Page 1

Mario Caama単o

Desvariaciones transversales

1


Editorial electrónica Río Negro 2012 CC BY NC ND 3.0 textos e imágenes por Mario Caamaño. www.colectivorionegro.cl http://editorialelectronicarionegro.blogspot.com/


Mario Caama単o

desvariaciones transversales


ÍNDICE

Prólogo

5

Desvariaciones transversales

8

Remordimiento

9

Recuerdos y pensamientos de una mente violenta

16

Divagaciones

33


PRÓLOGO EL ANIMAL EN EL ESPEJO.

Cotidiana y cinética, Mario Caamaño nos presenta su obra, o mejor dicho, deja traslucir con algunas muecas mordaces y aparentemente obscenas, nuestra herida humanidad sin temer llegar hasta la oscuridad que la misma inocencia alberga o a la intimidante y envolvente materialidad del sexo. Porque no hay sensualidad encadenada a la inmortalidad o al pudor, logramos como personas en un momento de nuestras vidas escapar a los vacíos de la evolución, y es eso con lo que Mario Caamaño trabaja limpiamente pero amalgamado con la vorágine que siente el sujeto inmerso en las emociones del día y la noche; con el resquemor de no caer en el romántico perdido y de verbo sangriento, el temor a abrir el lenguaje críptico para ser y entender elementos recurrentes como el descanso, el recuerdo de la complejidad del calor interior, y sonrisas que mueven a la excitación; el miedo y el vértigo vencidos para observar el horizonte sobre el exoesqueleto de una ciudad que aunque muchas veces recorrida sigue poseyendo un misterio letal y una promesa de victoria para el animal reflejado en el espejo en las horas imprudentes y desposeídas de la claridad del orden del derrotero matinal: “(...)No entregues tú, espíritu Antes de luchar No me toques El pecho Por donde Pienso y respiro.” (De «Antes de luchar»)

Se evoca así a través de un llamado silencioso al elemento de lo que podría ser un demonio, a una suerte de guía en el que podamos confiar por las marcas de su rostro y cuya boca gris antes castigada y vagamente sonriente no tema pronunciar las palabras secretas que nos lleven a la libertad del encuentro con la sensualidad, no por eso estando ausente la introspección a través del cuestionamiento del origen metafísico; el placer y el sexo como tierras polares dominantes de ciertos minutos particulares de la sensación del tiempo, se rinden ante una sensibilidad húmeda y serena que parece describir la complejidad del Universo en un canto ritual en el que relata la transformación: “(...)Oscuro está aquí, ha venido a visitarme y creo que tiene grandes intenciones de quedarse junto a mí, un buen acompañante como él puede ser indispensable para lograr todo lo que me he propuesto durante el viaje, un poco de compañía no humana puede ayudarme a recordar mi existencia personal. Robusto se inclina, el pobre árbol sobre mis escamas, he cambiado, mi cuerpo lo ha hecho.” (De «Desvariaciones Transversales»)


Ya en los primero versos se nos ha anunciado: este no será un viaje cualquiera en el que se pudiera haber acusado a aquellas criaturas de la memoria que han decidido desnudarse y tocarse entre ellas, no es la excusa para un éxodo en el que el orgullo herido tan sólo quiere ver las conclusiones acerca de los estados de la miseria humana para olvidarse de lo que era originalmente el anhelo. Queda pactado el no volver atrás y no olvidar que somos vida salvaje, tomando, poseyendo, respirando sustancias que nos alteran. Jamás fuimos la imagen del observador del cuerpo que nuestros delirios eróticos querían alcanzar, nunca hemos podido obtener esa paz. Pero sin embargo, nuestra destemplanza es capaz de reconstruir en los ojos de los amantes el vivo holograma de la noche íntima y solitaria, o dicho en las palabras del autor: “(...)Pues nadie jamás En este mundo Sabrá Lo que soy de verdad Un intruso Dentro de otro cuerpo Tratando de escapar Haciendo fluir mi semen Por el cuerpo de alguien más Ese soy yo Un muerto Dentro de un cuarto Escribiendo lo que ni siquiera alcanza a Pensar Y componer Ese soy yo (...)” (De «Estoy Aquí»)

Y es que todo podría resumirse a nuestra fatigada presencia en una habitación a oscuras en la que no somos capaces de distinguir la luz artificial de la natural, habitamos una tierra que parece cada día más distanciarse de las otras tierras, pueblos, ciudades, callejones, pero tenemos en nuestras manos al imperio subyugado de la carne. Somos seguidores incansables del placer que esconde el amor, y del amor que esconde algo que sabemos que es de suma importancia para la supervivencia y trascendencia, de lo que llamamos espíritu.

Por Javier Flores Letelier Editor de la Revista Río Negro.


Desvariaciones transversales. Continua la marcha hacia la conducta secreta, continua corriendo hacia el espacio correcto, nadie atrás sólo el recuerdo, nadie atrás, porque nadie acá puede seguir el paso indicado hacia la falsa libertad. Camino hacia el silencio de la inocencia que perdí, mamá, papá, nadie más está aquí, todos ellos han quedado olvidados y quizás respirando sobre casa, donde los deje. Y ahora en este momento el pasado no es más que sombra del presente y mi futuro sólo es la acción del pensamiento que he estado dejando fluir por mis venas mientras vivo este presente. Acción es lo que se inyecta dentro de mi cuerpo cuando me alejo más desde donde se comenzó a reconstruir la historia que un día se ahogó en los más recóndito de mi ser. Obscuro está aquí, ha venido a visitarme y creo que tiene grandes intenciones de quedarse, y un buen acompañante como él puede ser indispensable para lograr todo lo que me he propuesto durante el viaje, un poco de compañía no humana puede ayudarme a recordar mi existencia personal. Robusto se inclina, el pobre árbol sobre mis escamas He cambiado; mi cuerpo lo ha hecho.

8


remordimiento

9


Comenzar Sin pensar en escribir comencé A traspalear palabras Complejas y rojas Dentro de un canasto lleno de ideas Que se desbordó dentro de una hoja Espléndidamente disfrazada de papel simple y preciso Que arroja un dulce olor sobre quien así lo lee Así comencé lo que no debí hacer.

10


Lo nuestro siempre fue como todo lo demás Lo nuestro Siempre fue lo mismo Nada más nos tiene aquí Uno sobre otro Algo rojo y sonriente.

11


Polly Me ayudaste a vivir A sobrepasarme a mí mismo Tú me llevaste de aquí Lejos Donde me enseñaste todo lo que ya sabía Pero aún no sabía que allí estaba Nunca lo vi Y tus manos lo recogieron En medio de la lluvia Y lo adornaron Con tus labios sólo por un segundo Y toda la vida.

12


Río abajo, húmedo

Volvamos al río Donde caminamos desnudos Allá corrimos juntos en la orilla Allá corrimos con tu vergüenza Y me regalaste un manojo de Aquellos delicados y tibios Orgasmos ¿No fue así amor? Ambos nos mojamos más que el rio Aquella vez.

13


Llevo los ojos negros, No preguntes por qué, Si sólo es el reflejo del florido corazón Que se hunde en mis endebles amígdalas Cada vez que te veo pasar frente a mí. Sólo es el parpadeo de ojos perdidos en el humo Sólo son las risas de personas nadando En intermitentes luces de colores Que parpadean y se devuelven Oxidando la luna castellana a pedazos… QUIERO CORRER, Y SALIR HACIA DENTRO DE MI VOZ TRAGARÉ MONTONES DE PALABRAS LLENAS DE TU VOZ ME LAS LLEVARÉ… LAS SUMERGIRÉ EN MI SANGRE UNA Y OTRA VEZ UNA Y OTRA VEZ… Tu piel deja descalza mi mente, Y no es suficiente. Quiero estar arriba y verte desde abajo Los ojos negros, se vuelven grises, tus ojos translucidos de ti, De tu figura inmaculada enrollada en mi cuerpo sucio… JUGUEMOS A NO SER TAN VERDADEROS, JUGUEMOS A SER NO PERSONAS, IRREALES, INFIMAS, RODEMOS, DEJÉ ROSAS DEGOLLADAS SOBRE EL JARDIN QUE ES TU PIEL. Pídeme que escapemos, patea mis huesos, Toma mis labios y llévame por la lluvia ¿Lo recuerdas? El frío que entumeció nuestros pensamientos Y tu rostro que se posó sobre mi hombro. Revienta mis sesos, del cielo traeré palabras para ti, palabras usadas, manchadas con sudor y sangre, pasadas de mano en mano, que llegaran a tí desgastadas, y aun así no es suficiente, ahora tengo el juramento eterno en mis manos, es que no te amo, ahora no lo hago, pero te necesito, sin hacerlo, y no hay manera de decirlo sin correr en lagrimas, no hay forma suficientemente sutil para correr en sangre. Trae una copa, el día sigue en decline. Tus labios son flores que jamás se marchitaran y ni siquiera Dios se atreverá a tocarlos, Tus ojos son los hijos perdidos del sol, parecen tan observables, pero no puedo mirarlos sin soñar, Tus cabellos derriten mis manos, y me apuñalan más adentro y me apuñalan por fuera, y me llevan más, y más… En mí no llueve, ¿en tí? 14


Nada más me hace feliz

Quiero aprender a hacerte sonreír A verte dentro de mí y mirar así Dentro de tus ojos Mi sonrisa Por un momento…

15


Recuerdos y pensamientos de una mente violenta

16


Encontrando mi furia

Me encuentro solo en mi cama tendido desnudo, me encuentro enrojecido y sudado, bajo los efectos de la excitaci贸n, me miro al espejo y veo como mi cuerpo ha crecido, me toco como un enfermo hasta quedar tirado en el suelo totalmente hundido en mi miseria y la humedad de mis fluidos, al otro lado de todo suena una canci贸n que me seduce entre voces adoloridas y drogadas.

17


Estoy aquí

Encerrado Entre cuatro paredes Caminando descalzo Sobre el mismo semen Que boté Alrededor de Mi idea Y mi contra idea Suponiendo Que el mundo es siempre igual Y que la misma miseria De ser yo mismo Siempre estará oculta Pues nadie jamás En este mundo Sabrá Lo que soy de verdad Un intruso Dentro de otro cuerpo Tratando de escapar Haciendo fluir mi semen Por el cuerpo de alguien más Ese soy yo Un muerto Dentro de un cuarto

Escribiendo lo que ni siquiera alcanza a Pensar Y componer Ese soy yo Un hombre no hombre Con un pene erecto Absorbiendo Pornografía Y mutilaciones ¿Descontentos? Pues nunca quise estarlo Más que nadie más En este mundo Soy capaz de mirar Mirarme a mí mismo y vomitar Porque es lo más fácil de hacer Mientras se puede seguir cuerdo Por una mujer Porque aquí mujer no hay culpable Y tampoco es más admirable No más aún que el infame El infame Que me dejó Así derrotado Y mal criado.

18


Estoy rodeado de fantasmas

Me miran y se hacen parte mĂ­ De mi miedo a la muerte Mi miedo a morir Mi miedo a morir Mi miedo a morir Mi miedo a morir.

19


Taima

No me digas que no escriba Porque mis pies ya no pueden parar No, ya no me digas que no siga No me digas que no viva No me digas que no ame Porque la rueda ya no puedo detener Porque el latido de mi corazón Ya no se puede detener No, ya no me digas que te odie Porque mis manos ya no se pueden Detener… No, ya no me digas que no lo haga Porque mi boca ya se pego en tu Piel Y no se puede detener… No, no me digas nada Porque ya no entiendo con palabras Ya no entiendo con miradas No entiendo con la nada ¿Qué obtengo de miradas? ¿Qué obtengo de palabras? Solo cosas que se pueden cambiar Cosas que el mismo tiempo cambiará Cosas que los hombres siempre olvidan Porque la memoria es frágil Y el corazón también Entonces… Sólo apégate a mis brazos Y no te alejes nunca de mí Pero no, no me digas nada así.

21


Puta

Eres igual que todas los putas Que s贸lo buscan un poco De penetraci贸n Por el recto Un poco de acci贸n Que genere un orgasmo Y moje tu vagina Eres igual que todas las perras Eres igual que todas las putas Solo quieres un gordo pene En el recto Que te genere algo m谩s de Sufrimiento.

22


Burbuja

Mi burbuja se rompe Se acaba… Los rayos de luz se filtran Se incrustan en ella Y mis ojos, mi piel No lo pueden querer. La burbuja se acaba Yo no quiero renacer No quiero vivir allí Es triste, siempre igual. Se desgasta Y nadie quiere verlo Yo no puedo verlo Y duele, duele por dentro Se rompen mis ojos a la luz Se rompe mi piel. Todo es desnudo frente a la luz No quiero estar así La luz es el ojo de Dios El ojo que nadie quiere ver El que yo no quiero ver No quiero ver.

23


Trato de ser humano

Corre, piensa, rodea Y entresaca de tus piernas El sentimientos que mataste tu mismo Mataste y rezaste pero nunca perdonaste Ni siquiera corriste Y un hombre no es un hombre sin huir Un perro no es un perro sin ladrar Un hombre es hombre Cuando olvida el pensar Y cuando su cuerpo se vuelve Más sucio Más que sus propios pensamientos Más que el mismo remordimiento Humano, humano, humano Eso realmente es humano Es un humano El que come la mierda de Dios Es un humano El que bebe la orina de dios El que ríe El que llora Es más humano que el mismo dios El que deja caer su semen sobre El vomito repulsivo Sobre la madre naturaleza Y sobre su propia pereza Es humano, más que dios El que defeca Sobre la vagina del mundo Y sobre los pies de su mundo Un hombre es quien asfixia Su alma corruptamente Provocado y estimulado por la sofocación Provocando en todo su alrededor Deterioros y fornicación Un hombre es humano Mientras el humano se vuelve hombre Mientras se encuentra inmerso en la negación Y en la vergüenza de Su propio Dios.

24


Duele pensar en penetrar el recto

Y la propia soledad provocada Por la ambigüedad De estar yo mismo Haciéndome el amor Por el túnel recto Que me provoca un cierto dolor Recto, poco escudriñado y mal cuidado como todo Dejado de lado.

25


vvv

26


Me dijiste

Mí mismo Dentro de un panel Lleno de heces Descompuestas por el tiempo Y el aún más tiempo roto Que se perdió esperando al tiempo Porque el tiempo se pierde Dentro de sí Cuando nadie lo puede ver Porque dime tú ¿Quién ve el tiempo cuando estamos dormitando? Quien es quien cuando duerme Cuando nos apagamos Y nos perdemos En un mundo extraño Porque cuando hago el amor El tiempo consume al tiempo Y sofoca a mi verga Hasta hacerla estallar Así es el tiempo Es tiempo o no es tiempo Es perdida de sí mismo Apagarlo Por un momento Y pensar más detenidamente En qué tiempo estamos.

27


Mientras

Me tiro el pelo Lo toco con mis manos Mientras mi pene se erecta… Me toco la nariz Meto mis dedos Y surco entre lo sucio Mientras mi pene se erecta… Me toco y me tiro Los ojos Mientras mi pene se moja… Toco a la hada madrina Ella se ríe Yo no me rio Mientras mi pene se muere.

28


Mosca

Se descomponen las moscas Y se revuelven dentro de la sopa Se van caminando hacia su boca.

Acorralada dentro de su Alargada y retorcida Mirada…

Se descomponen sus dientes Apretando crujiente Dejando en su cuello Dulce aroma sonriente.

Dulce lúgubre terror De muertas muertes De aflicciones latentes Encrucijadas sobre mi mente Ahí está, ahí estás Te escondes detrás Entre los dientes Llevas las moscas Y perlas Entre las fosas y las Carnes Las de tu ente Que te hacen pensar Que a veces se te cae A pedazos lo poco Que te queda ya de suerte.

Dulce pudor entre los dientes De un hombre muerto Ya demente Dulce hombre asesino Muerto en gusanos Sin destino Carnicero y asesino Dulce flor sin dulce muerte Dulces labios de los senos De su amarga mujer pudiente Dulce dama

29


Hijo

¿Y por quien Morirá el hijo De Satán?

30


Humano-dios

Me aburrí De ser humano Es más fácil el juego de dios. Maldecir y bendecir Tomar a unos pocos Y darles regalos. Olvidar otros tantos Y recordar el egoísmo Lo poco de humanidad Que puede haber En mí. Sabes… Cuando comienzo a escribir por lo general Es sin ningún sentimiento Sólo es pena e incertidumbre… Dispara y habla Di qué sientes de mí Qué sientes de tí Y del círculo que rodea Tu cabeza.

31


Yo nunca preferiré Rutina Antes de vivir La propia vida… Ayer hice lo que no debía Y se sentía bien Hice lo que no tenía que hacer Y se sintió muy bien Rompí el derecho Y se sintió muy bien Ayer fui humano Y se sintió muy bien Ayer quizás cometí un error Y me sentó muy bien Ayer comprendí Que es realmente Que es vivir Y me alegro el vivir Ayer te conocí a tí Y sólo volví un segundo Sólo por tí.

32


Divagaciones

33


Nunca detenerse

No entregues el arma ANTES DE LUCHAR No entregues el cuerpo ANTES DE LUCHAR No entregues el alma ANTES DE LUCHAR No entregues el corazón ANTES DE LUCHAR No entregues saliva ANTES DE LUCHAR No entregues tú, espíritu ANTES DE LUCHAR NO ME TOQUES EL PECHO POR DONDE PIENSO Y RESPIRO.

34


Las colinas giran en torno al sol, El sol podrido que perdí… ¡como la cabeza! La cabeza de marfil ¡ATAOS A MÍ! ¿Por qué no puede haber sentimiento en el rostro de los muertos? El gusano salió de su piel, El gusano dejó a su amo, el fiel Aflorará de mis testículos Atravesando el terciopelo Que cubre mi semen. Cemento negro que se olvido enterrar en viajes No soy malo, soy bueno para sufrir… Malo para olvidar, el cementerio que dejé Mirando atrás follaje bosquejado en carbón. ¡EL LOCO DE LAS MASCARAS LLEGÓ A COBRAR SU IDENTIDAD! Cada noche toco fondo y voy por tí Cada noche vienes por mí Y me llevas, me ahogas, cada noche Muere y me canso de a poco Me tienes, yo no tengo a nadie Sólo mi señor me ha

He perdido ya, mucha sangre y mucho semen He perdido ya, muchas mujeres, mucho semen He perdido ya, una verga, un amor Una chica de ojos azules, otra de piel satinada en dolor.

35


He aquí trasplantando prostitutas de tierra, Infértil a más fértil, a eyaculadores precoces Como yo, que no alanzo a amar bien, y sin sudor He perdido mucho tiempo, mucho semen. YA HE PERDIDO MUCHO SEMEN He perdido muchos pensamientos estando en el aire Estando pensando conmigo mismo en cambiar, Trasplantar prostitutas no sirve, no sirve… Trasplantar penes hidalgos desde mi mente A la tuya, no sirve. He perdido mucho fluido parado frente a ti Que apenas me miras y me ves fingir Que me siento, bien de maravilla, Pero ya he perdido mucho semen con harapos En falsos tiestos de bondad. LA MUERTE ES UN DON, EL AMOR ES UN PECADO. El escenario se ha cubierto de dulces libélulas Y yo eyaculo y vuelvo escucharte… “soy tan impuro” Y el escenario avanza con nuestros pasos Arañas, escarabajos y dragones desfabulados Se retuercen aleteando a la altura de mis rodillas Y yo eyaculo y vuelvo a escucharte… “soy tan impuro” Y he aquí el fruto de la devastación Y he aquí el fruto de la precaria educación Eh aquí el inmenso sentimiento perverso Que se apodera de los libertinos No tan fuetes como en Sade, No tan inmundos como en Panero Pero heme aquí, ya eyaculado Escribiéndoles las cosas Las cosas Las cosas 36


Tránsfugo idiolectos trasplantados en ojos re incinerados, en concreto absuelto y arrestado. Si te pido la muerte… ¿Tú me la regalaras? Si te pido reír… ¿Tú me degollarías? Y si no pido nada Y hacemos el amor con mi pene en tu vagina Hasta enloquecer y eyacular… ¿sí?

37


Punto, aparte.

38


Mi ciudad

Mi ciudad Las calles angostas se pierden de vista Otra vez esta allí Es el olor que ya todos aquí conocen El que apenas sus ingratas narices perciben Pescados Y mientras bajo por la calle con Manuel Mis piernas se atolondran El mercado aun respira Agoniza Frente a él las mismas putas de siempre aguardan Y entre los clientes Mis abuelos, mis tíos y hasta mi padre esperan Y aquí hasta los mismos pensamientos se enredan El tren aúlla Y el cigarrillo de sus bocas se deshace Se escapa. Manuel me mira a la cara Sonríe levemente Solo corremos Nos perdemos entre las putas Entre los viejos fierros Entre la ciudad.

39


vvv

40


Mario Caamaño - Desvariaciones Transversales  

Poesía colección Rasguños Editorial Río Negro. Baja la versión Booklet para imprimir aquí http://www.mediafire.com/?5tsa4432o3qtt39

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you