Page 34

Tourismo

34

Las dos caídas de la catarata de Gocta (©Beatrice Velarde /PromPerú)

En Gocta, se han registrado aproximadamente 110 especies de aves como el colibrí cola de espátula y el gallito de las rocas.

Cocachimba desde la cancha de fútbol del pueblo.

emplearse en la industria textil. Quedarse significaba buscarse el futuro sobre una mototaxi en las ciudades vecinas como Pedro Ruiz y Chachapoyas. El anexo poblado de Cocachimba se fundó en 1955 después de una migración. Algunas familias chimbaron el puente del cercano pueblo de La Coca, en el distrito de San Pablo de Valera, hacia un terreno más fértil. Chimbar es cruzar. En el 2006, un año después de la visita del ingeniero alemán, cuando empezaron a llegar los primeros aventureros, dispuestos a largas caminatas y escaladas, todo cambió. Al pueblo se le ocurrió la idea de construir un centro comunal de turismo. Allí, Ilton empezó a vender polos estampados con el perfil del gallito de las rocas —que sus hermanas le enviaban desde Gamarra en Lima—; luego, trabajó como guía acompañando expediciones científicas hacia las alturas de Gocta; ahora, tiene una tienda de souvenirs junto a su esposa chachapoyina y maneja una camioneta doble tracción para realizar tours turísticos. Puede viajar tres horas hasta el aeropuerto de Jaén, en Cajamarca, para recoger viajeros y trasladarlos a los destinos más emblemáticos de Amazonas. CUATRO Lluis Dalmau Gutsens es catalán, ingeniero agroindustrial y llegó al Perú en 1993 con una mochila en la espalda. Antes había recorrido Colombia y Ecuador y la puerta de ingreso al país fue Amazonas. Cuando regresó, años después, se instaló en Tarapoto, se involucró en un negocio de orquídeas y luego, en temas de ecoturismo. Por eso, cuando Gocta apareció en el mapa turístico del país y se asfaltó la carretera que une Chachapoyas con las ciudades de San Martín, como parte de un naciente circuito noramazónico, viajó nuevamente a Cocachimba en diciembre de 2006. Su sorpresa fue mayúscula: nadie se había dado cuenta del potencial de la catarata. Hay una laguna llamada Ochenta, sobre los 2500 msnm, que alimenta el caudal de sus aguas. Desciende en dos caídas: la primera mide 231 metros de alto y la segunda 540 metros de alto, alcanzando un total de 771 metros. Un mes después de aquella visita fundacional ya había comprado el terreno sobre el que construiría el Gocta Lodge. Ya había luz eléctrica y mejores caminos. La construcción del hotel tardó dos años y se inauguró en 2009, con solo diez habitaciones —después implementarían la piscina con la mejor vista hacia la caída de Gocta y ahora han levantado un nuevo bloque de habitaciones—. «El paisajismo

Revista Touring Edición 77  

En esta edición presentamos una atractiva nota sobre Kuélap, también un árticulo dedicado al piloto Rodrigo Pflucker. Además una entrevista...