Issuu on Google+

SOFIA REYES ART


PODERES DRAWINGS POWERS 2013


TEXTO OBRA PODERES POR: JOSE ARAMBURO

poder1. (Del lat. *potēre, formado según potes, etc.). 1. tr. Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo. 2. tr. Tener facilidad, tiempo o lugar de hacer algo. U. m. con neg.3. tr. coloq. Tener más fuerza que alguien, vencerle luchando cuerpo a cuerpo. Puedo A Roberto. 4. intr. Ser más fuerte que alguien, ser capaz de vencerle. En la discusión me puede. U. t. en sent. fig.Me pueden sus impertinencias. 5. intr. Ser contingente o posible que suceda algo. “Contemporary art hates you.” ― John Waters

En la serie Poderes, Sofía Reyes (Bogotá, 1982), subvierte las convenciones sociales, haciendo de estas un objeto descriptivo dentro de un fluido social que le es ajeno, adoptando en ese proceso una especie de otredad. Eso escribiría si fuera un mediocre curador, crítico, esteta o lo que sea la gente que escribe esos ladrillos que inundan las exposiciones y el entorno del arte en general. Se puede decir que soy (orgullosamente) un mediocre a secas. Conocí a Sofía en vísperas


del cambio de milenio. Las muchedumbres y chusmas de nuestra edad estaban en una especie de orgía optimista con fondo de techno, tabaco y popper. Creo que me he desviado un poco del objetivo de este escrito (si es que en realidad existe) y si todavía queda alguien en este punto leyendo este texto, debe ser un curadoresteta-crítico, o la variación de lo mismo con un “wannabe” al final. Pero, ¿qué sabe Deleuze o Ladrillard de la vida del vacío y misterio para estas generaciones a las que se les ha negado el Armagedón? No sé nada de mucho, o mucho de nada, o nada de nada, pero de lo que sí estoy seguro es de haber sido testigo de los superpoderes que Sofía enumera en estos dibujos, y aunque puedo decir que algunos de mis poderes son similares, me quedo corto en una amplia variedad (ni hablar de los poderes que involucran largas cabelleras por las obvias razones de mi decadente calvicie). El caso es que los poderes de Sofía son mucho mejores que esos poderes tipo Marvel (a veces extremadamente mariquitas) que van desde comunicarse con animales, volar con una capa o lanzar rayos de colores, simplemente por la razón de que esos poderes sí son reales y porque sus enemigo es la sociedad en su totalidad pero su única némesis es ella misma.

En esta ciudad gotica (de gota), la uniformidad de rituales y valores hacen que pocos se pregunten la verdadera implicación de la individualidad. Es obvio que dentro de la


originalidad se esconde una necesidad enfermiza de pertenecer. Sofía, dentro de una suerte de ejercicio de expiación, me hace pensar que dentro de su variada enumeración de poderes lo que en realidad hace indudable su naturaleza individual es una especie de supervivencia. Sobrevivir para existir. En una sociedad que exalta la naturaleza superior como forma de salvación (el primer hombre en la luna, el corredor más veloz, el futbolista más goleador…), se vuelve un verdadero milagro la conciencia de la propia fragilidad o simplemente el saberse asqueado por este mar de oportunidades que son siempre las mismas, o ninguna.

Libros de auto-superación, rituales de auto-conocimiento, grupos de yoga son apenas un ejemplo de cuan obsesionada esta la masa por ser única sin cruzar la línea de la rareza. Los poderes que invocan estas tendencias van desde mejorar la productividad hasta tener un sexo prolongado, pasando por las nociones de reconocerse en un origen prehispánico o en supuestas sabidurías ancestrales. Ante esto, Sofía propone un encuentro más refinado y complejo, pues aunque su alter ego se separa del conglomerado, no se salva a sí misma; nos salva a todos, como Jesús (el héroe cómico por naturaleza de la cultura occidental), pero a diferencia de “el hijo de dios”, de quien no podemos estar seguros ni siquiera de su existencia histórica, Sofía prueba con creces el misterio de la vida y de eso doy fe como un humilde apóstol a su culto, hazañas y milagros.


Sofía ha resucitado, caminado sobre el agua (ardiente) y muerto por nuestros pecados en incontables ocasiones. Palabra de dios. (Todos responden: Amén.) Después de esta sarta de subjetividad (me sorprendería que usted siga leyendo esto en este punto) sólo quiero que Sofía descubra cómo hacer para revivir muertos. A mí, de esas maneras estúpidamente poéticas, me ha revivido muchas veces. No puedo decir lo mismo de Batman y mucho menos de Jesús.

José Aramburo


PARANOID PHOTOGRAPHY 2013


PARANOID Ser el elegido para una alta misión, como la de salvar al mundo, delirio de grandeza o grandiosidad, atribuido por algunos estudiosos a determinadas personalidades. los factores desencadenantes de esta enfermedad se encuentran muy activos en individuos que presentan un acusado narcisismo y que se han visto expuestos a serias frustraciones. A la paranoia se le atribuyen aquellos impulsos, fantasías, frustraciones y tensiones que nos resultan inexplicables, inaceptables e insoportables en nosotros mismos PARANOID es una serie de collages realizados a partir de fotografías análogas, autorretratos con webcam (selfies) y screenshots de videos y documentales. La serie se puede definir como un mosaico autobiográfico que yuxtapone el imaginario de internet con la narrativa del álbum fotográfico análogo. Son autorretratos desdoblados que ponen de presente la construcción de la vida contemporánea como una proyección virtual, donde es cada vez menos clara la frontera entre los universos de la memoria real y la memoria virtual, o si se quiere, de la realidad y la ficción.


NUNCA DRAWINGS NEVER 2013


SOBREVIVIRE DRAWINGS SURVIVE 2013


menina INTERVENTION 2008


CENIZAS AVANZADAS DRAWINGS 2007


MISERIE DRAWINGS MAMBO Museo de Arte Moderno de Bogotรก 2006


pandillaS PHOTOGRAPHY 2005


RETRATOS DE UNA SECTA DRAWINGS 2005


SERIE COLOR DRAWINGS 2003


BALDOSAS PAINTING 2001


SOFIA REYES sofiareyesguevara@gmail.com (57) 317-3675030


Sofia Reyes. Portafolio