Issuu on Google+


Estructuralismo

Contenido I.

INTRODUCCIÓN ................................................................................................................ 4

II. CONCEPTOS GENERALES ........................................................................................... 6 III. ANTECEDENTES .............................................................................................................. 10 IV. HISTORIA ............................................................................................................................ 13 1. 2. 3. 4.

Origen y Concepto del Estructuralismo .................................................................................................14 Aspectos en los que se basa el origen del Estructuralismo de Saussure .............................................16 Contexto ...................................................................................................................................................17 Idea Clave del Estructuralismo ...............................................................................................................23 4.1. 4.2.

Escuela de Praga ..............................................................................................................................23 Escuela de Copenhague ...................................................................................................................24

V. DESCRIPCIÓN ESPECIALIZADA .............................................................................. 26 1. 2. 3.

Estructuralismo ........................................................................................................................................27 El concepto de Estructura .......................................................................................................................28 Estructura y Sistema ................................................................................................................................29 3.1.

4. 5.

Teoría General de Sistemas y Estructura de Sistemas .......................................................................31

El Método Estructuralista ........................................................................................................................32 Implicaciones Filosóficas del Estructuralismo ........................................................................................36 5.1. 5.2. 5.3.

6.

7. 8. 9. 10.

11. 12.

Antihumanismo ................................................................................................................................36 Antisubjetivismo ...............................................................................................................................37 Antihistoricismo ................................................................................................................................37 Influencias Filosóficas del Estructuralismo .............................................................................................37 6.1. Lingüística ........................................................................................................................................37 6.2. Semiología .......................................................................................................................................39 6.3. Antropología ....................................................................................................................................39 Estructuralismo y Psicología: Teoría de la Gestalt ................................................................................40

Características del Estructuralismo .........................................................................................................44 El estructuralismo y el Funcionalismo ....................................................................................................46 Análisis en la Lingüística y Antropología ...............................................................................................54 10.1. Estructuralismo Analizado en la Lingüística.......................................................................................54 10.1.1. Sincronía y Diacronía ...........................................................................................................54 10.1.2. Lengua y Habla...................................................................................................................55 10.1.3. Análisis Estructural del Sistema Lingüístico ..............................................................................55 10.2. Estructuralismo Analizado en la Antropología ...................................................................................56 Estructuralismo según Jean Piaget .........................................................................................................58

Representantes .........................................................................................................................................63 12.1. 12.2. 12.3. 12.4.

2

Claude Lévi-Strauss (1908-2007) .....................................................................................................63 Michel Foucault (1926-1984) ...........................................................................................................66 Jacques Lacan (1901-1981) .............................................................................................................69 Louis Althusser (1918-1990) ............................................................................................................72 Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 13. 14.

Planteamiento de los Representantes del Estructuralismo ...................................................................73 Estructuralismo y Post-estructuralismo en Arqueología .......................................................................76 14.1. Introducción .....................................................................................................................................76 14.2. El estructuralismo y Levi-Strauss ......................................................................................................77 14.2.1. Introducción .......................................................................................................................77 14.2.2. La Antropología Estructuralista ..............................................................................................83 14.2.3. Aportaciones del Estructuralismo al Estudio de la Prehistoria y la Arqueología ..............................89 14.2.4. Principales críticas: Barthes y los primeros pasos hacia el Post-estructuralismo. ...........................91 14.3. El post-estructuralismo .....................................................................................................................96 14.3.1. Introducción .......................................................................................................................96 14.3.2. La Crisis del Positivismo .......................................................................................................98 14.3.3. Principales Representantes del Post-estructuralismo ................................................................100 14.3.4. Nuevas Aportaciones del Post-estructuralismo al Estudio de la Prehistoria y la Arqueología ..........106 14.4. Un Ejemplo Arqueológico : Felipe Criado .......................................................................................111 14.5. Panorama General y Conclusiones al Respecto ..............................................................................112

V. DESCRIPCIÓN ESPECIALIZADA ............................................................................ 115 1.

Las Fronteras del Estructuralismo ........................................................................................................116 1.1. 1.2. 1.3. 1.4. 1.5.

2. 3. 4. 5. 6. 7.

Las Modas de Francia ....................................................................................................................116 Algunas Aplicaciones Del estructuralismo .......................................................................................118 El estructuralismo en el panorama de la filosofía actual ..................................................................120 Las últimas precisaciones ...............................................................................................................121 ―Le dernier cri‖ ..............................................................................................................................123 Aplicación de la Antropología Estructuralista al Trabajo de la Arqueología. ...................................125

Aplicación en el Psicoanálisis ...............................................................................................................128 Aplicación en la Epistemología.............................................................................................................129 Aplicación en la Mitología .....................................................................................................................130 Aplicación en la Literatura ....................................................................................................................131 Aplicación en la Psicología ...................................................................................................................132

VII. RESUMEN ..........................................................................................................................136 VIII. CONCLUSIONES ............................................................................................................138 IX. BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................140

3

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

I.

4

INTRODUCCIÓN

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

Se ha dicho frecuente mente que es difícil caracterizar el estructuralismo, porque ha adoptado múltiples formas para presentar un denominador común porque las estructuras invocadas han adquirido significaciones cada vez más diferentes. Sin embargo, se debe reconocer que existe un ideal común de intelegilibidad, que alcanzan o buscan todos los estructuralistas,

mientras que sus intenciones criticas son

infinitamente variables, el estructuralismo se opone a la separación de capítulos heterogéneos, encontrando la unidad gracias a isomorfismos. En la presente publicación se exponen los antecedentes principales del estructuralismo, así como también sus principales representantes y sus respectivos planteamientos. Las características principales de esta teoría, desde una perspectiva sistémica, así como también su relación con el enfoque sistémico. La concepción de cada objeto como parte de un todo interrelacionado, o estructura, que debe conocerse en su conjunto y no fragmentado en síntesis ni análisis, constituye la esencia del estructuralismo. El estructuralismo surgió a principios del siglo XX en varias disciplinas (lingüística, crítica literaria, antropología, psicología, teoría de sistemas) en parte como reacción al evolucionismo de índole positivista. El cuerpo teórico del estructuralismo se desarrolló casi simultáneamente en varias disciplinas. Destacaron Ferdinand de Saussure y Leonard Bloomfield en lingüística, Claude Lévi-Strauss en antropología, Jean Piaget en psicología, y Louis Althusser, Michel Foucault y Jacques Lacan en filosofía.

5

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

II. CONCEPTOS GENERALES

6

Danny Sabian Nebaum

Š Derechos Reservados 2009


Estructuralismo ESTRUCTURA La noción de estructura se relaciona con la forma de las relaciones que mantiene los elementos del conjunto. La Estructura puede ser simple o compleja, dependiendo del número y tipo de interrelaciones entre las partes del sistema. Los sistemas complejos involucran jerarquías que son niveles ordenados, partes, o elementos de subsistemas. Los sistemas funcionan a largo plazo, y la eficacia con la cual se realiza depende del tipo y forma de interrelaciones entre los componentes del sistema. JERARQUÍA Implica una clasificación ordinal donde los niveles están subordinados entre sí sobre alguna base definida. Tanto que el origen griego del término se refiere a una graduación o regla sagrada, el concepto se ha extendido a cualquier orden concertado entre sujeto u objeto. ENFOQUE SISTÉMICO Es una forma de pensamiento, en la filosofía práctica y una metodología de cambio. El enfoque de sistemas es posiblemente la única forma en la que podamos a volver a unir las piezas de nuestro mundo fragmentado: la única manera en que podamos crear coherencia del caos. SISTEMA Un sistema es un complejo de elementos en interacción. ―Interacción‖ significa que un elemento cualquiera se comportará de manera diferente si se relaciona con otro elemento distinto dentro del mismo sistema. Si los comportamientos en ambas relaciones no difieren, no hay interacción, y por tanto tampoco hay sistema. Los sistemas pueden clasificarse de varias maneras diferentes, siendo la más importante aquella que los tipifica como sistemas cerrados y sistemas abiertos. POSITIVISMO Es una corriente o escuela filosófica que afirma que el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de la afirmación positiva de las teorías a través del método científico. El positivismo deriva 7

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo de epistemología que surge en Francia a inicios del siglo XIX de la mano del pensador francés Auguste Comte y del británico John Stuart Mill y se extiende y desarrolla por el resto de Europa en la segunda mitad. Según la misma, todas las actividades filosóficas y científicas deben efectuarse únicamente en el marco del análisis de los hechos reales verificados por la experiencia. Esta epistemología surge como manera de legitimar el estudio científico naturalista del ser humano, tanto individual como colectivamente. Consiste en no admitir como validos científicamente otros conocimientos, sino los que proceden de la experiencia, rechazando, por tanto, toda noción a priori y todo concepto universal y absoluto. EXISTENCIALISMO Como concepción psicológica, se trata de una visión totalista del hombre que incorpora variables como el sentido o el sinsentido de la vida, la autorrealización, etc., con lo cual se busca mostrar que la realidad humana es compleja y que el comportamiento humano no puede ser reducido a una simple satisfacción de impulsos biológicos, o a intentos por mantener un equilibrio psicológico y social en el restringido sentido homeostático. CONTEXTO Entorno lingüístico, pragmático y social del que depende el significado de una palabra o un enunciado. Conjunto de circunstancias que rodean o condicionan un hecho. NEOGRAMÁTICOS Son quienes identifican a la lengua como manifestación cultural de un pueblo, por lo que si el pueblo evoluciona, también la lengua; consideran que la base del Indoeuropeo es el Sánscrito. Tema elegido por Saussure para su Tesis Doctoral “Sobre el empleo del Genitivo Absoluto del Sánscrito”.

8

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo GLOSEMÁTICA Teoría del lenguaje desarrollada por Louis Hjelmslev y el Círculo Lingüístico de Copenhague, a partir de las tesis de Ferdinand de Saussure, que constituye una de las expresiones más elaboradas del estructuralismo europeo. Desde la inspiración lógica, persigue la formulación de una teoría lingüística universal a partir de lo que tienen en común en su estructura distintas lenguas e incluso otros sistemas de comunicación.

ESTRUCTURAS NEGENTRÓPICAS Se puede definir como la tendencia natural que se establece para los excedentes de energía de un sistema, de los cuales no usa. Por ejemplo el Sol en su proceso de fusión nuclear, produce más energía de la que necesita para sostener su estructura, la sobrante la expulsa en formas diversas de energía.

HOLÍSTICA Alude a la tendencia que permite entender los eventos desde el punto de vista de las múltiples interacciones que los caracterizan; corresponde a una actitud integradora como también a una teoría explicativa que orienta hacia una comprensión contextual de los procesos, de los protagonistas y de sus contextos. La holística se refiere a la manera de ver las cosas enteras, en su totalidad, en su conjunto, en su complejidad, pues de esta forma se pueden apreciar interacciones, particularidades y procesos que por lo regular no se perciben si se estudian los aspectos que conforman el todo, por separado.

9

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

III. ANTECEDENTES

10

Danny Sabian Nebaum

Š Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Es un movimiento europeo en el área de las humanidades que emergió en Francia a mediados de los años cincuenta y en el que el lenguaje desempeña una función clave. Los estructuralistas comenzaron por combinar el marxismo y el psicoanálisis, pero sobre todo es el positivismo quien más marca a esta corriente. Entre los principales teóricos del movimiento estructuralista destacan Roland Barthes (1915-1981), Michel Foucault (1926-1984), Jacques Lacan (1901-1981), Luis Althusser (1918) y, más recientemente, Jacques Derrida. (1930). El estructuralismo ha sido criticado por su devaluación de la autonomía individual y su aparente desprecio de la historia. La concepción de estructura en el pensamiento occidental no es tan nueva como suele creerse. Desde comienzos de este siglo comenzaron a plantearse elementos de pensamiento estructural en las ciencias sociales, especialmente en lingüística, uno de cuyos principales exponentes es Saussure. Más tarde, a partir de la década del 20, estas ideas, junto con aquellas provenientes del formalismo ruso, se conformaron y consolidaron con mayor firmeza en lingüística y posteriormente en crítica estética y literaria, sobre todo alrededor del llamado ―Círculo de Praga‖. Durante la segunda guerra mundial y los años siguientes, el lingüista ruso Roman Jakobson, antiguo integrante de la escuela de Praga, trabajó en los Estados Unidos en estas áreas, sin que la influencia de sus ideas llegara a influenciar otros campos de las ciencias sociales. Fue necesario que surgiera el trabajo de Claude LeviStrauss para que el estructuralismo desbordara al marco de la lingüística, dentro del cual había crecido por más de medio siglo. En 1949, la publicación de ―Las Estructuras Elementales del Parentesco‖

muestra que las convicciones estructuralistas

están ya consolidadas y ofrecen un sistema coherente y efectivo para analizar la realidad. A partir del medio siglo, su pensamiento

11

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo comienza a impregnar el trabajo de numerosos antropólogos y, poco a poco, a convertirse en alternativa para otras áreas del pensamiento social, en especial para la sociología política. Luego de esto, sus ideas llegan a captar la atención de Louis Althusser, miembro del Partido Comunista Francés, quien propone una relectura de Marx con el fin de encontrar detrás de sus palabras, detrás de sus planteamientos, un contenido que nadie había podido leer porque estaba implícito, oculto detrás del discurso y los conceptos evidentes: la armadura, la estructura del pensamiento marxista. Su teoría impacta con fuerza en la sociología y aun en el marxismo. Con este nuevo impulso, que liga el estructuralismo con la política de izquierda y las ideas revolucionarias, esta corriente experimenta un fuerte impulso durante los años 60 y 70, hasta abarcar también distintas ciencias sociales.

12

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

IV. HISTORIA

13

Danny Sabian Nebaum

Š Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.

ORIGEN Y CONCEPTO DEL ESTRUCTURALISMO En la historia de la filosofía entendemos por estructuralismo aquella corriente

metodológica contemporánea que ha marcado profundamente la orientación de las ciencias sociales y otros ámbitos de la cultura, y que ha tenido especial importancia, durante los años sesenta y setenta del siglo XX, en la orientación de la lingüística, la etnología, la filosofía de la historia, la crítica literaria y la sociología, y ha sido un intento de dotar a las ciencias del hombre de un método científico propio, distinto del de las ciencias empíricas. En términos amplios y básicos el estructuralismo busca las interrelaciones (las estructuras) a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura. De acuerdo con esta teoría, dentro de una cultura el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación (se estudian cosas tan diversas como la preparación de la comida y rituales para servirla, ritos religiosos, juegos, textos literarios y no literarios, formas de entretenimiento...). El iniciador y más prominente representante de la corriente fue el antropólogo y etnógrafo Claude Levi-Strauss (década de 1960), que analizó fenómenos culturales como la mitología, los sistemas de parentesco y la preparación de la comida. Durante las décadas del 40 y el 50, la escena filosófica francesa se caracterizó por el existencialismo, fundamentalmente a través de Sartre, apareciendo también la fenomenología, el retorno a Hegel y la filosofía de la ciencia, con Gastón Bachelard. Pero algo cambia en la década del 60 cuando Sartre se orienta hacia el marxismo, surge una nueva moda, el estructuralismo. Levi-Strauss inicia este nuevo movimiento, basándose en las ideas de la etnología, al que luego le seguirán Lacan, en el psicoanálisis, Louis Althusser en el estudio del marxismo y finalmente, Michel Foucault. Cabe ser destacado que Althusser y Foucault rechazaron la clasificación de su pensamiento dentro del estructuralismo, y en rigor, únicamente Levi Strauss realizó una reflexión explícita sobre el estructuralismo como método. En cualquier caso, se trata de un alejamiento de perspectivas historicistas o subjetivistas bajo el intento de hallar una nueva orientación para la investigación. 14

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo El estructuralismo es un enfoque de las ciencias humanas que creció hasta convertirse en uno de los métodos más utilizados para analizar el lenguaje, la cultura y la sociedad en la segunda mitad del siglo XX. El término, sin embargo, no se refiere a una escuela de pensamiento filosófico claramente definida (como la antropología cultural, la lingüística, la historia, etc., sin embargo, el método tiene derivaciones filosóficas de consideración). La obra de Ferdinand de Saussure (Curso de lingüística General, 1916) es considerada habitualmente como el punto de origen. El estructuralismo es un movimiento creado por F. De Saussure (1857 – 1913). Se educó con los neogramáticos (finales s. XIX) y forma parte de la escuela francesa; esta concibe la lengua como un hecho social de carácter arbitrario y convencional. Esta escuela tiene 2 ramas: París: Escuela humanística que estudia la lengua teniendo en cuenta todos los factores que rodean el hecho lingüístico. Encontramos lingüistas cómo Meillet, Bréal, Delacroix. Ginebra: Más radical. Pretende estudiar la lengua aislada de todo lo demás, donde encontramos a Saussure, Bally y Sechehaye. ―Sólo importa la lengua en sí misma y por sí misma‖ (Saussure). Saussure está también 10 años en París, conociendo dicha escuela. En 1906 vuelve a Ginebra. Se dedica a la enseñanza hasta 1913, año en el que muere. Al morir Saussure no deja nada escrito. Su obra más importante: ―Curso de lingüística general‖, lo escribieron sus alumnos: Bally y Sechehayen con los apuntes de clase de Saussure y con notas cedidas por la viuda de Saussure.

15

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 2.

ASPECTOS EN LOS QUE SE BASA EL ORIGEN DEL ESTRUCTURALISMO DE SAUSSURE Su

―Curso

de

Lingüística

General‖

está

considerado

el

origen

del

estructuralismo europeo. Se basa en lo siguiente: La semiología es el estudio general de los signos y la lingüística una de sus ramas. Se ha de distinguir entre lenguaje en general (lingüística interna) y lenguaje humano (lingüística externa). Hemos de distinguir entre lengua (sistema de signos) y habla (utilización del sistema).

El valor de los signos varía en función del eje que consideremos; así podremos agrupar

signos

en

presencia

(sintagmas)

o

en

ausencia

(lengua).

Hemos de distinguir entre un estudio sincrónico y otro diacrónico de la lengua. Hemos de considerar al signo lingüístico como arbitrario, lineal y discreto. La lingüística para Saussure ha de ocuparse sobre todo de la descripción de la lengua.

16

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 3.

CONTEXTO El Estructuralismo surge en el contexto del marxismo y el funcionalismo. Marxismo, funcionalismo y estructuralismo tienen un concepto de ciencia distinta.

Marxismo El marxismo es la teoría de la clase proletaria que busca la transformación de su realidad social, suprimiendo la alineación o incapacidad del individuo para conocer sus aportes a una realidad que se le impone y convertir la explotación en las relaciones de comunidad.

Los marxistas se oponen con un método científico al funcionalismo y al estructuralismo ya que pretenden observar con claridad los fenómenos en forma directa y luego explicarlos. Según este enfoque, se debe estudiar cada estructura significativa como consecuencia de una praxis social o conjunto de actividades que transforman el mundo, mediante la cual cada medio de comunicación impone sus propias características. En esta corriente se integra el proceso comunicativo dentro del marco social de la lucha de clases, haciendo posible una apreciación científica integral, donde las alternativas de la comunicación social enlazan con las circunstancias y las condiciones de evolución de las clases sociales: el sistema dominante, la incorporación de las masas

17

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo en la economía y en la política, y el creciente poderío de las empresas transnacionales de la información y la difusión masiva. Los marxistas pretenden observar los fenómenos en forma directa y luego explicarlos. Es necesario determinar estructuras significativas y construir modelos lógicos, sin olvidar que el pensamiento de los actores sociales está condicionado por su práctica material concreta. La conciencia social es determinada por la forma o formas como se enfrentan las clases sociales al construir determinado tipo de sociedad, en determinadas condiciones materiales. La base económica está condicionada a su vez por ellas. Según los marxistas, se debe estudiar cada estructura significativa como resultado de una praxis social, de esta forma cada medio de comunicación impone sus propias características, y la estructura significativa se adapta a cada medio; pero también cada medio condiciona la función de la estructura o las estructuras significativas que lo dirigen, de acuerdo con las prácticas sociales a que los emisores se orientan. Los marxistas dicen que es necesario conocer los fenómenos, observarlos con claridad

y

delimitarlos.

También

se

deben

comprender

ínterdeterminaciones

condicionantes de la producción del sentido y que constituyen a las estructuras significativas.

Las estructuras significativas no solo se forman a partir de las prácticas sociales, se desarrollan dentro de la estructura y establecen límites de conciencia. Estos límites no son superables si no se transforman las prácticas de la vida social. Estas prácticas pueden reconocerse dentro de un proceso de lucha de clases. De acuerdo con la interpretación marxista, los datos del ambiente son proporcionados por los sujetos, a partir de estructuras significativas opuestas una a otras.

18

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La lucha social entre los hombres les permite enriquecer los datos disponibles, transformar sus estructuras de interpretación, dirigir de un modo nuevo su práctica, cambiar sus estructuras significativas o sus pautas de información. Gracias a sus estructuras significativas, formadas en procesos concretos de vida, los hombres pueden evocar en común un conjunto de significados, de alguna manera equivalentes y así es posible la comunicación. Al encontrarse ante nuevas condiciones los miembros de una sociedad, formados bajo determinadas estructuras significativas, empiezan a planear nuevos modos de acción, comprenden que actuar como antes significa destruirse. Las estructuras significativas tienden a cambiar. La conciencia empieza a visualizar nuevas posibilidades de informar la acción. Quienes permanecen dentro de las estructuras significativas anteriores están, incomunicados. La transformación del sentido constituye la posibilidad del cambio sustancial de las estructuras materiales de la sociedad, aunque al mismo tiempo es determinado por ellas. Así, en los nuevos modos de informar, los datos son determinados por la base o estructura material. Al desarrollarse la base y la superestructura, se presentan una tendencia a romper con los viejos sentidos de la comunicación y a renovarlos, como parte del proceso de renovación del orden social, mediante la practica concreta de los hombres en condiciones sociales determinadas. La historia de la comunicación para los historiadores marxistas es la historia de la propaganda, porque para ellos toda comunicación es manipulación. El marxismo concibe la sociedad como modos de producción a los que cabe desglosar en 3 niveles superpuestos. Estos planteamientos marxistas tuvieron una gran expansión en los 60. Durante los años 60-70: la forma de pensamiento era una militancia política. Los Marxistas defienden la propiedad como modos de producción. Se refieren a dos grandes bloques:

19

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo El bloque dominante que era un nivel acomodado quien en virtud de esa posición ejerce un dominio sistemático sobre el dominado. La garantía de bienestar de la burguesía pasa por el ejercicio de estrategia de dominación. El bloque dominado en el que se definen 2 formas de dominación; la material que es la explotación que los trabajadores sufren en el ámbito laboral, en los niveles de plusvalía (trabajo no remunerado) de que se apropia el burgués; y la ideológica en la cual el bloque dominante desarrolla a lo largo de la historia unas estrategias de alineación sobre el bloque dominado.

Para lograr esto hace uso de los vehículos de transmisión más potentes, haciendo que su discurso en el ámbito público sea el que más se oye; privando a los dominados que se alce su voz. En el marxismo la historia de la comunicación es la historia de la manipulación. De cómo los bloques dominantes han conseguido perpetuar su esquema y como es aceptado por los dominados, que clase obrera tenga mentalidad burguesa.

Funcionalismo En este enfoque se considera que los medios de comunicación pueden ser estudiados como instituciones, al cumplir una función importante en el mantenimiento del orden social y su proceso de transformación. Es decir, que los mass-media deben

20

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo ser estudiados desde el punto de vista

de su capacidad para cubrir

diversas

necesidades. Una estructura o sistema social puede considerarse para su estudio como un conjunto de variables interrelacionadas. Para algunos autores, las relaciones de los individuos dentro de una institución forman una estructura, por ejemplo: la familia, el sistema bancario, etc.; mientras que para otros, la estructura es toda la sociedad. Los funcionalistas sostienen que es necesario estudiar a los medios de comunicación desde el punto de vista

de su capacidad para cubrir

diversas

necesidades de la sociedad, esta corriente señala que cuando las instituciones que realizan funciones secundarias -como por ejemplo los periódicos- dejan de existir, de alguna manera la sociedad se transforma y surgen otras instituciones que las suplen en su cometido de cubrir sus necesidades. Cada medio de comunicación tiene sus características propias, mismas que definen las diversas formas en que cada uno de ellos presenta sus mensajes; sus funciones pueden ser delimitadas, al tener conocimiento de sus características. De acuerdo con el funcionalismo, la información es un conjunto de datos que disminuyen la incertidumbre, haciendo las veces de informadores y transformadores del individuo y la sociedad. Dentro de esta corriente, la comunicación y la información son dos funciones armónicas que se complementan. El funcionalismo ha posibilitado la manipulación de la comunicación en procesos culturales como: preservación de valores, aculturación, transculturación. También ha permitido comprender el papel que desempeña la industria de la cultura y los medios de comunicación de masas; dio a conocer la manera en que los roles y el estatus de las personas y las instituciones resultan afectados por la información y la comunicación. Asimismo, ha orientado las comunicaciones sociales hacia el cambio o el ajuste a través de distintos programas.

21

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La noción de estructura social es un buen medio o punto de partida para el estudio del binomio comunicación e información. Los funcionalistas consideran a los medios de comunicación como instituciones que responden a necesidades de la estructura, es decir, cumplen funciones importantes en el mantenimiento del orden social y su proceso paulatino de transformación. Ellos estudian la comunicación a nivel fenoménico o de lo que aparece. De acuerdo con el funcionalismo, la información tiende a interpretarse como un conjunto de datos que disminuyen la incertidumbre. Los datos son entonces una especie de informadores y transformadores del individuo y de la sociedad. No existe el problema de la contradicción entre comunicación y la información dentro de esta corriente, la comunicación y la información son dos

funciones armónicas y

complementarias.

22

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 4.

IDEA CLAVE DEL ESTRUCTURALISMO Para Saussure, la lengua es un sistema, una estructura en la que todos los

elementos están interrelacionados de tal manera que un pequeño cambio en el sistema puede llegar a afectar a todo. De ahí sale su teoría del valor: Todos los elementos de la lengua poseen un valor que les viene dado por oposición al resto de los elementos con los que forma el sistema, un elemento vale lo que no valen los demás. Todos los movimientos estructuralista que surgen después tienen en común dos cosas: la lengua se estudia desde una perspectiva sincrónica y es un sistema, una estructura. Después de Saussure surgirán dos escuelas europeas (Escuela de Praga, que es diferente al Círculo Lingüístico de Praga y la Escuela de Copenhague).

4.1.

ESCUELA DE PRAGA

Aparece en 1926. Debe su formación a dos lingüistas: Jakobson y Trubetzkoy. Estos se dedicaron al estudio de diferentes aspectos del lenguaje, pero se centran en el campo fónico. A ellos debemos la diferenciación definitiva de las dos disciplinas: fonética y fonología. Para el Círculo de Praga será fundamental trabajar en la fonología y no tanto en la fonética, ya que la fonética avanza a medida que lo hacen las técnicas de medición. En la fonética no podemos aplicar las teorías del estructuralismo pues esta tiene como objeto de estudio los sonidos y estos son innumerables.

En la fonología sí podemos aplicar las ideas del ―estructuralismo‖ ya que el objeto de estudio son los fonemas, y estos están siempre en un número limitado, concreto. 23

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Español: 24 fonemas. Fonema es la imagen mental de un sonido y pertenece al plano de la lengua. ―El fonema es la suma de propiedades fónicas simultáneas por las cuales un sonido de diferencia de los demás‖ (Jakobson) Los fonemas pueden presentar distintas realizaciones articulatorias que se llaman alófonos. Estos son estudiados por la fonética y pertenecen al plano del habla. Según los fonólogos de dicha escuela los fonemas de una lengua forman una estructura, un sistema, de tal manera que cada uno de ellos posee un valor que le viene dado por oposición con el resto de los fonemas con los que forma un sistema. La introducción o pérdida de un fonema puede alterar todo el sistema fonológico.

4.2.

ESCUELA DE COPENHAGUE

Se crea en 1931, dentro del estructuralismo. Este círculo, Hjelmslev en concreto, es el creador de una de las teorías lingüísticas más complicadas de la historia: la glosemática. Su idea es crear una teoría general de la lengua siguiendo un método inductivo de lo más particular a lo más general. La Glosemática aparece en una obra suya llamada ―Principios de la Gramática General‖.

24

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo - En ella, parte de los elementos más pequeños de la lengua. Ahí vemos su división entre semántica y morfema. Semántica: son unidades lingüísticas con significación léxica. Morfema: son unidades no autónomas de significación gramatical.  Elabora categorías gramaticales para establecer estas categorías hay que hacerlo siempre teniendo en cuenta la forma y la función y viendo la correlación entre ambos (olvidándonos del valor semántico, etc.): Esta mujer es pesada por su locuacidad. (Adjetivo) Esta mujer es pesada por el comerciante. (Participio)  Que la mayoría de los idiomas hicieron lo mismo para crear una macroteoría general que nos sirviera para explicar los problemas lingüísticos.  En su obra ―Prolegómenos a una teoría del lenguaje‖ nos dice: ―La descripción lingüística habrá de estar libre de contradicción, ser exhaustiva y tan simple cuando sea posible. […] Necesitamos que la teoría lingüística nos permita describir de modo autoconsecuente y exhaustivo no sólo todos los textos daneses dados, sino también todos los textos concebidos o posibles, incluso los que no existirán hasta mañana o hasta más tarde, en tanto sean textos de la misma clase, o sea, textos de una naturaleza establecida como premisa igual a la de los hasta aquí considerados‖.

25

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

V. DESCRIPCIÓN ESPECIALIZADA

26

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.

ESTRUCTURALISMO El estructuralismo es un enfoque de las ciencias humanas que creció hasta

convertirse en uno de los métodos más utilizados para analizar el lenguaje, la cultura y la sociedad en la segunda mitad del siglo XX. El término, sin embargo, no se refiere a una escuela de pensamiento claramente definida, aunque la obra de Ferdinand de Saussure es considerada habitualmente como un punto de origen. El estructuralismo puede ser visto como un enfoque general con un cierto número de variantes. Sus influencias y desarrollos son complejos. Claude Levi Strauss inicia este nuevo movimiento en la etnología al que luego le seguirán Lacan, en el psicoanálisis, Luis Altuhusser en el estudio del marxismo y finalmente, Miguel Foucault. Cabe ser desatacado que Althusser y Foucault rechazaron la clasificación de su pensamiento dentro del estructuralismo, y en rigor, únicamente Levi Strauss realizó una reflexión explícita sobre el estructuralismo como método. En cualquier caso, se trata de un alejamiento de perspectivas historicistas o subjetivistas bajo en intento de hallar una nueva orientación para la investigación. No puede decirse claramente que el estructuralismo sea una escuela, sino más bien un enfoque metodológico para las ciencias humanas, como la antropología cultural, la lingüística, la historia... sin embargo, el método tiene derivaciones filosóficas de consideración. El Estructuralismo es una tendencia filosófica que cobró auge en la década de los 60’s, especialmente en Francia. Se trata de un ―estilo de pensar‖ que reúne autores muy diferentes que se expresan en los más diversos campos de las ciencias humanas, tales como la antropología, la crítica literaria, el psicoanálisis freudiano, la investigación historiográfica, o en corrientes filosóficas específicas como el marxismo. Se articula como planteamiento teórico inicialmente en la corriente de la lingüística en los años 60 en Francia, promovida por Saussure y cuyas propuestas teóricas son mundialmente asumidas en la Antropología por Levi Strauss.

27

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Ferdinand de Saussure con su libro ―Curso de Lingüística general‖ da varios aportes valiosos para la teoría del estructuralismo, ya que a partir de su obra obtenemos simulacros los cuales son los modelos estructurales que intentan describir las reglas inconscientes de las normas sociales. En el enfoque del estructuralismo se considera que es necesario construir ―simulacros lógicos‖ que nos permitan comprender los hechos que la vida social ha impregnado de significación. La

escena

filosófica

francesa

se

caracterizó

por

el

existencialismo,

fundamentalmente a través de Sartre, aparecen también la fenomenología, el retorno a Hegel y la filosofía de la ciencia. Pero algo cambia en la década del 60 cuando Sartre se orienta hacia el marxismo, surge una nueva moda, el estructuralismo.

2.

EL CONCEPTO DE ESTRUCTURA Según Levi Strauss ha definido las condiciones que implican el concepto de

estructura: 1. Implican el carácter de sistema. Esto consiste en que sus elementos se relacionan de manera tal que la modificación de cualquiera de ellos implica una modificación de todos los demás. 2. Como todo modelo pertenece a un grupo de transformaciones, cada una de éstas se corresponde con un modelo de la misma familia, de manera que el conjunto de estas transformaciones, constituye un grupo de modelos. 3. Las propiedades enunciadas previamente permiten predecir, de qué manera reaccionará el modelo en el caso en que alguno de sus elementos se modifique. 4. El modelo debe ser construido de tal manera que su funcionamiento pueda dar cuenta de todos los hechos observados.

28

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Una estructura, pues no es una realidad empírica observable sino un modelo explicativo teórico construido no como inducción sino como hipótesis. Se diferencia así ―estructura‖ de ―acontecimiento‖. En la estructura no se considera a los términos en sí mismos sino a sus relaciones, es por lo tanto, un sistema de relaciones y transformaciones, regulado por una cohesión interna que se revela en el estudio de sus transformaciones.

Jean Piaget ha definido a las estructuras a través de tres características: 1. Totalidad: es un sistema que posee más propiedades que la de sus elementos aislados. 2. Transformaciones, posee un equilibrio dinámico. 3. Autorregulación: el sistema es cerrado y se auto conserva, porque es un sistema de transformaciones autorreguladas.

3.

ESTRUCTURA Y SISTEMA Sistema y estructura aparecerán a lo largo de nuestra disertación como sinónimos

y el concepto de estructuras en transformación es frecuentemente asimilado, explícita o implícitamente, con el de sistema. Sin embargo, los propios lingüistas se han esforzado en distinguirlos destacando el carácter englobante del sistema respecto a la estructura, hablando de la «estructura del sistema» (Simonis). Estructura y sistema son, pues, nociones complementarias, pero mientras el análisis de la primera se propone revelar lo

29

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo que cada combinatoria tiene de específico, el del segundo pretende poner de manifiesto lo que las diversas combinatorias tienen en común. La Teoría General de Sistemas (TGS) afronta, a través del análisis estructural, la búsqueda de una lógica general del comportamiento de los contenidos de las diversas ciencias, procediendo mediante la ligazón de la lógica particular del contenido de cada una de ellas a través de la lógica sin contenido de las matemáticas (Racine-Reymond, 1973, citando a Boulding). Esta búsqueda de relaciones comunes en los «fenómenos de organización» subsistentes ha permitido formulaciones precisas del concepto de sistema como la que lo considera «un conjunto de elementos cibernéticamente ligados en estructuras negentrópicas sucesivas» (Racine-Reymond, 1973). También debemos señalar que después de la lectura atenta de las teorías de Bertalanffy y Piaget (progenitores de sendas teorías), que reconocen implícita o explícitamente, respectivamente, el hermanamiento entre sus postulados, no podemos coincidir con la opinión de la profesora García Cuadrado (1995, p. 198) que apunta como carácter diferenciador entre estructura y sistema él no ser ―esencial a la estructura el que sus elementos actúen los unos sobre los otros‖. El estructuralismo tuvo mucha importancia en la aparición de la TGS ya que ante las perspectivas metodológicas

expuestas

del

estructuralismo

y

funcionalismo y las consideraciones de su falta de rigurosidad para alcanzar la pretensión de impulsar a un cabal conocimiento de la realidad, se fue creando una nueva perspectiva que intenta incorporar las aplicaciones fructíferas que han tenido las matemáticas en diversas áreas del conocimiento, a esta postura se ha denominado Teoría General de Sistemas, mucho se ha hablado de ella, por tanto nuestro objetivo es describir la génesis y el desarrollo del estructuralismo nos hace necesarios reconocer este aspecto.

30

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 3.1.

TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS Y ESTRUCTURA DE SISTEMAS

El concepto de evolución de la teoría general de sistemas es el resultado de dos corrientes de pensamiento, inicialmente opuestas en la ciencia del siglo diecinueve. Una fue la teoría darwiniana sobre el origen de las especies; la otra, los primeros fundamentos de las leyes de la termodinámica La primera acentuó la ―evolución progresiva al lado de la complejidad y diferenciación asociada generalmente a la bondad del valor‖. La acometida posterior estableció que, ―en vez de ascender el universo como un todo esta inevitablemente en descenso‖. Por tanto, las dos teorías se manifestaron en obvia contradicción, un estado de cosas que solo se disipó con el desarrollo de la termodinámica de procesos irreversibles en el siglo veinte. El punto de vista moderno sostiene que no existe contradicción entre la evolución, que tiende hacia un incremento en la complejidad, y los procesos entrópicos, que tienden hacia una disipación progresiva y una menor organización. La explicación se basa en el conocimiento de que ―la evolución tiene lugar en sistemas abiertos con entradas y salidas, en tanto que las leyes de la termodinámica se aplican en sistemas cerrados‖. La evolución y la segunda ley de la termodinámica, ambas que si se ve que aunque se desintegran ―las estructuras disipativas ―y ―la energía disipada en el curso de su automantenimiento y auto-organización... pueden también efectuarse estructuras cada vez más complejas a través de la oportunidad de volver a arreglar los componentes‖. En algunos casos al azar, los flujos de los elementos existentes trazan configuraciones de estabilidad intrínseca y de mayor complejidad. Para obtener una estructura estable debe existir ―un flujo de energía que entra a la región en desarrollo como un todo‖ y el caso de que a través de la selección natural y las variaciones de oportunidad fluya una energía de configuración intrínsecamente estable. ―De aquí que, el universo como un sistema teóricamente cerrado, puede tender sobre el todo hacia la entropía y el equilibrio; no obstante, puede formarse otros órganos dentro de este, dados los flujos suficientemente externos y adecuados de condición energética, que revierten esta tendencia local y temporalmente‖.

31

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Iberall expresa gráficamente que ―para comprender el nacimiento, la vida y la muerte de sistemas que surgen de la degradación a gran escala prometida por la termodinámica‖ debemos referirnos a la ―materia- energía-espacio- tiempo del cosmos, como una gigantesca máquina‖. En la fase actual de la cosmológica de los procesos naturales, los procesos ordenados térmicamente descienden. Sin embargo, el medio cosmológico, materia- energía-espacio- tiempo no es homogéneo. Siempre pueden darse vacíos en los cuales se formara y cerrara un proceso de vida relativamente extenso. Las galaxias, estrellas, elementos sistemas solares, procesos geofísicos y geoquímicos, la vida, organización social todo se ha formado. ―Podemos estar seguros de que existen las situaciones locales y se forman los sistemas por algún tiempo‖. Fue la distinción fundamental entre sistemas aislados y no aislados, lo que condujo a Ludwing Von Bertalanffy a formular su intuición original, crucialmente importante, de la naturaleza de la vida. La primera propiedad fundamental de un organismo viviente, es su habilidad para mantener su estado organizado contra la tendencia constante hacia la desorganización implicada por las operaciones de la segunda ley de la termodinámica. Esta habilidad es inherente al hecho de que un organismo viviente es un sistema abierto (no aislado).

4.

EL MÉTODO ESTRUCTURALISTA ―El postulado principal de este método es afirmar que la estructura tiene una

inteligibilidad intrínseca‖. El estructuralismo considera llegar a la estructura independientemente de procesos no ligados a ésta. El conocimiento del todo está antes que el conocimiento de las partes. La estructura se compone de elementos y sistemas. Un sistema contempla: totalidad, transformación y autorregulación. La totalidad puede ser un agregado de elementos, pero los elementos no aparecen con independencia, sino que sus propiedades son dadas por la estructura de la totalidad. Así estructura es un sistema de relaciones donde cada quien tiene su posición. La estructura aparece con inteligibilidad 32

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo intrínseca. Pero se trata de una totalidad que emerge de procesos anteriores; y también es relacional por el sistema de relaciones que dan las propiedades a los elementos. La totalidad se presenta como algo dado y como un conjunto de transformaciones temporales e intemporales. Los elementos se ensamblan en una totalidad llamada operatoria. Ésta se refiere a la totalidad relacional, al sistema de relaciones que dan las propiedades a los elementos del agregado. La totalidad implica un agregado de elementos ensamblado a la totalidad relacional y la emergente. En el sistema hay mecanismos reguladores, como la autorregulación, que no permite la introducción de elementos externos a la estructura. La autorregulación presupone la noción de conservación y la de cierre. La estructura impide la generación de propiedades diferentes. Un sistema de transformaciones contiene un conjunto de cambios que conducen al cierre de aquél. Conservación y cierre proceden a través de movimientos de control. Aquí se da la reversibilidad. Pero sí se generan elementos diversos ser bajo los mecanismos de control. Una estructura puede tener elementos contradictorios pero sin perder su carácter estructural. ―Cuando una estructura se altera puede volver a su equilibrio a través de retroacciones‖. Todavía no se prueban totalmente las consecuencias que se obtienen con la aplicación exacta del método estructuralista. No puede negarse su rigor y la ventaja de aplicarse a fenómenos reales. Pero si se desea aplicarlo al hombre activo, como generador y productor de la realidad antropomórfica, éste no se encuentra en los sistemas de parentesco o en los sistemas sociales. Cuando los problemas del hombre y la conciencia son interpretados desde el estructuralismo, las condiciones determinan al hombre. Así no se puede explicar el surgimiento de lo nuevo. El método de Levi-Strauss parte de un principio fundamental de gran importancia: la diferencia que existe entre relaciones, modelos y estructuras sociales. Las relaciones sociales son lo que se da en la sociedad, externo al sujeto cognoscente; constituyen la realidad empírica y la materia prima para la construcción del modelo.

33

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo ―La función del modelo es la de trascender el plano de la observación empírica para llegar a una interpretación que se aparta de los datos manifiestos y que tiene la posibilidad de descubrir una forma común a las diversas manifestaciones de la vida social‖. Contribuye a definir un método que permite demostrar que elementos en apariencia dispares, no son así y que detrás de la diversidad de los hechos pueden verse algunas propiedades invariantes diferentemente combinadas. El modelo explica la realidad dando a conocer las características comunes de sus elementos; no se confunde con la estructura, sirve para comprender y poner de manifiesto la estructura social misma. Las relaciones entre el modelo y la estructura son más complejas. Hay varios tipos de modelos: los conscientes e inconscientes; los mecánicos y estadísticos. En cuanto a los conscientes, llamados normas, son pobres porque perpetúan las creencias y los usos. En los modelos mecánicos los elementos se encuentran a una misma escala que los fenómenos. En cambio en los estadísticos sus elementos se encuentran en una escala diferente. El modelo, en la medida que puede ser manipulado, es un instrumento de investigación; es un procedimiento operatorio. La diferencia entre relaciones sociales, modelos y estructura es el primero de los supuestos epistemológicos del método de LeviStrauss. Un modelo para ser estructura debe presentar un carácter de sistema (elementos tales que una modificación cualquiera de uno de ellos entraña una modificación en todos los demás); pertenecer a un grupo de transformaciones, cada una de las cuales corresponde a un modelo de la misma familia de manera que el conjunto de estas transformaciones constituye un grupo de modelos; que sus propiedades permitan predecir de qué manera reaccionará el modelo, en caso de que uno de sus elementos se modifique; y que el modelo sea construido de tal manera que su funcionamiento pueda dar cuenta de todos los hechos observados.

34

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Un sistema entre más profundo y más coherente es más estructurado. La estructura es la base común de varios sistemas; éstos son reflejos de aquélla y sólo presentan uno o varios de la totalidad de los rasgos de ella. Los sistemas son particulares, diferentes a otros; y son generales si participan de una estructura general. Según LeviStrauss ―las estructuras deben ser plenas, sin vacíos‖. La estructura es totalizante (el todo tiene primacía sobre las partes); es exhaustiva, compleja y reduplicable.

El método tiene varios momentos o fases: a) Punto de partida (la observación rigurosa de los hechos, descritos con exactitud, sin prejuicios. b) Los sentidos (no es un método inductivo ni tampoco puramente deductivo; es ir y venir de los hechos a la teoría y de ésta a aquéllos; no es sólo dialéctico entre la deducción y la experiencia; se mueve en un doble movimiento, prospectivo y retrospectivo). c) La demostración (global con referencia a la totalidad de los argumentos sobre un asunto y serán válidos si son coherentes y ordenados). d) La grupalización (la construcción de grupos y expresarlos en cuadros). e) El pequeño orden (sistematizar, construir sistemas). f) Los instrumentos (homogeneizar los elementos, destacando los más comunes; correlacionar los puntos de coincidencia y las diferencias principalmente). g) El gran orden (construcción de un cuerpo multidimensional cuyas partes centrales revelen organización)

35

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 5.

IMPLICACIONES FILOSÓFICAS DEL ESTRUCTURALISMO

Los estructuralistas suelen situar la explicación de los hechos sociales en un nivel más profundo que los hechos mismos: en el nivel de ―estructura‖. En consecuencia, cualquier explicación que situé en un nivel superficial resultará irrelevante. Así pues, el estructuralismo supone una reacción contra el humanismo, el subjetivismo e historicismo de las filosofías vigentes en la primera mitad del siglo.

5.1.

ANTIHUMANISMO

La Episteme del renacimiento se basaba sobre la ―semejanza‖ entre las cosas y entre las palabras y las cosas: el mundo es un gran libro y los libros se asemejan al mundo. Así como Nietzsche afirmará que Dios ha muerto, Foucault dirá que el que ha muerto es el hombre. De acuerdo a Foucault, las dos primeras epistemes eran incapaces de pensar al hombre como sucede en ―Las Meninas‖: todas las miradas se dirigen hacia el rey, pero éste no aparece en cuadro, está fuera y sólo se le conoce a través del espejo. La episteme que se inicia en el siglo XIX tiene como tema al hombre, que es, pues, un ―recién llegado‖, pero luego, la lingüística ya no hablará del hombre mismo, como tampoco el psicoanálisis o la etnología. EL hombre está en peligro de morir a medida que cobra más importancia el lenguaje. En otras palabras, el ser humano ha sido expulsado de la ciencia al afirmarse la prioridad de lo universal (la estructura) sobre lo individual. La estructura sucede al hombre, y significa su muerte. Se trata entonces de un antihumanismo epistemológico.

36

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 5.2.

ANTISUBJETIVISMO

De acuerdo a Levi Strauss, las estructuras son supra-individuales e inconscientes, así como el ajedrez no está en las piezas sino en las reglas que rigen la estructura del juego. El subjetivismo típico de la tradición occidental (originado con el cogito cartesiano) carece ya de apoyo: ―Pienso, donde no soy, luego soy, donde no pienso‖, dice Lacan. ―¿Quién habla?, la Palabra misma‖ responde Foucault. Es decir, aunque hay un yo que habla y piensa, éste se halla anclado en las estructuras del lenguaje y del pensamiento.

5.3.

ANTIHISTORICISMO

Al igual que la lingüística sincrónica, el estructuralismo, prescinde (al menos en un principio) de la dimensión histórica. La historia, carece de sentido y solo es una de las posibles variaciones que permite la estructura.

6.

INFLUENCIAS FILOSÓFICAS DEL ESTRUCTURALISMO Según Saussure: El hablo en forma general lo nombro dentro de la lingüística. El

lo conceptualiza así:

6.1.

LINGÜÍSTICA

La lingüística es la ciencia que estudia el lenguaje, siendo éste la capacidad o el conjunto de signos que sirve al ser humano para comunicarse. Se opone a la gramática y a la filosofía del lenguaje. Estudia la estructura, funcionamiento y evolución del lenguaje de forma descriptiva, objetiva y explicativa. Considerado generalmente como el origen del estructuralismo, en el Curso desarrolló una teoría general de la semiología. Elaboró un sistema de conceptos o elementos con el fin de enmarcar una ciencia que estudie los fenómenos del lenguaje; la

37

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo lingüística. Y una ciencia que abarca toda la teoría de los signos; la semiótica (Ciencia de los signos). La lingüística es el estudio científico de la lengua. Como tal, se ocupa de descubrir y entender la naturaleza y las leyes que gobiernan el lenguaje. La palabra se usó por primera vez en la segunda mitad del siglo XIX para enfatizar la diferencia entre un enfoque más nuevo hacia el estudio de la lengua que se estaba desarrollando a la sazón y el enfoque, más tradicional, de la filología. Las diferencias entre ambas disciplinas fueron y siguen siendo en gran parte cuestiones de actitud, énfasis y propósito. La filólogía se interesa primordialmente en el desarrollo histórico de las lenguas tal como está manifiesto en textos escritos y en el contexto de la literatura y la cultura asociada y es esencialmente descriptiva. La lingüística, aunque pueda interesarse en textos escritos y en el desarrollo de las lenguas a través del tiempo, trata de explicar cómo funcionan las lenguas en un punto dado en el tiempo para extrapolar la explicación al funcionamiento general de las lenguas y es esencialmente explicativa. El campo de la lingüística puede dividirse, en la práctica, en términos de tres dicotomías: sincrónico versus diacrónico, teórico versus aplicado, microlingüística versus macrolingüística. Una descripción sincrónica de una lengua describe la lengua tal y como es en un momento dado; una descripción diacrónica se ocupa del desarrollo histórico de esa lengua y de los cambios estructurales que han tenido lugar en ella. El objetivo de la lingüística teórica es la construcción de una teoría general de la estructura de la lengua o de un sistema teórico general para la descripción de las lenguas; el objetivo de la lingüística aplicada es la aplicación de los descubrimientos y técnicas del estudio científico de la lengua a una variedad de tareas básicas como la elaboración de métodos mejorados de enseñanza de idiomas. Los términos macrolingüística y microlingüística aún no están bien establecidos. El primero se refiere a un más estrecho y el segundo a un más amplio punto de vista en el ámbito de la lingüística. Desde el punto de vista microlingüístico, las lenguas deben analizarse por provecho propio y sin referencia a su función social, ni a la manera en que 38

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo son adquiridas por los niños, ni a los mecanismos psicológicos que subyacen a la producción y a la recepción del habla, ni a la función estética o comunicativa del lenguaje, etc. En contraste, la macrolinguística abarca todos estos aspectos de la lengua. Varias áreas de la macrolingüística han tenido un reconocimiento terminológico como por ejemplo la psicolingüística, la sociolingüística, la lingüística antropológica, la dialectología, la lingüística matemática, la lingüística computacional y la estilística.

6.2.

SEMIOLOGÍA

―Ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social… ella nos enseñará en qué consisten los signos y cuáles son las leyes que lo gobiernan‖.

6.3.

ANTROPOLOGÍA

La antropología (del griego άνθρωπος anthropos, ―ser humano‖, y λογος, logos, ―conocimiento‖), es la ciencia que estudia al ser humano de forma holística. Combinando en una sola disciplina los enfoques de las ciencias naturales, sociales y humanas, la antropología es, sobre todo, una ciencia integradora. Analiza al hombre en el marco de la sociedad a la que pertenece, como hacedor de cultura y, al mismo tiempo, como producto de la misma. Se la puede definir como la ciencia que se ocupa de estudiar el origen y desarrollo de toda la gama de la variabilidad humana y los modos de comportamiento sociales a través del tiempo y el espacio, es decir, del proceso biosocial de la existencia de la raza humana. La antropología como disciplina apareció por primera vez en la Histoire Naturelle de Buffon (1749) y combinó muy pronto dos genealogías distintas; una de base naturalista, relacionada con el problema de la diversidad física de la especie humana (anatomía comparada), y como fruto de un proyecto comparativo de descripción de la diversidad de los pueblos. Este último, que había sido abordado, desde la Baja Edad Media, en relación a los problemas que planteaban el trabajo misional, las necesidades de describir pueblos situados en los márgenes de la Europa altomedieval, y más tarde el proyecto colonial. Posteriormente, se le añadiría la historia cultural comparada de los pueblos que daría lugar, en Europa, al folklore.

39

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 7.

ESTRUCTURALISMO Y PSICOLOGÍA: TEORÍA DE LA GESTALT Orígenes de la teoría de la Gestalt Gestalt significa en alemán configuración o forma y surge en el contexto de la

psicología de principios de siglo y constituye sin duda, un caso paradigmático de la respuesta organicista europea a la crisis que por entonces padecía la psicología, caracterizada por una escisión similar a la que actualmente se está fraguando en la psicología cognitiva. En ese momento se consideraba que el asociacionismo estructuralista, que pretendía abordar el estudio analítico de la conciencia mediante la introspección en busca de una suerte de química mental o de los elementos puros de la conciencia no tenía posibilidades serias de desarrollo. Las respuestas frente a esta problemática fueron diferentes en Europa y en América. Respuesta americana (Watson) Influida por el empirismo se mantiene dentro de asociacionismo renunciando al estudio de los procesos mentales superiores, dando lugar a las ideas básicas del conductismo. Respuesta europea (Kohler y Werthelmer) Optaron por continuar el estudio de los procesos mentales rechazando el enfoque asociacionista. En 1913, Watson publicaba su manifiesto conductista... paralelamente, Werthelmer publicaba su artículo sobre la percepción del movimiento aparente, escrito fundamental de la Gestalt. Nacen así dos concepciones opuestas en psicología que, con diferentes máscaras, continúan ejerciendo notable influencia en la actualidad. Aprendizaje por “Insight” El ―insight‖ es la capacidad de darse cuenta, es tomar conciencia en forma súbita de una realidad interior, que normalmente había permanecido inconsciente. Es un poco como la ―palmada en la frente‖ o cuando decimos ―me cayó la chaucha‖,

40

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo aunque con un sentido más psicológico. Es una nueva comprensión, que conlleva normalmente cierta emocionalidad. Nadie puede comprender una partida de ajedrez si únicamente observa los movimientos que se verifican en una esquina del tablero (Kohler) La Gestalt rechaza los principios del asociacionismo, en la medida que éste considera el conocimiento como una suma de partes pre-existentes. Por el contrario, concibe que la unidad mínima de análisis sea la estructura o globalidad. Pensamiento productivo y pensamiento reproductivo El pensamiento productivo implica el descubrimiento de una nueva organización perceptiva o conceptual con respecto a un problema, reflejando una comprensión real del mismo, mientras que el reproductivo, consiste en aplicar destrezas o conocimientos adquiridos con anterioridad a situaciones nuevas. Reestructuración por “Insight” ¿Cómo se produce la reestructuración? Los Gestaltistas creen que la reestructuración tiene lugar por insight o comprensión súbita del problema. En sus clásicos estudios realizados con monos durante su estancia obligada en Tenerife en la Primera Guerra Mundial, Kholer observó cómo revolvían sus sujetos un problema significativo para ellos: estando encerrados en una caja en la que hay unos cestos quieren tomar unos plátanos colgados del techo que están lejos de su alcance. Los monos, tras varios intentos baldíos y un período de reflexión, acaban por amontonar los cestos y subidos a ellos alcanzar los plátanos y comérselos triunfalmente. A diferencia de los estudios de los conductistas, en los que los animales aprenden por ensayo y error, los monos de Kholer aprenden reorganizando los elementos del problema tras una profunda reflexión. Las diferencias entre ambos estudios fueron subrrayadas con su ironía habitual por Bertrand Russell (1927) ―Los animales estudiados por los americanos se precipitan frenéticamente, de forma increíblemente apresurada y vigorosa, y al final alcanzar por

41

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo azar el resultado deseado. Los animales observados por los alemanes se sientan tranquilamente y piensan y por fin obtienen la solución a partir de su conciencia interna‖ Mientras los sujetos del conductismo aprenden de modo asociativo, los de la Gestalt lo hacen por insight. La asociación dejaría de ser un enlace de elementos ciego a la estructura, para interpretarse como la comprensión de la relación estructural entre una serie de elementos que se requieren unos a otros. El ensayo y el error, dentro de este marco teórico, dejaría de ser aleatorio para convertirse en una comprobación estructural de hipótesis significativas. En el enfoque de la Gestalt el sujeto aprende a través de la reinterpretación de sus fracasos (y no sólo mediante le éxito) en la medida que comprende las razones estructurales que han hecho posible dicho éxito (o fracaso). ¿Cuáles son las condiciones para que se produzca el insight? Las formulaciones de la Gestalt en este sentido resultan muy vagas ya que no proporciona una explicación sobre la influencia de la experiencia basada en la comprensión súbita de un problema. Si bien el insight es definido como un proceso repentino o inmediato, algunos Gestaltistas admiten que la llegada a ese punto puede requerir un largo proceso de preparación. Pero en conclusión, es sabido que la Gestalt no ofrece una explicación de la experiencia pasada en la comprensión súbita del problema. En términos generales, cuando una tarea o problema tenga varias estructuras posibles, y alguna de ellas resulte más inmediata o fácil de percibir para el sujeto, la reestructuración resultará más difícil. Lo que sí parece estar demostrado es que la experiencia previa puede en muchos contextos puede obstaculizar e incluso impedir la reestructuración, aunque en muchas otras ocasiones ha de ser fundamental para que ésta se produzca. La experiencia previa con un problema ayuda a la solución de problemas estructuralmente similares o al menos que contienen ciertos rasgos estructurales comunes mientras que pueden entorpecer cuando las tareas eligen soluciones nuevas o productivas, produciéndose un fenómeno de fijeza estructural.

42

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Innatismo El problema es que al afirmar la influencia de la organización o estructura pero negar (o al menos no establecer explícitamente) la relación inversa de la asociación a la estructura, los Gestaltistas están recurriendo en una paradoja: admitiendo que todo lo que se aprende es efecto de una organización precedente ¿de dónde es que surge ésta organización? Si las nuevas estructuras están contenidas ya en las estructuras anteriores, en realidad, se está negando la posibilidad de aprendizaje y se está hablando exclusivamente de maduración. Si no están contenidas, entonces, es necesario explicar su origen: no es contradictorio entonces que la Gestalt defendiera un carácter innato en las leyes de percepción y organización del conocimiento ¿Es insight el insight? Ya Vigotsky criticaba a los Gestatistas porque no explicaban los aspectos semánticos del conocimiento. Aunque si bien pretendían estudiar la conducta significativa, no discernían entre percepción y pensamiento. En efecto, de acuerdo a Vigotsky, los procesos de reestructuración perceptiva y conceptual son diferentes. La toma de conciencia o insight adquiere dimensiones distintas en uno y otro caso. En el caso de lo conceptual demanda una reflexión sobre el propio pensamiento que no está necesariamente presente en el insight perceptivo. Reisnick observa incluso que el sentimiento de comprender repentinamente no necesariamente se corresponde con un auténtico aprendizaje (en el sentido que puede no generar una reestructuración cognitiva) sino más bien con la toma de conciencia de un aprendizaje que se produjo previamente. La vitalidad de la teoría de la Gestalt parece residir en los esfuerzos por superar los enfoques atomicistas, proponiendo un estudio molar del conocimiento en la que la unidad básica de análisis es la estructura. En esta línea, se distingue entre pensamiento reproductivo y productivo lo que se correlaciona con el aprendizaje memorístico y comprensivo, siendo este último producto del insight o reestructuración súbita del problema. De esta forma, la reestructuración queda vinculada al concepto de equilibrio.

43

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo CARACTERÍSTICAS DEL ESTRUCTURALISMO

8.

Los estructuralistas afirman que los sentidos nos enseñan y que los medios de comunicación son solo modalidades de transmisión mediante las cuales se reestructuran determinadas formas que enriquecen su fuerza de expresión; es decir, que son condicionantes para codificar o reforzar lo que en la sociedad tiene ya un sentido. Dentro de esta teoría, la sociedad se constituye en la medida que tiene determinadas reglas o estructuras que producen el sentido de los acontecimientos, los cuales son producto de las normas que los hombres han asimilado en sociedad y les permite evocar en común los mismos significados. El enfoque estructuralista sostiene que los sentidos engañan, y por lo tanto la comunicación se debe estudiar mediante la construcción de estructuras lógicas, que permitan descubrir las interrelaciones creadoras del sentido y las reglas que constituyen a las normas sociales. También plantea que si la sociedad se constituye porque existen determinadas reglas o estructuras, las cuales producen el sentido de los acontecimientos y las normas externas para juzgarlos, entonces los datos que se presentan ante el observador son en apariencia interpretados de acuerdo con las normas observables en forma directa, pero en realidad esas normas se constituyen o informan, por las reglas operantes en una sociedad determinada a fin de producir tal sentido. De esta manera los individuos se encuentran atrapados dentro de estructuras, las cuales sirven como pautas para informar la acción en relación con los datos que reciben. Al interior del sujeto están interiorizadas las reglas productoras de normas, aplicables a cada caso. Dentro de esta corriente la contradicción entre comunicación e información no se plantea como problema. Utilizando un método en contraste con los fenomenólogos, los ―estructuralistas‖ tienden a estudiar al ser humano desde fuera, como a cualquier fenómeno natural y no desde dentro, como se estudian los contenidos de conciencia. Con este enfoque, que imita los procedimientos de las ciencias físicas, tratan de elaborar estrategias

44

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo investigativas capaces de dilucidar las relaciones sistemáticas y constantes que existen en el comportamiento humano, individual y colectivo, y a las que dan el nombre de ―estructuras‖. No son relaciones evidentes, sino que se trata de relaciones profundas que, en gran parte, no se perciben conscientemente y que limitan y constringen la acción humana. La investigación estructuralista tiende a hacer resaltar lo ―inconsciente‖ y los condicionamientos en vez de la conciencia o la libertad humana. El estructuralismo obtiene sus instrumentos de análisis de la lingüística. De hecho, un punto de referencia común a los distintos desarrollos del estructuralismo ha sido siempre la obra de Saussure, Curso de lingüística general (1915), que, además de constituir un aporte decisivo para la fundación de la lingüística moderna, introduce el uso del ―método estructural‖ en el campo de los fenómenos lingüísticos. La visión del que hubiera experimentado grandes progresos profundizando el estudio de los campos de ―presencia‖ y ―copresencia‖ en los que Husserl encuentra esa característica de la conciencia que hace inferir a ésta más de lo que percibe o entiende. En esta copresencia ahonda el raciovitalismo para comprender la estructura de ideación a la que llama creencia, sobre la que se asientan las ideas y la razón. De ninguna manera el sistema de creencias está relacionado con un supuesto ―inconsciente‖. Tiene sus leyes, su dinámica, y se desplaza históricamente transformado por las generaciones en su cambio de paisaje. Las creencias aparecen entonces como el ―suelo‖ en el que se apoyan y del que se nutren esas otras estructuras de ideación llamadas ―ideas‖. Entre las principales características del estructuralismo podemos encontrar lo siguiente: 1. Es un movimiento heterogéneo que inicialmente aparece como una metodología científica que pretende elaborar teorías objetivas y verificables, a través del control científico a las ciencias del espíritu. En el estructuralismo el hombre pasa de ser sujeto de la historia y de la cultura, a ser objeto que se conoce por la objetividad y la neutralidad científica, los ―estructuralistas‖ tienden a estudiar al ser humano desde fuera, como a cualquier fenómeno natural, y no desde dentro, como se estudian los contenidos de conciencia.

45

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 2. Estos estudiosos rechazan las ideas de subjetivismo, historicismo y humanismo, que son el núcleo central de las interpretaciones de la fenomenología y del existencialismo. 3. Con este enfoque, que imita los procedimientos de las ciencias físicas, tratan de elaborar estrategias investigativas capaces de dilucidar las relaciones sistemáticas y constantes que existen en el comportamiento humano, individual y colectivo, y a las que dan el nombre de ―estructuras‖. No son relaciones evidentes, sino que se trata de relaciones profundas que, en gran parte, no se perciben conscientemente y que limitan y constringen la acción humana. 4. Para el estructuralismo la noción fundamental no es el sujeto sino la estructura, la relación. Los hombres, como las piezas de ajedrez no tienen significado y no existen fuera de las relaciones que los constituyen y especifican su conducta. El hombre, un ser inmerso en estructuras psicológicas, económicas y sociales pierde su sentido como ―yo‖, ―conciencia‖ o ―espíritu‖.

9.

EL ESTRUCTURALISMO Y EL FUNCIONALISMO El Estructuralismo es una compleja corriente de pensamiento, de orígen europeo,

a cuya génesis se suele asociar los nombres de Alfred Reginald Radcliffe-Brown (18811955) y de Claude Lévi-Strauss (1908). En términos muy generales, lo primero que cabe decir es que el estructuralismo no se reduce a la utilización de la noción de estructura, harto difundida en las ciencias sociales por parte de todos los enfoques teóricos. Radcliffe-Brown fue un sociólogo y etnólogo inglés, profesor en Chicago y en Oxford, que investigó con un método comparativo los ―principios estructurales‖ de las relaciones humanas. También se lo asocia con los orígenes del Funcionalismo, por lo que luego lo volveremos a nombrar. En tiempos recientes se le ha criticado por encontrar en sus desarrollos cierta confusión entre modelo y realidad, así como por cierta reducción de la noción de estructura a una mera articulación de elementos empíricos.

46

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Claude Lévi-Strauss, antropólogo francés (en realidad, de origen belga), profesor del ―College de France‖, es autor, entre muchas otras obras, de ―Anthropologie Structurelle‖, cuya lección vamos a seguir para tratar de aclarar qué es el estructuralismo. Según Lévi-Strauss, el origen del análisis estructural está en la ―revolución lingüística‖ (Saussure-Troubetskoy), que más allá de una transferencia de métodos de investigación desde el campo del lenguaje hacia el campo de la sociedad, llegó a afirmar que todos los fenómenos sociales -incluso los políticos, por supuesto- son también fenómenos lingüísticos. En el enfoque de Lévi-Strauss, no se trata de aplicar una hermenéutica que devele ―el sentido oculto del texto explícito‖ sino de ver a los ―fenómenos de sentido‖ como manifestaciones de un juego estructural cuya explicación hay que buscar en un nivel distinto del empíricamente percibido. En palabras más simples, no es cuestión de buscar un código que ―traduzca‖ lo que un elemento significa y explique cuál es su sentido más allá de su apariencia externa, sino de comprender que ese sentido es conferido por un ―juego estructural‖, vale decir, por las relaciones del elemento con otros en el interior de una estructura, y por los factores definidores de tales relaciones. Dice Lévi-Strauss que ―la revolución fonológica consiste en el descubrimiento de que el sentido resulta siempre de la combinación de elementos que no son de por sí significantes. En mi perspectiva, el sentido no es nunca un fenómeno primario‖. En definitiva, el orden estructural, productor de sentido, es una ―sintaxis‖. En principio nosotros la conocemos sólo por sus productos, sus efectos; y la definimos luego por las relaciones que vinculan entre sí a los elementos y les confieren un ―valor de posición‖ similar al que adquieren los fonemas de la Lingüística en el contexto de una frase. Esos elementos y sus relaciones -dice Althusser en ―Pour Marx‖- determinan ―los lugares y las funciones desempeñadas por los seres y los objetos reales. Los verdaderos sujetos de la investigación no son, entonces, los ocupantes de esos lugares o los funcionarios de tales funciones, sino los definidores y distribuidores de esos lugares y funciones‖. Esas relaciones, por ser tales, ―no se pueden pensar como sujetos‖ y son ―irreductibles a toda intersubjetividad antropológica‖. 47

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Esta visión tiene profundas consecuencias en cuanto al modo de investigar lo social y particularmente lo político, ya que pone el acento en el carácter significante y productor de sentido de los vínculos relacionales y de sus valores posicionales emergentes, orientando en definitiva la investigación hacia los factores ―definidores y distribuidores‖ de tales relaciones, superando así el clásico enfoque centrado en las designaciones y roles formales de los entes institucionales, o en los desempeños personales. El estructuralismo -tal como Lévi-Strauss lo entiende- no acepta que pueda realizarse una integración totalizadora de los diversos niveles estructurales de una realidad compleja, ni procediendo por homología estructural ni definiendo una estructura como causa y a las otras como efecto. En esto el estructuralismo difiere notablemente del marxismo clásico. Dice Lévi-Strauss, por ejemplo, que ―toda cultura puede ser considerada como un conjunto de sistemas simbólicos...pero los diferentes sistemas de símbolos cuyo conjunto constituye la cultura son irreductibles entre sí‖. En las ciencias sociales, el concepto de estructura puede ser entendido de dos modos diferentes pero complementarios. En un sentido amplio, una estructura es el sistema abarcativo que contiene a los casos particulares; es la ―regla de variabilidad‖ de esa pluralidad de conjuntos que surgen como variantes de su combinatoria. En un sentido estricto, las estructuras no pertenecen al orden de la realidad empírica: son pautas ―inventadas‖ a partir de ella para cumplir, como los modelos, la función de hacerla inteligible. En sentido estricto, el estructuralismo define, pues, a la estructura como una construcción racional del pensamiento, y reprocha por consiguiente al funcionalismo su concepción ―realista‖ de la función y su idea de que toda la sociedad converge en ella. Lévi-Strauss consideraba que el funcionalismo

es

―una forma primaria del

estructuralismo‖ y agregaba: ―decir que una sociedad funciona es una perogrullada, pero decir que todo, en una sociedad, funciona es absurdo‖...

48

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo El Funcionalismo es una corriente de pensamiento cuyo origen es europeo y cuyo desarrollo tuvo lugar principalmente en los EE.UU. Su hipótesis fundamental puede resumirse en el siguiente enunciado: Las actividades parciales de los elementos contribuyen a la actividad total del sistema del que forman parte. A los comienzos del funcionalismo suele asociarse, en forma implícita, el nombre de Emile Durkheim, y en forma ya explícita, el de Bronislaw Malinowski. Emile Durkheim (1858-1917) es considerado ―el padre de la Sociología francesa‖. Es autor de numerosas obras, entre las que cabe citar: ―De la División del Trabajo Social‖, ―El Suicidio‖, ―Las Formas Elementales de la Vida Religiosa‖ y ―Las Reglas del Método Sociológico‖. La actitud metodológica de Durkheim partía de una exigencia de objetividad, expresada en el tratamiento de los hechos sociales ―como cosas‖ (no en el sentido de cosificarlos sino de ―observarlos desde afuera‖). Durkheim consideraba que una comprensión de los fenómenos sólo podía derivar de su tratamiento objetivo. A tal fin, el sociólogo debe investigar en primer lugar la causa del fenómeno y en segundo lugar su función, pero Durkheim aclaraba muy bien que ―hacer ver para qué es útil un hecho no es explicar cómo ha nacido ni cómo es lo que es‖, con lo que formulaba una acertada crítica anticipada al futuro funcionalismo. Durkheim nunca separó sus inquietudes teóricas de sus intenciones reformadoras respecto de la sociedad, para atender las cuales propugnaba un diagnóstico que discrimine lo normal y lo patológico en los fenómenos sociales, vale decir, que permita al sociólogo reconocer los males sociales y decir cómo sanarlos. La obra de Durkheim, aparte de su proto-funcionalismo, tiene mucho interés para la Ciencia Política, en la que se detectan muchas trazas de su influencia. Ya en su primera obra, ―De la División del Trabajo Social‖ (1893), planteaba una original tipología de las sociedades, distinguiendo entre las ―sociedades de solidaridad mecánica‖ (cuya cohesión interna se basa en la fuerza de la conciencia colectiva, en la participación intensa de los individuos en una misma sacralidad social) y las ―sociedades de solidaridad orgánica‖ (en las que los hombres, por obra de la división del trabajo social 49

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo se constituyen en individualidades diferenciadas, que cumplen tareas específicas en las que realizan su vocación personal). En estas sociedades, a diferencia de las anteriores, tienen mucha importancia las diferencias individuales; en ellas la cohesión interna es producto de la complementación de funciones y de un nuevo tipo de representaciones y creencias desarrolladas en torno al concepto de ―persona humana‖. La transición desde un tipo de sociedad mecánica a un tipo de sociedad orgánica se produce por causas del tipo ―tamaño y complejidad‖: aumento del volumen de la sociedad, aumento de la densidad material y aumento de la ―densidad moral‖, o sea de la intensidad de los intercambios y de las comunicaciones. Bronislaw Malinowski (1884-1942) fue un sociólogo y etnólogo, polaco de nacimiento, que realizó la mayor parte de su labor intelectual en Inglaterra. Fue profesor en la ―London School of Economics and Political Science‖ y autor de numerosas obras, entre las que cabe citar ―Crimen y Costumbre en la Sociedad Salvaje‖, ―Moeurs et Coutumes des Melanesiens‖ y sobre todo ―A Scientific Theory of Culture‖, donde está resumida su ―teoría funcionalista radical‖. Malinowski solía apodarse a sí mismo ―el jefe del funcionalismo‖. Utilizaba el término función con dos significados diferentes (lo que originó no pocas confusiones posteriores): - como conexión permanente entre los elementos integrantes de una realidad social dada, con carácter regulador y dador de significado; - como relación positiva entre las necesidades primarias de los hombres y los sistemas sociales. Esta segunda acepción entraña un cierto reduccionismo de la cultura a la necesidad, que es bastante recurrente en el pensamiento de Malinowski y que le ha sido muy criticado posteriormente. Malinowski partió en sus investigaciones de la consideración de las necesidades fundamentales o básicas de la naturaleza humana, y estudió las diversas formas en que se manifiestan y satisfacen en las diversas culturas. Según Malinowski, la vida social es producto de la urgencia que sienten los individuos de cubrir ciertas ―necesidades fundamentales‖, tales como alimentación, seguridad, vinculación, etc. Su ―análisis funcional‖ parte del supuesto de que cada costumbre, cada idea, etc., cumple una 50

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo función vital para los individuos, en cuanto a la satisfacción de sus necesidades, en el particular contexto cultural de cada uno. Esa vida social-cultural tiende a expresarse en ―instituciones sociales‖. Para Malinowski, cada institución tiene su ―mapa‖, vinculado a las representaciones y creencias del grupo social. Ese mapa abarca la definición, estructura y finalidad del grupo institucionalizado, y las reglas que el grupo debe obedecer. Toda institución tiene, pues, normas, actividades propias, personal y aparato material. Entraña, por otra parte, una ―función‖, porque está destinada en última instancia, a satisfacer una necesidad. La difusión del enfoque funcionalista, después de la segunda guerra mundial, fue el más notable cambio de orientación conceptual en la historia reciente de las ciencias del hombre. Especialmente en la década de los cincuenta se produjo una gran eclosión de obras funcionalistas, primero en Sociología y Antropología, luego en Psicología (particularmente en vinculación con la llamada ―dinámica de grupos‖) y finalmente en Ciencia Política. En la década de los sesenta, el funcionalismo era el modo de investigación predominante en Ciencia Política, considerado por muchos como ―el mejor enfoque posible para el desarrollo de la teoría‖. Funcionalismo y función son en realidad términos bastante ambiguos. Según Ernest Nagel, función tiene por lo menos seis significados distintos, cada uno de los cuales tiene implicaciones específicas para la investigación: 1) Enunciado de la interdependencia de dos variables; 2) Conjunto de procesos dentro de un sistema; 3) Uso corriente de un objeto; 4) Procesos internos de mantenimiento vital de los organismos; 5) Consecuencias que un elemento de un sistema tiene para el sistema como totalidad; 6) Contribución de un elemento de un sistema para el mantenimiento de éste en un estado determinado. Esta sexta acepción es la que con más frecuencia utilizan los funcionalistas en el campo de las ciencias sociales. Conviene aclarar que es un error usar el término función como sinónimo de ―efecto‖. Por otra parte, no hay una definición ―correcta‖ de función. Hay que especificar en cada caso qué acepción se está utilizando, para no invalidar el razonamiento u oscurecer el contexto de la discusión.

51

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La forma típica de una explicación funcionalista es el establecimiento de la relación existente entre un fenómeno dado (generalmente, una forma reiterada de comportamiento social) y el sistema dentro del cual se produce dicho fenómeno. Como mínimo, una explicación funcional requiere la existencia de un fenómeno a investigar, un sistema dentro del cual se produce el fenómeno, y la determinación de las consecuencias del fenómeno para el sistema. En este esquema se ve claramente la relación que, a poco andar, se estableció entre el enfoque funcionalista y el sistémico. Las explicaciones funcionales tienen habitualmente forma causal o factorial. Muy rara vez se ha logrado por esta vía una explicación ―completa‖, que incluya todas las consecuencias del fenómeno para el sistema. Por otra parte, es imprescindible definir cuidadosamente el sistema que va a ser analizado. Ahora bien, en general los sistemas (especialmente en ciencias sociales) se definen en forma analítica, no empírica. Esto quiere decir que los sistemas no vienen ―dados por la naturaleza‖ sino que son delimitados en función de los propósitos del investigador. Esto, como es obvio, abre las puertas a un riesgo muy grande de forzar los hechos para que se amolden a las intenciones. Hay un límite a la arbitrariedad en la construcción de sistemas conceptuales: hay que conservar correspondencias claras entre el modelo y los aspectos concretos de la realidad en estudio, pero no hay reglas fijas y uniformes para no cruzar esa frontera. Dentro del funcionalismo hay una gran variedad de criterios sobre aspectos básicos del enfoque: elección de fenómenos, amplitud de sistemas de base, precisión en la definición de relaciones. Algunos enfoques son predominantemente sociológicos; otros, psicológicos; algunos son teleológicos y otros no. También hay diferencias muy importantes acerca del modo de construir teorías y del papel de la teoría en la explicación de fenómenos específicos. Esto se aprecia claramente, como veremos enseguida, al comparar las obras de Robert Merton y de Talcott Parsons. Inicialmente, el funcionalismo derivó de una analogía orgánica. El enfoque organicista es muy evidente en la obra de Malinowski y de Radcliffe-Brown, y aún hoy nutre la obra de muchos sociólogos funcionalistas. Malinowski, como ya vimos, se inclina a definir las funciones en términos de necesidades fundamentales de todos los seres humanos, necesidades que, en última instancia, tienen una raíz orgánica. Ahora bien, la 52

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo unidad fundamental de análisis sociológico en Malinowski es la noción de ―institución social‖, mientras que Radcliffe-Brown está más interesado en las ―funciones vitales‖ de la sociedad, y toma como norma la ―vida social ordenada‖, norma que sólo puede mantenerse si todos los miembros de la sociedad comparten ciertos sentimientos básicos comunes. Para expresar esa idea, Radcliffe-Brown empleaba el término ―consensus‖ de larga trayectoria posterior en Ciencia Política, como expresión de un acuerdo o afinidad entre los miembros de una sociedad, acuerdo referido a valores culturales, a normas y a la desiderabilidad de las metas sociales así como a las reglas básicas del juego para obtenerlas. Se trata, en definitiva, de un vínculo de solidaridad social que reduce la necesidad de recurrir a la fuerza para resolver conflictos y crear orden y aumenta la eficiencia global del sistema al no desviar hacia conflictos internos energías que pueden aplicarse a los fines propios del sistema. Radcliffe-Brown, que fue también un precursor del enfoque comparatista en las ciencias sociales, se interesó mucho por los mecanismos y procesos de transmisión entre las generaciones de los sentimientos sintetizados en el ―consensus‖: los llamados procesos de socialización, o, en lenguaje antropológico, endoculturación. Esta preocupación ocupó también un lugar central en la obra de Talcott Parsons, y es cada vez más frecuente en el pensamiento político contemporáneo, especialmente desde el reciente auge de los enfoques ―culturalistas‖. Aunque el estructuralismo y el funcionalismo tuvieron orígenes distintos y mantuvieron en sus comienzos polémicas teóricas, terminaron por converger en su desarrollo posterior, vinculándose estrechamente también con el enfoque sistémico, a tal punto que hoy, cuando se habla de ―funcionalismo en sentido amplio‖ se está haciendo alusión a un enfoque de síntesis: estructural-funcionalista-sistémico. Esta convergencia ya se advierte claramente en la obra de Talcott Parsons. La actitud metodológica típica del estructuralismo consiste en preguntarse cómo es el objeto estudiado, analizando de qué manera están dispuestas las diferentes partes del conjunto. 53

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Analíticamente, una estructura es una representación mental de la disposición de las partes de un todo. La actitud metodológica típica del funcionalismo consiste en preguntarse qué hace el objeto, o sea cuál es la función que cumple para el sistema del que forma parte. Fácilmente puede entenderse que estructuralismo y funcionalismo son dos caras de la misma moneda, ya que el estudio de la estructura lleva a considerar las funciones de los diferentes elementos, y el estudio de las funciones (lo que cada una de las partes hace con respecto al todo) no puede dejar de considerar la estructura. Por otro lado, ese todo es visto como un sistema, del que los elementos considerados son subsistemas. Ellos pueden ser tomados, a su vez, como sistemas de otros subsistemas menores, según el nivel de resolución analítica que se adopte. Así puede entenderse, pensamos, esa confluencia de enfoques en la síntesis estructural-funcionalista-sistémica que fue mencionada párrafos atrás.

10. 10.1.

ANÁLISIS EN LA LINGÜÍSTICA Y ANTROPOLOGÍA ESTRUCTURALISMO ANALIZADO EN LA LINGÜÍSTICA

De Saussure y las Ideas centrales del estructuralismo lingüístico. La lengua sería un sistema cerrado de relaciones estructurales en el cual los significados y los usos gramaticales de los elementos lingüísticos dependen de los conjuntos de posiciones creadas entre todos los elementos del sistema.

10.1.1.

SINCRONÍA Y DIACRONÍA

La tendencia indicaba, fiel a los aportes del historicismo que, en la medida que la lingüística quisiera ser considerada científica y explicativa (en tanto que descriptiva) era necesario que fuera histórica. Al respecto, Ferdinand de Saussure argumentará que la descripción sincrónica de las lenguas en particular, podría considerarse también científica y además explicativa.

54

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Mientras que la explicación sincrónica se realiza teniendo en cuenta la dimensión estructural, la diacrónica o histórica se orienta hacia la búsqueda de explicaciones causales. Estas dos perspectivas se presentarían como complementarias en tanto la dimensión diacrónica depende de la sincrónica.

10.1.2.

LENGUA Y HABLA

La segunda distinción propuesta por Saussure es la dicotomía entre lengua (langue) y habla (parole). Mientras que la primera refiere más precisamente al sistema lingüístico, el segundo se refiere al comportamiento del lenguaje. En este sentido, es destacable el carácter meramente abstracto de la concepción del sistema lingüístico. En efecto, para Saussure, la lengua es forma y no sustancia. Y es en este sentido que es concebida como una estructura. La consecuencia de concebir la lengua como una estructura, implica que ésta debe ser considerada independientemente del medio físico, aproximándose así al concepto de sistema. Se otorga así un énfasis especial en las relaciones combinatorias dentro del sistema.

10.1.3.

ANÁLISIS ESTRUCTURAL DEL SISTEMA LINGÜÍSTICO

El análisis estructural de un sistema lingüístico no equivale a construir un relato causal de cómo el sistema llego a configurarse. Cuando Saussure afirma que los sistemas lingüísticos son hechos sociales, esto supone considerar que:

55

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1. Inmaterialidad: Los sistemas lingüísticos sin dejar de ser reales, son diferentes de los objetos materiales. 2. Existencia externa: Los sistemas lingüísticos son externos al individuo y por lo tanto, lo hacen sujeto de una fuerza de tipo envolvente. 3. Arbitrariedad: Los sistemas lingüísticos son sistemas de valores que se sostienen por convención social. Es decir, que se trata de sistemas semióticos en los cuales el significado está asociado arbitrariamente con aquello que significa. Los significados, de esta forma, no pueden existir independientemente de las formas con las cuales se los asocia y viceversa. 4. Relatividad lingüística: la relación arbitraria entre estructura y sustancia implica consecuentemente la negación de la existencia de propiedades universales en las lenguas humanas. La tesis postula pues que cada lengua sería una ley para sí misma.

10.2.

ESTRUCTURALISMO ANALIZADO EN LA ANTROPOLOGÍA

Gracias a una mirada liberada de antiguos prejuicios sobre los pueblos llamados ―primitivos‖, el antropólogo Claude Lévi-Strauss transformó por completo la etnología contemporánea y elaboró un método original, aunando el análisis estructural y la aportación del psicoanálisis, para interpretar los mitos, descubrir los grandes sistemas de pensamiento o explicar el funcionamiento social. Su obra le concedió un sentido nuevo a las nociones de ―raza‖, ―cultura‖ y ―progreso‖. Cuando el filósofo Claude Lévi-Strauss (influido por Saussure pero también por los antropólogos y lingüistas estadounidenses y los formalistas rusos) publicó en el Journal of American Folklore un artículo titulado El estudio estructural del mito: Un mito, donde afirmaba que el mito ―como el resto del lenguaje, está formado por unidades constituyentes‖ que deben ser identificadas, aisladas y relacionadas con una amplia red de significados. Así pues, los fenómenos culturales pueden considerarse como producto de un sistema de significación que se define sólo en relación con otros elementos dentro del sistema, como si fuera el propio sistema quien dictase los significados. 56

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Todo código de significación es arbitrario, pero resulta imposible aprehender la realidad sin un código. El estructuralismo se propone identificar y definir las reglas y limitaciones en el seno de las cuales, y en virtud de las cuales, el significado es generado y comunicado. Este método, que se define como inmanente porque no mira en el exterior para explicar los fenómenos culturales, elimina la búsqueda de autenticidad allí donde, por ejemplo, se encuentran diferentes versiones de un mito: el análisis estructural toma en consideración todas las variantes halladas en el estudio de un fenómeno determinado. Otra función del método es la de interpretar el funcionamiento de la mente, tanto en las culturas primitivas como en las culturas científicas, como un todo estructuralmente idéntico: la teoría kantiana de los procesos de pensamiento queda así demostrada a posteriori por la investigación antropológica. El estructuralismo se ha aplicado a la sociología, la crítica literaria y la filosofía, revelándose extraordinariamente útil en el estudio de la narrativa. El proyecto de la antropología estructuralista apunta finalmente a una comprensión del fenómeno humano en su generalidad. Se trata de hacer no sólo un inventario general de las sociedades, sino un inventario de los recintos mentales: «La etnología es, ante todo, una psicología». Se trata de reducir a un orden datos aparentemente arbitrarios, y de poner de manifiesto una necesidad inmanente a las ilusiones de la libertad. Con ese objetivo, el estructuralismo arranca de la experiencia etnográfica para analizar, en cada sector de la vida social, la red de oposiciones y correlaciones, de relaciones paradigmáticas y sintagmáticas, que lo organizan internamente, en virtud de la función estructuradora del espíritu. Por lo cual, «el fin último de la antropología es contribuir a un mejor conocimiento del pensamiento objetivado y de sus mecanismos». De un dominio a otro de la cultura, lo que varía es el objeto (contenido) al que se aplican unas mismas operaciones mentales (formas). Todo lo cultural, al encontrarse elaborado por el pensamiento inconsciente, permite al análisis desvelarlo e interpretarlo como pensamiento objetivado.

57

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Los resultados alcanzados por el análisis estructural tocan muy diferentes campos: prohibición del incesto, reglas del intercambio matrimonial, organización social, totemismo, ritual, chamanismo, arte, música, máscaras, etc. Pero sus grandes demostraciones se hallan centradas en dos subsistemas capitales de la cultura: el parentesco y la mitología. La mejor plasmación de las indagaciones estructuralistas reside en las obras de Claude Lévi-Strauss.

11.

ESTRUCTURALISMO SEGÚN JEAN PIAGET

Hacia una definición Una estructura es un todo inteligible, que se encuentra formalizado mediante un modelo en el que se muestran las relaciones (y transformaciones) del fenómeno intangible a partir de un principio de funcionamiento que engloba 3 características: totalidad, transformación y autorregulación. Orientación Ante la pregunta filosófica o científica de ¿qué es la realidad? El estructuralista responde: se trata de un todo ordenado. Todo fenómeno es una estructura: tiene un orden que puede revelarse (forma) mediante operaciones que den cuenta de su cohesión y su funcionamiento.

58

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La totalidad 

Toda estructura es un todo. o Toda estructura está formada por elementos que se subordinan a ella mediante leyes de asociación o Las propiedades de la estructura son diferentes a las de los elementos de modo aislado Ejemplos:

En un equipo de futbol, sus asociaciones están por encima de sus talentos individuales.

Un sistema como el circulatorio integra al corazón, venas, arterias en algo que como elementos es totalmente diferente y funciona como un todo coordinado por su asociación.

La totalidad es más que la simple suma de las partes o Para saber qué es parte de una totalidad se procede a un desmontaje: se quitan las piezas del reloj hasta saber cuáles son necesarias y cuáles accesorias.

La totalidad es un conjunto de relaciones que pueden formalizarse (formas) mediante reglas de operación o funcionamiento o Un juego de mesa es un conjunto de relaciones entre los jugadores y su ―juego‖ normado e inteligible a partir de reglas

Niveles de pertinencia 

Si todo fenómeno es como un todo ¿hay pequeñas totalidades dentro de grandes totalidades?

¿Hay niveles de totalidad?

Hay niveles de pertinencia de los fenómenos ordenados:

59

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo o

El corazón tiene células diferenciadas para cumplir su función.

o

El corazón está dentro del aparato circulatorio.

o

El aparato circulatorio está dentro del conjunto de aparatos del organismo que hace a un individuo.

o

Un individuo es miembro de una comunidad

o

Una comunidad es integrante de una sociedad

Dinamismo de las estructuras Hay estructuras cerradas y abiertas 

Una estructura cerrada es una operación matemática: independientemente de los valores el resultado es siempre el mismo.

Una estructura abierta es el organismo humano: independientemente de su constitución, un microorganismo le puede afectar, enfermándole.

Posiciones estructurales

60

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Transformaciones 

Las totalidades son estructurantes y estructuradas.

Estructurantes: se mantienen mediante un sistema de transformaciones.

Estructuradas: parten de un orden mínimo y acumulan los cambios de las transformaciones.

Orden interno 

Toda estructura tiene relaciones internas entre los elementos o Los engranes de un reloj necesitan estar coordinados para funcionar

Estas relaciones son regulares o Los jugadores de un equipo cumplen una función específica y se comportan con base en una estrategia, es decir, regularmente

Las relaciones regulares (reglas) demuestran un principio de funcionamiento o Si un jugador falla, o una pieza del reloj está desgastada, puede sustituirse para que el sistema siga funcionando: lo que importa es la relación no el elemento (principio de funcionamiento) o Esto es lo que conocemos como posible transformación

Toda regla puede ser formalizada en términos mínimos o relaciones de determinación (inteligibilidad del orden)

Toda regla puede ser formalizada en términos mínimos o relaciones de determinación (inteligibilidad del orden) o Comprender

el

orden

interno

es

dar

cuenta

del

principio

de

transformación, es tratar de predecir cómo actuará el sistema con base en lo que ya sabemos de él mediante sus reglas de funcionamiento que pueden formalizarse o ¿Cuál es la mayor determinación de una estructura?

61

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Cuestionamientos de determinación 

Si las reglas de operación son siempre las mismas, el sistema está sobredeterminado: sus relaciones son inmutables y lo cierran. o Las matemáticas son sistemas sobredeterminados, sólo permiten relaciones inmutables

Si las reglas de operación son muy flexibles, el sistema es ―más libre‖ y su estructura es más abierta a los cambios o El organismo humano al adaptarse a más cambios ambientales pone en marcha mecanismos internos que le ayudan a auto transformarse para ser abierto al cambio.

Autorregulación 

Las estructuras se regulan a ellas mismas

Una estructura siempre opera bajo el principio de conservar su orden interno a pesar de las amenazas del caos. o Cuando un jugador pone en riesgo al equipo, el elemento es sustituido para que no se pierda el orden o Cuando nuestro organismo recibe un ataque a sus defensas, el sistema inmunológico reacciona para neutralizar la amenaza

Ante la amenaza por desordenarse, la estructura se transforma para superar el reto: es como un termostato. o Cuando hay demasiado calor, empieza a enfriar hasta llegar a la temperatura establecida. o Cuando rebasa la temperatura límite de enfriamiento, empieza a calentar hasta llegar a la temperatura pre-establecida.

62

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 

Las estructuras trabajan en la regulación a través de ritmos, regulaciones y operaciones. o Los ritmos son relaciones constantes entre los elementos que le dan cohesión o Las regulaciones son determinaciones entre elementos: selección de lo necesario y eliminación de lo accesorio. o Las operaciones son reacciones de ajuste ante los cambios que dan origen a una transformación sin perder el orden.

12.

REPRESENTANTES

12.1.

CLAUDE LÉVI-STRAUSS (1908-2007)

Lévi-Strauss,

en razón de sus aficiones

antropológicas, se dedica al estudio de las culturas primitivas y de ellas desprende, como una primera observación, que no son tan irracionales como parecen, principalmente que en todas las sociedades se manifiestan estructuras inconscientes y generales que obligan a un estudio que debe partir de la fonología, la lingüística, los contenidos relacionales y, sobre todo, los modelos que pueden desprenderse del análisis estadístico, los conceptos y las técnicas de la lógica matemática y las leyes que cabe descubrir por debajo de la aparente diversidad de los fenómenos sociales y de los sistemas de parentesco. Sus obras principales son: Antropología Estructural, Las estructuras Elementales del Parentesco, Tristes Trópicos, El Pensamiento Salvaje, El Totemismo en la Actualidad y Mitologías.

63

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Busca, pues, las constantes del pensamiento inconsciente, las similitudes de dichas constantes en culturas remotas entre sí pero afines en contenidos, así como las regulaciones matrimoniales que las caracterizan y sus actitudes recíprocas, o sea: ―la razón oculta que guía y estructura el caos (que es tal sólo en apariencia) de los fenómenos humanos‖. Para ello, parte de la concepción de que ―las reglas del matrimonio y los sistemas de parentesco sean considerados como una especie de lenguaje, es decir, un conjunto de operaciones destinadas a asegurar determinado tipo de comunicación entre los individuos y los grupos‖, ya que considera que ―el mensaje está aquí representado por las mujeres del grupo que circulan entre los clanes, las estirpes o las familias‖. Se trata, en síntesis, de un enfoque observativo sobre las razones por las cuales se amplían las relaciones de solidaridad, cooperativas y económicas de los grupos sociales a partir de la formación progresiva de lazos de parentesco entre grupos, su consecuente rechazo del aislamiento y su progresiva pasificación, atendiendo, principalmente, a la exigüidad de sus medios de subsistencia. De tales observaciones se desprenden conclusiones como la relativa a la universal prohibición del incesto, que considera consecuencia de la estructura inconsciente que induce a las relaciones abiertas de parentesco. Relaciona la exogamia con el lenguaje en el sentido de que ambas pretenden una comunicación con los demás, en tanto que ruptura del aislamiento, y, consecuentemente, una mejor integración de los grupos sociales. Y hasta indaga en torno a lo que denomina ―zonas de historia‖, dado que tienen ―secuencias propias‖ y ―codificaciones diferenciales del antes y del después‖, con lo cual analiza lo que concluye por definir como ―sociedades frías‖ y ―sociedades cálidas‖, atendiendo a que las primeras representan primitivismo y atraso, mientras que las segundas son civiles y evolucionadas, pero no para encomiar las segundas, sino para destacar, de las primeras, su mayor autenticidad, armonía y congruencia con la naturaleza, que la de los pueblos civilizados. En suma, a partir de tales concepciones, indaga sobre las reglas por las que se rigen las conductas sociales, señalando que de la adecuada captación de dichas reglas,

64

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo arraigadas por lo demás en el espíritu humano, se estructuran tanto las configuraciones de la vida convivencial como sus productos o elaboraciones mentales. También se ocupa de los mitos, en tanto que expresiones de esas estructuras elementales del pensamiento, ya que manifiestan la exaltación de los aspectos emocionales, pero conjuntamente con la manifestación de las funciones lógicas, comprobables a través de sus observaciones sobre los fenómenos naturales, y que considera como manifiestamente evolucionadas, sorprendentes y avanzadas. Siendo significativo que contra el concepto tradicional que se ha manejado en torno a los mitos, a los que siempre se les ha tratado como expresiones fantasiosas o arbitrarias, antepone la demostración de que ellos representan verdaderas estructuras lógico -formales con los que se ordenan, clasifican e interpretan los fenómenos naturales. Obedecen a códigos y corresponden a significados comunes, de tal forma que tienen una lógica propia, coexisten, vinculan y solidarizan. La consecuencia de este saber hubo de orientarse, pues, a ―redactar un inventario de los recintos mentales, reducir a un orden datos aparentemente arbitrarios, alcanzar un plano en el cual se revela una necesidad inmanente a las ilusiones de la libertad‖. Cabe destacar, de su obra ―El Pensamiento Salvaje‖, observaciones orientadas a enfatizar, tanto el valor del simbolismo en tanto que contenido implícito a los signos con los que se manifiesta el lenguaje; como, por otra parte, las necesarias distinciones entre el tótem y el sacrificio, incluso en contraposición con las teorías tradicionales que suponían una continuidad o causalidad del segundo con respecto al primero: ―El pensamiento salvaje no distingue el momento de la observación y el de la interpretación, tal como no registramos, primero, al observarlos, los signos emitidos por un interlocutor para tratar después de comprenderlos: él habla, y la emisión sensible lleva consigo su significación. Y es que el lenguaje articulado se descompone en elementos, cada uno de los cuales no es un signo, sino el medio de un signo: unidad distintiva que no podría ser sustituida por otra sin que cambiara la significación, y que podría estar, ella misma, desprovista de los atributos de esa significación que expresa uniéndose u oponiéndose a otras unidades‖. Y, líneas más adelante: ―Que la historia de las religiones haya podido ver en el totemismo el origen del sacrificio sigue siendo, 65

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo después de tantos años, motivo de sorpresa. Inclusive si conviniésemos por necesidad en prestar al totemismo un semblante de realidad, las dos instituciones no se nos aparecerían sino más contrastadas, e incompatibles, como Mauss, no sin vacilaciones ni arrepentimientos, se vio obligado a menudo a afirmarlo‖. Y de la obra ―El Totemismo en la Actualidad‖, igualmente pródiga en valiosas observaciones sobre las estructuras conceptuales del hombre primitivo, vale la pena transcribir su conclusión final para advertir en mayor grado la orientación temática de Lévi-Strauss: ―El pretendido totemismo participa del entendimiento, y las exigencias a que responde, la manera como trata de satisfacerlas, son ante todo de orden intelectual. En este sentido no tiene nada de arcaico ni de remoto. Su imagen es proyectada, no recibida; no toma su sustancia de fuera. Pues si la ilusión cubre una parcela de verdad, ésta no se halla fuera de nosotros, sino en nosotros‖. En resumen, la obra de Lévi-Strauss, pese a orientarse hacia una indagación antropológico-social y haber llegado al hallazgo de múltiples significados en las manifestaciones propias de las culturas primitivas, deja en evidencia que tales hallazgos tienen repercusiones notorias en diversos ámbitos del conocimiento y de la religión, de tal suerte que ello acaba por repercutir en apreciaciones de carácter filosófico notoriamente

significativas,

haciendo

de sus

planteamientos

una

especie

de

―parafilosofía‖ que ha obligado a reconsiderar algunas de las ideas filosóficas tradicionales a la luz de sus apreciaciones.

12.2.

MICHEL FOUCAULT (1926-1984)

Su

enfoque

es

esencialmente

historicista,

especialmente en lo que atañe a la cultura y las ideas, pero destacando que la historia, en general, carece de sentido, ya que no se advierten sus fines últimos, sobre todo en atención al mito del progreso, entendido como una continuidad que para él resulta inexistente. Antes bien, trata la historia como una discontinuidad plena, y sobre

66

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo todo, la historia de la cultura, a la que atribuye el carácter de una simple mezcla y entrecruzamiento de signos y disciplinas sin orden alguno. A ello le llama ―episteme‖, y lo define como: ―las relaciones que han existido en determinada época entre los diversos campos de la ciencia‖, y denomina ―estructuras epistémicas‖ a los factores de influencia inconscientes y que se expresan como discursos y signos en las diferentes fases culturales de la historia. Sus obras principales son: “Nacimiento de la Clínica”, “Historia de la Locura en la Epoca Clásica”, “Las Palabras y las Cosas” y “La Arqueología del Saber”. Consecuentemente, llama ―arqueología del saber‖ a la ciencia que estudia tales discursos y signos o ―epistemes‖ y que permite comprobar que la historia no acusa progresos ni observa continuidad alguna. En su obra ―La Arqueología del Saber‖, Foucault redefine este mismo concepto como sigue: ―por episteme se entiende, de hecho, el conjunto de las relaciones que pueden unir, en una época determinada, las prácticas discursivas que dan lugar a unas figuras epistemológicas, a unas ciencias, eventualmente a unos sistemas formalizados; el modo según el cual en cada una de esas formaciones discursivas se sitúan y se operan los pasos a la epistemologización, a la cientificidad, a la formalización; la repartición de esos umbrales, que pueden entrar en coincidencia, estar subordinados los unos a los otros, o estar desfasados en el tiempo; las relaciones laterales que puedan existir entre unas figuras epistemológicas o unas ciencias en la medida en que dependen en prácticas discursivas contiguas pero distintas. La episteme no es una forma de conocimiento o un tipo de racionalidad que, atravesando las ciencias más diversas, manifestara la unidad soberana de un sujeto, de un espíritu o de una época; es el conjunto de las relaciones que se pueden descubrir, para una época dada, entre las ciencias cuando se las analiza al nivel de las relaciones discursivas. Sus objetivos, pues, son los de combatir la engañosa hipótesis de la continuidad de los hechos y sostener la importancia de reconocer en ellos no únicamente diferencias sustanciales, sino incluso una discontinuidad absoluta. Y a ello añade la necesidad de reemplazar las hipótesis que se orientan a la explicación psicológica del cambio, para

67

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo ocuparse de las transformaciones que por sí mismas representan el cambio y no así que lo originen. Para ilustrar sus teorías, Foucault acude a la propia historia del saber occidental. Destaca sus tres estructuras epistémicas y advierte que se suceden entre sí pero no manifiestan continuidad alguna: en la primera de ellas, que considera vigente hasta el renacimiento, ―las palabras tenían la misma realidad que aquello que significaban‖: cualquier objeto se identificaba que la expresión que lo nominaba; en la segunda, a finales del siglo XVI y principios del XVII, el saber ya no se detiene en la simple representación de lo visible, sino que le busca una perspectiva diferente a lo real, incluso oculta: el objeto ya no se identifica con la expresión que lo describe, sino con un valor representativo: las plantas se clasifican con base en criterios de identidad y diferencia; los metales, una vez amonedados, pierden su valor intrínseco y adquieren otro puramente convencional o representativo, etc.; y en la tercera, a partir de fines del siglo XVIII, se reemplaza la representación para buscar la estructura oculta únicamente: la estructura del lenguaje o su gramática son las que le dan sentido a las palabras; el trabajo necesario para la producción de un bien es lo que le da valor al dinero; etc., es decir, que la representación es desplazada por la estructura. En suma, Foucault asume como prioridad fundamental la de averiguar ―a partir de qué los conocimientos y teorías han sido posibles‖, de tal forma que expresamente descarta el considerar una mera descripción del progreso de los conocimientos ―hacia una objetividad en la que podría reconocerse, por fin, la ciencia de hoy‖, sino destacar que su ―historia no es la de su perfección creciente, sino más bien la de sus condiciones de posibilidad‖. En tal virtud, no considera a las ciencias humanas como históricas, sino como estructurales, ya que el propio hombre es estructural, es decir, que ―deja de ser el viejo y constante problema que fue‖ y lo trata como ―una invención cuya fecha reciente exhibe la arqueología de nuestro pensamiento‖. Y acaso su próximo fin. Ello le llevó a proclamar, finalmente, la muerte de la filosofía, la de la historia y hasta la del hombre.

68

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 12.3.

JACQUES LACAN (1901-1981)

Representa al estructuralismo en el ámbito de la psicología y se caracteriza su obra por un retorno a las tesis freudianas, especialmente en lo relativo a ―la función del habla y del significante en el sujeto que los oculta‖. Sus obras principales son: Intervención sobre la Transferencia y Escritos. Contra las corrientes orientadas, sobre todo en nuestro tiempo, a la mera readaptación del enfermo, Lacan propone volver a la teoría del inconsciente, no entendida como sede de los instintos, sino como el lugar privilegiado de la palabra por la que se revela la verdad de lo que las propias enfermedades pretenden expresar. Todo cuerpo es el vehículo por el que las enfermedades hablan. Y a partir de esa concepción, el problema consiste en atender a ese centro o núcleo histérico de las neurosis para escuchar, a través del síntoma histérico, la estructura de un lenguaje que cabe descifrar como si fuese una inscripción. Al captar esa inscripción, puede destruirse, y en ello consiste la curación. Para Lacan, la inconsciente habla porque sufre y, mientras más sufre, más habla. La tarea del análisis, en consecuencia, no se limita a restablecer una simple relación entre el paciente y la realidad, sino a que entienda la verdad que desea transmitirle su inconsciente; y esa verdad se expresa al hacerle comprender el ―ello‖ como ―discurso del otro‖, es decir, ―siguiendo a Freud, enseñamos que el otro es el lugar de la memoria, descubierto por él bajo el nombre de inconsciente‖, y ese inconsciente, dice Lacan, habla. Lo inconsciente está estructurado como un lenguaje... el ―sésamo‖ de lo inconsciente reside en poseer el efecto de la palabra, en ser estructura de lenguaje. Y de ello deriva que si el ―ello‖ se manifiesta como un lenguaje estructurado, cabe acudir a la lingüística estructural como ciencia auxiliar de la psicología. Este enfoque le lleva a reconsiderar los grandes temas freudianos: el sueño, la neurosis, la locura, etc., pero a la luz de las estructuras del lenguaje, mismas que Freud intuitivamente empleó, sobre todo en materia onírica, y que le permitieron comprender el contenido de los mensajes del inconsciente que antes carecían de sentido alguno. Lo 69

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo compara con Champolion, para quien los jeroglíficos adquirieron sentido, pese a que quienes le antecedieron sólo advirtieron en ellos una lengua incomprensible y hasta perdida. Sólo mediante la búsqueda de sus claves fundamentales resulta decentrañable el misterio. Y este mismo resultado lo alcanzó Freud al descifrar ese mensaje del inconsciente que nos habla a través del sueño, la neurosis y la locura. El objetivo final de Lacan es el de enfatizar la prioridad de la palabra sobre la acción como ley por excelencia del hombre, de su lenguaje y de sus significados. La sintomatología de las enfermedades psíquicas, para él, se expresa a través de las propias represiones de conciencia, pero que no son represiones de cosas sino del discurso estructurado que funciona fuera del sujeto consciente y que éste expresa en la forma siguiente: ―pienso donde no estoy, estoy donde no pienso‖; expresión con la cual se plantea un problema de desubicación, que sólo con el psicoanálisis cabe resolver, ya que puede enseñarse al sujeto a reconocer las páginas en blanco que haya en su historia, de esa historia de la que se le escapa la verdad con motivo de un ―yo‖ y un ―ello‖ en alguna medida desconectados. El objetivo, pues, es enseñarle al paciente esa verdad que se le escapa y lo inmoviliza en la repetición. Algo similar a lo que ocurre con el juguete de cuerda que, al descomponerse, continúa moviéndose, pero en forma monótona, repetitiva y sin sentido, haciendo que se vea grotesco e inútil. Obviamente, sólo mediante el reconocimiento de la verdad del discurso del inconsciente, cabe esperar que se restituya la apreciación personal del paciente sobre la dimensión histórica de su existencia. Se trata, entonces, de una reubicación que consiste en el desciframiento de una lógica que ya está en su inconsciente y que sólo faltaba reaplicar a su discurso en forma de mensaje consciente. El equivalente de arreglar la cuerda del juguete para que vuelva a cumplir las funciones para las que fue diseñado. A partir de estas consideraciones esenciales en el pensamiento de Lacan, y pese a la amplitud de su obra en torno a múltiples temas psicoanalíticos, debe observarse el rigor aplicativo de las tesis estructuralistas en todos sus temas de investigación. Su nombre se ha significado por constituirse en precursor de lo que ahora se denomina psicoanálisis estructural, incluso como crítico de las teorías conductistas con las que en

70

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo algún momento se llegó a suponer, equivocadamente, alguna clase de superación sobre las tesis freudianas. Su estructuralismo deriva también de las superposiciones que realiza con respecto ―al mundo real y al mundo imaginario, - en palabras de Lacroix-, el mundo del símbolo, que fundamenta a los otros dos‖. De allí que derive de la progresiva conformación de la imagen que el hombre va adquiriendo de sí mismo sobre su integridad corporal y psíquica a partir de sus primeras edades de vida, el concepto esencial de adquisición del ―yo‖, tanto a través de la percepción de su imagen, en una primera etapa, y que posteriormente evoluciona hacia el reconocimiento de lo simbólico, - que es el lenguaje con el cual se identifica a sí mismo -, para concluir en su humanización, como etapa tercera de su formación, y que refleja la madurez final en la que confluye ese proceso evolutivo. También es meritorio de Lacan el haber revalorado algunos de los conceptos freudianos fundamentales a su teoría, como es el caso del deseo, la necesidad y la demanda. El deseo, por ejemplo, le parece impreciso en la exposición de Freud, por lo que trata de precisarlo a través de su conjugación con la necesidad y la demanda. Dice, de la necesidad, que es un hecho fisiológico (necesidad de aire, de agua, de azúcar), y que resulta satisfecha en cuanto se consigue el objeto que la resuelve. Sin embargo, al entrar la necesidad en las redes del lenguaje simbólico, o propio del adulto, puede mostrarse mezclada con la demanda y el deseo. Describe a la demanda como un requerimiento de presencia y de ausencia, una llamada a otra persona, un reclamo de amor y hasta como un disfraz de la necesidad. Y atribuye al deseo un origen tanto anterior como ulterior a la demanda, ya que representa, en cuanto a lo primero: una especie de evocación de la falta de ser, expresada en tres figuras: el amor, el odio y lo indecible; mientras que, en cuanto a lo segundo, trasciende a la demanda misma al articular la vida del sujeto a sus propias condiciones, de tal forma que se elimina la necesidad. Sin embargo, para muchos freudianos, Lacan representa una contraposición a la ortodoxia freudiana, acusándole incluso de no enseñar algo nuevo al respecto y de que sus planteamientos son manifiestamente míticos en relación con dicha ortodoxia.

71

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 12.4.

LOUIS ALTHUSSER (1918-1990)

Su enfoque conceptual, dentro del estructuralismo, es el de poner de relieve lo más genuino y específico de la teoría marxista. Para ello, comienza por destacar lo que considera sus tres funciones esenciales: la apologética, orientada

a

una

política

concreta

y

una

praxis

determinada; la exegética, mero comentario de textos considerados como verdades definitivas; y la práctica, que se ocupa de las distinciones ortodoxas del marxismo sobre lucha de clases y manejo científico de las ideas. Sus obras principales son: Por Marx y Para Leer el Capital. Para Althusser, la distinción entre ciencia burguesa y ciencia proletaria debe ser superada para entenderlas como una distinción entre ciencia e ideología, aunque aclarando que para él la ideología no es una mera teoría descriptiva, sino una voluntad y hasta una esperanza o una nostalgia, es, en sus palabras: ―la relación vivida de los hombres con el mundo‖ y asimila a dicho concepto la idea de que por ideología debe entenderse la moral, la religión, el arte, la política, etc., es decir, todo cuanto constituye lo práctico-social. Una de sus preocupaciones principales fue la de hacer una definitiva separación entre las obras juveniles de Marx y sus conceptos a partir de la publicación de El Capital. Y lo primero que comienza por destacar es la gran cantidad de conceptos y nociones del Marx joven que todavía se muestran influidos por la concepción humanista y burguesa, por contraposición con la terminología empleada a partir de su obra cumbre, en la que se asumen los conceptos de ―fuerzas productivas‖, ―relaciones de producción‖, etc., desplazando sus anteriores referencias al ―hombre‖, la ―esencia del hombre‖, la ―alienación‖, etc. Textualmente lo expresó así: ―Contra las interpretaciones idealistas de derecha de la teoría marxista como filosofía del hombre, del marxismo como humanismo teórico; contra la tendenciosa confusión positivista o subjetivista de la ciencia y de la ―filosofía‖ marxista, contra el historicismo (relativista) oportunista de

72

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo derecha y de izquierda; contra la reducción evolucionista de la dialéctica materialista a dialéctica hegeliana; y en general, contra las posiciones burguesas y pequeño-burguesas, he tratado de defender, hemos tratado de defender - sea cual fuere el resultado y a pesar de errores y de imprudencias- algunos conceptos fundamentales que pueden resumirse en uno solo: la radical especificidad de Marx, su revolucionaria novedad, tanto teórica como política, frente a la ideología burguesa y pequeño-burguesa, aquella con la cual tiene que romper para volverse comunista y fundar la ciencia de la historia, aquella con la cual, también en nuestros días, hemos de romper también y siempre nosotros, para convertirnos en marxistas, seguir siguiéndolo o reconvertirnos en tales. A partir de esa preocupación, Althusser combate la defensa del humanismo en la medida en que sólo representa una oposición a los descubrimientos ―científicos‖ de Marx, especialmente porque éstos, a su juicio, habrían mostrado de qué manera la estructura determina al hombre, manifestando, incluso, que las relaciones reales de producción son las que determinan las relaciones ilusorias e ideológicas entre las conciencias, de tal forma que ―los individuos no son más que los efectos de la estructura‖. Para Althusser, ―el sujeto no es más que el soporte de las relaciones de producción‖. Consecuentemente, la ética de la voluntad y del esfuerzo es un simple engaño, una ideología, ya que ―la moral, en esencia, es ideología‖.

13.

PLANTEAMIENTO DE LOS REPRESENTANTES DEL ESTRUCTURALISMO

El estructuralismo agrupa diferentes autores con planteamientos similares que dan su aporte particular. Entre ellos tenemos: Lévi-Strauss: Resume sus principales ideas acerca de la distinción entre el mal llamado según él- pensamiento ―primitivo‖ y la mente ―civilizada‖. El único medio de que nos servimos para hallarlos es el estudio minucioso de los canales y formas de funcionamiento de las ideologías en las distintas culturas. En definitiva, la diversidad y la riqueza del material bruto proporcionado por el medio ambiente es tan grande que

73

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo solamente unos pocos de los innumerables elementos posibles pueden ser retenidos por el sistema, lo que hace evidente la existencia de un número considerable de sistemas posibles alternativos, ninguno de ellos predestinado a ser el único elegido por todas las sociedades y civilizaciones. Lévi-Strauss afirma que las diferentes culturas de los seres humanos, sus conductas, esquemas lingüísticos y mitos revelan la existencia de patrones comunes a toda la vida humana. Husserl: Afirma que en el estructuralismo los elementos de un todo no son comprendidos como partes del mismo sino como miembros y así, el conjunto o grupo es un todo y no una ―suma‖.

Los

miembros

de

un

conjunto

dado

están

correlacionados de manera que son no independientes unos respecto de otros y se compenetran mutuamente. Esto marca una diferencia importante con la concepción atomista y su método de análisis, en lo que hace al estudio de una estructura. Foucault: Dice que la estructura de por sí misma ejerce un poder de dominación que no necesariamente es activo y con uso de fuerza, sino que en la mayoría de los casos es pasivo y se caracteriza por manifestarse en forma de consenso entre los individuos (aceptación de las normas). Foucault plantea que el hombre jamás podrá ser totalmente libre. El origen está en el conjunto de relaciones de poder que se establecen en cada sociedad en particular. Su estructuralismo antes de ser universal es particular a cada objeto de análisis específico. Ferdinand de Saussure: Su estudio se basa en las siguientes premisas: El lenguaje es un sistema superior a la suma de sus partes (H2O); los elementos del lenguaje siempre son definidos por relación (combinación o contraste) con otros elementos, en un determinado momento.

74

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La naturaleza arbitraria de los elementos lingüísticos, donde todos son definidos en términos de función y propósito, en oposición a sus cualidades inherentes. Saussure distingue entre: * Lengua/habla * Símbolo/signo * Significante/significado: concepto/imagen acústica * Forma/contenido * Lineal * Arbitrariedad: sincrónico (inmotivado)/ diacrónico (motivado) * Relaciones paradigmáticas/sintagmáticas * Diferencial: presencia (+)/ausencia (-) Jean-Paul Sartre (1905-1980): Filósofo, dramaturgo, novelista y periodista político francés, uno de los principales representantes del existencialismo. Las obras filosóficas de Sartre conjugan la fenomenología del filósofo alemán Edmund Husserl, la metafísica de los filósofos alemanes Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Martin Heidegger, y la teoría social de Karl Marx en una visión única llamada existencialismo. Este enfoque, que relaciona la teoría filosófica con la vida, la literatura, la psicología y la acción política suscitó un amplio interés popular que hizo del existencialismo un movimiento mundial.

75

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 14. 14.1.

ESTRUCTURALISMO Y POST-ESTRUCTURALISMO EN ARQUEOLOGÍA INTRODUCCIÓN

El Estructuralismo desde sus inicios en el campo de la lingüística y la antropología suponen a mi modo de ver uno de las más acertadas influencias en lo que al método arqueológico-interpretativo se refiere. El círculo se completa con las novedosas aportaciones que el Post-estructuralismo ofrece como reflexión, por un lado, y renovación ante todo, de los presupuestos teóricos y prácticos de la disciplina. La Arqueología se nutre de los más ricos conceptos filosóficos y epistemológicos para llegar a niveles que hasta entonces habían sido considerados como inalcanzables. Este trabajo intenta desvelar en la medida de lo posible las raíces desde las que se configuraron los principios de la corriente estructuralista, tratar de definir sus principales postulados e introducir las nuevas corrientes de pensamiento que renovaron y reorganizaron sus fundamentos con el Post-estructuralismo. El resultado es un recorrido inicial por algunas de las principales figuras que ayudaron a conformar los principios en los que se basa el Estructuralismo, atendiendo a algunas de sus aportaciones más relevantes. El paso por cada una de ellas ayuda a un mejor entendimiento de la evolución de la misma, incluyendo los primeros pasos hacia su deconstrucción y posterior reelaboración en la heterogénea corriente del Post-estructuralismo, que toma muchos de los aspectos que empezaron a conformar lo que se ha llamado la era posmoderna. Con todo lo que supone de renovación y revolución en la historia del pensamiento occidental. La realización de este trabajo sirve en definitiva para iniciar una reflexión sobre las contribuciones más significativas que esta corriente ha brindado al campo de la arqueología y al estudio de las sociedades prehistóricas. Su posición es clave en el desarrollo de nuevas metodologías de análisis e interpretación del registro que por fin lograban escapar de los postulados tradicionales que dominaron buena parte de la joven historia de la disciplina. Su posición pionera le convierte en punto de inflexión de obligada referencia en el estudio de las corrientes historiográficas que dominan el estudio de la prehistoria. De ahí parte el especial interés con el que decidí comenzar a estudiar este tema.

76

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo A pesar de las dificultades que ciertamente supone la adaptación de los postulados estructuralistas ortodoxos, el último apartado del trabajo queda dedicado a ofrecer de manera al menos introductoria, un ejemplo concreto de uno de los pocos trabajos arqueológicos que pueden considerarse como estructuralistas en el panorama actual de la investigación. En concreto versa sobre el análisis que del megalitismo realiza Felipe Criado Boado en la fachada atlántica europea. Una aproximación a su trabajo significa poder acceder al enorme campo de investigación que ofrece la Arqueología del Paisaje que él mismo desarrolla bajo postulados estructuralistas, y los resultados altamente significativos que de ella se desprenden. Con este broche final considero cerrado este recorrido por las corrientes estructuralista y post-estructuralista, y su vinculación a la Arqueología.

14.2.

EL ESTRUCTURALISMO Y LEVI STRAUSS

14.2.1.

INTRODUCCIÓN

Una primera mirada hacia el lenguaje El Estructuralismo nace en los años 50 como una corriente teórica transformadora de los estudios que hasta entonces copaban todos los ámbitos de las ciencias humanas. Su objeto, a pesar de todo, no era romper con todo lo anterior sino abrir una nueva perspectiva intelectual en el modo de entender y analizar la cultura. Como veremos, el Estructuralismo parte de bases positivistas que le obligan a llevar a cabo análisis objetivos y científicos de los procesos para encontrar las estructuras profundas de pensamiento. Aún así el propio término ―estructura‖, rompe con la idea de que cualquier concepto susceptible de análisis deba ser observable empíricamente. Y aquí está lo revolucionario. Se trata de aceptar que aquello que expresa la cultura en superficie, no es más que el reflejo de una serie de mecanismos fijos que se hallan en profundidad. Esos mecanismos están perfectamente ordenados, formados por elementos que combinados entre sí dan lugar a las diferentes expresiones culturales que son perceptibles de manera directa. La labor del investigador, como si de un científico riguroso se tratara, se centra en descifrar los códigos ocultos de significado que subyacen bajo, por ejemplo, un conjunto de relaciones sociales observables empíricamente. Según el propio Lévi-

77

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Strauss, “el antropólogo practica la observación íntegra” (Lévi-Strauss, 1990: 20). Esta labor, por tanto, deja de ser descriptiva para ser enteramente explicativa (Smith, 2000). El antropólogo se adentra en un terreno desconocido y únicamente reflejado. Se parte de la idea de que el terreno social se encuentra infinitamente cargado de significado y simbolismo. El Estructuralismo se presenta como una ciencia no descriptiva, sino capaz de reconstruir la estructura no visible de la imagen real y visible. Se establece una barrera entre las ciencias naturales y las sociales. Pero también se establecen límites al subjetivismo, es decir a entregar todo a las propias experiencias del sujeto. De ahí el recurso de los modelos. Según Lévi-Strauss era necesario unificar los dos métodos (el intuitivo y el empírico) en la antropología social: “…es la única de las ciencias, sin duda, que hace de la subjetividad más íntima un medio de demostración objetiva.” (Lévi-Strauss, 1990:20) Pero la excesiva importancia que presta a la idea frente a la materia y la dependencia de la presencia del lenguaje, aleja al Estructuralismo de disciplinas como la arqueología y la acerca más al terreno de la antropología, de la que surge en definitiva. Esta idea parte de la importancia que entonces se estaba dando a filósofos como Ludwig Wittgenstein (1889-1951), dedicado sobre todo a descifrar la estructura lógica que subyace bajo el lenguaje. Wittgenstein resalta la importancia de la palabra por la relación que guarda con la realidad: primero nace la palabra y de ella, la idea. De este modo todo pensamiento y toda afirmación parten del lenguaje (Fernández Martínez, 1991). La idea que yace al comparar la cultura como un sistema lingüístico, que no es nada más que el producto de un convenio, no deja de ser reflejo de un primer paso hacia el abandono de la fe en la ciencia y el positivismo. A partir de ese momento, la cultura comienza a compararse con una lengua cuyo mecanismo interno es necesario desentrañar e interpretar. La lingüística es foco de atracción para los estudios acerca de las formas de comunicación humana; de ahí su aplicación en el terreno de la antropología. De este modo, muchos de los enfoques tradicionales evolucionistas y funcionalistas quedaron inutilizados ante el deseo de penetrar en la esencia misma de la cultura.

78

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo El concepto de estructura sustituye al de sistema, y se abandonan los métodos descriptivos para adoptar modelos de análisis que consigan llegar a las causas profundas de la realidad.

Lévi Strauss y la aplicación de las teorías de Ferdinand de Saussure Claude Lévi-Strauss es considerado como padre del Estructuralismo. Sus estudios a lo largo de las décadas de los 50 y 60 se basan en la aplicación de la lingüística estructural de Saussure a la antropología. Los resultados revolucionaron el concepto de las ciencias humanas del momento y muchas de las ideas que desarrolló en su momento, se consideran base de corrientes teóricas actuales en muchos ámbitos de investigación. Lévi-Strauss queda muy influenciado por los estudios lingüísticos y su repercusión filosófica, de ahí que el Estructuralismo nazca de un conjunto de ideas que previamente estaban aplicadas a la lingüística. En concreto se acerca a la obra de Ferdinand de Saussure (1857-1913): En 1916 se publicaba su obra póstuma, Curso de Lingüística General, en la que desarrolla toda una teoría acerca de los signos, la semiología. Establece una diferencia entre las palabras (parole), como unidades de habla y el lenguaje (langue), como el sistema que permite coordinar el habla como acto en sí. De este modo el habla sólo puede entenderse como un todo y a la vez sólo existe como resultado de la multiplicidad de subsistemas, unidades de habla que deben tomar coherencia entre sí. Es por ello, que no basta con conocer las palabras para entender el lenguaje, sino el sistema que hace comprensible el habla. Ese sistema es, por tanto, la estructura del lenguaje. Nace la lingüística estructural que tomará Lévi-Strauss y que se considera base de la semiología. La semiología, o ciencia de los signos, parte de la idea de que esa estructura profunda está formada por una serie de unidades o signos caracterizados por dos aspectos interconectados: la imagen sonora del signo (sensible), el significante, y el concepto u objeto que representa (inteligible), el significado. Lo importante de esta relación es que está basada en concepciones arbitrarias, fruto de convenciones históricas o culturales. El signo lingüístico funciona según Saussure (idea que después adoptará Lévi-Strauss) mediante oposiciones, ya que el significante se construye en contraposición

79

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo a los demás incluidos en el sistema. De modo que esa estructura podría definirse como un sistema de diferencias y analogías (sistema binario de oposiciones). Y es esa relación lo importante para el mismo, no los signos por sí mismos. La estructura hace que en definitiva, cualquier discurso sea comprensible. Saussure, con estas conclusiones, se situaba en contra de la lingüística tradicional que defendía la posible comparación entre formas lingüísticas a lo largo del tiempo, ya que su estudio del lenguaje, como un sistema de signos, obligaba a un estudio sincrónico del mismo. Debido en definitiva, a que cada significante y su correspondiente significado, no eran más que el producto de una convención, y por lo tanto no generalizable en el tiempo (diacronía). Como se dice más arriba, lo importante para Saussure era establecer las diferencias que hacen que un signo tenga un significado y no otro (en un momento concreto). El traslado de estos supuestos al análisis social y cultural de Lévi-Strauss, hace alejarse a la Antropología Estructural del concepto de historia. El análisis estructural se convierte en ahistórico abandonando cualquier modelo diacrónico (atención al contexto, por ejemplo) en función de órdenes y códigos insertos en un marco sincrónico. Más adelante ésta constituirá una de las principales críticas que recibirá el estructuralismo. A partir de todas estas ideas, Lévi-Strauss trata de sacar a la luz la dimensión social y colectiva que subyace en el lenguaje como compendio de significado, dando por hecho que las acciones humanas son en sí, signos. El Estructuralismo basa su estudio en los modelos o estructuras que rigen los fenómenos humanos del mismo modo que existe un sistema que da coherencia a los signos lingüísticos en la construcción del lenguaje. LéviStrauss va a diferenciar el habla, como el resultado empírico en última instancia del uso de la lengua con su carácter particular, del concepto de lenguaje. Éste último necesita de una estructura profunda, un sistema de signos lógico que subyace oculto y que no puede explicarse como un mero reflejo de la realidad. Enfatiza las características del lenguaje, como paralelas a las de la cultura y toma como objetivo desentrañar lo que se encuentra en la superficie (un mito particular), para poder llegar después a una lógica más profunda de significado (la estructura del pensamiento mítico) (Smith, 2000).

80

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Lo importante será descubrir relaciones básicas entre los elementos y a partir de ahí, definir una estructura. Lo que traducido al lenguaje antropológico no es más que estudiar la cultura humana como un conjunto coherente de códigos transmisores de mensajes. Son sus características y las reglas a las que están sujetos lo que Lévi-Strauss trata de determinar (Tilley, 1990a). Para ello desarrolla el sistema de oposición binaria que introdujera Saussure y que utilizó en la interpretación del linaje, los sistemas de parentesco, el totemismo, la mitología o el arte; de modo que fuera capaz de establecer esquemas universales de funcionamiento por oposición o equivalencia.

Otras influencias en el trabajo de Lévi Strauss Lévi-Strauss tuvo además otras influencias importantes. Entre las que caracterizaron sus primeros trabajos, destaca sobre todo Freud. De él tomará su interés por las cuestiones del subconsciente y de la estructura de la mente humana. De él asume la certeza de poder encontrar mecanismos de funcionamiento de la mente que fueran universales y que Freud generalizaba para cada paciente y cada época. De ahí que se parta de un primer estudio de la estructura del pensamiento, que se consideró fundamental para el posterior análisis de los fenómenos de la cultura. También se habla de ciertas influencias de Marx, que sin aportarle ningún método específico de análisis de la cultura, sí le ofreció la idea de poder desentrañar estructuras profundas que fueran determinantes en el funcionamiento de las relaciones sociales, políticas y económicas perceptibles superficialmente. Por otro lado, y recordando sus momentos de niñez en Francia, la Geología le hará describirse a sí mismo como un verdadero científico en acción, desentrañando las capas más profundas y desconocidas de la estratigrafía terrestre. Siguiendo las tesis de Èmile Durkheim, antropólogo y sociólogo francés, acerca de la conciencia colectiva, Lévi-Strauss elabora su idea de que las estructuras sociales y culturales no son más que un producto de diversos factores colectivos; ya sean normas sociales, necesidades humanas o producto de un inconsciente común, nunca se moverán por intereses objetivos o individuales. De este modo las relaciones sociales quedan de algún modo determinadas por las estructuras de conocimiento presentes en la mente humana (Fernández Martínez, 1991).

81

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Un aspecto que será modificado en parte por Barthes. La sociedad, por tanto entra en la esfera de lo abstracto a modo de conciencia colectiva, y la cultura se convierte en un sistema estructurado internamente como un todo en el que cada parte se relaciona coherentemente con el resto. De ahí las palabras de Lévi- Strauss en la inauguración de la cátedra de antropología social del Collège de France en 1960: “En el caso de ninguna forma de pensamiento y actividad humanos es posible plantear cuestiones de Naturaleza ni de origen antes de haber identificado y analizado los fenómenos, y de haber descubierto en qué medida las relaciones que los unen bastan para explicarlos.”

Lévi-Strauss

Este es el principio de la estructura y de lo que Lévi-Strauss entenderá como ―verdad de razón‖: la coherencia entre las partes como resultado de un orden de significación (de igual modo que un texto). En Durkheim, también aparece la idea de oposición binaria en la contrastación que realiza entre sagrado y profano, y que tomará Lévi-Strauss como base para su método de análisis. Ambos distinguen a su vez entre una forma mental ―primitiva‖ que se contradice a otra ―moderna‖ aunque guarden ciertas similitudes. Marcel Mauss: Discípulo y continuador de la obra de Durkheim, analiza las culturas como sistemas integrados por distintos planos que se manifiestan en la experiencia y se relacionan entre sí. Tanto Durkheim como su discípulo tomaron una actitud objetiva y empírica a la hora de analizar las relaciones sociales y las ―categorías inconscientes‖. Pero Mauss introduce la experiencia interna (junto a la externa), lo que supone el inicio de la fenomenología o en palabras de Lévi-Strauss: “La posibilidad de ensayar en uno mismo la experiencia íntima del otro no es más que uno de los medios disponibles, a fin de obtener esta última satisfacción empírica cuya necesidad experimentan por igual las ciencias físicas y las ciencias humanas”.

82

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Este carácter fenomenológico sin duda fue desarrollado con el seguimiento del trabajo del filósofo y hermenéutico Maurice Merleau-Ponty. Influenciado por uno de los iniciadores de la fenomenología, Edmund Husserl. De él toma la idea de que el objeto de conocimiento no puede existir fuera del sujeto (―no hay objeto sin sujeto‖, una idea muy ligada también al existencialismo alemán de Heidegger); de este modo el objeto se descubre únicamente mediante la intuición. En su obra Fenomenología de la percepción (1945), introduce la idea de percepción como categoría para el conocimiento de la realidad. Un modelo incapaz de ser descrito en términos científicos. En palabras de Shanks y Tilley (1987): “El acto de percibir unifica el sujeto con aquello que es percibido, y el contenido de lo percibido resultado del acto de percepción afecta a las acciones del sujeto y a su propia relación con el mundo.” Entre los métodos de percepción Merleau-Ponty añade el de la existencia de presupuestos cognitivos o epistémicos en el sujeto para la ordenación de la realidad que le rodea y por lo tanto el inicio del análisis del funcionamiento de la mente humana para el conocimiento del mundo.

14.2.2.

LA ANTROPOLOGÍA ESTRUCTURALISTA

Panorama general del trabajo de Lévi-Strauss.

Las estructuras de la cultura Esta es la idea de la que parten y se desarrollan todos los estudios de LéviStrauss: la posibilidad de acercarnos a las estructuras más profundas de la mente humana. Se pudo ver en la primera aproximación al tema del lenguaje, del que parte para fundamentar sus teorías, toda la significación que este término supone para el estudio de la cultura. Así que no se volverá a incidir más en ello. Pero de alguna forma, es absolutamente necesario recurrir de nuevo a él para comprender, en última instancia, todo el trabajo de Lévi-Strauss.

83

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Las Estructuras de la Cultura materializan los objetivos antropológicos que el autor quiso alcanzar y que son la base que historiadores y arqueólogos tomarán para desarrollar, como veremos, nuevos modos de interpretar la historia. La importancia de su estudio reside en que siendo como son, códigos de funcionamiento de la mente humana, determinan la actividad del inconsciente y por tanto el entendimiento y la acción de los seres humanos. Por tanto, al tener una traducción directa en el comportamiento es posible a través de su documentación, desarrollar un método objetivo y lógico que sea capaz de ofrecer reglas o leyes universales de funcionamiento. Ojo, esto no quiere decir que puedan construirse normas de comportamiento humano; el objetivo de Lévi-Strauss está más allá, en niveles tan profundos que consiguen equipararse con el horizonte de una Mente humana universal. De aquí la necesidad de diferenciar las dos acepciones de lo que en nuestra lengua llamamos con el término ―estructura‖: no se trata de la estructura como el conjunto de los aspectos formales que caracterizan un objeto determinado y que podemos titular con el nombre de ―estructura real‖, sino como aquellos valores que intrínsecamente caracterizan a un objeto a pesar de poder sufrir infinidad de variaciones; lo que queda. Y que podría entenderse como ―estructura interna‖. El concepto de estructura es en parte el resultado de algunas de las influencias que tuvo Lévi-Strauss durante su vida. En concreto fue Durkheim quien en 1900 ya había introducido la idea de que la estructura (la estructura interna de la que se hablaba antes) ligada a una constante transformación, sólo se hace accesible a través del estudio de sus transformaciones. Para acceder, por tanto a aquellas ―propiedades similares en sistemas de apariencia diferentes‖ (Lévi-Strauss, 1990). Un sistema regido por leyes internas en constante mutación, del mismo modo que un texto. Leyes ocultas que, según Lévi-Strauss, en vez de considerarse como ―verdades de hecho‖, deberán tomarse como ―verdades de razón‖ La racionalidad es el instrumento de la mente su concreción empírica y un aspecto fundamental de la identidad humana. Porque es ella, la mente, la que trata de organizar y entender la realidad del mundo que nos rodea. De este modo puede decirse que el ser humano guarda una estructura interna que se reflejará, de un modo inmediato, en una determinada manera de pensar y a continuación, en un determinado modo de discurrir y actuar. La subjetividad, por tanto, está determinada por las estructuras que manejan el inconsciente colectivo o la mente humana (Tilley, 1990). Ésta es una de las afirmaciones que más fuerza poseen en el 84

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo trabajo de Lévi-Strauss; sería interesante dar un paseo sobre los modos en los que éste trató de esquematizar la mente humana en busca de estructuras universales. De este modo podremos comprender el resultado de algunos de los análisis que llevó a cabo (como la propia interpretación del mito), para después poder incluir sus resultados en una plataforma para la construcción de una nueva arqueología.

Aproximación a una sistematización del pensamiento humano Antes de que Lévi-Strauss tomara como referencia sus dos modelos de racionalidad -sauvage pensée y domesticated pensée- para explicar muchos de los conceptos culturales con los que un antropólogo debía enfrentarse al estudiar las sociedades entendidas entonces como ―primitivas‖, tuvo que ahondar aún más en la mente humana. Se trataba de poder definir un punto de partida que fuera universal y lo suficientemente sólido como para sostener todo su trabajo y el de cualquier antropólogo. El sistema debe partir de algo tan fundamental como la capacidad innata del ser humano de relacionarse de algún modo con el mundo que le rodea. Esta característica, como decíamos en el apartado anterior, es esencial para definir nuestra identidad. La realidad se presenta ante el ser humano como algo confuso y difícil de explicar; como algo que es necesario ordenar, y esto sólo es posible en la Mente (Criado, 2000). Dado que este análisis trata de ser, según Lévi-Strauss, un referente general de sistematización del pensamiento humano, esa mente será tratada con mayúsculas. Nadie, por tanto, puede negar que el pensar (fuera de toda acepción filosófica) sea una constante objetiva de todo ser humano. La Mente organiza la realidad de tres modos distintos: a partir de combinaciones binarias o concepciones duales del caso mesa: silla; sol: luna, sistemas de oposición o dicotomías de esas dualidades (como pudo verse en el análisis del lenguaje de Saussure), como por ejemplo hombre: mujer; día: noche; frío: calor, o finalmente sistemas de clasificación de acuerdo a criterios convencionales. Tomando como base estas estructuras lógicas de ordenación, el pensamiento se desarrollará de dos maneras distintas de acuerdo a dos objetos distintos de referencia. Por un lado a través de relaciones morfológicas, que atienden a la forma del objeto y que darán lugar a la 85

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo generación de analogías o metáforas. Es, por tanto, una lógica que atiende a lo específico de la realidad y que llegaría según Lévi-Strauss a un entendimiento inmediato o formal de la realidad. Sería el caso de los mitos, como veremos más adelante. El otro modo de pensamiento está basado en relaciones metonímicas de significados, dando lugar a homologías o metonimias. Se trata de una lógica que atiende más a lo abstracto y a las cualidades intelectuales de la realidad. Es decir, que ahonda sobre los aspectos puramente formales. Según Lévi-Strauss, ese modo de discurrir no sólo trata de comprender el mundo, sino que quiere explicarlo; es el caso de la historia o la ciencia. Es en base a estos modos de pensamiento sobre los que Lévi-Strauss establece los términos sauvage pensée y domesticated pensée; dos tipos de racionalidad entendidos como sendos aparatos para el entendimiento de la realidad. Así, mientras que pudiera sostenerse la idea de que ambas racionalidades son opuestas, Lévi-Strauss incide en que no sólo poseen las mismas funciones (ordenar la realidad), sino que son igualmente complejas. Habiendo realizado esta primera aproximación, puede entenderse la relación que estableció el autor entre mito e historia; como dos estructuras de conocimiento de funciones similares: el mito, para sociedades ―a pequeña escala‖ tratarían de estructurar la realidad visible y ordenar las experiencias sociales a través de hechos imaginados, creados, pero tomados de la realidad lo que Lévi-Strauss llamó bricolage (Tilley, 1990) y la historia como otra manera de narración también adoptaría en nuestra sociedad occidental una función clasificadora y sistematizadora de prácticas y modos que de igual manera serían adaptadas a una estructura creada de significado. Así se establece una segunda dicotomía entre el antropólogo y el historiador o entre la antropología y la historia: la antropología desde el espacio, investiga sobre el inconsciente de las prácticas sociales y ordena los mitos en base e unidades más pequeñas de significación para acceder al los niveles más profundos de la experiencia; la historia desde el tiempo, trata sobre aspectos más visibles de las costumbres humanas y describe un flujo lineal de acontecimientos o secuencias de fechas en base a la estructura binaria del antes y el después (un sistema cronológico preestablecido). Ambos, historia y mito, atienden a una estructura invariable que determina en forma de conciencia colectiva y que se transcribe en narraciones que aportan su propia manera de organizar y entender la realidad.

86

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo La historia y la construcción de la misma no son más que reflejo del origen del ―mito contemporáneo‖, con la misma significación en su relación con la realidad que cualquier mito ancestral. La adscripción de un sentido cronológico para su estructuración y ordenamiento, no es más que una necesidad que se crea desde mundo Occidental. Como veremos más adelante, este sentido de temporalidad será rechazado con el fin de llegar a un conocimiento más puro del pasado y menos mediatizado por el presente. Pero volviendo a la sistematización del pensamiento, y antes de intentar dar un contexto específico a cada uno de los niveles a los que se está aludiendo, no debe olvidarse, por tanto, que en base a dos modos de entender y ordenar la realidad existen dos construcciones racionales. Que sin ser discriminatorias la una de la otra, podrán convertirse más adelante en fases para una construcción histórica del pensamiento humano, dado que Lévi-Strauss entiende por cada una de ellas un modelo de pensamiento ligado a una determinada formación socio-cultural (Criado, 1999). La ―racionalidad salvaje‖ vinculada casi completamente al espacio como categoría sobre la que establece su orden natural, parte de una relación profunda con la naturaleza. La cultura nace desde la naturaleza y también la sociedad se inserta en ella, a través de mitos y rituales. La ―racionalidad domesticada‖ piensa y ordena la realidad desde la cultura, destacando el papel del ser humano y de su existencia frente lo que le rodea, su dominio de la naturaleza. La historia no es más que el reflejo de una sobrevaloración del tiempo y su discurrir; es en él donde trata de construirse la realidad (Criado, 2000). Estos dos tipos de racionalidad (entendidos como modelos socio-culturales) fueron vinculados por Lévi-Strauss a las llamadas sociedades ―frías‖ y ―calientes‖. Las primeras, por haber tendido a preservar durante tanto tiempo unas formas de vida antiguas, se consideró que estaban ―próximas al punto cero de temperatura histórica‖ (Lévi-Strauss, 1990). Mientras que las segundas, las modernas, habrían comenzado a hacer funcionar su motor histórico a partir (aunque esto ha dado lugar a muchos errores) de la ―revolución neolítica‖.

87

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Historia del pensamiento humano Desarrollo de las bases teóricas de L. Strauss. Hacia una nueva concepción de la Prehistoria y la Arqueología Lévi-Strauss termina ahí su sistematización, no trata de construir ninguna historia del pensamiento y tampoco trata de explicar el cambio entre un sistema de razonamiento y otro. Sus objetivos eran otros, por ello el Estructuralismo es ante todo una corriente de la Antropología. Pero sí ha dado a posibilidad de concretar lo que separa el pensamiento occidental desde su base filosófica, del de sociedades con una menor complejidad socieoeconómica, y eso sí es un gran avance para el estudio de la prehistoria respecto a arqueologías procesuales (acceder a ese sistema de racionalidad mediante la razón) y post-procesuales (mediante la subjetividad del investigador), como se verá más adelante. Pero a pesar de entender que esas sociedades eran diferentes a la nuestra, no sólo en sus modos de vida sino en su propia concepción de la realidad y de sí mismos, es necesario superar la dualidad en la que Lévi-Strauss enmarcó las culturas (Hernando, 2002). De este modo, los pocos arqueólogos que siguen una Arqueología Estructuralista (si de verdad puede llamarse como tal) deben desarrollar y superar muchos de los postulados del Estructuralismo original y ortodoxo, y dejar de trabajar con sistemas de oposición o modelos sociales artificiales. Bien es cierto que hay que partir de la base de que existen al menos dos aparatos intelectuales radicalmente distintos para entender la realidad, que se podrían considerar como dos fases ideales o imaginarias desde las que partir a la hora de interpretar una cultura; pero es ahora labor de historiadores y arqueólogos contextualizar o incluir en términos históricos los distintos modelos socioculturales que ofrece el registro, sin abandonar la premisa por la que se acepta que existe una coherencia entre esa conciencia subjetiva (colectiva), y el resultado objetivo de los hechos sociales (la cultura material). Un ejemplo de ello es el ―Pensamiento Cazador‖ (que posteriormente se sustituirá por ―Racionalidad Cazadora‖) que introduce Felipe Criado en algunos de sus trabajos de investigación (1989: 20; 1993: 23), refiriéndose al sistema de racionalidad de las sociedades cazadoras del Paleolítico superior en contraposición o completando el modelo binomial de Lévi-Strauss.

88

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo En ese nivel de racionalidad es donde según Criado (2000) se puede empezar a diferenciar el horizonte intersubjuntivo de una comunidad colectiva, diferente (o igual, si se trata de sociedades con un nivel muy bajo de complejidad socioeconómica) al horizonte subjuntivo o individual. Se construye el modelo intelectual que sirve para pensar y construir el mundo y, por tanto, la creación de la cultura (lo que Foucault, como se verá más adelante, entiende como ―sistema de conocimiento‖ o episteme). De este modo, y salvando muchas de las críticas de la metodología tradicional estructuralista, se opta por seguir una solución intermedia que bajo estas premisas ayude a desvelar la dinámica de una cultura en un contexto determinado. Arqueólogos e historiadores buscarán determinados sistemas de representación que conecten con la propia concepción del mundo que tendrían los grupos del pasado, ya sea el tiempo y el espacio (Hernando), la concepción de la naturaleza o el paisaje (Criado), la relación entre los seres humanos y el ambiente, etc.

14.2.3.

APORTACIONES DEL ESTRUCTURALISMO AL ESTUDIO DE LA PREHISTORIA Y LA ARQUEOLOGÍA

Introducción a una arqueología estructuralista. Similitudes y divergencias con la Arqueología procesual y postprocesual Antes de atender a las principales aportaciones que el Estructuralismo realizó al estudio de la cultura material, es necesario establecer similitudes con aquellas corrientes que le precedieron y de las que partió. Del mismo modo que Lévi-Strauss nunca pensó en abandonar el método científico y empirista que consideraba como único válido, el Estructuralismo nunca ha sido completamente aceptado como una corriente teórica capaz de sustituir por entero las bases positivistas de la Nueva Arqueología (Hodder, 1988). Para muchos continúa teniendo un carácter ―Moderno‖ en contraposición con el marco posmoderno en el que se moverá la teoría post-estructuralista. Del mismo modo que el Estructuralismo trata de alcanzar los modelos o las estructuras que rigen los fenómenos humanos, la Nueva Arqueología aplica el método hipotético-deductivo en su búsqueda de leyes generales que expliquen lo particular.

89

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Ambas, por tanto, están interesados en la detención de universales culturales a partir de una aproximación a lo concreto. Tratan de este modo de encontrar las leyes que interrelacionan las entidades de estudio, tomando las partes como un todo general y universal. Los dos modelos se olvidan de incluir un contexto para su evaluación haciendo más fácil la elaboración de una ley general de comportamiento (un dato que será repetidamente criticado en los ámbitos posmodernos). Pero no hay que olvidar algo fundamental, y es que trabajan a niveles distintos: los sistemas de la Nueva Arqueología son sustituidos ahora por estructuras que residen en niveles mucho más profundos. Ambos tratan de analizar los datos observables empíricamente, de manera que sean predecibles y contrastables indefinidamente en función de esa ley general que otorga un carácter científico al método, lo que Lévi-Strauss tituló como ―verdad de razón‖: una ley universal a la podía accederse mediante una aproximación perceptiva, pero necesariamente contrastada mediante el contexto material. Aún así, y sobre todo después de Lévi- Staruss, los resultados obtenidos serán totalmente distintos, partiendo de la base inicial de una aproximación que es en definitiva hermenéutica y debido como se verá más abajo, a un progresivo rechazo del positivismo. Por otro lado, y debido sobre todo a la tendencia estructuralista por atender a los aspectos formales y estilísticos de los objetos del registro, se la ha tachado de demasiado formalista. En este sentido, también el inicio de la Nueva Arqueología se caracterizó por prestar más importancia a la forma del objeto sobre el contenido del mismo. No es posible negar que el Estructuralismo trata con especial interés esas características concretas de los datos, pero de igual modo, los resultados de la investigación no serán ni mucho menos similares a los de la Nueva Arqueología. Del mismo modo que el Estructuralismo parte de bases positivistas, y por tanto tendentes a una arqueología procesual, no puede olvidarse que una buena parte de la metodología estructuralista que nació con Lévi-Strauss parte de la fenomenología y la hemenéutica de Merleau-Ponty, y por tanto es base de posteriores tendencias postprocesuales. Es decir, que aunque parte de supuestos empíricos como determinadas prácticas sociales (mitos, sistemas de parentesco, etc.), Lévi-Strauss siempre defendió que la manera de alcanzar su sentido original, su coherencia interna, era precisamente la

90

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo intuición. Pero a diferencia del Estructuralismo, que puede considerarse como posible solución, ni la arqueología procesual ni la post-procesual han conseguido desvincular la mentalidad moderna occidental del sujeto investigador del objeto de estudio. Es decir, siguen proyectando modelos actuales a sociedades del pasado que ni pensaban ni vivían de la misma manera, a pesar de partir de dos métodos de trabajo totalmente distintos: la arqueología procesual, como es bien sabido, proyectando leyes universales de funcionamiento a seres humanos a un mismo nivel de rigurosidad que a cualquier fenómeno de la naturaleza; mediante la razón. Y la arqueología post-procesual o cognitiva, proyectando la subjetividad del investigador en la interpretación del registro arqueológico mediante la empatía. En ambos casos se está utilizando una percepción actualista de nosotros mismos a unos grupos sociales que de ninguna manera poseen nuestros mecanismos de razonamiento y por tanto de actuación. En ese sentido, y como queda anunciado al inicio del párrafo, el Estructuralismo es el primero que establece una diferencia entre las bases que determinan el pensamiento occidental (el del investigador) y las de sociedades del pasado (objeto de estudio)

con un desarrollo conceptual

totalmente distinto, que no inferior (Hernando, 2002). Un aspecto esencial a la hora de intentar un acercamiento interpretativo real a los aspectos formales que han quedado y que son en definitiva el instrumento básico de estudio de la arqueología.

14.2.4.

PRINCIPALES CRÍTICAS: BARTHES Y LOS PRIMEROS PASOS HACIA EL POST-ESTRUCTURALISMO.

Críticas al Estructuralismo Para poder recapitular sobre lo positivo y lo negativo que ha supuesto el Estructuralismo como teoría y metodología de análisis, son muchos los que se han centrado sobre todo en criticar la figura de Lévi-Strauss y todo lo concerniente a su trabajo. Como ya se ha anunciado anteriormente, Lévi-Strauss no fue más que un producto de su tiempo, y por lo tanto, un continuador además de un innovador. Muchos de sus postulados hoy pueden considerarse poco correctos, como por ejemplo la tendencia a enfatizar la diferencia entre lo ―primitivo‖ y lo ―moderno‖. Pero lejos de poder juzgar correctamente las conclusiones que fueron en definitiva producto de un

91

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo trabajo enmarcado en un contexto histórico y social delimitado, las críticas que aquí deben tomarse como esenciales pretenden pasar por alto su persona y llegar al Estructuralismo como teoría y método en sí mismo. Muchos de los puntos que aquí se presentan ya han sido introducidos en otros epígrafes, así que se tratará de no incidir demasiado en ellos. Por un lado la preeminencia que se otorga a los pensamientos e ideas, por encima de la materia o el objeto. Un aspecto que será inmediatamente recogido y adaptado por la arqueología estructuralista, superando así los límites que ello pudiera suponer. De este modo la ideología se convierte en base o infraestructura de la cultura material que maneja el arqueólogo desde el registro. Otro de los aspectos que la arqueología o que el desarrollo del propio del Estructuralismo tuvo que superar, fue el de la atención a aquellas estructuras universales que introdujo Lévi-Strauss, y que no parecían más que simples construcciones vacías incapaces atender a detalles históricos o contextuales de los objetos. Un ejemplo de ello, es el dualismo simplista con el que de alguna manera se quiso sintetizar los modelos de racionalidad que imperaban en el funcionamiento de la mente humana. Inconvenientes también fueron la carencia del lenguaje y la falta de información contextual con la que debe manejarse un arqueólogo, que no posee ni la mitad de datos que esperaba Lévi-Strauss que encontrase un antropólogo. El método de oposiciones binarias del que partía el Estructuralismo original debe, por tanto, descartarse de algún modo. El arqueólogo es incapaz de partir de las bases que considera esenciales la teoría estructuralista, aunque ello no quiere decir que no sea posible un análisis estructural del registro y un ejemplo de ello está en Felipe Criado. Por último, uno de los aspectos que no ha sido capaz de superar el Estructuralismo, ha sido el acercamiento al sujeto como individuo. En este sentido, se continúa atendiendo a la presencia de una conciencia colectiva global que encierra consigo o determina de algún modo, el pensamiento y actividad del sujeto individual. La ―muerte del sujeto‖, será también tomada por los sucesores post-estructuralistas, que modificarán en parte la perspectiva precedente. Pero en ese sentido, habría que considerar entonces, en qué medida es indispensable atender a los niveles más concretos

92

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo e individualizados del sujeto como creador de cultura; es decir, si realmente posee la suficiente relevancia.

Barthes: primeros pasos hacia el Post-estructuralismo Muchos de los aspectos que el Estructuralismo en su plano epistemológico o teórico aporta al estudio de la Prehistoria, señalados con anterioridad, proceden sobre todo de los trabajos que fueron desarrollados a partir de la obra de Lévi-Strauss. Uno de los más destacados es el de Roland Barthes, que incluso en los últimos años de su carrera podría considerársele como representante del Post-estructuralismo (Smith, 2000). Partiendo de la base de que esa corriente no nace como un movimiento sustitutivo de lo anterior, sino como un consecuente producto de la readaptación y revisión de los supuestos estructuralistas, la explicación más clara de sus bases resultará a partir de las críticas y la trayectoria evolutiva del precedente estructuralista. Bajo estos supuestos, el trabajo de Roland Barthes es esencial para entender los primeros cambios que llevan a una reconsideración de los supuestos estructuralistas. Barthes, como buen estructuralista basa su trabajo en la captación de los significados que yacen bajo la cultura a partir de métodos similares al lingüístico. Pero da un paso más allá y trata de superar esa barrera logocéntrica para incidir en otros contextos de significado (ibidem). De este modo se abandona el método universalista de Lévi-Strauss y se extrapola a otros múltiples aspectos de la cultura; algo fundamental para el análisis arqueológico de la cultura material. En este sentido, Derrida, uno de los representantes más distinguidos del Post-estructuralismo, elaborará una severa crítica dirigida especialmente a este ―logocentrismo‖ a través de su Teoría de la Deconstrucción (Bapty & Yates, 1990). Un uso excesivo de esta práctica tenderá a universalizar la propia subjetividad del investigador en cada análisis de prácticas sociales o discursos, lo que significa elevar esa subjetividad a la categoría de razón universal (Criado, 1999). Derrida enfatiza, por un lado, la necesidad de reconstruir el valor de la escritura, minusvalorada por el habla y la palabra, y por el otro, y termina por hacer desaparecer el concepto de significado bajo la sucesión de infinitos significantes. De este modo ―no hay nada fuera del texto‖ (cita en Fernández Martínez, 1991: 209).

93

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Después de este inciso, seguiré con el trabajo de Barthes, que además realiza una novedosa aproximación entre el significado (concepto representado) y el significante (el objeto de representación). Inicia un estudio sobre las relaciones de arbitrariedad entre ambos, que Lévi-Strauss había recogido de los trabajos de Saussure, de modo que se pudieran construir sistemas de análisis más coherentes y menos sujetos a volubilidad (Smith, 2000). En su obra Mitologías (1973) trata el tema de la ideología muy en relación con el lenguaje, del que diferencia un primer nivel donde se expresa el contenido formal del mismo (denotation), y un segundo nivel que contiene el significado ideológico (connotation). Pero en trabajos posteriores, esta diferenciación que podría considerarse de algún modo estructuralista será modificada por trabajos posteriores en los que el segundo nivel ya no aparece como secundario sino que tiene un papel activo desde un primer momento, naturalizándose en el primero de los niveles. De esta manera el texto deja de tratarse de la misma manera porque se diluye la diferencia entre la superficie y lo que se encuentra en profundidad. Partiendo de la idea que tenía Lévi-Strauss sobre la historia, que evidentemente trabaja con el sistema antes: después, el concepto queda vaciado de contenido. Según su metodología, el análisis de las estructuras universales de un determinado sistema social, queda supeditado a un momento concreto, con independencia de su origen o su posterior desarrollo. De este modo el Estructuralismo debería ser considerado como ahistórico, ya que subordina la diacronía propia de la historia como flujo continuo de acontecimientos al estatismo de un único sistema sincrónico (Fernández Martínez, 1991). Lévi-Strauss no presta atención al argumento, sino que trata de simplificar al máximo en busca de las construcciones que sean susceptibles de ser aplicadas bajo un sistema de oposición binaria; sus historias son limitadas, secuenciales. Esta consideración parte de la crítica por parte de Lévi-Strauss de un concepto de la historia ligado a los intereses de Occidente en clave evolucionista (Tilley, 1990a). A pesar de ser una opinión ampliamente aceptada y por tanto una solución bastante lógica, Barthes va a recuperar la relación entre la sincronía y la diacronía mediante la adecuación diacrónica de unidades de significado construidas sincrónicamente y ensambladas como si de una cadena se tratase. En base a esta sucesión de un estado sincrónico a otro, Ricoeur ligado a la metodología de la hermenéutica, enfatizará el papel de la praxis humana en

94

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo la elaboración del proceso histórico y por tanto como agente de su propia identidad (el sentido más humano de la ―muerte del sujeto‖ post-estructuralista). Según Barthes, la cultura debe ser en todo momento considerada como un reflejo vivo de la ideología (Smith, 2000). Esta idea es fundamental en el Post-estructuralismo y será ampliamente desarrollada por Foucault, tal y como se tendrá ocasión de ver en la sexta parte del trabajo. Es cierto que Lévi- Strauss nunca adoptó un talante crítico sobre la situación real en la que vivía, más bien prefirió permanecer cómodamente protegido bajo ideas cientificistas y objetivas que le hicieron mantenerse al margen de cualquier acción de compromiso. Fue un aspecto ampliamente criticado por los posestructuralistas y por todos los posmodernos en general, que en el caso de los arqueólogos, consideraban su trabajo como políticamente relevante dado el fortísimo componente ideológico que encerraba tras de sí la cultura material. En ese sentido es fácil comprender que pasara por alto el incluir en su análisis una referencia de poder que determinase de algún modo la construcción de una determinada cultura o un determinado horizonte colectivo (en forma de mito, por ejemplo). Según Barthes, ese mito tendría necesariamente que haber sido institucionalizado como tal a raíz de unos intereses concretos. Estas ideas fueron quizá influencia de la situación política reinante en Europa en torno a los años 60 y 70; en esos momentos la mente colectiva (de la que ya había hablado Lévi-Strauss) deja de considerarse como determinante en la creación de sistemas de significado sociales o culturales, y se deja diluir por la preeminencia que las instituciones o leyes emanadas de estructuras de poder estaban desarrollando en la realización de esa misma función. En sus últimos trabajos Barthes se va acercando cada vez con mayor intensidad a postulados esencialmente post-estructuralistas. Volviendo a la lectura de los textos, Barthes comienza a argumentar que después de todo, un texto cobra significado dependiendo de la propia habilidad del lector para descifrar los códigos en los que está escrito; en palabras de Barthes: ―Nace el lector a costa de la muerte del autor‖ (cita en Bapty & Yates, 1990: 9-10). Y establece la diferencia entre readerly (legible), donde el lector aparece como un consumidor pasivo del significado final del texto, y, donde el lector es ahora forzado a adoptar un papel activo a la hora de abordar el texto. Todavía

95

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo no se aleja de lo que de científico trata de ser el Estructuralismo, en el modo en el que cree que es posible determinar los códigos que estructuran y rigen los sistemas de significado. Pero comienza a sugerir una multiplicidad de significados conforme a las múltiples relaciones que la superposición y variación de códigos puede comportar. De este modo los códigos están sujetos a distintas interpretaciones, dependiendo de los diferentes lectores que accedan al texto (Smith, 2000). La atención sobre este aspecto ya desde una perspectiva post-estructuralista estará muy bien desarrollada por la teoría deconstructiva de Derrida. Por último y abandonando casi definitivamente lo que de positivista pudiera albergar el Estructuralismo, Barthes termina rechazando el método científico y excesivamente racionalista que adoptó el lado más ortodoxo de la corriente. En su obra The Pleasure of the Text, publicada en 1973, Barthes desplaza completamente la posibilidad de llevar a cabo una aproximación sistemática a la cultura mediante los métodos coherentes de la razón, e introduce nuevos aspectos emocionales y físicos que lindan más con la metodología hermenéutica (ibidem). De modo que el trabajo deja de ser tan intelectualizado y se hace más perceptivo. Tomando como referencia el trabajo de Barthes se han ido perfilando muchos de los aspectos que tomarán y transformarán los representantes del Post-estructuralismo. Estos postulados representan algunas de las ideas básicas que Derrida o Foucault desarrollarán durante los años 70 y que aportarán las ideas de individualidad, relativismo y subjetividad para interpretar la realidad y, en este caso, para el estudio de la Prehistoria.

14.3. 14.3.1.

EL POST-ESTRUCTURALISMO INTRODUCCIÓN

Como ya se anunció al introducir el trabajo de Barthes, el Post-estructuralismo no surge como producto de una deconstrucción de los fundamentos del Estructuralismo, sino como base a una revisión y remodelación de unos supuestos que se hacían cada vez menos acordes a las corrientes posmodernas. De este modo el Post-estructuralismo nace utilizando las mismas herramientas metodológicas que el Estructuralismo para el entendimiento de la cultura, es decir, tomando las mismas referencias a los textos y a los 96

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo modelos lingüísticos. La idea de códigos y leyes subyacentes sigue repitiéndose, y lo más importante a mi modo de ver: la cultura sigue considerándose como un producto autónomo y no como el resultado de las circunstancias modeladas por el medio exterior donde se desenvuelve. Aunque es necesario indicar que se le añade además el carácter activo que había perdido con el Estructuralismo. Se deja de analizar la mente en exclusividad para abrir un diálogo más abierto entre sujeto y objeto (Fernández Martínez, 1991). El Post-estructuralismo, al igual que sucedía con su precedente, tampoco consigue acercarse al sujeto como resultado de análisis (por ello se ha hablado de la ―Muerte del Sujeto‖). Sigue negando cualquier atisbo humanista en aras de códigos de sentido que definen al individuo, y por tanto niegan su papel en la construcción de la cultura. Pero por otro lado, desmonta los fundamentos fenomenológicos de los que partió LéviStrauss en busca de las estructuras de la experiencia (partiendo de la propia conciencia del sujeto), y se empieza tener en cuenta que el sujeto como agente está sujeto a influencias de poder que son producto de las circunstancias histórico-culturales en las que está sumido. En este sentido se que hay una recuperación del sujeto como objeto de análisis (sobre todo con Lacan y Foucault; éste último a través del papel del discurso de poder). Se le sigue sin considerar como agente activo, libre y autónomo, pero aparece a su vez como producto de discursos y fuerzas particulares que determinan lo que se ha llamado la ―Descentralización del Sujeto‖ (Smith, 2000: 119). De este modo, se pierde la fe en una posible aproximación científica a la cultura para encontrar una única estructura de pensamiento universal. Las propias circunstancias políticas del momento, ensalzan la capacidad de las fuerzas e instituciones de poder como principales creadoras de una conciencia colectiva y por lo tanto, de unos códigos de sentido mediatizados por circunstancias externas muy poco predecibles. Las lecturas empiezan a ser múltiples y muy variadas, a veces contradictorias. Comienza a hacerse imposible la construcción de leyes generales que consigan sistematizar el orden lógico que subyace en el pensamiento y se cae irremediablemente en el relativismo, lo que hace aún más difícil el acceso a estructuras que puedan considerarse como ciertas y contrastables. Es imposible negar que cualquier observador se halle influenciado por las propias circunstancias sociales e históricas en las que vive. De igual modo que cualquier

97

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo cultura, situada en su contexto particular, estará a su vez mediada por agentes de poder regidos por intereses particulares en un determinado momento histórico (ibidem).

14.3.2.

LA CRISIS DEL POSITIVISMO

Los primeros pasos hacia la desconfianza en una ciencia positiva, parten sobre todo de filósofos de la ciencia. Muchos de los presupuestos que se establecen son la base del pensamiento posmoderno y por lo tanto, también de los principios teóricos que construyen el Post-estructuralismo. El primero en introducir una crítica aunque moderada del positivismo, fue Karl Popper (1902-1994). Partiendo del método hipotético-deductivo que caracterizaba a las ciencias del Positivismo Lógico, introduce el llamado principio de demarcación que obliga a someter a falsación cualquier hipótesis que sea planteada. Según Popper, si la teoría inicial no es falsada el método de análisis no puede considerarse como científico (Fernández Martínez, 1991). De este modo se introduce cierto grado de relativización en la Ciencia desde las posiciones más ortodoxas del positivismo, lo que no deja de ser significativo. Pero sin duda el filósofo que más ha influido en la construcción de una crítica al racionalismo es Nietzsche. Y muchas de sus ideas son fundamentales en la epistemología post-estructuralista. Por ejemplo, el perspectivismo que defiende la posibilidad de extraer muy diferentes puntos de vista sobre una misma realidad estará ya presente en Barthes como vimos, y será también influyente en la Teoría de la Deconstrucción de Derrida. De esta idea parte la desconfianza de poder llegar a construir una teoría coherente que pueda aproximarse a la realidad de un modo sistemático y contrastable, si no es a través de observaciones puntuales y particulares. Del vitalismo de Nietzsche se toma también la participación de la emoción y la libertad a la hora de analizar la realidad en contraposición de los métodos lógicos y racionales imperantes desde la Ilustración. Se abandonan, por tanto, las cualidades matemáticas con las que el Estructuralismo intentaba teñir su metodología de trabajo.

98

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Foucault también toma muchas de las ideas de Nietzsche para estructurar sus teorías históricas. De él toma el escepticismo o la desconfianza sobre la capacidad de encontrar alguna forma de conocimiento que consiga fundamentar su visión de la realidad manteniéndose al margen de las propias circunstancias histórico-sociales de las que parte. Según Nietzsche el fondo del comportamiento social está guiado por una ―tendencia innata al poder‖ (citado en Smith, 2000:121), de esta manera, la cultura debe ser analizada como producto de discursos particulares que emergen no sólo de un determinado contexto histórico y social, sino de un concepto intemporal de poder. Nietzsche también le ofrece las nociones de inclusión-exclusión-poder que Foucault incorpora en su idea de la Historia como ámbito cargado de simbología crítica para el presente desde el pasado. Una Historia Universal que trascienda todos los ámbitos de la experiencia. Cambia también la propia concepción de la historia: deja de verse como un proceso lineal y ordenado a través de diferentes estadios de progreso y complejidad, y gana coherencia su estudio sincrónico frente al diacrónico clásico. Debe atenderse, por tanto, cada estadio por sí mismo (estadios de resistencia frente al poder), englobado en su propia sincronía. La historia deja de buscar un sentido, un objetivo y se vacía del dinamismo evolutivo al que siempre había estado ligada. Los avances hacia una ciencia posmoderna son cada vez más significativos; los fundamentos de una ciencia empírica ya no ofrecen garantía alguna, porque ya no se pretende alcanzar ninguna certeza, ni siquiera códigos universales de significación. La teoría se acepta como subjetiva y aunque definida de un modo general, determinada y localizada en un contexto específico. Los datos y la teoría nacen en contextos históricoculturales concretos (Hodder, 1988). Las conclusiones son mucho más ricas, pero por otro lado relativas y poco sujetas a métodos de contrastación. Se desecha la idea de llegar a una verdad incontestable, porque se asume que hay tantas verdades como interpretaciones se puedan dar. Se desdeñan los criterios positivistas, que se consideran inservibles y poco abarcables; ligados al capitalismo que todo lo invade (Tilley, 1990). A cambio se desarrollan los métodos de interpretación hermenéuticos para llegar al significado de los objetos materiales. De este modo pueden conjugarse lo material y lo ideal mediante la empatía y la intuición. Y el pasado empieza a ser objeto de interpretaciones políticas de compromiso con el presente. La arqueología acepta un 99

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo papel relevante como generadora de importantes modelos de significación política e ideológica. Esto no quiere decir que se siguieran extrapolando comportamientos sociales del presente al pasado, tal y como ocurría con el positivismo, sino que definitivamente se establece una separación radical entre el pasado y el presente, en lo que interpretación se refiere.

14.3.3.

PRINCIPALES REPRESENTANTES DEL POST-ESTRUCTURALISMO

Al igual que el Estructuralismo, las nuevas corrientes post-estructurales incidieron de manera significativa en diversas disciplinas como la psicología, la antropología o la historia. Los principales representantes de esta teoría son Jacques Lacan (1901-1981), Jacques Derrida (1930-2004) y Michel Foucault (1926-1984). Todos desarrollaron sus estudios en Francia a partir de supuestos ante todo estructuralistas. Es necesario destacar las principales aportaciones que hicieron cada uno de ellos al terreno del conocimiento, de modo que introduciré a Lacan y Derrida para dedicarme más profundamente en la labor epistemológica de Foucault, por la especial trascendencia que cobraron sus conclusiones en el estudio de la Prehistoria y sobre todo en la interpretación de la cultura material. Lacan y Derrida Jacques Lacan fue un psiquiatra de profesión, parte del psicoanálisis de Freud para llegar a interesantes, pero a veces conclusiones demasiado complicadas sobre el inconsciente y el sujeto. Sus estudios sobre los fundamentos originales del psicoanálisis fueron además influenciados por la lingüística estructural de Saussure; el resultado fue el nacimiento de una nueva imagen del ―yo‖ y del funcionamiento del inconsciente. Parte de la idea de que el inconsciente está estructurado de la misma manera que el lenguaje y que por lo tanto poseen comportamientos similares (Fernández Martínez, 1991). Toma el significado y el significante de Saussure e invierte el orden de la explicación: para Saussure existía una relación de complementariedad inherente entre el significante o imagen acústica y el significado o concepto. Lacan a partir de aquí, adscribe a ambos conceptos las categorías de consciente e inconsciente de Freud y rompe la relación entre ambos. El significante gana preeminencia sobre el significado, que resulta aleatorio e

100

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo inconsciente, del mismo modo que el psiquiatra accede directamente a los significantes que le ofrece su paciente durante su análisis. De las teorías de Saussure también elabora diversos trabajos sobre el ―yo‖ humano. Para su realización también parte de la relación entre significado y significante, sobre todo en su consideración como estructuras simbólicas. En este sentido, el sujeto formará parte de esa estructura como un elemento más. Es decir, el sujeto ya no parte de sí mismo, se objetiva (al igual que el significado en el significante) en el ―Otro‖, en algo exterior a él; esto es lo que se ha llamado el ―estadio del espejo‖. Pero no es hasta la llegada del lenguaje cuando el sujeto entra en un determinado campo de significación que diferencia el ―yo‖ del ―tú‖. En el sujeto, por tanto, se unen lo simbólico (el ―ideal del yo‖ respecto a los demás o el ―super yo‖ de Freud), lo imaginario (el ―yo ideal‖, que parte de los deseos de uno mismo) y lo real (supeditado a lo simbólico e imaginario). Se sitúa por tanto en la intersección de los ejes de lo real, lo imaginario y lo simbólico (Shanks & Tilley, 1987). Y esta concepción lleva a una descentralización de la conciencia individual. El sujeto deja de ser unitario y parte de una estructura de significado ajena a él que le fundamenta, no sólo en la concepción de sí mismo sino también en sus acciones y decisiones. Otro de los pensadores más característicos del movimiento posmoderno es el filósofo Jacques Derrida. Muy comprometido con el movimiento del 68 (al menos en un principio), elabora todo un compendio crítico basado en la idea de la deconstrucción. La crítica también parte del lenguaje, de las palabras y sus conceptos y termina en la filosofía y en la revisión del concepto epistemológico de la misma, que ya había iniciado Heidegger. De este modo los conceptos deben entenderse en función de sistemas internos que determinan su sentido y que se deben deconstruir. Estos sistemas se construyen a partir de procesos históricos en forma de figuras retóricas como la metáfora o la metonimia. Si volvemos a atrás, en concreto a los sistemas de oposición binarios de LéviStrauss y Saussure, hay que darse cuenta de que necesariamente uno de los términos incluidos en la oposición se hallaba irremediablemente por encima del otro. Esta exclusión o infravaloración de uno de los términos es lo que Derrida trata de explicar y deconstruir, porque considera esta tendencia como resultado de procesos aleatorios en el 101

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo tiempo (es decir, que los significados varían según las circunstancias globales de un momento concreto). Por ejemplo en los binomios hombre: mujer o naturaleza: cultura, se considerarán los términos hombre y naturaleza como superiores o positivos a los de mujer o cultura. Pero esto no se adscribe a una ley universal sino a principios metafísicos construidos, y es por ello que la deconstrucción trata de invertir los privilegios, al menos provisionalmente para conseguir el fin de la jerarquía en los significados opuestos. El texto, por tanto, tendrá múltiples significaciones. El objetivo será adentrarse en las estructuras más profundas del lenguaje para delimitar los distintos significados. Mediante una nueva interpretación de las relaciones entre conceptos, se quiere romper con la reiterada priorización de los fundamentos de la racionalidad moderna, que reconstruye una y otra vez los mismos modelos que considera universales; eso es el logocentrismo (Criado, 1999). Para ello, en una de las críticas que recibe Lévi-Strauss de parte de Derrida, éste trata de desplazar el logocentrismo del habla a favor de la escritura (Tilley, 1990). De este modo los significantes se priorizan sobre los significados hasta que estos últimos terminan por desaparecer: ―no hay nada fuera del texto‖ (cita en Fernández Martínez, 1991). Derrida pretende evitar así la imposición de una subjetividad particular en discursos y prácticas sociales; un hecho que significaría volver a promulgar una nueva ―razón universal‖ (Criado, 1999). Para un entendimiento ―puro‖ de los distintos términos, defiende la independencia de cada sistema de signos respecto a cualquier construcción humana de significado. El lenguaje puede ser mejor entendido a través de la escritura; lo que Derrida entiende por ―gramatología‖. Los términos pueden adoptar múltiples significados, todo ellos dependientes del contexto en el que aparezcan. Por eso, en definitiva, el método reconstructivo llegará a la conclusión de que es imposible acceder a significados definitivos. Y por tanto la verdad no puede ser descubierta mediante el lenguaje, dada su implícita ambigüedad. Este estado indefinido traspasa también los límites de la cultura, lo que en muchos casos ha sido especialmente útil en el desarrollo de teorías queer o teorías postcoloniales, por lo que tiene de trasgresor y rompedor respecto a los discursos dominantes (Smith, 2000).

102

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Michel Foucault A pesar de no querer adscribirse a ninguna corriente estructuralista ni postestructuralista, Michel Foucault no puede dejar de considerarse como uno de los más importantes, si no el principal de los pensadores del Post-estructuralismo. Su obra es fundamental para la superación de las concepciones modernas de términos como ―saber‖, ―poder‖ o ―verdad‖. Su trabajo se centra sobre todo en la concepción de una nueva Historia, lo que le hace especialmente interesante en trabajos como el estudio y la interpretación de la Prehistoria, que aquí se tratan. Son muchos los temas de los que trató Foucault a lo largo de su carrera, pero quizá el más conocido de ellos y el que más se está aplicando hoy día en el terreno de la investigación histórica, es el del Discurso de Poder. Este Discurso puede considerarse como un modo concreto de entender, pensar y ordenar el mundo, las personas que viven en él, e incluso el conocimiento abstracto que se tenga de todo ello. Lo que Foucault trata de enfatizar cuando habla de Discurso es que de ninguna manera puede ser entendido sin tener en cuenta el Poder del que procede (Smith, 2000). Es decir, el Discurso se construye en cada época en función de un Poder y de sus intereses. De este modo, inconscientemente se reproducen continuamente fragmentos de ese Discurso como también del Poder que lo construye creando ―corrientes de fuerza‖ que terminan por traspasar todos los niveles sociales; obligados quedar supeditados a sus directrices (Fernández Martínez, 1991). Ese Poder, como productor de conocimiento y de realidad, termina por determinar las vías por las que se construyen aquellas verdades que son aceptadas globalmente en una época determinada (ideas que desarrolla en su obra The Archaeology of Knowledge, publicada en 1969). Por eso no pueden considerarse como manifestaciones particulares de una lógica estructural que subyazca a toda práctica social. Esas etapas ―históricas‖ son las que Foucault define como epistemes, y son las que a través de una ―arqueología del saber‖ (que se convierte irremediablemente en un tipo concreto de hacer ―arqueología‖) deben descubrirse y analizarse para poder escribir una ―historia de la verdad‖ en relación con cada contexto y, por tanto, cada concepción concreta de Verdad. En otra de sus obras, The Order of Things (1966), trata de todos estos aspectos. Las prácticas discursivas se convierten en códigos de conducta u órdenes culturales que

103

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo subyacen bajo cada etapa concreta determinando aquello que debe pensarse y que debe decirse. Foucault distingue cuatro periodos: el Renacimiento, el periodo Clásico, el Moderno y el Postmoderno (Tilley, 1990). Su actitud deconstructiva no deja de ser una severa crítica de lo que él entiende como episteme moderno, en el que el hombre (principalmente occidental) se presenta como sujeto central y objeto de conocimiento, sujeto a bases y supuestos humanistas; y una construcción de un episteme posmoderno, en el que el hombre ―muere‖ como individuo a causa de las nuevas conclusiones del estructuralismo de Saussure y el psicoanálisis freudiano y lacaniano que tanto le influirían (Fernández Martínez, 1991). Aún así esta descentralización del sujeto es aún más fuerte que la de Barthes o Lacan, que mientras éstos lo desplazan hacia el lenguaje, Foucault lo diluye en la historia; así elimina la subjetividad y la conciencia (individual o colectiva) por no tener ningún papel relevante en el cambio histórico o social (Tilley, 1990). Una nueva actitud, por tanto, hacia el pasado pero también hacia el presente. Se entienden como momentos concretos de análisis, conjuntos de relaciones de las que desentrañar las afirmaciones que pueden considerarse verdaderas o falsas. Nacen y se desarrollan a partir de rupturas, por tanto no puede hacerse un análisis horizontal de las mismas. De este modo cada sociedad posee su propia concepción de verdad y racionalidad. La Arqueología de Foucault saca a la luz las prácticas discursivas que rigen esas etapas concretas o epistemes. El término ―arqueología‖ se carga de connotaciones metafóricas como método que logra acceder a las profundidades y a los estratos ocultos del pasado. Este término se completa con la creación de reglas que expliquen y concreten los aspectos olvidados y marginados que la historia deja de lado. En este sentido se acerca mucho a la idea de Nietzsche de elaborar una ―historia universal‖ que también incluya lo marginado y lo olvidado. Lo que en términos de Foucault puede llamarse una anti-historia, respecto a todo lo que hasta entonces había tratado la historiografía tradicional. Se deja de lado cualquier concepción evolutiva, lineal o diacrónica de la historia para pasar a enfatizar orígenes y discontinuidades; una historia aparentemente inmóvil que incide más en el cambio en sí mismo, que en la necesidad de reconstruir largos y vastos periodos. El resultado son ―series‖ que no se ordenan respecto a un marco evolutivo, sino por sí mismas, distintas a las demás, con leyes e historias separadas que no pueden adscribirse a modelos generales (Foucault, 1972). 104

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo En su obra The Order of Discurse (1970), toma la idea de Nietzsche de la ―tendencia al poder‖ para seguir desarrollando su Discurso. En este sentido, el Discurso es fruto de intereses individuales que esperan institucionalizarse y convertirse en modelo de poder. Además de esos intereses también hay factores externos de actuación tales como prohibiciones u oposiciones que pueden distinguirse más fácilmente: como la distinta consideración de la opinión de dos personalidades distintas de la arqueología que ocupen a su vez cargos de distinta categoría (Tilley, 1990). Foucault ofrece algunas directrices fundamentales para el estudio de la cultura material: cualquier elemento material puede ser objeto de discurso, en el sentido en el que su construcción acarrea implícitamente la contención de importantes dosis de significado. Para Foucault ese significado debe ser entendido como otro modo de materialidad, dado que llevada por un discurso concreto, la subjetividad debe considerarse como otra forma de objetividad; el Sujeto es construido también a lo largo del tiempo. Es decir, que la cultura material a la que accede el arqueólogo deber ser siempre interpretada en base a una terminología concreta de poder-saber-verdad, un contexto histórico específico. El pasado debe entenderse desde una posición crítica y a partir de ahí, plantear una crítica social al presente. La cultura material queda ligada a prácticas sociales concretas y se aleja del individuo, que se diluye bajo las corrientes dominantes del Discurso. Aunque Foucault no defiende una unanimidad para cada sociedad, sino discontinuidades que se hacen especialmente visibles en sociedades carentes de conexiones o formas de determinación altamente definidas, como es el caso de los grupos prehistóricos. El pasado, según Foucault, se convierte en una construcción que tiene mucho de política. Los discursos crean verdades acordes con un tiempo y un lugar, luego si se convierten en objeto de análisis es necesario separarse previamente de cualquier intención de acceder a los significados reales de los mismos. Hay que contar también con que sin reemplazarse por completo, los discursos van renovándose y cambiando; es por eso por lo que Foucault clama por una descripción de los mismos como si de monumentos se trataran, sin atender a las causas o los procesos que los transforman, que dejan de tener relevancia. Sin rechazar por completo la interpretación, Foucault sí rechaza el método hermenéutico. Esto no significa que defienda una mera descripción del objeto, pero sí entiende que una buena descripción acompañada con un ―pensar‖ y un ―escribir‖ el 105

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo objeto resulta un buen modo interpretativo. El problema está intentar realizar una ―descripción profunda‖ del objeto en términos de la hermenéutica, para llegar a significados profundos y ocultos que después se presentan como verdades ciertas. Para entender este razonamiento no hay más que volver a su propia concepción de significado y verdad; términos que terminan por ser demasiado dispersos como para intentar tratar de definirlos (menos aún a través de la subjetividad). Para Foucault el significado correcto de un objeto reside en su superficie, concretizado en pequeños detalles que hablan del sistema discursivo al que pertenecen. Así el significado profundo del que trata la hermenéutica deja de ser relevante si no se atiende primeramente a un análisis superficial que no hace sino negar que cada discurso no guarde un significado profundo en su interior.

14.3.4.

NUEVAS APORTACIONES DEL POST-ESTRUCTURALISMO AL ESTUDIO DE LA PREHISTORIA Y LA ARQUEOLOGÍA

Partiendo del Estructuralismo Del mismo modo que no se podía hablar de una arqueología estructuralista, tampoco es posible referirse a una arqueología post-estructuralista. El panorama es aún más complicado si se apunta que el Post-estructuralismo no es uniforme ni está unificado, sino que sus límites son cuanto menos difusos y difíciles de definir. Aunque sí existió una unidad inicial, luego se fue abandonando a favor de intereses personales y trayectorias a veces poco convergentes como el Marxismo, la Teoría Crítica o la tradición hermenéutica, entre otros. Es por ello por lo que muchas de las discusiones y postulados que plantea, terminan por diluirse en la corriente del postmodernismo. En una recapitulación que realizan Ian Bapty y Tim Yates acerca de cómo conectar los métodos del Post-estructuralismo en arqueología (Archaeology After Structuralism, 1990), señalan cómo desde los años 70, cuando se comenzaron a construir los primeros postulados post-estructurales, la situación era entonces (a inicios de los 90) poco clara y a veces incoherente. De ahí que muchos de los autores que trabajaron en ese libro adoptasen posturas claramente contradictorias.

106

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Pero antes de intentar definir algunos de los puntos del Post-estructuralismo que más pueden haber influenciado al método arqueológico es necesario volver atrás y conocer de dónde parten y qué es lo que modifican. Sus premisas son también el lenguaje y su estructura, porque el lenguaje es entendido como una parte fundamental que define la identidad humana y porque también está cargado de una enorme significación. El Post-estructuralismo propone cuestionar el significado mismo de la palabra ―arqueología‖, que parte de arche (origen, comienzo) cuyo adjetivo se convierte en archaios (antiguo) y se añade a logos (razón, explicación, discurso). Todos esos elementos conforman una unidad que debe ser analizada; y es por ello que su significado trascenderá (como se vio con Foucault) y tomará nuevos matices en la búsqueda de nuevos conceptos de identidad, origen, significado… De nuevo el lenguaje y de nuevo Saussure (Shanks, 1992). Más que a los trabajos de Lévi-Strauss, los postestructuralistas acuden a la base misma del Estructuralismo. Haciendo una breve recapitulación de la introducción de este trabajo, Saussure dividió el signo en significado (formal e inteligible), y significante (diferencial y sensible). En concreto, el significante (casa) no tenía una significación por sí mismo, sino que era una palabra arbitrariamente ordenada y estructurada respecto a otros significantes que debían ser ante todo diferentes a él. Es decir, lo que le hacía ser lo que era (casa), era no ser otra cosa (mesa, lámpara, etc.). Una estructura diferenciada. La relación entre el signo y aquello que representa, entre el lenguaje y el mundo real al que se refiere, es lo que el post-estructuralismo tratará de cuestionar. De modo que las relaciones no sean tan simples (―a este significado le corresponde este significante‖ o ―este significante no es este otro significante‖…) y que el significado final siempre sea más difícil de alcanzar, es decir, que no esté directamente contenido en el signo. El post-estructuralismo rompe la unidad entre el significante (el texto arqueológico) y el significado (el pasado). Pierde la confianza en encontrar el pasado en el registro y no sólo eso, también pierde la confianza en el propio arqueólogo. El autor muere (tal y como se vio en Barthes) y deja paso al Discurso: una serie de valores y conceptos que construyen el conocimiento en un momento y lugar determinados. También el Discurso será objeto de análisis. Si todo está mediado, si gana el relativismo, ¿quiere decir eso que es imposible tener un conocimiento certero? ¿Es posible llegar al pasado? El Post-estructuralismo y sus representantes ofrecen indudablemente una nueva visión de la realidad, un nuevo 107

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo análisis del lenguaje y una nueva problemática para el estudio del pasado. Pero también construye obstáculos que son difíciles de salvar y que llevarán a una irremediable reflexión y debate sobre lo que la arqueología ha de ser hoy en día. Sin detenerse demasiado en ello, es necesario seguir con las referencias al Estructuralismo. El análisis de Saussure concebía entonces un sistema lingüístico que funcionaba en razón a relaciones diferenciales que hacían que el significado no fuera inherente al signo en sí, sino en virtud de la diferencia respecto a otros signos. El estudio del lenguaje debía, por tanto, ser antes sincrónico que diacrónico. De estos datos se deriva la reflexión de que la cultura material, como sistema de significación, goza de cierta autonomía respecto al lenguaje. Saussure no se interesa en el habla (parole), sino en las estructuras objetivas que la hacen posible, el lenguaje (langue). De modo que el lenguaje, como un sistema de signos perfectamente conformados, yace en profundidad y fundamenta lo que en superficie se traduce en el habla del día a día (Shanks & Tilley, 1987; Bapty & Yates, 1990; Shanks, 1992). De ahí que Lévi-Strauss desarrollase explicaciones de mitos o sistemas de parentesco en función de códigos de significado ocultos. Esto es lo que hizo del Estructuralismo un buen método de análisis antropológico pero que sin duda lo alejó de ser un buen método de análisis arqueológico. Se podían encontrar en el presente, sistemas aparentemente estables o construcciones siempre atemporales como son los mitos. El arqueólogo carece de lenguaje, ¿puede compararse la cultura material a un lenguaje? ¿Pueden construirse sistemas binarios de oposición? El estructuralismo privilegia al lenguaje, y no reconoce otros métodos de significación no verbales. Por otro lado, el análisis estructuralista se basa en una investigación sincrónica del orden de significación, de los códigos que lo determinan y de los resultados que todo ello refleja en la experiencia. El arqueólogo trata de realizar un análisis formal de las pautas reflejadas en la cultura material, trata de descubrir su lógica y definir reglas. Pero esta actitud no hace sino negar la historicidad y la contextualidad del registro arqueológico. El acercamiento irremediable a la cultura material, ha transformado el modo de entender los supuestos estructuralistas; las estructuras de significado del lenguaje se convierten ahora en otras muy distintas. La rigidez del Estructuralismo termina por ser superada.

108

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Hacia una arqueología Post-estructuralista La cultura material vuelve a ser reconocida como importante para entender la propia concepción humana de la realidad y el mecanismo de las relaciones humanas. Vuelve a otorgársele un papel activo como producto directo de sistemas simbólicos de significación. Es necesario abandonar de algún modo la mente humana y recurrir de nuevo al objeto. El sujeto sigue sin tener ningún grado de control ni intervención siendo como es producto directo de las circunstancias sociales y simbólicas que lo determinan. Pero la cultura material no vuelve a ser una mera colección de artefactos depositados en el registro arqueológico, sino una construcción significativa de respuestas a la realidad en relación a fuerzas e intereses sociales que responden a una determinada ideología del poder. Se convierte en un modo de escritura, una clase no verbal de discurso ordenado en torno a códigos y unidades de significación concretas. Un ―discurso material‖ articulado y estructurado a través de prácticas y estrategias sociales dirigidas por unos intereses concretos, guiados por el poder y por la ideología. En la búsqueda de estructuras, se debe desenmascarar lo que yace por debajo de lo observable, pero teniendo en cuenta el contexto temporal y espacial. En definitiva, la cultura material debe entenderse como un campo mucho más abierto que un rígido sistema de signos como dictaminaba el Estructuralismo (Shanks & Tilley, 1987). De sus relaciones significativas puede estudiarse y analizarse la constitución y transformación de las relaciones sociales. Relaciones sociales que no son sino producto de discursos, y es a través de ambos sobre los que se asienta y crea la cultura material. Puede hablarse de una arqueología post-estructuralista en el sentido en el que ha superado muchos de los supuestos de Lévi-Strauss. Pero no puede considerarse como una solución de todos los problemas que el Estructuralismo planteó; más bien ayudó a conformar otros nuevos. Leer a Derrida o a Foucault en los puntos anteriores no es sino entender que el Post-estructuralismo es ciertamente una realidad ―porosa‖ y ―permeable‖ (Bapty & Yates, 1990). Como ya anunciamos al principio de este apartado, no puede considerarse como un cuerpo completo y cerrado de pensamiento; pero importante al llevar a debate el pasado, su formación y sus características.

109

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Si sus postulados comienzan de esa manera, es mejor no tratar de poner límites ni delimitar líneas de actuación. El Post-estructuralismo es deconstrucción, transformación y renovación. El Post-estructuralismo vuelve a la historia y recupera el sentido que había perdido con el sincronismo del Saussure y Lévi-Strauss. El tiempo vuelve a considerar lo diacrónico frente a lo sincrónico. Del mismo modo toma las estructuras que el Estructuralismo trató de construir y las desarma. La deconstrucción no es una simple crítica, ni un método, porque no se pretende volver al elemento simple, sino a un origen indisoluble. Por ello la cultura material es ahora una escritura, un texto, pero se conceptualiza de otro modo: ya no hay distinción entre su superficie y la profundidad. El texto se abre a múltiples lecturas y se abandona la idea de otorgarle un significado último. Los límites se rompen. Las estructuras quedan desnudas, se desvelan sus funciones, se las libra de cualquier determinación ideológica o discursiva. También se analiza el modo en el que debe escribirse el pasado. A modo de conclusión, el Post-estructuralismo debe entenderse como el resultado de una actitud crítica que pretende acceder a los niveles más profundos de la cultura. Vuelve a recuperar la historicidad y la diacronía en el estudio de las relaciones sociales y se aleja de la rigidez del lenguaje en el que el Estructuralismo había terminado por caer, a favor de un análisis más cercano de las instituciones y organismos sociales. De esta manera se aleja de de la mente humana y profundiza en el estudio de la cultura como construcción significativa en sí misma. Su compromiso con estos aspectos cambia el modo de hacer arqueología, pero también la hace más difusa, casi compartimentada y sobre todo crítica.

110

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 14.4.

UN EJEMPLO ARQUEOLÓGICO : FELIPE CRIADO

Felipe criado y la Arqueología Del paisaje El trabajo que Felipe Criado Boado está realizando sobre todo en tierras gallegas ofrece un buen ejemplo de lo que podría considerarse una arqueología estructuralista. Pero es necesario matizar esta afirmación; debido sobre todo, y tal como se ha podido observar a lo largo del trabajo, a que el Estructuralismo en sí no puede aplicarse directamente al estudio de sociedades pasadas. De ahí que existan algunas variaciones, como esta Arqueología del Paisaje, que tratan de encontrar una solución intermedia entre lo que puede considerarse puramente estructuralista y otros modelos de análisis que pueden partir del Post-estructuralismo o de la Hermenéutica. Pero las ideas básicas parten del Estructuralismo: un desprecio por la aplicación de métodos positivistas a fenómenos sociales, la incapacidad de acceder al pasado con los presupuestos del presente, la base de una sistematización del pensamiento humano, y por lo tanto la existencia de códigos subyacentes de significado que determinan las relaciones sociales entre sí y con la naturaleza, la recuperación de lo simbólico, la introducción de la hermenéutica para desentrañar en última instancia esos códigos de significación o la consideración de la cultura como un elemento autónomo pendiente de descodificación. La Arqueología del Paisaje pretende, por tanto, desvelar los códigos culturales que se encuentran en el análisis de las dimensiones del espacio social o espacio construido. Un programa de análisis que trata de reconstruir los paisajes arqueológicos en función de los procesos de culturalización del espacio que se han dado a lo largo de la historia. El problema específico en el que ha estado trabajando la mayor parte del tiempo, es el de dar una explicación coherente a la arquitectura monumental del Neolítico atlántico europeo. Entendiendo que en esa fecha concreta, no sólo hay que tener en cuenta los cambios tecnológicos o económicos, sino todos aquellos que hicieron variar las relaciones entre los grupos sociales y la Naturaleza. Los objetivos que esta Arqueología del Paisaje pretende alcanzar serán: hallar modelos concretos de representación espacial, mediante mecanismos precisos que consigan ahondar en la materialidad del registro arqueológico y por tanto, encontrar un

111

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo método de análisis eficaz que logre encontrar la lógica que se esconde en un espacio arqueológico concreto y fragmentado, y que corresponde a un único código estructural. El punto de inicio de este programa debe partir del concepto de paisaje, y en concreto de paisaje social, es decir, aquél que ha sido ―domesticado‖ por hombres y mujeres, y por tanto aquel que guarda el código cultural al que es necesario acceder. Las interpretaciones funcionalistas dejan de tener cabida en la explicación de fenómenos que intentan partir de un punto como el de la mente humana. El individuo es redescubierto como agente y a la vez sujeto paciente de la realidad externa que se manifiesta ante él. La economía, la adaptación a nuevos entornos ecológicos, las relaciones sociales... son incapaces por sí solas de descifrar los códigos de actuación que en este caso representan los monumentos megalíticos. El individuo es ahora centro de percepción, creador del espacio que le rodea, pensador de sus dimensiones y sujeto transformador. La perspectiva ha cambiado para alcanzar las causas más profundas, los modelos estructurales que pueden incluso explicar todo lo demás. Con este estudio Criado demuestra la viabilidad de una metodología enteramente estructuralista, es decir, puede decirse que ha desarrollado un método analítico eficiente partiendo de modelos cognitivos reales que se amoldan a unos principios teóricos estructuralistas previos.

14.5.

PANORAMA GENERAL Y CONCLUSIONES AL RESPECTO

Es difícil elaborar conclusiones acertadas

sobre el panorama general que se

desprende de este recorrido historiográfico. Más aún si muchos de los postulados que en este trabajo se tratan están irremediablemente entre los más aceptados en el campo de las ciencias sociales hoy en día. Quisiera poder justificar de una manera clara un cierto pesimismo que me queda ahora que mi trabajo ha quedado resuelto. Ante todo esta percepción no deja de ser un mal sabor de boca sin demasiadas concreciones definidas, que no debe entenderse como una decepción sino como un interrogante. El comienzo de esta historia es ante todo espectacular. Como he reiterado en múltiples ocasiones a lo largo del trabajo, el Estructuralismo, desde sus más tempranos

112

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo inicios en el campo de la lingüística, consiguió adentrarse por primera vez en el ámbito desconocido de la mente humana y su discurrir. Comienza a sintetizarse el razonamiento humano y, por tanto, comienza a poderse ordenar con parámetros el modo en el que los seres humanos entendemos y dialogamos con la realidad en la que nos vemos inmersos. La aplicación de estos supuestos a la antropología y con mayores dificultades a la arqueología, inicia un camino imparable de superación de los modelos tradicionales, positivistas, procesuales, actualistas y etnocéntricos que hasta entonces venían escribiendo e interpretando el pasado conforme a supuestos considerados indiscutibles, los occidentales. La cultura material se entiende como reflejo directo de construcciones inherentes que residen a nivel ideacional, capaces de ser descubiertas e interpretadas sobre el registro. Hasta aquí la historia no deja de parecerme acertada y optimista; no dudo de las enormes posibilidades que la arqueología estructuralista nos ofrece. Pero, ¿qué sucede si vamos más allá? El Post-estructuralismo superó el análisis de la mente humana y se adentró en el estudio de una cultura que es de por sí significativa. Pero esta cultura responde a determinados códigos de conducta que la determinan y manejan en cada uno de los momentos históricos que atraviesa. El objeto es ahora susceptible de ser leído bajo multitud de formas, llegando a multitud de conclusiones. ¿Cuál de todas ellas es la correcta?

¿Es posible construir una ―historia de la verdad‖?

¿Estamos realmente

preparados para desechar el concepto que hasta ahora se tenía de la Historia? El trabajo de Felipe Criado es un ejemplo en el que puede distinguirse la adecuación de presupuestos estructuralistas con los nuevos enfoques que anuncia el Post-estructuralismo y toda la corriente posmoderna. Criado introduce la labor crítica de las corrientes que le precedieron e incluso de su propia labor interpretativa (Criado: 1989). Del mismo modo que el megalitismo fue producto de un discurso construido, la propia interpretación que él mismo elabora se rige por los postulados que parten del contexto histórico y cultural en el que se sitúa. En este sentido, la labor crítica que indudablemente debe considerarse indispensable no es sino una reafirmación de los postulados que inmediatamente antes han sido criticados. La superación del discurso en el que nos movemos es, a mi modo de ver inalcanzable; y eso no es más que poner barreras a una posible aproximación válida o real al pasado.

113

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Tratar de escribir una historia que desvele los discursos que dominaron todas las facetas de la vida de las distintas etapas históricas, es un objetivo difícil pero con el que sin duda me considero totalmente de acuerdo (quisiera decir comprometido). La elaboración de reflexiones críticas sobre los trabajos interpretativos que se realizan del pasado también se presenta como un buen comienzo en lo que de labor proyectada hacia el presente posee la arqueología. Seguramente me falte todavía más información para completar o tratar de responder las preguntas que la reflexión sobre este trabajo me ha planteado. Espero poder responderlas yo mismo. Hasta entonces considero que la elaboración del mismo ha sido una excelente lección no solo como aprendizaje sino también como meditación sobre la situación historiográfica actual en el campo de la Prehistoria y la Arqueología.

114

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

VI. EXPLICACIÓN DE LA APLICACIÓN

115

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.

LAS FRONTERAS DEL ESTRUCTURALISMO Rafael Gómez Pérez

1.1.

LAS MODAS DE FRANCIA

Los que aún no hayan leído a Sartre pueden ahorrarse ese trabajo; los que lo hayan leído, podrán olvidarlo cuanto antes, y así estarán a la última. La última —el último ismo— se llama estructuralismo. El movimiento tiene apenas cinco años de vida y puede ser tomado —como el último tranvía— en marcha. El nuevo profeta se llama Claude Lévi-Strauss. Pero hay que ser honestos: el estructuralismo no se ha presentado como una moda de Montmartre, sino como un método de investigación, con resultados concretos, estrictamente científicos, en varias disciplinas. Lo que sucede es que todo positivismo — el estructuralismo lo es— corre el peligro de acabar tarde o temprano teniendo un profeta y hasta una profetisa, como lo fueron, hace un siglo, Auguste Comte y su llorada Clotilde de Vaux. El estructuralismo ha nacido como consecuencia de una profundización de la lingüística. La lingüística, en efecto, se ha dado cuenta de que lo importante no es tanto el contenido de las palabras (lo significado), sino el contexto de las palabras, es decir, el conjunto de relaciones que cada palabra entabla con las demás. Pero ese contexto no es algo que haya sido establecido conscientemente, de una vez, como puede hacerse con la clave de una asociación de agentes secretos. Ha sido el producto de la actividad inconsciente de la colectividad, de tal modo que cada hombre singular se somete a él. En definitiva: las palabras denotan una estructura de relaciones que, precisamente en cuanto estructura básica, puede admitir diversas superestructuras. De poco sirve conocer el contenido, si se desconoce la base estructural que permite que haya contenido. Esta base estructural tiene sólo una función formal; al menos, el método estructuralista no intenta sino describir posiciones. De Saussure ha ilustrado esta función formal de la estructura con un ejemplo: el método estructuralista se asemeja a una partida de ajedrez, en la que una determinada posición de las piezas prescinde por

116

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo completo de los movimientos antecedentes. Una determinada posición de las piezas — con todas las posibles y reales relaciones entre ellas— puede ser entendida tanto por el que acaba de llegar a la mesa donde ya dos juegan, como por el que ha seguido la partida desde el principio. En una palabra, no interesa al estructuralismo la génesis de los conceptos, la historia, sino el complejo de relaciones que, en un determinado momento, es posible descubrir. De ahí que se haya definido la estructura como entidad autónoma de dependencias internas. El estructuralismo como método aparece así, a primera vista, con la función instrumental de todo método. Su validez ha de ser juzgada como son juzgados los métodos: si conducen a resultados. Los resultados metódicos del estructuralismo trascienden el análisis breve que quieren ser estas páginas. La justificación de un interés más general sobre el estructuralismo se basa en cambio en el hecho, por todos conocido, de que el estructuralismo es algo más que un método: implica —como, por lo demás, era previsible— una determinada concepción del hombre. Esa determinada concepción del hombre puede resumirse así: el hombre está sometido a estructuras lingüísticas, biológicas, psicológicas, sociológicas, que lo superan, que se imponen sobre él. El hombre no se hace a sí mismo; es hecho por una conciencia colectiva superior a él, de la que, a lo más, es expresión. En esta concepción que es el telón de fondo del estructuralismo coinciden psicoanalistas, como Lacan; filósofos marxistas, como Althuser; etnólogos, como LéviStrauss. Puede advertirse ahora el impacto que el estructuralismo ha causado en el ambiente actual de la cultura francesa, centrado prevalentemente en el personalismo: tanto en el personalismo «cristiano» de Esprit (la revista de Mounier, llevada ahora por Domenach), como en él personalismo marxista de Garaudy, como en el personalismo existencialista de Sartre. Téngase en cuenta que los intentos de diálogo entre marxistas y cristianos en Francia se basaban hasta ahora en el campo común —aunque inevitablemente equívoco— del «interés por el hombre».

117

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.2.

ALGUNAS APLICACIONES DEL ESTRUCTURALISMO

Pueden verse a continuación algunas aplicaciones del estructuralismo, con el fin de advertir dónde y cómo queda la persona, en el ámbito de las estructuras. En el campo de la etnología, Lévi-Strauss ha escrito: «Si, como pensamos, la actividad inconsciente del espíritu consiste fundamentalmente en imponer formas a un contenido, y si estas formas son fundamentalmente las mismas para todos los individuos antiguos y modernos, primitivos y civilizados... es necesario y suficiente llegar a la estructura inconsciente, subyacente en toda institución y en toda costumbre, para obtener un principio de interpretación válido para las otras instituciones y costumbres, con tal de que, bien entendido, se llegue en el análisis lo bastante lejos». Muchas y distintas instituciones sociales (el levirato, la prohibición del incesto, los impedimentos matrimoniales entre parientes) nacen, según Lévi-Strauss, de una estructura, inconscientemente fijada e inconscientemente actuante, que permite la comunicación del individuo con la sociedad, prueba ineludible de la comunidad e igualdad entre los hombres, más allá de las diferencias de razas y de culturas. Evidentemente, la pregunta fundamental es ahora ésta: ¿de dónde viene la unidad fundamental de la conciencia humana? Viene de puras leyes físico-químicas. El estructuralismo de Lévi-Strauss tiene, por tanto, un fondo materialista; de hecho, LéviStrauss no ha rechazado el calificativo que Sartre ha dado al estructuralismo: materialisme trascendentale. Este materialismo de fondo —sustrato de una parte del positivismo desde el siglo XIX—

hace posible la aplicación del método estructuralista a la revisión de Marx,

emprendida con tanto ahínco en Francia durante los últimos años. Frente a la interpretación personalista del marxismo —obra, sobre todo de Garaudy—, otros están intentando una interpretación estructuralista. Lo importante en Marx sería su descubrimiento de las estructuras económicas y sociales. Sería en cambio accesorio y, por tanto, caduco, todo lo que se refiere a la liberación del hombre, al triunfo del proletariado, a la sociedad sin clases. En otras palabras, el marxismo habría dejado de ser el humanismo que prometía al hombre la liberación total de las superestructuras. Se comprende la reacción contraria a la interpretación estructuralista de Marx por parte tanto del marxismo ortodoxo como, del humanismo marxista de algunos pensadores

118

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo franceses: porque el marxismo queda privado de los postulados más atractivos para una acción política y social; el marxismo ortodoxo pierde su carácter clásico de profetismo de la clase oprimida; el humanismo marxista pierde su plataforma común para el diálogo con el humanismo cristiano. Tanto en general, como en su aplicación marxista, el estructuralismo, cuando rebasa el valor de método y se ve ineludiblemente acosado por preguntas fundamentales, las resuelve en un sentido materialista. Realmente, ni siquiera como método el estructuralismo ha logrado responder a cuestiones básicas. Así, cuando después de individuar una serie de estructuras que rigen la sociedad durante siglos, se ve obligado a individuar otra nueva serie que, paulatinamente, comienza a imponerse, el estructuralismo no sabe explicar el paso, a no ser recurriendo a «encarnaciones» de un espíritu objetivo, que recuerda a las mayores elucubraciones de Hegel. En Hegel, también el individuo quedaba siempre absorbido en la evolución del espíritu absoluto. Hegel nunca se pronunció, en efecto, sobre la consistencia de la individualidad personal; no podía hacerlo. Estas últimas consideraciones llevan a plantear, aunque sea brevemente, el lugar que ocupa el estructuralismo en el actual panorama filosófico. Describir en pocas líneas las actuales corrientes filosóficas es una empresa arriesgada; pero, por otra parte, la multiplicidad no es tanta como para no permitir trazar unas cuantas líneas fundamentales. El primer criterio que permite separar las corrientes filosóficas en dos campos es el materialismo. Según este criterio hay filosofías materialistas (marxismo, positivismo, algunos existencialismos) y filosofías espiritualistas (todas las que admiten la metafísica en sentido real: tomismo, algunos existencialismos, espiritualismo de tendencia agustiniana).

119

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.3.

EL ESTRUCTURALISMO EN EL PANORAMA DE LA FILOSOFÍA ACTUAL

Otro criterio diversificado —tomado de la historia de la filosofía— puede ser éste: filosofías que se colocan en la línea objetivista del pensamiento clásico (en donde es posible trazar una línea constante que va de Platón a los tomistas de hoy, pasando por Aristóteles, San Agustín y Santo Tomás, aunque habría que hacer muchas apreciaciones importantes) y filosofías de tipo subjetivista (que arrancando de Descartes, pasan por Kant y llegan a todos los existencialismos e idealismos actuales). Se entiende aquí por objetivista (y es necesario aclararlo, porque el término no es muy exacto), toda filosofía que, de modo más o menos pleno, se centra en la develación: realidad fundamental, no idea abstracta, advertida por el hombre como acto que pone todo lo que es. Y se entiende por filosofía subjetivista la que parte de la conciencia, del cogito, del lch denke, del yo pienso. Si, como se ha dicho, Lévi-Strauss no ha rechazado para el estructuralismo la calificación de «materialismo trascendental» que le ha dado Sartre, se entenderá también que al autor del estructuralismo haya parecido bien otra calificación, ideada por Ricoeur: la de «kantismo sin sujeto trascendental». En otras palabras: el estructuralismo puede ser configurado como un materialismo que, partiendo del sujeto trascendental kantiano, lo niega, para constituir en esta negación la afirmación de un espíritu inconsciente, universalístico, histórico. En el estructuralismo hay, por tanto, una confusa mezcla de las tendencias filosóficas que se han dado a partir de Kant. Hay, en buena, parte, una especie de síntesis entre las dos alas —derecha e izquierda (marxismo) — que aparecieron después de la muerte de Hegel. La exigencia de la positivización —que arranca de Kant— está omnipresente; pero esta positivización —este positivismo— no está al servicio del yo, sino de una cierta espiritualización de la materia, que —a espaldas de la historia y de la persona— va dando lugar a estructuras, en las que cabe encuadrar tanto el pensamiento salvaje como el que piensa que ha dejado de serlo.

120

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 1.4.

LAS ÚLTIMAS PRECISACIONES

El estructuralismo recoge un cierto hastío filosófico que había engendrado el personalismo. En realidad, la filosofía de la postguerra se cerró en el personalismo (Mounier, Sartre), como en un non plus ultra. En un caso, la centralidad de la persona permitía luego el acceso a Dios; en otro, la centralidad de la persona era la negación de Dios. Pero, en realidad, o se ve en la persona ya la trascendencia (el tú, Dios), o la filosofía de la persona acaba, tarde o temprano, asqueada de sí misma. De ahí la desideologización, el atractivo hacia la materia; una materia explicada y parlante por miles de ciencias actuales que dan resultados y datos tangibles, contabilizables. Una materia que no es inerte, porque está como surcada por vetas de estructuras: casi se diría que es materia espiritualizada: el dios materia. Las consideraciones criptofilosóficas de Lévi-Strauss se prestaban a todas estas deducciones. Últimamente, sin embargo, el autor ha insistido una y otra vez en repudiar estas derivaciones, que él considera espurreas. Con ocasión de la ceremonia, en la que recibió de manos del ministro Peyrefitte la medalla de oro del Centre National de la reserche scientifique (cfr. Le Monde, 1968), el filósofo dijo: «El estructuralismo no es culpable del abuso que con frecuencia se comete en su nombre. El estructuralismo sanamente practicado no aporta un mensaje, no tiene una llave capaz de abrir todas las cerraduras, no pretende formular una nueva concepción del mundo o incluso del hombre; se guarda muy bien de querer fundar una terapéutica o una filosofía». Lévi-Strauss pronunció también palabras muy convincentes sobre la necesidad de que la ciencia no se quede satisfecha «en las fronteras de una lengua o de un grupo de lenguas, de una sociedad y de la civilización donde la ciencia surge, o incluso de un período de la historia, aunque sea extenso... De ahí la voluntad tenaz de la etnología de no excluir de su estudio nada que sea humano». Estas declaraciones de Lévi-Strauss permiten efectivamente modificar el planteamiento que del estructuralismo han hecho numerosas publicaciones, incluso algunas especializadas de filosofía. Pero esa modificación tiene un sentido muy concreto: es decir, queda claro que el filósofo, aun apelando a una estructura o conciencia o sistema transhumano, no puede evitar construir un humanismo. La diferencia estriba en que, mientras muchos humanismos sienten una instintiva desazón hacia el desarrollo y la

121

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo invasión de las ciencias positivas, la actitud estructuralista mantiene que no se puede hablar legítimamente del hombre sin la integración de todas las ciencias. No hay ciencias humanistas privilegiadas, y, desde luego, no hay una ciencia privilegiada para una parte del mundo o de la historia. Toda ciencia manifiesta de algún modo el hombre: «las matemáticas ponen al desnudo las propiedades intrínsecas que manifiesta, en su mayor pureza, el funcionamiento del espíritu humano; e incluso las ciencias físicas y naturales no llegan al conocimiento del mundo y de la vida sino a través de las percepciones. y de los juicios que autorizan, en el hombre, un equipo sensorial y mental particular» (LéviStrauss, Le Monde). La adoración mítica del hombre —previamente complicado y ambiguo para permitir este culto confuso— es una mentalidad que los estructuralistas repudian. La afirmación sartriana sobre el hombre («esa pasión inútil») les suena a diletantismo. Podría decirse que, si el estructuralista no se fija temáticamente en el hombre, la razón se debe a que no puede dejar de trabajar en algo mucho más concreto: los hechos, las estructuras, el ensamblaje de relaciones que ofrece una mirada científica del mundo y de la vida. En este sentido, no se puede justamente acusar al estructuralismo de antihumanismo. Una consideración global del hombre no le preocupa, porque sabe que, para intentarla, haría falta reunir los resultados de bastantes ramas científicas (algunas actualmente en sus comienzos), y verificar luego sus resultados. Pero es aquí precisamente donde se descubre la debilidad —y la falsedad— del planteamiento estructuralista: el limitarse a las ciencias positivas puede ser, legítimamente, objeto de un programa de investigación positiva. Pero, al silenciar cualquier otra perspectiva (es significativo que en las declaraciones citadas de LéviStrauss no se aluda a un problema filosófico o moral), se mantiene de hecho una posición ideológica: la positivista. Esta consideración se confirma por el hecho de que, paladinamente, el substrato del estructuralismo es un confesado materialismo, aunque, sin embargo, no se constituya temáticamente como una tesis, sino como el presupuesto de base de las investigaciones concretas.

122

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo El estructuralismo puede ser configurado (y es una más de las notas aproximativas que se han hecho a lo largo de estas páginas) como un materialismo que se distrae en el interminable trabajo positivo que tiene ante sí el científico actual. Se parte, aunque no se diga explícitamente (a veces sí se afirma) de que no se da una trascendencia; en pocas palabras: de que todo se acaba aquí, sobre la tierra. El estructuralismo es, por eso, la última modalidad del positivismo materialista. Este positivismo podía resultar incluso pueril, hace un siglo, cuando las ciencias físicas y naturales, la sociología, la psicología, etc., estaban apenas en una fase preparatoria de la gran expansión posterior. Hoy, en cambio, el progreso evidente, el descubrimiento de métodos eficaces en la sociología de grupo, la etnología, la lingüística, dotan al positivismo de una verificabilidad cada vez más atractiva. Antes, el positivista presumía de no rezar y hacía gala de su ateísmo; hoy el positivista no reza, pero tiene para el rezo una mirada científica: y lo explica como un fenómeno real de condicionamientos materiales, lingüísticos, sociales. Para el estructuralismo, las palabras de Bergson sobre la necesidad en el mundo de hoy de un «suplemento de alma» significan poco; él se siente dueño —no completo, pero dueño— de las exigencias individuales y sociales de los hombres. No puede satisfacerlas, pero puede clasificarlas. Lo triste es, sin embargo, que las almas y sus aspiraciones concretas y personales quedan clasificadas como mariposas en el álbum del entomólogo: frías, yertas y con un alfiler clavado en mitad del cuerpo seco.

1.5.

“LE DERNIER CRI”

Se decía, al principio, que el estructuralismo era la última moda. En realidad, estas ciencias —etnología, antropología, etc.— están recibiendo continuamente nuevos enfoques, de modo que los planteamientos son a menudo sometidos a críticas. Los primeros meses del 1968 han visto la aparición de críticas serias al estructuralismo. Por una parte, libros de orientación personalista, que no se resignan al anti-humanismo de Lévi-Strauss (aunque, como se ha dicho, se trata de un anti-humanismo sólo aparente). Por otra, libros que enfocan la antropología desde una perspectiva distinta, que en definitiva significa una crítica al planteamiento estructuralista.

123

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Balandier, con un libro sobre la antropología política, parece decidido a corregir la perspectiva histórica del estructuralismo. La estructura no es ya un modelo permanente insensible al paso de la historia; las mismas sociedades primitivas —que los estructuralistas estudian como reproduciendo un modelo siempre igual y constante— son estudiadas ahora con una visión histórica. Al menos, desde el punto de vista político, el poder y su necesario correlato —la oposición al poder— implican una historia, un movimiento y un dinamismo. Para Balandier, no hay nada más sometido a la historia que el terreno político; y la antropología política, si quiere conseguir resultados útiles, debe comparar sistemas diversos, en movimiento, dinámicos, que no pueden ser entendidos con un modelo (estructura) estático. Puede observarse, por tanto, que este redescubrimiento de la historia vuelve a plantear problemas antiguos que continúan siendo nuevos. Entre ellos, el de la libertad. Pero la libertad es de la persona; y la persona libre tiene abierto delante de sí un horizonte que escapa a toda reducción materialista. He aquí de nuevo, desde otra perspectiva, el problema de la trascendencia. En este sentido, el estructuralismo — que ha merecido la crítica al dar la preeminencia a una simplificación demasiado unilateral— puede prestar un servicio real, aparte del mérito de las investigaciones concretas sobre modas y costumbres: descubrir la inconsistencia del personalismo cerrado o contuso que la cultura europea ha arrastrado durante años por influencias de algunos existencialismos.

124

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 2.

APLICACIÓN DE LA ANTROPOLOGÍA ESTRUCTURALISTA AL TRABAJO DE LA ARQUEOLOGÍA. Principales aportaciones Como se ha ido introduciendo a lo largo del trabajo, la tradición estructuralista

ofrece una visión de la cultura como un texto; regida por leyes y reglas ocultas que deben ser descodificadas para poder entender el significado de lo que se presenta en el registro. Pero no es fácil teniendo en cuenta la tendencia ideacional, que no idealista, que esta corriente maneja: la preeminencia de los pensamientos y las ideas por encima de la materia o el objeto. Esta tendencia será en gran parte la que ayude a construir una Arqueología cognitiva que atienda al estudio de los comportamientos ideológicos que se esconden bajo el registro arqueológico (Jhonson, 2000). De este modo el arqueólogo estructuralista tratará de entender los objetos como palabras de un texto del que deberá desentrañar las reglas que lo rigen, y así llegar a entender los fundamentos culturales que los han producido. El modo de análisis será atender principalmente a los caracteres formales y al estilo de los objetos (ya sea el arte rupestre paleolítico o la decoración cerámica, por ejemplo). El Estructuralismo ha aportado (como se ha visto en el apartado anterior) muchos de los modelos de análisis que han revolucionado el campo no sólo de la arqueología, sino también de la historia y de la etnoarqueología.

Pero a partir de ese modelo

(antropológico), prehistoriadotes y arqueólogos no tratarán de atender a la búsqueda de las estructuras universales y vacías que Lévi-Strauss trataba de identificar, sino que tratarán de delimitar la estructura particular en un contexto determinado, es decir cargarla de historia. La cultura material como sistema de significado, con las mismas características comunicativas de un texto, debe ser tratada como un lenguaje en espera de ser leído (Tilley, 1990a). De este modo no sólo se atenderá a los aspectos que son susceptibles de ser catalogados y tratados como series de oposición o analogía (tal y como determina el sistema de oposición binaria), sino que se partirá de metodologías menos rígidas basadas en la transformación de sistemas de representación de la realidad (espacio, tiempo, paisaje, naturaleza, relaciones sociales…). Por tanto el Estructuralismo no debe considerarse sólo a nivel metodológico como recurso de análisis material (características formales), sino también a nivel epistemológico como crítica del método

125

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo arqueológico empirista. Y aunque para muchos esté considerado como un método inviable para alcanzar pautas de significación a través del registro, el Estructuralismo ha servido de base teórica para muchas otras perspectivas como son el Marxismo, la hermenéutica o el post-estructuralismo, en el sentido de que comienza a relacionar elementos de la cultura material con prácticas sociales de comportamiento. Marca sin duda el inicio de los estudios interpretativos, aunque para muchos se quede todavía en el umbral en espera de trascender (Hodder, 1988). Un ejemplo de ello serían los propios trabajos arqueológicos de Lévi-Strauss, en los que antes de atender a las redes estructurales que determinan las relaciones socioculturales de un grupo humano, presta mucha mayor preocupación por poder delimitar eficientemente el cuadro de las estructuras de significado universales. En definitiva y a pesar de los límites que en principio plantea el Estructuralismo, su papel ha sido fundamental en la formación de nuevas perspectivas de estudio sobre el análisis de las poblaciones del pasado. Se da un paso más en el análisis de las estructuras a través de las cuales se explica el funcionamiento de los sistemas sociales y culturales, adentrándose por primera vez en el terreno olvidado de lo ausente. Sin llegar al nivel del individuo incluyéndolo en su contexto, se ha avanzado en la consideración de la cultura como algo construido de forma significativa; en contra de planteamientos positivistas que entienden la cultura material como un medio extrasomático de adaptación (Hodder, 1988). Los fundamentos cientificistas comienzan a ser cuestionados al separar definitivamente el comportamiento social, cargado de un fuerte significado interno, de ser encorsetado mediante leyes universales y generales. La cultura material ya no es pasiva, ni el sujeto está enteramente ligado a sistemas básicos que se repiten, sino que es producto del comportamiento humano. La cultura está íntimamente relacionada con las ideas, creencias y significados que cada grupo antepone entre él y el objeto. La cultura es un elemento autónomo, pendiente de un trabajo de análisis para su descodificación (Smith, 2000). El Estructuralismo se encuentra enclavado entre dos formas totalmente distintas de análisis teórico e interpretación práctica. Ya que por un lado introduce el concepto de significado en la cultura material, a modo de estructura oculta que rige los

126

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo comportamientos sociales y culturales, y por otro lado se acoge a modelos teóricos del más puro talante positivista. Esta situación intermedia, tomando una posición lo suficientemente equilibrada, puede ser tremendamente enriquecedora a la hora de plantear un tema de investigación. Una posible solución de consenso entre una arqueología positivista y las posteriores corrientes arqueológicas basadas en la hermenéutica. A pesar de la falta del lenguaje y de información contextual en la mayoría de los casos, por tratarse de sociedades pasadas (los principales problemas que encuentra la arqueología estructuralista), se continúa tratando de alcanzar los niveles más profundos de significación que guardan los objetos mediante la consideración de que las estructuras mentales guardan cierto grado de universalidad espacial y cronológica. En definitiva, y volviendo a recapitular lo anunciado en otros puntos, en la obra The Savage Mind (citada en Smith, 2000: 105-6), publicada en 1966, Lévi-Strauss introduce una idea que es de vital importancia como un aporte fundamental para el estudio de las sociedades prehistóricas: se trata de aceptar que la cultura, como medio universal de clasificación del mundo, también en sus estadios más primitivos funciona con los mismos modelos de complejidad. Lévi-Strauss trata de hacer una comparación entre el pensamiento científico y el mítico, situados a un mismo nivel. El pensamiento científico, por un lado, trata de acercarse a aspectos más profundos e intrincados de la Naturaleza, tratando de buscar relaciones causales, procesos y sistemas de clasificación, mientras que por otro lado, el pensamiento primitivo es catalogado como bricolage, en el sentido de que funciona tomando elementos de la naturaleza y de la sociedad que le rodea para la construcción de rituales, mitos y en definitiva de una cosmología que es suficientemente capaz de elaborar sistemas culturales complejos. De modo que cada uno en su propio contexto temporal ha alcanzado los mismos niveles de desarrollo. Esto que hoy día puede parecer demasiado obvio no es de ninguna manera conjugable con los sistemas teóricos que se habían desarrollado hasta el momento y que seguían adoptando aspectos racionalistas y evolucionistas. De todos modos, y aún a pesar de parecer una primera aproximación al relativismo cultural (orientado a las sociedades del pasado y del presente), ha recibido algunas críticas al respecto: para algunos se ha visto como una

127

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo tendencia que por el contrario, enfatiza las diferencias entre lo ―primitivo‖ y lo ―moderno‖. Es decir, que continúa proyectando los valores occidentales de superioridad y progreso para establecer las diferencias con modelos socioculturales que no se han desarrollado de la misma manera (un dato claramente distinguible en el discurso de Lévis-Strauss de 1960). En este sentido, algunas de las críticas que ha recibido el trabajo de LéviStrauss han sido superadas y corregidas por los que hoy se dedican a una arqueología estructuralista, pero no dejan de ser planteamientos que tienen mucho de vertientes posmodernas. Por ejemplo, como se verá en la parte dedicada a Felipe Criado, hoy día es casi imposible no incluir alguna referencia a los trabajos de Lacan, Derrida o Foucault.

3.

APLICACIÓN EN EL PSICOANÁLISIS Jacques Lacan (1901-1981) Psicoanalista francés, considerado por muchos teóricos como el más importante

para el psicoanálisis. Una parte de su obra, fundamentalmente oral, está recopilada en los Escritos (1971), compendio de sus enseñanzas que contó con la colaboración del prestigioso François Wahl. Sus tesis principales hacen referencia a la importancia del

lenguaje,

estructuralismo

ya

que

lingüístico

adoptó de

ideas

Ferdinand

del de

Saussure para sostener que el lenguaje es el fundamento mismo del descubrimiento freudiano del inconsciente, es decir, su materialidad, de ahí que su principal tesis sea la del ―Inconsciente estructurado como un lenguaje‖. Por otro lado, el yo en su obra es sometido a un verdadero análisis crítico, ya que para Lacan el yo es el principal obstáculo del psicoanálisis y no se puede plantear su curación. Debido a su interés por lo simbólico y el lenguaje, su trabajo ha influido en la lingüística, así como en la teoría cinematográfica y en la crítica literaria.

128

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo 4.

APLICACIÓN EN LA EPISTEMOLOGÍA Michel Foucault (1926-1984) Filósofo francés que intentó mostrar que las ideas

básicas que la gente considera verdades permanentes sobre la naturaleza humana y la sociedad cambian a lo largo de la historia. Sus estudios pusieron en tela de juicio la influencia del filósofo político alemán Karl Marx y del psicoanalista austriaco Sigmund Freud. Foucault aportó nuevos conceptos que desafiaron las convicciones de la gente sobre la cárcel, la policía, la seguridad, el cuidado de los enfermos mentales, los derechos de los homosexuales y el bienestar. El pensamiento de Foucault exploró los modelos cambiantes de poder dentro de la sociedad y cómo el poder se relaciona con la persona. Investigó las reglas cambiantes que gobiernan las afirmaciones que pueden ser tomadas de forma seria como verdaderas o falsas en distintos momentos de la historia. Estudió también cómo las prácticas diarias permiten a la gente definir sus identidades y sistematizar el conocimiento; los hechos pueden ser entendidos como productos de la naturaleza, del esfuerzo humano o de Dios. Foucault afirmaba que la concepción de las cosas tiene sus ventajas y sus peligros. El pensamiento de Foucault se desarrolló en tres etapas. La primera, en Locura y civilización (1960), que escribió mientras era lector en la Universidad de Uppsala, en Suecia, reflejó cómo en el mundo occidental la locura —que alguna vez se pensó infundida por inspiración divina— llegó a ser considerada como enfermedad mental. En esta obra intentó exponer la fuerza creativa de la locura que había sido reprimida tradicionalmente por las sociedades occidentales. En su segunda etapa escribió Las palabras y las cosas (1966), una de sus obras más importantes. La última etapa de Foucault empezó con la publicación de Vigilar y castigar, en 1975. Se preguntaba en este ensayo si el encarcelamiento es un castigo más humano que la tortura, pero se ocupa más de la forma en que la sociedad ordena y controla a los 129

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo individuos adiestrando sus cuerpos; por ejemplo, un entrenamiento básico puede disciplinar y preparar a una persona para ser un soldado. Los últimos tres libros de Foucault —Historia de la sexualidad, Volumen I: Introducción (1976), El uso del placer (1984) y La preocupación de sí mismo (1984) — son parte de una truncada historia de la sexualidad. En estos libros, Foucault rastrea las etapas por las que la gente ha llegado a comprenderse a sí misma en las sociedades occidentales como seres sexuales, y relaciona el concepto sexual que cada uno tiene de sí mismo con la vida moral y ética del individuo. En todos los libros de este último periodo, Foucault intenta mostrar que la sociedad occidental ha desarrollado un nuevo tipo de poder, al que llamó biopoder, es decir, un nuevo sistema de control que los conceptos tradicionales de autoridad son incapaces de entender y criticar. En vez de ser represivo, este nuevo poder realza la vida. Foucault anima a la gente a resistir ante el Estado del bienestar desarrollando una ética individual en la que cada uno lleve su vida de tal forma que los demás puedan respetarla y admirarla.

5.

APLICACIÓN EN LA MITOLOGÍA Roland Barthes (1915 -1980) Crítico y semiólogo francés, autor del Grado cero de la escritura que fue uno de

los primeros en aplicar a la crítica literaria los conceptos surgidos del psicoanálisis, la lingüística y el estructuralismo. En 1963 provocó la polémica en el mundo académico con su obra Sobre Racine (1964): en la línea de los nuevos métodos estructuralistas, Barthes explicaba que los elementos de la obra literaria debían entenderse en relación con otros elementos de la misma obra y no en un contexto ajeno a la literatura. Además de crítica literaria escribió sobre música, arte, cine y fotografía. Barthes abordaba cada uno de estos campos con nuevas 130

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo herramientas críticas que respondían a su siempre cambiante trayectoria intelectual: neomarxista al comienzo de su carrera, se acercó a la crítica existencialista en la década de 1960, y posteriormente se convirtió en uno de los primeros teóricos que estudió los límites del estructuralismo, preparando así el terreno, desde el punto de vista teórico, para el nouveau roman y sus representantes, como Alain Robbe-Grillet y Nathalie Sarraute. Su obra ha sido considerada por algunos filósofos alemanes como un intento de construir una filosofía de la semiótica, cuya identidad reside en el reconocimiento de su singularidad.

6.

APLICACIÓN EN LA LITERATURA Roman Osipovich Jakobson (1896-1983) Uno de los más importantes lingüistas del siglo XX.

Jakobson nació en Moscú pero se trasladó a Praga

en 1920. Allí contribuyó a fundar el Círculo de Praga en el año 1926, del que fue su vicepresidente. En 1939 se fue a Escandinavia bajo la amenaza nazi, y desde allí pasó a Estados Unidos en 1941. Empezó a dar clases en Nueva York, y desde 1949 dirigió una cátedra en la Universidad de Harvard, además de ser profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) desde 1957. Fue presidente de la Sociedad Lingüística Americana en 1956. En 1980 recibió el Premio Internacional de Filología y Lingüística, y en 1982 el Premio Hegel. Los trabajos de Jakobson han sido fundamentales en los estudios de crítica literaria desde un enfoque estrictamente lingüístico, que como consecuencia ha pasado a llamarse después Estilística lingüística. Su trabajo, muy conocido, enlaza, dentro de la fonología estructural, con la teoría de los rasgos distintivos, y de ella se dice con frecuencia que es su descubrimiento más importante. Según esta teoría, los rasgos distintivos, esto es, las unidades mínimas de las que consta cualquier segmento fónico, son los factores que hay que tener en cuenta a la hora de realizar el análisis fonológico, y muestran más datos sobre la forma en que están organizados los fonemas de una lengua 131

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo cualquiera. Junto a esto, su contribución ha sido importantísima en el campo de la adquisición fonológica por parte de los niños, en el tratamiento de la afasia, y también en el estudio de la lengua eslabona.

7.

APLICACIÓN EN LA PSICOLOGÍA Jean Piaget (1896-1980) Psicólogo y pedagogo suizo, conocido por sus trabajos

pioneros sobre el desarrollo de la inteligencia en los niños. Sus estudios tuvieron un gran impacto en el campo de la psicología infantil y la psicología de la educación.

CONCEPTOS BÁSICOS DE LAS TEORÍAS DE PIAGET Esquema: Representa lo que puede repetirse y generalizarse en una acción; es decir, el esquema es aquello que poseen en común las acciones, por ejemplo ―empujar‖ a un objeto con una barra o con cualquier otro instrumento. Un esquema es una actividad operacional que se repite (al principio de manera refleja) y se universaliza de tal modo que otros estímulos previos no significativos se vuelven capaces de suscitarla. Un esquema es una imagen simplificada (por ejemplo, el mapa de una ciudad). La teoría de Piaget trata en primer lugar los esquemas. Al principio los esquemas son comportamientos reflejos, pero posteriormente incluyen movimientos voluntarios, hasta que tiempo después llegan a convertirse principalmente en operaciones mentales. Con el desarrollo surgen nuevos esquemas y los ya existentes se reorganizan de diversos modos. Esos cambios ocurren en una secuencia determinada y progresan de acuerdo con una serie de etapas.

132

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo Estructura: Son el conjunto de respuestas que tienen lugar luego de que el sujeto de conocimiento ha adquirido ciertos elementos del exterior. Así pues, el punto central de lo que podríamos llamar la teoría de la fabricación de la inteligencia es que ésta se ―construye‖ en la cabeza del sujeto, mediante una actividad de las estructuras que se alimentan de los esquemas de acción, o sea, de regulaciones y coordinaciones de las actividades del niño. La estructura no es más que una integración equilibrada de esquemas. Así, para que el niño pase de un estado a otro de mayor nivel en el desarrollo, tiene que emplear los esquemas que ya posee, pero en el plano de las estructuras. Organización: Es un atributo que posee la inteligencia, y está formada por las etapas de conocimientos que conducen a conductas diferentes en situaciones específicas. Para Piaget un objeto no puede ser jamás percibido ni aprendido en sí mismo sino a través de las organizaciones de las acciones del sujeto en cuestión. La función de la organización permite al sujeto conservar en sistemas coherentes los flujos de interacción con el medio. Adaptación: La adaptación está siempre presente a través de dos elementos básicos: la asimilación y la acomodación. El proceso de adaptación busca en algún momento la estabilidad y, en otros, el cambio. En sí, la adaptación es un atributo de la inteligencia, que es adquirida por la asimilación mediante la cual se adquiere nueva información y también por la acomodación mediante la cual se ajustan a esa nueva información. La función de adaptación le permite al sujeto aproximarse y lograr un ajuste dinámico con el medio. La adaptación y organización son funciones fundamentales que intervienen y son constantes en el proceso de desarrollo cognitivo, ambos son elementos indisociables. Asimilación: La asimilación se refiere al modo en que un organismo se enfrenta a un estímulo del entorno en términos de organización actual. ―La asimilación mental consiste en la incorporación de los objetos dentro de los esquemas de comportamiento, esquemas que no son otra cosa sino el armazón de acciones que el hombre puede reproducir activamente en la realidad‖ (Piaget, 1948).

133

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo De manera global se puede decir que la asimilación es el hecho de que el organismo adopte las sustancias tomadas del medio ambiente a sus propias estructuras. Incorporación de los datos de la experiencia en las estructuras innatas del sujeto. Acomodación: La acomodación implica una modificación de la organización actual en respuesta a las demandas del medio. Es el proceso mediante el cual el sujeto se ajusta a las condiciones externas. La acomodación no sólo aparece como necesidad de someterse al medio, sino se hace necesaria también para poder coordinar los diversos esquemas de asimilación. Equilibrio: Es la unidad de organización en el sujeto cognoscente. Son los denominados ―ladrillos‖ de toda la construcción del sistema intelectual o cognitivo, regulan las interacciones del sujeto con la realidad, ya que a su vez sirven como marcos asimiladores mediante los cuales la nueva información es incorporada en la persona. El desarrollo cognoscitivo comienza cuando el niño va realizando un equilibrio interno entre la acomodación y el medio que lo rodea y la asimilación de esta misma realidad a sus estructuras. Es decir, el niño al irse relacionando con su medio ambiente, irá incorporando las experiencias a su propia actividad y las reajusta con las experiencias obtenidas; para que este proceso se lleve a cabo debe de presentarse el mecanismo del equilibrio, el cual es el balance que surge entre el medio externo y las estructuras internas de pensamiento. Proceso de Equilibración: Aunque

asimilación

y

acomodación

son

funciones

invariantes en el sentido de estar presentes a lo largo de todo el proceso evolutivo, la relación entre ellas es cambiante de modo que la evolución intelectual es la evolución de esta relación asimilación/acomodación. Para Piaget el proceso de equilibración entre asimilación y acomodación se establece en tres niveles sucesivamente más complejos: 1. El equilibrio se establece entre los esquemas del sujeto y los acontecimientos externos. 2. El equilibrio se establece entre los propios esquemas del sujeto. 3. El equilibrio se traduce en una integración jerárquica de esquemas diferenciados. 134

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo APORTES DE JEAN PIAGET AL ESTRUCTURALISMO Jean Piaget (1968) define una estructura como ―un sistema de transformaciones que entraña unas leyes en cuanto sistema (por oposición a las propiedades de los elementos) y que se conservado se enriquece por el mismo juego de sus transformaciones, sin que éstas lleguen a un resultado fuera de sus fronteras o reclamen unos elementos exteriores.‖ De esto, se deduce que una estructura es una totalidad (constituida por elementos) que se transforma sin salir de ella misma. Este auto ajuste no ―significa de ningún modo que la estructura considerada no pueda entrar a título de subestructura dentro de una estructura más amplia... Estos caracteres de conservación con estabilidad de las fronteras a pesar de la construcción indefinida de nuevos elementos suponen, pues una autorregulación de las estructuras‖ (Piaget, 1968). El

estructuralismo

posee

tres

componentes

inherentes

a

él

(totalidad,

transformación y auto ajuste). Por último, la autorregulación o auto ajuste se refiere a las normas que rigen la estructura y sus elementos. Ni la supresión ni la adición de un nuevo elemento afectan a la estructura. Piaget (1968) refiriéndose a la importancia del auto ajuste dice que ―cuando se consigue reducir cierto campo de conocimientos a una estructura autorreguladora, se tiene la impresión de entrar en posesión del motor íntimo del sistema‖.

135

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

VII. RESUMEN

136

Danny Sabian Nebaum

Š Derechos Reservados 2009


137

Danny Sabian Nebaum

Saussure la lengua es un sistema, una estructura en la que todos los elementos están interrelacionados de tal manera que un pequeño cambio en el sistema puede llegar a afectar a todo el.

Para El

Método

Es

un

EL hombre es objeto e la historia. La razón fundamental no es el sujeto sino la estructura; la relación.

Característica

LITERATURA Roman Osipovich J. (1896-1983)

MITOLOGÍA Roland Barthes (1915 -1980)

EPISTEMOLOGÍA Michel Foucault (1926-1984)

PSICOANALISIS Jacques Lacan

Representantes y su Aplicación

Enfoque de las ciencias humanas que creció hasta convertirse en uno de los métodos mas utilizados para analiza la cultura y la sociedad.

Postulado principal de este método es afirmar que la estructura tiene una inteligibilidad intrínseca.

Lingüística Marxismo Funcionalismo Antropología

Idea Clave

INFLUENCIAS

Sus

ESTRUCTURALISMO

SE RELACIONAN EN:

Estructura Sistema Positivismo Holística

PSICOLOGÍA Jean Piaget (1896-1980)1983)

La concepción del objeto como parte de un TODO interrelacionado o estructura que debe conocerse en su conjunto y no fragmentado.

CONCEPTOS GENERALES

Los

Estructuralismo

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

VIII. CONCLUSIONES

138

Danny Sabian Nebaum

Š Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

El estructuralismo representa hoy una corriente de pensamiento muy vasta, variada y un poco difusa. No obstante indica cierta unidad y continuidad mínima, más fácil de describir como fenómeno cultural que de definir en términos sistemáticos. El pensamiento estructuralista se inscribe dentro del holismo: el reconocimiento de que un todo no es la suma de sus partes sino una totalidad regida por relaciones internas que constituyen una estructura. Estructura puede ser la disposición de un todo en partes y la solidaridad con que se condicionan; un orden de entidades: totalidad, transformación y autorregulación; un sistema en donde una modificación de un elemento implica la de los demás. El estructuralismo toma lo real, lo descompone y luego vuelve a recomponerlo. Todas las manifestaciones de la vida social son representaciones o proyecciones de leyes universales que regulan las actividades inconscientes de la mente humana. Significa esto que es posible descubrir rasgos estables y constantes y sus principios organizativos de toda la realidad social. ―Cualquier entidad de la realidad humana es un sistema, o sea, una totalidad constituida por fenómenos relacionados e interdependientes, en la cual el todo posee una prioridad lógica sobre las partes que la constituyen‖. ―El estructuralismo propone a las ciencias humanas un modelo epistemológico de poder inigualable en comparación con aquéllos de los que disponían antes. Descubre en efecto, detrás de las cosas, una unidad y coherencia que no podía revelar la simple descripción de los hechos‖. La ambición estructuralista es tender puentes entre lo sensible y lo inteligible.

139

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

IX. BIBLIOGRAFÍA

140

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo

Jean Piaget

El estructuralismo Cruz O., S.A., 1995

Floyd Merrell

Estructuralismo y proceso estructurante Edition Reichenberger, 1990

Jonh P. van Gigh

Teoría general de Sistemas Trillas, Mexico, 1993

Robert Lilienfeld

Teoria de sistemas orígenes y aplicaciones en las ciencias sociales.

Charles Francois

Diccionario de Teoria General de Sistemas y Cibernetica: Conceptos y Términos Gesi, Buenos Aires,1992

 http://filosofia.idoneos.com/index.php/367743  www.elprisma.com/apuntes/curso.asp?id=7513 - 27k  www.ideasapiens.com/psicologia/cientifica/estructuralismo.htm - 22k  www.elforolatino.com/filosofia/995-estructuralismo-y-psicologia-teoria-de-lagestalt.html  www.wikilearning.com/monografias/escuela_estructuralista/busqueda/1 - 54k  www.altillo.com/EXAMENES/uba/cbc/psicologia/psicorespiaget.asp - 35k  www.unilibro.es/find_buy_es/product.asp?sku=186450&idaff=0 - 29k

141

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo  www.profesorenlinea.cl/universalhistoria/PensamientoHbreEvoluc/Estructural ismo.ht  estructuralismo.wikispaces.com/space/showimage/Estructuralismo+según+Piaget. ppt –

 www.elprisma.com/apuntes/filosofia/estructuralismo/ - 53k –  html.rincondelvago.com/estructuralismo.html - 41k  www.monografias.com/trabajos10/estru/estru.shtml - 29k  www.biografiasyvidas.com/monografia/marx/marxismo.htm - 27k -

 apliweb.uned.es/guia-cursos-eduper/guia_curso.asp?id=84562&curso=2009 -

142

Danny Sabian Nebaum

© Derechos Reservados 2009


Estructuralismo. Danny Sabian Nebaum