Page 1

Marzo - abril 2013, año ll, número 4

Mayo - junio 2013, año II núm. 5

Río Arriba Digital

Tema:

Libre Poesía

Río Arriba Digital

Gráfica Cuento

Poesía

Gráfica

Poesía Cuento


Ediciones

Gaceta Digital


Próximamente

Gaceta de Autor

Río Arriba lanza al público la gaceta de autor como una alternativa de publicación mediante la coedición, ideal para aquellos autores que desean mostrar un fragmento de su obra, sea ésta literaria o gráfica. Sabemos que el origen de nuestra propuesta editorial se remonta a la famosa plaquette, publicación pequeña que representó una forma de difusión económica y práctica para los escritores franceses del siglo XIX. Ese mismo espíritu es el que dio origen, en la siguiente centuria, al fanzine, antecedente directo de todas las publicaciones gratuitas que circulan hoy de mano en mano, mismas que subsisten heroicamente por el empeño de sus editores. La gaceta de autor Río Arriba recupera esos antecedentes, al tratarse de un material sumamente sencillo. Su propósito es producir un mayor volumen a un bajo costo. Adicionalmente ofrecemos distribución organizada, respaldo editorial, calidad de contenido y de diseño. Suplimos las carencias materiales con el ingenio.


Índice NARRATIVA Y POESÍA

GRÁFICA

Bye por Adrián Chávez

1

Objectio voluptatis - CAOS Francisco Quintanar

Verano del 84 por Raúl Córdoba

3

Sin título Francisco Enrique Muñoz

2

Polen por Dante Vázquez M

4

Pulpo Tabata Bandin Ram

4

Explicaciones por Edgar Alejandro Flores

5

El Pedregal Balam Itzcoatl Celedón Nieto

5

Destino poético por Roberto Sebastián Nava Fabela

6

Ahora volverás a la nada Fernando Reyes Varela

7

La noche pobre humana por Fernando Ciego

6

Ocre Chantal Meza

9

Surcos por Miguel Alejandro Santos Díaz

9

Colibrí Tabata Mandin

10

Casual por Montserrat Ocampo Miranda

10

Oasis Terrarium Sara Umemoto

11

“Invitación” por Francisco Javier Paniawa

13

Elefante Tabata Mandin

17

Alquiler por Víctor Argüelles

14

Aquamarina por Ytzel Maya

15

Estampa surrealista por Nadia Contreras

17

Encubadora Nix Sara Umemoto

Página legal

Contraportada

Editores: Sergio Osorio y Claudio Vázquez Pacheco Consejo Editorial: Gerardo Altamirano, David Corona, Nancy Mora y Carlos Alvahuante Web: Cristhian Salas y Kracko Diseño Revista Digital: Sergio Osorio y Cristhian Salas Río Arriba Puebla: David Corona Río Arriba Guanajuato: Carlos Velázquez Río Arriba España: Cecilia Córtes


Objectio voluptatis - CAOS Francisco Quintanar

Río Arriba revista digital Foto de portada: “El sueño de Io” Balam Itzcoatl Celedón Nieto Río Arriba recibe colaboraciones de obra gráfica y literaria, próximo número: Tema Migraciones (julio - agosto), lineamientos en: http://gacetarioarriba.blogspot.com/.

Los autores y artistas gráficos son responsables de su contribución, la cual no refleja la opinión de Río Arriba. Esta publicación digital no persigue fines de lucro. Escríbenos a: rioarribaporlacultura@gmail.com


Libre

Bye por Adrián Chávez Farewell! For in that word - that fatal word - howe ér We promise, hope, believe – there breathes despair. –Lord Byron

Sigo pensando que la despedida habla sobre la esencia humana más de lo que quisiéramos. No es que esté lloviendo afuera del café de siempre, ni que los tres sujetos que llegan a la mesa de enfrente se saluden con ruidosa algarabía. Se saludan por falta de originalidad, porque no saben cómo más inaugurar el encuentro. Saludar es inevitable. Y egoísta. Nos gusta que noten que estamos. Pero decir adiós es otra cosa. Adiós o hasta luego o nos vemos o bye, es igual. Cerramos el círculo porque nos da miedo que no se vuelva a abrir otro día, de otra forma, otra vez. Ellos no lo notan porque, inconscientemente y a fuerza de costumbre, se han resignado al hecho innegable de que, saliendo del café, a uno se le puede atorar la saliva o al otro puede arrollarlo un microbús. Por eso, ya de forma mecánica, enfatizamos la ausencia, el hueco, la constancia de que quién sabe si volveremos o si volveremos igual, y la voluntad de que se respete el lugar que desocupamos, de que no nos olviden. Así como están, riendo y escrutando a las meseras, no se dan cuenta de que a cada hola le corresponde un adiós que lo aniquila, que le da redondez y perfección. Pero ellos lo han olvidado porque se despiden todos los días y la posibilidad del miedo se ha diluido en la cotidianidad, y porque ese vacío que nos sucede no proyecta su dimensión real hasta que de verdad al que ocupaba la silla de junto lo arrolla un microbús afuera del café. Ella, por ejemplo, sólo dijo bye. Estado de México, México. Estudió la licenciatura en Interpretación en el Instituto Superior de Intérpretes y Traductores, así como Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM), y el Diplomado en Creación Literaria del Centro Xavier Villaurrutia (INBA). Dedica su tiempo principalmente a la narrativa; cuentos suyos han sido publicados en diversas revistas del país. Es editor de la revista digital La Hoja de Arena (HYPERLINK "http://www.lahojadearena.com"www.lahojadearena.com), en la que escribe cada jueves la columna HYPERLINK "http://blog.lahojadearena.com/secciones/palabrotas/"Palabrotas.

Página - Uno


Libre

Sin título Francisco Enrique Muñoz

El sueño de Io Balam Itzcoatl Celedón Nieto

Página - Dos


Libre

Verano del 84 por Raúl Córdoba La encontramos en la puerta de la calle, cuando volvíamos del entierro de la abuela. Creo que todos nos sentíamos un poco igual, sin saber muy bien cómo acomodar el cuerpo a ése vacío nuevo que nos exigía que estemos tristes. Yo pensaba en que no habría más pastel de manzana, a ver si así componía una cara que le alegrara el día al viejo. Más que nada para no tener que andar dando explicaciones. El asunto es que estaba ahí, en la puerta de la calle. Nadie le preguntó nada, ni se preguntó nada, ni nos preguntó nada. Ni falta que hacía. La hicimos entrar, casi con un solo gesto. Ella sabía. Por supuesto que sabía. Por eso había venido, claro. Entró como si conociera, yo pensaba en el pastel de manzana, ya lo dije. Pero igual me sorprendió esa confianza. Era así, exactamente, como si conociera. Estábamos en pleno verano cuando enterramos a la abuela. Los peones del cementerio sudaban como condenados. Paleaban y hablaban por lo bajo. Así también sudábamos nosotros, después, en la puerta de la calle, cuando la encontramos. Entonces entró. Creo que lo hizo para buscar algo, o porque nosotros quisimos que entrara, ahora no me acuerdo. Lo que nunca voy a olvidar es la cara que puso el viejo cuando ella se fue. Porque sí, porque se fue. Y no sé qué hubiera pasado si no se iba. Después fue más fácil: solamente volvimos a creer en el entierro de la abuela, en los peones sudando y hablando a susurros, en todos los entierros del mundo.

Neuquén, Argentina, publicó Ejemplares turbios, poesía, 2006..

Página - Tres


Libre Licenciatura en Artes Visuales, Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. Especialidades Cursadas: Taller de pintura, Estampa: huecograbado, taller de fotografía, Taller Multidisciplinario “La Colmena”, Seminario de Medios Múltiples. Diplomado en Crítica de Arte, Academia de San Carlos.

Pulpo Tabata Bandin Rama

Página - Cuatro


Libre

Explicaciones por Edgar Alejandro Flores

(...)así de vulnerable, así de niña que me dejó poeta

Se me va muriendo el camino;

a cambio de su aliento. Juan Manz

Ojo por ojo, piedra tras piedra, infierno por cielo. Sin caóticos destellos se va muriendo el poema. Un recuerdo se come tibio, Ni tan presente, ni tan olvido pues caduca y hace daño. Una mala musa nunca existe en los rincones del poeta, conmueve/catarsis vive con demonios juega la matatena con los nervios del letrista. Y al buscarla sólo eres tú. Esa es la desventura. ¿Por qué caminas tan lento? si tu beso es tan efímero.

El Pedregal Balam Itzcoatl Celedón Nieto"

Página - Cinco

Edgar Alejandro Flores Bravo estudiante de la Licenciatura de Lengua y Literatura Hispanoamericanas de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, lector de poesía y narrativa, integrante de diversos talleres literarios, interesado en las luchas sociales, músico del género urbano HIP HOP, siempre ha puesto en claro que hacer rap y poesía son cosas muy distintas aunque la liberación del interior tiende a ser el mismo, pero el rigor siempre es el mismo en estas y en cualquier cosas que uno se apasione.


Libre

Destino poético por Roberto Sebastián Nava Fabela Soy árbol al vuelo de parvada, pájaro entre mendrugos del recuerdo, olvido instantes. En la sombra soy luz, bajo alas del viento vuelo con pesadumbre, de horizontes vestidos de negro anaranjado. Soy árbol en cada trino al abrir el tintineo de la aurora, aleteo en la silueta de la nostalgia.

La noche pobre humana por Fernando Ciego Hay un alce en el horizonte, una yegua en las montañas y un león lamiendo las faldas del sol. La existencia, lactando el escondite de los astros. Las nubes, danzando como pétalos en caída libre. Los suicidas, llamados locos, estrellas purulentas, luminosas, incendiándose. Los niños danzando sobre los espíritus antiguos mientras la muerte come de la carne de la vejez -el tiempoesa espera que se extingue mientras nuestros ojos brillan más que cualquier estrella. Y nuestros cuerpos, dos animales extrañamente hermosos se extienden sobre el prado de la noche que es hoy la esperanza o un perro con la boca llena de astros intentando morder tu cuello. Fernando Ciego, nació en Lima en 1993. Le gustan las ventanas.

Página - Seis


Libre

Ahora volverรกs a la nada Fernando Reyes Varela

Pรกgina - Siete


Libre

Pรกgina - Ocho


Libre

Surcos por Miguel Alejandro Santos Díaz Arrastra mi nombre, sorda nube, al fondo vicio de tus afiladas y húmedas lenguas que jamás lloran en vano, sino espuman el remedio a la mitad del vacío. Quiero dormir en tinta y rajar abismos que huelan y vuelen a flores. Necesito una excursión con aroma a Guanajuato o a Ixtapan de la Sal, a Mazunte o a la colonia Pedregal de Carrasco. Miguel Santos, escritor mexicano nacido en los setentas. Estudió Letras Clásicas en la UNAM. Ha obtenido cinco premios literarios en los últimos tres años. Tiene algunos libros inéditos y uno a punto de ser édito. Ahora escribe un Recetario de cocina artesanal y un Diccionario de patologías rupestres; mañana quién sabe.

Dame de la inspiradora, esa flor que abres para sobar el polen del deseo, esa que excita a las abejas de lúbrico paladar e incita a la siembra sin temores. Ocre Chantal Meza

Polen por Dante Vázquez M Alegre, un astro, decide suicidarse; nace un humano.

Página - Nueve

Dante Vázquez M. (Ciudad de México, 1980). Escribe cuanto cree que debe -o puede-. Actualmente comparte lo que escribe en: http://dantevazquez.wordpress.com/


Libre Colibrí Tabata Mandin

Casual por Montserrat Ocampo Miranda Yo era la mesera y creo que él era profesor. Nos conocimos cuando encendió un cigarrillo en el área de no fumar y le pedí que lo hiciera afuera. Tuvimos sexo maravilloso durante unos cuatro o cinco meses. Un día, de buenas a primeras, él vino y me regaló un libro. Por la noche, antes de acostarme, lo hojeé. En todas las hojas había poemas, de esos que se inventan los hombres aburridos para follarse a las mujeres. Después de algunas semanas, vino de nuevo, le regresé el libro junto a una nota que decía: a mí lo que me gustaba era coger, lo de leer no se me da. No volvió a la cafetería, ni porque ya se permite fumar adentro.

Página - Diez


Libre

Oasis Terrarium Sara Umemoto

Pรกgina - Once


Libre

Pรกgina - Doce


Libre

“Invitación” por Francisco Javier Paniawa Tengo preparada la más alta de las montañas para subir junto contigo y mostrarte todo lo que sería tuyo en cuanto beses mis ganas. Te invito a esta tierra donde por cada maíz hay una mujer buena, donde por cada hombre hay una historia de lucha y entrega, donde por cada callejón hay un beso esperándonos. Aquí tenemos ríos de diferentes tamaños y caudales conozco uno que canta de felicidad cuando arrastra sus piedras. A ese podemos ir para que mojes tus pies y tus ojos y así queden limpias tus huellas y te renueves de lágrimas. Tengo pensada una guitarra para tu primera noche en estos rumbos y encender una vela entre nosotros para iluminar el trueque de secretos. Te invito a esta tierra donde se canta que la vida no vale nada, donde se reza con los ojos cerrados para ver el sol un día más, donde se ama eternamente por amor o por costumbre. Aquí tenemos un océano a la izquierda y a la derecha; en el primero sin embargo, es donde está mi alma y mis ideas. Ahí hay un mar que te enamora en cada giro de la tierra Ahí la noche y el día se desvelarán con nosotros. Tengo añejándose un buen vino para nuestra sed de la comida; estos sabores de mi pueblo harán que quieras ya no irte. Te invito a esta tierra donde hay un médico que lee de historia, que memoriza leyendas para que no le despegues tu mirada, y que te escribe un poema por cada día que tardas en llegar. Chilpancingo, Guerrero (1988). 1er lugar Estatal en composición literaria: poesía, en el Festival de arte y cultura Guerrero 2005. En 2009 publica Unísono, poemario en edición digital. En Abril de 2013 colabora en el número 3 de la revista Beat de Arte y cultura digital. Su trabajo literario puede ser leído en http://poemasgalenos.blogspot.mx/. Tiene, además, una licenciatura como Médico Cirujano por parte de la Universidad Autónoma de Guerrero. Actualmente radica en la Ciudad de México.

Página - Trece


Libre

ALQUILER por Víctor Argüelles Paga piso para estar, dormir o desvelarse. Taladra en su espejismo las caídas del siempre sórdido aire de moscas giratorias. Ahí: innecesario, callado lame los muros blancos de un sueño en estampida. Silenciado, labra para el futuro la imagen dormida atrás de su parpado. El bisturí atraviesa la hoja con un brillo de sílex esta hoja abierta desde un computador. Sin nombre circula por las periféricas venas, sin nombre circula por la vena interior. Vamos a limpiar este poema-parabrisas menguar la sombra que lo tiene encorvado. Sobrantes tendrá que desdecir para que sea: andante claridad solar.

Página - Catorce


Libre

Aquamarina por Ytzel Maya El bordado de las estrellas se enredaba en sus pensamientos vacíos Sobre cristales de miedo hundía su llanto en el Aqueronte Un concierto nocturno La desdicha azul le hacía sombra Tejió las últimas hebras de la esperanza amarradas al cielo Tus gritos ensucian el aire ¿Se puede ocultar el mar en un suéter? Pintó en cada rombo una danza, el infinito carrete lunar de venas en sus mangas Cantaba la oscuridad del río ensordecido: en lágrimas ausentes en líricos vómitos en locura onírica Se arrancó el cuello y se dejó reposar sobre él Se dejó caer en dos agujas Punto tras punto Y se paraliza y en un instante infinito lo corta Aquella noche descendió en cuatro partes como si la manga no fuera suya el brazo que se desprende el dedo que huye la uña que le desgarra por completo porque a pedazos del acuático invierno también llega el olvido.

Página - Quince

Estudiante de Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Actualmente cursa el diplomado en Creación Literaria en el CCLXV, INBA.


Libre

Estampa surrealista por Nadia Contreras Homenaje a André Bretón

Una vez abierta la línea por la parte más estrecha —el color volcado entre bastidores—, el paisaje es embrollo lúdico. De pronto, el niño se refleja en la playa y las mujeres en el revés del cielo.

*Tomados del libro Caleidoscopio, que en breve publicará la Dirección Municipal de Cultura de Torreón.

Nuevos laberintos

Escritora y maestra. Sus libros más recientes son: Cuando el cielo se derrumbe, Presencias, El andar sin ventanas. Radica en Torreón desde hace diez años.

del caleidoscopio abisal.

Hoy del cielo colgaba por Pilar Rodríguez Aranda El viento silba entre dientes De adobe y madera Noche de relámpago, la lluvia arrecia Las palabras escasean La luz de las estrellas se apaga Ilusión despojada Hoy del cielo colgaba Un rito de negro esmero Un trueno de mil rumores La luminosidad oscura de la sangre Eléctrica animalidad en roca suelta

Página - Dieciseis


Libre

Elefante Tabata Mandin

Pรกgina - Diecisiete


Libre

Incubadora de larvas por Víctor Argüelles Página - Dieciocho


Libre

Centro delantero por Francisco Laguna Correa Desperté junto a Leonardo, estábamos desnudos y la cercanía de su cuerpo al mío me produjo una sensación de estremecimiento: su brazo descansaba mórbido sobre mi pecho y su rodilla izquierda gravitaba muy cerca de mis testículos. Era una cercanía que acariciaba y estremecía, que me mantenía inmóvil junto a Leonardo, de quien sabía todo lo que me interesaba saber. No era mal amante, aunque cuando el momento oportuno se presentara le daría algunos consejos que con el tiempo me sabría agradecer: la técnica, por muy buena que sea, es susceptible de mejorarse; lo mismo ocurre con el cobro de los tiros libres, pues hay maneras de perfilarse, de patear el balón e incluso de mirar el esférico inmóvil que aguarda el golpe del empeine. La próxima semana jugaremos las semifinales tras una larga temporada; estoy casi seguro que este año si conseguiremos el ascenso. Desde que Leonardo llegó al equipo nuestra ofensiva ha doblado su productividad y mi vida se ha convertido en un constante estremecimiento.

Fratricidio por Daniel Zetina Abel mató a Caín con la quijada de un burro. Antes de asestarle el último golpe, Caín le dijo a Abel que pasaría a la historia como un asesino, mientras que él sería recordado como un mártir de Dios. Por eso asestó el mortal quijadazo con mucha más furia. Al terminar, Abel se sentó al lado de Caín y meditó profundamente. No era un hombre inteligente ni audaz. Era un bruto y las palabras de su víctima lo habían lastimado. Por eso, cuando las autoridades los descubrieron, confesó su crimen. Narró todo con exactitud y contó de su cólera, pero ante el juez dijo “Mi nombres es Caín y soy el asesino de mi hermano Abel, que es un mártir de Dios”.

Página - Diecinueve

Incubadora de larvas por Víctor Argüelles


Ediciones

Gaceta Digital


Encubadora Nix Sara Umemoto

Número sobre temática libre  

Gaceta de gráfica y literatura. Bimestral. Distribución gratuita. Versión digital.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you