Page 1


Recoleta, mayo de 2018 REVISTA TRAVESTI 3

Amatista (QEPD)


Que nuestros sueĂąos no se olviden


CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA NUEVOS IMAGINARIOS UNIVERSIDAD DE CHILE, ABRIL DE 2018

ยกTOMA FEMINISTA!


FEMINISMO en LAS CALLES, ESCUELAS, UNIVERSIDADES, HOGARES, MENTES, CORAZONES


SANTIAGO CENTRO: “Con la espuma me armo el cuerpo: hoy me produzco y a la noche subo a Providencia”.


Paris: “En los cachureos de La Vega también se encuentran libros. Leí uno de Simonetti, por ejemplo…”

El grito travesti como rabia… como una forma de ir conquistando el mundo y la marginalidad apenas brillando en el circo pobre y triste de las travesti de la pobla hechiza

No la acepta Sobreactuado y lastimoso cariño ella, sirena “¿Así q ahora te las dai de “escritora”?”, le dijeron a la prima. Jjaj. Una escucha nomás. Lo peor es la autocensura y la envidia. “Escribir”… Acá no solo se “escribe”: acá se han hecho mejoras sociales concretas. Y sí, a veces también se escribe. ¿Tú qué haces?


Por: Paris Lรณpez


POEMATRAVESTIPOEMATRAVESTIPOEMATRAVESTIPOEMATRAVE PARISLOPEZPARISLOPEZPARISLOPEZPARISLOPEZPARISLOPEZPA


Los Cachos del Diablo

Leyenda por: TransSilvana

Los indisimulados cachos bajo los pies de la Virgen, la estatua que domina el cerro San Cristóbal, señalan hacia la Cantera del Diablo: allí supuestamente se extravió el autor de la imagen. Siniestros son los últimos datos acerca del escultor Antoine. Se dice que éste, en complicidad con sacerdotes de Rancagua, habría estado utilizando a travestis excomulgadas como mano de obra forzada (en 1908, Antoine construyó con rocas del cerro la base que soporta a la estatua). Estaba frío y oscuro cuando comenzamos a bajar del San Cristóbal. Yo, travesti vecina del sector, entusiasta de los relatos de misterio, caminaba junto a la señorita Fatalbres, ex evangélica erudita del Necronomicon. Avanzábamos comentando el fenómeno de la estatua, cuando repentinamente observamos una fosforescencia en la ladera. El pedregal subía hasta rematar en cinco afilados euccaliptus donde se situaba la visión. Cercano a la base del tercer tronco asomaba un contorno humano, de color lechoso. Se narran historias de fantasmas avistados en lugares apartados, indiferentes en la esfera de su distancia. Pero éste, ¡parecía consciente de nuestra presencia! “¡Apague su linterna, aquello parece concentrarse en la luz!”. Apagué mi linterna por orden de la señorita Fatalbres. ¡La fosforescencia venía descendiendo hacia nuestra posición! Parecía como si se hubieran combinado un sinfín de causas invisibles para producir ese efecto tan simple y perturbador que asomaba por una esquina del temblor blanquecino. ¿Con su mano izquierda nos saludaba? ¡Sí! ¡Con su mano nos hacía señas y con agilidad continuaba el descenso! Seguimos bajando a su vez para perder de vista a la aparición. El camino reproducía la forma de una serpiente enroscada. De pronto vimos avanzar a lo lejos, al fantasma en línea recta hacia la Cantera del Diablo. En algún punto, nos extraviamos en un páramo decrépito y borroso, untado de grises amarillentos. Ya eran casi las doce de la noche: ¡desembocamos en la Cantera del Diablo! Sobre la gran roca lisa que hacía de fondo, se lograron ver los últimos destellos de un bajorrelieve tallado por la escasa luz: los Cachos del Diablo bajo los pies de la Virgen, y en lugar de la base de piedra que soporta a la estatua (levantada con el dolor e injusticia de las travestis excomulgadas), el cuerpo correspondiente a aquellos dos cachos: un monumental Diablo Rojo, devorando el pálido esqueleto del escultor Antoine. -------------- . --------------


Fotografía de la estatua de la Virgen ubicada en la cumbre del cerro San Cristóbal, tomada desde un ángulo especial donde se avistan los Cachos del Diablo. 20 de mayo de 2018 a las 8 pm. (Autor de la estatua: Antoine).


Revista Travesti y Acción Travesti en Calle participando de la Exposición Femeninas y al revés, Arte y Memoria Trans-Travesti, Ciudad de México, 2018. (Fotos: organizadorxs).


MARJORIE , REINA DE LA VEGA Donde se pregunte en La Vega conocen a Marjorie, Reina “por treinta años”. A la Reina de La Vega se la encuentra de blusa floreada vendiendo rifas. REVISTA TRAVESTI: Nos gustaría que nos contaras la historia de los cahuines, de los pisos de tierra. MARJORIE: Yo empecé yendo a bailar a una disco que se llamaba Cuatro, quedaba en Zapadores, te estoy hablando del año 80, 81, cuando recién estaba entrando el mundo gay y todo el cuento. En esa disco se inició el Zalo Reyes, que en ese tiempo se llamaba Boris. Bailaba con los colas, que ni te cuento… (Risas). Ahí me inicié yo bailando. Después me fui al Yaco, que era una quinta de recreo, una casa esquina con orquesta, y lo que tenía era la pista encementada, el resto era pura tierra, las mesas en la tierra. El Yaco queda allá por Guanaco... Avenida La Serena con Río Blanco, una cosa así... Abría el puro día domingo, porque llegaban los ferianos, que en ese entonces todavía dejaban las carretelas y los caballos amarrados en la reja. ¡Ahí nos hacíamos mierda bailando los domingos, hasta las doce, una de la mañana! Después llegamos a bailar a un restorán de mi población a donde iban todos los hueones, que se llamaba El Indio, donde Gallupán. ¡Ahí sí que fui Reina! ¡Ahí fui Reina Indiscutible! Me comí de la pe a la pa (Risas). Ya te voy a traer yo una foto de esos días... REVISTA TRAVESTI: ¿Te vestías de mujer para salir a bailar? MARJORIE: No, yo siempre de cola nomás. Bailaba cumbia. Pero para actuar me producía y me vestía de mujer. Nunca ocupé mi pelo eso sí, siempre una peluca. Una vez nomás en Cartagena me peinaron afro mi pelo. La Vicky Carr, la Ana Gabriel, Myriam Hernández, la Valeria Lynch eran mis artistas favoritas. Siempre andaba buscando la artista que le diera al hueso con un tema pa los colas. La Magaly Acevedo… Con la Magaly Acevedo carreteamos varias veces. Yo siempre fui la Marjorie eso sí, nadie me conoce acá en La Vega por el nombre de hombre. Soy Marjorie aquí y en la quebrada del ají. Siempre. REVISTA TRAVESTI: ¿Sientes que te has ganado un respeto? MARJORIE: Nunca, te digo, huachita, nunca he sido un maricón atrevido, insolente. Cuando tengo un problema voy y lo converso, lo soluciono con palabras, caballerosamente. Ahora, claro, si me responden mal, una responde igual. A mí siempre me dijeron que con educación uno podía llegar a todos lados. Pero cuando se portan atrevidos es otra cosa. Cuando estuve hospitalizado, veinte días, aquí se hizo una porotada pa ayudar a la Marjorie, se vendieron tres fondos de porotos. Entonces, toda la gente se colocó con la Marjorie. La Vega Chica pa qué decirte. Todos me quieren. Otra buena colecta. Y cuando a mí me pedían ayuda, yo traía acá a mi grupo de colas, nosotros nos metíamos la mano al bolsillo.


REVISTA TRAVESTI: ¿A quiénes traías? MARJORIE: Yo tenía a la Macarena, a la Lorena, a la Marcela Di Monti, a unas colas del centro, que ahora tienen sus propios grupos… Distintos espectáculos. Aquí estuvo hasta La Botota. Pesado el maricón. Hija, yo te estoy hablando de la Tirso de Molina antigua. Cada una era famosa en su lado. La Francis Francoise, por ejemplo, en la Quásar. Tu veíai a la Natalia Cuevas, la humorista, también pasó por acá. Una buena escuela, aquí estaba contigo la gente del barrio, la gente del pueblo. Yo era la última en salir, aplaudían, me traían ramos de flores, te voy a traer las fotos, llenábamos los recintos. Y por eso yo sigo siendo la Reina, con o sin corona. Porque aquí han llegado otros colas, pero no te hacen el peso, porque no aguantan el ritmo de acá. Yo acá aprendí a conocer las mentes, a tener psicología, porque al primer día te tratan bien, pero al siguiente no tanto… Porque hay días en que están bien, otros mal, como todo ser humano, pos huachita. REVISTA TRAVESTI: ¿Con qué nombre artístico se presentaba tu grupo? MARJORIE: Nosotras nos presentábamos como Las Divas del Mono, porque nosotras vivíamos en ese edificio al llegar a Artesanos, frente a la Pérgola, y que años atrás tenía el aviso luminoso grande del mono, ¿te acuerdas? Ahí vivía también Andrés Pavez, el actor. Yo todo lo que sé de actuación, de animación, se lo aprendí a él. REVISTA TRAVESTI: ¿Cómo eran los espectáculos? MARJORIE: Todo lleno de mesas por todos lados, y tú te paseabas entre medio con micrófono, y los agarrabai pal webeo, y me cambiaba de ropa, cada sección era con un vestido diferente, seis o siete vestidos. En cuatro minutos estoy lista. Humor principalmente. Aquí no se hablaba de remedios ni de política. Antes la gente era más cercana también, más cariñosa. REVISTA TRAVESTI: ¿Ustedes se consideraban travestis, gays… cómo se referían a ustedes mismxs en ese aspecto? MARJORIE: Colas. Y por el nombre nomás: Paulina, Marjorie, Heidi, Macarena. Había algunas que empezaban a vivir de mujer, pero a las que andábamos de hombre igual nos llamaban por nombre de mujer. La que empezaba a vivir de mujer llegaba vestida de mujer de día y no había diferencia. Nos juntábamos entre todos. Con las colas de la Carlina compartí bastante también, con las que quedaban, porque ya se han muerto. Colas antiguos, colas buena onda, aprendí muchos trucos, trucos pa pintarte, etc. Pal Trianon fui una pura vez, cuando eligieron Reina Gay a la China. Yo también fui Reina Gay, el año 89, nos hicieron la fiesta ahí en el club de artesanos que quedaba acá por Manuel Rodríguez. Cuando nos suben, yo iba con un traje celeste maravilloso, con un rosón acá. Yo tenía a la otra cola de la mano esperando que dijeran cuál de las dos era la Reina. Estaban todos: mi mamá, mi hermana, toda mi gente, mis hermanos chicos. La coronación fue emocionante, con todos abrazándome y después se hizo la mansa fiesta. A las cinco de la mañana me traen acá al Mercado Central, venía yo, la Reina, con mis dos consortes. El medio hueveo que armamos. ¡Todos querían saludar a la Reina! Y después, está el reportaje que me hizo acá el Gustavo Sánchez, pal canal trece, muy lindo. El respeto me lo he ganado con


trabajo y esfuerzo. Pancho Saavedra también me hizo un reportaje, me ayudó harto, vendimos números de rifa y me pagaron un poco por aparecer en el programa. REVISTA TRAVESTI: ¿Por qué nuestras poblaciones travestis y gays no acceden a los beneficios sociales? MARJORIE: No lo sé. A nosotros no nos llegan los avances sociales. Nada, ni una cosa. Cada vez que postulo, nada. Y los permisos, te responden tarde.


SAMANTHA

Nuestra amiga Samantha vende pañuelos desechables. En la esquina de Rosas con Puente también se ubican los últimos vestigios de un artesanato popular travesti: las rosas hechas con cintas de regalo, para adornos, casamientos y festejos. Las señoras que van al barrio por hilo y aguja las compran (o compraban). Samantha vive en pensiones de Santiago centro, en albergues y en la calle. También viaja a Valparaíso y Viña. Nos reunimos en las inmediaciones de La Vega. SAMANTHA: “Cuando me quieren insultar yo les digo “no me hablen, yo quiero estar tranquila”. ¿Cómo me voy a ir a duchar con los hombres?… En el Albergue de Chorillos, la iglesia amarilla, donde dan la cena a las 6, llegué pidiendo si me podía quedar en la pieza de las mujeres, porque yo estaba en la calle. Yo les dije, “yo soy travestí y quiero estar en la pieza de las mujeres”, y me respondieron, “anótese como mujer”. El cura juntó a las mujeres y les dijo, “no la molesten a ella, también es mujer, tiene su género de mujer”, y nadie me molestó. Allá en Viña y Valparaíso hay más oportunidad para la gente de la calle, hay más ayuda, más comedores, no hay tanta discriminación”. “Yo vivo de mujer desde los 25, antes era marido de una travesti bien bonita. Pero a los 19 empecé a travestirme. Primero fui transformista. Antes era pokemón, cuando tenía como 17”. “Viví en todos lados, me fui a la Argentina con la Yingo y allá me balearon. Tengo un platino en la pierna de acá hasta acá. Estaba con un hombre y el hombre no quería que me fuera, me dijo “quédate hasta mañana”. El hombre me pagó como tres mil pesos argentinos, porque allá pagan poco, como 100 pesos, pero él me pagó todo eso y yo igual me quería ir, la patuda. El hombre era argentino, pero argentino delincuente. Había una tormenta tropical y el hombre sale, dobla la esquina por calle Pavón, me tira un balazo y yo pensé que era de fogueo, porque yo me reía, y después siento el pinchazo, así me quedó la pierna (muestra una gran cicatriz en el muslo). Me dejó tirada. Pasó una dominicana y yo le dije que por favor llamara la ambulancia, y el dolor que sentía en la pierna, ni te lo explico. La pierna me quedó mal operada y por eso cojeo un poco”.


Travesti: “¿Sabís cuál es nuestro problema? La propiedad. Y por eso, nosotras debiéramos empezar un movimiento aquí mismo en la calle, que sea libre”.


“Una tarde por Recoleta, pasa una micro llena de cabros de la Garra Blanca cantando y con las banderas afuera. De los únicos que me corro a veces es de las mangas de barristas, así que puse atención, pero uno de los cabros va y grita en buena onda, “aguante los homosexuales”. “¡Somos travestis!”, le respondemos. “¡Aguante los travestis!”, grita otra vez, mientras la Coni se descubre las tetas y se las muestra. Silencio total. Enmudecieron. Primera vez que veo una micro llena de barristas mudos frente a un par de tetas: derrotados por un par de tetas…”


En la Vega tuve un amor kuir <3


En recuerdo de las transgĂŠneras asesinadas por el machismo, la cobardĂ­a y la indiferencia.


Personas que viven en calle, sector La Vega


VOCES TRAVESTIS

“…gresca fenomenal, con heridos, contusos, puñetes, sillas que volaban, muebles rotos y mujeres que gritaban como locas mientras un “travesti” pedía a voz en cuello que vinieran los carabineros… Los hechos tuvieron lugar en el pecaminoso bar “Blanco y Negro”, ubicado en el 3340 de Avenida Recoleta, en esta capital”. El Charles Bronson Chileno, película, 1980s. 2018: “(Las agrupaciones trans) acordamos incidir entre parlamentarixs contrarixs a la incorporación de menores de 18 años de edad al proyecto Ley de Identidad de Género. Logramos reunirnos con el senador X y asistimos acompañadxs por una niña trans de 7 años y su madre. El senador preguntaba, sin que la niña escuchara, si acaso había sido vista por un psiquiatra, “porque esto lo tienen que ver los psiquiatras, ¿cierto? ¿O no es tan así?”. El senador X no tenía idea sobre personas trans. A la semana siguiente, el senador X aparece rodeado de un grupo de católicos y evangélicos, desesperadamente abrazado a una bandera chilena estampada con la frase “No a la ideología de género”...”. 40 + AÑOS: Travesti: “(En los años 90) no existía la palabra “trans”. Nos llamábamos entre nosotras, travestis”. Travesti: “El año 89, 90, los pacos te llevaban presa donde estuvieras. En un baño público, te sacaban de un restorán, de una tienda… ¿Qué hacíamos para que no nos llevaran detenidas? Nos colgábamos de la luz, nos cortábamos los brazos, nos tirábamos al Mapocho, con tal de no irnos presas por este artículo. El parte era siempre por lo mismo: ofensa a la moral y las buenas costumbres. Aunque no estuvieras haciendo nada”.


Travesti: “Eran muchas travestis en ese okupa (fines de los años 90). Ahí la mayoría quedaba en calle porque las familias las echaban por fuertes (notoriamente travestis), algunas incluso de orígenes un poco más acomodados. Ahí ya empezamos a hablar de violencia en la familia”. Travesti: “Nuestra problemática en ese minuto (años 90) era la sobrevivencia. Pagar el hotel y comer. El Hotel Retiro, el San Felipe y el Florida estaban ahí en General Mackenna con Teatinos. Ahí vivían las travestis”. 65+ AÑOS: Mujer trans, 67 años: “Cuando empiezo en Talca, en el barrio de los prostíbulos, todavía no se usaba decir “travesti” (a veces se decía “transformista”, pero por el espectáculo). Te nombraban “el Katty”, no “la Katty”, y una corregía: “la”. Los clientes iban a la Jaula de Las Locas (conocido prostíbulo talquino) porque les llamaba la atención que estaban todas bien vestidas, maquilladas de mujer, muy bonitas. No decían “vamos donde las travestis”, decían “vamos a la Jaula” nomás”. Mujer trans mostrando fotografías: “Esta foto es de la primera vez que me travestí, para un Año Nuevo. Yo estaba en el liceo, con 16 años, mira el corte de pelo, si ahí yo tenía el corte colegial atrás, me escarmenaron adelante nomás y listo. La señora Viviana me prestó el vestido, sin maquillaje, si aquí estoy sin nada, me sacaron la foto y después me echaron cagando pa fuera de la boite. (Risas). Claro, si yo tenía 16 años… Entonces, por eso les digo, una tiene que conversar, porque estas niñas de ahora están en una “taza de leche”…”.


EL DATO TRAVESTI:

En La Vega están los mejores calzones y ligas chinas. Los calzones los hacen anchitos de tiro para las travestis deportistas o inquietas. Las ligas son indestructibles y resisten bien una mañana de amor por el Cerro San Cristóbal o por la misma Vega. (Los calzones resisten eso y muuuucho más ;)


¿QUIÉN ME ACOMPAÑA A TROTAR AL FORE?


POCHITO STAR PLAZA DE LOS ABURRIDOS RECOLETA LA VEGA


Glosario Básico Trans - Travesti No se trata de inventar casillas con géneros nuevos, se trata de visibilizar identidades no hegemónicas, abolir roles y jerarquías. Género: Roles, atribuciones y expectativas asociadas a la masculinidad y feminidad. Ser mujer y femenina, ser hombre y masculino, son convenciones sociales. El género binario (hombre-mujer) oculta y excluye a un amplio espectro de expresiones e identidades.

Identidad de género y Orientación sexual: La identidad de género tiene que ver conmigo mismx. ¿Cómo me autopercibo?: masculinx, femeninx, no binario/a/e, agénero u otrx, mientras que la orientación sexual tiene que ver con tercerxs: ¿quién me atrae sexual y/o afectivamente? Nota: neutralizamos el género usando “x” y “e” (ej.: tercerxs, binarie. “Le” es un pronombre neutro). Expresión de género: Cómo me perciben lxs demás y cómo me presento en relación a las nociones: masculinx, femeninx, no binarix, agénero u otra. Las expresiones de género femenino y disidente (no binarix, agénero, etc.) son castigadas en las sociedades machistas y binarias (por ejemplo, ser mujer; ser visiblemente trans, homosexual o lesbiana).

Utilizar nombre social y género con el cual se identifica la persona (masculino, femenino u otro: él, la, le. “Le” es un pronombre neutro). El carnet de identidad contiene nombre legal y sexo de una persona. Una persona trans elige un nombre social con el cual se identifica, distinto al nombre legal. Algunas personas trans no desean que se les consulte su nombre legal. Transición: Proceso de exteriorizar un cambio en la expresión de género, a través de un periodo de tiempo y una serie de eventos (cambios físicos, vestuario, comportamiento,...). Los procesos de transición son personales y no deben guiarse por imposiciones (presión desde el ámbito médico para hormonar, o familiar para adoptar la apariencia del género al cual se transita en un corto plazo, etc.). Transgénero: Término que abarca un amplio rango de personas que no se identifican con el género asignado al nacer. Transgénero ha pasado a ser sinónimo de “trans”. Trans* (asterisco) señala un concepto en construcción.


Existen hombres trans*, mujeres trans*, personas trans* de género no binario, de género fluido y agénero, entre muchas otras formas de ser trans*. Las personas trans eligen libremente si intervendrán o no su cuerpo con cirugías u hormonas. Las personas trans poseen distintas orientaciones sexuales (lesbiana, homosexual, pansexual, asexual, etc.). Las identidades y expresiones trans también son (construcciones) políticas y poéticas. Persona no binaria y de género fluido: Es aquella persona que no se identifica con ninguno de los dos géneros binarios (hombre-mujer). Puede combinar nociones de masculinidad y feminidad, fluir, o bien, considerarse fuera de éstas. No solo las personas trans (así como tampoco todas las personas trans) se salen de los roles y cánones de género. “Le” es un pronombre neutro que a veces utilizan personas no binarias y de género fluido.

Transexual: En el ámbito médico, este concepto refería a quienes se realizaban una genitoplastia, pero dado que estigmatiza definir a partir de la decisión de intervenir o no quirúrgicamente el cuerpo, ha perdido uso y pasado a ser sinónimo de “transgénero” (este último término más ligado al glosario estadounidense. En España se usa preferentemente, “transexual”). Todavía circulan glosarios LGBTI que incorporan definiciones basadas en la intervención quirúrgica: llamamos a abandonar esa descripción.

Travesti: En Sudamérica se dan luchas sociales-políticas bajo el denominador “travesti”, cuyo principal referente son trabajadoras sexuales trans femeninas, travestis y mujeres trans. Las luchas travestis sudamericanas son luchas sociales y políticas contra la marginación, la violencia y la muerte. En Argentina, por ejemplo, los movimientos travestis lograron una Ley de Identidad de Género modélica a nivel mundial, además de cupos laborales trans-travestis.

Intersexual: Término que se utiliza para describir una amplia gama de variaciones corporales (genitales, gónadas y/o patrones cromosómicos) que no se ajustan a las nociones binarias sobre los cuerpos (hombre-mujer). Solo algunas personas intersex se identifican trans*.


Sylvia Rivera (1951 â&#x20AC;&#x201C; 2002) QEPD


Nos hemos organizado como Acción Travesti en Calle, porque la situación es urgente y necesita una voz propia. Estamos publicando una revista (fanzine) cultural Travesti, “Revista Travesti”, que contiene memoria y conocimiento que tiene que ver con este espacio que cohabitamos, y que nos ha servido como nexo entre compañeras travestis y trans del sector. Nuestra intención es generar pequeñas mejoras para nuestra comunidad, además de hacer un aporte cultural en nuestra comuna, toda vez que también logramos sacar adelante nuestros proyectos de vida.


Acciรณn Travesti-Revista Travesti, La Vega

Acciรณn Travesti en Calle, Huechuraba


Visita del investigador Gerard Coll Planas a Acciรณn Travesti / Revista Travesti

Acciรณn Travesti en Calle, Mapocho


ALGUNAS GESTIONES SOCIALES DE ACCIÓN TRAVESTI EN CALLE DURANTE 2018:

-Donaciones de vestuario y enseres para persona trans-travesti viviendo en calle.

-Donación de materiales básicos para realizar curso de peluquería (4 pers.).

-Oficio del Municipio de Recoleta a carabineros, para detener desalojo y despojo de enseres, vestuario y medicamentos, de persona trans-travesti viviendo en calle y en situación delicada de salud. Regularización de acceso a salud (Munic. Providencia y Recoleta).

-Acceso a CRS en condiciones dignas para una persona transgénero (Recoleta).

-Subsidio de arriendo por 3 meses para persona trans-travesti viviendo en calle (Recoleta).

-Permisos de comercio en vía pública para tres personas trans-travestis, comuna de Recoleta.


MANIFIESTO ACCION TRAVESTI EN CALLE

ACCION TRAVESTI EN CALLE es un movimiento de, por y para travestis, enfocado en las demandas sociales y la reivindicación de los derechos humanos. Escapa a cualquier lógica institucional y es un espacio por construir. En ACCION TRAVESTI EN CALLE participan travestis que viven en situación de calle, con SIDA, putas travestis, travestis migrantes, travestis sin educación formal, sin trabajo o que han perdido el acceso; travestis drogadictas, desadaptadas, alcóholicas y locas. Buscamos que los accesos sociales bajen hasta la colectividad travesti. Solo se reconoce a la “familia” (tradicional, heterosexual), pero las travestis también tenemos derecho a una vinculación reconocible. Que el Estado reconozca y repare, décadas de violencia y marginación, social, policial e institucional. Trabajo, educación, salud y vivienda son demandas pendientes que para abordarse requieren acción y participación travesti, autónoma y urgente. Nuestra labor tiene que ver además, con un intento de rescate de memoria travesti, de pensamiento y autoconstrucción, de arte y creación. Reconocemos que no hay un travestismo único, existen travestismos políticos, de clase, de lxs cuerpxs, que cruzan todos los espacios. Con nosotras colaboran todo tipo de personas. No hacemos separatismo en cuanto a lxs colaboradorxs. El separatismo travesti ocurre en la calle.


Mayo 2018 REVISTA TRAVESTI 3 Colaboraron travestis y mujeres que viven y/o se reúnen en los alrededores del cerro San Cristóbal, La Vega y Recoleta. Revista Cultural. Culturas Travestis. Emprendimiento

Venta para mayores de 18 años

revistatravesti@gmail.com No más discriminación. No más travesticidios. Gracias a nuestras amigas y amigos <3 $3000


LA SOCIAL

Por: Paz Errรกzuriz

Docente trans


REVISTA TRAVESTI 3  

Mayo 2018

REVISTA TRAVESTI 3  

Mayo 2018