Page 1

Pepe el Martillero por Roberto Rios Orozco

Contacto: Roberto RĂ­os Orozco Avenida Primero de Mayo # 117 MĂŠxico, D.F. 03800 Tel. 5277 9578 riosoir@gmail.com


FADE IN: INT. LINCOLN MODELO 98 - DÍA Los zapatos relucientes de PEPE (16) golpean el piso del auto con ansiedad, le gusta oír sus movimientos. Pepe está sentado en el asiento de copiloto; usa lentes gigantes, zapatos brillosos, calcetines altos, camisa y tirantes. SOFÍA (42), trae puesto un saco verde oscuro y lentes; luce despeinada y con la cara a medio maquillar. Sofía maneja el auto mientras se pinta las ojeras con un pincel grueso, despreocupada por el mundo a su alrededor. Pepe voltea a ver su reloj. Le molesta ver a su madre tan despreocupada. Se jala de los tirantes color café y comienza a mover su pierna, su movimiento ahora más marcado. Se empuja los lentes y voltea a su derecha para ver por la ventana. Sofía toca el claxon tres veces, enojada. EXT. CALLE - CONTINÚA El carril donde están Pepe y Sofía está estancado; están atrapados en un cuello de botella, pero el carril de su lado derecho está libre por el momento. Atrás de ellos, a lo lejos, se ve un carro aproximarse a velocidad. INT. LINCOLN MODELO 98 - CONTINÚA Pepe ve su reloj de nuevo. Sofia toma la taza de café que descansa a su lado y voltea al retrovisor derecho. El carril de al lado lo ve libre. Después de tomar un sorbido de su café, Sofía da el volantazo hacia la derecha para cambiar de carril. En medio de la maniobra, un golpe inesperado empuja a Pepe hacia delante y causa que el café de Sofía se desparrame. Con sus piernas mojadas, Sofía voltea a su derecha. Se agarra los pelos y jala su cabeza contra el volante. Se queda ahí, todavía con las manos jalando su cabellera. Pepe toma la mochila que descansa a sus pies y la coloca sobre sus piernas; saca un PAPEL y una pluma. Sofía aprieta el botón de las intermitentes. Le pide perdón a su hijo con un gesto y al ver el papel que Pepe le enseña, rápidamente lo toma junto con la pluma y escribe. Mientras lo hace, un SEÑOR (42) barbudo, flaco y con aire agresivo se alcanza a ver por la ventana de Pepe. El señor trae puesto un traje, pelo corto, lampiño.


2.

EXT. CALLE - CONTINÚA EL Señor grita con furor, se acerca al auto de Sofia y Pepe con postura autoritaria. INT. LINCOLN MODELO 98 - CONTINÚA Cuando Sofía termina de escribir, Pepe le da un beso en la mejilla, ella apaga el auto y tanto Pepe como ella se salen del carro. EXT. CALLE - CONTINÚA Sofía se acerca con seguridad al señor fúrico. Pepe corre, a toda velocidad hacia su escuela. Los coches hacen un ruido inmenso, en protesta. Tanto Sofía como el señor estorban el paso. No les importa. Pepe da la vuelta hacia la derecha hacia la calle contigua, deja a su madre lidiar sola con el señor gritón. INT. PASILLO, PREPARATORIA -

MOMENTOS MÁS TARDE

Pepe entra al edificio de su escuela sudado, con la camisa desfajada que se arruga con la presión de sus tirantes. Se para un momento a respirar. Saca la nota de la parte de atrás de su pantalón. Se ajusta su mochila gigante con un brinco y camina hacia su salón. Pepe luce despeinado y exhausto al asomarse por la ventanilla de la puerta. Sus ojos se ven llenos de pena y culpa por llegar tarde a su salón. Abre la puerta y la golpea con la mano para llamar la atención de OLEKAS (72). Olekas usa un pantalón de mezclilla y un suéter beige. Su cara está llena de arrugas y tiene ojos negros, penetrantes. Ella está parada al centro del salón, con las manos alzadas, se dirige a los estudiantes; interrumpe su discurso gracias a Pepe y lo voltea a ver. INT. SALÓN, PREPARATORIA - CONTINÚA Olekas, todavía con las manos alzadas, hace un gesto de decepción; baja los brazos y voltea a ver al resto del salón con su cara colgada. Los COMPAÑEROS DE PEPE sonríen ante la reacción de su maestra. CRISTINA (16), una niña súper maquillada, alta y delgada, y CLARA (16), su amiga de ojos claros, rubia y coqueta, susurran entre sí; Cristina y Clara muestran una sonrisa burlona, se burlan de Pepe. Olekas voltea a ver a Pepe de nuevo - éste levanta la nota que su madre le escribió en el papel. Pepe sonríe, esperanzado.

(CONTINUED)


CONTINUED:

3.

Olekas alza su dedo índice y le indica a Pepe que no puede entrar. Pepe, confundido, trata de explicarle a Olekas su contratiempo pero ella lo interrumpe. Desesperada, camina rápidamente hacia la puerta, seguida por su GATITO (4 meses) chiquito, tierno y color biege. Pepe da dos pasos para atrás. Sin ver a Pepe a los ojos, Olekas cierra la puerta con fuerza. Sin que Pepe ni Olekas se den cuenta, el Gatito logra salir del salón. INT. PASILLO, PREPARATORIA, CONTINÚA Pepe, con la puerta en su nariz, ve como Olekas le da la espalda, lentamente. Puede ver a sus Compañeros reírse de la situación. Después de unos segundos se voltea. Se desliza para sentarse, con su espalda recargada en la puerta. Cabisbajo, se empuja los lentes con una mano. Respira profundo y guarda la nota que su madre le escribió en la mochila. Pone la MOCHILA entre sus piernas y empieza a buscar a algo. Pepe aprieta algo con ambas manos dentro de su mochila. Se alcanza a ver la punta de su MARTILLO brillante. En eso, algo llama su atención. El gatito de Olekas está sentado frente a él, al otro lado del pasillo. Pepe levanta su mirada lentamente. Ambos se observan. No se dejan de ver. Sin dejar de ver al Gatito, Pepe saca las manos de su mochila y lo llama. Para sorpresa de Pepe, el Gatito se acerca a él, con desconfianza. Pepe lo espera, emocionado; en eso, Pepe siente un empujón de la puerta detrás de él. Se para para ver a Olekas. Pepe, parado, espera a que Olekas lo deje entrar. El Gatito pasa por entre las piernas de Pepe y se le trepa a su amo. Sin ver a Pepe a los ojos, Olekas entra a su salón y cierra la puerta otra vez. Pepe se acerca a la ventanilla. Observa como el Gatito se recarga en el hombro de Olekas. Ella lo acaricia, delicadamente. Pepe los ve con ternura, pero arruga la boca en decepción. Resignado, se agacha, toma su mochila y camina por el pasillo hacia el baño. Antes de entrar, escucha unos PASOS y voltea la mirada. RODRIGO (16), su compañero de clase, se para frente al salón. Se sube el pantalón que le queda flojo, se desarregla el pelo y voltea a ver a Pepe. Sin saludarlo, entra al salón. Pepe entra, pero decide voltearse para ver qué pasa. Con la mano en el marco del baño, con el tronco torcido, Pepe espera a que Rodrigo salga. Olekas seguro lo va a correr también. Se empuja los lentes en expectativa; sabe que Olekas no lo dejará quedarse. Se voltea completamente hacia (CONTINUED)


CONTINUED:

4.

el salón de Olekas, endereza su tronco. Pepe jala de sus tirantes, pero Rodrigo no sale. Su sonrisa se convierte en confusión, Rodrigo no sale; su sonrisa se convierte en enojo. Pepe ahora sabe que Rodrigo no saldrá; se empuja la mochila con un brinco y entra al baño. INT. SALÓN DE OLEKAS, PREPARATORIA - MOMENTOS MÁS TARDE El salón de Olekas está vacío, todos los compañeros de Pepe ya no están. El gatito de Olekas sentado sobre una silla, en un rincón del salón. A un lado de la puerta, Olekas está sentada frente a su escritorio desordenado con papeles y libros por doquier. Olekas esculca su bolsa con ambas manos. No encuentra lo que busca. Vacía su bolsa completamente sobre su escritorio, la sacude. Al no encontrar lo que busca, toma las llaves de su carro y sale del salón. Vuelve a entrar, toma su saco, colgado de un perchero, y vuelve a salir, desesperada. El Gatito de Olekas salta de la silla y se sienta al centro del cuarto, esperando. De la nada, se espanta y corre a un rincón del salón. Es Pepe, con su mochila grande, parado bajo el marco de la puerta del salón. El gatito ahora está escondido atrás de una silla. Pepe entra y ve el escritorio de Olekas. Luego voltea a ver al gato. Le pide que se acerque, pero éste no le hace caso. Se ve en la expresión de Pepe la ternura del Gatito. Pepe se agacha y desliza su mano derecha por el piso, como si tuviera algo que ofrecerle; le pide que se acerque. El Gatito, curioso, se acerca de manera juguetona; se sienta frente a Pepe en expectativa. Viendo la disposición del Gatito, Pepe levanta su mano para acariciarlo. El Gatito, indispuesto a ser tocado, araña la mano de Pepe con fuerza y corre al rincón. Pepe levanta su mano rasguñada y la observa. De una cara serena pasa a el mismo enojo que sintió en el baño, al darse cuenta que Rodrigo no iba a salir. INT. PASILLO, PREPARATORIA - CONTINÚA Del pasillo vacío sale Clara (16) del baño y camina en dirección al salón de Olekas, donde está Pepe. Clara trae un vestido floreado y un listón en el pelo. INT. SALÓN DE OLEKAS, PREPARATORIA - CONTINÚA Decidido, Pepe cierra la puerta del salón con seguro y se asoma por la ventanilla. Clara pasa con su celular en mano, ríe al ver la pantalla de su Blackberry, pasa de largo el salón de Olekas. Pepe jala su mochila para colocarla sobre (CONTINUED)


CONTINUED:

5.

el escritorio de Olekas. Respira. Saca su martillo brillante y lo aprieta. Camina hacia el Gatito, que sigue al centro del salón. Se acerca con una cara inexpresiva. Sin moverse, el gatito deja que Pepe lo tome de la espalda. Pepe lo carga hacia el escritorio de Olekas. Lo lleva al espacio entre el escritorio y la pared. Se agacha. Voltea al gatito boca arriba y le pone la mano izquierda en el cuello. Con cara triste, lo ahorca. La cafetera de Olekas hace su ruido de preparación. Pepe empuja sus lentes con la punta del martillo, lo levanta, y golpea. INT. PASILLO, PREPARATORIA -

CONTINÚA

El pasillo está vacío. Del salón de Olekas sale Pepe. Pepe está asustado. Sale corriendo del salón, todavía con el martillo en mano. Pepe corre, Pepe guarda el martillo en su mochila mientras lo hace. Pepe mientras corre se acomoda la mochila en la espalda y con un brinco se la acomoda mejor. No soportando estar en un espacio tan abierto, Pepe entra al baño, dejando lo que hizo atrás. FADE-OUT

Pepe el Martillero  

Historia basada en la canción "Maxwell's Silver Hammer", de The Beatles.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you