Issuu on Google+


EDITA colectivográficoCMYK Depósito legal: S-633-2008 DIRECTOR CREATIVO Fernando Luis Gómez fernandoluis81@gmail.com DIRECTOR COMERCIAL Fernando Luis Gómez revistawe@gmail.com CORRECCIÓN DE ESTILO Lucía Jiménez Iglesias luziawe@gmail.com COLABORAN EN WE número 6 Emilio Luis, Lucía Jiménez, Rafael Hernández, Víctor García, A. G. Grushin, Javier Laso, Beatriz García, Nuria Olmos, Federico Luis, Sara Díez, Sistakappa, María José Amador, Daniel Blázquez, Hori, Ángel Benegas . Ilustración portada: Chini (Marcos Ramos) Contacta con WE: revistawe@gmail.com We no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores, ni de las opiniones que de ellas deriven.


No entraré en detalles de numeralia, que ya María José nos entretiene bien en ello; un año es un año y punto. Te sigo a cada paso y te pasa lo que nos pasa a todos con nuestros pasos cuando aprendemos a caminar: el primero es temeroso, el segundo es temerario, el siguiente ya es desafiante y a poco estamos corriendo. Así ha pasado con We, un equipo de gente tan diferente y tan coincidente que en textos cortos te alimenta el espíritu, y en gráficos elocuentes te da el postre. Variante, cambiante, irreverente, fresca, muy fresca, ideal para el verano; igual que te abanica te pone alegre; no se anda con pretensiones intelectuales. Nada de eso, chaval. Te entretiene y te mantiene pendiente de ella, es como un nuevo amor que sigue siendo nuevo a cada aparición. Y si te pierdes un ejemplar impreso, te

pones al ordenata y ahí la tienes, en PDF. ¿Que eres un nostálgico? Pues te bajas el primer número y te lo lees otra vez. ¿Que te animaste a hacer el viaje a Croacia? Pues te buscas el artículo aquél que te motivó y te pones en camino. We se ha colocado en el gusto de su público gracias, precisamente, a esas características que combina el impreso con el vertiginoso cambiante de la web. No creo que sea una coincidencia que se llamen casi igual... ¿Serán familia? Bien por We, mejor por quienes la hacen posible. Enhorabuena y que sigas desafiando al número anterior. Emilio Luis


Un precioso viaje a China, eso es Shanghai Baby. Un libro que permite al lector recorrer las calles de la hermosa ciudad a bordo de su protagonista, Niké... O Cocó, como todo el mundo la conoce. Una joven aspirante a escritora, soñadora y hermosa, que ha encontrado el verdadero amor en Tiantian. Él, sin embargo, vive en un estado crónico de melancolía como consecuencia de su pasado. Tristeza que, inevitablemente, afecta a su relación manifestándose en forma de impotencia. Pero a pesar de no poder hacer el amor con su novia, lo importante es que les une un amor ilimitado del que no pueden escapar y que al mismo tiempo les impulsa a seguir viviendo. El problema llega con Mark, un apuesto ejecutivo alemán que rompe ese equilibrio vital al aportarle a Cocó lo único que Tiantian no puede darle. La historia se desarrolla de manera paralela a la novela que Cocó trata de escribir. A lo largo de sus páginas, Wei Hui consigue con una narrativa impecable que nos metamos en la piel de Cocó, llegando incluso a sentirnos ella gracias a delicadas e intensas descripciones. Publicado en 1999, Shanghai Baby supuso una forma de “destape” en China y fue prohibido por las autoridades debido a la explicitud con la que la autora habla del erotismo. Precisamente por esto, supuso un terremoto literario para la juventud china que se trasladó también al panorama internacional. Si aún no has ido a China y no tienes planes de ir (al menos por ahora), coge Shanghai Baby y disfruta del viaje.

En esta ocasión, viajamos hasta Barcelona en busca de un libro para recomendaros. Pateando las estrechas, transitadísimas y sorprendentes calles del centro de la ciudad, cayó en nuestras manos este Ilustración de Vanguardia. Se trata de una interesante recopilación de ilustradores de todo el mundo que su autora, Eva Minguet Cámara, ha sabido organizar de una manera cómoda y atractiva para el lector. El libro comienza con una breve introducción donde también se exponen las 5 preguntas que han respondido los casi 50 ilustradores a lo largo de sus páginas. El lector encontrará una selección de obras de los artistas e información que habitualmente no aparece en los libros: sus datos de contacto. Ilustración de Vanguardia ha sido editado en España por Monsa. Fresco, atractivo e internacional, sin duda muy útil para los amantes del diseño y para quienes sigan de cerca el actual auge de la ilustración.


Evan Hecox Viajas y quieres capturar cada instante en algún soporte donde poder llevártelo a casa y rescatar, en el momento menos pensado, todos aquellos instantes, todas aquellas sensaciones. Lugares remotos a los que no volverás jamás, o no tan remotos, pero que igualmente parecen formar parte de un universo paralelo. Pero como te niegas a ser esclavo de una cámara con la que registrar esas imágenes, vas y no haces ni una sola foto… ¿Y el precioso atardecer en aquella ciudad recóndita? ¿Qué pasa con la imagen de aquella lugareña en su puesto del mercado? ¿Y las calles del barrio más impresionante que has visto en tu vida? “Se han grabado a fuego en mi memoria”. “Son recuerdos que siempre llevaré conmigo”. Si alguna vez has pronunciado estas frases, te deseo

suerte y te invito a conocer la obra de Evan Hecox. Urban Abstract es el título del libro recopilatorio de las obras de este artista norteamericano, y sin duda, un concepto que engloba a la perfección todas sus ilustraciones. Aunque más que ilustraciones, quizás deberíamos hablar de “fotografías postmodernas”. Hecox se centra en el paisaje urbano para captar instantes, la esencia de un momento cualquiera que al pasar por sus manos se convierte en poesía. Prueba de ello, es la gran fuerza con la que sus ilustraciones atraen tu mirada y te hacen sentir la belleza de un momento. Por si fuera poco, Evan también diseña ilustraciones para las tablas Chocolate Skateboards. ¿Tendrá cámara de fotos?

www.evanhecox.com Lucía Jiménez.


Tras el “boom” que supuso Lost como iniciadora de un tipo de series que se podrían llamar “series enigma”, eclosionaron un buen número de productos, que con distinta temática, trataron de copiar el estilo de algún modo. La receta es capítulos con gran ritmo interno, una gran pregunta que contestar a lo largo de una temporada, y una cuestión menor que sirve como guía conductora de cada capítulo. Prison break sigue estas directrices, y logra su cometido: los poco más de cuarenta minutos que dura cada capítulo contienen escenas de gran tensión, utilizando recursos narrativos que un espectador avezado ya debería conocer de sobra, pero que, aún así, siguen cumpliendo su cometido: tensión, suspense e intriga a través de una realización audiovisual que bebe mucho de las fuentes de Hitchcock. Además, la serie de la Fox juega constantemente con el espacio y el tiempo narrativos, engañándonos en muchas ocasiones y dilatando o encogiendo ese tiempo de manera inverosímil la mayoría de las veces, pero este truco queda eclipsado por la fuerza dramática de la historia. En cualquier caso, no se puede negar que Prison Break es una gran serie. Gran parte de la responsabilidad de que la serie sea creíble, a pesar de sus “trampas”, la tienen los escenarios, decorados y sobre todo, los actores. Es una pena que el espectador que vea Prison Break en español tenga que sufrir un doblaje más parecido al de un culebrón vespertino que al de una serie de intriga.

Era un niño huérfano y mataron a mi hermana, lo único importante que me quedaba en la vida. He vivido todos estos años en un poblado gitano bajo la tutela de una bruja que está convencida de que soy un héroe. Dice que estoy preparado para adquirir fuerza, habilidades y poderes para vengar a mi hermana y salvar al mundo de los cientos de maldades que lo acechan. No sé qué hacer. Ya nada devolverá la vida a mis seres queridos y hay maneras más “fáciles” de ganarse la vida. Sin ir más lejos, en la ciudad me han ofrecido trabajar como mercader de esclavos. Sí, ya sé que los caminos están llenos de criaturas peligrosas y también sé que si lo hago no caeré muy bien a la gente... Pero ganaría dinero rápido. Quizás quiera ser millonario. Por otro lado, he sabido que el hijo de un granjero no se atreve a decir a su padre que sus preferencias sexuales no son las políticamente correctas. No me importaría ayudarle, y sé que la sociedad me lo reconocería. Puedo hacer lo que quiera, como quiera y cuando quiera; eso sí, con consecuencias. Puedo ser una buena o una mala persona, trabajar o robar, mentir o decir la verdad, castigar o perdonar, casarme y ser fiel o vivir en el lujo y el exceso... Todo está en mis decisiones... y en los botones de mi mando. No quiero ni me atrevo a desvelar más. Por todo lo que podéis leer, ver y oír por ahí, y por mucho más que os invito a conocer, Fable II es, sin duda, uno de los videojuegos de los últimos tiempos. Atrévete a entrar en su historia.

Rafael Hernández Víctor García

Si osamos escribir la dirección del perfil de esta banda de Rap en nuestra barra de direcciones, nos daremos irremediablemente de bruces contra un muro en forma de bases y letras tan duras como rocas. Detrás de estos temas aparece disimulando una página myspace vestida de elegante, en la que los menús dinámicos flash invitan a pulsarlos al ritmo del beat que suena perpetuo. Una biografía escueta, unos pocos nombres de los miembros y sin esperarlo, unas cuarenta líneas de influencias, desde el Fary hasta Les fabes, que empiezan a casar con lo que se oye por los altavoces. Efectivamente, todo nos lo van desmenuzando las letras de estos asturianos con sede en Madrid. Parece haber cabida para todo, desde su “politika” mención al recientemente electo presidente Obama, hasta temas más relajados con una influencia funk más presente. En cualquiera de los casos, la cuidada producción y composición no deja de dar gratas sorpresas a los oídos mientras paseamos la mirada por su infinita lista de amigos y comentarios. ¿Underground? Sí, pero siempre con calidad. Nada tienen que envidiar a los grandes del género y parece que, la busquen o no, la oportunidad les llegará de un momento a otro. A.G.Grushin


Con estos tiempos que vivimos, en los que la avaricia desmedida de unos cuantos ha provocado un colapso del sistema financiero y bursátil, no viene mal echarle un vistazo a esta crítica que hicieron los Coen allá por 1994. Cuando, agobiado por la presión, el presidente de una importante empresa de Wall Street se lanza por la ventana delante del resto del Consejo de Administración, sus hasta entonces compinches idean un plan para forrarse más, si cabe. La idea es poner al frente de la compañía a un inepto (Tim Robbins) para sembrar el pánico entre los accionistas y que vendan sus participaciones en la empresa a precio de saldo. Momento que aprovecharán los tiburones para comprarlas y despedir al hombre de paja para hacer volver las aguas a su cauce. Lamentablemente para ellos, no cuentan con que el nuevo jefe tiene una idea y está dispuesto a llevarla a cabo. Además, contará con el apoyo de una audaz periodista que se hace pasar por secretaria para conseguir una historia. Los hermanos más irreverentes del cine americano componen en esta cinta un guión bien construido, ayudados por el gurú del “gore” Sam Raimi. Con su particular visión del humor negro, reproducido posteriormente en cintas como El gran Lebowsky o Ladykillers, Ethan y Joel dirigen a un gran reparto con Paul Newman, Jennifer Jason Leigh, Steve Buscemi o el ya mencionado Tim Robbins para llevar a cabo una caricatura personal del cine de Frank Capra. Javier Laso

Uno de mis grandes propósitos para el Año Nuevo era, de una vez por todas y como necesidad absoluta, mantenerme informada y tratar de entender por qué el mundo está como está. Quería comenzar por Oriente... Así, en general. Me propuse entonces rescatar uno de esos libros de historia que en algún curso de la carrera valdría un 20% de la nota final y que ni siquiera puedo asegurar haber leído por completo. Al menos recordaba su portada verde... Mis intenciones eran lo suficientemente buenas como para preferir 400 gramos de libro a 400 gramos de cualquier otra cosa en un equipaje que no podía superar los 20kg., así que el librito verde viajó conmigo hacia mi nuevo destino. Llegué, deshice la maleta y cogí el libro de historia. Por fin iba a entender algo de lo que vemos en las noticias o leemos en los periódicos, nada se iba a interponer entre el conocimiento y yo... ¡Ja! No tardé ni un segundo en cambiar el libro verde por el cómic que apareció en la habitación de Joe: Persépolis. Su autora, Marjane Satrapi, narra en primera persona la historia de su infancia y de su pueblo, Irán (‘Persia’ hasta 1935), allá por los años 80. Comienza en esa época el nacimiento de la República Islámica, la lucha contra todo lo que tenga relación con Occidente (¡ojo!, algún motivo habrá...) y el final de muchas libertades. Aunque la historia como tal mejor la cuentan los libros verdes, Persépolis sí nos ofrece una interesante visión del día a día normal, de una familia normal, que únicamente busca, igual que todas las familias del mundo, llevar una

existencia lo más normal posible. Nuestra pequeña protagonista está llena de ideales, valores y sueños que habrá de cuadrar en una sociedad y en un mundo donde encajar resulta, a veces, imposible. Aunque la historia y los acontecimientos son crueles y trágicos, Marji aporta grandes toques de humor y nos muestra una visión diferente a la que solemos tener sobre su pueblo y su forma de vida. Dibujada de forma sencilla, Persépolis esconde complejidad y gana con su relato y la sinceridad de su autora. Galardonada con numerosos premios y convertida en película de animación, esta novela gráfica es apta para aquéllos que estén puestos en eso de historia y más todavía para los que, como yo, no se enteran de la misa la mitad. También hay que reconocer que Persépolis anima a coger con más ganas los dichosos libros verdes de historia; trataré de mantenerme alejada de las estanterías ajenas. Beatriz García


Margaritas sonrientes de mil colores, adorables monstruitos de tres ojos, despampanantes mujeres rodeadas de sospechosos fluidos corporales. Éstas son sólo algunas de las delicias visuales que el artista Takashi Murakami nos muestra en su colección más actual en el museo bilbaíno de Guggenheim. Durante su paso por el “Tokyo National University of Fine Arts and Music”, Murakami se puso en contacto con el arte japonés más tradicional pero su estilo personal se fue formando alrededor de la cultura manga y anime que tanto ha triunfado en Japón durante los últimos años. Es precisamente este innegable toque japonés el que ha situado a Murakami entre los grandes nombres del arte contemporáneo. Este éxito se debe, en parte, a la fuerza de los contrastes que caracteriza a su obra. Es muy interesante ver el choque entre la sociedad occidental y la sociedad oriental o la fusión entre el considerado “high art” y la cultura popular.

El peculiar estilo de Takashi Murakami ha invadido museos, televisiones, confecciones textiles e incluso el mundo musical en muchas y muy diferentes culturas. Aunque nos pueda resultar un tanto extraño por la diferencia de estilos, la firma de ropa y complementos de lujo Louis Vuitton, contrató los servicios de este genio del color en 2003. Marc Jacobs, el director creativo de esta marca, pidió a Murakami que reinventara los clásicos bolsos que habían sido la imagen de la firma francesa, y para ello el genio japonés hizo muy buen uso de su paleta de colores y de su atrevido ingenio. Otra de las creaciones más populares de Murakami tiene que ver con el cantante y productor estadounidense

Kanye West. Ambos artistas colaboraron en la creación del vídeo musical Good Morning, en el que el genio japonés inventó la famosa imagen del oso con unas gafas de rayas y un look un tanto funky, que ahora Kanye usa como “marca de la casa”. En definitiva, Takashi Murakami es sinónimo de creatividad, color y fusión. Una maravilla visual que no deja a nadie indiferente. Nuria Olmos


África lanza a otro exponente más de reggae: un chaval de 21 años nacido en Guinea Conakry. Lanzó en 2007 su primer álbum retocado por Manjul, un productor parisino que hizo la mezcla perfecta entre el timbre de voz tan cambiante de Takana Zion, muy parecida a la voz de sizzla (algunos se han atrevido a llamarlo el sizzla africano). Así, Takana y Manjul han logrado hacer desde un dancehall bastante cañero hasta el reggae roots más tranquilo. Toques de blues, funk y soul hacen de Zion Prophet, para mi gusto, uno de los mejores álbumes exportados desde África, compartiendo sitio nada más y nada

menos que con Alpha Blondy y Tiken Jah Fakoly. Sweet words, una de las 19 canciones que tiene el álbum, es la que más llama la atención por una combinación de reggae y soul que no podría resultar mejor que las dulces palabras de Takana, el joven profeta de Guinea. Inglés, francés, Susu (la lenguaje del grupo étnico más grande de Guinea) y el Malinké, otra lengua utilizada en el oste de África, son las lenguas que combina en Ematoba, y en francés le dedica una letra a su tierra, Conakry. En Zion Prophet se reivindica en inglés… Pero mejor sería que lo escucharas y seguro que, aunque

el reggae no sea tu música favorita, verás la gran calidad que Takana Zion y Manjul nos muestran desde África para el mundo.

Federico Luis


Nunca pensé que me encontraría con todo aquello. Estaba de viaje por la frontera de Canadá con Estados Unidos cuando mi tren paró en Detroit. Todo lo que conocía de esa ciudad era su fama de horno de coches, de cuna del motor. Lo que no sabía era que allí, un par de calles por detrás del albergue al que iba, nacieron y nacen aún otro tipo de máquinas, que ni tienen volante ni echan humo por el trasero. Arrastraba los pies y una gran mochila cuando me topé de frente con un letrero que decía “Motown Records”. Y claro, una, que es poco frikie, si ve el “records” detrás de lo que sea, allí va de cabeza. Madre mía, mi cara debió de ser un poema cuando, nada más abrir la puerta me topé con una foto enorme de un negro muy atractivo. Era Stevie Wonder, jovencísimo, con cara de concentración y sentado en un piano. Y ese mismo piano estaba allí, en carne y hueso (bueno, en madera y marfil) delante de mis narices. Tardé en reaccionar algo así como 10 minutos, hasta que un morenazo (muy guapo también) me despertó y empezó a

hablarme de la Motown. Un tal Berry Gordy se juntó con el cantante de The Miracles para crear esta discográfica, y desde los años 60 habían visto crecer a artistazos de la talla de The Temptations, The Supremes, Martha Reeves & The Vandellas, The Jackson 5 o la mismísima Diana Ross. Ese local, ahora convertido en museo, había acogido a grupos y solistas que hicieron cambiar a los blanquitos su forma de ver (y escuchar) la música negra. De allí salió el We are the world de Lionel Richie y Michael Jackson; el mítico Do you love me de The Commodores; o la versión de Marvin Gaye del I heard it through the grapevine. Inigualable lo que ellos llaman “sonido Motown”, puro soul con toques del primitivo gospel que se ha ido desarrollando hasta el pop o el R&B. El chico me contó que estaban de cumpleaños, medio siglo, (¡mira, casi como la We!), y que habían sacado un recopilatorio, Motown 50, con algunos de los 101 temas que la productora consiguió colar entre los Top 10 de las listas musicales más

importantes del mundo. Y es que aún siguen dando guerra, trabajando con artistas actuales como Erykah Badu, Akon, o Lil’ Wayne. Salí de allí con el disco de la mano, mi gran mochila, y una sonrisa de oreja a oreja, dando gracias a gente como Berry Gordy por llevar 50 añazos fabricando estrellas. Sara Díez

Motown.com Motownmuseum.com


Éxito del I Concurso Jart & We

Como sabéis, recientemente organizamos un concurso con la colaboración de JART. El objetivo era diseñar la portada del siguiente número de We... ¡Y fue todo un éxito! Tanto, que debido a la calidad de las propuestas que recibimos, tomamos la decisión de premiar a todos los concursantes con una camiseta de We. En la foto, algunos de los participantes posan tras la entrega de premios.


Vuelve el verano, regresan los festivales y Rototom Sunsplash continúa siendo la mejor manera de pasar 10 días de buenas vibraciones disfrutando de una propuesta musical que no tiene nada que envidiar a las mejores fiestas jamaicanas. Hace ya 15 años que la Asociación Cultural Rototom empezó a organizar un pequeño festival de música reggae en el noreste de Italia que, gracias al éxito obtenido año tras año, ha terminado por convertirse en el encuentro anual por excelencia para los amantes de la música reggae de toda Europa y del mundo. De nuevo, este año la primera fase de la venta de entradas habla claro: el evento atrae gente de 120 países, lo que convierte al Parque del Rivellino de Osoppo en un pueblo multiétnico, donde la convivencia entre las personas se fundamenta en sentimientos de libertad, respeto y hermandad. Desde el primer día, se ven llegar caravanas y mochileros que plantan sus tiendas en el camping para quedarse y disfrutar de sus “vacaciones reggae” en armonía con el maravilloso paisaje natural que esta zona ofrece. Los organizadores ya están trabajando a pleno ritmo para poder ofrecer como cada año una propuesta cultural de primer nivel. Por la tarde, se puede participar en las conferencias de la Reggae University en las que los artistas, expertos y productores más importantes de la escena reggae contemporánea nos cuentan en persona el surgimiento de la música jamaicana y su éxitosa expansión por todos los rincones de la tierra. Además de los temas musicales, también existe la posibilidad de informarse sobre la situación actual de Jamaica, ecologismo, cultura, educación... participando en debates, exposiciones fotográficas, ciclos de cine y documentales. Otra característica que transforma este festival en algo excepcional es la cantidad de niños que pueden participar en el “magico gioco”, un taller pensado especialmente

para ellos, con monitores que les acompañan todo el día en actividades divertidas al aire libre. No hay que olvidar que para los “habitantes” del Sunsplash hay talleres de percusión que todas las tardes animan la atmósfera a ritmo de djembes y dijaridoos, y los cursos de danza africana y capoeira para los que quieren expresarse libremente con el cuerpo. Y si con tanta fiesta necesitamos un poco de tranquilidad interior, podemos también participar en las actividades de meditación y relajamiento de la zona “vivere l’energia”. Año tras año, el escenario principal ha acogido artistas de fama internacional, y de nuevo este año disfrutaremos de un cartel plagado

de estrellas: Buju Banton, Anthony B, Capleton, Beenie Man, Barrington Leavy, Sly and Robbie ft. Bitty Mc Leane, Alborosie y muchos más aún por confirmar. Los grupos emergentes de la escena reggae europea gozan de la visibilidad que les proporciona participar en el Contest Europeo, cuya final tendrá lugar en el escenario del Rototom Sunsplash. Esto y mucho más es lo que ha llevado al festival a tener reconocimiento a nivel internacional. Entonces... ¿por qué no aprovechar y pasar unos días en este paraíso? Piénsatelo porque podría ser una experiencia inolvidable… Sistakappa Más info en www.rototomsunsplash. com


Libertad para crear... ¿Quién la quiere? Nada peor. Se precisa muy buena hacienda para cultivar la propia cosecha. Y salvo algunos y escasos terratenientes, el resto andamos por ahí rastreando en tierras de nadie, alternando trigales y barbechos. Por eso elegí los números. Hablar de ellos me proporciona una temática interminable e infinita como lo es su propia naturaleza, y a la vez, su entidad fría y abstracta da licencia para ir y venir por temas dispares y disgredir a diestro y siniestro. ¡Vamos! Una excusa perfecta para hacer palabrería y, entretanto, darle un poco de caña a los temas de Dios y su Iglesia. ¡Qué cansina! Pero no es mi culpa, sólo me dejo llevar por la provocación. Por ejemplo: hace unos días vi tres reportajes. El primero, sobre el aborto. La Iglesia Católica salía defendiendo el derecho a la vida, la familia y la dignidad del ser humano. El segundo, sobre las células madres. La Iglesia Católica salía defendiendo el derecho a la vida, la familia y la dignidad del ser humano. El tercero, sobre las bombas de

racimo. La Iglesia Católica… ¿Dónde se fue la Iglesia Católica? Por eso, si he sido irreverente con los temas sagrados, pediré perdón… Otro día quizá. Pero a lo que vamos... Si no creo en Dios, ni en Mahoma, ni en Maradona, ¿cómo voy a creer en la simbología numérica? ¿A quien le importan los cinco elementos, el éter, el viento, el agua, la luz y el fuego? ¿Qué más da que el Islam se base en cinco pilares y que los pitagóricos descubrieran cinco sólidos regulares, que hubiera cinco profetas, que Enid Blyton escribiera Las Aventuras de los Cinco, que el pentagrama y la estrella de David tengan cinco picos y nuestras manos cinco dedos? Simples excusas para conspirar de manera indefinida con la casualidad, la forma, la magia y la imaginación. Pero ya pasó. Me cansé. Los números han empezado a resultarme antipáticos. Magnifican y evidencian nuestras carencias: ellos son infinitos mientras nosotros nos desvanecemos irremediablemente, presumen de su precisión frente a nuestras dudas, y además, nos controlan, nos miden, nos comparan,

nos ordenan, nos organizan, nos fechan, nos tasan, nos evalúan. Por eso, hoy, ahora, lanzo el dado. Sale el cinco. Salgo de casa. Me voy. Me largo. Me piro. Y, como siempre, me gusta rematar con algo fascinante. Quiero irme rememorando a cinco locos geniales: Edgar Allan Poe, John Forbes Nash, Vincent Van Gogh, Isaac Newton y Ludwig van Beethoven. Y con la quinta sinfonía del quinto, pongo sonido a esta hoja de papel… Luego, otra cosa.

Texto: María José Amador Ilustración: Daniel Blázquez


Entre los días 6 y 9 del pasado mayo se celebró en la céntrica Plaza de Santiago (el Río), de Salamanca, el primer festival Lazarillos, un encuentro organizado por la Asociación de Skate de Salamanca y la tienda First Love Skateshop. 3 días en los que se sucedieron campeonatos y pruebas para todos los skaters de Salamanca. El primer día se basó principalmente en el campeonato de la modalidad de “Burro”, consistente en imitar trucos y conseguir no ser eliminado. Manuel quedó el tercero, Mani segundo y Hori se llevo el primer puesto. Durante el día 7, el “Slalom” y el “Manual más largo” fueron las pruebas disputadas, y los ganadores Sergio y David de Cáceres para el primero, y Juan y Juanito para el último. El último día de competiciones, el equipo de First Love construyó una ruleta de la suerte; los skaters tiraban y tenían que realizar la prueba que les tocara. Si la realizaban, conseguían un premio en función de la dificultad. Fue un encuentro muy divertido para el gran número de personas que se congregó allí, con pruebas como dar diez vueltas alrededor de uno mismo y hacer un truco en el patín, o 5 trucos de grind en el cajón en un minuto de tiempo. Además, durante estos 3 días, los skaters del equipo de First Love Skateshop realizaron talleres de aprendizaje para todos los chavales que están empezando a patinar. Finalmente, el día 9 tuvo lugar la entrega de los premios en el Pabellón Multiusos de Salamanca, donde los mejores de cada modalidad obtuvieron sus recompensas. Hori



we 6