Issuu on Google+

RESGISTRO www.violenciaocupacinal.cat

Sistema de notificación e investigación de incidentes violentes contra profesionales sanitarios. Presentación Este sistema informático integrado en una Web nació en la XIII jornada de PRL en el ámbito sanitario organizada por el Hospital Comarcal de l’Alt Penedès en el 2006 y su desarrollo fue financiado por la 1ª Beca I+D+I de la Fundación Prevent. En la actualidad el titular del proyecto es la Sociedad Catalana de Seguridad y Medicina del Trabajo y cuenta con el soporte de numerosas instituciones, colegios profesionales y sociedades científicas. La participación es libre, y para poder hacerlo únicamente hay que solicitar un alta desde la página de inicio. Previamente este usuario debe haber sido nombrado por su institución como agente responsable de la notificación e investigación de los incidentes, figura que generalmente asume el jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Nuestro consejo es acordarlo con la representación de la empresa y la delegados de prevención en el seno del Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo. Nuestro proyecto de investigación analiza casos reales notificados por Internet en el que se han inscrito 182 centros sanitarios de Catalunya, de los que participan activamente 62, y en las que ejercen unas 45.000 personas trabajadoras. La mayoría de estas instituciones pertenece a la red XHUP (Red Hospitalaria de Utilización Pública). La Web no incorpora datos personales ni confidenciales de personas trabajadoras agredidas ni personas agresoras. También garantiza la confidencialidad de los datos suministrados por cada entidad participante, de tal modo que se puede comparar con grupos de instituciones similares, pero no puede acceder a datos de otras instituciones concretas. Nuestro fundamento es CONOCER para poder DISEÑAR POLÍTICAS y PLANES PREVENTIVOS, en ningún momento se pretende culpabilizar a instituciones o personas del fenómeno de la violencia ocupacional. Como objetivos fundamentales para 2011 tenemos consolidar esta herramienta como método de investigación de la violencia ocupacional externa contra profesionales de la salud en Cataluña e incorporar otras comunidades autónomas para comparar incidencias.

Cuestionario Una vez validado el usuario por el administrador del sistema, este puede cumplimentar el cuestionario consensuado por el grupo de trabajo, sociedades científicas y colegios profesionales: En el cuestionario hacemos un primer filtro con 3 tipos de situación de partida en función de las características de la persona agresora:

1


a) El usuario con comportamiento hostil premeditado, que utiliza premeditadamente la violencia para conseguir unos intereses. El 24,1% de las recibidas b) La descompensación entre oferta del sistema y las expectativas del usuario o paciente. El 39,5% de las recibidas. c) El paciente agitado, con patología propiciatoria y en fase de descompensación. (drogadicciones, alcoholismo o determinadas enfermedades psiquiátrica). El 36.4% de las recibidas. Especificamos que el hecho de que una determinada persona agresora tenga una factor propiciatorio no significa que siempre actúe bajo los efectos de la misma, debiendo marcar este apartado solo en situación de descompensación (paciente agitado). Después tiene diferentes apartados: o o o o

Centro de trabajo y tipo de asistencia que presta: hospitalaria, primaria, salud mental, etc. Características de la persona trabajadora agredida: sexo, edad, categoría profesional, antigüedad, si se conoce su condición de reincidente, etc. De la persona agresora: sexo, intervalo de edad, antecedentes patológicos propiciatorios, si se conoce su condición de reincidente, etc. Del incidente violento: lugar físico, turno, relación entre persona agredida y agresora, tipo de agresión, número de personas agresoras, posible causa propiciatoria y una valoración del impacto a corto plazo tanto a nivel laboral como psicológico, y tanto a nivel personal como de condiciones de vida y trabajo.

Se dispone de una guía interactiva de ayuda para su cumplimentación. Solo hay que apretar encima de cualquiera de los interrogantes y sale un globo informativo de soporte. En el mismo momento que se envía el cuestionario, los datos se incorporan a la base de datos y se actualizan ON-LINE.

Resultados Recogemos datos desde el año 2005 y se han recibido casi 3.500 notificaciones…. Concretamente 3.282… y esta es su distribución anual:

2


Es difícil saber cuantos profesionales sanitarios han estado víctimas alguna vez de una agresión. Las estadísticas que existen en la bibliografía a nivel mundial y estatal barajan cifras muy dispares que van del 15% al 80%. El motivo es la diferente forma de recogida de la información que va desde encuestas o entrevistas en el lugar de trabajo, a datos indirectos como utilización de pólizas de seguro. Como ejemplo, durante el año 2009 se notificaron 838 incidentes, pero solo de 57 de los centros participantes y en los que trabajaban 33.129 profesionales sanitarios. Con estas cifras, “solo” un 2,53% de estos profesionales fue víctima de agresión notificada a nuestro sistema, aunque hay que destacar que en la investigación se constata que un 41,3% de las personas agredidas manifestaron haberla sufrido en otras ocasiones. Distinguimos 4 tipos de agresiones; las físicas, las verbales, las económicas (sobre propiedades o inmuebles) y por último la simbólica. Esta última hace referencia a aspectos como la invasión del espacio, notas escritas, SMS, exhibición de armas, por tanto, a un tipo de agresión sutil que no utiliza la fuerza física ni la palabra. Las físicas generalmente son banales: empujones o pequeños golpes, pero en algunas ocasiones se dan puñetazos o patadas con consecuencias más graves y en un pequeño porcentaje inferior al 1% el uso de armas, generalmente objeto contundente. En nuestro registro, en más de ¼ de las notificaciones (27,44%) se ejerce fuerza física, en el 58,49% verbal, en el 1,8% hay daños económicos, y por último en un 12,24% la simbólica. Los pacientes son los agentes agresores en el 72% de los casos. Distinguimos entre familiares (21,6%) y acompañantes no familiares (6,4%). En atención primaria sube el porcentaje de familiar y acompañante equilibrándose con el de paciente. Atendiendo al número de trabajadores, recibimos proporcionalmente más notificaciones desde los centros de salud mental, servicios de inspección y ambulatorios que de centros hospitalarios. El lugar físico varia en función del tipo de asistencia; en Hospitales se dan preferentemente en urgencias y hospitalización (en especial atención psiquiatría y drogodependencias), y en los CAPS y Centros de Gestión de Incapacidad, en Consultas y Admisiones. Ningún incidente violento esta justificado, aún así hemos distinguido algunos pretextos desencadenantes. Hemos diferenciado 5 causas, a veces concomitantes: 1) 2) 3) 4)

Información insuficiente o contradictoria, el 25,1% Alta médica o laboral no deseada, 13,66% Tiempo de espera, 15,28% Dinámica asistencial (retraso pruebas o interconsultas, petición servicios como transporte sanitario, etc…), 24,25% 5) Trato recibido (mala relación usuario-profesional). 11,68% 6) Desconocida (no se ha podido establecer), el 9,9% que suele coincidir con los escenarios 1 y 2.

Un factor a tener en cuenta, es que el personal sanitario esta siendo cada vez más considerado por la población como una persona trabajadora con una función determinada y delimitada, a lo que se suma una gestión cada vez más “empresarial” basada en objetivos y resultados. Esto sin duda, puede crear tensiones entre las viejas tradiciones vocacionales y los nuevos valores gerenciales, repercutiendo no siempre positivamente en la dinámica asistencial.

3


A ello se une un usuario-paciente-cliente cada vez más informado, tanto de sus derechos como de su estado de enfermedad, lo que provoca en algunos casos demandas no siempre justificadas. “Solo” entre comillas 0,5% de los profesionales agredidos han necesitado recurrir a la incapacidad temporal, pero hasta un 44,5% manifiesta tener repercusiones psicológicas inmediatas de diversa índole: somáticos, emocionales, cognitivos o incluso laborales: incomunicación, trato despersonalizado, etc. El 40,7% de los profesionales agredidos considera que la experiencia tendrá consecuencias negativas sobre la dinámica asistencial y el clima laboral a medio plazo. Es estos momentos se esta elaborando un cuestionario para evaluar las repercusiones a medio y largo plazo sobre las personas trabajadoras agredidas, y también sobre la calidad de vida laboral y el clima social. Por otro lado, en nuestra investigación, solo un 4,3% de los incidentes se acompañan de denuncia judicial. En el mismo porcentaje se han iniciado acciones extrajudiciales. Son muchos los centros de trabajo que han puesto en marcha medidas preventivas, de manejo de casos o de actuación post-incidente violento. Anualmente nos reunimos en la sede de la Fundación Prevent en Barcelona y explicamos experiencias útiles para todos. Las iniciativas son tan diversas como programas de educación sanitaria para la población “Hagamos un Hospital más amable” http://www.csap.cat/ciutadania/informacio-practica/fem-hospital-mesamable.html, programas de formación específico para profesionales, aspectos más materiales como sistemas de vigilancia o seguridad, o de apoyo institucional médicopsicológico y jurídico en caso de agresión.

Dr. Genís Cervantes Barcelona, octubre de 2010

4


Ponencia SEM 17 Riesgo Laboral