Page 1

La magia de Albert Goshman


@Albert Goshman @Mystica I.S.B.N: 978-84-940499-7-2 Dep贸sito Legal: AS 00991-2015 Prohibida la reproducci贸n total o parcial del contenido de esta obra sin permiso de sus autores. http://mysticalibros.es/


La Magia de Goshman Patrick Page y Albert Goshman

Revisado por: Kathy Diamond

Ilustrado por: Paul Butler

Traducido Por: Ricardo Sรกnchez

M Y S TI CA l i b ros de mag i a


Contenido Conócete a tí mismo por Gabi Pareras Mira Debajo del Salero Mi Amigo Albert

9 13 15

Presentando a Albert Goshman Antes de “Magiar” para ti Vida y obra de Albert Goshman Al Principio Palabras Sabias

17 19 23 25 45

El Acto

51

Preparación57 Salero y Pimentero 61 Transposición Plata/Cobre 75 La Rutina de Esponjas de A.G. 81 Monedas a través de la mesa 91 Chink-a-Chink99 La Moneda Clavada 109 Winged Silver 113 La Moneda bajo el Vaso 121 La baraja nudista 133 Las Cartas ascendentes 141 Otros Juegos

149

Las Cartas a Través del Periódico

153


La Carta en el Monedero El Vaso a Través de la Mesa La Rutina del Bol de A.G. Desaparición de diez monedas

163 169 177 185

Técnicas191 Clink Pass Preparación para el empalme Cargar una moneda Desparición Tankai Cambio al lanzar Falso depósito al lanzar

194 197 198 199 200 201

Palabras finales

203


CONÓCETE A TI MISMO por Gabi Pareras Uno de mis mayores pecados es no haber aprendido idiomas. Pero he crecido rodeado de aficionados que sí podían leer libros de magia en más de un idioma. En todos estos años nadie me ha hablado del contenido de este libro. Y sin embargo, gracias al trabajo de Mystica, acabo de leer las seis ¡SEIS! páginas más sinceras, descarnadas y sabias que recuerdo: Palabras sabias: “Tu eres la magia.” (Jay Ose) Sí, porque la magia es un arte encarnado que se realiza en primera persona, siendo cada uno de nosotros marco de nuestra propia obra. “Debéis centraros en ser únicos.” Porque el arte no se juzga por comparación ni los artistas compiten entre sí. Ser mejor o peor no es relevante en absoluto frente a la diferencia. Ser mejor o peor que otros no tiene el más mínimo valor. Pero ser diferente, distinguirse, lo fundamenta todo. “Si escribiese una lista con las diez cosas más importantes en un espectáculo de magia, la última de ellas serían los efectos. “ A. Goshman establece aquí el criterio de valor sobre el efecto al modo en que lo hizo el maestro Arturo de Ascanio con la técnica. Un 10% fundamental, pero un 10%. “El mago profesional hace juegos viejos para público nuevo y el aficionado juegos nuevos para público viejo.” De nuevo me viene a la mente el maestro Arturo de Ascanio al La magia de Albert Goshman

9


que recuerdo diciendo que hay que envejecer con los juegos. “La buena magia se construye EN AUSENCIA DE TECNICAS.” Arturo, Arturo, estas en todas partes, cuando también dices que la técnica perfecta es la técnica que no existe. ¿No es acaso lo mismo? Insisto, seis páginas que me han estremecido de placer, sucintas, claras y contundentes. Es decir, con las mismas cualidades que la magia de quien las pronuncia-escribe: el genial Albert Goshman. Con respecto al libro en su totalidad he de decir que desde la primera página me ha absorbido. Toda la primera parte es como una biografía abreviada de la vida de Albert Goshman tan bien narrada y ajustada a lo fundamental que no necesitas más para ver e imaginar al personaje y su grandeza. Un tipo sin el barniz de lo socialmente correcto, pero de fuerte carácter y lucida inteligencia que nunca se negó a sí mismo. Más bien todo lo contrario. Creo que todo esto se ve claramente reflejado cuando le ves actuar aunque sea en una grabación de dudosa calidad. Nunca se mira las manos mientras realiza sus pases, sino a ti. Para luego dirigirte al cruzar su mirada con la acción “tramposa”, justa y oportuna, aprovechando cada hueco, cada resquicio, cada momento de breve relajación. Y tu, que no podrás apartar la vista de ese rostro entre desafiante y socarrón, sin darte cuenta, tendrás la atención cautivada. A partir de ese instante, manejará tu mirada con la misma destreza que si fuera una marioneta. No es ni detallista ni cuidadoso. Los objetos se lanzan de una mano a otra, se tiran sin miramiento sobre el tapete: monedas, chapas de bebidas, monturas de monedero, se desparraman sin dibujo ni forma alguna. Encarna como nadie la soltura ascaniana, es decir, la distancia física con la “trampa”.

10

La magia de Albert Goshman


Cuando realiza sus monedas a través de la mesa, por ejemplo, se puede apreciar claramente el modo de concebir sus juegos, nada sobra porque nada está de más. En cada fase final las monedas quedan en la situación inicial justa para realizar la siguiente. Sin retocar, sin recolocar, sin nada. Sencillamente, la rutina continúa en el punto en el que se quedó. Hasta llegar a esa última moneda, la más limpia, clara y contundente última moneda que yo he tenido posibilidad de conocer. De manera recurrente, ninguna acción es más importante que otra, dejando así que el gesto mágico, traducido en palabras mágicas como “vete” o “por favor”, adviertan de la desaparición de una moneda tan solo un instante antes de que se produzca, para, inmediatamente, con sonrisa malintencionada, pasar al efecto siguiente. Su mirada es la imagen misma de la despreocupación, esto es, la distancia psíquica con la “trampa”. Pero, ¿dónde está la moneda? Basta ahora una mirada a la espectadora y otra hacia el pimentero (gesto mágico transformado aquí en mirada mágica) para que ésta, sorprendida ante la actitud del mago, advierta de repente que algo ocurre. Tímidamente acerca su mano al pimentero, inclina la cabeza, lo levanta e, incomprensiblemente, una vez más (¿cuántas van?) aparece debajo la moneda desaparecida, sintiendo en esos instantes que el mago que tiene a su lado es un auténtico demonio. No imagina lo que está todavía por llegar. La interacción con las dos espectadoras que lo circundan es constante, siempre con la complicidad pícara del público. Ellas alucinan y el resto de espectadores goza de esas reacciones, pero en un estado a su vez de asombro constante. La pregunta es ¿cómo reírse de esa complicidad con la boca abierta por el pasmo? Sabemos que “si escribiese una lista con las diez cosas más imporLa magia de Albert Goshman

11


tantes en un espectáculo de magia, la última de ellas serían los efectos. “ La pregunta que cabe hacer es ¿cuál sería la primera que encabezaría la lista? Efectivamente, el incomparable Albert Goshman. ¿Cómo es posible hilar un número, todo un acto de magia, al modo de un tapiz: sin parches, sin fisuras, sin remiendos? Solo hay un modo sea cual sea el talento (o talentos) que se pongan en la empresa: actuando delante del público, sesión tras sesión. Tanta maravilla es imposible imaginarla en la soledad del artesano que pule sus pases, sus ardides. No es mera cuestión de concepción mágica, sino más bien de experiencia acumulada y fina inteligencia para extraer de ella hasta la última gota. Por eso mismo, sólo Albert Goshman puede elevar este acto a su máxima expresión mágica y artística porque nace, crece y madura en primera persona, al modo de una segunda piel. Por eso su acto tiene edad, carácter, arrugas, humores. En definida, una vida interior mágica, volcada hacia fuera, hacia el que mira. Este prólogo se está convirtiendo en un vicio. Seguiría y seguiría, juego tras juego. Como esa bola inexistente que se pasa de una mano a la otra. Esa moneda al vaso, con el “click, click” que avisa de su mágico regreso. O la coreografía digital con la que pausa su “Chink a chink”. Y esos pañuelos que como una danza del velo adornan cómicamente su versión de la baraja Dévano. Todo esta en este libro de apenas doscientas páginas. Como un reflejo negro sobre blanco de “una vida traslada al papel”. Sea cual sea su precio, este es su verdadero valor, el valor de toda una vida. ¿Se puede pedir más?

12

La magia de Albert Goshman


Mira Debajo del Salero El Castillo Mágico abrió sus puertas de roble tallado y cristal el 2 de enero de 1963. Era sólo una deteriorada mansión en la que los magos podían charlar y compartir ideas. Cuando abrimos teníamos 150 miembros, tres salas restauradas, una barra de bar con seis banquetas, Irma (nuestra pianista invisible) y un grupo de magos dirigidos por el difunto Jay Ose. Un día, durante el primer año, me encontraba inmerso en una operación de reparación/destrucción de parte del mobiliario de la cocina cuando un compañero con acento de Brooklyn entró explicándome que lo estaba haciendo mal. No parecía un mago. En aquella época todos los magos eran como Mandrake, caballeros elegantes con chaqué de gala, pero este tipo llevaba una camiseta sucia y se presentó como Albert Goshman: “El Panadero que es un Embustero”1. El Hermano Bill le había contratado para impartir la primera conferencia del Castillo Mágico. Me explicó que sabía todo lo que había que saber sobre cocinas ya que había sido panadero en Brooklyn. Me dijo que hacía magia con chapas de botella y saleros. Obviamente Albert nunca encajaría en la elegancia Victoriana y sofisticada del Castillo. ¡Qué locura! Albert Goshman terminó extendiendo su visita al Castillo desde la dos semanas que tenía planeadas a, más o menos, veintidós años convirtiéndose en uno de los magos de cerca más importantes del Castillo Mágico y del mundo. Transformó su habilidad con las bolas de esponja en algo grande... ¡una pequeña fábrica que producía esponjas, narices de payaso... y dinero! Goshman dejó de amasar 1

“The Baker who is a Faker” en el original.

La magia de Albert Goshman

13


pasta en Brooklyn para conseguir “una pasta” en Hollywood. Como mago, Albert es un perfeccionista que nunca deja de trabajar en su espectáculo. Su teatro es el tapete, él es la estrella y sus manos sus asistentes... ¡un gran reparto! Me enorgullece presentarte al único e irrepetible... ALBERT GOSHMAN... una leyenda de la magia moderna y un gran amigo. Milt larsen 15 Abril de 1985 Hollywood California.

14

La magia de Albert Goshman


Mi Amigo Albert Muchos magos sólo tienen sus efectos, pero Albert tiene su personalidad. Y no sólo tiene eso, también su timming, misdirección y comunicación con los espectadores es excelente. Es imposible hacer un juego una vez y que salga bien. Tienes que hacerlo una y otra vez hasta que fluya solo y tenga continuidad; tienes que hacerlo miles de veces hasta que salga sin pensar. Albert lleva haciendo el mismo acto tanto tiempo que no necesita pensar. Puede tener la cabeza en otro sitio distinto y, aún así, llevar a cabo su espectáculo sin problemas. Éste es el único modo de convertirse en un buen mago. Fred Kaps era un gran mago que admiraba mucho a Albert Goshman y señalaba lo impresionante que era ver cómo, repitiendo constantemente los mismos efectos, se podía llegar a perfeccionarlos. Cuando era joven, Albert Goshman acudió a un congreso en Colen, Michigan. Allí se encontraba también un reportero del New York Times que nunca había estado en un congreso de magos y que tenía que escribir un reportaje. Este hombre se fue diciendo que había visto a adultos jugando con dedales y pañuelos pero que, sin embargo, se había encontrado con algo único: un panadero que hacía magia y que era capaz de convertir una moneda de cobre en plata. Escribió en su artículo que deberían llevarse a Albert Goshman a Washington. Desde entonces, Albert se labró una reputación y la gente comenzó a conocerlo a través de sus monedas, esponjas y buena magia. Tomó un juego de El Arte de la Magia de T. Nelson Downs en el que una moneda aparecía bajo un objeto de la mesa y lo convirtió La magia de Albert Goshman

15


en una preciosa rutina utilizando sólo dos objetos: un salero y un pimentero. Aquello se convirtió en su sello de identidad. Estoy seguro de que cualquier mago haría bien en estudiar su espectáculo para aprender cómo se construye un fantástico acto de magia de cerca. Dai Vernon Marzo de 1985 Hollywood, California

16

La magia de Albert Goshman


Presentando a Albert Goshman Debe haber poca gente en el mundo, entre los interesados en la magia, que nunca hayan oído hablar de Albert. Es una de esas personas que encajan perfectamente como “personajes” de cuento. En la vida real es el personaje protagonista de muchas anécdotas que se han propagado por el mundo de la magia. La mayoría de ellas son ciertas, aunque se hayan adornado con algún detallito para embellecerlas y pulirlas hasta hacerlas tan increíbles que, ni el mejor cuenta cuentos, podría imaginarlas. Albert es mi amigo aunque vivamos a más de 8.000 kilómetros de distancia. Como el mundo se hace cada día más pequeño, de vez en cuando tenemos la oportunidad de vernos y en cada ocasión le admiro un poco más. Oigo una y otra vez (desde hace más de cincuenta años) que “los verdaderos artesanos están desapareciendo” referido, casi siempre, a alfareros, ebanistas o cualquier otra ocupación de las que asociamos a la artesanía. Sin embargo, la misma expresión no puede aplicarse (por mucho que digan algunos veteranos) a las profesiones teatrales. Realmente hay gente que podría sacar los colores a cualquier leyenda del pasado o cantantes cuyas voces maravillarían a los expertos de otras épocas. Ese es el lugar que habita Albert Goshman. Albert es un verdadero artesano en la profesión que ha escogido: la magia de cerca. No por los escenarios, las luces, la orquesta o las grandes letras en marquesinas. Tampoco por la escandalosa adulación de los jóvenes admiradores clamando por un autógrafo o la desproporcionada atención de mujeres maduras tratando de revivir un pasado que probablemente nunca haya existido. La magia de Albert Goshman

17


No, Albert nunca ha experimentado nada de esto. Sus recompensas siempre se han encontrado en el “cara a cara” cuando quién le ha contratado le entrega el cheque y le estrecha la mano mientras dice algo así como: “Fantástico”, “Increible” o “Eres el mejor”. Albert siempre ha gozado de la satisfacción de saber que hablaban con sinceridad. Ha habido cientos... no... miles de magos que se han ganado la vida engañando a los espectadores de un modo u otro pero los verdaderos profesionales de la magia de cerca se pueden contar con los dedos de una mano. Albert no es el primer profesional de la magia de cerca; hay otros que anduvieron el mismo camino mucho antes, pero ninguno alcanzó la misma fama. La fama de Albert es otra cosa a tener en cuenta. ¿Cuántos magos han recorrido el mundo con un puñado de juegos que caben en un bolsillo? He conocido a muchos magos viajeros que dicen que estos pequeños efectos les han abierto muchas puertas. Albert, sin embargo, viaja específicamente para hacer sus “pequeños efectos”. Nadie hace magia de cerca como Goshman. Él es quien, casi individualmente, ha conseguido convertir la magia hecha en una mesa en algo comparable a un evento teatral. Cuando un grupo de profanos se sienta alrededor de una mesa con Albert saben que están en presencia de un Maestro y lo reconocen pagando dinero por tener el privilegio de sentarse con él. En las páginas que siguen, querido lector, encontrarás los cómos y por qués de la magia de Albert y eso también es un privilegio. Patrick Page Londres, 1980

18

La magia de Albert Goshman


Antes de “Magiar” para ti Hace mucho tiempo que conozco a Patrick Page. Nuestro primer encuentro fue puramente casual en un ascensor subiendo a Tannen´s en Nueva York. La vida está llena de felices coincidencias y nuestro segundo encuentro pareció estar predestinado. Fue en mi primer viaje a Londres. Llegué tarde y tomé el autobús desde el aeropuerto hacia el centro. Estaba allí porque había enviado una factura a Harry Stanley y ni la había ingresado ni contestaba mis cartas. Como era tarde, le pedí al taxista que me buscara un hotel cerca de Stanley´s Unique Magic Studio para poder ir a la tienda lo antes posible a la mañana siguiente. Estuvimos dando vueltas mucho tiempo, lo que en aquella época no era un problema puesto que los taxis eran muy baratos. Al final encontramos habitación en un hotel de una pequeña calle a un precio desorbitado. Por la mañana busqué un teléfono público y decidí llamar primero a Davenport and Company ya que había conocido a Betty Davenport hacía unos años en un congreso en Estados Unidos. Por casualidad, fue Pat Page quien contestó el teléfono y me preguntó que desde dónde llamaba. Una pegatina en la cabina de teléfono me indicó que estaba frente al Museo Británico. Pat me dijo que cruzara la calle y caminase un poco hacia la derecha hasta encontrar Davenport´s. El taxista y yo nos habíamos recorrido todo el área metropolitana de Londres para terminar a sólo unos cientos de metros de Davenport´s. Durante mucho tiempo viajé a Londres aproximadamente cuatro veces al año. Pat dejó Davenport´s y se dedicó a la magia a tiempo La magia de Albert Goshman

19


completo. Al mismo tiempo comenzó junto a Vic Pinto a producir cintas de vídeo y de audio con el nombre de “Sounds of Magic”. Grabé para ellos una cinta de audio llamada “Confesiones de un Fabricante de Bolas de Esponja”. Pat me dijo que fue la cinta que mejor se vendió de todas y eso que no tenía juegos de magia, sólo mis reflexiones sobre el arte de actuar. A lo largo de los años Pat escribió varios libros de magia con buenos resultados y el éxito de la cinta nos dio la idea de trabajar en un libro con la vida y magia de Albert Goshman. Durante los tres años siguientes, en cada viaje a Inglaterra, Pat pasaba a recogerme al hotel para grabar en cinta de audio los juegos que le iba haciendo. A principios de 1980 Pat me envió un manuscrito listo para ser editado. Estuvo sobre mi mesa unos cuatro años porque tenía la absurda idea de corregirlo y editarlo yo mismo. Sin embargo, yo tenía un negocio que mantener a diario y llegaba a casa demasiado cansado para trabajar en el libro. Un día le dije, medio en broma, a Kathy Diamond que se podía encargar de editar y corregir el libro ella misma, ya que se dedicaba profesionalmente a la magia en Los Ángeles. Resultó que había estudiado literatura en la universidad y era capaz de teclear a una velocidad endemoniada. El trabajo de edición fue mucho más duro de lo que esperábamos en un principio. El espectáculo había cambiado desde que Pat escribiera el manuscrito; además había coloquialismos británicos y diferencias de gramática que debían ser corregidas. El espectáculo es bastante complejo y, como muchas cosas debían hacerse al mismo tiempo, se habían colado varios errores debido al tiempo transcurrido entre que Pat me viera hacer los juegos y pudiese describirlos. Kathy vino a casa a diario durante casi seis meses y rehicimos el

20

La magia de Albert Goshman


manuscrito desde el principio. También aproveché para añadir algunas cosas que no estaban en el original (La desaparición silenciosa de diez monedas y mi versión del vaso que atraviesa la mesa). El Chink-A-Chink y la rutina de esponjas tuvieron que ser completamente reescritos y tuvimos que actualizar Las Carta a Través del Periódico y la Carta en el Monedero porque habían sido extraídas de unas antiguas notas de conferencia. Kathy también escribió la introducción del espectáculo y el capítulo de técnicas. Paul Butler se nos unió cerca del final del proyecto para hacer las ilustraciones. Él es quien ilustra en la revista Genii y tiene en su haber las ilustraciones de otros libros de magia. También quiero darle las gracias a mi mujer Dorothy que aguanta largos periodos de soledad forzosa mientras recorro el mundo con mis tonterías y sin la cual, nunca podría haber escrito este libro. Así que, querido lector, tienes en tus manos una versión actualizada de mi espectáculo: Magic by Gosh. Albert Goshman 29 Abril 1985 Los Ángeles, California

La magia de Albert Goshman

21


Vida y obra de Albert Goshman


Al Principio Si sólo te interesan los efectos no es necesario que leas este capítulo. No hay juegos, técnicas o milagros, sólo una pequeña reseña sobre la vida de Albert Goshman. La mayoría de la información fue compilada en un periodo de muchos años mediante conversaciones mantenidas a lo largo del mundo, otras cosas han llegado a través de sus amigos y todos los detalles familiares provienen del propio Albert. Harry Philip Goshman, un inmigrante polaco, se casó en 1919 con Minnie Herskowitz, una inmigrante Húngara. La boda tuvo lugar en Nueva York. Su descendencia, en orden de aparición, fue Albert, Charles, Hyman, Melvin y Lily. Goshman senior, conocido por sus amigos como H.P., era panadero. Aunque su apellido era Goshman, Albert descubrió que tenía un tío en Sudamérica que se apellidaba Goshminsky. Parece que, al igual que otros miles de inmigrantes, el padre de Albert cambió su nombre al llegar a Estados Unidos. La afición por la magia de Albert comenzó una tarde cuando tenía alrededor de trece años. En aquella época era un niño tímido e introvertido que no sabía qué hacer o decir cuando se encontraba con el resto de niños del vecindario. Le invitaron a una fiesta y, en palabras de Albert; “Un listillo hizo que una moneda desapareciera y volviera a aparecer”, convirtiéndose en el centro de atención. A Albert le gustó lo que vio y comenzó a recopilar toda la información mágica que pudo, principalmente de cómics y revistas infantiles. Llegó incluso actuar durante un concierto del instituto... un día que a Albert le gustaría no recordar. La magia de Albert Goshman

25


Los días de estudiante pasaron y dejó el colegio para ayudar en la panadería de sus padres, en la que permaneció hasta 1941, año en el que Estados Unidos estaba a punto de entrar de lleno en una guerra que causaba estragos en Europa. Albert no pudo entrar en el ejército al ser rechazado por causas médicas pero aún así decidió ayudar como pudiese. Se fue a Buffalo para trabajar manejando una máquina en la Curtis Wright Aeronautical Company desde las cuatro de la tarde hasta medianoche, cinco días a la semana. Ahí estaba, con veinte años, en una ciudad desconocida y rodeado de desconocidos, sin nada que hacer en su tiempo libre. Vivía en un ático en los extrarradios de la ciudad y, cada noche, al terminar de trabajar se iba a la cama, se levantaba tarde, comía y volvía al trabajo, lo que rápidamente se convirtió en algo demasiado aburrido. Tras unas semanas de rutina, Albert decidió que había llegado el momento de explorar la ciudad de Buffalo. Comenzó a levantarse un poco más temprano para poder pasear durante unas horas antes del trabajo y, durante una de sus expediciones, descubrió una tienda de libros usados. Albert disfrutaba rebuscando en las estanterías cuando encontró un libro de juegos de cartas de Howard Thurston. Lo compró por 25 centavos y pasó los siguientes meses estudiándolo concienzudamente, junto a otros libros que encontró en la misma librería. Parecía que la pequeña chispa de su infancia seguía viva y estaba a punto de convertirse en una gran llamarada. Albert dedicó seis meses a practicar diligentemente antes de darse cuenta de que no sería capaz de llegar a hacer un salto realmente invisible. Esto fue años antes de descubrir que la mayoría de los aficionados tampoco serían capaces de hacerlo. Sin embargo, el insecto de la magia ya había picado y Goshamn estaba completamente inmerso en su afición.

26

La magia de Albert Goshman


Varios meses después Albert decidió abandonar la fábrica de Curtis Wright y volver a Nueva York, donde descubrió una tienda de magia llamada Holden´s (West 42nd Street). Convenció a su hermana Lily para que le acompañase en su primera visita y no tardó en convertirse en un adicto: “Probablemente compré todos los trucos de 25 centavos que tenían en el catálogo y la mayoría de ellos fueron tremendamente decepcionantes. Un día compré La Cerilla Flotante, un pedazo de alambre con un bucle en un extremo y una punta en el otro. Lo tiré inmediatamente”. Albert se convirtió en un asiduo de Holden´s y no tardó mucho tiempo en descubrir otra tienda, la de Stuart Robson. Un día, al salir de Holden´s, decidió pasar a ver el ambiente de Robson´s Magic Shop pero, para su sorpresa, al llegar descubrió a la misma gente que veía en Holden´s. Poco tiempo después Lou Tannen abrió su tienda y Goshman disfrutó de tres locales distintos para visitar cada sábado. A partir de entonces, Albert vivió un sueño. Trabajaba durante toda la semana en la panadería para unirse los sábados a sus amigos aficionados a la magia para hacer la ronda de tiendas, desde Holden´s a Tannen´s pasando por Robson´s con algún viaje ocasional al centro para visitar la legendaria tienda de Al Flosso. Cuando terminaban su peregrinaje se reunían como una bandada de cuervos en la cafetería de la calle 42 para diseccionar juegos, magos y ambiente mágico de una forma que recordaba más al Marqués de Sade que a un grupo de aficionados. Lo que ni Albert ni sus amigos sabían es que estaban recorriendo un camino muy antiguo. En ese mismo instante, grupos de aficionados estaban haciendo lo mismo en prácticamente todas las grandes ciudades del mundo. Albert y sus amigos eran unos “locos de la magia” que no se diferenciaban de cualquier grupo de fanáticos de La magia de Albert Goshman

27


su hobbie. Las visitas a los teatros locales de variedades eran obligatorias siempre que tuvieran a un mago en el programa ya que, en aquella época, los magos aficionados sentían un temor reverencial ante los magos profesionales. La idea de vivir de algo que amaban tanto como la magia parecía un sueño imposible, aunque en algunos casos llegó a realizarse. La cadena de cines Loewe comenzó a programar un concurso de magia semanal para aficionados, cada vez en un teatro distinto. El presentador era Louis Zingone y, como nunca conseguía suficientes participantes, Zingone ofrecía la enorme suma de “dos dólares” a la tropa de magos locales para hacerse pasar por aficionados. Albert compitió con dos efectos: la Nieve China y las Cuchillas de Afeitar Tragadas aunque nunca llegó a ganar. Entre los premios se encontraban discos de 78 revoluciones con juegos de cartas automáticos. Albert se unió a un grupo mágico organizado por el Departamento de Parques Urbanos de Nueva York y dirigido por “Doc.” Abe Hurwitz (padre del ventriloquista Shari Lewis). El grupo se formó para apartar a los chicos de la calle mediante el único sistema que Hurwitz conocía: enseñarles algunos juegos de magia. Además de a Shari Lewis, Albert recuerda a algunos de esos chicos que llegaron a ser conocidos: Bill Simon, Jerry Bergman, Frank Garcia y Ken Krenzel. El 15 de septiembre de 1946 fue un gran día para la vida de Albert. Dorothy Lipsius se convirtió en la señora Goshman (y sigue siéndolo a día de hoy). Aquello no cambió la vida de Albert que siguió trabajando en la panadería de su padre y haciendo magia. En los años siguientes tuvieron cuatro hijos: Marylin, Larry, Robert y Steven.

28

La magia de Albert Goshman


Albert continuó trabajando en su magia sin saber que estaba construyendo los cimientos de lo que llegaría a ser una exitosa carrera mágica. Durante este periodo de crecimiento pensaba que sabía todo lo que había que saber sobre magia y era, en sus propias palabras, “El bastardo más crítico vivo.” En 1960 las cosas empezaron a torcerse en la vida de Albert. El negocio de la panadería no funcionaba y él y sus hermanos terminaron disolviendo el negocio que su padre había levantado hacía tantos años. En aquel momento tenían tres panaderías y tuvieron que vender una de ellas para obtener liquidez. Sus hermanos Hyman y Melvin se quedaron una de las tiendas y Albert se convirtió en el dueño de la panadería original de su padre en Nostrand Avenue, Brooklyn. En lugar de mejorar, todo empeoró. La panadería dejó de dar dinero y tuvo que ser cerrada. En aquel momento Albert tenía mujer, cuatro hijos pequeños y la obligación de mantenerlos. En los meses siguientes hizo todo lo que estuvo en su mano para conseguir dinero: vendió seguros, hizo fotgrafías de bebés, vendió helados y trabajó para la Don Company vendiendo equipamiento para restaurantes. Le enviaron una semana a Philadelphia para formarse y cuando volvió, se suponía que tenía que comenzar a enviar pedidos. En su lugar, Albert se fue a dar una conferencia de magia a Buffalo, llegó tarde a Nueva York y fue despedido. Después trabajó como comercial para una panificadora. Tras unas semanas de trabajo no había conseguido ni un solo pedido y fue nuevamente despedido. Todo iba de mal en peor. Daba igual lo que hiciera, nunca conseguía el dinero suficiente para pagar las facturas. Tuvo que replantearse su situación, que era desesperada. Tenía mujer e hijos pero no dinero, trabajo o proyectos. Sólo le quedaba La magia de Albert Goshman

29

La Magia de Albert Goshman  

Albert Goshman es uno de los magos de cerca más importantes de la historia con miles de actuaciones en el Castillo Mágico destinadas al perf...

La Magia de Albert Goshman  

Albert Goshman es uno de los magos de cerca más importantes de la historia con miles de actuaciones en el Castillo Mágico destinadas al perf...

Advertisement