Page 1

COMPARACIÓN EN EL RIEGO LOCALIZADO SUBTERRANEO

Podemos hacer dos distinciones en riego localizado subterráneo:

Riego por Goteo El riego localizado en plantaciones arbóreas o viñedos, se ha efectuado normalmente hasta ahora a través de emisores puntuales que riegan en superficie o suspendidos, por medio de microaspersores, de tubitos de chorreo o macarrones, o de emisores de bajo caudal “goteros”. Los tipos de riego localizado, nos presentan siempre algún que otro problema: - Debido a la mecanización de las tareas agrícolas, la línea de riego o los emisores pueden ser tocados, doblados, rotos o desconectados. Estamos acostumbrados a ver emisores que riegan allí donde no deben o no poder siquiera efectuar la recolección mecánica. - La calidad del agua utilizada nos obliga a una vigilancia continua de emisores obturados, originado por el exceso de cal, óxido de hierro, arena u otros residuos que contenga el agua.

Riego por Exudación La investigación, en los últimos años, se ha encaminado a desarrollar un sistema de riego, de similar aprovechamiento del agua, que no conlleve los problemas anteriormente enunciados, entre otros. El resultado fue el desarrollo de un tubo textil de poliéster, impregnado de una resina porosa, que no se ve afectado por altas concentraciones de sales disueltas en el agua, un tubo resistente al paso del tiempo, a las condiciones ambientales y que permite ser enterrado a las raíces de la plantación. La línea de exudación, se ha planteado últimamente como una mejor utilización del agua al humedecer una franja continua de terreno, o discontinua en la utilización de los vectores. El Servicio de Extensión Agraria de Israel ha comprobado, en los últimos años, que la obturación de los goteros por las raíces de la planta, en los cultivos hidropónicos, no ocurre con la utilización del tubo textil exudante PORITEX, al ser un sistema que no conserva agua en su interior una vez finalizado el riego. Han observado, asimismo, un mayor y más equilibrado desarrollo del sistema radicular de la planta en la fibra de vidrio utilizada como sustrato.


Este sistema de riego fue desarrollado con el fin de obtener una solución a la utilización de aguas con alto contenido de sales disueltas, especialmente sales de calcio. El sistema exudante permite la utilización de aguas sobresaturadas de sales calcáreas sin que ello represente variaciones de caudal, ya que estas sales no se depositan en el interior del tubo textil. Lo mismo ocurre con los óxidos de hierro, que en muchos lugares impide el uso de cualquier sistema de riego localizado. Asimismo, los residuos sólidos son arrastrados al extremo final del tubo, sin que su acumulación impida la exudación es este lugar, y eliminándose fácilmente estas partículas acumuladas dejando simplemente fluir el agua libremente una vez destapados los finales. El tubo textil no es rígido, permitiendo su elasticidad modificar la apertura del poro con un pequeño aumento de la presión, y así expeler micro-partículas que no son lo suficientemente pesadas como para ser empujadas hacia el final. Este método es un sistema simple de limpieza por ser éste un tubo de pared fina, a diferencia de los sistemas de riego de pared rígida, gruesa o laberíntica. Esta flexibilidad del tubo textil significa que se puede doblar, pisar y eventualmente, pasar por encima con un vehículo o tractor incluso mientras riega. De la misma manera, puede recogerse y extenderse con suma facilidad ya que, además de su ductilidad, pesa poco y es de reducido volumen. Toda la superficie del tubo textil libera agua por capilaridad y en función de la presión utilizada, produciendo una línea de humedad en todo su recorrido. Las ventajas más destacables son las que nos reporta este sistema, por sus características en el riego: - Necesita menor presión de trabajo. Este sistema trabaja en régimen laminar, a diferencia de los goteros que necesitan un caudal en régimen turbulento para evitar las deposiciones calcáreas. Esto significa que, comparativamente, a menor presión, alcanza mayores distancias. Las presiones óptimas de trabajo, una vez la instalación llena de agua, se sitúan siempre por debajo de 1 Atm., llegando a regar a 200-300 grs./cm2, lo que indica que, en muchos casos, se puede utilizar la gravedad del agua. - Tiene menor pérdida de carga. Ello garantiza la uniformidad del riego y la eficiencia del sistema. El desarrollo de la plantación indicará sensiblemente esta uniformidad.


Para ello es importante trabajar a bajas velocidades para conservar el régimen laminar: 0.25m/seg., en el tubo exudante, y aproximadamente 1.5 m./seg. en el ramal de distribución. - Ofrece un ábaco de caudales a diferentes presiones. Se ha mencionado antes la sensibilidad del tejido a la presión, con lo que una variación de la misma permite regar en más o menos tiempo. - No se necesita purgar el sistema. En el inicio del riego puede observarse en la pared exterior del tubo la espuma que forma la emulsión del aire con el agua. Este fenómeno es importante si consideramos que el terreno se oxigena con cada riego. - Libera el agua por capilaridad. Al estar en contacto con el terreno, la tensión de éste hace liberar al tubo más o menos cantidad de agua (Riego Inteligente), lo que lo distingue de otros sistemas que liberan una cantidad fija de agua. Incluso aunque el terreno se halle sobresaturado bajo el emisor. El tubo exudante está diseñado para liberar mayor caudal cuando el terreno está más seco y cuando la planta tiene mayores necesidades hídricas. - Permite la fertirrigación. Tratamientos con abonos líquidos y desinfecciones. - Riega en superficie, cubierto o enterrado. Es preferible que esté tapado o enterrado a fin de aprovechar mejor la humedad. En cultivos arbóreos, viñedos, parques públicos, etc. se instala como sistema fijo enterrado a la profundidad que precise el cultivo. En cultivos acolchados se instala mecánicamente bajo el plástico al mismo tiempo que éste. - Fácil instalación. Se adapta a los accesorios estándares del mercado. - Durabilidad. Es imputrescible, no le afectan las temperaturas extremas y resiste los rayos ultravioletas. Revienta a una presión superior a 15 Atm., y tiene una resistencia a la tracción de casi 200Kgs. El riego exudante a través del tubo textil puede llegar a eliminar los problemas que plantea el intento de regar con goteros enterrados, los que se conocen como: - La obstrucción por raíces. La tubería textil exudante, queda sin agua al finalizar el riego (el agua sale por la fuerza iónica de la tierra) reduciendo o eliminando la necesidad de hacer tratamientos anti-raíces. Las raíces tienen una tropía hacia el agua residual contenida en el interior de los tubos al finalizar el riego, lo que las impulsa a intentar penetrar a través del gotero. En los sistemas de goteros enterrados, se suele utilizar la Trifuralina como herbicida. El problema básico que plantean estos tratamientos es que en pocas ocasiones son manejados por personal especializado. Lo que puede provocar errores irreparables.


- La creación de zonas húmedas más saturadas que otras. Para conseguir una línea húmeda homogénea, como con el tubo poroso, se deben instalar los goteros con poca distancia entre sí (mínimo 5 por mt) A pesar de ello no se logra un riego homogéneo y no evitaremos zonas de mayor saturación de agua que otras. - El uso de filtros más eficaces y las aguas más limpias. Los residuos sólidos que entran en el sistema de riego afectan a los goteros, en el tubo poroso, éstos, son arrastrados al final de la línea. - El ahorro de material puede ser mayor con el sistema exudante, ya que en todos los casos se cubren las necesidades con una sola línea de riego por cada hilera de plantación. - Mayor mano de obra de la instalación en el caso de goteros no incorporados, los goteros incorporados son un poco más económicos, pero ambos poco manejables. La tubería textil Exudante se comercializa en rollos de 200 mt. , con un peso de 4Kg. y una medida de 20cm alto por 20cm de diámetro. - El riego por goteo tiene dificultades de uniformar la humedad en las zonas pedregosas. Los suelos utilizados normalmente para las plantaciones vinícolas son de cascajo. La percolación en este tipo de suelo es mayor con los goteros que con el tubo exudante. Éste, al contacto con la tierra, tiene la propiedad de poder liberar mayor o menor cantidad de agua en función del grado de humedad del terreno (suelo-plantaclima, Riego Inteligente), provocado por el efecto de succión de éste. Son riegos más suaves, que eliminan el efecto de percolación en suelos muy sueltos. CONCLUSIÓN: Ya hemos visto que, el Sistema Textil Exudante se puede utilizar cómodamente en superficie a lo largo de las plantaciones arbóreas, viñedos o cualquier otro cultivo en alineación, y en su modalidad enterrada se plantea como el idóneo para estos cultivos. Está resolviendo los problemas de vandalismo en la vía pública, dónde además los árboles tienen de esta manera garantizados los aportes de agua necesarios bajo el asfalto. Este sistema de riego consigue un sistema radicular equilibrado, un menor empleo de energía de cada árbol o cepa para conseguir el agua que necesita, energía que se traduce en desarrollo de la planta y, por tanto en producción y una mayor uniformidad en toda la plantación. No hay que olvidar que es ésta la que habla, a fin de cuentas. La instalación más antigua data de 1982.


Aprovechemos pues, las nuevas tecnologías a nuestro alcance, y con mayor motivo cuando éstas han sido diseñadas por los que conocen los problemas que nos atañan directamente. BIBLIOGRAFIA De la Concha Vázquez, Mª. Rosa. Ing. Técnico Agrícola, España Masó Marcet, José Mª. Ing. Industrial, España Publicación NUTRI-FITOS 1990, Páginas 135-138 (resumen) Publicación NUTRI-FITOS 1997, Páginas 32- 34

FUNCIONAMIENTO DEL TUBO EXUDANTE PORITEX ALGUNAS CONSIDERACIONES ACERCA DE LA TUBERÍA EXUDANTE PORITEX Por Rudi Witt Seemann, Ingeniero Agrónomo. La tubería exudante Poritex constituye la última generación en tecnología de riego. En estricto rigor, el método de tubería exudante es casi tan antiguo como el método de riego por goteo. Fue desarrollado en Europa y E.E.U.U. durante la década de 1960, pero no fue hasta fines del siglo XX que logró su mayor desarrollo, especialmente en Europa, donde se comenzó a usar una tubería fabricada a partir de caucho reciclado de neumáticos de automóviles. Sin embargo, algunos defectos en su fabricación, aparte del gran volumen, peso y dificultad para la instalación y mantención, condujeron a que esta tecnología no lograra afianzarse en el mercado. Paralelamente, la investigación se centró en torno al uso de los geotextiles para uso en riego exudante, lo que permitió el desarrollo de Poritex, tubería exudante consistente en un geotextil impregnado en resinas poliolefínicas derivadas de la química del petróleo, entre otras. Debido a esto, la tubería exudante Poritex presenta características únicas, que la destacan de las demás, especialmente en aspectos relacionados con costos, duración, resistencia y versatilidad. Sin embargo, Poritex no está ajeno a las amenazas comunes a todos los sistemas de riego tecnificado, específicamente riego por goteo.


La principal amenaza de todo equipo de riego por goteo son las obturaciones. El agua de riego, por naturaleza, y especialmente las aguas que corren superficialmente, contiene una carga de partículas que inevitablemente son arrastradas hacia los sistemas de riego, y específicamente a los emisores o goteros. De esto, obviamente, no se libra el material Poritex. Sin embargo, desde que se descubrió la tecnología del riego de bajo volumen, se vio la necesidad de proteger los sistemas de los diferente tipos de partículas que acarrea el agua de riego, por lo que se hizo parte integrante de todo sistema de este tipo, el o los equipos de filtración y tratamiento de las aguas, a fin de evitar el problema indicado. Paralelamente, la industria del riego por goteo comenzó a lanzar al mercado emisores (principalmente goteros), que tienen la capacidad de disminuir los riesgos de obturación, a través de diferentes mecanismos incorporados a su estructura, obteniéndose resultados de distinta naturaleza, algunos muy exitosos y otros, simplemente un fracaso. Lo anterior, significa que la tubería exudante Poritex no está exenta del requisito del tratamiento y filtrado de las aguas, condición básica para poder utilizar el producto. Sin embargo, la tubería Poritex posee, además, una cualidad que la distingue de todos los demás emisores actualmente en el mercado. Éstos basan sus propiedades autolimpiantes en el hecho de que, al producirse una obturación, se produce una disminución de la presión al interior del emisor, la cual conduce a un aumento momentáneo del flujo, con lo cual la obturación es expulsada al exterior y en ese momento el gotero retoma su posición original, restableciéndose la presión normal de trabajo. Este mecanismo funciona en base a una membrana de silicona o material similar, la cual se encuentra al interior del gotero y regula el paso del agua hacia el exterior. Sin embargo, si la partícula causante de la obstrucción es de mayor tamaño, es imposible expulsarla y el gotero igual se tapa. En el caso de Poritex, el sistema funciona a la inversa. La presión normal de trabajo es alrededor de un 50% o más inferior a la de un gotero convencional. En caso de penetrar una partícula que pudiera obstruir alguno de los poros de Poritex, ello no afecta al funcionamiento general de la tubería, dado que a lo largo de ella hay millones de poros, los que sustituyen inmediatamente al poro obstruido. Luego, el proceso de autolimpieza se produce al aumentarse temporalmente la presión en la tubería, con lo cual se produce una expansión momentánea de los poros, los cuales aumentan su tamaño, permitiendo la expulsión de la partícula causante de la obturación, o bien, el aumento consecuente del flujo interno causa el arrastre de las partículas potencialmente obstructivas hacia el final de la tubería. Este fenómeno se produce cada vez que se inicia un ciclo


de riego, es decir, en la práctica, todos los días, garantizándose un funcionamiento libre de inconvenientes y una larga vida del producto. Por lo tanto, si bien es cierto que la tubería exudante tiene una capacidad de autolimpieza, ello no exime de la obligación de tratar adecuadamente el agua de riego, básicamente a través de 3 procedimientos, a saber: 1) Prelimpieza de las aguas, especialmente si son superficiales, mediante decantadores, desarenadores, eliminadores de material flotante, etc. 2) Filtrado, utilizando filtros de cualesquiera de las tecnologías actualmente disponibles (filtros de arena o grava, de malla o de anillas) 3) Tratamiento químico de las aguas, a objeto de lograr una limpieza interna de tuberías y emisores, utilizando productos específicos para eliminar agentes físicos, químicos o biológicos causantes de obturaciones. De todo lo anterior se desprende, además, una condición adicional: es indispensable proveer al sistema Poritex de un mecanismo que permita evacuar periódicamente, el agua del interior de la tubería, a fin de eliminar aquellas partículas de tamaño inferior al de la capacidad de los filtros y que tienden a acumularse al final de la tubería. Si no son periódicamente evacuadas estas acumulaciones, es posible que se produzca una aglomeración que, con el tiempo, producirá obstrucciones de carácter más grave. Para ello basta con conectar todos los finales de Poritex a una tubería colectora final provista de una válvula (manual o automática), que permita realizar este lavado cada cierto tiempo. Si se observan estrictamente las medidas antes mencionadas, que de paso son comunes a todo sistema de riego tecnificado y por lo tanto no significan una excepción para la tubería Poritex, se puede garantizar un funcionamiento óptimo del producto, que se traducirá en una larga vida útil, bajos costos de mantención y un excelente estado de desarrollo de la vegetación. De hecho, no cabe duda alguna de que todos los casos en que se ha denunciado fallas en el sistema corresponden a equipos a los cuales se les practicó cero mantención, descuidándose totalmente los aspectos arriba reseñados. Es obvio que, cualquier sistema con cierto grado de sofisticación tecnológica, requiere de medidas mínimas de mantención para su buen funcionamiento, ya que, a la fecha, son raras excepciones aquellos productos que permiten ser utilizados sin medidas de mantenimiento.


AREAS VERDES El sistema de riego por goteo exudante riega s贸lo la superficie determinada por usted, y queda totalmente protegido contra el vandalismo y da帽os accidentales, al estar bajo tierra.


AGRICULTURA Usando baja energĂ­a para funcionar, este sistema de riego permite aplicar los nutrientes directamente a la zona radicular, regar por gravedad y variar el cultivo -sin tener que modificar el emisor de riego- contribuyendo asĂ­, a mejorar el desenvolvimiento sustentable de la agricultura moderna y a una producciĂłn limpia.

Comparación riego exudante con riego por goteo  

Avanzadas características del sistema de riego Exudante

Comparación riego exudante con riego por goteo  

Avanzadas características del sistema de riego Exudante

Advertisement