Page 1


Instituto Jesuita Pedro Arrupe EDITORIAL Juan Manuel Salvat

EDITOR

José Antonio Solís-Silva

EDITOR EJECUTIVO CONSEJO EDITORIAL Joaquín Perez Alberto Muller Javier Figueroa Luis Fernandez Rocha Mariano Loret de Mola Siro del Castillo Emilio Falero Pedro Suarez S.J. Marcelino Garcia S.J

El Ignaciano

El Ignaciano es una publicación del Instituto Jesuita Pedro Arrupe (IJPA) y del Centro de Espiritualidad Ignaciana (CEI): 12190 SW 56 St, FL 33175, USA Teléfono: 305-596-0001

2


Contenido 2 4 6 10 12

• School Shootings (E nglish )

and

Violence--Editorial

• Violencia en las Escuelas y Lugares Públicos--Editorial (Spanish) • Third Anniversary of the Encyclical Laudato Si • By Luis Gutierrez • Sor Juana Inés de la Cruz, de Hispanoamérica.

mujer excepcional

14

• By Teresa Fernandez Soneira

17

• Colaborar es Encarnar al Otro (2)

18

• By Alberto Muller

20 22

• • Hispanic Miami: Diversity the Global City

and

Inequality In

3


School Shootings and Violence

El Ignaciano @elignaciano @elignaciano El Ignaciano

The cover of this issue of El Ignaciano alludes to the epidemic of mass shootings in our country’s schools. Many editorials and articles have been published on this topic in recent weeks, as has been the case in the past whenever school shootings, with their tragic consequences, have taken place. It is, indeed, proper and necessary that it be so. Nevertheless, many times the discussion centers narrowly on the issue of guns and the need for more stringent laws to control their availability as well as the subsequent and obviously related issue of the meaning and interpretation of the Second Amendment of the Constitution. These are important and relevant issues that need to be discussed, but the emphasis on them, albeit necessary, tends to obscure a deeper and broader question that lies at the very root of this issue. It is this broader question that we want to

bring up in this editorial. The violence that has exploded into mass shootings in schools and other public places is but a symptom of a deeper malaise that afflicts the nation, indeed the culture. It is the United States of America alone, among modern industrial nations, that suffers from this level of public violence and its roots must, therefore, be searched for in the culture that is uniquely American. The “mass shootings� and other events of public violence are moments of visible outward violence that inevitably draw our attention, but their origin, their source, is another kind of violence that is not as easily noticed or identified as such. It is a violence that is implicit in the culture.

institutojesuitapedroarrupe@gmail.com

El Ignaciano

4


A radical individualism not balanced by a strong sense and concern for the common good and a radical belief in the importance of competition not balanced by a strong belief in the importance of solidarity are two central underlying tenets of our society. These unbalances lead to a society where the necessary attention to the negative (“freedom from”) rights of persons is not complemented by an equal and necessary attention to the positive (“need to have”) rights of persons. The right to life is only a foundation, a first stone as it were, of all the other necessary positive rights: the right to health care, the right to decent housing, the right to education, the right to work, the right of every member of society to participate in the wealth that ultimately arises from the bounty gifted to all by God and developed by the joint effort of all men through the centuries according to their respective talents and woks. The acknowledgment of these mutually complementary negative and positive rights is the necessary condition for the proper and integral recognition of the worth and the dignity of each human being, each person, simply because of their personhood regardless of color, sex, race, nationality or sexual orientation. These unbalances and their resulting lack of concern for the positive rights of persons have progressively led to a society that understands human beings as “winners and losers”, where the only criteria for “winning” is the acquisition of material goods, of fame and of power; a society that measures the “worth” of a person in terms of its material possessions, that many times characterizes those less fortunate as “losers,” even as “bums,” and that makes the acquisition of material wealth and power the only ends worth achieving.

Over the past forty years these unbalances have led to growing economic inequalities as well as to a growing social and racial polarization and resentment that tend to negate the progress made in the promotion of civil rights and the universal access to equal opportunity for a better life. Injustice breeds frustration, anger and resentment and the materialism of a society exclusively oriented towards consumption blocks all other avenues of personal growth and satisfaction. The old, seemingly forgotten, formula, “If you want peace work for justice” comes to mind and if complemented with a call for attention to the common good, the importance of human solidarity and the recognition of the possibility of human growth and satisfaction independent of the acquisition of material goods, it will go a long way to addressing the underlying causes of violence in our society. Indeed, a wiser interpretation of the second amendment as well as intelligent and effective gun legislation are urgently needed, but that would only be a band-aid if the underlying issues of social and economic injustice and gross cultural materialism are not addressed. It is with hope that we now see young people becoming engaged, involved and active, in the issue of public violence. We hope that it signifies a growing awareness of the deeper issues in our society; a growing awareness of the need to address and remedy the deeper underlying violence implicit in the inequalities, injustices and failures to recognize the dignity and intrinsic value of every person. Indeed, we hope that it signifies an awakening of the rich spiritual resources of our culture and society. 5


Ataques Armados en las Escuelas y Lugares Públicos

El Ignaciano @elignaciano @elignaciano El Ignaciano

La portada de este número de El Ignaciano alude a la epidemia de ataques con armas de fuego que han tenido lugar recientemente en algunas escuelas de nuestro país. En semanas recientes han aparecido, como ya es costumbre cada vez que eventos de esta naturaleza sacuden la opinión pública, numerosos editoriales y artículos sobre este tema. Es lógico y necesario que así sea, sin embargo el enfoque de muchos de estos escritos suele centrarse estrechamente en el tema de las armas de fuego, la necesidad de leyes más estrictas que genuinamente controlen el acceso a ellas y el sentido y la interpretación de la Segunda Enmienda a la Constitución. Obviamente estas son cuestiones importantes que necesitan ser abordadas y discutidas, pero el repetido énfasis en ellas, aún cuando justificado, tiende a opacar una cuestión más amplia, un tema, que de suyo, yace en la raíz misma del problema. Es esta cuestión, este tema, el que nos proponemos abordar en este editorial.

La violencia que se ha hecho patente en los ataques armados en las escuelas y otros lugares públicos de nuestro país es síntoma de una dolencia más profunda que aflige a la nación, más aun, a la cultura misma. Estados Unidos es la única nación democrática, moderna e industrializada que sufre de este nivel de violencia pública y por lo tanto hay que buscar sus raíces en esa cultura que es singularmente Americana. Los ataques armados en las escuelas y los otros actos de violencia pública son momentos de violencia externa y visible que inevitablemente reclaman vivamente nuestra atención, pero su origen, su fuente, reside en otro tipo de violencia que no es tan fácilmente detectable ni tan fácilmente identificable como tal. Por el contrario, es una violencia fácilmente soslayada, que puede fácilmente pasar inadvertida. Es la violencia larvada implícita en la cultura.

institutojesuitapedroarrupe@gmail.com

El Ignaciano

6


Un individualismo radical carente del balance, del contrapeso, que un sólido sentido y preocupación por el bien común proveería; una fe radical en la importancia de la competencia carente del balance, del contrapeso, que una fe igualmente sólida en la importancia de la solidaridad humana proveería son dos de los principios centrales que subyacen nuestra sociedad. Estos desbalances, esta falta de contrapesos, conducen a una sociedad en la que la necesaria atención a los derechos negativos de las personas (“ser libre de”) no está complementada por una atención igualmente necesaria a los derechos positivos de las personas (“necesidad de, para ser libres”). El derecho a la vida es solamente un fundamento, una piedra angular, para todos los demás derechos positivos: el derecho a la atención médica, el derecho a la vivienda, el derecho a la educación, el derecho al trabajo, y en fin, el derecho de todos y cada uno de los miembros de la sociedad a participar en los bienes que, en última instancia, proceden del tesoro donado por Dios a todos los seres humanos y desarrollado por todos a través de los siglos de acuerdo con sus respectivos talentos y esfuerzos. El reconocimiento de estos, mutuamente complementarios, derechos negativos y positivos es la condición imprescindible para el reconocimiento integral del valor y la dignidad intrínseca de cada ser humano, de cada persona, simple y llanamente por la mera condición de serlo independientemente de su color, de su raza, de su sexo, de su nacionalidad o de su orientación sexual. Estos desbalances y su resultante falta de atención a los derechos positivos de las personas nos han llevado progresivamente a una sociedad que entiende y clasifica a los seres humanos como “ganadores(winers)” y “perdedores(losers)” donde el único criterio para ser un ganador y no un perdedor es la acumulación de bienes materiales, de fama y de poder; a una sociedad que juzga o mide el “valor”,

de una persona en términos de sus posesiones materiales y que con frecuencia se refiere a los más desafortunados como “perdedores” (losers) y hasta como “bums” (vagos, golfos) y que hace de la adquisición de bienes materiales y de poder el único fin verdaderamente valioso. A lo largo de las últimas cuatro décadas estos desbalances han tenido como resultado desigualdades económicas cada vez mayores al igual que una creciente polarización y resentimiento racial y social que tienden a negar, a cancelar, el progreso logrado en la promoción de los derechos civiles y del acceso universal a las oportunidades para alcanzar una vida mejor. De la injusticia brota la frustración, la ira y el resentimiento y a esto se añade el materialismo de una sociedad exclusivamente orientada hacia el consumo que bloquea otras vías de crecimiento, realización y satisfacción personal. Todo esto nos trae a la mente esa antigua, aparentemente olvidada, formula: “Si quieres paz, trabaja por la justicia” que si complementámos con la debida atención al bien común y a la importancia de la solidaridad humana nos acercaría notablemente a encontrar la manera de enfrentarnos con las causas subyacentes de la violencia en nuestra sociedad. Nos llena de esperanza el ver una juventud que comienza a comprometerse y a lanzarse a la actividad cívica en busca de soluciones al problema de la violencia pública. Esperemos que esto también apunte a una creciente toma de conciencia de las cuestiones más profundas de nuestra sociedad y de la necesidad de enfocar y remediar la violencia larvada implícita en las desigualdades, las injusticias y la carencia del reconocimiento adecuado al valor intrínseco y a la dignidad de todas y cada una de las personas. 7


Hispanic Miami: Diversity and Inequality In the Global City

Alejandro Portes

The population classified as Hispanic in the Miami metropolitan area represents about two-thirds of the total, having grown steadily over the years. It is now the “mainstream” of the Metro area since the component classified as “native White” has declined rapidly and now represents less than fifteen percent of the total. The Afro-American population of the County has held steady at about twenty percent. The Hispanic population of Miami is quite different from that of other metropolitan areas in that it is simultaneously part of the economic and political elite of the Miami-Dade County, and it is also a major component of its working class. This paradox is explained by two facts: first, the heterogeneity of the so-called Hispanic population, and second, the unique position of Miami in relation to Latin American countries to its south. Under the label “Hispanic”, one finds people of multiple nationalities, races, socio- economic classes and political origins. The social pages of the Miami newspapers are full of Latin names and faces—an integral part of the local elite—while it is also Latin migrants, mostly undocumented, who pick up the fruit and winter vegetable crops in the rural southern quadrant of the County for export to the rest of the nation. Most of the Hispanic population of the United States is composed of working class immigrants and their descendants who

El Ignaciano

came here in quest of a better economic situation for themselves and their families. The vast Mexican- origin population— the largest among all Latin American groups—is mostly of that origin. Miami is quite different: a large proportion of South Florida-bound migration has been composed of refugees escaping political oppression at home. That situation has been brought about by populist revolutions or coups in the home countries that targeted their upper and middle classes for persecution and expelled large numbers of them. These educated, skilled and formerly well-to-do persons did not disperse all over the world, nor went to multiple cities in the United States; instead they concentrated at the tip of South Florida. For reasons of geography and history, Miami has been historically linked to the Caribbean and Latin America since its foundation. Before the Cuban middle and upper-classes arrived here as penniless refugees, they had, for decades, come to spend their vacations in Miami Beach and shop at Lincoln Road. Havana was so close that, in the nineteen fifties, it was not uncommon for the well-to-do in the Island to grab a plane in the morning, spend the day shopping or sightseeing in Miami, and return to Havana in the evening. At a greater distance, wealthy Venezuelans and Nicaraguans did the same. 8


Miami has been the place of refuge for the losing side in populist revolutions throughout Latin America who come here to regroup, reorganize, and often try to re-conquer their nations. Sometimes they succeeded, as in the case of Nicaraguans, other times, they utterly failed, as in the case of Cubans during the Bay of Pigs invasion of 1961 and the following U.S.—Soviet accord that ended the Missile Crisis in 1962. When that happens, former elites have had to transform what was to be a temporary sojourn into permanent settlement. However, these groups possessed the necessary skills and cohesiveness to avoid being relegated to the bottom of the American class-ethnic hierarchy, as is the routinely case with manual labor migrants. Instead, they first concentrated in creating and growing their own enterprises and eventually transformed their newlyacquired economic wealth into political power. The current U.S. Senator from Florida, Marco Rubio, is a product of that process but, arguably, no one represents it better than José Oliva, founder and owner of a cigar-making enterprise in Miami and the newly-elected Speaker of the Florida Legislature in Tallahassee.

Miami’s Latin Mosaic The Miami-Dade metropolitan population is classified as 78 percent white, 19 percent black, and 3 percent Asian or other. The white population is, however, largely Hispanic, as native whites comprise only 15 percent of the total. Hispanics, of any, race represent 66 percent and effectively make up the core population of the city. In the interest of time, I will concentrate my remarks exclusively on this population. Miami’s Hispanic mosaic may be represented by a six-pointed star, as depicted in Figure 1. Cubans, Colombians, Nicaraguans, and Venezuelans occupy each one of the points, the rest being composed of Mexicans, Central American, Caribbeans, and other South American nationalities. I will describe briefly each of those groups as a way of highlighting the diversity of this population and the reasons for the uniqueness of Miami in the nation’s ethno-racial make-up. Para continuar leyendo este artículo: HIPERVINCULO

9


Del Vaticano II a Francisco Joaquín Perez Rodriguez ANTECEDENTES Al terminar la Segunda Guerra Mundial, la Iglesia Católica confrontaba desafíos de singular gravedad. Por un lado, y en algunos lugares, se había ubicado estratégicamente junto a un pensamiento socialmente conservador y a los grandes capitales; mientras que por el otro, trataba de volver a las fuentes del Evangelio. Por un lado, la posición de los jerarcas de la Iglesia Católica en España que casi por unanimidad apoyaban a Franco, unido esto a la posición de tolerancia, de muchos católicos en Europa, ante la persecusión de los judíos (posición que en algunos casos resultaba totalmente cómplice con los que los perseguían) contrastaba con los esfuerzos de los curas obreros de llegar a los más pobres, o con los ejemplos de santidad de un Charles de Foucault, o de una Dorothy Day; de Maximilian Kolbe o de Salvador Montes de Oca, Obispo venezolano y cartujo fusilado en Italia por los alemanes por esconder fugitivos del nazismo. El mundo de la post-guerra, a su vez, tenía sus propios retos: re-construir sus estructuras sociales y económicas, devastadas por la guerra, bajo la sombra ominosa de una amenaza creciente de extinción nuclear, el re-pensar los sistemas democráticos, ahora amenazados por nuevos totalitarismos, el deseo de solidaridad en un mundo cada vez más pluralista, nuevos campos de investigación científica, la llamada revolución

El Ignaciano

sexual, etc. Muchas veces esto se concretó en movimientos como los beatnicks, representantes de la Beat Generation y precursores de los hippies. Este neo hedonismo alejó de Dios a grandes contingentes de católicos y los apartó de la Iglesia. Especialmente a los jóvenes y fundamentalmente en Europa. Fueron momentos tensos porque el catolicismo conservador, que no quería cambios, contrastaba con la realidad sociopolítica del planeta y con pensamientos, que como los de Teillard de Chardin, LouisJoseph Lebret, Henri de Lubac, Karl Rahner, Giorgio La Pira, Hans Kung o Jaques Maritain, clamaban por un cambio profundo dentro de la misma Iglesia. El papa Juan XXIII discernió que el mundo moderno se alejaba con rapidez vertiginosa de la vida de la Iglesia – la clase obrera, el mundo social y político, el mundo de las artes, el ámbito de las ciencias, etc., consideraban a la Iglesia cada vez más irrelevante. Había que re-pensar la identidad y la misión de la Iglesia a la luz de las nuevas teologías, de las ciencias humanas, de las exigencias contemporáneas – Con vistas a este empeño, convocó el Segundo Concilio Ecuménico del Vaticano (Vaticano II), el vigésimo primer Concilio Ecuménico en la historia de la Iglesia. 10


El Concilio pretendía promover la fe católica, renovar la vida religiosa de los fieles, adaptar la Iglesia a los tiempos modernos y lograr una mayor interrelación con otras religiones. En resumen, el “aggiornamiento”. Pero también planteó la necesidad de volver a las raices. El Concilio pretendía decirle al mundo, a todas estas clases obreras, sociales, científicas, etc., que tienen en la Iglesia una comunidad de apoyo, un amigo, no un enemigo. Intentaba igualmente poner a la Iglesia “al día” (el “aggiornamento”), a todos los niveles, y revelar su auténtico rostro a los cristianos y al mundo. El Concilio comenzó con ciertas anécdotas que indicaban que el evento sería algo distinto. Al establecer el orden jerárquico en la puesta en escena, los patriarcas de las Iglesias Orientales se sentaban al mismo nivel que los cardenales. Pero esos patriarcas indicaron que, si había un orden, ellos estaban al nivel del Papa, que era el Patriarca de la Iglesia de Occidente. El desencuentro se resolvió sentando a los Patriarcas en un segundo nivel y dejando a los cardenales en un tercero. A este evento se invitaron a los más connotados teólogos católicos de esa época tales como: Yves Congar, Hans Kung, Henry de Lubac, Karl Rahner, Dominique Chenu, Jean Danielou y Joseph Ratzinger (futuro Papa Benedicto XVI) asi como importantes miembros de las comunidades protestantes y ortodoxas.

ALGUNOS LOGROS VATICANO II

DEL

CONCILIO

El Concilio, en su Constitución “Sacrosanctum Concilium,” renovó la liturgia, proponiendo ciertas normas, como el uso del vernáculo, y, sobre todo, profundizando en la teología y la espiritualidad de la liturgia vinculando más estrechamente la celebración de la Palabra con la celebración del pan eucarístico. Proclamó a la Iglesia defensora de los derechos del hombre. El Vaticano II promulgó 4 Constituciones, 9 Decretos y 3 Declaraciones. Se publicó el 7 de diciembre de 1965, el día antes de la clausura del Concilio. Las 4 Constituciones fueron los documentos más doctrinalmente importantes del Vaticatno II. La “Gaudium et Spes” explicaba las posiciones que los padres conciliares habían sostenido sobre la Iglesia y el mundo contemporáneo y se presentó, antes de ser aprobada, hasta en las Naciones Unidas. En la votación final recibió 2,309 votos a favor, 75 en contra y 10 nulos. Para continuar leyendo HIPERVINCULO

este

artículo:

11


Abuso sexual, una dinámica compleja entre poder e impunidad Todas las relaciones son basadas en transacciones afectivas, intelectuales, instrumentales e incluso económicas. Damos y recibimos en patrones, a veces predecibles y pocas veces impredecibles, pero siempre insertados en relaciones de poder. Idealmente el poder está equilibrado entre los actores de una relación de tal manera que ninguno debe someterse al otro; pero en la realidad la sociedad establece relaciones de tipo jerárquicas en las que el poder se usa y en ocasiones se abusa a favor de solo uno de los actores. Un padre tiene poder sobre su hijo, indudablemente. Es así pues la sociedad le ha otorgado la responsabilidad de tomar decisiones en representación del niño o la niña pues los menores son vulnerables y están en proceso de formación, es decir, se supone que no tienen la madurez para cuidarse por ellos mismos. El padre pues, puede usar ese poder de una forma beneficiosa generando espacios en el que el niño y la niña pueden explorar su propia identidad con los menores riesgos posibles, aunque siempre hay riesgos. El padre que abusa de su poder, incluso con buena intención, tomará las decisiones por sus hijos y no les permitirá explorar sus propios espacios para construirse como seres independientes en el futuro. El hijo estará en deuda y el padre clamará por esa deuda haciendo del otro un ser que posee y no un ser con autonomía y con derechos. El abuso del poder tiene muchas aristas, y no necesariamente se sustenta en la psicopatología,

El Ignaciano

Ana Gabriela Pérez

es decir, no hace falta ser un psicópata narciso para ejercer desproporcionadamente el poder sobre el otro y deshumanizarlo. Toda vez que tomamos decisiones por los demás pensando más en nuestro propio beneficio que en el del otro, estamos abusando de nuestro poder, muchas veces solo por sentir la agradable sensación de que podemos ejercer ese poder y obtener resultados que de otra manera no se lograrían. Es pues menester que todos observemos en cuáles relaciones tenemos poder, profesores, padres, terapeutas, sacerdotes, gobernantes, etc. y busquemos los mecanismos apropiados para poner un límite y usarlo solo en beneficio de la relación y no del propio. En esta disertación se puede entender que existen condiciones que favorecen el abuso del poder. Mientras más desigual es la relación mayor es el peligro de que quién detenta el poder, abuse de su posición. Poblaciones vulnerables son más sensibles a este tipo de abuso, incluso, y repito por su importancia, cuando las decisiones se toman suponiendo un bien para el otro, pero en el que la libertad del otro para decidir se anula, anulando así su autonomía principio esencial de la humanidad. Los gobernantes que deciden con qué alimentar a su pueblo, por muy bien intencionado que sea este gesto, someten abusivamente a los más vulnerables a depender ciegamente y sin autonomía de ese a quién además debe agradecer, pero sin el que no podría alimentarse de forma autónoma, entregándole su libertad individual. 12


La otra condición que aumenta las posibilidades de que se cometan abusos por parte de figuras de autoridad, es la impunidad. Si ante el intento de abusar existe una barrera, pero además una vez trasgredida existe una sanción ejemplarizante, las posibilidades que los abusos se den o se repitan se reducen significativamente. Los abusos sexuales son cometidos por familiares muy cercanos en una proporción muy elevada. Se estima que por lo menos el 75% de los abusos sexuales de niñas y niños ocurren por personas conocidas con las que se vinculan de forma cercana: padres, padrastros, tíos, vecinos, profesores, etc. Aquí el juego de condiciones de poder e impunidad actúa a sus anchas. La denuncia de un abuso sexual en estas condiciones genera tanta disrupción, malestar y conflicto, que muchos prefieren dejar las cosas así, por lo que el número de denuncias es muy bajo aumentando el círculo de la impunidad. En la iglesia, como en muchas otras instancias en las que se dan las dos condiciones mencionadas, es propicio el escenario para que ciertos sacerdotes con mucho poder, abusen de personas vulnerables y que estos crímenes se mantengan impunes en el silencio de la complicidad de algunos. Debe quedar claro que el responsable es, y debe ser, la persona que en su condición

abusa del poder otorgado en buena fe. Si bien la Iglesia, así como los gobiernos, deben tomar cartas en el asunto, ella no es la causa. Sin embargo, si es responsable de estar alerta ante los peligros que el contexto presenta: Figuras con mucha autoridad y poder en relaciones cercanas con personas vulnerables. Igualmente se debe asumir la responsabilidad de que se impongan las consecuencias individualísimas, es decir, no permitiendo la impunidad ante casos señalados, facilitando y no entorpeciendo las investigaciones y clamando sinceramente para que haya justicia, incluso a costa de conflictos necesarios. La Iglesia, igual que los estados, deben ser la voz de los vulnerables y no de los poderosos. El silencio es el mayor cómplice, en cualquier institución, no solo en la Iglesia, pero la respuesta de el Papa Francisco ante los casos de abuso sexual en Chile puede ser el parangón que permita evitar los abusos en todas las instancias en las que se presenta. Es quitarle el poder a quienes han tenido mucho y lo han ejercido de forma abusiva para su propio beneficio y permitir que la justicia actúe para que no haya más impunidad. De esta manera, la Iglesia se recuperará de la herida y comenzará a prevenir la ocurrencia de más casos de abuso sexual. Esperemos que todas las instituciones hagan lo mismo, por el bien de la humanidad.

13


Economic theory and violence in society Fr. Robert M. Vallee This issue of El Ignaciano has focused on the problem of violence in America.  In this article, I would like to comment on how economic theory, especially the ideas of Adam Smith in Wealth of Nations, have contributed to a devaluation of human life and a depreciation of respect for human dignity and therefore to violence.  Which is to say, once a greater value is afforded to the products of labor than to the laborer, to the intrinsic dignity of the human person, violence awaits like a prowling lion in the darkness  I would agree with Graham Patterson on this score: “To some extent Adam Smith is like the Darwin of capitalism, the “market,” whatever that is, determines the survival of the fittest. He was also the believer in “the invisible hand” in that if you look after yourself and do the best you can, you indirectly help others – or something along those lines.”1 However, markets exist to serve human beings, not human beings to bolster markets.  As such, there must be some rules about the way they operate, and as soon as we talk about rules we need to consider what should happen if the rules aren’t followed. What Adam Smith seemed to ignore was the need for a society to provide the infrastructure for capitalism to survive. That infrastructure needs to be planned in a way that it ultimately serves the whole of the society and not just the “industrialists” and entrepreneurs. Then of course, there is the issue of how commercial intercourse can operate in the best interests of the society.  Smith seems to have completely missed this simple fact: There is absolutely no point in producing anything at all, whether it is a product or a service, unless it ultimately serves the common good.   To be fair to Smith, we must realize that he was not an a-moralist in these matters.  He followed David Hume and was a sentimentalist

El Ignaciano

when it came to morality. He believed that society would order itself morally due to the fact that sentiments would, in some way ensure the common good of all.  The “invisible hand of the market” would reign in avarice and unbridled greed.  However, and here is the crux of the problem: sentiments are a weak hedge against human propensity for selfish aggrandizement.  Consider!  If I am told I can make 25 million dollars by cheating a few people, I could easily rationalize that I can do far more good with that money than the harm I will cause by my transgression.  Hence, the relative weakness of sentiments in the face of cold, hard cash.  Moreover, once the nineteenth and twentieth century theorists of capitalism abandoned the strictures of moral sentimentalism to be found in David Hume and Adam Smith, all that is left is the ravenous and inexorable logic of the marketplace, which sees labor as a pure commodity, the poor as lazy, aspiration-less louts and the common good as nothing but selfishness writ large.  Then, with Gordon Geckko of  Wall Street and Money Never Sleeps, “Greed is good.” The problem comes down to this, and it is, ultimately, ontological in nature: when the human being is understood as worth no more than his or her monetary value or ability to produce capital, goods or services, the human being is degraded beyond all recognition as a human being.  As Gabriel Marcel would say, “We witness the triumph of the less than human over the more than human.”  This tendency reduces human beings to mere objects of desire, to be used and consumed by those in power.  Power becomes “das Ding”, a sort of sacrosanct god.  For the sake of acquiring power or, conversely, railing against a lack of power, the shooting up of a few classrooms does not seem so immoral or unthinkable as it actually is. 14


I would say that the remedy is to be found in a return to a Christian view of work and the human dignity that attends it. No better reflection on this can be found than John Paul II’s encyclical, Laborem exercens.  Keeping this encyclical in mind I preached a homily at my Dad’s funeral. Allow me to quote from it: “His whole life, my father worked very hard.  He was a plumber, painter, carpenter and airconditioner repairman.  Truth be told, I think he could fix anything.  At his memorial service, I made reference to John Paul II’s encyclical, Laborem Exercens.  In that letter, the pope uses a metaphor, which I have always found particularly beautiful because of my Dad.  He says that Creation is the great workbench and we stand side by side with God, working at the bench.  Thus, human work has an essential dignity.  By our work, we co-create with God and, hence, the work of our hands is sacred.  My father, in the maintenance shed behind the rectory, had a workbench.  It was always messy, covered with tools and nails and half-fixed stuff.  It was messy but it was magical.  My Dad could fix anything.  There was genius in his hands.  I think he was always a bit mystified that he produced two sons, one a doctor of medicine and the other a doctor of philosophy who could barely nail two boards together.  When I see my father again, he will be smiling, crying and tap-dancing and behind gloriously messy work bench.”

We live in a world of “degraded mysteries,” to quote Gabriel Marcel. Work should not be a commodity to be bought and sold.  Human Beings are worth infinitely more than what they produce or how much they have in the bank.  Until we restore the essential sense of the dignity of the human person, no number of gun laws or improvement of mental health delivery will solve the problem of school violence in particular or societal violence in general.  Violence is born in a cold gaze, as Emmanuel Levinas might say.  Violence will cease when we look into the face of a human being and see not objectifications but sacred human beings whose very humanity demands respect, care and love.  On my view, it is surpassingly odd: We tell our children that money, power and status are all that matters, that they and their classmates only matter if they are producers and consumers, then, we are shocked and angry when they attach little value to human life.   Moreover, at least here in Florida, we live in a state where if a man shoves me, I can “stand my ground” by shooting him!  Even in the wild, wild West, it was considered wrong to shoot an unarmed man!  But I suppose that is for another article by someone who can even begin to understand how such a Draconian law makes the least bit of common or legal sense – that person would not be myself.

15


Es fácil... no es fácil. Resulta fácil hablar de lo que se debe hacer o no hacer con respecto al control de armas de fuego. Sin embargo, cuando se indaga acerca del tema, la cuestión resulta sumamente compleja. Comencemos con una definición. Escuchamos mucho los términos “armas de asalto”, “rifles de asalto”, “rifles semiautomáticos”, para definir la misma cosa. Tecnicamente no existe el arma de asalto. Hay dos posibilidades. Una, el rifle de asalto, por ejemplo el M-16, un arma de guerra, militar, con selector de disparo: automatico (mientras el gatillo se mantenga oprimido, el rifle dispara bala tras bala) y semi-automático (se tiene que oprimir el gatillo cada vez que se va a hacer un disparo) La otra posibilidad, es el rifle semi-automático solamente. Los rifles automáticos no se venden al público (excepto raras excepciones con licencia federal), son armas limitadas al ejército. Los rifles semi-automáticos, de muchos calibres y modalidades, por ejemplo el AR-15, se venden libremente y son, en general, de fácil compra en los Estados Unidos. Todos tienen cargadores de alta capacidad: treinta balas. En efecto, si se dispone de $7,885.-, se puede comprar un rifle semi-automático calibre .50 (El calibre de bala que usaban para derribar los avines de combate en le Segunda Guerra Mundial!). Sin embargo, se utiliza el termino “rifle de asalto” comunmente porque el AR-15 y el AK-47 son modelos civiles exactamente iguales, excepto que solo desparan en semiautomático, a los modelos militares. Pasemos a lo que es, el principio, el fundamento, de toda la discusión y todas las decisiones con respecto a la regulación de armas de fuego en el pais: la Segunda Enmienda de la Constitución. La Segunda Enmienda lee: “Siendo necesario una

El Ignaciano

Leo Nuñez

milicia bien ordenda para la seguridad de un estado libre, no se violará el derecho del pueblo de poseer y portar armas.” Fue aprobada en Diciembre del 1791 y aunque ahí esta el quid de la cuestion, la Corte Suprema, en diferentes momentos, no ha querido considerar el contexto político y geo-demográfico de la enmienda. A que nos referimos? En el Siglo XVIII, los Estados Unidos no tenía un ejército; en momentos de crisis, los ciudadanos se sumaban, con sus armas propias a la milicia y se convertían en soldados. Además, en aquella época, cuando se hablaba de poblar el Oeste de la joven nación, se referían a las regiones al Este, si, al Este, del Rio Mississippi. Era una nación con una economía casi totalmente rural, donde la caza era necesaria para suplementar la alimentación y la defensa armada de los nuevos poblados contra las tribus de indios, era indispensable. No obstante ello, las cortes generalmente, no han visto la segunda enmienda con un contenido histórico o circunstacial, sino como un derecho, más bien eterno, como lo es la constitución. En efecto, en dos casos recientes de la Corte Suprema, los fallos así lo indican. En District of Columbia vs Heller (caso donde la capital habia decidido legalmente prohibir la venta de rifles semi-automátcos) la Corte falló que la Segunda Enmienda protegía el derecho del individuo a poseer y portar armas, incluyendo dichos rifles. El Distrito Federal tuvo que eliminar la regulación (2008). Más recientemente, en un caso muy similar, Caetano vs. Massachusetts, la Corte dictó que la Constitución protege el derecho del pueblo a poseer y portar armas aunque estas no estuvieran inventadas cuanso se instituyo la enmienda. Y agrega que dicha protección no se limita a armas de potencial uso en tiempos de guerra (2016). 16


después de comprarla y cuestionarios más extensos y chequeos más profundos para poder adquirir un arma. No obstante ello, recordemos que el que asesinó a más de sesenta personas en Las Vegas, era un hombre mayor, sin antecedentes penales, ni violentos, profesional, que arrasó con un AR-15 para el cual habia adaptado un “bump stock” (culata de rebote o automatizador de disparos).

Ultimamente, con toda razón, se ha repetido mucho la necesidad de enmendar la constitución con miras a cambiar esa segunda enmienda. No es facil! Veamos. El primer paso es que el Congreso Federal debe proponer la enmienda que deberá ser aprobada por una mayoría de 2/3 de la membresía del Senado y de la Camara. (Los estados también tienen el derecho de proponer una enmienda. Las legislaturas de 2/3 de los estados de la nación deben dar aprobación para entonces llamar a una Convención Constitucional para discutir y aprobar la enmienda. Este recurso nunca se ha utilizado.) Si la enmienda propuesta es debidamente aprobada por la Cámara y el Senado en Washington, pasa a los cincuenta estados. Para que la enmienda sea aprobada y se haga constitucional, ¾ de la legislaturas de los estados tienen que aprobarla. Es decir, 39 de los 50 estados tiene que dar su aprobación. Como ya afirmamos, no es fácil. Y sin embargo, recordemos que durante diez años (1994-2004), existió una ley en el pais que prohibía la manufactura y venta de estas armas llamadas “de asalto”; dicha legislación no puso en peligro la segunda enmienda. En los últimos años, la posición histórica de la Corte Suprema es evidente: la Constitucion garantiza la posesión y el uso de todo tipo de armas. Sin embargo, la cortes si han considerado la imposición de ciertos límites. Por ejemplo, el subir la edad para la compra de armas, el imponer tiempos de espera más largos para llevarse el armas

Que es un “bump stock”? Es una pieza que se le agrega a la culata del AR-15 y lo convierte en un rifle automático, es decir, en una ametralladora. La pieza se compra facilmente en el mercado a un precio de entre $200.- y $300-. Hay una serie de litigios pendientes para prohibir la venta de estas culatas especiales que convierten un rifle en un arma automática, cosa prohibida por las leyes de la nación. Esta por verse cuales serán los fallos de las cortes, pero seguramente la Corte Suprema aceptará escuchar algunos de esos casos. Por qué muchos legisladores federales y estatales, sobre todo los conservadores, no apoyan prohibiciones a la venta de rifles semi-automaticos? Hay muchas razones, muchos intereses, y, en última intancia, mucho dinero envuelto en todo esto. No hay duda que hay legisladores que creen sinceramente en la segunda enmienda y, sobre todo, en las interpretaciones que la Corte Suprema ha dado ultimamente en sus fallos constitucionales. También existe, legitimamente, el legislador o senador en cuyo distrito o estado hay una población muy numerosa que posee y defiende el derecho a comprar armas de todo tipo. Se estima que en la nación hay unas 71 millones de personas que poseen armas de fuego legalmente. Hay un sector hacia el centro de la nación que es más proclive a la posesión de armas: Texas, Oklahoma, Nebraska, South Dakota, North Dakota, Wyoming, etc. Un legislador tiene que reflejar los intereses de su distrito o estado. Pero qué decir de los intereses creados? Para continar leyendo este artículo: HIPERVINCULO 17


Tercer Aniversario de la Encíclica Laudato Si’ Luis T. Gutiérrez La encíclica Laudato Si’ fue publicado por el Papa Francisco en junio del año 2015. Esta es una reflexión personal sobre la sabia enseñanza que ofrece la encíclica, algunas de las reacciones más significativas durante los últimos tres años, y las perspectivas para el cuidado de nuestro “hogar común” en años venideros. Breve Reseña de la Encíclica Laudato Si’ es, sin duda alguna, la más bella y comprensiva exposición que se ha escrito sobre la crisis ecológica que enfrenta la humanidad. Bella, porque representa a toda la comunidad de la creación como un don del amor divino. Comprensiva, porque cubre la crisis ecológica con respecto a todas las dimensiones de la vida. Por lo tanto, captura la totalidad concreta de la crisis ecológica como algo que pone en peligro tanto el don del amor como el don de la vida, y comunica la obligación moral de resistir la propensión a “seguir actuando como de costumbre”. Los párrafos introductorios indican la gravedad de la situación, la futilidad de tratar de ignorar que la crisis es real y las implicaciones éticas basadas en la revelación bíblica y la doctrina social católica. Después de la introducción, la encíclica está estructurada en seis capítulos que se pueden resumir de la siguiente manera: 1. Lo que está sucediendo con nuestro hogar común ~ disrupción física, intoxicación química, degradación biológica, agotamiento de recursos, inequidades sociales, manipulaciones de la ecología planetaria que pueden estar

El Ignaciano

afectando la variabilidad natural del clima. 2. El evangelio de la Creación ~ el misterio de la creación en la tradición bíblica, la comunidad de la creación a la luz de la fe cristiana, los recursos naturales y el bien común, la comunión universal de los seres humanos y su medio ambiente. 3. Las raíces humanas de la crisis ecológica ~ falsas ilusiones del paradigma tecnocrático, antropocentrismo dominante exacerbado por el poder de los combustibles fósiles, la globalización de la cultura relativista de acumulación de riquezas materiales, la necesidad de una “revolución cultural audaz”. 4. Ecología integral ~ la humanidad como parte integral del mundo natural, ecología de la vida cotidiana, ecología cultural, integración de las dimensiones socioeconómica y ecológica, principio del bien común, justicia intergeneracional. 5. Pautas de enfoque y acción ~ necesidad de un diálogo sobre cuestiones ecológicas a nivel local, nacional e internacional, necesidad de transparencia en los gobiernos, necesidad de alguna forma de autoridad mundial, principio de subsidiariedad, desarrollo humano integral. 6. Educación ecológica y espiritualidad ~ nuevos estilos de vida, educación para la armonía entre la humanidad y su medio ambiente, conversión ecológica, signos sacramentales, modelo trinitario de comunión interpersonal, la Virgen María reina de la creación, el misterio del universo.

18


La encíclica describe la complejidad de los problemas ecológicos y el imperativo moral de enfrentarlos, pero se abstiene de formular cursos de acción específicos. Esto es precisamente lo que la hace tan persuasiva: no es una enseñanza condescendiente que presume ofrecer prescripciones simplistas de qué hacer o qué no hacer. Al contrario, está dirigida a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, invitándoles a un diálogo constructivo sobre lo que se puede hacer sensatamente a todos los niveles (local, nacional, internacional) para fomentar el desarrollo humano integral y una renovación integral del toda la comunidad de la creación. El término “integral” es clave. Significa que se deben considerar todas las dimensiones de las realidades humanas y no humanas, porque no hay nada que no esté relacionado con el cuidado de nuestro hogar común. Amplia Variedad de Reacciones Las reacciones a la encíclica han oscilado entre las que son extremadamente positivas y las que son extremadamente negativas, desde una entusiasta admiración hasta un rechazo visceral, en su mayoría dependiendo de las predisposiciones ideológicas de los diversos interesados. Entre los fieles católicos, y en las instituciones católicas de todo el mundo, la recepción ha sido generalmente positiva, si bien no llegando a manifestaciones masivas de “conversión ecológica”. La mayoría de las personas que pueden disfrutar de la conveniencia de tener electricidad y usar energía fósil relativamente barata no están dispuestas a cambiar su estilo de vida por la causa de preservar bellezas naturales. La adicción al consumismo es difícil de superar, y los fenómenos simultáneos de globalización y telecomunicaciones están reforzando el desenfrenado crecimiento de la producción y el consumo aun cuando la disrupción física, la intoxicación química y la

destrucción de la biodiversidad impacten cada vez más la ecología planetaria, incluyendo efectos adversos innegables sobre la salud humana. De más está decir que el sufrimiento humano no se distribuye equitativamente, con los pobres siendo quienes más sufren todas las formas de degradación ecológica, incluyendo el cambio climático. Es desafortunado que a menudo se refieran a Laudato Si’ como la “encíclica sobre el clima.” El hecho de que los factores antropogénicos estén exacerbando significativamente el cambio climático es una hipótesis que suena razonable pero que es imposible de probar o desmentir experimentalmente. El cambio climático natural es real e innegable, pero el cambio climático antropogénico es conjetural y convenientemente negable. La enseñanza moral de la encíclica, sin embargo, no cambiaría ni un ápice si el clima fuera invariable, o si resultara que el clima continúa cambiando dentro de sus límites naturales de variabilidad. Es verdad que la encíclica menciona el cambio climático varias veces, y parece sugerir que la actividad humana es un factor significativo, pero el núcleo del mensaje moral es que tenemos que cuidar del planeta como nuestro hogar común y de una manera que sea social y ecológicamente justa para todas las personas, especialmente los pobres. A estos efectos, la encíclica ha engendrado muchas iniciativas católicas importantes en todo el mundo, como por ejemplo el Movimiento Católico Mundial por el Clima y la Red Eclesial Pan-Amazónica. Tercer Aniversario de la Encíclica Al llegar al tercer aniversario de esta encíclica del Papa Francisco, la tasa de cambio en todas las dimensiones de la civilización humana parece estar acelerándose cada vez más y está afectando más profundamente toda la estructura de las relaciones humanas y la ecología planetaria. Ya no es solo una cuestión de cambios superficiales manejados por políticos que practican “el arte de lo posible” mientras se ocupan de cuestiones de globalización económica, migración masiva y la pausa frenética de las redes sociales. Los problemas locales, nacionales e incluso regionales ya no se pueden separar de los problemas de la ecología política global. Si desea leer el artículo completo: HIPERVINCULO.

(Reuters/Kevin Lamarque)

19


The Pedro Arrupe Institute and its commitment to dreamers Silvia Muñoz In December 2016, the Pedro Arrupe Jesuit Institute (IJPA by its acronym in Spanish) held its annual meeting, headed by its Spiritual Director, Father Emilio Travieso, S.J. During that meeting, a decision was made to support Dreamers, anticipating that their situation would deteriorate under the new administration which would assume power in January 2017. Since that time, the Social Action Department has been actively searching for ways to help this group of young men and women. Who are the Dreamers? The Dreamers are about 700,000 young men and women who were brought to this country by their parents when they had no say on the decision. Many of them arrived with tourists visas and remained permanently; others crossed the border. They went to school here, they learned English and consider themselves Americans. Most of them do not remember their native country and many have forgotten their mother tongue. They were unaware that they were undocumented until, upon their high school graduation, they found out they could not request economic aid; thus, many were prevented from going to college. Why do we help undocumented people? We follow Jesus’ and the Church’s teachings. The Church’s Social Doctrine based on the Gospels and tradition is crystal clear on this subject. It is not a problem of parties, it is a human problem. Immigrants do not leave their country because they want to, but because they have no choice. Some of us Cubans left our country for political reasons; others flee from extreme poverty; others from violence that threatens their lives and those of their children and loved ones. Today we are seeing the exodus of Venezuelans

El Ignaciano

running away from violence, lack of freedom and hunger, escaping from a chaotic situation. Many request asylum, most are rejected. Matthew’s Gospel clearly states that at the end of our lives we will be judged by how we treated the needy and mentions among them, the immigrant: “Then the king will say to those on his right, ‘Come, you are blessed by my Father. Inherit the kingdom prepared for you from the foundation of the word. Because I … was a stranger and you welcomed me…’ Then the righteous will answer him and say, ‘Lord, when did we see you …a stranger and welcome you?’ And the king will say to them in reply: ‘Truly, I tell you whatever you did for one of these least brothers of mine, you did for me.’” (Mt. 25, 34-40) In his Encyclical Pacem in Terris (1963), St. John XXIII tells us: “And among man’s personal rights we must include his right to enter a country in which he hopes to be able to provide more fittingly for himself and his dependents. It is therefore the duty of State officials to accept such immigrants” (PT 108). Unfortunately, immigration laws in this country have been broken for many years and congress has not been able to fix them; therefore, thousands of immigrants suffer the consequences today. Pope Paul VI also speaks about helping the immigrant in his Octagesima adveniens Apostolic Letter (1971) indicating that it is everyone’s obligation, especially that of Christians, to welcome and help all those that “to find work, or to escape a disaster or a hostile climate, leave their regions and find themselves without roots among other people” (OA17). 20


What have we been doing? Even though our priority is still the Dreamers, it was hard to connect with them at the beginning. We prepared, together with the Research Department, a survey to see what their needs were and how IJPA could help them. The survey was a failure because the kids did not reply even though many of them were the children of the DREAMers’ Moms with which we had an established relationship since 2014. On February 17, 2017 we testified before the Miami-Dade County Commission in favor of a Sanctuary County, where undocumented persons arrested for minor violations such as driving without a license, are not reported to Immigration and Customs Enforcement (ICE). That day we met many people from different organizations, religions and countries, but all had the same desire, declare Miami-Dade a Sanctuary. Unfortunately, that initiative was not approved by the commissioners but we were able to create bonds of friendship and communication among all those present on that day. From that encounter the “Circle of Protection” was born, where different groups gather every Wednesday in front of the ICE offices in Miramar, FL to protest the abuses committed there against immigrants. That place is where immigrants who do not yet have permanent status in this country have to checkin periodically. Normally, once inside, the process is brief; their documents are stamped and they are ordered to return in a year or in a few months. The wait outside is an abuse to human dignity. People wait for hours on end in line in the open, sunny or raining, excessive cold or heat, without a place to sit, or take refuge from the weather, without even access to rest

rooms. No cell phones are allowed inside or any liquid containers, so mothers with babies have problems with their milk bottles. There are handicapped people, breastfeeding mothers, some pregnant, it doesn’t matter; they have to wait their turn for hours and if time runs short, they are told to return the next day. There are people there from many countries, mostly Hispanics, but also from Somalia, Jamaica, Romania and Haiti. There are also some Cubans who, in general, have been found guilty of some crime committed years ago, and have completed their sentences, but immigration law condemns them to spend the rest of their life without legal status in this country. Some of these immigrants go into the ICE office and never come out; they are detained and sent to the Krome Detention Center to be deported. Others leave with an electronic ankle monitor. The treatment is humiliating. What started as a simple demonstration has become a morning of fellowship. Now we distribute water, coffee, donuts, fruits, juices for the children and everything that volunteers can come up with. Guards do not allow us to mix with the immigrants waiting in line, but they can come to us and there they find, in addition to some light refreshments, shade, chairs to rest for a while and someone to listen. All those who approach us also receive information about immigration clinics, their rights, etc. Their gratitude, in addition to the smile from the children when they get some candy, keeps us firm in our mission. Para seguir leyendo: HIPERVINCULO To continue reading: HIPERVINCULO

21


Colaborar es encarnar al otro A A algunos con una mirada de aproximación más centrada en sí mismo, teniendo en cuenta la importancia de la centralidad humana -ser para síles podría parecer un slogan atrevido el título de la presente reflexión. Pero en el fondo, para los que creemos en la naturaleza amorosa y liberadora que Cristo nos enseñó de dar abrigo al desvalido, agua el sediento, alimento al hambriento y cobija al desamparado, la reflexión de encarnar al prójimo termina mostrando el carácter consubstancial de la misericordia humana. El espíritu ignaciano, expresado en la reciente Congregación General 36, como órgano supremo del gobierno de la Compañía de Jesús, que se patentiza maravillosamente en la primera homilía del nuevo Padre General, Arturo Sosa S.J. al asumir su responsabilidad, cuando enfatizó: “no estamos solos, como compañeros de Jesús queremos nosotros seguir el camino de la encarnación, hacernos semejantes a los seres humanos que

El Ignaciano

lberto

Muller

sufren las consecuencias de la injusticia. Queremos buscar la colaboración, no solo buscar a otros para que colaboren con nosotros. Queremos colaborar generosamente con otros, dentro y fuera de la Iglesia con la conciencia que surge de la experiencia de Dios, de estar llamados a la misión de Crsto”. La incertidumbre y la violencia, que vivó el mundo del Siglo XX con sus dos Guerras Mundiales, la Bomba Atómica en Hiroshima y Nagazaki, más el genocidio de millones de seres humanos asesinados brutalmente durante la preeminencia del NAZISMO y del COMUNISMO en sus países de dominio, sin olvidar los innumerables conflictos locales, tanto de orden social como políticos, que ensangrentaron y quebraron la convivencia del siglo XX, parecen reeditarse en el nuevo Siglo XXI con el terrorismo de cualquier marca y la desconfianza creciente actual entre las grandes potencias, que priorizan sus desarrollos atómicos ante las necesidades apremiantes de los seres humanos que habitan en sus territorios. 22


Pero ante esta desconfianza que desintegra y acosa moralmente a los seres humanos, se une la contaminación de la tierra, el extractivismo destructivo y abusivo en la Amazonía y en la Cuenca del Congo, entre otras áreas del planeta, destacadas como zonas de explotación e injusticia por los documentos de la Congregación 36 de la Compañía de Jesús efectuada en 2017.

1965), tuvieron también en el padre jesuita Pedro Arrupe S.J., uno de sus más preclaros exponentes. En su planteamiento de un hombre para los demás, Arrupe se adelantó a los tiempos al convertirse en precursor del mensaje justo y liberador de “colaboremos con el otro para encarnarnos en él”.

Con sabiduría y magisterio, Su Santidad, el papa Francisco, ha dictado cátedra de denuncia de estos fenómenos destructivos en su encíclica Laudatu Si. Esta priorización por la justicia, que se dejó ver con claridad durante las sesiones del Concilio Vaticano II (196123


Noticias

A cargo de Javier Figueroa y Salvador Miranda.

Pope warns against fake fasting

During his morning homily at Casa Santa Marta yesterday, Pope Francis warned against ‹fake fasting› during Lent. «A true Christian must be consistent, not putting himself on show, never despising others or engaging in quarrels or disagreements,» the Pope said.

Barrios cristianos continúan bajo bombardeos en Siria, confirma religiosa portuguesa. El clima de guerra en Damasco, Siria, se mantiene con frecuentes ataques contra la comunidad cristiana, así confirma la religiosa portuguesa Irmã Myri, que vive en el monasterio de Santiago Mutilado en Qara. La religiosa, cuyo nombre de bautismo es María Lucía Ferreira, pertenece a la Congregación de las Monjas de la Unidad de Antioquía y envió un mensaje a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) para Portugal, que informó de la situación dramática aún se vive en Siria.

El Papa Francisco defiende los derechos de las mujeres empleadas del hogar.

El Papa Francisco defendió los derechos de las mujeres que trabajan como empleadas del hogar y preguntó: “¿Cómo la tratas: como a una persona o como a una esclava? ¿Le pagas el salario justo? ¿Le das vacaciones? ¿Es para ti una persona o un animal que te ayuda en casa?”.

Experto analiza pros y contras del posible acuerdo entre Vaticano y China.

Un sacerdote misionero y experto en la Iglesia Católica en China analiza detalladamente el posible acuerdo que la Santa Sede y el país asiático estarían negociando sobre la designación de obispos. CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– entrevistó el 9 de febrero al P. Bernardo Cervellera, editor de la agencia de noticias Asia News, un Proyecto del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME) para conocer más sobre este tema que tiene defensores y críticos. Entre estos últimos se encuentra el Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-kiun.

El Ignaciano

24


Jóvenes de todo el mundo a Roma en preparación del Sínodo de octubre.

No quiere solo hablar “de” jóvenes, sino de escuchar a los jóvenes, utilizando también las redes sociales, la Reunión presinodal que del 19 al 24 de marzo veré en Roma a 300 jóvenes de todo el mundo, católico y no, creyente y no, para elaborar las reflexiones que confluirán en el documento de trabajo de la XV Asamblea general ordinaria del Sínodo de los obispos que tendrá por tema justamente a los jóvenes.

¿Cuándo podemos asegurar realmente que ha muerto un ser humano? En el número de septiembre de la revista J Med Ethics aparece publicado un artículo en el que sus autores, M Nair-Collins y F G Miller, realizan una aproximación al significado de la muerte por criterios neurológicos (muerte encefálica) desde una perspectiva, ya clásica de estos autores, de negar los criterios actuales de muerte encefálica como criterios válidos para establecer la muerte del ser humano. En el artículo, manifiestan que los argumentos sostenidos por la Comisión Presidencial de Estados Unidos para definir la muerte encefálica son insuficientes, ya que en su opinión, los “muertos encefálicos” no presentan signos biológicos de estar muertos.

La tragedia continúa: 52 niños venezolanos abandonados en la frontera.

“No hay mejor lugar para un niño que al lado de su familia”

No bien había terminado Mons Ovidio Pérez Morales –obispo emérito de Los Teques- de escribir estas líneas para los diarios nacionales: “Venezuela padece hoy un severo despoblamiento. Millones de compatriotas han tenido que irse y se están yendo, en su inmensa mayoría en búsqueda ansiosa de trabajo y seguridad, salud y paz; dentro de ellos identificamos muchos rostros doloridos de familiares, amigos y conocidos nuestros, cuya ausencia sentimos y su regreso anhelamos”, cuando identificamos otra arista pavorosa de la crisis.

Over 48 thousand baptized in 2017: the Church in China towards a new missionary impulse. There were 48,556 newly baptized in 2017 in mainland China. The statistics published by «Faith Cultural Society» on the eve of the Chinese New Year, and sent to Agenzia Fides, «are not complete», says Faith, due to the lack of data on the Catholic communities living in remote rural areas, but «reflect the vitality and the missionary dynamism of a community that fully lives faith». 25


El reino se acerca De acuerdo con los expertos bíblicos, el “reino de Dios” es el tema central de Jesús. Es un tema que no tiene una definición precisa, es más bien una visión. Así como en el contexto judío hablar del reino evocaría la elección y liberación de Israel, y la esperanza de la tierra prometida, en el contexto cristiano se puede mirar al reino como la “nueva alianza,” o sea, la nueva llamada de Dios a una relación que eleve la vida humana a través de un nuevo sentido de comunidad, de hermandad, de ser la familia de Dios. Jesús inaugura el tema con la proclamación: “Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Arrepiéntanse y crean en la buena noticia.” (Marcos 1:15) Un problema clave de esta llamada es la ambigüedad en cuanto al tiempo. ¿Está ya activo el reino, o se trata de una segunda venida en el futuro? Y si se espera una segunda venida, sería “ya”, “pronto” o “quien sabe cuando”? Sabemos que San Pablo esperaba una segunda venida cercana. También nos dice la segunda carta de Pedro, escrita en el segundo siglo, que había controversia sobre esto: “¿En qué quedó la promesa de su venida? Desde que murieron nuestros padres en la fe todo sigue igual que al comienzo del mundo.” (2 Pedro 3:4)

El Ignaciano

Alfredo Romagosa

Nos podemos preguntar ¿por qué Jesús no aclaró esto? Una posible respuesta es que la confusión fue adrede, para resaltar lo que el teólogo Oscar Cullmann llama los dos aspectos del reino, el “ya” y el “todavía”. Jesús inaugura el reino con sus acciones: “los ciegos recobran la vista, los cojos caminan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres reciben la nueva noticia.” (Mateo 11:5) O sea, ya ha empezado el reino y estamos llamados a completarlo en lo más posible, buscando la justicia y la hermandad. No todos podemos hacer milagros, pero hay muchos cirujanos curando ciegos, y todos podemos llevar la buena noticia a los pobres. Pero hay un aspecto del reino que nunca se completará en esta vida. Otro teólogo, Jurgen Moltmann nos dice que el “todavía” del reino es un desafío a nunca aceptar los valores de este mundo, sino que hay que seguir siempre esperando algo mejor. La tensión entre estos dos aspectos animan al cristiano a trabajar en el mundo con el entusiasmo del “ya”, pero sin aceptar sus valores sin la crítica del “todavía”.

26


A principios del Siglo Veinte hubo en los Estados Unidos un movimiento protestante que se le llamó el Evangelio Social. Este movimiento fue paralelo a las Encíclicas Sociales Católicas, pero más aplicado a la realidades de este país. Uno de sus principales exponentes, Walter Rauschenbusch, nos dice: “El Reino de Dios no se trata sólo de las almas inmortales, sino también de los cuerpos, los hogares, la limpieza, y todos los que sirven en estas labores son ministros de Dios... Cuando tratan de mejorar su contribución a la humanidad, avanzan hacia el Reino de Dios.” El teólogo y científico jesuita Pierre Teilhard de Chardin, S.J. ha escrito mucho sobre este tema, relacionándolo con la visión de San Pablo sobre la continuación de la Encarnación: “La labor industrial, estética, científica y moral del mundo entero sirve para completar físicamente el Cuerpo de Cristo, cuya caridad anima y re-crea todas las cosas. El sueño y el ideal de todos mis esfuerzos es el reino de Dios para cuya realización todos tenemos que trabajar. Tu Cuerpo, Jesús, es el lazo que une todo este esfuerzo, en el cual puedo amar a aquel que se completa.” 27


Teilhard de Chardin: una visión cristiana para el hombre de hoy

Helio J. Gonzalez

El propósito de este trabajo surge de una necesidad personal de plasmar con mis palabras las múltiples ideas que tengo sobre la obra del Padre Pierre Teilhard de Chardin. Aunque no soy biólogo, ni paleontólogo, ni filósofo, sino simplemente un ingeniero en telecomunicaciones, soy un apasionado por los problemas de la Evolución y por sacar de ella un sentido. Soy cristiano desde pequeño, desde el seno de mi hogar recibí una educación acorde con las enseñanzas de la Iglesia Católica con la que mis padres estaban profundamente comprometidos, y me eduqué en una escuela católica regida por hombres ejemplares, los Hermanos de la Caridad, que fueron expulsados de Cuba en 1961 en el vapor Covadonga unos meses después de la confiscación de nuestro Colegio de la Caridad. En 1967 comencé mis estudios de ingeniería en la Universidad de la Habana (CUJAE). Eran tiempos difíciles, el totalitarismo comunista se había enseñoreado de nuestra patria, había miles de presos de conciencia, miles de compatriotas habían sido fusilados y los movimientos de oposición habían sido cruelmente destrozados, la sociedad civil no existía más. La Iglesia, único refugio contestatario existente, languidecía. El régimen se sentía poseído de la verdad suprema y el pueblo lleno de un temor paralizante, obedecía. El año 1969 llamado “del esfuerzo decisivo” fue de una represión ideológica increíble, como antesala del “de la zafra de los diez millones”. El estudiantado que yo había conocido en el Pre-Universitario de Güines, todavía levantisco ideológicamente, se me presentaba desconocido, ahora en la Universidad eran todos, jóvenes o menos jóvenes, (pues había grupos de trabajadores inclusive algunos cuarentones

El Ignaciano

convertidos en estudiantes, por planes especiales del gobierno), casi unánimemente “revolucionarios” , marxistas y ateos, al menos en su cara visible. Recuerdo que teníamos un grupito que no se tragaba aquello, y yo como católico era la cabeza visible y desconcertante, a quien siempre se apegaban; uno de ellos, José Galán era su nombre (y a quien pude encontrar en el exilio después de muchos años) fue muy valiente, pues sin ser creyente dijo serlo para que no lo incluyeran en la cantera de la UJC. Realmente éramos un pequeño grupito dentro de un grupo de más de 100, los que no simpatizábamos con el gobierno de manera abierta pero a la vez cuidadosa y tímida para no ser reprimidos con la expulsión de la universidad. En el tercer año se nos unió el hoy arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Dionisio Garcia; para mí fue tremendo aliciente, pues de esa forma ya no era yo el único católico practicante. Él venía de pasar dos años de castigo forzado en Isla de Pinos, trabajando en el campo, por ser acusado de “demócrata cristiano”. Ese ambiente se extendía por todos los sectores de la sociedad, grandes carteles propagandísticos rezaban: “Los hombres mueren, el partido es inmortal” y de veras, no era fácil ser cristiano en ese ambiente, no sólo por la represión directa, sino por la indirecta en la que los creyentes aparecíamos ante los ojos de todos, como “tontos”, “anticientíficos”, casi que “retrasados mentales”. Cómo se podía creer en un Dios, cuando la “ciencia” y el “materialismo histórico” demostraban su no existencia. Era una falacia inventada por los “imperialistas y el clero”. Los creyentes caíamos automáticamente en el bando de los “no confiables”, se nos toleraba siempre que nos mantuviéramos calladitos. Era algo muy difícil para un joven de mi edad. 28


Llegó un momento en que me debatía entre la fe de mi infancia y mi adolescencia y el medio en que me desenvolvía y que parecía tener la razón en cuanto a los fundamentos de la ciencia y de la técnica. En lo profundo de mi interior me preguntaba si tenía razón o si eran ellos los que la tenían. Lleno de dudas y de contradicciones, se desencadenaba mi lucha interior. En medio de tanta dificultad, el descubrimiento de Teilhard de Chardin fue para mí un acontecimiento que marcó mi vida. El P. Guido Rivard, párroco de mi querido pueblo de Jaruco, me regaló un ejemplar de la revista Informaciones Católicas Internacionales de abril de 1965, en cuya portada se leía, “¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? El Fenómeno Teilhard”, aunque con años de retraso, aquello era un descubrimiento fabuloso para mí, devoré todos los artículos, las Reflexiones, el Cuaderno Quincenal, uno de ellos, el Testimonio, tenía por título, “Para nosotros cristianos del este...”, escrito por el poeta católico húngaro George Ronay, tenía un sabor especial para los católicos cubanos, era como hecho para nosotros. Terminaba así: “El teilhardismo (al menos para nosotros cristianos del este) no es una filosofía, es una vida que se expande completándose, un pensamiento que, integrado en la historia, llega a ser parte esencial, fuerza formadora de la historia... El nos hizo, por otro lado, abrir los ojos para ver más completamente, más humanamente

y más divinamente a la vez, la moral y el universo. Se puede imaginar, un futuro en el que todas estas teorías científicas serán rechazadas o sobrepasadas; pero permanecerá el sentido de la orientación que él nos dio... siempre avanzaremos en la dirección indicada por él”. Mi lucha interior comenzó a hacerse constructiva, las contradicciones comenzaron a servir a modo dialéctico, de puente por donde avanzar, entonces la vida tanto en el campo de la realidad exterior como interior tomó un sentido, se convirtió en acción optimista en busca de un mundo mejor y la solidaridad entre los hombres en amor cristificado. El P. Rolando Laneuville (hoy misionero en Kenia) fue consiguiéndome sus libros. Poco a poco, pude leer seis de sus obras o relativas a su pensamiento. En la medida que leía sus libros, o los de otros autores referentes a su obra, iba tomando nota, de tal manera de poder hacer un compendio simplificado de una obra tan extensa y compleja. Mi vida había cambiado para siempre. No era la época del Internet, ni mucho menos de las computadoras, en Cuba ni podía soñarse con ello, ni en ese momento ni muchos años después, nunca pude tener una mientras viví en la Isla. Hasta conseguir una máquina de escribir era difícil. Después de la revista que nombré, el P. Guido siguió prestándome otras, así como otros materiales que recibía de los Padres Misioneros Extranjeros canadienses. Todo era tan nuevo, que me cautivaba. 29


Sor Juana Inés de la Cruz, mujer excepcional de Lationoamérica Teresa Fernández Soneira Es esbelta y delgada, con ancha frente sobre la que cae la curva de la toca. Tiene los ojos grandes, la nariz fina y delgados los labios. Sentada junto al escritorio, lleva un escapulario negro y ancho sobre el que se desliza el largo rosario de gruesas cuentas. El hábito, de amplia tela blanca, le cubre casi toda la mano derecha, dejando solo visibles los dedos que descansan sobre un libro. Esta es una imagen de 1750 de sor Juana Inés de la Cruz, que nos ha dejado el pintor mexicano Miguel Cabrera. Juana Inés de Asbaje y Ramírez nace el 12 de Noviembre de 1651 en San Miguel Nepantla, México, en momentos en que e1 país vive la época virreinal. Es el siglo XVII, y continúa en las Américas la etapa de la evangelización y edificación. Es tiempo de arquitectos y albañiles; de ciudades, conventos, iglesias y hospitales. El poder político y militar es español; el económico es criollo, y el religioso se reparte entre los dos.

El Ignaciano

La cultura de la Nueva España en esta ápoca es ante todo una cultura verbal: el púlpito, la cátedra y la tertulia. Minoritaria, académica y religiosa, la literatura es escrita por hombres y para ser leída por ellos, aunque hubo excepciones como son 1os poemas de María Estrada de Medinilla (1640) . Pero ni la universidad, ni los colegios de enseñanza superior estaban abiertos a la mujer. La única oportunidad que ésta tenía de entrar en el mundo de la cultura era, citando a Octavio Paz, “deslizándose por la puerta entreabierta de la Corte y de la Iglesia”. Se publican pocos libros, y casi todos son de temas religiosos. Por eso es verdaderamente sorprendente que el escritor más importante de la Nueva España haya sido una mujer: sor Juana Inés de la Cruz. Pocos escritores, y mucho menos mujeres, han disfrutado en este mundo de la fama que gozó sor Juana, ya que sus obras fueron conocidas, aclamadas y editadas durante su vida. Pero hablemos de sor Juana. 30


Faith Desde edad temprana demuestra su interés por las letras. Cuando aún balbucea, ya quiere saberlo todo, y ella misma dice: “No había cumplido los tres años de mi edad, cuando enviando mi madre a una hermana mía, mayor que yo, a que le enseñase a leer en una de las que llaman amigas , me llevó a mí tras ella el cariño y la travesura; y viendo que le daban lección, me encendí yo de manera en el deseo de saber leer, que engañando a la maestra le dije que mi madre ordenaba me diese lección...”. Por entonces oyó 1a niña Juana que en la ciudad de México había un lugar famoso en donde los muchachos y las muchachas no hacían otra cosa que leer y estudiar. Pidió entonces que la vistieran de hombre y la llevaran a la universidad. Pero cuando no le permitieron eso, se desquitó leyendo todos los libros de la biblioteca de su abuelo. A los seis o siete años ya escribe, lee y hace labores, y a 1os 13 años se muda a la capital cuando el Marqués de Mancera le abre las puertas de palacio. A1 verla tan versada, los canónigos, los teólogos y los eruditos de la Universidad, tratan de bajarle los humos y cortarle las alas. Consideran un entrometimiento que una mujer hable de cosas sagradas y que opine sobre asuntos de envergadura. El virrey quiere desvalorizar el prestigio de Juana Inés y reúne en Palacio a cuantos hombres ilustrados hay para someterla a un examen académico profundo. Ella los va desarmando a todos uno a uno y poco a poco, saliendo victoriosa de la prueba. En la Corte comienza para Juana una vida de fiestas y de damas venidas de Europa. Dicen que por entonces tuvo romances con algún cortesano, y ella misma escribe: “En dos partes dividida/tengo el alma en confusión, / una, esclava a la pasión, /y otra, a la razón medida. /Guerra civil encendida, /aflige el pecho importuna:/quiere vencer cada una /y entre fortunas tan varias, /morirán ambas contrarias, /pero vencerá ninguna”. Sobre aquellos rumores de romances Menéndez y Pelayo observa: “Es verdad que no hay más indicio que sus propios versos, pero estos hablan con tal elocuencia, y con voces tales de pasión sincera y ma1 correspondida o torpemente burlada, que solo quien no esté acostumbrado a distinguir el legítimo acento de la emoción lírica, podrá creer que se escribieron por pasatiempo de sociedad o para

expresar afectos ajenos... Aquellos celos son verdaderos celos”. Pero todo indicaba que Juana Inés y sus admiradores se movían en diferentes niveles: ella los busca espirituales, mientras que ellos la encontraba quizás muy pura, o tal vez, ¿demasiado intelectual? Ella es muy bella, pero tal vez más bella por dentro que por fuera, y a ningún admirador le interesa aquella estampa interior. Un buen día, cuando tenía 15 años de edad, anuncia que entra en e1 Convento de las Descalzas. Probablemente sus pretendientes y amigos se quedaron perplejos ante aquella noticia. ¿Cómo iba a ser posible que una muchacha como ella malgastara su vida tras las paredes de un convento? Y es que Juana Inés poseía un espíritu tan superior al de las muchachas de su época, que resultaba absurdo pensar que ningunas motivaciones negativas la indujeran a recluirse en el convento. Con su afición por las letras y a la cultura en general, e1 convento era 1o más cercano a los templos del saber, cuyas puertas estaban cerradas y prohibidas a las mujeres. Para Gabriela Mistral entrar de religiosa no fue “sino un gesto como el de quien desecha una masa viscosa, el mundo, por denso y brutal; y pone sus pies sobre esa piedra blanca y pura de un convento”. Juana se apartó del mundo por tener mucha sensibilidad. Pero antes del año tiene que salir del Convento de 1as Descalzas pues su resistencia física no soporta la severidad de la regla. Al poco tiempo, el 24 de Febrero de 1669, a la edad de 17 años entra en el Convento de San Jerónimo, y profesa al año siguiente. Allí permanecerá hasta su muerte. En esa época los conventos mexicanos no eran solo de plegarias y sacrificios, sino que, como escribió Amado Nervo en su biografía de la monja, “el rumor del mundo entraba muy dentro de 1as celdas, convertidas a menudo en salones literarios, cenáculos de cultura en los cuales se reunía 1o mejor de la sociedad colonial”. En las Descalzas lo que ella busca no son mortificaciones, sino estudio. Para continuar leyendo este artículo: HIPERVINCULO 31


Sección Especial: “La violencia en las escuelas” Guillermo Molero 11th Grade Belen Jesuit Preparatory School The issue of security in our schools has once again come up in the national political conversation, as has debate over gun control legislation. And rightfully so, as the safety and well-being of America’s students, and people in general, is always of the utmost concern. The spectre of gun violence and mass shooting after mass shooting has haunted the American public and the American student for far too long. These, like many other topics, have no simple and direct solutions, there are many common sense steps that can be taken to prevent tragedies like those in Parkland and Newtown. There is an abhorrent amount of gun violence in this country. According to the World Health Organization, the U.S. has one of the highest rates of death by firearm in the developed world. This is further confirmed by a study by the OECD, which shows that gun homicide rates are 25.2 times higher in the United States than in other high-income nations. This can be attributed to the fact that the process of getting a gun in this country is too simple and too quick, foregoing practical and important precautionary

El Ignaciano

measures. Background checks in many states are not thorough enough, and in some places they aren’t even necessary. Some of the weapons being sold to individuals are of ridiculous strength, particularly given the reasons individuals provide for owning firearms in the first place. The restrictions on people that are able to get guns are also incredibly lax, seeing as though individuals on the nofly list are among those who still have the ability to purchase them and some states allow people below the age of 21 to purchase weapons. There are some practical solutions that can be readily implemented across the country to curtail violence caused by firearms, which comes not only in the form of school shootings, but also in murders and suicides. Among those are the following: - The minimum age to buy a firearm should be 21 across the country, so as to prevent those that are too young (and possibly more likely to act on a whim or with ill temperament) from getting access to weapons.

32


- A thorough ban on assault weapons should be passed by Congress. Assault weapons have no purpose other than to kill, and they should he reserved for military, not civilian, use. And to those that claim that weapons bans can be circumvented by making new ones: laws ought to be made, then enforced. Any step is a step forward, and those can continue to be added upon as new problems arise. - The process of getting a weapon should become even more stringent. Waiting periods should be extended and background checks should be made more thorough to prevent weapons from getting into the wrong hands. Psychological screenings should also be expanded upon to ensure that those who are mentally ill or unstable are not given access to weapons. - Security in schools should be increased through practical means, including

limiting points of entry and increasing surveillance, and cooperation with local law enforcement to ensure students’ safety is vital. On another note, the prospect of arming teachers is ridiculous. Teachers are not members of law enforcement, and arming them can add to the chaos of a dangerous situation. In the event of a shooting, teachers might accidentally injure or kill their own students, other students, and even first responders and the police. They may also be mistakenly identified as dangerous simply because they possess a weapon. So this is, to put it bluntly, a terribly stupid idea. Students and adults alike are horrified by the events at Parkland. Hopefully our elected officials can take the actions necessary for preventing similar incidents in the future.

33


Sección Especial: “La violencia en las escuelas” Peter Morales Belen Jesuit Preparatory School 14. That is, according to CNN, the number of school shootings that have taken place in the United States in 2018. This averages out to approximately 1.5 school shootings per week, with some of these shootings resulting in double digit casualties. The one that most certainly hits closest to home is the tragedy that took place in Marjory Stoneman Douglas High School, in which an armed gunman freely entered the school and killed 17 people. Of course, in the wake of this massacre, the country is experiencing a new wave of outcries for protective laws, gun reform, and other similar measures. While this issue may seem pressing now, it is important to remember that the United States is no stranger to these events. From the tragedy that took place at Sandy Hook Elementary School in 2012, to events even further in the past such as the Columbine Massacre in 1999, the United States has repeatedly experienced times of desperation and ensuing outcries for gun reform. Sadly, however, none of these events resulted in any definitive legislative action from the federal government or most states. Tragically, at least at the federal level, the

El Ignaciano

story remains the same. There were brief glimpses of hope, such as Donald Trump telling Sen. Dianne Feinstein (D-CA) that he would be willing to consider an assault weapons ban proposed by Senate Democrats. There were instances of companies and legislators speaking out against the National Rifle Association, and even severing ties with them completely. However, despite these early positive indicators, it appears that the gun lobby has won again. President Trump has scaled back his support for raising the age of purchase on weapons, saying in a tweet that there was “not much political support.” Furthermore, the NRA has increased its lobbying and donation efforts, and is also suing the State of Florida to block its recent law that increased purchasing ages on all firearms to 21 years old. Despite the political momentum created by the students in Parkland, the gun lobby remains powerful. There must be something that we, as Americans, can do to push for real gun reform, so as to ensure that nobody else is harmed by a, frankly, preventable crime.

34


The law that was recently enacted by the State of Florida, the Marjory Stoneman Douglas High School Public Safety Act, offers many good solutions, and we should certainly celebrate the first real gun control in Florida in over 20 years. But this first good step leaves some critical solutions out. For instance, the law provides that one can only purchase firearms at 21 years of age, a ban which only previously applied to handguns. Furthermore, it institutes a 30-day waiting period after the purchase of a firearm before one can take possession of it, a rule which also only previously extended to handguns. It also allows officers to petition a court for a temporary order that allows a policeman to remove a firearm from a person who is at risk of harming himself or others. Unfortunately, the law is missing a critical step: a complete ban of assault weapons. These weapons, such as the AR-15 used at Stoneman Douglas, should not be allowed anywhere in civilian hands, and for one reason: they are simply too excessive. Despite their uses for recreation, hunting, and “self-defense”, it is clear from the sheer amount of lives lost in 2018 alone due to unregulated assault weapons, we should not allow civilian

access to what can be considered, practically, as weapons of war designed to take human lives. Bans of this nature are not completely foreign to America, with the District of Columbia attempting to outlaw public wielding of a handgun in 1976. However, this ban was nullified in the 2008 Supreme Court case, District of Columbia v. Heller. The argument was that, due to the Second Amendment, it was unlawful to completely ban any sort of firearm. While the Constitution does guarantee the right to bear arms, the American people must realize that their safety is more important than the pride or perceived “security” that comes with gun ownership. While an all-out ban may be offensive to some, it is evident that the status quo is not acceptable. As Mike Fernandez, CEO of MBF Healthcare Partners, said in a recent op-ed in the Miami Herald: “It is clear that the risks outweigh the benefits.” Whether you agree with Florida’s reforms, or the modest approach taken by President Trump, one thing is clear; we must protect our children. We need some form of gun reform, and we need it now. 35


Reseñas En un libro de 56 páginas, 25 JESUITAS AVENTUREROS DE DIOS, el padre Pedro Cartaya, S.J. nos brinda una mirada en la vida de 25 jesuitas que han sido importantes en el compromiso de servir al prójimo y contribuir a una mayor comprensión del amor de Dios a la creación y a todos los seres humanos. con esa dignidad propia y esa responsabilidad creciente que debe sentir en el servicio a su Creador. Por las páginas del libro encontraremos figuras conocidas y muchos otros de los que apenas hemos escuchado pero que fueron muy importantes en aquellos lugares o tareas a las que fueron enviados a servir. Entre ellos Mateo Ricci, Teilhard de Chardin, Ángelo Secchi, Karl Rahner. Hernando Domínguez Camargo, Benito Viñes, Aldo Giachi, Luis Ruiz Suárez y otros. 9789945-16-700-9 2015 R. 59 p.

El padre James Martin S.J., uno de los hacedores de la revista AMÉRICA, que ha tenido un impacto importante en la comprensión del cristianismo y su Iglesia en el convulso, inquieto y desorientado mundo contemporáneo. En este libro, JESUS, ofrece una «audaz reconsideración de la vida de Cristo, tanto de sus hechos como de sus palabras, fiel a la tradición cristiana, pero atenta también a aspectos de la narración que a menudo han sido pasados por alto». Nos presenta el Jesús histórico con «profundas reflexiones espirituales sobre el Cristo de la fe». Un libro escrito para una humanidad sedienta de la verdad aceptada en la libertad, nunca impuesta, siempre reflexiva. Un libro para todos, para los creyentes que de verdad quieren conocer a Jesús y para todos aquellos agnósticos de ojos, mente y corazón abiertos. 978-84-271-3676-2 2014 R. 540 p. Editorial Mensajero

El Ignaciano

36


Emilio Cueto (La Habana, 1944) estudió en el colegio Belén en Cuba y terminó como abogado e investigador, residiendo en Estados Unidos desde 1961. Es autor de varios libros importantes sobre la historia de Cuba. De este libro CIEN BARCOS EN LA HISTORIA DE CUBA, nos dice el autor: «Los principales hitos de nuestra Historia han sido marcados por barcos. En épocas remotas Cuba era territorio desierto... y en barcos llegaron nuestros primeros habitantes, aborígenes caribeños. Con las tres carabelas nos hicieron colonia española. Y eso fuimos hasta que explotó el Maine en La Habana, convirtiéndonos, simultáneamente, en un país independiente y muy dependiente de los Estados Unidos. Y entonces llegó el Granma, que enrumbó la Isla hacia el Este y a un buen número de cubanos hacia el Norte. Las embarcaciones de Bahía de Cochinos intentaron, sin éxito, abrir un nuevo capítulo. Los barcos nos hicieron españoles, ingleses y americanos. Pero, por encima de todo, nos hicieron cubanos: Con lo que trajeron (Cachita, el escudo, la bandera, los Versos Sencillos, el beisbol, la mariposa, flor nacional) —y llevaron (emigrados, azúcar, la habanera)— hicimos nuestra Cuba y nos convertimos en el pueblo que somos ». De una manera muy original y utilizando a los barcos que llegaron a, o salieron de, Cuba durante toda su historia, el autor realiza una investigación que nos ayuda a comprender las esencias del cubano y asombra por la información histórica que presenta al lector. 978-1-59388-293-8 2018 R. 544 p. Ediciones Universal 37


Autor de la portada Koltun was the first media photographer to be allowed to travel to Cuba in 1994. His photography portrayed the unknown images of the inside of Cuba at that time. prior to that he spent more than 45 years covering hard breaking news for Agencia EFE, and other news papers, traveling through Nicaragua, San Salvador, Guatemala, Peru, Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Venezuela , Costa Rica, Colombia, Mexico, Honduras, Dominican Republic, Panama and Haiti.

Autor de la contraportada Siro del Castillo (Havana, 1943) “attended Belen Jesuit School. At age 17 and still a student, he was arrested for his involvement in anti-Castro activities. Because of his youth, his sentence was set to end on his 21st birthday. From 1964 to 1970, Mr. del Castillo worked as an architectural designer for the National Institute of Tourism. In 1970, he resigned and was sent to a forced-labor farm. In March 1972, he finally obtained permission to leave the country. “In 2000, Mr. del Castillo received two prestigious awards. In February, the Florida Immigrant Advocacy Center honored him with the Liberty and Justice for All award. In September, FACE selected him for its Directors´ Award. “Mr. del Castillo is senior electrical designer at Manuel Perea P.E. Inc., Consulting Engineers. He is also an artist and has had his paintings exhibited frequently over the past two decades. He lives in Miami with his wife and son.” [1] In 2003 he was a board member of the Memory, Truth and Justice: Comparative Perspectives on National Reconciliation.

El Ignaciano @elignaciano @elignaciano El Ignaciano

El Ignaciano elignaciano.com

38


Prueba_Agosto  
Prueba_Agosto  
Advertisement