Page 1

EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

1


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

2


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

3


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

4


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

A los ni単os de todo el Planeta, A todos, los que lo son de cuerpo Y alma, en los cuales tengo Puestas todas mis Esperanzas.

5


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

6


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Erase una vez en otro tiempo, un poco antes de que hubieras nacido tú que las nubes no eran como ahora. Eran más grandes y había muchas más, tantas que en algunas partes del mundo cubrían todo el Cielo y era muy difícil ver el Sol. Siempre estaba lloviendo y la tierra estaba muy húmeda pero eso era muy bueno para las plantas y para las lechugas, también para los tomates y para las personas. Y también era muy bueno para las nubes que se lo pasaban muy bien chocando unas con otras y haciendo llover y nevar sobre las enormes selvas y las altísimas montañas. Esta historia trata sobre una nube que era un niño nube parecido a vosotros. Siempre quería jugar y pasarlo bien. Su nombre era Nube Blanca y era hijo de una nube muy grande 7


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

llamada Nube Gris y de una nube algo más pequeña conocida como Nube Rosa. Era nieto de una tormenta muy anciana a la que todos conocían como Nubarrón. Las nubes tenían diferentes formas y nombres pero, de alguna manera, todas eran familia de Nube Blanca descendientes de las grandes Borrascas primitivas cuando la Tierra y el Cielo se formaron en un tiempo tan lejano tan lejano que ninguno de nosotros estábamos allí en aquel misterioso acontecimiento. Aún no habíamos venido de las estrellas que es el lugar de dónde se formó el Universo. Existían los Nimbos, los Cúmulos, los Cirros, los Estratos y todas eran felices haciendo lo que mejor saben hacer las nubes: llover y nevar sobre todas las cosas. A Nube Blanca le gustaba ver como su padre lanzaba unos rayos tremendos a la Tierra que cargaban de energía a todos los seres vivos y mantenían el equilibrio entre el Cielo y la Tierra. También le gustaba volar hacia las montañas con su amiga Nubecita y jugar allí con los Tornados y los Huracanes y se 8


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

pasaban todo el día jugando y haciendo llover sobre los hijos de Manitú, que era como se conocía a los habitantes de las praderas. Las praderas eran sacudidas por unas tormentas muy grandes que empapaban toda la yerba de la cual comían los ciervos, los búfalos y otros animales herbívoros que es como se llaman los animales que se alimentan de la yerba. En aquel tiempo los ciervos y los búfalos eran miles de millares y estaban muy sanos, lustrosos y felices porque comían muy bien y porque se llevaban muy bien con los Humanos. No existían los desiertos y todo era verde y florido. Pero un buen día, mejor dicho, un mal día las cosas cambiaron. Tanto que ya ningún sitio volvió a ser verde. Ni siquiera Irlanda. Y poco a poco empezaron a aparecer los desiertos a los que las nubes llamaron: la zona maldita. Los Humanos de las ciudades se quejaban siempre que llovía mucho porque decían que las calles se inundaban y todo se ponía perdido de agua. Como se volvieron muy egoístas querían tener

9


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

toda el agua de la lluvia para ellos. Para regar sus jardines, sus campos de golf y llenar sus piscinas. Al principio de aquella época existían animales maravillosos y seres mágicos que ahora solo están en algunos cuentos como éste. Había Unicornios, Hadas, Elfos y caballos que podían volar a los que se les conocía con el nombre de Pegaso. Los Unicornios fueron los primeros animales maravillosos que se extinguieron. Eran muy bellos. Se parecían a los caballos pero tenían un gran cuerno que les salía de entre los dos ojos. Los Humanos estaban convencidos de que su cuerno tenía propiedades curativas así que comenzaron a cazarlos para quitarles el prodigioso cuerno. Poco a poco fueron desapareciendo de la faz de la Tierra hasta no quedar ni uno. Bueno, sólo quedó uno que era azul pero que se le perdió a su dueño y aún no ha aparecido aunque su dueño, que se llamaba Silvio, ofreció mucho dinero a quien lo encontrara. Pero lo peor era que cuando todo esto sucedía nadie hizo nada para evitarlo. Únicamente los niños protestaron contra esta terrible acción pero como eran pequeños ningún mayor les hizo caso. Ni siquiera las 10


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Naciones Unidas impidió la matanza. A veces pienso si las Naciones Unidas no estarían mejor compuestas por los niños. Los otros seres mágicos como las Hadas y los Elfos desaparecieron de la vista de los Humanos y sólo se dejaban ver por algunos niños, los más pequeños y no todos los días. Sólo quedaron los caballos alados que volaban de un lado a otro del cielo creando imágenes llenas de fantasía. Cuando los Humanos dejaron la Naturaleza y las praderas para irse a vivir a las ciudades empezaron los problemas para todos los seres vivos. Las personas tenían el poder de transformar la Naturaleza y adaptarla a sus intereses. Y eso estaba bien porque los Humanos necesitaban cosas que no estaban en la Naturaleza. Necesitaban casas fuertes que resistieran las lluvias y los vientos. Necesitaban tener animales domésticos para poder asegurarse la comida. Y transformaron todas las cosas. Hicieron casas fuertes y criaron animales para que les sirvieran de alimento y sembraron hortalizas y árboles frutales. 11


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Pero poco a poco olvidaron su origen. Olvidaron lo que habían sido en otro tiempo muy lejano: habitantes de las praderas. Y comenzaron a tratar muy mal a los animales y a los Bosques y las Selvas. Ese fue el tiempo en que la vida de los hombres se empobreció aunque por otra parte cada vez eran más ricos. Se acostumbraron a una vida cómoda y confortable y no querían que ninguna cosa les molestase y cambiase su comodidad. Así que buscaron la manera de controlar la vida y todas las cosas que les pudieran contrariar en lo más mínimo intentaban cambiarla. Como el agua, que procedía de las nubes, era muy necesaria pero también muy difícil de controlar decidieron cazar a las nubes, atraparlas y obligarlas a que lloviera donde cada uno quisiera. Unos encima de su jardín, otros sobre sus campos de golf, otros sobre sus piscinas. Pero para poder cazar a las nubes que están en el Cielo, lo primero que tenían que hacer era domar a los caballos alados: el Pegaso.

12


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Y eso hicieron. Todos los caballos con alas fueron capturados y domesticados para montarlos. Una gran empresa de doma de los Pegaso se encargó de esto y luego vendía las nubes en un gran mercado de nubes en donde todas las personas que lo desearan podían comprar su nube por una buena cantidad de dinero. Luego se la llevaba a su chalet y la amarraba con una soga muy gorda a un clavo que estaba muy profundo hundido en la tierra. Nube Blanca y su familia vivían en las Montañas Lejanas ajenos a lo que sucedía en el resto de la Tierra. Un día Nube Blanca quiso visitar la zona maldita porque era una nube muy valiente y curiosa. Allí se encontró con una niña humana que 13


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

tenía dificultades. Se había perdido y estaba dando vueltas por el desierto, muerta de sed y bajo un sol ardiente que abrasaba su cuerpo sin piedad. La nube sintió lástima de aquella niña y se apiadó de ella. La cubrió son su sombra y llovió sobre ella un poco de agua para que calmara su sed. -Gracias- Dijo la niña casi sin fuerzas -¿Cómo te llamas? -Nube Blanca- Contestó la nube y añadió llena de orgullo Nieta del Gran Nubarrón e hija de Nube Gris y Nube Rosa. Me formé en las Montañas Lejanas y protejo del calor del Sol a todas los seres vivos y doy de beber a todos-¡Pues a mí me has salvado hoy la vida!- Exclamó la niña agradecida. -Y tú ¿cómo te llamas?- Preguntó Nube Blanca con interés. -Marta- Respondió ella. Nube Blanca estuvo cuidando a la pequeña tres días y tres noches. Durante el día la refrescaba con su sombra y su agua y 14


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

por las noches la arropaba con su cuerpo de algodón para que no pasase frío mientras le contaba cuentos de nubes y lluvias. Hasta que al tercer día los padres de Marta llegaron hasta allí buscándola. Cuando llegaron a donde estaba la niña sólo vieron como una nube se alejaba del lugar a toda prisa. Cuando Nube Blanca llegó hasta su casa se encontró con un panorama desolador. Todo el valle estaba sin brumas y las montañas desnudas sin nubes que las cubrieran. Únicamente pudo hallar a una nube chiquita, que muerta de miedo, se había escondido detrás de una de las montañas. Cuando finalmente pudo hablar le contó que muchos hombres habían llegado montando caballos alados y cazaron a todas las nubes pequeñas y habían dispersado a las más grandes. La noticia de la desaparición de sus padres le causó a Nube Blanca una gran tristeza y anduvo vagando sin rumbo fijo dejándose arrastrar por el Eco que repetía aun los últimos truenos de sus padres fruto del fragor de la batalla que, sin duda, habían sostenido con los Humanos. 15


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Una vez en la casa de Marta, la pequeña contó a sus padres lo que había pasado con la nube y como cuidó de ella. Los padres preguntaron a la niña dónde vivía esa nube para ir a darle las gracias y ella les dijo que vivía con su familia en las Montañas Lejanas. Pero los padres de Marta no querían saber el lugar para darle las gracias sino para cazarla porque ellos eran de los pocos de su barrio que no tenían una nube para regar su jardín y sentían mucha envidia de sus vecinos. Así que a la mañana siguiente muy temprano el padre montó en un caballo Pegaso y salió a cazar a Nube Blanca. Esa misma tarde traía a la nube atada con un gran 16


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

lazo volando con su caballo por el cielo. Sujetó la cuerda a un gran clavo en el suelo y luego dijo: -Este será tu sitio desde hoy y aquí estarás para siempre. Lloverás sobre las flores de mi jardín de las 7 de la mañana a las 8. Y llenarás mi piscina después. Luego lloverás sobre mi césped por la noche de 10 a 12. ¿Has entendido?Al principio Nube Blanca creyó que se trataba de una especie de juego y no le dio mucha importancia. Además era muy joven y pequeña para intentar librarse de aquella gruesa cuerda. Todos los días llovía puntualmente sobre las flores de 7 a 8 de la mañana y por la noche lo hacía sobre el césped respetando la hora que el padre de Marta le había señalado. Marta, a pesar de que la idea de tener a aquella hermosa nube flotando cautiva encima de su casa no acababa de convencerle mucho, aceptó la situación: al menos tendría a alguien con quien jugar todos los días. Así que, como jugaban mucho las dos juntas, la amistad, que ya existía desde el principio, fue creciendo cada día 17


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

más hasta que llegaron a ser las mejores amigas del mundo. Pero la tristeza de Nube Blanca también crecía más cada día y se pasaba todo el tiempo llorando, es decir, lloviendo sobre las flores, en la piscina y por encima del césped anegando la tierra con sus lágrimas. Su amiga Marta sufría mucho viendo la tristeza de la nube. -¿Cómo puedo aliviar tu pena amiga?- Le preguntó cuando ya no pudo soportar más el llanto en forma de lluvia inagotable que brotaba de Nube Blanca. -Quiero ser libre. Poder volar con otras nubes y llover sobre las praderas y llenar de nieve las cumbres más altas de las montañas. ¡Es tan bonita la nieve!- Contestó suspirando llena de tristeza y de nostalgia. Aquel día Marta juró a su amiga que la soltaría de aquella cuerda espantosa. Que convencería a su padre para que la desenganchase y que si no le convencía, ella misma liberaría a Nube Blanca de esa cruel esclavitud. 18


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

Desde entonces no dejaba pasar ni un solo día, ni un instante siquiera para insistir a su padre que dejara marchar a su amiga la nube. Tanto y tanto suplicó que al final su padre, que en el fondo aun conservaba las cualidades de los primeros Humanos, aunque puede que fuera por no aguantar más el tremendo machaqueo al que le sometió su hija durante muchos días, cedió. El día en que, por fin, el padre de Marta devolvió la libertad a Nube Blanca fue muy alegre para las dos amigas que estaban felices. Radiantes añadiría yo. La nube se despidió de su amiga con una gran sonrisa de agradecimiento pero apenas se entretuvo con ella pues tenía mucha prisa por volar, libre finalmente, hacía sus añoradas Montañas Lejanas en donde le esperaba, al menos, el recuerdo de toda su familia y las demás nubes y sobre todo: su preciada libertad. Allí Nube Blanca se hizo mayor. Creció y se convirtió en una nube grande y poderosa como su padre Nube Gris. Se unió a Nubecita y tuvieron muchos hijos que llenaron de nuevo las 19


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

montañas de lluvia y de nieve y de alegría. La yerba volvió a crecer y los ciervos y los búfalos retornaron a las praderas que volvieron a ser verdes y floridas. Los niños de nuevo rieron también en el rostro de los mayores que no intentaron más someter la naturaleza a sus caprichos egoístas. Las Hadas y los Elfos regresaron a los bosques y los caballos Pegaso fueron todos liberados por los niños en todo el Planeta. El arco Iris salió y cruzó el cielo sellando con su maravillosa presencia un nuevo pacto: la nueva convivencia entre la Naturaleza y sus hijos Los Humanos. …Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. 20


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

FIN

21


EL CUENTO DE NUBE BLANCA Por Ricardo Lampert

22

El cuento de Nube Blanca  

Cuento ecológico que trata el tema de la importancia del agua en el mundo. La historia habla de una nubecita que vive con su familia y es ca...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you