Page 1

Zéjel Revista de arte, literatura y pensamiento.

Gonzalo Hermo Rodrigo García Marina Antonio Cruz Romero

Laura Franco Miguel Floriano Antonio Rivero Taravillo

David González

Luca Minola

Raquel Lanseros

David Roldán

Isandro Ojeda-García Álvaro Carbonell Maria Pina Fersini Gonzalo Gragera

Narciso Raffo Navarro David Oliveira Antonio M. Vileya María Murube

4

junio 2018


Directores y Comité editorial: Juan Carlos Polo Zambruno Narciso Raffo Navarro David Roldán Eugenio

Este libro se ha impreso en Madrid en la imprenta Estugraf, 2018.

La traducción de todos los poemas es propiedad de Zéjel. Revista de arte, literatura y pensamiento. Y ha sido llevada a cabo por Narciso Raffo.

Depósito legal:

SE 1310-2016.

E-ISSN: 2530-0601. ISSN: 2530-0598.

Zéjel editores, Calle Picasso, 36, Dos Hermanas (Sevilla). © De los textos, sus autores.


ZĂŠjel

Revista de arte, literatura y pensamiento.

NĂşmero 4 - Junio de 2018


Ă?ndice

6 9 27 40 45 41 51


Editorial David Roldán Eugenio.

Poesía Raquel Lanseros, Miguel Floriano, Laura Franco, Isandro OjedaGarcía, Gonzalo Gagrera, David González, Gonzalo Hermo, Antonio Cruz, Álvaro Carbonell, María Pina y Rodrigo García.

Desembarcos Luca Minola (Bergamo, Italia).

Poeta invitado Antonio Rivero Taravillo.

Cultura visual Pelea de gallos. De David Oliveira, Crítica de David Roldán Eugenio.

Reseñas Antonio M. Vileya y María Murube.

Colaboradores


Editorial


Un monólogo de Leopold Bloom Nadie me dijo que huir de Ítaca fuera un viaje posible. Habían dejado las llaves puestas en el magnífico portón de la isla, la ciudad, la casa. Todo aparecía descuidado. Había ocurrido un saqueo. Recordé la tarde en la que nos asomamos al ojo del campanario y vimos lo que habíamos construido: una tierra embrionaria, sí, aunque un atrevimiento sobre el mar. Ahora nuestra ciudad era una orilla circular que ni se parecía a Dublín ni a la patria de Ulises. Pienso que Molly y Stephen han sido los que lo han dejado todo así, que el desastre no es cosa de Joyce, que me piensa, ni del temporal o los socialistas. Todos se han ido y ya no me quieren. Pensé en lo mal que me había sentado la comida, y así, el descubrimiento del desamor vino solo. ¿Soy Leopold Bloom sin ellos? ¿Fui, acaso, Leopold Bloom algún día? Se han ido a otras islas, lo sé, a otras ciudades, si existen. O se han ido, sencillamente, se han esfumado. Han desaparecido delante de mis ojos con la lentitud hermosa de una flor que se abre. Esto último me parecería más lícito, menos premeditado. Uno abandona para crecer. Abandona el hogar y la tierra familiar sin anunciar que lo hace porque es un ejercicio involuntario y sorprendente incluso para el traidor que se marcha. Entonces supe que eran y estaban. Sin saber bien dónde, entendí que aquello no importaba y que la isla ahora era mía. Así os cuento que me marché a casa tranquilo, a mi casa -que eran todas, aunque concretamente a la que estaba al final de la única calle en larga pendiente-. Allí escribí sobre ellos, como hago ahora mismo.

7

David Roldán Eugenio.

7


8

8


Poesía

“El mundo no se acaba en la tierra que pisamos.”

Gonzalo Hermo


Raquel Lanseros Potencialidad y biografía

La potencialidad, ese primer hogar la nieve a punto de caer sobre la carretera el festivo cohete recién lanzado al cielo las cigüeñas acabando su nido sobre la torre eléctrica la suela de cuero que un artesano justo termina de coser al zapato las letras que ese niño aprende ahora a leer quizá para escribir un día Guerra y Paz el instante previo a los dedos presionando la llave de la luz un cuaderno escolar recién comprado. Después llega el producto el resultado, la conclusión, la carrera, el balance, el recorrido, el cierre, el inventario, la consumación. Las cenizas que, para consolarnos, llamamos biografía.

10

10


Miguel Floriano Paisaje con la caída de Ícaro

En ti logré intuir la misma sed de conocimiento que a mí me atenazaba ante la noche y los espejos. Beber juntos ese licor maldito, aquella imagen secreta. Alcanzar la embriaguez de las formas puras y que, lo mismo que al saber, nos coronase un deseo tranquilo. Así llegó, como la libertad, tu compañía. Pero después, cuánta palabra infame borrando aquel milagro. Con la espada el valiente. En este arte antiguo el dolor es tan fiel que se confunde con la necesidad: redescubrir los seres y las cosas venciendo al tiempo en el lenguaje. No supe. Te amaba. Hoy pasan los días. Hoy pasan los días como perros tristes y yo te recuerdo, y me prometo que ya no escuchas esta voz, que no nos dejas que ya no me equivocas con la vida.

11

grácilmente caer al mundo,

11


Laura Franco

Me he paseado con un hacha alrededor de tu casa. Arrastrando su hoja sobre la acera. Sin hacer ruido. He caminado en zig-zag matando el tiempo. He dicho tu nombre en voz baja varias veces. Te he observado por las noches, he descubierto que te haces cruces en los brazos. He talado todos los รกrboles de tu calle para que nunca den sombra y yo no pueda esconderme, ni grabar iniciales, ni apuntar una fecha, ni quejarme de la resina que caerรก sobre el cristal del coche.

12

12


Isandro Ojeda-García Albinoni / Morrison

hemos vivido a la sombra de cientos de desenlaces bajo

un sol que en dos mitades nos aguarda y a la

masa nos condena

hemos vivido al amparo de los perros que han comido en

nuestra mano y ahora arrojan sus pieles a

nuestros pies ya sin disfraz convalecientes

y en la danza de las aguas con un grito de dolor han

puesto fin a la muerte del marinero

mientras miles de ojos negros nos vigilan esperando un

paso en falso para ver como escupieron sus

mentes nuestros ídolos del pasado y sus

espíritus ahogándose en el barro

y aun un torso de hombre libre apenas es comida y sangre para la tierra que ellos

mismos con sus manos han arado

y hoy con voz de cicatriz dices mi nombre arrastrándote

hasta mi cama

en tu pecho en llamas un jardín cortado no hallarás

vestido para este banquete

ni tampoco te hará falta allá donde por fin podamos estar todos juntos como en familia

13

allá donde nos esperan

13


Gonzalo Gragera Trámites En la publicidad del banco los carteles anuncian hipotecas, financiaciones e intereses. Unos carteles que recuerdan a los antiguos altares en madera de cedro, catequesis y divulgaciones sobre el enigma de las viejas catedrales. Ahí fue el dios del IVA, del IRPF, del IS, del TAE, todos con su novena de trimestres y liquidaciones. Yo acudo, en cierto modo, a pedir misericordia, y en un presbiterio, de conglomerado, me indican: “Firme aquí”. Me confieso: apenas soy eso: la insignificancia respecto del absoluto. De la burocracia financiera. Crédito eres,

14

14

y en crédito te convertirás.


David González

En la dermis del planeta diluvios envuelven la periferia con sudor publicitario. Mis amigos se incineran en adjetivos imposibles ofrendando óseas realidades. Sus tardíos juramentos son candelabros alumbrando los pliegues del insomnio en el placard encefálico que cargamos

15

arriba de los hombros.

15


Gonzalo Hermo O dó

Porque lembramos os mortos o noso ventre ten a forma da tumba dun río. O mundo non acaba na terra que pisamos. Por iso queremos comprender como marcharán de nós os corpos que amaremos sen mudaren a pel sen deixárennos na carne a presenza dun rastro. Sucede cada vez que se contempla a despedida. Nada substancial acontece na materia pero o corpo por dentro recoñécese no outro porque outro ocupará o lugar da súa memoria cando algún día lembre. É sempre a mesma a historia: dar conta do que somos mentres estamos cambiando. Pero o noso corazón borrará a nosa culpa. Que a vida nos sorprenda no seu despregar.

16

16


Gonzalo Hermo El duelo

Porque recordamos a los muertos nuestro vientre tiene la forma de la tumba de un río. El mundo no se acaba en la tierra que pisamos. Por eso queremos comprender cómo marcharán de nosotros los cuerpos que amaremos sin mudar la piel sin dejarnos en la carne la presencia de un rastro. Sucede cada vez que se contempla la despedida. Nada sustancial acontece en la materia pero el cuerpo por dentro se reconoce en el otro porque otro ocupará el lugar de su memoria cuando algún día recuerde. Es siempre la misma historia: dar cuenta de lo que somos mientras estamos cambiando. Pero nuestro corazón borrará nuestra culpa. Que la vida nos sorprenda

17

en su desplegar.

17


Antonio Cruz Moreno El caos y el miedo

Me asomo a la ventana: soy siempre el último que me acuesto, el último de la calle, el de mi casa. El caos es visible: los papeles sobre la mesa como un enfermo anestesiado, rayajeados, escritos con diferentes colores; montones de libros en el suelo. Todo está oscuro y miro la vida con los ojos de la noche. Y siento el miedo de no saber si con la luz del día siguiente yo mismo seré capaz de amanecer.

18

18


Álvaro Carbonell La petite mort

Siento la catarsis del sueño, que es la vida, cuando despierto y te encuentro y el café se derrama -diluvianosobre nuestro árido jardín de nervios, y te vas, luego, como una eyaculación lograda. Yo celebro la obscena costumbre de tu marcha, no diré cómo, ni cuánto, pero sí el lugar: lejos, admirando el orden que se va tras la estela pintada del tornado de Brosio, del astronauta de Colbie, de los gatos enormes o las mujeres sobre paisajes kitsch de Eder. Yo soporto la violenta costumbre de tu marcha recordando.

19

Y es que no hay arma que me defienda mejor de ti que la memoria.

19


Maria Pina Búsqueda sin captura

Esperad gente Cuidado con molestar a Don Presente Está en un gran teatro Luchando contra el fantasma del Tiempo ¿No lo estáis viendo? Está chorreando de fatiga A la derecha golpea al futuro A la izquierda tumba al pasado Sin descanso La obra que va en escena hoy dicen que es infinita y prometedora Nada de comedia Nada de tragedia Nada de nada Así hacía el infinito.

20

20


Rodrigo García Soplar una pestaña

mira, esto es cuidar: él es el hombre de la barba roja, las piernas larguísimas tendidas como albornoces mojados sobre cuatro cuerdas podridas (por ej. una viola), él es el chico que iza su brazo como un mástil, él es la descriptiva de imagen y semejanza, él es una superación del concepto DIOS, él es cortometraje en su infinita altura, él es Soria y un padre matando cuervos y zorros en invierno, él es sarcoidosis o linfoma, él es duda poética, concreción de antípoda, lejana dinastía astur, acento de uña pintada y sobre todo él es: “UNA MUERTE PARA PIANO QUE PINTA DE AZUL A LOS MUCHACHOS” mira mira, mira esto es equivocarse: . , , ACENTO ´ ACENTO . .

.

. ´; (¿alguien conoce la exactitud de “;”?) .

,:…

disculpa mi cuerpo seudohumano

por favor, proceda, disfruto muchísimo cuando somete a votación mis derechos fundamentales caracol col col (tan político que lleva su Estado a cuestas) saca los cuernos al sol pues el sol te quié

21

necesita iluminar tu desamor de uñas largas y posos de té

21


por favor “más lealtad y menos fidelidad” ro jo co mo u n a n alga mira esto es el yo, situado sobre el tú: yo te quiero sobre todas las flores y sobre todas las teorías que implican a nuestros miedos en este amor tan tan tan tan tan dulce, yo te quiero en silencio, te quiero pese a los golpes que la vida devuelve en forma de mano de plata, te quiero alargando este brazo y esta distancia transoceánica y estos pies de uñas impolutas. JAGI: “TRAEN LAS CONSTELACIONES TATUADAS EN EL IRIS, Y ESPERAN, ESPERAN NADA MÁS, COMO LOS PÁJAROS” ¡pero JAGI! ¿ha visto usted a su abuelo matar gorriones con una raqueta de bádminton? ¿soñó tener las pestañas y el cuello de una avestruz? ¿su concepto de hombre no es, en cierto modo, patriarcal? así es la pluma y así es un gimnasio: empieza a escribir en rosa empiemas cosas podridas y asfixiantes febrículas y sospecha de tuberculosis en este paciente de Coslada tan rumano tan

rumano tan rumano

que no tiene tierra para cultivar arándanos y frágiles morriñas si yo fuera de Oviedo te querría con desatada elegancia pero yo no soy de ningún punto concreto del mapa. lo concreto va a conseguir expulsar a lo difuso de los libros de texto

22

22


por el bien de la industria cárnica hablemos de la carne, nos separan quince años y una pila de prejuicios que tienes sobre los niños muy niños pero pese a ello si grito puede que escuches lo absoluto como esta Fremdsprachen que llevo entre las piernas INCISO SOBRE EL CUERPO QUE ES UN YO MUY PROFUNDO SITUADO EN LA SUPERFICIE DE TODOS LOS LAGOS he aprendido muchísimo con vuestros cuerpos: GRACIAS la insuficiencia cardíaca* te matará, pero ahora sé cómo funciona lo que no funciona él es el hombre de la barba roja, las piernas larguísimas tendidas como albornoces mojados sobre cuatro cuerdas podridas, él es el chico que iza su brazo como un mástil, él es descriptiva de imagen y semejanza, él es una superación del concepto CONCEPTUAL, él es el eterno retorno diseñado por la industria para que bebas de su mano izquierda las aguas más frescas de todo este boceto de desierto porque por qué no admitirlo todos queremos superar la bidimensionalidad ser (algo) una lengua de sonidos voluminosos aceptar pulpo por animal y conocer que son ellos los invertebrados más inteligentes, que somos nosotros algo menos

23

que por poder se puede vivir**

23


resfriado cuatro meses por culpa de la polución o tener más de doscientas dieciséis posibles parejas, vía Tinder y que a ninguno le convenza el último temazo de Foucault***.

Nota de autor: el autor ha señalado en negrita lo único que le parece destacable aunque no tiene muy claro si eso es apropiación cultural y pide disculpas *el pronóstico es tan malo como los cánceres más prevalentes, así se encuentra en la literatura científica y en la opinión de autor experto no randomizada **Shakira mentía ***hay una canción que dice no se qué de un barquito de papel y que le encanta su aroma de mujer y su forma de querer y las horas que se cuentan para volverse a ver pero el autor no puede sentirse muy pero que muy identificade y prefiere mirar para otro lado por qué no me miras a los ojos ¿te doy miedo? ¿te doy jarabe para la tos? ¿estás seguro del volumen que es capaz de soportar el esqueleto de una integral? una integral muy pero que muy íntegra:

24

24


25

y aquĂ­ un nude:

25


26

26


Desembarcos


Luca Minola Dietro le porte, prima di ogni giornata

Dietro le porte, prima di ogni giornata sempre, appena un battito. Stanze profonde dove entrare, soste di colore. Trattenere un respiro sarĂ facile e incredibile, sporcherĂ  il latte di buio. Mani piĂš vicine: luci possibili, dipinti. Strade inconcluse dirai, case private del loro fuoco.

28

28


Luca Minola Detrás de las puertas, siempre antes de cada jornada

Detrás de las puertas, siempre antes de cada jornada, apenas un latido. Habitaciones profundas donde entrar, estancias de color. Contener un respiro será fácil e increible, manchará la leche de oscuridad. Manos más cercanas: luces posibles, cuadros. Calles inconclusas, dirás,

29

casas privadas de su fuego.

29


Poeta Invitado

“Sin llegar a tocarnos nos rozamos evitando tal vez una catástrofe”

Antonio Rivero Taravillo


32

32


Antonio Rivero Taravillo Un asteroide

Un asteroide se aproxima a la Tierra, casi roza su atmósfera a quinientos millones de kilómetros. Cada cual seguirá más tarde su rumbo, su derrota, su camino hasta volver luego a cruzarse después de otros quinientos años más. Así nosotros, en nuestras vidas breves y más cercanas, sin llegar a tocarnos nos rozamos evitando tal vez una catástrofe; con la ventaja de órbitas que, malos presidiarios,

33

ya nunca volverán a reincidir.

33


34

34


Cultura visual


ŠPelea de gallos, obra de David Oliveira.

36

36


Crítica de arte -Pelea de gallosDavid Oliveira David Roldán Eugenio

El

Mediterráneo se recuesta sobre una pelea de gallos. El Mediterráneo no es geografía, es relato de dos perros ladrándose, del duelo a garrotazos, las bodas de sangre o los romanos y sabinos. En la pelea de gallos acontece el mundo y la historia del hombre, se consume el paisaje encendido de la granja y la taberna. Pero David Oliveira (1980) no impuso el gallo sobre otros tantos animales. El gallo lo impuso la pertenencia a una tierra y a una historia. Ha habido gallos derrotados, gallos de bodegón como el de Gabriël Metsu, y sin embargo, con el gallo Oliveira no participa en la quietud, sino en la guerra y el abrazo, en la necesidad animal y humana de derrotar, en el retrato del contrapunto entre el victorioso que realza el vuelo y el que, aún sin saberse derrotado, se deja caer.

37

Tras la majestuosidad y exotismo de otros animales, las ramas quebradas creciendo en los estucos de los palacios y las anatomías kokoschkianas, Oliveira trae el cainismo decorativo propio de la pintura costumbrista. En la pelea de gallos, Oliveira establece el lugar de encuentro entre la modernidad escultórica y la tradición de la pintura de género (la cotidianeidad de Pieter Brueghel el Viejo o de las miniaturas medievales de los Hermanos Limbourg). En la batalla a pleno vuelo se anuncia el norte y el sur, los temas del pasado y las técnicas del presente, las vanguardias ya lejanas y los nuevos materiales y perspectivas. Quizás Oliveira recuerde los anecdóticos detalles de las representaciones de la Arcadia Feliz, los corrales del norte y del sur, la orilla sucia de los ríos que visitan la ciudad. Los animales de Oliveira son cómplices de épocas y relatos pasados, figuras atemporales de evasión y conciliación. Son animales nuevos, vistos por vez primera, aunque familiares en los patios holandeses de Pieter de Hooch.

37


Uno camina en torno a estos gallos y no percibe cuerpos suspendidos quebrando los márgenes escultóricos, sino pintura inaugurando su independencia del soporte. En la frondosidad del alambre, en este buqué de plumas, el color mediterráneo se impone sobre cualquier percepción escultórica. Hay dibujo: el trazo expresionista marcando el aire al modo de Kokoscha. Y hay, ante todo, luz. Hay luminismo y reminiscencias de los corrales de Beruete, hay materia lumínica entre los hilos de alambre. Hay escultura resurgiendo entre las plumas deshilachadas y el vacío de los cuerpos. Oliveira inicia una nueva escultura conceptual figurativa: es la interactuación con el individuo, su paseo y las variables perspectivas y luces, las que inician la performance de esta pelea de gallos. Es el encuentro entre la luz y el vacío, el vacío y la sombra, los huecos y la mirada, los que hacen de esta una escultura. Aún en el terreno de lo figurativo, Oliveria redunda en uno de los principios del arte actual: no existen formas, estilos, técnicas, soportes impermeables. Estos gallos nacen del lápiz y de la negación de la materia sólida. El motivo del gallo no habla de nada nuevo y desconocido, pero quizás Oliveira ha inaugurado el lenguaje más preciso para la supervivencia de los viejos temas en esta interminable era de la posmodernidad.

38

38


ReseĂąas


Las flores homicidas, Ediciones debemos añadir la naturaleza. en Huida, 2017. Marina Rosado Porque Las flores homicidas es una invasión de lo natural. En Andrades. último grado, este poemario es el acontecimiento imposible de Henry David Thoreau decía medir, “así es como se estiran que en la naturaleza “hay un las raíces por toda la tierra”. fuego subterráneo y somnolienTulipanes para llenar las cuento que nunca se extingue, y que cas de los ojos, labios regados ningún frío puede helar”. La nade adelfas, un árbol pando enturaleza es sabia y la prueba la cerrado. tenemos en los pocos periódicos que necesita leer para hac- En los silencios in promptu del suicidio, los versos de Rosado erse la tonta. Andrades no solo entallecen Marina Rosado Andrades (Alhacia abajo, también lo hacen geciras, 1989) ha carnalizado hacia lo profundo. Y no sabeel fuego y la sabiduría en un mos con seguridad qué sentido viaje hacia la muerte entendiotorgarle; deidad o defunción, da como génesis, como estadio savia o hendidura, porque “en natural correlativo a la vida. Un ocasiones el animal vuela hacia libro escrito a raíz –nunca meel cielo/y en otras anida, como jor dicho– de la muerte. Con indigesto”. Todo el poemario una introducción explícita que parece haberse construido sosuena a choque de baquetas, bre un ecosistema que palpita nos adentramos en la brevísima belleza, vida y muerte. Nítido, canción que encontraremos a aunque contaminado por una través de los veinticuatro poatmósfera enlutada. Que avanemas de Las flores homicidas za con una oscura fluidez y nos (Ediciones En Huida, 2017): descubre la verdad imposter“Esta es la historia de un descengable: A mí, como a cualquier so hacia la raíz”. ser dotado de fecha de caduciDice Stewart Mundini en el dad, “me gusta amar las cosas prólogo que este poemario va, muertas”. Porque es ahí, justo en definitiva, sobre tocar el fon- en lo efímero, donde solo podo, a través de los contrastes, demos conseguir lo que perel duelo, las imágenes y los ol- manece. Y no conformándose ores. A ese brillante comentario

40

40


con darnos un atisbo teórico, la poeta gaditana nos revela el principio del sumarísimo ritual que exige la eternidad, como si de una receta culinaria se tratase: “el primer paso para crear una flor inmortal/es arrancar violentamente su vida”. Pero quizás el elemento más violento de la naturaleza sea el mar, vasto e inconmensurable animal contemplativo. Entre las flores, no es extraño que aquí aparezca el mar, que ama todos sus abismos por igual, que mata “(ojalá me estrangules)”. Porque el mar es así, un monólogo interior “en la crueldad de tu silencio”, necesario para poner toda la vida en equilibrio horizontal.

“Crees que has arrancado todas las flores, atado todos los ramos y un día, de repente, vuelve ser primavera”. Antonio M. Vileya Pérez. Palabras de perdiz. Editorial Comba, 2018. Miki Naranja.

Miguel Herranz (Valladolid, 1978), funcionario público y, por eso estamos aquí, poeta. Este que tratamos es su primer poemario, aunque no su primer contacto con las ediciones en papel: ya fue incluido en la antología #RelatosEnredados de la editorial Huancánamo Marina Rosada Andrades el año pasado, que recoge relatos parece finalizar esa búsqueda de humor en las redes sociales. Es en ellas, precisamente, donde bajo el pseudónimo con el que firma Palabras de perdiz, comparte casi a diario con sus casi treinta mil seguidores sus versos. Escribir es, como leer, como beber dos litros de agua, un deber de todos los días. Pero, ¿lo es también compartir lo que se escribe? Parece que en estos días inflamables, vertiginosos y apresurados, puede resultar que los que ejercen este oficio así lo sientan. Publica al menos una

41

de la raíz (quizás sea el equilibrio, cada cual que hable con las flores) con una disculpa y una advertencia, un aviso a navegantes de alguien que no sabe predecir el futuro, pero lo conoce. Un frenazo a la sistematización de la vida. No puede existir dolor tan visceral como para enmudecer a quien vive en mitad de la naturaleza y aún conserva sus sentidos para fascinarse con ella:

41


obra al año o serás olvidado —la gran masa dixit. Claro que la prisa es mala consejera y el hecho de mostrar continuamente lo que hacemos supone un riesgo, y quizá compromete la calidad de lo que creamos. Con esto llego a lo que fueron mis originarias impresiones en un primer contacto con lo que leí de él: notaba ruido en sus versos. Aquí y allá, desperdigados, encontré composiciones que me recordaban más a juegos de ingenio fácil que poemas como tal. Sin embargo, aquello que me chirriaba era brutalmente devorado por la fuerza que desbordaba la inmensa mayoría de sus palabras.

manos han trabajado tanto como las mismas palabras; de una estrofa a otra surcan pájaros, crecen flores silvestres y todo está manchado de tierra fértil. Con una sencillez y una cercanía en la línea de los poetas de la nueva sentimentalidad, nos acerca a su familia, a su casa, a su entorno y, por supuesto, a sí mismo. Versos dedicados a sus hijos o a sus abuelos, a su madre o a un perro que ni siquiera es suyo, se nos vienen entrelazados con otros de índole más íntima, donde lo mismo nos ofrece “apuntes” sobre botánica o política, que nos habla de amores pasados, que nos lee el periódico o nos esboza la figura del poeta comprometido con la causa Este poemario es una selección de (siendo esta la propia literatura). todo ello y, como en lo que normalmente sale de sus manos, los El escritor, el oficio de las letno tan buenos son los menos. ras, la poética, son constantes que desde el inicio del poemario, Me vais a perdonar haber querido donde asistimos al propio ejercicio comenzar por lo disonante, pero creador, hasta casi los últimos veros aseguro que es tan insignificansos, donde de nuevo toma asiento te, que me parecía necesario (pues y se dedica a ello, cruzan de prinnegarlo u omitirlo me parecía cipio a fin estas Palabras de perdiz. deshonesto) acabar con ello cuanNos muestran que, como solo los to antes. mejores, Miguel trabaja los poeAsí pues, ¿sobre qué escribe Miki mas como los antiguos artesanos Naranja? Lo hace, como debería- sus productos: con respeto y persemos todos los que tenemos algún verancia. Manchándose en el prointerés en esto, sobre lo que con- ceso; uno no escribe para no decir oce: sus versos como él vienen del nada y esto lo sabe el poeta, que se campo y los poemas están atrave- pronuncia aquí y allá con finura y sados por ramas de árboles que sus humor sobre los asuntos que nos

42

42


traemos entre manos hoy en día. ¿Y por qué no? Si en esta cotidianeidad que Miki levanta del suelo y de lo mundano, aún encuentra un refugio: Una nube blanca, solitaria, Atraviesa el inmenso azul. He ahí el poema. Fuera apenas Corre viento. Dentro, La vida está en su sitio. Escribo para tener, siempre, Un lugar al que volver. Permítenos, Miguel, al resto de nosotros, volver siempre a tus versos. De antemano, perdón y gracias.

María Murube Ponce.


Colaboradores


Editorial David Roldán Eugenio (Sevilla, 1993). Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla (2011-2015) y especializado en Historia del Arte español contemporáneo en la Universidad Complutense de Madrid (2015-2016). Trabaja en la recepción de la imagen de lo español en el mercado artístico estadounidense finisecular, la construcción de la idea de nación hispánica y la gestación del gitanismo como estereotipo de lo español en el coleccionismo de arte internacional. En la actualidad, realiza el doctorado en literatura y cultura del Departamento de Español y Portugués en Rutgers University, New Jersey. En junio de 2016 publica su primer poemario, Radiografías (Ediciones en Huida), y diversos poemas en la revista Estación Poesía (enero, 2017) y Nayagua –Fundación José Hierro (julio, 2017). Miembro del Centro Andaluz de las Letras (2012), ha colaborado en eventos para incentivar la lectura y escritura creativa, siendo jurado en el II certamen literario del municipio de Dos Hermanas (Sevilla). Co-fundador y co-editor de Zéjel –revista de arte, literatura y pensamiento-.

Poesía

45

Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973). Poeta y traductora. Autora de cinco libros de poesía en España, ha publicado asimismo ocho libros de poesía en Francia, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Italia, México, Portugal y Puerto Rico, respectivamente. Su obra poética ha sido reunida íntegramente en el volumen Esta momentánea eternidad. Poesía (2005-2016). Como traductora, destacan sus versiones de la poesía de Edgar Allan Poe, Lewis Carroll y Louis Aragon. Ha recibido prestigiosos galardones como el Premio Unicaja de Poesía, un Accésit del Premio Adonáis, el Premio Antonio Machado en Baeza o el Premio de Poesía Jaén. Doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura, realiza su labor de investigación en el ámbito de la poesía y la traducción. Su obra poética ha sido traducida a numerosas lenguas e incluida en antologías y publicaciones literarias de todo el mundo. Miguel Floriano (Oviedo, 1992). Ha publicado los libros de poemas Diablos y virtudes (Málaga, 2013), Tratado de identidad (Barcelona, 2015), Quizá el fervor (Sevilla, 2015) y Claudicaciones (Sevilla, 2016), además de la plaquette Solícito adiós (poemas acuciados) (Gijón, 2015) y, junto con algunos compañeros de generación, Principios Organizativos del Patarrealismo Salvaje (Madrid, 2016). Sus versos se incluyen en las antologías Diversos (Asturias, 2015), Re-generación (Granada, 2016) y Todo por venir (Oviedo, 2017). Poemas suyos se recogen en las revistas Círculo de poesía, Estación Poesía, El cuaderno, Heterónima y Anáfora. Ha preparado, junto al poeta Antonio

45


Rivero Machina, la antología Nacer en otro tiempo (Sevilla, 2016). Dirige Lujuria crítica, su blog personal. Ejerce esporádicamente la crítica literaria en diversas plataformas y publicaciones. Reside en Oviedo.. Laura Franco (Málaga, 1985). Obtuvo en 2010 el Diploma de Estudios Avanzados en Bellas Artes, Diseño y Nuevas Tecnologías. Es Licenciada en Bellas Artes y Comunicación Audiovisual por la Universidad de Málaga y Técnico Superior en Fotografía Artística. Durante el curso 2010-2011 disfrutó de una estancia en la AKV St.Joost en Breda, Holanda, cursando estudios de Bellas Artes. Ha obtenido becas de DKV “Arte y salud” y Factoría Cultural en Matadero Madrid 2017, de la Casa de Velázquez de Madrid en 2013, de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores durante el curso 2011-2012 y de la Fundación Rodríguez Acosta en colaboración con el programa Iniciarte durante el verano de 2011. También ha sido premiada con la adquisición de obra en la III Edición del Certamen fotográfico de creación universitaria andaluza Contemporarte 2011. Lleva varios años participando en diferentes muestras artísticas como los XVII Encuentros de arte contemporáneo de la Universidad de Alicante 2016, la XVII Edición Premio Joven Fundación General Universidad Complutense de Madrid 2016, la exposición “Felicidad Museística” Sala Iniciarte Málaga 2015, la Jornada de puertas abiertas de la Casa Velázquez de Madrid en 2014,las exposiciones de finalistas del Málaga Crea en 2014 y 2013 en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga o la exposición del Certamen Andaluz de artes plásticas Desencaja 2012. En el ámbito poético ha sido reconocida con el X Premio de poesía Antonio Gala, Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, Málaga 2016, el primer premio de Ucopoética en 2014 publicando en la Editorial La Bella Varsovia “Todo principio. Poetas ganadores de Ucopoética 2014”, el accésit en el programa de creación del INJUVE con el poemario “Cuadernos de Holanda” en 2011 o el Primer Premio de poesía de la Universidad de Málaga en 2010. Actualmente realiza una tesis doctoral sobre cubismo y cinematografía. Isandro Ojeda-García (Sevilla, 1989). Vive en Ginebra, donde realiza estudios de composición en la Haute École de Musique y la Haute École Arts et Design. Becado por la Universidad de Ginebra y la Fundación Barbour, su música -cada vez más en paralelo con su poesía- ha sido programada en citas como el Forum Wallis 2014, el XII Festival de Música Española de Cádiz, el Festival Mixtur 2015 y 2018, el Mónaco Électroacoustique 2015 o el XXXVII Foro Internacional de Música Nueva, México D.F. el Festival Archipel 2016. Sus poemas han aparecido en revistas web como Obituario o Nayagua -de la Fundación José Hierro-. En antologías web como Tenían veinte años y estaban locos de Luna Miguel y en antologías en papel como Anónimos 2.3. del XII Festival Cosmopoética o La

46

46


47

pirotecnia peligrosa (Ediciones en Huida, 2015); Ha escrito el poemario Lo que no nos enseñó una enciclopedia de la iconografía. XXXIX Premio Félix Francisco Casanova y trabaja actualmente en su segundo libro Maquinaria Limits | Nuevas configuraciones para el anarquismo emocional. Gonzalo Gragera (Sevilla, 1991). Escritor y lector. Autor de dos poemarios: Génesis –Jirones de Azul- y La vida y algo más -La Isla de Siltolá-. Ha publicado sus poemas en revistas como Quimera o Piedra del Molino, y han sido recogidos en la antología de poesía joven Nacer en otro tiempo – Renacimiento-. Actualmente, es colaborador en la cadena COPE, en la revista cultural Zenda y en el periódico digital The Objective. Rodrigo García (Madrid, 1996) estudió viola en el CPM de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente estudia el Grado en Medicina en la ULPGC. Segundo premiado en el premio relato corto de la ULPGC. Ha  publicado la caricia de las amapolas, ganador del premio Saulo Torón 2015. Asimismo, su obra “AUREUS” ha resultado ganadora del I Premio de Poesía Irrenciliables (2017). Daviz González (Viedma, Argentina, 1979). Publica textos y poesía en publicaciones literarias, suplementos culturales y páginas webs culturales y poéticas de Latinoamérica, EEUU y España. Participa en eventos poéticos y culturales de Argentina. Sube material de su autoría en el blog www. fragmentario.blogspot.es. Y en el año 2016 editó la plaquette de poesía “11” (ediciones de La Mariposa y La Iguana). Maria Pina Fersini (Tricase, Italia, 1986). Doctora en Ciencias Jurídicas y Sociales por la Universidad de Málaga y la Universidad de Florencia (Italia), donde recibió la mención de Doctor Europaeus en marzo de 2017. Ha realizado estancias de investigación en diversos centros de Alemania, Italia y España: Universidad de Bielefeld (Renania del Norte-Westfalia, Alemania. 2008); Max-Plank- Institut für Europäische Rechtsgeschichte (Frankfurt am Main, Hesse, Alemania. 2010); Universidad Rey Juan Carlos (Madrid, España. 2012); Università degli Studi di Firenze (Florencia, Italia. 2013). Desde 2014 reside establemente en Málaga (España), donde — bajo la dirección del Profesor José Calvo González (Catedrático de Filosofía del Derecho - UMA) —, investiga las relaciones entre el Derecho y la Literatura. Es autora de varios artículos, ensayos y reseñas sobre teoría narrativista del derecho, teoría de los sistemas y cultura visual del derecho. Le apasiona la literatura con proyección de sentido jurídico. Gonzalo Hermo (Rianxo, 1987). Doctor en Filología Gallega por la Universidade de Santiago de Compostela, actualmente imparte docencia en la Universitat Autònoma de Barcelona. Ha ejercido la crítica literaria, la traducción de poesía y participado en numerosas lecturas de ámbito nacional

47


e internacional. Es miembro fundador de la editorial, librería y espacio de creación Chan da Pólvora, con sede en Santiago. Autor de Crac (2011), su poesía ha sido trasladada a formato audiovisual por el director de cine Lázaro Louzao. Con Celebración, publicado en gallego en 2014 y traducido al catalán y al castellano, obtuvo el premio de la Asociación Española de Críticos Literarios y el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Poesía Joven «Miguel Hernández». Antonio Cruz Romero (Almería, 1978). Autor de los libros de poesía En el abismo del olvido, Cuadernos de Humo, 2017; Grecia: guía de viaje para poetas y antipoetas, Letras Cascabeleras editorial, 2016; Hay una luz remota. (Poemas para Valente), Ravenswood Books Editorial, 2015; (Breve) Antología del Epitafio Maldito, edición de autor, 2015; Poemas Apócrifos. Los hijos malditos de Job, Ravenswood Books Editorial, 2013. Álvaro Carbonell (Alicante, 1990). Autor del libro de poemas Cómo escapar de la Islade Villings, Editorial Valparaíso, 2016, consecuencia de su participación y clasificación como finalista en el I Certamen para jóvenes poetas. Ha participado en diferentes revistas de poesía como Estación Poesía, Maremágnum, Almiar, El Coloquio de los Perros, El Alambique, La Bolsa de Pipas, Alborada y Letra Libre.

Desembarcos Luca Minola (Bergamo, Italia, 1985). Ha publicado con F. M. Tipaldi la antología Il sentimento dei vitelli, prólogo de Alberto Pellegatta, EDB Edizioni, 2012, Premio Maconi Giovani 2013. Algunos de sus textos han sido publicados en el Quadernario Almanacco di Poesia dirigido por Maurizio Cucchi, LietoColle, 2014; en Smerilliana n° 18 en la sección “Poesia italiana, sulle tracce di una generazione“ dirigida por Franca Mancinelli, 2015; y en Bisestile di poesia, dirigida por Alberto Pellegatta, EDB Edizioni, 2016. Del mismo modo sus poesía se han publican en blogs como Interno poesia, Nuovi Argomenti, Nazione Indiana e Atelier. Y es redacroe de Almanacco del ramo d’oro. Su último libro es Pressioni, publicado en la colección dirigida por Maurizio Cucchi, I giardini della Minerva, LietoColle, 2017.

Artes visuales David Oliveira (Lisboa, 1980). Concluye la licenciatura de Escultura en 2008 y el posgrado en Anatomía Artística en la facultad de Bellas Artes de Lisboa en 2011. Participa activamente en exposiciones desde 2005, y galerías como Galería 111 en Oporto o la Fundación Champalimaud en Lisboa contienen su obra. Obtiene el primer premio de escultura Jóvenes Creadores de Aveiro en 2009, y el premio revelación D. Fernando en 2010. Ha participado en feria de

48

48


arte portuguesas e internacionales como Santander 2010, JustMad 2010, Swab 2011 o ARCO 2011.

Reseñas

49

Antonio M. Vileya Pérez (Sevilla, 1992) Lector por vocación y filólogo por necesidad. Autopublicó sus primeros dos libros a los diecisiete años y desde entonces trabaja maquetando, corrigiendo y evaluando manuscritos para entidades de diversa naturaleza, animando a leer a niños, niñas y otra gente pequeña. Es profesor de narrativa en Caja de Letras y miembro activo de la Asociación Cultural Bibliofórum, entidades que imparten cursos, seminarios, conferencias y talleres de literatura y escritura por la provincia de Sevilla, en librerías como Botica de Lectores y en centros educativos como la Universidad de Sevilla. También forma parte del comité organizativo del Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas y ejerce la crítica literaria en distintos medios digitales. Desde 2017 copilota el fanzine La Cabina de Nemo, un divertimento que dedica a todas aquellas personas que siempre encontrarán hueco más fácilmente en una biblioteca que en la sociedad. María Murube Ponce (Los palacios y Villafranca, 1996). Estudia Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla. Participa en la asociación palaciega El Vivero Cultural donde organiza recitales y acercamientos de la literatura a los más jóvenes. Austenita y groupie de Ángel González.

49


Zéjel. Revista de arte, literatura y pensamiento nº4  
Zéjel. Revista de arte, literatura y pensamiento nº4  
Advertisement