Page 1


Erase una ciudad llamada Logroño a la que ya había llegado la estación del otoño. Todo el patio de nuestro colegio estaba lleno de hojas. Clari - nuestra tutora - nos comunicó que, pasados unos días, íbamos a realizar un largo viaje a una gran sierra mágica y debíamos portarnos muy bien para poder ir. Llegó el día del viaje. Todos estábamos muy felices; pero, Clari nos contó que teníamos ante nosotros una importante misión: salvar a los animales de las malvadas intenciones de la bruja Raimunda. Ésta tenía el gran poder de transformarse en diferentes animales depredadores, que atacaban al resto de animales que habitaban en la sierra mágica. Era nuestra misión salvar a éstos de los conjuros de la bruja Raimunda. Durante el viaje en el autobús, divisamos grandes praderas verdes, vimos cómo caían las marrones hojas que tapaban la carretera al paso de nuestro autobús.


Llegamos al destino. Lucía un espléndido sol amarillo y unas perfectas nubes blancas. Una vez allí, debíamos conseguir llevar a cabo nuestra misión: salvar a los animales de los terribles conjuros de la bruja Raimunda. Nos estaban esperando los pastores Jorge, Alberto, Sara y Ana para contarnos que la bruja Raimunda, transformada en lobo, atacaba a sus rebaños de ovejas y cabras. Debíamos salvar a los rebaños de la malvada bruja. Al superar la prueba nos darían una pista para llegar a encontrar a ese personaje que nos iba a librar de Raimunda. Llegamos a la zona de las aves que corrían peligro de ser atrapadas por el águila en que se había convertido Raimunda. Intentaríamos llevarlas hasta sus nidos para ponerlas a salvo. Superamos la prueba, por tanto, nos dieron la segunda pista. Proseguimos nuestro largo viaje, pasamos un río lleno de desperdicios que habían tirado otros niños en anteriores excursiones. Logramos limpiarlo completamente y se nos dio una 3ª pista. Nos quedaba conseguir una última para poder encontrar a esa persona tan importante..


La bruja Raimunda se había convertido de nuevo en otro animal. ¡Oh, qué terror! Era un oso, no se cansaba de atacar al resto de animales; debíamos sacarles de su cueva para ponerlos a salvo. Al superar toda la misión, juntamos las palabras que teníamos, y pudimos encontrar al personaje misterioso. Éste nos ayudó a hacer que la bruja se convirtiese en buena y que, a partir de ahora, respetase a todas las especies animales. Raimunda se hizo nuestra amiga y se unió a nosotros para comer algo. Comimos todo tipo de frutas. Los niños disfrutaron de un día maravilloso y fueron felices por haber conseguido lograr su propósito. “¡Somos los mejores!” Así cuenta la historia que sucedió un día en la Sierra Mágica. Eso es todo amigos, hasta la próxima aventura que vuelva a veros.


Cuento sierra mágica reformado  

La bruja Raimunda se había convertido de nuevo en otro animal. ¡Oh, qué terror! Era un oso, no se cansaba de atacar al resto de animales; de...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you