Issuu on Google+


Esta obra está protegida por los derechos de la propiedad intelectual. Se reservan todos los derechos sobre la obra y sus contenidos, incluso en versiones reducidas o resumidas. ©Mystica Avda Colón nº7 3º Oviedo Tel: 670819006 richuergo@gmail.com @MysticaLibros I.S.B.N: 978-84-940499-2-7 Depósito Legal: 2907-2013 Impreso en


Querido Mr Fantasy John Bannon Traducción: Javier Piñeiro Ricardo Sánchez Diseño de Portada: Fran Collado

MYSTICA l i b r os de m a gi a


Índice ¿Y por qué no lo habré leído antes?..........................6 Introducción..........................................................12 Tren Bala ..................................................................17 Ases Iconoclastas.......................................................22 Ases Sincopados........................................................36 Ases Interrobang (?!)..................................................43 Secretos Y Misterios De Los Cuatro Ases................55 Línea De Visión........................................................58 Veredicto Final..........................................................69 Cull De Stack............................................................78 Interludio: Dos Clásicos............................................83 Más Allá de lo Fabuloso............................................89 Navegación por Estima........................................109 Navegación por estima............................................110


Contacto Perdido...................................................128 Patrulla Nocturna..................................................156 Grados De Libertad..............................................165 Grados de Libertad................................................166 Póquer Origami.....................................................187 Perfectos Desconocidos..........................................201 Impossibilia..........................................................215 Espera Hasta La Noche..........................................216 El Último Hombre en Pie......................................225 Rasgos Ocultos.......................................................234 Dos Sorpresas.......................................................257 Twisted Sisters........................................................258 Call Of the Wild ...................................................270


¿Y POR QUÉ NO LO HABRÉ LEÍDO ANTES? Joaquín Matas Cuando Ricardo, de Mystica, me pidió que prologase este libro, reconozco que no estaba muy convencido. Ni lo había leído ni apenas conocía la obra de John Bannon. Quitando un viejo video suyo, unas notas de su última gira de conferencias por España (a ninguna de las cuales pude asistir), el magnífico Twisted Sisters (incluído en esta edición como “bonus track”) y su clásico triunfo “Play it straight”, la magia de Bannon era desconocida para mí, y así se lo hice saber al editor. Sabía de su valía como autor y conocía su peso dentro dentro del mundo de la magia, pero ninguno de sus libros había ido a parar a mis manos. Ricardo me mandó por e-mail un primer borrador de la traducción de “Dear Mister Fantasy” que permaneció archivada en mi ordenador durante meses, hasta que un día, pensando que el editor igual me mataba1 (y con razón), lo imprimí y comencé a leerlo. Me llevé una grata sorpresa. Mr. Fantasy enseguida me encandiló. Supongo que Ricardo, aún y conociéndome poco, sabia que me gustaría. Me dije a mí mismo: ¿Y por qué no habré leído yo 1 N. d. E. En honor a la verdad, el editor estaba encantado y feliz de contar con un prologuista como Joaquín. Conste en acta.


antes este libro? Lo primero que me sorprendió fue la calidad de los efectos y la claridad con que están explicados. John Bannon es un apasionado de su arte y transmite en sus textos esa pasión. Además es un mago pragmático. Aunque la magia no es su profesión, todos los efectos que aquí se describen han sido probados en centenares de ocasiones delante de público real. Bannon sabe lo que funciona y sabe cómo crear las condiciones favorables para sacar a sus juegos el máximo partido. Con todo y con eso, lejos de dogmatizar, te invita a pensar por ti mismo e, incluso, a no estar de acuerdo con las conclusiones a las que él ha llegado. Los efectos contenidos en este libro son ingeniosos, prácticos y efectivos. La mayoría de ellos además se pueden improvisar con cualquier baraja, son semiautomáticos y contienen principios que engañarán no sólo a tus afortunados espectadores sino también a tus colegas magos. Cartomagia para el profesional y para el aficionado que se encuentra a menudo en la tesitura de ofrecer material “fresco” en su círculo de amistades. Después, me gustó el que varios de los juegos no fuesen simples efectos aislados. Muchos de ellos se encuentran agrupados en capítulos formando rutinas completas. Tal es el caso de “Tren Bala” y “Secretos y Misterios de los Cuatro Ases”, donde no sólo se explican juegos que perfectamente podrían realizarse por separado, Bannon además te los presenta arrutinados, haciendo que el conjunto sea más efectivo y armónico.


Otra de las particularidades del libro que enseguida llamó mi atención es que en algunos capítulos tanto los efectos como las explicaciones se redactan a modo de novela, con Bannon en tercera persona y un imaginario cronista, describiendo el juego tal y como John se lo hizo, algo que me pareció muy sugerente y divertido, dada la aridez de la mayoría de textos de magia actuales. Encontrarás aquí asambleas de ases “a destiempo” (mi favorita es sin duda “Interrobang”), Un práctico y engañoso triunfo sin mesa, un método directo y económico para “El Espectador Corta Los Ases”, un interesante enfoque para el “Suffled-bored” de Aronson, un clímax original y efectivo para los ases de Henry Christ (conocidos en España como los “As-altantes”), principios matemáticos inteligentemente camuflados con los que engañar a neófitos y conocedores. Brutal el principio de localización “S.D” del capítulo “Navegación por Estima” y su aplicación tanto a un deletreo mental y como al juego “Patrulla Nocturna”, uno de mis efectos preferidos de este libro. En el capítulo “Grados de libertad” aprenderás rutinas combinando el principio de paridad de Hummer con el sistema de plegado o tamiz de Dudeney, donde no sólo desconcertarás a todo el que se te ponga delante, también te engañarás a ti mismo una y otra vez. Hacia la parte final del libro, Bannon te regala “El Poder del Póquer”, una maravilla de juego con ideas tanto suyas como de David Solomon. He estado realizando este efecto tanto a magos como a profanos en las últimas semanas y es una gozada, magia


sin técnica pero de gran impacto. Aunque la premisa se le asemeja, no es el conocido juego de “la carta gafe”. Es otra cosa. Y como traca final, por cortesía del autor y en exclusiva para la edición española, la descripción detallada de “Twisted Sisters” y “Call of the Wild” dos de las mejores y más populares rutinas de John Bannon. Juegos de paquete que durante años han sido best sellers en las tiendas de magia y que aquí se explican con todo lujo de detalles. En mis años mozos y durante mucho tiempo llevé en mi repertorio su “Twisted Sisters” y aún hoy en día lo hago de vez en cuando. Bannon combina aquí el “B-Wave” de Goldstein con la ”Transposición del Pensamiento” de Vernon. Es resultado es una delicia de juego, ingenioso e impactante a partes iguales. “Call of the Wild” es una aproximación diferente al clásico “Wild card”, donde Bannon cambia el enfoque convirtiendo este juego es una interesante rutina de póquer con transformación de cartas blancas en Ases y la sorpresiva aparición final de una Escalera Real. Descubrirás en este libro que John es un gran amante de la Escalera Real y que la incluye en varias de las rutinas que conforman esta obra. Sólo me queda invitarte a que disfrutes del ingenio de John Bannon y que una vez asimiladas las rutinas y las ideas de este libro, hagas disfrutar a otros con la magia del “Señor Fantasía”. Ojalá lo estudies pronto, para que no acabes como un servidor preguntándote a ti mismo: “¿Y por qué no lo habré leído antes?”


INTRODUCCIÓN Y, aunque este arte es tan maravilloso, sigue sin ser respetado... los motivos, en mi opinión, son variados; primero, el arte se ocupa de asuntos insustanciales; segundo, se practica por parte de personas de baja estirpe. G. Cardano sobre los trucos de cartas, De Subilitate,1554

Gracias por leer este libro. Escribo libros de magia porque me gusta leerlos. De hecho, de algún modo siempre estoy escribiendo el libro que me gustaría leer: uno que refleje mis intereses del momento y me haga pensar y reflexionar sobre ellos. Con esta idea en mente, he escrito este libro de magia con cartas (el hecho de que sea cartomagia es lo de menos), todo con barajas normales y la mayoría impromptu. Los juegos están descritos con bastante detalle porque a mí me interesa saber qué opciones ha manejado el autor y por qué ha tomado unas elecciones concretas, así que he intentado proporcionar la profundidad de detalle y análisis necesario para mis lectores.


Tengo una moneda conmemorativa de Dai Vernon que dice: Magia por el amor de hacerla. Ars gratia artis. Para mí, parte de la diversión siempre ha estado en el intercambio libre de ideas con el fin de “pasar la pelota” y dejar la magia un poco mejor de como la he encontrado. Todas las variables en la construcción de los efectos y los distintos gustos y preferencias a la hora de tomar esas decisiones garantizan diversidad de opiniones. En consecuencia, esto es lo que pienso: Puedes estar de acuerdo o no, pero hablemos sobre ello. Vamos a jugar un poco. A medida que me hago mayor, me encuentro a mí mismo cuestionándome los principios básicos de “nuestra cosa” ¿Quiénes somos y qué hacemos? ¿Cuál es el personaje actual del mago? ¿Queremos ser “magos” o preferimos aceptar lo que somos en realidad: personas con habilidades ocultas y desconocidas que pueden influir secretamente en diversos acontecimientos? En esta era y época, ¿conseguimos mayor credibilidad o respeto pretendiendo hacer magia verdadera, intentando lograr lo “imposible” o tomando el papel de un mago? ¿Podemos sustraer la “maravilla” de la magia? ¿Deberíamos? ¿Son el misterio (en el sentido de algo no comprensible) y la sorpresa suficientes? No tengo ninguna respuesta preparada pero aún así me gustaría dejar la pregunta planteada. Ha pasado mucho tiempo desde que abordé la escritura en la magia. Este libro no es Cardzilla, para ese opus todavía habrá que esperar algún tiempo. Este pequeño proyecto es algo más personal, un poco más comunicativo, más conversacional, y en algunas partes, más estilizado que el “libro de recetas” tradicional. La clase


de libro que me gustarĂ­a leer. Aunque espero que te gusten los efectos, con un poco de suerte, tal vez termines sintiendo que hemos pasado un rato juntos compartiendo uno de nuestros temas favoritos. John Bannon Chicago, Illinois


CapĂ­tulo Uno

Tren Bala


18 • TREN BALA

El timming, como dicen, lo es todo. En cierto sentido, esta serie de efectos tiene que ver con el timming. No el timming en la ejecución de un movimiento, acción o línea de la charla, sino algo más sutil. Los efectos cartomágicos tienen un reloj interno, que marca un ritmo y anticipa que algunas acciones concretas ocurrirán de un modo y en un momento certero. Pero, ¿qué pasa si las cosas no ocurren cuando debieran, si no un instante o dos antes? Una impresión doble. Primero nos sorprende que haya pasado algo imposible, pero también nos sorprende que haya pasado en ese instante, antes de que estuviéramos realmente preparados. Tenemos un ejemplo perfecto en el incomparable Lennart Green. Lennart tiene la baraja en la mano y los cuatro Ases sobre la mesa. Deja caer unas cuantas cartas sobre la mesa, coloca un As sobre ellas, y echa encima otras pocas cartas más para enterrarlo. Después deja otro As sobre el montón y pone algunas cartas más encima. Siguiendo las mismas acciones, pierde los otros dos Ases, echando cartas para perderlos en el paquete cada vez mayor de la


19 • TREN BALA

mesa. Después de haber enterrado el último As, Lennart muestra que sólo le quedan unas pocas cartas en las manos ¡y resultan ser los cuatro Ases! Creo que la mayoría de los magos no habría revelado los Ases tal y como lo hace Lennart. La mayoría habría dejado las últimas cartas sobre las demás, cuadrado la baraja, chasqueado los dedos y después demostrado cómo los Ases suben al lomo. Un buen efecto, tal vez, pero muy lejos de la efectividad de Lennart. ¿Ves la diferencia? El inteligente cambio en el timming eleva el juego a algo memorable, incluso brillante. Los juegos de este capítulo exploran este momento de baja tensión, o mejor dicho, sin tensión, como un aspecto del timming relacionado con la construcción. En concreto, observaremos estos cambios en el timming respecto a la venerable y clásica Asamblea de Ases. Volvamos treinta años atrás. Alrededor de 1974 un neófito John Bannon está sentado y enmudecido en la tienda de magia de Earl Edward en Norfolk, Virginia, impactado por el gran Woody Lander que está haciendo la rutina de ases de John Hamman (Final Ace Routine). ¿Recuerdas la primera vez que viste este juego? Por supuesto, el efecto me engañó. El inteligente uso de trucajes y el agudo sentido del arrutinamiento de Hamman lo garantizaban. Pero había algo más profundo en aquel engaño, algo más allá de que yo no tuviera idea de cómo se hacía el juego. Había una dimensión extra en mi reacción que no pude articular... hasta mucho tiempo después.


20 • TREN BALA

Ahora me doy cuenta de que el impacto extra del Final Aces tenía que ver con el timming interno del juego. Como muchos sabréis, en este efecto las cartas se dejan sobre la mesa con mayor claridad que en otras reuniones de Ases. Primero, los Ases se colocan abiertamente, y después cada uno de ellos se cubre limpiamente con tres cartas indiferentes. La colocación es tan clara, todo es tan escrupulosamente claro, que el público siente que, sea lo que sea lo que tiene que pasar, no lo ha hecho todavía. Lógicamente, los espectadores están seguros de que el mago tiene que hacer algo más para lograr el efecto. Están equivocados. El mago no tiene que hacer nada más, excepto mostrar que los Ases se han reunido en el paquete líder. No sólo te han engañado con el cómo, sino con el cuándo. Después, el efecto se repite. Esto nos conduce al “Tren Bala”. Al principio, sólo quería duplicar la sensación que me llevé de la rutina de Lennart (mis habilidades me previenen de intentar hacer su juego). Tras muchos intentos fallidos, llegué a las asambleas de Ases como una posible fuente de trabajo. El resultado fue “Ases Iconoclastas”. Al igual que el resto de juegos del capítulo, “Ases Iconoclastas” es impromptu, razonablemente fácil de hacer y corto (menos de un minuto). Pedía a gritos una repetición. Una buena idea, pero ¿cómo repetir un juego cuyo impacto se fundamenta en el timming? Si encontrara la forma, pensé, tal vez lograría alcanzar la reacción visceral y desorientadora que se consigue con Final Aces, pero con cartas normales.


21 • TREN BALA

El camino para lograrlo, por supuesto, pasa por aplicar elementos metodológicos distintos en cada fase sucesiva. Incluso en un contexto tan definido como el de la clásica asamblea de Ases (todos viajan a la vez), podemos encontrar muchos acercamientos distintos. Por ejemplo, puedes poner los Ases primero y cubrirlos con las cartas indiferentes. O puedes dejar las cartas indiferentes y después añadir los Ases a cada montón. Esta experimentación me condujo a “Ases Sincopados”. Pese a que la última fase me llevó algún tiempo, “Ases Interrobang” mantiene intactos los elementos del timming y cierra la rutina de modo satisfactorio. Juntos o por separado, estos juegos exploran los límites de un clásico de la magia.


22 • TREN BALA

Ases Iconoclastas Esta primera rutina modifica el ritmo interno de la clásica asamblea de Ases, llevándola a una abrupta e inesperada conclusión.

¿QUÉ? La asamblea de Ases clásica (los Ases viajan de una vez) con un final inesperado. El juego comienza de la manera habitual, pero los cuatro Ases aparecen inesperadamente en el paquete líder mientras las cartas todavía están disponiéndose sobre la mesa.

¿CÓMO? Preparación No hay preparación. Como el resto de rutinas de este capítulo, “Ases Iconoclastas” es totalmente impromptu. Comienza con los Ases extendidos cara arriba sobre la mesa. El As de Picas ha de


23 • ASES ICONOCLASTAS

ser la carta superior; el resto de los Ases puede estar en cualquier orden. Comenta que, además de los Ases, necesitas otras doce cartas. Toma la baraja cara abajo en posición de dar. Sin contar en voz alta, extiende sólo once cartas pero, al mismo tiempo, obtén una separación con el meñique izquierdo bajo la duodécima carta. Ahora, con la mano derecha, voltea las once cartas superiores cara arriba sobre la baraja y levanta inmediatamente las doce cartas de encima de la separación, en posición de cortar (es decir, desde arriba, con los dedos derechos en el extremo exterior del paquete y el pulgar en el extremo interior). Deja la baraja a un lado (no la vas a necesitar para el resto del juego, ni de la rutina “Tren Bala”). Toma el paquete de doce cartas en la mano izquierda, en posición de dar. Ahora, coge los Ases y colócalos cara arriba sobre el paquete. En este momento, tienes los Ases (cara arriba), seguidos de doce cartas indiferentes (once de ellas cara arriba, mientras que la inferior está secretamente vuelta cara abajo). El cambio grueso y discrepante Ahora vas a hacer un cambio discrepante pero efectivo, que sirve para preparar todo el juego. Pero primero necesitas un paréntesis de olvido, para que el público se olvide de la colocación exacta del paquete (dentro de un momento, parecerá que los Ases están cara arriba sobre el paquete cara abajo, lo cual, como es lógico, no es cierto). Mantén las cartas en la mano despreocupadamente


Querido Mister Fantasy