Page 1

EDITORIAL

02 Nueva York y Washington, D.C. / junio de 2010 03

TM Pending

Presidente Honorifico : Jose Angel Velasquez (+)

Presidente:

José Gregorio Fernández presidentvbnews@gmail.com

Directora:

Gym Woiciechowski

pdirectorvbnews@gmail.com

Editorial MUD: ¿Coordinadora Democrática parte II? Al parecer, 11 años de experiencia poco le ha servido a la mayoría de partidos de oposición que hacen vida en Venezuela, ¿cómo es posible? ¿Es que acaso no aprendieron de los errores cometidos en el pasado? ¿O será como dice el ex embajador ante la ONU Diego Arria que “en Venezuela no existe oposición, existen opositores”? ¿Por qué no permitir que nuevos liderazgos salgan adelante por el país que todos queremos? ¿Por qué cerrar la puerta y sólo dar cabida a los cogollos que tanto daño ya le han causado a nuestra mal herida nación?

Tantos errores que el actual gobierno de Hugo Chávez ha cometido y estos no han podido capitalizarlos. Es entonces cuando vemos sólo un 35% de la población venezolana que apoya al actual régimen, apenas un 12.8% que apoya a estos partidos de oposición; ¿dónde queda entonces ese 53% restante? Estos son los mal llamados NINI, y se les denomina así por no querer ni a un lado ni al otro, sólo quieren que les muestren con hechos y no con palabrerías un proyecto país real y tangible. Es entonces mi reflexión, ¿quién será aquél que logrará capitalizar ese alto porcentaje de venezolanos descontentos y agotados?

Editora:

Vanessa Haces Gonzatti editorvbnews@gmail.com

Diseño, diagramacion y montaje: Charlie Yncio

disenovbnews@gmail.com

Colaboradores:

Dilia Collet EDO Embajada de Estados Unidos en Caracas Emeterio Caminalotodo Henkel Garcia Ivan Carratu Molina Maggy Manuel Antonio Zurita Oliver Blanco Orlando Ochoa Sin Flash Media Group Virginia Salazar

Agradecimiento especial:

Banco Mercantil Diego Arria Empire State Development Corporation International Division (ESDC)

Ventas

marketingvbnews@gmail.com www.vebnews.com New York: 40 Wall Street (trump building) 28fl New York 10005, New York / Phone: 1. 646.291.6200 Caracas: Av. La Estancia. Torre Las Mercedes, piso 4, oficina 403, Chuao, Caracas / Phone: 58-212.9108270

Impreso en:

International Newspaper Print Company Long Island City, NY 11101 - 6919 Phone: 718.729.5440

Opinión Estado, ciudadano y Fuerzas Armadas Mario Iván Carratu Molina micm45@gmail.com @MICarratu La situación política que actualmente sobrelleva Venezuela ha puesto en evidencia, entre otras, la existencia de una crisis institucional que podría calificarse como recesiva en el sistema político nacional (lo político como estructura, proceso y resultado) desde comienzos del siglo XX. Situación esta que muestra la debilidad y fragilidad que existe en la estructura institucional del Estado. Las instituciones no son otra cosa que pautas formales, informales, temporales o permanentes que cumplen funciones de regulación social entre los diferentes actores sociales individuales o colectivos; ellas intentan reducir la imprevisibilidad e incertidumbre que pueda surgir en la comunidad política derivada de las diferentes categorías de intereses, desigualdades entre individuos y los conflictos que en ella coexisten. Las reglas del juego para que las instituciones funcionen armónica y equilibradamente, son creadas en la Constitución de la nación; ellas imprimen y delimitan la amplitud y profundidad de las relaciones reciprocas entre los funcionarios del Estado y los ciudadanos, también, son consecuencia de la dinámica histórica y del arraigo político, cultural, social que consiente y sustenta la conciencia colectiva. El Estado, el ciudadano y las Fuerzas Armadas son instituciones políticas vinculadas entre sí por la necesidad de seguridad y defensa de la nación, que además, han vigorizado la estructura institucional en Venezuela facilitando la transición democrática, que luego de algunos contratiempos, funcionó hasta el 3 y 4 de febrero de 1992. A partir de allí, la ecuación política se desequilibra al romperse el acuerdo colectivo que cohesionaba socialmente a los ciudadanos. Se profanaron las reglas del juego, asumido como un error militar. El ejemplo más ostensible de esta vinculación en Venezuela se verifica en la segunda mitad del siglo XX, (1958-

1992) cuando por vez primera el Estado venezolano utilizó la herramienta instituida para su seguridad y defensa; ejerce legal y legítimamente su capacidad coactiva (fuerza, influencia y autoridad) para anular la conspiración que el Partido Comunista Venezolano (PCV) había iniciado desde 1952; se reagrupan posteriormente, en 1958, con otros grupos conspirativos de izquierda, a partir de entonces, por la vía de la violencia armada, fijan a Venezuela como objetivo militar. Era igualmente Venezuela un objetivo político y energético de la Unión Soviética una vez convertida Cuba en la cabeza de playa comunista en América. En 1992 se rompe el equilibrio institucional, no como casi todo el mundo afirma, como resultado por los cuartelazos militares de febrero y noviembre; mal podrían considerarse estos, por si solos, como los factores que (militaristas y golpistas) trasladaron a las corrientes radicales de izquierda al Poder de la mano Hugo Chávez Frías, recordemos que la rebelión militar fue derrotada por los factores democráticos de entonces, no así, el complot cívico-militar que continuo operando amparado y apoyado por importantes figuras (auto denominados notables) del ámbito político, económico, empresarial, medios, académico y militar de la nación. Esta experiencia, desgajó el equilibrio y el vínculo institucional que precariamente existía en Venezuela, hoy es evidente que existía como objetivo primario la dislocación institucional del Estado, el ciudadano y las Fuerzas Armadas para acabar con la república.

Sembremos Petróleo Oliver Blanco twitter@oliverblanco Razón tenía el Doctor Arturo Uslar Pietri, al sugerir que Venezuela debía sembrar su petróleo, pues este hidrocarburo ha sido quizás, la causa de un desarrollo inédito para nuestro país en determinados momentos, pero también; el origen de una economía ficticia que hoy reclama grandes inversiones futuristas que en un momento oportuno hubiesen podido encaminarnos por una senda financiera sustentable. Desde hace años gracias al petróleo nuestra economía se ha mantenido con cierta estabilidad y abundancia, pero

cada cierto tiempo llegan las crisis, y el petróleo cuya vida no solo depende de la naturaleza sino también de fenómenos ajenos a las disposiciones de nuestra nación, nos deja muchas veces cortos ante las necesidades del país, necesidades que podrían ser fácilmente saciadas en caso de programarse la inversión para generar un mercado que no existe, una producción nacional, grandes obras traducidas en innumerables empleos y sobre todo educación y visión para nuestra patria. Esta percepción del crecimiento con un barril a 150 dólares, no termina siendo nada más que ignorancia e ineficacia pues estos fenómenos hay que aprovecharlos para construir y no vivir a la expectativa en un sistema destructivo y en una abundancia meramente efímera. Es por ello entonces, que una crisis podría llevarnos hacia un barranco inevitable ya que las medidas todas, intentan adaptarse bruscamente con la finalidad de seguir haciendo el papel de parásitos petroleros viviendo de la miscelánea y alimentándonos de una riqueza totalmente momentánea que es el pan de hoy y el hambre de mañana. Hubiese sido fructífero apoyar y encaminar los proyectos de aprovechamiento de tierra, la agricultura, el turismo, la ganadería, la minería y de esta manera, probablemente estaríamos un poco más cerca del desarrollo, pues saldríamos de la triste y vacía monoproducción para abrirle las puertas a la diversidad, una diversidad que en caso de existir en este momento, sería evidentemente promisoria para que la población no sufriera las graves atrocidades que podrían generar ciertas medidas económicas que al fin y al cabo afectan de manera fulminante a la sociedad y en especial a la clase media. No conforme con pagar las consecuencias de quienes no sembraron petróleo, tenemos un gobierno improvisado, que para nada busca el desarrollo, sino más bien el empobrecimiento de los venezolanos, la implementación de un sistema comunista y acabar económicamente con la clase media o simplemente no dejarle otra opción que salir del país. Esa riqueza transitoria que tanto mencionaba el Dr. Arturo Uslar, cuyo natalicio 104 se celebró el pasado mes de mayo, es la descripción más acertada de lo que hemos estado viviendo, en los próximos gobiernos democráticos es menester impulsar la economía sostenible y progresista que va a generar la Venezuela que produce petróleo, pero también lo siembra.

P-03  

V entas marketingvbnews@gmail.com www . Vebnews . com N ew Y ork : 40 W all S treet ( trump building ) 28 fl n eW Y ork 10005, n eW Y ork /...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you