, un gesto pasajero, pero distinto. En solo unos segundos volvió a vivir la misma situación de hacía dos años, la misma voz acusatoria, furiosa, acusándolo de traición. Pero no toda la culpa había sido suya. Había habido algo más... —Ese día, de todas maneras, te sentías culpable por algo —le dijo, haciendo un gesto de dolor cuando él le apretó el brazo. — ¡ Theos! ¿Es que no lo puedes dejar de una vez? A continuación empezó a jurar en griego. — ¡Yo confío en ti! —exclamó ella. — ¡Claro, claro! —replicó él, soltándola de forma tan abrupta que se tuvo que agarrar a una silla para no caerse—. Eso solo son palabras, pero la verdad es que no lo sientes. — ¡Porque no me dejas mostrar mis sentimientos! —protestó Grace de forma vehemente— Me juzgaste y condenaste antes de tener incluso tiempo de defenderme. Yo solo soy tu querida, nada más. ¿Es que tú eres perfecto? ¿Es que no puedes reconocer que a lo mejor tienes algo en la conciencia que no quieres admitir?


¿Por qué le tenía que haber dicho eso? ¿Por qué no se habría callado? Vio la reacción de Constantine en su rostro. Se arrepintió de haberle expresado sus sentimientos, pero ya no podía hacer nada. —Creo que será mejor que no salgamos a cenar esta noche —le dijo con un tono frío y carente de toda emoción—. Es posible que hayamos pasado demasiado tiempo juntos. Será mejor que nos dejemos de ver por un tiempo. —Constantine, yo no.. —empezó a decirle, pero él no le hizo caso. —Me tengo que ir el domingo a Nueva York y estaré fuera una semana. Cuando vuelva te llamaré. Buscó su chaqueta, la encontró y se la puso. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 65-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Piénsate lo de las vacaciones. A lo mejor cuando vuelva me viene bien. Ah, toma... Se metió la mano en el bolsillo de la chaqueta y sacó un regalo que tiró como si no le importara en la silla que tenía más cerca. — Pensé que te gustaría.


— ¡Constantine, otro regalo! —protestó Grace— No necesito más joyas. Pero era como hablar con una pared. Constantine se había ido. Salió de la habitación sin despedirse si quiera. Por lo menos le había dicho que la iba a llamar. Y también que se pensara lo de las vacaciones. Eso quería decir que tenía pensado volver a verla. No debería haberle dicho lo que le dijo. Miró la cajita que le había dejado. Tenía roto el corazón. Otro regalo. Era lo único que le daba. ¿Cuándo entendería que ella lo que quería era otra cosa de él? Pero lo que ella quería, Constantine no quería dárselo. No estaba enamorado. Ya se lo había advertido. No se iba a enamorar. Pero aquello la estaba matando. — ¡Oh, Constantine! Se sentó en la silla y empezó a abrir el regalo. Cuando levantó la tapa no pudo evitar la sorpresa. — ¡Oh no! El collar era de oro. Era un collar de doce eslabones y cada uno de ellos tenía la forma de una hoja. Uno para cada uno de los meses del año. Recordó que la primera semana que había conocido a Constantine, le había contado la superstición de que si tomabas una hoja de las que caían de los


árboles en otoño, antes de que llegara al suelo, significaba felicidad para el siguiente año. El había escuchado en silencio, con una sonrisa dibujada en sus labios al comprobar la excentricidad de los ingleses. Pero a los pocos días le había regalado una pequeña caja de madera que hacía un extraño sonido cuando la agitaba. — ¿Constantine? ¿Qué es..? —le había preguntado confundida. —Ábrela — le instó —. Ábrela y mira lo que hay dentro, agape mou. Le habían temblado las manos cuando abrió la tapa. Pero se había quedado boquiabierta al ver la colección de hojitas con colores otoñales. Cuando las contó descubrió que había doce. —Una para cada mes del año —le había dicho Constantine—. Así serás feliz todos los meses. Y cuando acabe el año te traeré doce más, y doce más el año siguiente y así durante el resto de nuestras vidas. Pero esa promesa no se había cumplido. Porque antes de que acabara el año, Paula había envenenado la relación con sus mentiras. Los dos se habían peleado y se habían separado. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 66-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Oh, Constantine, Constantine! — sollozó Grace, apretando el collar contra ella, las lágrimas cayéndole por sus pálidas mejillas. Estaba llorando por aquellos días tan inocentes en los que tanto habían significado los regalos de Constantine, sin ser lo caros que eran los que en la actualidad le daba. Aquel tiempo en el que ella había sabido que él la amaba y ella le correspondía.


Pero sobre todo lloraba de pura desesperación, porque nada de eso iba a suceder otra vez. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 67-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 9 GRACE entró en el frío y sombrío vestíbulo y suspiró, flexionando los hombros para quitarse la tensión. — ¿Cansada? —Constantine había notado su reacción. Ella asintió. —Ha sido un viaje muy largo y hace mucho calor. Se tiró del elegante traje gris que llevaba puesto. Un traje ideal para llevar en Londres en agosto, pero no en las islas del mar Egeo. — Pues tienes que dar gracias a que hemos venido en helicóptero — le respondió Constantine—. Habríamos tardado mucho más si hubiéramos venido en ferry. Desde Atenas se tarda por lo menos siete horas. Skyros es la isla más alejada. Por eso tiene carácter. — ¡No lo he dudado ni un momento! — comentó Grace mientras pensaba en los hombres mayores que había visto, que llevaban pantalones anchos, gorros


negros y sandalias. Las mujeres llevaban pañuelos en las cabezas—. Esto es como volver atrás en el tiempo. — Los isleños están muy apegados a la tradición. — Pero al parecer tu familia no. Porque si no, tú no estarías donde estás ahora. —Es verdad —Constantine asintió con la cabeza—. Mi abuelo se integró en el siglo veinte. Quería conocer más mundo. Ah, Florina... Saludó a la mujer vestida de negro que apareció en el pasillo. — ¿Recuerdas a la señorita Vernon? La única respuesta de Florina fue inclinar un poco la cabeza mientras miraba a Grace. Era evidente que se acordaba de ella muy bien y que aquel recuerdo incluía la forma en que las mujeres más jóvenes se dirigían a Constantine, el hijo único adorado de la familia Kiriazis. Su rostro estaba marcado por la hostilidad y la crítica. La sonrisa de Grace se desvaneció de repente. No debería haber ido. En el fondo sabía que no debería haber ido. Era imposible no comparar su visita con la primera vez que fue a Skyros, dos años y medio antes. En aquel tiempo se había sentido como flotando en el aire. Había estado enamorada de Constantine y era feliz. Le había encantado aquella casa de


piedra que miraba al mar y estaba situada en la parte norte de la isla. Pero ahora era diferente. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 68-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡Florina! —exclamó Constantine, y después empezó a dirigirse a ella en griego—. Florina te acompañará a tu habitación — añadió dirigiéndose a Grace—. Será mejor que te refresques y descanses un poco. Yo tengo que hacer unas cuantas llamadas. Aquello también era distinto, pensó Grace con tristeza mientras subía detrás de Florina por la escalera de madera. La última vez que había estado allí, Constantine la había alojado en su propia habitación. Habían llegado cuando sus padres no estaban y él le había enseñado la casa, lleno de entusiasmo, feliz de que viera donde había pasado su infancia. Y estuvieron en su habitación, él la agarró entre sus brazos y la besó. No parecía que quisiera hacer lo mismo en esa ocasión. Su posición había cambiado. No había más que ver el recibimiento de Florina. La habitación a la que le llevó la criada no era tan cómoda como en la que había estado la primera vez, aunque sí más grande. Había una cama inmensa en el centro. —Luego le subo su equipaje. ¿Quiere algo de comer, thepinis? —le preguntó Florina.


—No, gracias. Pero sí me gustaría que me trajera un té. Aunque lo que de verdad deseaba era que la dejaran sola, para tener un poco de tiempo para pensar. La mujer volvió a asentir con la cabeza y salió de la habitación. Grace se sentó en la cama. ¿Habría cometido un error yendo a Skyros? Constantine había estado distante, tanto física como mentalmente, durante los últimos quince días. Desde la noche que lo había acusado de ocultarle algo, desde la noche que le había regalado el collar. Tan distante estaba que se había empezado a cuestionar muchas cosas. ¿Podría ser que después de todo, sus acusaciones estuvieran basadas en hechos verdaderos? No estaba segura. Paula había admitido sus mentiras. ¿De qué podría sentirse Constantine culpable? A menos que... Con gesto de cansancio se quitó las sandalias y se tumbó en la cama, apoyando la cabeza en la almohada. Se quedó mirando el techo de la habitación perdida en sus pensamientos. ¿Podría ser que algo que hubiera dicho o hecho él, le diera la idea a Paula? ¿O había habido otra mujer? No. Aquello era imposible de todo punto. No podía permitir que aquel


pensamiento entrara siquiera en su cabeza. Pero lo que tenía claro era que Constantine ocultaba algo... Estaba tan cansada que se quedó dormida. Al cabo de un rato oyó ruidos y se despertó. Abrió los ojos y vio una figura masculina frente a ella. — Duermes como un niño —murmuró él—. Apoyas la cabeza en una mano. — ¡Constantine! Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 69-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Se incorporó y se preguntó cuánto tiempo habría estado observándola. — ¿Cuándo tiempo llevas aquí? —Te he traído el té que pediste. —Yo pensé que Florina... — Yo sin embargo he pensado que Florina ya había hecho suficiente daño a tu autoestima hoy —comentó con tal gesto de desaprobación en su rostro que sintió pena por Florina al imaginarse lo que Constantine le pudo decir. — Lo que hizo fue mostrar su lealtad — respondió ella mientras se restregaba los ojos—. Tú una vez me dijiste que los griegos están orgullosos de su raza. Si ofendes a uno, ofendes a todos. —Leales y descorteses —replicó Constantine—. Qué más da. He preferido


traerte el té yo. Hizo un gesto con la mano para indicarle dónde había puesto la taza. —Oh, lo siento. Me dormí. Me lo beberé... —no terminó la frase al ver que él negaba con la cabeza—. ¿No? —Está frío. — ¿Cuánto tiempo he estado dormida? Solo en ese momento se dio cuenta de la luz tenue de la habitación. —Una hora, o un poco más —le respondió. — ¡Una hora! Grace se pasó la mano por el pelo mientras intentaba ordenar sus pensamientos. Se puso un poco nerviosa al pensar que durante todo ese tiempo, Constantine había estado mirándola. Aunque era una tontería, si pensaba en todas las noches que habían pasado juntos. Pero le preocupaba que hubiera podido decir algo en sueños. —Te debes haber aburrido mucho. Tendrías que haberme despertado. — Más bien al contrario — le contradijo Constantine —. He tenido la oportunidad de ver a la verdadera Grace, a la mujer que... —No sé qué quieres decir.


¿Habría hablado en sueños? ¿Habría hecho algún gesto que la hubiera delatado? ¿Habría visto Constantine mientras dormía el amor que sentía por él? —Este es mi verdadero yo. Hizo un gesto con la mano mostrando su cuerpo, de la cabeza a los pies. —Lo dices como si aquí hubiera otra persona. Esta soy yo — añadió con más énfasis—. Y si no te gusta, será mejor que me dejes. —Me gusta, me gusta —le aseguró Constantine—. De hecho me gusta mucho. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 70-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Con un movimiento lento e indolente, se acercó a ella. Grace levantó la cabeza para recibir el beso. Toda su tensión e indignación se desvaneció por los aires en cuanto él tocó sus labios. —Y me gustaría ver más cosas de ti... La echó en la cama. El cuerpo de Grace parecía plastilina bajo sus manos. Pero en ese momento recordó todo lo que hacía unas horas le había estado preocupando. —No... —la palabra se le escapó de los labios antes de tener tiempo para pensarlo.


— ¿No? —le preguntó él. Frunció el ceño mostrando su desconcierto. Lo cual no era de extrañar, porque nunca antes se había negado. Una de las condiciones de aquel acuerdo al que habían llegado era que nunca se podía negar. Constantine la llenaba de lujos y regalos y ella le daba sexo. Y hasta ese momento los dos habían cumplido el acuerdo. —Constantine, por favor —le suplicó mientras pensaba en algo que lo convenciera sin revelar ninguna de sus preocupaciones—. Estoy horrorosa. — Pues a mí no me lo parece — le respondió él mirándola. — Me he dormido con la ropa puesta. Me siento pegajosa. . — arrugó la nariz para demostrarle que era así como se sentía—. Tengo que ducharme. El silencio que se produjo la puso en tensión. Si él se negaba, si la besaba otra vez, sabía que no iba a ser capaz de resistir. Pero necesitaba algo de tiempo para pensar. Tiempo para ordenar sus pensamientos. Si hacía el amor con él, Constantine se daría cuenta de que algo iba mal. No sería capaz de ocultárselo. Se daría cuenta. Y si se daba cuenta de que volvía a dudar de él.. —Una ducha... Por un momento pensó que le iba a sugerir que se ducharan juntos, algo que habían hecho en su piso desde que se había convertido en su querida. Pero no tuvo


que esforzarse por convencerlo de lo contrario. —Muy bien —le dijo—. Dúchate y cámbiate y te espero en la terraza. Te haré otra taza de té. —Gracias. Nada más levantarse de su lado, empezó a sentir la pérdida del calor de su cuerpo, el tacto de sus labios. Su piel ansiaba sus caricias y su boca sus besos. Qué más le daba de lo que él pudiera sentirse culpable. Lo único que importaba era que sin su presencia, ella estaba perdida. — Constantine... —logró decir en un hilo de voz. Pero él pareció no oírla, o a lo mejor no la había querido oír. Quiso llamarlo a gritos, pero no lo hizo. Abrió la boca y la volvió a cerrar. Se limitó a ver cómo Constantine salía de la habitación con gesto arrogante. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 71-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Grace se metió en el cuarto de baño. Abrió el grifo y se quedó bajo el agua, para ver si con ella se iban también todos sus miedos y ansiedades. De nada sirvió. Diez minutos más tarde, con el cuerpo limpio, seguía pensando en las mismas cosas.


Hacía mucho calor como para maquillarse, pensó mientras se miraba al espejo. Aunque no tendría más remedio que darse unos toques, al ver las ojeras que tenía. Estaba muy nerviosa. Tan nerviosa que las manos le temblaban. No estaba muy segura de poder maquillarse sin ponerse la cara como un payaso. Los nervios se apoderaron de su cuerpo, haciéndola sentir un nudo en la garganta que amenazaba con ahogarla. Se fue hacia la terraza. Constantine la estaba esperando. Estaba de espaldas a ella mirando el horizonte que estaba adquiriendo un tono rojizo por el efecto del sol poniéndose. —Cons... No pudo completar su nombre. Tuvo que tragar saliva antes de volver a intentarlos. —Constantine —logró decir. No sabía lo que iba a ver en su rostro cuando se volvió y la miró a los ojos. Había pensado que iba a ver sospecha, hostilidad, enfado. Pero no la calma que mostró mientras se dirigía a ella. — ¿Estás mejor ahora? —le preguntó. —Mucho mejor. No me gusta quedarme dormida con la ropa puesta. Luego te sientes fatal. —Debías estar cansada del viaje.


Si su reacción ante su llegada era desconcertante, más lo fue el beso que le dio en el cabello. Parecía que se acabaran de conocer. No parecían los apasionados amantes de los últimos cuatro meses. Pero claro, no había tenido en cuenta el orgullo de aquel hombre. Un orgullo que lo hacía actuar como si nada hubiera pasado. —Te he preparado algo fresco para beber. Pero si prefieres té, llamo a Florina. —No, no. Me da igual. Si antes se había sentido tensa, peor se sentía ahora. Incluso parecía que sus pasos eran poco naturales. Se apoyó en la barandilla donde él había estado apoyado y miró los jardines de la casa, que se extendían casi hasta el mar. Un mar que por el día era azul turquesa y que en aquellos momentos parecía de oro puro por el reflejo del sol. Oyó el ruido del gas cuando Constantine abrió la botella. Prefirió no darse la vuelta, porque de repente sintió que algo le aprisionaba el corazón. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 72-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Había sido allí precisamente donde Constantine le había propuesto matrimonio. No se había puesto de rodillas, pero le había regalado un anillo de


diamantes y se lo dijo con la voz cargada por la emoción. —Grace... Por un momento no supo si estaba recordando o había oído en realidad su voz. Solo cuando Constantine lo volvió a repetir, se dio cuenta de que estaba en el presente. Se dio la vuelta y casi le tiró el vaso que tenía en la mano. — ¡Oh, lo siento! ¡Estaba pensando en otra cosa! —Es evidente —le respondió él—. Estabas ensimismada con el mar. ¿Realmente pensaba que era el mar lo que la había mantenido en aquel estado casi de trance? ¿No se acordaría de aquella noche tan especial? Era evidente que no. Aunque había que tener en cuenta que había ido a aquella casa muchas más veces después de aquello y se le había olvidado con el paso del tiempo. — Si vivieras siempre en Londres, te encantaría ver el mar —le respondió ella, agradeciendo la excusa que le había dado—. Estoy deseando que llegue mañana para irme a dar un baño. — ¿Y por qué vas a esperar? — le preguntó Constantine sorprendido—. Todavía queda bastante para cena. Puedes bajar a la playa y remojarte los pies. — ¡Me encantaría! Le ofreció la mano y él la aceptó. Después le quitó el vaso y lo dejó en la


piedra donde terminaba la balaustrada. Estaba oscureciendo. Bajaron por una pendiente plantada de pinos y árboles frutales. Las flores que había habido la primera vez que había ido allí ya no estaban. Solo se oía el ruido de las olas rompiendo en la arena. Llegaron a la pequeña cala y se quitó las sandalias. Metió los pies en el agua dejó que las olas los acariciaran. —Pareces una niña —ella no supo descifrar bien el tono con el que se lo dijo. —A lo mejor es que me he transportado atrás en el tiempo después de la fiesta de Ivan. ojala pudiera volver a vivir aquellos días inocentes y cargados de felicidad. Pero era imposible. —Me siento como una niña —improvisó ella—. Este sitio es precioso. Anda mete los pies tú también —le invitó. Parecía reacio. Grace se agachó y le tiró agua del mar, manchando su inmaculado polo blanco de gotas. — ¿Pero qué...? No tuvo una segunda oportunidad. Constantine se quitó las sandalias, el reloj de oro de su muñeca y corrió hacia donde ella estaba.


Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 73-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Grace salió corriendo por la playa, sin importarle que el bajo del vestido se le estuviera empapando. Al poco tiempo, él la alcanzó. — ¡Ya te tengo! La levantó en brazos. A ella le entró la risa. Después la tumbó en la playa, poniéndole su cuerpo encima mientras la besaba en la boca. —Eres toda una tentación andante —murmuró él cuando levantó la cabeza para respirar—. ¿Hay algún hombre que pueda resistirse a tus encantos? Eres bella y fría como la luna. Salvaje como el mar. Se sentía salvaje, desinhibida, como las olas del mar. Constantine acarició su cuerpo y poco a poco le fue levantando el vestido, descubriendo que debajo solo llevaba unas braguitas. Minutos más tarde, aquella prenda dejó de interponerse en su camino. A Grace le daba igual. Lo deseaba tanto como él. Empezó a levantar sus caderas, incitándolo a que entrara dentro de ella. Eso era lo que más le apetecía hacer en su vida. Había nacido para amar a Constantine. Siempre lo había amado y no había nada que la pudiera liberar de


aquellas cadenas. Le clavó las uñas en la espalda para demostrarle el fuego de su pasión. Lo último que pensó según alcanzaba el orgasmo fue que nunca, nunca quería dejar de ser su esclava. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 74-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 10 — ¿TIENES algún plan para hoy? —preguntó Grace estirándose en la terraza, bajo el sol de la mañana. El día había comenzado de la misma forma que todos los que llevaba en Skyros, levantándose tarde y desayunando tarde. Y se levantaba tarde porque Constantine se empeñaba en hacer el amor con ella por la mañana, hasta dejarla completamente satisfecha y sin ganas de moverse. Por eso cuando desayunaba, a base de pan, yogur y fruta, se tumbaba a dormitar y tomar el sol. — Había pensado ir a nadar, tomar el sol y después comer algo. Después me echaré la siesta.


Por la forma de mirarla, Grace supo con exactitud cómo pensaba él pasar esa siesta, que no era durmiendo precisamente. —Después cenaremos… tomaremos unas copas.. —Una agenda apretada —comentó Grace. Cada vez le resultaba más difícil acostumbrarse al comportamiento tan diferente de Constantine desde que estaban en Skyros. Ya no era el hombre adicto al trabajo y se había convertido en algo diferente, un hombre más relajado e indulgente cada día que pasaba, su humor mejoraba al mismo ritmo que el sol de aquella isla bronceaba su piel. — ¿Qué otra cosa se puede hacer aquí? —comentó Constantine—. Esta es una isla muy pequeña y ya hemos estado en todas las playas, tabernas, la tumba de Rupert Brooke... Grace asintió, recordando el viaje que habían hecho a Tris Boukes, el punto más al sur de la isla, donde estaba enterrado el famoso poeta en el que era actualmente suelo británico. —Te estás olvidando de la ciudad de Skyros —comentó ella. A Grace le había encantado la visita que habían hecho a la ciudad, donde sus casitas blancas se amontonaban unas encima de otras a lo largo de la montaña. — Los trabajos de carpintería son impresionantes —sus ojos se iluminaron de


entusiasmo al recordar los muebles que vio en las tiendas. —Mi abuelo empezó siendo carpintero —le respondió Constantine—. Casi todos los muebles de esta casa los hizo él. — ¡No lo sabía! La verdad era que Constantine nunca le había hablado de su familia. Sabía que su abuelo había nacido en Skyros, lo mismo que Constantine y su padre, y aunque de Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 75-95 https://www.facebook.com/novelasgratis origen humilde, fue el fundador de la multimillonaria Kiriazis Corporation. Pero Constantine nunca había comentado nada de él. — ¿Y cómo logró.. ? — ¿Hacer dinero? Constantine se alisó el pelo con las manos y se estiró. —Pues porque trabajó más que nadie. Invertía lo que ganaba en formarse. Después compró una caja de huéspedes y al poco tiempo su primer hotel. Estaba cerca del puerto de Linaria, un sitio perfecto para los que llegaban en ferry. Aquello fue una mina de oro. Con los beneficios que sacó compró otro y después todo fue rodado.


— ¿Vive todavía? Constantine movió en sentido negativo la cabeza. —Tenía sesenta años cuando yo nací. Murió hace cuatro. —Pero supongo que significaba mucho para ti — era evidente que había querida mucho a su abuelo. Sus sentimientos se reflejaban en su rostro. —Era todo un personaje, fuerte, inteligente, generoso.. Se tocó el reloj de oro que llevaba en la muñeca, esbozando una sonrisa. — Me dio esto. Fue el regalo cuando cumplí los veintiuno. Pero me lo tuve que ganar. — ¿Trabajando de camarero en uno de los hoteles? —adivinó Grace. Ahora entendía el porqué nunca se quitaba aquel reloj, el que no lo perdiese de vista un solo momento—. Me hubiera gustado conocerlo. Durante unos segundos la miró con gesto amable, pero a los pocos segundos su mirada volvió a ser fría y distante. Lo cual era normal, pensó Grace. Si Florina, la criada de la familia, la había tratado como un paria por su comportamiento con Constantine, su abuelo, el patriarca de la familia, habría actuado más o menos lo mismo. Pero de pronto otro pensamiento se le vino a la mente.


— Si tu abuelo era carpintero, entonces la caja que me.. — Él fue el que la hizo —Constantine terminó la frase por ella. Era la caja en que había guardado las doce hojas de otoño. —No sabía... No sabía que le había regalado algo que significaba tanto para él. — ¿Quieres que te la devuelva? —Los regalos no se devuelven —le respondió en un tono que demostró claramente que la pregunta le había molestado. Intentó buscar otro tema de conversación para distraerle. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 76-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Lo que no me has contado nunca es cómo se tomaron tus padres la noticia de la cancelación de nuestra boda. Aquella pregunta fue incluso peor. ¿Por qué no lograría nunca pensar antes lo que decía? —Pues se enfadaron bastante —le respondió. — ¿Conmigo? —No, conmigo —le corrigió él.


Grace lo miró con cara de sorpresa. — ¿Y por qué? Quiero decir, yo fui la que. . —Tú fuiste la que quiso retrasar la fecha. Pero yo fui el responsable. Si yo hubiera sido infiel a mi futura esposa, incluso antes de casarme, esa conducta era una mancha en el honor de mi familia. —Pero seguro que no pensarían que... —se estaba metiendo en un callejón sin salida. —Mi prometida se creyó las acusaciones.. — aquellas palabras casi rompieron el corazón de Grace—. Y temieron que aquellas acusaciones tuvieran algún fundamento. Pero cuando yo les aseguré. . — ¡Tú les aseguraste! —repitió ella con sarcasmo—. ¡Es increíble! Les dijiste que lo que iba contando Paula por ahí era mentira, y a mí no. — Lo intenté —replicó Constantine—. Pero no tenía por qué hacerlo dado que me dijiste que me amabas. —Tu madre también te quiere. — Mi madre me quiere, pero es una mujer realista. Nunca le he contado mi vida privada, ni hablo de mi vida sexual con ella. Grace hizo un gesto de desagrado al oír aquello de «vida sexual», que reducía su relación a un plano exclusivamente físico, carente de toda emoción. —Necesitaba que le dijera...


— ¡Yo también hubiera necesitado que me hubieras dicho algo! Sé que me enfadé mucho, pero en realidad lo que me pasaba era que tenía miedo. Podrías haber intentado convencerme. — Lo que tendrías que haber hecho era no creerte lo que te estaba contando tu hermana. Constantine se levantó de pronto y fue a apoyarse en la barandilla de la terraza. Grace se quedó mirándolo. Estaba de espaldas a ella. Estuvo a punto de ir a su lado y agarrarlo por la cintura, apretarlo contra ella, acariciarlo... Podría seducirlo y convencerlo de hacer el amor con ella, para así olvidarse de toda aquella conversación. Pero de nada serviría, porque los problemas seguirían sin solucionarse. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 77-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — Así que fue una prueba. Y parece que no la pasé. Constantine se dio la vuelta. Apoyó sus caderas en la piedra y se cruzó de brazos, de la misma forma que lo había hecho dos años antes, cuando le había


acusado de haberse acostado con Paula. —Más bien creo que los dos nos pusimos pruebas el uno al otro, Grace —le respondió—. Y ninguno de los dos las pasó. Mientras ella se quedó pensando en el significado de sus palabras, a Constantine pareció que se le pasaba poco a poco su enfado. —Bueno, si vamos a ir a la cueva tendrás que ponerte otra cosa. Y no te olvides de llevarte la crema. No me gustaría que se te quemase la piel tan bonita que tienes. ¿Quedamos aquí en media hora? No esperó a que ella le respondiese. La dejó sola, de pie y mirando al mar. Era mejor no ir tras él. Ya lo había visto en otras ocasiones así y sabía que era mejor no presionarle. Sería mejor seguirle la corriente, continuar sus vacaciones como si nada hubiera pasado, nadar, tomar el sol. Ya llegaría el momento de exigirle que le aclarara algunas cosas. El día continuó sin sorpresas. Hicieron lo que Constantine más o menos había previsto. Se bañaron en el mar y tomaron el sol en la cala. Después, y para no soportar el calor sofocante del medio día, se fueron a dormir la siesta. En el dormitorio hicieron lo que siempre hacían. Constantine solo tenía que estrecharla entre sus brazos y besarla para que todo lo que había ocurrido por la


mañana se le olvidase. Grace se abandonaba a las caricias de Constantine. Aquella tarde sin embargo fue distinto. Hicieron el amor de forma más apasionada, drogados por la necesidad, completamente descontrolados. Solo más tarde, Grace se preguntó si la conversación que habían tenido por la mañana tenía algo que ver con la forma en que lo hicieron. Estaba empezando a oscurecer, pero Constantine seguía dormido a su lado. Grace se levantó, se duchó y se lavó el pelo. Se puso un vestido verde y se preparó para la cena. Pero todo el tiempo estuvo dándole vueltas a la conversación que habían mantenido por la mañana. Estaba en el balcón cuando oyó el sonido de la ducha. Constantine se había levantado. Dos años antes, él había estado enamorado de ella. Pero no sabía lo que sentía en esos momentos. Odiarla no la odiaba, porque si no, no la habría llevado a Skyros, que era el sitio donde vivía su familia. Aunque a lo mejor lo contrario del amor no era el odio, sino no sentir nada. A lo mejor solo sentía atracción física por ella, nada más. Pero lo cierto era que hubo un tiempo en que sí estuvo enamorado. ¿Se estaría engañando a sí misma pensando que a lo mejor se volvía a enamorar de ella? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi


Nº Paginas 78-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Al sentir algo en su cuello se sobresaltó y se dio la vuelta. Segundos más tarde sintió los labios de Constantine en su espalda. — ¿En qué estabas pensando? —murmuró colocándose a su lado. Se había puesto una camisa blanca y unos pantalones negros. —En que no sé cómo has sido capaz de marcharte de esta isla. A mí, cuando nos tengamos que ir, me va a costar. Y no llevo nada de tiempo. Era algo inevitable y pronto lo tendría que hacer, porque las vacaciones se les estaban acabando. En un par de días tendrían que volver a Inglaterra. —No es fácil. —admitió Constantine —. Pero me consuela la idea de que puedo volver. Pero hablaremos de eso durante la cena. De eso y de algunas cosas más. — ¿De qué otras cosas? Pero Constantine movió en sentido negativo la cabeza, agarró su mano y la sacó de la habitación. —Luego hablamos. Primero vamos a cenar, porque tengo un hambre que me muero. Cualquiera podría pensar que he estado trabajando toda la tarde, en vez de


tumbado en la cama. Cuando la miraba de la forma en que la estaba mirando, casi podía pensar que sentía por ella más de lo que él admitía sentir. Se parecía más al Constantine que hacía dos años la había llevado a la misma isla y le había pedido que se casara con ella. Grace sintió que el corazón le daba un vuelco. ¿Podría ser que entre esas «otras cosas» de las que quería hablar con ella estuviera la posibilidad de proponerle de nuevo matrimonio? Aquel pensamiento en vez de tranquilizarla, la puso más nerviosa. Casi no pudo ni comer. Constantine también se pasó la cena absorto en sus pensamientos, que interrumpió solo cuando sonó el teléfono. — ¿No vas a responder? — le preguntó Grace al ver que no se movía. — Florina responderá. Si es importante, vendrá y me lo dirá. Fue la frase más larga que pronunció en la cena. Después siguió absorto y taciturno, dando solo mono sílabos por respuesta. Al final, Grace no pudo soportar más. — Constantine. . Pero no pudo continuar. Porque en ese momento la puerta se abrió y apareció Florina, quien se dirigió a él en griego. Al ver el cambio de expresión en su rostro, Grace empezó a sentirse preocupada. — ¿Qué es lo que ocurre, Constantine?


No le contestó. Se limitó a darle órdenes a la criada y solo cuando Florina abandonó la habitación, se dirigió a ella. — ¿Ha ocurrido algo malo? Me ha parecido entender que hablaba de tus padres. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 79-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —No, no ha ocurrido nada. Solo que han llamado mis padres diciendo que vienen mañana. No los esperaba tan pronto. Estaban en casa de mi hermana, que vive en Atenas. Parece que han querido acortar la visita. —Me encantaría poder saludarlos. —Me temo que eso no va a ser posible. — ¿No? ¿Por qué? — Porque nos vamos de Skyros esta noche. — ¿Y cuándo lo has decidido? Todavía nos quedan tres días de vacaciones.. —Las vacaciones se han terminado —respondió en tono autoritario—. Dentro de poco vendrá un helicóptero a recogernos y nos llevará hasta el aeropuerto, donde habrá un avión esperándonos.


— Pero yo no me quiero ir. . —No tienes otra opción —le espetó Constantine—. Ya lo he decidido. —Lo habrás decidido tú, pero yo no. Te exijo una explicación. A mí me gustaría ver a tus padres. —Pero ellos no quieren verte a ti. Grace se había levantado, pero de pronto se volvió a sentar otra vez, como si acabara de recibir un golpe en la cabeza. Se quedó pálida como la pared. — ¿Qué? — Que mis padres no quieren verte — le repitió Constantine implacable—. Y yo tampoco quiero que los veas. Nunca les he presentado a mis padres a ninguna de mis queridas. Ese honor lo reservo solo para la mujer que se case conmigo. Aquello terminó por destrozarla. Grace se dio cuenta de que lo mejor era salir de aquella situación de la forma más digna posible. Intentó aguantar las lágrimas que amenazaban con salir de sus ojos. —Iré a hacer la maleta, entonces. Se sintió orgullosa de su tono de voz. En ningún momento reflejó la tensión que sentía por dentro. — Ya la está haciendo Florina. Le dije que te hiciera la maleta. Todavía tienes tiempo de terminar de cenar. Aquello era demasiado. Se puso en pie y lo miró a los ojos, levantando el


mentón de forma desafiante. —No hay nada que terminar. Si intento comer otro bocado seguro que me atraganto. Estoy completamente harta, tanto de la cena como de ti. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 80-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 11 — ¿ES que nunca más me vas a dirigir la palabra? El viaje desde Skyros a Londres y hasta casa de Grace lo habían hecho sin hablarse el uno al otro. Todo lo que Grace tenía que hacer desde que se levantó de la mesa lo había hecho en el más absoluto de los silencios. Ni siquiera se había atrevido a mirarlo a la casa. Se sentó en el helicóptero y después en el lujoso avión privado intentando no mirarlo. — ¿De qué tenemos que hablar? —le preguntó cuando Constantine puso las bolsas de viaje en el suelo del salón de su casa—. Ya has dicho todo lo que había que decir. — Tú conocías de antemano las condiciones de nuestro acuerdo. Claro que las conocía y había pensado que podría cumplirlas. Por estar con él estaba dispuesta a pagar cualquier precio. Pero se había dado cuenta de que ese


precio era muy alto solo por estar cerca de él. Era muy duro saber que nunca se iba a enamorar de ella. Y por si tenía alguna duda, con su conducta en Skyros se lo había dejado muy claro. Pero no sabía cómo iba a ser posible vivir sin él. Solo de imaginárselo le entraban ganas de llorar. Pero no tenía otra opción. — Yo sabía lo que tú querías de la relación. Yo no tenía otra opción que cumplirlas. Al ver la forma en que él frunció el ceño, se dio cuenta de que tanto el tono que utilizó como sus palabras fueron un error. Pero ya era inevitable. Ya no podía soportar aquello por más tiempo. —Me has dicho cómo tengo que vivir, lo que me tengo que poner, cómo me tengo que comportar. Me has tenido a tu disposición cuando a ti te convenía, en exclusiva para ti. Incluso has llegado a decirme lo que tenía que comer y cuando tenía que dormir. ¡Y hasta cuándo respirar! Me robaste mi existencia y ahora la quiero recuperar. — ¡Seguro que no hablas en serio! —Por supuesto que hablo en serio, Constantine —le respondió, quitándose la chaqueta y tirándola a la silla que tenía más cerca—. Ya no quiero saber nada más de ti. — ¡No puedes hablar en serio! Desde su posición a la defensiva, Grace solo pudo quedarse mirándolo. Estaba


confusa. Porque de pronto notó como si Constantine se hubiera esfumado y de pronto hubiera aparecido otro Constantine distinto. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 81-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Porque se había dirigido a ella con otro tono. Ya no era tan arrogante, tan inflexible. Hasta su rostro había cambiado. Sus ojos habían perdido el brillo y de alguna manera se habían ensombrecido. — ¿Qué es lo que has dicho? —le preguntó ella. —Que no puedes poner fin a todo esto de esta manera. —Yo puedo hacer lo que me apetezca. —Pero Grace, agape mou... — ¡A mí me digas eso nunca más! Haberse quitado la chaqueta había sido un error. Todavía llevaba el vestido verde que se había puesto para cenar en la villa, un vestido pensado para la temperatura de Grecia, pero no para las frías noches del verano inglés. Tuvo que luchar contra la tentación de frotarse los brazos para entrar en calor. Constantine, por contra, parecía sentirse muy a gusto. La chaqueta que llevaba encima de su camisa le protegía mejor del frío.


— Si me vuelves a llamar eso, te juro que te mato. Agape mou —repitió ella en tono cínico—. Mi amor. Tú no sabes lo que significa eso. —Sé lo que significa para mí —replicó Constantine—. Significa que no puedo dejarte, que sin ti no puedo dormir, ni trabajar, ni vivir. Sin ti mi vida está vacía, es insoportable. Ya he pasado así dos años y no estoy dispuesto a pasar un día más. Grace sintió que el corazón le iba a toda velocidad. La cabeza le daba vueltas. Tuvo que apoyarse en una silla para no caerse. Suspiró hondo antes de dirigirse a él. —No sé si te estás dando cuenta de lo que dices, Constantine —procuró mantener la calma—. Pero a mí me está pareciendo una declaración de amor. Los dos permanecieron en silencio. Un silencio que a ella se le hizo insoportable. —Constantine... —le dijo, al ver que no decía nada. Él movió un poco el cuerpo, como si despertase de un sueño. Cerró los ojos y los volvió a abrir, pero parecía estar mirando al vacío. —Amor —repitió él, como si le diera asco pronunciar esa palabra—. Sí, ¿por qué no lo voy a admitir? No podía creerse lo que estaba oyendo. —Sí, te amo. Siempre te he amado, Grace. Y me temo que siempre te amaré. Pero eso


no quiere decir que vaya hacer nada por ello. Nunca he tomado decisiones basadas en las emociones y no voy a empezar ahora. —Pues entonces es que no sabes lo que es el amor. Porque el amor exigía una acción por conseguir el objeto amado. —La verdad es que no creo que sepas lo que estás diciendo. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 82-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¡ Christos, Grace! —exclamó Constantine acercándose a ella—. ¡Eres tú la que no sabe de lo que estoy hablando! Se puso a su lado, levantó su mentón y la miró como si se estuviera aprendiendo de memoria su rostro. —Yo no he elegido estar enamorado de ti. Eso es lo que siento. No podría dejar de estar enamorado de ti, lo mismo que tampoco podría dejar de respirar. Me enamoré de ti nada más verte. En ese momento me di cuenta de que estaba perdido y que nunca iba a ser el mismo. Al oír aquella declaración de amor, Grace sintió como si su corazón y todos los órganos vitales de su cuerpo se hubieran detenido, dejando su cuerpo como si


estuviera en coma. La sangre se le había helado en las venas. No podía pensar, tan solo miraba la profundidad de sus ojos. De pronto, Constantine la soltó y dejó caer el brazo. —Pero no quiero que me domine ese sentimiento. En cualquier otro momento, en otra existencia, podría haberse alegrado con aquella declaración, dejando que se apoderara de su mente. La habría llenado de dicha, pero en realidad tuvo el efecto contrario. Porque lo que Constantine le estaba dando con una mano se lo estaba quitando con la otra. Porque por una parte le expresaba su amor, y por otra se lo negaba. Y el dolor fue más intenso, porque por una vez había escuchado las palabras que tanto había ansiado escuchar en los últimos meses. — ¡No puedo creerme que puedas hacer eso! —fue un grito de angustia. — ¡Pues créetelo! — le ordenó en tono frío—. Puedo hacer lo que me apetezca. Soy capaz de decidir lo que voy a hacer con mis sentimientos, tanto si dejo que me influyan, como si no. — ¿Influir…? Grace levantó las manos y se las puso en las sienes, para ver si así calmaba el dolor que sentía en ese punto de su cuerpo. Se sentía como si alguien se las estuviera machacando.


— No entiendo. Constantine apretó los dientes haciendo un sonido de pura desesperación. Se dio la vuelta y se fue a la ventana. Se quedó mirando hacia fuera, de la misma forma que había hecho aquella mañana después de la fiesta, cuando le dijo que nunca iba a ser su esposa. Y al igual que en aquel otro momento, su cuerpo mostraba hostilidad y total rechazo ante su presencia. — Me he impuesto no estar enamorado — le dijo al cabo de un rato, sin volver la cabeza—. No quiero que el corazón domine mis pensamientos. — ¿Y cómo puedes conseguirlo? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 83-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Constantine fue dándose la vuelta poco a poco. Al ver su rostro, Grace no tuvo que esperar respuesta alguna, porque pudo distinguir a la perfección el estricto control al que sometía a sus sentimientos. —Yo soy griego y no puedo evitar tener el pelo negro, los ojos negros y la piel morena, ni tampoco mis sentimientos. Pero tengo que continuar con mi vida y no puedo dejar que esos sentimientos se apoderen de mí. Por ejemplo, a mí me dan


miedo los ascensores, pero no puedo dejar que ese miedo se apodere de mí. — ¿Te dan miedo...? — Los ascensores — le confirmó Constantine haciendo un movimiento brusco con la cabeza. — Nunca me lo habría imaginado. —Me dan miedo, pero no dejo que eso me afecte. — ¿Y has decidido hacer lo mismo con tus sentimientos hacia mí? —Yo no siento, sé. —Lo sabes... Al igual que había ocurrido en Skyros esa misma tarde la ira fue su salvación. Un sentimiento que le recorrió las venas, revitalizándola, haciéndole perder el miedo y la confusión que la tenía atenazada. No se dio tiempo para pensar, sino que actuó por impulso. Empezó a caminar en dirección a Constantine. Él la observo con gesto de precaución, entrecerrando los ojos. Pero no se movió y en cuestión de segundos se encontró pegada a él. — Pero lo que sí sabes es que si hago esto. . Levantó la mano de forma deliberada y la dejó descansar en su hombro, bajándosela poco a poco por el brazo, hasta llegar a su mano, acariciándole la piel. —O esto.. Le puso las dos manos en su rostro, acariciándole las mejillas y la mandíbula.


Después, le acarició la nuca y le metió los dedos por el pelo. —O incluso esto.. Con los brazos en torno a su cuello, se acercó más, apretando su cuerpo contra el de él. Le ofreció su pelvis y notó de forma inmediata su respuesta. También lo notó en su respiración y en el color de sus mejillas. — ¿Y si te hago esto, Constantine? —le murmuró al oído—. ¿Serás capaz de resistir? Movió sus labios hasta su boca. Pero él no reaccionó y su respuesta fue como un puñetazo en el estómago. Se apartó inmediatamente de él. No podía soportar estar cerca por más tiempo. —Mensaje recibido —le dijo. — ¿No hay un dicho en inglés que dice que hay que ser cruel para ser amable? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 84-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Amable? —exclamó Grace—. No hay ni una pizca de amabilidad en lo que acabas de hacer. —No quería que te hicieras ninguna ilusión. — ¡No tienes por qué preocuparte por eso! Hace mucho, pero que mucho


tiempo, que perdí toda ilusión. ojala fuera verdad. Eso era lo que tenía que haber hecho. Al fin y al cabo, Constantine había sido muy claro con ella. —Por eso pienso que es mejor dejarlo cuanto antes. Era evidente que él no se esperaba esa respuesta. Entrecerró los ojos y echó la cabeza para atrás. —Eso no es lo que yo quiero. — Pero yo sí. Por puro orgullo no quiso demostrarle el dolor que sentía. — Esto no funciona, Constantine. —Para mí sí. Así es como acordamos que fuera... — ¡Pero para mí no es suficiente! Pegó un golpe con el pie en el suelo para dar mayor énfasis a sus palabras. ¿Qué tendría que decir para que la entendiera? Si continuaba oponiéndose a ella, no sabría cuánto tiempo iba a soportar. — ¿Qué es lo que quieres? ¿Más dinero? ¿Ropa? ¿Un piso mejor? Grace no podía creerse lo que estaba oyendo. La cabeza empezó a darle vueltas. ¿Podría ser que él pensara que era eso solo lo que pedía? - ¡Yo no quiero más cosas! No quiero joyas, ni que un amante me ponga un apartamento más lujo


— ¿Qué es lo que quieres entonces? Solo tienes que decírmelo. —Quiero... Las lágrimas le empañaron la visión. No podía ver su rostro. Pero intentó aguantarlas. —Quiero algo que no puedes darme —le dijo—. Yo quiero amor, compromiso, la esperanza de un futuro juntos. Y eso no me lo puedes dar. —Grace... Constantine avanzó y se puso a su lado. Le agarró por la muñeca y le dio la vuelta. — Grace, Grace, la relación que mantenemos es demasiado buena como para perderla. Estaba muy cerca de ella. Demasiado cerca. Sintió sus labios en su frente. — ¿De verdad puedes soportar vivir sin esto? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 85-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Pidió ayuda al cielo. Solo la había tocado y se estaba derritiendo. La estrechó entre sus brazos. Sus manos eran como fuego sobre su piel, un fuego que traspasaba la fina tela del vestido. Le acarició los pechos y empezó a juguetear con los pezones.


— ¿Sin casarnos? —le preguntó en un hilo de voz. — Casarnos... No tuvo que decir más. Podía leer sus pensamientos, en la forma en que ocultó sus ojos detrás de sus párpados. — Grace, agape mou... — ¡No! Con un tremendo esfuerzo logró separarse de él. Las lágrimas acumuladas en sus ojos le daban un brillo especial a su mirada. — ¡Yo no puedo vivir así! ¡No estoy dispuesta a vivir así! Esto tiene que acabar. De esa forma puedes encontrar a una mujer con la que te puedas casar y yo... yo... No pudo terminar la frase. No pudo decir que así ella podría encontrar a otro. Porque si no conseguía a Constantine, no podría amar a nadie más. —Grace... —No, Constantine —logró decirle sacando sus palabras de lo más hondo de su alma—. No digas nada más. No hay nada más que decir. Ya lo he decidido y no voy a volverme atrás. Vete. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 86-95


https://www.facebook.com/novelasgratis Capítulo 12 GRACE analizó la escena que tenía delante con un gesto de desagrado. La fiesta que daban Henderson and Cartwright estaba en todo su apogeo, pero ella no estaba de humor para relacionarse. Si se le hubiera ocurrido alguna excusa para no acudir, la habría puesto, pero sabía que sus jefes considerarían casi una deserción no ir al acontecimiento más importante del año de la empresa. Tenía que ir, le gustara o no. Pero durante los últimos días, lo único que quería era hacer su trabajo, y cuando lo terminaba encerrarse en casa y olvidarse de todo el mundo. Aunque le costaba mucho conseguirlo. Porque la sombra de Constantine y lo que habían estado haciendo durante los meses que estuvieron juntos, la había estado acosando. Incluso en sus sueños la atormentaba. Soñaba que hacían el amor y formaba en su mente imágenes tan eróticas que se despertaba sudorosa y agitada. Por esa noche ya había cumplido con su deber. Aunque era mejor decir que estaba harta. Porque si tenía que sonreír a otro cliente o fingir escuchar a alguno de los pomposos directores mientras le contaba la situación del país, gritaría. Nadie iba a darse cuenta de que se había marchado. Porque la fiesta estaba en un momento en el que los asistentes habían bebido ya bastante y dejaban de tener claro quien estaba y quien no. Se marcharía de forma sigilosa y sin que la


vieran. Sintió el aire fresco del jardín del hotel en su rostro. Fue un alivio, después de haber pasado horas en un ambiente lleno de humo. Respiró hondo y cerró la puerta, dejando detrás de ella el sonido de la música y las conversaciones. Se concedería unos minutos de paz y tranquilidad y después se iría a recepción a pedir que llamaran a un taxi para que la llevara a casa. — ¡Así que aquí es donde estabas escondida! ¡Otra vez no! Les Harvey había estado flirteando con ella toda la tarde. Desde que había llegado a la fiesta no la había dejado en ningún momento. Pero en aquellos momentos ella no estaba de humor. El problema era que Les Harvey era uno de los clientes más importantes de la agencia y había que tratarlo con mucho mimo. —Estuve buscándote y no te encontraba. Desapareciste como Cenicienta, pero sin dejar tu zapato de cristal... —Es que necesitaba respirar aire puro. Aquello fue peor de lo que ella se había imagina do. Les llevaba encima unas copas de más. Tenía la cara colorada y sus ojos brillaban de forma poco natural. El pelo lo tenía pegado a su cabeza por su propio sudor. —Anda, vamos —le dijo Les moviendo un dedo tan cerca de su rostro que


casi se lo mete en un ojo—. Has estado jugando conmigo toda la tarde, haciéndote la dura. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 87-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —No sé a lo que se refiere, señor Harvey —Grace se dirigió de usted a él, para ver si así lograba distanciarle. Pero él no se enteraba de nada. Se acercó más a ella—. Yo me iba a casa. —Buena idea —le dijo y acercó su cara hasta darle un beso baboso en la boca —. ¿A la tuya o a la mía? Grace retrocedió unos pasos con gesto de sorpresa. —Creo que usted se confunde.. — Yo no me confundo — le respondió, poniendo una mano en su hombro La otra se la puso en el mentón. Giró su cabeza y la obligó a mirarlo—. Conozco tus intenciones. Me han contado tuyo con Kiriazis. — ¿Constantine? —con solo oír su nombre, aunque distorsionado por aquel borracho, era suficiente como para debilitarla y hacerla perder toda su compostura—. ¿Qué tiene...? —Todo el mundo sabe que te vendiste a él.. —empezó a mover la mano que le había


puesto en el hombro—. Pero te ha dejado y estarás buscando a algún sustituto que te me... — ¡No! Pero su respuesta no le disuadió. Le apretó con más fuerza el mentón y le acarició con el pulgar la boca. Con la otra le manoseaba las caderas y su trasero. Grace logró soltarse de él. — ¡He dicho que no! — le gritó—. ¡Quítame las manos de encima, cerdo asqueroso! ¡No puedo soportar que me toques! Grace observó cómo cambiaba la expresión de su rostro. — ¿Es que yo no soy suficiente para ti? ¿Es que piensas que no tengo tanto dinero? Déjame que te diga una cosa, querida. Puede que no tenga los millones de ese griego, pero soy tan hombre como él. Y te lo voy a demostrar. . Lo vio acercarse a ella, pero no pudo esquivarlo a tiempo. Les la agarró y tiró de ella hacia él. Grace le pegó una patada y trató de apartarse. El anillo que llevaba Les se enganchó con su vestido y se lo desgarró cuando intentaba apartarse de él. Pero le daba igual. Lo único que quería era irse de allí, alejarse lo antes posible de Les Harvey. Oyó pasos detrás de ella y sus gritos llamándola por su nombre. Echó a correr. No sabía cuánto tiempo llevaba corriendo, ni qué distancia había recorrido,


pero logró despistarlo. De lo que sí estaba segura era de que en un momento de terminado lo había visto tropezar y caerse al suelo. Pero Grace no sabía dónde estaba. Miró a su alrededor. Se quedó sorprendida al ver dónde había llegado en su huida. Había estado allí muchas veces. El edificio que tenía delante era en el que había pensado que iban a vivir Constantine y ella cuando se casaran. Era su apartamento. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 88-95 https://www.facebook.com/novelasgratis Constantine. Solo con imaginarse su nombre se sentía protegida de todo peligro. No había terminado allí por causalidad. Algún instinto la había guiado, había ido al único sitio donde podía sentirse segura. Ya le daba igual si se casaba con él o no se casaba. Necesitaba a Constantine. Solo él podía llenar el vacío que sentía en su vida. Necesitaba sentir sus abrazos. No pedía nada más. Con solo eso se conformaría. Porque la verdad era que sin él se moriría. Rezó para que él estuviera en el apartamento. Apretó el botón de su piso. — ¿Si? —la voz de Constantine se oyó por el alta voz. Con solo oír su voz se sentía más tranquila.


— ¿Constantine? Soy Grace. No respondió. Sin siquiera verlo sabía que estaba a punto de colgar otra vez el teléfono. — ¡Por favor! —le suplicó—. Déjame entrar. ¡Te necesito! El silencio se prolongó más de lo que sus nervios podían soportar. Cuando ya estaba casi convencida de que no la iba a dejar entrar, que la iba a dejar allí en la calle, oyó un suspiro cargado de resignación. —Sube. El recorrido hasta el ático le pareció interminable. Mientras el ascensor subía, recordó que la última vez que había estado con Constantine, él le había dicho que le daban miedo aquellos aparatos. ¿Por qué se habría comprado un apartamento en un último piso? ¿Lo habría hecho para desafiar al miedo? Todavía no había resuelto aquel dilema, cuando el ascensor se detuvo y se vio en el iluminado pasillo del apartamento de Constantine. Estaba allí, esperándola. Llevaba una camiseta blanca y pantalones vaqueros, con el rostro ensombrecido como si amenazara tormenta. — ¡Grace! ¿qué te ha pasado? Aquello fue la gota que colmó el vaso. Las lágrimas que había logrado retener


hasta aquel momento empezaron a salir con facilidad. — ¡Grace! Al momento siguiente se encontró entre sus brazos. Era como un sueño hecho realidad. Todos sus sueños hechos realidad. Y hubo un momento en que no supo si lloraba de pena o de felicidad. No se dio ni cuenta cuándo Constantine la llevó a su apartamento, ni cuándo se sentó en el sofá. Solo se daba cuenta de que la acariciaba el cabello y la dejaba desahogarse con su llanto. Cuando logró calmarse y el llanto se convirtió en sollozos, Constantine le limpió las mejillas con unos pañuelos de papel. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 89-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Quieres contarme lo que te ha pasado? — le preguntó con voz muy suave. Pero Grace no podía ni abrir la boca y se limitó a mover en sentido negativo la cabeza. — ¡ Christos, Grace! ¡Tienes que decirme algo! ¡Llegas aquí temblando como una hoja y no me dices por qué! ¡Oh, Dios...! Constantine movió la cabeza.


—Lo siento, cariño. Perdóname. Lo que menos necesitas ahora es que te hable así.... Pero su respuesta tuvo en ella el efecto contrario al que él había temido. El tono áspero de su voz, sin saber bien la razón, había logrado sacarla del pozo de desesperación en el que se encontraba sumida. Abrió los ojos y vio que la estaba mirando con tal gesto de tensión, duda y sorpresa que estuvo a punto de ayudarle ella a él, en vez de pedirle ayuda. —No... no es nada —logró decir Grace con voz temblorosa. Había logrado empezar a hablar, pero de pronto la voz se le quebró de nuevo. Constantine se puso en pie y se fue al otro extremo de la habitación. Grace oyó el sonido de una botella contra un vaso. Cuando volvió a su lado, le puso una copa de coñac en la mano. — ¡Bébete esto! —le ordenó. — No me gusta el coñac —protestó ella. —No te tiene por qué gustar. Solo tienes que bebértelo. Empezaba otra vez a comportarse como el verdadero Constantine. No tuvo más remedio que sonreír. Aquel era el hombre que ella conocía y amaba. — ¿Qué has dicho? Constantine, al parecer, había oído las palabras que a ella se le habían escapado por lo bajo. —Nada...


No se sentía todavía con fuerzas como para contárselo. Era posible que estuviera preocupado, pero era la reacción que hubiera tenido cualquiera al verla en el estado en que había llegado. Se sentó y dio un sorbo de la copa que sostenía en la mano, haciendo un gesto de desagrado cuando el líquido abrasó su garganta. Sin embargo tuvo que admitir que la hizo sentirse mucho mejor. Constantine estaba sentado en silencio a su lado, esperando una explicación de aquella inesperada visita. Pero en ningún momento la presionó para que se lo contara. —Te debo una explicación. . —empezó a decir ella, pero no logró terminar la frase, al ver que él movía en sentido negativo la cabeza. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 90-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —No me debes ninguna explicación —le respondió —. No sé siquiera cómo he podido pedírtela. Viniste aquí muy alterada, incapaz de articular una palabra y yo me limité a poner las cosas peor. Perdóname. Estaba muy preocupado y no tenía claro nada. — Pero es que me gustaría contártelo — argumentó ella, con un tono de voz bastante alterado—. Quiero que sepas lo que ha ocurrido.


No tardó mucho. Fortalecida por los tragos de coñac empezó a contarle toda la historia sin parar casi para respirar. No tuvo siquiera que terminarla. Porque nada más mencionar a Les Harvey, Constantine frunció el ceño. Y cuando le contó que la había acosado, sus ojos se inyectaron de sangre de pura rabia. — ¡Canalla! —gritó poniéndose en pie. Cerró el puño y se golpeó la palma de la otra mano con tanta fuerza que Grace cerró los ojos. —Constantine... —empezó a decirle, pero él no le hizo caso. —Lo voy a matar —declaró con un tono totalmente diferente. Seguía furioso, pero el tono que utilizó era mucho más frío que el que había utilizado segundos antes—. Le voy a hacer tragarse las palabras. Voy a... — ¡No, Constantine! ¡No debes hacer eso! ¡Eso no es lo que yo quiero! Al principio pensó que no la había oído. Pero al cabo de los pocos segundos, él se dio la vuelta haciendo un esfuerzo por controlarse. —Pues entonces se encargará la policía de ello — le respondió. —No quiero que la policía intervenga en esto. No quiero hacer nada. — ¡Pero mira cómo estás, Grace! ¿Cómo quieres que deje que un hombre te haga eso sin que reciba un castigo? El gesto que hizo con la mano la obligó a mirarse a sí misma, por primera vez


desde que había llegado al santuario de Constantine. Se quedó casi sin aliento al ver a lo que Constantine se refería. Le había desgarrado el cuello del vestido y se le veía el sujetador. —Parece peor de lo que es —insistió ella para que se tranquilizara un poco —. Estaba asustada, muy nerviosa, pero no me hizo daño. Por favor, Constantine, déjalo. Solo quiero olvidar lo que ha pasado. — Si eso es lo que quieres — le dijo a regañadientes —. Pero si me lo hubiera dicho otra persona... Por la forma en que apretó el puño comprobó la violencia de sus sentimientos. Grace no pudo evitar un escalofrío al imaginárselo descargando su ira contra Les Harvey. —Eso es lo que quiero, Constantine —le confirmó ella—. Si de verdad me quieres. . ¡Oh, no! ¿Cómo podría habérsele escapado eso? Sintió pánico y deseó no haber pronunciado aquellas palabras. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 91-95 https://www.facebook.com/novelasgratis — ¿Si de verdad te quiero? —repitió él con un tono extraño que no supo interpretar—. Ya te he dicho lo que siento por ti, Grace. Amor, pero no compromiso. Qué más daba. Estaba dispuesta a aceptarlo sin


protestar. Era eso o nada. Y no podía vivir sin nada. —Yo... —empezó a decir ella. Lo vio hacer un gesto negativo con la cabeza. —No puedo darte más de lo que ya te he dado. — Lo entiendo — susurró Grace intentando alzar el tono de su voz. —Me pregunto si de verdad lo sabes — le respondió él de forma enigmática. De repente se fue a su lado y se sentó junto a ella, tomando sus manos entre las suyas. — Grace, ¿puedes responderme a una pregunta? —Si puedo. ¿Qué es lo que quieres saber? — ¿Por qué has venido aquí esta noche? — ¿Por qué? —frunció el ceño—. Ya sabes por qué. Porque Les... — Sí, pero, ¿por qué viniste aquí? ¿Por qué no fuiste a ver a Ivan? —Porque no podía ir a otro sitio — le respondió con honestidad—. Porque quería estar contigo y solo contigo. Y yo sabía que me ibas a apoyar. ¿Por qué me preguntas eso, Constantine? Se tapó el rostro con las dos manos. — ¡Theos! —exclamó—. ¡He estado tan ciego! — Constantine, por favor, no te entiendo. Poco a poco levantó la cabeza y cuando retiró sus manos, la expresión de sus ojos había cambiado. Tenían la misma expresión de los días antes de que se


fuera a celebrar su boda. Antes de lo de Paula. En aquel entonces ella lo habría llamado amor. En la actualidad no sabía cómo calificarlo. —Confianza —fue lo que él dijo, con un tono grave. — ¿Confianza? —repitió Grace, la cabeza dándole vueltas. Pero Constantine le puso una mano en la boca para que no continuara hablando. —Por favor, escúchame —le suplicó—. Tengo muchas cosas que contarte. Muchas cosas que tienes que saber. Escúchame y responde una pregunta. Incluso cuando él tomó su mano de nuevo, Grace no pudo encontrar palabras para responderle. Se limitó a asentir en silencio. Grace sintió un nudo en la garganta. No había duda de que lo que le iba a decir era importante. Lo veía en su rostro. — Creo que será mejor empezar con mi abuelo. — ¿Tu abuelo? —había decidido permanecer en silencio, pero no pudo—, ¿qué tiene que ver él en todo esto? Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 92-95 https://www.facebook.com/novelasgratis


— Más de lo que te puedas imaginar. ¿Recuerdas que te conté la influencia que tuvo en mí? Pues una de las cosas que me enseñó era que nunca me durmiera en los laureles. Me enseñó que aunque tuviéramos dinero, no podíamos conformarnos. Porque una vez fuimos pobres y podíamos serlo otra vez. —No sé por qué te preocupas tanto —le respondió Grace—. Tu abuelo hizo mucho dinero, pero tú has logrado hacer también una fortuna. — Sí, pero no solo me enseñó eso. Constantine se pasó una mano por el pelo. Tenía la mirada perdida en su esfuerzo por recordar el pasado. —Además me dijo que quería que me casara como él se casó. Conoció a mi abuela cuando ella tenía diecinueve años. Estuvieron juntos más de sesenta. Se casó con ella cuando no tenía un duro y murió siendo la mujer de un hombre muy rico. . Se acarició el reloj de oro que tenía en la muñeca. —Cuando me dio este reloj, me hizo prometerle que no me iba a casar con nadie hasta no estar completamente seguro. Me hizo prometerle que no me iba a casar con ninguna mujer que yo pensara no tuviera tanta fe en mí como mi abuela había tenido en él. Y yo le di mi palabra. — ¡Oh!


Fue un suspiro de comprensión. Ya conocía los motivos de Constantine. Había actuado de la forma que había actuado por una promesa que había hecho a su abuelo. —Lo entiendo —le respondió ella con voz suave—. No puedes ofrecerme matrimonio, pero ya no importa. . — ¡Por supuesto que importa! —le interrumpió Constantine—. ¡A mí sí me importa! Porque he sido un estúpido, no he querido ver lo que estaba delante de mis ojos. Quería matar a esa rata de Harvey, pero la verdad es que yo me estaba comportando como él. Cuando me has contado lo que te ha ocurrido esta noche, era como si me estuviera mirando yo mismo en el espejo. Estaba comportándome de la misma forma... — ¡No! —Grace no pudo dejarlo continuar—. ¡No, Constantine! — Lo único que te ofrecí fue dinero y sexo. Te dije que te amaba, pero dejé que mi orgullo ocultara la verdad. Desde el principio, pensé que si me amabas no ibas a dudar de mí, ni siquiera un segundo. Y sin embargo yo he dudado de ti, pero he sido demasiado orgulloso como para admitirlo. El día que viniste a verme, después de que Paula te hubiera contado todas aquellas mentiras, no intenté convencerte


de lo contrario. Lo consideré una prueba de amor. —Que yo no pasé. . —No —Constantine movió en sentido negativo la cabeza—. Yo fui el que no la pasé. Porque en el fondo tenía miedo. Temía que no me quisieras tanto como yo creía. Temía que pudieras pensar que yo fuera capaz de ser tan infiel, tan despiadado. . Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 93-95 https://www.facebook.com/novelasgratis —Pues si ese era tu temor, lo supiste esconder muy bien. Lo mismo que había ocultado su temor por los ascensores, para que de esa manera no le afectara. — Te mostraste frío y distante. —Eso solo fue una máscara —le aseguró Constantine—. Pero detrás de esa máscara había miedo y una terrible sensación de culpa. — ¿Culpa? —repitió Grace, recordando aquel terrible día y viendo la expresión con la que la había mirado. — Me sentí culpable por tratarte de aquella manera. En el fondo estaba avergonzado de mi comportamiento y de estar haciéndote daño. Pero prefería


morir antes que admitirlo. Dejé que mi orgullo me influyera y te perdí. La miró con una intensidad que casi la deja hipnotizada. No podía ni hablar ni respirar. Incluso pareció que el corazón se le había detenido. Estaba concentrada única y exclusivamente en sus palabras. —Me fui convencido de que podía olvidarte. Pero no podía dejar de pensar en ti. Al cabo de dos años ya no pude resistir más. Cualquiera de mis colaboradores podría haber resuelto la situación en Londres, pero vine yo a Londres y acepté la invitación que me había hecho Ivan solo para poder verte. Porque no puedo vivir sin ti. Le soltó una mano y le acarició la mejilla. —Pero dejé que otra vez se interpusiera el orgullo en mi camino. Y por eso te propuse lo que te propuse. Habría hecho lo que fuera para que estuvieras a mi lado. Le acarició con el pulgar, borrando la marca que habían dejado las lágrimas en su rostro. —Me dije a mí mismo que quería una prueba de que de verdad me querías y confiabas en mí, cuando por tu comportamiento estaba claro que era eso lo que sentías. Pero yo no quería verlo. Ni siquiera quería ver mis propios sentimientos.


Pero sabía que mi madre se iba a dar cuenta. Por eso no quise que te quedaras en Skyros. Sabía que en cuando me viera se iba a dar cuenta de que estaba enamorado de ti. Que no podría ocultárselo. Pero esta noche. . Grace no necesitó oír más. Ya sabía el significado que tenía la palabra «confianza» para él. —Grace, amor mío, perdóname. Perdona mi estupidez, mi orgullo, mi ignorancia, mi... Grace no le dejó continuar con aquella letanía de reproches. Empezó a besarlo, para que viera que no eran ya necesarias más palabras. —Y tú tienes que perdonar mis dudas —le susurró en sus labios—. Tendría que haber sabido que el hombre que amo no es capaz de hacer esas cosas. Y yo te amo, Constantine. Te amo con todas mis fuerzas. Fueron las últimas palabras que pudo decir en bastante tiempo. Porque nada más terminar de decirlas, Constantine se apoderó de su boca y empezó a darle un Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 94-95


https://www.facebook.com/novelasgratis ardiente beso. Y después muchos más, cada uno de ellos más apasionados. Y después llegaron las caricias. Empezaron a hacer el amor y a ella le pareció cómo si fuera la primera vez que lo hacían, porque por primera vez estaban unidos tanto en cuerpo como en alma. — Hay algo que me preocupa —murmuró ella al rato de haber terminado, abrazados el uno al otro. — ¿Qué es lo que te preocupa, agape mou? —le preguntó Constantine en tono satisfecho. — Me dijiste que querías preguntarme una cosa. ¿Qué era? — ¿Es que no te lo imaginas? —le preguntó—. ¿Tú que crees que te puedo preguntar? Pues que si quieres casarte conmigo. Que si quieres convertirte en mi esposa. — ¡Tu esposa! —se sentó en la cama de la sorpresa—. Pero si me dijiste que no querías casarte conmigo... —Te dije que no podía darte más de lo que te había dado —le corrigió Constantine—. Porque sería imposible. Porque te he dado el cuerpo, el alma, mi mente.


Podría darte la luna si pudiera. . —Ya te dije que yo no quiero cosas materiales — le recordó Grace con el corazón lleno de dicha—. Si quieres darme algo, me conformo con un anillo de boda. Eso y las doce hojas de otoño que me prometiste me ibas a dar cada año. —Ya te las he empezado a dar. Las hojas del collar que te regalé las recogí yo mismo y después las conservé en oro para que duraran para siempre. Iba a ser el regalo que te iba a dar el día que nos casáramos. —Las llevaré puestas el día de nuestra boda — le prometió Grace. Pero ya no necesitaría ese tipo de supersticiones en el futuro. Porque en cuanto se convirtiera en la mujer de Constantine, iba a ser feliz durante el resto de su vida. Fin. Escaneado por Marisol F y corregido por Vivi Nº Paginas 95-95

Implacabale venganza kate walker  

Sinopsis: Cuando Constantine Kiriazis apareció después de dos años, Grace pensó que ya la habría perdonado por su falta de confianza y por...

Implacabale venganza kate walker  

Sinopsis: Cuando Constantine Kiriazis apareció después de dos años, Grace pensó que ya la habría perdonado por su falta de confianza y por...

Advertisement