Page 1

EL REORDENAMIENTO DE LAS ALIANZAS PARTIDARIAS TRAS LOS LIDERAZGOS POLÍTICOS Luego de la conferencia de Lourdes Flores donde acepta la victoria de Villarán, tenemos varios escenarios que se han abierto, conforme la derecha se reagrupa y la izquierda también. Resulta reiterativo que dos diarios como El Expreso y La Razón afirmen que el JNE le ha hecho fraude a Flores al negarle a su partido más apelaciones en los JEE. El resto de medios, recalcando los "valores democráticos" de la derrotada, a pesar de haber impugnado cerca del 25% de los votos -un récord histórico en el Perú- para retrasar el resultado. Sin embargo, pareciera que tuviéramos dos ganadoras. Una, que no ha visto mermado su liderazgo, pues perdió por muy poco, siempre funge de democrática, y tiene alcaldes en la mitad de Lima Metropolitana. La otra, a pesar de los ataques, se ha ubicado como una alcaldesa de concertación, cuyo partido crea expectativa, y del cual muchos se cuelgan y otros, quisieran aliarse para obtener ese toque de renovación política necesaria para afrontar el 2011. Ese aura de victoriosas ha dado como resultado las invocaciones de sus allegados más cercanos a mantenerse en la cresta política. Flores está siendo voceada nuevamente como candidata al 2011 y de paso, hacer reelegir con su arrastre a varios parlamentarios. Villarán más política, a diferencia de los deseos de su presidente Huaroc para aliarse con Toledo, prefiere ir sola, pero haciendo confluir hacia FS, como en las elecciones municipales, a TyL, la Democracia Cristiana y el proyecto emprendedor de Nano Guerra; en otras palabras, la "izquierda moderna". TyL de Marco Arana ha allanado el camino de esta nueva confluencia con una propuesta de su CEN, llamando a FS a seguir unidos y a convocar a fuerzas sociales y de izquierda en mayor amplitud. Los últimos dos son proyectos políticos de nombre, pero sin posicionamiento político como FS o el MNI, ni envergadura orgánica real. Justamente, el casi ex confluyente MNI, junto al resto de fuerzas de izquierda y el nacionalismo están tratando de crear otro espectro progresista, más complejo debido a la diversidad y amplitud real de sus integrantes, entre ellos, organizaciones nacionales, regionales y sectoriales, como la CGTP. En el escenario de que FS no caiga en la tentación de Toledo y su "centroizquierda", lo más cercano sería el surgimiento de dos fuerzas en el campo popular: Una mediana, así llamada izquierda "moderna, democrática y descentralista", y la otra, la izquierda unida al nacionalismo y sectores progresistas. Obviamente, las proposiciones y adiciones de estas alianzas estarán muy influenciadas por las cuotas de poder, centrados esta vez en las candidaturas parlamentarias que las organizaciones puedan conseguir, y bajo quien o que liderazgo se dará el arrastre de votos, en desmedro de la unidad programática inicial, punto de partida debilitada por los personalismos y prejuicios de una u otra propuesta. Dos tendencias, una moderada y la otra, de cambios profundos. En la derecha las cosas parecen estar más claras. El PSN de Castañeda está teniendo relativa facilidad para atraer a partidos pequeños como la ex CNI, UPP y/o medianos como el PPC -cuya alianza de 8 años los viene beneficiando a ambos- así como a otros independientes, entre ex candidatos y tránsfugas parlamentarios, que le darán a esta unidad suficiente presencia mediática. Por el otro lado, PP de Toledo ha empezado a conversar con varios líderes regionales y algunos


actores citadinos para ubicarse en un discurso de centro, con suficiente apoyo mediático y logístico. El Fujimorismo ha recurrido nuevamente a sus partidos de origen para plantear una Fuerza 2011 basada en la figura de Keiko Fujimori. Y el PAP, encontrando una candidata a su medida, Mercedes Aráoz, quien podrá garantizar un arrastre para unos cuantos parlamentarios. Nuestra conclusión pesimista sigue siendo la misma que hace dos semanas. Las organizaciones políticas están basando su política de alianzas en afinidades o prejuicios personales más que en similitudes políticas, anteponiendo la obtención de suficientes cupos parlamentarios frente a las coincidencias programáticas, esperando el arrastre de liderazgos presidenciales antes que satisfacer el deseo de cambio que la población manifiesta en todos los sondeos de opinión. Ante esto, la pregunta que hacemos a los del campo popular es: ¿vamos a dejar que así sea? René Galarreta Lima, jueves 28 de octubre de 2010

Meche Aráoz como ella misma dice, es más técnica que política, y no se da cuenta que los compañeros de la estrella la quieren usar y quemar para llegar al parlamento a como dé lugar este 2011. Mientras, Barnechea duda en subir al auto explosivo del apra... (*) Caricatura de Carlín publicada en el diario La República


El Reordenamiento de las Alianzas Partidarias tras los Liderazgos Políticos  

Nuevamente la política de alianzas basada en ser furgón de cola de liderazgos que garanticen cupos parlamentarios.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you