Page 1


El grupo de Trabajo Estudiantil LABERINTO crea un espacio donde se divulga y discute la investigación del comportamiento en Psicología Báscia y a la par realiza eventos académicos (conversatorios y conferencias) acerca de temas de relevancia para la investigación en el ámbito nacional e internacional. Si tienes un trabajo de investigación, entrevistas, reseñas o ensayos dentro del área y quieres darlo a conocer, háznoslo saber a través del correo: lab.aprendizaje@gmail.com


UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA RECTOR Ignacio Mantilla VICERRECTOR María Clemencia Vargas DIRECTORA BIENESTAR SEDE BOGOTÁ Oscar Oliveros Garay JEFE PROGRAMA GESTIÓN DE PROYECTOS Elizabeth Moreno DIRECTORA BIENESTAR CIENCIAS HUMANAS María Elvia Domínguez DECANO FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Sergio Bolaños DIRECTOR DEPARTAMENTO DE PSICOLOGÍA Y DIRECTOR LABORATORIO DE APRENDIZAJE Y COMPORTAMIENTO ANIMAL Germán Gutiérrez COMITÉ EDITORIAL Dirección Germán Gutiérrez Edición Tatiana Fonseca Ana Lucía Arbaiza Diagramación y Diseño Diego Escobar (PGP) Equipo de Colaboradores Miguel Puentes María Paula Arteaga Luis Carlos Posso Nicolás Cediel Camilo Becerra


Contenido EDITORIAL (p. 4)

Oferta académica en Psicología: del programa universal a la elección ilimitada Germán Gutiérrez

EXPERIMENTAL (p. 6)

Elección y Explotación de Parches En Ratas Maryed Rojas Leguizamón, Óscar García-Leal y Cristiano Valerio dos Santos

(p. 13)

Análisis Molar y Molecular: Dos Visiones del Reforzamiento Nataly Yáñez Ramírez

(p. 17)

La Explicación Mecanicista y la Continuidad Biopsicológica Andrés Segovia Cuellar

PANORAMA (p. 22)

LABERINTO: El Boletín del Laboratorio de Aprendizaje y Comportamiento Animal Aristóbulo Pérez González

(p. 24)

Algunas reflexiones sobre la necesidad de una “psicología básica” y la posibilidad de una “psicología aplicada” René Bautista Castro

(p. 29)

Estudio de la conducta sexual del Bobo Café. Travesía en el Parque Nacional Islas Marietas Laura Suárez

(p. 32)

Los Laboratorios de la Psique: Un recorrido por el estado y el desarrollo de la Psicología Científica Oswaldo Gamboa

(p. 34)

Juan Manuel Toro: Entrevista Laura Suárez


L A BERINTO 12 / II-2012

Editorial

OFERTA ACADÉMICA EN PSICOLOGÍA: DEL PROGR AMA UNIVERSAL A LA ELECCIÓN ILIMITADA G E R M Á N G U T I É R R E Z (gagutierrezd@unal.edu.co) Universidad Nacional de Colombia

La disponibilidad de oportunidades ha incrementado

Por ejemplo, el programa de Psicología de la Universi-

para segmentos muy importantes de nuestra sociedad. Aun

dad Nacional hace 30 años estaba predeterminado y

con tremendas limitaciones y desigualdades, el acceso a la

era compartido por los estudiantes casi totalmente, con

salud, a la educación e incluso a áreas de desempeño laboral

excepción de la práctica profesional, que era elegida

ha incrementado en las últimas décadas. A nivel de educación

de tres opciones posibles. Para el año 2012 este mismo

superior, en Colombia, la oferta de instituciones educativas

programa no solo cuenta con un componente puramen-

es amplia y variada. Un buen estudiante, por ejemplo, puede

te electivo, sino que otros componentes permiten elegir

estudiar en la Universidad Nacional, tomar cursos en otras 10

de un menú de cursos para el cumplimiento de requisi-

universidades colombianas, hacer una pasantía en un labora-

tos obligatorios; además, las prácticas suman cerca de

torio en Latinoamérica, Norte América o Europa y estudiar un

20 opciones. Todo esto genera la posibilidad de crear

posgrado en una de las cientos de universidades del mundo.

múltiples perfiles que responden a los intereses y habi-

Por supuesto, estas oportunidades no son ilimitadas, pero son

lidades de los estudiantes, y (se espera) a las necesida-

posibles para nuestros estudiantes, hoy. ¿Por qué los vemos

des sociales respecto al ejercicio de la profesión.

en ocasiones paralizados? ¿Por qué tienen dificultades para

Todo lo anterior suena bien, ¿verdad? ¿Por qué

elegir, para decidir en qué carrera seguir, para decidir cómo

entonces, lo presento como un riesgo? Primero, porque

desarrollar y sacar el mejor provecho de sus opciones? ¿No de-

los criterios de elección de cursos y aun de rutas forma-

biera ser al contrario, dado el creciente número de posibilida-

tivas pueden ser inapropiados. Tener la oportunidad de

des a su alcance?

elegir entre un número amplio de opciones puede con-

Elegir parece haberse convertido en sinónimo de bien-

ducir a la parálisis, a la dispersión o a la elección basa-

estar y es considerado en forma creciente como parte de nues-

da en criterios superficiales o irrelevantes. Esto ocurre

tros derechos; no solo poder elegir en política o en los grandes

en otros ámbitos en los que las opciones de elección

asuntos vitales como una pareja o una profesión, sino en cada

han ido creciendo. Barry Schwartz en su libro The pa-

aspecto de la vida. Tener oportunidad de elegir parece mejo-

radox of Choice (2004), presenta un convincente caso

rar el sentido de control del estudiante sobre su educación,

al señalar que las sociedades contemporáneas han ido

transfiere parte de la responsabilidad de dicha educación de

ampliando de manera significativa las opciones respec-

la institución al propio estudiante y exige ofrecer programas

to a cada aspecto de nuestras vidas: los productos de

más organizados alrededor de las necesidades, habilidades e

consumo diario como comidas y productos de limpieza,

intereses de cada estudiante.

los electrodomésticos, la ropa, los servicios médicos,

Sin embargo, tener opciones, especialmente bajo cier-

los planes financieros y de pensión y hasta nuestros

tas condiciones, también ofrece riesgos. ¿Comprende el estu-

propios funerales. Todos los ámbitos de la vida se han

diante la pertinencia de su formación? Mientras la estructura

llenado de opciones. La educación no escapa a ello; en

de los programas curriculares de hace algunas décadas era

nuestro país, a comienzos de los años 90, existían 14

cerrada y rígida, la estructura de hoy es abierta y muy flexible.

programas de Psicología. En dos décadas, ese número

(4)


se ha multiplicado por diez. Al interior de los programas

lorar el crecimiento irrestricto de opciones académicas derive

ha habido una ampliación de la oferta de cursos, rutas

en la asignación de un valor injustificado a una oferta creciente

formativas, posibilidades de programas múltiples que

y, quizás, poco depurada.

parecen ir en la misma dirección. El problema, dice Schwartz (2004), es que «más» no es necesariamente «mejor». Estudios realizados por psicólogos sociales han mostrado que,

REFERENCIA

inicialmente, un aumento en las opciones a la hora de elegir mejora la calidad de dichas opciones y el resultado final puede ser favorable para quien toma

Schwartz, B. (2004). The paradox of choice. Why more is less. New York: Harper Collins.

las decisiones. Sin embargo, si el número de opciones continúa creciendo, establecer referencias y comparaciones se hace muy difícil, especialmente porque los productos varían en múltiples dimensiones. En consecuencia, las decisiones terminan siendo el resultado de sesgos, apariencias del uso de indicadores inadecuados sobre el objeto de la elección. Más importante aún, el crecimiento en las opciones de elección, que todos parecemos preferir, en lugar de ofrecer mayor satisfacción, como nos viene prometiendo la cultura occidental contemporánea, produce insatisfacción. Buena parte de dicha insatisfacción se deriva de la idea de que se está «perdiendo» de algo más que no se logró obtener o elegir. Siempre hay algo más que quedó por fuera de nuestra elección, un curso más al que quizás hubiéramos podido asistir, aquel que hubiera hecho una «diferencia» en nuestra formación. Del lado de la oferta, el efecto es ampliar las posibilidades, ofrecer nuevas opciones, más atractivas. Todo esto también suena bien en principio, excepto porque lo que estamos observando en nuestros programas es un crecimiento en la oferta de los cursos de libre elección y una cierta tendencia al «abandono» de los cursos troncales y tradicionales, que a pesar del valor que tienen para la formación esencial de los estudiantes en cualquier disciplina, resultan cada vez menos atractivos en un mundo que quiere ofrecer ilimitadas nuevas opciones. No dudo que nuestros programas hayan mejorado gracias a un incremento en la flexibilidad y en la elección. Al mismo tiempo, sin embargo, sugiero que de este cambio deseable se está generando una tendencia que es necesario mirar con atención. En esta medida, es necesario un examen cuidadoso de los programas, un balance entre lo clásico y lo nuevo, entre lo central y lo periférico, para evitar que esta tendencia a sobreva(5)


L A BERINTO 12 / II-2012

Experimental

ELECCIÓN Y E XPLOTACIÓN DE PARCHES EN R ATAS M A R Y E D R O J A S L E G U I Z A M Ó N (m a r y e d r o j a s @ g m a i l . c o m ) , Ó S C A R G A R C Í A - L E A L (o s c a r g l @ c e n c a r. u d g . m x ) Y C R I S T I A N O VA L E R I O D O S S A N T O S (c v a l e r i o @ c u c b a . u d g . m x ) Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento, Universidad de Guadalajara.

RESUMEN

ABSTRACT

El valor predictivo del Teorema del Valor Marginal

The Marginal Value Theorem (MVT), as a norma-

(TVM), en tanto modelo normativo que prescribe el comporta-

tive model of optimal behavior in foraging situations,

miento óptimo en una situación de búsqueda de alimento, ha

has been evaluated in both, natural and laboratory

sido contrastado en diferentes especies, así como en estudios

settings, and with different animal species. However, it

de laboratorio y situaciones naturales. Sin embargo, algunos

is often to find contrasting evidences in the literature,

estudios han reportado estrategias de elección y explotación

specially deviated behavior from the MVT’s predictions.

de parches que se alejan de lo prescrito por el Teorema. El

These deviations have been reported between species,

presente trabajo extiende los estudios realizados con ratas

and in choices and in patches’ exploitation.  This work

(Rattus norvegicus) en condiciones de laboratorio, utilizando

represents an extension of previous laboratory studies

un diseño semejante al empleado por Hanson y Green (1989).

with rats (Rattus norvegicus), using a similar method to

Los resultados obtenidos soportan las predicciones del TVM

that used by Hanson y Green (1989). The results support

en relación con el valor de riqueza de los parches, pero no

the predictions of MVT about the patch’s value, but not

así en el caso del efecto de manipular el valor de riqueza del

about the habitat’s value. Although, the estimation of

hábitat. Los datos tampoco permiten proponer la estimación

prey’s local density doesn’t seem to be a reliable crite-

de densidad de presas local a través del giving-up-time (GUT)

ria to allocate the optimal time to leave a patch.

como el criterio del abandono de un parche. Palabras clave: búsqueda de alimento, teorema del valor marginal, costo de traslado, elección, explotación de parches.

(6)

Keywords: foraging, marginal value theorem, search cost, choice, patch’s explotation


ELECCIÓN Y EXPLOTACIÓN DE PARCHES EN RATAS

abandonar un parche cuando la tasa de encuentro de presas en ese parche sea inferior a la tasa de encuentro promedio de

Durante un episodio de búsqueda de alimento

presas en el hábitat (Krebs, Ryan y Charnov, 1974). A partir de

en una situación natural, los animales distribuyen su

esta estrategia, se derivan cuatro predicciones principales: (1)

tiempo en zonas geográficas que contienen alimento,

un animal permanecerá tanto más tiempo en un parche cuanto

separadas entre sí por zonas de traslado que no lo con-

más rico sea, esto es, cuanto mayor sea la tasa promedio de

tienen. A cada una de las zonas geográficas en las que

obtención de presas en ese parche; (2) la cantidad de tiempo

es posible obtener alimento se ha denominado típica-

que un animal permanecerá en un parche será función de la ri-

mente parche y, a cada ítem discreto de alimento con-

queza del hábitat, de tal forma que el tiempo de explotación de

tenido en ella, presa (Shettleworth, 1988). Una vez que

un parche disminuirá si el hábitat se enriquece, e incrementará

un animal ingresa a un parche en búsqueda de comida,

si el hábitat se empobrece (Hanson y Green, 1989; Stephens

dicho alimento comienza a agotarse, bien sea como re-

y Krebs, 1986). ¿Es factible identificar un criterio que permita

sultado de su propia actividad predatoria, bien sea por

a un animal estimar el momento óptimo de abandono de un

otros factores; de modo que el animal debe abandonar

parche? De la formulación matemática del TVM, se deriva que

dicho parche y recorrer una zona de traslado en busca

la tasa de encuentro de presas en un parche será igual al recí-

de nuevos parches donde forrajear.

proco del intervalo temporal entre dos capturas consecutivas.

Los parches están definidos por la función de

En consecuencia, el tiempo transcurrido desde la última presa

ganancia de acuerdo con la cual un animal obtiene ali-

encontrada puede operar como un buen estimador de la densi-

mento en él. Dicha función de ganancia es una descrip-

dad local de disponibilidad de presas en el parche (GUT —giving

ción de cuánto alimento puede obtener un animal en

up time—, por sus siglas en inglés), de tal modo que un animal

función del tiempo en el que permanezca en el parche.

abandona un parche cuando el tiempo transcurrido desde la úl-

Un parche es más rico entre más alimento por unidad de

tima presa encontrada supera un umbral θ sin que se haya pre-

tiempo entregue.

sentado una nueva presa. En relación con este criterio, se dedu-

Por otro lado, la riqueza de un ambiente estará

ce que (3) dado un hábitat particular, el GUT será constante para

determinada por la riqueza de los parches que lo com-

todos los parches, y (4) el GUT será menor en hábitats ricos que

ponen, la densidad de parches en él y por el costo, en

en hábitats pobres (Krebs, Ryan y Charnov, 1974).

términos de gasto de energía, que tiene para un animal

Las predicciones derivadas del TVM han sido contras-

el desplazamiento entre parches. De esta manera, la ri-

tadas en múltiples estudios utilizando diferentes especies,

queza de un ambiente será inversamente proporcional

tanto en condiciones controladas de laboratorio, como en si-

al costo de traslado promedio entre parches.

tuaciones naturales.

Heredera de la tradición económica y, en con-

Krebs, Ryan y Charnov (1974), en un estudio realizado

secuencia, asumiendo que un animal desplegará una

con pájaros carboneros (Parus atricapillus), contrastaron el

estrategia óptima de búsqueda de alimento en la medi-

efecto predicho por el TVM relativo al efecto del valor de ri-

da en la que esta le permita maximizar la tasa neta de

queza de un parche sobre el tiempo de explotación; de igual

ganancia a largo plazo (Pyke, 1984), la Teoría del Forra-

manera, observaron como el GUT no difería significativamente

jeo Óptimo –(TFO) (Emlen, 1966; MacArthur y Pianka,

entre parches de un miso hábitat, independientemente de su

1966; Perry y Pianka, 1997; Pyke, 1984; Schoener, 1971)

valor de riqueza. Hanson y Green (1989) estudiaron en palo-

se ha constituido como un marco normativo de alto va-

mas domésticas (Columba livia) el efecto de variar el valor de

lor hipotético y predictivo, pues proporciona un modelo

riqueza del hábitat mediante la manipulación del costo de tras-

teórico que ha permitido la formulación de hipótesis

lado sobre la elección y explotación de los parches. Para ello,

susceptibles de contrastación experimental (Stephens

diseñaron una situación en condiciones de laboratorio en la

y Krebs, 1986).

que simularon los periodos de traslado y de explotación de los

En el marco de la Teoría del Forrajeo Óptimo, el

parches. El costo de traslado estuvo determinado por el uso de

Teorema del Valor Marginal –TVM-(Charnov, 1976) pro-

programas de razón variable en un rango que oscilaba entre

pone una estrategia óptima de explotación de un hábi-

las 5 y las 160 respuestas, en tanto que el decaimiento en la

tat como el descrito anteriormente: un animal deberá

disponibilidad de presas al interior de los parches se simuló (7)


L A BERINTO 12 / II-2012

mediante el uso de programas de razón progresiva variable;

MÉTODO

asimismo, manipularon la probabilidad de encuentro de los parches ricos. En todos los casos se observaron resultados compatibles con las predicciones del TVM.

Sujetos Participaron en el estudio 3 ratas hembra y una

Sin embargo, los resultados obtenidos en algunos es-

rata macho wistar, experimentalmente ingenuas y man-

tudios cuestionan la potencia explicativa del TVM, al menos

tenidas, en promedio, a un 83% de su peso durante el

cuando se trata de realizar predicciones cuantitativas.

experimento.

Alonso, Alonso, Bautista y Muñoz-Pulido (1995), en un estudio con grullas (Grus grus), cuyo objetivo era analizar el

Instrumento

efecto de manipulación del valor de riqueza del hábitat, única-

El experimento se realizó en tres cajas operan-

mente lo observaron en los parches pobres, de esta manera, al

tes marca MED, conectadas entre sí como se ilustra en

empobrecer el hábitat se incrementó el tiempo de explotación

la Figura 1. La caja de la parte superior del diagrama

únicamente en los parches pobres; de forma similar, cuando

está conectada a las otras dos mediante corredores de

incrementaron el valor de riqueza, observaron menores ingre-

acrílico con puertas automáticas tipo guillotina, situa-

sos a los parches pobres. En un estudio posterior, Amano, Us-

das en la entrada de las dos cajas inferiores. Las cajas

hiyama, Fujita y Higuchi (2006) también analizaron el número

inferiores simularon parches y en la caja superior se lle-

de ingresos a parches pobres y ricos en un grupo de ánsares

vó a cabo la transición entre los mismos. Cada uno de

caretos (Anser albifrons). Tal y como predice el TVM observa-

los parches contenía dos palancas retráctiles, un estí-

ron mayor explotación de los parches ricos que de los parches

mulo luminoso, ruido blanco y dispensadores de comi-

pobres, si bien el número de ingresos a ambos tipos de parche

da. La caja de traslado o tránsito tuvo una palanca, dos

no difirió significativamente. Mellgren, Misasi y Brown (1984)

estímulos luminosos y ruido blanco. En el panel frontal

utilizaron ratas (Rattus norvegicus) en un estudio bajo condi-

de los parches, se encontraba una de las palancas, una

ciones controladas de laboratorio que simulaba un ambiente

luz blanca y el dispensador de pellets. La palanca y la

natural. Las predicciones del TVM se ajustaron al comporta-

luz se ubicaron en la parte izquierda del panel y el co-

miento exhibido por las ratas, no obstante, los autores reportaron una sobre-explotación de los parches pobres y una subexplotación de los ricos. Una posible explicación de las diferencias reportadas en los estudios citados alude a estrategias diferentes de elección y explotación de parches entre especies, favorecidas diferencialmente en función de características propias de la especie o por haberse visto sometidas a diferentes presiones ambientales. En tanto una parte fundamental de los estudios realizados en los laboratorios de psicología utilizan a la rata como sujeto experimental, el propósito de este trabajo es extender el conocimiento disponible en relación con las estrategias de elección y explotación de parches en la rata (Rattus novergicus), contrastando el valor predictivo del TVM en una situación controlada de laboratorio elaborada a partir de la preparación experimental descrita en Hanson y Green (1989).

Figura 1. Instrumento compuesto por dos cajas operantes. La caja de la parte superior está conectada a las tres de la parte inferior mediante corredores de acrílico. (8)


medero en la parte central. En el panel trasero se puso

da, dando tres respuestas a la palanca de la caja de traslado.

la otra palanca y el ruido blanco, como se muestra en el

La primera respuesta en cada parche cerraba la compuerta.

esquema. Las dos palancas estaban dispuestas a 6cm

Al interior de los parches, los animales tenían acceso a

de la rejilla del piso. El comedero estaba en el centro del

dos palancas, una para buscar alimento y otra para abandonar

panel frontal, a 3.5cm de la palanca y a 2cm del piso. La

el parche. La búsqueda al interior del parche estaba determi-

luz blanca se encontraba a 3cm arriba de la palanca.

nada por un programa de razón progresiva, RP2 para el caso

En la caja de transición se insertaron dos luces

del parche rico y RP5 en el parche pobre, ambos con un incre-

blancas, una palanca y un ruido blanco. Como se mues-

mento del 50% en cada ensayo. Al igual que en los experimen-

tra en la Figura 1, en el mismo panel estaban dispuestos

tos anteriores, una presa correspondió a 0.045g de amaranto.

todos los elementos: en el centro estaba la palanca y

Cada entrega de comida fue señalada apagando la luz sobre la

en los extremos las dos luces. La palanca estaba a una

palanca de búsqueda. La palanca de abandono se situó en la

altura de 6cm y las luces a 14cm.

parte trasera de la caja (más cercana a la compuerta) y bastó una respuesta para que la compuerta se abriera y el animal pu-

Procedimiento

diera regresar a la caja de tránsito. Cada vez que los animales

Los animales fueron moldeados por etapas

abandonaban los parches, estos se reinicializaban, de modo

hasta llegar a la exposición de la fase experimental

que, en cada ingreso, estos tenían los mismos valores. Cada

definitiva, primero, se utilizó un procedimiento de auto

sesión tuvo una duración de una hora. Igual que en el experi-

moldeamiento en una caja operante estándar, y luego

mento anterior, se midió la proporción de veces que cada op-

se expusieron al instrumento, forzándolos a alternar

ción fue aceptada; además del tiempo de permanencia, el nú-

entre parches cada 10 respuestas, posteriormente se

mero de presas obtenidas y el giving-up-time en cada parche.

requirió una respuesta en la caja de transición para pasar de un parche a otro y empezó a emplearse la pa-

Resultados

lanca trasera para salir de cada parche; finalmente se

El análisis de los resultados de este experimento se

implementaron programas de razón progresiva en los

hizo de forma grupal, ya que, no se encontró que el orden de

parches y se incrementó a 2.5 las respuestas requeri-

exposición a los costos de traslado afectara la ejecución de

das en la caja de transición.

los sujetos. Para analizar el porcentaje de aceptación de cada

Después de lograr el moldeamiento, que duró

parche en cada condición, se tuvieron en cuenta las últimas

aproximadamente 25 sesiones, dos de los animales

45 presentaciones de cada parche a cada animal en cada con-

fueron expuestos al costo de traslado RV5, y los otros

dición, y se hizo uso de una chi-cuadrado para establecer si

dos al RV10. Estas condiciones fueron invertidas des-

había diferencias significativas. Para analizar el tiempo de per-

pués de ocho sesiones.

manencia, el número de presas capturadas y el GUT por visita

Cada sesión experimental inició con el animal

a cada parche, se tuvieron en cuenta las últimas 25 entradas a

al interior de la caja de tránsito. Allí, el animal tuvo

cada parche a cada animal en cada condición y se empleó un

que presionar la palanca disponible de acuerdo con un

modelo lineal general para medidas repetidas con dos facto-

programa de razón variable, que cumplió la función de

res (parche y costo de traslado) de dos niveles cada uno (rico-

costo de traslado (o costo de búsqueda de parches).

pobre y RV5-RV10 respectivamente).

Una vez cumplido el requisito de respuesta, uno de los

La tabla 1 presenta el porcentaje de aceptación de cada

parches era activado, lo cual era señalado con una de

uno de los parches en cada condición. De acuerdo con la biblio-

las luces de la caja de traslado, el encendido del ruido

grafía revisada, se esperaba que los animales aceptaran, en la

blanco de la caja correspondiente, el apagado del mis-

mayoría de ocasiones, el parche rico, y que dicha aceptación se

mo en la caja de traslado y la apertura de la respectiva

viera poco afectada por la manipulación del costo de traslado.

guillotina. La presentación de los parches fue aleatoria

En cuanto al parche pobre, se esperaba que fuera aceptado en

y cada uno tuvo la misma probabilidad de aparecer. El

menor proporción y que su aceptación aumentara con el costo

animal podía aceptar el parche disponible entrando en

de traslado mayor. Respecto a la elección de parche encontra-

él y respondiendo en su palanca de búsqueda para ob-

mos que uno de los sujetos (S3) fue indiferente a las opciones;

tener comida o rechazarlo y reiniciar la fase de búsque-

su porcentaje de aceptación de los parches, en ninguno de los (9)


L A BERINTO 12 / II-2012

casos, fue significativamente diferente de una elección azarosa. En los demás sujetos, puede apreciarse un alto porcentaje de aceptación de la alternativa rica en las dos condiciones, y en la mayoría de casos (excepto en el S5 durante RV10), dicho porcentaje fue mayor al de la alternativa pobre en la misma condición. Sin embargo, el efecto del costo de traslado sobre la elección no es del todo claro, dado que, el cambio de RV5 a RV10 incrementó el porcentaje de aceptación del parche rico en dos de los tres sujetos, incrementó en el parche pobre en un caso, decremento en otro y permaneció igual en el último. Respecto a la explotación de cada uno de los parches, se utilizó una ANOVA de medidas repetidas para ver el efecto del tipo de parche, el costo de traslado y la interacción de ambos factores sobre el GUT, el tiempo de permanencia y el número de presas en cada visita a los parches. El teorema del valor marginal predice que el GUT debe ser similar en los dos parches, pero debe incrementar cuando el costo de traslado aumenta. En cuanto al tiempo de permanencia y el número de presas obtenido, se espera que ambos sean mayores en el parche rico que en el pobre y que incrementen durante el costo de traslado alto.

RV5

RV10

Sujeto

Rico

Pobre

Rico

Pobre

2

77.8**

66.7*

77.8**

57.8

3

40

46.7

40

53.3

5

71.1**

66.7*

86.7**

93.3**

Y

66.7*

42.2

77.8**

44.4

*p<0.05, **p<0.01

*p<0.05, **p<0.01 Tabla 1. Porcentaje de aceptación de cada parche durante cada costo de traslado

En la figura 2 se presenta el efecto del tipo de parche al que ingresó el animal sobre el GUT, el tiempo de permanencia y el número de presas por visita. Como

*p<0.05, **p<0.01

se aprecia en la figura, hubo un fuerte efecto del tipo de parche sobre el tiempo de permanencia y el número de presas y, contrario a la predicción del TVM, un menor efecto, pero significativo, sobre el GUT.

(10)

Figura 2. Efecto del tipo de parche sobre el GUT, el tiempo de permanencia y el número de presas obtenido por visita.


En la figura 3 se presenta el efecto del costo de

Por último, la interacción entre el costo de

traslado sobre el GUT, el tiempo de permanencia y el

traslado y el tipo de parche presentado resultó ser

número de presas por visita. Como se aprecia en la figu-

no significativa, especialmente para el caso del tiem-

ra, no se encontró el efecto esperado en ninguna de las

po de permanencia y el número de presas, en donde

medidas, de hecho, el GUT permaneció relativamente

puede apreciarse que estas son variables y tienen

constante entre condiciones, y hubo un efecto contrario

una relación ortogonal; para el caso del GUT, se pue-

al esperado sobre el tiempo de permanencia y el núme-

de apreciar cierta interacción, aunque esta no alcan-

ro de presas, efecto que, en el caso de número de pre-

za niveles significativos (ver figura 4).

sas, resultó significativo.

Figura 3. Efecto del costo de traslado sobre el GUT, el tiempo

Figura 4. Interacción del costo de traslado y el tipo de

de permanencia y el número de presas obtenido por visita.

parche sobre el GUT, el tiempo de permanencia y el número de presas obtenido por visita.

(11)


L A BERINTO 12 / II-2012

DISCUSIÓN A partir de los resultados descritos, es posible señalar que las predicciones relacionadas por la permanencia en los parches y el número de presas obtenido dependientes de su función de ganancia se cumplen: los animales permanecen más tiempo en el parche rico que en el pobre en las dos condiciones. Esto, además, permite pensar que los animales son sensibles a las diferencias entre los parches y son capaces de discriminarlos. Con relación a las predicciones del TVM que se refieren al efecto del costo de traslado sobre la explotación de parches, los resultados no se ajustan a ellas. En nuestro experimento, no solo no es posible observar el efecto predicho, sino que además se ve cierto efecto invertido en el número de presas obtenido y el tiempo de permanencia en los parches. Este efecto invertido del costo de traslado no interactúa con el tipo de parche, es decir, en ambos casos, el aumento en el costo de traslado conlleva a una explotación menor de los mismos. No es el caso con relación al GUT, que es mayor en el parche rico que en el pobre con el costo de traslado bajo, pero que se iguala entre parches con el costo de traslado alto.

REFERENCIAS Alonso, J.C., Alonso, J.A., Bautista, L.M., y Muñoz-Pulido, R. (1995). Patch use in cranes: a field test of optimal foraging predictions. Animal Behavior, 49, 1367-1379. Amano, T., Ushiyama, K., Fujita, G., y Higuchi, H. (2006). Foraging Patch Selection and Departure by Non-Omniscient Foragers: A Field Example in White-Fronted Geese. Ethology, 112, 544-553 Charnov, E. L. (1976). Optimal foraging, the marginal value theorem. Theoretical population biology, 9, 129-136. Emlen, J.M. (1966). The role of time and energy in food preference. The American Naturalist, 100(916), 611-617. Hanson, J. y Green, L. (1989). Foraging decisions: patch choice and exploitation by pigeons. Animal Behavior, 37(6), 968-986. Krebs, J.R., Ryan, J.C. y Charnov, E.L. (1974). Hunting by expectation or optimal foraging? A study of patch use by chickadees. Animal Behavior, 22(4), 953-964.

(12)

MacArthur, R.H. y Pianka, E.R. (1966). On optimal use of patchy environment. The American Naturalist, 100(916), 603-609. Mellgren, R. L., Misasi, L. y Brown, S. W. (1984). Optimal foraging theory: Prey density and travel requirements in Rattus norvegicus. Journal of Comparative Psychology, 98(2), 142-153. Perry, G. y Pianka, E.R. (1997). Animal foraging: Past, present and future. Trends in Ecology and Evolution, 12(9), 360-364. Pyke, G. H. (1984). Optimal foraging theory: a critical review. Annual Review of Ecology & Systematics, 15, 523-575. Schoener, T.W. (1971). Theory of feeding strategies. Annual Review of Ecology and Systematics, 2, 369-404. Shettleworth, S. (1988). Foraging as operant behavior and operant behavior as foraging: what have we learned? En: G. Bower (Ed.), The psychology of learning and motivation: Advances in research and theory (Vol. 22, pp. 1-49). New York: Academic Press. Stephens, D. y Krebs, J. (1986). Foraging Theory. Princeton: Princeton University Press.


Experimental

ANÁLISIS MOLAR Y MOLECULAR: DOS VISIONES DEL REFORZAMIENTO N AT A LY Y Á Ñ E Z R A M Í R E Z ( n y a n e z r @ g m a i l . c o m ) Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento, Universidad de Guadalajara

En este escrito se argumenta que el término

Ivan Pavlov pasó a la historia por haber descubierto que

reforzamiento, como el efecto de un evento que le da

la relación temporal entre los estímulos era un factor crítico en

fuerza a la respuesta, tiene sentido dentro de una pro-

el desarrollo de lo que él denominó respuesta condicional (Pa-

puesta de análisis molecular de la conducta, pero debe

vlov, 1927). Para este autor, era necesaria una contigüidad es-

ser reinterpretado cuando esta es analizada desde una

pacio- temporal entre la presentación del estímulo condicional

perspectiva molar. Para ello, primero se mostrará cómo

(EC) y el estímulo incondicional (EI) para el establecimiento de

la idea de causalidad mecanicista ha permeado las ex-

la asociación. Así, si la comida (EI) era presentada con una alta

plicaciones moleculares del comportamiento. Después

probabilidad después de la presentación del sonido de la cam-

se harán explícitas algunas problemáticas de esta for-

pana (EC), se formaba una asociación entre ambos estímulos

ma de causalidad y se expondrán alternativas de tipo

y ahora el animal emitía respuestas anticipatorias o condicio-

molar2 que intentan resolverlas. Por último, se mostrará

nales ante la comida (salivación), con solo la presentación del

cómo al cambiar la lógica de la explicación, el reforza-

sonido de la campana.

1

miento adquiere un sentido distinto dentro de ella.

Para dar cuenta del establecimiento de asociaciones,

Hume (1739/1977) propuso tres criterios funda-

Thorndike (1911) propuso la ley del efecto. De acuerdo con di-

mentales para definir una relación causal: contigüidad,

cha ley, el condicionamiento implica una asociación entre la

sucesión y conexión necesaria. Esta noción de causali-

respuesta (R) y los estímulos contextuales (E) que están pre-

dad, en especial el criterio de contigüidad, influyó de ma-

sentes cuando la respuesta es seguida por una consecuencia

nera importante en ciertas explicaciones psicológicas;

agradable para el organismo y el papel de dicha consecuencia

aquí se revisaran algunas de ellas.

es fortalecer dicha asociación. De esta manera, para Thorndike, al igual que para

1 Baum (2004) define el paradigma molecular como un compuesto de unidades discretas (respuestas) que ocurren en momentos específicos en el tiempo y que se unen en cadenas que forman ejecuciones complejas. Las piezas discretas se encadenan como resultado de la asociación por contigüidad. 2 Baum (2004) describe el paradigma molar como una forma de ver el comportamiento como un compuesto de actividades extendidas en el tiempo. En este paradigma las actividades varían en su escala de organización (i.e. local o extendido) y el comportamiento puede ser controlado a veces por relaciones a corto plazo y a veces a largo plazo.

Pavlov, los eventos podían ser discretizados en estímulos, respuestas y consecuencias; y la contigüidad temporal entre ellos era uno de los factores determinantes en el fortalecimiento o debilitamiento de su relación o asociación. Si bien Thorndike no va a utilizar el término de «refuerzo», es a partir de su propuesta donde se empieza a considerar que las consecuencias, vistas como eventos que suceden a la respuesta, van a tener un valor en la fuerza de dicha respuesta. Esta visión va a ser innovadora con respecto a la propuesta pavloviana (1927), puesto que Thorndike va a proponer un efecto retrógrado en la relación, en donde son las consecuencias y no los antecedentes, las que fortalecen la asociación entre los estímulos y las respuestas (Baum, 1995). (13)


L A BERINTO 12 / II-2012

Sin embargo, la contigüidad no siempre impli-

decir, contigüidad entre clases de respuesta y consecuencia

ca causalidad. Al respecto, Clavijo (2006), señala que

(Baum, 1995). Dentro de la literatura skinneriana hay afirma-

el cantar de los gallos precede al amanecer, pero esto

ciones donde esta concepción se hace evidente: «Si la pre-

no significa que el canto del gallo sea la causa de que

sentación del estímulo reforzante sigue a la ocurrencia de una

amanezca. De esta manera, tomar como criterio la con-

operante, su fuerza aumenta» (Skinner, 1938, p.21).

tigüidad nos puede llevar a dos errores, primero hacer

Lattal (1995/2010) ha cuestionado experimentalmente

correlaciones espurias entre eventos y asumir causali-

el supuesto de contigüidad entre la respuesta y la consecuen-

dad donde no la hay. Y, segundo, proponer constructos

cia a partir de arreglos en los que ha manipulado la demora

innecesarios para llenar los espacios entre los eventos

en la entrega del reforzador, pero los datos no han sido con-

cuando estos no son sucesivos (Baum, 1995).

cluyentes. El autor ha encontrado evidencia de aprendizaje en

Skinner (1938) notó estas problemáticas y seña-

diferentes especies (ratas, palomas, peces siameses y perros),

ló que si se intentaba encontrar un estímulo para cada

aun cuando la entrega del reforzador ocurre después de demo-

respuesta, se terminaría con un gran listado de parejas

ras no señaladas relativamente largas (30 s). Estos resultados

de estímulos y respuestas, alejándose de la formula-

sugerirían que la contigüidad no es necesaria para el fortaleci-

ción de leyes del comportamiento, objetivo fundamen-

miento de las respuestas.

tal de una ciencia psicológica. Por lo que propuso como

Sin embargo, también se ha reportado una reducción

alternativa de análisis la clase operante, concepción

en la tasa relativa de respuesta en comparación con la obser-

bajo la cual las respuestas ya no eran vistas como

vada cuando el reforzamiento es inmediato. Del mismo modo,

eventos discretos, sino que eran agrupadas depen-

los efectos de la demora en la entrega del reforzador varían

diendo de su función, es decir de su relación con una

dependiendo de algunos parámetros: si la demora es fija o

consecuencia particular (Skinner, 1938). Ya no importa

variable (Cicerone, 1976), si es señalada o parcialmente seña-

si la rata presiona la palanca con su nariz, pata o cola,

lada (Richards, 1981; Schaal y Branch, 1988), el tipo de señal

lo importante es la relación entre el palanquear y la

(Lattal, 1987) y el tipo de programa de reforzamiento (Gonzales

entrega del reforzador.

y Newlin, 1976; Morgan, 1972; Richards, 1981).

Al proponer la clase operante, Skinner pasó

A partir de su análisis, Lattal (2010) llega a la conclu-

de un modelo causal (entendido bajo la propuesta de

sión de que «es más útil ver la demora del reforzamiento como

Hume, 1739/1977) a un modelo funcional de la conduc-

un proceso comportamental dinámico resultado de la acción

ta. Al respecto Ribes (1995) señala que: « […] La solu-

de variables directas e indirectas que como un simple pará-

ción consistió en subrayar un análisis correlacional en

metro de reforzamiento» (p.132); lo que abre la posibilidad de

tiempo real en la forma de descripciones funcionales.

ver el reforzamiento como dependiente de otros factores de la

El análisis causal fue, cuando menos en parte, reempla-

situación en la que está teniendo lugar, como parte de un todo.

zado por el análisis funcional de la conducta.» (Ribes,

Siguiendo con esta lógica de pensamiento, se han pro-

1995 p. 135).

puesto otras explicaciones que han tratado de conceptualizar

Asimismo, Skinner propuso como unidad de me-

de manera molar el comportamiento de los organismos, lo

dida la tasa de respuesta, una medida global del compor-

que ha llevado a un cambio radical en la concepción de cau-

tamiento que muestra la distribución de las respuestas

salidad. Este es el caso de las propuestas teóricas de Richard

a través del tiempo. De esta manera, el aporte más signi-

Herrnstein (1961) y de su alumno, William Baum (1973, 1995,

ficativo de Skinner fue el transitar de una visión mecani-

2002), quienes señalan que las aproximaciones moleculares y

cista a una visión dinámica de la conducta (Baum, 1995).

molares no son teorías o niveles de análisis distintos, sino pa-

Sin embargo, a pesar de que Skinner tuvo una

radigmas diferentes. Con paradigmas diferentes Baum (1973)

visión molar de las respuestas, no hizo lo mismo con

se refiere a formas distintas de ver las cosas, a un cambio en

las consecuencias, puesto que las siguió clasificando

los ‘lentes’ con los que se están observando los fenómenos:

en términos de estímulos reforzantes, castigadores o

(14)

neutros; en otras palabras, siguió caracterizando al

Es común entender que las interacciones entre un or-

ambiente como unidades discretas. Su concepción de

ganismo y su ambiente constituyen un sistema de re-

reforzamiento permaneció igual a la de Thorndike, es

troalimentación. Esto implica que el comportamiento


instrumental debe ser visto como un intercambio con-

Es así como la manipulación de los diferentes

tinuo entre el organismo y su ambiente. De esto se si-

parámetros del reforzador, como su duración, canti-

gue que las relaciones ordenadas entre el organismo

dad o calidad (Roca, Milo & Lattal, 2011), ya no tendría

y el ambiente deben emerger como un flujo agregado

mucho sentido dentro de una perspectiva teórica mo-

en el tiempo, más que como eventos momentáneos.

lar. Así, mientras los investigadores interesados en los

Estas nociones requieren de un cambio simple, pero

parámetros del reforzamiento enfocan su atención en

fundamental en la ley del efecto: de una ley basada en

propiedades inherentes a los estímulos (cada uno de los

la contigüidad de los eventos a una ley basada en su

parámetros), las posturas molares contemplan caracte-

correlación (p. 137).

rísticas relacionales o correlativas (i.e. tasa relativa de reforzamiento y tasa relativa de respuestas en cada uno

Igualmente, Baum (2002) afirma que mientras las pos-

de los componentes del programa concurrente). Aquí las

turas moleculares nombran unidades discretas con nombres

características de los estímulos no son el factor relevan-

(i.e. respuesta), las posturas molares nombran actividades

te. Su preocupación estaría centrada en la forma como el

con gerundios (i.e. comiendo).La base ontológica fundamental

organismo distribuye sus actividades bajo ciertas condi-

de un análisis molecular es la respuesta discreta, la del análi-

ciones de restricción y en la predicción de nuevas distri-

sis molar es el patrón de acción extendido en el tiempo.

buciones cuando las restricciones del entorno cambian

Cambiar de paradigma trae una implicación adicional y

(Rachlin, Battalio, Kagel y Green, 1981).

es el desarrollo de otro tipo de unidades de análisis y de me-

En conclusión, el reforzamiento ya no es visto

didas. Así, «en lugar de tratar de explicar los diferentes regis-

como el resultado del incremento en la fuerza de una

tros acumulativos generados por los diferentes programas de

actividad, sino como el cambio en el valor de una si-

reforzamiento, uno trata de explicar la distribución del com-

tuación conductual que es inferido a partir del tiempo

portamiento entre diferentes alternativas de elección» (Baum,

invertido en cada una de las actividades que permite.

2004, p. 354).

Baum (1973) concibe una situación conductual como

Así, la elección es concebida como una de las princi-

«un grupo de posibles actividades, un grupo de posi-

pales unidades de análisis, lo que obedece a dos supuestos

bles eventos de estímulo y un grupo de funciones de

empíricos fundamentales: a) todo comportamiento constituye

retroalimentación que determinan los efectos de las

elección y b) todas las actividades toman tiempo. En este sen-

actividades» (p.150). De esta manera, el cambio de la

tido, Baum (2004) señala que «[…] La elección en este contexto

ley del efecto a una ley correlativa del efecto implicaría

consiste en la distribución temporal entre dos o más activida-

pensar en el reforzamiento como la transición en el va-

des […] todo comportamiento es elección, porque cada situa-

lor de una situación. Es la observación de un organismo

ción permite más de una actividad» (p.355). De esta manera, el

ajustándose a un entorno cambiante donde hay dife-

valor de una actividad es inferido a partir del tiempo relativo

rentes opciones de actividad y diversas funciones de

invertido en ella.

retroalimentación dispuestas de manera simultánea.

La estrategia metodológica que mejor parece acoplarse al análisis de la elección es el uso de programas concurrentes. Estos programas le permiten al organismo distribuir sus respuestas y su tiempo entre cada uno de sus componentes; a partir de ellos, el experimentador puede medir la distribución temporal entre las distintas alternativas de respuesta. Dentro de este tipo de perspectivas, el reforzador, a diferencia de la propuesta skinneriana, no es una entidad discreta, definida por contigüidad con una respuesta, ya que no es un evento que le da «fuerza» a una respuesta específica; sino que está más relacionado con un efecto acumulativo que es observado a partir de la distribución temporal de la actividad del organismo (Sanabria, 2002). (15)


L A BERINTO 12 / II-2012

REFERENCIAS Baum, W.M. (1973). The correlation-based law of effect. Journal of Experimental Analysis of Behavior, 20, 137–153. Baum, W. M. (1995). Introducción al Análisis Molar de la Conducta. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta. 21, 17-36. Baum, W.M. (2002). From molecular to molar: a paradigm shift in behavior analysis. Journal of the experimental analysis of behavior 78, 95–116. Baum, W.M. (2004). Molar and molecular views of choice. Behavioral Behavioural Processes 66, 349–359. Cicerone, R. A. (1976). Preference for mixed versus constant delay of reinforcement. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 25, 257–261. Gonzales, F., & Newlin, R. J. (1976). Effects of a delayed reinforcement procedure on performance under IRT.t schedules. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 26, 221–235. Herrnstein, R. J. (1961). Relative and absolute strength of response as a function of frequency of reinforcement. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 4, 267–272. Hume, D. (1977, traducción española). Tratado de la naturaleza humana. México: Porrúa. Lattal, A.K. (1995). Contingencia y análisis de la conducta. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, 21, 59-86. Lattal, K. A. (1987). Considerations in the experimental analysis of reinforcement delay. En M. L. Commons, J. Mazur, J. A. Nevin, & H. Rachlin (Eds.), Quantitative studies of operant behavior: The effect of delay and of intervening events on reinforcement value (pp. 107–123). New York: Erlbaum. Lattal. A.K. (2001). Delayed reinforcement of operant behavior. Journal of the experimental analysis of behavior, 93 (1), 129-139. Morgan, M. J. (1972). Fixed-ratio performance under conditions of delayed reinforcement. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 17, 95–98. (16)

Pavlov, I.P. (1927, traducción inglesa). Conditionel Reflexes. Oxford: Oxford University Press. Rachlin, H., Battalio, R., Kagel, J. & Green, L. (1981) Maximization theory in behavioral psychology. Behavioral and Brain Sciences, 4, 371-388. Ribes, E. (1995). Causalidad y contigencia. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, 21, 133-150. Richards, R. W. (1981). A comparison of signaled and unsignaled delay of reinforcement. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 35, 145–152. Roca, A, Milo, J.S. y A.K. Lattal (2011). Efectos del reforzamiento cualitativamente variado sobre la tasa de respuesta en ratas. Trabajo no publicado. West Virginia University, USA. Schaal, D., & Branch, M. (1988). Responding of pigeons under variable-interval schedules of unsignaled, briefly signaled, and completely signaled delays to reinforcement. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 50, 33–54. Sanabria, F. (2002). Análisis molar y molecular: dos visiones de la conducta. Universitas Psychologica, 27 (1), 27-33. Skinner, B. F. (1938). The behavior of organisms: An experimental analysis. New York: Appleton Century Crofts. Skinner, B.F. (1950). Are theories of learning necessary? Psychological Review, 57, 193-216. Thorndike, E. L. (1911). Animal intelligence. New York: MacMillan.


Experimental

LA E XPLICACIÓN MECANICISTA Y LA CONTINUIDAD BIOPSICOLÓGICA A N DR É S S E G OV I A C U E L L A R (asegovia .cc@gmail .com) Grupo de estudios Cognición, Moral y Desarrollo Psicológico, Universidad Nacional de Colombia.

Con la revolución científica no solo se consoli-

Newton hace extensivo este pensamiento a la cien-

da la idea de la posibilidad del conocimiento objetivo,

cia en general, estableciendo una estructura fundamental

validado por el observador, sino un antropocentrismo

para toda disciplina científica (Andrade, 2009). Dentro de la

que excluye a lo natural y lo material externo al ser hu-

perspectiva Newtoniana empieza a configurarse la noción de

mano de la categoría de divino y trascendente. Descar-

causalidad y mecanicismo, al proponer leyes de movimiento

tes (1636/1996) luego de formular con su método de la

lineares para explicar las regularidades del mundo. Para el

duda, que lo único de lo que podemos estar seguros

autor inglés, los fenómenos son la reunión de causas, fuerzas

es de nuestra razón, extiende tal argumento para afir-

y consecuencias, y todo puede ser descrito mecánicamente

mar que lo externo a nosotros, lo corporal y lo material

partiendo de estas categorías.

(res extensa), es diferente a la sustancia humana que

El pensamiento mecanicista newtoniano, concatenado

nos dota de la razón: el alma (res cogitans). Para el au-

con el cartesiano (aquel que explica el funcionamiento de los

tor francés, la materia corresponde en todos los casos

seres vivos como máquinas con posibilidad de descomponerse

a una realidad mecánica, donde objetos inanimados,

en procesos fundamentales que permiten su explicación como

animales y plantas actúan bajo leyes materiales que les

totalidad), es el que finalmente permeará todo el pensamiento

asemejan a máquinas y, en últimas, la razón solo existe

científico y llevará a considerar, tanto a la vitalidad, como a la

en nosotros quienes podemos observar los fenómenos.

mentalidad procesos mecánicos que siguen leyes universales

Este antropocentrismo justificó el dualismo

de manera rígida y lineal, llevando a la Biología y a la Psicología

epistémico que divide el sujeto de conocimiento del ob-

a compartir un mismo destino: reducir sus objetos de estudio a

jeto que se conoce. Además, ofrece una dualidad onto-

las leyes que rigen los procesos físicos observables (Wright &

lógica que propone la existencia de dos sustancias di-

Bechtel, 2006; Bechtel, 2011). Barandiaran (2008) afirma que

ferentes: la mente y la materia. Descartes (1636/1996)

las explicaciones mecanicistas, « […] implican la identificación

despoja a la naturaleza en conjunto de la unicidad hu-

de las partes de un sistema y sus operaciones, como provisión

mana caracterizada por la razón, y defiende que solo

para la explicación de su funcionamiento total» (p. 28).

el hombre, su mente y su razón son trascendentes y

La postura mecanicista y su influencia en el desarrollo

provienen de lo eterno que viene dado por Dios. El dua-

científico puede resumirse en ciertos presupuestos, que fue-

lismo cartesiano trajo consigo la imagen de la máquina,

ron determinantes para el desarrollo de la ciencia y todavía

idea clave de la ciencia para referirse al mundo. Todo

ejercen un peso importante al estar arraigados en los sistemas

lo observable actúa bajo principios mecánicos y rígidos

de representación de nuestra cultura, configurando el marco

—incluso los animales son meras máquinas o mecanis-

epistemológico de lo que conocemos, definimos y aceptamos

mos—, y solo es el hombre con su «razón», quien posee

como realidad. Algunos de estos presupuestos son:

la facultad de conocer.

(17)


L A BERINTO 12 / II-2012

-La separación cartesiana entre mente y materia que trae

Ahora bien, al entender la vida y la mente como un

consigo la separación entre sujeto y objeto, organismo y

mismo tipo de fenómeno que se escape a esa categorización

entorno, hombre y naturaleza;

mecánica, se puede abordar de una nueva manera el dominio

- La objetividad de la observación, la posibilidad de ob-

de fenómenos que aborda el estudio del comportamiento (y su

tener una descripción de la realidad libre de prejuicios,

regularidad) en los seres vivos. Como hemos referido, la impo-

preferencias, valores, etc.; - La idea de que la realidad se circunscribe a lo mensurable y cuantificable; - La existencia de leyes eternas e inmutables que rigen la naturaleza; - La creencia en una causalidad unidireccional y determinista, donde una causa produce un efecto que a su vez puede causar otro efecto y así sucesivamente; - Considerar la materia como realidad última. (Andrade, 2009, p. 80). De esta manera, una postura que pretenda explicar la complejidad biológica y psicológica a través del estudio de las asociaciones entre elementos y a través de la poca flexibilidad de dichos procesos frente a demandas del contexto o frente a la historia de las transformaciones equivale, en todos los casos, a una postura mecanicista. Posturas psicológicas de diversa índole (aun abolidos los problemas que cualquier tipo de dualismo traiga consigo en su explicación sobre el conocimiento) han sostenido una postura cartesiana a nivel metodológico. El conductismo, como el cognitivismo informacional —y de esa manera gran parte de los acercamientos en neurofisiología e inteligencia artificial— manejan, justamente, explicaciones mecanicistas de los procesos complejos, adoptando así un tinte cartesiano puro en sus concepciones sobre la cognición. En las explicaciones mecanicistas, se pretende dar cuenta del funcionamiento de un todo acudiendo a la explicación de cada una de sus partes y a las operaciones lineares que ocurren entre ellas. Una cafetera o un carro poseen un funcionamiento linear que, equiparado con el caso psicológico y el funcionamiento de la mente, implicaría la referencia a un sistema o dispositivo que, dados ciertos inputs, establecería unas operaciones siempre idénticas para producir outputs. A partir de aquí se hará énfasis en que el estudio de los sistemas complejos y la emergencia de procesos globales, no equivalentes a la suma de las partes, conlleva a replantear lo ya estudiado sobre la estructura y la función de los sistemas sean biológicos o no1.

teoría enactiva de las ciencias de la vida (Varela, Thompson & Rosch, 1991; Thompson, 2007). Nuestra idea propone que vida y mente son un mismo proceso, a saber, la constante regulación y producción de hábitos como la característica genuina de sistemas autónomos constituidos como centros de actividad en el mundo. El mecanicismo conduce a reducir ambos fenómenos a mecanismos distintos, pero una propuesta que los ubique en el área de los sistemas complejos y auto-organizados permite que sean

1 Este trabajo asume una continuidad organizativa y fenomenológica entre la vida y la mente, de acuerdo con una (18)

observados como dos caras de un mismo ocurrir.


sibilidad de dar cuenta de la complejidad biológica ha

La auto-organización, que reivindica una concepción

llevado a la insistencia por comprender la vida y los pro-

«internalista» del ocurrir biológico y el desarrollo de la forma

cesos que conlleva desde una postura mecanicista, que

orgánica, tiene su primer exponente en Kant (1987). En su crí-

supone que el funcionamiento de un todo integrado —

tica del juicio, el autor alemán afirma que los seres vivos no

un organismo por ejemplo— se debe a la correcta fun-

pueden describirse desde las leyes de la mecánica y la física,

ción de ciertas partes elementales que, en tanto com-

pues hay que atribuirles cierta teleología que los convierte en

ponentes, permiten la existencia de dicha totalidad.

«propósitos naturales», es decir, los seres vivos tienen una fi-

Esta suposición mecanicista encuentra sus orígenes en

nalidad que es su propia constitución —su ser es su hacer—,

diferentes pensadores de épocas antiguas, pero una

por lo cual son causa y consecuencia de sí mismos. En síntesis,

vez más se fortalece con el pensamiento cartesiano.

el funcionamiento de sus partes solo tiene sentido en virtud de

Así, a nivel funcional, relativo al comportamien-

la totalidad. Esta idea auto-organizativa, reclama un funciona-

to global de seres vivos, en los sistemas orgánicos y/o

miento no linear, emergente e irreductible a partes fundamen-

naturales, encontramos no solo uno, sino varios ele-

tales (Thompson, 2007).

mentos que permiten que la idea de la reducción ato-

Retomando otros ejemplos de propuestas no mecani-

mista (y en general las ideas que pretenden conciliar

cistas, la teoría de los sistemas de desarrollo (DST), original-

las explicaciones a través de la dualidad estructura-

mente planteada por la psicóloga y filósofa de la ciencia (Su-

función) pierda validez. Cuando existe complejidad

san Oyama 1985), plantea una paridad causal en el proceso

funcional, como en el caso de todos los sistemas biológicos, entramos en la consideración de que son muchos

2

los factores, componentes y relaciones que dan lugar al comportamiento holístico emergente, el cual solo puede describirse, tomado como un fenómeno no-linear y no correspondiente a la suma del funcionamiento de sus partes. Estas características constitutivas de los organismos son consecuencia de su auto-organización y de su emergencia como sistemas no lineares. Como concepto en las ciencias de la vida, la auto-organización o autonomía (Varela, 1979) es, hasta ahora, un elemento importante en la reflexión de la biología teórica. La auto-organización, como ya vimos, refiere un tipo de proceso natural que consiste en la aparición espontánea de patrones ordenados, causados por

Este diagrama ofrece una idea de qué es lo que se propone

la interacción recurrente no lineal de sus componentes

en biología teórica y experimental desde la teoría de

(Ruiz-Mirazo & Moreno, 2004). La explicación de esta

sistemas de desarrollo.

tardía inclusión de una visión que dé prioridad al papel

Siguiendo el diagrama, no se reduce el origen de la forma

autónomo de los sistemas vivos nos llevaría hasta una

viva y la variabilidad en el espacio biológico a la relación

revisión de la concepción heredada de la teoría evolu-

entre genes —parámetros mecánicos y manifestaciones

tiva sintética, donde los seres vivos son la estabilidad

rígidas a nivel fenotípico—, pues se introducen además

probabilística de frecuencias genéticas manifestadas

de los mecanismos de regulación genética, un segmento

en la presencia de una población en tiempo y espacio

de interacción entre propiedades celulares, síntesis

debido a su adaptación a exigencias funcionales. Las

de proteínas, regulación genética y patrones auto-

especies son programas genéticos estables en el tiem-

organizativos, lo que conforma una red emergente de

po, por lo tanto recapitulan en la biología la metáfora de

procesos no reductibles a sus elementos que implica sobre

la máquina sometida a causalidades externas (García

todo, que cada elemento de la red depende recursivamente

Azkonobieta, 2005).

de los otros (Alberch, 1989).

(19)


L A BERINTO 12 / II-2012

evolutivo. Los organismos no son programas genéticos,

nes, en la constitución de la experiencia2, perspecti-

estáticos y pasivos, sino una red de interacción de com-

vas que se asemejan teórica y metodológicamente a

ponentes —genes, productos, sustratos, elementos ce-

la propuesta de este texto, permitiendo la semejanza

lulares, extracelulares, ambientales— que permanece

planteada entre vitalidad/mentalidad desde la idea de

estable en el tiempo, ya que se reconstruye generación

auto-organización y complejidad3 .

tras generación, estableciendo «sistemas de desarro-

En conclusión, proponemos que entender el fe-

llo» diferenciados. Teniendo en cuenta la idea de que

nómeno de la vida como un fenómeno complejo, auto-

no solo los recursos genéticos componen lo que es una

organizado y no reductible a componentes básicos,

especie y en últimas un organismo individual, Oyama

permitirá entender la evolución orgánica y la cognición

(1985; 2000) reclama una «democracia causal», que

como dos caras de un mismo proceso complejo: la auto-

permita identificar las formas vivas como sistemas en

constitución y la generación de experiencias de mundo

desarrollo que, recapitulan una y otra vez, un proceso

significativas que le subyacen.

de interacción en red que incluye elementos de todo tipo durante la formación de los sistemas biológicos. Esta teoría apunta al hecho de que la expresión genética y la morfogénesis —procesos que estudian disciplinas variadas como la genética molecular, la genética del desarrollo, la biología del desarrollo y la embriología— son procesos que muestran la interacción recursiva de componentes, y que el estudio actual de la codificación de genes se extiende hasta la síntesis de proteínas, lo que deja muy abandonado el problema de cómo se generan las formas vivas que se supone están codificadas en los genes y sus consecuentes proteínas, y en qué consisten los procesos intermedios entre la codificación genética y la expresión fenotípica (GarcíaAzkonobieta, 2005).

CONCLUSIÓN Hemos tratado de señalar brevemente que el pensamiento mecanicista newtoniano-cartesiano, ha permeado el estudio de la biología y de la psicología, como el estudio de leyes que rigen tanto el funcionamiento cognitivo y la regularidad del comportamiento en la segunda, como el origen de la vida, el desarrollo de las formas y su evolución en la primera. Como hemos anotado, en el caso de las ciencias cognitivas, la explicación mecánica ha llevado a considerar lo mental y cognitivo, como un proceso linear, rígido, reductible a componentes fundamentales abstractos, computables y constituyentes de una mentalidad enfrascada dentro de una cabeza. Nuevas perspectivas corporizadas han dado especial relevancia al papel del cuerpo, de la acción y de la historia de interaccio-

2 La perspectiva enactiva que fundamenta este trabajo difiere radicalmente de posturas externalistas como el conductismo, que al dar especial papel de importancia a los factores externos de los cuales la conducta sería función, se alejan de explicar qué hace a una relación entre un agente y el mundo significativa, y a un proceso cognitivo. El énfasis en el cuerpo vivo y vivido asume el papel de la autonomía y la experiencia en primera persona como condición única de todo conocer. 3 De aquí nuestra referencia a la continuidad biopsicológica.

(20)


REFERENCIAS Alberch, P. (1989) The Logic of Monsters: Evidence for internal constraints in development and evolution. Geobois 12: 21-57. Andrade, E. (2009). La ontogenia del pensamiento evolutivo. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Barandiaran, X. (2008) Mental Life: A Naturalized approach to the autonomy of cognitive agents. Phd Thesis. Universidad del País Vasco, EHU. Bechtel, W. (2011). Mechanism and biological explanation. Philosophy of Science, 78, 533-557. Descartes, R. (1996) Discourse on the method and meditations on first philosophy. Yale University, NY. García, T. (2005) Evolución, Desarrollo y (Auto) organización. Un estudio sobre los principios filosóficos de la Evo-Devo. Ph.D Thesis. Universidad del País Vasco, EHU. Kant, I. (1987) Critique of Judgement, trans. W.S. Pluhar. Indianapolis, IN: Hacket Publishing Company. Oyama, S. (1985) The ontogeny of information. Developmental systems and evolution. Cambridge: Cambridge Univ. Press. Oyama, S. (2000) Evolution’s Eye: A system’s View of the Biology-Culture Divide. Durham, NC: Duke University Press. Ruiz-Mirazo, K., & Moreno, A. (2004) Basic autonomy as a fundamental step in the synthesis of life. Artificial Life, 10: 235-259. Thompson, E. (2007). Mind in life: Biology, Phenomenology & the Sciences of Mind. Cambridge, MA. The Belknap press of Harvard University. Varela, F. (1979) Principles of Biological Autonomy, New York: Elsevier. Varela, F; Thompson, E. & Rosch, E. (1991). The Embodied Mind: Cognitive Science and Human Experience. Cambridge, MA. MIT Press Wright, C. & Bechtel, W. (2006) Mechanisms and psychological explanation. In Thagard, P. (Ed.) Philosophy of psychology and cognitive science (Volume 4 of the handbook of philosophy of science). New York: Elsevier. (21)


L A BERINTO 12 / II-2012

Panorama

LABERINTO: EL BOLETÍN DEL LABOR ATORIO DE APRENDIZAJE Y COMPORTAMIENTO ANIMAL A R I S T Ó B U L O P É R E Z G O N Z Á L E Z (aperezg041@hotmail.com) Universidad Nacional de Colombia

Transcurría la década de los 90 y, durante sus últimos años, se suscitó la inquietud de crear un medio por el que se

ratorios. Informar sobre la existencia de laboratorios,

pudieran difundir las actividades que llevábamos a cabo den-

sus programas y el nivel de desarrollo y modalidad en

tro del recinto del Laboratorio de Aprendizaje y Comportamien-

que se encuentren. Apoyar a los programas existentes

to Animal de la Universidad Nacional de Colombia. En el año

de laboratorios y a las iniciativas de creación de otros,

1997 se pensó en una revista o algo similar, pero al analizar los

con el fin de promover la formación de investigadores

costos, incluyendo en estos todos los trámites burocráticos, se

desde el pregrado» El profesor Germán Gutiérrez fue

congeló la idea. En el mes de septiembre de 1998 se llevaron

persona clave para la organización del Encuentro.

a cabo consultas ante las entidades universitarias encargadas del fomento y gestión de estos proyectos, infortunadamente

EL BOLETÍN

con poco éxito. El 17 de septiembre de 1998 se celebró una de

Llegó el año 2.000 y con este la aparición del Bo-

tantas reuniones con los monitores del Laboratorio para tratar

letín. Camilo Hurtado, uno de los monitores del Labora-

el asunto del Boletín. Si bien teníamos una idea clara de la na-

torio, llegó con el nuevo nombre del Boletín: Laberinto.

turaleza del contenido, el asunto crucial para ese momento era

Tal vez haya sido la ocurrencia solamente de Camilo, tal

el nombre, pues queríamos que fuera algo castizo, no extran-

vez otras personas estuvieron detrás, pero Laberinto

jero, algo nacional, algo conocido. El profesor Andrés Pérez

fue bien recibido. Su significado era justo y cumplía con

había iniciado la publicación de un folleto de cuatro páginas

los requisitos: un término castizo, familiar dentro del

con el nombre de Leipzig (aludiendo al primer laboratorio de

gremio de laboratoristas y con una carga tradicional y

psicología en Alemania) que alcanzó a salir en tres ocasiones

emocional muy grande para profesores y estudiantes.

(Ver Pérez-González, 2000). En el folleto Leipzig, se resumían

El Comité Editorial que se constituyó para el

algunas actividades psicológicas, tanto internas del Laborato-

efecto lo integraban: Aristóbulo Pérez como director y

rio, como nacionales.

los monitores Camilo Hurtado, Carlos Gantiva, Jenny

Otra actividad que nos tenía a todos ocupados era la

Ortiz, Juan Carlos Riveros, Alejandro Segura, Catalina

preparación del Primer Encuentro Colombiano de Laboratoris-

Gómez. El Decano de Ciencias Humanas era el profesor

tas de Psicología, y la expectativa era presentar el Boletín en el

Telmo Peña y la Directora del Departamento de Psico-

Encuentro. Sin embargo, los trámites y nuestra falta de acuer-

logía era la profesora Marta Restrepo. Las directivas

do con el nombre de este hicieron lenta su aparición. Así las

académicas no podían ser mejores, pues apoyaron el

cosas, llegaron el 22 y el 23 de octubre de 1999, días en los

propósito de editar el Boletín Laberinto, ni podía ser

que se celebró el Primer Encuentro de Laboratoristas que tenía

mejor el equipo de monitores que tomó a su cargo la

por objeto «promover la comunicación entre los diferentes pro-

edición de Laberinto.

gramas de psicología del país en el área básica para proponer

Los objetivos del Boletín eran «servir de órgano

estrategias que contribuyan al desarrollo o la creación de labo-

de comunicación de sus propias actividades con los la-

(22)


boratorios y programas de psicología del país. Fomentar

a cabo cada semestre; los monitores escriben las reseñas, ha-

el interés y el desarrollo de la creación y el funcionamien-

cen y publican las entrevistas. Los profesores escriben sobre

to de otros laboratorios de psicología. Fomentar el inte-

teorías, historia de la Psicología y otros temas. Los artículos

rés por el estudio del área básica de psicología. Apoyar

pueden incluir fotografías, tablas, figuras y otras ilustracio-

las iniciativas de escritores principiantes sobre publica-

nes, todo ello para cumplir con los objetivos del Boletín. En el

ciones de temas psicológicos». Estos objetivos eran muy

artículo Editorial del número uno (1) del año 2000 se indicaba

similares a los del Primer Encuentro de Laboratoristas.

que «desde este Laboratorio vamos a informarles aspectos de

Ambos conjuntos de objetivos apuntaban a la comunica-

interés de lo que hacen los estudiantes principiantes dentro

ción y al desarrollo entre y de los laboratorios, implican-

del programa semestral del Laboratorio. Desde la descripción

do, desde luego, a los laboratoristas; fueran estos es-

elemental del comportamiento de la rata hasta los resultados

tudiantes o profesores y más como personas que como

de las estrategias experimentales. Con esto estaremos alen-

instituciones, pues estas tienden a no comprometerse

tando las publicaciones estudiantiles y formando futuros in-

con doctrinas o con procedimientos que le sean ajenos.

vestigadores. Nos proponemos presentar semestralmente un

Con las personas sucede lo mismo, pero, en última ins-

número de aportes de todos cuantos deseen hacer públicas

tancia, su trato sería más flexible y menos oneroso. De

sus observaciones comportamentales, sus resultados experi-

manera que, los intereses buscaban, ante todo, la crea-

mentales, sus comentarios teóricos. Sin ser negligentes en los

ción y el desarrollo de los laboratorios.

datos, sus relaciones y tratamientos no seremos rigoristas de

LA ESTRUCTURA DEL BOLETÍN

apariencia. Deseamos dar curso libre al ensayo y al entrenamiento sin faltar a la seriedad y a la responsabilidad de las pro-

El contenido del primer número de Laberinto te-

puestas. El Boletín será un órgano de difusión del quehacer en

nía un editorial, una sección experimental, una sección

el Laboratorio y de cuanto le concierne.» Y esto se ha cumplido

teórica y otra observacional; un apartado dedicado a

con el esfuerzo, la dedicación y el entusiasmo del equipo de

las «noticias» y otro de páginas web recomendadas.

estudiantes, monitores y profesores del Laboratorio de Apren-

Los números siguientes presentan varias secciones

dizaje y Comportamiento Animal.

como la de «entrevistas», «reportajes», «actualidad» o «historia de la Psicología», no obstante, en todos los ejemplares se mantuvo la «sección experimental», como es propio de un laboratorio. El Boletín tiene asignado el número internacional de publicaciones seria-

REFERENCIA

Pérez-González, A. (2000). Laberinto, No.1

les: ISSN1657-9097. Desde que el profesor Germán Gutiérrez asumió la dirección del Laboratorio, también tomó la de Laberinto. Mantener activa la publicación de dos números al año hasta el presente (volumen 10) ha sido un trabajo de valientes. Según comunicación personal del profesor Gutiérrez (11 de enero de 2012), se ha pensado en editar Laberinto en forma electrónica. La ventaja de esta modalidad radica en la facilidad de la edición, dado que se evitarían las impertinencias de la burocracia, pero la desventaja es que los lectores prefieren los escritos en papel: este se puede llevar a cualquier parte y mirar en cualquier momento. Los artículos de las diferentes secciones del Boletín son escritos por estudiantes que cursan la asignatura, por estudiantes monitores o por profesores. Los estudiantes publican los experimentos que llevan (23)


L A BERINTO 12 / II-2012

Panorama

ALGUNAS REFLE XIONES SOBRE LA NECESIDAD DE UNA «PSICOLOGÍA BÁSICA» Y LA POSIBILIDAD DE UNA «PSICOLOGÍA APLICADA» 1 R E N É B A U T I S T A C A S T R O, M G . (renebautista81@yahoo.es) Universidad Nacional de Colombia.

Una de mis preocupaciones recurrentes como estu-

registros que permitan contrastar dichas hipótesis y ela-

diante de Psicología, psicólogo y docente de Psicología ha

borar conclusiones a partir de los resultados del proce-

sido, por lo general, tratar de aclarar para mí y para otros, lo

so, que permitan la acumulación de este conocimiento y

que se nos muestra tradicionalmente como la relación entre

su articulación en forma de «leyes generales».

1

una «psicología básica» y una «psicología aplicada». Por esta

No obstante, y aún asumiendo las objeciones

razón, quiero, a través de este escrito, elaborar y compartir al-

epistemológicas hechas por autores como Skinner

gunas reflexiones al respecto.

(1974) a esta forma de ver a la ciencia, dicha caracte-

Mi objetivo es mostrar una visión alternativa a la visión

rización parece ser incompleta si la tomamos al pie de

tradicional acerca del encargo social de nuestra disciplina en el

la letra. Pensemos en un ejemplo. Mi abuela prepara

contexto de una reflexión más general acerca de la labor de la

ajiaco los domingos; sin embargo, un día se pregunta

ciencia misma como empresa de producción de conocimiento,

cómo hacer para que quede más espeso (¿problema de

y sostener que la psicología es una disciplina científica antes

investigación?); supone ella que podría ser agregando

que tecnológica (o «ciencia aplicada»), en ese sentido, quisie-

más papas y menos agua (¿hipótesis?), así que decide

ra sugerir la inconveniencia de hablar de «psicología aplicada»

llevarlo a «la práctica». Una vez ha hecho el ajiaco, re-

—al menos como una forma de psicología—.

visa su consistencia (¿obtiene datos?) y concluye que sí fue una buena idea, al punto en que decide escribir la

¿QUÉ ES LA CIENCIA?: EN EL AGUA HAY ELEMENTOS QUÍMICOS, PERO LA QUÍMICA NO EQUIVALE A «BAÑARSE EN EL RÍO»

receta con «leyes generales» sobre la preparación del ajiaco y publicarla en un libro que esté al alcance de cualquier persona. Estoy seguro de que ninguno de nosotros ha escuchado hablar jamás de la «ajiacología» y que no

Generalmente se define a la ciencia como un conjunto

pensaríamos que mi abuelita es, junto con Einstein,

de conocimientos que es replicable y se somete a procesos de

una de las grandes «mentes científicas» del siglo XX, a

indagación empírica, validados por comunidades académicas;

pesar de que sus hallazgos pudieran cambiar la vida de

en dicho interés se asume que existe un método que le da el

millones de abuelitas en el mundo. ¿Entonces qué nos

carácter de «científico» a dicho conocimiento.

hace falta? ¿Qué aspecto adicional podría ayudarnos a

Este método consiste, por lo general, en hacer pregun-

entender mejor a qué se dedica la ciencia? A mi juicio, la

tas sobre el mundo que nos rodea, elaborar hipótesis como res-

respuesta tiene que ver con el tipo de conocimiento que

puestas tentativas a esas preguntas, realizar observaciones y

se produce. La ciencia, si bien consiste en una empresa humana de construcción de conocimiento a través de

1 Agradezco los valiosos comentarios que el doctor Germán Gutiérrez ha hecho a una versión preliminar de este documento. (24)

procedimientos que hacen que dicha indagación sea ri-


gurosa y sistemática, también implica que dicho cono-

meno «natural», podremos afirmar entonces que es susceptible

cimiento sea abstracto y analítico (Ribes 2009).

de una aproximación científica. En segundo lugar, todos pode-

Partamos del supuesto de que una de las carac-

mos aproximarnos directamente a la «materia prima psicológi-

terísticas de la ciencia es que su cuerpo de conocimien-

ca», entendida como aquellos fenómenos concretos con ocu-

tos surge o está relacionado con la observación de la na-

rrencias reales en espacio y tiempo a los cuales nos referimos

turaleza (así, para el científico, dicha naturaleza sea una

cotidianamente con términos acerca de lo «mental»; podríamos

«naturaleza conceptualizada» y, en ese sentido, su ob-

afirmar en ese sentido, que todos tenemos un conocimiento

servación en ningún caso esté desprovista de «teoría»)

de «sentido común» de los eventos psicológicos al margen de

y que, por lo tanto, de algún modo, siempre está vin-

una formación disciplinar. Nadie debe ir a una universidad para

culada con ella; sin embargo, esto no quiere decir que

aprender a hablar (ni para usar correctamente los términos) de

el conocimiento científico tenga una correspondencia

«memoria», «pensamiento», «emoción» o «aprendizaje» etc. No

unívoca con los eventos del mundo de los cuales surge.

obstante, nadie afirmaría que hacemos una aproximación cientí-

Cuando se habla de elementos químicos o de

fica a fenómeno alguno por el simple hecho de hablar con estas

partículas atómicas se hace referencia a aspectos o

palabras acerca de la «materia psicológica».

características de las «sustancias del mundo», no obs-

De tal forma, hacer una ciencia psicológica —como en

tante, el conocimiento del químico o del físico acerca

el caso de cualquier ciencia— implica recorrer un camino de

de estas sustancias y de las relaciones entre los ele-

abstracción y análisis con respecto a los fenómenos de los

mentos o partículas que las componen supone proce-

que tenemos un conocimiento de sentido común. La ciencia

sos de abstracción, en tanto que su conocimiento im-

psicológica implica la elaboración de teorías y conceptos,

plica la elaboración de descripciones, tanto de estos

que suponen «perder» de alguna manera el vínculo directo

elementos, como de sus propiedades comunes. Adicio-

con los fenómenos que intentan normalizar, e incluso, con los

nalmente, dicha comprensión requiere otras elabora-

términos del sentido común con los que nos aproximamos a

ciones conceptuales que permitan formular, a su vez,

ellos cotidianamente.

relaciones actuales o potenciales entre las propieda-

En ese orden de ideas, podríamos afirmar que la cien-

des comunes mismas con otras propiedades comunes

cia, como señala Carl Sagan (2010) «no es solo un conjunto

de elementos o sustancias distintas. De tal forma, sis-

de conocimientos, es una manera de pensar» (Pág 45). Pensar

tematizar las leyes que describen las regularidades en

con los «ojos» de una ciencia supone justamente cambiar la

el comportamiento de los elementos químicos o de las

forma en que se ven sus materias primas. La ciencia y en efec-

partículas atómicas dista de simplemente relacionarse

to la psicología como ciencia, desde este punto de vista, es

directamente con las «sustancias del mundo», implica

ante todo una herramienta para reorganizar conceptualmente

procesos de abstracción conceptual (Ribes, 2009).

los eventos que pueden aparecer como caóticos, complejos o

Tampoco es sensato pensar en, por ejemplo,

simplemente organizados de manera espuria. Sin embargo, de

encontrarnos a los químicos bañándose en los ríos

eso no se deriva necesariamente que dedicar la vida a elabo-

para saber qué elementos o qué concentraciones de

rar explicaciones sobre el mundo implique adicionalmente la

los mismos componen el agua en la que se bañan. Su

obligación de modificar o intervenir el mundo que se intenta

aproximación a la materia prima de su interés es ana-

explicar, precisamente porque la ciencia consiste en el desa-

lítica, en tanto que descompone los fenómenos de los

rrollo (y apropiación) de una «cosmovisión» que nos permite

que se ocupa, para poder elaborar las abstracciones

reorganizar los eventos de la naturaleza a partir de abstraccio-

que permiten la enunciación de leyes o regularidades

nes, que por definición van en vías distintas de aquello que se

que constituyen la explicación de dichas materias, en

nos muestra intuitivo, aparente y concreto.

el nivel de análisis de su interés. Es en este sentido que afirmo que la ciencia supone un proceso de abstracción y análisis para la comprensión de la naturaleza. En el caso de la psicología, es posible observar distinciones semejantes. En primer lugar, si consideramos que el comportamiento humano o animal es un fenó(25)


L A BERINTO 12 / II-2012

¿QUÉ ES LA TECNOLOGÍA?: ¡TANTOS NIÑOS MUEREN DE HAMBRE Y USTED HACIENDO PSICOLOGÍA! Si pensamos en los eventos o situaciones concretas en que se basa la ciencia (pero, como vimos, a cuya descripción

emplea el conocimiento básico directamente para satisfacer necesidades humanas; parece en cambio que dicha empresa consiste en un oficio de naturaleza y objetivos diferentes (opuestos) a los de la psicología como ciencia.

no se puede reducir) encontraremos que son susceptibles de

No obstante, habitualmente distinguimos entre

diversas formas o ángulos de análisis (i. e. niveles cualitati-

la ciencia y la tecnología sin incluir tales supuestos con

vos de explicación) y en ese sentido, tratar de abordarlos en su

respecto al tipo de conocimiento que se produce y, en

complejidad, modificarlos o intervenir sobre ellos supone un

efecto, la implicación directa es que se confundan los

proceso inverso al proceso del conocimiento científico, supone

encargos sociales a cada una de estas empresas. Se

la generación o aplicación de conocimiento concreto y sintéti-

suele asumir que la labor de la ciencia es aportar teo-

co: conocimiento tecnológico.

rías mientras que la tecnología o la técnica son oficios

Trataré de ilustrar el punto con un ejemplo simple. Si es-

que aportan la «práctica» o las aplicaciones derivadas

tamos interesados en abordar el problema de la drogadicción

directamente de esa teoría, a problemas humanos par-

(o de la pobreza, el analfabetismo o cualquier otro problema

ticulares; así, una mejor teoría científica sería aquella

social- humano), seguramente con lo primero que nos encontra-

que sea más fácil o directamente aplicable a los proble-

remos —al menos desde el punto de vista de la explicación o

mas y situaciones concretas. Sin embargo, como lo he

intervención sobre el fenómeno— es que para su comprensión

sugerido, la diferencia entre la ciencia y la aplicación

necesitaremos una aproximación desde la biología o la psicolo-

del conocimiento científico no es precisamente esta.

gía, pero también otra aproximación desde lo sociológico para

Tanto en la ciencia como en la tecnología se produce

entender la dinámica del contexto social y sus valoraciones so-

conocimiento y se llevan a cabo diversas prácticas; de

bre las prácticas relacionadas, otra desde las ciencias jurídicas

nuevo, lo que cambia es el tipo de conocimiento y sus

para entender varios de sus límites desde la normatividad que

objetivos generales. En términos llanos, la teoría cien-

regula dichas prácticas, etc. En ese orden de ideas, sería casi

tífica no puede ser vista como una «receta de cocina»

obvio concluir que la drogadicción o la pobreza no son proble-

en la que una mejor receta me lleva a mejores platos;

mas que puedan ser comprendidos exclusiva o exhaustivamen-

su utilidad y valor podrían no ser juzgados en función

te a partir de las elaboraciones conceptuales de la ciencia psi-

de qué tan «aplicable» es en términos de la solución

cológica (tal como la hemos caracterizado) y, por tanto, no sería

de problemas sociales, sino en términos de la compren-

la psicología una disciplina que pudiera ofrecer las mejores res-

sión de aspectos del mundo, así esta mejor compren-

puestas sobre la drogadicción o la pobreza, sino sobre el nivel

sión pueda llevar a soluciones más efectivas.

de análisis psicológico de estos problemas.

Si se nos dijera que debemos conseguir a un

En otras palabras, desde este punto de vista, podría-

profesional que nos ayude a construir un puente, lo más

mos afirmar que la intervención o solución directa de proble-

probable es que acudiéramos a un ingeniero civil, no a

mas humanos no solamente no se deriva, sino que desborda

un físico. ¿Por qué? Porque es el ingeniero quien tiene

las posibilidades y el alcance de las disciplinas científicas (y

el conocimiento acerca de cómo aplicar lo que el físi-

por tanto a la psicología en su rol de disciplina científica), ya

co ha desarrollado; sin embargo, podría ser «injusto» y

que, el tipo de conocimiento que producen estas (abstracto y

poco práctico hacer a ambos el doble encargo de crear

analítico) no es útil para ser aplicado directamente y en situa-

conocimiento en física y, al mismo tiempo, ser capaces

ción. Esta empresa requiere un conocimiento de orden tecno-

de hacer puentes.

lógico que es distinto en su naturaleza al conocimiento cientí-

Vale la pena preguntarse entonces qué significa

fico, pues supone una integración de áreas diversas de saber

«aplicar» el conocimiento científico y qué implicaciones

en sus aspectos conceptuales, metodológicos y técnicos que

tiene asumir su proceso de «aplicación». Tal vez, lo pri-

debe estar orientada —en sus objetivos— a la aplicación, in-

mero que tengamos que reconocer es la imposibilidad

tervención y modificación de condiciones sociales concretas.

de la correspondencia entre las teorías científicas y los

Así, parece cuestionable en principio pensar en una «psicolo-

fenómenos que sistematizan y, por tanto, la imposibi-

gía aplicada» al menos como una rama de la psicología que

lidad misma de la aplicación directa del conocimiento

(26)


científico a problemas concretos. Si es conocimiento

logía, como cualquier ciencia, puede sugerir vías de desarrollo

aplicable directamente, no es conocimiento científico,

de disciplinas aplicadas, este no es su encargo fundamental;

si es científico, no es aplicable directamente.

producir conocimiento que pueda llevar al desarrollo de una

En efecto, otra implicación de esta propuesta va en «contravía» de la caracterización tradicional que se

tecnología, no implica la obligación moral de aplicarlo o de desarrollar dicha tecnología.

hace de los objetivos de la ciencia, en tanto que predic-

En síntesis quiero ilustrar dos puntos a través de este

ción y control, por considerar que dichos objetivos se

apartado. En primer lugar, quisiera señalar que existe la po-

logran con respecto a casos específicos en condiciones

sibilidad —nada deseable— de una ausencia de diálogo entre

contextualizadas y particulares; por tanto, predecir y

ciencia y tecnología o que dicho diálogo implica necesaria-

controlar son actividades relacionadas con la aplica-

mente limitaciones de diversa índole. Seguramente poco y

ción de principios a casos concretos (i. e. el encargo de

nada importa al ingeniero civil que Einstein haya mostrado la

la tecnología). Si bien dichos elementos pueden deri-

inconsistencia de los planteamientos Newtonianos para en-

varse y, de hecho, verse potenciados por el desarrollo

tender el universo; finalmente y hasta el momento, los princi-

de una ciencia no son, en estricto sentido, sus objetivos

pios más cercanos a las aplicaciones tecnológicas, al menos

definitorios. Más bien, podríamos afirmar que predecir

en el caso de construir puentes, serían estos últimos. Hubo

y controlar, en el contexto científico, se subordinan al

ingeniería antes que física y medicina antes que química. Sin

objetivo de explicar, no como encontrar las variables

embargo, y en segundo lugar, es fundamental señalar que un

independientes en el contexto operativo del laborato-

diálogo eficiente y «fluido» entre ambas empresas ha permi-

rio, sino como sistematización y jerarquización de las

tido importantes avances en una u otra dirección. Son nu-

abstracciones hechas sobre esos casos particulares.

merosos los ejemplos en que el desarrollo del conocimiento

A pesar de estas distinciones, para la psicolo-

científico ha cambiado de manera importante la forma de in-

gía sí existe, como lo afirma Roca (2004), este doble

tervenir sobre los problemas humanos. De la misma manera,

encargo de producir conocimiento (la mayor parte de

es frecuente que, en el ejercicio de lo aplicado en situación,

las veces planteado como equivalente a «predecir y

surjan preguntas y cuestiones para la ciencia que fomenten

controlar») y aplicarlo para resolver problemas huma-

su desarrollo conceptual o técnico.

nos. No quisiera desconocer que dichos encargos para nuestra disciplina tienen razones históricas particulares que no pueden ser ignoradas y que, por supuesto, no van a ser resueltas mediante el señalamiento de una

LA FORMACIÓN EN PSICOLOGÍA: LA PRINCIPAL FUENTE DE INFELICIDAD DEL PSICÓLOGO

contradicción lógica en el nivel explicativo o de acción

Justamente, la falta de orientación explícita a los psi-

de la psicología sobre los fenómenos de la naturaleza;

cólogos en formación con respecto a estas posibilidades, en

únicamente quisiera sugerir que esto se ve reflejado en

términos de los tipos de conocimiento que puede producir un

la incongruencia de nuestra disciplina en el concierto

psicólogo, así como con respecto a cómo es que lo que se ense-

científico, y en la falta de «homogeneidad» de los con-

ña en los ciclos básicos de formación curricular se «utiliza» en

tenidos de nuestro quehacer cotidiano. ¿Qué hace el

las asignaturas (y labores) de los ciclos de formación en áreas

físico? ¡Física! ¿Qué hace el químico? ¡Química! ¿Qué

aplicadas genera, a mi juicio, la primera fuente de insatisfac-

hace el Biólogo? ¡Biología! ¿Qué hace el psicólogo? Ade-

ción profesional de un egresado de Psicología. Es frecuente ver

más de hacer psicología, selecciona personal, hace te-

cómo, si un psicólogo se dedica a la mal llamada —a mi juicio

rapia, evalúa testimonios, etc.

y por las razones precedentes— «psicología aplicada», siente

Es claro que puede hablarse de «psicología

que su formación en cursos de «psicología básica» no fueron

aplicada», tanto como la ingeniería pudiera pensarse

más útiles para su formación que como cursos de contexto o

(aunque no solamente) como «física aplicada». La «psi-

cultura general; de la misma forma, si un psicólogo se dedica a

cología aplicada» no es una parte o especialización de

la psicología básica —que por las razones expuestas sería a mi

la psicología misma como ciencia, es una empresa di-

juicio un pleonasmo— no entiende cuál es la utilidad de múlti-

ferente y muchas veces divergente, con objetivos, pre-

ples cursos y asignaturas que poco y nada se ven reflejadas en

guntas, métodos e intereses distintos. Aunque la psico-

su campo de acción. (27)


L A BERINTO 12 / II-2012

En ambos casos es frecuente que los profesionales en

que sean capaces de construir el conocimiento psicoló-

psicología resientan el hecho de no tener habilidades y compe-

gico que se supone como base de dichas aplicaciones.

tencias necesarias (o el tiempo deseable para su entrenamien-

En últimas, y para concluir, este breve escrito no

to) para ejercer en su área de interés. Esto con el agravante

pretende otra cosa que llamar la atención sobre la ne-

ético y pragmático adicional que supone el hecho de que, a

cesidad y las razones de reivindicar el papel primordial

partir del momento de la titulación, es posible que un psicólo-

del psicólogo como un profesional en ciencia, es decir,

go básico lleve a cabo labores de psicólogo aplicado sin tener

como productor de conocimiento sobre lo psicológico y

el entrenamiento necesario y suficiente, y viceversa.

no como solucionador eficiente de problemas sociales;

Sin embargo, siendo consistentes con la propuesta de

en otras palabras, quiero resaltar la necesidad de hablar

este escrito, y tal como lo afirma Peña (2009) una formación

de psicología básica, ya que esta es justamente el sopor-

en ciencia psicológica supone fundamentalmente el entrena-

te fundamental del conocimiento «aplicado», también es

miento en habilidades científicas, específicamente en habili-

necesario hablar de la posibilidad de una «psicología

dades y competencias para producir, articular y sistematizar

aplicada» entendida como un ejercicio de síntesis inter-

conocimiento sobre «lo psicológico». Formarse como psicó-

disciplinaria de conocimiento que aporte en la solución

logo supone el desarrollo de habilidades para poder «leer»

de problemas sociales, cuyo cuerpo de conocimiento se

psicología, escribir sobre psicología, hablar sobre psicología,

base en los desarrollos de la ciencia (entre otras fuentes

pensar la psicología, plantear investigaciones que promue-

de desarrollo), y no sea una rama o una forma disciplinar

van el desarrollo del conocimiento psicológico, etc. Curiosa-

inherente a la psicología como ciencia.

mente, es frecuente encontrar programas de formación en que la reflexión entre lo básico y aplicado en el contexto de la investigación es ausente. Por otro lado, es claro que en la sociedad actual existe una tendencia a la especialización del conocimiento; con mucha rapidez se crean programas de formación técnica y tecnológica asociados a problemas sociales particulares. De tal forma, cada día existen más personas entrenadas para desarrollar actividades específicas en diversas áreas en las que se supone que la psicología podría tener un campo de acción. En ese contexto, dada la generalidad de nuestra formación y a partir de la dinámica divergente de lo básico y lo aplicado, seguramente nuestros profesionales no son igualmente competentes a aquellos que han sido entrenados en contextos particulares de intervención; así, con el paso del tiempo, vemos cómo para un empleador es más económico contratar «mano de obra» más competente y más barata, dinámica en la cual la formación generalizada y académica del psicólogo probablemente perderá vigencia y relevancia. Pero incluso, si pasara lo contrario y pudiéramos mostrar que los psicólogos son los mejores y más idóneos tecnólogos en muchas áreas, esto mismo haría que las «demandas de mercado» implicaran el desplazamiento de los currículos universitarios hacia este tipo de formación para nuestros estudiantes; entonces, mientras haya muy buenos terapeutas, gestores de recursos humanos o evaluadores, corremos el riesgo de relegar a un segundo plano la formación de profesionales

(28)

REFERENCIAS

Peña, T. (2009). La formación en investigación en psicología. En C. Carpio. Investigación, formación y prácticas psicológicas. México: Publicaciones FES Iztacala UNAM. Pepper, S.C., (1942). World Hypotheses: A study of evidence, University of California Press, Berkeley, Los Angeles and London. Ribes, E. Lenguaje ordinario y lenguaje técnico: un proyecto de currículo universitario para la psicología. Revista mexicana de psicología. Enero, 2010. 27, (1), 55- 64. Roca i Balasch, J. (2004). Psicología: Una introducción teórica. Recuperado de http://www. box .com/psnatur alista# %23psnatur alis ta/1/28092828/291343274/1 Sagan, C. (2010). El mundo y sus demonios. Bogotá: Planeta Colombiana S. A. Skinner, B.F. (1974). El método científico. En C. Catania. Investigación contemporánea en conducta operante. México: Trillas.


Panoranama ESTUDIO DE LA CONDUCTA SE XUAL DEL BOBO CAFÉ. TR AVESÍA EN EL PARQUE NACIONAL ISLAS MARIETAS L A U R A S U Á R E Z (carozankoku@gmail.com) Universidad Nacional de Colombia.

A menudo, como psicólogos pensamos que nuestra profesión está restringida al estudio de ciertas

esta especie anida, y durante una estancia aproximada de dos a cuatro meses realizan diferentes mediciones.

conductas o, aún más, al estudio de cierto tipo de espe-

El bobo café es una especie que anida únicamente en

cies. A lo largo de nuestra carrera como investigadores

islas marinas de los océanos Pacífico, Índico y el Mar Caribe.

solemos escuchar sobre cómo se realizan diferentes

Manifiestan un dimorfismo sexual donde la hembra es de

estudios conductuales en monos, aves o invertebra-

mayor tamaño que el macho. (Nelson, 1978 citado por Ceyca,

dos a lo largo del mundo, y sobre cómo estos estudios

2006). También, presentan diferencias marcadas en el color

muestran sorprendentes hallazgos sobre la conducta.

del área gular del rostro, la piel alrededor de los ojos y su plu-

También, solemos escuchar sobre la importancia de

maje, siendo estos aspectos de gran interés en el estudio de

una ciencia transdisciplinar y la forma en la que la psi-

la conducta reproductiva de esta especie. De forma similar, di-

cología podría aportar al conocimiento de la conducta

fieren en sus vocalizaciones: mientras las hembras presentan

desde su propia experiencia. En gran parte, este texto

vocalizaciones roncas, los cantos de los machos difieren entre

resume el resultado de la experiencia vivida como estu-

sí y se asemejan más a un fuerte silbido.

diante de psicología en una pasantía de investigación

Los animales de esta especie viven cerca de 30 años

que abordó estos dos aspectos, una nueva especie, un

y se reproducen una vez al año, realizando la postura de dos

lejano lugar y la posibilidad de compartir experiencias

huevos que eclosionan después de aproximadamente 42 días

con profesionales de otra disciplina. El estudio de la conducta es uno de los principales intereses de la Psicología, sin embargo, esta no es la única disciplina científica dedicada al estudio del comportamiento. Áreas como la Biología tienen una amplia tradición en el estudio de la conducta desde diferentes enfoques. El laboratorio de conducta animal, parte del Instituto de Ecología de la Universidad Autonóma de México, nos muestra uno de estos enfoques. Su trabajo se dirige hacia el estudio del pájaro Bobo Café (Sula Leucogaster); esta especie ha sido objeto de numerosos tratados durante los últimos años. Con el fin de generar una caracterización de la población de aves marinas y a la vez un compilado de sus repertorios conductuales y reproductivos, los investigadores —en su mayoría biólogos— viajan hasta los lugares donde

Arriba derecha, hembra del bobo café. Abajo Izquierda, Macho del bobo café. (Fotografía tomada por: Laura Suarez) (29)


L A BERINTO 12 / II-2012

(Ceyca, 2006). Durante la temporada reproductiva, los machos

Algunos de los estudios implican la recolección

llevan a cabo un prolongado cortejo en el cual presentan ma-

de diferentes muestras, para algunos casos se reco-

teriales de nido, acercamientos y choques con el pico de la

lectaban muestras de semen que servían para evaluar

hembra, vuelos alrededor de la zona del nido y un despliegue

el daño causado por estrés oxidativo. Para el caso del

especial realizado con el pico hacia el cielo emitiendo un silbi-

semen la sobre-presentación de radicales libres, puede

do. Una vez constituida la pareja, construyen un nido y se es-

llegar a producir daños en la movilidad, estructura o in-

tablecen en una zona específica para el resto de la temporada.

cluso alterar la capacidad de llegar a fertilizar el óvulo

La especie es monógama, aunque durante nuestra estadía en

( Córdova; Ruiz; Córdova; Córdova; Guerra; Rodríguez

la isla logramos observar algunas interacciones extrapareja,

& Salinas, 2009). En otros, la recolección de muestras

así como la presencia de un solo macho o hembra en más de

de plumaje para evaluar el patrón ultravioleta existente

un nido. El cuidado paternal es compartido, por lo que am-

en el mismo, la recolección de muestras de sangre para

bos miembros de la pareja establecen turnos de cuidado del

evaluar cantidad de antioxidantes, o de muestras de

huevo. La inversión que los padres realizan, primero cuidan-

peces para evaluar los principales componentes de la

do al huevo y posteriormente al pollo es alta, pues este no es

alimentación de las aves, en especial la cantidad de ca-

independiente hasta que puede llegar a pescar por sí mismo

rotenoides consumidos; pues son estos elementos de

(Schreiber y Norton 2002, citado por (Ceyca, 2006).

la dieta los que influyen en la coloración que presentan

Uno de los principales intereses de los biólogos en esta

los animales, aquella que tiende a verse exhibida aún

especie es su conducta reproductiva, en parte, porque el es-

más durante la época de apareamiento. Los estudios

tudio de sus conductas explicaría la distribución de la misma,

son realizados por una amplia gama de investigadores e incluyen habitualmente desde tesis de pregrado hasta tesis de posdoctorado. Uno de los estudios: Selección sexual en el bobo café (Sula leucogaster): La función de la coloración tegumentaria en la selección pre y post-cópula es un proyecto de Doctorado en Ciencias Biológicas de la UNAM desarrollado por una egresada del Departamento de Psicología de la Universidad Nacional de Colombia. En los estudios de campo se plantea la necesidad de acceder a datos de una especie en particular en el medio donde esta habita, por lo que es necesario trasladarse a las zonas donde los animales anidan durante un periodo de tiempo prolongado. Asimismo,

Pollo del pájaro bobo café al cuidado de su padre.

esto implica convivir con las posibles dificultades con

(Fotografía tomada por: Laura Suarez)

las que habitualmente lidia la especie, para el caso de Islas Marietas, las fuertes tormentas, el fuerte sol y la

así como la selección de unas coloraciones sobre otras. Con

compañía del segundo alacrán más venenoso del mun-

el objetivo de realizar los estudios se lleva a cabo la captura y

do son algunas de los factores a tener en cuenta. De

marcaje de los animales. La captura de los animales se realiza

otro lado, la posibilidad de tener cerca a varias de las

en horas de la noche con el fin de garantizar que los animales

más bellas especies de aves marinas, observar su tem-

no huyan al observar al investigador. Durante este periodo se

porada de cortejo, apareamiento y el crecimiento de las

realiza el marcaje de los animales y la toma de medidas del

crías, y las amplías posibilidades de aprendizaje dejan

pico, de las alas y del peso. Una vez finalizada la medición, el

de lado las posibles dificultades.

animal se pone de nuevo en su nido y se deja libre. Esto implica

Como estudiante de Psicología, que ha pasado

estar hasta altas horas de la madrugada en busca de parejas,

gran parte de su carrera trabajando en un laboratorio,

moviéndose por zonas rocosas con lámparas de luz roja para

la experiencia de trabajo de campo no resulta desa-

no ser detectados por los pájaros.

gradable, aunque sí, distinta de lo que posiblemente

(30)


estamos acostumbrados, esta experiencia hace que

tituto de Ecología de la Facultad de Ciencias de la Universidad

los investigadores utilicen habilidades particulares. El

Autónoma de México, por su cálido recibiendo y trato, por su

primero de los pro de conocer una dinámica de trabajo

paciencia y las múltiples enseñanzas recibidas. También, al La-

diferente puede ser tener una base teórica distinta a la

boratorio de Aprendizaje y Comportamiento Animal de la Uni-

utilizada por los estudiosos del comportamiento den-

versidad Nacional de Colombia, al Departamento de Psicología

tro de la Psicología, ya que en el trabajo de campo se

de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional

amplía la posibilidad de considerar los estudios de la

de Colombia, al área de Bienestar de la misma Facultad y a la

conducta desde una visión transdiciplinar, permitiendo

ORI, por prestar el apoyo para la realización de esta pasantía.

hacer de esta experiencia una práctica ampliamente recomendable para las personas interesadas en esta línea de trabajo y para los estudiantes que desean conocer más de la línea del estudio del comportamiento.

REFERENCIAS

Adicionalmente, se contó con la oportunidad de realizar trabajo de campo en una de las reservas más bellas y recomendables del mundo, el Parque Nacional Islas Marietas, ubicado en la bahía de Banderas a cerca de 8 kilómetros de las costas de Punta de Mita, Nayarit, CONANP-SEMARNAT (2007). Una reserva altamente visitada en diversas épocas del año por la cercanía de las ballenas y por la gran cantidad de aves que anidan allí. Durante la estancia, logramos observar diferentes tipos de gaviotas, golondrinas y el bobo de patas azules, famoso por la forma en la que realiza su cortejo. Para finalizar, deseo destacar la experiencia vivida durante cerca de dos meses, en la cual, además de compartir con excelentes personas y profesionales,

Ceyca, j. P. (2006). Ecología reproductiva del pájaro bobo café (Sula leucogaster) en Morros del Potosí, Guerrero, durante la temporada de anidación 2006. Tesis maestría en ciencias. México: Centro de investigación científica y de educación superior de ensenada. CONANP-SEMARNAT (2007). Programa de conservación y manejo Parque Nacional Islas Marietas. México D.F: Editorial EDM. Córdova, A.; Ruiz, C. G.; Córdova, C. A.; Córdova, M. S.; Guerra, J, E.; Rodríguez, B. E. & Salinas, K. A. (2009). Estrés oxidativo y antioxidantes en la conservación espermática. Revista complutense de ciencias veterinarias. Volumen 3 No. 01

obtuve una gran experiencia para mi crecimiento como investigadora. Mis agradecimientos al personal del Ins-

Parque Nacional Islas Marietas. Vista superior de los cerros de Isla Larga.

(31)


L A BERINTO 12 / II-2012

Panorama

LOS LABOR ATORIOS DE LA PSIQUE: UN RECORRIDO POR EL ESTADO Y EL DESARROLLO DE LA PSICOLOGÍA CIENTÍFICA O S WA L D O G A M B OA (oswaldogamboa@gmail.com) Universidad Nacional de Colombia.

Los laboratorios se han considerado fundamentales en

múltiples elementos para la comprensión y discusión de

la definición de la psicología como una ciencia diferenciada de

los aspectos académicos y extra académicos (como los

la filosofía y en la adopción del método experimental como una

procesos de acreditación) que determinan el desarrollo

de sus actividades esenciales. Desde 1879, cuando se fundó for-

de los laboratorios colombianos, así como de sus activi-

malmente el laboratorio de Leipzig, la psicología como disciplina

dades de investigación básica y aplicada de docencia, y

cambió su imagen en los ámbitos académicos y sociales, de ma-

formación investigativa y de extensión en los niveles intra

nera que los laboratorios se convirtieron en uno de los principales

e inter institucionales.

símbolos de su desarrollo. Así, el desarrollo de los laboratorios

En general, el recorrido por el texto muestra que

ha sido fundamental en el desarrollo de la psicología contempo-

las actividades de los laboratorios están dirigidas a accio-

ránea como disciplina y como profesión. Desde sus inicios, los

nes de docencia, investigación y extensión, sin embargo,

laboratorios han promovido el desarrollo de la psicología expe-

la totalidad de los laboratorios colombianos se han fun-

rimental y de muchos de sus avances como disciplina científica.

dado respondiendo a las necesidades docentes de for-

Además, ha generado múltiples metodologías utilizadas en la

mación de los estudiantes, principalmente en el nivel de

disciplina para el abordaje de los fenómenos psicológicos desde

pregrado. En 1964, el primer laboratorio de Psicología Ex-

una perspectiva aplicada.

perimental del país se fundó principalmente para realizar

El libro Los laboratorios de la psique es un esfuerzo con-

demostraciones que complementaron las clases de psico-

junto de la comunidad psicológica colombiana que, coordinada

logía experimental, diseño experimental y otros tópicos,

por Raúl Oyuela, logra exponer algunos de los avances y produc-

con el fin de permitirle a los estudiantes integrar la teoría

tos más representativos de los laboratorios de psicología en Co-

y la práctica a través de la reproducción directa de los fe-

lombia y resaltar la relevancia de las actividades y la formación

nómenos. De esta manera, como se puede ver a través del

investigativa para el desarrollo de nuestra psicología. Cada uno

libro, uno de los principales aportes de los laboratorios a

de los capítulos está dedicado a un laboratorio y es escrito, en la

la disciplina psicológica en Colombia ha sido y sigue sien-

mayoría de los casos, por sus directores y miembros, recogiendo

do la formación de psicólogos. Actualmente, los objetivos

los aspectos históricos, conceptuales e institucionales que sirven

básicos de los laboratorios colombianos se centran en

de contexto para la comprensión de sus actividades. El libro está

la formación de habilidades básicas de investigación, a

dirigido a un público general y por su valor histórico y sus conte-

través de la aplicación y demostración de los principios

nidos puede ser de gran interés para estudiantes de Psicología

psicológicos aprendidos en los cursos teóricos, y en la for-

de primer semestre, como también puede serlo para los más es-

mulación de investigaciones con carácter formativo.

pecializados, o para el público interesado en el desarrollo de la

Una de las preguntas obligadas en una obra de

ciencia o de la psicología en Colombia. Además, a pesar de no

estas características es aquella que se refiere al desarro-

presentar un análisis transversal de la obra, el lector encontrará

llo de las actividades investigativas en los laboratorios

(32)


colombianos. Un hecho significativo sobre el rol de los la-

de herramientas virtuales y de simulación; en algunos casos

boratorios en la psicología es que el laboratorio de Wundt

el impacto social real o potencial de las investigaciones y, por

es histórico, entre otras razones, porque fue el primero es-

último, el papel de los psicólogos expertos y aprendices en el

tablecido permanentemente y dedicado a la investigación

desarrollo de la disciplina y la comunidad académica.

científica (antes que a actividades de demostración). Sin

Entre otros aspectos, la historia de los laboratorios co-

duda alguna, el libro constituye una muestra general de

lombianos recogida en Los laboratorios de la psique nos hace

algunas de las áreas desarrolladas por los psicólogos co-

evidentes las ganancias y las múltiples potencialidades que re-

lombianos a nivel investigativo, no obstante, es claro que

presentan estos espacios para la psicología colombiana como

la investigación independiente de los objetivos de forma-

ciencia básica y aplicada, pues desarrolla la investigación, la for-

ción ha ocupado un lugar secundario respecto a la función

mación de psicólogos básicos y aplicados, la estandarización de

docente en la mayoría de las universidades.

nuestros procedimientos, metodologías e instrumentos y porque,

De esta manera, a través de Los laboratorios de

en conjunción con la creación de comunidades académicas, ha

la psique, también son expuestos los niveles de desa-

permitido la comunicación y evaluación de nuestros desarrollos

rrollo de las investigaciones realizadas en Colombia y su

por parte de los pares académicos. Hoy, los laboratorios siguen

visibilidad representada en los ámbitos de socialización:

siendo uno de los principales espacios para el desarrollo de la in-

publicaciones y presentaciones en eventos nacionales

vestigación, la docencia y la extensión, medios para la búsqueda

e internacionales. Un aspecto interesante de la publica-

y aplicación continua del conocimiento.

ción, es que, por el carácter de crónica de los capítulos, hay una exposición de las formas en las que han interactuado los intereses de los investigadores con las políticas y programas curriculares para determinar las áreas

REFERENCIAS

de investigación desarrolladas, y las actividades de los laboratorios. Este, desde mi perspectiva, constituye uno de los aspectos que pueden ser más atractivos para el lector, porque constituye un registro anecdótico acerca de cómo las dimensiones extra académicas (de nivel económico, político, social, ideológico, etc.) interactúan con los aspectos académicos (currículo, área de experticia o de capacitación de los investigadores, etc.), determinando las investigaciones que de manera efectiva se ejecutan en los laboratorios. En Los laboratorios de la psique, también hay otros aspectos sobre el ejercicio científico de la psicología que pueden resultar de gran interés para el lector y que se presentan como temas recurrentes a través de los capítulos del libro, como las tendencias generales

Oyuela, R. (Ed.). (2008). Los laboratorios de la psique. Una historia de la Psicología Experimental en Colombia. Bogotá: Javegraf. Los laboratorios descritos en el libro, en orden de capítulo son: El Laboratorio de Aprendizaje y Comportamiento Animal de la Universidad Nacional de Colombia, el Laboratorio de Psicología de la Pontificia Universidad Javeriana, los laboratorios de Psicología de la Universidad Católica de Colombia (LAPSUCC), el Laboratorio de Psicología la Universidad INCCA de Colombia, El Laboratorio Experimental de Psicología de la Universidad de Manizales, el Laboratorio de Psicología de la Universidad de los Andes, los laboratorios de Psicología de la Universidad Santo Tomás, los laboratorios de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz, el Laboratorio Integrado de investigación en Psicología de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, el Laboratorio de Psicología Básica y Aplicada de la Universidad de la Sabana, el Laboratorio de Psicología de la Universidad de Antioquia (UDEA), el Laboratorio de Psicología Experimental de la Facultad de Psicología de la Universidad El Bosque,

de los laboratorios por temas de investigación especí-

el Laboratorio de Psicología de la Corporación Universitaria Iberoamericana, los

ficos (como el aprendizaje o la psicometría), las estra-

laboratorios de Psicología de la Universidad Pontificia Bolivariana de Bucaraman-

tegias desarrolladas por los investigadores para lograr los desarrollos en sus respectivos laboratorios (como la construcción artesanal de instrumentos, o la creación de alianzas estratégicas con pares expertos), las

ga, los laboratorios de Psicología de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), los laboratorios de la Fundación Universitaria los Libertadores, el Laboratorio de Psicología de la Fundación Universitaria San Martín, el Laboratorio de Prácticas y Estudios Controlados de Comportamiento en la Universidad del Rosario, el Laboratorio de Psicología de la Universidad Externado de Colombia, el Laboratorio

tendencias en la psicología colombiana por la investi-

de Psicología Guillermo de Ockham de la Universidad de San Buenaventura (Bogo-

gación básica o aplicada, la influencia de las asociacio-

tá), el Laboratorio de Psicología de la Universidad Tecnológica de Bolívar, el Labo-

nes sobre el desarrollo de los laboratorios y viceversa, los tipos de instrumentos utilizados y el creciente uso

ratorio de Psicología de la Universidad CES (Medellín), el Laboratorio de Psicología de la Universidad del Sinú y el Laboratorio de Psicología de la Universidad Católica Popular de Risaralda (UCPR).

(33)


L A BERINTO 12 / II-2012

JUAN MANUEL TORO: ENTRE VISTA L A U R A S U Á R E Z (carosankoku@gmail.com) Universidad Nacional de Colombia.

¿En qué momento surge

Yo creo que el estudio comparado del lenguaje es un

su interés por la investigación

campo privilegiado para hacer preguntas sobre cómo

en psicología?

se organiza nuestra cognición (qué capacidades son de

Cuando

estaba

ha-

dominio general y cuáles son específicas del lenguaje;

ciendo la carrera, comenza-

qué es único en los humanos y qué es compartido con

mos con unos amigos y el pro-

otras especies). Aunque debo decir que originalmente

fesor Hernán Sierra un grupo

mi idea no era trabajar sobre este tema en mi doctora-

de discusión sobre temas de

do. Lo que ocurrió fue que cuando ingresé al grupo de

cognición y desarrollo. Fue

investigación, me propusieron una serie de temas, en-

realmente a partir de ahí que

tre los cuales estaba hacer unos experimentos de pro-

me di cuenta de que me gus-

cesamiento de claves acústicas en ratas. Ese tema me

taría hacer experimentos so-

llamó la atención y a partir de ahí terminé estudiando

bre cognición y que empecé

los mecanismos de procesamiento del habla desde una

a buscar posibilidades para

perspectiva comparada.

poder hacer investigación. ¿Podría contarnos algo acerca de cómo es el labo¿Cuál considera que ha sido el autor o la investigación más influyente en su carrera? y ¿Por qué?

ratorio en que trabaja actualmente y cuáles son algunos de los proyectos llevados a cabo allí?

En la etapa en que estaba haciendo la carrera en la Na-

En nuestro centro se hacen experimentos con

cional, definitivamente Piaget, porque ponía de relieve los pro-

adultos y bebés humanos, y ahora yo soy el responsable

blemas que existen para comprender el desarrollo cognitivo.

del laboratorio de animales. En el laboratorio, el proce-

Mostraba la necesidad de hacer investigación básica para en-

dimiento que más utilizamos es el de entrenamiento de

tender la cognición. Ya durante el doctorado, quizás Chomsky,

discriminación mediante el uso de cajas de condiciona-

porque define muy bien las ideas que marcan cómo se entiende

miento en ratas. Pero también tenemos acceso a pisci-

el lenguaje (y por qué este puede ser un campo de estudio inte-

nas de Morris para tareas de navegación en roedores. Un

resante), y también Marc Hauser, porque hizo mucho respecto

ejemplo de cómo se pueden utilizar diferentes poblacio-

a cómo se puede abordar el estudio de capacidades cognitivas

nes y diferentes métodos para abordar un problema es el

humanas desde una perspectiva comparada.

de los experimentos que hicimos sobre cómo diferentes categorías fonéticas (consonantes o vocales) pueden te-

¿De dónde surge su interés por el estudio comparado del lenguaje entre humanos y animales?

ner roles diferentes durante la extracción de estructuras lingüísticas. Con adultos investigamos si efectivamente las consonantes y las vocales aportan información di-

(34)


ferente durante el procesamiento del habla. Con bebés

En un sentido práctico, el mayor reto es conseguir finan-

de 11 meses de edad, hemos estudiado hasta qué punto

ciación. Esto se aplica a todos los niveles. Como estudiante de

estas diferencias entre categorías fonéticas aparecen

doctorado, hay que conseguir algún tipo de beca para poder dedi-

temprano en el desarrollo, con relativamente poca expe-

carse a sacar adelante la tesis. Ya como director de investigación,

riencia y antes de la aparición del léxico. Y con los ani-

hay que conseguir proyectos financiados para pagar por todos los

males hemos explorado hasta qué punto una especie sin

gastos que implica hacer experimentos y mostrar sus resultados.

un sistema de representación lingüístico llega a procesar de forma diferente estas claves que están presentes en la señal acústica. Así, podemos abordar diferentes aspectos de un mismo problema utilizando poblaciones y métodos diversos.

¿Cómo se vinculan los estudiantes de pregrado y postgrado a su laboratorio o línea de investigación? Siempre hay experimentos concretos o estudios enteros en los que se necesita ayuda de gente que se quiera vincular a ellos. Con lo que normalmente si un estudiante nos

¿Cuál considera usted que es el aporte más importante de sus investigaciones para la psicología?

contacta tenemos algún tipo de estudio al que se pueda unir. Dependiendo del nivel en que se encuentre, un estudiante

Me gustaría creer que nuestros experimentos su-

puede unirse al laboratorio con diferentes responsabilidades.

gieren que los humanos compartimos con otros anima-

A nivel de pregrado los estudiantes se vinculan durante las

les algunos de los mecanismos que utilizamos durante el

prácticas, con lo que colaboran en algún experimento puntual

procesamiento del lenguaje. Esto es, que una capacidad

para completar los créditos que necesitan y conocer un poco

tan especial (y aparentemente única en los humanos)

cómo funciona el laboratorio. A nivel de master (el centro está

como es la lingüística, se basa en mecanismos más ge-

vinculado a 2 programas de master diferentes), los estudian-

nerales que están ya presentes en otros animales.

tes normalmente hacen la tesis de master pasando un par de experimentos y trabajando directamente sobre su diseño y su

¿Cuáles son sus proyectos para el futuro?

análisis. Finalmente, en el nivel de doctorado, los estudiantes

¿Cuál es el campo que aún no ha podido abordar y

trabajan tiempo completo desarrollando una idea bajo la su-

le gustaría hacerlo?

pervisión de uno de los investigadores del centro.

Realmente sabemos muy poco sobre los diferentes mecanismos que contribuyen a la adquisición del lenguaje y cómo estos han evolucionado. De hecho,

¿Cuáles deberían ser las metas para los psicólogos como comunidad científica?

todavía no se ha identificado empíricamente cuál es el

Creo que identificar problemas interesantes, que nos

componente del lenguaje (si es que hay alguno) que lo

digan algo acerca del ser humano y (lo que es fundamental)

hace únicamente humano. Así que, me gustaría seguir

que puedan ser abordados empíricamente.

trabajando en este campo. Hay dos aspectos del lenguaje que creo que son especialmente importantes para

A partir de su formación como investigador ¿qué

investigar. Uno es la prosodia. Parece ser que mucha de

consejos daría a los estudiantes que están ini-

la información que utilizamos durante la adquisición del

ciando su proceso en la investigación?

lenguaje está contenida en claves prosódicas. La otra es

Hacer experimentos toma tiempo, los resultados no apa-

la capacidad lingüística de combinar elementos sencillos

recen de la noche a la mañana, con lo que hay que estar dispues-

para crear elementos más complejos (p.e. fonemas para

to a ser muy constante con el trabajo. Como estudiar un proble-

formar sílabas, sílabas para formar palabras, palabras

ma requiere tanto tiempo, me parece que hay que centrarse en

para formar frases, etc.). Creo que en el futuro los experi-

algún tema que a uno le parezca especialmente interesante y

mentos irán dirigidos a estudiar estos dos aspectos.

hay que estar abierto a aprender acerca de nuevas ideas y nuevas metodologías para poder abordarlo. Al fin de cuentas, poder

¿Cuál cree que es el mayor reto que deben enfren-

hacer investigación es un «privilegio», en el sentido de que es

tar quienes se interesan en la investigación en psico-

una oportunidad para trabajar sobre alguna cuestión que a uno

logía?

le llama la atención. Así que, si se tiene la oportunidad, hay que intentar hacer lo mejor posible. (35)


laberinto

es una publicación del Laboratorio de Aprendizaje

y Comportamiento Animal del Departamento de Psicología de la Universidad Nacional de Colombia. Busca promover y difundir la labor investigativa de los estudiantes de pregrado. Incluye, reseñas de libros y eventos, ensayos e informes de investigación en las áreas de psicología básica, experimental y fenómenos del aprendizaje.


Laberinto Vol. 12  

EDITORIAL Oferta académica en Psicología: del programa universal a la elección ilimitada Germán Gutiérrez EXPERIMENTAL Elección y Explota...