Issuu on Google+

PLAN DE TRABAJO La comprensión es el proceso de elaborar un significado al aprender las ideas relevantes de un texto y relacionarlas con los conceptos que ya tienen un significado para el lector, es importante para cada persona entender y relacionar el texto con el significado de las palabras. La lectura es un proceso de interacción entre el pensamiento y el lenguaje, el lector necesita reconocer las letras, las palabras, las frases. Sin embargo, cuando se lee no siempre se logra comprender el mensaje que encierra el texto; es posible, incluso, que se comprenda de manera equivocada. Como habilidad intelectual, comprender implica captar los significados que otros han transmitido mediante sonidos, imágenes, colores y movimientos. La comprensión lectora es un proceso más complejo que identificar palabras y significados; esta es la diferencia entre lectura y comprensión. Es una habilidad básica sobre la cual se despliega una serie de capacidades conexas: manejo de la oralidad, gusto por la lectura, pensamiento crítico. "La lectura es una conducta inteligente y el cerebro es el centro de la actividad intelectual humana y del procesamiento de información. El cerebro controla al ojo y lo dirige para que busque aquello que espera encontrar". (Gómez, 2000: 23). ¿Por qué hay fallas en la comprensión lectora? Para leer adecuadamente se necesita el concurso de mecanismos específicos y de los no específicos, que forman un conglomerado de factores muchos de los cuales se comparten con el lenguaje oral. Existen diferentes factores que afectan la falta o el desarrollo de la compresión lectora: •

Deficiencia en la decodificación

Confusión acerca de las demandas a la tarea

Pobreza de vocabulario

Escaso interés por la tarea

Escaso control de la compresión

Problemas de memoria

Escasos conocimientos previos

Desconocimiento o falta de dominio de las estrategias de compresión


Según Rumelhart (1980), la comprensión puede fallar por tres causas distintas relacionadas con los conocimientos previos del lector: El lector no conozca los conceptos apropiados. Que las señales del texto sean insuficientes para activar los conceptos que posee el lector. Que el lector interprete la información de una manera distinta a como la entendió el autor. Las estrategias para desarrollar una buena compresión lectora de un texto son: 1º- Componente léxico: Reconocer las palabras escritas y acceder al diccionario interno o léxico mental donde está el significado de cada una de ellas. 2º- Componente sintáctico: Atender a la parte sintáctica, donde una analizador sintáctico se pone en marcha para extraer las relaciones gramaticales entre palabras y entre las oraciones del texto. 3º- Componente semántico: Inferir las relaciones semánticas dentro de cada oración y entre ellas. Por ello, además de comprender el significado de las palabras, hay que tener en cuenta componentes estructurales y contextuales, la estructura gramatical, las características sintácticas y la integración del significado de cada oración en un significado global. ) Las inferencias es un medio poderoso por el cual las personas complementan la información disponible utilizando el conocimiento conceptual y lingüístico y los esquemas que ya poseen. (Kenneth S. Goodman) hacer inferencias es esencial para la comprensión (Anderson y Pearson, 1984). Hay que promover que el niño sea consciente de las demandas de la tarea para lograr que se involucre de manera activa en la búsqueda del significado, comenzando por conocer los diferentes niveles estructurales de los textos, sintiendo la necesidad de integrar los niveles léxico, sintáctico y semántico y ajustando sus estrategias en función de las características del texto. El lector tiene que comprender que para la adecuada comprensión del texto hay que pasar por todos los niveles estructurales de este: 1º- El reconocimiento de las palabras. 2º- Crear microestructuras, que son relaciones entre las ideas que transmiten las diferentes oraciones o párrafos, es decir, hay que captar las ideas contenidas en cada oración y relacionarlas entre sí.


3º- Crear macroestructuras, que son las ideas principales del texto, las cuales habrá que destacar para captar el significado global de este. 4º- Analizar la superestructura del texto, que significa comprender como están relacionadas las diferentes ideas o estructura interna del texto, para lo cual hay que conocer los distintos tipos de textos, principalmente los narrativos y expositivos, y dentro de los expositivos: estructuras de descripción, causalidad, comparación, problema/solución y secuencia. Una de las principales causas de las dificultades de comprensión lectora es el escaso control y dirección del proceso lector que realizan los lectores, es decir, la carencia de la aplicación de Estrategias Metacognitivas, antes, durante y después de la lectura. La metacognición es el conocimiento y control de la propia actividad cognitiva y tiene dos funciones: 1- Ser conscientes de los procesos, habilidades y estrategias requeridas para llevar a cabo una actividad. 2- Ser capaces de guiar, revisar, evaluar y controlar la actividad cognitiva, es decir, de poner en práctica las estrategias, procesos y habilidades requeridas. En numerosas ocasiones el problema está en que los niños/as no conocen las estrategias que hay que aplicar en la comprensión lectora, no saben cuándo ni cómo ponerlas en marcha o no son conscientes de que no comprenden la información que están leyendo por lo que no buscan estrategias que les ayude a la comprensión de dicha información. Entre las estrategias metacognitivas que se conciben como fundamentales para la Comprensión lectora están las estrategias de guiado, las de comprobación y las de autoevaluación. Para resumir, proponemos el uso de tres reglas básicas o macrorreglas para extraer o resumir el significado global de un texto o macroestructura, propuestas por Kintsch y Van Dijk, 1978). "la comprensión de la lectura es una actividad estratégica porque el lector reconoce sus alcances y limitaciones de memoria, y sabe que de no proceder utilizando y organizando sus recursos y herramientas cognitivas en forma inteligente y adaptativa, el resultado de su comprensión de la información relevante del texto puede verse sensiblemente disminuida o no alcanzarse". (Díaz, 2000:143). Si el lector no utiliza las estrategias adecuadas para leer un texto, simple y sencillamente no logra el propósito de comprensión, para que haya una lectura comprensiva tiene que poner en práctica todos sus recursos cognitivos y meta cognitivos. En este sentido la autora Cazares, propone una técnica interesante denominada Cloze para el desarrollo de la comprensión


lectora, La técnica de Cloze consiste en la omisión de algunas palabras de un texto o párrafo, con el fin de que el niño y niña sustituya dichos vacíos utilizando las referencias contextuales que entrega el texto de manera de mantener el sentido y objetivo de este texto. Así las restricciones léxicas, sintácticas, semánticas y discursivas que el Cloze ofrece activa sin duda los recursos que el lector tiene para hacer uso de las distintas fuentes de información. (Cazares: 2009). Br. Jesús Ricardo Ortega Rodríguez 3ºB


Plan de trabajo