Page 1

ELEMENTOS DE POSTRANSICIÓN: Química en la vida

El zinc es un elemento químico esencial para los seres humanos y ciertos animales. El cuerpo humano contiene alrededor de 40 mg de zinc por kg y muchas enzimas funcionan con su concurso: interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, colabora en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en las percepciones del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN. El metal se encuentra en la insulina, las proteínas dedo de zinc (funcionan como módulos de interacción que unen el ADN, ARN, proteínas y moléculas pequeñas) y diversas enzimas como la superóxido dismutasa. Hay 2-4 gramos de zinc distribuidos en todo el cuerpo humano. La mayoría se encuentra en el cerebro, los músculos, los huesos, el riñón y el hígado, con las concentraciones más altas en la próstata y en distintas partes del ojo. El semen es particularmente rico en zinc, siendo un factor clave en la correcta función de la glándula prostática y en el crecimiento de los órganos reproductivos. El zinc aumenta la testosterona en sangre indirectamente, funcionando como coenzima en el metabolismo de las hormonas masculinas por medio de su formación a través de la hormona luteinizante (LH), que estimula las células de Leydig. También previene que la testosterona se degrade en estrógeno por medio de la enzima aromatasa. En el cerebro, el zinc se almacena en determinadas vesículas sinápticas mediante neuronas glutamatérgicas y puede "modular la excitabilidad del cerebro". Desempeña un papel clave en la plasticidad sináptica y por lo tanto en el aprendizaje. Sin embargo, ha sido llamado el "caballo oscuro del cerebro" ya que también puede comportarse como una neurotoxina, lo que sugiere que la adecuada homeostasis del zinc desempeña un papel fundamental en el funcionamiento normal del cerebro y del sistema nervioso central.


La deficiencia de zinc perjudica al sistema inmunitario, genera retardo en el crecimiento y puede producir pérdida del cabello, diarrea, lesiones oculares y de piel, pérdida de apetito y de peso, tardanza en la cicatrización de las heridas y anomalías en el sentido del olfato y el gusto. La carencia del mismo en los períodos de rápido crecimiento afecta negativamente el desarrollo cognitivo, cerebral y sexual. Según el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), este elemento tiene un papel de suma importancia en las funciones mediadas por neurotransmisores, actuando como modulador de la excitabilidad neuronal. En este sentido la deficiencia de zinc puede causar trastornos del humor y neurodegeneración, como depresión y Alzheimer. El exceso de zinc, denominado hipercincemia, se ha asociado con bajos niveles de cobre, alteraciones en la función del hierro, disminución de la función inmunológica y de los niveles del colesterol bueno HDL, vómitos, diarrea, daños a los riñones y depresión mental. La principal aplicación a nivel industrial del zinc —cerca del 50 % del consumo anual— es el galvanizado del acero para protegerlo de la corrosión, protección efectiva incluso cuando se agrieta el recubrimiento ya que el zinc actúa como ánodo de sacrificio. Entre otros usos se destacan: las baterías de Zn-C usadas en la industria aeroespacial para misiles y cápsulas espaciales por su óptimo rendimiento por unidad de peso y baterías zinc-aire para computadoras portátiles; los ánodos ya que en ellos el zinc es utilizado como elemento de sacrificio para evitar la corrosión de otras partes metálicas en depósitos de agua, barcos, etc.; y en las aleaciones de: latón, alpaca, cuproníquelzinc, aluzinc, virenium, tombac, etc.


Dentro de las aplicaciones fundamentales que tiene el cadmio nos encontramos con las baterías de níquel-cadmio y con la utilización de este como reactivo químico y pigmento. Se recurre a cantidades apreciables de este metal en aleaciones de bajo punto de fusión semejantes a las del metal de Wood (aleación de 50% de bismuto, 25% de plomo, 12,5% de estaño y 12,5% de cadmio en peso), en rociadoras automáticas contra el fuego y en cantidad menor, en aleaciones de latón, soldaduras y cojinetes. Los compuestos de cadmio se emplean como estabilizadores de plásticos y en la producción de cadmio fosforado. Por su gran capacidad de absorber neutrones, en especial el isótopo 113, se usa en barras de control y recubrimiento de reactores nucleares. Aplicaciones de algunos compuestos importantes del cadmio. -Hidróxido de cadmio  en galvanotecnia y en la fabricación de electrodos negativos de baterías de níquel-cadmio.

CdO

-Óxido de cadmio  como catalizador para la hidrogenación y la síntesis de metano. Además, se emplea para la fabricación de esmaltes y en sinterización. -Cloruro de cadmio  en galvanotecnia, fotografía y tintorería.

CdS

-Sulfuro de cadmio  como pigmento amarillo. -Estearato de cadmio  para mejorar la estabilidad de materiales de PVC frente a la luz y a los agentes atmosféricos.

Estearato de cadmio


El mercurio se encuentra en diversos productos de uso cotidiano, tales como termómetros, barómetros, lámparas fluorescentes y otros dispositivos. Así como también se emplea en manómetros, esfigmómetros y algunos tipos de válvulas como las de las bombas de vacío. Claro que, la preocupación sobre la toxicidad del elemento ha llevado a los termómetros y tensiómetros de mercurio a ser eliminados en gran medida en entornos clínicos en favor de otras alternativas. Del mismo modo, manómetros mecánicos y sensores de calibradores de tensión electrónicos han sustituido a los esfigmomanómetros de mercurio. Este metal pesado se utiliza, así mismo, en aplicaciones de investigación científica y en mezclas odontológicas, todavía empleadas en algunos países. El mercurio y sus compuestos se han utilizado en medicina, aunque son mucho menos comunes en la actualidad de lo que lo eran antes, debido a que los efectos tóxicos del mercurio y de sus compuestos son mejor conocidos. También se emplea en las luces fluorescentes, en las que la electricidad que atraviesa una lámpara conteniendo vapor de mercurio a baja presión produce radiación ultravioleta de onda corta, que a su vez provoca la fluorescencia del fósforo que recubre el tubo, produciendo luz visible. No es encontrado de forma natural en los alimentos, pero puede aparecer en la comida, así como ser expandido en las cadenas alimentarias por pequeños organismos que son consumidos por los humanos, por ejemplo a través de los peces. Los productos de la cría de ganado pueden también contener eminentes cantidades de mercurio. Y, en cuanto a las plantas, no es común que lo posean, pero éste puede entrar en los cuerpos humanos a través de vegetales y otros cultivos cuando sprays que contienen este metal son aplicados en la agricultura.

Material consultado


https://es.wikipedia.org/wiki/Zinc https://www.lenntech.es/periodica/elementos/cd.htm#ixzz55rJWohKp https://es.wikipedia.org/wiki/Cadmio http://www.lineaverdeceutatrace.com/lv/consejos-ambientales/dia-compromisointernacional-control-mercurio/aplicaciones-del-mercurio.asp

Química de la vida postransición  
Química de la vida postransición  
Advertisement