Issuu on Google+

REVISTA LA IRA DE MORFEO 3


La Ira de Morfeo Revista de creación literaria Número 3 - Septiembre del 2011

Editores: Javier Flores Letelier Camila Vieyra Di Silvestre

Web: http://lairademorfeo.blogspot.com Recepción de materiales: recepcion.obras@hotmail.com

© Revista La Ira de Morfeo es creación de Javier Flores Letelier y Camila Vieyra Di Silvestre

© Todas las obras publicadas en Revista La Ira de Morfeo son propiedad de sus autores.


Índice Página 1...........................................................................Editorial

Página 3......................................................Daniel Rojas Pachas

Página 7........................................................Graciela M. Alfonso

Página 9.........................................................Álex José Recoder

Página 11.................................................Miguel Ángel Guerrero

Página 12.........................................................Patricia K. Olivera

Página 13.......................................................Milenko Županović

Página 14................................................................El Vagabundo

Página 15............................................Vanessa Navarro Reverte

Página 17.................................................................Juan Disante

Página 18..........................................................Rubén Vedovaldi


Editorial: La Ira, El Sueño

Condénennos al calabozo más cruel, y traeremos a la superficie, la más oscura de las sangres. Es ese nuestro primer deber en la Historia. Los Hambrientos han dejado el silencio y nos han hablado acerca de nuestro creador; ven a ver esta noche quién está llamando desde fuera de los dominios, no son tus peores miedos en la voz del padre de los sueños, es el ruido metálico de las aves nocturnas haciendo la revolución... Necesitamos decirte, arcano, nacimos sintiendo la culpa de estar manchados con la sangre de miles de hombres y hoy recordamos nuestra infancia venciendo al rayo que borró nuestra memoria antes de nacer, recordamos habernos enamorado y de eso nos quedó lo más importante, la calidez del camino solitario y la sabiduría de la siguiente mujer que lo dijo todo, y luego partió para cuidar a sus hijos... Nuestra salud está desgastada aquí en la ciudad, y mientras comenzamos a perder la visión, parte de nuestra alma, sentimos la fuerza de las luces de la noche eléctrica bajar hacia el centro del pecho en donde se distinguen la luz y la sombra para el camino de otros más jóvenes que tendrán en la oscuridad los salvajes sueños con la libertad que las hacía sonreír y las excitaba; del resto, arcano, cruel serpiente de la muerte, elegimos la fuerza de tu voluntad ante todas las consecuencias. Javier Flores Letelier Camila Vieyra Di Silvestre

Revista La Ira de Morfeo

1


2


I Texto

(((ecos))) timbrespaciados coros, largas piernas fronterizas, (((ecos))), ¿…?, (((ecos))), carne, (((ecos))) & olores, ocultos en fragmentos, líneas del pasado, trozos, cuerpos en descomposición, cámaras abiertas, (((ecos))), seductoras células en cada espacio-tiempo……………….. timbre rincón hecho de carne, más carne, cerros grises, (((ecos))) fosas comunes (pequeñas fálicas coqueterías, devoran dulces colores) & espirales ojos, abren (((ecos))) inertes letras, pétreos sonidos – eclosión de mundos que chocan & más carne cubierta de tela (((ecos))) velocidad, violencia deforme -cuerpos sin catarsis –ruidos guturales (((ecos))) inter-ferencia; una transmisión del futuro – un cíclico intertexto -(((ecos))) citas, ficciones verdaderas entrepiernas sudorosas, botellas, carne (((ecos))) desde infinito dolor, olor, fragmento invisible, carne del trans-seunte inmóvil (((ecos))) memoria (((ecos))) poetas, desgarro textos en una cámara de (((ecos))) en cada cuarto abierto.

3


X Comunicado.

Y aquí… estamos FELICES… erectos de sinceridad… Apagando cada palabra gastada en el camino. Y pariendo a gusto la mudez… el olvido como pulcros mamíferos de la vanidad… (Cambia de canal, la interferencia me provoca jaqueca.) vamos… vamos que para eso están aquí, hay que verlos… sonrientes víctimas de la necesidad… las señales hacia el fin, un gran plano de eléctricos giros que nos gusta llamar destino… No podemos ignorarlos… hay que gozar…como si hubiese en realidad un camino, una palabra, un gesto urgente de hacer (Apaga entonces, hoy no tengo ganas de mentir) pero los gemidos, siguen allí… vale la pena intentar, robar un poco de aquel placer, elevar algunos falsos testimonios, edificar algunas parábolas para completar el gran libro… no te parece… y pretendiendo, falseando la suma de incertidumbres, deleitar nuestros sesos en el ocio. (Muchos pasan por su lado) Muchos pasan y besan los pies de la esfinge, eso es lo correcto… se dejan bañar por sus jugos seminales y siguen firmando, afirmando la contramentira, la masacre, el trauma y en la esquina, sin ojos, la vuelta de mano construye la profunda negación, algunos tullidos hermanados se debaten bajo el cielo cubierto de matrices, bailan el fracaso, qué hermoso, qué bello, el milagro sincero de nuestra carnadura y trinidad, un masturbatorio vuelto cementerio… Qué hermosa tentación pintada de rojo con las llagas del tiempo. No me digas que no te provoca darle un mordisco. (…) Dime que no te excita la idea de tirar sobre los restos del mundo (…) Dejar una parte tuya, empapando de virginidad aquel claustro de discursos. (…) Eres una mentirosa…. Tu sonrisa hipócrita… (…) compite con cualquier voyerismo (…) Insistes. (…) Una vez más (…) prefieres mirar todo…desde el borde, repetir el plato de las ocho, al me-

4


diodía tragar y durante la última edición, volver a devorar el aire con mentiras… tan poco elaboradas… pero ese bulto en tu entrepierna no me engaña, (…tengo miedo, mejor suéltame, nos están viendo, saben nuestros nombres, puede que no lo quieras creer …pero coleccionan nuestras huellas) …lo puedes oler, mira allí… mira, van juntitas de las manos, y maquilladas… las cuatro montando su caballo de latón. La mayor, desnuda, policromada, flota con sus vísceras expuestas, y desde ellas, bien negras como debe ser… el clínico interior del infinito nos abofetea… danza mejor… bien vestida y embetunados de grasa, cada centímetro pintado …que bella, qué sonrisa más linda, parece esa niña de rizos de oro en una película sin color… sin aliento, sus manos invitan a cantar, sí, otra pulgada del mismo ambulatorio oxigeno (De que hablas, por favor cállate, no quiero saber, deja que me vaya… en serio, te amo de verdad que sí… pero por favor… no, no… mejor no me dejes ir, no… que digo… debo salir, debo hacerlo, aún cuando debamos estar juntos… una vez que acabe todo, ¿cuándo?… cuando sea necesario… ver todo desde esta pantalla, juntos… en este lugar transparente de ranuras… lubricadas… sí… siguen siendo la madre infesta de… y mis labios y los tuyos, tú… qué tal… cómo lo sientes, un ménage à trois ummmmmmmm Tal Vez un rápido cambio de versos, ensalibando el juego. (quizá otro día)

Los días son la ilusión y la guillotina se acerca, ¿qué dices?… qué… aún no te cuentan esa historia. Dios Santo diría si creyese, si fuese aún posible tener fe en algo… que falta de cortesía de mi parte… pero descuida yo haré las presentaciones, no sé si lo recuerdes… probablemente no habías nacido, pero a mi… me mandaban a dormir con la imagen de hombres practicando tiros sobre el cuerpo de esos críos… eso era lo correcto

5


(mejor déjame morir en paz) Como quieras… adiós… nos vemos mañana, si todo no ha terminado aún… Por Daniel Rojas Pachas

Biografía del autor:

Daniel Rojas Pachas (Lima 1983) Escritor, Magíster en Ciencias de la Comunicación y Profesor de Literatura egresado de la Universidad de Tarapacá. Reside en Arica-Chile donde ejerce la docencia Universitaria. Actualmente edita la Revista Literaria virtual y Editorial impresa Cinosargo. Ha publicado el poemario Gramma en el 2009 con Ediciones Cinosargo, en investigación ha publicado Realidades Dialogantes, ensayo por el cual fue beneficiado el 2008 con el fondo nacional de fomento del libro que otorga el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Actualmente sus publicaciones aparecen periódicamente en revistas literarias nacionales e internacionales, en la Linterna de Papel del Mercurio de Antofagasta y ha sido seleccionado para formar parte de numerosas selecciones de poesía, se destaca la Antología Poética 2009, ediciones Jaguar de México. Ha participado como ponente en importantes congresos internacionales en Perú, Bolivia, Argentina y Chile entre los cuales se destacan el JALLA, SOCHEL y CONELIT. Además ha sido beneficiado con la beca de perfeccionamiento, modalidad apoyo a tesis de postgrado en Chile o el extranjero 2010 del fondo del libro a fin de realizar su investigación sobre la novela Ariqueña: Proyección y recepción dentro del canon nacional. Recientemente publicó su libro Carne, vía Groenlandia Ediciones (España 2011). 6


Universos; xilografĂ­a por Graciela M. Alfonso 7


TRAMO I

Quiero escribir el sordo poema que complejo juegue en el devaneo, en la quieta incertidumbre, y en la mano oscura del dolor.

Quiero escribir en memorias infinitas, sobre el hombre que camina y olvida; sobre el misterio, que vecino se aproxima y sobre la rota existencia humana. Pero necesito un tiempo extenso donde albergar las palabras, para componer un triste verso desnudo y para no morir, terminando un poema. Quiero escribir el sordo poema que trĂŠmulo tiemble, como las azules antorchas de la senil y amarga sabidurĂ­a. Por Graciela M. Alfonso

8


El secuestro

La tía Ramona se hace las trenzas delante del espejo. La observo en si-lencio. No nos ha oído entrar, y eso que hemos gritado: “¡Tía, ya estamos aquí!”. Está acabando la primera trenza cuando Silvia, mi mujer, entra en la habitación a toda velocidad. -¿Pero qué está haciendo, Ramona? Le da un beso en la frente y abre la persiana. -No quiero tanta luz -dice la tía. -Con el calor que hace... Vamos a comer afuera. -No quiero comer afuera. -Vamos al paseo -intervengo yo -. Después podemos caminar por la playa. -Tengo que acabar las trenzas. -Usted ya no tiene edad para eso -le dice Silvia, pero mirándome a mí -. Venga, a vestirse. ¿Cómo tiene la cocina? Antes de que la tía pueda contestar Silvia desaparece por el pasillo. -Tía… ¿no cree que es buen día para tomar un poco el aire? Con lo que le gustaba a usted el mar… -Es que lo tengo ahí -y señala una estantería donde hay una caracola de mar. -No es lo mismo, y usted lo sabe. -Acércamela. Se la lleva a la oreja como si fuera un teléfono. -Hoy hay viento… Las olas están muy agitadas… -No hay nada de viento. Me ofrece la caracola. No oigo nada, apenas un rumor. Cuando la aprie-to contra mí el rumor crece. Con imaginación, podrían ser las olas del mar. -Así no… Tienes que apretar y soltar, apretar y soltar… con suavidad… Aprieto y suelto varias veces. El efecto de olas es ahora obvio. Un mar furioso. Hay mucho viento. -¿Oyes las gaviotas?

9


No. Oigo la voz de Silvia: -¿Quiere que la ayude a vestirse? Ya lleva la ropa preparada. Aprovecho para esconder la caracola. Me parece que me ha visto, pero no estoy seguro. No dice nada. Después salimos. Silvia ayuda a la tía a bajar las escaleras, yo voy detrás con la muleta. Nos hemos olvidado de deshacerle la trenza. Por Álex José Recoder

10


EL SUSURRO DE TODAS LAS MAÑANAS

Una lluvia trasparente e impalpable refresca el alma de la flor. No es nada nuevo. es bien sabido que ellas ocultan, bajo el manto sinuoso de su belleza, los susurros de una cálida y dulce promesa solar. Por Miguel Ángel Guerrero

Biografía del autor

Miguel Ángel Guerrero Ramos: Actualmente estudia sociología en la Universidad Nacional de Colombia. Finalista del I Premio de Literatura Palindrómica REVER 2011, del Primer Concurso de Relato Corto Histórico de la Editorial Meyalihuitl y de la IV Muestra Cryptshow Festival de Relato de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción. Ha publicado microrrelatos y poemas en algunas páginas de Internet, en algunos compilados de poesía colombiana y en algunas revistas digitales. Fiel amante de la poesía, su mágico ser, su dulce sombra y sus reales ilusiones, actualmente trabaja en la constitución de su propia editorial para escritores noveles que llevará el nombre de "Ediciones La LLuvia de Una Noche". Correo de contacto: migue-guerrero_@hotmail.com

11


LA NOCHE

La tela sube y baja frente a su nariz debido a la respiración agitada; siente como una viscocidad le recorre el cuerpo y la hace sudar, con todos los sentidos en alerta y sin darse cuenta se duerme. Al otro día, a través de la sábana que cubre su cara puede ver la claridad de la mañana y escuchar el trinar de los pájaros; como siempre tiene la tela de la sabana inferior pegada a la espalda; cómo siempre una buena ducha le sacará el terror que se ha escurrido por su cuerpo. Es algo habitual, aunque no se termine de acostumbrar; siempre es así, desde que era una niña. Una noche, armándose de valor, intentó sacar los brazos de debajo de las sabanas y sintió que una niebla fría y pegajosa se quiso adherir a ellos; nunca más intentó tocar a la oscuridad y mucho menos engañar a la noche. Por Patricia K. Olivera

Biografía de la autora

Vive en Montevideo-Uruguay, escribe poemas y relatos en sus blogs personales así como en blogs y redes participativos. Ha colaborado en varias Revistas Literarias de la red: Palabras Diversas, Ágora-Papeles de Arte Gramático, Deliriums Tremens, Raíces de Papel, Revista Literaria Pluma y Tintero, Revista Poética Estacional Poe+, Revista Literaria DeGlozel, LaFanzine, Colectivo artístico Río Negro, Verbo21, Revista Literaria Papirando, Boletín Sociedad Uruguaya, Revista Literaria Culturalia de Uruguay, entre otras.

12


GOSPA Na hridi njena slika kao nasukan brod svetionik za očajnike. Por Milenko Županović

VIRGEN En las rocas su imagen como varado barco faro para el desesperado. Traducción: Javier Flores Letelier

Biografía del autor

Milenko Županovic nació el 24 de Febrero del año 1978 en la pequeña ciudad de Kotor, en el país europeo de Montenegro. Se dedica a la escritura de cuentos de fantasía y ciencia ficción.

13


Marte

Rápidos rayos rompen Suben sueños suaves Lúcida lucha loca Besa bajo banderas Mañana mirarás mares Amando atardeceres ardidos Perdieron profecías poéticas Encontraron esencias elementales Viajando volaron ventanas Fatales fresas finas Intimas ilusiones iluminadas Omnisciente oro oscuro Ciudades ciegas colmadas Urgentes urbes urdidas Nadie nace neutro Grandes gemidos gravitan Despertando deliciosas demencias Juveniles jardines justicieros Tóxica textura tierna Hermosa hoja humeante Quedate quemando quenas Por El Vagabundo

14


AZUL SOBRE VERDE

Hay almas que burlan al pasado, presencias que aguardaron escondidas a alzar el vuelo; sobrevivieron ocultas en un nido de paciencia infinita, cautela reservada para amaneceres futuros.

Forjaron el temple de su daga para honores venideros, urdieron romances cernidos en la música del viento. Y buscaron sus deseos por océanos de espacio y tiempo hasta hallar su razón, su vida, recompensa merecida.

Rasga la trama, que el oro va cruzando una melodía de azúcar y aire. La luna colorea aromas de jazmines girando con el cisne de alas estelares. Orión el cazador ajusta su ballesta y lanza una saeta sedienta de amor.

15


Azul sobre verde, sonríe hasta el final, un último baile, un último vals. Verde sobre azul, me has de reservar un último baile, un último vals.

* Texto inscrito en el registro de propiedad intelectual. Por Vanessa Navarro Reverte

16


Capturar la obra

Desmalezo el arte cuando encuentro sus silencios, cuando me acerco a sus límites, cuando arribo al extremo de esa frontera donde la materia se transmuta.

Sigue estando aunque cambiada, si pudiera conocer el cómo y el por qué, alguna finalidad, el sentido, su dirección.

Algo en la obra se resiste a comunicarme su significado, ver lo uno en lo otro, lo extranjero, me acerco en puntas de pié y cuando más me acerco, mayor confución, son sólo manchas, el objeto resbala.

Cercano a los desbordes infranqueables de sus límites el fuerte tiza de su color hispano, el derrumbre herrumbre del espesor se propasa, la obra escapa a la clandestinidad. ¿Cómo representar lo irreal... cuando lo que se ve no es exactamente lo que se ve? Invisible subversión. Por Juan Disante

17


POETA algo de loco ebrio de vida o de tabernas reo de atar

algo de profeta algo de sacerdote algo de juez

algo de noble algo de mĂŠdico algo maldito

algo de iconoclasta algo de fundador algo anarquista fruto prohibido piedra preciosa raro perfume poeta

algo de historiador algo de mentiroso algo farsante

enamorado jugador bohemio

algo de caminante cantante sumariante

18


algo de metafísico algo de filósofo algo sociólogo algo de soldado algo de exiliado desaparecido

algo de ángel algo de superhombre o superhembra algo diablo o diabla

albañil de metro verbal arquitecto en catedrales de silencios y sílabas, periodista de períodos estróficos

florílego sacrílego mesiánico

antes que Ilíada y Odisea Enéida y Divina Comedia antes que el antiguo Testamento estabas antes que el Código de Manú antes que el Panchatantra antes que los Vedas antes que el Tao Te King antes que el Ramayana antes que el zodíaco persa antes que el calendario maya poeta

19


y cuando todos acuerden llamar al pan pan y al vino vino cantarĂĄs para llamar al vino pan o lluvia y al pan vino o paloma o seno de mujer; para cambiar en fin los nombres cambiar las cosas ya es tarea de todos poeta

Por RubĂŠn Vedovaldi

20



Revista La Ira de Morfeo 3