Page 33

LA TIERRA PROMETIDA SE LLAMA URABÁ

CRÓNICA

Además de sus playas y de su cálido mar, Necoclí lleva a cuestas un peso histórico enorme, pues es considerado uno de los primeros poblados fundados en el nuevo continente, que atrajo a estas tierras a Alonso de Ojeda, un conquistador español que levantó el Fuerte de San Sebastián de Urabá, hoy corregimiento de Necoclí y en donde la comunidad está trabajando en la reconstrucción de la memoria histórica del territorio gracias a la Asociación Cultural Pedazos de Nuestra Historia, un colectivo liderado por Juan Camilo Ritoré, quien ha investigado a fondo aquellos vestigios de su natal terruño. “En 1509 se da ese primer encuentro de sociedades nativas y sociedades europeas y ese proceso histórico nos lleva a pensar y a organizarnos para contar la historia a las comunidades actuales”, cuenta Ritoré, quien desde 2013 ha desarrollado este proyecto. Su casa es un pequeño museo en construcción, que guarda celosamente no solo piezas precolombinas, sino algunos vestigios de los colonizadores en la zona, como vajillas, empuñaduras de espadas, portones de hierro forjado y herraduras. Sin embargo, él tiene su pieza favorita: una placentaria encontrada por un habitante y quien de inmediato supo que era valiosa para Ritoré y su equipo. Esta pieza arqueológica era utilizada por las comunidades indígenas para guardar las placentas después del parto, como símbolo de contacto con la madre tierra. Hoy Necoclí le apuesta a un turismo arqueo

JUNIO - AGOSTO

33

Revista Volar Satena Ed 83  
Revista Volar Satena Ed 83  
Advertisement